Issuu on Google+

Te mando un pequeño resumen que he elaborado de un curso de posicionamiento de web, para que veas aspectos importantes a la hora de realizar la web, es importante que lo que se ponga se crea

Formas de construir Credibilidad Web 1. Si eres el mejor, demuéstralo Normalmente se utilizan formas de transmitir seriedad y profesionalidad en tu sitio web: - Imágenes con los premios o reconocimientos otorgados por otras instituciones - Logotipos de las asociaciones, gremios, certificados de calidad/medioambiente, etc. - Casos prácticos de éxito, proyectos realizados, campañas, operaciones… - Informes y estudios propios o realizados por terceros (white papers) - Entrevistas, apariciones en prensa, reseñas en otras webs - Número de seguidores, suscriptores, fans, visitas diarias… 2. Testimoniales: si no te creen a ti pueden que crean a un tercero Perry Marshall, considerado por muchos el principal gurú en temas de Google AdWords tiene en una de las páginas de su sitio web una lista de 39 testimoniales. Si alguien como Perry, cuya fama le precede y realiza seminarios a 3.000$ el asiento, necesita poner tantos testimoniales, ¿cuántos tenemos que poner el resto de mortales? Si estás en España, sabrás que este país es uno de los más escépticos del mundo. Por lo tanto tienes el peligro de que no sólo no te crean a ti sino tampoco a tus testimoniales. Para evitarlo: - Reproduce sólo testimoniales reales. ¿No tienes ninguno? Pues pídelos, te sorprenderá ver que tienes más clientes satisfechos de los que creías. Aquí hablaríamos de poner algun aspecto de la encuesta que se manda a los clientes Te mando el archivo con el tipo de encuesta - Nunca los edites ni corrijas. Los errores, las faltas de ortografía y esas peculiares elecciones de palabras son lo que le dan frescura y autenticidad a los testimoniales.


- Aporta datos que verifiquen que son testimoniales ciertos, cuantos más, mejor: nombre y apellidos, nº de cliente, foto, cargo, localidad, email de contacto… 5. Sólo tienes una primera oportunidad de provocar una primera buena impresión ¿Sabes cuál es la tecla más usada en el navegador? El botón de atrás. Así que ten siempre presente que estamos a 0,3 segundos del olvido. Una primera mala impresión al entrar en una página web tiene fácil solución: un clic y la visita ha abandonado nuestro territorio para perderse en la maraña de la red… dejándonos a menudo un bonito coste si la visita venía de una fuente pagada. Por lo tanto, el look del sitio web debe estar a la altura. Y fíjate que digo el ‘look’, no estamos hablando aquí de titulares, menú de secciones o textos introductorios. Me refiero al diseño web, a la apariencia estética, a si la página principal o la landing page se ha duchado esta mañana y lleva la camisa planchada. Conozco webs de empresas que parecen tener un ejército de personas trabajando en ellas y en realidad sólo hay una persona detrás de la web. También está el ejemplo contrario, grandes empresas que parecen hechas por el sobrino del director (con todos mis respetos para los sobrinos del mundo). De la misma manera, asegúrate de que todo funciona correctamente. Un link erróneo, una imagen rota o un texto cortado sugieren a tu cliente que quizá puede esperar de tu empresa un servicio o trato similar. 6. ¿Hay alguien ahí? Esto es especialmente importante para las pequeñas empresas. - La sección del “quiénes somos” puede que no sea la primera que se lee pero si la última antes de decidir si van a hacer negocios contigo o van a seguir buscando. - Promover el contacto: facilitar y hacer visibles múltiples formas de contacto o de participación no sólo sirve para reforzar el punto anterior (hay quien llama sólo para comprobar que hay alguien detrás de la página web) sino que te permite conocer mejor a tu cliente y descubrir detalles de tu negocio que nunca habrías imaginado. Los empresarios de éxito que conozco empezaron


cogiendo personalmente todas las llamadas de clientes y leyendo todos los emails. 7. Web 2.0. escucha activa y protocolos de actuación Aunque el objetivo era la credibilidad en el sitio web, hay una credibilidad tanto o más importante que se genera fuera de la web. Se trata de la reputación de la marca en la red, es decir, lo que se dice de la marca en foros, blogs y otros medios sociales. Aunque es un tema que da para un manual, sólo añadir que debes estar al tanto de lo que se habla en Internet (escucha activa) y tener capacidad de reacción cuando lo que se dice no es exactamente lo que se afirma en tu sitio web. Aquí es lo que hablabamos de rastrear lo que se dice de nosotros o donde tenemos que estar

Al fin y al cabo, a lo que opina un cliente satisfecho/insatisfecho se le da un alto grado de credibilidad (sea o no cierto) y se extiende como el virus de la gripe. Si bien no podemos evitarlo, sí que podemos ponerle el termómetro y administrar algún medicamento para bajar la fiebre.


CREDEBILIDAD WEB