Issuu on Google+

Dr. Juan José Tapia

Viva bien… ¡O Muérase!

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com -

1


………..............................................

Te/Le regalo este libro… Porque Tú/Ud. eres/es una persona especial para mí. ………..............................................

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com -

2


VIVA BIEN... o Muérase Manual de Introducción a la Ecología del Ser Humano Copyright © 1994 - 2009 de Juan José Tapia Todos los derechos reservados. Ecología del Ser Humano®, Escuela de Ecología del Ser Humano® y Fundación Ecología del Ser Humano Internacional® son marcas registradas pertenecientes a Juan José Tapia. Este libro es parte de la obra del Dr. Juan José Tapia, quien desenvolvió la tecnología de la Ecología del Ser Humano. Un eficaz proceso de desenvolvimiento global del Ser Humano. Encierra un nuevo modelo de la mente humana, además de procedimientos aplicables a las areas individual, clínica (médica y psicológica), educacional y empresarial en pro de una mejor calidad de vida y un mayor nivel de salud y eficiencia mental y corporal. Derechos exclusivos para la publicación en cualquier idioma de Juan José Tapia. Más información sobre este y otros materiales en www.ecologiadelserhumano.com

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com -

3


Índice RECORRIDOS................................................................................................................6 PREFACIO ....................................................................................................................9 SERIE: MANTENIENDO LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO EN ACCION INTRODUCCION A LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO ...................................13 SERIE: MANTENIENDO LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO EN ACCION BREVE PREHISTORIA de la ECOLOGIA DEL SER HUMANO ...........................24 SERIE: MANTENIENDO LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO EN ACCION LA MENTE y sus FUNCIONES CONSCIENTE e INCONSCIENTE ...................30 SERIE: ANATOMIA Y FISIOLOGIA DE LA MENTE ALGO MAS SOBRE LA CONCIENCIA, EL HACER CONSCIENTE o EL CONCIENTIZAR .........................................................................................................35 SERIE: ANATOMIA Y FISIOLOGIA DE LA MENTE EL OBJETIVO ESENCIAL DE LA MENTE HUMANA ...........................................44 SERIE: ANATOMIA Y FISIOLOGIA DE LA MENTE UNA ESTRUCTURA HOLONICA PARA LA MENTE HUMANA ..........................54 SERIE: COMO MANTENER LA MENTE FUNCIONANDO UN PACTO DE LA REALIDAD...................................................................................62 SERIE: COMO MANTENER LA MENTE FUNCIONANDO LA MENTE PLEGADA Y DESPLEGADA EL EGO Y LA MENTE EFECTO .........68 SERIE: COMO MANTENER LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO FUNCIONANDO EL CONTROL DEL SI-MISMO* (CSM) .................................................................85 SERIE: MANTENIENDO LA VIDA EN ACCION ALGO SOBRE RUTA CERO .....................................................................................100 SERIE: COMO MANTENER LA VIDA FUNCIONANDO SOBRE EL TIEMPO QUE HACEMOS ....................................................................110 SERIE: COMO MANTENER LA VIDA FUNCIONANDO PRETENDER o POSTULAR .....................................................................................118 SERIE: COMO MANTENER LA VIDA FUNCIONANDO OKEIDAD: LA ETICA DE LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO ........................126 SERIE: COMO MANTENER LA ETICA FUNCIONANDO Okeidad: LAS HAMBRES BASICAS y LA ÈTICA DE LA ESH ..........................131 SERIE: COMO MANTENER LA ETICA FUNCIONANDO MAS SOBRE LOS ESENCIALES DE LA OKEIDAD ...........................................145 SERIE: COMO MANTENER LA ETICA FUNCIONANDO Okeidad: LA ÉTICA DE ECOLOGIA DEL SER HUMANO..................................150 SERIE: COMO MANTENER LA ETICA FUNCIONANDO Propuesta de la Ecología del Ser Humano para una DECLARACION UNIVERSAL DE LOS DEBERES HUMANOS .........................158 SERIE: COMO MANTENER LA ETICA FUNCIONANDO CODIGO DE SUPERVIVENCIA DE LA ECOLOGÍA DEL SER HUMANO.......166 DE LA ECOLOGIA GLOBAL A LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO...............171 EPILOGO ....................................................................................................................180 GLOSARIO .................................................................................................................195 BIBLIOGRAFIA ..........................................................................................................198

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com -

4


ATENCION: Para leer con gran provecho este es un libro, le será de gran ventaja atreverse a leerlo de manera diferente a como hasta ahora estuvo acostumbrado a leer todos los demás libros. Primero: Comprométase en respetar una consigna: jamás pase por alto una sola palabra o concepto que no haya entendido plenamente. Para eso le estamos entregando un glosario de Ecología del Ser Humano con todos nuestros neologismos específicos y además seguramente Ud. dispone de un buen diccionario. Segundo: Métase de lleno a buscar instrumentos y no conocimientos y Ud. podrá experimentar, aunque sea en parte, todo el potencial que Ud. tiene por el solo hecho de haber nacido, de la misma manera que los entrenandos que siguen en vivo y en directo el programa de entrenamiento de la Escuela de Ecología del Ser Humano, ya que este libro está estructurado a su idea y semejanza. Por lo tanto este es un libro circular sin fin. Esto significa que Ud puede elegir empezar por el final o por cualquier capítulo que le interese más. Puede pasar por alto el capitulo que le es difícil de comprender y volver más tarde a él o simplemente, no leerlo nunca. Todo lo que lo debe interesarle hallar es aquello que desde que lo “capte” podrá aplicarlo a su vida cotidiana. Si es astuto y sagaz, podrá descubrir que -aún en aquellos capítulos en los que todo parece teoría- hay señales y claves que estarán a partir del momento que las descubra a su disposición. A continuación le estoy entregando esquematizado, una serie de recorridos interesantes para quien no quiera hacer uno por su cuenta y no le guste tener que leer del primero al último capítulo.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com -

5


Recorrido

Atención: Ninguna serie es recomendable para los psicoanalistas ortodoxos; quienes podrán leerlo bajo su propia responsabilidad, no haciéndome yo cargo de las consecuencias que pudiera ocasionar en sus conocimientos o en su vida, el contenido de este libro.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com -

6


Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com -

7


OFICINA DE PUBLICACIONES TAPIA LIBRO DE INTRODUCCION A LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO Septiembre de 2009 Buenos Aires, ARGENTINA LEH 0- 00

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com -

8


PREFACIO SERIE: MANTENIENDO LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO EN ACCION La meta de la Ecología del Ser Humano* es devolver a los seres humanos una capacidad que traen latente desde la concepción: poder vivir en plena autonomía, al máximo de su potencial y autoestima, en función de una ética esencial y de una innata capacidad de autoprotección, autoabastecimiento y autorrealización. Es en aras de ese objetivo que la Ecología del Ser Humano se ha dedicado durante casi cuarenta años a reunir una efectiva tecnología al servicio de un mejor conocimiento y expansión de la convivencia, la supervivencia y la Vividad* (la condición de estar vivo) humanas. Ahora tenemos un modelo vital, que creamos y recreamos constantemente, que permite una comprensión cada vez más efectiva de la estructura y función del instrumento más valioso, del órgano más noble del que todo humano es propietario por el sólo hecho de haber nacido: la Mente Humana. Ese Ser Humano en lo individual y en lo social ha padecido desde siempre las plagas de la enfermedad, el fanatismo y la guerra. Ahora, por primera vez en su historia y en función de la disociación de tener poder sobre lo exterior y estar bajo el poder de lo interior, corre el temible riesgo de destruir todo lo que ha construido y descubierto a costa del sacrificio de incontables generaciones y generaciones que invirtieron trabajo, creatividad, sangre, sudor y lágrimas. Es justamente la extraordinaria potencialidad de ese instrumento la que ha permitido al Ser Humano utilizarlo en la lucha por la supervivencia, y ser no sólo el más apto sino poder finalmente ejercer un control casi absoluto sobre el mundo exterior. Sin embargo, el casi total descuido de la exploración y conquista de su interioridad lo ha dejado semiindefenso y sin control ante las inconmensurables fuerzas que se mueven en ese universo interior. Para alcanzar su meta prevista la Ecología del Ser Humano ha reunido y reune permanentemente -en base a su modelo epistemológico de integración un conjunto de teorías y técnicas para ser compartido con todo aquel que quiera aprenderlo, integrando todo lo que -a mi juicio- ha demostrado ser efectivo para preservar la habilidad de

"La liberación verdadera será solo posible cuando haya hecho lo que podía hacer, cuando me haya dedicado completamente o tomado parte totalmente. Si prescindo de mi participación, amputo en cierto sentido la parte correspondiente a mi alma" C.G.JUNG Recuerdos. sueños y pensamientos EditorialSiex Barral, 1966/ Barcelona

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com -

9


supervivencia del individuo y una más efectiva y afectiva capacidad de convivencia con los demás, en armonía consigo mismo-.

Esta sección del manual tiene como esencial contenido testimonios de los entrenandos de la EESH (Escuela de Ecología del Ser Humano. Ellos comparten su vivencial ejemplo de la aplicabilidad concreta en la realidad de todos los días de cada uno de los datos de la ESH (Ecología del Ser Humano). Estos ejemplos los puede leer siguiendo la secuencia de leer primero el capítulo y luego el testimonio, o leer primero el testimonio y después ver cual es el dato que la persona aplicó para llegar a obtener la ganancia de la que está hablando. Sin embargo es posible que el lector capte rápidamente que a veces un testimonio parece no encajar exactamente en el contenido vecino. Y más adelante aparecer otro contenido que lo explica más certeramente. En realidad depende de la sutileza de cada uno; ya que, en última instancia, cada testimonio puede ser explicado desde el contenido de cada capítulo. En esta caja encontrará también datos esenciales de muchas otras fuentes para que pueda profundizar intelectual o vivencialmente el contenido teórico de lo que está descubriendo sobre Ecología Humana. Juan José Tapia Fundador

Ecología del Ser Humano toma el más audaz posicionamiento entre las ciencias de la conducta al atreverse a abandonar totalmente la perspectiva de lo médico en la consideración del origen y tratamiento de las fallas humanas. Esto significa que para poder crear esa nueva consideración, dejé a un lado como criterio de autoridad muchas de las creencias de enfermedad y curación mental, ya que éstas sólo favorecen el creciente proceso de autodestrucción masiva que amenaza a la sociedad humana, que a pesar de todo el vertiginoso adelanto científico no puede escapar del vértigo de vivir cada vez peor, con la mayor violencia, para el mayor número. Ese cambio de perspectiva me ha obligado a reubicarme en el campo que ejerce mayor influencia sobre los seres humanos: la educación. Eso me ha colocado en la responsabilidad de iniciar una cruzada para democratizar la tecnología psicológica, fuera de las cofradías de los expertos del cambio y de la terapia, invitando a alistarse en el proceso de la preservación de los Deberes Humanos* a todo aquel que -por la razón que sea- tenga algo que hacer para el desarrollo de seres humanos en acción. Propicio, desde la Ecología del Ser Humano, la restauración o la conquista definitiva del “estar bien” humano, a través de la creación de interioridades ecológicamente limpias, donde sea que haya gente en contacto con gente, mediante la defensa y preservación individual de los Deberes Humanos*, base esencial de toda ética que funcione. Desde una cárcel hasta un hospital, desde un colegio hasta la línea de montaje de una fábrica, desde un consultorio psicoterapéutico hasta el manejo de un programa de televisión, desde una campaña política hasta la planificación de un festival de rock… o se está al servicio de la preservación de los Deberes Humanos o se es cómplice de la amenaza de una total degradación de la calidad de vida individual o colectiva, o de una hecatombe ecológica, energética, alimenticia o nuclear. Buscando contribuir de un modo efectivo a la solución de esta problemática he creado una teoría y un entrenamiento para ser aplicado a grandes grupos, a través de los medios de comunicación masiva: la palabra, la imagen y el dato escrito. El objetivo es que cada entrenando pueda reasumir y

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 10


mantener en el más alto nivel su innata habilidad de SER exactamente lo que ES, facilitando al mismo tiempo que los que lo rodeen puedan también lograrlo.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 11


Esa tecnología está lista para ser aplicada por vía directa en la Escuela de Ecología del Ser Humano o por vía masiva a través de la adecuación de sus recursos a los medios de comunicación (libros, diarios, revistas, radio, cine y televisión). Al instrumentar cada una de esas opciones, hemos preservado el respeto y cuidado de las creencias, los valores, las tradiciones, las ideologías, la educación, el nivel social, el origen y la historia de cada uno de quienes nos escuchen, vean o lean. Este estilo de proceder con toda probabilidad hará de la Ecología del Ser Humano, la mejor propuesta aplicable para el desenvolvimiento del potencial humano, para el mayor número, en el menor tiempo, con el menor costo. Para ello, de la infinidad de propuestas para el cambio que existen, tanto las llamadas profundas o las del Yo (sean directivas o no directivas, individuales o masivas, mágicas o científicas, occidentales u orientales) he asumido la responsabilidad de seleccionar, a mi criterio, lo que considero funciona y da resultados en el afán de alcanzar la meta prevista.

GLOSARIO Deberes Humanos: Condición natural de todo ser humano de satisfacer sus Hambres Básicas en todos los actos de su existencia. La fuente subjetiva y esencial de los Derechos Humanos. Ecología del Ser Humano: UNA HIPOTESIS SOBRE LA ÉTICA, LA CONVIVENCIA Y LA VIVIDAD* HUMANA. -The wisdom of human relationships and being alive (or feeling alive)- Un conocimiento aplicable al servicio de la convivencia y la vividad humana mediante un entrenamiento sistemático en el respeto de la ética y de los Deberes Humanos. Vividad: La condición más alta a la que puede alcanzar la evolución de un Ser Humano.

Juan José Tapia Fundador de la Escuela de Ecología del Ser Humano

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 12


OFICINA DE PUBLICACIONES TAPIA LIBRO DE INTRODUCCION A LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO FEBRERO DE 1988; ACTUALIZADO AL 2009 Arica, Chile LESH 1- 00

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 13


INTRODUCCIÓN A LA ECOLOGÍA DEL SER HUMANO SERIE: MANTENIENDO LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO EN ACCION Ecología del Ser Humano es una hipótesis sobre la convivencia y el autoestima. Tal vez sea oportuno partir desde un punto de vista que le es propio; para ella “la sobrevivencia es al reino de lo animal lo que la supervivencia es al reino de la humanidad”. Este libro sobre Ecología del Ser Humano contiene material realmente nuevo para cualquiera que esté honesta y desprejuiciadamente interesado en el mejoramiento de la Calidad de Vida. Al mismo tiempo proporciona -desde una visión condensada, pero profunda- una nueva perspectiva sobre el tema. La Ecología del Ser Humano es diferente a cualquier otra propuesta sobre el hombre y el cambio que se haya creado hasta este momento. Al mismo tiempo, sabe que no está sola en esta cruzada que ha emprendido. Hay señales que indican que en todo el planeta esta surgiendo una nueva generación de seres humanos. Con diferentes nombres y procedimientos, buscan lo mismo: la restauración de la esencia y la ética del Ser Humano en la civilizada, científica, trastornada, corrupta y suicida sociedad contemporánea. Mucho de la tecnología* o instrumentalización de los conceptos que se encuentra en el seno de este libro, permitirá, a cualquier lector cuidadoso e interesado, estimar con exactitud el comportamiento, las reacciones y la verdadera intensión de los seres humanos con los que tiene que tratar; hacerse responsable de conductas propias que descubrirá que no funcionan por ser insalubres o tóxicas para sí o para los demás.

"Para liberar al hombre contemporáneo del miedo de sí mismo, del mundo, de los otros hombres, de los poderes terrenos, de los sistemas opresivos, para liberarlo de todo síntoma de miedo servil ante esa «fuerza predominante» que el creyente llama Dios, es necesario desearle que lleve y cultive en su propio corazón el verdadero temor de Dios, que es el principio de la sabiduría" JUAN PABLO II Cruzando el umbral de la esperanza Plaza & Janes Ed.1994

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 14


Al finalizar este libro, el lector tendrá mayor habilidad para relacionarse mejor con quien quiere o convive, a manejar con mayor eficacia los problemas que deba enfrentar, pese a que aún no haya llegado a la meta total del estar bien ni siquiera con él mismo. La Ecología del Ser Humano no es un invento revolucionario sino que, en esencia, es la integración en un modelo epistemológico* aplicable, de lo mucho que se ha creado a lo largo de toda la historia, gracias al desenvolvimiento de la inteligencia y el potencial humano. LA VERDADERA EXPERIENCIA DE LA ESCUELA DE ECOLOGIA. Asistir a uno de los Seminarios de la Escuela de Ecología del Ser Humano que se dictan en Buenos Aires puede llegar a ser una experiencia tan reveladora que mucha gente se incorpora de inmediato a los servicios de la Escuela de Ecología del Ser Humano. Algunas personas necesitan concurrir muchas veces para incorporarse o atreverse a concurrir. No faltan aquellos que después de esa sola experiencia prefieren salir corriendo para nunca mas volver porque sintieron que era demasiado para ellos y prefieren seguir igual, que atreverse a pasar por la experiencia de la Ecología del Ser Humano. Cualquiera que conozca la Escuela de Ecología del Ser Humano aunque la haya vivido con plenitud y pueda hablar bien de ella será muy difícil explicarla. Sea que hable con cualquiera de las personas que han conocido la Ecología del Ser Humano en los últimos tiempos o con cualquiera de las que lo hicieron antes, verá que no es fácil extraer mucha información esclarecedora, inclusive es factible que la que extraiga, hasta sea contradictoria. El Dr. Juan José Tapia, creador de la Ecología del Ser Humano y de la Escuela de Ecología del Ser Humano, es un hombre de estatura mediana, expresión muy sencilla, vestimenta no muy elegante, con unos ojos increíblemente vivaces y profundos detrás de unos lentes redondos como creo que no hay otros. Cuando se lo ve, por primera vez, no dice nada. Pero cuando se lo escucha, o participa en las actividades que él realiza y produce, y se penetra en el medio increíblemente fuerte que el es capaz de crear, ese hombrecillo se convierte en un gigante, en un maestro, en un ser absolutamente privilegiado del que uno quisiera estar siempre muy cerca para aprovechar la

Además, toda su propuesta no está ajena al innegable fenómeno que hace que, en los últimos años, emerja un sutil, espontáneo, inconsciente, internacional y colectivo movimiento que trascendiendo lo radical, lo religioso o lo políticomarcha tras ese mismo objetivo. Algunos de sus líderes ya impactaron al mundo en su momento; otros lo están haciendo ahora y en las sombras están los que seguramente lo van a hacer en un futuro próximo, sea en movimientos organizados o en una silenciosa labor individual. En todos ellos hay algo que los distingue y los hermana. Como dice Herman Hesse en Demián, "todos poseen una señal”, que no es más que una unidad de conciencia y una unidad de destino que los pone en un nivel más alto que el resto, que les permite acceder a ideas, cogniciones, intuiciones o iluminaciones que están cambiando la visión de un mundo materialista, humillante y descalificador de todo lo espiritual y humano. Como sostiene Marilyn Ferguson*: “ Es un grupo de gente que de manera tranquila pero imparable está realizando en este momento una ‘evolución social’”. Mucha de esta gente no tiene títulos ni organizaciones ni identidad notoria; sin embargo, sean o no conocidos, se los haya o no leído, se mantienen unidos por esa unidad de conciencia y esa visión común que les permite comunicarse desde de la perspectiva de un Nuevo Paradigma* que los mantiene en cohesión. Este nuevo paradigma sintetiza todos los antagonismos por lo cuales la sufriente humanidad de hoy está disociada, bajo el imperio de una ciencia materialista y sin alma que mantiene fascinado (con la infalibilidad de lo racional) a todo aquel que quiera hacer algo creíble, obligándole a renunciar a sus poco científicas creencias espirituales por las no menos acientíficas y soberbias creencias materialistas. Por eso es que nuestro primer adversario en el

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 15


sabiduría y la enseñanza que emanan de sus gestos y de sus palabras. De cualquier manera es cierto que la Escuela de Ecología del Ser Humano, es uno de los programas de crecimiento mas importantes que se han gestado en Latinoamérica. En Brasil, Puerto Rico, República Dominicana, Perú, y hasta en Venezuela, entre los años de sus inicios -1982 y 1985- fue uno de los mas exitosos, originales y controvertidos programas de desarrollo del potencial humano en acción. Desde entonces hasta hoy el entrenamiento exclusivo standard que caracteriza el proceso es que está contenido en un programa circular sin-fin. Este se desarrolla con una frecuencia de una vez por semana, o mediante un sistema modular que consiste en un largo fin de semana, cada tres meses. Ambas opciones duran el tiempo que la gente quiera venir. De cualquiera de las dos maneras los entrenandos reciben «la cosa» al ser lentamente introducidos en un inevitable proceso que, a través de diferentes «Viajes por Rutas Interiores» (que el Dr. Tapia describe como «ejercicios de desarrollo interior en estados expandidos de conciencia»), los lleva finalmente a dar un cambio total en sus vidas. Describir no es experimentar el proceso, y para saber algo de él es imprescindible experimentarlo. En cada una de las clases de tres horas del seminario de la Escuela de Ecología del Ser Humano y como resultado de los «viajes internos» los entrenandos -como los llama Tapiallegan a compartir experiencias reveladoras y descubren aspectos ocultos de sí mismos. Participe o no, cada uno es gradualmente llevado, de una manera casi mágica, a la experiencia de «lograr la cosa», que finalmente le permitirá a cada entrenando expandir su nivel de conciencia y ver en esencia qué es la vida en realidad, y ser capaz de permitir que así sea. Desde los esbozos de su creación, en 1978, la labor del Dr. Tapia se había expandido con una enorme fuerza, especialmente en Latinoamérica. Cada año llegaba a duplicar el número de graduados. En algunas ciudades como San Pablo, Río o Santo Domingo la demanda fué tan grande para tomar este entrenamiento, que cientos de personas han tenido que esperar meses. El proceso, antes de la creación de la Escuela de Ecología del Ser Humano, se llamaba STOP. Consistía en una experiencia fuertemente

campo de las creencias del espíritu y uno de los más encumbrados adalides de esta cruzada contra el espíritu trascendente del hombre, probablemente sea el intocable Psicoanálisis Ortodoxo, y todas sus derivaciones. Éste, después de haber tenido el valor de ser el primero en enfrentarse al imperio de la represión, la mojigatería y la hipocresía victorianas, adquirió la apariencia de científico, transformándose -por el espíritu materialista que lo anima- en el mayor depredador de todo acto o creación espiritual que ha existido en la historia de la humanidad. Protegido por una investidura pseudocientífica en nada se diferencia, en el modo de manejar sus organizaciones, sus creencias y sus dicípulos, con la exigencia de fe, evangelización y sometimiento de cualquier otra secta fanática. Como se sabe, “ecología“ (en su acepción original) se refiere al estudio del equilibrio que mantiene un número de organismos vivos sobre el terreno en que transcurre su existencia o parte de ella. Habla de la relación de esos organismos vivos entre sí, de cada uno de ellos y del conjunto con el contexto físico que comparten. Cuando acuñé el concepto de Ecología del Ser Humano mi intención fue crear una perspectiva desde la cual reorientar hacia la vida el suicida estilo de convivencia en el que los seres humanos de hoy están embarcados, en una carrera desbocada hacia el precipicio de una hecatombe nuclear, alimenticia o ecológica, amenazando no sólo su propia existencia sino también la de todo ser viviente en el planeta. Me he comprometido a crear un entrenamiento efectivo para lograr que el ser humano pueda recuperar la habilidad de convivir consigo mismo y el resto de los seres vivos, reinstaurando la verdadera esencia de ese factor humano que ha hecho del hombre la criatura más evolucionada y que hoy parece estar empalidecido por la deshonestidad, la corrupción, la no-ética, el egoísmo, el hambre, las guerras y un materialismo despiadado, que han hecho que la vida misma haya perdido su valor original. La Ecología del Ser Humano ha surgido de la labor de crear y reunir ideas y procedimientos referidos esencialmente a la preservación de la condición humana en el planeta ya que conlleva, como intención esencial, no sólo la supervivencia del hombre como otra especie animal, sino esencialmente como aquello que lo diferencia del resto de los animales. Desde ahora llamaré el Sí-Mismo* al intangible pero significativo centro que lo ha diferenciado del

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 16


movilizadora, también creación del Dr. Tapia. En esos primeros diez años mas de ocho mil personas pasaron por esa experiencia que fue el antecedente, la materia prima esencial que finalmente culminó en la Ecología del Ser Humano. En 1986 el Dr. Tapia decidió sorpresivamente suspender todos sus viajes por el exterior, para dedicarse a armar definitivamente la tecnología y el modelo de lo que hoy es finalmente la Ecología del Ser Humano y su Escuela de Ecología del Ser Humano. En los últimos cinco años unos pocos cientos de personas formaron parte de los entrenandos que buscaban templarse en el nuevo entrenamiento. Estos fueron los bastiones, las semillas y los conejillos de Indias con los que se perfeccionó y se terminó de alcanzar la actual eficiencia del proceso. Hoy se está generando de nuevo una especie de moda que hace que confluyan todo tipo de personalidades a engrosar las filas de los entrenandos de la Escuela de Ecología del Ser Humano, muchos de los cuales son ya entusiastas defensores del programa. Se utilizaron en la creación de la Escuela de Ecología del Ser Humano las mejores técnicas para el desenvolvimiento del Potencial Humano propuestas en los últimos años por las mas avanzadas teorías de la personalidad como la Terapia Gestáltica, el Análisis Transaccional, la Psicología Analítica, la Programación Neurolinguística, la Terapia Asertiva, la Bioenergética, entre otras otras. En ningún momento el Dr. Tapia dudo en incorporar e integrar los mejores procesos de programas masivos de crecimiento humano en vigor, como ser, Zen, Budismo, Arica, Control Mental, Dianética, EST, etc. Todos estos aportes han sido amalgamados, con los propios aportes del creador dentro del modelo de la Ecología del Ser Humano. En esta etapa más que nunca, el todo es muchísimo más que la suma de las partes, pues el Modelo Epistemológico de Integración que es el núcleo de la Ecología del Ser Humano encierra la más potente y evolucionada propuesta sobre la Mente, el Ser Humano y el modo de devolverle la capacidad de ser lo que es. Uno no estaría diciendo nada si no se explicara, que tal vez el núcleo más imprescindible y más importante de la Teoría y de la Técnica de la Ecología del Ser Humano está diseñado en torno a una Ética (Okeidad) y una Tecnología

resto de los seres vivientes. Ese Sí-mismo que le permitido -por un lado, cuando controla la racionalidad- transformarse, a lo largo de unos pocos miles de años, en el verdadero rey de todos ellos y -por el otro, cuando ha perdido el control de la racionalidad- en la más grande amenaza de destrucción de la vida en la superficie del planeta. De allí que la meta objetiva e ineludible de la Ecología del Ser Humano es el reempoderamiento de ese Sí Mismo que permitió al humano de las cavernas crear lo bueno, espiritual y trascendente de esta civilización. Uno puede tropezar con enormes dificultades al tratar de definir el campo de influencia de la Ecología del Ser Humano, debido a que surgirá una tendencia inmediata a encajarla dentro del marco de referencia de otros conocimientos, como la psicología, la sociología e -inclusive- podría confundírsela con la psiquiatría o la medicina. Correría el peligro de ser relacionada con una pléyade de escuelas pseudocientíficas, como el control mental, la meditación, el ocultismo. No dejará de haber quien la identifique con alguno de las nuevos profetas modernos que proponen nuevos fanatismos como son Arica, Cienciología, Siloísmo, la secta Moon, etc.. Toda esta confusión puede surgir porque parte del material que utilicé para crear el modelo y su tecnología, ha sido investigado y extraído de muchas de esas propuestas científicas o pseudocientíficas que aún están en boga en este momento o que hubo en el pasado. Todo conocimiento y toda tecnología de esas disciplinas (que consideré eficaces) se organizaron y se integraron en la medida en que se pudo armonizar coherentemente por su aplicabilidad al Modelo de la Ecología del Ser Humano*, que es la referencia teórica, el sistema de mentiras, el mapa que permitió y permite integrarse a la estructura teórica de la Ecología del Ser Humano, que sigue en permanente cambio y desarrollo. En última instancia, toda estructura teórica que pueda guardar cierta coherencia interna permite explicar parte de la realidad aunque en verdad no tenga nada que ver con ella. El universo está organizado de tal modo que todo tiene que ver con todo; una mínima parte de verdad en una estructura falsa igualmente permite intuir la realidad última, aunque nunca tengamos acceso directo a ella. Por eso es que la Ecología del Ser Humano busca permanentemente ser un conocimiento aplicable

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 17


de la Ética, aplicable de manera unipersonal en la búsqueda de lograr que cada uno se haga responsable de respetar incondicionalmente los Deberes Humanos: verdadera tecnología de la felicidad humana. Mas allá de las cosas con las que fue creada la Ecología del Ser Humano, lo más importante es que luego de cualquier entrenamiento, un entrenando puede sentir un alto en su vida de tal magnitud, que desencadena una experiencia numinosa que le cambia la vida por completo. Muchos graduados encuentran que sus problemas tienden a evaporarse. Otros por fin empiezan a tomar una total responsabilidad de sus vidas. Otros descubren que sus metas se clarifican y que al fin saben que hacer y como hacerlo: Pueden vender mejor, estudiar mejor, concentrarse mejor, luchar mejor por sus ideales; es decir que por primera vez sus vidas comienzan a funcionar y que, hasta las dietas y los tratamientos Médicos, empiezan a dar los resultados que no daban antes. Mas allá de todas las experiencias ajenas, cualquiera que se atreva a someterse a la experiencia de un entrenamiento de la Escuela de Ecología del Ser Humano descubrirá por sus propios medios que es un entrenamiento extraordinario, y en poco tiempo sentirá un efecto notable en la totalidad de su vida. Para la Escuela de Ecología del Ser Humano como para el ZEN o para el EST el «comprender» y el «creer» son barreras que impiden el «conocimiento» o la «liberación». Por eso es que la Ecología Humana es una experiencia en si misma y todo el programa segundo a segundo, está diseñado para que la gente comience a expandir su capacidad de experimentar. Mientras esté vivo uno tiene que tomar conciencia vivencial del espacio que tiene que expandir y del territorio que tiene que defender. Dentro de esa realidad experimentar es vivir. Todo lo demás aunque sea muy inteligente, sólo es un conjunto de modos de no-vivir. Es muy importante tener conciencia de que la Escuela de Ecología del Ser Humano no es una religión, ni una propuesta política, ni una terapia, ni un curso académico, y ni siquiera un curso teórico. Si tuviéramos que describir el entrenamiento de la Escuela de Ecología del Ser Humano podríamos decir que es como un teatro viviente,

todos los días, una tecnología que funcione y dé resultados mientras busca transformarse en una ciencia, no descuida en ningún instante el logro de su más alto objetivo: la preservación del Sí-Mismo. Ofrece, a lo largo de ese camino, los medios que ha encontrado capaces de provocar cambios positivos en el estado de salud mental o corporal, en el potencial o en la inteligencia de la gente, en su esfuerzo por mejorarse a sí misma, aumentando sus habilidades, expandiendo su autonomía, su autorrealización y su autoestima; respetando al mismo tiempo los valores, la ética y la religión de cada uno, inclusive aquellas que hasta ahora se siguen enfrentando como posiciones aparentemente incompatibles. No puedo dejar de aclarar que las primeras bases teóricas de la Ecología del Ser Humano se desarrollaron, en primera instancia, a partir del Análisis Transaccional* de Eric Berne y la Psicología Analítica* de C.G.Jung, las que en su momento, tanto me dieron y tanto me enseñaron. Esas teorías -en apariencia incompatibles- me dieron las primeras bases para la creación del Modelo Teórico de la ECOLOGIA DEL SER HUMANO, el que se fue expandiendo hasta lograr el cuerpo de doctrina que hoy propongo como Ecología del Ser Humano, una propuesta altamente eficaz en la preservación del Sí-Mismo en el planeta. La Ecología del Ser Humano no aspira a desatar una revolución ni pretende sustituir o derribar lo que ya esta establecido, sino actualizar lo que hace mucho tiempo funcionó y dio resultados para la época en que nacieron, pero que hoy sólo son ancianos elefantes, necesitados de un buen cementerio para descansar con dignidad de sus inconmensurables servicios prestados a la humanidad. Por otro lado, incorporar aportes que, desde áreas científicas muy alejadas de las ciencias del espíritu (como la física) nos están dando las bases de una nueva perspectiva, un nuevo saber del conocimiento. Esos aportes no buscan cambiar la rigidez de lo horizontal por el fanatismo de una nueva verticalidad, sino esencialmente integrarlos en el interjuego de la relación que hay entre la energía y la materia, entre el cuerpo y la Mente, entre la lógica y la intuición. Tengo clara certeza de nuestra efectividad gracias a la experiencia de los alumnos de la Escuela de Ecología del Ser Humano*, ya que desde la aplicabilidad de nuestra teoría es posible dar respuestas y soluciones, que decenas de años de psicoanálisis no habían podido ni siquiera sugerir.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 18


como una especie de teatro de participación, como un teatro de encuentro en el que todos, tarde o temprano, de una manera u otra, serán participantes. Si comenzamos a verlo de esta manera, gran parte de lo masivo, de lo terapéutico, o de lo religioso, comienza a tomar sentido. La gran diferencia con otras técnicas o experiencias, es que el objetivo está esencialmente centrado en la experiencia misma del entrenando y no en el espectáculo que brinda el actor. En cada sesión se puede ver y sentir los efectos de la conducta no emotiva de los auxiliares de la Escuela de Ecología del Ser Humano. La dramática puesta en escena del comienzo, el tono a veces elevado, a veces afectivo, el contenido constantemente contradictorio dan un encuadre esencialmente dramático. El monólogo repetitivo, cómico y dramático a la vez, del entrenador ademeas de todos los detalles de escena dan la ilusión de un espectáculo teatral. Esta ilusión se desvanece ante el hecho inevitable de que todos los miembros de la audiencia se van transformando, poco a poco, en participantes de encuentros dramáticos entre el entrenador y el entrenando, o entre ellos mismos. Todos participan, todos experiencian su propia experiencia y aún el que se queda en el mas absoluto silencio no puede dejar de ser arrastrado por la energía del proceso. Poder ver en el entrenador un actor protagonista ejecutando un determinado rol junto con los auxiliares que hacen de actores de reparto, permite evaluar sus actos y palabras en forma mucho mas inteligible que si se lo ve erróneamente como a un académico diciendo un discurso o como un psiquiatra (que sí lo es) haciendo entrenamiento de psicoterapia.

Allí podemos devolver a cada persona que utiliza y aplica la tecnología, la posibilidad de recuperar su autonomía, autoestima y autorrealización. A lo largo de los tres años que dura el programa de entrenamiento sin fin en la Escuela de Ecología del Ser Humano, facilitamos un proceso por el cual las personas recuperan su lugar en el mundo, al ayudarlas a que puedan resolver serios problemas, aún de orden psicosomático, que durante años sólo podían analizar, calmar o soportar. Estamos haciendo un radical y profundo desafío en el campo de la salud mental al colocar a quienes se atrevan a enfrentarlo, en el temido pero esencial riesgo de ser ellos mismos. Cualquier otra propuesta basada en el curar, analizar o drogarse, hasta ahora no ha dado más que fracasos, frustraciones o desesperanzas. El esfuerzo de las buenas intenciones o el de las técnicas basadas en los modelos mecanicistas de la realidad o materialistas de la vida han fracasado; porque el proceso del cambio no tiene nada que ver con el captar cosas intelectualmente, ya sea por medio del análisis, del entender, la voluntad, la lógica o el esfuerzo. El proceso del "cambio" sólo puede ser descubierto y experimentado por la persona que se atreva a hacerlo, y a eso se focaliza todo nuestro entrenamiento. Los procedimientos de intervención de la Ecología del Ser Humano son esencialmente acciones no invasoras, no directivas, no analíticas. De la visión del cuerpo lleno de pulsiones sexuales o animales, o del cuerpo como máquina, la Ecología del Ser Humano da lugar a una visión del ser humano como un sistema holográfico de energía -Mente- y masa -cuerpo-, que fluye en el proceso de la vida humana abarcando una dimensión más amplia que la mera materia organizada.

Hay cosas que al principio no son muy entendibles, pero que luego se incorporan a la experiencia y finalmente llegan a ser esenciales para el éxito del entrenando.

Debemos tomar en cuenta que el psiquiatra, el terapeuta médico o el psicoterapeuta que actúa desde un modelo médico* de la enfermedad mental, ha perdido el control absoluto de la tecnología psicológica.

Durante el transcurso del entrenamiento el entrenador se contradice decenas de veces y esto es muy efectivo. En general se considera una falla el hecho de que un científico se contradiga a si mismo. O que el mismo sea ambivalente en sus acciones o en sus discursos.

Además, últimamente se ha erigido una verdadera Torre de Babel con la infinita cantidad de gurús, grupúsculos y teorías surgidos en los últimos años, creando una caótica perpectiva donde cada vez es más difícil saber qué funciona y qué no.

Pero aquí es diferente, ya que enfatiza una y otra vez que un científico no debe creer en lo que dice y luego discute y discute con aquellos que

La Ecología del Ser Humano, desde una perspectiva educacional, ha puesto todo su interés en poner a las personas a des-cubrir, no por qué

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 19


desoyen sus autoritarios.

pronunciamientos

a

veces

Dice que nada es verdad y que no se le crea pero luego exige que se sometan a lo que ha sosotenido. Conducta inexplicable para un hombre que tiene el secreto de la felicidad o las clave del conocimiento. En algún momento el entrenador irrita y hasta rechaza las convicciones de los entrenados (lo que puede permitirse a un actor de teatro) pero que no acostumbramos a tolerar en un profesor corriente. Habla como quien ya está de vuelta de todas las debilidades humanas y después, en los intervalos, se la pasa pidiendo que lo ayuden a conseguír una novia o diciendo cosas seductoras a las invitadas nuevas o después va a cenar como un amigo mas con ellos. De algún modo eso es parte de la experiencia y en los entrenamientos deEscuela de Ecología del Ser Humanoa quien logra darse cuenta de esas claves, no sólo lo acepta sino que poco a poco aprende a recibir lo que viene, sin resistir, sin discutir, sin identificarse para finalmente descubrir como es eso de no estar en efecto de él y después de ningún otro fuera de la sala de entrenamiento. Como los presentes no siempre lo experimentan como de un actor, aunque a veces lo vemos como tal, a menudo pueden suscitarse situaciones altamente conflictivas que resultan ser al final profundamente conmovedoras y reveladoras para todos los que están allí. Más de uno que no tiene la sutileza de captar la esencia de la cosa, puede irse después de mucho o poco tiempo, y hasta puede andar hablando pestes de Tapia o del entrenamiento. Pero, no cabe la menor duda de que al dejar de venir sentirá que ha perdido algo muy importante. Tampoco puede dejar de reconocer que su vida se transformó a partir de la experiencia de la Escuela de Ecología del Ser Humano. Inclusive todo lo que haga después para seguir buscando o creciendo quedará teñido por esta experiencia transformadora. La experiencia misma del entrenamiento es la única manera de obtener lo que la Escuela de Ecología del Ser Humano ofrece. Normalmente dura 3 horas por día una vez por semana, a veces mas, a veces menos. Es común que durante el entrenamiento muchos entrenandos sufran períodos de «inconsciencia», en que pueden estar muy aburridos, disgustados, o aislados, involucrados en sus propias fantasías; o simplemente tan agotados que

motivo están mal, sino esencialmente cómo hacen para seguir mal teniendo en cuenta que, aunque la matriz de su estar mal haya sido una situación infantil, lo que mantiene ese mecanismo es lo que aprendieron entonces y que siguen actuando o dramatizando ahora. Es decir, lo que cambió es el interés de la estructura “por qué” por el proceso “cómo”. Esto no es una casualidad o un capricho, sino que está relacionado en lo profundo con lo que decíamos al principio: vivimos el inevitable desmoronamiento del reinado absolutista de una visión mecanicista del mundo. Aún desde la propia física, que -al decir de Fritjof Capra*- nos ve ir "hacia un mundo globalmente interconectado en el cual los fenómenos biológicos, psicológicos, sociales y ambientales son todos interdependientes " y en el que ni las explicaciones de la realidad ni las soluciones para el sufrimiento humano propuestas por las derivaciones de los principios cartesianonewtonianos, han hecho mucho por la felicidad de esta humanidad en crisis. ¡ Ha muerto el viejo paradigma ! ¡ Viva el nuevo paradigma ! La física de la relatividad y la física cuántica ya saben que la base de la vida en las estructuras subatómicas no es más que energía en movimiento. ¡Novedad ! La materia no existe, el materialismo es sólo una ilusión. La vida es relación, fluctuación y flujo dinámico de una energía en pro de la preservación de la vida misma que, en lo humano, se expande como la preservación de la vida con su "Sí-Mismo". De la idealizada inteligencia con su concienciaracional, de la soberbia filosofía científica cartesiana-newtoniana, saltamos a la realidad de los estados expandidos de conciencia. En los que la intuición y la creatividad nos ponen en contacto con el hecho de ser seres con campos ilimitados de conciencia. El concientizar del acabado e inútil psicoanálisis está dando lugar al concientizar de las propuestas del nuevo paradigma, del que la Ecología del Ser Humano es parte ferviente e integrativa. Las propuestas de curación psicológica que surgieron de la visión mecanicista del mundo no nos han podido hacer más felices o más sanos; simplemente por considerarnos animales más evolucionados se les escapó el hecho de tratarnos como lo que en realidad somos: Seres Humanos. Etiquetarnos con diagnósticos, analizar creencias y reforzar decisiones, tratar de entender racionalidades, cuidar encuadres (más para

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 20


muchas veces se tornan incapaces de experimentar o evocar que es lo que esta sucediendo en el mismo entrenamiento. Como el entrenamiento en sí implica una considerable cantidad de repeticiones de las nociones sobre lo que es la Ecología del Ser Humano, implica también una cantidad sucesiva de viajes internos y gran cantidad de momentos en que pueden compartirse las experiencias. Todas estas repeticiones se convierten en mecanismos esenciales para obtener la «cosa», esa cosa que nadie puede entender o explicar pero que se percibe cuando se la recibe. Tapia repite un viejo proverbio árabe «un golpe que no te quiebra el espinazo, te endereza la espalda», y asegura que «el entrenamiento de la Escuela de Ecología del Ser Humano es un golpe que no te quiebra el espinazo». Resumiendo: todo el entrenamiento no es más que un alto en el camino, donde uno se puede dar cuenta de que aún está vivo, y qué significa eso, y esa es la experiencia mas sublime que se le puede ofrecer a la gente en esta época en que todo nos está empujando a correr detrás de nada. Bernardo Aguilera, Abogado y Periodista, Colombia, 4 de julio de 1987

defender el poder y el rol del terapeuta) no nos han ayudado hasta ahora, ya que el objetivo está siempre apuntando fuera de lo que somos: seres con una inteligencia trascendente, más allá de lo racional, que está permanentemente atravesando un proceso evolutivo y fluctuante por esencia, capaz de trascender nuevos niveles de conocimiento en una espiral ascendente de expansión infinita. Eso es -en última instancia- el objeto y el objetivo de la Ecología del Ser Humano: conseguir encarrilar a cada ser humano en una nueva y más trascendente evolución interna, para una constante y sensible confrontación de la realidad externa, por más dura que ésta sea. Se logrará al fin que los seres humanos se tornen más firmes, más constantes, más afectivos, más generosos, más tolerantes, más realistas, más humanos. La Ecología del Ser Humano, si bien está buscando llegar a todo el planeta, indudablemente tiene una primera estación: partir de la reparación de la condición emocional y ética de nuestros países latinoamericanos, que es una historia triste en la que los corruptos, deshonestos, demagogos, materialistas, traficantes, sometidos, cobardes o irresponsables, han marcado y están marcando el rumbo que nos espera. Desde roles de tiranos, empresarios, políticos, militares, religiosos, líderes gremiales, terapeutas, educadores, estrellas deportivas o artísticas se han apoderado del timón, llevando a sus seguidores, admiradores o hinchas por un curso ilusorio, competitivo, sangriento e inhumano. Todos ellos en algún momento nos han tenido (o aún nos tienen) como cómplices, desde nuestro puesto social en lo alto de la pirámide o en algún lugar oculto e inadvertido de la base. Ese fenómeno incomprensible del humano contra el humano es también lo que le da sentido a la Ecología del Ser Humano, que no se propone conquistar nada sino tan sólo humanizar todo. Es una cruzada contra lo inhumano que late en el interior intoxicado de cada uno de nosotros. De allí que nuestro campo de batalla sólo sea el metro cúbico de cada ser humano, y no toda la sociedad. Ahora tenemos una tecnología efectiva; es entonces el momento de actuar. Al decir actuar no decimos que hay que cambiar la política, la economía, el régimen de gobierno, la religión o la distribución de las riquezas. Eso ya se intentó muchas veces de muchas maneras y lamentablemente no funcionó.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 21


GLOSARIO Análisis Transaccional (AT): Escuela de Psicología creada por el Psiquiatra Eric Berne en la década de los cincuenta, produciendo un gran impacto por sus ideales humanísticos y por la aplicabilildad de sus postulados. Epistemología: Doctrina de los fundamentos y de los métodos del conocimiento esencialmente científico. Epistemológico: Referente a la epistemología. Escuela De Ecología del Ser Humano (EESH): Entrenamiento circular sin fin, creado en 1985 por el Dr. Juan José Tapia para poder aplicar la tecnología de la Ecología del Ser Humano a grandes grupos desde una perspectiva educacional. Marilyn Ferguson: Editora del Brain/Main Bulletin, consejera del ReVision Journal y autora de The Brain Revolution, del Best Seller "La Conspiración de Acuario" y de otros libros sobre el tema. Una de las más conspicuas precursoras de la rama científica de un Nuevo Paradigma. Modelo Médico: Referente relativo a la perspectiva de la medicina en relación a las ideas sobre la enfermedad, la salud, la curación, etc. Paradigma: Modelo. Referente esencial del criterio de realidad del conocimiento de una época. Sí-mismo (Self, SER): Lo que uno verdaderamente es. Uno tiene una Mente, un Cerebro y un Cuerpo; pero uno es su Sí mismo. Psicología Analítica: Escuela de psicología profunda y humanística creada por el Psiquiatra Carl Gustav Jung. Tecnología: Ciencia de las artes y oficios en general. Conjunto de los términos técnicos de un arte o de una ciencia. Medios y procedimientos.

Nosotros planteamos sólo cambiar el metro cúbico de acción y reacción de la persona y orientar a esa persona a crear un entorno ecológicamente humano para él y para quienes lo rodean. Si ese cambio lo logran sólo diez, se creará un pequeño espacio de influencia; pero si lo logran muchos se creará lenta e inevitablemente un espacio social de gran impacto para un cambio ecológico de trascendencia. No es nuestro objetivo: no queremos cambiar la sociedad, las masas o a sus dirigentes. sólo creemos que el futuro de este planeta depende de que cada uno pueda atreverse a des-cubrir cómo ser más ético y más responsable en cuidar su propia humanidad, cómo expandir más su espacio, controlar mejor su territorio y esencialmente respetar sus Deberes Humanos, lo cual le permitirá adquirir una perspectiva más trascendente, desde la que también podrá permitir que los demás lo hagan consigo mismos. Entonces el hambre, la guerra atómica, la desigualdad de oportunidades, la corrupción, el sida y la ignorancia serán pesadillas que comenzaremos a controlar para eliminarlas totalmente de la tripulación de nuestra frágil y pequeña espacionave tierra. Como dijimos al comienzo de este capítulo en Ecología del Ser Humano sabemos no estamos solos, que somos parte de una idea que, como el telescopio, esta simultáneamente desarrollándose en muchos lugares del planeta. Ya sea como movimiento holístico, como movimiento humanístico, como movimiento verde, como movimiento trascendente, ya hay muchos transformadores en acción que han realizado o están realizando su contribución: Abraham Maslow, Carl Gustav Jung, Marilyn Ferguson. J. Krishnamurti, Robert Arnstein, David Böhm, Franz Frijof Capra, Pier Viel, Eric Berne, Gregory Bateson, Octavio Rivas, Roberto Shinyashiki, Roberto Crema, etc. son los que hoy, vivos o muertos, están participando en la creación del Nuevo Paradigma. Debemos cuidarnos y defendernos de aquellos iluminados mesiánicos que -aprovechando esta natural apertura de la gente, ésta acuciante hambre de orientación y espiritualidad- quieran llevar agua a su egocéntrico molino, transformando esta búsqueda esencial de integración y desarrollo en alguna nueva pseudoreligión, sólo para su propia gloria, vanidad y omnipotencia, con lo que sólo crearían otro grupo de fanáticos que, teniendo su verdad como la única, impondrían las condiciones de las futuras guerras de las próximas generaciones.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 22


Juan José Tapia Fundador de la Escuela de Ecología del Ser Humano

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 23


Resumen Currículum Vitae: Dr. JUAN JOSE TAPIA FORTUNATO Nombre: Juan José Tapia Fortunato Profesión: Médico Psicoterapeuta Matrícula Nacional: 37.218 Matrícula Provincia de Buenos Aires: 37.268 Actividad como psicoterapeuta ininterrumpidamente desde 1971 hasta el día de la fecha; comenzando en el Hospital Piñero como residente de Psiquiatría dependiente de la Municipalidad, luego como médico asistente hasta 1981. Atendiendo al mismo tiempo la practica privada desde el mismo año, un calculo estimativo indican que ha realizado más de 100.000 horas sesión en atención de problemas emocionales. No dedicándose, salvo en los primeros años de la residencia a la atención de problemas psicóticos. - Medico. 19 de junio de 1970, Universidad de Buenos Aires; Facultad de Medicina. - Psiquiatra. 22 de Junio de 1981, Min. Salud pública y Medio Ambiente. - Certificado Especialista del Ministerio de Salud Publica y Medio Ambiente 22/Junio/81 Expediente Nº 508.854/81. Enrique Bonnet Murray. - Teaching Member de la International Transactional Analysis Association -ITAA, San Francisco- desde 1981. - Miembro Didáctico de la Asociación Latinoamericana de Análisis Transaccional, ALAT desde 1977. - Master en Programación Neurolinguística, USA. - Ex profesor titular de la Cátedra de Ecología del Ser Humano del Master en Administración de la carrera de post grado "Preservación Ambiental" de la Universidad de Belgrano, 1995. - Past President de la Asociación Latinoamericana de Análisis Transaccional, ALAT, 1984-1986. - Past President de la International Association for Accelarative Training, IAAT, 1988-1989. - Creador de la Ecología del Ser Humano, la Fundación de Ecología del Ser Humano Internacional y de la Escuela de Ecología del Ser Humano. - Creador de www.ecologiadelserhumano.com el sitio de auto-expansión del ser más eficiente de Internet.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 24


OFICINA DE PUBLICACIONES TAPIA LIBRO DE INTRODUCCION A LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO MARZO DE 1988; ACTUALIZADO AL 2009 Arica, Chile LESH 1- 01

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 25


BREVE PREHISTORIO de la ECOLOGÍA DEL SER HUMANO SERIE: MANTENIENDO LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO EN ACCION Desde los comienzos de la historia de la humanidad, es recién en la segunda mitad del siglo XIX cuando se instaura, probablemente por primera vez, el imperio de una "psicología de la materia". Desde entonces el encumbramiento de una inflexible tiranía del materialismo científico ha hecho que todo lo que no pueda ser compulsable por medio de los sentidos, sea inaceptable como conocimiento válido; por lo cual, todo lo espiritual se trastornó en algo ingenuo, intrascendente y poco científico. A partir de entonces se consideraron datos verdaderos y admisibles sólo aquellos que provengan de la observación sistemática del finito universo material y/o que puedan ser deducidos y ordenados mediante el racional y ortodoxo método de la lógica científica -verificadora infalible de todas las causas provocadoras de todos los efectos-. Como muy bien nos enseñó C.G.Jung, este trastrocamiento se había gestado muy lentamente en una época muy anterior al materialismo. Cuando la Europa gótica, que se había rigidificado en una espiritualidad a ultranza, “se derrumbó, quebrantada por la catástrofe espiritual de la reforma, la ascensión vertical del espíritu europeo se vio frenada por la expansión horizontal de la conciencia moderna", la ascética y dura conquista del espacio interior del medioevo se vio desvirtuada por un irrefrenable e infantil interés en la exploración del territorio exterior de la edad moderna y contemporánea. El nuevo paradigma que se desarrolló a partir de entonces, no fue ya en niveles verticales de trascendencia, sino que se desenvolvió en una horizontal extensión intelectual de lo material.

"... Antes me había preguntado muchas veces, cómo eran tan pocos los hombres que conseguían vivir por un ideal. Ahora advertía que todos los hombres son capaces de morir por un ideal. Pero no ha de ser un ideal suyo, libremente elegido, sino un ideal común y transmitido." HERMANN HESSE Demian Editorial Argonauta, Buenos Aires 1975

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 26


El culto instancia arrollador idealizada métodos.

por el espíritu, sostenido en última por la fe, perdió terreno frente al culto a la materia sostenido por una infalibilidad de la razón, la lógica y sus

Todo ese nuevo paradigma vertió una luz infinitamente nueva y certera sobre el origen de todos los hechos del mundo y provocó una arrolladora irrupción de nuevas nociones de causa y efecto con las que, indudablemente, se inició la más grande época de descubrimientos, soluciones e inventos de toda la historia de la humanidad. Los creyentes de la substancialidad* del espíritu cedieron, poco a poco, ante el creciente acaparamiento de autoridad y poder de los cada vez más intransigentes defensores de la substancialidad del mundo físico. Sin alejarme demasiado de la perspectiva de C.G.Jung y postulando una nueva perspectiva de todos estos procesos, es que he creado las bases de la Ecología del Ser Humano, sentando el precedente de un nuevo punto de vista por el que sostengo que el sucesivo encumbramiento y caída de estas dos concepciones (aparentemente en pugna desde los comienzos de la historia humana) son la manifestación de la dinámica con la que funciona la Mente individual y colectiva del individuo, la sociedad humana y -probablementela energía de todo el universo. Dinámica que determina el nacimiento, vida, pasión y muerte de las ideas, creencias y paradigmas que, mediante una oscilación pendular entre opuestos, hacen que la Mente se expanda en una espiral ascendente tras una evolución de un Ser Humano cada vez más en sincronía con el universo.

"El desafío del hombre moderno es reconciliar los aspectos antitéticos de su personalidad. A nivel corporal, es un animal; a nivel del ego es un semidiós. El destino del animal es la muerte y eso es lo que el ego, en sus aspiraciones divinas, trata de evitar. Pero al tratar de eludir este destino, el hombre se crea uno aún peor, como es el vivir en el temor a la vida.” ALEXANDER LOWEN El Miedo a la Vida Lasser Press, México 1982

Y movido justamente por ese mismo proceso, podemos verificar que, si echamos una mirada inteligente y sagaz a lo que esta pasando en este momento en toda la línea del pensamiento humano, podemos vislumbrar que en el seno mismo de esa metafísica de la materia ha comenzado a gestarse un curioso y sostenido interés por las filosofías y prácticas orientales; inclusive la magia, la astrología, la muerte, las vidas pasadas, la reencarnación, en todos los niveles y en todos los órdenes, está lentamente ocupando un horizonte vertical de la generación actual. El surgimiento de estos nuevos intereses –tan significativos y antagónicos a la especulación tradicional de nuestros días sobre la concepción de las cosas- no son sólo el resultado de reflexiones racionales o de una natural e histórica evolución del conocimiento hacia un nivel mayor de

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 27


verosimilitud.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 28


Tampoco creemos pertinente aventurar la interpretación de que solamente es un nuevo y caprichoso giro en la evolución de las ideas, sino que tenemos que atrevernos a aceptar que son los albores de la instauración de un nuevo paradigma. Todo esto implica una evolución absoluta en el fundamento de las cosas, la asignación de los fines y las significaciones últimas que también conducen a una total trasformación de lo psicológico y social del Ser Humano. Se está desencadenando en nuestros días una espontánea revitalización de un renovado interés por lo vertical (espiritual), mientras se proclama o impone el extremismo de lo horizontal (material) desde los bastiones que detentan la autoridad de ser los que enmarcan cuál es la línea del conocimiento que está en el verdadero camino de la verdad. Más allá de las especulaciones socioeconómicas, las consideraciones históricas o las explosiones raciales, no sería del todo descabellado incluir desde esta perspectiva- la explosiva, espontánea e irrefrenable revolución desatada en el seno mismo del comunismo materialista que acabamos de presenciar en casi todos los paises del Este. El modelo extremista del mundo de pronto perdió vigencia en la Mente colectiva, y en una indetenible búsqueda de integración con su opuesto, lanzó a todas esas gentes a la reintegración del aspecto reprimido, produciendo una movilización de masas y un cambio de estado social que -a mi entender- es mucho más significativo y profundo que el de la propia revolución francesa. No se vaya a considerar que estoy planteando la ingenua suposición de ver en este proceso sólo el fracaso del horizontal modelo comunista y, por ende, el éxito o la infalibilidad del modelo capitalista, ya que la sobre-idealización de un nuevo extremismo nos puede, sutilmente, poner en el camino que desenvuelva otra vez el verticalismo fanático de un nuevo nazionalismo. Es innegable que desde la extremista ilusión de un mundo real y material (que emerge a partir del nuevo universo copernicano, del mecanismo newtoniano, del evolucionismo darwiniano, del pansexualismo freudiano e, inclusive, desde los aportes de toda una neurobiología materialista) se desprendería, como algo totalmente pertinente y serio, deducir que la fenomenología de la afectividad y de la conciencia surgen espontáneamente de la actividad cerebral. Y sin el menor rastro de duda especular sobre las diferencias de las funciones de la lógica o de la

"..Existen dos clases de leyes que se aplican a la condición humana. En primer lugar están los axiomas, reglas, teorías, proverbios y principios que describen el comportamiento humano, Ley de Ade: Cualquiera puede ganar a menos que haya una segunda oportunidad. Regla de Rogin: Ud. puede siempre conseguir más de aquello que no necesita, incluyendo la pobreza. Regla de Barnun: Si Ud. Puede engañar a todo el mundo durante algún tiempo, dese por contento. Dichas leyes intentan ayudarnos a hacer frente a la perplejidad de la sociedad humana y a la perversidad de la Naturaleza. La segunda clase de leyes son los preceptos legales instituidos por la autoridad para poner limitaciones razonables al comportamiento de la gente en una comunidad o país." Dr. LAURENCE PETER Porque las Cosas Salen Mal Plaza & Janes Ed. España 1985

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 29


creatividad, a partir de las diferencias entre el cerebro izquierdo y el cerebro derecho.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 30


A la vez que la formación de los pensamientos, de las emociones e inclusive de la memoria, pretenden ser totalmente explicados en base a los extraordinarios aportes de la neurofisiología experimental y los avances de la bioquímica molecular del cerebro. Sin embargo, desde hace no mucho tiempo, muchos de los representantes más conspicuos de las ciencias más ortodoxas (como la física, la biología, las matemáticas) han comenzado a sospechar que hasta en la descomposición atómica de la estelar parece estar presente la emanencia de un orden vertical creador y ordenador del caos del universo. En el universo de la ideas se está manifestando el enfrentamiento de dos conclusiones igualmente lógicas, igualmente metafísicas, igualmente arbitrarias e igualmente simbólicas, ya que -desde el punto de vista de la teoría del conocimiento- es tan legítimo hacer descender el espíritu de la materia como a la materia del espíritu. No hay duda de que en un intento desesperado por sobrevivir, el espíritu materialista de tiempo (además de pretender pasar por el supremo de toda verdad y detentar la pretensión de el privilegio del sentido común) busca imponerse con la infalibilidad de una verdad revelada y defender su credo con una contumacia tal que no deja nada que envidiar a cualquier culto primitivo. Este espíritu elevado de la época, en el fondo no es nada más que un transitorio del movimiento de la pendular dinámica de la Mente; pero actúa con una formidable fuerza de sugestión sobre los espíritus débiles, a los que polariza fascinándolos con la imagen de una verdad de mil años. Por eso es que tengo bien claro el peligro que implica el pensar de manera diferente a piensa la ciencia oficial o la autoridad espiritual de turno; por lo que -a lo mejor- este libro implica un grave riesgo social para quien, de manera tan irreverente, nada contra la corriente local que aún no ha sido atrapada en la corriente que nacerá del incipiente nuevo paradigma en gestación.

"Estoy tratando de tentar el camino hacia el cese de la mente particular; entonces sólo existe la Mente, la mente universal..." J. KRISHNAMURTI Más allá del tiempo Edhasa Ed. 1986

Y aunque el espíritu de la época todavía se niegue a conceder una substancialidad propia a todo lo que no es corporal del Ser Humano (ya que a su criterio eso sería una herejía), desde una integración dinámica de la perspectiva horizontal y vertical de la Ecología del Ser Humano, propongo la posibilidad de que existe una estructura de energía más allá del cerebro y del cuerpo, que desde un gradiente superior ejerce sus funciones, y a lo que llamé la Mente Humana*.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 31


Y, al mismo tiempo, siembro la simiente de una perspectiva integrativa que abarque y explique la imbricación oscilante de los opuestos para controlar

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 32


cada crisis que, inevitablemente, se provoca en cada cambio de dirección de esta oscilación, en lugar de aferrarse al extremismo ideológico que, en su falsa seguridad y certeza lograda, sólo lleva a destruir lo bueno y a magnificar lo malo de cada etapa superada. Y aún a riesgo de confrontar con nuestra conciencia contemporánea vigente y enfrentar claramente a la inaplicable pero formidable autoridad psicoanalítica, creo que es soberbio e ilusorio sostener que los instintos son generadores de la cultura, que el alma no es nada más que un epifenómeno de las neuronas y que la teoría de la evolución es la única y última explicación para la existencia del Ser Humano en este planeta. Juan José Tapia Fundador de la Escuela de Ecología del Ser Humano

GLOSARIO Mente: Estructura de energía, organizada holónicamente -sistema donde todos los puntos tiene la información de todos los puntos-, que también puede funcionar como un arreglo lineal -causa y efecto- de grabaciones multisensoriales totales de sucesivos momentos de ahora. Guarda con el cerebro la misma relación que el cerebro con el cuerpo. Darwin C.R.:Naturalista inglés (1809-1882) autor del “Origen de las especies por medio de la selección natural”

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 33


Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 34


OFICINA DE PUBLICACIONES TAPIA LIBRO DE INTRODUCCION A LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO FEBRERO DE 1988; ACTUALIZADO AL 2009 Trujillo, Perú LESH 1- 02

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 35


LA MENTE y sus FUNCIONES: CONSCIENTE e INCONSCIENTE SERIE: ANATOMIA Y FISIOLOGIA DE LA MENTE Ahora, desde la perspectiva de la Ecología del Ser Humano, propondré -a consideración del estimable lector- una nueva hipótesis sobre la Mente Humana, su estructura y sus funciones consciente e inconsciente, racional e irracional. De esta propuesta surgirá una importantísima diferenciación de la Ecología del Ser Humano respecto de las demás escuelas de “psicología profunda”. Considerar que tenemos una Mente, un cerebro y un cuerpo, pero que en esencia somos nuestro Símismo, es el primer axioma del que debo partir para poder, gradualmente, diferenciarme de las demás propuestas en vigencia en el complejo y contradictorio universo de las ciencias del espíritu. Partiré de la aceptación de la existencia de un Yo*, como una estructura especializada de la Mente responsable de resguardar toda experiencia de la que somos conscientes por intermedio de la habilidad del "hacer consciente" todo lo que se registre por los sentidos o que sea creado en nuestra interioridad, más allá de que exista o no en la realidad. Esta función por la que el Yo se "hace consciente" de algo, es lo mismo que decir que "tenga conocimiento" de algo. Es un proceso que de aquí en adelante llamaré "Concientizar*". Para adentrarme un poco más en este complejo tema, agregaré que todo lo que no nos es directamente asequible (o sea que ha caído fuera del conocimiento de nuestro Yo consciente) es simplemente todo aquello que, por algún motivo, ha sido concientizado por la Mente. Alejándome definitivamente de la fantasmagórica construcción de la teoría psicoanalítica, afirmo sin lugar a dudas que el tan temido, poderoso y omnipotente inconsciente es sólo una irrealidad, una ficción. No existe ningún inconciente, ni ninguna otra estructura "in Mente" de naturaleza

"...Un hombre va al saber como a la guerra: bien despierto, con miedo, con respeto y con absoluta confianza. Ir en cualquier otra forma al saber o a la guerra es un error, y quien lo cometa vivirá para lamentar sus pasos." CARLOS CASTAÑEDA Las Enseñazas de Don Juan Fondo de Cultura Económica-México 1974

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 36


esencialmente desconocible.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 37


Entonces lo que “nos es inconsciente” es aquella información que, por alguna causa, la mente no ha necesitado Concientizar y simplemente la ha dejado funcionando inconscientemente y luego la ha archivado, sin abrumar al Yo con esa información.

Juan-Miedo: <Quiero compartir que… el día miércoles me dí cuenta de muchas cosas, ¿no?, de mi situación personal… De… cosas de mi entorno, ¿no?... Y… me puse… ¡bah!, estuve mal, muy tenso…, nervioso, el miércoles a la noche no pude dormir… Estuve muy… muy inquieto, ¿no?, es como que tenía que mover el cuerpo, sino no… No sé… es como que la única forma de… más o menos estar bien conmigo mismo, adentro, era moviendo el cuerpo… estaba… me quedaba quieto, me volvía loco, ¿no?. Y… después… no pude dormir ese día. Al otro día, estuve… todo el día con diarrea y… bueh, tuve que suspender las clases… Y a partir de ahí… me seguí dando cuenta de cosas que ni sabía que sabía.> -Okey. Gracias. María-Inocencia:. <Bueno, quiero compartir que… esta última clase, parece ser que… me ha dejado bastante… volada, porque… sin proponerme y sin pensar en cosas anteriores que me habían pasado…, parecía que estaba todo en el olvido y todo estaba tan quieto y… Yo nunca tenía rencor, parecía que era una cosa natural… Pero empezó a salir dentro de mí tanta cosa que… fui precisa en cada uno de los puntos; era como que… salía de mí, yo no… ni siquiera hasta las palabras las pensaba.> -Okey. Gracias.

Entonces la mente hace conscientes algunos hechos, mientras que deja inconscientes a la mayoría de los que estamos viviendo. De este modo no se diferencia demasiado de la manera de funcionar del cerebro en su propio nivel, al que todo el tiempo- le llegan millones de datos de todos los rincones del cuerpo y que son también archivados en una verdadera memoria corporal sin que muchas veces nos demos por enterados. ¡Sí!, Estoy afirmando que lo Consciente y lo Inconsciente no existen como estructuras reales, sino que sólo son funciones o habilidades que tiene la mente de permitir que algo sea conciente o permanezca inconsciente para el Yo. El Yo es sólo una estructura muy especializada de la Mente que tiene la habilidad de concientizar, de saber que sabe. De tal modo que, cada vez que se produce un acontecimiento en la realidad exterior, simultáneamente se crea y se desarrolla en nuestra Mente una imagen paralela de ese acontecimiento y que, de ser necesario, el Yo puede convertirla en algo que podemos saber de manera consciente. Esa habilidad del Yo de nuestra Mente de Concientizar hechos no es un fenómeno continuo, por lo cual la llamada continuidad de la conciencia tampoco existe, y es sólo la capacidad de la memoria lo que causa la ilusión de la existencia de este fenómeno. Si sumamos todo el período del estar conscientes, nos damos cuenta de que ese estado de la Mente abarca menos de la mitad o, a veces, menos de un tercio de la duración de cada vida humana. El resto de ese tiempo, el funcionamiento de la Mente permanece inconsciente; por lo tanto, el ser consciente no constituye el estado más importante de la existencia mental de ningún Ser Humano. Permanecemos en estado inconsciente todo el tiempo dedicado al dormir, al soñar; inclusive hay muchas horas en las que, pese a que estamos despiertos, no estamos conscientes de lo que estamos viviendo o aún de lo que estamos haciendo. Hay períodos en los que, aunque no estamos totalmente inconscientes, lo estamos a medias, como en los estados crepusculares de conciencia: en el arrobamiento ante lo bello de la naturaleza o en el ensimismamiento de un momento de fe o de

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 38


Juan-Miedo: <Y… quería compartir también que… bueno, a partir de lo… que les contaba antes, ¿no?, eh… Es como que… empecé a cambiar… o cambié… puntos de vista sobre muchas cosas y… Incluso tengo la sensación como que la clase pasada no fue hace una semana, sino como que pasaron hace un par de meses, más o menos…, de tantas cosas que pasaron por mi cabeza desde ese momento hasta hoy.> -Okey. Gracias.

creación o al estar poseídos por una idea fuerte, un amor profundo o el instante mismo del orgasmo. Inclusive caen en ese estado quienes empobrecidos por una educación supresiva, para poder sentirse un poco más vivos necesitan de las drogas. En conclusión son muy pocos los momentos en que estamos plenamente conscientes de lo que está pasando, concientes al máximo nivel, a la máxima intensidad como el estado que se pueden alcanzar en el entrenamiento de la Escuela de Ecología del Ser Humano que llamamos Ruta 0* de Tiempo Presente. Este estar Inconsciente es un proceso constante y duradero que, en esencia, se perpetúa a sí mismo. Un proceso de continuidad estable y permanente que ni remotamente se puede afirmar del Concientizar. En general, la actividad del "Hacer Consciente" es un hacer mínimo si se lo compara con la actividad constante del "Hacer Inconsciente". En los momentos en que la Mente alcanza el nivel habitual de la actividad del Hacer Consciente, y aún cuando alcanza una agudeza particular, no por ello deja de lado la actividad del "Hacer Inconsciente", ya que una parte de ella sigue funcionando –como decía C.G.Jung- en una "especie de sueño perpetuo" fuera del "aquí y ahora". Mientras escuchamos, hablamos, leemos, actuamos, nuestro proceso de Inconcientizar (Hacer Inconsciente) sigue funcionando, aunque no percibamos nada. Ese Inconcientizar teje perpetuamente un "conocer" imperturbable, que sigue su ordenamiento por fuera del conocimiento del Yo, pero seguramente bajo la supervisión del Sí-mismo.

"Al principio, no será fácil creer que sentimientos tales como la veneración, el respeto, etc., tengan algo que ver con la búsqueda del conocimiento. Esto se debe a la propensión de considerar el conocimiento como una facultad aparte, sin relación con la vida del alma." RUDOLF STEINER ¿Cómo se alcanza el Conocimiento de los Mundos Superiores? Epidauro Editora, Buenos Aires, 1984

La verdadera actividad de la Mente, en última instancia, está al servicio de lo que somos en realidad: nuestro verdadero SER, ese eterno Dios personal interno, omnisapiente (que todo lo sabe), y omnipresente (que está en todo lugar), más allá de nuestro Yo, nuestro cerebro y nuestro cuerpo: nuestro "Sí-mismo". Entonces el Yo sólo es un aspecto de la Mente que concientiza lo necesario para un adecuado ajuste a la realidad cotidiana de los sentidos; mientras que el Inconcientizar es un funcionamiento de la Mente que, al ser constante, constituye el proceso por el cual el Sí-mismo "sabe todo".

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 39


Todos tenemos esa facultad de percibir, presentir o intuir procesos interiores al observar fragmentos de tal o cual sueño, o de caer bajo el influjo de ideas repentinas o imaginaciones que, aunque no conseguimos restablecerlas en su conjunto total, podemos verlas en los tan psicanalíticos y famosos actos fallidos.

María-negadora: -Yo quería compartir que hoy estee… que hasta ahora… Sabés que cada vez que me siento mal o algo, me atacan los ojos; y hoy, casi no vengo porque no podía ver. Bueno, y vine. -Ok. Gracias.

Tambien en cualquier otra serie de perturbaciones que guarden entre sí secretas interrelaciones en función de algo que les es común y que la Mente guarda y procesa al servicio de la Supervivencia del Sí-mismo.

María-Frígida: -Yo quería compartir que… me costó mucho el ejercicio porque no…, no puedo visualizar nada ni sentir olores ni… ni nada. Es como que… la mente está controlando todo, pero además… me puse a llorar, cosa que nunca me pasó. -Menos mal que no pudo hacer nada. OK. Gracias.

Lo natural o lo esencial del funcionamiento de la Mente es hacerlo de manera inconsciente, salvo en aquellos momentos en que, por alguna razón, focalizada en la supervivencia del SER o su adecuación a la realidad circundante, ese proceso siempre inconsciente conviene que sea consciente para el Yo de la Mente. Juan José Tapia Fundador de la Escuela de Ecología del Ser Humano

Juan-Sólido: -Eh… tampoco puedo traer a mi mente…así, recuerdos de mi niñez… o…, unicamente, de las… escenas de la última etapa de mi vida. Y… Pero lo que sentí cuando dejamos el ejercicio fue que… como si hubiera dormido. Estaba embotado…,por completo me costaba volver. -Bien, Gracias.

GLOSARIO Concientizar (Hacer Consciente): Función o proceso de la Mente por la que el Yo se "hace consciente" o "tenga conocimiento" de algo. Inconcientizar (Hacer Inconsciente): Función o proceso de la Mente que al ser constante constituye el proceso por el cual el Sí-mismo "sabe todo". Yo: estructura especializada de la Mente, responsable de resguardar toda experiencia consciente por intermedio de la habilidad del "hacer consciente" -sea que se registre por los sentidos o haya sido creado en nuestra interioridad, mas allá de que exista, o no, en la realidad.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 40


EcologĂ­a del Ser Humano â&#x20AC;&#x201C; www.ecologiadelserhumano.com - 41


OFICINA DE PUBLICACIONES TAPIA LIBRO DE INTRODUCCION A LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO FEBRERO DE 1988; ACTUALIZADO AL 2009 Trujillo, Perú LESH 1- 03

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 42


ALGO MÁS SOBRE LA CONCIENCIA, EL HACER CONSCIENTE o EL CONCIENTIZAR SERIE: ANATOMIA Y FISIOLOGIA DE LA MENTE Desde la Ecología del Ser Humano considero que no existe una estructura de la conciencia. No creo que ésta sea una especie de piel que flota sobre un inconciente, que -como un inmenso mar- se extiende en una continuidad perfecta. La conciencia es, en realidad, un proceso, un verbo: Concientizar. Es una de las maneras del conocer de la Mente* que le permite percibir y orientarse en función del mundo exterior. Esa manera de conocer, que llamamos concientizar, encierra cierta estrechez, por el simple hecho de que no puede abarcar simultáneamente más que un pequeño margen de representaciones. Ese funcionamiento consciente, si bien es un proceso exclusivo de la Mente, guarda estrecha relación con los hemisferios cerebrales (más con el izquierdo). Mientras que el funcionamiento inconsciente de la Mente guarda relación con el sistema límbico (cerebro derecho y circunvolución límbica). Esto quiere decir que guarda relación; no quiere decir que sean manifestaciones de esas estructuras orgánicas. Creer que la Conciencia es la manifestación de una estructura localizada en el cerebro o que es una especie de secreción del mismo, es una creencia que, por habérsela endiosado como científica, ha contaminado toda la psicología moderna con conclusiones materialistas y a través de ella a toda la cultura. Creer en la posibilidad de la realidad del alma como el origen del factor humano, todavía es visto por cualquier estudioso de la conducta

"...Acaso parezca extraño hablar de una "disposición del inconciente". Como ha podido verse, imagino la relación entre inconciente y conciencia con caracter compensador. Según este punto de vista, del mismo modo que a la conciencia, puede atribuírsele una disposición al inconciente." C.G.JUNG Tipos Psicológicos Editorial Sudamericana, Buenos Aires, 1972

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 43


humana con ojos críticos y burlones, como si la afirmación materialista fuese científicamente más irrefutable que esta otra.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 44


“...Normalmente no se explica que el funcionamiento de la Escuela esta puesto en relación a que se espera que la persona, a lo largo del… proceso des-cubra cómo darse cuenta.” “Ese «darse cuenta» (awearness), es cuando una persona… toma conocimiento de algo… pero no a través del saber algo, sino a través del experienciar algo.” “Una persona… «se da cuenta», es cuando la persona tiene absoluta certeza experiencial de lo que está vivenciando.” “La Escuela es un entrenamiento… para… hacer que la gente pueda darse ése darse cuenta.” “Por eso es que el objetivo de la Escuela no es enseñar cosas. No tenemos como objetivo que ustedes vengan a aprender… alguna cosa, que entiendan cosas… o que con esto… sepan ustedes algo con lo cual puedan explicar algo. Incluso, el explicar y el entender en general son inutilidades. “ “Es decir…, todo el tiempo, cuando se está explicando algo…, tarde o temprano, se explica lo mismo exactamente por su opuesto.” “No se pretende que la gente… tenga buenos conocimientos de nada, en la Escuela. Lo que se busca es que la gente se pre-ocupe en… descubrir cómo ocuparse.” “El proceso de la Escuela es un proceso.. Y un proceso no se puede enseñar, sino que hay que descubrirlo.” “El asunto es…: ponerlos, todo el tiempo, en situación que puedan hacer un descubrimiento de algo.” “Por eso es que cuando alguien descubre algo tiene que compartirlo, porque compartir es poner afuera la experiencia.”

Claro que esta perspectiva parece obvia y realista, pues -en una primera aproximación- la fuente original de la entidad psíquica llamada Conciencia parecerían ser los hemisferios cerebrales, ya que todos los nervios sensoriales principales terminan en el ellos, donde son registradas y agrupadas las comunicaciones enviadas por esas prolongaciones nerviosas, que se hallan en permanente contacto desde la superficie- con el mundo exterior. Ya en los siglos XVII y XVIII, en los comienzos de la psicología experimental, las conclusiones de la ciencia de la época en función del estudio de las percepciones de los sentidos, habían hecho derivar la conciencia de los sentidos, como si ella no pudiera existir sino en forma de datos sensoriales. Toda la psicología científica, desde sus comienzos, se ha basado en las sensaciones y esto ha perdurado subrepticiamente hasta nuestros días. Aún en la obra del propio Sigmund Freud* podemos estudiar una teoría que hace derivar la entidad hipotética de lo consciente de la entidad hipotética de lo inconsciente, que para él, en el fondo, sólo son estructuras neurológicas dependientes de la estructura biológica que las sustenta y gobierna bajo la rígida monarquía de los instintos. De hecho puedo afirmar que -siendo las funciones psíquicas originarias estrechamente solidarias al Sistema Nervioso Simpático- el proceso primario es evidentemente un funcionamiento Inconsciente del que, de ser necesario, poco a poco, se desprende un funcionamiento Consciente. Pero para la Ecología del Ser Humano la comprensión del fenómeno no sucede a partir de estructuras sino a partir de dinámicas. Es decir, la conciencia es un proceso, un modo de actuar, una función de la Mente por la cual ella puede reconocer y percibir el mundo exterior. Además, sirve al propio Sí-mismo en sus relaciones con el mundo exterior al servicio de su propia existencia. "Nosotros tenemos una Mente, tenemos un cerebro y tenemos un cuerpo". Pero somos nuestro Símismo. Eso es lo que somos. Ese es el SER total. Es el centro de la conciencia y de la inconsciencia. Y ellas sólo son funciones que están al servicio de su propia Supervivencia por intermedio de la Mente, del cerebro y del cuerpo. EL PROCESO DE ORIENTACION DEL YO EN EL MUNDO EXTERIOR. El Yo es el centro al que apunta el proceso del Concientizar (Hacer Conciente). Cuando un objeto, un dato o un hecho no son susceptibles de ser asociados al Yo, ese objeto, ese dato o ese hecho, está siendo procesado inconscientemente.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 45


“El objetivo no es que compartan cosas inteligentes o interesantes. Tampoco el objetivo es que alguien comparta algo trascendente y… conmovedor, puede… compartir desde que tiene olor en los pies hasta que se le murió el abuelo.” “Es decir, el nivel de calificación del compartir está puesto en que es válido compartir una experiencia. Y el objetivo de una experiencia es hacer que la persona funcione.” “A lo largo de nuestra educación, hemos sido tan incapacitados en experienciar… que hemos creído que el secreto de la vida está en saber y en entender… Por eso es que la mayor parte de la gente trata de entender… lo que le pasa, trata de entender… la vida, trata de entender los problemas…, trata de entender…, y se pasa la vida buscando explicaciones y, por ende, dando explicaciones.” “Decimos que «el entender es el premio a los idiotas». La gente… que entiende, generalmente puede explicar lo que le pasa, con lo cual, deja de hacerse responsable.” “Por eso es que el analizar los problemas no han dado… grandes… resultados en la cultura psicológica.” “Pero…, en lo concreto nada significativo para elevar nuestra habilidad de vivir con mas plenitud.” “La gente hace cambios importantes cuando descubre cosas importantes” “Descubrir es un captación gestáltica. Todos los elementos… de golpe se estructuran adentro de uno y uno se da cuenta.” “Cuando una persona tiene una experiencia de ese tipo, inevitablemente hace un cambio.” “Cuando uno hace un cambio, genera una crisis. Y las crisis, tarde o temprano, crean un conflicto…; y los conflic… Mejor dicho, cuando uno hace un cambio, crea un conflicto. Eso lleva a una crisis…”

Por lo tanto podemos definir a la Conciencia como el proceso mental que tiene como hecho central la referencia al Yo. El Yo es un aspecto de la Mente de magnitud infinitamente compleja, que condensa y amontona hechos, datos y emociones en el proceso de hacerlos conscientes, para lo cual -tomando en cuenta por ahora los aportes de C.GJ.ung- utiliza las cuatro funciones llamadas esenciales*. Más adelante y en forma adecuada acometeré su función final. Esas cuatro funciones le dicen a nuestro Yo si una cosa existe, qué es, de dónde procede y hacia dónde tiende; le dice lo que ella representa para el individuo, logrando orientarlo en su propio espacio psíquico y precisando también, de esta manera, las necesidades de su orientación. En general podemos utilizar estas cuatro funciones como mejor se desee o necesite pero en el contexto de la Ecología del Ser Humano las subclasificamos en: Funciones de orientación en el Territorio: 1. Sensación: Aquello que Yo solamente quiero mirar, observar, oir. 2. Pensamiento: Aquello que Yo solamente quiero saber qué es tal o cual cosa. Funciones de orientación en el Espacio: 1. Sentimiento: Aquello que tiene valor para mi Yo. 2. Intuición: Aquello de lo que Yo me doy cuenta, sin que siquiera me lo haya propuesto. Cualquiera de esas funciones son susceptibles de ejercerse de modo automático: una sensación puede irrumpir al margen de todo deseo e inclusive imponiéndose por encima de la voluntad (por ejemplo: la reactivación completa de un hecho inconcluso, que estaba latente en la Mente, al ser gatillado por algún estímulo del entorno). Sin embargo debemos aclarar que estas funciones pueden ejercerse no sólo de manera consciente, sino que también pueden hacerse de manera inconsciente; y esto sólo depende de las necesidades que marca la parte de la Mente que está comandando el proceso psíquico en acción. Lo que llamamos Mente Causa* en función del aquí y ahora, o lo que llamamos Mente Efecto* en función de un allá y entonces aún no resuelto. Cada una de estas funciones está dotada de una carga energética específica que le es inherente,

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 46


“La crisis lleva a una movilización completa. Una movilización que involucra a todos los que están, de alguna manera, relacionados conmigo ahora.” “Por el otro lado, meterse en un proceso de descubrir…, implica empezar a vivir en un… nivel de captación de la realidad mucho más comprometedor, porque siempre es bueno ver la realidad como uno puede…, pero lo terrible es cuando uno empieza a ver la realidad tal cual es…” “Cuando uno empieza a ver la realidad tal cual es, inevitablemente empieza… a caerse a pedazos montones de cosas que uno tenía adentro de su cabeza, sobre cómo debería hacer o cómo no debería hacer…” “Eso, también hace caer en pedazos lo… lo que… uno tiene… planteado «cómo uno debería ser o cómo uno no debería ser»” JJTAPIA RESUMEN TEMA 12, CLASE 1

habiendo una infinita gama de variaciones individuales. Si bien lo ideal sería que cada uno tenga una carga equivalente a las demás y sea utilizada de manera proporcionalmente igual, esto no ocurre habitualmente, creándose ciertas perturbaciones cuya gravedad depende del desbalance. Una especie de ley general es el hecho de que, cuando cualquiera de ellas no es utilizada con frecuencia de manera consciente (por el Yo), se introvierte y comienza a ser utilizada de manera inconsciente (por la Mente), provocando singulares fenómenos de unilateralidad. El Yo entonces dispone de una dotación de energía, gracias a la cual puede influir sobre el curso natural de los acontecimientos del mundo exterior. Y es su función la que hace posible que se pueda querer, mirar, pensar, preveer e incluso que se pueda experimentar tal o cual sentimiento. No podemos seguir adelante sin tener en cuenta la idealizada función de la voluntad que nos influye dándonos la engañosa ilusión de sentir y de creer que se es libre. En todo el universo no hay nada que no tenga un punto o un momento de origen. Eso también ocurre con la voluntad: ella también debe depender de alguna determinante. Esa aparente autonomía que parece tener no es nada más que la representación en el Yo de ese centro vital oculto que late en nuestra interioridad, que en esencia nos conforma, nos edifica y que es lo que realmente somos: nuestro Sí-mismo. Después de cualquier etapa de inconsciencia, de locura, de fanatismo o ceguera individual o colectiva, ese sentimiento de libertad se despierta en el corazón de todo humano, reactivado por aquello que lo actualice nuevamente a tener autonomía y a vivir en función de tiempo presente. Por eso es que después de cualquier movimiento de masas que haya arrastrado y amenazado al Yo, aflora en el seno mismo de la voluntad y con la investidura de ser consciente, una enorme cantidad de energía libre, aportando un sentimiento categórico y supremo de imperecedera libertad. En cambio en el Yo primitivo hecho de instintos, impulsos y reacciones en pro de la sobrevivencia que no ha sido expuesto a la experiencia de haber sido educado mediante los patrones de la cultura, la ilusión de la voluntad todavía no tiene la menor señal. Pero no hay que confundir a los pueblos indígenas

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 47


que habitan desde México hasta el sur chileno o los pueblos indígenas de Africa, que aparentemente fluyen en una corriente en la que aún no ha surgido la voluntad. Esa apatía que parece ser su sino, es sólo una muestra de lo que ocurre cuando se ha sometido a toda una nación, se la ha esclavizado, se han destruído sus dioses y sus ritos y se los ha humillado obligándolos a adorar a los dioses y a las creencias de sus conquistadores.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 48


Esa indolencia o esa idiotez aparente no es, como creía C.G.Jung, una incapacidad de querer o de poder, sino simplemente la reacción de todo un pueblo al que se le ha quitado el derecho de SER lo que es y que ha caído en la apatía de no tener un horizonte vertical y de carecer de un dominio horizontal. EL PROCESO DE ORIENTACION DEL YO EN EL MUNDO INTERIOR. Es indudable la necesidad de algún tipo de orientación entre las miríadas de acontecimientos psíquicos que se producen de manera constante en el seno de nuestra interioridad. Cada uno de los incidentes que vivimos, desde el más insignificante al más significativo, desde el más consciente al más inconsciente, permanecen ordenados en la Mente en una organización holónica*, pero que cuando es necesario, funciona como un arreglo lineal de sucesivos momentos de ahora transformándola así en un enorme y complejo banco de datos al servicio de la Supervivencia del SER dentro del aspecto material del universo al que pertenece. De todo este cúmulo de información sólo tenemos conciencia de una pequeña e ínfima parte, ya que el resto permanece en la Mente inconsciente y holonicamente estructurado y, salvo que sea necesario, no nos es accesible. Es decir que nuestro Yo puede tener acceso a cierta parte del banco de datos por medio de la memoria y del recuerdo. El resto de la infinitud de datos, que en general permanece en las sombras por innecesario o por represión, explica porqué podemos seguir descubriendo algo nuevo de nosotros mismos. Por eso aún cuando creemos que ya sabemos quiénes somos, siempre podemos encontrar otra faceta más, sea esta buena o mala; OK o noOK. Nuestra personalidad futura ya esta programada en nosotros, pero late oculta y activa en la Mente bajo la estructura de un verdadero Argumento*de vida. La personalidad futura del Yo depende de lo que fuimos, pero ignoramos lo que seremos. Pese a que, de alguna manera, eso ya está planificado desde antes de los 8 años como un verdadero plan inconsciente de vida, en el que la personalidad que tendremos que actuar ya esta esbozada desde esas primeras etapas. Profundicé sobre el tema del Argumento de vida en mi libro, "Estrategia a la Okeidad"*. Ahora volveremos a focalizarnos sobre el inventario de los elementos discernibles de nuestra vida interior

Maria-Falsa -Eh… Quiero compartir que… esta última semana he estado soñando bastante… eh…, unos sueños no coordinados sino que… como… distintas facetas, así. Pero lo más curioso fue que esta es la tercera vez que… Juan-mar y yo soñamos lo mismo. -¿Quién es Juan-mar?. -Juan-mar es mi marido. -Gracias. Juan-Miedo:. -Yo quiero compartir que… este fin de semana me…, me ví a mí mismo, ¿no?. Es como que me ví muy… eh…, ví que estaba muy rígido…, ¿no?, que tengo una forma de actuar… eh… como contenida, como frenada, ¿no?. Ymm… y aparte, digamos, después de ver eso, me sentí rígido, sentí, digamos eh…, el cuerpo, la espalda, digamos, los… hombros, todo como… eh…, muy tensos, ¿no?, cier…, ciertos lugares con tensiones… y también, que eso… eh…, digamos, percibí internamente como que me condicionaba…, digamos. Se me fueron la mayoría de las tensiones esas, algunas me quedan. Pero…, me dí cuenta que… es como que… estaba condicionado por una actitud… eh…interna mía, pero aparte por…eh…por una…, como si fuera una…, una postura… musc…, a nivel muscular, digamos, como si las tensiones me tuvieran eh… atrapado en algo que no tenía nada que ver con… con mi forma de ser, ¿no?. -Ok. Gracias. María-viuda -Les quería contar también que la semana pasada… eh… tuve un sueño… eh… que… al principio me resultó muy difícil de digerir. Eh… Soñé que una persona…,un hombre entraba en mi cuarto y eh… estee… yo estaba compartiendo mi… cama con… mi actual marido y se sentaba a mirarlo.… No

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 49


y con esa intención, nos vamos a dedicar -en primer lugar- al recuerdo y a la memoria que brotan indudablemente del interior. La Mente, ese infinito banco de datos, está hecha de cosas que hemos almacenado y que, cuando desde el interior vuelven a desfilar ante nuestro espíritu (Sí-mismo), nos interesan, nos enseñan, nos ocupan, nos torturan o nos desencantan. La función de la memoria nos liga con las cosas que, en algún momento, han estado y luego han dejado de manejarse conscientemente, que han sido transformadas en subliminales o han sido rechazadas, reprimidas o desechadas por la Mente. La memoria es la facultad de reproducción de aquellos contenidos de la Mente que son guardados de manera inconsciente. Es la primera función que podemos distinguir con claridad entre el proceso que existe entre los datos que hemos manejado con conciencia y el proceso de la Mente por el que ha pasado a manejarlos de manera inconsciente. Los datos que utiliza la esfera interior del Yo no se agotan señalando la presencia de la memoria y la masa de los recuerdos, aunque, vista desde la conciencia, nuestra esfera interior tenga una apariencia bastante pobre. La Mente permite, mediante la estrechez del concientizar, sólo algunas representaciones simultáneas que parten asimismo de algunos recuerdos simultáneos. Hay motivos, al parecer, para que nos sintamos siempre impresionados por el vacío, por la indigencia de este reino interior que llevamos en nosotros. Pero si observamos y registramos, durante un cierto lapso, la cantidad de recuerdos que afloran conscientemente para ser abandonados después, constataremos que este espacio interior contiene riquezas mucho más considerables que las que imaginábamos al principio. Por eso es que no podemos representarnos en un instante la totalidad de nuestro ser psíquico, ni siquiera la totalidad de nuestros recuerdos. Una representación global de esta naturaleza supone un estado de suprema tensión, como el que se puede experimentar en un accidente, en un momento de fervor místico, artístico o, inclusive, durante la ingestión de ciertas drogas alucinógenas que ponen a la Mente en un estado alterado de conciencia. Desde ahora podemos hablar en realidad de un estado expandido de conciencia, del concientizar saltamos al conciencizar, del conocer del Yo al descubrir del Sí mismo). La vida interior incluye, junto a los recuerdos, otros elementos que C.G.Jung llama “las

me podía comunicar con con mi marido para que lo sacara. Finalmente sacando fuerzas no se de donde, me levanté y lo saqué yo de los pies tirándolo, con fuerza. Y ahí es cuando vi que esa persona era mi primer marido. El murió en un accidente hace 7 años. -Ok. Gracias… Juan-exfumador: Sabía de Juan a través de Mabel, que es por quien estoy aquí, y después cuando empecé a transitar dentro de ella empecé a tomar contacto, compartír experiencias...Una de mis primeras ganancias que tuve, que fué la que más me asombró concretamente, fué: que dejé de fumar . Yo fumaba casi 30 cigarrillos diarios y era como una excusa tomar un café y fumarme un cigarrillo, mientras trabajaba, mientras compartía una entrevista con un cliente y demás. Había intentado, de todo, varias veces de dejarlo y nunca lo pude lograr, No sabía cómo llenar en ese momento, creo que ésto lo charlé con parte del grupo. Fué cuando hicimos las experiencias de los débitos y el haber que me dí cuenta que era más lo que perdía por la intoxicación diaria, que las placeres que obtenía fumando. No sé qué mecanismo funcionó, o yo me postulé que no quería fumar más. La cosa es que dejé de fumar. Además gané mucho en cuanto a cómo me puedo expresar ahora. Aprendí a escuchar y a devolver de acuerdo a lo que el mensaje verdaderamente me trae. A veces yo me iba más allá de lo que me querian preguntar o de lo que querian saber, eso para mi también es una ganancia. También descubrí lo que es lo que es una descalificación, me descubrí muchas veces haciéndolas y estoy aprendiendo a dejar de hacerlas. También descubrí cuando me las hacen y las paro, me estoy ahorrando futuras complicaciones. Pero fundamentalmente la ganancia número uno que tuve, es que me estoy aprendiendo a conocer, y es muy importante, porque despues de 41 años, recien hace uno que estoy aprendiendo a verme un poquito mejor. -Gracias.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 50


contribuciones subjetivas de las funciones”: no es posible hacer, pensar, sentir o querer una cosa sin que se mezcle de inmediato algo subjetivo.

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 51


GLOSARIO Argumento: Plan de vida inconsciente, programado por la Mente Efecto del Niño Adaptado, antes de los 8 años. Decidido en base a los mandatos parentales y la Posición Existencial, en el que hay una verdadera táctica y estrategia de cómo vivir para alcanzar un final predeterminado. <Si quieres descubrir cuales son tus mandatos parentales haz clic aquí> Mente: Estructura de energía que tiene la función de salvaguardar la experiencia y el conocimiento aprendido y heredado al servicio de la Supervivencia del Sí-mismo. No es una dependencia del cerebro, pero guarda con este una verdadera congruencia en el manejo de la información que llega por vía de los sentidos corporales. Mente Causa: Es el verdadero banco de memoria que guarda un indeleble registro de cada una de las circunstancias de la vida. Mente Efecto: Imborrable registro de cada una de las circunstancias de la vida que han quedado fijadas con altas cargas de energía, potencialmente reactivables por cualquier incidente de la vida cotidiana que coinciden en algunos puntos con esos dramas infantiles o adultos, que no han terminado de ser aceptados, digeridos o vivenciados. Organización Holónica: Sistema organizado de manera tal que, todos sus puntos están interconectados como para que cualquier sector del mismo pueda reproducir toda la información del resto. Territorio: Todo lo que en la experiencia es concreto, tiene masa, existe en el tiempo, ocupa lugar y puede ser modificado y controlado en pro de la Vida. Ya sea con el logro de alimentos, seguridad o en el proceso de constituir colonias sociales para abrigo, defensa o civilidad. Todo aquello que, independientemente del interés, afecto o cuidado que le despierte tarde o temprano se habrá de perder, romper, morir, envejecer.

Todo ese conjunto de datos cargados en la Mente Efecto son como recuerdos cargados emocionalmente de experiencias abiertas y no resueltas. El cuerpo nos sirve a menudo, en forma psicológica, para “hacer masa”, o sea somatizar, esas cargas. Desde el interior también proceden los afectos. No constituyen una función voluntaria sino acontecimientos interiores cuyo campo de acción somos nosotros. La sensación de que los afectos son de procedencia exterior forma parte de la resignificación consciente de la Mente Efecto. Sin embargo, cualquiera sea la manera como se organicen, siempre mantienen la singular particularidad por la que a una función racional le sucede una función irracional. Y la función precedente a todas las demás es la que determina nuestra orientación consciente. Resumiendo e integrándo a la Ecología del Ser Humano conceptos junguianos: veamos cómo se comportan entre sí la sensación y la intuición. LA SENSACION: Ve las cosas como las aprehende, como dependiente de los ejes ópticos. La sensación recoge datos para tomar control y conocimiento de mi territorio y de la realidad concreta que lo circunda. Escudriña lo temporal de esa realidad en tiempo presente. LA INTUICION: Percibe las cosas por lo que irradian, resplandecen o significan. El intuitivo no percibe las cosas en su masa física; sólo percibe su atmósfera, mira más allá del objeto, no se detiene en observarlo, para él sólo constituye un dato sin mayor importancia. Siente curiosidad por conocer el clima de las cosas, su origen y su destino; por eso se fija en su conjunto, capta la gestalt. La intuición recaba datos para tomar conocimiento desde el espacio. Trasciende el tiempo presente pudiendo pescar el pasado, el presente y el futuro desde un continuum más allá de lo actual. Busca aclaraciones de la naturaleza particular y sobre su vida específica por la forma en que ese conjunto se desliza en la corriente de los acontecimientos, en la trama del devenir. Hay una organización análoga entre el pensamiento y el sentimiento. PENSAMIENTO: Cuando en una persona predomina esta función (su Yo), busca pensar con sana lógica, sin dejarse llevar por los sentimientos. Si reflexiona sobre algo, busca hacerlo dejando de lado los sentimientos. SENTIMIENTO: Cuando en una persona predomina esta función, infiere el valor que una

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 52


cosa tiene para el sistema de valores, experiencias y vivencias que están operando en su espacio. Espacio: Lo que es inasible a la experiencia concreta, no tiene masa, no ocupa lugar, trasciende en el tiempo y da sentido y autoestima, bajo la forma de ideas, valores, creencias, descubrimientos, creaciones, sentimientos o memoria, en pos del más alto nivel que puede alcanzar el desenvolvimiento del potencial y la inteligencia humana: la VIVITUD. Estrategia a la Okeidad: Libro escrito por Juan José Tapia y publicado por Okeidad en Buenos Aires en 1978 y reeditado en años posteriores en Colombia y en Brasil. Funciones de la Mente: Existen en la Mente cuatro funciones naturales (ya descriptas por C.G. Jung) que se organizan en un orden que varía de un individuo a otro. Son cuatro maneras diferentes de tomar conocimiento de la realidad que nos circunda, sea del mundo exterior o del mundo interior. De acuerdo a cómo se organizan sus flujos de influencia, varían y acaparan diferentes áreas de acción.

Fenómenos de unilateralidad: Como en general no es posible ejercer en alto grado todas las funciones de manera conciente ni diferenciarlas todas a la vez, el Yo les da preferencia de a una, quizás porque la energía disponible no alcanzaría para activar a las cuatro funciones al mismo tiempo. De allí resultan diferenciaciones singulares y específicas. Es posible aumentar en por lo menos 10 veces la carga energética inherente a cada una de esas cuatro funciones. El aumento de la carga energética específica de una función es lo que permite dirigirla y hacerla exclusiva, adecuando ciertos registros suyos a costa de las restantes. Y justamente es el Yo el que esta dotado de este poder, de esta fuerza creadora, de esta conquista tardía de la humanidad a la cual podemos acordar llamarla voluntad. En resumen, podemos decir que estas cuatro funciones se oponen entre sí dos a dos, y -al mismo tiempo- se mantienen en estrecha relación de a pares, aunque más no sea por la oposición que las ata. La sensación versus la intuición y el pensamiento versus el sentimiento. Juan José Tapia Fundador de la Escuela de Ecología del Ser Humano

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 53


EcologĂ­a del Ser Humano â&#x20AC;&#x201C; www.ecologiadelserhumano.com - 54


OFICINA DE PUBLICACIONES TAPIA LIBRO DE INTRODUCCION A LA ECOLOGIA DEL SER HUMANO Buenos Aires, Argentina MARZO DE 1988; ACTUALIZADO AL 2009 LESH 1- 04

Ecología del Ser Humano – www.ecologiadelserhumano.com - 55


Viva Bien.. ¡ O muerase !