Page 1

1


Apreciado lector, tenga en cuenta el significado de estos íconos para que sea más fácil la lectura y pueda encontrar los enlaces a páginas web y a videos

Haz Clic Para Ver El Video

Haz Clic Para Ver El Enlace

Indica que el artículo sigue

Haz Clic Para Descargar

MercadeoGlobal.com/revista revista@MercadeoGlobal.com Mercadeo Global 8374 Market St Unit 161 4 Lakewood Ranch, FL 34202. USA

Editor General Álvaro Mendoza

alvaro@mercadeoglobal.com

Asesoría Periodística Carlos Eduardo González caredugo@mercadeoglobal.com

Diseño Giancarlo Rodríguez

gian@mercadeoglobal.com


EDITORIAL

Yo no olvido el año viejo… En el momento en que se vaya, cuando se tenga que ir, al 2017 le daré un cálido, apretado y fraternal abrazo de agradecimiento. Ojalá esos segundos sean largos, lentos, para que alcance a sentir mi gratitud por cuanto me ofreció, por todo lo bueno que me brindó, por esas personas increíbles que me regaló, por esos momentos inolvidables que viví…

Eso, no me cansaré de repetirlo, es lo que más agradezco de mi trabajo: la posibilidad de estar en contacto con personas apasionadas, comprometidas, generosas, serviciales y exitosas como tú. Quizás aún no poseas el reconocimiento o la riqueza material que deseas, pero estoy seguro de que tus cualidades y tus acciones te llevarán a eso pronto.

En el momento en que se vaya, cuando se tenga que ir, al 2017 no le veré con nostalgia, ni pesadumbre. Lo recordaré como uno de los mejores años de mi vida, como el año de una feliz reinvención que no estaba programada, como el año de saber que el paraíso sí existe y está acá en la Tierra, como el año de subirme a mi camioneta nueva (y gratis)…

El año 2016 marcó el final de una etapa de mi trayectoria profesional, un período en el que viví grandes experiencias, en el que tuve grandes aprendizajes y en el que cometí algunos errores que hoy agradezco. Los agradezco porque eso que me enseñaron fue, precisamente, los cimientos sobre los que edifiqué un 2017 de grandes alegrías.

Como marketero por casi veinte años, acostumbrado como estoy a medir los resultados de cada una de las acciones y estrategias que pongo en práctica, no puedo pasar por alto el análisis de lo que fueron estos 12 meses. ¿Y sabes qué? No puedo sentirme más satisfecho: el balance fue ¡wooowwww!, ¡espectacular!, ¡DPM!... Joder…

¿Qué cambio se dio? Estuve menos ocupado en la logística de organización de eventos, que tanto tiempo me consumió en años anteriores, y dediqué más a compartir con mis clientes, contigo, con esas personas que se acercaron a mí para que les ayude a cumplir sus sueños. Y, ¡wooowwww!, no sabes cuánto lo disfruté, cuánto lo agradezco.

Esas expresiones, tan características de mi lenguaje, se quedan cortas para describirte lo que significó este 2017 para mí. De hecho, estoy prácticamente seguro de que no necesito hacerlo: sé que si estás leyendo estas líneas es porque eres un seguidor habitual de mis publicaciones, un cliente fiel, un amigo leal, un compañero de viaje inigualable.

Esta que estás leyendo, es la edición número 12 de MG La Revista. Te lo confieso: ni lo mismo lo creía. Solo tengo agradecimientos a mi equipo de trabajo por respaldarme en la cristalización de este sueño, que hoy es una fantástica realidad: la mejor revista de marketing, al servicio de los emprendedores latinos, consolidada y con gran proyección.

5


El libro 8 Reglas de los emprendedores exitosos, que ofrecí como regalo de Navidad el año pasado, batió todos los récords que había conocido en mi trayectoria: en poco más de 100 días superó la barrera de las 100.000 descargas. No me cabe el orgullo en el cuerpo al saber que es la herramienta preferida de los emprendedores latinos.

primer grupo élite de emprendedores latinos, una experiencia insuperable.

No sé tú, pero yo, solo tengo motivos para agradecerle a este 2017 que pronto nos dejará. Aunque recuerdo que sufrí un accidente casero y me fracturé un brazo, aunque no olvido que el huracán Irma me sacó corriendo de mi casa, aunque hubo que enfrentar Con mis amigos Benlly Hidalgo a los encantadores de serpientes y Leonardo Guzmán lanzamos del mercado para evitar que te al mercado WebinarClic, una po- provocaran un daño. derosa herramienta para hacer webinarios. La más completa del En el momento en que se vaya, mercado, la única creada comple- cuando se tenga que ir, al 2017 tamente en español, la única dise- le daré un cálido, apretado y frañada por y para emprendedores ternal abrazo de agradecimiento. latino. La respuesta del mercado Me encantaría hacer lo mismo no pudo ser mejor, y estamos fe- contigo, que junto con mi familia eres la razón de ser de mi trabalices de haber ofrecido esto. jo. Aunque sea un abrazo virtual, El libro Directo al éxito en 100+ quiero que esos segundos sean palabras fue otra inmensa satis- largos, lentos, para que alcances facción. En un formato novedoso, a sentir mi gratitud. con un componente gráfico más que espectacular, se logró reunir En la noche del 24 de diciembre, un contenido de calidad no solo rodeado de mis seres querido, para ir directo al éxito, sino tam- levantaré mi copa y en silencio bién para encontrar esa ayuda haré una oración por todos a los que a veces tanta falta nos hace que aprecio, entre quienes estás en los momentos de duda, de in- tú. Y le pediré al Altísimo que riegue sus bendiciones sobre nosocertidumbre. tros esa noche y todas las demás, Y después de tantos meses de y que nos dé fuerzas para seguir trabajo, con tantos éxitos por ce- transformando vidas, construlebrar, pude darme la oportuni- yendo futuros felices. dad que había esperado por ocho años: ir a Punta Cana, el paraíso Feliz Navidad, feliz Año Nuevo, terrenal, un lugar de otro mun- próspero 2018… do. Allí, con mi amigo Gus Sevilla dirigimos Comando Secreto, el 6

Este 2017 lo recordaré con alegría por muchos momentos felices, por muchos sueños cumplidos, por muchos logros importantes, por muchas experiencias enriquecedoras.


No busques el éxito:

¡Vívelo, disfrútalo!

Hace unas semanas, durante una sesión de consultoría con un cliente, me hicieron una de esas preguntas que, como decíamos en la época de estudiantes, me corchó. Quien me la formuló es un joven, menor de 30 años, al que conocí durante un evento el año pasado y, desde entonces, se ha mostrado muy acucioso por aprender de los negocios en internet. “Álvaro: ¿en qué momento te diste cuenta que eras una persona exitosa?”. Cuando escuché esas 12 palabras, por unos segundos, unos largos y lentos segundos, me quedé en silencio. Estaba estupefacto, impactado, esos boxeadores a los que el rival les acaba de propinar y un duro golpe con un gancho de izquierda en plena mandíbula. Haz de cuenta que es una escena de tu serie favorita en la que, justo cuando va a ocurrir algo importante, hacen un corte para mostrar publicidad. Ese universo, entonces, queda en suspenso, mientras vuelve la acción. Así estuve yo durante esos segundos, que no sé cuántos fueron, antes de poder experimentar una reacción y regresar a la realidad. Lo primero que se pasó por mi mente fue “¿Cómo sé que soy alguien exitoso?”, una pregunta que puede obtener múltiples respuestas. “¿Y si soy exitoso, cuán exitoso soy? ¿Cómo hago para medirlo?”. 8


De repente, mi cabeza se convirtió en el ojo de un huracán que giraba a alta velocidad y amenazaba con llevarse lo que encontrara a su paso. Unos segundos más tarde, sin embargo, todo volvió a la calma. Espabilé y me conecté otra vez con esa realidad, como esa persona que continuaba a la espera de una respuesta. Dado que sé cuál es el poder de las palabras y más si las expresa alguien como yo que tiene influencia sobre las personas, procuré ser prudente, pero también muy honesto: “La verdad, te digo, no sé si soy exitoso. Y si algún día lo soy, no sé si me daré cuenta o si podré saber cuán feliz soy”. Esperaba que mi interlocutor reaccionara con un dejo de decepción, o que me atacara con una contrapregunta. Afortunadamente, lo que recibí fue un parte de tranquilidad: “Ah, qué bien. Yo pienso igual. Solo quería estar seguro”, dijo. Desde ese momento, sin embargo, esa idea quedó dando vueltas en mi cabeza. Y como la paciencia no es propiamente una de mis virtudes, no me podía quedar así. Empecé a tratar de averiguar qué es eso del éxito, cómo se llega a él. Exploré en mi interior y busqué algunas lecturas que pudieran darme pistas, para alcanzar una definición. Durante varias semanas, reflexioné acerca del tema. De hecho, le pregunté a mi esposa qué era el éxito para ella y me dio una respuesta completamente diferente a lo que yo tenía concebido. Luego, consulté a otras personas, conocidas de hace tiempo, pero no estrictamente ligadas a mis negocios por internet. ¿Resultado? Exactamente el mismo. Recurrí, entonces, al sicólogo que hay en mí, a ver si él era capaz de aportar algo de claridad a un asunto cada vez era más turbio. Ese otro yo, más racional y más apegado a lo que llamamos realidad, me llevó a una serie de reflexiones que, por supuesto, no son un postulado o una verdad. Son solo eso: mis reflexiones, y te las comparto.

9


1) El éxito no es un lugar: con frecuencia, los marketeros hablamos de “Vamos a llevarte allí donde están tus sueños, el éxito y la felicidad”. Por supuesto, se trata de una metáfora, de un giro literario conveniente para que tu mente ilustre ese bienestar que deseamos para ti. Pero, claro, el éxito no es un lugar, al éxito no se puede llegar.

3) No es una construcción: ser exitoso no es lo mismo que decir “Voy a montar un negocio”. Entonces, tomas un curso, adquieres un conocimiento, pones en práctica unas estrategias, diseñas un producto y lo ofreces al público. Los clientes compran, tú recibes mucho dinero y colorín colorado, esta historia se ha acabado. Pero, el éxito no es así.

Esa es, sin duda, una de las principales dificultades que se atraviesan en el camino cuando hablamos de éxito. Así como la religión nos habla de un cielo o de un paraíso, y nos da detalles para que imaginemos ese lugar, la mente quiere saber también cómo es ese éxito. Y no es posible. No lo es, sencillamente, porque como afirmé ese lugar no existe.

El éxito es un proceso que nunca se termina. Eso, para mí, es parte del encanto. De otra manera, nos enfrentaríamos a la incómoda situación de llegar al éxito o de construir el éxito, y listo. ¿Y después de eso, qué? ¿Se termina todo ahí? Como cada día de la vida es distinto y único, el éxito de ese día en particular es distinto y único también.

2) Distinto para cada uno: la siguiente piedra en el camino es esta, por supuesto. Lo que para mí es éxito, quizás para ti no lo sea. Y de pronto tu idea de éxito no encaje con lo que yo pienso y deseo. Esto ocurre porque el éxito es una idea muy personal, particular, exclusiva de cada persona. Ninguna es mejor que la otra, solo es diferente. En otras palabras, ¿eso qué significa? Que cada uno es exitoso a su manera, que no hay un libreto establecido para alcanzar el éxito y que nadie puede decirte qué debes hacer para ser exitoso. Esto, sin duda, puede producirles un choque terrible a algunas personas, pero para mí es la certeza más liberadora que pueda haber.

10


4) Es un descubrimiento: como nadie puede definirte el éxito, como no hay un manual escrito que te permita seguir una secuencia, como no es algo que se construya, necesitamos entender que el éxito consiste en explorar en nuestro interior en procura de identificar las características, dones y cualidades que nos hacen únicos y poderosos. Solo siendo conscientes de esas herramientas que nos otorgaron, y potenciándolas, que no es algo distinto a ponerlas al servicio de los demás, estamos en capacidad de hallar nuestra mejor versión. ¿Y cuál es nuestra mejor versión? Aquella en la que podemos ser auténticos, en la que unimos sueños y pasiones, vocaciones y voluntades. 5) Es una experiencia: si bien anteriormente expresé que no es posible definir el éxito, estoy seguro de que cualquier ser humano se niega a aceptar esa respuesta. Necesitamos alguna explicación racional, porque nuestra naturaleza así lo exige. Por mi parte, descubrí

que aquello que llamo éxito es esa sensación que experimento en ciertos momentos. Cuando abrazo a mis hijas, cuando veo a mi esposa cuidar de ellas, cuando logro conducir a un emprendedor a cristalizar sus sueños, cuando cumplo una meta que me había propuesto, cuando recibo el afecto de mis clientes, cuando veo que tengo los recursos para darme la vida material que deseo. Esos instantes son éxito en su más pura esencia. En estos últimos días del año, tiempo de balances, te invito a que midas tus logros bajo esta otra óptica: ¿lograste identificar tu propósito de vida, tu misión este mundo? ¿Alineaste eso con tus dones y virtudes para ser tu mejor versión? Si no fue así, no te preocupes, que la vida continúa y cada instante es una nueva oportunidad. ¡Aprovéchala!

Así como la felicidad consiste en disfrutar lo que hacemos, lo que poseemos, lo que somos, debemos aprender que el éxito es la actitud con la que asumimos la vida, con sus dificultades y logros, tristezas y alegría. 11


Aprende estas

5paraclaves ser exitoso

¿Te subirías a un avión cuyo piloto no tiene plan de vuelo, no sabe para dónde va? ¿Te arriesgarías a volar por el tiempo que dure el combustible para luego quedar a la deriva? ¿Te someterías a que el piloto aterrizara en un lugar de su antojo, así fuera un paraje inhóspito, lleno de fieras hambrientas al acecho de todo aquello que se mueva?

12

El éxito no está al final del camino, sino que es el camino mismo. Suéñalo, concíbelo, planifícalo, trabájalo y disfrútalo. Cuando termine esa experiencia, sigue con otra, y así sucesivamente.


Supongo que no, y honestamente yo tampoco lo haría. Seguramente, nadie con dos dedos de frente, en sus cabales, en sano juicio, lo haría. Y es normal: al ser humano le gusta saber qué va a pasar, por eso dedica tanto tiempo a pensar en el futuro, en el mañana, en lo que él cree que va a suceder, sustentado en algo que ya sucedió, en el pasado. Es algo de locos, sin duda. ¿Cuál es el problema? Que vivimos atrapados entre lo que ya fue, lo que ya no podemos cambiar, que es el pasado, y lo que no sabemos si ocurrirá, o cómo y cuándo sucederá, que es el futuro. Mientras tanto, el presente, que es lo único de lo que disponemos, nos pasa por frente a las narices y ni siquiera nos damos cuenta. Por andar buscando explicaciones de lo que fue y adelantándonos a lo que puede ser (que quizás nunca sea), nos perdemos el ES, el hoy, el presente. Que, finalmente, es lo único que debería importarnos. Después, cuando el avión de la vida aterriza en cualquier paraje inhóspito, lleno de fieras hambrientas, nos preguntamos, ¿qué pasó?, ¿por qué a mí? Uno de los problemas que más daño le causa al ser humano es aquel de quererlo racionalizar todo. Vale el que más dinero y posesiones tiene, es reconocido el que acredita más likes en redes sociales, es más popular el que grita y vocifera, el concepto de belleza está atado a una marca de ropa o a una imagen estereotipada… Y no es así. Queremos ser exitosos y felices, pero fracasamos en el intento. Una y otra vez, una más, y otra. Y así se nos pasa la vida hasta que llega el día en que la muerte se ríe de nosotros y nos dice que perdimos el tiempo, todo el tiempo. ¿Por qué? Porque nos la

pasamos buscando algo que no existe, y al final, solo al final, descubrimos cómo era el juego. ¿Recuerdas la pregunta que formulé al comienzo? ¿Te subirías a un avión cuyo piloto no tiene plan de vuelo, no sabe para dónde va? Convinimos que no, pero vivimos la vida como si fuera un viaje a bordo de un avión pilotado por alguien que no sabe para dónde va, que no tiene un plan de vuelo, que desconoce absolutamente su destino… Quieres ser exitoso y feliz, todos lo queremos. Pero, ¿eso en qué consiste? ¿Bienes? ¿Dinero? ¿Vacaciones? ¿Tiempo libre con los amigos? O, más bien, ¿tranquilidad?, ¿paz interior?, ¿compartir tu conocimiento y experiencia?, ¿ayudar a transformar otras vidas? Algunos dirán que escogen el primer grupo, otros, que mejor se quedan con el segundo. Inclusive, otros más dirán que la combinación es perfecta. Sin embargo, el problema sigue vigente: ¿cómo saber que eres feliz, que eres exitoso? Aunque no hay un libreto que nos dé instrucciones, a continuación te daré cinco claves que a mí me funcionan y que me ayudan a mantenerme enfocado, sin riesgos de que mi vida sea un avión desorientado:

1) Une pasión y vocación: aunque ganes mucho dinero, aunque seas famoso, aunque otros te admiren por lo que tienes o por lo que has logrado, jamás serás feliz y exitoso si no haces lo que en verdad amas. Esta es una realidad que no puedes cambiar. El éxito consiste, entre otras cosas, en dormir cada noche con la satisfacción del deber cumplido.

13


La vida nos regala dos poderosas herramientas que no sabemos usar, o simplemente no las usamos: tiempo y conocimiento. Dedica tu tiempo a esas actividades que te dan placer, que te enriquecen intelectualmente, que te dan la posibilidad de compartir con otros, que te ofrecen la posibilidad de crecer espiritualmente y ser tu mejor versión.

2) Actúa ya: ¿recuerdas aquello que consigné uno párrafos antes, acerca del pasado y del futuro? Vive ya, vive hoy, porque no sabes qué pasará mañana. Vívelo intensamente, como si fuera el primer día de tu vida, también vívelo como si fuera el último. Vívelo con pasión, sin guardarte nada para una próxima ocasión, vívelo al ciento por ciento. Ten en cuenta que cada día que pases sin actuar, sin aprender, sin ayudar, es un día que jamás recuperarás y que, además, nada bueno te aportará. Muévete, investiga, estudia, enriquécete intelectualmente y, sobre todo, actúa. El primer paso es importante, sí, pero es solo el primer paso; para avanzar, necesitas dar otro, y otro, y otro más, y uno más…

3) Persigue tus sueños: estrechamente ligado con tu pasión y tu vocación, imposibles de alcanzar si no actúas. Tener un sueño y tomar la determinación de ir por él es lo que te hace único y diferente, especial. Tus sueños son el plan de vuelo, esa ruta que evita que vueles sin destino. Tus sueños son también el combustible que vas a necesitar. No olvides que hay sueños grandes, medianos y pequeños, y que la culminación de cada uno de ellos es un logro significativo, un momento especial, un instante de éxito. No menosprecies los pequeños, no te obsesiones con los grandes. Entiende que el camino es un proceso y que cada etapa superada es 14

un aprendizaje que requieres para seguir.

4) Aprende del fracaso: ¿Sabes cuál es la principal razón por la que algunas personas nunca son exitosas? Porque dedican todo su tiempo, todo su esfuerzo, todos sus recursos, a tratar de evitar los errores, a intentar escapar del fracaso. Lo más triste, lo imaginarás, es que no consiguen el objetivo y, al final, se quedan sin el pan y sin el queso. Del error y del fracaso obtendrás conocimiento y experiencias enriquecedores que del éxito jamás recibirás. El error está ahí justamente para eso, para enseñarnos, y lo más torpe que podemos hacer es intentar eludirlo. Superarlo, además, te brinda la fuerza, la sabiduría y las energías que requerirás más adelante, cuando de verdad haya dificultades.

5) El límite lo pones tú: “Si lo puedes soñar, lo puedes alcanzar”. No les impongas fronteras a tus sueños, a sus posibilidades; deja que alcen vuelo, que vuelen alto, tan lejos y tan alto como puedan. Mantén los pies en la tierra, pero entiende que el único enemigo invencible que encontrarás en el camino eres tú, solo tú, con tus miedos. No seas aguafiestas y disfruta el proceso, paso a paso. Ese es, realmente, el éxito: disfrutar cada objetivo alcanzado, cada miedo superado, cada logro concretado, cada incorporación luego de una caída. No te impongas límites, actúa con convicción y gózate el proceso. Al final, verás cómo la vida te recompensa con creces esa actitud y disposición.


15

MercadeoGlobal.com/8reglas


Guía perfecta para autosabotear tu éxito Una de las realidades más aterradoras de nuestros países latinoamericanos es cómo las personas se atienen a lo que la vida les da. Por creencias religiosas, por imposición social o simplemente porque son costumbres arraigadas, se someten a condiciones que las limitan, que las opacan, que les impiden ir en busca de sus sueños, ser felices y exitosas. Esa es una de las razones por las cuales aún hoy, a pesar de cuánto se ha avanzado, a muchos les resulta imposible despojarse de sus miedos y de sus complejos, salirse del libreto establecido, para escribir una nueva historia, una diferente. Lamentablemente, prefieren vivir como si todavía estuviéramos en la época de la colonia, subyugados. A lo largo de veinte años de experiencia como emprendedor, me he topado con muchas personas valiosas que fueron incapaces de darles forma a sus sueños. Apenas surgió la primera dificultad en el camino, se apresuraron a tirar la toalla y regresaron a su vida de siempre, aún a sabiendas del alto precio que debían pagar por recibir unas migajas. 16


Como lo he expresado en otras oportunidades, yo mismo tropecé con esa piedra alguna vez. Afortunadamente, mi voz interna nunca se silenció; más bien, gritó con fuerza hasta que le presté atención y me dio las señales necesarias para que entendiera que había venido a este mundo a algo más que a pasarla bueno, y me reveló cuál era mi misión. Cambió, mi vida cambió. Del cielo a la tierra, literalmente. Descubrí talentos que yo mismo me había encargado de ocultar y, lo mejor, entendí que mi verdadera vocación es servir a los demás. Tardé un poco en asimilar el mensaje, te lo confieso, y otro tanto en aprender cuál era el camino correcto. Sin embargo, la vida misma me iluminó, me guio. Y aquí estoy.

de r a t s e a c Nun , o n i m a c el r i g e r r o c para e s e s á r t a para dejar ctúa como a e u q o d a s er d pa n e t n e a r a p , e r t s a l e d un s o m e n o p s i d o l o s que e u q y a h y una vida e: d r a t s e a nc u N . a l r i v i v o d n á u c s e g ¡tú eli ! s a z n e i m co

Todos y cada uno de los días doy gracias por lo que he recibido de la vida, por tantas oportunidades increíbles, por las personas valiosas que ha puesto en mi camino, por darme las fuerzas para superar las dificultades y la sabiduría para aprender de ellas. Y procuro aprovechar este tiempo para cumplir mi misión, para disfrutar de mi éxito. Durante todos estos años, por eso, mis esfuerzos, mis energías, mis recursos y mi tiempo fueron puestos a disposición de aquellos que crean que les pueden servir. Por fortuna, fueron muchos los que atendieron el llamado, los que me dieron el privilegio de entrar en sus vidas y ayudarlos a transformarlas. Han sido unos excelentes maestros de vida. La mayor riqueza que poseo es la admiración y el cariño de mis clientes, de quienes me siguen, y no tengo otra forma de retribuirles que trabajando más y más, brindándoles mi conocimiento y experiencia, acompañándolos en este camino de la vida y de los negocios. Y siendo fiel a mis principios, a mis valores, actuando con honestidad y con lealtad. Sé, sin embargo, que somos pocos los que en verdad estamos dispuestos a hacer lo que sea necesario para luchar por nuestros sueños, y cristalizarlos. Y respeto profundamente a aquellos que eligen seguir por el camino tradicional, con su vida convencional, ajustados a las normas establecidas. Discrepo abiertamente de su actitud, pero la respeto.

17


Si no sabes cuál es tu misión en este mundo, si dudas acerca del potencial que posees, si piensas que el éxito es un lugar físico o riqueza material, te ofrezco lo que sé y lo que soy para que encuentres tu camino. Si, por el contrario, deseas seguir por el camino convencional, te comparto este decálogo que, seguro, te ayudará a autosabotear tu éxito: 1) Quédate en la zona de confort: no salgas de allí, porque estás muy cómodo. Tienes todo lo que necesitas, vives una vida placentera, eres el centro de atención y mantienes el control de los hechos. Si la abandonas, corres el riesgo de experimentar enriquecedoras aventuras, de adquirir conocimientos, de descubrir cuántos talentos posees. ¡Quédate! 2) Enfócate en complacer a los demás: al fin de cuentas, lo que importa, lo único que en verdad importa en el mundo actual es ser popular. Para alcanzar ese objetivo, debes estar atento al qué dirán, necesitas buscar la aprobación de otros. Ni se te ocurra ser auténtico o ir contra la corriente, porque sería el acabose. ¡Complácelos, por favor! 3) Fíjate expectativas absurdas: la idea es que no exista posibilidad alguna de cumplirlas. Finalmente, siempre hay una excusa y la sociedad es clemente con los mediocres. Además, nadie quiere sobresalir, porque eso sería romper paradigmas, salir del estereotipo y asumir responsabilidades. ¿Estás loco o quieres quedarte solo? 4) No te capacites: la regla básica del mundo globalizado es que todos somos iguales, y así está bien. ¿O no? Basta saber lo estrictamente necesario para conseguir 18

un buen empleo y tener una vida normal. ¿Para qué más? Por otro lado, eso de capacitarse requiere inversión y tiempo, es decir, dejar de salir con los amigos. ¡Viva la ignorancia! 5) Aférrate al pasado: recuerda que en la familia te enseñaron que debes ser como tus padres, de la misma manera que ellos lo fueron de los suyos. ¡No vayas a estropear la tradición familiar! En las relaciones, procura echar raíces profundas, no va y sea que te olviden rápido. La vida es lo que vivimos, el pasado, no te sueltes de él. ¡Ánclate!


6) Pisotea a los demás: esa vieja máxima de “El vivo vive del bobo” está vigente y sigue siendo muy útil. ¡Aprovéchala! Y, eso sí, no permitas que nadie te falte el respeto. Más bien, cuando sea necesario, cuantas veces sea necesario, pasa por encima de quien sea. En la cima solo hay lugar para uno, y ese debes ser tú, cueste lo que cueste. 7) Tú puedes solo: a este mundo llegamos solos y de él nos vamos solos. Eso no ha cambiado, ¿cierto? Entonces, nada de andar conformando equipo para que otros se aprovechen de tu talento, de tus ideas brillantes, de tu liderazgo. Tú eres el mejor y puedes solo. Al final, los demás no son más que un estorbo en tu camino. ¡Ánimo! 8) Rodéate de tóxicos: tú eres el líder, el rey de la manada. Por tus virtudes, por ser un privilegiado, los demás están obligados a rendirte pleitesía, a guardar las distancias. Tu tarea es entrenarlos para que te sigan, para que obedezcan tus órdenes, para que digan sí y solo sí a tus opiniones. La mediocridad es problema de ellos, no tuyo. ¡Duro con ellos! 9) Sé soberbio: la humildad y el agradecimiento no son virtudes, sino debilidades que caracterizan a los perdedores. Ni se te ocurra igualarte con ellos, porque te perderán el respeto. Por las buenas o por las malas, tienen que entender quién es el jefe, quién es el que manda. Trátalos como lo que son: los peones de tu ajedrez. ¡Látigo, puro látigo! 10) Adjudícate los logros: si tú eres el jefe, si tú das las órdenes, ¿qué importa quién hace el trabajo? A la postre, la historia dirá se acordará solo de tu nombre, así que no permitas que otros se arroguen los méritos que son tuyos, solo tuyos. Establece un código disciplinario que castigue esas conductas, que son intolerables. ¡Sé el protagonista! Si estás convencido de que naciste condenado para el éxito, no se te ocurra salirte del libreto que acabo de exponer. Lo que importa, al fin y al cabo, es ser políticamente correcto, ajustarse a la horma establecida y obedecer a los designios de la vida. Así ha obrado la humanidad durante siglos, así que, ¿por qué cambiar a estas alturas?

19


ENTREVISTA

Sandra Ardila ya sabe cuál es su misión en esta vida

Solo el que ha caído muy bajo está capacitado para llegar muy alto. Y si fue más de una caída, mayor fue el aprendizaje, mejor la experiencia acumulada. Sandra Rocío Ardila arrancó de abajo, en medio de la precariedad económica de una humilde familia con 9 hijos y, cuando comenzó a alzar vuelo, la vida le cortó las alas y la golpeó con dureza. Las limitaciones padecidas en la niñez marcaron el rumbo de su vida: tomó la decisión de educarse y salir adelante, sin disculpas. “Mi madre, modista de profesión, amaba estudiar, aunque ella no tuvo la oportunidad. Sin embargo, quiso para nosotros una vida diferente”, cuenta. Ese ejemplo, ese modelo, es la estrella que ha guiado su camino. “Mi padre, un mecánico, fue una figura más bien ausente, con poca presencia tanto en lo económico como en nuestra formación”. Ese contraste, quizás, fue un mensaje de la vida para enseñarle qué camino debía transitar. Y eligió el correcto: “A pesar de la difícil niñez, logré terminar mis estudios universitarios y perseguir mi sueño de ser empresaria”. Enterrar en la memoria esos duros momentos, evitar que se repitieran, fue su mayor motivación. “Crecí con muchas carencias, pero siempre me visualicé 20


siendo exitosa. La estrechez económica nunca limitó mis sueños”. Por el contrario, los impulsó. Después, la vida comenzó a abrirle caminos, a darle herramientas para superar los obstáculos.

versidad de productos, ventas interesantes, maquinaria, equipo y una planta de 15 empleados”. Por primera vez en la vida, no dependía de nadie, disfrutaba de una libertad financiera.

“Hubo muchas personas que me tendieron la mano, especialmente dos profesores que me alentaron siempre y confiaron en mis capacidades. Uno de ellos fue mi garante para obtener un crédito para pagar los estudios. También mi madre, que nunca se rindió ni bajó los brazos”. Respaldo, confianza y cariño la arroparon, y ella contribuyó con lo suyo.

“Lo que más me agradaba era no estar limitada por un salario, no tener jefes, ni horarios, manejar mi tiempo. En ese momento, supe que había tomado la mejor decisión. Mi mayor felicidad fue el día que recibí el primer pago de 3.000 dólares”, recuerda. Era una nueva vida, como emprendedora con muchos sueños por realizar, ideas y optimismo.

A veces, en la mesa faltaba lo esencial, pero el corazón y el alma estaban pletóricos de sueños, de ilusiones, de aspiraciones. “Mi deseo siempre fue ser ingeniera y una mujer económicamente independiente”, asegura. Un anhelo que alimentó con la enriquecedora lectura del escritor Richard Bach, que la inspiró y le enseñó que todo puede ser posible. A los 20 años, con el título de ingeniera química bajo el brazo, creó su primera empresa. “Era un producto de limpieza para el hogar llamado Nieve”. Una empresa pequeña, de un solo producto que se vendía tienda a tienda. Un experimento que no duró mucho, porque el único modelo que tenía, el único que podía imitar, era salir de la escasez. La falta de capital la limitó en esos primeros pasos, pero no la frenó. “Con la ayuda de una amiga y recursos propios, inicié otra empresa llamada Industrias Zaires, con di-

Pero, la vida le tenía otra prueba, una muy dura. “No estaba preparada para el éxito y no supe administrar los bienes que atesoré. Entonces, tuve que pasar por el dolor de la pérdida de mi empresa, de todo lo que tenía”. Y tiró la toalla, cansada, confundida. Durante dos años, para darse un respiro, regresó a la seguridad de un empleo formal. No tardó mucho tiempo, sin embargo, en darse cuenta de que eso no era lo que quería. “El trabajo era duro, 12 horas al día, y el ingreso, poco”. Entonces, retomó sus sueños de emprendimiento y fundó la Escuela de Registros Akáshicos, hace seis años. “La lección que me dejó este episodio es que no se puede renunciar a los sueños”, dice. Ingresar a los negocios virtuales le demostró que la vida es un universo ilimitado de posibilidades, si no te rindes. “Hoy soy una mujer feliz, puede ver crecer a mi hija, estar en mi hogar, manejar mis tiempos”. Aunque desea conseguir ventas consistentes y mayor holgura económica, sabe que aquello no se pagaría con todo el dinero del mundo.

21


“Estoy feliz con mi vida. Tengo tiempo para mí, disfruto, comparto con amigos y familia, con mi hija. A mi proyecto le falta consolidarse y generar mayores ingresos”, dice. Sin embargo, conformar un centro espiritual interdisciplinario, que ofrece servicios de diversas técnicas, es algo que la llena de orgullo y le da fuerzas para evitar los errores del pasado. “El error más costoso fue estar sola, sentir que podía sola. Hay personas que saben más que tú y te pueden asesorar. No siempre tienes la razón y quienes acumulan una mayor experiencia te ofrecen una visión global. Tuve que aprender a confiar en esas personas”. El resto fue trabajar con disciplina, un objetivo claro y constancia. Y en eso está. “Lo más difícil fue aprender a soltarme del sistema laboral convencional, salir de la zona de confort y asumir el riesgo”, asegura. Ciertamente, despojarse de los lastres de la educación que recibimos, quitarse las ataduras y vencer los miedos es una tarea harto difícil que a Sandra le costó tiempo y esfuerzo, sacrificio y dolor, paciencia y trabajo. “Todos los días, cuando me despierto y me siento libre, sé que valió la pena el precio de convertirme en emprendedora. Me satisface brindar bienestar a otras personas, sentir que puedo aportar a sus vidas”. Y cada día, también, encuentra fuerzas cuando respira con tranquilidad en la paz de su hogar. “Lo volvería a hacer cuantas veces fuera necesario”.

22

¿Alguna vez te preguntaste quién fuiste en vidas pasadas y cuál es tu misión en esta vida? En los registros akáshicos, con Sandra Ardila, encontrarás la respuesta.


Cuando se ha caído muy bajo, se está capacitado para llegar muy alto. Y si fue más de una caída, mayor fue el aprendizaje, mejor la experiencia acumulada. Sandra Rocío Ardila lo experimentó, pero no se conforma con lo que la vida le ha ofrecido. Quiere más, en especial, quiere ayudar a más gente, para que como ella puedan cumplir sus sueños. “A quienes son novatos en el emprendimiento, les digo que las claves son la confianza, invertir en conocimiento, arriesgarse y ser libres. Seguir el deseo de la libertad en estos tiempos

de sistemas laborales que ya no son sostenibles en el tiempo. A mi entender, la llave del éxito está en seguir los pasos de quienes ya recorrieron ese camino”, afirma. Nació en un mundo con carencias, pero no se resignó a ese destino. Por el contrario, luchó, trabajó y lo cambió. Lo está cambiando, como está cambiando también la vida de quienes ven en ella el modelo que desean imitar: el de una mujer valiente, capaz de vencer temores y superar dificultades, y de construir una vida de prosperidad y felicidad.

¿Quieres saber más de Sandra Ardila? www.registroakashico.com https://www.facebook.com/registro.akashico.3 https://twitter.com/RegistroAkashic https://www.linkedin.com/in/sandra-ardila-14425940/

Sandra fue de r e j u m a c i n la ú , o t e r c e S o Comand lite de el grupo é ores emprended anos c i r e m a o n i t la a c i l b ú p e R n e surgido e t r o p a u S . a Dominican mo fueron y entusias ores. inspirad 23


¡Bienvenida a Colombia! Cuando llegué a las oficinas de Hotmart en Bogotá, atendiendo una gentil invitación de sus directivos para asistir a la fiesta de inauguración de las actividades en esta ciudad, les manifesté cuánto admiro y me identifico con la cultura de su organización. Unas cuantas horas más tarde, al término de una tarde-noche espectacular, solo puedo reafirmarme. Me encanta de Hotmart que ve a través de los ojos del cliente. No es un eslogan, no es una frase de cajón para atraer incautos: es una política que se hace realidad. ¡Wooowww! Y que, lo mejor, no es selectiva: el trato cordial, cariñoso y gentil es igual para todo el mundo, para todos los clientes. No importa cuánto factures, te tratan como a un rey. Hotmart, por si no lo sabías, es una plataforma e-learning especializada en productos digitales, que tiene oficinas en Brasil (su casa matriz), España, Países Bajos y, ahora, Colombia. Próximamente, estará en México. Sin embargo, son ya 166 los países desde los que los usuarios digitales efectuaron compras en la plataforma. 24


Para que te des una idea de lo que es Hotmart, mira las siguientes cifras: - La zona de aprendizaje contiene 72.000 videos y audios - Cuenta con 1,2 millones de alumnos - Su programa de afiliados acredita más de 822.000 usuarios - Con esta plataforma vendes hasta 8 veces más que con otras similares Puedo decir con conocimiento que las herramientas son increíbles, todo lo que una persona que desee tener un producto digital requiere. Sin embargo, eso lo encuentras también en otras empresas (seguro, no todo reunido); de lo que sí puedo dar fe es que no recibirás en ninguna otra compañía es la atención y la calidez que hay en Hotmart. En estos tiempos modernos en los que algunos han distorsionado el mundo virtual, y quieren que lo veamos como un territorio para los robots y otras geniales creaciones, es muy refrescante que todavía haya empresas como Hotmart que le apuestan a lo único importante: a la persona, al cliente. Ese es, sin duda, el bando en el que quiero estar. Si eres emprendedor y estás en plan de lanzar un infoproducto, es probable que en algún momento te tropieces con Hotmart porque te das cuenta de que es la mejor herramienta para realizar tu trabajo. Apenas entres a una de sus oficinas, sin embargo, ya no querrás volver a salir. Allí no eres un cliente: eres la razón de ser, y eso se siente bien, muy bien.

25


ENTREVISTA

La impactante reingeniería humana de

Lalo Cortez Viaja en primera clase, llega a sus eventos en una lujosa limusina blanca y sueña con vivir en un penthouse con vista al mar, un gusto que, sin duda, pronto se dará. Un drástico cambio de estilo de vida para quien a los 8 años era lo que en México llaman un cerillo, el humilde niño empacador del mandado en las tiendas de comida de autoservicio. “Me tocó un contraste brutal: mis padres se divorciaron y me fui a vivir con mi madre, pobre. Por el otro lado estaba mi padre, un millonario egocentrista en extremo. Tenía padre y tíos muy ricos, pero mi realidad de niño era la pobreza. Los dos extremos de la misma esencia”, cuenta con descarnada honestidad Eduardo Cortez, cariñosamente Lalo. Sin madurez para entender esa realidad, sin herramientas para cambiarla, el pequeño Lalo se dedicó, entonces, a acuñar los sueños que, años más tarde, pudo cristalizar. 26

o d a r o d o ñ e El su s e z e t r o C de Lalo o i r o t i d u a llenar un s a n o s r e p de 10.000 mitirles s n a r t r e d y po ue q , e j a s n e su m u s e d n a d n apre experiencia de vida.


“Mi anhelo era resolverle a mi madre los temas financieros”, dice. El modelo que copió fue su abuelo materno, un hombre rudo, de rancho, de campo, que creció con el siglo.

encomendada para después. Entre los 17 y los 20 años, por única etapa en su vida, fue empleado: trabajó simultáneamente en tres empresas, programando computadoras.

Aquel viejo, a su manera, logró descifrar el sistema financiero y le inculcó sus principios al joven Lalo, que no se demoró en empezar a cuestionar los por qué de ese complicado ámbito de los números. “Lo más difícil fue vencer un mundo que me decía que era pobre, que en México no había suficiente para todos. Lo más difícil fue cambiar mi mentalidad”.

Ese período le dejó una doble ganancia: conseguir el objetivo de brindarle a su madre la oportunidad de dejar de trabajar, porque su salud estaba minada por la rudeza con que la había tratado la vida; además, se convenció (porque se había dado cuenta mucho antes) de que ese no era el proyecto de vida que quería seguir, de que esa no era su felicidad.

La semilla había sido sembrada cuando se desempeñó como cerillo, un oficio que no es considerado como un empleo, al que no se le otorga un sueldo, al que no se le fija un horario. Trabaja única y exclusivamente en función de los resultados, que solo se da si hay un adecuado manejo de los clientes y, por supuesto, un inmejorable servicio.

“Desde que logré ser dueño de mi tiempo a los 20 años, jamás volví a ser empleado. Lo más difícil fue asumir la responsabilidad absoluta de mi dinero y de mis decisiones financieras. Ya no tendría un cheque al final de la quincena y, aunque a veces se gana mucho más, no se sentía así”, relata. Es que la percepción no siempre es igual a la realidad.

Sin querer queriendo, el niño Lalo cursó empíricamente la primaria, el bachillerato y la educación superior del mundo de los negocios, se preparó para la misión que la vida le tenía

Sin embargo, si algo estaba claro en su mente es que nunca más volvería a emplearse. Costara lo que costara. “Jamás pensé en tirar la toalla. Regresar a trabajar como empleado es la peor de las decisiones que una persona puede tomar”, asegura. Se había echado al agua, en medio de la turbulencia, y había que mantenerse a flote. Antes de llegar a la orilla, en todo caso, una fuerte corriente lo arrastró “En septiembre de 2014, el huracán Odile golpeó Cabo San Lucas y destruyó la ciudad. Las pérdidas fueron gigantescas para todos y levantarme de ese retroceso fue una tarea gigantesca”, recuerda. Sin embargo, lo logró: se levantó y hasta hoy nada ni nadie pudo detenerlo.

27


“Hoy, Lalo Cortez es un hombre que logró convertir su origen de pobreza extrema en inspiración y conocimiento para los latinos de todo el mundo. Inspiración para lograr tres propósitos fundamentales: preparación en su alma, dinero en su bolsillo y paz en su corazón”, dice, y se define como coach financiero, de negocios y de reingeniería humana. Fruto de su experiencia de vida, del aprendizaje que significó cambiar esa dura realidad de una niñez con múltiples carencias, desarrolló un sistema de entrenamientos llamado

28

El sendero del alquimista. Enseña a otros a transformar su vida a través de un cambio de conciencia y una profunda comprensión de los temas financieros y emocionales. ¿De dónde surgió esto, que para algunos se antoja etéreo? “De asumir responsabilidad absoluta de mi vida, en todos los sentidos; de sobarme las heridas después de cada fracaso o retroceso, pero solo por un rato, para volver a la carga y seguir avanzando; y de aprender, aprender y aprender. Y, lo más importante, de no temerles a los errores”.


Según Lalo, “mucha gente vive su vida procurando no equivocarse, en contravía de la mayoría de los libros sobre el éxito que te dicen que es de los errores de lo que más se aprende. Vivir evitando los errores hace que nuestra tolerancia al fallo sea bajísima, que perdamos la paz interior con facilidad y que nos demoremos en admitir una equivocación”. Por las circunstancias a las que la vida lo enfrentó, Lalo descubrió que permanentemente estamos sometidos a un dilema: acertar, y disfrutarlo; o errar, y aprender. “Errar no es tan agradable, pero si lo tomamos con algo de sabiduría, aprendemos y si el error es grande, aprendemos un montón”. Él, por ejemplo, obtuvo grandes lecciones. “El error más costoso que cometí fue que en cierta etapa de mi vida, en la que tenía los negocios funcionando ‘a la perfección’, me dormí en los laureles y dejé de aprender. Con el tiempo, la vida me pasó factura por ese detalle”, confiesa. Una metida de pata que hoy celebra, que agradece, porque le abrió los ojos y le amplió el panorama de la mente. Por eso, su obsesión, más que obtener resultados para mostrar, es cimentar un futuro en el que pueda sentirse tranquilo. ¿Cómo lo hace? Aprendiendo, capacitándose. Por eso,

fue uno de los pioneros de Comando Secreto, el grupo élite de emprendedores que hace poco estuvo en República Dominicana bajo la égida de Álvaro Mendoza y Gus Sevilla. Aunque la primera impresión fue la de una persona tímida y reservada, tan pronto comenzaron las actividades prendió motores y demostró que su hambre de conocimiento es insaciable. Y no es para menos, si dentro de su plan de vida son varias las asignaturas pendientes, y fiel a su mentalidad ganadora las quiere aprobar con nota sobresaliente. “Mi sueño es presentar mis entrenamientos en las 4 o 5 ciudades de Estados Unidos con mayor presencia de latinos y aprovechar las ventajas de internet para llegar a la mayor cantidad de personas posible”. Por lo pronto, tras cinco años de trabajo básicamente a través de eventos presenciales, logró impactar las vidas de más de 3.500 personas. “Lo que más me satisface es cuando mis egresados me buscan y me dicen que soy un ángel en su vida, que le agradecen a Dios por el día en que me crucé en su camino. Es algo que no esperaba. Sé que me debo a ellos y este conocimiento, esta investigación, esta experiencia, son para ellos, para mi gente”, concluye.

¿Quieres saber más de Lalo Cortez? http://lalocortez.com/ https://www.facebook.com/lalitocortezz/ https://www.youtube.com/user/caboclipper

ad “Si en verd r el anza deseas alc s menos ida éxito, no p pide más : problemas enfrentar ara fortaleza p lemas y los prob ”, una superarlos e máxima d . Lalo Cortez

29


REFLEXIÓN

Kamila Sidiqi Una revolución social, de la mano del emprendimiento

La vida, caprichosa como solo ella puede serlo, nos ubica en lugares que a veces a nosotros, dentro de nuestra limitada capacidad de entendimiento, nos es difícil comprender. Eso, sin embargo, no es excusa para no cumplir la misión que nos ha sido encomendada, para luchar por nuestros sueños, para servir a otros. A quienes vivimos en Occidente y profesamos religiones no fundamentalistas, nos cuesta trabajo concebir la realidad de aquellos que nacieron en países como Afganistán. Enclavado en el centro de Asia, está rodeado por Pakistán, Irán, Turkmenistán, Uzbekistán Tayikistán y China, es decir, en el punto de encuentro de diferentes civilizaciones. Y ese, sin duda, es uno de los factores por los que a través de la historia este territorio ha vivido tantas dificultades, tantos conflictos, como el que a mediados de los años 90 lo puso en el radar de cientos de miles de personas comunes que lo desconocíamos casi todo acerca de este país, con la llegada del régimen talibán y la internacionalización del terrorismo. Gracias a valientes corresponsales prensa europeos y estadounidenses, principalmen30

te, y al conmovedor testimonio de los pocos que lograron escapar de allí, el mundo tuvo una versión de lo que allí ocurría. Y era algo que producía espanto, que provocaba escalofrío, porque era la más aberrante violación a todos los derechos fundamentales de la persona.


A las mujeres, por ejemplo, se les prohibió trabajar fuera del hogar, así fueran maestras de escuela o profesionales. Solo algunas enfermeras y médicas obtuvieron permisos dentro de grandes restricciones. Además, fuera de casa siempre tenían que estar en compañía de su mahram (figura masculina más cercana: padre, hermano, esposo).

Por eso, me provoca tanta admiración el caso de Kamila Sidiqi. Es una de tantas heroínas afganas, una de tantas mujeres que se negaron a aceptar ese destino que les tocó cuando la vida las puso en ese país, una de tantas que se rebeló contra la realidad y se dedicó a construir una nueva. Sí, una en la que pudiera ser feliz y útil para a otros.

Tampoco podían hacer tratos comerciales con hombres y si se enfermaban, no las podía atender un médico hombre. El acceso a la educación les fue prohibido totalmente, y las escuelas fueron convertidas en seminarios religiosos. No se les permitía reír a carcajadas en público, usar maquillaje o zapatos de tacón que produjeran ruido al caminar.

Kamila había tenido una niñez normal y tranquila en Kabul, la capital de Afganistán, donde creció y estudió para ser maestra. Transmitir su conocimiento a otros y tratar de cerrar las terribles brechas de una sociedad atrasada era algo que la impulsaba desde joven. Sin embargo, esos planes sufrieron un tropiezo a mediados de los 90 con la revolución talibán.

También se documentaron azotes públicos, lapidaciones y otro tipo de reprimendas para aquellas mujeres que no se vistieran de acuerdo con lo estipulado en la ley talibán o que fueran encontradas sin la compañía de su mahram. A esto, y mucho más, fueron sometidas las mujeres (y los hombres) en Afganistán por parte del régimen talibán.

Su vida, y la de todos los afganos, cambió en septiembre de 1996 cuando los talibanes consiguieron adueñarse de Kabul e implantaron su régimen totalitario. Su padre y su hermano mayor, los hombres de la casa, no tuvieron más remedio que escapar, refugiarse para evitar las represalias. Ella y sus hermanos, entonces, quedaron desprotegidos.

a l a s a i c Gra a l i m a K e d labor , s o h c u m s o r t o y i q i d i S s e y o h n á t Afganis . e t n e r e f i d un país e d a r r e i t a n “Es u a r a p s e d a oportunid cios”, los nego afirma la . a r o d e d n e r emp

Con 19 años y ninguna experiencia, Kamila se hizo cargo de su familia. Ahí desveló su mejor versión, con una fuerza interior inclaudicable, con una valentía inspiradora, con una voluntad inquebrantable. Le pidió a su hermana mayor que le enseñara a coser, porque necesitaban generar un ingreso para suplir las necesidades básicas.

31


Pronto, montó un improvisado taller en casa, con la participación de sus hermanas menores, y confeccionó unas prendas. Fue un proceso complicado, porque no podía ir sola a conseguir los insumos, porque tenía que ser precavida para no llamar la atención de los talibanes que estaban en busca de aquellos que se negaran a cumplir sus imposiciones. A los pocos meses, su hermano la llevó a las tiendas a ofrecerlas y se encontró con la sorpresa que fueron bien recibidas. De hecho, le hicieron varios pedidos que, por supuesto, no tenía cómo cumplir, pero igual se le midió al reto. Así, entonces, al pequeño taller llegaron otras mujeres del barrio, necesitadas también de ingresos, a dar su mano. El problema es que muchas, casi todas, desconocían los secretos del oficio y lo primero que había que hacer era capacitarlas. Kamila montó cursos para enseñarles a coser, temerosa de que la romería de mujeres a su casa 32

despertara suspicacias entre los talibanes. El algún momento, cien mujeres estaban involucradas en el proyecto. Afuera de allí, en las calles de Kabul y en el resto del país, se libraba una cruda guerra entre las fuerzas talibanes y la coalición internacional liderada por Estados Unidos. Eso le permitió mantenerse lejos del radar de las autoridades y consolidar su negocio. En algún momento, inclusive, mujeres talibanes se unieron al taller: también necesitaban el trabajo. Después de que el 17 de diciembre de 2011 cayeron los últimos bastiones talibanes en Kabul, el mundo comenzó a conocer los horrores del régimen y, también, a tantos héroes anónimos que habían conseguido hacer una vida normal en medio de esta realidad aterradora. Por supuesto, uno de los casos más sonados fue el de Kamila Sidiqi.


Hoy, Kamila dirige una consultora de negocios llamada Kaweyan Business Development Services, que comenzó en 2004 con solo un computador y su determinación. Hasta el momento, ha implementado 50 proyectos, como Sidiqi Kaweyan Limited (que exporta frutas secas), Kaweyan Cabs (servicio de taxis exclusivo para mujeres) y Kaweyanjobs.com. Desde el pasado mes de junio, Kamila es viceministra de Comercio en el Ministerio de Comercio e Industria de su país, acude como conferencista, emprendedora y activista social a diferentes foros para visibilizar la problemática de las mujeres en Afganistán y sigue siendo la fuente de inspiración para miles de mujeres que desean seguir sus pasos. Con frecuencia, los emprendedores nos quejamos porque el mercado está muy difícil, porque los prospectos no convierten, porque la competencia es muy dura y tantas otras excusas más. Sin embargo,

cuando conozco historias como la de Kamila Siqiki no puedo menos que agradecer a la vida tantas bendiciones e invitarme a una reflexión. Una reflexión a la que también te invito: nosotros, en Occidente, que lo tenemos todo, que disfrutamos de todas las libertades, que podemos acceder a la educación, tiramos la toalla con facilidad o nos enfocamos únicamente en producir dinero. Luego, en alguna curva del camino, nos damos cuenta del error que cometimos, y nos cuesta aceptarlo. La inspiradora historia de Kamila Sidiqi durante el régimen talibán fue consignada en el libro La costurera de Khair Khana, que cumple el doble propósito de servir como testimonio a su labor y de motivar a las mujeres de su país. Su legado, sin embargo, se enriquece día a día, fruto de su esfuerzo, de su trabajo y, especialmente, de su ejemplo.

¿Quieres saber más de Kamila Sidiqi? http://kamilasidiqi.com/ Kaweyan Business Development Service https://www.facebook.com/kamila.sidiqi @KaweyanCabs

Tras la caída del régimen talibán, Kamila abrió el Centro de Mujeres del Cuerpo de la Misericordia, en Kabul, para ofrecer alfabetización y capacitación en cursos vocacionales.

33


Tu éxito y tu felicidad en 2018 hacen escala en Vigo Como sé que todavía no tuviste tiempo de hacer la lista de los propósitos de Año Nuevo (entre otras razones, porque todavía no es Año Nuevo), tengo para ti una propuesta que, espero, sea irrechazable. No por lo que pueda significar para mí, sino por lo que estoy seguro va a representar en tu vida, en tu negocio y en tu bienestar. ¿Listo? Lo primero que debo decirte es que, si 2018 es el año de tu éxito, tanto en lo personal como en lo laboral, hay una escala obligada: Vigo. ¿Has escuchado hablar de esa ciudad? Es la capital de la provincia de Pontevedra, en el noroccidente de España, un lugar donde, según sus pobladores, el cielo está despejado aún en la época de invierno. ¿Qué va a suceder allí? Se va a realizar el Congreso Somos Emprendedores Digitales.com, un evento único en el mercado hispano para aprender y conectar con las novedades y tendencias del marketing y los negocios por Internet. ¿Eres emprendedor digital, cierto? Entonces no puedes faltar, porque este tren no vuelve a pasar en 2018. ¿Cuándo va a ser? Del miércoles 17 al viernes 19 de enero. En esa época, te prevengo, en Vigo la temperatura oscila los 10 °C, es decir, es un poco fría. Quienes viven allí recomiendan, entonces, un poco de abrigo para no pasar penurias, y nada más. 28


La calidez de la gente y la tensión producto del aprendizaje de alto nivel te calentarán al máximo. ¿Qué va a pasar en SED? Durante estos tres días, de la mano de los más grandes referentes de la industria, invitados especialmente para la ocasión, conocerás las principales novedades y tendencias del mercado para 2018, haremos networking (lo que más te gusta) y conocerás de primera mano lo último del mercado digital. ¿Algo más? Sí, algo muy importante, porque sé que es una de las dinámicas más enriquecedoras para los emprendedoras. Hablaremos de múltiples casos de éxito, para que te des cuenta de que tú también puedes alcanzar la cima, de que tus sueños también se pueden cumplir, de que si así lo decides 2018 será el año de tu despegue… ¿Por qué tengo que estar ahí? Porque la industria de los negocios por internet, debes saberlo, es dinámica. Está en constante cambio, hay nuevas herramientas, nuevos enfoques para las estrategias, nuevos mercados, nuevas costumbres de los clientes… De esos temas, y muchos más, se hablará esos días. ¡Tienes que estar ahí! ¿Quiénes van a ser los conferencistas? A la cabeza vamos a estar con mi amigo y socio Benlly Hidalgo, porque esta es una actividad del Club de Marketing Global que fundamos con él. Nos acompañarán Gus Sevilla, el Maestro Ninja de los negocios digitales, y un grupo de panelistas de lujo que te pondrán a la vanguardia en tu industria.

¿Quiénes son los demás? Raúl Maraña (España), Daniel Sánchez (España), Geni Ramos (España), Lucía Díaz (España), Carlos Fernández (México), Claudia Araújo (España), Alejandro Novás (España), Miguel Camarena (España) y Alexander Méndez (Cuba). Figuras de talla internacional para que des un salto de calidad superlativo en tu negocio. Una de las principales preocupaciones de los emprendedores es estar actualizados, que nuestros conocimientos no se queden obsoletos. Por eso, nada mejor que tres días en esta ciudad del noroccidente de España para ponerte al día con las tendencias del mercado. Que no te cojan fuera de base y te ponche la competencia. Las reglas del juego cambian permanentemente y esa no es excusa para quedarse atrás. Estamos preparados para brindarte el conocimiento y las herramientas para que estés a la vanguardia. Eso, y más, es el Congreso Somos Emprendedores Digitales. com. ¿De acuerdo con que es el mejor primer propósito de Año Nuevo para 2018?

Si deseas más información, haz clic aquí y entérate. Te espero. Abrígate y allí nos vemos… 29


¿Tú también quieres tu regalo? Cuando era niño, lo que más me gustaba de la Navidad eran los regalos. Durante muchos años fue así, aunque a medida que pasó el tiempo, que crecí, descubrí que la verdadera magia de esta época está en compartir inolvidables momentos con aquellos a los que más amamos. Sin embargo, un recorderis, una especie de viaje en el tiempo, nunca está mal.

36

¿A qué me refiero? A que en este 2017 disfruté una parte de la Navidad por anticipado: ya desempaqué mi regalo. ¿Dañé la sorpresa? ¡Noooo, para nada! Por el contrario, fue una gran sorpresa que disfruté mucho y que quiero compartir contigo porque estoy seguro de que tú puedes ser (deberías ser) el próximo que reciba semejante regalo.


Te cuento rápidamente la historia: a finales del pasado mes de julio compré el curso Sistema de 21 pasos, seguí las instrucciones de mi coach personal, apliqué el conocimiento y sin darme cuenta estaba estrenando automóvil. ¿Demasiado rápido? ¿Te lo vuelvo a contar para que me creas? ¡Me gané una supercamioneta en solo 120 días! Quizás te suene a engaño, a puro cuento, ¿cierto? Creerás que estoy alardeando, pero no es así, te lo aseguro. Para que compruebes que es la verdad, solo la verdad y nada más que la verdad, te invito a que veas este corto video. Disfrutarás de un espectacular arcoíris y unas imágenes y un testimonio que no me dejan mentir. Al comienzo, cuando a mí me hablaron del Sistema de 21 pasos, te lo confieso, también tenía mis reservas: soy un poco desconfiado, porque en el mundo de los negocios por internet, lamentablemente,

no todos somos honestos. Sin embargo, le eché una mirada, me llamó la atención el contenido del curso y decidí tomarlo. Es lo mejor que me pasó este 2017, en el que jamás imaginaba que iba a estrenar automóvil último modelo. ¿Sabes qué es lo mejor? Yo lo logré, pero tú también puedes hacerlo. Solo necesitas dar 22 pasos, 22 exactamente. El primero, comprar el curso, que cuesta nada más $49. Los restantes 21, seguir paso a paso lo que te voy a enseñar. ¿Te interesa? ¿Ya viste el video? Haz clic aquí, dale una mirada, son unos pocos minutos. Hoy soy un muy feliz caso de éxito y tú puedes ser el siguiente. Si decides tomar acción, quizás en unos pocos meses me envíes unas fotos a bordo de tu nueva nave. ¿Te atrae la idea? Recuerda: yo también desconfié y hoy no puedo dar crédito a lo que sucedió.

Haz Clic Para Ver El Video

37


De paseo por

nuestro (tu) Blog Cierre de fin de año, fiestas en la empresa, novenas de aguinaldos, celebraciones en familia, calles abarrotadas de personas y de vehículos, tráfico caótico, hijos de vacaciones, miles de compromisos por cumplir y las 24 horas del día que no alcanzan para todo… Así estoy por estos días, e imagino que tú también sufres ese colapso llamado diciembre. Para colmo, en la cabeza nos dan vuelta aquellos proyectos que fijamos para este año y que todavía no cumplimos, de ahí que corramos el riesgo de que nos invada una desagradable sensación de deuda pendiente. Sin hacer dramas, sé muy bien que estos no son días fáciles y que algunos de nuestros hábitos se trastornan, sin querer queriendo. Uno de ellos es dedicarle tiempo a la lectura que nos gusta, a esa que nos enriquece el intelecto y nos regocija el alma. A todos nos pasa: te confieso que tengo un par de libros que me hacen ojitos a ver cuándo puede empezar la lectura, pero el tiempo no me da. No en diciembre, por lo menos. Sé que a veces necesitamos una ayudita, y te voy a dar una. Recopilé cinco deliciosas historias publicadas en nuestro (tu) blog durante las cuatro últimas semanas, para que no te las pierdas por nada del mundo. Si no pudiste verlas el día que fueron publicadas, acá te las ofrezco para que las mires en el momento en que tengas tiempo. Pero, por favor, no te las 38

pierdas: seguro te van a encantar. No te digo más, porque sé que es diciembre y el tiempo no alcanza para nada. Aquí vamos con ese contenido de calidad que sé que disfrutas tanto: Los emprendedores ‘empíricos’ y mileniales, ¿equipo invencible? Las personas de mi generación nacimos con el pan debajo del brazo, pero los de la siguiente, los controvertidos mileniales, traían consigo una transformación digital permanente. Son muchas las afinidades y también muchas las fortalezas que surgen de conformar equipo con ellos. Además, dado que su interés es aprender constantemente, hay una gran oportunidad para nosotros. ¿Tenemos un equipo invencible? Cómo enfrentar a un cliente inconforme y no morir en el intento Cuando la queja del cliente se resolvió de manera afortunada para ambas partes, puedes dar el siguiente paso: avanzar a un servicio de ventas adicionales, de compartir beneficios mutuos otra vez. Aplacar a un cliente molesto es una de las tareas más difíciles para quien ha hecho una venta. Por eso, hay que aprender a conducir la situación. La clave es concentrarse en el problema, en saber qué ocurrió y tratar de establecer por qué ocurrió.


Benedetti’s Pizza: cómo ser exitoso en épocas difíciles Hacer empresa en un país de Latinoamérica, a comienzos de los años 80 o en pleno siglo XXI, no solo es un gran riesgo, sino también un atrevimiento. Las condiciones son muy difíciles, el mercado está diseñado solo para las grandes marcas y la competencia es feroz. Solo es posible sobrevivir si se llega a ser el preferido en el corazón del cliente, como Benedetti’s Pizza. Las claves para conseguirlo.

¿Tú también eres de los que le hacen el feo a este nicho? En 2025, la mitad de la población de América Latina y el Caribe estará compuesta por menos de 15 años y mayores de 50 (hasta 65). Una oportunidad para quienes hacemos negocios. En el nicho de los bloomers, las personas se sienten 10 años más jóvenes de lo que son, les preocupa más la actitud hacia la vida que la edad y entiende que los años son apenas un factor, porque lo mejor siempre está por venir.

Lo que nos enseña la gambeta de Jackson Follmann a la muerte A los 25 años, tras sufrir la amputación de una pierna, Jackson Follmann, arquero suplente del club brasileño Chapecoense, reconstruye su vida un año después del accidente de aviación en el que murieron 71 personas. Uno de los seis sobrevivientes nos da un valioso testimonio de resiliencia, amor por la vida, pasión por el fútbol y ganas de vivir. ¡Sencillamente enriquecedor, un ejemplo de resiliencia inigualable!

39


No te pierdas la mejor informaciรณn sobre marketing para tu negocio

Haz clic sobre las portadas 40


Haz clic sobre las portadas 41


MercadeoGlobal.com/youtube

42

MercadeoGlobal.com/facebook

MercadeoGlobal.com/twitter

MG La revista - Edicion 12  
MG La revista - Edicion 12