Page 1


ROBERT

DILTS

el

Poder de la

Palabra Con cinco títulos ya publicados por Urano (Aprendizaje dinámico con PNL, Creación de modelos con PNL, Herramientas del espíritu, Identificación y cambio de creencias, Liderazgo creativo), Robert Dilts es uno de los autores más respetados de la PNL. La originalidad de su pensamiento lo sitúa en la vanguardia de este campo. Robert Dilts es investigador en el campo de la Programación Neurolingüística (PNL) desde el año 1975. Además de ser pionero en la aplicación de la PNL al desarrollo organizacional, al aprendizaje, a la creatividad y a la salud, sus contribuciones personales al campo de la PNL incluyen gran parte del trabajo seminal sobre las técnicas de Estrategias y Sistemas de Creencias en PNL, así como el desarrollo de lo que se conoce como «PNL sistémica».


Robert Dilts

El poder de la palabra La magia del cambio de creencias a través d e la conversación

URANO Argentina - Chile - Colombia - España Estados U n i d o s - México - U r u g u a y - Venezuela


Dedicatoria Este libro está dedicado con afecto y respeto a Richard Bandler John Grinder Millón Erickson Gregory Bateson quienes me enseñaron la magia del lenguaje y el lenguaje de la «magia». Titulo original: Sfeighí ofbtouth. The Magic of Conversacional Belief Change Editor original: Meta Publications, Capitola, California Traducción y actualización del glosario: David Scmpau

Reservados todos los derechos. Queda rigurosamente prohibida, sin la autorización escrita de los titulares del copyright., bajo las sanciones establecidas en las leyes, la reproducción parcial o total de esta obra por cualquier medio o procedimiento, incluidos la reprografía y el tratamiento informático, asi como la distribución de ejemplares mediante alquiler o préstamo públicos.

© 1999 by Meta Publications © 2003 by Ediciones Urano, S.A. Aribau, 142, pral. - 08036 Barcelona wwwmundourano.com ISBN: 978-84-7953-519-3 Depósito legal: B. 19.969 - 2008 Fotocomposición: Ediciones Urano, S.A. Impreso por Romanyá Valls, S.A. - Vcrdagucr, 1 - 08786 Capellades (Barcelona) Impreso en España - Prinled in Spain


índice

Dedicatoria Agradecimientos Prefacio

7 13 15

Capítulo 1. Lenguaje y e x p e r i e n c i a

21

La magia del lenguaje Lenguaje y Programación Neurolingüística Mapa y territorio Experiencia C ó m o el lenguaje e n c u a d r a la experiencia Reencuadrar c o n «aunque» Capítulo 2. M a r c o s y r e e n c u a d r e s Marcos Cambio de objetivos Reencuadre Cambiar el t a m a ñ o del marco Reencuadrar el contexto Reencuadrar el c o n t e n i d o Reencuadrar a los críticos y las críticas Los patrones de «Intención» y «Redefinición» d e El poder de la palabra Ejercicio d e reencuadre de u n a palabra Percibir u n a situación desde otro m o d e l o de m u n d o situándose en «segunda posición»

23 28 31 34 38 40 43 45 49 53 56 60 61 64 69 72 74


10

índice

E L PODER DE LA PALABRA

Capítulo 3. Fragmentación F o r m a s d e fragmentación Fragmentar hacia abajo Fragmentar hacia arriba F r a g m e n t a r lateralmente (descubrir analogías) Ejercicio: Busca isomorfismos Puntuación y repuntuación C a p í t u l o 4 . Valores y c r i t e r i o s La e s t r u c t u r a d e l significado Valores y motivación Criterios y juicios Recle finir valores y criterios para e n c a d e n a r l o s Fragmentar hacia abajo para definir «equivalencias de criterio» Estrategias de realidad Ejercicio de estrategia de realidad F r a g m e n t a r hacia arriba para identificar y utilizar jerarquías d e valores y criterios Técnica d e jerarquía de criterios C a p í t u l o 5. C r e e n c i a s y e x p e c t a t i v a s Creencias y sistemas de creencias El poder de las creencias Creencias limitadoras Transformar las creencias limitadoras Expectativas Las expectativas y el patrón d e consecuencias d e El poder de la palabra Cartografiar creencias y expectativas clave Evaluar la motivación para el cambio Hoja de evaluación de creencias C o n s t r u y e seguridad y refuerza las creencias Utilizar el m a r c o «como si» para reforzar creencias y expectativas Ejercicio « C o m o si»

79 81 83 86 87 89 91 95 97 100 102 104 106 108 111 116 121 127 129 131 134 135 137 144 148 151 153 154 154 155

C a p í t u l 6. La e s t r u c t u r a básica d e las creencias 0

11 157

Estructura lingüística de las creencias 159 Equivalencia compleja 160 Causa y efecto 162 Tipos de causas 165 La influencia d e las causas formales 167 El poder de la palabra y la estructura d e las creencias . . 170 Auditoría d e valores 173 Hoja de auditoría d e valores 178 Auditoría d e creencias 179 Procedimiento de «Auditoría de creencias» 179 Utilizar contra ejemplos para reevaluar las creencias limitadoras 182 Algunos marcos verbales para desvelar afirmaciones de creencias limitadoras 185 Generar contra ejemplos 186 Capítulo 7. E s t a d o s i n t e r n o s y c a m b i o n a t u r a l d e creencias El proceso n a t u r a l de cambio de creencias El ciclo de c a m b i o de creencias Cambio de creencias y estados i n t e r n o s Reconocer estados internos e influir sobre ellos Ejercicio: Acceder a u n estado y anclarlo Tutoría y m e n t o r e s internos Procedimiento del ciclo d e creencias Implementar el ciclo d e cambio d e creencias Encadenado d e creencias La influencia d e la c o m u n i c a c i ó n n o verbal Capítulo 8. Virus m e n t a l e s y la m e t a e s t r u c t u r a d e creencias Metaestructura d e creencias Virus mentales Presuposiciones Autorreferencia

191 193 195 201 203 205 206 208 210 212 217

221 223 227 236 242


12

EL PODER DH LA PALABRA

La teoría d e los tipos lógicos Aplicación a sí m i s m a de u n a creencia o una generalización Metamarcos Niveles lógicos C a m b i o de niveles lógicos C a p í t u l o 9. Aplicar los p a t r o n e s c o m o u n s i s t e m a

246 248 253 256 262

Agradecimientos

265

Definición y ejemplos d e patrones d e E¡ poder de la palabra 267 Los patrones de El poder de la palabra c o m o sistema de intervenciones verbales 282 Utilizar El poder de la palabra c o m o u n sistema de patrones 283 Crear y m a n t e n e r u n «virus mental» utilizando El poder de la palabra 302 El poder de la palabra y la Ley d e variedad requerida . . 3 1 0 Reencuadrar y «sacar del marco» a u n virus mental utilizando El poder de la palabra 312 Practicar El poder de la palabra 319 C a p í t u l o 10. C o n c l u s i ó n

327

Epílogo Bibliografía Glosario

333 335 339

D e s e o e x p r e s a r m i g r a t i t u d a: J u d i t h DeLozier, Todd E p s t e i n , David G o r d o n y Leslie C a m e r o n - B a n d l e r p o r su c o n t r i b u c i ó n y su a p o y o c u a n d o e m p e c é a desarrollar las ideas q u e c o n s t i t u y e n la base d e El poder de la palabra. Mis hijos, A n d r e w y J u l i a , c u y a s e x p e r i e n c i a s y explicaciones m e a y u d a r o n a c o m p r e n d e r el p r o c e s o n a t u r a l d e c a m b i o d e creencias y la « m e t a e s t r u c t u r a » d e las creencias. A m i Sattinger q u i e n , al igual q u e ha h e c h o c o n tantos o t r o s d e m i s libros y p r o y e c t o s , m e a y u d ó c o n la lectura d e p r u e b a s y la e d i c i ó n d e este libro. J o h n W u n d e s , que ha transformado en imágenes a l g u n a s d e las e s t r u c t u r a s más p r o f u n d a s s u b y a c e n t e s en El poder de la palabra, d e m o d o q u e p u e d a n ser c o m p r e n d i d a s c o n m a y o r claridad. J o h n es el c r e a d o r d e la c u b i e r t a d e este libro, así c o m o d e las sugestivas i m á g e n e s q u e a b r e n cada u n o d e s u s capítulos.


Prefacio

Me he e s t a d o p r e p a r a n d o d u r a n t e m u c h o s a ñ o s p a r a escribir este libro. Trata d e la magia del lenguaje y se basa e n los p r i n cipios y las clarificaciones d e la P r o g r a m a c i ó n N e u r o l i n g ü í s t i ca o PNL. E n t r é e n c o n t a c t o p o r p r i m e r a vez c o n la P N L hace ya casi v e i n t i c i n c o a ñ o s , c o m o a l u m n o en u n a clase d e lingüística en la U n i v e r s i d a d d e California en Santa C r u z . La clase estaba a cargo d e J o h n Grinder, c o f u n d a d o r d e la PNL. J u n to con Richard Bandler, G r i n d e r a c a b a b a d e c o m p l e t a r el primer v o l u m e n d e su o b r a p i o n e r a The Structure oj Magíc ( 1 9 7 5 ) . En esta o b r a , estos a u t o r e s m o d e l a b a n los p a t r o n e s del lenguaje y las c a p a c i d a d e s intuitivas d e tres d e los m á s eficaces psicoterapeutas del m u n d o (Fritz Perls, Virginia Satir y M i l t o n Erickson). Este c o n j u n t o d e p a t r o n e s ( c o n o c i d o c o m o Metamodelo) hacía p o s i b l e q u e c u a l q u i e r p e r s o n a , c o m o y o m i s m o ( e s t u d i a n t e d e tercer c u r s o d e ciencias políticas), sin n i n g u n a experiencia p r o p i a e n terapia d e clase a l g u n a , p u d i e r a f o r m u lar las p r e g u n t a s q u e u n t e r a p e u t a e x p e r i m e n t a d o plantearía. Q u e d é a s o m b r a d o a n t e las p o s i b i l i d a d e s q u e t a n t o el m e tamodelo c o m o el p r o p i o p r o c e s o de m o d e l a d o ofrecían. M e pareció q u e el m o d e l a d o p o d í a tener i m p l i c a c i o n e s i m p o r t a n tes en t o d a s las áreas d e la actividad h u m a n a : arte, política, gestión e m p r e s a r i a l , ciencia, e n s e ñ a n z a , etc. (ver Creación de modelos con PNL, Dilts, U r a n o , Barcelona, 1 9 9 9 ) . Se m e o c u rrió q u e , m u c h o m á s allá d e la p s i c o t e r a p i a , la m e t o d o l o g í a del modelado podía conducir a amplias innovaciones en m u c h a s otras áreas e n las q u e interviniera la c o m u n i c a c i ó n h u m a n a . C o m o e s t u d i a n t e d e filosofía política, mi p r i m e r « p r o y e c t o d e m o d e l a d o » versó s o b r e la aplicación d e los filtros lingüísticos


16

EL PODCR DE LA PALABRA

Prefacio

q u e G r i n d e r y B a n d l e r h a b í a n e m p l e a d o p a r a analizar a a q u e llos t e r a p e u t a s , p a r a tratar d e d e s c u b r i r q u é p a t r o n e s s u r g i r í a n del e s t u d i o d e los Diálogos Socráticos de Platón (Platos Use of the Dialectic in The Republic: A Linguistic Analysis, 1 9 7 5 ; e n Aplications ofNLP, Dilts, 1 9 8 3 ) .

c o n v e n c i e r a n p a r a cambiarlo (ver Capítulo 9 ) . A pesar de p o ner en ello t o d o s u e m p e ñ o , n a d i e entre los p r e s e n t e s tuvo el m e n o r éxito en influir sobre el a p a r e n t e m e n t e i m p e n e t r a b l e sistema d e creencias q u e Bandler acababa de establecer ( u n sistema b a s a d o en lo q u e y o d e n o m i n a r í a m á s tarde «virus m e n tales»).

Si b i e n a q u e l e s t u d i o r e s u l t ó ser a la vez fascinante y revelador, d e a l g ú n m o d o sentía q u e , en la capacidad d e p e r s u a s i ó n d e Sócrates, tenía q u e h a b e r algo m á s q u e las d i s t i n c i o n e s q u e el m e t a m o d e l o podía explicar. Lo m i s m o s u c e d í a c o n otras d i ferenciaciones verbales p r o p o r c i o n a d a s p o r la PNL, tales c o m o los predicados sistémicos representacionales (palabras descriptivas q u e i n d i c a n d e t e r m i n a d a m o d a l i d a d sensorial: «ver», « m i rar», «oír», « s o n a r » , «sentir», «tocar», etc.). Sin d u d a , a q u e l l a s clarificaciones c o n t r i b u í a n a la c o m p r e n s i ó n , p e r o n o a c a b a n d e c a p t a r la t o t a l i d a d d e las d i m e n s i o n e s d e los p o d e r e s persuasivos d e Sócrates. A m e d i d a q u e a v a n z a b a en el e s t u d i o d e l o s escritos y los d i s c u r s o s d e p e r s o n a s q u e h a b í a n influido o i n c i d i d o e n el curs o d e la historia d e la h u m a n i d a d — c o m o J e s ú s d e Nazaret, Karl M a r x , A b r a h a m L i n c o l n , Albert Einstein, M o h a n d a s G a n d h i y Martin L u t h e r King, e n t r e o t r o s — , m e fui c o n v e n c i e n d o d e q u e , p a r a influir s o b r e las creencias d e q u i e n e s les e s c u c h a b a n , a q u e l l a s p e r s o n a s e m p l e a b a n d e t e r m i n a d a s series de patrones, c o m u n e s y fundamentales. Es m á s , aquellos pat r o n e s q u e s u s p a l a b r a s codificaban, s e g u í a n i n f l u y e n d o y m o d e l a n d o la historia, a pesar d e q u e q u i e n e s las p r o n u n c i a r o n h u b i e r a n d e s a p a r e c i d o físicamente m u c h o s a ñ o s atrás. Los p a t r o n e s d e El poder de la palabra c o n s t i t u y e n m i i n t e n t o p o r c o dificar a l g u n o s d e los m e c a n i s m o s lingüísticos clave q u e esas p e r s o n a s e m p l e a r o n para p e r s u a d i r a o t r a s , así c o m o p a r a influir s o b r e creencias sociales y s i s t e m a s d e creencias. F u e u n a experiencia c o n R i c h a r d Bandler, c o f u n d a d o r d e la P N L , la q u e m e c o n d u j o a r e c o n o c e r y formular c o n s c i e n t e m e n t e esos p a t r o n e s en el a ñ o 1980. Para aclarar u n p u n t o d e s u s e n s e ñ a n z a s d u r a n t e u n s e m i n a r i o , Bandler, r e p u t a d o p o r s u d o m i n i o del lenguaje, estableció u n sistema d e creencias j o c o s o p e r o « p a r a n o i d e » , desafiando a los p a r t i c i p a n t e s a q u e le

17

Al e s c u c h a r los d i s t i n t o s « r e e n c u a d r e s » verbales q u e Bandler creaba e s p o n t á n e a m e n t e , p u d e r e c o n o c e r a l g u n a s d e las e s t r u c t u r a s q u e e m p l e a b a . I n c l u s o a pesar d e q u e aplicaba p a t r o n e s «negativos» p a r a defender s u p o s i c i ó n , m e p e r c a t é d e que se trataba e x a c t a m e n t e d e las m i s m a s e s t r u c t u r a s q u e h a b í a n utilizado p e r s o n a j e s c o m o Lincoln, G a n d h i y J e s ú s , e n t r e otros, p a r a p r o m o v e r c a m b i o s sociales p o d e r o s o s y positivos. E n esencia, estos p a t r o n e s d e El poder de la palabra e s t á n formados p o r categorías y d i s t i n c i o n e s v e r b a l e s , q u e p e r m i t e n a s u vez establecer, c a m b i a r o t r a n s f o r m a r creencias a través del lenguaje. P u e d e n s e r definidas c o m o « r e e n c u a d r e s v e r b a les» q u e influyen t a n t o s o b r e las creencias c o m o s o b r e los m a pas m e n t a l e s a partir d e los q u e éstas h a n s i d o c o n s t r u i d a s . E n los casi v e i n t e a ñ o s t r a n s c u r r i d o s d e s d e su formalización inicial, los p a t r o n e s d e El poder de la palabra h a n d e m o s t r a d o s e r u n o d e los g r u p o s d e clarificaciones p r o p o r c i o n a d o s p o r la P N L c o n m á s p o d e r p a r a la p e r s u a s i ó n efectiva. Tal vez m á s que n i n g ú n o t r o c o n c e p t o d e P N L , estos p a t r o n e s p r o p o r c i o n a n u n a h e r r a m i e n t a p a r a el c a m b i o d e creencias a través d e la conversación. N o o b s t a n t e , e n s e ñ a r estos p a t r o n e s d e forma eficaz presenta s u s dificultades, h a b i d a c u e n t a d e q u e t r a t a n d e p a l a b r a s y éstas s o n f u n d a m e n t a l m e n t e abstractas. C o m o la p r o p i a P N L señala, las p a l a b r a s s o n estructuras superficiales q u e t r a t a n d e representar o d e e x p r e s a r estructuras profundas. Para c o m p r e n der r e a l m e n t e y aplicar c o n creatividad d e t e r m i n a d o p a t r ó n d e lenguaje, d e b e m o s interiorizar su « e s t r u c t u r a m á s p r o f u n d a » , d e lo c o n t r a r i o , n o s e s t a r e m o s l i m i t a n d o a i m i t a r o a r e p e t i r « c o m o u n loro» los e j e m p l o s q u e s e n o s h a y a n p r o p u e s t o . Así p u e s , es i m p o r t a n t e q u e al a p r e n d e r y practicar El poder de la palabra s e p a m o s d i s t i n g u i r la magia g e n u i n a d e los t r u c o s «tri-


18

E L PODER DE LA PALABRA

Prefacio

viales». La magia del c a m b i o p r o v i e n e d e la c a p a c i d a d para acceder a algo q u e está m á s allá d e las p r o p i a s palabras. Hasta a h o r a , los p a t r o n e s d e El poder de la palabra h a n sido e n s e ñ a d o s p o r lo general p o r m e d i o d e la p r e s e n t a c i ó n al a l u m n a d o d e definiciones y e j e m p l o s verbales, d e m o s t r a t i v o s d e las diferentes e s t r u c t u r a s verbales, s u p o n i e n d o q u e el discíp u l o a d i v i n a r á i n t u i t i v a m e n t e p o r s u c u e n t a la e s t r u c t u r a p r o funda necesaria p a r a g e n e r a r los p a t r o n e s a d e c u a d o s . A u n q u e , e n cierta m e d i d a , este p l a n t e a m i e n t o refleje el m o d o e n q u e a p r e n d i m o s n u e s t r a l e n g u a m a t e r n a s i e n d o n i ñ o s , n o es m e n o s cierto q u e tiene s u s limitaciones.

bargo, hasta hace pocos a ñ o s n o h e c o n s e g u i d o la profundización y la c o m p r e n s i ó n necesarias acerca de c ó m o se forman las creencias y d e c ó m o se m a n t i e n e n , tanto cognitiva c o m o n e u r o lógicamente, que m e permitieran presentar con claridad y concisión suficientes las estructuras m á s profundas subyacentes en El poder de la palabra.

P o r e j e m p l o , h a y p e r s o n a s ( p a r t i c u l a r m e n t e las n o a n g l ó fonas p o r o r i g e n ) a las q u e los p a t r o n e s d e El poder de la palabra les p a r e c e n útiles y p o d e r o s o s , a u n q u e al m i s m o t i e m p o les r e s u l t a n a veces c o m p l e j o s y algo confusos. H a y i n c l u s o p r a c ticantes" d e P N L ( a l g u n o s c o n m u c h o s a ñ o s d e e x p e r i e n c i a ) q u e n o s i e m p r e tienen claro c ó m o encajan estos p a t r o n e s c o n otros c o n c e p t o s d e la P N L . E s m á s , los p a t r o n e s s o n a m e n u d o p r e s e n t a d o s y utilizados en u n m a r c o a d v e r s o , b á s i c a m e n t e c o m o h e r r a m i e n t a p a r a la d i s c u s i ó n y el d e b a t e , l o c u a l les ha c o n f e r i d o c o n el t i e m p o cierta r e p u t a c i ó n d e p o m p o s o s . Algunas d e estas dificultades reflejan s i m p l e m e n t e el p r o p i o desarrollo histórico d e estos patrones. Los identifiqué y formulé antes d e tener la o p o r t u n i d a d d e explorar con d e t e n i m i e n t o la estructura m á s profunda d e las creencias y del c a m b i o d e creencias, así c o m o su relación con otros niveles de c a m b i o y aprendizaje. Desde q u e identifiqué los patrones d e Eí poder de la palabra, h e ido desarrollando u n a serie d e técnicas para el cambio de creencias, tales c o m o la Reimpronta, el Patrón d e Transformación del Fracaso en E n s e ñ a n z a , el Proceso d e Instalación d e Creencias, el Metaespejo y la Integración d e Creencias Enfrentadas (ver Cíianging Belief Systems wiih NLP, Dilts, 1990, y Beliefs: Pathwcrys to Health and Well-Being, Dilts, H a l l b o m y Smith, 1990). Sin e m -

* Practitioners, con mayúscula, en el original. Se refiere a una de las categorías dentro de la formación reglada y certificada en PNL. (N. del T.).

19

Tengo p r e v i s t o u n s e g u n d o v o l u m e n , t i t u l a d o en p r i n c i p i o Eí Lenguaje del Liderazgoy del Cambio Social, e n el q u e e x p l o raré e ilustraré c ó m o fueron u t i l i z a d o s estos p a t r o n e s p o r personajes h i s t ó r i c o s c o m o Sócrates, J e s ú s , M a r x , L i n c o n y G a n dhi, e n t r e o t r o s , p a r a establecer, influir y t r a n s f o r m a r creencias que r e s u l t a r o n cruciales e n la f u n d a c i ó n d e n u e s t r o m u n d o moderno. El poder de la palabra es u n t e m a a p a s i o n a n t e . C o n o c e r l o me p e r m i t e a y u d a r t e a p r o n u n c i a r las p a l a b r a s a d e c u a d a s e n el m o m e n t o o p o r t u n o , sin n e c e s i d a d d e técnicas formales o d e contextos específicos, c o m o p u e d a n ser l o s t í p i c a m e n t e relacionados c o n la terapia o el d e b a t e . Confío en q u e disfrutes d e este viaje a la m a g i a del lenguaje y del c a m b i o d e creencias a través d e la c o n v e r s a c i ó n .

ROBERT DILTS

Santa C r u z , California M a y o d e 1999


La magia del lenguaje

El poder de la palabra trata d e la magia de las palabras y del lenguaje. El lenguaje constituye u n o de los c o m p o n e n t e s fundamentales a partir de los cuales construimos nuestros modelos m e n t a les del m u n d o , y p u e d e ejercer u n a tremenda influencia sobre el modo en q u e percibimos la realidad y r e s p o n d e m o s ante ella. El lenguaje verbal constituye u n a característica exclusiva de la especie h u m a n a , siendo considerado c o m o u n o de los principales factores que nos distinguen d e las d e m á s criaturas. El gran psiquiatra Sigmund Freud, p o r ejemplo, opinaba que las palabras son el i n s t r u m e n t o básico de la conciencia h u m a n a y q u e , como tal, tienen poderes m u y especiales. C o m o él m i s m o expuso: Palabrasy magia fueron al principio una y la misma cosa, e incluso hoy las palabras siguen reteniendo gran parte de su poder mágico. Con ellas podemos darnos unos a otros la mayor felicidad o la más grande de las desesperaciones, con ellas imparte el maestro sus enseñanzas a sus discípulos, con ellas arrastra el orador a quienes le escuchan, determinando sus juicios y sus decisiones. Las palabras apelan a las emociones y constituyen, deforma universal, el medio a través del cual influimos sobre nuestros congéneres. Los p a t r o n e s de E¡ poder de la palabra proceden del estudio del m o d o en que el lenguaje ha sido y p u e d e ser utilizado para influir sobre la vida de las personas. C o n s i d e r e m o s , p o r ejemplo, los casos siguientes:


EL PODER DE I,A PALABRA

Lenguaje y experiencia

25

Una agente de policía de recibe orden de acudir urgentem e n t e a u n a vivienda para a t e n d e r u n incidente de violencia doméstica. Sabe que es precisamente en esta clase d e situaciones en las que más peligra su integridad física. A la gente n o le gusta que la policía se m e t a en sus a s u n t o s familiares, sobre todo si se trata de personas violentas e irritadas. Al aproximarse a la vivienda en cuestión, la agente escucha voces y chillidos procedentes del interior de aquélla. Un h o m bre está gritando fuertemente y se oye el r u i d o de objetos al ser arrojados contra la pared, j u n t o c o n los chillidos de terror de u n a voz femenina. De r e p e n t e sale volando a través d e la puerta de entrada u n televisor, que va a estrellarse contra el suelo para hacerse añicos ante los pies d e la agente. Ésta s e precipita hacia la p u e r t a y c o m i e n z a a golpearla c o n todas s u s fuerzas. Del interior d e la vivienda surge u n a voz de t r u e n o que pregunta: — ¡ ¿ Q u i é n d e m o n i o s es?!

m e n t e al paciente d u r a n t e u n tiempo, el recién llegado se acerca al j o v e n y le dice: —Tengo entendido que tienes experiencia como carpintero. A lo q u e el otro le responde, s o r p r e n d i d o : — B u e n o . . . s í . . . más o m e n o s . Entonces el psiquiatra le explica q u e están c o n s t r u y e n d o u n a nueva instalación en la sala d e recreo y q u e necesitan a alguien que sepa manejar la madera. —Tu ayuda nos sería d e gran utilidad —prosigue el psiquiatra—. Bueno, si es q u e eres d e la clase de persona que gusta de ayudar a los d e m á s . Incapaz de negarse, el paciente decide prestarse al j u e g o . Se implica en el proyecto y establece n u e v a s amistades con otros pacientes y con los obreros que trabajan en la construcción. Finalmente consigue establecer relaciones sociales normales, dejar el hospital y conseguir u n e m p l e o estable.

La agente echa una mirada d e reojo a los restos del televisor, esparcidos p o r el lugar d o n d e ella estaba tan sólo u n par d e s e g u n d o s antes, y r e s p o n d e : —Servicio de reparación de televisores. Tras u n o s instantes d e silencio sepulcral, el h o m b r e d e d e n t r o estalla en u n a s o n o r a carcajada y abre la puerta, perm i t i e n d o q u e la a g e n t e haga s u trabajo sin m á s violencia n i enfrentamientos. C o m o m á s tarde c o m e n t a r í a , aquellas afortunadas palabras le sirvieron a la agente m u c h o m á s q u e meses d e preparación física para el c o m b a t e c u e r p o a cuerpo.

Un paciente despierta d e la anestesia en la sala de recuperación d e u n hospital, tras u n a intervención quirúrgica. El cirujano va a verlo para informarle del resultado de la operación. Medio aturdido a ú n p o r los efectos de la anestesia y en cierta m e d i d a ansioso, el paciente le pregunta al médico c ó m o h a ido la intervención. Éste le r e s p o n d e :

U n joven se halla i n t e r n a d o en el ala de psiquiatría de u n hospital mental, d o n d e está siendo tratado de su creencia d e ser «Jesucristo». Pasa s u s días sin hacer nada, deambula p o r la sala y predica a los d e m á s pacientes, que lo ignoran sistemáticamente. Hasta el m o m e n t o , n i los psiquiatras ni l o s cuidadores h a n tenido el m e n o r éxito en sus intentos p o r persuadirle de que a b a n d o n e su ofuscación hasta que, u n b u e n día, llega un n u e v o psiquiatra. Tras observar discreta-

— L a m e n t o traer malas noticias. El t u m o r q u e h e m o s extirpado es canceroso. Enfrentándose a s u s peores temores, el paciente le pregunta: —¿Y ahora qué? A lo q u e el cirujano le responde: — B u e n o , las b u e n a s noticias son que h e m o s extirpado todo el tumor, en la m e d i d a de lo posible... El resto es ahora cosa suya. Espoleado p o r el c o m e n t a r i o del médico, el paciente comienza a reevaluar su estilo d e vida y las posibles alternativas. Hace cambios en su dieta y comienza a hacer ejercicio c o n regularidad. Reflexionando acerca de lo estresante y poco gratificante q u e ha sido su vida en los años preceden-


EL PODER DE LA PALABRA

Lenguaje y experiencia

27

tes a la intervención, se embarca en u n proceso de crecim i e n t o p e r s o n a l , clarificando sus creencias, s u s valores y su propósito vital. Su vida cambia espectacularmente para mej o r y, años más tarde, se siente feliz, libre de su cáncer y m á s sano d e lo que n u n c a antes había estado.

embargo, t e m e que, habida cuenta de la cantidad d e solicitudes, n o tenga la m e n o r o p o r t u n i d a d d e ser aceptada. Tratando de ser m á s «realista» y d e evitar el desengaño, decide presentar solicitudes ú n i c a m e n t e para otras opciones más modestas. Mientras rellena los formularios, le explica su raz o n a m i e n t o a su m a d r e , diciéndole:

Un joven q u e ha estado en u n a cena con s u s amigos y se h a l o m a d o varios vasos de vino, coge su coche para volver a casa en m e d i o d e la helada n o c h e invernal. Al t o m a r u n a curva, se e n c u e n t r a delante d e él con una persona q u e cruza la calle. Pisa el freno a fondo, pero el coche patina, golpea al peatón y éste m u e r e . D u r a n t e semanas el joven se siente paralizado p o r el desasosiego y la confusión, sabe que ha acabado con u n a vida y q u e ha destrozado una familia de forma irreparable. Siente q u e el accidente es p o r completo culpa suya. Si n o hubiera bebido tanto, probablemente habría visto antes a aquel peatón y habría p o d i d o responder con mayor rapidez y precisión. Sintiéndose cada vez más d e p r i m i d o , considera incluso la idea d e suicidarse. Su tío va a visitarle y, al ver el lamentable estado del m u c h a c h o , se sienta a su lado y p e r m a n e c e en silencio u n o s m i n u t o s . Luego, colocando su m a n o sobre el h o m b r o del s o b r i n o , el h o m b r e le dice c o n sinceridad y sencillez:

—Seguro que esa universidad estará i n u n d a d a de solicitudes. A lo que su m a d r e le responde: — S i e m p r e hay sitio para alguien b u e n o . Esta sencilla verdad anima a la j o v e n a m a n d a r también su solicitud a esa universidad de s u s s u e ñ o s . Para su sorpresa y deleite, es aceptada y acaba convirtiéndose en u n a prestigiosa consultora. Un m u c h a c h o trata desesperadamente d e a p r e n d e r a jugar a béisbol. Quiere estar en el equipo con s u s amigos, pero parece incapaz d e atrapar bien la pelota y ésta le asusta. A m e dida q u e el curso y los e n t r e n a m i e n t o s avanzan, se siente cada vez m á s d e s a n i m a d o . Finalmente, le dice a su entrenad o r q u e piensa dejarlo p o r q u e se considera u n «mal jugador». El h o m b r e le responde:

— S e a m o s o n o conscientes d e ello, todos c o r r e m o s peligro c o n s t a n t e m e n t e . De repente, el joven siente c o m o si una nueva luz c o m e n zara a iluminar su vida. Cambia p o r completo s u s hábitos, estudia psicología y se convierte en consejero de víctimas d e c o n d u c t o r e s ebrios y en terapeuta para personas que h a n sido arrestadas p o r c o n d u c i r bajo los efectos del alcohol. De este m o d o consigue transformarse en u n a fuerza positiva d e cambio y sanación para la vida d e m u c h a s personas.

— N o hay malos jugadores, tan sólo hay personas que n o confían en su capacidad para aprender. Poniéndose d e pie frente al chaval, le p o n e la pelota en su guante y le pide q u e se la lance. Luego da u n paso atrás y se la devuelve con suavidad al muchacho. Paso a paso va a u m e n tando la distancia entre a m b o s , hasta q u e el chico recibe y lanza con seguridad a u n a distancia respetable. I m b u i d o d e la sensación d e q u e sí p u e d e aprender, el chaval vuelve a entrenar hasta convertirse en u n m i e m b r o valioso para su equipo.

Una m u c h a c h a se está p r e p a r a n d o para acceder a la universidad. Ha barajado diversas opciones, y lo que más le gustaría sería entrar en la facultad de ciencias empresariales d e una d e las universidades m á s prestigiosas de su e n t o r n o . Sin

Todos estos ejemplos c o m p a r t e n u n a característica c o m ú n : unas pocas palabras cambian para mejor el curso d e la vida de alguien, convierten alguna creencia limitadora en u n a perspectiva más rica, que permite m á s opciones. Ilustran hasta qué p u n t o las


28

EL PODER DE LA PALABRA

Lenguaje y experiencia

palabras adecuadas en el m o m e n t o o p o r t u n o tienen p o d e r para generar efectos poderosos y positivos. Por desgracia, también las palabras p u e d e n confundirnos y limitarnos. Las palabras inadecuadas en el m o m e n t o i n o p o r t u n o p u e d e n resultar dañinas y destructivas. Este libro trata del poder benéfico o perjudicial d e las palabras y de las distinciones que d e t e r m i n a n el tipo de impacto que esas palabras van a tener, así c o m o d e los patrones de lenguaje a través de los cuales p o d e m o s transformar afirmaciones perjudiciales en declaraciones positivas.

mer libro, The Structure of Magic ( 1 9 7 5 ) , Richard Bandler y J o h n Grinder, cofundadores de la PNL, p u g n a b a n p o r definir algunos de los principios ocultos tras la aparente «magia» del lenguaje a la que se refiere Freud:

La prestidigitación consiste en el arte d e practicar la «magia» a corta distancia, a la vista de todos. Esta clase de magia se caracteriza p o r la experiencia «ahora lo ves, ahora n o lo ves». Por ejemplo, u n espectador coloca el as de espadas sobre la baraja pero, c u a n d o vuelve a mirar la carta, ésta se ha «transformado» en la reina d e corazones. Los patrones verbales de Eí poder de la palabra tienen u n a cualidad «mágica» en cierto m o d o parecida, p u e s t o que consiguen a m e n u d o provocar cambios espectaculares, tanto e n la percepción c o m o en las presuposiciones sobre las que se basa cada percepción en particular.

Lenguaje y Programación

Neurolingüística

El presente estudio se basa en los patrones y las precisiones de la Programación Neurolingüística o PNL. Ésta se o c u p a de la influencia q u e el lenguaje tiene sobre nuestra programación mental y d e m á s funciones de n u e s t r o sistema nervioso. La PNL trata asimismo del m o d o en q u e nuestra programación mental y nuestro sistema nervioso se reflejan tanto en nuestro lenguaje c o m o en los patrones lingüísticos que e m p l e a m o s . La esencia de la Programación Neurolingüística estriba en que el funcionamiento de nuestro sistema nervioso ( « n e u r o » ) está í n t i m a m e n t e vinculado a nuestra capacidad para el lenguaje («lingüística»). Las estrategias («programas») a través d e las que nos organizamos y c o n d u c i m o s n u e s t r o c o m p o r t a m i e n t o están construidas sobre patrones neurológicos y verbales. En su pri-

29

Todos los logros de la especie humana, tanto en lo positivo como en lo negativo, han implicado la utilización del lenguaje. Como humanos, empleamos el lenguaje de dos formas. En primer lugar para representar nuestra experiencia, en una actividad que denominamos razonar, pensar, fantasear o ensayar. Cuando utilizamos el lenguaje como sistema de representación, estamos creando un modelo de nuestra experiencia. Este modelo del mundo, que hemos creado por medio del uso representativo del lenguaje, se basa en nuestras percepciones del mundo, y éstas están, a su vez, determinadas en parte por nuestro modelo de representación... En segundo lugar, nos servimos del lenguaje para comunicarnos unos a otros nuestro modelo o representación del mundo. A esta actividad consistente en la utilización del lenguaje como medio de comunicación la denominamos hablar, discutir, escribir; conferenciar o cantar. Según Bandler y Grinder, el lenguaje n o s sirve c o m o m e d i o tanto para representar o crear modelos d e nuestra experiencia, como para c o m u n i c a r n o s acerca de los mismos. En realidad, los griegos antiguos tenían n o m b r e s distintos p a r a cada u n a de estas dos utilizaciones del lenguaje. Empleaban los t é r m i n o rhema para referirse a las palabras utilizadas c o m o medio de c o m u n i c a ción, y logos para d e n o t a r las palabras relacionadas c o n el pensamiento y la c o m p r e n s i ó n . Rhema ( p r | u a ) equivalía a u n a expresión, a «palabras c o m o cosas», mientras q u e logos (koyoo) se refería a las palabras relacionadas con la «manifestación d e la razón». El gran filósofo griego Aristóteles describía c o m o sigue la relación entre palabras y experiencia mental: Las palabras habladas son los símbolos de la experiencia mental, mientras que las palabras escritas lo son de las pa-


30

EL PODER DE LA PALABRA

Lenguaje y experiencia

labras habladas. Del mismo modo que no todos los hombres tienen la misma escritura, tampoco tienen los mismos sonidos hablados. Sin embargo, las experiencias mentales que ambas expresiones directamente simbolizan son las mismas para todos, del mismo modo que lo son todas las cosas de las cuales nuestras experiencias son imágenes.

simplemente nuestras percepciones: p u e d e en realidad crear o modificar esas percepciones. Ello implica u n papel especial y particularmente profundo para el lenguaje en el proceso de cambio y sanación. En la filosofía de la Grecia antigua, p o r ejemplo, se consideraba que el «íogos» constituía el principio controlador y unificador del universo. Heráclito (540-480 a.C.) definía el «logos» como el «principio universal a través del cual todas las cosas estaban interrelacionadas y sucedían todos los acontecimientos naturales». Para los estoicos, «logos» tía el principio regidor y generador, i n m a n e n t e y activo en toda realidad y omnipresente en todo c u a n t o existe. Según Philo —filósofo j u d í o griegoparlante, c o n t e m p o r á n e o d e J e s ú s — , «logos» era el p u n t o intermedio entre la realidad última y el m u n d o perceptible.

La afirmación aristotélica d e q u e las «palabras» simbolizan nuestra «experiencia mental» nos recuerda el concepto de PNL consistente en que las palabras, tanto habladas c o m o escritas, s o n «estructuras superficiales», transformaciones a su vez de otras «estructuras profundas». C o m o resultado d e todo ello, las palabras tienen poder, tanto para reflejar c o m o para moldear las expresiones mentales. Ello las convierte en h e r r a m i e n t a s poderosas para el p e n s a m i e n t o , así c o m o para otros procesos mentales, tanto conscientes c o m o inconscientes. Accediendo a esas estructuras profundas subyacentes a las palabras específicas utilizadas p o r cualquier persona, p o d r e m o s identificar e influir, al nivel más profundo, las operaciones mentales que los patrones d e lenguaje de esa persona reflejan. Desde esta perspectiva, el lenguaje n o es tan sólo u n «epifen ó m e n o » o u n conjunto d e signos arbitrarios p o r medio de los cuales nos c o m u n i c a m o s acerca d e nuestra experiencia mental, sino que constituye también una parte crucial de esta m i s m a experiencia mental. C o m o señalaran Bandler y Grinder: El sistema nervioso, responsable del sistema representacional del lenguaje, es el mismo sistema nervioso por medio del cual los humanos producimos todos y cada uno de los diferentes modelos del mundo (visual, cinestésico, etc.). En cada uno de ambos sistemas actúan los mismos principios estructurales. Por consiguiente, en n u e s t r o s sistemas de representación interna, el lenguaje p u e d e ser paralelo e incluso substituir a las experiencias y las actividades. U n a i m p o r t a n t e implicación consiste en q u e «hablar de algo» p u e d e hacer m u c h o más que reflejar

Mapa y

31

territorio

La piedra angular, tanto d e El poder de la palabra c o m o del enfoque al lenguaje de la PNL, consiste e n el principio de que «el mapa n o es el territorio». F o r m u l a d o inicialmente por Alfred Korzybski (1879-1950), fundador de la Semántica General, reconoce la distinción fundamental entre n u e s t r o s m a p a s del m u n do y el propio m u n d o . La filosofía del lenguaje de Korzybski ha significado u n a de las influencias más poderosas en el desarrollo de la PNL. La c o m b i n a c i ó n de su trabajo en el área d e la semántica c o n la teoría sintáctica d e gramática trasformacional de Noam C h o m s k y constituye el núcleo de gran parte del aspecto «lingüístico» de la Programación Neurolingüística. En Science and Sanity (1933), su obra capital, Korzybski afirma que el progreso del ser h u m a n o es, en gran medida, una consecuencia de la superior flexibilidad de s u s sistemas nerviosos, capaces de formar y utilizar representaciones simbólicas o mapas. El lenguaje, p o r ejemplo, constituye u n tipo de mapa o modelo del m u n d o que nos permite resumir o generalizar nuestras experiencias y transmitirlas a otros h u m a n o s , ahorrándoles así la necesidad de tener que cometer de nuevo los m i s m o s errores, o d e


32

EL PODER DE LA PALABRA

Lenguaje y experiencia

reinventar lo que ya ha sido previamente descubierto. Esta clase de capacidad lingüística generalizadora de los h u m a n o s —señala Korzybski— explica la diferencia abismal entre nuestro progreso y el de los animales, al m i s m o tiempo que su mal uso y s u mala comprensión constituyen también la explicación de nuestros problemas. Korzybski sugiere que los h u m a n o s necesitan ser adec u a d a m e n t e entrenados en la utilización del lenguaje con el fin de evitar las confusiones y los conflictos innecesarios que surgen d e la confusión entre el «mapa» y el «territorio».

Korzybski señaló, en 1941, a la «neurolingüística» c o m o área de estudio importante en relación con su semántica general. La PNL postula que todos t e n e m o s nuestra propia visión del m u n d o , así c o m o q u e esta visión se basa en los m a p a s i n t e r n o s que h e m o s ido c o n s t r u y e n d o a través de n u e s t r o lenguaje y de nuestros sistemas sensoriales de representación, c o m o resultado de nuestras experiencias vitales individuales. Son estos «mapas lingüísticos» los que determinarán, m á s q u e la propia realidad, cómo interpretaremos el m u n d o que nos rodea, c ó m o reaccionaremos ante él, qué significado extraeremos de nuestras experiencias y cuál d a r e m o s a n u e s t r o s c o m p o r t a m i e n t o s . C o m o señala el Hamlet de Shakespeare: «No hay más bien ni mal que el que el pensamiento construye».

La ley de individualidad d e Korzybski, p o r ejemplo, declara q u e «no hay dos personas, d o s situaciones o d o s etapas d e u n proceso que sean iguales en detalle». Korzybski señala que disp o n e m o s d e un n u m e r o d e conceptos y palabras m u y inferior al de experiencias únicas, lo cual tiende a c o n d u c i r a la identificación o «confusión» entre dos o más situaciones, fenómeno que se conoce en PNL c o m o «generalización» o «ambigüedad». P o r ejemplo, la palabra «gato» es c o m ú n m e n t e aplicada a millones de animales individualmente distintos, al «mismo» animal en diferentes etapas de su vida, a n u e s t r a s imágenes mentales, a ilustraciones y fotografías, a u n a palabra de cuatro letras, o incluso metafóricamente (ojos de gata) a las personas. Así p u e s , c u a n d o alguien utiliza el t é r m i n o «gato», n o está siempre claro si se está refiriendo a un animal d e cuatro patas, a u n a palabra d e cuatro letras, o a u n h o m í n i d o d e dos piernas. Korzybski consideraba i m p o r t a n t e enseñar a las personas el m o d o de reconocer y trascender s u s hábitos lingüísticos, para que p u d i e r a n así comunicarse m á s eficazmente y apreciar mejor las características únicas d e s u s experiencias cotidianas. Trató d e desarrollar h e r r a m i e n t a s que a y u d a r a n a la gente a evaluar s u s experiencias, m e n o s p o r las implicaciones d e su lenguaje cotidiano y más p o r las realidades irrepetibles de su situación particular. El objetivo de Korzybski consistía en estimular a las personas a p o s p o n e r s u s reacciones inmediatas y a buscar las características únicas d e la situación j u n t o con interpretaciones alternativas. C o m o ha q u e d a d o dicho, las ideas y los métodos d e Korzybski constituyen una de las bases de la PNL. De hecho, el propio

33

E n The Structure of Magic, Vol. I ( 1 9 7 5 ) , su primer libro, los cofundadores d e la PNL Richard Bandler y J o h n Grinder señalaron que la diferencia entre q u i e n e s r e s p o n d e n eficazmente al m u n d o que les rodea y q u i e n e s lo hacen deficientemente está, e n gran medida, en función de su m o d e l o interno del m u n d o : Las personas que responden creativamente y se las arreglan con eficacia... son las que poseen una representación o un modelo ricos de su situación, en la que perciben un amplio abanico de posibilidades donde elegir su acción. Las otras creen tener pocas opciones, ninguna de las cuales les resulta atractiva... Hemos descubierto que no es que el mundo sea demasiado limitado para ellas, o que no dispongan de opciones, sino que se bloquean y no pueden ver las opciones y las posibilidades que se abren ante ellas, debido a que éstas no encajan en sus modelos del mundo. La distinción de Korzybski entre mapa y territorio implica que nuestros m o d e l o s mentales de la realidad d e t e r m i n a n , más q u e la propia realidad, el m o d o en que actuaremos. Por consiguiente, es importante que e x p a n d a m o s sin cesar n u e s t r o s m a p a s del m u n do. En palabras del gran científico Albert Einstein: «Nuestra forma d e p e n s a r genera problemas que la m i s m a clase d e pensamiento n u n c a logrará resolver».


34

EL PODER DE l-A PALABRA

Lenguaje y experiencia

U n a d e las creencias fundamentales en la PNL consiste en que, dada u n a m i s m a realidad, si enriqueces o e x p a n d e s tu m a p a del m u n d o p o d r á s percibir más opciones disponibles. C o m o resultado de ello, actuarás c o n m á s eficacia y m a y o r sabiduría, sea lo q u e sea lo q u e estés haciendo. U n a d e las misiones prioritarias d e la PNL consiste en crear h e r r a m i e n t a s ( c o m o los patrones d e El poder de la palabra) q u e ayuden a las personas a ampliar y enriquecer s u s m a p a s i n t e r n o s d e la realidad. Según la PNL, cuanto más extenso y rico sea tu m a p a del m u n d o , más posibilidades tendrás para manejar los retos que la realidad te plantee.

este m o d o , nuestra experiencia constituye la materia prima a partir de la cual creamos n u e s t r o s propios m a p a s o modelos del mundo. Experiencia sensorial se refiere a la información recibida a través de los órganos sensoriales (ojos, oídos, piel, nariz y b o c a ) , así como al conocimiento del m u n d o e x t e r n o derivado de esta información. Los órganos sensoriales constituyen las facultades por las que los h u m a n o s y otros animales perciben el m u n d o que les rodea. Cada canal sensorial actúa c o m o u n filtro q u e responde a u n rango d e t e r m i n a d o de estímulos (ondas l u m i n o s a s , ondas sonoras, contacto físico, etc.), que variará según la especie d e que se trate.

Desde la perspectiva de la PNL, n o hay ningún mapa del m u n d o «verdadero» o «correcto». Cada cual tiene el suyo y ning u n o es m á s «bueno» o «real» que otro. Lo que sucede es que las personas más eficaces s o n aquellas cuyo mapa del m u n d o les permite percibir el mayor n ú m e r o posible d e posibilidades y perspectivas. Su forma d e percibir el m u n d o , organizarse y responder ante él es m u c h o más rica.

Experiencia

35

A m o d o d e primera interfaz con el m u n d o que nos rodea, los sentidos constituyen n u e s t r a s «ventanas al m u n d o » . Toda la información d e la que d i s p o n e m o s acerca d e nuestra existencia física procede de estas ventanas sensoriales. Por esta razón la PNL valora en extremo la experiencia sensorial y la considera como la fuente primordial de todo nuestro conocimiento acerca del medio externo, así c o m o la materia prima fundamental para la c o n s trucción de n u e s t r o s m o d e l o s del m u n d o . El aprendizaje, la comunicación y el m o d e l a d o eficaces h u n d e n p o r igual s u s raíces en la experiencia sensorial.

Nuestros m a p a s del m u n d o p u e d e n ser contrastados c o n nuestra experiencia del m i s m o . «Experiencia» se refiere aquí al proceso d e experimentar, sentir y percibir tanto el m u n d o que nos rodea c o m o n u e s t r a s reacciones ante él. Nuestra «experiencia» d e u n a puesta d e sol, d e u n a discusión o d e u n a s vacaciones está direct a m e n t e relacionada con nuestra percepción personal d e estos acontecimientos, así c o m o c o n nuestra participación en los mism o s . Según la PNL, nuestras experiencias se construyen a partir de la información sobre el medio externo que recibimos a través d e los órganos sensoriales, j u n t o con los recuerdos, las fantasías, las sensaciones y las emociones asociadas q u e emergen d e n u e s t r o propio interior.

La experiencia sensorial p u e d e ser contrastada c o n otras clases de experiencias, c o m o la fantasía o la alucinación, generadas desde el cerebro del individuo en lugar d e percibidas p o r los sentidos. Además de la experiencia procedente de los sentidos, los h u m a n o s t e n e m o s también u n a red interna d e información y c o nocimiento, construida a partir d e experiencias generadas internamente, tales c o m o los «pensamientos», las «creencias», l o s «valores» y el sentido d e «sí m i s m o » . Esta red interna de c o n o cimiento genera otra serie de filtros «internos» q u e enfocan y d i rigen nuestros sentidos y q u e actúan asimismo para eliminar, distorsionar y generalizar los datos recibidos a través d e ellos.

Utilizamos también el t é r m i n o «experiencia» para referirnos al conocimiento a c u m u l a d o a lo largo de nuestra vida. Toda la información que nos llega p o r m e d i o d e los s e n t i d o s es constantemente codificada o envuelta en c o n o c i m i e n t o precedente. De

La experiencia sensorial constituye el medio principal p o r el c¡ue o b t e n e m o s información nueva acerca d e la realidad, y c o n l l a enriquecemos n u e s t r o particular m a p a del m u n d o . A m e n u do, el conocimiento previo existente actúa a m o d o d e filtro para e


36

la experiencia sensorial nueva, valiosa en potencia. U n a d e las misiones d e la P N L consiste precisamente en ayudar a las personas a enriquecer la cantidad de experiencia sensorial q u e s o n capaces d e recibir, e n s a n c h a n d o lo que Aldous Huxley d e n o m i n ó «válvula reductora» de la conciencia. Richard Bandler y J o h n Grinder n o se cansaban de encarecer a s u s a l u m n o s q u e «utilizaran la experiencia sensorial» en lugar d e proyectar o alucinar. De h e c h o , la mayoría d e técnicas d e PNL se basan e n habilidades d e observación enfocadas a tratar d e maximizar nuestra experiencia sensorial directa de cada situación. Según el modelo d e la PNL, el c a m b i o eficaz proviene d e la capacidad para «recuperar el sentido». Para lograrlo, necesitamos a p r e n d e r antes a dejar caer n u e s t r o s filtros i n t e r n o s y o b t e n e r u n a experiencia sensorial directa del m u n d o que nos rodea. De h e c h o , u n a d e las habilidades básicas más i m p o r t a n t e s de la P N L consiste en alcanzar el estado de «alerta». Se trata.de u n estado en el q u e la conciencia sensorial del individuo está concentrada en el m e d i o externo, en el «aquí y a h o r a » . El estado d e alerta, j u n t o c o n el a u m e n t o de experiencia sensorial q u e le a c o m p a ñ a , n o s a y u d a n a percibir y disfrutar con m a y o r plenitud la vida y las a b u n d a n tes o p o r t u n i d a d e s d e aprendizaje que nos rodean. Así p u e s , nuestra «experiencia» de algo p u e d e ser contrastada c o n los «mapas», las «teorías» o las «descripciones» acerca d e esa experiencia. La PNL distingue entre experiencia primaria y secundaría. La experiencia «primaria» consiste en la información que recibimos y percibimos realmente a través d e los sentidos, mientras q u e la experiencia «secundaria» trata d e los m a p a s verbales y simbólicos que creamos para representar y organizar nuestras experiencias primarias. La experiencia primaria es u n a función de nuestras percepciones directas del territorio circundante. La experiencia secundaria deriva de n u e s t r o s m a p a s mentales, d e las descripciones e interpretaciones d e estas percepciones, y está sujeta p o r lo tanto a eliminación, distorsión y generalización significativas. C u a n d o experimentamos algo directamente, n o ten e m o s conciencia ni p e n s a m i e n t o s disociativos acerca de lo q u e sentimos y experimentamos.

37

Lenguaje y experiencia

EL PODER DE LA PALABRA

Teorías Descripciones Interpretaciones

Causas

Experiencia

Significado

1 Estímulo

sensorial

Nuestra experiencia es la materia prima a partir de la cual creamos nuestros modelos del mundo Es nuestra experiencia primaria la q u e aporta vibración, creatividad y sensación d e singularidad a nuestra vida. Nuestra experiencia primaria es p o r fuerza m u c h o m á s rica y completa que cualquier mapa o descripción que consigamos hacer de ella. Las personas con éxito y que disfrutan d e la vida tienen la capacidad de experimentar directamente más del m u n d o , y n o se limitan a diluirlo en los filtros de lo que «deberían» experimentar o esperan experimentar. Desde la perspectiva d e la PNL, n u e s t r a experiencia subjetiva es nuestra «realidad», y es prioritaria ante cualquier teoría o interpretación c o n ella relacionada. La P N L n o cuestiona la validez subjetiva d e las vivencias «fuera de lo corriente» q u e las personas p u e d a n tener, c o m o las experiencias «espirituales» o d e «vidas pasadas». Las teorías y las interpretaciones relacionadas con las causas o las implicaciones sociales de las experiencias podrán ser discutidas y cuestionadas, pero la experiencia en sí misma forma i n d u d a b l e m e n t e parte d e los datos esenciales de nuestra vida. Los procesos y los ejercicios d e la P N L p o n e n el énfasis s o bre la experiencia. Las actividades basadas en la Programación Neurolingüística (sobre todo las de d e s c u b r i m i e n t o ) tienden a «conducir con la experiencia». Una vez en condiciones de experimentar algo directamente, sin la c o n t a m i n a c i ó n de juicios y


39

E L PODER DE LA PALABRA

Lenguaje y experiencia

evaluaciones, n u e s t r a s reflexiones sobre esa experiencia p u e d e n ser m u c h o m á s ricas y significativas. C o m o cualquier otro concepto o m o d e l o de PNL, El poder de la palabra n o s ayuda a cobrar conciencia d e los filtros y los mapas, susceptibles d e bloquear o distorsionar nuestra experiencia del m u n d o y su potencial. Desde esta nueva conciencia ampliada de estas limitaciones, p o d e m o s también c o m e n z a r a librarnos d e ellas. El propósito d e los patrones de El poder de la palabra es el d e ayudar a la gente a enriquecer s u s perspectivas, a ampliar sus mapas del m u n d o y a restablecer la conexión con su experiencia.

atención sobre la primera parte de la manifestación —el b u e n día que hace h o y — , dejando la otra en s e g u n d o término.

E n general, los patrones de El poder de la palabra p u e d e n ser considerados c o m o «reencuadres verbales», que influyen tanto sobre las creencias c o m o sobre los m a p a s mentales a partir d e las q u e éstas se h a n formado. Los p a t r o n e s d e El poder de la palabra operan sobre la base de llevar a la persona a e n c u a d r a r o reencuadrar s u s percepciones en relación con d e t e r m i n a d a situación o experiencia, invitándola a « p u n t u a r » s u s experiencias de form a diferente y a a d o p t a r distintas perspectivas.

Algunas palabras «enmarcan» nuestras experiencias, colocando en primer plano ciertos aspectos de las mismas

38

Cómo el lenguaje encuadra

la

experiencia

Las palabras n o tan sólo representan nuestra experiencia, sino q u e , a m e n u d o , la « e n c u a d r a n » . Y lo h a c e n m o s t r a n d o en primer plano ciertos aspectos d e la experiencia y d e j a n d o otros e n la sombra. C o n s i d e r e m o s , p o r ejemplo, palabras conectivas c o m o «pero», «y» o « a u n q u e » . C u a n d o c o n e c t a m o s ideas o experiencias con esta clase d e palabras, enfocamos la atención sobre distintos aspectos de ellas. C u a n d o u n a persona nos dice q u e «Hoy es u n día soleado, pero m a ñ a n a lloverá», nos m u e v e a centrar más nuestra atención sobre la p r e o c u p a c i ó n de la lluvia de mañ a n a q u e sobre el b u e n día q u e hace hoy. Si alguien, en cambio, conecta a m b a s frases c o n la palabra «y» — « H o y luce el sol y mañ a n a lloverá»—, el resultado queda equilibrado. F i n a l m e n t e , si la palabra conectiva es «aunque» — « H o y luce el sol, aunque mañ a n a lloverá»—, el efecto resultante consiste en centrar nuestra

Hoy hace sol pero mañana lloverá

Hoy hace sol y mañana

lloverá

Hoy hace sol aunque mañana lloverá

Esta clase d e encuadre y «reencuadre» verbal o c u r r e en t o dos los casos, con i n d e p e n d e n c i a d e cuál sea el contenido que se expresa. Por ejemplo, las afirmaciones «Hoy m e siento feliz, pero sé que n o d u r a r á » , «Hoy m e siento feliz y sé q u e n o durará» y «Hoy m e siento feliz, aunque sé q u e n o d u r a r á » , generan cambios de énfasis similares a los de las declaraciones anteriores, referentes a la climatología. Lo m i s m o s u c e d e c o n las expresiones «Deseo alcanzar mi objetivo, pero tengo u n problema», «Deseo alcanzar m i objetivo y tengo u n problema» y «Deseo alcanzar mi objetivo, aunque tengo u n problema». Cuando alguna estructura se ajusta d e este m o d o a diferentes contenidos, la d e n o m i n a m o s patrón. Algunas personas, p o r ejemplo, funcionan con u n patrón habitual que minimiza constantemente el lado positivo de su experiencia con la palabra «pero». Esta clase de marco verbal p u e d e influir en gran medida sobre el m o d o en q u e interpretamos afirmaciones y situaciones concretas y, p o r e n d e , en el m o d o en que r e s p o n d e m o s ante ellas. Veamos la siguiente afirmación: Puedes lograr lo que te propongas si estás dispuesto a trabajar duro.' Se trata d e u n a creencia s u m a mente afirmadora y potenciadora, que conecta dos partes significativas de la experiencia e n una relación de causa y efecto: «loMi agradecimiento a Teresa Epstein por este ejemplo.


El

PODER DE LA PALABRA

grar lo que te propongas» y «estar dispuesto a trabajar d u r o » . «Lograr lo que te p r o p o n g a s » constituye sin d u d a algo s u m a m e n t e motivador. Sin embargo, eso de «trabajar duro» ya n o es tan apetecible. No obstante, al ir u n i d o s a m b o s conceptos c o n «lograr lo que te propongas» en primer lugar, el conjunto genera u n fuerte s e n t i d o de motivación, que conecta u n s u e ñ o o u n deseo con los recursos necesarios para convertirlo en realidad. Observa ahora lo q u e s u c e d e si le das la vuelta a la expresión y dices: «Si estás dispuesto a trabajar d u r o , p o d r á s lograr lo que te p r o p o n g a s » . A u n q u e las palabras utilizadas sean las m i s m a s , su impacto queda de algún m o d o d i s m i n u i d o debido a q u e la disposición a «trabajar duro» ha sido colocada e n p r i m e r términ o de la secuencia. El resultado final se parece m á s a un intento para convencer a alguien de que trabaje d u r o , que a u n a afirmación de que podrá «lograr lo q u e se p r o p o n g a » . En esta segunda versión, «lograr lo que se p r o p o n g a » parece más bien u n a eventual recompensa p o r haber «trabajado d u r o » . En la p r i m e r a afirmación, en cambio, «trabajar d u r o » quedaba enmarcado c o m o u n recurso i n t e r n o , necesario para «lograr lo que te p r o p o n g a s » . Esta diferencia, a u n q u e sutil, p u e d e ejercer u n p o d e r o s o i m p a c to sobre el m o d o en q u e el mensaje es recibido y e n t e n d i d o . Reencuadrar

con

«aunque»

Identificar los patrones verbales nos p u e d e p e r m i t i r crear herram i e n t a s lingüísticas que n o s ayuden a moldear e influir en el significado q u e percibimos c o m o resultado de u n a experiencia. El reencuadre con «aunque» constituye u n b u e n ejemplo. Se trata d e u n patrón que se aplica s i m p l e m e n t e substituyendo la palabra «pero» p o r « a u n q u e » , en cualquier frase en la q u e «pero» disminuya o minusvalore algún aspecto positivo de la experiencia. Prueba con los siguientes pasos: 1. Identifica alguna afirmación en la que u n a experiencia positiva quede perjudicada por la palabra «pero».

Lenguaje y experiencia Ejemplo: «He encontrado una solución a mi problema, seguro que volverá a surgir de nuevo».

pero

2. Cambia la palabra «pero» p o r « a u n q u e » . Observa hacia d ó n d e se desplaza tu atención. Ejemplo: «He encontrado una solución a mi problema, que vuelva a surgir de nuevo».

aun-

Esta estructura permite mantener u n centro d e atención p o sitivo, al m i s m o tiempo que satisface la necesidad de m a n t e n e r una perspectiva equilibrada. He descubierto que esta técnica resulta particularmente poderosa e n el caso d e personas adictas a la clase d e p a t r ó n «Sí, p e r o . . . »


Marcos y reencuadres


Marcos

Por «Marco» o encuadre psicológico se entiende el foco de atención general o la dirección q u e proporciona u n a línea maestra para los p e n s a m i e n t o s y las acciones d u r a n t e u n a interacción. En este sentido, los marcos se refieren al contexto cognitivo que envuelve d e t e r m i n a d o suceso o experiencia. C o m o el propio término indica, el «marco» establece el perímetro y los límites a los que se circunscribe determinada interacción. Los marcos suelen influir tanto sobre el m o d o en que percibimos experiencias y acontecimientos concretos, c o m o sobre la forma en que respondemos a ellos, en la medida e n que sirven para « p u n t u a r » esas experiencias y dirigir nuestra atención. U n recuerdo doloroso, por ejemplo, p u e d e aplastarnos y absorber toda nuestra atención en el marco temporal breve d e los cinco m i n u t o s siguientes al acontecimiento. Sin e m b a r g o , esta misma experiencia dolorosa tal vez se n o s antoje incluso trivial al contemplarla desde la perspectiva de toda u n a vida. Los marcos contribuyen asimismo a la eficacia de las interacciones, e n la medida en que d e t e r m i n a n qué información y cuáles cuestiones q u e d a n d e n t r o o fuera del propósito d e la interacción. El «marco temporal» constituye u n ejemplo c o m ú n d e e n cuadre. Por ejemplo, p r e d e t e r m i n a r u n marco temporal de diez minutos para u n a r e u n i ó n o u n ejercicio influirá en gran m a n e r a sobre lo q u e estos acontecimientos p u e d a n dar d e sí. Determinará d ó n d e p o n d r á n su atención las personas implicadas, qué temas y qué cuestiones considerarán apropiado incluir en la interacción y qué cantidad d e esfuerzo aplicarán en ella. Un marco temporal de u n a o de tres horas para el m i s m o acontecimiento generará dinámicas c o m p l e t a m e n t e distintas. Los marcos t e m p o -


Marcos _y reencuadres

E l . PODER DE 1A PALABRA

Marco-objetivo

rales breves tienden a centrar la atención de los implicados en la tarea, mientras q u e otros más dilatados abren la posibilidad d e prestar también atención a las relaciones interpersonales. Si se fija para u n a reunión u n marco temporal d e quince m i n u t o s , lo más probable es que las personas convocadas entiendan que se trata de u n encuentro orientado a la tarea, más que de u n a sesión abierta y exploratoria dedicada a u n «bombardeo» de ideas. Entre los «marcos» más habituales en PNL se c u e n t a n el del «objetivo», el « c o m o si» y el d e «enseñanza frente a fracaso». El énfasis básico del marco-objetivo, p o r ejemplo, consiste en centrar y m a n t e n e r la atención en el objetivo o en el estado desea dos. Establecer esta clase de marco implica evaluar cualquier actividad o información con referencia a su importancia para el logro de d e t e r m i n a d o objetivo o estado.

Temas que están «dentro» del marco

Temas que están «fuera» del marco

Marco por ejemplo, un marco de «objetivo» Los marcos dirigen la atención e influyen sobre el modo en que los acontecimientos son interpretados Un marco-objetivo puede ser provechosamente contrasta c o n u n marco-problema. El segundo p o n e el énfasis sobre «lo q está mal» o «lo n o deseado», en oposición a «lo deseado» o « q u e q u e r e m o s » . El marco-problema conduce a centrar la atenci sobre los síntomas indeseables y la búsqueda de las causas que 1 provocan, mientras q u e el marco-objetivo n o s invita a pensar los objetivos y los efectos deseados, así c o m o en los recursos cesarios para alcanzarlos. Por consiguiente, el marco-objetivo n mueve a m a n t e n e r n o s con la atención puesta en las solucio orientados hacia las posibilidades positivas del futuro.

¿Qué es lo q u e quieres? ¿Cómo p u e d e s conseguirlo? ¿Cuáles son los recursos disponibles?

47

Marco-problema ¿Qué es lo que está mal? ¿Por q u é es eso u n problema? ¿Qué lo causó? ¿Quién es responsable de ello?

Comparación entre marco-objetivo y marco-problema La aplicación del marco-objetivo implica tácticas c o m o transformar las afirmaciones de problemas en afirmaciones d e objetivos, o reencuadrar descripciones formuladas negativamente en otras expresadas en términos positivos. Desde la perspectiva de la PNL, p o r ejemplo, t o d o s los p r o b l e m a s p u e d e n ser percibidos de n u e v o c o m o desafíos u «oportunidades» de cambio, crecimiento o aprendizaje. Visto d e este m o d o , t o d o «problema» comporta objetivos apetecibles. Si alguien nos dice: «Mi problema es que m e da m i e d o fracasar», p o d e m o s a s u m i r q u e hay ahí un objetivo implícito que consiste en «tener la seguridad de que voy a triunfar». De forma parecida, si el p r o b l e m a es q u e «caen los beneficios», p o d e m o s d e d u c i r q u e el objetivo correspondiente es el d e « a u m e n t a r los beneficios». Es m u y frecuente q u e las personas formulen s u s objetivos de forma negativa: «Deseo evitar las situaciones embarazosas», «Quiero dejar d e fumar», «A ver si me libro de esta interferencia», etc. Con ello, lo que se consigue es centrar la atención en el problema y, paradójicamente, generar sugerencias implícitas en relación con el estado-problema. Pensar «No quiero sentirme tan asustado» c o m p o r t a realmente la sugestión d e «estar asustado» como parte del propio p e n s a m i e n t o . M a n t e n e r u n marco-objeti° implicaría formular p r e g u n t a s c o m o : «¿Qué es lo que quie' * «Si n o estuvieras tan asustado, ¿qué es lo que sentirías entonces?» v

r e s

0

Aunque sea importante examinar los síntomas y s u s causas como p a n e de la resolución eficaz d e p r o b l e m a s , asimismo es a p o r t a n t e hacerlo d e n t r o d e u n c o n t e x t o orientado hacia la o b -


48

Marcos y reencuadres

EL PODER DE LA PALABRA

tención del estado deseado, d e lo contrario, el análisis de los síntomas y s u s causas n o c o n d u c i r á a n i n g u n a solución. C u a n d o el objetivo o el estado deseado constituyen el foco d e la recogida d e información a m e n u d o surgen las soluciones, incluso sin haber llegado a c o m p r e n d e r p l e n a m e n t e el estado-problema. Otros «marcos» de la PNL o p e r a n d e forma parecida. El foco del marco « c o m o si» consiste en actuar « c o m o si» ya se hubiera alcanzado el objetivo o el estado deseados. El m a r c o d e «enseñanza frente a fracaso» centra la atención sobre el m o d o en que lo q u e aparece c o m o problemas, síntomas o errores, sea inter pretado c o m o enseñanzas, c o m o información acerca d e las correcciones necesarias para alcanzar ese objetivo deseado, más q u e c o m o u n fracaso. Tal vez el objetivo más fundamental de la aplicación de 1 patrones verbales de El poder de la palabra consista en ayudar las personas a cambiar su perspectiva 1) de u n marco-proble a u n marco-objetivo; 2) d e u n marco-fracaso a u n marco-reali m e n t a c i ó n , y 3) de u n marco-imposibilidad a u n marco «com si». Los ejemplos de la agente d e policía, del psiquiatra, del ciru j a n o , del entrenador, etc., q u e h e m o s visto al principio d e este li bro s o n casos ilustrativos d e cambio del marco desde el q u e e percibida cada u n a d e las situaciones descritas. El psiquiatra, cirujano, el tío, la madre o el e n t r e n a d o r a y u d a r o n a cambiar l percepción de u n a situación que estaba siendo e x p e r i m e n t a d c o m o u n «problema» o u n «fracaso», ubicándola d e n t r o de u marco de objetivo o d e enseñanza. La atención p u d o e n t o n e " desplazarse del «problema» al «objetivo», abriendo nuevas p o bilidades. (Incluso al identificarse c o m o m i e m b r o del «servici de reparación d e televisores», la agente de policía nos ofrecía u forma metafórica d e c a m b i o a u n marco-objetivo y d e enseñan za, al p o n e r el énfasis en «reparar», algo preferible a «libra de» lo que n o se quiere.)

Cambio de

49

objetivos

Se ha señalado, a mi e n t e n d e r acertadamente, q u e «el propósito dirige la actividad». En consecuencia, u n objetivo concreto crea un tipo de marco q u e , a su vez, d e t e r m i n a lo que se percibe c o m o relevante, exitoso y situado «dentro del m a r c o » , y lo que se considera irrelevante, inútil y «fuera del marco». En u n a sesión de bombardeo d e ideas, u n a brainstorming, p o r ejemplo, el objetivo consiste en conseguir q u e afloren ideas «nuevas y singulares». Utilizar analogías p o c o habituales, contar chistes atrevidos, formular preguntas a p a r e n t e m e n t e tontas y c o m p o r t a r s e de u n modo u n tanto «extraño» s o n actividades relevantes y positivas en ese contexto concreto. Señalar soluciones y políticas ya existentes c o m o «la respuesta correcta», o evaluar si algo de lo que se dice es o n o «realista» resultaría, en cambio, inadecuado y estéril en ese m i s m o contexto. Por otro lado si, en lugar d e u n b o m b a r d e o de ideas se trata de la fase final de las negociaciones con u n cliente clave, el objetivo consistirá p r o b a b l e m e n t e en «establecer y alcanzar u n consenso sobre las prioridades para la culminación y entrega d e determinado p r o d u c t o o servicio». C o n respecto a ese objetivo, parece m e n o s probable que utilizar analogías poco habituales, contar chistes atrevidos, formular preguntas a p a r e n t e m e n t e tontas y comportarse de u n m o d o u n tanto «extraño», sea percibido como relevante y útil, a m e n o s , p o r s u p u e s t o , que la r e u n i ó n se haya estancado e n u n estado q u e requiera p a r a s u superación u n poco de b o m b a r d e o de ideas. De forma parecida, c o m p o r t a m i e n t o s diferentes serán percibidos como más relevantes y útiles para « c o n o c e r n o s mejor» q u e para «cumplir con u n plazo i n m i n e n t e » . De este m o d o , cambiar el objetivo que constituye el foco de la atención con relación a e r m i n a d a situación o interacción alterará n u e s t r o s juicios y nuestras percepciones acerca de lo que resulta o n o relevante y sigcativo P contexto concreto. El patrón de El poder de la palabra d e n o m i n a d o Otro objetivo P 'ca formular u n a afirmación q u e traslade la atención de los t o r e s a u n objetivo distinto del p r o p u e s t o en principio o i m c,

a r a

ac

e s e


"»0

EL PODER DE LA PALABRA

Marcos y reencuadres

plícitamenie a s u m i d o por d e t e r m i n a d o juicio o generalización. El propósito de este patrón consiste en cuestionar (o reforzar) la relevancia d e ese j u i c i o o generalización. S u p o n g a m o s , p o r ejemplo, q u e u n participante en u n seminario o en u n taller ha realizado u n ejercicio y se siente frustrad o p o r q u e «no ha obtenido los resultados esperados». Suele suceder que las personas se sientan asi por haberse fijado c o n anterioridad el objetivo de «hacerlo lodo perfecto». En este caso, resulta adecuada u n a generalización del tipo « n o lograr los resultados apetecidos significa q u e has h e c h o algo mal o que a ú n n o eres lo suficientemente c o m p e t e n t e » . Sin embargo, si cambiam o s el objetivo d e ese ejercicio d e «hacerlo todo bien» a «explorar», «aprender» o «descubrir algo n u e v o » , c o n s e g u i r e m o s alterar en lo fundamental el m o d o d e plantearse e interpretar las experiencias q u e vayan surgiendo a lo largo de la realización del ejercicio. Lo que sería un fracaso en relación con «hacerlo todo perfecto», se convierte en u n éxito c u a n d o de lo que se trata es de «descubrir algo n u e v o » .

que venga, podras enfrentarte a ello, manejarlo... e incluso disfrutar haciéndolo. También es una buena enseñanza encontrarte frente a una situación que no puedes manejar y, al reflexionar sobre ello más tarde, darte cuenta de que esa enseñanza te resultó útil en muchas, muchas formas distintas. Te permitió medir tus fuerzas. También te permitió descubrir las áreas en las que necesitabas emplear más afondo la seguridad en ti mismo, sacar más de tu potencial interior... Reaccionar ante lo bueno y lo malo y manejar ambas cosas adecuadamente: ahí es donde reside el verdadero gozo de vivir.

Aplicar e n este caso el p a t r ó n Otro objetivo implicaría decirle al participante: «El resultado del ejercicio n o consiste e n demostrar que ya sabes hacerlo a la perfección, sino en a p r e n d e r algo nuevo. Al reflexionar sobre la experiencia, ¿qué nuevas enseñanzas has descubierto?» U n principio parecido opera con relación a todas nuestras experiencias vitales. Si evaluamos nuestra respuesta ante u n a situación complicada con relación al objetivo d e «sentirnos c ó m o dos y seguros», es m u y probable que nos parezca que h e m o s fracasado estrepitosamente; sin embargo, si percibimos esa misma situación bajo el prisma del objetivo d e «hacernos más fuertes», tal vez d e s c u b r a m o s que h e m o s tenido u n éxito s o r p r e n d e n t e . Veamos la siguiente afirmación, formulada p o r el famoso psiquiatra e h i p n o t e r a p e u t a Milton H. Erickson, que n o es otro que el que solucionó el p r o b l e m a del j o v e n que creía ser Jesucristo en n u e s t r o ejemplo del Capítulo 1: Es importante tener un sentido de seguridad, la sensación de estar preparado, el conocimiento pleno de que, venga lo

51

La declaración d e Erickson constituye u n ejemplo d e aplicación del patrón Otro objetivo d e El poder de la palabra. Su comentario transforma lo que podría haber sido considerado c o m o un «fracaso» en relación con d e t e r m i n a d o objetivo (manejar la situación) en u n a enseñanza en relación con otro objetivo diferente («reaccionar ante lo b u e n o y lo malo y manejar a m b a s c o sas a d e c u a d a m e n t e » ) .

Manejar la situación

Reaccionar a n t e lo b u e n o y lo m a l o y m a n e j a r a m b a s cosas a d e c u a d a m e n t e

Cambiar el objetivo modifica el marco de lo que se considera relevante y exitoso


52

Marcos y reencuadres

EL PODER DE LA PALABRA

Ensaya en ti mismo este patrón: 1. Piensa e n una situación en la que te sientas atascado, frustrado o fracasado.

53

4. ¿Qué otro objetivo podrías añadir a — o cambiar por— tu objetivo actual, que hiciera parecer menos relevante la generalización o el juicio negativo, o te ayudara a ver las consecuencias de la situación presente c o m o una enseñanza en lugar de un fracaso?

Situación:. Objetivo(s) alternativo(s): Por ejemplo: Pienso que esa persona se está aprovechando mi, pero no me creo capaz de decírselo abiertamente.

de

2. ¿Cuál e s la generalización o el juicio negativo que has hecho (sobre ti mismo o sobre los demás) con respecto a esa situación? ¿Qué objetivo u objetivos están implícitos en ese juicio o en esa generalización? Juicio:. Por ejemplo: No decir abiertamente soy un cobarde.

Por ejemplo: Aprender a actuar conmigo mismo y con los demás con congruencia, sabiduría y compasión. Desde la perspectiva de la PNL, cambiar a otro objetivo sirve para «reencuadrar» nuestra percepción de la experiencia. El «reencuadre» se considera en PNL c o m o uno de los procesos cruciales para el cambio. También constituye el mecanismo primario de El poder de la palabra.

lo que siento significa que

Reencuadre

Objetivo(s):. Por ejemplo: Conseguir decir abiertamente fuerte y valiente.

lo que pienso. Ser

3. Explora el impacto que tendría sobre tu percepción de esa situación si pensaras también en ella en relación con otros objetivos posibles, por ejemplo, seguridad, aprendizaje, exploración, autodescubrimiento, respeto por ti mismo y por los demás, actuar con integridad, sanación, crecimiento, etc. Por ejemplo, si cambiaras el objetivo a «tratarme a mí mismo y a los demás con respeto» o «tratar a los demás c o m o me gustaría ser tratado», considerarte un «cobarde» por n o hablar abiertamente ya n o te parecería una generalización tan relevante o apropiada.

Reencuadrar implica ayudar a las personas a reinterpretar problemas y a encontrar soluciones, por medio de la substitución del marco en el que esos problemas son percibidos. Reencuadrar significa literalmente poner un marco nuevo alrededor de una imagen o experiencia. Desde el punto de vista de la psicología, «reencuadrar» algo significa transformar su significado colocándolo dentro de un marco o contexto distinto de aquel en el que ha sido percibido inicialmente. El marco alrededor de una imagen constituye una buena metáfora para ayudar a comprender el concepto y el proceso de reencuadre. La información que podamos tener de la imagen variará según la parte de ella que quede dentro del marco, con lo que nuestra percepción del significado de esa imagen también será distinta. Por ejemplo, un fotógrafo o un pintor que estén reproduciendo un paisaje pueden enmarcar tan sólo un árbol o,


EL PODER DE LA PALABRA

Marcos y reencuadres

p o r el contrario, incluir d e n t r o del marco todo u n p r a d o con s u s árboles, sus animales y tal vez un riachuelo o u n estanque. Ello d e t e r m i n a r á m á s tarde lo que el espectador verá del paisaje original. También p u e d e suceder q u e el c o m p r a d o r del c u a d r o o d e la fotografía decida cambiar el marco p o r otro q u e se adapte m e j o r a la decoración d e la habitación concreta d o n d e lo va a colgar. De forma parecida, en la medida en q u e d e t e r m i n a n lo q u e «vemos» y percibimos d e d e t e r m i n a d a experiencia o situación, los marcos psicológicos influyen sobre el m o d o en que las exper i m e n t a m o s e interpretamos. A m o d o d e ejemplo, observa la siguiente imagen:

pliar el marco y producir c o n ello la segunda imagen, nos percatamos de i n m e d i a t o de que n o s hallamos ante u n a situación distinta. El p r i m e r pez n o es ya simplemente «un p e z » , sino que se ha convertido e n «un pez p e q u e ñ o q u e va a ser c o m i d o p o r otro mayor». Parece que el pez p e q u e ñ o n o se da cuenta de la situación, de la que nosotros sí p o d e m o s percatarnos gracias a nuestra perspectiva de «marco más grande». P o d e m o s sentirnos alarmados e inquietos p o r el pez p e q u e ñ o , o aceptar en c a m b i o que el pez grande se tiene que c o m e r al p e q u e ñ o para sobrevivir.

54

55

Observa ahora lo que s u c e d e c u a n d o «reencuadramos» d e nuevo la situación a m p l i a n d o a ú n más nuestra perspectiva.

Marco pequeño Mira lo q u e sucede ahora al ampliar el marco. Observa que tu experiencia y tu c o m p r e n s i ó n de la situación se e n s a n c h a n para dar cabida a u n a nueva perspectiva.

Marco aún más grande He aquí que n o s e n c o n t r a m o s d e n u e v o ante otra perspectiva y otro significado c o m p l e t a m e n t e diferentes. Al cambiar el tamaño del marco, nos d a m o s cuenta de q u e el pez p e q u e ñ o n o es el único que corre peligro. El pez g r a n d e también va a ser comido por otro a ú n mayor. En su lucha p o r la supervivencia, el pez grande se ha c o n c e n t r a d o tanto en comerse al p e q u e ñ o q u e n o se da cuenta d e la amenaza del otro pez m u c h o mayor.

Marco más grande La primera imagen n o tiene demasiado significado p o r sí misma. Se trata s i m p l e m e n t e de algún pez. Sin embargo, al a m -

La situación aquí descrita, j u n t o con los n u e v o s niveles de conciencia que derivan de reencuadrar nuestra perspectiva d e la situación, constituyen u n a buena metáfora tanto para el proceso como el propósito del reencuadre psicológico. C o n demasiada frecuencia, las p e r s o n a s acaban en la posición del pez p e q u e ñ o , i n o r a n t e s d e alguna amenaza i n m i n e n t e , o del m e d i a n o , tan


56

concentradas en conseguir tal o cual objetivo que no se percatan de la crisis que se les viene encima. En el caso del pez mediano, la paradoja consiste en que está tan absorto en un comportamiento específico relacionado con s u supervivencia que la pone en peligro de otro modo. Reencuadrar nos permite ver la «imagen mayor», de modo que podamos implementar opciones y acciones más apropiadas. En PNL, reencuadrar implica colocar un nuevo marco mental e n torno al contenido de una experiencia o situación, expandiendo nuestra percepción de la misma de modo que pueda ser manejada con más recursos y sabiduría.

Cambiar

Marcos y reencuadres

EL PODER DE LA PALABRA

el tamaño del

marco

El patrón de Cambio de tamaño del marco de El poder de la palabra aplica directamente este principio a nuestras percepciones de alguna situación o experiencia. Este patrón supone reevaluar (o reforzar) la implicación de determinada acción, generalización o juicio en el contexto de un marco temporal más largo (o más corto), de un número de participantes mayor (o desde el punto de vista individual) o de una perspectiva mayor o menor. Por ejemplo, un acontecimiento que nos parezca insoportablemente doloroso considerado a la luz de nuestros propios deseos y expectativas, puede de repente parecemos trivial si lo comparamos con los sufrimientos de otras personas. Los espectadores de un acontecimiento deportivo pueden volverse locos si su equipo gana o pierde determinado partido, o si tal o cual jugador lo hace excepcionalmente bien o m u y mal. Sin embargo, al considerar años más tarde el acontecimiento con respecto al contexto mayor de sus vidas personales, aquel mismo suceso les parecerá del todo insignificante. Una acción que resulte aceptable si la hace una sola persona, puede resultar destructiva y dañina si la hace un grupo de personas. Dar a luz suele ser una experiencia intensa y sobrecogedora para quien la vive por primera vez. Sin embargo, si se le recuer-

57

da a esa persona que se trata de un proceso que lleva evolucionando millones de años a través de millones de mujeres, tal vez la ayude a sentir más confianza y menos miedo por lo que está ocurriendo dentro de su cuerpo. Observa que el proceso de cambio del tamaño del marco es distinto del de cambio de objetivo. Una persona puede mantener el mismo objetivo («sanación», «seguridad», etc.) y cambiar al mismo tiempo el tamaño del marco dentro del que evalúa su progreso hacia ese objetivo. Los síntomas específicos de una enfermedad, por ejemplo, pueden ser considerados c o m o «no saludables» en el marco de sus consecuencias inmediatas, pero también como un proceso de «limpieza» o de inmunización en relación con sus consecuencias a largo plazo. El campo de la homeopatía, por ejemplo, se basa en la premisa de que pequeñas cantidades de una substancia tóxica producen inmunidad ante la misma a largo plazo. De forma parecida, lo que podría parecer algo «seguro» a corto plazo, puede situar a quien lo hace en grave peligro en un plazo más amplio. El cambio del tamaño del marco está relacionado con la amplitud o la extensión de la perspectiva que tomamos, e n relación con el objetivo concreto que estamos considerando dentro de ese marco. En la película Cabaret podemos ver un buen ejemplo de este cambio de tamaño del marco. En una escena del film la cámara nos muestra un primer plano del rostro angelical de un adolescente que canta con su hermosa voz. La imagen parece dulce y completa. Sin embargo, a medida que la cámara retrocede, vemos primero que el muchacho viste un uniforme militar, luego vemos que lleva un brazalete con la esvástica. Cuando el tamaño del marco se hace lo suficientemente grande, nos damos cuenta de que el cantor está en medio de una gigantesca marcha nazi. El significado y el sentimiento transmitidos por la imagen cambian radicalmente, según las informaciones que acompañan d a cambio de tamaño del marco. c a

Con el uso del lenguaje podemos lograr cambios parecidos. Expresiones tales c o m o «viendo el asunto desde una perspectiva mayor», «considerando las implicaciones a largo plazo» o «por


58

Marcos y reencuadres

El. PODER DE LA PALABRA

m u c h a s generaciones», p u e d e n influir directamente sobre el tam a ñ o del marco que aplicamos para percibir la situación, el acontecimiento o el objetivo. El t a m a ñ o del marco p u e d e también ser modificado m e d i a n t e la inclusión de palabras q u e pres u p o n g a n u n m a r c o mayor. Decir algo así c o m o «hace u n o s diez años» o «en los p r ó x i m o s siglos» invita, d e m o d o natural, a p e n sar en términos d e d e t e r m i n a d o marco temporal. Considera los cambios d e t a m a ñ o del marco en las siguientes estrofas d e u n a canción d e c u n a tradicional escocesa: Le di a mi amor u n a cereza sin cuesco Le di a m i a m o r u n a gallina sin h u e s o s Le di a mi amor u n bebé sin llanto ¿Cómo p u e d e haber u n a cereza sin cuesco? ¿Cómo p u e d e haber u n a gallina sin huesos? ¿Cómo p u e d e haber u n bebé sin llanto? . . . . . .

.

C u a n d o la cereza florece, n o tiene cuesco C u a n d o la gallina es u n h u e v o , n o tiene h u e s o s C u a n d o el bebé d u e r m e , n o llora La solución a las dos primeras estrofas requiere q u e ampliem o s nuestro marco d e percepción a los ciclos vitales de la cereza y la gallina. La solución a la tercera estrofa requiere q u e vayamos e n la dirección opuesta, q u e estrechemos nuestra percepción a períodos concretos del ciclo cotidiano el bebé. Los t é r m i n o s «florece», «huevo» y « d u e r m e » nos c o n d u c e n d e forma n a t u r a l a este cambio e n la percepción. El t a m a ñ o del marco que estamos c o n s i d e r a n d o d e t e r m i n a en gran medida el significado y la importancia que seremos capaces d e percibir, p o r lo que p u e d e ser u n a cuestión d e s u m a importancia e n relación con la resolución eficaz de problemas. Prueba tú mismo este patrón practicando los pasos siguientes: 1. Piensa en alguna situación q u e j u z g u e s difícil, desagradable o d e algún m o d o dolorosa.

59

Situación: 2. ¿Cuál es el marco actual desde el q u e estás viendo esta situación? (Por ejemplo, resultados inmediatos, consecuencias a largo plazo, individuo, g r u p o , c o m u n i d a d , pasado, futuro, acontecimiento específico, sistema global, adulto, n i ñ o , etc.) Marco actual: 3. Cambia el t a m a ñ o del marco e n s a n c h á n d o l o para abarcar c o n él más t i e m p o , más personas, u n sistema mayor, etc. Luego estréchalo hasta que se centre en u n individuo específico, en u n lapso d e tiempo limitado, en u n solo a c o n t e c i m i e n t o , etc. Observa c ó m o cambia todo esto tus percepciones y t u s evaluaciones c o n respecto a esa situación. Algo q u e parece u n fracaso a corto plazo se ve a m e n u d o c o m o u n paso necesario para el éxito a largo plazo. (Por ejemplo, darte cuenta d e q u e t u s esfuerzos s o n algo por lo q u e m u c h a s personas tienen q u e pasar alguna vez, p u e d e ayudarte a que se te hagan m e n o s pesados.) 4. ¿Cuál sería el marco temporal (más largo o m á s corlo), el n ú m e r o d e personas (mayor o m e n o r ) , o la m a y o r o m e n o r perspectiva q u e cambiarían tu juicio o tu generalización acerca d e esa situación, para q u e fueran algo m á s positivo? N u e v o marco: Los p a t r o n e s de Cambio de tamaño del marco y d e Otro objetivo de El poder de la palabra s o n ejemplos de lo q u e en P N L se conoce c o m o reencuadre de contexto y d e contenido.


Reencuadrar

Marcos y reencuadres

EL PODER DE LA PALABRA

0>O

el

contexto

Reencuadrar el contexto tiene que ver con el hecho de que determinada experiencia, conducta o acontecimiento pueden tener distintas implicaciones, según el contexto en el que se produzcan. La lluvia, por ejemplo, puede ser percibida como un acontecimiento extremadamente positivo por un grupo de personas que hayan estado padeciendo una sequía severa, pero como algo muy negativo para otro grupo que se encuentre en medio de unas inundaciones, o que tuviera prevista una boda al aire libre. En sí misma, la lluvia no es ni «buena» ni «mala». El juicio que cada cual se haga de ella estará relacionado con las consecuencias que provoque en un contexto determinado. Según Leslie Cameron-Bandler (1978, p. 131), el reencuadre contextual en PNL «acepta que todo comportamiento es útil en algún contexto». El propósito del reencuadre contextual consiste en cambiar la respuesta interna negativa de la persona ante determinado comportamiento, resaltando la utilidad de éste en algunos contextos. Ello nos permite ver el comportamiento simplemente como lo que es, «un comportamiento» (como la lluvia), con lo cual podemos centrar nuestra atención en las cuestiones relacionadas con el contexto mayor, por ejemplo, en lugar de maldecir la lluvia cuando nos inunda, aprender a crear sistemas de drenaje más eficaces. C o m o ejemplo, imaginemos que una madre está preocupada porque su hijo adolescente se mete constantemente en peleas en la escuela. Reencuadrar el contexto implicaría preguntar algo así como: «¿No es agradable saber que su hijo podría proteger a su¡ hermana pequeña, si alguien la molestara en su camino de vueK ta a casa desde la escuela?» Eso puede ayudar a la madre a cambiar su percepción del comportamiento del hijo y verlo desde una perspectiva más amplia. En lugar de sentirse irritada y avergonzada, tal vez pueda apreciar el comportamiento de su hijo como útil en determinado contexto, estando así en condiciones de poder responder de forma más constructiva. En lugar de acabar con ellos, las respuestas negativas consiguen a menudo mantener, e incluso aumentar, los comporta-

61

mientos problemáticos. El sentimiento de culpa produce a menudo una especie de «respuesta de polaridad» que, en realidad, sirve más para estimular que para inhibir el comportamiento no deseado. Percibir los efectos positivos, en un contexto determinado, del comportamiento de su hijo, ayudará a la madre del ejemplo anterior a situarse en una mejor «metaposición» con relación a ese comportamiento, y así comenzará a comunicarse de forma más útil con él acerca de ese comportamiento dentro del contexto en el que se está produciendo. Ver que su comportamiento es validado como útil en determinado contexto, en lugar de sentirse sólo atacado y criticado, permite asimismo al hijo percibir ese comportamiento desde una perspectiva distinta, en lugar de tener que estar constantemente a la defensiva. Como paso siguiente, la madre y el hijo pueden trabajar conjuntamente para tratar de establecer la intención positiva y los beneficios relacionados con la conducta del chaval en la escuela, buscando juntos alternativas más apropiadas. Cambiar el tamaño del marco desde el que estamos percibiendo algún acontecimiento constituye claramente un medio para percibirlo dentro de un contexto diferente.

Reencuadrar

el

contenido

En lugar de cambiar de contexto, el reencuadre de contenido comporta alterar nuestra perspectiva o nuestro nivel de percepción respecto a determinado comportamiento o situación. Imaginemos, por ejemplo, un campo de hierba vacío. Para un agricultor, ese campo es una oportunidad para cultivar. Para un arquitecto, un espacio en el que construir una casa de ensueño. Para una pareja joven, un lugar ideal para un picnic. Para un piloto de avioneta al que se le está acabando el combustible, una oportunidad Para aterrizar con garantías. Y así sucesivamente. Un mismo contexto (el «campo») es percibido de formas diferentes según la perspectiva y la «intención» del observador. Ése es claramente el mecanismo subyacente en el patrón de reencuadre de contenido El poder de la palabra.

d e


62

65

EL PODER DE LA PAIABRA

Marcos y reencuadres

Utilizando c o m o ejemplo u n a imagen física, u n m o d o de mirar u n cuadro o u n a fotografía de forma diferente consiste e n «reencuadrarlo» t o m a n d o en consideración la intención del artista o del fotógrafo al crear la imagen. ¿Qué respuesta trataba de suscitar en el espectador? ¿Qué emociones trataba d e c o m u n i car? Considerar algo dentro del marco de esa intención altera nuestra percepción al respecto.

que la función d e u n b u e n crítico consiste en detectar lo que le falta a u n a idea o u n plan para evitar problemas, así c o m o q u e quedaba claro que su padre estaba en la posición d e «crítico» en relación c o n los s u e ñ o s de su hijo. También le explicó los problemas que p u e d e n presentarse entre u n s o ñ a d o r y u n crítico si no media entre a m b o s u n realista.

De forma parecida, el reencuadre de contenido implica en PNL explorar la intención que se oculta tras el c o m p o r t a m i e n t o externo de u n a persona, lo q u e se suele conseguir en PNL trat a n d o de averiguar la «intención positiva», el «propósito positivo» o el «metaobjetivo» relacionado con d e t e r m i n a d o s í n t o m a o c o m p o r t a m i e n t o problemático. U n o d e los principios básicos d e la PNL consiste e n la importancia de separar c o m p o r t a m i e n t o y persona, es decir, d e diferenciar el c o m p o r t a m i e n t o e n sí de la intención positiva, la función, la creencia, etc., q u e lo m o t i v a n . De acuerdo con este principio, ante u n c o m p o r t a m i e n t o problemático resulta más respetuoso, ecológico y productivo r e s p o n d e r a su «estructura profunda» que a su manifestación superficial. Percibir u n s í n t o m a o u n c o m p o r t a m i e n t o problemático dentro del marco más a m p l i o del propósito positivo que trata de satisfacer modifica las respuestas ante ese c o m p o r t a m i e n t o , abriendo la puerta a la posibilidad de tratarlo con más recursos y de forma más creativa. Veamos u n ejemplo. U n practicante d e PNL aconsejaba a la familia de u n adolescente q u e se quejaba de que su padre siempre se oponía a los planes de futuro que él proponía. El practicante le dijo al chaval: «¿No te parece fantástico tener u n padre que trata d e protegerte p o r todos los medios de q u e te hagas d a ñ o o te decepciones? Apuesto a q u e n o conoces a m u c h o s padres que se p r e o c u p e n tanto p o r s u s hijos». Este comentario pilló al m u c h a c h o p o r sorpresa, n u n c a se le había ocurrido que pudiera haber u n propósito positivo tras las críticas d e su padre. Hasta entonces, sólo lo había visto c o m o u n a t a q u e contra él. El practicante prosiguió, explicándole las diferencias entre «soñad o r » , «realista» y «crítico», así c o m o la importancia que cada u n o de estos papeles tiene para u n a planificación eficaz. Señaló

Los comentarios del experto bastaron para que cambiara la respuesta del chico a las objeciones de su padre, desde la rabia al aprecio sincero. Este nuevo encuadre del c o m p o r t a m i e n t o de su progenitor también le permitió considerar a su padre c o m o u n recurso potencial para ayudarle a a p r e n d e r a planificar su futuro, más que c o m o u n incordio o u n a piedra en el camino. La nueva validación de la intención del padre también le permitió a éste cambiar la percepción de su propio papel (y, p o r consiguiente, su método d e participación) en la vida d e su hijo. Se percató d e que, además del papel de crítico, también podía asumir el de realista o entrenador. Así p u e s , reencuadrar el c o n t e n i d o implica d e t e r m i n a r la posible intención positiva que podría subyacer en u n comportamiento problemático. La intención tiene dos aspectos distintos. El primero consiste en la motivación positiva interna que hay detrás del c o m p o r t a m i e n t o ( p o r ejemplo, el deseo de seguridad, amor, atención, respeto, etc.). El segundo es el efecto beneficioso con el q u e contribuye el c o m p o r t a m i e n t o en el contexto o sistema mayor en el q u e se está p r o d u c i e n d o ( p o r ejemplo, protección, cambio d e foco de atención, reconocimiento, etc.) Una d e las principales aplicaciones del reencuadre de contenido en P N L es el Reencuadre en seis fases. E n este proceso, el comportamiento problemático es separado de la intención positiva del p r o g r a m a i n t e r n o o «parte» responsable d e ese comportamiento. Al permitir que la parte causante del c o m p o r t a m i e n t o pasado a s u m a la responsabilidad de implementar comportamientos alternativos q u e satisfagan la m i s m a intención positiva, Pero que n o tengan consecuencias negativas, se consigue establecer alternativas d e c o n d u c t a viables.


64

Reencuadrar

Marcos y reencuadres

EL PODER DE LA PALABRA

a los críticos y las

críticas

C o m o h e m o s visto en el ejemplo del padre crítico y su hijo adolescente, el reencuadre p u e d e constituir u n m é t o d o eficaz para tratar con los críticos y las críticas. Los «críticos» son considerad o s a m e n u d o c o m o las personas m á s difíciles d e tratar d e n t r o d e una interacción, p o r causa de su aparente negatividad y de su tendencia a e n c o n t r a r problemas en las ideas y las sugerencias d e otros. Se les suele considerar «aguafiestas» p o r q u e gustan d e operar desde u n «marco-problema» o «marco-fracaso». (Los soñadores o p e r a n desde el «marco-como-si», mientras que los realistas lo hacen desde u n «marco-objetivo» o «marco-realimentación»). En el nivel lingüístico, u n o de los problemas principales con las críticas consiste en que suelen ser expresadas en forma d e juicios generalizados, c o m o «Esta p r o p u e s t a es demasiado costosa», «Esa idea n u n c a funcionará», «No es u n plan realista», «Este proyecto requiere d e m a s i a d o esfuerzo», etc. El problema con esta clase de generalizaciones verbales consiste en q u e . dada la forma en que s o n formuladas, n o q u e d a n m á s opciones que estar de a c u e r d o con ellas o n o estarlo. Si alguien dice que «Esa idea n u n c a funcionará» o que «Esta propuesta es d e m a s i a d o costosa», el ú n i c o m o d o de responder directamente consiste en decir «Creo q u e tienes razón» o bien, p o r el contrario, «Te equivocas, n o es demasiado costosa». De este m o d o , la crítica s u e l e c o n d u c i r a la polarización, a la pérdida d e sintonía y finalmente al conflicto, si u n o n o se muestra d e acuerdo c o n la crítica. Los problemas más difíciles se presentan c u a n d o el crítico n o se limita a criticar la idea o el plan, sino q u e enjuicia también al «soñador» o al «realista» a nivel personal. Estamos hablando d e la diferencia entre decir «Es u n a idea estúpida» o decir «Eres u n e s t ú p i d o p o r p r o p o n e r esta idea». E n este caso, c u a n d o el crítico ataca a la persona al nivel d e su identidad, n o solamente esun «aguafiestas», sino también un «asesino». A pesar de todo ello, es i m p o r t a n t e n o perder de vista que el c o m p o r t a m i e n t o crítico, c o m o cualquier otro, está motivado por su correspondiente intención positiva. El propósito del «crítico»

65

consiste en evaluar los resultados del «soñador» y del «realista». Un crítico eficaz realiza u n análisis del plan o c a m i n o p r o p u e s t o para tratar de detectar qué es lo que podría salir mal y c ó m o p o dría ser evitado. Los críticos descubren lagunas, consideran desde la lógica «lo q u e podría pasar si» se presentaran problemas. Los b u e n o s críticos suelen a d o p t a r el p u n t o de vista d e personas no involucradas directamente en el a s u n t o , pero que p o d r í a n o bien verse afectadas p o r s u s consecuencias o bien influir positiva o negativamente en la implementación del plan o actividad propuestos. Obtener afirmaciones

positivas a partir de intenciones

positivas

Uno de los problemas con gran parte de las críticas es q u e , además de ser juicios «negativos», suelen formularse en términos lingüísticamente negativos, es decir, se expresan en forma de negaciones verbales. P o r ejemplo, «evitar el estrés» y «sentirse más cómodo y relajado» s o n dos formas d e expresar verbalmente un estado interno parecido, a u n q u e para ello se utilicen palabras distintas. La primera de las expresiones («evitar el estrés») describe lo que no q u e r e m o s . La segunda, en c a m b i o («sentirse más cómodo y relajado»), describe lo que sí deseamos. De forma parecida, m u c h a s críticas vienen enmarcadas en términos de lo que n o se quiere, en lugar de lo que sí se quiere. Por ejemplo, la i n t e n c i ó n (o criterio) positiva subyacente en la crítica «esto es u n a pérdida de tiempo» reside, probablemente, en el deseo de «utilizar los recursos disponibles d e forma juiciosa y eficiente». Sin embargo, esta intención n o resulta fácil d e discernir a partir de la «estructura superficial» d e la crítica expresada, debido a q u e ha sido formulada en t é r m i n o s d e lo que se quiere evitar. P o r consiguiente, la capacidad para reconocer y extraer afirmaciones de intención positiva a partir d e críticas formuladas negativamente constituye una habilidad lingüística crucial para tratar con las críticas y transformar los marcos-probleen marcos-objetivo. m

a

Esto p u e d e resultar a veces complicado, habida cuenta d e ^ f e los críticos suelen operar desde u n marco-problema. Por


66

EL PODER DE LA PALABRA

Marcos y reencuadres

ejemplo, si le preguntas a un critico por la intención positiva tras un comentario como «Esta propuesta es demasiado costosa», lo más probable es que consigas una respuesta parecida a «La intención consiste en evitar gastos». Observa que, si bien se trata de una intención positiva, aún está lingüísticamente formulada o enmarcada en términos negativos, es decir, señala lo que se trata de «evitar», en lugar de lo que se desea conseguir. La formulación positiva de esa misma intención posiüva seria algo así como «Asegurarnos de que el coste sea asequible» o «Estar seguros de que respetamos el presupuesto».

¿o caro», el crítico preguntara: «¿Cómo vamos a costearlo?» Con esta pregunta, se le brinda al interlocutor la posibilidad de entrar en los detalles del plan, en lugar de limitarlo a mostrarse en desacuerdo o discutir con el crítico. Lo dicho es de aplicación para la práctica totalidad de las críticas. El comentario «Esa idea nunca funcionará» puede ser transformado en la pregunta «¿Cómo pondrías esa idea en práctica?» «Este plan no es realista» puede convertirse en «¿Cómo podrías hacer más tangibles y concretas las etapas de este plan?» La queja «Eso requiere demasiado esfuerzo», puede reformularse así: «¿Cómo podrías conseguir que fuera más fácil y sencillo ponerlo en práctica?» Por lo general, esta clase de pregunta sirve al mismo propósito que la crítica, pero resulta mucho más productiva.

Para extraer formulaciones positivas a partir de intenciones y criterios, deberemos plantear preguntas como: «Si lo que no quieres es estrés/gasto/fracaso/desperdicio, ¿qué es lo que sí quieres?» o «En caso de que lograses evitar eso que no quieres, ¿qué es lo que conseguirías con ello (cual sería tu beneficio)?» Veamos a continuación algunos ejemplos de reformulación positiva de declaraciones negativas: Declaración negativa

Reformulación positiva

demasiado caro pérdida de tiempo

asequible utilización juiciosa de los recursos disponibles deseo de triunfar concreto y alcanzable fácil y cómodo juicioso e inteligente

temor al fracaso irreal demasiado esfuerzo estúpido

67

Observa que se trata de preguntas principalmente sobre el «cómo». Esta clase de preguntas tienden a ser las más útiles. Las que se hacen con «por qué», por ejemplo, presuponen a menudo otros juicios, lo que puede conducir de nuevo al desacuerdo y al conflicto. Preguntar, por ejemplo, «¿Por qué tiene que ser tan cara esa propuesta?», o «¿Por qué no puedes ser un poco más realista?» sigue presuponiendo un marco-problema. Lo mismo sucede con preguntas como «¿Qué es lo que hace que tu propuesta sea tan cara?» o «¿Quién va a pagarlo?» En líneas generales, las preguntas sobre el «cómo» suelen ser más eficaces para centrar la atención sobre el marco-objetivo o el marco-realimentación. [Nota: Al nivel de sus estructuras profundas, las críticas son declaraciones ontológicas, afirmaciones sobre lo que algo «es» o «no es». Las preguntas sobre «cómo» conducen a exploraciones epistemológicas, a examinar «cómo sabes» que eso «es» o «no es».]

Convierte las críticas en preguntas Cómo ayudar a los críticos a convertirse en consejeros Una vez que la intención positiva tras la crítica haya sido desvelada y reformulada en términos positivos, la crítica puede ser transformada e n una pregunta. Cuando una crítica es transformada en pregunta, las opciones de respuesta son completamente diferentes de cuando se formula como juicio o generalización. Supongamos, por ejemplo, que en vez de decir «Eso es demasia-

En resumen, para ayudar a alguien a ser un crítico «constructivo», o un consejero, resulta útil: 1) descubrir el propósito que se °culta tras la crítica; 2) asegurarse de que la intención positiva se exprese (encuadrada) positivamente, y 3) convertir esa crítica una pregunta, preferiblemente sobre el «cómo». e n


68

Marcos y reencuadres

EL PODER DE LA PALABRA

Todo eso se puede conseguir empleando la siguiente secuencia de preguntas: 1. ¿Cuál es tu crítica u objeción? Por ejemplo: «Lo que propones es

superficial».

2. ¿Cuál es el criterio o la intención positiva que hay tras esa crítica u objeción? ¿Qué es lo que tratas de conseguir o de preservar con tu crítica? Por ejemplo: «Un cambio profundo y duradero». 3. Asumido que ésta es la intención de la que se trata, ¿cuál es la pregunta «cómo» que tiene que ser formulada? Por ejemplo: «¿Cómo puedes estar seguro de que la propuesta presentada satisfará los aspectos cruciales para conseguir un cambio profundo y duradero?» Practica este proceso contigo mismo. Piensa en algún aspecto de tu vida en el que trates de manifestar nuevos valores a creencias y colócate en posición de «critico» respecto a ti mismo. ¿Qué objeciones o problemas encuentras a lo que estás haciendo? Cuando hayas identificado algunos problemas u objeciones, recorre los pasos antes descritos y convierte tus críticas en preguntas. Descubre la intención positiva y las preguntas «cómo» relacionadas con tu autocrítica (a veces resulta útil hacerlo con ayuda de otra persona). Una vez que hayas transformado tus críticas en preguntas, podrás llevarlas ante el «soñador» y el «realista» que hay en ti, para obtener las correspondientes respuestas.

los patrones

y «Redefinición»

de

El p o d e r d e la p a l a b r a Identificar y reconocer la intención positiva del critico, así como convertir la crítica e n una pregunta sobre el «cómo», constituye un ejemplo de una modalidad de «truco mágico verbal», en el que utilizamos El poder de la palabra para trasladar la atención de un marco-problema o un marco-fracaso a un marco-objetivo y un marco-realimentación. Este proceso se basa en dos formas fundamentales de reencuadre que forman parte del núcleo mismo de los patrones de El poder de la palabra: el patrón de Intención y el de Redefinición. El patrón de Intención comporta dirigir la atención de la persona hacia el propósito o la intención (por ejemplo, protección, llamar la atención, establecer límites, etc.) subyacente tras alguna generalización o afirmación, para poder o bien reencuadrarla o bien reforzarla. El patrón de Redefinición comporta la substitución de una o más palabras o frases de la generalización o afirmación por otras nuevas que, sin alterar el significado de ésta, tengan implicaciones distintas. Reemplazar una frase formulada en negativo por otra expresada en positivo constituye un ejemplo de «redefinición». El patrón de Intención de El poder de la palabra se basa en la presuposición básica de la PNL que afirma que: En algún nivel, todo comportamiento tiene (o e n algún momento tuvo) una «intención positiva». Es (o fue) percibido como apropiado dado el contexto en el que fue establecido, desde el punto de vista de la persona a la que ese comportamiento pertenece. Es más fácil y más productivo responder a esa intención positiva que a la expresión de u n comportamiento problemático.

En última instancia, el objetivo de la fase crítica de un proyecto es asegurarse de que un proyecto o un plan sea ecológicamente sólido y que preserve cualquier beneficio o subproducto positivo de la forma presente de tratar de alcanzar el objetivo. Cuando un crítico formula preguntas sobre el «cómo», pasa de ser un «aguafiestas» o un «asesino» a convertirse en un «consejero». (Nota: También resulta útil conducir primero al crítico a reconocer qué criterios han sido satisfechos, antes de pasar a coi mentar lo que falta o se necesita.)

de «Intención»

69

Aplicar el patrón de Intención implicaría responder a la(s) >ntención(es) positiva(s) tras determinada generalización o jui' s que directamente a la propia expresión. Como ejemplo, C 1 0

m á


EL PODER DE LA PALABRA

Marcos y reencuadres

supongamos que un cliente entra en unos almacenes y muestra interés por determinado artículo, pero dice: «Me gusta, pero m e temo que es demasiado caro para mí». Si aplicara el patrón de Intención, la vendedora diría algo así como: «Entiendo que para usted es importante obtener valor por su dinero». Esta frase sirve para dirigir la atención del cliente a la intención subyacente tras el juicio de que algo es «demasiado caro» (en este caso, la intención de «obtener valor»). Eso contribuirá a que el cliente responda desde un marco-objetivo en lugar de hacerlo desde un marco-problema.

muchos aspectos, diferentes a «temer». Más que una reacción, implican procesos cognitivos y, por consiguiente, más probabilidades de que algo sea percibido como enseñanza. «Excesivo» como redefinición de «demasiado caro» implica que la objeción del cliente está en función de su expectativa sobre el precio que el establecimiento debería cobrar por ese artículo. Redefinir «demasiado caro» como «no se lo pueda permitir» coloca la fuente de la objeción en la preocupación del cliente en relación con sus propios recursos financieros y su capacidad de pagar el precio del artículo.

70

Intención

Marco Objetivo

Objeción

Marco Problema

«Demasiado

caro»

Centrarse en la intención de un juicio o afirmación limitadores ayuda a cambiar de un marco-problema a un marco-objetivo Redefinir implicaría decir algo parecido a: «¿Es porque usted cree que el precio es excesivo o porque le preocupa que no se lo pueda permitir?» En este caso, la afirmación «Me temo que es demasiado caro para mí» ha sido redefinida por la vendedora en dos líneas distintas, con el propósito de obtener más información específica sobre la objeción del cliente. La primera redefinición cambia «teme» por «cree» y «demasiado caro» por «excesivo». La segunda substituye «temo» por «preocupa» y «demasiado caro» por «no se lo pueda permitir». Ambas reformulaciones sig-? nifican algo parecido a la objeción original, pero tienen implicaciones distintas, que sirven para reubicar el juicio del cliente en< un marco-realimentación. «Creer» y «no se lo pueda permitir» son expresiones, en

/

Excesivo

71

/ No se l o \ / \ pueda \ 4 . permitir 1

Caro

Las palabras pueden tener significados superpuestos, pero implicaciones distintas La redefinición que el cliente elija proporcionará información importante para la vendedora. Según cuál sea su respuesta, la vendedora podrá, por ejemplo, decidir ofrecerle un descuento (si el cliente considera que el precio es «excesivo») o una financiación (si lo que le preocupa es que «no se lo pueda permitir»). Por consiguiente, redefinir constituye un modo simple pero eficaz de abrir nuevos canales de pensamiento e interacción. Volver a etiquetar «dolor» c o m o «incomodidad» constituye otro buen ejemplo del impacto del patrón de Redefinición de El poder fe 'a palabra. Por ejemplo, el impacto e s distinto si le preguntamos a alguien: «¿Cuánto dolor soporta usted?» o «¿Cuánta incomodidad siente usted?» A menudo, esta clase de reencuadre erbal cambia automáticamente la percepción de dolor en la per-

v


72

EL PODER DE LA PALABRA

Meneos y reencuadres

sona preguntada. Un término c o m o «incomodidad» contiene implícita la sugerencia de «comodidad». «Dolor», en cambio, no permite matiz positivo alguno.

Ejercicio de reencuadre

de una

Yo estoy justamente indignado, tú estás enojado, él está haciendo una montaña de u n grano de arena. Yo lo he reconsiderado, tú has cambiado de idea, él se ha echado atrás. Yo me he equivocado de buena fe, tú tergiversas los hechos, él es un condenado mentiroso. Yo soy compasivo, tú eres blando, él es un calzonazos. Cada una de estas afirmaciones toma determinado concepto de la experiencia y lo coloca en diferentes perspectivas, lo «reencuadra» con distintas palabras. Consideremos, por ejemplo, la palabra «dinero». «Riqueza», «éxito», «instrumento», «responsabilidad», «corrupción», «energía verde», etc., son palabras o expresiones que colocan marcos distintos en torno al concepto de «dinero» y que afloran perspectivas diferentes. Hazte una lista de palabras y practica formando con ellas tus propios reencuadres de una sola palabra. Por ejemplo: Responsable (estable, rígido)

Estable (cómodo, aburrido) Juguetón (flexible, poco sincero) Frugal (sabio, tacaño) Amistoso (agradable, ingenuo) Asertivo (confiado, desagradable) Respetuoso (considerado, transigente) Global (expansivo, pesado)

palabra

Un buen m o d o de explorar el patrón de Redefinición de £1 poder de la palabra consiste en formular «reencuadres de una sola palabra». Eso se hace tomando una palabra que exprese determinado concepto o idea y buscando otra que la reemplace y que aporte un matiz más positivo (o negativo) que la anterior. Como señalara jocosamente el filósofo Bertrand Russell: «Yo soy firme, tú eres obstinado, él es un tonto de cabeza dura». Toma prestada la fórmula de Russell y trata de construir algunos ejemplos, como:

75

Cuando ya te sientas cómodo con los reencuadres de una sola palabra, podrás tratar de aplicarlos a afirmaciones limitadoras con las que te encuentres, tanto en ti mismo c o m o en los demás. Por ejemplo, tal vez te maldigas a veces por ser tan «estúpido» o «irresponsable». Prueba a ver si encuentras para estas palabras algunas redefiniciones que impliquen aspectos positivos. «Estúpido» podría ser redelinido, por ejemplo, como «ingenuo», «inocente» o «distraído». «Irresponsable» podría ser reemplazado por «espíritu libre», «flexible», o «despreocupado», etc. También puedes considerar la utilización de reencuadres de una sola palabra para reformular comentarios tuyos acerca de otras personas. Tal vez así suavizarías tus críticas redefiniendo algunas de las palabras que utilizas cuando hablas a tu pareja, a tus hijos, a tus compañeros de trabajo o a tus amigos. En lugar de acusar a un niño de «mentir», por ejemplo, podrías decir que «tiene mucha imaginación» o que «explica cuentos de hadas». Las redefiniciones suelen conseguir «transmitir el mensaje» y evitan, al mismo tiempo, acusaciones o implicaciones negativas, innecesarias y a menudo perniciosas. Esta clase de redefinición constituye el proceso básico de la «corrección política» en el lenguaje. El propósito de esta modalidad de reverbalización consiste en reducir los juicios negativos y los estigmas que acompañan, a menudo, a las etiquetas que utilizamos para describir a personas de algún m o d o distintas de nosotros. Por ejemplo, en lugar de llamar «hiperactivo» a un chaval que rebosa de energía y tiene dificultades en hacer lo que le mdican, podemos decir que es «fogoso». En lugar de decir que n a persona que no oye bien es «sorda», podemos decir que tieu


EL PODER DE LA PALABRA

Marcos y reencuadres

nc «dificultades auditivas». En lugar de «lisiado» podemos decir «disminuido físico». El «conserje» pasa a ser el «técnico de mantenimiento» y la «recogida de basuras» se convierte e n «gestión de los residuos». La intención de este cambio de etiquetas consiste en ayudar a las personas a ver a los demás desde una perspectiva más amplia y menos enjuiciadora, aunque también habrá quien lo considere paternalista y poco sincero. Cuando resultan eficaces, estos cambios de denominación ayudan también a cambiar la visión y la definición de papeles de un marco-problema a un marco-objetivo.

El patrón de El poder de la palabra conocido c o m o Modelo ¿ ¡ mundo s e basa e n este proceso. Implica ser capaz de reencuadrar una situación o generalización por medio de la percepción y la expresión de un mapa mental distinto de esa situación. El abogado criminalista Tony Serra nos ofrece un buen ejemplo del proceso de situarse en segunda posición para conseguir un modelo del mundo diferente, y expresarlo acto seguido en palabras para ampliar la perspectiva de los demás. En una entrevista del año 1998 para la revista Speak, Serra comentaba:

74

e

[C]uando representas al acusado... te conviertes en él, sientes como él, te metes en su piel, ves con sus ojos y oyes con sus oídos. Necesitas conocerlo por completo para comprender la naturaleza de su comportamiento. Sólo «la palabra» es tuya. Es decir, debes traducir sus sensaciones, su sentido y su intelecto, como componentes relevantes de su comportamiento, en jerga legal, en el lenguaje de la ley, o en metáforas persuasivas. Tomas en tus manos el barro del comportamiento de esa persona y lo embelleces, lo conviertes en una obra de arte. Ésa es la creatividad del abogado defensor.

Percibir una situación desde otro modelo de mundo situándose en «segunda posición» Una forma sencilla pero poderosa de reencuadrar consiste en considerar la situación, la experiencia o el juicio, desde un modelo del mundo diferente. Desde el punto de vista de la PNL, eso se consigue con facilidad y naturalidad poniéndose en la piel del otro, en lo que se conoce c o m o «segunda posición». Colocarse en segunda posición implica situarse en el punto de vista del otro, en su «posición perceptiva», dentro de determinada situación o interacción. La segunda posición es una de las tres posiciones básicas definidas por la PNL. Implica cambiar de perspectiva y ver lo que está pasando c o m o si fueses la otra persona. En segunda posición ves, oyes, sientes, hueles y gustas esa interacción desde la perspectiva del otro. Es lo que, en lenguaje popular, llamaríamos «ponerse en su piel», «andar con sus zapatos» o estar «al otro lado de la mesa». Así pues, la segunda posición implica estar asociado con el punto de vista, las creencias y las presunciones del otro, así como percibir, por consiguiente, las ideas y los acontecimientos desde el modelo del mundo de esa otra persona. Cuando conseguimos ver una situación desde el modelo del mundo de la otra persona, a menudo ganamos con ello nuevas y numerosas ideas y comprensiones.

7i

El patrón de Modelo del mundo de El poder de la palabra se basa en otra de las presuposiciones de la PNL, que afirma que: El mapa n o es el territorio. Toda persona tiene su propio mapa del m u n d o . No hay ningún mapa del m u n d o que sea el único correcto. Toda persona elige la mejor opción disponible, dadas las posibilidades y las capacidades que perciba c o m o accesibles a ella d e s d e s u propio m o d e l o del m u n d o . Los mapas más «sabios» y «compasivos» son aquellos que convierten e n accesibles el mayor y más a m p l i o número de opciones, e n oposición a los más «realistas» o «precisos».

(

l

U e

Identifica una situación que implique a otra persona, en la o hayas logrado actuar con toda la maestría que hubieras

n


7O

EL PODER DE LA PALABRA

Marcos y reencuadres

p o d i d o . ¿Cuál es la generalización o el juicio que hiciste, tanto de ti m i s m o c o m o de la otra persona? Enriquece tu percepción d e la situación y d e tu generalización considerándola desde al men o s tres p u n t o s d e vista o «mapas del m u n d o » .

brazo y a hacerme d e r r a m a r la bebida. Q u i s e m o s t r a r m e amistoso, así que lo miré y sonreí. U n o de ellos dijo: ¿Qué d e m o n i o s estás mirando? — d e m o d o q u e bajé la vista. Entonces el otro m e espetó: —¡Mírame cuando te hablo! La cosa se iba p o n i e n d o cada vez más fea y, para sorpresa mía, m e estaba c o m e n z a n d o a enfadar. Afortunadamente, me di cuenta a tiempo de q u e seguir el patrón habitual d e respuesta sólo serviría para e m p e o r a r la situación, de m o d o que tuve u n a idea brillante: ¿Por qué n o usar la PNL? Decidí tratar de descubrir y atender su intención positiva. Respiré h o n d o y me puse en su piel por u n instante. Con voz pausada y firme, le dije al q u e tenía mas cerca:

Colócate en la piel de ¡a otra persona. ¿Cómo esa situación si jueras ella?

percibirías

Imagina ahora que eres un observador neutral, que contempla esa situación. Desde esta nueva perspectiva, ¿qué es lo que te llamaría la atención en esa interacción? ¿Cómo la percibiría un antropólogo/artista/sacerdote/periodista? Elegir para esa segunda posición a alguien que haya sido un profesor o u n m e n t o r importante para ti, y observar la situación desde su p u n t o d e vista, p u e d e ser u n a experiencia m u y poderosa. Un ejemplo de palabras adecuadas en el momento

oportuno

A m o d o de ejemplo práctico sobre c ó m o he aplicado personalm e n t e algunos d e los principios q u e h e m o s c o m e n t a d o hasta aquí, recuerdo u n a ocasión en la que m e encontraba con Richard Bandler en un bar, d o n d e h a b í a m o s q u e d a d o para vernos. Era la clase de bar que p o d r í a m o s llamar «de m o t e r o s » , en el sentido de que estaba lleno d e esa clase d e personajes r u d o s y malcarados. No es la clase de lugar que pretiero, pero a Richard le gustaba y lo había elegido para e n c o n t r a r n o s .

77

—¿Sabe? No m e p u e d o creer q u e piense q u e s o m o s h o m o sexuales. C o m o p u e d e ver, llevo anillo de boda. O p i n o que su intención es otra. A lo que el tipo me espetó: —Sí, ¡queremos pelea! Me imagino q u e , a estas alturas, te estarás diciendo algo así como: «Vaya R o b e n , q u é gran cosa eso d e El poder de la palabra». Pero, en realidad, sí que habíamos progresado algo, p u e s t o que habíamos conseguido iniciar u n a conversación, en lugar del monólogo anterior. A p r o v e c h a n d o la o p o r t u n i d a d , respondí: —Ya e n t i e n d o , pero francamente, no seria una gran pelea. En primer lugar p o r q u e y o n o q u i e r o pelear, así q u e n o sacaría gran cosa de mí. Por otro lado, usted me dobla en tamaño, así que, ¿que clase d e pelea iba a ser ésa? En ese m o m e n t o , el otro tipo (que parecía ser el «cerebro» del dúo) intervino:

Habíamos c o m e n z a d o a hablar c u a n d o aparecieron por la puerta u n par de tipos e n o r m e s . Estaban ebrios y con ganas de pelea. Evidentemente b u s c a b a n alguien con quien meterse. Sup o n g o q u e les parecería que yo n o era la clase d e fulano más adec u a d o para estar allí, p o r q u e n o tardaron m u c h o en gritarnos obscenidades, a llamarnos «mariquitas» y a invitarnos a que nos fuéramos d e allí.

—No, es u n a pelea justa, nosotros estamos borrachos. Me volví p a r a mirarle directamente a los ojos y le contesté: — ¿ N o le parece que eso sería algo así c o m o el padre que Ue8 a casa borracho, sacude a su hijo d e catorce años y le dice que ps «justo» p o r q u e él está bebido?

Mi primera estrategia consistió en tratar de ignorarles cortésmente, pero, p o r s u p u e s t o , n o funcionó. No pasó m u c h o tiempo antes d e que u n o de ellos empezara a d a r m e golpes en efl

Estaba seguro de q u e , con toda probabilidad, eso era precís e n t e lo que le había pasado a el una v otra vez c u a n d o tenia ^ edad.

a


78

EL. PODER DE LA PALABRA

Enfrentados a la verdad, aquellos h o m b r e s ya n o podían c o n t i n u a r c o n s u s abusos, d e m o d o q u e se fueron a molestar a otro cliente q u e , p o r cierto, resultó ser u n karateka experto y les dio en la calle u n a buena lección. Tal c o m o Richard interpreta la anécdota, lo q u e hice fue dilucidar las s u b m o d a l i d a d e s d e los dos h o m b r e s , j u n t o c o n su estrategia de decisión para elegirnos, p a s a n d o acto seguido a hacer terapia con ellos. (Según él, iba a sugerirles q u e , p u e s t o q u e lo q u e querían era pelear, salieran a la calle a sacudirse entre ellos.) A u n q u e yo n o lo recuerde exactamente así, lo cierto es que el caso confirma mi fe absoluta e n el p o d e r del lenguaje y d e la Programación Neurolingüística.

Fragmentación


Formas de fragmentación

Los procesos de reencuadre alteran a m e n u d o el significado de una experiencia o u n juicio al «re-fragmentarlo». En PNL, el término «fragmentar» significa reorganizar o fraccionar alguna experiencia en porciones mayores o menores. «Fragmentar hacia arriba» significa desplazarse hacia u n nivel d e información mayor, más general o abstracto, c o m o p o r ejemplo incluir coches, trenes, barcos y aviones en u n a m i s m a categoría de «medios d e transporte». «Fragmentar hacia abajo» significa desplazarse a u n nivel de información m á s específico y concreto, p o r ejemplo, el «coche» p u e d e ser fraccionado e n «ruedas», « m o t o r » , «frenos», «transmisión», etc. «Fragmentar lateralmente» c o m p o r t a encontrar otros ejemplos en el m i s m o nivel de información, p o r ejemplo, «conducir u n coche» p u e d e asimilarse a « m o n t a r a caballo», «ir en bicicleta» o «o navegar a vela». Fragmentar hacia arriba Formas de transporte Fragmentar lateralmente Coches

Bicicletas

ruedas motor frenos

pedales manillar horquilla

H

Caballos - » - Barcos

Trenes

Aviones

silbido ruedas focos

alas hélices tren de aterrizaje

A A A A

cola patas cascos

proa quilla timón

Fragmentar hacia abajo «Fragmentar » implica la capacidad de desplazar la atención entre las generalidades y los detalles


El. PODER DE LA PALABRA

Fragmentación

Así pues, fragmentar está relacionado con el m o d o en que la persona utiliza su atención. El «tamaño del fragmento» se refiere al nivel de detalle o generalización desde el que la persona o el grupo analizan o juzgan determinado problema o experiencia, así c o m o a si el juicio o la generalización es aplicable a toda la categoría o tan sólo a algunos de sus componentes. Las situaciones pueden ser percibidas en términos de grados de detalle variables (microfragmentos de información) y de generalización (macrofragmentos de información). Uno puede fijar su atención en los pequeños detalles, c o m o por ejemplo el deletreo de las palabras de un párrafo, o en grandes detalles, por ejemplo, el tema centra' del que trata el libro. También hay que considerar la cuestión de la relación entre fragmentos grandes y pequeños. (Si una palabra está mal deletreada, ¿significa eso que la idea expresada por esa palabra también es errónea?)

más pequeños, que resulten manejables. Un viejo refrán dice: «¿Cómo se come una sandía?» La respuesta constituye un ejemplo de fragmentación hacia abajo: «Trozo a trozo». Esta metáfora es aplicable a cualquier clase de situación o experiencia. Un objetivo sobrecogedor, como por ejemplo «abrir un nuevo negocio», puede ser fragmentado en sub-objetivos, c o m o «desarrollar el producto», «identificar clientes potenciales», «crear un plan de negocio», «buscar inversores», etc.

82

Ante determinada situación, el modo en que la persona fragmenta su experiencia puede ser útil o problemático. Cuando la persona traía de pensar de forma «realista», conviene pensar en fragmentos más bien pequeños. Si, por el contrario, se trata de un bombardeo de ideas, prestar atención a los pequeños frag m e m o s puede conducir a que «los árboles no permitan ver e bosque». Las críticas no constructivas suelen estar expresadas en términos de «fragmentos» o generalizaciones más bien grandes, como: «Eso no funcionará nunca», «Nunca acabas lo que comienzas» o «Siempre sales con ideas demasiado arriesgadas». Palabras c o m o «siempre», «nunca», «jamás» o «sólo» se conocen en PNL con el término genérico de universales o cuantifica dores universa/es. Esta clase de lenguaje resulta de «fragmentar hacia arriba» hasta un punto que no resulta ya adecuado o útil. Transformar estas críticas en una pregunta sobre el «cómo» (como ya hemos visto) sirve frecuentemente para ayudar a «fragmentar hacia abajo» estas generalizaciones excesivas. Fragmentar hacia abajo es un proceso fundamental en PNL, que implica reducir una situación o experiencia a sus com nentes básicos. Por ejemplo, u n problema que tal vez parezca primera vista insuperable, puede ser fraccionado en proble

83

Para desarrollar competencia con El poder de la palabra, es importante mantener la flexibilidad para desplazar libremente la atención entre fragmentos pequeños y grandes. Como dirían los indios nativos americanos: «Ver con los ojos del ratón y del águila». Descubrir la intención subyacente en determinado comportamiento o creencia, por ejemplo, es considerado en PNL como el resultado de la capacidad para fragmentar hacia arriba, es decir, para identificar la categoría más amplia de la que el juicio o el comportamiento son la expresión (por ejemplo, «protección», «reconocimiento», «respeto», etc.) Redefinir requiere las capacidades adicionales de «fragmentar hacia abajo» y «fragmentar lateralmente», para poder así identificar conceptos y experiencias similares a los expresados en la afirmación inicial, o relacionados con ellos, pero con asociaciones e implicaciones distintas.

Fragmentar hacia

abajo

Los procesos de fragmentar hacia arriba y hacia abajo pueden también ser aplicados directamente a una afirmación, a un juicio o a una creencia, para modificar así el modo en que son percibidos y para «reencuadrarlos». El patrón de fragmentar hacia abajo de El poder de la palabra, por ejemplo, implica reducir l o s elementos de un juicio o de una afirmación a fragmentos más Pequeños, creando una percepción distinta y más rica de la generalización expresada por el juicio o la afirmación. Supongamos que alguien ha sido catalogado como «discapacitado para aprender» (obviamente, una etiqueta propia de «marco-proble-


EL PODER DE LA PALABRA

Fragmentación

ma»). Podemos coger la palabra «aprender» y fragmentarla en otras que reflejen diversos componentes del proceso al que el término «aprender» se refiere, como «asimilar», «representar», «almacenar» y «retirar» información. Entonces ya podemos preguntar: «¿Discapacitado para aprender quiere decir discapacitad o para asimilar? Es decir, ¿consiste el problema en que la persona es incapaz de recibir información?» De forma parecida: ¿Significa ser discapacitada para aprender que esa persona no está capacitada para «representar», «almacenar» o «retirar» información?

los componentes que los constituyen. Por ejemplo, si alguien dice que «Este coche es demasiado caro», se puede «fragmentar hacia abajo» con el argumento: «Bueno, en realidad, las ruedas, el parabrisas, el tubo de escape, la gasolina y el aceite son igual de caros que en cualquier otro coche. Son el motor y los frenos los que cuestan un poco más, porque se ha querido garantizar el rendimiento y la seguridad». Incluso ante una afirmación c o m o «No soy atractiva» es posible fragmentar el «yo» implícito: «¿Son asimismo tu barbilla, tu nariz, tu antebrazo, los dedos pequeños de tus pies, el tono de tu voz, el color de tu pelo, tus codos, tus sueños, etc., poco atractivos?»

84

Tales preguntas y consideraciones son susceptibles de estimularnos a repensar nuestras presuposiciones acerca del significado de esa clase de etiquetas, ayudándonos así a ubicar de nuevo la situación en un «marco-realimentación». Con ello conseguiremos volver a centrar nuestra atención e n las personas y e n los procesos, en lugar de en las categorías. Discapacidad para «aprender»

¿Discapacidad para

asimilar

representar

almacenar

retirar?

85

Una vez más, el proceso sitúa el juicio o la evaluación en un marco completamente distinto. Practica tú m i s m o este proceso. Busca alguna etiqueta, algún juicio o alguna generalización negativa y anota las palabras clave. «Fragmenta hacia abajo» lingüísticamente alguna de esas palabras clave buscando elementos o fragmentos más pequeños, que estén implícitos en la afirmación. Procura encontrar reformulaciones que tengan implicaciones más ricas o más positivas que las que contiene la etiqueta, el juicio o la generalización, o que estimulen una perspectiva completamente diferente en relación con la etiqueta, el juicio o la generalización de que se trate.

Palabra clave Fragmentar una generalización hacia abajo puede cambiar musirás percepciones y presuposiciones sobre ella Los verbos y las palabras de proceso pueden ser «fragmentados» en la secuencia de subprocesos que las constituyen (como en el ejemplo anterior con «aprender»). Un término como «fracaso», por ejemplo, podría ser fragmentado en una serie de pasos que constituyen la experiencia de «fracasar», tales como fP jarse (o no) un objetivo, establecer (o no) un plan, emprender ( o n o ) la acción, atender ( o n o ) a la realimentación, responder con flexibilidad (o rigidez), etc. Los substantivos y los objetos pueden ser fragmentados en

«Fragmentos» más pequeños Toma una etiqueta como «déficit de atención» y explora con ella diferentes clases de atención (por ejemplo: visual, auditiva, cinestésica; o bien atención a los objetivos, a uno mismo, al contexto, al pasado, al estado interno, etc.)


86

Fragmentar

hacia

arriba

El patrón de El poder de la palabra para fragmentar hacia arriba c o m p o r t a generalizar hacia u n a clasificación m a y o r algún elem e n t o de u n a afirmación o d e u n j u i c i o , creando de este m o d o u n a percepción nueva o enriquecida da la generalización expresada. «Aprender», por ejemplo, forma parte d e u n a categoría más amplia de procesos, a los que p o d e m o s referirnos c o m o formas diversas de «adaptación», entre los que se incluyen también el «condicionamiento», el «instinto», la «evolución», etc. C u a n d o se le cuelga a alguien la etiqueta d e «discapacitada para aprend e r » , ¿significa eso que también está de algún m o d o «discapacitada para adaptarse»? ¿Es t a m b i é n «incapaz de c o n d i c i o n a r » , «incapaz para el instinto» o «incapaz d e evolucionar»? P u e d e q u e a l g u n o s de estos términos s u e n e n casi cómicos, pero a pesar d e ello n o dejan de ser extensiones lógicas posibles d e estas etiquetas. De nuevo, reconsiderar el juicio en relación con esta clase de «reencuadre» nos lleva a c o m p r e n d e r n u e s t r o significado y nuestras presuposiciones desde u n a perspectiva nueva, así c o m o a sacarlo d e su «marco-problema». «Adaptarse» ¿Discapacidad

Condicionar

Aprender

Instinto

87

Fragmentación

EL PODER DE LA PALABRA

Evolución

Fragmentar hacia arriba nos lleva a reconsiderar las implicaciones de una generalización o de un juicio Practica tú m i s m o este proceso. Coge la misma etiqueta, j u i cio o generalización negativos que utilizaste en el ejercicio anterior. Fragmenta lingüísticamente «hacia arriba» alguna de s u s palabras clave, identificando alguna clasificación superior en la que dicha palabra encaje, pero que tenga implicaciones más ricas

o más positivas que las que c o m p o r t a la expresión actual d e esa etiqueta, juicio o generalización, o bien que estimule u n a perspectiva c o m p l e t a m e n t e diferente respecto a ellas. Clasificación

Palabra clave

Otros procesos u objetos en la misma

superior

categoría

«Fracaso», p o r ejemplo, podría ser «fragmentado hacia arriba» a la categoría de «consecuencias conductuales». Ser «poco atractivo» lo podría ser a «diferir de la n o r m a » . «Gasto» pasaría a ser «consideraciones sobre el m o v i m i e n t o d e capital». Y así sucesivamente.

Fragmentar

lateralmente

(descubrir

analogías)

Fragmentar lateralmente consiste p o r lo general en la b ú s q u e d a de metáforas o analogías. El p a t r ó n d e analogía de El poder de la palabra implica descubrir u n a relación análoga a la definida p o r la generalización o el j u i c i o , que n o s aporte u n a nueva perspectiva sobre las implicaciones de esa generalización o ese juicio. Podemos decir, p o r ejemplo, que la «discapacidad para aprender» es como el «mal funcionamiento d e u n p r o g r a m a informático». Eso n o s conduciría a u t o m á t i c a m e n t e a formular preguntas como: «¿Dónde está el fallo?», «¿Cuál es la causa y c ó m o p u e d e ser corregida?», «¿Viene el problema de alguna línea concreta de programación? ¿Del m e d i o físico del o r d e n a d o r ? ¿O tal vez el problema está en el programador? » Analogías c o m o ésta n o s estimulan a enriquecer nuestra perspectiva sobre u n a generalización o u n juicio en concreto, así como a desvelar y evaluar n u e s t r a s presuposiciones, al m i s m o ftempo q u e n o s a y u d a n a cambiar d e u n marco-problema a u n marco-objetivo o a u n marco-realimentación.


88

Fragmentación

EL PODER DE LA PALABRA

U n a «discapacidad p a r a aprender»

es análoga a

\j defecto e n u n p r o g r a m a informático n

¿Dónde está el problema y cuál es su causa? «Fragmentar lateralmente» implica descubrir analogías susceptibles de estimular ideas y perspectivas nuevas Según el antropólogo y teórico de la comunicación Gregory Bateson, «fragmentar lateralmente» para descubrir analogías constituye u n a de las funciones del pensamiento ábduclivo, modalidad del p e n s a m i e n t o distinta d e la «inductiva» y la «deductiva». El r a z o n a m i e n t o inductivo implica la clasificación d e objet o s o fenómenos particulares de a c u e r d o con s u s características c o m u n e s , p o r ejemplo, percatarse de que todos los pájaros tienen p l u m a s . Esta modalidad d e p e n s a m i e n t o es esencial para «fragm e n t a r hacia arriba». El razonamiento deductivo c o m p o r t a formular predicciones acerca d e d e t e r m i n a d o objeto o f e n ó m e n o b a s á n d o n o s en su clasificación, c o m o en el caso de la lógica del tipo «si-entonces». La d e d u c c i ó n implica «fragmentar hacia abajo». El r a z o n a m i e n t o abductivo implica buscar las similitudes entre objetos y fenómenos, es decir, «fragmentar lateralmente». Gregory Bateson esclareció la diferencia entre la lógica deductiva y el p e n s a m i e n t o abductivo c o n t r a s t a n d o los siguientes razonamientos:

Deductivo Los h o m b r e s m u e r e n . Sócrates es u n h o m b r e . Sócrates m o r i r á .

Abductivo Los h o m b r e s m u e r e n . La h i e r b a m u e r e . Los h o m b r e s s o n h i e r b a .

Comparación entre procesos de pensamiento deductivo y abductivo

89

Según Bateson, las modalidades inductiva y deductiva se centran más en los objetos y las categorías q u e en la estructura y la relación. Bateson argumenta q u e razonar exclusivamente a través d e estas d o s m o d a l i d a d e s d e p e n s a m i e n t o p u e d e causar rigidez en el m o d o d e pensar. El p e n s a m i e n t o abductivo o metafórico c o n d u c e a u n a mayor creatividad y p u e d e , en realidad, llevarnos a descubrir verdades m á s profundas acerca d e la realidad. Practica tú m i s m o este proceso. Vuelve a tomar la misma etiqueta, juicio o generalización negativos que utilizaste en el ejercicio anterior. «Fragmenta lateralmente» e n busca d e algún otro proceso o fenómeno, análogo al definido p o r la etiqueta, el juicio o la evaluación (es decir, q u e sea u n a metáfora para ellos), pero que tenga implicaciones m á s ricas o más positivas que las que comporta la expresión actual de esa etiqueta, juicio o generalización, o b i e n que estimule u n a perspectiva c o m p l e t a m e n t e diferente respecto a ellas.

es análoga a , , , Palabra clave

Otros procesos o , Jenomenos r

n

Por ejemplo, u n a analogía a «fracaso» podría ser la incapacidad de Cristóbal Colón para establecer u n a ruta comercial a Oriente, que lo condujo a las costas de América del Norte. La cría de cisne (o «palito feo») constituye u n ejemplo clásico de analogía p a r a u n a p e r s o n a « p o c o atractiva». Podría establecerse otra analogía parecida entre «gasto» y la «energía» requerida para el ejercicio físico o el crecimiento. Y así sucesivamente.

Ejercicio: Busca

isomorfismos

La capacidad para «fragmentar lateralmente» y crear analogías constituye una habilidad fundamental para la construcción de metáforas terapéuticas. Éstas implican el establecimiento d e iso-


90

Fragmentación

EL PODER DE LA PALABRA

morfismos o paralelismos entre l o s personajes y los sucesos del relato y la situación personal de quien lo escucha, con el objetivo de ayudarlo a encontrar nuevas perspectivas y activar recursos. El ejercicio siguiente te ayudará a desarrollar y aplicar tus

Por ejemplo: «Mi abuelo me enseñó a conducir. Me dijo que podía conducir con seguridad mirando s ó l o al retrovisor siempre que la carretera delante de mí fuera exactamente la misma que la que dejaba atrás».

habilidades de pensamiento lateral: 5. Cambiar de papeles hasta que todos hayan estado en el de A.

En grupos de tres personas, A, B y C: 1. A habla a B y C de un problema o de una situación p sentes, para los que le gustaría obtener algún consejo Por ejemplo, A desearía tener una nueva relación, pe duda debido a los problemas experimentados e n relaci nes anteriores. 2. B y C están atentos a los elementos significativos de la situación o el problema de A, por ejemplo: «La atención de A sobre el pasado le impide avanzar e n su vida». 3. B y C hablan entre sí para ponerse de acuerdo sobre los elementos, personajes, relaciones y procesos contextualmente significativos en la situación o el problema de A B los expresa verbalmente a A para comprobar su exactitud. 4. B y C trabajan juntos para presentar una metáfora a A. B y C pueden utilizar las siguientes fuentes de inspiración Fantasía Temas universales Experiencias de la vida en general Experiencias de la vida personal Naturaleza (animales, estaciones, plantas, geología, geo grafía, etc.) Cuentos populares Ciencia ficción Deportes

Puntuación y

repuntuación

Las diversas formas de fragmentar (hacia arriba, hacia abajo y lateralmente) proporcionan un poderoso conjunto de herramientas lingüísticas con las que enriquecer, reencuadrar y «re-puntuar» nuestros mapas del mundo. Distintas «puntuaciones» de nuestra percepción del mundo nos permiten crear diferentes significados de una misma experiencia. En el lenguaje hablado, por ejemplo, puntuamos las palabras de varias formas diferentes: como preguntas, como afirmaciones o c o m o exclamaciones. Las comas, los signos de exclamación o interrogación nos permiten comprender el significado implícito. En la organización de nuestra experiencia ocurre algo parecido. El diccionario define puntuar como «poner en la escritura los signos ortográficos necesarios para distinguir el valor prosódico de las palabras y el sentido de las oraciones y de cada uno de sus miembros». En PNL, el término «puntuación» se utiliza para referirse al m o d o en que el individuo fragmente una experiencia en unidades de percepción significativas. Esta clase de puntuación cognitiva funciona de forma análoga al modo en que I puntuación lingüistica opera en el lenguaje hablado y escrito. a

Tomemos como ejemplo las siguientes palabras: lo que es es lo que no es no es no es así así es A primera vista no parecen más que un parloteo carente de mido. Pero observa lo que sucede cuando se puntúan c o m o sigue:


02

EL PODER DE LA PALABRA

Lo que es, es. Lo que no es, no es. ¿No es así? ¡Así es! Parece q u e de repente cobran cierto sentido. La p u n t u a c i ó n , situada a u n nivel distinto al d e las propias palabras, las organiza y las «enmarca» de m o d o q u e nuestra percepción de ellas cambia. Estas palabras podrían ser puntuadas también de m o d o distinto. Compara la puntuación anterior con los siguientes ejemplos: Lo que es, es lo que no es, no es, no es. Así, así es. Lo que, es. Es, lo que no es. No es. No es así. Así es. El contenido d e nuestra experiencia es c o m o la primera de estas series de palabras. Es relativamente neutral e incluso está vacío de cualquier significado real. Procesos cognitivos c o m o la fragmentación, la percepción del tiempo y los canales representacionales, d e t e r m i n a n d ó n d e colocar los interrogantes, los signos de admiración, las c o m a s y los p u n t o s mentales y emocionales. Nuestra p u n t u a c i ó n mental influye sobre qué percepciones a g r u p a m o s , d ó n d e c e n t r a m o s la atención, q u é tipo de relaciones v a m o s a percibir, etc. Por ejemplo, considerar u n acontecimiento e n términos de s u s implicaciones «a largo plazo», le conferirá u n significado c o m p l e t a m e n t e distinto a considerarlo en relación con el «pasado inmediato». Ver u n detalle en relación con la «gran imagen» es m u y diferente a verlo en relación con otros delalles. Las personas n o suelen discutir, deprimirse, o matarse unas a otras p o r el c o n t e n i d o d e su experiencia ni p o r s u s respectivos mapas del m u n d o , sino más bien p o r el lugar d o n d e colocan los signos de exclamación y los interrogantes, p u e s confieren distintos significados a ese c o n t e n i d o . Tomemos, p o r ejemplo, u n a información c o m o : «Los beneficios h a n caído el trimestre pasado». He aquí c ó m o puntuarían esos m i s m o s datos u n soñador, u n realista y u n crítico, sobre la base de sus respectivos valores, creencias y expectativas: Crítico: Los beneficios h a n caído el trimestre pasado. ¡Eso es terrible! ¡Estamos a r r u i n a d o s (signo d e exclamación)!

Fragmentación

93

Realista: Los beneficios h a n caído el trimestre p a s a d o . Ya h e m o s atravesado m o m e n t o s difíciles e n otras ocasiones ( c o m a ) , ¿qué p o d r í a m o s hacer para esforzarnos más (interrogante)? Soñador: Los beneficios han caído el trimestre pasado. N o es más que un tropezón en el c a m i n o ( p u n t o y coma); lo p e o r ya ha pasado. A partir d e a q u í las cosas mejorarán. El poder de la palabra trata, en gran medida, del m o d o en que el lenguaje nos lleva a p u n t u a r y r e p u n t u a r n u e s t r o s m a p a s del m u n d o , así c o m o del m o d o en que estas p u n t u a c i o n e s le dan sentido a nuestra experiencia.

W W W. I N T E R C A M B I O S V I R T U A L E S . O R G


4 Valores y criterios


La estructura del significado

El significado está relacionado con la intención o el sentido de u n mensaje o u n a experiencia. El equivalente inglés para «significado» es meaning, del inglés hablado entre los siglos xn y xiv menen (inglés antiguo maman), equivalente a su vez del alemán antiguo meinen, q u e significa «tener en m e n t e » . Así p u e s , meaning, «significado», se refiere a las representaciones o experiencias internas asociadas c o n estímulos y acontecimientos externos. Los modelos y procesos d e PNL, c o m o los q u e El poder de la palabra representa, fueron desarrollados con el objetivo d e explorar y descubrir «cómo» simbolizamos, significamos o representamos los datos empíricos, c ó m o interpretamos esos datos y les d a m o s u n significado i n t e r n o en n u e s t r o s m a p a s mentales del m u n d o , es decir, c ó m o c o n s t r u i m o s a partir d e ellos u n «sentido». Desde la perspectiva d e la PNL, el significado es u n a función de la relación entre «mapa y territorio». Diferentes m a p a s del m u n d o producirán significados i n t e r n o s distintos p a r a u n mismo territorio d e experiencia. Un m i s m o incidente o u n a misma experiencia en el m u n d o externo cobrarán significados distintos en i n d i v i d u o s diferentes o en culturas distintas, d e p e n diendo d e c ó m o sean s u s respectivos m a p a s internos. Tener mucho dinero, p o r ejemplo, p u e d e ser visto c o m o u n «éxito» para algunos, pero también c o m o u n «riesgo» o u n a «carga» p o r otros. En u n a cultura árabe, p o r ejemplo, eructar significa «gracias por la excelente comida». En otras culturas, en cambio, eso gnificaría q u e la persona se siente indispuesta, n o tiene m o d a les o es grosera. S1

Todos los animales tienen la capacidad d e crear códigos y


98

EL PODER DE LA PALABRA

Valores y criterios

mapas del mundo, así como de dar significado a su experiencia a partir de esos mapas. El significado es la consecuencia natural de nuestra interpretación de la experiencia. Qué significado extraemos y cómo lo extraemos está en función de la riqueza y la flexibilidad de nuestras representaciones internas del mundo. Un mapa limitado de la experiencia producirá, con toda probabilidad, un significado igualmente limitado. La PNL subraya la importancia de explorar diferentes perspectivas y niveles de experiencia, para crear así la posibilidad de descubrir distintos significados potenciales en relación con determinada situación o experiencia.

en-vez-de-fracaso». Las presuposiciones acerca de la intención tras determinado comportamiento o determinada comunicación crean, asimismo, cierta clase de marco que influirá sobre el modo en que serán interpretadas. Ésta es la razón que hace que los procesos de PNL de enmarcar y reencuadrar sean herramientas con tanto poder para la transformación del significado de una situación o experiencia.

Habida cuenta de que el significado es una función de nuestras representaciones internas de la experiencia, alterar estas representaciones internas puede alterar también el significado que esa experiencia vaya a tener para nosotros. Las representaciones sensoriales constituyen la «estructura profunda» de nuestro lenguaje. Sentir el «éxito» es una experiencia distinta a visualizarlo o a hablar de él. Cambiar el color, el tono, la intensidad, la cantidad de movimiento, etc. (las cualidades de «submodalidad»), de las representaciones internas alterará también el significado y el impacto de determinada experiencia. En significado está asimismo muy influido por el contexto. Una misma comunicación o conducta tendrá diferentes significados en contextos distintos. Responderemos de forma diferente si vemos a alguien apuñalado o acribillado a balazos en la ficción de un escenario, que si lo vemos tendido en medio del callejón que hay detrás de ese mismo teatro. Así pues, tanto la percepción del contexto c o m o los indicios contextúales constituyen un aspecto importante de la capacidad de extraer sentido de un mensaje o un acontecimiento. Los marcos mentales que colocamos en torno a nuestra percepción de una situación, de un suceso o de un mensaje sirven a m o d o de contexto generado en nuestro interior para nuestra experiencia. Percibir una situación desde un «marco-problema», por ejemplo, centrará nuestra atención en determinados aspectos de esa situación y nos llevará a atribuir significados a los. acontecimientos, distintos a si percibimos la misma situación desde un «marco-objetivo» o desde un «marco-realimentación-

99

El medio o canal a través del que se recibe o se percibe un mensaje o una experiencia, constituye otra fuente de influencia sobre el significado. Una palabra hablada suscitará distinta clase de significado que un símbolo visual, que un contacto físico o que un olor. El teórico del medio Marshall McLuhan asegura que el medio por el que el mensaje es transmitido tiene más importancia sobre c ó m o s e recibe y se interpreta éste que el propio mensaje por sí mismo. Así pues, el modo en que cada cual extraerá sentido de una comunicación está en gran medida determinado por los paramensajes y metttmenstíjes que acompañen a esa comunicación. Los metamensajes no verbales son como guías y marcadores de. los mensajes transmitidos, que nos indican c ó m o interpretarlos para darles el significado adecuado. Las mismas palabras pronunciadas con entonación y énfasis distintos tendrán significados muy diferentes. Por ejemplo, es muy diferente decir «¿No?» que decir «No» o que decir «¡No!» Uno de los principios fundamentales de la PNL consiste en que para el receptor, el significado de toda comunicación consiste en la respuesta que suscita en él, sea cual fuere la intención del comunicador. Veamos un ejemplo, muy realista, de un castillo medieval que estaba bajo el asedio de un ejército extranjero. A medida que el asedio se prolongaba, la comida comenzaba a escasear entre los sitiados. Con él ánimo de no rendirse, decidieron mostrar determinación. Colocaron en un cesto los pocos alimentos que les quedaban y los catapultaron sobre sus asaltantes. Cuando éstos, que también comenzaban a andar escasos de suministros, vieron caer sobre ellos aquellos alimentos, interpretaron que los del castillo tenían tanta comida que podían permitirse «uzar parte de ella a sus atacantes para desafiarles. Para sorpres u


100

EL PODIÍR DE LA PALABRA

sa d e los sitiados, las tropas asaltantes, descorazonadas p o r su propia interpretación del mensaje, a b a n d o n a r o n precipitadam e n t e el asedio. F u n d a m e n t a l m e n t e , el significado es p r o d u c t o de n u e s t r o s valores y n u e s t r a s creencias. Está relacionado c o n la pregunta «¿Por qué?» Los mensajes, a c o n t e c i m i e n t o s y experiencias que e n c o n t r a m o s m á s «significativos» s o n aquellos que están más c o n e c t a d o s con n u e s t r o s valores fundamentales (seguridad, supervivencia, crecimiento, etc.) Las creencias relacionadas con causa-y-efecto, j u n t o c o n la c o n e x i ó n entre los acontecimientos percibidos y n u e s t r o s valores, d e t e r m i n a n en gran m e d i d a el significado q u e o t o r g a m o s a esos a c o n t e c i m i e n t o s . Alterar las creencias y los valores p u e d e c a m b i a r de i n m e d i a t o el significad o de n u e s t r a s experiencias vitales. Los patrones de El poder de la palabra o p e r a n c a m b i a n d o el significado de los acontecim i e n t o s y las experiencias, p o r m e d i o de la actualización o del c a m b i o de los valores y las creencias asociados a esos acontecimientos.

Valores y

motivación

Según el diccionario Webster's, los valores son «principios, cualidades o entidades que resultan intrínsecamente valiosos o deseables». En su origen, el t é r m i n o «valor» se refería a «la valía de algo», sobre todo en términos del sentido e c o n ó m i c o de interc a m b i o comercial. Bajo la influencia de filósofos c o m o Friederich Nietzsche, el uso del t é r m i n o se amplió en el siglo xix hasta incluir u n a interpretación más filosófica. Estos filósofos acuñaron el t é r m i n o axíologia (del griego axios o «valioso») para referirse al estudio de los valores. Habida cuenta d e lo asociados que están a los conceptos de valía, sentido y deseo, los valores constituyen en la vida del ser h u m a n o u n a fuente primaria de motivación. C u a n d o nuestros valores se ven satisfechos o correspondidos, sentimos satisfacción, a r m o n í a o sintonía. C u a n d o sucede lo contrario, solemos sentirnos insatisfechos, i n c o n g r u e n t e s o violentados.

valores y criterios A m o d o d e exploración d e tus p r o p i o s valores, considera por un m o m e n t o c ó m o responderías a las siguientes preguntas: «En líneas generales, ¿qué es lo que te motiva?», «¿qué es lo más importante para ti?», «¿qué te mueve a la acción, qué te saca d e la cama por la mañana?» Entre las respuestas posibles podrían contarse: Éxito Elogio Reconocimiento Responsabilidad Placer Amor y aceptación Logro Creatividad Valores c o m o éstos influyen e n y dirigen fuertemente los o b jetivos que n o s fijamos y las opciones q u e elegimos. Los objetivos que nos fijamos son, en efecto, la expresión tangible de nuestros valores. Por ejemplo, lo m á s probable es q u e la persona cuyo objetivo consista en «crear u n e q u i p o eficaz», la m u e v a el valor de «trabajar con otras personas». Quien se fije el objetivo de «aumentar los beneficios», probablemente lo hará p o r q u e trata de satisfacer el valor d e «éxito financiero». De forma parecida, la persona que se sienta motivada p o r la «estabilidad» c o m o valor, se marcará objetivos relacionados con la satisfacción de este valor en su vida personal o profesional. Esta persona buscará objetivos distintos a los de otra cuyo valor sea, p o r ejemplo, la «flexibilidad». Q u i e n valore la estabilidad se contentará c o n u n empleo de 9 a 5, con u n salario garantizado y u n a s funciones bien definidas. Q u i e n valore la flexibilidad, en cambio, tratará d e encontrar un e m p l e o que implique variedad de funciones y de h o rario. Los valores d e la persona t a m b i é n moldearán el m o d o en el que «puntuará» o atribuirá significado a su propia percepción de h u a c i ó n concreta. Ello d e t e r m i n a qué clase de estrategias e n t a l e s seleccionará para a b o r d a r esa situación, así c o m o , e n n

m

a

s


El. PODER DE LA PALABRA

Valores y criterios

última instancia, las acciones que realizará en ella. Quien valore la «seguridad», por ejemplo, estará constantemente evaluando la situación o la actividad para detectar cualquier «peligro» potencial. Quien valore en cambio la «diversión», evaluará esa misma situación o actividad por las oportunidades de recreo o juego que pueda proporcionar.

sados en emociones. Desde esta perspectiva, los valores son parecidos a lo que en PNL denominamos criterios fundamentales. Los valores y los criterios fundamentales constituyen ejemplos clásicos de experiencia «subjetiva», en contraste con los «datos» y las acciones observables, que representan la «objetividad». Dos personas pueden afirmar que poseen los mismos valores y, sin embargo, actuar de forma m u y diferente e n situaciones parecidas. Ello se debe a que, a pesar de que las personas compartan valores parecidos (como «éxito», «armonía» o «respeto»), sus respectivas evidencias requeridas para determinar si esos criterios están siendo satisfechos o, por el contrario, vulnerados, pueden diferir substancialmente. Esta realidad suele ser causa tanto de conflicto c o m o de diversidad creativa.

102

Así pues, los valores constituyen la base de la motivación y de la persuasión, actuando a m o d o de poderoso filtro de percepción. Cuando conseguimos conectar nuestros planes y objetivos futuros con nuestros valores y criterios fundamentales, esos objetivos se vuelven m u c h o más incitadores. Todos los patrones de El poder de la palabra giran en torno a una utilización del lenguaje destinada a vincular diversos aspectos de nuestra experiencia y nuestros mapas del mundo c o n nuestros valores fundamentales.

Criterios

y juicios

En PNL, los valores son a menudo equiparados con lo que se conoce como «criterios», aunque ambos conceptos no sean del todo sinónimos. Los valores están relacionados con lo que queremos o deseamos. Los criterios, en cambio, lo están con los estándares y las pruebas que aplicaremos para tomar decisiones y formular juicios. El término proviene de la palabra griega krites, que significa «juez o arbitro». Nuestros criterios definen y moldean la clase de estados deseados que buscaremos, y determinan las pruebas que utilizaremos para evaluar nuestro éxito y nuestro progreso en relación con estos estados deseados. Por ejemplo, aplicar el criterio de «estabilidad» a un producto, una organización o una familia, conducirá a determinados juicios y conclusiones. Aplicar en cambio el criterio de «capacidad de adaptación» llevará a otra clase de juicios y conclusiones sobre ese mismo producto, esa misma organización o esa misma familia. Los criterios pueden ser aplicados a cualquier clase de niveles de experiencia. Podemos tener criterios medioambientales, conductuales e intelectuales, al mismo tiempo que criterios ba-

103

Uno de los retos en la definición, enseñanza, debate, o incluso conversación sobre valores y criterios, consiste en que el lenguaje utilizado para expresarlos sea a menudo muy general y muy poco «basado-en-los-sentidos». Valores y criterios básicos son a menudo expresados con palabras tales c o m o «éxito», «seguridad», «amor», «integridad», etc. Esta clase de palabras, conocidas en PNL c o m o nominalizaciones, suele ser notablemente «resbaladiza». Como etiquetas, tienden a estar mucho más alejadas de cualquier experiencia sensorial específica que otras como «silla», «correr», «sentarse», «casa», etc. Ello hace que sean mucho más susceptibles de sufrir los procesos de generalización, supresión y distorsión. No es raro ver a dos personas proclamando los mismos valores y actuando de forma diferente e n situaciones similares, y ello debido a la enorme diferencia entre sus respectivas definiciones subjetivas de esos mismos valores. Por supuesto, también suele ocurrir que las personas actúen desde valores distintos. Puede que una persona o un grupo busquen «estabilidad» y «seguridad», mientras que otras aspiran a «crecimiento» y «autodesarrollo». Reconocer que las personas tienen diferentes valores y criterios es fundamental para la resolución de conflictos y el manejo de la diversidad. El contacto entre culturas, las fusiones entre organizaciones y las transiciones n la vida de las personas plantean, a menudo, cuestiones relacionadas con las diferencias entre criterios y valores. e


104

El. PODER DE LA PALABRA

Los principios y patrones de El poder de la palabra p u e d e n ser utilizados d e varios m o d o s para ayudar a resolver cuestiones y problemas relacionados con los valores y los criterios: 1. « E n c a d e n a n d o » criterios y valores por m e d i o d e su redefinición. 2. F r a g m e n t a n d o hacia abajo para definir «equivalencias de criterio». 3. F r a g m e n t a n d o hacia arriba para identificar y utilizar «jerarquías» d e valores y criterios.

Redefinir valores y criterios

para

encadenarlos

Se presentan a m e n u d o situaciones en las que parece que haya diferencias entre los valores o criterios fundamentales d e personas o grupos. U n a empresa, p o r ejemplo, p u e d e tener la «globalización» c o m o valor fundamental. Para algunas d e las personas de esa empresa, sin embargo, tal vez el valor fundamental sea la «seguridad». Si n o son atendidas d e la forma adecuada, esta clase d e diferencias a p a r e n t e m e n t e fundamentales p u e d e n generar conflictos y disensiones. U n m o d o de tratar con los conflictos percibidos entre valores consiste en utilizar el p a t r ó n d e redefinición de El poder de la palabra para crear u n vínculo o «cadena» que u n a estos criterios divergentes. Por ejemplo, el t é r m i n o «globalización» p u e d e ser fácilmente r e e n c u a d r a d o c o m o «trabajar j u n t o con personas diversas». «Seguridad», en «la confianza de formar parte de un g r u p o » . En m u c h o s aspectos, «trabajar j u n t o con personas diversas» y «formar parte de un grupo» s o n conceptos parecidos. De este m o d o , estos sencillos reencuadres verbales consiguen superar el abismo entre dos criterios que parecían incompatibles. Prueba a hacerlo tú m i s m o utilizando los espacios habilitados más abajo. Anota dos criterios a p a r e n t e m e n t e opuestos en los espacios titulados Criterio 1 y Criterio 2. Reencuádralos luego utilizando palabras o frases compatibles c o n esos criterios, pero q u e p r o p o r c i o n e n u n a perspectiva distinta. Trata de encon-

Valores y criterios

105

trar recncuadres q u e «encadenen» los d o s criterios iniciales d e forma que éstos p u e d a n ya ser compatibles. Por ejemplo: Profesionalidad > integridad personal Criterio 1 Reencuadre 1

Autoexpresión Reencuadre 2

< Libertad Criterio2

Procura ahora e n c o n t r a r reencuadres que a y u d e n a encadenar los dos criterios siguientes: Atención al cliente Criterio 1

Reencuadre l

Reencuadre 2

~*— A u m e n t o d e beneficios Criterio 2

Escribe ahora t u s p r o p i o s ejemplos de Criterio 1 y Criterio 2 en los espacios habilitados y busca reencuadres simples q u e ayuden a establecer el vínculo entre a m b o s .

Criterio 1-»>

Reencuadre 1

Reencuadre 2

Criterio 2

Criterio 1

Reencuadre l

Reencuadre 2

Criterio 2

Encadenar criterios es u n a m o d a l i d a d d e «fragmentación lateral» orientada a la u n i ó n d e valores a p a r e n t e m e n t e contradictorios. O t r a posibilidad p a r a evitar o resolver las limitaciones y los conflictos p o t e n c i a l e s , susceptibles d e surgir del lenguaje utilizado para expresar valores, consiste en «fragmentar hacia abajo» los valores y las afirmaciones para convertirlos en expresiones m á s específicas o, l o q u e es lo m i s m o , e n equivalencias de criterio.


106

EL PODER DE LA PALABRA

Fragmentar hacia ahajo para «equivalencias de criterio»

definir

«Equivalencia d e criterio» es el t é r m i n o que utiliza la PNL para describir las evidencias específicas y observables q u e las personas utilizan para decidir si d e t e r m i n a d o criterio ha sido o n o satisfecho. Los «criterios» están relacionados con objetivos y valores. Las «equivalencias de criterio» están relacionadas con las experiencias y las n o r m a s que las personas utilizan para evaluar su éxito en la satisfacción de d e t e r m i n a d o s criterios. Los valores y los criterios suelen ser de carácter m u y general, abstracto y ambiguo. Pueden presentar formas y aspectos m u y diversos. Las equivalencias de criterio son las d e m o s t r a c i o n e s u observaciones sensoriales o conductuales específicas utilizadas para saber si u n criterio está o n o siendo satisfecho. Las equivalencias de criterio s o n el resultado de los procedimientos de prueba. U n procedimiento de prueba une el porqué (los criterios y los valores) con el cómo (las observaciones y las estrategias utilizadas para tratar de satisfacer los criterios). El tipo d e evidencia sensorial, o d e equivalencia d e criterio, que u n a persona utiliza para evaluar u n a idea, u n p r o d u c t o o u n a situación determinará en gran m e d i d a si éstos serán juzgados c o m o interesantes, deseables, exitosos, etc. Las personas suelen diferir en c u a n t o a s u s canales sensoriales, su nivel d e detalle y las perspectivas que utilizan para evaluar su éxito en la satisfacción de s u s criterios. La persuasión eficaz, p o r ejemplo, implica la capacidad para identificar y satisfacer los criterios fundamentales d e la otra persona, igualando para ello su equivalencia de criterio. Establecer criterios y equivalencias d e criterio constituye asimismo u n aspecto i m p o r t a n t e para la construcción de equipos, para la creación y el m a n t e n i m i e n t o d e u n a cultura organizacional y para la planificación estratégica. Definir equivalencias d e criterio implica preguntar: « ¿ C ó m o p o d e m o s saber si d e t e r m i n a d a c o n d u c t a o consecuencia cumple c o n d e t e r m i n a d o criterio o valor?» E n el ámbito personal, m a n tenemos o nos representamos la «estructura más profunda» de n u e s t r o s valores de forma n o lingüística bajo el aspecto d e imá-

Valores y criterios

107

genes, sonidos, palabras y sensaciones internas. Para explorar algunas de tus equivalencias d e criterio, p r u e b a lo siguiente: 1. Piensa en algún valor o criterio que sea i m p o r t a n t e para ti satisfacer (calidad, creatividad, singularidad, salud, etc.) 2. ¿Cómo p o d r á s saber, d e forma específica, que has conseguido satisfacer ese valor o criterio? ¿Es algo q u e verás, que oirás, q u e sentirás? ¿Sabes si se basa exclusivamente en tu propia evaluación, o necesitarás p o r el contrario verificación externa ( p o r ejemplo, de otra persona o d e u n a m e d i c i ó n objetiva)? Las percepciones sensoriales q u e conforman nuestras equivalencias de criterio influyen en gran medida en el m o d o en que pensamos y sentimos acerca d e algo. Considera el m o d o en q u e tus percepciones sensoriales influyen sobre tu grado d e motivación. Recuerda, p o r ejemplo, algún anuncio en la televisión q u e te haya hecho apetecer la posesión del p r o d u c t o a n u n c i a d o . ¿Qué fue lo que te estimuló a desear adquirir ese producto? ¿El color, la luz, la música, las palabras, el tono d e la voz, el movimiento? Estas características particulares se c o n o c e n en P N L con el n o m bre de «submodalidades», y j u e g a n a m e n u d o u n papel significativo en las estrategias d e motivación d e las personas. Explóralo tú m i s m o c o n el ejercicio siguiente: 1. Imagina que ya has alcanzado u n objetivo o u n resultado q u e se c o r r e s p o n d e con los criterios que acabas d e definir, y q u e ya los estás disfrutando. 2. Ajusta las cualidades sensoriales d e tu experiencia interna de m o d o que se haga más motivadora y atractiva. ¿Sucede eso c u a n d o añades m á s color, más brillo, m á s sonido, más palabras, más movimiento? ¿Qué pasa c u a n d o alejas o acercas la imagen? ¿Qué sucede si subes o bajas el volum e n de los sonidos y las palabras? ¿Qué experimentas c u a n d o aceleras o retardas el movimiento? Identifica qué cualidades te hacen sentir mejor esa experiencia.


108

Estrategias

Valores y criterios

EL PODER DE LA PALABRA

de

realidad

Las equivalencias d e criterio están estrechamente relacionadas c o n la estrategia de realidad de la persona. Las estrategias de realidad involucran la secuencia de p r u e b a s mentales y los criterios i n t e r n o s q u e la p e r s o n a aplica p a r a evaluar si u n a experiencia o u n acontecimiento particulares son o n o «reales» o « h a n sucedid o en realidad». Se trata esencialmente d e la estrategia por la que distinguimos la «fantasía» de la «realidad». E s propio d e la infancia pretender que ha sucedido algo q u e , en realidad, n o fue más que un s u e ñ o o u n a fantasía. Incluso muchos n o están del todo seguros de si alguna experiencia fuerte de su infancia fue real o imaginada. Otra experiencia corriente del m i s m o fenómeno sucede c u a n d o estamos absolutamente seguros de haberle dicho algo a alguien, pero esa persona lo niega en red o n d o y más tarde nos d a m o s cuenta de que, en efecto, lo planteam o s en nuestra m e n t e pero n u n c a lo llegamos a expresar. Desde la perspectiva de la PNL, nunca podemos estar seguros de dónde está la realidad, porque nuestro cerebro nunca conoce realmente la diferencia entre la experiencia vivida y la imaginada. Lo cierto es q u e , para representar ambas experiencias, utilizamos, las mismas células del cerebro. No existen partes específicas del cerebro que hayan sido diseñadas para la «fantasía» o para la «realidad». Debido a ello, necesitamos disponer d e alguna estrategia que nos confirme que la información recibida p o r los sentidos supera determinadas verificaciones que la imaginada n o puede superar. Prueba u n p e q u e ñ o e x p e r i m e n t o . Piensa en algo que pudieras haber h e c h o ayer, pero que en realidad n o hiciste. Por ejemplo, ir d e c o m p r a s , a u n q u e d e s p u é s d e t o d o n o fuiste. Luego piensa en algo q u e sí hiciste, c o m o p o r ejemplo ir a trabajar o verte con u n amigo. Contrasta a m b a s experiencias en tu mente. ¿ C ó m o d e t e r m i n a s q u e n o hiciste lo u n o e hiciste lo otro? Puede q u e la diferencia sea sutil, pero las cualidades de tus imágenes internas, los s o n i d o s y las sensaciones cinestésicas de a m b a s experiencias diferirán p r o b a b l e m e n t e de algún m o d o . Contrasta tu experiencia imaginada c o n tu experiencia real y c o m p r u e b a tus representaciones internas. ¿Están situadas en el m i s m o lugar dej

109

tu campo de visión? ¿Es u n a más clara q u e la otra? ¿Es u n a de ellas u n a película y la otra u n a i m a g e n fija? ¿ Q u é h a y d e las cualidades o sensaciones asociadas con cada u n a de ellas? La calidad d e la información percibida por los sentidos está, de algún m o d o , codificada con mayor precisión si la experiencia es real q u e si es imaginada. Ahí reside la diferencia. Dispones de una «estrategia de realidad» que te permite distinguir entre las dos experiencias. Muchas personas tratan de cambiar o «reprogramarse» visualizándose a sí mismas en posesión del éxito. A quienes usen esta estrategia de forma natural les funcionará de maravilla. En cambio, para quienes utilicen una voz interior que les diga «¡Tú puedes!», esa misma estrategia n o funcionará. Si deseo convencerte de algo, o hacer que u n a cosa parezca real para ti, tendré que hacerlo d e tal m o d o que encaje con tu propia estrategia de realidad. Tengo que conseguir que sea consistente con las cualidades requeridas para tus imágenes, sensaciones y sonidos internos, es decir, tus submodalidades. Así pues, si quiero ayudarte de algún modo a cambiar tu c o m p o r t a m i e n t o , deberé a s e g u r a r m e d e que el resultado encaje contigo c o m o persona. Identificando tu propia estrategia de realidad podrás determinar con precisión cómo necesitas representarte u n cambio d e c o m p o r t a m i e n t o para que te convenzas d e q u e se trata d e algo q u e p u e d e s conseguir. En m u c h o s aspectos, la PNL consiste en el estudio del m o d o en que creamos nuestros propios m a p a s d e la realidad, d e qué es lo que mantiene esa realidad o ese m a p a de forma estable, de cómo se desestabiliza y q u é es lo q u e hace q u e un mapa sea o n o eficaz. La PNL p r e s u p o n e la existencia de tres realidades distintas, expresadas en n u e s t r o s m a p a s del m u n d o . Tanto el sistema o las estrategias de la realidad q u e creamos, como el m o d o en que ese sistema interactúa para formar nuestros mapas de la realidad, h a n sido objeto d e la atención de la Programación Neurolingüística desde sus inicios. Las estrategias de realidad son el adhesivo q u e m a n t i e n e u n i d o s nuestros m a p a s del mundo, constituyen el m o d o en q u e «sabemos» q u e algo es lo M e es. Considera el siguiente ejemplo de averiguación d e la estrategia de realidad de una persona a partir de su n o m b r e : u


] 10

Valores y criterios

EL PODER DE LA PALABRA

Pregunta: ¿ C ó m o te llamas? Lucy: Lucy. P: ¿Y c ó m o sabes que te llamas asi? L: Bueno, así m e h a n llamado toda mi vida. P: ¿Y c ó m o sabes, estando ahí sentada, q u e así es c o m o te h a n llamado «toda tu vida»? ¿Acaso oyes voces? L: Sí, oigo u n a voz que m e dice: «Me llamo Lucy». P: Si n o tuvieras ésa voz q u e te dice que te llamas Lucy, ¿ c ó m o sabrías q u e ése es tu n o m b r e ? L: Veo u n cartel ante mis ojos con la palabra «Lucy» escrita en él. P: Si n o pudieras ver ese cartel, o si estuviera tan borroso que n o pudieses leer el n o m b r e , ¿cómo p o d r í a s saber que te llamas Lucy?

«una chimenea», etc. Al preguntarle si podía silenciar aquella voz, se mostró reticente a hacerlo porque temía que iba a perder el contacto con la realidad, tal como él la conocía. Al preguntarle si había algo más que pudiera hacer para desprenderse sin problemas de sus voces internas respondió: «Necesito algo a lo que agarrarme». Se le instruyó a tener agarrada u n a cuchara y m a n t e n e r d e este m o d o el contacto con la realidad de forma cinestésica. Al hacerlo, p u d o expandir su estrategia de realidad y abrirse literalmente a una nueva forma «no verbal» de experimentar la realidad.

Ejercicio de estrategia

de

realidad

Parte I: a) Elige algo trivial que hayas h e c h o ayer, j u n t o c o n algo que podrías haber h e c h o pero n o hiciste. Asegúrate de q u e lo que podrías haber h e c h o pero n o hiciste sea algo que esté por completo d e n t r o de tu ámbito d e c o m p o r t a m i e n t o . No pienses en p o n e r manteca d e cacahuete a tu helado c u a n d o n o te gusta el helado con m a n t e c a de cacahuete, p o r q u e n u n c a lo hubieras h e c h o . Mejor elige c o m o ejemplo algo q u e ya hayas h e c h o antes, c o m o cepillarte los dientes o tomarte u n a taza de té. La única diferencia es que ayer, precisamente, hiciste «realmente» u n a de las dos cosas. Por ejemplo, te cepillaste los dientes, pero n o te tomaste u n a taza de té (a pesar d e que te la podrías haber t o m a d o perfectamente).

L: No podría saberlo. P: Y si vieras m u c h o s carteles c o n n o m b r e s distintos, ¿ c ó m o sabrías q u e el que lleva escrito «Lucy» es el tuyo? L: Es u n sentimiento. Este ejemplo ilustra algunas características c o m u n e s c o m o «estrategia d e realidad». La persona «sabe» que Lucy es realm e n t e su n o m b r e p o r q u e dispone de múltiples sistemas de representación «cruzados». En última instancia, «Lucy» tiene u n s e n t i m i e n t o asociado c o n su n o m b r e . Si p u d i e r a hacer algo para librarse de ese sentimiento, resultaría interesante ver c ó m o se las arreglaba para seguir sabiendo su n o m b r e . Si este m i s m o ejercicio se lleva lo suficientemente lejos, la persona p u e d e llegar incluso a d u d a r d e algo tan básico c o m o su propio n o m b r e . C u a n d o alguien comienza a llegar realmente a la raíz d e su estrategia de realidad p u e d e sentirse algo desorientado, e incluso asustado. Pero también está abriendo la puerta a nuevos descubrimientos y enseñanzas. C o m o ejemplo, un psicoanalista que estudiaba PNL se mostró m u y interesado por descubrir su estrategia d e realidad. Primero averiguó que tenía u n diálogo interior constante consigo m i s m o . Luego se percató de que etiquetaba verbalmente para sí m i s m o todas sus experiencias. Por ejemplo, al entrar en u n a habitación comenzaba a decirse: «un cuadro», « u n sofá»,

111

Explora tu estrategia de realidad contrastando un recuerdo de algo sucedió ayer con algo que podría haber sucedido pero no sucedió.

a e


112

EL PODER DE LA PALABRA

b) Determina c ó m o conoces la diferencia entre lo que hiciste y lo que n o hiciste pero podrías haber h e c h o . Lo que se te ocurra primero será p o r lo general tu verificación más obvia de la realidad. P u e d e q u e tengas u n a imagen de lo u n o pero n o de lo otro. U n a vez que hayas c o n s t r u i d o esa imagen, tal vez observes otras cosas. C o m p r u e b a , p o r ejemplo, las diferencias d e s u b m o d a l i d a d . Quizás u n a sea u n a película y la otra u n a foto fija. Tal vez u n a tenga m á s brillo y más color que la otra. Para explorar capas cada vez m á s profundas de tu estrategia d e realidad, toma cada u n a de las distinciones que descubras y aplícala al rec u e r d o de lo q u e «no sucedió» realmente. Es decir, haz que las cualidades sensoriales del h e c h o q u e n o sucedió se parezcan cada vez m á s a las del q u e sí sucedió. ¿ C ó m o sigues sabiendo que u n o sucedió y el otro n o ? C o n t i n ú a haciendo q u e el recuerdo d e lo q u e «no sucedió» realm e n t e se parezca cada vez m á s al d e lo q u e «sí sucedió», hasta q u e n o encuentres ya diferencia alguna. La siguiente relación incluye algunos de los m e d i o s p o r los q u e las personas «saben» q u e algo ha sucedido «realmente»: 1) Tiempo — ¿ Q u é a c u d e a tu m e n t e en p r i m e r lugar? A men u d o d e t e r m i n a m o s que u n a experiencia es «real» porq u e se trata d e la primera asociación que h a c e m o s cuand o se n o s pide que p e n s e m o s e n ello. 2) Implicación de múltiples sistemas de representación - En otras palabras, hay vistas, sonidos, sensaciones, gustos y olores asociados con la experiencia. Por lo general, cuantos m á s sentidos estén involucrados en u n recuerdo, más «real» nos parecerá. 3) Submodalidades - La cualidad sensorial d e u n a experiencia interna constituye u n a d e las estrategias de realidad más c o m u n e s . C u a n d o u n a imagen mental está asociada, es intensa, clara, de t a m a ñ o real, etc., parece m á s «real».

Valores y criterios

113

4) Continuidad — La correspondencia d e u n recuerdo concreto (su «flujo lógico») c o n el recuerdo d e otros sucesos i n m e d i a t a m e n t e anteriores y posteriores al que estamos p r e s t a n d o nuestra atención. Si algo n o «encaja» con n u e s t r o s d e m á s recuerdos, nos parecerá m e n o s «real». 5) Probabilidad - La probabilidad es u n a evaluación d e la posibilidad de q u e algo ocurra, sobre la base d e que d i s p o n e m o s de c o m p o r t a m i e n t o s anteriores. E n ocasiones percibimos algo c o m o n o «real» p o r q u e nos parece «improbable» o poco viable q u e haya o c u r r i d o , habida cuenta del resto d e la información d e la que ya disponemos. (Eso comienza a s u p e r p o n e r s e con nuestra creencia de estrategias convincentes.) 6) Contexto - El grado d e detalle en relación con el e n t o r n o o los antecedentes d e algún recuerdo constituyen otros indicadores de lo «real» que p u e d e o n o ser. A m e n u d o , las experiencias manufacturadas eliminan detalles del contexto circundante, debido a q u e n o se consideran i m portantes. 7) Congruencia — El grado en el q u e alguna experiencia encaja con nuestras creencias en relación con nuestros propios hábitos y valores influye también en nuestra percepción d e su «realidad». Es m e n o s probable que percibamos c o m o «real» el recuerdo d e alguna posible acción que p u diéramos haber realizado si ésta n o es congruente con nuestras creencias sobre nosotros mismos. 8) «Meta» recuerdo — La persona tendrá a m e n u d o el recuerdo d e haber creado o m a n i p u l a d o la experiencia imaginaria. Estos procesos d e «meta» recuerdo p u e d e n ser e x p a n d i d o s e n s e ñ a n d o a la p e r s o n a implicada c ó m o «marcar» las experiencias internas que hayan sido fabricadas o m a n i p u l a d a s , p o r ejemplo, colocando u n m a r c o a su alrededor. 9) Claves de acceso - U n a parte crucial de m u c h a s estrate-


114

Valores y criterios

EL PODER DE LA PALABRA

gias de realidad, q u e queda n o r m a l m e n t e fuera del á m b i to de la conciencia d e las personas, consiste en la fisiología asociada al recuerdo. Los recuerdos van a c o m p a ñ a d o s por lo general de u n m o v i m i e n t o ocular hacia arriba y hacia la izquierda (para diestros), mientras que las fantasías lo están d e u n m o v i m i e n t o ocular hacia arriba y hacia la derecha. A u n q u e las personas n o sean normalm e n t e conscientes de estos indicadores sutiles, p u e d e n aprender a utilizarlos para distinguir la realidad d e la fantasía. Parte II: c) Elige dos cosas que hayan sucedido d u r a n t e tu infancia y d e t e r m i n a c ó m o sabes q u e fueron reales. Descubrirás que resulta u n poco difícil determinar q u é es lo que sucedió por aquel entonces. En la Parte 1 tomaste algo ocurrido m e n o s de 2 4 horas antes, y cambiaste tu percepción d e la realidad sobre ello. C u a n d o consideras algo q u e s u c e d i ó hace más d e 2 4 años, el proceso d e decisión se vuelve a ú n más interesante, p o r q u e t u s imágenes n o serán tan claras y probablemente estarán distorsionadas. De h e c h o , con los recuerdos lejanos s u c e d e a veces q u e las personas distinguen lo que ocurrió en realidad p o r q u e aparece más borroso q u e lo fabulado. d ) Piensa ahora en algo que n o haya sucedido en tu infancia pero que, d e h a b e r sucedido, h u b i e r a ejercido u n i m p a c to p o d e r o s a m e n t e positivo sobre tu vida. Crea u n a representación interna d e este acontecimiento. Luego haz que las s u b m o d a l i d a d e s y d e m á s cualidades de esta fantasía encajen con las que utilizas en tu estrategia d e realidad. ¿Cómo cambia eso tu experiencia del pasado? Tanto en la Parte I c o m o en la II d e este ejercicio, trata de llegar a u n p u n t o en el q u e realmente d u d e s d e cuál d e las experiencias fue real. Sin embargo, ten cuidado c u a n d o comiences a cambiar las cualidades d e la experiencia q u e n o tuviste para re-

115

presentarla c o m o la q u e sí tuviste. El objeto del ejercicio n o consiste en confundir t u s estrategias d e realidad, sino en averiguar cuáles son tus verificadores para la realidad. Recuerda que tu o b jetivo es averiguar cuál es tu estrategia de realidad, n o desbaratarla. Si el proceso empieza a sobrecogerte (lo que a veces p u e d e suceder), quizás oigas u n a especie d e z u m b i d o o tal vez te sientas u n poco mareado. E n estos casos, lo m á s adecuado y ecológico es detenerse u n rato. La confusión acerca de la propia estrategia d e realidad puede conducir a u n a profunda incertidumbre. De hecho, la incapacidad para distinguir lo imaginado de la «realidad» está considerada como u n o d e los síntomas d e la psicosis y de otros desórdenes mentales severos. Por consiguiente, comprender, enriquecer y reforzar la propia estrategia de realidad es u n a fuente importante para incrementar la propia salud mental. El valor de conocer tu propia estrategia d e realidad reside en que podrás utilizarla para a c o m p a ñ a r en el futuro nuevas experiencias, de m o d o q u e te parezcan ya «reales». Personas c o m o Leonardo da Vinci, Nicolás Tesla o Wolfgang Mozart creaban fantasías en s u s m e n t e s y, haciéndolas encajar con s u s respectivas estrategias de realidad, las convertían en realidades. También podrás servirte de ella para desarrollar u n sentido más fuerte d e tu propio p u n t o d e vista y a u m e n t a r la claridad d e tus propios pensamientos y experiencias. C u a n d o s e aplica a las generalizaciones y creencias c o m o uno de los p a t r o n e s de El poder de la palabra, la e x p l o r a c i ó n de las estrategias d e realidad sirve para a y u d a r a fragmentar hacia abajo y d e s c u b r i r las r e p r e s e n t a c i o n e s y p r e s u p o s i c i o n e s (a m e n u d o i n c o n s c i e n t e s ) s o b r e las q u e h e m o s c o n s t r u i d o d e t e r m i nada creencia o generalización. Ello p u e d e a y u d a r a reafirmar o bien a c u e s t i o n a r la validez d e ese j u i c i o , generalización o creencia. Ayuda a la p e r s o n a a r e c o n o c e r q u e s u s creencias s o n , en efecto, «creencias», e n o p o s i c i ó n a «realidades», lo cual puede a u m e n t a r de i n m e d i a t o las opciones d i s p o n i b l e s y servir m o d o d e «meta marco» e n t o r n o a la creencia. La p e r s o n a queda e n t o n c e s liberada p a r a p r e g u n t a r : «¿Es eso r e a l m e n t e lo que quiero creer?», «¿Es ésa r e a l m e n t e la única generalización a


116

EL PODER DE LA PALABRA

Valores y

que puedo extraer de estas representaciones y experiencias?», «¿Estoy en realidad tan seguro de las experiencias a partir de las cuales nace esta creencia c o m o para aferrarme a ella con tanta fuerza?»

Fragmentar hacia arriba para identificar y jerarquías de valores y criterios

utilizar

También es posible fragmentar valores y criterios hacia arriba con el objetivo de identificar sus niveles más profundos, es decir, s u jerarquía. La jerarquía de criterios de una persona o de un grup o es, en esencia, el orden de prioridades que aplicarán a la hora de decidir c ó m o actuar frente a determinada situación. Las jerarquías de valores y criterios están relacionadas con el grado de importancia o significado que cada cual atribuye a diferentes acciones y experiencias. Un ejemplo de «jerarquía de criterios» sería el de la persona que valora más la «salud» que el «éxito económico». Esta persona tenderá a poner su salud «delante», y estructurará probablemente su vida en torno a actividades físicas más que sobre oportunidades profesionales. Otra persona, en cambio, cuya jerarquía de criterios sitúe el «éxito económico» por encima de la «salud», tendrá un estilo de vida diferente. Estará dispuesta a sacrificar la salud y el bienestar físico con tal de «salir adelante» financieramente. Clarificar las jerarquías de valores de las personas es importante para el éxito en la mediación, la negociación y la comunicación. Las jerarquías de valores juegan asimismo un papel importante en la persuasión y la motivación. Uno de las formas más útiles para dilucidar la jerarquía de valores de una persona consiste en descubrir lo que se conoce como «contraejemplos», que son, fundamentalmente, «excepciones a la regla». La siguiente serie de preguntas utiliza el proceso de descubrir contraejemplos para desvelar la jerarquía de criterios de una persona:

criterios

117

1. Dime algo que podrías hacer pero no haces. ¿Por qué? Por ejemplo: «Nunca entraría en un aseo para el otro sexo, porque va contra las normas». Criterio = «Seguir las normas». 2. ¿Qué podría ocurrir para que lo hicieras, a pesar de todo? (Contraejemplo) Por ejemplo: «Entraría si realmente no hubiera otra opción y lo necesitara con urgencia». Criterio superior = «Solucionar una crisis». Como este ejemplo ilustra, la identificación de contraejemplos puede ayudar a desvelar criterios de «nivel superior», que prevalecen sobre los demás. Para hacerte una idea de tu propia jerarquía de criterios mediante la búsqueda de contraejemplos, responde a las preguntas siguientes: 1. ¿Qué es lo que te motivaría a probar algo nuevo? 2. ¿Qué te haría dejar de hacer algo, aunque eso que estuvieras haciendo satisficiera tu respuesta a la pregunta 1? (Contraejemplo A). 3. ¿Qué te haría reanudar de nuevo esa acción, a pesar de haberla dejado por las razones que has identificado en la pregunta 2? (Contraejemplo B). 4. ¿Qué te haría volver a dejar de hacerlo? (Contraejemplo C). A medida que avanzas e n las respuestas, observa qué criterios van surgiendo, así c o m o en qué orden y en qué prioridad. Tal vez desees hacer algo que sea «creativo», «emocionante» o «divertido». Ése sería tu primer nivel de criterios. Pero quizá dejaras de hacer algo creativo, excitante o divertido si con ello comprendieras que estabas siendo irresponsable con tu familia (Contraejemplo A). En este caso, el criterio «responsabilidad» Pasaría por delante de los criterios «creatividad», «emoción» o «diversión». Sin embargo, también podría suceder que volvieras


118

Valores y criterios

E L PODER DE LA PALABRA

a hacer eso tan «irresponsable» si llegaras a la conclusión de que era necesario para tu «crecimiento como persona». (Contraej e m p l o B). E n tu jerarquía d e valores, el «crecimiento c o m o persona» estaría p o r encima d e los criterios de «responsabilidad», «creatividad», «emoción» y «diversión». Descendiendo a u n nivel a ú n m á s profundo, tal vez descubrirías que p o d r í a s dejar de hacer eso tan «necesario para tu crecimiento c o m o persona» si c o n ello «comprometías tu seguridad y la de tu familia». (Contraejemplo C). Así p u e s , la «seguridad» ocuparía el lugar más alto en tu «escala» de criterios.

R: P:

R: P:

Por cierto, otra forma d e identificar contraejemplos (y por consiguiente, jerarquías de criterios) consiste en preguntar: R: 1. ¿Qué es lo q u e te. motivaría a probar algo nuevo? Por ejemplo: « Q u e fuera seguro y fácil».

P:

2. ¿Qué es lo q u e te motivaría a probar algo n u e v o , aunque no satisficiera la respuesta a la pregunta anterior? (Es decir, q u e no fuera n i seguro ni fácil.) Por ejemplo: « Q u e hacerlo me permitiera a p r e n d e r mucho».

compra, ¿verdad? ¿Ha c o m p r a d o alguna otra marca alguna vez? (Búsqueda de contraejemplo.) Claro, algunas veces. ¿Qué fue lo que le decidió a c o m p r a r esa otra marca, a pesar d e n o estar familiarizado con ella? (Identificación de criterio de nivel superior, en relación con el contraejemplo.) Estaba de oferta, con u n descuento i m p o r t a n t e sobre su precio habitual. (Criterio 2 = Ahorro.) Claro, ahorrar p u e d e venir m u y bien a veces. Me estaba p r e g u n t a n d o , ¿habrá c o m p r a d o en alguna ocasión alguna otra marca que n o conociera, a u n q u e n o estuviera de oferta? (Búsqueda del siguiente contraejemplo.) Sí, para agradecer a u n o s amigos su ayuda c u a n d o me m u d é d e casa. (Criterio 3 = Demostrar agradecimiento a los demás.) Los b u e n o s amigos n o a b u n d a n . Vale la p e n a demostrarles nuestro aprecio. ¿Hay alguna otra razón q u e le m o t i vara a c o m p r a r u n a cerveza desconocida, a u n q u e n o estuviese de oferta o n o tuviese que agradecer u n favor? (Búsqueda del siguiente contraejemplo.)

R: Sí, claro, h e c o m p r a d o cervezas caras c u a n d o h e salido c o n los c o m p a ñ e r o s d e trabajo. ¡No soy u n r o ñ o s o ! (Criterio 4 = Impresionar a los demás.) P: Claro, s u p o n g o q u e habrá s i t u a c i o n e s e n las q u e la clase d e cerveza q u e u n o c o m p r a habla de las p r i o r i d a d e s que u n o tiene. Pero s i e n t o m u c h a c u r i o s i d a d p o r saber si h a y algo q u e le hiciera c o m p r a r u n a cerveza d e s c o n o cida, m á s cara, sin q u e h u b i e r a n a d a q u e agradecer n i q u e d e m o s t r a r c o n ello. (Búsqueda del siguiente contraejemplo.)

Las jerarquías de criterios constituyen u n a d e las fuentes principales de diferencias entre personas, grupos y culturas. Jerarquías d e criterios parecidas, en cambio, son la base d e la compatibilidad entre grupos e individuos. Las jerarquías de criterios constituyen u n aspecto clave para la motivación y el marketing. Considera, por ejemplo, el siguiente caso hipotético de utilización del proceso de averiguación de contraejemplos para desvelar la jerarquía de criterios d e u n cliente a la hora de elegir su cerveza: Pregunta: ¿Qué marca de cerveza suele comprar? Respuesta: Bueno, n o r m a l m e n t e compro XYZ. P: ¿Por q u é XYZ? R: Es la q u e siempre h e c o m p r a d o . Supongo q u e estoy acost u m b r a d o a ella. (Criterio 1 = Familiaridad.) P: Cierto, es i m p o r t a n t e conocer d e a n t e m a n o lo que uno

119

R: Supongo que lo haría, si quisiera r e c o m p e n s a r m e realm e n t e a mí m i s m o por haber h e c h o algo difícil (Criterio 5 = Autoaprecio.) D a n d o p o r sentado que esta p e r s o n a sea representativa de n a población más extensa d e potenciales compradores d e cerveza, el entrevistador h a logrado descubrir una jerarquía de criu


120

Valores y criíerios

EL PODER DE LA PALABRA

terios a la que apelar para vender una cerveza desconocida y cara a quienes, en condiciones normales, no la comprarían. Este proceso para desvelar jerarquías de criterios por medio de la identificación de contraejemplos, resulta asimismo de ayuda para la persuasión eficaz. Al invitar a la persona a responder esta clase de preguntas, la puedes ayudar a romper con su forma habitual de pensar y aprender algo acerca del modo en que ordena sus valores. La información así obtenida puede entonces ser utilizada para superar límites que a menudo se daban por sentados. Como ejemplo, se les enseñó este método a un grupo de hombres que n o se atrevían a dirigirse a las mujeres porque creían que no tenían nada que ofrecerles. Se les instruyó para ir en busca de mujeres e interrogarlas, con el objetivo de identificar e n ellas valores que les pudieran ayudar a darse cuenta del mayor número de opciones sociales disponibles. La secuencia siguiente es uni ejemplo de esta clase de entrevista: Hombre: ¿Con qué clase de hombre le gustaría salir? Mujer: Con uno rico y guapo, por supuesto. H: ¿Ha salido alguna vez con alguien que no fuera ni rico ni guapo? M: Sí, había uno que era realmente gracioso. Me hacía reír casi con todo. H: ¿Sale sólo con ricos y guapos o graciosos, o también consideraría la posibilidad de salir con otra clase de hombre? M: Sí, bueno, también salí con otro que era muy inteligente. Parecía saber de todo. H: ¿Y qué la animaría a salir con alguien que n o fuera rico y guapo, gracioso ni que la deslumhrara con su inteligencia? M: Hubo uno que me gustaba mucho, aunque no tenía ninguna de esas cualidades. Pero parecía que sabía lo q u quería de la vida y tenía la determinación necesaria para conseguirlo. H: ¿Y ha salido alguna vez con alguien que no fuera apuesto, adinerado, gracioso, inteligente o determinado? M: N o , no que recuerde ahora. e

121

H: ¿Se le ocurre algo que pudiera motivarla? M: Bueno, tal vez si hiciera algo o estuviera involucrado en alguna actividad única o excitante podría sentirme interesada. H: ¿Alguna otra cosa? M: Que yo le importara realmente y me ayudara a entrar en contacto conmigo misma c o m o persona, o supiera encontrar algo especial e n mí. H: ¿Y cómo podría saber que le importaba realmente? Este diálogo demuestra de qué modo podemos utilizar unas preguntas sencillas para ir desde las creencias superficiales hasta las creencias y valores más profundos, susceptibles de expandir la flexibilidad y el abanico de opciones de una persona. Reconocer que cada cual tiene sus propios criterios (y su propia jerarquía de criterios) es esencial para la resolución de conflictos y el manejo de la diversidad. Algunos individuos y culturas valoran más el «cumplimiento de tareas» que la «preservación de relaciones». Otros, en cambio, tienen unas prioridades del todo opuestas. La jerarquía de criterios constituye un patrón clave en El poder de la palabra, que implica reevaluar (o reforzar) una generalización, de acuerdo con un criterio que sea más importante que los que dicha generalización está atendiendo. Veamos a continuación una técnica que aplica este patrón para identificar y superar conflictos relacionados con distintos niveles de criterio.

Técnica de jerarquía

de

criterios

Los criterios situados en niveles distintos de la propia «jerarquía de criterios» suelen oscilar entre «uno mismo» y «los demás», aproximándose cada vez más a los valores fundamentales a medida que descienden hacia niveles de experiencia más «profundos». E palabras, criterios al nivel de comportamiento (por ejemplo, «hacer o conseguir algo para los demás») son a n

o t r a s


122

Valores y criterios

EL PODER DE LA PALABRA

menudo superados por otros relacionados con las capacidades (por ejemplo, «aprender algo para mí mismo»). Los criterios al nivel de las capacidades son a su vez superados por otros, situados al nivel de las creencias y los valores (por ejemplo, «ser responsable ante los demás» o «seguir las normas»). Sin embargo, las creencias y los valores son también superados por los criterios correspondientes al nivel de identidad (por ejemplo, «ser cierta clase de persona» o «mantener la integridad personal»). Los diferentes niveles de criterios son asociados con frecuencia a sistemas de representación o cualidades de submodalidad concretos, relacionados con sus «equivalencias de criterio». Conocer estos distintos aspectos de los criterios te puede ayudar a «acompañar y conducir» o «igualar» diferentes niveles de criterios, con el objetivo de superar conflictos y alcanzar los objetivos deseados con mayor eficacia. El procedimiento siguiente utiliza la ubicación espacial y el proceso de contraejemplos para identificar diferentes niveles de criterios, así c o m o sus correspondientes características representacionales, para ayudar a superar la resistencia interna al establecimiento de un nuevo patrón de comportamiento. Antes de comenzar, prepárate cuatro localizaciones distintas, una al lado de otra, como muestra el diagrama siguiente.

123

2. Colócate en la localización 2 e identifica el criterio que te motiva para desear este comportamiento. Por ejemplo: Quiero practicar ejercicio para «estar sano» y «tener buen aspecto». Identifica la representación sensorial o «equivalencia de criterio» utilizada para determinar ese criterio. Por ejemplo: lina imagen de mí mismo en el futuro con salud y buen aspecto. 3. Pasa a la localización 3 y averigua los criterios que te impiden llevar a cabo ese comportamiento. (NOTA: Ésos serán los criterios de nivel superior porque, por definición, superan a los de motivación.) Por ejemplo: No me ejercito de forma constante porque «no tengo tiempo» y «duele». Identifica la representación sensorial de la «equivalencia de criterio» utilizada para determinar ese criterio. Por ejemplo: Una sensación de estrés y tensión asociada con no disponer de tiempo y sentir dolor. 4. Pasa a la localización 4 y encuentra un criterio de nivel superior que sea más importante que los criterios limitadores del paso 3.

Localización 3

Localización 2

Localización 1

Por ejemplo: «¿Qué sería suficientemente importante como para que encontrara siempre tiempo para practicar ejercicio y lo practicara aunque doliera? ¿Qué valor lo satisfaría para que fuera más importante que el tiempo y las molestias?» Por ejemplo: «Responsabilidad

Disposición espacial para la técnica de jerarquía de criterios 1. En la localización 1 identifica un comportamiento que desees realizar, pero que te abstienes de llevar a cabo. Por ejemplo: Practicar ejercicio deforma

constante.

para con mi

familia».

Identifica la representación sensorial de la «equivalencia de criterio» utilizada para determinar ese criterio. Por ejemplo: Una sensación de estrés y tensión asociada con no disponer de tiempo y sentir dolor.


124

EL PODER DE LA PALABRA

Localización 4 Identidad

Nivel superior de criterio que supera a los criterios limitadores

Localización 3 Creencia ¿Qué te detiene?

Por ejemplo: Visualízate a ti mismo rebosante de salud y con excelente aspecto, contempla a tu familia segura y feliz, siéntete bien con todo ello y repítete a ti mismo lo importante que es todo eso para ti. Localización 2 Capacidad Criterios motivadores para el comportamiento

Localización 1 • Comportamiento! Comportamiento que deseas pero que no realizas

Secuencia de pasos de la técnica de jerarquía de criterios 5. Ahora ya estás listo para utilizar la siguiente secuencia de técnicas: a. A p a l a n c a m i e n t o - Manten en m e n t e tu criterio de más alto nivel y regresa a la localización 1, pasando por alto las localizaciones 2 y 3 . Aplica este criterio de más alto nivel al c o m p o r t a m i e n t o deseado para superar con él las objeciones limitadoras. Por ejemplo: «Puesto que mi comportamiento es un modelo para mi familia, ¿no demostraría más responsabilidad hacia ella encontrando tiempo para mantener la salud y el buen aspecto?» b. Utilización d e la «equivalencia de criterio» del criterio s u p e r i o r - Colócate en la localización 2 y ajusta las cualidades de la representación interna de los criterios asociados con el c o m p o r t a m i e n t o deseado, d e m o d o que igualen la «equivalencia d e criterio» que utilizas para determinar tu criterio de m á s alto nivel.

A c o m p a ñ a m i e n t o d e los c r i t e r i o s l i m i t a d o r e s - Pasa de la localización 2 a la localización 3 y explora las opciones que te permitirán alcanzar el comportamiento deseado, que igualarán los criterios de los tres niveles sin violar los criterios limitadores. Por ejemplo: «¿Existe alguna clase de programa de ejercicio continuado que no requiera demasiado tiempo, que no provoque molestias dolorosos y en el que pueda involucrar a mi familia?».


5 Creencias y expectativas


Creencias y sistemas de creencias

Además de ios valores y los criterios, u n a d e las formas más fundamentales en las que enmarcamos nuestra experiencia y le otorgamos significado es a través de nuestras creencias. Las creencias constituyen otro d e los componentes clave de nuestra «estructura profunda». En gran medida, crean las «estructuras superficiales» de nuestros pensamientos, palabras y acciones y les dan forma. Determinan cómo conferimos significado a los acontecimientos y constituyen el núcleo d e la motivación y la cultura. Nuestras creencias y nuestros valores proporcionan el refuerzo (motivación y permiso) que apoya o inhibe determinados comportamientos y capacidades. Las creencias y los valores están relacionados con la pregunta, «¿Por qué?» Las creencias son básicamente juicios y evaluaciones sobre nosotros mismos, sobre los d e m á s y sobre el m u n d o q u e nos rodea. En PNL, las creencias se consideran c o m o generalizaciones firmemente aferradas acerca d e 1) causalidad, 2) significado y 3) límites en a) el m u n d o que nos rodea, b) nuestro comportamiento, c) nuestras capacidades y d ) nuestra identidad. Las afirmaciones «El m o v i m i e n t o d e las placas continentales provoca los terremotos» y «La ira divina provoca los terremotos», por ejemplo, reflejan creencias distintas acerca del m u n d o que nos rodea. Afirmaciones c o m o «El polen causa alergia», «No es ético ocultar información», «Un h u m a n o n o p u e d e correr u n a milla en menos de cuatro m i n u t o s » , «Nunca tendré éxito p o r q u e aprendo despacio» o «Detrás de todo c o m p o r t a m i e n t o hay u n a mtención positiva», representan creencias de u n a u otra índole. Las creencias funcionan a un nivel distinto q u e el comportamiento y la percepción, e influyen sobre nuestra experiencia e


130

EL PODER DE LA PALABRA

interpretación de la realidad, c o n e c t a n d o esta experiencia con nuestros sistemas d e valores o criterios. Para a u m e n t a r el significado práctico, p o r ejemplo, los valores deben ser conectados a las experiencias p o r m e d i o d e las creencias. Las creencias relacionan los valores c o n el medio, con los c o m p o r t a m i e n t o s , c o n los pensamientos y las representaciones, o con otros valores y creencias. Las creencias definen la relación entre los valores y s u s causas, s u s «equivalencias d e criterio» y s u s consecuencias ( c o m o veremos en m á s detalle en el Capítulo 6). U n a afirmación d e creencia típica liga d e t e r m i n a d o valor a determinada parte d e nuestra experiencia. La afirmación de creencia «El éxito requiere trabajo d u r o » , p o r ejemplo, relaciona el valor «éxito» con, cierta clase de actividad («trabajo d u r o » ) . Según sean s u s creencias, cada cual adoptará u n planteamiento distinto ai tratar d e conseguir el éxito. Es m á s , el m o d o en que u n a situación, u n a actividad o u n a idea encaje (o n o ) con las creencias y los sistemas d e valores d e u n individuo o g r u p o d e individuos, determinará c ó m o serán éstas recibidas e incorporadas. Neurológicamente, las creencias están asociadas con el sistem a límbico y el h i p o tálamo del cerebro m e d i o . El sistema límbico ha sido relacionado con las e m o c i o n e s y con la m e m o r i a a largo plazo. Si b i e n el sistema límbico es, en m u c h o s aspectos, u n a e s t r u c t u r a más «primitiva» que el córtex del cerebro, sirve para integrar la información procedente del córtex, así c o m o para regular el sistema nervioso autónomo, que controla a su vez funciones corporales básicas c o m o el r i t m o cardíaco, la t e m p e r a t u r a corporal, la dilatación de las pupilas, etc. Debido a que s o n prod u c i d a s por las estructuras m á s profundas del cerebro, las creencias provocan cambios en las funciones fisiológicas fundamentales del c u e r p o , siendo responsables de m u c h a s d e n u e s t r a s respuestas inconscientes. De hecho, u n o d e los m e d i o s p o r los q u e sabemos que creemos realmente en algo es p o r q u e activa en nosotros reacciones fisiológicas: hace q u e nuestro corazón «lata acaloradamente», que nos «hierva la sangre» o que s i n t a m o s u n «escalofrío», efectos todos ellos q u e n o p o d r í a m o s provocar c o n s c i e n t e m e n t e . Ésa es la razón p o r la que el polígrafo p u e d e detectar q u e u n a persona «miente». Las personas tienen reaccio-

Creencias y

expectativas

131

e s distintas c u a n d o creen en lo que dicen que c u a n d o «simplemente» p r o n u n c i a n las palabras c o m o u n a forma m á s d e comportamiento ( c o m o el actor q u e recita su p a p e l ) , m i e n t e n o s o n incongruentes. También es esa íntima relación entre creencias y funciones psicológicas profundas lo q u e hace posible que u n a s y otras influyan de manera tan poderosa en el c a m p o d e la salud y la sanación, c o m o se demuestra c o n el efecto placebo. Las creencias tienden a tener u n efecto autoorganizador o «autocumplidor» sobre n u e s t r o c o m p o r t a m i e n t o a múltiples niveles, desviando la atención hacia d e t e r m i n a d a área en d e t r i m e n t o d e otras. U n a persona que d e verdad crea que tiene u n a enfermedad incurable comenzará a organizar su vida y s u s actos en t o r n o a dicha creencia, t o m a n d o m u c h a s decisiones sutiles, a m e n u d o de forma inconsciente, que reflejarán esa creencia. Otra persona, en cambio, que crea firmemente que se curará d e su enfermedad, tomará decisiones m u y distintas. Y p u e s t o q u e las expectativas generadas por nuestras creencias afectan a nuestra neurología más profunda, p r o d u c i r á n también efectos fisiológicos espectaculares. Es el caso de la mujer que a d o p t ó a u n bebé y, convencida d e q u e las «madres» tenían que a m a m a n t a r a s u s hijos, ¡comenzó a p r o d u cir realmente leche en cantidad suficiente para alimentar al bebé adoptado! n

El poder de las

creencias

Las creencias ejercen u n a p o d e r o s a influencia sobre nuestra vida. Asimismo, resultan n o t a b l e m e n t e difíciles de cambiar p o r medio de las n o r m a s tradicionales de p e n s a m i e n t o lógico o racional. Existe sobre esto u n a vieja anécdota, narrada p o r el psicólogo humanista A b r a h a m Maslow, acerca d e u n paciente q u e estaba siendo tratado p o r u n psiquiatra. Aquella persona rehusaba tomar bocado o cuidar de sí misma, a d u c i e n d o q u e era u n cadáver. El psiquiatra pasó largas horas a r g u m e n t a n d o con aquel paciente, para intentar convencerlo d e q u e n o era u n cadáver. Por fin le preguntó si los cadáveres sangraban, a lo q u e el enfermo respon-


EL PODER DE LA PALABRA

Creencias y expectativas

dio: «Por s u p u e s t o q u e no; todas sus funciones corporales se h a n d e t e n i d o » . E n t o n c e s el psiquiatra le convenció para realizar j u n tos u n p e q u e ñ o e x p e r i m e n t o : le pincharla levemente con una aguja y verían si sangraba o n o . El paciente se m o s t r ó d e acuerd o . Después de t o d o , era u n cadáver. El psiquiatra procedió a pincharle en el brazo con u n a aguja hipodérmica y, p o r supuesto, c o m e n z ó a sangrar. C o n u n a mirada d e e n o r m e sorpresa y a s o m b r o , el paciente exclamó: «¡Que me aspen..., los cadáveres SANGRAN!»

lo. Las entrevistas d e m o s t r a r o n que n i n g ú n tratamiento sobresalía como más eficaz que los d e m á s . Algunos pacientes habían seguido el tratamiento tradicional de quimioterapia y/o radiación, otros habían a d o p t a d o u n enfoque nutricional, otros habían seguido un c a m i n o espiritual, otros se habían c o n c e n t r a d o en los aspectos psicológicos e incluso algunos n o habían h e c h o n a d a en absoluto. La única característica c o m ú n a todos ellos consistía en que estaban convencidos q u e su opción funcionaría.

132

La sabiduría p o p u l a r tiene claro q u e , c u a n d o alguien cree q u e p u e d e hacer algo, lo h a c e , mientras q u e si está convencido d e que n o es posible, n i n g u n a cantidad de esfuerzo lo convencerá d e lo contrario. Es lamentable que m u c h a s personas enfermas, p o r ejemplo de cáncer o afecciones cardíacas, insistan ante sus médicos y sus amistades c o n la m i s m a creencia d e la anécdota.. Creencias c o m o «Ya es demasiado tarde», «De todos modos no hay nada que yo pueda hacer» o «Soy una víctima... Me ha tocado a mí», limitan a m e n u d o la plenitud de recursos del paciente. N u e s t r a s creencias sobre nosotros m i s m o s , así c o m o sobre lo que es posible en el m u n d o a n u e s t r o alrededor, influyen con fuerza en nuestra eficacia cotidiana. Cada u n o d e nosotros tiene creencias que actúan c o m o recursos, j u n t o c o n otras que nos limitan.

133

El de «la milla en cuatro m i n u t o s » constituye otro b u e n ejemplo del p o d e r d e las creencias, tanto para limitarnos c o m o para potenciarnos. Con anterioridad al 6 de mayo d e 1954, se tenía la absoluta certeza de q u e los cuatro m i n u t o s eran u n a barrera infranqueable, que era el t i e m p o m í n i m o que u n h u m a n o p o día tardar en recorrer u n a milla. En los nueve años anteriores a l día histórico en q u e Roger Bannister r o m p i ó la marca de los cuatro minutos, nadie había conseguido ni siquiera aproximarse a ese tiempo. Seis semanas d e s p u é s d e la proeza de Bannister, el corredor australiano J o h n Lundy situó el récord u n s e g u n d o más abajo. N u e v e a ñ o s después, casi doscientas personas habían roto aquella barrera, q u e otrora pareciera insuperable.

El poder de las creencias q u e d ó d e m o s t r a d o p o r un estudio esclarccedor, en el q u e u n g r u p o de n i ñ o s de inteligencia media fueron divididos aleatoriamente en d o s g r u p o s d e igual número. U n o d e los g r u p o s fue asignado a u n maestro al que se le dijo que sus a l u m n o s eran «superdotados». El otro g r u p o fue puesto al cargo d e otro maestro, al que se le dijo que se trataba de alumnos «lentos». A final de curso se sometió a los dos g r u p o s a test de inteligencia. C o m o era d e esperar, la m a y o r parte d e los alumnos «superdotados» p u n t u a r o n mejor que al c o m e n z a r el curso, mientras que los «lentos» lo hacían p o r debajo de sus registros anteriores: las creencias d e s u s respectivos maestros habían afectado la capacidad d e aprendizaje de los a l u m n o s .

Efectivamente, parece que todos estos ejemplos demuestran que nuestras creencias pueden moldear, afectar e incluso determinar nuestro grado de inteligencia, nuestra salud, nuestras relaciones, nuestra creatividad, e incluso n u e s t r o nivel d e felicidad y éxito personal. Así pues, si es cierto que las creencias tienen tanto poder sobre nuestra vida, ¿cómo p o d e m o s controlarlas, para que no nos controlen ellas a nosotros? Muchas de estas creencias nos fueron implantadas en la infancia p o r padres, maestros, e n t o r n o social y medios de comunicación, m u c h o antes de q u e fuéramos conscientes de su impacto o d e que pudiésemos decidir sobre üas. ¿Es posible reestructurar, desaprender o cambiar esas viejas creencias, que tal vez nos estén limitando, e incorporar otras nueras, susceptibles de expandir nuestro potencial m u c h o más allá 'o que hoy p o d r í a m o s imaginar? Y si lo es, ¿cómo hacerlo?

En otro estudio, cien «supervivientes» de cáncer (pacientes cuyos síntomas habían desaparecido d u r a n t e más de diez años) fueron entrevistados acerca de lo q u e habían hecho para lograr-

La Programación Neurolingüística y El poder de la palabra ecen algunas herramientas, nuevas y poderosas, con las q u e ernodelar y transformar creencias potencialmente limitadoras.

e

e

r


134

Creencias y expectativas

EL PODER DE LA PALABRA

Creencias

limitadoras

Las tres áreas m á s c o m u n e s d e creencias l i m i t a d o r a s se centran e n t o r n o a las cuestiones relacionadas c o n la desesperanza, la impotencia y la ausencia de mérito. Estas tres g r a n d e s áreas de creencias p u e d e n ejercer u n a e n o r m e influencia respecto a la salud m e n t a l y física d e las personas. 1. D e s e s p e r a n z a : Creencia d e q u e el objetivo deseado n o es alcanzable, sean cuales sean n u e s t r a s capacidades. 2. I m p o t e n c i a : Creencia d e que el objetivo deseado es alcanzable, pero n o s o m o s capaces d e lograrlo. 3. A u s e n c i a d e m é r i t o : Creencia d e q u e n o m e r e c e m o s el objetivo deseado d e b i d o a algo q u e s o m o s o h e m o s (o n o hemos) hecho. La d e s e s p e r a n z a se da c u a n d o alguien n o cree q u e determin a d o objetivo apetecido sea ni siquiera alcanzable. Se caracteriza p o r el s e n t i m i e n t o d e q u e «Haga lo que haga nada cambiará. Lo que deseo es inalcanzable. Está fuera de mi alcance. Soy una víctima» . La i m p o t e n c i a se da c u a n d o , a u n c r e y e n d o q u e el objetivo existe y es alcanzable, la p e r s o n a n o se siente capaz d e lograrlo. P r o d u c e el s e n t i m i e n t o d e q u e «Eso está al alcance de otros, pero no de mí. No soy lo bastante bueno o capaz para conseguirlo». La a u s e n c i a d e m é r i t o está p r e s e n t e c u a n d o , a u n q u e la pers o n a crea que el objetivo deseado es alcanzable y q u e d i s p o n e de la capacidad p a r a lograrlo, r e n u n c i a a él p o r q u e cree q u e n o m e r e c e conseguir aquello q u e t a n t o desea. Se caracteriza p o r el s e n t i m i e n t o d e q u e «Soy un fraude. No pertenezco aquí. No merezco ser feliz o estar sano. Hay algo fundamentalmente malo en mí como persona. Merezco el dolor y el sufrimiento que estoy experimentando». Para tener éxito, las personas necesitan c a m b i a r esta clase de creencias limitadoras p o r otras q u e i m p l i q u e n e s p e r a n z a e n e | futuro, s e n s a c i ó n d e c a p a c i d a d y r e s p o n s a b i l i d a d y s e n t i d o d e valía y p e r t e n e n c i a .

135

O b v i a m e n t e , las creencias más p e n e t r a n t e s son aquellas q u e ge relacionan c o n nuestra identidad. He aquí algunos ejemplos ¿e creencias limitadoras relacionadas con la identidad: «Soy un ¡nútil/no valgo nada/soy una víctima», «No merezco tener éxito», «5Í consigo lo que deseo perderé alguna otra cosa», «No tengo permiso para tener éxito». Las creencias limitadoras o p e r a n a veces c o m o «virus m e n tales», con u n a capacidad de destrucción parecida a la de u n virus biológico o informático. U n «virus mental» es u n a creencia limitadora q u e llega a convertirse e n u n a «profecía que se c u m ple por sí m i s m a » , y a interferir con n u e s t r o s esfuerzos y con la capacidad p a r a sanar o mejorar (la estructura y la influencia d e los virus m e n t a l e s se analizan c o n m á s detalle en el Capítulo 8 ) . Los virus m e n t a l e s contienen suposiciones y presuposiciones n o verbalizadas, lo q u e las hace a ú n más difíciles de identificar y combatir. F r e c u e n t e m e n t e , las creencias m á s influyentes están fuera del alcance d e nuestra conciencia. Las creencias limitadoras y los virus mentales suelen presentarse c o m o «obstáculos», en apariencia insuperables, e n el proceso de c a m b i o . En estas situaciones la persona sentirá: «Lo he intentado todo para cambiar y nada funciona». Tratar c o n eficacia con estos obstáculos implica descubrir la creencia limitadora que está en su n ú c l e o y tratarla d e la manera adecuada. Transformar

las creencias

limitadoras

En última instancia, transformamos las creencias limitadoras y nos « i n m u n i z a m o s » a los «virus mentales» c u a n d o e x p a n d i m o s y enriquecemos n u e s t r o m o d e l o del m u n d o , y percibimos c o n mayor claridad nuestra identidad y n u e s t r a s misiones. Las creencias limitadoras, p o r ejemplo, s o n a m e n u d o desarrolladas con el objetivo de c u m p l i m e n t a r algún propósito positivo, c o m o el d e protegerse, establecer límites, dotarse de p o d e r personal, etc. Reconociendo estas intenciones profundas y actualizando nuestros mapas m e n t a l e s para incluir otras formas, m á s eficaces, d e c u m plimentarlas, las creencias p u e d e n ser a m e n u d o cambiadas c o n mínimo d e esfuerzo y sufrimiento. u

n


136

EL PODER DE LA PALABRA

Creencias y expectativas

M u c h a s creencias limitadoras surgen c o m o consecuencia de preguntas sin responder sobre el « c ó m o » . Es decir, c u a n d o una¡ persona n o sabe cómo cambiar su c o m p o r t a m i e n t o , es fácil que elabore la creencia d e q u e «Este c o m p o r t a m i e n t o no p u e d e cambiarse». Si u n a persona n o sabe c ó m o c u m p l i r determinada tarea o función, lo m á s probable es q u e desarrolle la creencia de que «Soy incapaz d e completar esta tarea con éxito». Así p u e s , también resulta a m e n u d o i m p o r t a n t e p r o p o r c i o n a r las respuestas a u n a serie d e preguntas sobre el «cómo» para ayudar a la persona a transformar s u s creencias. Por ejemplo, para tratar con u n a creencia c o m o «Es peligroso m o s t r a r mis emociones», deberem o s responder a la pregunta: «¿Cómo p u e d o m o s t r a r mis e m o ciones y m a n t e n e r al m i s m o tiempo la seguridad?»

Nuevas respuestas acerca de preguntas sobre «cómo»

Debido a q u e la identidad y la misión forman el marco mayor que circunda n u e s t r a s creencias y nuestros valores, establecer o cambiar relaciones significativas p u e d e ejercer u n a fuerte influencia sobre las creencias. Por consiguiente, clarificar o alterar relaciones clave, así c o m o los mensajes recibidos en el contexto de esas relaciones, suele facilitar d e forma espontánea cambios en las creencias. Establecer n u e v a s relaciones es a m e n u d o parte importante en la p r o m o c i ó n d e u n cambio d e creencias perdurable, sobre todo c u a n d o se trata de relaciones q u e p r o p o r c i o n a n soporte positivo al nivel de identidad. (Éste es precisamente u n o de los principios básicos d e la técnica de cambio d e creencias denominada r e i m p r o n t a , d e la Programación Neurolingüística.) En r e s u m e n , las creencias limitadoras p u e d e n ser actualizadas y transformadas mediante:

Intención positiva

Creencia • limitadora

137

Creencia actualizada

Suposiciones y presuposiciones Las creencias limitadoras pueden ser transformadas o actualizadas mediante la identificación de la intención positiva y de las presuposiciones subyacentes en la creencia y proporcionando alternativas y nuevas respuestas a preguntas sobre el «cómo» Las creencias, tanto las potenciadoras c o m o las limitadoras, s o n a m e n u d o construidas m e d i a n t e la realimentación y el refuerzo procedentes d e otras personas significativas para n o s o tros. Nuestros sentidos de identidad y misión, p o r ejemplo, vien e n a m e n u d o definidos p o r otras personas i m p o r t a n t e s , o «mentores», q u e n o s sirven c o m o p u n t o s d e referencia para los sistemas mayores de los que n o s percibimos c o m o m i e m b r o s .

• Identificación y reconocimiento de la intención positiva subyacente. • Identificación de cualquier presuposición o suposición n o verbalizada o inconsciente, que sirva de base para la creencia limitadora. • Expansión d e la percepción d e las cadenas d e causa y efecto o d e las «equivalencias de criterio» relacionadas con la creencia limitadora. • Aportación de información sobre «cómo» en relación c o n las alternativas para el c u m p l i m i e n t o de la intención positiva o el propósito d e la creencia limitadora. • Clarificación o actualización d e las relaciones clave que d a n forma al propio sentido de misión y propósito, j u n t o con la c o r r e s p o n d i e n t e recepción d e apoyo al nivel d e identidad.

Expectativas Las creencias, tanto las limitadoras c o m o las potenciadoras, están relacionadas con n u e s t r a s expectativas. Expectativa significa «anhelo o deseo» d e q u e se p r o d u z c a u n resultado o u n aconte-


EL PODER DE LA PALABRA

Creencias y expectativas

cimiento. Según el diccionario Webster, implica « u n alto grado d e certeza, hasta el p u n t o de realizar preparativos o anticipar ciertas cosas, acciones o sentimientos». Las expectativas influyen sobre n u e s t r o c o m p o r t a m i e n t o de diferentes m o d o s , depend i e n d o d e hacia d o n d e se dirijan. Sigmund Freud (1893) señaló que:

Estas creencias y expectativas d e t e r m i n a n a m e n u d o la cantidad de esfuerzo q u e la persona está dispuesta a invertir, así como la d u r a c i ó n d e su esfuerzo c u a n d o se e n c u e n t r e c o n situaciones difíciles o estresantes. En las actividades autogestionadas, por ejemplo, las personas que se sienten escépticas acerca d e la posibilidad d e que se p r o d u z c a el resultado, o d e s u s capacidades para lograrlo, tienden a m i n a r s u s p r o p i o s esfuerzos c u a n d o se aproximan a s u s límites. Por lo general, la falta d e expectativa d e resultado c o n d u c e a u n s e n t i m i e n t o d e «desesperanza» que hace que la p e r s o n a se a b a n d o n e a la apatía. La ausencia de expectativa de eficacia propia, p o r su parte, c o n d u c e a u n s e n t i m i e n t o d e inadecuación que hace que la persona se sienta «impotente».

138

Algunas ideas comportan un sentimiento de expectativa. Tales ideas son de dos clases: ideas sobre mí haciendo esto o aquello, que denominamos intenciones, e ideas sobre que me suceda tal o cual cosa, que denominamos expectativas. El sentimiento a ellas unido depende de dos factores: en primer lugar, del grado de importancia que el resultado tenga para mí; en segundo lugar, del grado de íncertidumbre inherente en la expectativa sobre ese resultado. Las creencias y las expectativas de las personas sobre los resultados, así c o m o sobre s u s propias capacidades personales, j u e g a n u n p a p e l i m p o r t a n t e en s u capacidad para alcanzar estados deseados. La distinción d e Freud entre «intenciones» y «expectativas» se refiere a lo q u e , en psicología cognitiva m o d e r n a (Bandura 1 9 8 2 ) , se conoce c o m o expectativa d e «eficacia propia» y expectativa d e «resultado». La expectativa de resultado es fruto d e la estimación personal de que d e t e r m i n a d o comportam i e n t o c o n d u c i r á a d e t e r m i n a d o resultado. La expectativa de eficacia propia está relacionada con la convicción d e q u e es posible desarrollar con éxito el c o m p o r t a m i e n t o necesario para que se p r o d u z c a el resultado esperado. Persona — ¡ — C o m p o r t a m i e n t o —

Expectativa de eficacia propia

A

> Resultado

Expectativa de resultado

Relación entre expectativa de eficacia propia y expectativa de resultado

139

Las expectativas fuertemente positivas, en cambio, p u e d e n llevar a la persona a invertir u n esfuerzo extra y a liberar capacidades dormidas. El f e n ó m e n o conocido c o m o «efecto placebo» constituye u n b u e n ejemplo d e expectativas consistentes. E n este caso, se le suministra al paciente u n «falso» fármaco, sin ningún ingrediente t e r a p é u t i c a m e n t e activo. Sin embargo, si esa persona cree que el fármaco es «real» y espera mejorar con él, a menudo comienza a evidenciar mejoría física real. De h e c h o , algunos estudios sobre el efecto placebo hablan de resultados francamente espectaculares. En estos casos, la expectativa de la persona activa capacidades d e c o m p o r t a m i e n t o latentes, pero n u n c a antes utilizadas. Con respecto al cambio y el aprendizaje, la expectativa de resultado está relacionada c o n el grado en q u e la persona espera que las capacidades y los c o m p o r t a m i e n t o s que está aprendiendo o en los que se está implicando lleguen realmente a p r o d u c i r los beneficios deseados, d e n t r o del e n t o r n o sistémico q u e constituye su realidad. La expectativa d e eficacia propia se relaciona con el grado de confianza que u n o m i s m o tiene e n su propia eficacia o capacidad para a p r e n d e r las nuevas habilidades, o bien Para incorporar los c o m p o r t a m i e n t o s necesarios para alcanzar el s u l t a d o deseado. re

Conseguir los resultados codiciados en situaciones difíciles P°r medio de u n a actuación eficaz, contribuye a reforzar la conriza de u n o m i s m o en las capacidades q u e ya tiene. Ello se


Creencias y

EL PODER DE LA PALABRA

debe a que, a u n p o s e y e n d o las capacidades necesarias, p o r lo general n o desarrollamos n u e s t r o pleno potencial. Sólo bajo condiciones q u e p o n g a n a prueba n u e s t r o s límites descubriremos lo que s o m o s capaces de hacer. Las expectativas relacionadas con los resultados esperados del propio c o m p o r t a m i e n t o constituyen la fuente primordial de motivación. Desde este p u n t o d e vista, lo q u e hace la persona y el m o d o en que siente d e p e n d e r á n del valor que otorguen y de las causas que atribuyan a las consecuencias anticipadas. Unas expectativas d e resultado fuertes y «positivas», por ejemplo, motivarán a la persona a desarrollar u n esfuerzo adicional con la esperanza d e alcanzar algún estado deseado. Por otro l a d o , las consecuencias esperadas y percibidas c o m o «negativas» conducirán a la abstención y a la apatía. Desde la perspectiva de la Programación Neurolingüística, las expectaüvas constituyen u n ejemplo clásico de la relación entre mapa y territorio, así c o m o d e la influencia d e los m a p a s sobre el c o m p o r t a m i e n t o . Según la PNL, la «expectativa» es u n mapa mental que relaciona acciones y consecuencias futuras. Ese mapa reflejaría nuestro c o m p o r t a m i e n t o , los resultados de nuestro c o m p o r t a m i e n t o o acontecimientos que nos pueden suceder. C u a n d o estos mapas son m u y fuertes, son capaces de influir sobre nosotros con más fuerza q u e la propia realidad que nos rodea. Todos creamos expectativas y esperamos que el m u n d o se adapte a ellas. Las diferencias entre el m u n d o en general y las expectativas q u e c o n s t r u i m o s c o n respecto a él s o n la base d e muchos d e los q u e b r a n t o s d e nuestra vida. C o m o señala Richard Bandler, cofundador de la PNL, «los contratiempos requieren u n a planificación adecuada». Anticiparse a u n a perspectiva de éxito o fracaso constituye, asimismo, la base para lo que se conoce c o m o «profecías q u e se c u m p l e n » . Vemos p u e s que las expectativas actúan c o m o otro tipo mas de poderoso «marco» e n t o r n o a nuestras experiencias, que influyen o d e t e r m i n a n d e m u c h a s formas las creencias y los juicios q u e extraemos de esas mismas experiencias. El conocimiento del impacto d e las expectativas ha sido utilizado d u r a n t e siglos p influir sobre las percepciones de la gente, así c o m o para condia r a

expectativas

141

cionar sus evaluaciones de d e t e r m i n a d o s sucesos y situaciones. Veamos, p o r ejemplo, a l g u n o s c o m e n t a r i o s d e Adolf Hitler en su Mein Kampf. La capacidad receptiva de las grandes masas es tan sólo muy limitada. Su capacidad de comprensión es corta. Su capacidad para el olvido es, en cambio, grande. Como consecuencia de ello, toda propaganda eficaz tiene que limitarse a unos pocos puntos repetidos como eslóganes hasta la saciedad, hasta que el último de los hombres sea capaz de entender lo que se quiere decir con cada una de esas pocas palabras. Tan pronto como uno sacrifica este principio fundamental y trata de ser versátil, el efecto desaparece y las masas nunca podrán digerir ni recordar el material que se les ha ofrecido. Por consiguiente, el resultado quedará debilitado y finalmente eliminado. Cuanto más complejo sea el argumento de su representación, más minuciosamente deberán ser diseñadas las tácticas desde el punto de vista psicológico. Por ejemplo (durante la Primera Guerra Mundial), fue un grave error ridiculizar al enemigo, tal como hacía la propaganda austríaca y alemana en publicaciones cómicas. Fue una estrategia fundamentalmente errónea porque, cuando el combatiente se enfrentaba al adversario real, recibía una impresión completamente distinta, lo cual pasó su terrible factura puesto que el soldado alemán, ante la impresión directa de la resistencia del enemigo, se sintió engañado por quienes hasta aquel momento habían tenido la responsabilidad de informarle, con lo que, en lugar de ver reforzada su combatividad e incluso su firmeza, ocurrió todo lo contrario. El hombre se desesperó. En cambio, la propaganda de los británicos y los norteamericanos fue acertada. Al presentar a los alemanes ante pueblo como bárbaros y hunos, preparó al soldado indis u


142

Creencias y expectativas

EL PODER DE LA PALABRA

vidual para los horrores de la guerra y lo preservó del desengaño. El arma más terrible que se pudiera emplear contra él, no seria ya más que la prueba de la información que previamente había recibido, lo cual venía a reafirmar su creencia en la veracidad de las afirmaciones de su gobierno, reforzando por otro lado su furia y su odio hacia el enemigo atroz. Y es que el efecto cruel del arma de su enemigo, que tuvo que conocer por propia experiencia, le iba apareciendo gradualmente como la evidencia de laya proclamada brutalidad de los hunos del bárbaro enemigo, sin percatarse en cambio, ni por un instante, de que tal vez, o incluso probablemente, sus propias armas tuvieran un efecto aún más terrible. De este modo el soldado británico nunca a llegó a tener, ni por un instante, la impresión de que su país le había engañado, lo cual sí sucedió por desgracia entre los combatientes alemanes, hasta el extremo de que acabaron por rechazar todo lo que viniera de su propio bando como «engaños» y «palabrería» (Krampf). No cabe duda de que b u e n a parte d e la influencia de Hitler c o m o líder procede d e su visión, c o m p r e n s i ó n y aplicación de los principios subyacentes en El poder de la palabra. P o r fortuna, ha pasado a la historia c o m o u n ejemplo arquetípico del mal uso de estos principios. Las declaraciones q u e acabamos de leer ilustran el i m p a c t o d e las expectativas c o m o «marcos», q u e influyen sobre las conclusiones q u e las personas extraen de s u s experiencias. Los soldados alemanes se sintieron contrariados, engañados y d e s c o r a z o n a d o s a l d e s c u b r i r q u e s u s adversarios n o eran los est ú p i d o s bufones que se les había i n d u c i d o a esperar. La experiencia directa de los soldados británicos, en cambio, confirmaba s u s expectativas d e que se iban a enfrentar a h u n o s brutales, 1° cual «reforzó su furia y su odio» hacia el enemigo. Nuestras expectativas ejercen, p u e s , u n fuerte impacto, tanto sobre nuestra motivación c o m o sobre las conclusiones que derivamos d e nuestra experiencia.

143

Las expectativas sobre el apoyo, p o r ejemplo, ejercen u n a influencia sobre el c o m p o r t a m i e n t o m a y o r que el propio apoyo. Experimentos realizados c o n estudiantes que habían sido recompensados p o r realizar d e t e r m i n a d o s c o m p o r t a m i e n t o s , demostraron q u e el esfuerzo aplicado a dicha realización disminuía notablemente c u a n d o supieron q u e n o iban a recibir recompensa alguna p o r hacer lo m i s m o en el futuro, tanto si al final la recibían c o m o si n o . Así p u e s , las creencias y las expectativas acerca del a p o y o futuro influyen m á s sobre el c o m p o r t a m i e n t o q u e el hecho objetivo d e q u e ese m i s m o c o m p o r t a m i e n t o haya recibido apoyo en el p a s a d o . La fuerza de u n a expectativa está en función de la solidez d e la representación de la consecuencia anticipada. Desde la perspectiva de la PNL, c u a n t o más p u e d e u n a persona ver, oír y sentir en su imaginación alguna consecuencia futura, más fuerte será la expectativa correspondiente. Por consiguiente, las expectativas p u e d e n ser intensificadas mediante el enriquecimiento d e las sensaciones, las imágenes y los sonidos internos, asociados con una posible acción o consecuencia futura. De forma parecida, las expectativas se debilitarían si disminuyera la calidad o la intensidad de las representaciones internas asociadas c o n las posibles consecuencias futuras. Como demuestra el e x p e r i m e n t o c o n los estudiantes antes mencionado, la intensidad de u n a expectativa está también condicionada por las creencias subyacentes sobre causa y efecto. Si los estudiantes creen que «el e x p e r i m e n t o ha t e r m i n a d o » , ya n o esperarán recibir la recompensa por realizar las mismas tareas por las que fueron previamente reforzados. E n este sentido, las expectativas s o n a m e n u d o reflejo de las creencias subyacentes. Si creemos que «el trabajo d u r o c o m p e n s a » esperaremos ver recompensados n u e s t r o s esfuerzos. Si creemos q u e «Fulanita es buena estudiante», esperaremos d e ella que saque b u e n a s notas. U n a

Las creencias subyacentes p u e d e n asimismo generar resistencias o «contraexpectativas», que se hacen patentes en forma de rePresentaciones de interferencia. Freud lo describió c o m o sigue:


144

Creencias y expectativas

El. PODER DE LA PALABRA

La incerüdumbre subjetiva, la contraexpectativa, está representada por un conjunto de ideas a las que daré el nombre de «ideas antitéticas perturbadoras»... En el caso de una intención, estas ideas antitéticas se despliegan del modo siguiente: «No triunfaré en llevar a cabo mis intenciones porque esto o aquello es demasiado difícil para mí y no estoy preparado para ello. También sé que otros han fracasado en una situación parecida». El otro caso, el de la ex- I pectativa, no precisa de comentarios: la idea antitética consiste en enumerar todas las cosas que podrían pasarme, a excepción de la que deseo que me suceda. Así pues, las expectativas p u e d e n ser «positivas» o «negativas», es decir, p u e d e n apoyar los resultados deseados o bien oponerse a ellos. Las expectativas contradictorias suelen crear confusión o conflicto interno. La Programación Neurolingüística proporciona una serie de h e r r a m i e n t a s y estrategias para ayudar a desarrollar expectativas positivas y manejar las expectativas negativas. El p l a n t e a m i e n t o fundamental de la PNI. para el establecimiento o el cambio de expectativas implica una de estas dos estrategias: a ) Trabajar directamente sobre las representaciones sensoriales internas asociadas con la expectativa. b) Trabajar sobre las creencias subyacentes que constituyen la fuente de la expectativa.

Las expectativas

y el patrón de consecuencias

de

El p o d e r d e la p a l a b r a El p a t r ó n d e consecuencia d e El poder de la palabra utiliza las expectativas bien para reforzar, bien para cuestionar las generalizaciones y las creencias. Este patrón c o m p o r t a dirigir la atención hacia u n efecto potencial (positivo o negativo) resultante de un creencia o d e la generalización definida p o r ella. Las consecuencias positivas anticipadas fortificaran y reforzaran las creencias y

145

los juicios, a u n q u e el juicio sea en sí m i s m o negativo o limitador (una aplicación del principio d e que «el fin justifica los m e dios» )• ¿Cuántas veces h a b r á s oído decir: «Sólo lo digo (o lo bago) por tu bien»? Por s u p u e s t o , las consecuencias negativas cuestionaran las generalizaciones y las p o n d r á en tela d e juicio. El patrón de consecuencia d e El poder de la palabra está relacionado c o n la presuposición d e P N L q u e dice q u e : Ninguna r e s p u e s t a , experiencia o c o m p o r t a m i e n t o tienen s e n t i d o fuera del c o n t e x t o en el q u e fueron establecidos, o d e la r e s p u e s t a siguiente q u e s u s c i t e n . Todo c o m p o r t a m i e n t o , experiencia o r e s p u e s t a p u e den actuar c o m o r e c u r s o o c o m o limitación, s e g ú n cómo encajen con el r e s t o del s i s t e m a . Por consiguiente, las consecuencias anticipadas operan a modo de marco respecto a otras experiencias. Identificar u n a consecuencia positiva constituye o t r o m o d o d e restablecer u n marco-objetivo con respecto a los juicios o generalizaciones negativos y limitadores. En el ejemplo del psiquiatra y el paciente que aseguraba ser un «cadáver», que h e m o s visto en este m i s m o capítulo, p o d e m o s ver una buena muestra d e la aplicación de este p a t r ó n . Pinchando el brazo del paciente para q u e sangre, el psiquiatra trata de utilizar la lógica para convencer al paciente de q u e n o es u n cadáver. Los esfuerzos del psiquiatra, sin embargo, se m u e s t r a n estériles cuando el paciente exclama, sorprendido, «¡Que me a s p e n . . . , los cadáveres SANGRAN!... Si ese psiquiatra hubiera estado familiarizado c o n el p a t r ó n de consecuencia de El poder de la palabra, así c o m o c o n los principios que hemos analizado hasta este p u n t o del t e x t o , en lugar ^ quedarse atascado con su paciente, podría haber sacado parti° de los comentarios d e éste. Por ejemplo, podría haberle di«Bueno, si los cadáveres p u e d e n sangrar, me p r e g u n t o q u é ^ Podran hacer. Tal vez puedan cantar, bailar, reír, digerir comiuicluso aprender. Probemos también algunas de esas cosas. e

c

e


146

EL PODER DE LA PALABRA

A lo mejor descubre que p u e d e llevar u n a vida bastante buena c o m o cadáver (algunos lo h a c e n ) , sin dejar d e m a n t e n e r los beneficios que obtiene siendo u n cadáver». En lugar de tratar de atacar y cuestionar la creencia, ésta pueda ser reencuadrada desd e u n p r o b l e m a a u n a ventaja. ( C o m o Einstein señaló, n o s e p u e de solucionar u n problema con la m i s m a forma de pensar q u e lo creó.) Yo m i s m o he aplicado con éxito este p a t r ó n a una mujer con u n diagnóstico d e «obsesiva compulsiva». Estaba convencida de que tenía insectos p o r todo el cuerpo. Ella les llamaba «moscas reales imaginarias»: «imaginarias», p o r q u e nadie aceptaba que fueran reales; «reales», p o r q u e para ella lo e r a n m u c h o . N o p o día ignorarlas, le provocaban una terrible sensación de ser «invadida». Aquella mujer dedicaba u n a gran parte d e su t i e m p o a protegerse de las «moscas». Tenía setenta y dos pares de guantes diferentes: para conducir, para cocinar, para vestirse, etc. Compraba siempre vestidos d e talla superior a la suya, para que le c u b r i e r a n t o d o el c u e r p o y n o le q u e d a r a expuesta n i n g u n a zona d e piel. Se lavaba y se frotaba c o n s t a n t e m e n t e para sacarse de encima las moscas, hasta el p u n t o de q u e su piel estaba todo el t i e m p o enrojecida y erosionada. El h e c h o d e q u e las moscas fueran «imaginarias» le proporcionaba algunas opciones interesantes. P o r ejemplo, todo el m u n d o las tenía, pero u n a s personas m á s q u e otras, en particular s u s p a d r e s , a l o s q u e a m a b a m u c h o , p e r o c o n los q u e pasaba m u y poco tiempo p o r q u e estaban llenos d e ellas. Puesto que eran imaginarias, las moscas podían llegar incluso a través del teléfono, de m o d o que cada vez que s u s padres la telefoneaban, del receptor c o m e n z a b a n a salir moscas a m o n t o n e s , lo cual la obligaba a colgar. Aquella mujer estaba en la treintena y llevaba mas de quince a ñ o s batallando c o n su c o m p u l s i ó n . P o r s u p u e s t o , muchas personas habían tratado, sin éxito, de convencerla de lo absurdo d e su creencia. Me t o m é tiempo para entrar en sintonía con ella» así c o m o para averiguar s u s «equivalencias de criterio» y sus estrategias de realidad. Luego, en d e t e r m i n a d o m o m e n t o , le dije-

Creencias y expectativas

147

«¿Sabe? Ha intentado d u r a n t e toda su vida librarse d e esas moscas. Ha tratado d e sacárselas de encima y a h u y e n t a r l a s . Tal vez ese n o sea el m o d o adecuado de tratar c o n ellas. ¿Ha sido usted tratada alguna vez para su alergia "real imaginaria" a las moscas "reales imaginarias"?». Acto seguido le expliqué que su situación presentaba todos los síntomas de u n a alergia. Algunas personas, p o r ejemplo, tienen alergia al polen. No lo p u e d e n ver, pero se les mete p o r la nariz al respirar y las enferma. En lugar d e tenerse q u e ocultar del polen, de lavarse c o n t i n u a m e n t e , o tratar d e alejarlo, estas personas toman m e d i c a m e n t o s para q u e su sistema inmunológico reduzca los síntomas d e alergia. Entonces saqué u n frasco que contenía u n placebo y le dije: «Esto son pildoras "reales imaginarias". Son "imaginarias" porque no contienen n i n g ú n fármaco, pero s o n "reales" p o r q u e curarán su alergia y cambiarán lo q u e siente». Utilizando lo q u e había averiguado acerca de sus equivalencias d e criterio y s u s estrategias de realidad, le describí c ó m o actuarían los placebos y d e qué modo la iban a hacer sentir diferente. Le expliqué cuidadosamente el poder del «efecto placebo» y le cité u n a serie de estudios en los que los placebos habían sido utilizados c o n éxito para tratar reacciones alérgicas. Habida cuenta de q u e esta explicación encajaba a la perfección c o m o consecuencia d e su p r o p i o sistema de creencias, n o p u d o presentar objeción alguna a m i lógica y se mostró d e acuerdo en tomar las pildoras. Curiosamente, c u a n d o volvió a mi consulta la s e m a n a siguiente estaba m u y asustada, p o r q u e aquellas «pildoras reales imaginarias» habían funcionado. Se sentó delante mí y c o m e n z ó a preguntarme: « ¿ C ó m o sabré q u é r o p a c o m p r a r ? ¿ C ó m o sabré cómo relacionarme con mis padres? ¿Cómo sabré a quién debo dejar que me toque? ¿ C ó m o sabré qué hacer o a d o n d e ir en el "uando que me rodea?» C o n aquellas palabras, lo que en realidad estaba diciendo era q u e su creencia había reemplazado a u n a sede estrategias d e toma d e decisiones, q u e n u n c a había llegado desarrollar. C o m o ya he señalado antes, las creencias limitadoson con frecuencia el resultado de preguntas sobre el «cómo» contestar. n

e

a

1 3 5

S U l


EL PODER DE LA PAI.ABRA

Creencias y expectativas

U n a vez q u e la mujer c o m e n z ó a creer q u e podía librarse realmente d e las «moscas», ya n o podía evitar tener q u e enfrentarse con s u s creencias sobre s u s propias capacidades. Una «expectativa de resultado» nueva la obligaba a reevaluar su «expectativa de eficacia propia». C o n ayuda, aquella mujer aprendería u n a serie de estrategias de toma de decisión eficaces y se libraría definitivamente de su obsesión.

miento produzca d e t e r m i n a d o resultado, d e n t r o de d e t e r m i n a d o sistema. Manejar el c a m b i o y lograr resultados requiere d i s p o n e r d e los mapas cognitivos, las experiencias d e referencia, las herramientas y el a p o y o d e las relaciones necesarios para establecer la clase más adecuada d e presuposiciones y expectativas respecto a determinado objetivo, tarea o situación.

Para explorar t ú m i s m o el patrón d e consecuencia, idenüñca u n a creencia o generalización limitadora q u e te impida actuar c o n la eficacia q u e sabes q u e podrías. Enriquece tu percepción d e esta situación o experiencia planteándote: «¿Cuál es el efecto positivo de la creencia o de la generalización definida por ella?» (Un m o d o de hacerlo consiste e n considerar el problema o la dificultad desde m á s de u n marco temporal. P o r ejemplo, imaginar la situación d e n t r o de u n a hora, de u n día, de u n a semana, de un mes, d e u n a ñ o y de m u c h o s años.)

Nuestras expectativas, p o r ejemplo, influyen en gran medida en el grado d e confianza q u e t e n d r e m o s acerca de la obtención de un resultado. Las cuestiones d e creencias básicas q u e surgen en relación con el logro de objetivos provienen de expectativas, relacionadas a su vez con u n a serie d e c o m p o n e n t e s del cambio fundamentales:

148

1. Lo deseable q u e sea el resultado. 2. La confianza e n q u e las acciones especificadas producirán el resultado apetecido. 3. La evaluación sobre lo apropiado y lo difícil de ese comportamiento ( c o n i n d e p e n d e n c i a d e q u e se crea o n o q u e vaya a p r o d u c i r el resultado deseado). 4. La creencia d e poder p r o d u c i r los c o m p o r t a m i e n t o s n e cesarios para completar el plan q u e c o n d u c e al objetivo. 5. El sentido de responsabilidad, valía propia y permiso q u e uno tenga e n relación con los c o m p o r t a m i e n t o s necesarios y con el resultado final.

Por ejemplo, creencia limitadora: M e siento c o m o un cobarde c u a n d o tengo miedo ante situaciones difíciles. Consecuencia positiva: El m i e d o evita q u e la gente se precipite, lo cual le permite actuar de forma m a s ecológica. Por consiguiente, el miedo n o es tan m a l o , habida cuenta que hace q u e las personas sean más p r u d e n t e s y actúen de forma m á s ecológica. A largo plazo, tu miedo hará de ti u n a persona m á s sabia y determinada.

Cartografiar

creencias y expectativas

clave

Merecedor teponsablc

En líneas generales, las personas cambian su c o m p o r t a m i e n t o al adquirir nuevas experiencias de referencia y nuevos mapas que les permitan formar u n «plan». Sin embargo, un m i s m o comportamiento n o siempre produce resultados idénticos. Determinados factores, c o m o el «itinerario» hasta el resultado, el grado de apoyo p o r parte d e las relaciones q u e u n o reciba, el grado de variabilidad del sistema y las h e r r a m i e n t a s de q u e u n o disponga d e t e r m i n a r á n la probabilidad d e q u e d e t e r m i n a d o comport*'

149

l |

Apropiado C a

P

a z

Plan

Ecológico

I

P 0 S < W e

D

"

e a b

I I

'

f

Resultado

Comportamiento

Itinerario

Cuestiones de creencias relacionadas con el cambio ¿

° n s i d e r e m o s , p o r ejemplo, a alguien q u e trata d e curarse, aprender algo n u e v o o d e triunfar e n u n proyecto empresarial. C

e


EL PODER DE LA PALABRA

Creencias y expectativas

Las cuestiones de creencias pueden presentarse con cada uno de los elementos del cambio arriba mencionados. Una primera cuestión tiene que ver con lo deseable que sea el resultado. ¿Hasta qué punto esta persona quiere realmente estar sana, aprender o triunfar? En las mismas condiciones, no hay duda de que todos deseamos las tres cosas. Pero raramente las condiciones son las mismas, y lo cierto es que estar sano, aprender o triunfar en los negocios no siempre está en cabeza de la jerarquía de criterios de la persona. Alguien podría decir: «En es-i tos momentos, la salud no es prioritaria para mí», «Tengo tantas cosas que atender, que aprender algo nuevo no me resulta tan importante», u «Otros m e necesitan, seria egoísta por mi parte concentrarme únicamente en mi éxito».

cabo las acciones necesarias. Tal vez piense: «No soy lo suficiente hábil/perseverante/inteligente/centrado/etc, para hacer lo que hace falta para alcanzar mi resultado deseado». E incluso, en el caso de que la persona desee el resultado, piense que es posible, crea que el camino propuesto es el adecuado para lograrlo y n o dude de sus capacidades para llevar a cabo las acciones necesarias, también e s posible que se cuestione si es o no responsabilidad suya realizar las acciones que conduzcan a la consecución del objetivo. Puede que se diga: «No es responsabilidad mía estar más sano/aprender/tener éxito. Eso es trabajo de los expertos. Quiero delegar en otros». O tal vez dude de merecer estar sano, aprender o tener éxito. Aquí topamos con una cuestión de autoestima. En ocasiones, ocurre que la persona se siente indigna de tener salud, inteligencia o éxito. Cuando alguien cree que no merece alcanzar el objetivo deseado, o no se considera responsable de hacer lo necesario para lograrlo, da igual que tenga las capacidades necesarias, que conozca cuál es el camino adecuado y que lo desee.

150

Incluso si la persona desea con todas sus fuerzas tener salud, aprender o alcanzar el éxito, puede suceder que se pregunte si lograrlos es posible. Tal vez se diga: «Haga lo que haga, no me pondré bien», «Un perro viejo no aprende trucos nuevos» o «Mejor que no me haga ilusiones de triunfar. Nada de lo que yo haga cambiará las cosas». Otra persona tal vez desee intensamente un resultado, e incluso crea que es posible alcanzarlo, pero dude que determinado comportamiento sea el más adecuado para ello Es probable que se diga: «Creo que es posible alcanzar mi objetivo, pero no con este plan/técnica/programa/etc.» Otra quizá piense que determinado camino sea el adecuado, pero no esté dispuesta a asumir los esfuerzos y sacrificios que ese camino exige, o bien le preocupen las consecuencias para otras áreas de su vida. Por ejemplo, aunque esté convencida de que hacer ejercicio y mejorar su dicta la ayudaría a estar más sana, no está dispuesta a hacer el esfuerzo de cambiar dfl estilo de vida. Otra quizá crea que determinado curso la puede ayudar a aprender algo importante, pero no sabe encontrar el tiempo necesario. De forma parecida, tal vez alguien cica que un nuevo trabajo lo conduciría al éxito, pero duda porque le preocupa el impacto que este cambio pudiera ejercer sobre su familia. También suele ocurrir que la persona desee el resultad* piense que es posible y crea que el camino propuesto es el adejj cuado para lograrlo, pero dude de sus capacidades para llevar^

Evaluar

la motivación

para

el

151

cambio

Para poder ayudar a otros o a nosotros mismos a alcanzar los objetivos deseados es importante que consigamos evaluar todo este sistema de creencias. Los planes y las acciones n o puede ser llevados a cabo con eficacia si hay conflicto o duda en exceso. Por otro lado, y como demuestra el efecto placebo, las creencias y las presuposiciones potenciadoras pueden liberar capacidades y «competencias subconscientes», inherentes en la persona o el p u p o , pero que no habían sido movilizadas con anterioridad. Un modo de determinar la motivación de la persona o del P u p o consiste en lormular una afirmación de las cinco creencias clave que hemos identificado como significativas para el proceso * b i o . Las creencias pueden ser evaluadas formulando una aclaración espci ilica de cada una de ellas, c o m o e n l o s siguien^ ejemplos: c a r n


152

Creencias y

EL PODER DE LA PALABRA

1. Lo deseable del resultado. Declaración: «El objetivo es deseable y vale la p e n a » . 2. Seguridad en que el resultado es alcanzable. Declaración: «Es posible alcanzar ese objetivo». 3. Evaluación de lo apropiado o lo difícil de los comportamientos necesarios para alcanzar el resultado deseado (con independencia de que se crea o n o que lo producirán). Declaración: «Lo q u e hay que hacer para alcanzar el objetivo es apropiado y ecológico».

Hoja de evaluación

de

expectativas

153

creencias

Describe en u n a frase el objetivo o el resultado a lograr: Objetivo/resultado:

.

Puntúa en las siguientes casillas tu grado de creencia e n relación con el objetivo o el resultado a lograr, indicando c o n el 1 el grado más bajo y con el 5 el m á s alto.

a. «El objetivo e s deseable y vale la pena.» 4. Creer e n la propia capacidad para p r o d u c i r los comportam i e n t o s requeridos. Declaración: «Tengo/tenemos las capacidades necesarias para alcanzar el objetivo deseado». 5. Sentido de la propia valía o permiso para realizar los c o m p o r t a m i e n t o s requeridos y alcanzar el resultado deseado. Declaración: «Tengo/tenemos la responsabilidad de alcanzar ese objetivo y m e / n o s lo merezco/merecemos».

U n a vez establecidas estas creencias el interesado puede calibrar su grado d e conformidad c o n cada u n a de ellas en una escala del 1 al 5, lo cual producirá de inmediato u n interesante perfil d e áreas potenciales de problemas de motivación y seguridad. Las p u n t u a c i o n e s bajas indicarán posibles áreas de resistencia o interferencia, q u e requerirán ser de algún m o d o atendidas. La hoja de evaluación de creencias de la página siguiente proporciona u n a h e r r a m i e n t a sencilla pero eficaz para evaluar con rapidez las áreas de creencia relevantes en relación con det e r m i n a d o objetivo o plan.

"T"|

|~2~|

[~3~~|

|~4~|

I^T

b. «Es posible alcanzar ese objetivo.)»

i

m • • • LI

c. «Lo que hay que hacer para alcanzar el objetivo es apropiado y ecológico.»

• •• •

d. «Tengo/tenemos las capacidades necesarias para alcanzar el objetivo deseado.»

V

°

e. «Tengo/tenemos la responsabilidad de alcanzar ese objee / n o s lo merezco/merecemos.»

v

m

X |


154

EL PODER DE LA PALABRA

Construye

seguridad y refuerza

las

La estructura básica de las creencias

creencias

U n a vez que hayas evaluado el grado de seguridad y congruencia en relación con esas áreas clave de creencias, podrás reforzar las creencias en áreas de duda considerando las preguntas siguientes: 1. ¿Qué más hace falta saber o añadir al objetivo o creer para ser más c o n g r u e n t e y seguro? 2. ¿Quién es el mejor m e n t o r para esa creencia? 3. ¿Qué mensaje o consejo daría ese m e n t o r ?

Utilizar el marco «como si» para reforzar expectativas

creencias

y

El marco «como si» es u n proceso p o r m e d i o del cual u n individ u o o u n g r u p o a c t ú a n «como si» el objetivo o el resultado deseados h u b i e r a n sido ya alcanzados, o p o r m e d i o del cual un individuo o u n g r u p o a c t ú a n «como si» fueran otra persona o entidad. El m a r c o « c o m o si» constituye u n m e d i o p o d e r o s o para ayudar a las personas a identificar y enriquecer su percepción del m u n d o , así c o m o sus estados futuros deseados. Constituye también u n m e d i o útil para ayudarlas a superar las resistencias y limitaciones propias d e su m a p a actual del m u n d o . El marco « c o m o si» se utiliza a m e n u d o para cuestionar creencias limitadoras p o r m e d i o d e la creación d e contraejemplos y alternativas. Por ejemplo, si u n a persona nos dice: «No p u e d o hacer X» o «Es imposible hacer X», aplicaríamos el marc o « c o m o si» y le p r e g u n t a r í a m o s : « ¿ Q u é pasaría si pudieras hacer X?», «Actúa c o m o si pudieras hacer X. ¿ C ó m o sería?» o «Si (ya) pudieras hacer X, ¿qué estarías haciendo?» Por ejemplo, si el ejecutivo d e u n a compañía n o fuera capaz de describir cuál sería su estado deseado en relación c o n d e t e r m i n a d o proyecto, un m e n t o r le podría preguntar: Imagina que h a n pasado cinco años. ¿Qué ha cambiado? Actuar « c o m o si» nos permite d e s p r e n d e r n o s de la percep-

155

ción presente d e los c o n s t r e ñ i m i e n t o s d e la realidad y utilizar la imaginación c o n m a y o r plenitud. Activa nuestra capacidad innata para imaginar y suponer. También n o s ayuda a liberarnos d e las limitaciones de nuestra historia personal, de n u e s t r o s sistemas de creencias y d e n u e s t r o «ego». En realidad, n o s ayuda a identificar y utilizar la noción d e «Yo» c o m o función en lugar d e como rígida nominalización. Muchos d e los procesos y técnicas d e la Programación Neurolingüística aplican el marco « c o m o si». En el proceso d e creación de objetivos, resultados y s u e ñ o s , p o r ejemplo, a c t u a m o s primero «como si» fueran posibilidades. Creamos imágenes d e ellos y las visualizamos con los ojos d e la m e n t e , d a n d o a esas imágenes las cualidades q u e deseamos q u e tengan. Luego c o menzamos a darles vida « c o m o si» ya estuviéramos experimentando y practicando los c o m p o r t a m i e n t o s específicos q u e se corresponden con esos s u e ñ o s y objetivos. El marco « c o m o si» es d e gran importancia para la creación de un espacio en el q u e sea posible comenzar a estimular la n e u rología que p u e d e apoyar la consecución de n u e s t r o s deseos. Milton Erickson solía repetir que «Puedes imaginar y d o m i n a r lo que quieras». El marco « c o m o si» constituye u n a h e r r a m i e n t a clave para mentores y consejeros. El ejercicio siguiente aplica el marco «como si» considerándolio u n m e d i o para ayudar a la superación de creencias limitadoras.

Ejercicio «Como

si»

1. El explorador pensará en algún objetivo o situación acerca de los cuales tenga alguna d u d a . Expresará verbalm e n t e la creencia limitadora a s u mentor. P o r ejemplo: «No es posible para m í . . . » , «No soy capaz d e . . . » , «No me merezco...» 2

- El m e n t o r animará respetuosamente al explorador a decir cosas tales c o m o :


156

EL PODER DE LA PALABRA

«¿Qué sucedería si eso fuera posible/fueras cerlo/lo merecieras?» «Actúa "como si" eso fuera posible/fueras lo/lo merecieras. ¿Cómo sería?»

capaz de ha-

capaz de hacer-

«Imagina que ya has tratado con todas las cuestiones relacionadas con tu creencia de que eso no es posible/no eres capaz de hacerlo/no lo mereces. ¿Qué pensarías, harías o creerías deforma diferente?» 2. Si surgen otras objeciones o interferencias p o r parte del explorador, el m e n t o r seguirá p r e g u n t a n d o : «Actúa "como si" y a hubieras tratado con esa objeción/interferencia. ¿Cómo responderías defonna diferente?»

i

6

La estructura básica de las creencias


Estructura lingüística de las creencias

El propósito principal de n u e s t r a s creencias y de n u e s t r o s sistemas de creencias es vincular valores fundamentales con otras partes de nuestra experiencia y con n u e s t r o s m a p a s del m u n d o . Como ya h e señalado a n t e r i o r m e n t e , la declaración d e la creencia en que «El éxito requiere trabajar duro» vincula el valor «éxito» con una clase concreta d e actividad («trabajar d u r o » ) . En cambio, la afirmación de que «El éxito requiere buena suerte» vincula el m i s m o valor con otra causa («buena suerte»). C o m o demuestran ambas afirmaciones, las creencias s o n básicamente declaraciones sobre las relaciones entre diversos elementos de nuestra experiencia. Lingüísticamente h a b l a n d o , las creencias se expresan p o r lo general en forma de patrones verbales conocidos c o m o «equivalencias complejas» y «causas-efectos». Las equivalencias complejas son afirmaciones lingüísticas que implican «equivalencias» entre distintos aspectos de nuestra experiencia. («A=B» o «A significa B»). Esta clase de patrón d e lenguaje es n o r m a l m e n t e utilizado para formular definiciones de valores, así c o m o para establecer evidencias destinadas a d e t e r m i n a r si los valores h a n sido satisfechos o violentados. «Un corazón que late en reposo a 0 Pulsaciones p o r m i n u t o es u n corazón sano», «Tener m u c h o "ero significa que has alcanzado el éxito» o «Amar significa n o tener que decir n u n c a "lo s i e n t o ' » son ejemplos d e equivalencias p l e j a s que reflejan creencias. Corn

bra '~ ^ ^ de causa-efecto (caracterizadas p o r palaen> ° ° u s a » , «hace», «obliga», «conduce a», «resulta ' tc.) vinculan causalmente valores con otros aspectos de aS

C

e

a

m

r m a c

< < c a

o n e s


160

EL PODER DE LA PALABRA

La estructura básica de las creencias

nuestra experiencia. Estas estructuras lingüísticas se utilizan para definir las causas y las consecuencias del logro de determin a d o s valores. «Pronto a la cama y p r o n t o en pie hacen al hombre s a n o , rico y sabio», la frase clásica d e Benjamín Franklin constituye u n a afirmación de factores causales que c o n d u c e n al logro de d e t e r m i n a d o s valores. Los d i c h o s d e q u e «el p o d e r corrompe» o «el a m o r sana» constituyen afirmaciones relacionadas con las consecuencias d e la expresión de d e t e r m i n a d o s va-j lores.

terio, por ejemplo, p o d r á revestir la forma d e alguna otra generalización o nominalización. En la afirmación «Está mal de salud. Debe odiarse realmente a sí m i s m o » , q u i e n la formula implica que «mala salud» es, d e algún m o d o , s i n ó n i m o de «odiarse a sí m i s m o » . En su m a p a del mundo, ambas experiencias s o n en cierta m e d i d a «lo m i s m o » (a pesar de que p r o b a b l e m e n t e n o tengan relación alguna en realidad). Las siguientes afirmaciones serían otros ejemplos d e «equivalencias complejas»: «Pensar o actuar fuera de las n o r m a s sociales significa que eres m e n t a l m e n t e inestable», «Seguridad significa tener p o d e r para luchar contra fuerzas hostiles», o «Si hablas poco, eso tiene que significar que tienes poco que decir».

Trabajo d u r o M u c h o dinero Causa o evidencia

causas O Medios

Éxito Valor o criterio

Las creencias vienen por lo general expresadas en forma de equivalencias complejas o causas-efectos. Las equivalencias complejas y las generalizaciones acerca de causa y efecto constituyen estructuras fundamentales a partir d e las cuales c o n s t r u i m o s n u e s t r o s m a p a s del m u n d o .

Equivalencia

compleja

La equivalencia compleja implica hablar d e dos o m á s experiencias c o m o si se trataran d e lo m i s m o , es decir, c o m o si fueran «equivalentes». Las equivalencias complejas están lejanamente e m p a r e n t a d a s con las equivalencias d e criterio, a u n q u e son distintas d e ellas. Las equivalencias d e criterio se establecen en forma d e evidencias basadas en los sentidos para d e t e r m i n a d o valor o criterio. Implican «fragmentar hacia abajo», hacia indicadores específicos d e algún valor o criterio. U n a equivalencia compleja es más u n a «definición» q u e u n «procedimiento de evidencia». El proceso se asemeja más a u n a fragmentación lateral q u e hacia abajo. Una equivalencia compleja para d e t e r m i n a d o valor o en-

161

Toda declaración establece u n a especie d e «equivalencia» entre dos términos. Definidos tal vez m á s acertadamente c o m o «equivalencias simplistas», el peligro d e estas declaraciones consiste en q u e , en ellas, u n a relación compleja, d e estructura p r o funda, se sobresimplifica hasta el nivel d e estructura superficial. Como sentenció Einstein: «Todo debe simplificarse tanto c o m o s e a posible, pero u n p o c o m e n o s » . Nuestras «interpretaciones» de acontecimientos y experiencias proceden del establecimiento y de la aplicación d e paquetes de equivalencias completas. E n el lado positivo, las conexiones establecidas p o r a l g u n a s interpretaciones a y u d a n a simplificar o explicar relaciones complejas. En el lado problemático, las equivalencias complejas distorsionan o sobresimplifican relaciones sistémicas. Los pacientes (así c o m o s u s familias), p o r ejemplo, tienden a interpretar s u s s í n t o m a s de forma m u y negativa, o d e un m o d o q u e contribuye al m a n t e n i m i e n t o del síntoma. Desde la perspectiva d e El poder de la palabra, la cuestión n o estriba tanto en si u n o ha e n c o n t r a d o o n o la equivalencia compleja «correcta», sino en si u n o consigue o n o e n c o n t r a r interpretaciones susceptibles d e ofrecer u n a nueva perspectiva, u n nuevo mapa del m u n d o o Lina nueva forma d e p e n s a r que difiera de la que ha creado y m a n t i e n e el problema de q u e se trate.


Causa

La estructura básica de las creencias

E L PODER DE LA PALABRA

162

y

efecto

La p e r c e p c i ó n d e c a u s a y efecto es la base d e n u e s t r o m o d e l o del m u n d o . El a n á l i s i s , la i n v e s t i g a c i ó n y el m o d e l a d o eficaz d e cualq u i e r t i p o r e q u i e r e n la i d e n t i f i c a c i ó n d e las causas q u e subyacen e n los f e n ó m e n o s o b s e r v a b l e s . Las c a u s a s s o n los e l e m e n t o s suby a c e n t e s r e s p o n s a b l e s d e la c r e a c i ó n y el m a n t e n i m i e n t o d e det e r m i n a d o f e n ó m e n o o s i t u a c i ó n . La r e s o l u c i ó n exitosa de conflictos, p o r e j e m p l o , s e b a s a e n e n c o n t r a r y tratar la(s) causa(s) de d e t e r m i n a d o s í n t o m a o c o n j u n t o d e s í n t o m a s . Lo q u e identificam o s c o m o c a u s a d e u n e s t a d o d e s e a d o o d e u n e s t a d o problema d e t e r m i n a d ó n d e a p l i c a r e m o s n u e s t r o s esfuerzos. P o r e j e m p l o , si c r e e s q u e d e t e r m i n a d a alergia está causada p o r u n « a l é r g e n o » e x t e r n o , t r a t a r á s d e evitarlo. Si crees q u e la alergia s e d e b e a la d e s c a r g a d e « h i s t a m i n a s » , t o m a r á s «antihist a m í n i c o s » . Si c r e e s q u e la c a u s a d e esa alergia es el «estrés», trat a r á s d e r e d u c i r l o . Y así s u c e s i v a m e n t e . N u e s t r a s c r e e n c i a s s o b r e causa y efecto están reflejadas en el p a t r ó n l i n g ü í s t i c o d e «causa-efecto», e n el cual está implícita o explícita la r e l a c i ó n c a u s a l e n t r e d o s experiencias o fenómenos con d e s c r i p c i ó n v e r b a l . C o m o s u c e d e c o n las equivalencias complejas, tales r e l a c i o n e s p u e d e n o n o ser acertadas o válidas al nivel de est r u c t u r a p r o f u n d a . P o r e j e m p l o , en la afirmación «Criticarle le h a r á r e s p e t a r l a s r e g l a s » n o está n a d a claro d e q u e m o d o , en conc r e t o , la a c c i ó n d e criticarle hará que el criticado desarrolle respet o p o r l a s reglas. Tal a c c i ó n p o d r í a t a m b i é n tener c o m o resultado el efecto e x a c t a m e n t e c o n t r a r i o . Esta clase de afirmación deja sin especificar m u c h o s e s l a b o n e s i m p o r t a n t e s e n potencia. P o r s u p u e s t o , c o n ello n o q u i e r o decir q u e n i n g u n a declarac i ó n d e c a u s a y efecto sea valida. Algunas son válidas, pero inc o m p l e t a s . O t r a s t i e n e n v a l i d e z , p e r o solo en ciertas condiciones. De h e c h o , l a s d e c l a r a c i o n e s d e causa y efecto son modalidades v e r b a l e s s i n especificar. El principal peligro con ellas consiste en la i m p l i c a c i ó n d e q u e la relación q u e esta siendo definida sea f r a n c a m e n t e s i m p l e y m e c á n i c a . Habida cuenta de que los siste m a s c o m p l e j o s e s t á n f o r m a d o s p o r n u m e r o s o s vínculos m u t m e n t e c a u s a l e s ( p o r e j e m p l o , el sistema nervioso h u m a n o ) . u a

11111

163

chos fenómenos s o n el resultado d e causas múltiples, más q u e d e una sola. Además d e t o d o ello, cada u n o d e los elementos implicados en una cadena d e causa-efecto p u e d e tener su propia «energía colateral», es decir, q u e cada u n o d e ellos tiene su propia fuente de energía y n o r e s p o n d e de forma p r e d e t e r m i n a d a . Eso hace que los sistemas sean m u c h o m á s complejos, d a d o q u e la energía n o fluye a través d e ellos d e forma d e t e r m i n a d a y mecánica. Gregory Bateson señaló q u e si le das u n p u n t a p i é a u n a pelota, p o d r á s calcular con bastante exactitud d o n d e irá a caer, en función del ángulo de i m p a c t o , de la fuerza del m i s m o , de la fricción del suelo y del aire, etc. Si, p o r el contrario, le das u n p u n t a p i é a u n perro con el m i s m o á n g u l o , la m i s m a fuerza, sobre el m i s m o terreno, etc., resultará m u c h o m á s difícil p r e d e t e r m i n a r cuál será el resultado, y es q u e el perro tiene su propia «energía colateral». Las causas s o n a m e n u d o m e n o s evidentes y a m p l i a s y m á s sistémicas en su naturaleza q u e el s í n t o m a o el f e n ó m e n o particular que es e x p l o r a d o o estudiado. Un descenso en los beneficios o en la p r o d u c t i v i d a d , p o r ejemplo, p u e d e ser el resultado d e algo relacionado con la competencia, la organización, el liderazgo, los cambios en el mercado, los cambios en la tecnología, los canales de c o m u n i c a c i ó n o c u a l q u i e r otra cosa. I Ocurre lo m i s m o en el caso de m u c h a s de nuestras creencias relacionadas con la realidad física. N o p o d e m o s ver, oír o sentir las partículas atómicas interactuando entre sí, c o m o tampoco percibimos directamente las fuerzas «gravitacional» o «electro"wg'iética». Tan solo p o d e m o s percibir y medir s u s resultados, ostulamos el c o n c e p t o imaginario «gravitación» para explicar °s efectos. C o n c e p t o s tales c o m o «gravedad», «electromagnetiso». «átomos», «causa y efecto», «energía», e incluso «tiempo» «espacio» son, en gran medida, elaboraciones arbitrarias que fgieron de nuestra imaginación (y no del m u n d o exterior) para •^egorizai- y poner orden a nuestra propia experiencia sensorial. 'bert Einstein escribió: A

^ '° claramente que ciertos conceptos, como el de usalidad, no pueden ser deducidos de la experiencia maU m e

Ca

v


164

EL PODER DE LA PALABRA

terial por medio de métodos lógicos... Todos los conceptos, incluso los más próximos a la experiencia, proceden del punto de vista de convenciones lógicas libremente elegidas. Lo que Einstein n o s dice es que nuestros sentidos n o percib e n realmente las cosas c o m o «causas», p u e s t o q u e lo único que p u e d e n percibir es que primero sucede u n acontecimiento e inm e d i a t a m e n t e s u c e d e otro. Por ejemplo, p o d e m o s percibir una secuencia de acontecimientos c o m o : «Un h o m b r e corta u n árbol c o n u n hacha» y luego «el árbol cae», o «Una mujer le dice algo a u n niño» y luego «el niño comienza a llorar», o «Hay un eclipse d e Sol» y luego « u n terremoto el día siguiente». Según Einstein, p o d e m o s decir que «el h o m b r e hizo que el árbol cayera», q u e «La mujer hizo llorar al n i ñ o » , o q u e «El eclipse causó el ter r e m o t o » , pero lo q u e es percibido es tan sólo la s e c u e n c i a de los acontecimientos. La «causa» es u n a elaboración interna librem e n t e elegida q u e aplicamos a la relación que h e m o s percibido. Por ejemplo, t a m b i é n p o d r í a m o s decir: «La gravedad causa que los árboles caigan», «Las expectativas n o c u m p l i d a s del niño le hicieron llorar» o «Las fuerzas i n t e r n a s d e la Tierra causaron el terremoto», d e p e n d i e n d o d e qué marco d e referencia decidamos elegir. El a r g u m e n t o de Einstein consiste en que las reglas básicas q u e utilizamos para operar en el m u n d o , así c o m o las reglas seg ú n las cuales el p r o p i o m u n d o opera, n o son observables en el c o n t e n i d o d e nuestra experiencia. C o m o él m i s m o señaló, «Una teoría p u e d e ser c o m p r o b a d a p o r la experiencia, pero n o hay m o d o de formular u n a teoría a partir de la experiencia». Este mismo dilema es de aplicación con igual rigor a la psicología, a la neurología y probablemente a cualquier otra área de actividad humana. C u a n t o más nos aproximamos a las relaciones y n o r m a s primarias que determinan y rigen nuestra experiencia, mas lejos estamos d e cualquier cosa que sea directamente perceptible' No podemos experimentar físicamente los principios y las normas q u e generan nuestro comportamiento y nuestras experiencias, sino tan sólo sus efectos. Por ejemplo, si el cerebro trata de percibirse sí mismo, habrá inevitablemente algunos p u n t o s ciegos.

La estructura básica de las creencias

165

Tipos de causas Según el filósofo g r i e g o Aristóteles (Últimos analiticos) hay cuatro tipos básicos d e c a u s a s a ser t o m a d a s en consideración en cualquier i n v e s t i g a c i ó n y análisis: 1) causas «antecedentes», «necesarias» o « p r e c i p i t a n t e s » ; 2 ) c a u s a s «constrictivas» o «eficientes»; 3) causas «finales» y 4) causas «formales». 1. C a u s a s p r e c i p i t a n t e s Sucesos p a s a d o s , acciones o decisiones que influyen en el estado p r e s e n t e del sistema a través de u n a cadena lineal de a c c i ó n - r e a c c i ó n . Pasado

Presente

Causa precipitante

C a d e n a lineal de a c o n t e c i m i e n t o s que c o n d u c e al presente

Causa precipitante 2. C a u s a s c o n s t r i c t i v a s Relaciones p r e s e n t e s , presuposiciones y condiciones circ u n d a n t e s q u e m a n t i e n e n el estado presente del sistema ( i n d e p e n d i e n t e m e n t e d e c ó m o haya llegado allí). Presente Condiciones circundantes

I Presuposiciones

Estado V Presente

Causas constrictivas

Relaciones

Causas constrictivas


166

La estructura básica de las creencias

EL PODER DE LA PALABRA

3 . C a u s a s finales Objetivos futuros, resultados o visiones que guían o influyen en el estado presente del sistema y confieren sentido, relevancia y propósito a las acciones en curso. Futuro

Presente

Estado \ presente j

Influencia n o lineal q u e c o n d u c e al estado presente

Causa final

4. C a u s a s formales Definiciones y percepciones d e algo, p o r ejemplo, presuposiciones básicas y m a p a s mentales. Buscar causas precipitantes nos c o n d u c e a ver el problema o el resultado c o m o consecuencia d e acontecimientos y experiencias del pasado. Buscar causas constrictivas nos c o n d u c e a percibir el problema o el resultado c o m o algo fruto d e las condiciones en curso, dentro de las cuales ocurre la situación actual. Considerar causas finales nos lleva a percibir el problema o el resultado como consecuencia de los motivos y las intenciones de los implicados. Tratar d e descubrir las causas formales d e u n problema o resultad o nos conduce a verlo c o m o u n a función de las definiciones y presuposiciones que estamos aplicando a la situación. Claramente, lo m á s probable es que tomar cualquiera de estas causas c o m o la explicación única y completa del producto final c o n d u z c a a u n a imagen incompleta. En la ciencia de nuestros días t e n d e m o s a buscar causas mecánicas, a las que Aristóteles se refería c o m o causas «antecedentes» o precipitantes. Cuando est u d i a m o s científicamente u n fenómeno, t e n d e m o s a buscar la cadena lineal d e causa y efecto que lo produjo. Por ejemplo- d e

167

cimos que «nuestro universo fue causado p o r el Big Bang, q u e ocurrió hace miles de millones de años», q u e «el SIDA está causado por un virus que penetra en el c u e r p o y actúa sobre el sistema inmunitario», o q u e «esta organización tiene éxito p o r q u e dio los pasos concretos en los m o m e n t o s precisos». Se trata d e esclarecimientos sin d u d a útiles e i m p o r t a n t e s , pero q u e n o necesariamente nos c u e n t a n toda la historia d e los fenómenos a los que se refieren. Identificar causas constrictivas implica e x a m i n a r q u é m a n tiene la estructura presente del f e n ó m e n o , con i n d e p e n d e n c i a de lo que lo haya llevado hasta ahí. P o r ejemplo, ¿cómo es que m u chas de las personas infectadas p o r el virus del SIDA n o m a n i fiestan ningún síntoma? Si el universo se ha estado e x p a n d i e n d o después del Big Bang, ¿qué es lo q u e d e t e r m i n a e l r i t m o al q u e se está expandiendo en la actualidad?, ¿qué es lo que le impedirá seguir expandiéndose? ¿Cuáles s o n las restricciones (o la ausencia de ellas) que p o d r í a n provocar la caída o el despegue d e u n a organización, con i n d e p e n d e n c i a de su historia? Buscar causas finales implica explorar l o s objetivos o fines potenciales de esos fenómenos con respecto al resto d e la Naturaleza. Por ejemplo, ¿es el SIDA simplemente u n azote, u n a lección o un proceso evolutivo? ¿Juega Dios a los dados c o n el universo, o se dirige éste hacia alguna parte? ¿Cuáles s o n las visiones y los objetivos que hacen q u e u n a organización tenga éxito? Identificar las causas formales del «universo», de una «organización exitosa» o del «SIDA» implicaría examinar muestras presuposiciones e intuiciones básicas sobre el fenómeno en cuestión. ¿A qué nos referimos exactamente al hablar d e «universo», «organización» o «SIDA»? ¿ Q u é estamos p r e s u p o n i e n d o acerca d e su estructura y su «naturaleza»? (Ésta fue la clase d e preguntas que ó a Albert Einstein a reformular p o r completo nuestra percepo n del tiempo, del espacio y d e la estructura del universo.) e v

cl

^ afluencia de ¡as causas

formales

n varios aspectos, nuestro lenguaje, nuestras creencias y nuestros °s del m u n d o funcionan c o m o «causas formales» de núese


168

EL PODER DE LA PALABRA

La estructura básica de las creencias

tra realidad. Las causas formales están relacionadas con nuestras definiciones fundamentales de un fenómeno o u n a experiencia. El m i s m o concepto d e «causa» es u n a modalidad d e «causa formal». C o m o el p r o p i o t é r m i n o implica, las «causas formales» est á n a s o c i a d a s m á s b i e n c o n la «forma» q u e c o n el c o n t e n i d o . La «causa formal» d e u n f e n ó m e n o es la q u e da la definición d e su c a r á c t e r esencial. P o d r í a m o s decir q u e la «causa formal» de u n ser h u m a n o , p o r e j e m p l o , s o n las relaciones d e estructura profunda codificadas e n el ADN. Las causas formales están también í n t i m a m e n t e relacionadas con el lenguaje y c o n los m a p a s mentales e n los q u e c r e a m o s n u e s t r a s realidades y que conceptualiz a n y e t i q u e t a n n u e s t r a experiencia.

nes e intuiciones acerca d e ese problema o resultado. Identificar jas causas formales d e l «liderazgo», d e u n a «organización exitosa» o de la «alineación» implicaría examinar nuestras definiciones, presuposiciones e intuiciones acerca d e esos fenómenos. •Qué es lo que q u e r e m o s decir, exactamente, al hablar d e «liderazgo», de «organización exitosa», o d e «alineación»? ¿ Q u é estamos p r e s u p o n i e n d o acerca de su estructura y de su «naturaleza»?

P o r ejemplo, a la estatua de b r o n c e d e u n animal con crines, c u a t r o patas, cascos y cola la l l a m a m o s «caballo», p o r q u e exhibe la forma o las características «formales» que hemos asociado con la p a l a b r a y el c o n c e p t o d e «caballo». Decimos que «la bellota se ha c o n v e r t i d o en u n r o b l e » , p o r q u e definimos c o m o «roble» a algo q u e tiene tronco, r a m a s y hojas de d e t e r m i n a d a forma. En cons e c u e n c i a , i n d a g a r e n las c a u s a s formales constituye u n o d e los m e c a n i s m o s p r i m a r i o s d e El poder de la palabra. Las causas formales d i c e n en realidad m á s acerca de quien p e r c i b e q u e sobre el f e n ó m e n o q u e está s i e n d o percibido. Identificar causas formales implica desvelar n u e s t r a s presuposiciones y n u e s t r o s m a p a s m e n t a l e s básicos acerca del tema de que se trate. C u a n d o u n artista c o m o Picasso coloca el manillar d e una bicicleta j u n t o al sillín p a r a c o n s t r u i r la cabeza d e u n «toro», recur r e a las «causas formales» d e b i d o a q u e está t r a t a n d o con los e l e m e n t o s esenciales d e la forma de algo. Esta clase d e causa está relacionada c o n lo que Aristóteles den o m i n ó «intuición». Antes d e q u e p o d a m o s comenzar a investig a r algo c o m o el «éxito», la «alineación» o el «liderazgo», deber e m o s tener clara la idea de que ese fenómeno tal vez n o exista. P o r e j e m p l o , identificar «líderes eficaces» q u e m o d e l a r implica t e n e r la intuición d e q u e tales individuos son, en realidad, ejemp l o s para lo q u e estamos b u s c a n d o . Buscar las causas formales d e u n problema o resultado, p ejemplo, implica e x a m i n a r n u e s t r a s definiciones, presuposicio-

o r

169

El investigador q u e quería entrevistar a personas que habían experimentado «remisiones» de cánceres terminales, para descubrir patrones en su proceso de sanación, constituye u n b u e n ejemplo de la influencia de las causas formales. Consiguió permiso d e las autoridades locales para recopilar datos del centro regional de registro de datos médicos. Sin embargo, c u a n d o se presentó ante la operadora del o r d e n a d o r para obtener los nombres de las personas en remisión, ésta le dijo que n o le podía facilitar aquella información. El investigador le aseguró que disponía de la autorización pertinente, a lo q u e ella le respondió que ése no era el problema. Lo que sucedía era q u e el ordenador n o tenía u n a categoría para «remisiones». E n t o n c e s él le preguntó si le podía facilitar la relación de todas las p e r s o n a s a las que se hubiera diagnosticado u n cáncer terminal d u r a n t e los diez o doce años anteriores, a lo que la operadora le respondió que sí. Luego le pidió si le podía facilitar la relación de personas fallecidas de cáncer d u r a n t e el m i s m o periodo. La comparación d e ambas listas p u s o en evidencia que había varios centenares de personas a las que se había diagnosticado u n cáncer terminal, pero q u e n o habían m u e r t o . Tras eliminar a quienes habían cambiado de domicilio o habían m u e r t o p o r otras causas, el investigador acabó con u n a relación de más de doscientas personas en «remisión», pero que habían escapado a los filtros del centro de registro de dalos simplemente p o r q u e n o se había estaecido una categoría para ellas. Debido a que estas personas n o tenían «causa formal», n o existían para el ordenador del centro. Algo parecido s u c e d i ó con otro g r u p o d e investigadores, interesados en estudiar el fenómeno d e la remisión. Entrevistaron j ^ ° - ' c o s para averiguar n o m b r e s e historiales d e p e r s o n a s q u e j n remitido d e a l g u n a enfermedad terminal. Sin e m b a r g o , médicos insistían en que n o tenían pacientes así. Al princie

l e r a


170

EL PODER DE LA PALABRA

La estructura básica de las creencias

pió, los investigadores se resignaron a creer q u e tal vez la remisión fuera u n incidente de m u c h o m e n o r cuantía d e la q u e ellos creían, hasta q u e a u n o de ellos se le ocurrió p r e g u n t a r a los médicos si tenían pacientes que h u b i e r a n e x p e r i m e n t a d o «recuperaciones notables» en vez de «remisiones», a lo q u e respondieron de i n m e d i a t o : «¡Oh, sí, t e n e m o s m u c h o s de ésos!» Las causas formales son en ocasiones las m á s difíciles de identificar, p o r q u e pasan a formar parte de las presuposiciones y premisas subconscientes desde las q u e o p e r a m o s , c o m o el agua en la q u e n a d a el pez.

El p o d e r d e la p a l a b r a y la estructura

de las

creencias

En resumen, las equivalencias complejas y las declaraciones de causa-efecto constituyen los elementos básicos d e construcción de n u e s t r a s creencias y d e n u e s t r o s sistemas de creencias. Son la base a partir de la cual decidimos n u e s t r a s acciones. Afirmaciones c o m o «si X = Y, haz Z» implican iniciar u n a acción causal, basada en la percepción d e u n a equivalencia. Es esta clase de estructuras la q u e , en última instancia, d e t e r m i n a de q u é modo aplicamos d e forma concreta lo q u e sabemos. De acuerdo a los principios de El poder de la palabra, para que «estructuras profundas» c o m o los valores (más abstractos y subjetivos) lleguen a alcanzar el entorno tangible en forma de comportamientos concretos, deben estar vinculadas a través d e las creencias a procesos y capacidades cognitivos específicos. En algún nivel, debe ser atendida cada u n a de las causas aristotélicas.

1. « ¿ C ó m o , e n concreto, defines la cualidad o la entidad que valoras?» «¿Con q u é otras cualidades, criterios y ' lores está relacionada esta cualidad o entidad?» (Causas formales.) v a

2. «¿Qué es lo q u e causa o crea esta cualidad?» (Causas precipitantes.)

3. «¿Qué consecuencias o resultados producirá ese valor?» «¿Adonde conduce?» ( C a u s a s finales.) 4. «¿De q u é m o d o , en concreto, sabes q u e determinado comportamiento o experiencia encaja con u n criterio o valor particular?» «¿Qué valores y experiencias específicos acompañan a ese criterio o valor?» (Causas constrictivas.) Por ejemplo, u n a persona p u e d e definir el «éxito» c o m o «logro» y «autosatisfacción». La persona tal vez crea q u e el «éxito» proviene de «dar lo mejor de s í » , y q u e c o n d u c e a la «seguridad» y al «reconocimiento p o r parte d e otros». La persona sabrá que ha alcanzado el éxito c u a n d o «note cierta sensación» en su «pecho y estómago». (Causas formales) Por e j e m p l o , « L o g r o » , «Autosatisfacción»

Definición

(Causas precipitantes)

Qué es ¿Con qué mas se relaciona?

Valores o criterios

(Causas finales) |Definidón^>

Por e j e m p l o . Éxito

¿Qué lo causa?

Evidencias

Por e j e m p l o , «Dar lo m e j o r d e s í »

Así p u e s , las creencias s o n respuestas a preguntas como:

171

¿Cómo sabes que has llegado?

¿Adonde

conduce?

Por ejemplo, «Seguridad» «Reconocimiento p o r parte d e otros»

Por e j e m p l o , «Una sensación en el c o r a z ó n y en el e s t ó m a g o »

(Causas constrictivas) Las creencias conectan valores a diversos aspectos de nuestra experiencia


Líi estructura

E L PODER DE LA PALABRA

Está claro q u e las creencias del individuo e n relación con sus valores fundamentales determinarán su «mapa mental» con resp e c t o a e s o s valores y, por consiguiente, c o n el m o d o e n que esa p e r s o n a tratará de manifestarlos. Para poder enseñar o establecer v a l o r e s a d e c u a d a m e n t e , para que las personas actúen dentro de u n sistema de forma coherente con los valores fundamentales d e é s t e , deberán compartir en cierta medida determinadas creencias y valores. Los patrones de Eí poder de la palabra pueden ser considerad o s c o m o operaciones verbales que cambian o reencuadran los diversos elementos y vínculos que c o n s t r i ñ e n las equivalencias complejas y las causas-efectos, que dan forma a las creencias y a I declaraciones de creencias. Todos los patrones de El poder de I V labra giran en torno a una utilización del lenguaje encaminada^ relacionar y vincular diversos aspectos de nuestra experiencia y nuestros mapas del m u n d o c o n los valores fundamentales. a5

a

a

creencias

173

En el modelo de El poder de la palabra, una «declaración de creencia» completa debe contener, c o m o m í n i m o , una afirmación de equivalencia completa o de causa-efecto. Por ejemplo, una verbalización c o m o «No les importo a los demás» n o c o n s tituye una plena «declaración de creencia». Es una generalización relacionada c o n el valor de «importar», pero n o llega a revelar las creencias asociadas con ella. Para averiguar las creencias relacionadas c o n esta generalización d e b e r e m o s preguntar: «¿Cómo sabes que a los demás no les importas?», «¿Qué hace que te ignoren?», «¿Cuáles son las consecuencias de que n o les importes a l o s demás?», «¿Qué significa q u e n o l e s importes a los demás?»

Para que u n valor s e convierta en operativo, todo el sistema de creencias debe ser especificado en un grado u otro. Por ejemp l o , para que un valor c o m o la «profesionalidad» se materialice e n u n c o m p o r t a m i e n t o , es necesario construir creencias acerca de l o que es la profesionalidad (los «criterios» para la profesion a l i d a d ) , de c ó m o sabes q u e está s i e n d o materializado (las «equivalencias de criterio»), qué l o causa y adonde conduce. En la d e t e r m i n a c i ó n del m o d o e n que actuará la persona, estas creencias s o n tan significativas c o m o el propio valor. Por e j e m p l o , d o s personas p u e d e n compartir el valor «seguridad». Una de ellas, sin embargo, tal vez crea que la seguridad proviene de «ser más fuerte que tus enemigos», mientras que la otra p i e n s e q u e este valor e s consecuencia de «comprender y resp o n d e r a las i n t e n c i o n e s positivas de quienes n o s amenazan». A m b a s personas buscarán la seguridad por caminos m u y distint o s . I n c l u s o e s probable q u e s u s planteamientos parezcan contradictorios. La primera buscará la seguridad por m e d i o de la acum u l a c i ó n de poder, tratando de tener un «palo más grande» que el d e q u i e n e s percibe c o m o s u s e n e m i g o s . La otra, e n cambio, tratará de satisfacer el m i s m o valor a través de la comunicación, de la recopilación de información y de la búsqueda de opciones.

básica de las

Tales creencias son a menudo desveladas por medio de expresiones «conectivas», c o m o «porque», «siempre q u e » , «si», «después de que», «por consiguiente», etc. Por ejemplo: « N o les importo a los demás porque...», « N o les importo a los d e m á s si...», «No les importo a los demás, por consiguiente...» Una vez más y desde la perspectiva de la Programación N e u rolingüística, la cuestión n o es tanto que u n o haya dado o n o c o n la creencia de causa-efecto «correcta», c o m o qué clase de resultados prácticos es u n o capaz de alcanzar actuando « c o m o si» esa equivalencia o esa relación causal existieran realmente.

Auditoría de

valores

El propósito de nuestras creencias consiste e n guiarnos e n áreas en las que n o c o n o c e m o s la realidad. Ésta es la razón por la cual las creencias ejercen una influencia tan profunda en nuestras Percepciones y en nuestras visiones de futuro. Para alcanzar resultados y manifestar nuestros valores, d e b e m o s creer que algo Puede suceder, aunque n o estemos seguros de ello. La Auditoría de valores es una herramienta que aplica co' lingüísticos para ayudar a definir y establecer creencias ^ l i o n a d a s con el establecimiento y la manifestación de liza ^ ^ * l e s . El proceso de «auditoría» de valores utisugerencias verbales y palabras clave para garantizar que se c

j

V o s

a v

c

r e

a c

V a

0

U n c

a m e n t a


EL PODER DE LA PALABRA

La estructura básica de las creencias

haya explorado p o r c o m p l e t o el sistema sustentador de las creencias necesarias para p o n e r los valores en acción. C o n s t r u i m o s y reforzamos nuestras creencias y nuestros valores b a s á n d o n o s en m a p a s cognitivos, experiencias referentes, apoyo relacional y d e m á s herramientas disponibles. Todo ello constituye las «razones» por las q u e creemos de entrada en algo. Tanto para reforzar n u e s t r a s propias creencias con respecto a n u e s t r o s valores y objetivos, c o m o para influir sobre las creencias d e otras p e r s o n a s , necesitaremos identificar esas «buenas razones» para creer en esos valores y objetivos. C u a n t a s más razones tengamos para creer en algo, m á s probable será que cream o s en ello. Esto implica descubrir y facilitar las respuestas a varias preguntas i m p o r t a n t e s sobre el « c ó m o » :

Lingüísticamente h a b l a n d o , los distintos tipos de causas aristotélicas están reflejados en algunas expresiones clave c o n o cidas c o m o «conectivos», es decir, palabras o frases que u n e n una idea con otra, tales c o m o :

174

a) ¿Es eso deseable? ¿Por q u é es deseable? b ) ¿Es posible conseguirlo? ¿Por q u é es posible? c) ¿Cuál es el c a m i n o que debe seguirse para conseguirlo? ¿Por qué es ése el c a m i n o adecuado? d ) ¿Soy ( s o m o s ) capaz (capaces) de completar ese camino? ¿Por qué soy (somos) capaz (capaces) de completarlo? e) ¿Merezco (merecemos) completar ese c a m i n o y conseguir lo q u e d e s e o (deseamos)? ¿Por que lo merezco (merecemos)? Según Aristóteles, r e s p o n d e r a esta clase d e preguntas implica descubrir las «causas» subyacentes relacionadas con diversas cuestiones. En otras palabras, se trata d e descubrir: a) b) c) d) e)

Qué Qué Qué Qué Qué

causa q u e sea deseable. causa q u e sea posible. causa q u e ese c a m i n o sea el a d e c u a d o . m e ( n o s ) hace capaz (capaces). m e (nos) hace merecedor (merecedores).

porque mientras en el lo mismo que

antes de siempre que sí por consiguiente

después de de modo que a pesar de

Conectivos A través d e esta clase de palabras «conectivas», relacionamos unas ideas con otras, así c o m o valores con experiencias. Por ejemplo, si tuviésemos que formular u n a declaración de valor como «aprender es i m p o r t a n t e » , d e b e r í a m o s ir más allá y averiguar alguna «causa» q u e nos Heve a esa conclusión. Podríamos decir, por ejemplo: «Aprender es i m p o r t a n t e p o r q u e te ayuda a crecer y a sobrevivir». En este caso, s e h a establecido u n v í n c u l o importante entre u n a consecuencia (o «causa final») relacionada con el aprendizaje. Es posible utilizar distintas palabras conectivas para explorar o «auditar» las distintas «causas» relacionadas c o n d e t e r m i n a d o valor o criterio. Un m é t o d o sencillo consiste en elegir cualquier valor y recorrer sistemáticamente con él todos los conectivos, con el fin de descubrir cualquier otra asociación o presuposición de apoyo. Por ejemplo, si u n a persona quisiera reforzar su creencia y su compromiso con el valor «salud», el proceso comenzaría con la afirmación de ese valor: «La salud es i m p o r t a n t e y deseable». Manteniendo constante esa afirmación, la persona pasaría en°nces por cada u n o d e los conectivos p a r a explorar d e este modo todas las r a z o n e s d e apoyo. En este caso sería i m p o r t a n t e c o m e n z a r cada nueva frase sugerida por el conectivo con el p r o n o m b r e «Yo», lo cual contria garantizar q u e esa p e r s o n a p e r m a n e z c a asociada c o n la " 'encia, así c o m o a evitar que se limite a formular «raciona3

r


La estructura básica de las creencias

EL PODER DE LA PALABRA

176

lizaciones». Así pues, las series d e nuevas afirmaciones podrían ser creadas c o m o sigue: La salud es i m p o r t a n t e y deseable, porque yo La salud es i m p o r t a n t e y deseable, por consiguiente, yo La salud es i m p o r t a n t e y deseable, siempre que yo La salud es i m p o r t a n t e y deseable, de modo que y o

_

La salud es i m p o r t a n t e y deseable, si y o La salud es i m p o r t a n t e y deseable, * aunque yo La salud es i m p o r t a n t e y deseable, del mismo modo que y o Veamos u n ejemplo d e c ó m o podría alguien completar estas frases: La salud es i m p o r t a n t e y deseable porque yo necesito fuerza y energía p a r a crear y sobrevivir. La salud es i m p o r t a n t e y deseable, por consiguiente, yo voy a dar los pasos a d e c u a d o s para cuidar de ella. La salud es i m p o r t a n t e y deseable, siempre que yo quiera estar preparado para el futuro. La salud es importante y deseable, de modo que yo pueda disfrutar d e mí m i s m o y ser u n b u e n ejemplo para los demás. La salud es i m p o r t a n t e y deseable, si yo quiero ser feliz y productivo.

177

La salud es i m p o r t a n t e y deseable, aunque yo tengo otros o b jetivos y otras responsabilidades que atender. La salud es i m p o r t a n t e y deseable, del mismo modo que yo necesito las bases y los recursos necesarios para alcanzar mis s u e ñ o s . Tras haber c o m p l e t a d o las nuevas afirmaciones, resulta interesante leer cada u n a d e ellas s u p r i m i e n d o las palabras de sugerencia, a excepción de « a u n q u e » . (Es i m p o r t a n t e prestar atención a ese «aunque» o a cualquier otra respuesta q u e parezca negativa.) Las series d e respuestas formarán entonces u n a afirmación completa, s o r p r e n d e n t e m e n t e coherente y valiosa, de las razones para c o m p r o m e t e r s e con el valor fundamental seleccionado: La salud es importante y deseable. Necesito fuerza y energía para crear y sobrevivir. Comenzaré a dar los pasos adecuados para cuidar de ella. Quiero estar preparado para el futuro. Puedo disfrutar de mí mismo y ser un buen modelo para los demás. Quiero ser feliz y productivo. Aunque tengo otros objetivos y otras responsabilidades que atender, necesito las bases y los recursos necesarios para alcanzar mis sueños. Como p u e d e s comprobar, se crea u n conjunto coherente de ideas y afirmaciones que ayuda a la persona a reforzar su compromiso y su creencia con el valor d e la salud. El párrafo anterior define elementos d e u n c a m i n o q u e expresa el valor, proporciona motivación e incluso maneja posibles objeciones. Debido a que el conjunto de afirmaciones identifica múltiples razones (o causas) y las expresa en palabras, se convierte en u n a fuente p o derosa de afirmaciones positivas. Proporciona u n a explicación general que justifica el c o m p r o m i s o con el valor, al m i s m o tiempo que ofrece u n a rica fuente d e ideas para tratar c o n las d u d a s . Prueba este proceso con alguno d e tus valores c o m p l e t a n d o °s pasos siguientes y remitiéndote a la Hoja d e auditoría d e valores.


178

La estructura básica de las creencias

EL PODER DE LA PALABRA

1. Identifica u n valor fundamental que sea i m p o r t a n t e para ti establecer o reforzar. Escribe el valor en el espacio res e r v a d o al efecto c o m p l e t a n d o así la declaración d e valor. 2. En cada palabra «sugerente», lee primero tu declaración d e valor, añade luego la palabra y completa la frase con lo primero que acuda «espontáneamente» a tu pensamiento. 3. C u a n d o hayas t e r m i n a d o , lee tus respuestas j u n t a s y observa q u é es lo q u e ha c a m b i a d o y ha q u e d a d o reforzado.

Hoja de auditoría

de

valores

Valor: es i m p o r t a n t e y deseable. ¿Cudl es el valor que es importante para ti establecer o reforzar? porque yo ¿Por qué es deseable y apropiado tener esto como valor? por consiguiente, yo . ¿Cudl es la consecuencia conductual de tener este valor? siempre que yo —___ — ¿Cuál es la situación o condición clave para tener este valor? de modo que yo ¿Cuál es el propósito positivo de este valor? aunque yo ¿Qué alternativas

— ~ o restricciones existen en relación con este valor.

si yo __ ¿Qué limitaciones

o resultados se relacionan con este valor?

del mismo modo que yo ¿Qué otro valor parecido ya tienes?

179

C u a n d o hayas c o m p l e t a d o todas las afirmaciones, lee cada una de ellas s u p r i m i e n d o las palabras d e sugerencia (a excepción de la palabra « a u n q u e » , que conviene retener para q u e esa respuesta concreta n o q u e d e formulada en negativo) y c o m e n z a n d o con la palabra «Yo».

Auditoría de

creencias

El proceso de «auditoria» m e d i a n t e conectivos lingüísticos p u e de ser asimismo aplicado al refuerzo d e creencias estableciendo «creencias sobre creencias», las cuales servirán c o m o justificaciones adicionales y apoyo para m a n t e n e r la confianza en determinada creencia. Como ejemplo, s u p o n g a m o s que u n a persona duda acerca de si se merece ser saludable y atractiva. Aplicar el proceso d e Auditoría d e creencias implicaría repetir esta creencia, añadiendo diferentes conectivos al final de cada afirmación. Llenar los huecos creados c o n la adición d e conectivos sirve para establecer vínculos entre esa creencia y otras creencias y expectativas, así como para «reencuadrar» posibles interferencias. Pruébalo tú m i s m o utilizando el procedimiento siguiente. Procedimiento

de «Auditoría

de

creencias»

1. Identifica u n a creencia q u e necesites p a r a lograr u n o b jetivo d e s e a d o , pero sobre la q u e tengas d u d a s (refiérete a la Hoja d e evaluación de creencias del Capítulo 5). Escribe la creencia en el espacio reservado al efecto más abajo. 2. En cada palabra «sugerente», repite primero la frase que expresa la creencia, añade luego la palabra y completa la frase c o n lo p r i m e r o q u e a c u d a «espontáneamente» a t u pensamiento. 3- C u a n d o hayas t e r m i n a d o , lee tus respuestas j u n t a s y o b serva qué es lo que ha cambiado y ha q u e d a d o reforzado.


180

EL PODER DE LA PALABRA

La estructura básica de las creencias

Creencia:. porque yo/tú ¿Porquées (soy/eres) deseable/posible/apropiado de/responsable de) tener esto como valor?

— (capaz/merecedor

Tampoco pasa nada si dejas alguna respuesta en blanco. No obstante, descubrirás que las respuestas que parecen más difíciles suelen c o n d u c i r a algunos de los resultados más s o r p r e n d e n t e s y penetrantes. Auditar una creencia desde una perspectiva

por consiguiente, yo/tú ¿Cuál es el efecto o la exigencia de esta creencia? después que yo/tú ¿Qué tiene que suceder para apoyar esta creencia? mientras que yo/tú. ¿Qué mas sucede al mismo tiempo que esta creencia? siempre que yol tú . — ¡Cuál es la condición clave en relación con esta creencia? de modo que yol tú ¿Cuál es la intención de esta creencia? si yo/tú. ¿Qué limitaciones

o resultados se relacionan con esta creencia?

*aunque yo/tú ¿Qué alternativas

o restricciones existen en relación con esta creen-

cia? del mismo modo que yo/tú ¿Qué otra creencia parecida ya tienes? A m e d i d a q u e a v a n c e s e n este p r o c e s o c o n alguna d e tus creencias, te darás cuenta d e q u e algunas de las palabras sugerentes son m á s fáciles de responder que otras. También es posible que te resulte más fácil o más apropiado responder en otro orden distinto del propuesto. Por s u p u e s t o , p u e d e s hacerlo en el orden q u e a ti o al g r u p o o s resulte m á s natural y cómodo.

181

diferente

En ocasiones resulta difícil o infructuoso auditar una creencia desde nuestra propia perspectiva. De h e c h o , surgen a m e n u d o dudas p o r q u e nos q u e d a m o s atascados en nuestro p u n t o de vista y no percibimos n i n g u n a opción. Otra forma de utilizar el proceso d e Auditoría de creencias consiste en hacerlo desde el p u n t o d e vista d e otra persona o «mentor». C o n ello p o d e m o s abrir u n n u e v o «espacio perceptivo» que nos ayudará a eliminar obstáculos inconscientes a n u e s ua creatividad. También p u e d e a y u d a r n o s a descubrir presuposiciones subconscientes o innecesarias. Esta modalidad d e Auditoria d e creencias p u e d e hacerse identificando u n a persona, real o hipotética, que tenga plena confianza en la creencia d e la q u e d u d a m o s . Entonces u n o mismo, o un c o m p a ñ e r o , p u e d e ponerse en la piel de esa otra p e r s o na e «interpretar su papel» r e s p o n d i e n d o a cada una d e las palabras sugerentes. Para facilitar la interpretación del rol, hay q u e substituir «Yo» p o r «Tú» al r e s p o n d e r a las sugerencias. Para c o m p r o b a r la influencia de esta otra perspectiva sobre tu propio nivel d e confianza, p u e d e s repetir luego las respuestas generadas p o r el otro p u n t o d e vista s u b s t i t u y e n d o «Tú» p o r «Yo». A m e n u d o ayuda que otra persona te lea primero las respuestas, de m o d o q u e p u e d a s hacerte u n a idea d e la afirmación desde ambos p u n t o s de vista. Por ejemplo, si la declaración generada desde la otra perspectiva es: «Tú te mereces estar sano y ser atractivo p o r q u e tú eres un producto precioso de la Naturaleza», repetirás la misma frase en primera persona, es decir: «Yo merezco estar sano y ser atractivo p o r q u e yo soy u n p r o d u c t o precioso de la Naturaleza».


182

La estructura básica de las creencias

EL PODER DE LA PALABRA

Utilizar contraejemplos limitadoras

para reevaluar

las

creencias

Las auditorías d e valores y de creencias aplican principios de Programación Neurolingüística y de El poder de la palabra para a y u d a r n o s a estar más abiertos a creer en n u e s t r o s objetivos, en n u e s t r o s valores, en nuestras capacidades y en nosotros mismos. Se trata d e procesos simples, pero p o d e r o s o s , que nos ayudan a establecer nuevas y consistentes creencias. Sin embargo, hay m o m e n t o s en los que tal vez nos enfrentem o s a interferencias procedentes d e creencias limitadoras. En s e mejantes situaciones, también es importante disponer d e herramientas que nos ayuden a estar más abiertos a dudar de esos juicios y generalizaciones que nos limitan. Procesos como la búsqueda de la intención, fragmentar hacia abajo, fragmentar hacia arriba o identificar criterios de nivel superior nos ofrecen diversos métodos para suavizar y reencuadrar las creencias limitadoras. Otro patrón m u y poderoso, que trabaja con la estructura de las creencias, consiste en descubrir «contraejemplos» p a r a las creencias. U n contraejemplo es u n ejemplo, u n a experiencia o un fragm e n t o d e información que n o encaja en determinada generalización sobre el m u n d o . Los contraejemplos son, básicamente, e x cepciones a la regla. Por ejemplo, u n a persona p u e d e decir: «Todos los masai son ladrones de ganado» y expresar una generalización acerca de u n g r u p o de personas. Para cuestionar esta representación, p o d r í a m o s buscar ejemplos q u e n o encajaran en ella, tal vez alguna ocasión en q u e u n masai le hubiera devuelto a alguien u n a res extraviada. J

Descubrir contraejemplos constituye u n m o d o sencillo, pero p o d e r o s o , d e evaluar y cuestionar creencias potencialmente limitadoras, así c o m o de profundizar en la comprensión de las d e m á s creencias. Los contraejemplos n o necesariamente desacreditan una afirmación de creencia, pero cuestionan su «universalidad» y con frecuencia la sitúan en u n a perspectiva m á s amplia. ( P o r ejemplo, en el Capítulo 4 utilizamos contraejemplos para identificar jerarquías de criterios.) C o m o ya he m e n c i o n a d o con anterioridad, las

183

creencias y las críticas se t o m a n limitadoras c u a n d o se formulan en términos de «universalidad», caracterizadas por expresiones como «todos», «cada», «nunca», «ninguno», «nadie», etc. No es lo mismo decir que «No tengo éxito p o r q u e me falta la experiencia necesaria», a decir que «Nunca tendré éxito p o r q u e me falta la experiencia necesaria». De forma parecida, las implicaciones y las expectativas relacionadas con «Estoy enfermo porque tengo cáncer» n o son las mismas q u e las q u e asociaríamos con «Siempre estaré enfermo p o r q u e tengo cáncer». Las creencias formuladas en términos universales tienen a m e n u d o u n mayor impacto sobre nuestras expectativas y nuestra motivación. Por s u p u e s t o , para u n a afirmación que fuera realmente universal seria necesario que no p u d i é r a m o s encontrar contraejemplos para ella. Con relación a El poder de la palabra, establecer u n contraejemplo implica dar con u n ejemplo que n o encaje con las declaraciones d e causa-efecto o de equivalencia compleja que construyen la creencia o el sistema de creencias y que modifique y enriquezca nuestra percepción d e la generalización o del juicio que se expresa. Así, si alguien n o s dice: «Todos los empleados desconfían d e s u s jefes», buscaremos ejemplos de empleados que confíen en s u s jefes. Quizá también descubramos que hay jefes d e quienes desconfían otras personas distintas a s u s empleados. Descubrir un contraejemplo n o significa que la afirmación de creencia sea «errónea». Por lo general quiere decir que el sistema 0 el fenómeno que es explorado o estudiado es más complejo de lo que se había percibido o que s u s elementos más fundamentales no han sido a ú n descubiertos, lo cual abre el potencial para otras perspectivas y posibilidades. C o m o ya ha q u e d a d o d i c h o , la estructura d e las declaraciones de creencias adopta p o r lo general alguna d e las siguientes formas:

1

A significa B (equivalencia compleja): Por ejemplo: Fruncir el entrecejo significa que no estás contento. o C causa D (causa-efecto): Por ejemplo: Los alérgenos causan alergias.


184

EL PODER DE LA PALABRA

Para buscar c o n t r a e j e m p l o s , p r e g u n t a r í a m o s primero: ¿Ocurre alguna vez A sin B? Por ejemplo: ¿Frunce alguna vez el entrecejo alguien cuando está contento? o ¿Hay algún m o m e n t o en que C esté presente, pero no cause D? Por ejemplo: ¿Puede estar la gente junto a un alérgeno y no sufrir alergia? También es posible invertir o «convertir» los términos, preguntando: ¿Ocurre alguna vez B sin A? Por ejemplo: ¿Puede alguien estar enfadado, aunque no frunza el entrecejo? o ¿Existe algún D que n o esté causado por E? Por ejemplo: ¿Puede alguien tener una reacción alérgica, aunque no esté presente ningún alérgeno? Descubrir contraejemplos c o n d u c e a m e n u d o a u n a comprensión más profunda del fenómeno que estamos considerando y n o s ayuda a enriquecer n u e s t r o «mapa» del territorio. A men u d o hay cierta validez superficial en algunas generalizaciones ( c o m o en el caso d e la relación entre fruncir el entrecejo y el enfado o entre la alergia y el alérgeno), pero los procesos a los que se refieren son, en realidad, m u c h o más complejos. N o olvides q u e , p u e s t o q u e las creencias están ligadas al nivel neurológico profundo, cualquier cambio en ellas por medio del hallazgo de u n contraejemplo podrá a m e n u d o producir efect o s i n m e d i a t o s y espectaculares. E n c o n t r a r contraejemplos constituye, p o r ejemplo, el núcleo de la Técnica para la alergia de la PNL, la cual implica e n c o n t r a r algo tan parecido c o m o sea posible al alérgeno, pero q u e n o p r o d u z c a la reacción alérgica.

La estructura básica de las creencias

Algunos marcos verbales para desvelar de creencias limitadoras

185

afirmaciones

para practicar la b ú s q u e d a d e contraejemplos para las creencias limitadoras necesitarás d i s p o n e r de a l g u n o s ejemplos d e éstas. Para generar afirmaciones de creencias limitadoras, utilizaremos sugerencias verbales parecidas a las aplicadas en las auditorías de valores y de creencias. Como sucede c o n cualquier creencia y con su correspondiente verbalización, las creencias limitadoras a d o p t a n p o r lo general la forma d e declaraciones de «causa-efecto» o d e «equivalencia compleja». Es decir, que creemos q u e u n a cosa es resultado o consecuencia d e otra, o que algo es evidencia o significado d e algo más. Las siguientes sugerencias utilizan estas formas verbales como medio para explorar y desvelar g r u p o s de creencias limitadoras relacionadas c o n el sentido de desesperanza, impotencia, o ausencia de mérito. C o m p l e t a n d o los espacios en blanco en relación con determinada situación o área d e tu vida, en las q u e te sientas atascado o en u n «callejón sin salida», p o d r á s descubrir importantes creencias limitadoras, c o n las que p o d r á s luego tratar con la ayuda de los distintos patrones de E¡ poder de la palabra que hemos estado estudiando a lo largo de este libro. Si consigo lo que quiero, entonces ¿Qué podría salir mal, o qué podrías perder, si lograras lo que deseas? Conseguir lo que quiero significaría ¿Qué significado negativo tendría, para ti o para otros, lograr lo que deseas? ~ hace q u e las cosas sigan c o m o están. ¿Qué es lo que impide que las cosas cambien? Conseguir lo q u e quiero hará que ¿Qué problemas podrían surgir si lograras lo que deseas?


186

La estructura básica de las creencias

E l . PODER DE LA PALABRA

La situación n u n c a cambiará p o r q u e ¿Qué impedimentos u obstáculos hacen que las cosas sigan como están? N o p u e d o conseguir l o q u e deseo p o r q u e

__

¿Qué es lo que te impide lograr lo que deseas? No m e es posible conseguir lo que deseo p o r q u e ¿Qué es lo que hace que lograr lo que deseas te resulte

imposible?

N o soy capaz d e conseguir lo que deseo p o r q u e

187

Por ejemplo: (A) No soy capaz de aprender porque (B) no soy una persona orientada a la técnica. Descubrir contraejemplos implicaría 1) buscar caso de A pero n o de B, p o r ejemplo, casos en los que personas sin formación técnica hayan a p r e n d i d o a utilizar u n ordenador. También p u e d e s identificar contraejemplos 2) b u s c a n d o casos de B p e r o n o d e A, p o r ejemplo, situaciones en las q u e personas con alguna formación técnica n o hayan logrado a p r e n d e r a utilizar u n ordenador. He aquí u n par d e ejemplos más: Nunca triunfaré para aprender.

académicamente

porque

tengo

dificultades

¿Qué deficiencia personal te impide lograr lo que deseas? Las cosas n u n c a mejorarán p o r q u e ¿Qué es lo que siempre te impedirá triunfar

realmente?

Siempre tendré este problema p o r q u e ¿Qué es lo que te impide lograr lo que deseas y que nunca podrá ser cambiado? Querer ser diferente está mal p o r q u e ¿Qué es lo que hace que querer cambiar sea malo o

inapropiado?

No me merezco lo q u e deseo p o r q u e • ¿Qué es lo que has hecho, o no has hecho, para que no seas merecedor de conseguir lo que deseas?

Generar

contraejemplos

Elige u n a creencia (equivalencia compleja o causa-efecto) con b que trabajar y escríbela en los espacios en blanco. (A).

p o r q u e (B).

1. ¿Existen ejemplos de personas que n o triunfaran académicamente, a pesar d e n o tener n i n g u n a dificultad para aprender? ( p o r ejemplo, p e r s o n a s que n o sacaran provecho d e las o p o r t u n i d a d e s q u e se les ofrecían). 2. ¿Existen ejemplos de personas c o n dificultades para aprender ( c o m o Albert Einstein) q u e , a pesar d e ello, triunfaran académicamente? No me merezco conseguir lo que quiero porque no me he esforzado lo suficiente. 1. ¿Se te o c u r r e algún ejemplo d e personas que n o se merezcan lograr lo que desean, a pesar de haber realizado m u c h o s esfuerzos para conseguirlo? (Por ejemplo, ladrones o asesinos que p o n e n m u c h o e m p e ñ o en preparar y realizar s u s crímenes.) 2. ¿Se te o c u r r e algún individuo que n o haya h e c h o n i n g ú n esfuerzo ( c o m o u n bebé recién nacido) y q u e , a pesar d e ello, merezca lograr lo q u e desea? Puedes buscar contra ejemplos tanto entre las experiencias propia vida c o m o en los logros y éxitos d e otros. Las accio-

x


188

EL PODER DE LA PALABRA

Estados internos y cambio natural de creencias

nes y los logros de otras personas suelen convencernos de que algo es posible o deseable. Los contraejemplos extraídos de n u e s t r a s propias experiencias nos convencen de que tenemos las capacidades para lograr lo que deseamos y de q u e n o s lo merecemos. G e n e r a l m e n t e , e n c o n t r a r a u n q u e sea u n a sola persona que haya logrado realizar algo que se consideraba imposible, construye n u e s t r o s e n t i m i e n t o de esperanza y d e «expectativa de res u l t a d o » , reforzando nuestra confianza en que eso q u e deseamos es posible. E n c o n t r a r ejemplos en nuestra propia vida va u n paso más allá, puesto que intensifica nuestra confianza, n o sólo en que eso es posible, sino también en q u e ya s o m o s capaces en cierta medida de lograrlo, es decir, fortalece nuestra expectativa de autoeficacia. Una vez e n c o n t r a d o u n contraejemplo p o d e r o s o , puede ser presentado ante la p e r s o n a que se debate con la creencia limitadora. Recuerda que el propósito d e descubrir contraejemplos, así c o m o de Eí poder de la palabra en general, n o consiste en atacar o humillar a alguien p o r tener u n a creencia limitadora, sino ayudarlo a e n s a n c h a r y enriquecer su mapa del m u n d o , así como a cambiar u n marco-problema o u n marco-fracaso p o r u n marcoobjetivo o u n marco-realimentación. Por ejemplo, si u n niño dice: « N u n c a aprenderé a montar en esta bicicleta. Me caigo siempre», s u s padres p u e d e n responderle: «Has a g u a n t a d o el equilibrio casi tres metros ahora mismo, así que n o siempre te caes. Si sigues practicando, verás que cada vez te aguantas m á s tiempo». Este contraejemplo procede de «fragmentar hacia abajo» la experiencia del chaval, así como d e reducir el t a m a ñ o del marco para concentrarlo en los mom e n t o s d e éxito. Puesto q u e está extraído d e la propia experiencia del n i ñ o , lo más probable es que le ayude a reforzar su creencia en el desarrollo d e sus propias capacidades. Eso lo ayudara a abrirse a la creencia d e que realmente p u e d e a p r e n d e r a manten e r el equilibrio. Los padres también p o d r í a n decir: «¿Recuerdas que tu herm a n a se caía siempre c u a n d o aprendía a m o n t a r en bicicletaAhora m o n t a perfectamente. Caerse es sólo parte del aprendiz 3

189

|je». En este caso, el contraejemplo se establece «fragmentando hacia arriba», a m p l i a n d o el marco y s e ñ a l a n d o los éxitos d e otros. Eso servirá para construir la confianza del chico, o su «expectativa d e r e s u l t a d o » , e n q u e , a u n q u e al principio te caigas muchas veces, a p r e n d e r a m o n t a r en bici es posible. Ello lo ayudará a d u d a r de que caer signifique que u n o n o aprenderá. Ambos contraejemplos a y u d a n a reubicar la generalización limitadora — « N u n c a aprenderé a m o n t a r en esta bicicleta. Siempre me caigo»— en u n marco de realimentación en lugar d e u n marco de fracaso.


El proceso natural de cambio de creencias

El propósito de la totalidad d e los patrones de El poder de la palabra que h e m o s visto hasta aquí es a y u d a r n o s a estar más abiertos a nuestros objetivos, a nuestros valores, a nuestras capacidades y a nosotros mismos. También p u e d e n a y u d a r n o s a «reencuadrar» generalizaciones negativas, estimulándonos a estar más abiertos a dudar de las evaluaciones y los juicios que nos limitan. Los patrones de El poder de la palabra son estructuras verbales, simples pero eficaces, q u e contribuyen al establecimiento de creencias nuevas y potenciadoras, así c o m o al cambio de creencias limitadoras. Constituyen, en s u m a , herramientas poderosas para el cambio de creencias a través de la conversación. A m e n u d o las personas piensan q u e los procesos de cambio de creencias tienen q u e ser difíciles y requieren esfuerzo, así como que forzosamente tienen que ir a c o m p a ñ a d o s d e luchas y conflictos. Sin embargo, lo cierto es q u e , a lo largo d e nuestra vida, todos descartamos d e m a n e r a automática cientos, miles, de creencias. Tal vez la dificultad surge c u a n d o tratamos de hacerlo de manera consciente, c u a n d o lo h a c e m o s de u n m o d o q u e n o respeta el ciclo natural de c a m b i o de creencias. Tratamos d e cambiarlas «reprimiéndolas», desaprobándolas o atacándolas. Sin embargo, suele ser m u y fácil cambiar d e creencias si respetamos y acompañamos este proceso natural. He dedicado m u c h o t i e m p o a estudiar y m o d e l a r el proceso m b i o natural de creencias. A lo largo de los últimos veinte arios he trabajado con m u c h a s p e r s o n a s , tanto individual c o m o ectivamente en seminarios, y h e sido testigo de las consee

c a


194

Estados internos y cambio natural de creencias

EL PODER DE LA PALABRA

cuencias, a veces milagrosas, que resultan c u a n d o las personas logran liberarse d e viejas creencias limitadoras y las c a m b i a n por otras nuevas y potenciadoras. Esta transición p u e d e ser a menudo tanto rápida c o m o suave. He visto también a m i s d o s hijos (de diez y o c h o a ñ o s de edad al escribir estas líneas) cambiar m u c h a s , m u c h a s creencias limitadoras a lo largo de s u s cortas vidas y establecer en su lugar otras m u c h o más enriquecedoras. Quizá m á s i m p o r t a n t e a ú n , lo hicieron sin necesidad de psicoterapia o medicación (si bien es cierto que algo d e tutoría y de Eí poder de la palabra resultó de a y u d a ) . Estas creencias limitadoras abarcaron diversos temas y actividades, c o m o : N u n c a a p r e n d e r é a m o n t a r en bici. No soy b u e n o en matemáticas. N o soportaré este dolor. Me cuesta d e m a s i a d o a p r e n d e r a esquiar. Aprender a tocar el piano (o esta canción) es difícil y aburrido. N o soy u n b u e n j u g a d o r d e béisbol. No logro aprender a batear yo solo. E n algún m o m e n t o d e s u vida, m i s hijos h a n expresado afirmaciones c o m o éstas. El grado en que creían s u s propias palabras amenazaba su motivación para seguir a p r e n d i e n d o . Cuando tales creencias llegan a d e t e r m i n a d o e x t r e m o , la persona aband o n a , e incluso p u e d e ocurrir que deje de disfrutar c o n estas actividades o que deje de intentar realizarlas para el resto de su vida. El proceso a través del cual mis hijos cambiaron sus creencias ocurrió según u n ciclo natural, en el que se fueron sintiendo cada vez más abiertos a dudar d e sus creencias limitadoras, y cada vez más abiertos a creer q u e podían lograr sus objetivos. Todo ello m e ha m o v i d o a formular lo que he d e n o m i n a d o Ciclo de cambio de creencias (ver Estrategias del Genio, v o l u m e n III. 1995).

Eí ciclo de cambio de

195

creencias

El ciclo natural de cambio de creencias p u e d e compararse con el cambio de estaciones. U n a nueva creencia es c o m o la semilla que plantamos en primavera. Crece d u r a n t e el verano y c u a n d o madura se hace fuerte y echa raíces. Durante su proceso de crecimiento, la semilla debe a veces c o m p e t i r p o r la supervivencia con otras plantas o c o n la maleza q u e crece en el m i s m o huerto. Para salir adelante, la nueva semilla necesitará la ayuda del agricultor, que la fertilizará y la protegerá de la maleza. C o m o las cosechas e n o t o ñ o , las creencias sirven su p r o p ó sito, comienzan a pasarse y se marchitan. Sin embargo, los «frutos» de la creencia (las intenciones y los propósitos positivos que hay tras ella) son preservados o «recolectados» y separados de las parles q u e ya n o resultan imprescindibles. Finalmente, en invierno las partes de la creencia que ya n o se necesitan s o n abandonadas a la descomposición, p e r m i t i e n d o así q u e el ciclo vuelva a comenzar. A m e d i d a q u e nos p r e p a r a m o s para las dislintas etapas d e nuestra vida o d e n u e s t r a carrera, v a m o s r e p i t i e n d o el m i s m o ciclo m u c h a s veces: a) c o m e n z a m o s «queriendo creer» q u e seremos capaces d e m a n e j a r cada n u e v o reto c o n r e c u r s o s y c o n éxito. Al entrar en esta etapa d e la vida y a p r e n d e r las lecciones que precisamos para ese m a n e j o , b) nos «abrimos a creer» q u e podemos, r e a l m e n t e , tener las c a p a c i d a d e s necesarias para lograr los r e c u r s o s y el éxito. C u a n d o n u e s t r a s capacidades se confirman, c) c o n f i a m o s en n u e s t r a «creencia» d e alcanzar los recursos y el éxito, así c o m o de q u e e s t a m o s h a c i e n d o lo q u e nos conviene. A veces s u c e d e q u e u n a n u e v a convicción e n t r a e n conflicto con creencias que interfieren y contradicen la nueva generalización o el nuevo juicio que estamos tratando d e establecer. A m e nudo, estas creencias o interferencias son generalizaciones q u e snvieron para a p o y a r n o s o p r o t e g e r n o s en algún m o m e n t o del pasado, al establecer límites y prioridades percibidas c o m o necePara la seguridad o la supervivencia en aquel m o m e n t o d e nuestra vida. A medida que n o s percatamos d e que n o s adentraS a r i a s


196

Estados internos y cambio natural de creencias

EL PODER DE LA PALABRA

m o s en u n a nueva etapa de nuestra vida o de nuestra actividad c o m e n z a m o s a d) estar más «abiertos a dudar» d e que las limitaciones y las decisiones asociadas a aquella etapa anterior sigan siendo realmente lo que más importa, lo prioritario, lo más «cierto». C u a n d o p o r fin logramos pasar a la siguiente etapa d e nuestra vida o de nuestra profesión, p o d e m o s echar la vista atrás y c o m p r o b a r que aquello que para nosotros fue i m p o r t a n t e y verd a d e r o ya n o lo es. R e c o n o c e m o s q u e e) «solíamos creer» que é r a m o s de d e t e r m i n a d a m a n e r a y q u e ciertas cosas eran importantes. Ello n o n o s i m p i d e retener las creencias y las capacidades q u e nos ayudan en la etapa actual, pero sin dejar d e d a r n o s cuenta d e que nuestros valores, nuestras prioridades y nuestras creencias ya n o s o n las m i s m a s . Para e n c o n t r a r a b u n d a n t e s ejemplos d e este ciclo, sólo tienes que reflexionar sobre los procesos d e cambio que has atravesado desde tu infancia, pasando p o r tu adolescencia, hasta tus diversas etapas d e m a d u r e z . A medida q u e e n t r a m o s y pasamos por distintas relaciones, e m p l e o s , amistades, asociaciones, etc., desarrollamos creencias y valores q u e n o s sirven, pero que abandon a m o s c u a n d o d e n u e v o transitamos hacia u n a nueva etapa del c a m i n o d e nuestra vida. Los pasos fundamentales de este ciclo s o n los siguientes: 1. Querer creer «Querer creer» está relacionado c o n n u e s t r a s expectativas y motivaciones para el establecimiento de u n a nueva creencia. Cuand o « q u e r e m o s creer» algo, se debe h a b i t u a l m e n t e a que pensam o s que la nueva creencia producirá efectos positivos sobre nuestra vida. «Querer creer» algo implica asimismo el reconocim i e n t o de que a ú n n o «lo creemos», de q u e la nueva creencia a ú n n o supera nuestra «estrategia d e realidad» o las «equivalencias de criterio» necesarias para que s e p a m o s que la h e m o s inc o r p o r a d o p l e n a m e n t e a nuestro presente m o d e l o del m u n d o .

197

2. Abiertos a creer «Abrirse a creer» constituye u n a experiencia e s t i m u l a n t e y generadora q u e viene a c o m p a ñ a d a a m e n u d o p o r u n a s e n s a c i ó n de libertad y exploración. C u a n d o estamos «abiertos a creer» todavía n o e s t a m o s c o n v e n c i d o s de q u e la nueva creencia sea completamente válida, sino q u e r e c o p i l a m o s y s o p e s a m o s p r u e bas que la validen. Estar abierto a creer implica estar p l e n a m e n te inmersos e n el marco resultado, en el m a r c o realimentación y en el marco « c o m o si». Sabemos que a ú n n o lo c r e e m o s , pero pensamos: «Tal vez sea posible», «Podría s e r » , « ¿ C ó m o sería mi vida si adoptara esta creencia?», « ¿ Q u é tendría yo q u e ver, oír o sentir para c o n v e n c e r m e de que esa n u e v a creencia es válida y útil?» 3. Creyendo ya Las generalizaciones q u e «ya creemos» construyen n u e s t r o sistema de creencias en vigor. Cuando creemos en algo (tanto si es p o sitivo c o m o si es negativo, tanto si es potenciador c o m o si es limitador), nos c o m p r o m e t e m o s p l e n a m e n t e con esa creencia, y la consideramos nuestra «realidad» presente. Actuamos c o n congruencia «como si» esa creencia fuera cierta para nosotros. Es en este m o m e n t o d o n d e la creencia c o m i e n z a a adquirir las propiedades de « a u t o c u m p l i m i e n t o » asociadas a la fe en algo ( c o m o con el «efecto placebo»). C u a n d o creemos p l e n a m e n t e en algo, en nuestra m e n t e n o hay preguntas ni d u d a s . Ocurre c o n frecuencia q u e , al tratar de incorporar u n a n u e va creencia, ésta entra en conflicto c o n otra ya existente. U n n i ñ o una niña que quiere creer q u e « p u e d o m o n t a r en bicicleta» debe a m e n u d o luchar c o n s u s generalizaciones previas, derivadas de la experiencia d e caerse n u m e r o s a s veces en s u s intentos anteriores. De forma parecida, u n niño que quiera creer que "cruzar la calle solo es seguro» deberá antes tratar adecuadamente y a b a n d o n a r la creencia, establecida con anterioridad p o r padres, de que «no p u e d e s cruzar la calle sin la ayuda d e u n adulto». 0

S l l s


EL PODER DE LA PALABRA

Estados internos y cambio natural de creencias

N o es infrecuente que se p r e s e n t e n tales conflictos entre creencias c u a n d o c o m e n z a m o s a considerar con seriedad la posibilidad de creer en algo n u e v o o diferente. Así p u e s , el intento de a d o p t a r u n a creencia nueva d e s e n c a d e n a a m e n u d o conflictos y resistencias con respecto a otras creencias, ya establecidas como parte d e n u e s t r o sistema d e creencias existente.

que solíamos creer, sino que m á s bien cambia espectacularmente el efecto emocional y psicológico q u e esa creencia tenía en n o sotros. Recordamos lo que «solíamos» creer, pero a sabiendas d e que ya n o ejerce n i n g u n a influencia significativa sobre n u e s t r o s pensamientos o n u e s t r a conducta. Tan sólo ya n o encaja c o n nuestros criterios para la «realidad».

198

4. Abiertos a dudar Para reevaluar y descartar viejas creencias que interfieran con el establecimiento d e otra nueva, d e b e r e m o s «abrirnos a la duda» sobre la creencia existente. La experiencia de estar abierto a la d u d a es el c o m p l e m e n t o d e estar abierto a creer. En lugar d e pensar que alguna nueva creencia tal vez sea cierta, c u a n d o estamos «abiertos a d u d a r » lo estamos a considerar q u e , quizás esa creencia que h e m o s m a n t e n i d o tanto tiempo, n o sea cierta. Pensamos: «Quizá n o sea válida, o haya dejado d e serlo», «Ya h e cambiado de creencias otras veces», «Tal vez n o sea tan i m p o r t a n t e o necesario creer eso», «¿De q u é contraejemplos dispongo para cuestionar esa creencia?», «Si me lo miro d e s d e u n a perspectiva más amplia, ¿qué otras posibilidades percibo?» o «¿Cuál es el propósito positivo al que esta creencia ha servido? ¿Existen otros medios para lograr ese m i s m o propósito de forma m e n o s limitadora y más enriquecedora?» Abrirnos a la d u d a implica por lo general reencuadrar creencias formuladas en función de marco problema o marco fracaso, de m o d o que q u e d e n d e n u e v o en u n m a r c o resultado o en un m a r c o realimentación. Los patrones d e Eí poder de la palabra p r o p o r c i o n a n h e r r a m i e n t a s verbales poderosas p a r a ayudarnos a a b r i r n o s a la duda sobre creencias existentes interferentes, así c o m o a reencuadrarlas. 5. Eí «Museo de historia personal». Recordar lo que «solíamos» creer

C u a n d o c a m b i a m o s realmente u n a creencia, n o necesitamos realizar n i n g ú n esfuerzo para negarla o eliminarla. Nuestra relación con ella se asemeja a la experiencia de visitar un m u s e o de historia. C u a n d o v e m o s a r m a s medievales e i n s t r u m e n t o s d e tortura en la vitrina de u n m u s e o tal vez nos sintamos curiosos y reflexivos, pero ciertamente n o e x p e r i m e n t a r e m o s m i e d o , enfado o disgusto. Sabemos que otras p e r s o n a s , en otros tiempos, utilizaron todo aquello, pero ahora e s t a m o s m u y lejos d e t o d o ello. De hecho, es i m p o r t a n t e recordar los errores y las creencias limitadoras de n u e s t r o s antepasados, para tratar de n o repetirlos. En relación con nuestras creencias descartadas s u c e d e algo parecido. Sabemos que «solíamos creerlas», pero ya n o las creemos. La creencia en Papá Noel es u n ejemplo paradigmático d e esta clase de experiencia. En las culturas que celebran la Navidad, la mayoría de a d u l t o s r e c o r d a m o s cómo, siendo n i ñ o s , creíamos que este personaje vivía en el Polo Norte y q u e , en N o chebuena, volaba p o r los cielos e n su trineo m á g i c o a l r e d e d o r del m u n d o para llevar regalos a los niños. C u a n d o alguien deja de creer en Papá Noel, n o necesita negar airada y vehementemente la existencia d e este personaje imaginario, sino que le basta con mirar en retrospectiva con nostalgia, y recordar la intención positiva de aquella creencia, consistente en crear u n sentimiento de magia y excitación. De forma parecida, así es c o m o r e c o r d a m o s las viejas creencias de las que nos h e m o s d e s p r e n d i d o . Recordamos y decimos: *Solía creer q u e n o podía m o n t a r e n bici o cruzar la calle solo, establecer u n p a t r ó n d e c o m p o r t a m i e n t o saludable o merecer el U o , etc., pero ya n o lo creo. Esa creencia ya n o forma parte de realidad. Ahora tengo otras formas de satisfacer la intención Positiva y el propósito de aquella vieja creencia». ex

1

C u a n d o dejamos de creer en algo, a m e n u d o n o g e n e r a m o s a. nesia p o r esa creencia, n i olvidamos d e m a n e r a automática

199


200 6.

Estados internos y cambio natural de creencias

El. PODER DE LA PALABRA

Cambio de creencias y estados

Confianza

En m u c h o s aspectos, la confianza constituye la piedra angular del proceso n a t u r a l d e cambio d e creencias. El diccionario Merriam-Webster define la confianza c o m o la «fiabilidad asegurada acerca del carácter, capacidad, fuerza o autenticidad d e algo o alguien». Así p u e s , la confianza se caracteriza p o r u n a fe o creencia e n «algo futuro y probable». Confiamos, p o r ejemplo, en que u n a p e r s o n a «será fiel a su palabra» o en q u e «las cosas mejorarán». Emocionalmente h a b l a n d o , la confianza está relacionada con la esperanza. Ésta es u n a función de nuestra creencia en que algo es posible. La persona que tiene esperanzas d e recuperarse d e u n a enfermedad grave debe creer que tal recuperación es posible. Sin embargo, el sentimiento d e confianza suele ser más fuerte que el de esperanza. Más q u e c o n la s i m p l e creencia de que algo sea posible, está relacionado c o n la expectativa de que suceda realmente. De h e c h o , la confianza constituye a m e n u d o algo en lo que a p o y a r n o s c u a n d o n o t e n e m o s pruebas. En este s e n t i d o , la confianza se extiende m á s allá d e la creencia, hasta el nivel de la; identidad o incluso d e la experiencia espiritual. E n el ciclo natural d e cambio de creencias, la «confianza» se tipifica p o r u n estado qLie n o s permite acceder, m á s allá d e n u e s t r a s creencias, al estado en q u e éstas se forman. La experiencia d e «confiar» en algo q u e está m á s allá de n u e s t r a s creencias, o d e confiar en u n sistema m a y o r que uno m i s m o , p u e d e ayudar a q u e el proceso d e c a m b i o de creencias sea más suave, más c ó m o d o y m á s ecológico. C u a n d o se utilizan d e forma selectiva, los p a t r o n e s d e El p°' der de la palabra sirven c o m o h e r r a m i e n t a s verbales q u e nos ayud a n a apoyar este ciclo n a t u r a l de c a m b i o d e creencias y u ° c o n d u c e n a u n a m a y o r apertura a la d u d a sobre las creencias y generalizaciones que nos están limitando. s

201

internos

Como p o n e n de relieve los pasos del ciclo natural de cambio de creencias, nuestro estado interno representa u n a influencia importante para el cambio d e creencias. Nuestros estados internos son, en m u c h o s aspectos, los contenedores de nuestras creencias. Si uno se encuentra en u n estado positivo y optimista, le resultará m u c h o más difícil aferrarse a creencias negativas y limitadoras. Por el contrario, n o resulta fácil m a n t e n e r la congruencia con creencias positivas y potenciadoras c u a n d o nuestro estado interno es de frustración, disgusto o temor. El estado interno d e la persona está relacionado c o n la experiencia fisiológica y emocional que tiene en u n m o m e n t o determinado del t i e m p o . Los estados i n t e r n o s d e t e r m i n a n en gran medida nuestra elección d e c o m p o r t a m i e n t o y d e respuesta. Funcionan, a la vez, c o m o u n a especie de filtro de n u e s t r a s percepciones y c o m o puerta d e acceso a d e t e r m i n a d o s recuerdos, capacidades y creencias. Así p u e s , el estado i n t e r n o d e u n a persona ejerce u n a e n o r m e influencia sobre su «visión del m u n d o » presente. Un viejo, a u n q u e m u y relevante, proverbio de Nueva Guinea asegura: «El conocimiento es tan sólo un rumor, hasta que está en el músculo». U n a creencia (positiva o negativa) n o es m á s q u e un «rumor» hasta q u e está «en el m ú s c u l o » . Es decir, hasta que no hayamos incorporado s o m á t i c a m e n t e d e t e r m i n a d o valor o creencia, y sintamos y e x p e r i m e n t e m o s e m o c i o n a l m e n t e s u s implicaciones, seguirá siendo tan sólo u n conjunto disociado d e conceptos, palabras o ideas. Las creencias y valores activan su «poder» sólo c u a n d o se conectan a nuestra fisiología y a nuestros estados i n t e r n o s . De forma parecida, el estado físico, el psicológico y el e m o cional en el q u e nos e n c o n t r e m o s ejercerán u n a gran influencia sobre los tipos de creencias q u e estaremos inclinados a incorpo[ - Considera, p o r ejemplo, la influencia sobre tu experiencia de 'as siguientes listas d e estados: ar


202

EL PODER DE LA PALABRA

Estados i n t e r n o s «positivos» Tranquilo Relajado Flexible Fluido Centrado Confiado Optimista Atento Receptivo Seguro

Estados i n t e r n o s «negativos» Enfadado Tenso Rígido Atascado Ansioso Frustrado Dubitativo Distraído Cerrado Temeroso

C o m o p u e d e s d e d u c i r fácilmente d e tu propia experiencia, es m u c h o más fácil estar «abierto a creer» y asociarse a creencias positivas y potenciadoras c u a n d o el estado i n t e r n o es positivo q u e c u a n d o n o lo es. U n a de las premisas básicas d e la Programación Neurolingüística consiste en q u e el cerebro h u m a n o funciona de forma parecida a u n o r d e n a d o r , es decir, ejecutando «programas» o estrategias m e n t a l e s , c o m p u e s t a s de secuencias o r d e n a d a s de inst r u c c i o n e s o representaciones i n t e r n a s . Ciertas estrategias o p r o g r a m a s s o n más a d e c u a d o s que otros para resolver determin a d a s tareas y son, p o r consiguiente, la estrategia que el individ u o utilice la q u e d e t e r m i n a r á , en gran medida, la mediocridad o la excelencia d e su d e s e m p e ñ o . La eficacia y la facilidad con que u n p r o g r a m a m e n t a l se ejecuta viene d e t e r m i n a d a , en gran m e d i d a , p o r el e s t a d o psicológico del i n d i v i d u o . Evidentemente, si u n o r d e n a d o r tiene u n chip defectuoso o la corriente que lo alimenta n o es estable, n o p o d r á ejecutar los programas con eficacia. C o n el cerebro h u m a n o sucede lo m i s m o . El grado de atención, receptividad, estrés, etc., del individuo determinará la eficacia con la que podrá ejecutar sus propios programas mentalesProcesos fisiológicos profundos, c o m o el ritmo cardíaco, el ritm° respiratorio, la postura corporal, la presión sanguínea, la tensión

Estados internos y cambio natural de creencias

203

muscular, el t i e m p o d e reacción, la respuesta galvánica d e la epidermis, etc., a c o m p a ñ a n a los cambios en el estado i n t e r n o de la persona e influyen en g r a n medida en su capacidad p a r a p e n s a r y para actuar. Así p u e s , el estado i n t e r n o del individuo ejerce influencias i m p o r t a n t e s sobre su capacidad de actuación en cualquier situación. Nuestros estados internos están relacionados c o n la parte «neurológica» de la Programación Neurolingüística. El estado de nuestra fisiología y de nuestra neurología actúa a m o d o de filtro para establecer d ó n d e c e n t r a m o s la atención y, p o r consiguiente, qué oímos (y dejamos d e oír) y c ó m o interpretamos lo que oímos. Reconocer los estados i n t e r n o s de la persona, responder a ellos e influir en los m i s m o s , constituye u n a d e las habilidades importantes para utilizar eficazmente El poder de la palabra. Reconocer estados internos e influir sobre ellos A medida q u e a v a n z a m o s en los diferentes contextos y experiencias de nuestra vida, cambiamos d e estados i n t e r n o s y accedemos a diversidad de ellos. Para la mayoría de nosotros, estos cambios h a n q u e d a d o en g r a n m e d i d a fuera d e n u e s t r a elección. Respondemos a estímulos (anclas) que s o n a la vez internos y externos a nosotros, c o m o si funcionáramos p o r m e d i o d e u n «piloto automático». Sin embargo, es posible aprender c ó m o elegir n u e s t r o propio estado. Poder influir y dirigir n u e s t r o s estados internos incrementa en gran medida nuestra flexibilidad individual, y crea una probabilidad m a y o r d e m a n t e n e r creencias y expectativas positivas, así c o m o d e alcanzar los resultados apetecidos. La capacidad para reconocer estados útiles, así c o m o d e acceder intencionalmente a ellos en determinadas situaciones, nos proporciona más opciones sobre c ó m o experimentarlas y reaccionar ante ellas. En PNL, los términos «selección de estado» y «manej o de estados» se refieren a esta capacidad para elegir el estado ™as apropiado para cada situación o desafío y acceder a él. U n o los objetivos d e la Programación Neurolingüística es ayudare


204

EL PODER DE LA PALABRA

Estados internos y cambio natural de creencias

nos a crear u n a «biblioteca» de estados útiles y llenos d e recursos. Al ser más conscientes d e los patrones y d e los estímulos que influyen sobre los estados internos, p o d e m o s incrementar el n ú mero d e opciones disponibles para responder a d e t e r m i n a d a situación. U n a vez conocidos los factores q u e definen e influyen en las características de n u e s t r o s estados internos, p o d e m o s se-, leccionarlos y «anclarlos» para que nos resulte más fácil recurrir a ellos. Entre los m é t o d o s utilizados en P N L para seleccionar y anclar estados i n t e r n o s cabe citar la localización espacial, las s u b m o d a l i d a d e s (colores, sonidos, brillo, etc.) y los estímulos no verbales.

ajustes necesarios c u a n d o el estado en el q u e estamos interfiera con nuestra capacidad para alcanzar los objetivos d e s e a d o s . Un ejemplo. Mientras lees este párrafo, ahora m i s m o , p o n tus h o m b r o s en tensión, siéntate desequilibrado, levanta los hombros hasta las orejas. U n estado fisiológico típico del estrés. ¿Cómo respiras? ¿Estas c ó m o d o e n ese estado? ¿Te p a r e c e indicado para aprender? ¿Dónde está tu atención? ¿ Q u é creencias acerca del aprendizaje mantienes en ese estado?

Para reconocer y c o m p r e n d e r mejor nuestros estados internos, así c o m o para ayudar a desarrollar nuestra capacidad de «selección» y «manejo» de los m i s m o s , es necesario a p r e n d e r á hacer inventario d e n u e s t r o s procesos neurológicos. La Programación Neurolingüística ofrece tres m é t o d o s para ello: inventario d e fisiología, inventario d e s u b m o d a l i d a d e s e inventario de emociones. Un inventario de fisiología implica prestar atención a la postura corporal, a los gestos, a la posición de los ojos, a la respiración y a los patrones de m o v i m i e n t o . Un inveníarío de submodalidades implica percatarse de las submodalidades sensoriales más notorias en nuestro estado interno, c o m o el brillo, el color, el t a m a ñ o y la posición de las imágenes mentales; el t o n o , el timbre y el volumen d e voces y sonidos; la temperatura, la textura, la superficie, etc., de las sensaciones cines tésicas. U n inventario de emociones implica prestar atención a la constelación d e c o m p o n e n t e s que constituyen n u e s t r o s estados emocionales. Estos tres tipos d e inventario están relacionados con nuestras equivalencias de criterio y n u e s t r a s estrategias de realidad. Desarrollar la capacidad para inventariar en los tres ámbitos nos lleva a u n a mayor flexibilidad, a c o m p a ñ a d a del agradable beneficio colateral d e a u m e n t a r n u e s t r o d o m i n i o sobre los estados psicológicos en que o p e r a m o s . Ello nos permitirá realizar los

205

Ahora cambia de posición. Muévete u n p o c o , p u e d e s levantarte y volver a sentarte. Busca una postura c ó m o d a y equilibrada. Recorre tu c u e r p o y elimina cualquier exceso d e tensión. Respira profunda y tranquilamente. ¿ D ó n d e está tu a t e n c i ó n en ese estado? ¿Qué creencias acerca del aprendizaje c o n e c t a s c o n él? ¿Cuál de los dos estados c o n d u c e mejor al aprendizaje? C o m o este sencillo ejercicio d e m u e s t r a , los e s t í m u l o s n o verbales constituyen a m e n u d o u n o de los aspectos m á s relevantes e influyentes en el control y el manejo d e estados i n t e r n o s . Es importante reconocer la influencia del c o m p o r t a m i e n t o , i n c l u s o de los más sutiles aspectos de la fisiología, sobre los e s t a d o s internos de las personas. Diferentes estados o actitudes se e x p r e s a n por medio de patrones d e lenguaje y c o m p o r t a m i e n t o s d i s t i n t o s .

Ejercicio: Acceder a un estado y

anclarlo

Los peculiaridades y los estímulos cognitivos y físicos identificados por la P N L p u e d e n ser utilizados para acceder de m a n e r a sistemática y movilizar diferentes partes de n u e s t r o sistema n e r v i o so. Los ejercicios siguientes ilustran a l g u n a s formas d e u s a r las herramientas básicas d e la PNL para a y u d a r n o s a seleccionar y manejar mejor nuestros estados internos. El anclaje constituye u n a de las herramientas más sencillas y P°derosas para la selección y el acceso a estados i n t e r n o s . Anclar miplica establecer indicadores o desencadenantes para cada estado mterno. Por ejemplo, los pasos siguientes c o n d u c e n al establecimiento de dos tipos d e «anclas» importantes y útiles:


206

Estados internos y cambio natural de creencias

EL PODER DE LA PALABRA

1. Selecciona u n espacio en el suelo ante ti, para designarlo c o m o ancla «espacial» para el estado interno al que deseas acceder, ahora o en el futuro (por ejemplo, «estar abierto a creer») y colócate en ese espacio. 2. Recuerda alguna ocasión en la que experimentaras el estado q u e deseas anclar. Recupera p l e n a m e n t e ese estado. Ve a través de tus ojos, oye p o r t u s oídos y experimenta las m i s m a s sensaciones, patrones de respiración, etc. q u e en aquella ocasión. 3 . Haz inventario d e los indicadores físicos, d e las submodalidades (cualidades d e las imágenes, sonido y sensaciones) y de las sensaciones emocionales asociadas con ese estado. 4. Selecciona algún color, símbolo o cualquier otro indicad o r visual, algún s o n i d o y/o palabra, o alguna sensación interna que te sirvan c o m o recordatorio (es decir, como ancla «interna») para ese estado. 5. Sal del espacio elegido y d e s p r é n d e t e del estado que acabas d e anclar. Ahora c o m p r u e b a que tus anclas funcion e n e n t r a n d o de n u e v o en el espacio y utilizando tu ancla interna p a r a recuperar el estado deseado. 6. Repite los pasos del 1 al 4 hasta que tengas u n acceso fácil y claro a ese estado.

Tutoría y mentores

internos

El proceso n a t u r a l de cambio de creencias es también a menudo facilitado p o r «mentores». En la mitología griega, Mentor es el sabio y fiel consejero del héroe Ulises. Encarnada como Mentor, la diosa Atenea se erigió en guardiana y maestra de Telémaco, hijo d e Ulises, c u a n d o éste estaba a u s e n t e en s u s viajes. Corn° consecuencia de ello, el concepto de «mentor» ha acabado significando el proceso de a) avisar y aconsejar y b) servir como g u , a

207

o maestro. La tutoría, la acción del m e n t o r (sobre todo en u n rnarco ocupacional), enfatiza el aspecto relacional informal del aprendizaje y de la actuación tanto c o m o el d o m i n i o de la tarea. La tutoría p u e d e asimismo incluir el proceso de patrocinio y apoyo a otra persona, ayudándola a establecer creencias potenciadoras, así c o m o a reencuadrar las creencias limitadoras. El m e n t o r tiene semejanzas con el maestro o el formador, aunque n o es exactamente lo m i s m o . El maestro instruye, el formador proporciona realimentación específica en c u a n t o al comportamiento, para ayudar a la persona a a p r e n d e r o crecer. El mentor, en cambio, nos c o n d u c e al d e s c u b r i m i e n t o de nuestras competencias inconscientes, a m e n u d o mediante su propio ejemplo. Como sugiere el ejemplo mitológico d e Mentor, la tutoría incluye también la posibilidad de aconsejar y guiar a u n nivel superior. Esta clase d e tutoría acaba a m e n u d o siendo interiorizada por el individuo c o m o parte d e sí m i s m o , d e m o d o que la presencia e x t e m a del m e n t o r deja de ser necesaria. P o d e m o s llevar dentro de nosotros « m e n t o r e s internos» q u e n o s aconsejen y nos guíen en m u c h a s situaciones d e nuestra vida. En Programación Neurolingüística, el t é r m i n o mentor se utiliza para referirse al personaje que nos ayuda a moldear o influir en nuestra vida d e forma positiva haciendo q u e «resuene» algo muy profundo e n n o s o t r o s , liberándolo o desvelándolo. Entre los mentores p u e d e n haber niños, maestros, mascotas, personas a las que jamás h e m o s conocido personalmente, pero sobre las q u e hemos leído, fenómenos naturales ( c o m o el océano, las m o n t a ñ a s , etc.), e incluso partes d e u n o m i s m o . Es posible utilizar el recuerdo de mentores importantes en nuestra vida para que nos ayuden a acceder de nuevo al conocimiento, a los recursos o a capacidades inconscientes. La forma básica de utilizar u n «mentor interno» consiste en imaginar la presencia de esa persona o entidad y colocarse acto seguido en «segunda posición», es decir, en su perspectiva o en «su piel». Eso permite acceder a las cualidades presentes e n nosotros, pero ° ° n o c i d a s o incluidas como parte d e nuestro mapa d e la situación (o de nosotros mismos). Representando estas cualidades, mentor interno n o s ayuda a darles vida en nuestro comportan o s

n

r e c


208

til

POI5I-.R DI

LA

Estados infernos y

PALABRA

miento en curso (cuando nos asociamos a la perspectiva del mentor). Una vez que hemos experimentado estas cualidades desde la posición del mentor, podemos incorporarlas a nuestra propia posición perceptiva dentro de una situación concreta y aplicarlas.

Procedimiento

del ciclo de

creencias

El procedimiento siguiente es una técnica que desarrollé con el propósito de ayudar a guiar a la persona a través del ciclo natural de cambio de creencias. Comporta la utilización del anclaje y de mentores internos para acompañar a la persona a través de la secuencia de estados que completan el ciclo: 1) querer creer, 2) abrirse a creer, 3 ) creer, 4 ) abrirse a la duda, 5) la experiencia de recordar algo que solíamos creer y 6) confianza. El procedimiento implica establecer localizaciones separadas para cada estado, y anclar luego el correspondiente estado a cada localización. Sitúa los estados del ciclo de acuerdo con el siguiente patrón:

cambio natural de creencias

209

La experiencia de «confiar» en algo, más allá de nuestras creencias, se sitúa en el centro del círculo para servir c o m o «metaposición» y «verificador ecológico» para el resto del proceso. Para «anclar» los estados, aplica el proceso que seguiste en el ejercicio de «anclaje», colocándote tanto como te sea posible en la experiencia, fisiológicamente asociado con cada uno de estos aspectos del ciclo de cambio de creencias, «andándolas» a su correspondiente localización espacial: 1. «Quiero creer» en algo nuevo. 2. La experiencia de estar «abierto a creer» algo nuevo. [Nota: Puedes identificar a algún «mentor» que te haya ayudado a estar más «abierto a creer» «resonando» contigo, liberando o desvelando algo oculto en tu interior. Luego crea un espacio físico para el mentor, próximo a la localización correspondiente a «abierto a creer». Los mentores pueden ser niños, maestros, mascotas, personas a las que jamás has conocido personalmente, pero sobre las que has leído, fenómenos naturales (como el océano, las montañas, etc.), e incluso tú mismo.] 3. Las creencias que «crees ahora», incluyendo cualquier creencia limitadora que entre e n conflicto con la nueva que quisieras sentir con más fuerza. 4. La experiencia de estar «abierto a dudar» de algo que creíste largo tiempo. (Identifícate de nuevo con algún otro «mentor» que te haya ayudado a estar más abierto a dudar de algo que te estaba limitando.)

/ \ 5 . Solía creer

5. Las creencias que «solías creer» pero que ya no crees. (Éste es el espacio que he denominado «museo de historia personal».)

i / Quiero creer

Patrón d e localizaciones para el ciclo d e c a m b i o d e

creencias

6. Una experiencia de «confianza» profunda, tal vez alguna ocasión e n la que ya n o sabías qué creer, pero confiabas plenamente e n ti o en algún otro poder.


210

Estados internos y cambio natural de creencias

EL PODER DE LA PALABRA

( P u e d e resultarte d e g r a n ayuda incorporar mentores q u te hayan ayudado antes a generar esta experiencia de confianza.) e

Estos estados y estos m e n t o r e s n o tienen p o r q u é tener ning u n a relación con la cuestión d e creencias q u e tratas de resolver.

211

El procedimiento es el siguiente: 1. Colócate en el espacio correspondiente a «Quiero creer» y piensa en la «nueva creencia» en la que desearías confiar más. Mantenía en m e n t e y pasa al espacio correspondiente a «Abierto a creer». (Si has elegido algún «mentor» para ese estado, p o n t e «en su piel» en este m o m e n t o . Obsérvate a ti m i s m o a través d e los ojos de tu mentor. Tal vez p u e d a s darle algún consejo o apoyo útil a ese otro tú, que está «abierto a creer».) 2. Siente c ó m o es eso d e estar más abierto a creer esa nueva creencia. C u a n d o i n t u i t i v a m e n t e creas q u e es el m o m e n to o p o r t u n o , desplázate a la localización correspondiente a «Creo a h o r a » , y c o n c é n t r a t e en esa nueva creencia q u e deseas tener. 3. Si mientras estás en ese espacio se presenta alguna creencia confhctiva o limitadora, m a n t e n í a en tu m e n t e y desplázate c o n ella al espacio correspondiente a «Abierto a d u d a r » . (De n u e v o , si has elegido algún m e n t o r para este espacio, p o n t e ahora «en su piel». Obsérvate a ti m i s m o a través d e los ojos de tu m e n t o r . Tal vez p u e d a s darle algún consejo o apoyo útil a ese otro tú q u e se está «abriendo a d u d a r » . )

«Paisaje» de estados asociado con el ciclo de cambio de creencias Implementar

el ciclo de cambio de

creencias

U n a vez dispuesto este paisaje, p u e d e ser utilizado de muchas formas distintas. U n a de las más c o m u n e s consiste en que la pef" s o n a piense en la nueva creencia que desearía reforzar y s i m p l e m e n t e la haga «circular» a través d e los pasos del ciclo natural-

4. C o m p r u e b a la ecología: desplázate a la localización cor r e s p o n d i e n t e a «Confío» y reflexiona sobre las intenciones positivas y el propósito tanto d e la nueva creencia como d e cualquier otra confhctiva o limitadora. Considera si hay algún cambio o revisión q u e desees incorporar a la n u e v a creencia. Considera también si hay alguna parte d e las viejas creencias q u e valdría la p e n a retener o incorporar a la nueva. 5- Enriquecido p o r tus d e s c u b r i m i e n t o s en el espacio correspondiente a «Confío», regresa a las viejas creencias conflictivas o limitadoras q u e dejaste aparcadas en la localización c o r r e s p o n d i e n t e a «Abierto a d u d a r » y llévate-


212

Estados internos y cambio natural de creencias

EL PODER DE LA PALABRA

las al espacio c o r r e s p o n d i e n t e a «Solía creer» (Tu «museo d e historia personal»). 6. Vuelve a «Creo ahora» y concéntrate en la nueva creencia que deseas reforzar. E x p e r i m e n t a esa nueva sensación de seguridad y verbaliza cualquier inspiración o lección que hayas descubierto en el proceso. 7. C o m p r u e b a la ecología: vuelve a colocarte en el espacio c o r r e s p o n d i e n t e a «Confío» y reflexiona sobre los cambios que acabas d e realizar. No olvides q u e , gracias a este ciclo natural, orgánico e incesante, el p r o c e s o p u e d e seguir e v o l u c i o n a n d o , así c o m o q u e , en el futuro, siempre p o d r á s realizar los ajustes que precises para que se adapte a lo que para ti sea más apropiado y ecológico. Para m u c h a s personas, el mero h e c h o de recorrer estas localizaciones (o incluso de hacerlo m e n t a l m e n t e ) y d e reexperim e n l a r l o s estados e s suficiente p a r a c o m e n z a r a cambiar con suavidad d e creencias. [Nota: Para que u n a creencia q u e d e p l e n a m e n t e instalada (es decir, «en el m ú s c u l o » ) tal vez sea necesario repetir el ciclo con cada u n a d e las cinco creencias fundamentales que hemos visto e n el Capítulo 5, es decir, creer q u e algo es 1) deseable, 2) posible, 3) a p r o p i a d o , 4) que estás en condiciones de lograrlo y 5) q u e lo mereces.]

Encadenado

de

creencias

El propósito ú l t i m o d e los diferentes patrones de bl poder de la palabra consiste en ayudar lingüísticamente a c o n d u c i r a la persona a través d e los estados incluidos en el ciclo de cambio de creencias. C o m o técnica, el ciclo d e cambio d e creencias no requiere necesariamente del uso del lenguaje. El proceso puede realizarse tan sólo estableciendo la localización de las anclas para cada u n o d e los estados i n t e r n o s y recorriéndolas e n la secuencia apropiada. Hay, sin embargo, ocasiones en las que u n a s pocas pa*

213

labras bien colocadas, en el m o m e n t o o p o r t u n o , q u e facilitan e n gran medida el logro de a l g u n o de esos estados o el m o v i m i e n t o ente ellos, es decir, pasar p o r ejemplo d e «quiero creer» a «abierto a creer». Además de la fisiología, de las respuestas emocionales y d e las representaciones y s u b m o d a l i d a d e s internas, el lenguaje ejerce una influencia poderosa sobre n u e s t r o s estados i n t e r n o s . La técnica del E n c a d e n a d o de creencias demuestra c ó m o se utilizan algunos patrones simples de Eí poder de la palabra (Intención y Definición) para estimular y apoyar d e t e r m i n a d o s estados internos, así c o m o para fortalecer la experiencia d e estar «abierto a creer» o «abierto a d u d a r » . En Programación Neurolingüística, el t é r m i n o «encadenado» se refiere a u n a modalidad de anclaje en el q u e las experiencias se unen en determinada secuencia que c o n d u c e del estado de partida al estado deseado. El elemento clave para el establecimiento de una «cadena» eficaz consiste en la selección de los estados intermedios elegidos para u n i r a m b o s estados extremos. Estos estados de transición funcionan c o m o «peldaños» q u e a y u d a n a la persona a desplazarse con mayor facilidad hacia el estado deseado. A menudo resulta difícil cubrir el h u e c o entre el estado actual y el deseado. Supongamos, p o r ejemplo, q u e u n a persona se e n c u e n tra atascada en un estado de frustración y quiere sentirse motivada para aprender algo nuevo. Cambiar de frustración a motivación así como así n o es tarea fácil. Tratar de forzar el salto de un estado a otro crearía sin d u d a tensión o conflicto. E n c a d e n a r implicaría establecer dos o m á s pasos o estados intermedios entre la frustración y la motivación. Las cadenas más eficaces son las que acompañan y c o n d u c e n de forma progresiva desde el estado problema hasta el estado deseado. Si el estado problema es negativo y el estado deseado es positivo, será necesario desplazarse progresivamente desde el primero hasta otro algo m e n o s negativo, c o m o p o r ejemplo confusión. Desde ese estado algo m e n o s negativo p o d e m o s dar u n paso pequeño pero significativo hacia otro estado algo más positivo, como curiosidad por lo q u e está p o r venir. Entonces resulta ya m u c h o fácil pasar de ese estado al de motivación deseado. Por su1 1 1 3 5


Estados internos y cambio natural de creencias

EL PODLR Dli LA PALABRA

214

puesto, según sea la distancia fisiológica y emocional entre los estados extremos, serán necesarios más o m e n o s pasos intermedios. Estado problema

Estados transitorios Algo un

Al 20 negativo

»- poco menos negativo

Estado deseado

Algo un poco positivo

ejemplo:

ejemplo:

ejemplo:

Frustración

Confusión

Curiosidad

Algo positivo ejemplo: Motivación para aprender

Acompañar

215

procedimiento básico de encadenado de creencias Es más fácil establecer la secuencia d e estados de u n a misma cadena, así c o m o vincular u n estado y o t r o , mediante el proceso d e anclaje. Históricamente, la técnica de PNL de «Encadenar anclas» ha venido utilizando anclas cinestésicas. Un m o d o de crear una cadena d e creencias consiste en añadir distinciones lingüísticas, c o m o los patrones de Eí poder de la palabra, a la secuencia de anclas cinestésicas. Por ejemplo, para tratar con u n a creencia limitadora p u e d e s designar cuatro espacios para formar c o n ellos u n a cadena q u e vaya desde el estado p r o b l e m a (la creencia limitadora) al estado deseado (creencia potenciadora) con dos pasos intermedios:

^- C o n d u c i r

Encadenado de estados. De frustración a motivación Al seleccionar los estados para u n a cadena, lo más aconsejable es q u e los estados contiguos se solapen e n cierto grado fisiológica, cognitiva o emocionalmente. La frustración y la confusión, p o r ejemplo, c o m p a r t e n algunas características. De forma parecida la confusión y la curiosidad se s u p e r p o n e n en ciertos aspectos, p o r ejemplo, ambas implican i n c e r ú d u m b r e acerca del resultado. También la curiosidad y la motivación se asemejan en q u e a m b a s implican v o l u n t a d d e ir e n u n a misma dirección.

a. Localización 1: La creencia limitadora (estado problema). b. Localización 2: La intención positiva de la creencia limitadora. c. Localización 3 : U n a redefinición d e a l g ú n aspecto d e la declaración d e la creencia limitadora, que la haga en cierta medida positiva. d. Localización 4: U n a creencia potenciadora que sea consecuencia tanto de la intención positiva c o m o d e la redefinición (estado deseado). Abierto a la duda — Abierto a creer — Localización Localización Localización Localización 1

Los estados contiguos de una misma cadena deberían superponerse en algún grado

2

Estado p r o b l e m a

3

4

Estado deseado

Localizaciones para crear una cadena de creencias básicas


216

EL PODER DE LA PALABRA

Estados internos y cambio natural de creencias

1. Colocado en la localización del estado problema, elig u n a creencia limitadora con la que quieras trabajar (por ejemplo: «Me resulta difícil a p r e n d e r idiomas p o r q u e me confundo y m e a b u r r o con las palabras»). Presta atención al estado interno asociado c o n esta creencia limitadora. Luego sal de la localización y «sacúdete» el efecto asociado con la creencia limitadora. e

2. Colócate ahora en la localización correspondiente al estado deseado y entra en u n estado i n t e r n o en el que te sientas «alineado» y «sabio». No es necesario de mom e n t o conocer la creencia p o t e n c i a d o r a que acompañará a la creencia, basta con e x p e r i m e n t a r el estado interno positivo q u e estará asociado con ella. 3 . Regresa a la localización c o r r e s p o n d i e n t e al «estado problema» y desplázate físicamente a través d e los demás pas o s d e la cadena, para e x p e r i m e n t a r así el movimiento desde el estado presente al estado deseado. Recuerda que se trata tan sólo de q u e te hagas u n a idea d e los cambios en el estado i n t e r n o . Todavía n o hace falta que te fijes en los cambios en la propia creencia. 4. Regresa al espacio correspondiente a la creencia limitadora y pásate a c o n t i n u a c i ó n a la de «intención positiva». Explora el propósito positivo d e tu creencia limitadora, p r o b a n d o distintas palabras hasta d a r c o n u n a expresión q u e cambie realmente tu sensación y tu estado interno a algo más positivo (por ejemplo: «Sentirme asociado y con e c t a d o c o n lo que estoy a p r e n d i e n d o » ) . 5. Avanza de n u e v o , ahora hasta el espacio correspondiente a la «redefinición». Expresa de. n u e v o la creencia limitadora, pero redefiniendo las palabras clave d e la misma de m o d o que reflejen lo q u e has descubierto acerca de su intención positiva. Explora c ó m o los diferentes reencuadres verbales te p u e d e n ayudar a a d o p t a r perspectivas distintas sobre la creencia. U n a vez más, prueba diferentes palabras, hasta que des con alguna que cambie significativa-

217

m e n t e tus sensaciones c o n respecto a la creencia ( p o r ejemplo: «Me cuesta prestar atención a los idiomas cuando me confundo y me aburro, porque tan sólo presto atención a las palabras y no a mis sentimientos y relaciones con otras personas»). 6. Avanza d e n u e v o , esta vez hasta la localización del estado deseado, y formula u n a declaración d e creencia positiva que incorpore la intención positiva d e la creencia limitadora, pero q u e sea enriquecedora y potenciadora. Asegúrate de n u e v o de que las palabras estimulen realmente sentimientos positivos c u a n d o las p r o n u n c i e s ( p o r ejemplo: « C u a n d o estoy asociado y conectado a mis sentim i e n t o s y relaciones c o n otras personas m i e n t r a s escucho las palabras, p u e d o disfrutar realmente a p r e n d i e n d o idiomas»). 7. Recorre la cadena varias veces, repitiendo las afirmaciones c o r r e s p o n d i e n t e s a cada localización, hasta q u e sientas q u e h a y u n flujo fácil y s u a v e d e s d e el e s t a d o presente al d e s e a d o , tanto lingüística c o m o a n e s t é s i c a mente.

La influencia de la comunicación

no verbal

El impacto del c a m b i o de estados internos, así c o m o de la utilización del anclaje espacial en el c a m b i o d e creencias, p o n e también de relieve la importancia d e la c o m u n i c a c i ó n n o verbal. Los mensajes verbales o palabras s o n t a n s ó l o u n a d e l a s m o d a l i d a d e s a través de las cuales las personas se c o m u n i c a n e influyen u n a s en otras. Existen m u c h a s otras formas n o verbales en que las personas interactúan y se envían mensajes, c o m o establecer contacto visual, asentir con la cabeza, llorar, señalar c o n el d e d o o subrayar con el t o n o d e voz. La c o m u n i c a c i ó n n o verbal e s t a n importante, si n o m á s , q u e la c o m u n i c a c i ó n verbal. Según Gregory Bateson, a p r o x i m a d a m e n t e tan sólo u n 8 p o r ciento de la información c o m u n i c a d a en u n a interacción está a


218

EL PODER DE LA PALABRA

Estados internos y cambio natural de creencias

cargo de las palabras, c o m p o n e n t e «digital» de esta interacción El 9 2 por ciento restante es c o m u n i c a d o de forma n o verbal, a través del sistema «analógico». Entre estos aspectos analógicos d e la c o m u n i c a c i ó n cabe citar el lenguaje corporal, así como el c o m p o n e n t e tonal correspondiente a la parte audible de la interacción: tono d e voz, t e m p o y v o l u m e n . Por ejemplo, el modo en que se cuenta u n chiste — l a e n t o n a c i ó n , las expresiones faciales las pausas, e t c . — es a m e n u d o tanto o más i m p o r t a n t e que las propias palabras para q u e el chiste sea más o m e n o s «gracioso». La c o m u n i c a c i ó n n o verbal incluye indicios y señales como la expresión facial, los gestos, la postura, los cambios en el tono y el t e m p o de la voz, y el m o v i m i e n t o ocular. Los indicadores no verbales son a m e n u d o «metamensajes», es decir, mensajes acerca del c o n t e n i d o verbal que u n o está expresando. C o n frecuencia d e t e r m i n a n el m o d o en que la c o m u n i c a c i ó n verbal será recibida e interpretada. Si u n a persona dice: «Ahora presta mucha a t e n c i ó n » , al m i s m o t i e m p o que señala a s u s propios ojos, el mensaje será radicalmente diferente a si p r o n u n c i a las mismas palabras señalando a s u s oídos. Si alguien dice «Fantástico» con u n tono d e sarcasmo, de forma n o verbal está enviando u n mensaje c o m p l e t a m e n t e contrario a lo que significan s u s palabras. Las señales n o verbales, c o m o la expresión de la cara y el tono de voz, tienen u n impacto más bien emocional, y determin a n los «sentimientos» que suscitará lo que la persona dice. De h e c h o , los mensajes n o verbales tienden a reflejar e influir en n u e s t r o estado i n t e r n o , mientras que los mensajes verbales están m á s asociados con el proceso cognitivo. La comunicación no verbal es más «primitiva» y constituye la modalidad primordial que utilizan los d e m á s animales para comunicarse entre sí (y nosotros con ellos). Si p r o n u n c i a m o s las palabras «¡Perrito bueno!» en u n tono d e voz irritado y amenazador, n o hay duda de q u e la respuesta primaria del can atenderá m á s al tono que al c o n t e n i d o d e nuestras palabras.

219

>1 Tono de voz Los aspectos no verbales de nuestra

comunicación

tienden a reflejar n u e s t r o e s t a d o i n t e r n o e n m a y o r q u e la c o m u n i c a c i ó n

medida

verbal

De este m o d o , el tono d e voz que utilizamos al hablar con otras personas ejerce un g r a n impacto sobre c ó m o va a ser «oído» y «recibido» el mensaje. Decirle a alguien «Tú n o p u e d e s hacer eso» c o n t o n o d e irritación o con tono d e frustración puede hacer tanto p o r estimular la duda c o m o p o r inspirar confianza o creencia. Mensaje

enviado

Mensaje verbal: «Sigue intentándolo»

Tono vocal de frustración «Metamensaje» no verbal

Idea cognitiva: «No p u e d o hacerlo»

Estado interno de duda: «Debo estar i haciendo algo mal» Mensa/e recibido

Los metamensajes no verbales influyen en gran e n los e s t a d o s i n t e r n o s y la interpretación del del mensaje

verbal

medida receptor


220

EL PODER DE LA PALABRA

En general, solemos fijarnos preferentemente en los aspectos verbales d e la comunicación, y nos pasa inadvertida la parte n o verbal de ésta. Al trabajar con El poder de la palabra es fundamental prestar atención al metamensaje n o verbal que acompaña a las palabras. Las palabras correctas, p r o n u n c i a d a s con el tono de voz inapropiado, o con la expresión facial inadecuada, suelen p r o d u c i r el efecto contrario del deseado. El grado d e congruencia entre n u e s t r o s mensajes n o verbales y nuestras palabras procede, en primera instancia, de nuestra propia congruencia con lo q u e estemos diciendo, es decir, de la congruencia entre el «mensaje» y el «mensajero». Por consiguiente, el estado i n t e r n o en el que estemos c u a n d o hablamos es tan importante c o m o el d e quien nos escucha. Aprender a observar los indicadores n o verbales, así c o m o a prestar más atención a n u e s t r o propio estado interno, p u e d e a y u d a r n o s a incrementar en g r a n medida nuestra eficacia al utilizar El poder de ¡a palabra para influir positivamente e n otras personas.

8 Virus mentales y la metaestructura de creencias


Metaestructura de creencias

A lo largo d e este libro h e m o s explorado u n a serie d e d i m e n s i o nes de nuestra experiencia sobre las q u e nuestras creencias influyen, y que a su vez están implicadas en la formación y el mantenimiento de creencias. Nuestra e x p e r i e n c i a sensorial es la q u e nos proporciona las materias primas c o n las que c o n s t r u i m o s n u e s t r o s m a p a s del mundo. Las creencias s o n generalizaciones extraídas de los datos de nuestra experiencia, p o r lo general actualizadas y corregidas por la propia experiencia. Necesariamente, en su calidad de m o delo para nuestra experiencia, las creencias s u p r i m e n y distorsionan los aspectos d e la experiencia para cuya representación han sido desarrolladas. Ello les confiere el potencial tanto para limitarnos c o m o para p o t e n c i a r n o s . Los valores d a n sentido a nuestras creencias y a nuestra experiencia. Constituyen las «intenciones positivas» d e m á x i m o nivel para cuyo apoyo o reflejo h a n sido establecidas las creencias. Las creencias conectan los valores c o n la experiencia a través de declaraciones d e «causa-efecto» y de «equivalencia compleja». Las expectativas p r o p o r c i o n a n la motivación necesaria para el mantenimiento de d e t e r m i n a d a generalización o creencia. Las consecuencias concretas q u e u n a creencia o generalización produce determinan su utilidad. El estado i n t e r n o actúa c o m o filtro, tanto para la experiencomo para el ímpetu de nuestras acciones. Nuestros estados p e r n o s son a m e n u d o la base sobre la que se apoya determinacreencia o generalización, d e t e r m i n a n d o la energía emocional ruda en el m a n t e n i m i e n t o de la creencia.


EL PODER DE LA PAIAISRA

Virus mentales y la metaestructura de creencias

Las interconexiones entre estos diversos c o m p o n e n t e s constituyen lo q u e Richard Bandler d e n o m i n a el «tejido de la realidad» . La función de n u e s t r a s creencias consiste en proporcionar los vínculos fundamentales entre estos distintos elementos que conforman n u e s t r o mapa del m u n d o . C o n s i d e r e m o s el caso del niño que aprende a m o n t a r en bicicleta. Una creencia potenciadora c o m o , p o r ejemplo, «Puedo aprender» sirve para u n i r valores clave asociados c o n el aprendizaje — c o m o «diversión» y «mejora de. sí m i m o » — con u n estad o i n t e r n o de «confianza» y c o n la expectativa d e q u e «cada vez lo h a r é mejor». Todo ello proporciona al n i ñ o la motivación y el í m p e t u necesarios para seguir p r o b a n d o , a u n q u e al principio se caiga a m e n u d o . A m e d i d a que experimenta períodos cada vez m á s largos d e m a n t e n i m i e n t o del equilibrio antes de caerse, se refuerza en él la generalización d e que « p u e d o a p r e n d e r » , junto con el estado d e confianza, la expectativa d e mejora y los valores d e diversión y mejora de sí m i s m o .

Las creencias saludables m a n t i e n e n su conexión c o n todas estas dimensiones. Nuestras creencias c a m b i a n y se actualizan a sí mismas a medida q u e e x p e r i m e n t a m o s cambios en los valores, las expectativas, los estados internos, así c o m o a m e d i d a q u e vivimos nuevas experiencias.

224

de equilibrio I antes de caerse w Experiencia (Estímulo sensorial) Nuestras creencias son generalizaciones que u n e n experiencias, v a l o r e s , e s t a d o s i n t e r n o s y e x p e c t a t i v a s , f o r m a n d o a s í n u e s t r o tej" d e la

realidad

225

Las creencias limitadoras p u e d e n surgir como resultado del cambio d e u n o cualquiera d e estos c o m p o n e n t e s a u n a formulación negativa o «marco-problema». Una vez establecidas, las creencias limitadoras ejercen su influencia sobre otro c o m p o nente o sobre todos ellos. Por ejemplo, s u p o n g a m o s que el chaval que está a p r e n d i e n d o a m o n t a r en bici tiene u n a h e r m a n a que ya sabe. Si b i e n ese ejemplo p u e d e constituir para él u n a fuerte motivación, también p u d e s u c e d e r q u e le m u e v a a desarrollar expectativas exageradas. Habida cuenta d e que su actuación no se corresponderá c o n estas expectativas, tal vez el chico pase a u n marco problema o a u n marco fracaso, q u e lo conducirán a u n estado interno d e frustración. Además de p r o d u c i r sentimientos i n c ó m o d o s , ese estado i n t e r n o negativo afectará al rendimiento del m u c h a c h o , haciendo que se caiga más a m e n u d o . Puede que entonces el chaval comience a construir la expectativa de que «me volveré a caer», a l i m e n t a n d o de este m o d o u n a profecía que se refuerza a sí misma. P o r fin, para evitar las reiteradas incomodidades y frustraciones, es probable que establezca la creencia de q u e « n u n c a p o d r é m o n t a r en bici» y deje de hacerlo para siempre.


226

EL PODER DE LA PALABRA

Virus mentales y la metaestructura de creencias

Deseo de evitar mas frustración e incomodidad

éxito continúa, acabará invirtiendo su anterior creencia negativa, reencuadrándola d e forma natural. Cada vez estará m á s «abierto a creer» q u e p u e d e a p r e n d e r a m o n t a r en bici, así c o m o m á s «abierto a d u d a r » de las limitaciones percibidas con anterioridad.

f Valores \ ( (Intenciones ) \ ^ positivas) y

Virus Creencias (Generalizaciones) «Nunca podré montar bici»

ExpectativasS (Consecuencias') anticipadas) «Me volveré a caer»

Supresión Distorsión Experiencia (Estímulo sensorial) Caerse y hacerse daño Las creencias limitadoras crean un «marco-problema» C u a n d o las creencias y las generalizaciones limitadoras perm a n e c e n conectadas a las intenciones y las experiencias a partir de las cuales fueron establecidas, las supresiones y las correcciones se actualizan y corrigen c o m o resultado de n u e v a s experiencias, d e cambios en el estado i n t e r n o y de la revisión de expectativas. Los n u e v o s d a t o s o «contraejemplos» q u e n o encajen con la generalización conducirán a la persona a reconsiderar la validez de su creencia Imitadora. Si u n chaval q u e ha consolidado la generalización de q «nunca p o d r é m o n t a r en bici» es estimulado y apoyado par c o n t i n u a r p r o b á n d o l o (y logra percibir su «fracaso» como una «realimentación»), llegará en su m o m e n t o a m a n t e n e r el equiü" brío y c o m e n z a r á a tener algunos éxitos. Por lo general, eso le hará pensar: «Bueno, tal vez d e s p u é s de todo sí aprenderé». S i u e

2

e

227

mentales

Las creencias limitadoras surgen de las generalizaciones, las supresiones y las distorsiones q u e h a n sido colocadas en u n «marco-problema», u n «marco-fracaso» o u n «marco-imposibilidad». Tales creencias se t o r n a n a ú n m á s limitadoras y difíciles d e cambiar cuando estamos separados de las experiencias, d e los valores, de los estados internos y de las expectativas d e las q u e en origen dichas creencias derivaron. C u a n d o eso sucede, la creencia llega a ser percibida c o m o u n a especie d e «verdad» disociada acerca de la realidad. Ello c o n d u c e a la p e r s o n a a c o m e n z a r a ver la creencia c o m o «el territorio», en lugar d e c o m o u n mapa más cuyo propósito consiste en a y u d a r n o s a transitar p o r u n a parte de nuestro c a m p o d e experiencias. Esta situación se vuelve a ú n más exagerada c u a n d o la creencia limitadora n o la h e m o s construido nosotros a partir d e nuestra experiencia, sino q u e n o s ha sido impuesta p o r otros. Una presuposición fundamental en Programación Neurolingüística consiste en q u e cada cual tiene su p r o p i o mapa del m u n do. Los m a p a s de las personas s o n m u y distintos entre sí, según sean sus antecedentes, su sociedad, su cultura, su formación profesional y su historia personal. En g r a n medida, la PNL se ocupa de cómo tratar el h e c h o de q u e , efectivamente, cada cual tiene su propio mapa del m u n d o . U n o d e los retos m á s i m p o r t a n t e s d e nuestra vida consiste en coordinar n u e s t r o mapa del m u n d o con s de los d e m á s . l o

Por ejemplo, las personas tienen distintas creencias de las capacidades sanadoras del c u e r p o , así c o m o sobre «debería hacer» y q u é « n o se debería hacer» en relación l u d de u n o m i s m o y d e los d e m á s . Tienen s u s p r o p i o s S a

acerca q u é se c o n la mapas


228

EL PODER DE LA PALABRA

Virus mentales y la metaestructura de creencias

acerca d e lo q u e es posible en relación con la sanación física y v S ven su vida de a c u e r d o con esos m a p a s . En ocasiones estos mapas resultan m u y limitadores, y c o n d u c e n a confrontaciones y conflictos entre creencias.

de la creencia limitadora típica, que p u e d e ser actualizada o corregida c o m o resultado d e la experiencia, los virus mentales se basan en presuposiciones n o explicitadas q u e , p o r lo general, suelen ser otras creencias limitadoras. C u a n d o eso sucede, el virus mental se convierte en su propia y única «realidad» de validación, en lugar d e servir a u n a realidad mayor.

C o n s i d e r e m o s , p o r ejemplo, a u n a mujer q u e , tras descubrir q u e tiene u n cáncer d e m a m a metastásico, comienza a averiguar qué p u e d e hacer para ayudar m e n t a l m e n t e a su propia curación. Su m é d i c o le ha dicho: «Todas esas historias sobre la sanación c u e r p o - m e n t e n o s o n m á s que palabrerías», y q u e , probablemente, acabarán p o r «volverla loca». N o se trata, evidentemente, de una creencia a la q u e la paciente haya llegado p o r su propia experiencia, pero tratándose de su m é d i c o , las creencias de éste ejercen u n a gran influencia sobre las decisiones que ella t o m e en relación con su propia salud. Tanto si le gusta c o m o si n o , se tendrá que c o n t e n t a r c o n la creencia del m é d i c o c o m o factor d e su p r o p i o sistema d e creencias, del m i s m o m o d o q u e cualquiera tendría q u e asumir estar expuesto a los gérmenes si estuviera j u n t o a u n a persona afectada p o r alguna enfermedad infecciosa. Observa que la creencia expresada p o r el m é d i c o está expresada en u n marco problema y n o está conectada c o n n i n g u n a intención positiva, dato sensorial, estado i n t e r n o , n i consecuencia esperada o deseada en relación c o n la aceptación de la misma. Está tan sólo presentada c o m o «así s o n las cosas». Por consiguiente, n o resulta fácil examinar la validez o la utilidad de esa creencia. La mujer queda en u n a posición en la q u e o b i e n se m u e s t r a d e a c u e r d o c o n su m é d i c o (aceptando, p o r consiguiente, la creencia limitadora) o bien se enfrenta a él, lo cual probablemente p r o d u c i r á consecuencias negativas en s u s esfuerzos o en los de otras personas para que su salud mejore. Esta clase de creencia, sobre todo c u a n d o se presenta como el «mapa correcto del m u n d o » , acaba convirtiéndose en lo que den o m i n a m o s u n «virus mental», que n o es sino u n a clase particular de creencias limitadoras, susceptibles d e interferir seriamente c o n los esfuerzos p r o p i o s o ajenos para sanar o mejorar. En esencia, u n virus mental ha p e r d i d o toda c o n e x i ó n con la «metaestructura» circundante, que proporciona el contexto y el propósito a la creencia y d e t e r m i n a su «ecología». A diferencia

/

Valores

229

\

( (Intenciones ) \>positivas) J

(Estímulo sensorial)

Un «virus del pensamiento» es una creencia que ha quedado desconectada de los demás procesos cognitivos y empíricos a partir de los cuales fue construida Así p u e s , n o es fácil corregir o actualizar los virus mentales mediante datos o contraejemplos n u e v o s , p r o c e d e n t e s d e las experiencias. En lugar de ello, hay q u e recurrir a identificar y transformar las d e m á s creencias y presuposiciones en las que se basa el virus (y q u e lo m a n t i e n e n en su sitio). Sin embargo, estas otras creencias y presuposiciones n o s o n a m e n u d o evidentes e n la estructura superficial de la creencia. S u p o n g a m o s que la paciente d e n u e s t r o ejemplo trabajara como enfermera de u n m é d i c o generalista y q u e éste, en lugar d e


EL PODER DE LA PALABRA

Virus mentales y la metaestructura de creencias

decirle, c o m o el especialista, q u e está h a c i e n d o el t o n t o , le dice en privado: «¿Sabe? Si d e veras le i m p o r t a su familia n o debería dejarla sin prepararla». A u n q u e en principio esta amonestación parezca m e n o s violenta q u e decirle que todo eso «no son más que palabrerías», e n realidad refleja m u c h o más u n potencial virus mental. Debido a que u n a b u e n a parte del significado del mensaje es implícito y n o expresado, resulta a ú n más difícil de reconocer q u e «no es m á s que su opinión». Tal vez la mujer piense: «Sí, me importa mi familia, y n o , n o la pienso dejar sin prepararla». Pero lo que n o está en la superficie, lo que n o está explícitamente expresado, es q u e ese «dejarla» significa en realid a d «usted va a morir». La implicación d e la frase consiste en que «debería dejarse d e tonterías y prepararse para morir», o de lo contrario todavía se lo p o n d r í a más difícil a su familia. Si de veras le importa su familia, n o vaya p o r ahí tratando de ponerse bien, p o r q u e eso la dejaría sin preparar.

ma de matarlo. N o se le p u e d e e n v e n e n a r o destruir p o r q u e n o está vivo. Penetra en las células del «anfitrión» q u i e n , si n o está inmunizado contra él, le ofrece sin saberlo u n «hogar» e incluso lo ayuda a reproducirse y a generar más virus. (Todo ello contrasta con el caso de las «bacterias», que sí son células vivas que p u e d e n ser destruidas, p o r ejemplo, c o n antibióticos. Sin embargo éstos resultan inútiles contra los virus. Habida cuenta d e q u e las bacterias son células q u e se autolimitan, no «invaden» n i asaltan las células de nuestro c u e r p o . Algunas de ellas s o n parasitarias y llegan a ser perjudiciales si su n ú mero rebasa ciertas proporciones, pero gran parte d e ellas son beneficiosas y d e h e c h o necesarias para el c u e r p o , p o r ejemplo, para poder digerir n u e s t r o s alimentos.)

230

Lo que convierte esto d e tal m o d o en un virus mental potencial es que implica q u e el m o d o «correcto» y único de ser una m a d r e y esposa b u e n a y amorosa consiste en aceptar q u e te vas a m o r i r y en prepararte a ti m i s m a y a tu familia para esa realidad inevitable. Implica que tratar de recuperar la salud cuando la propia m u e r t e es tan i n m i n e n t e significa, en esencia, ser egoísta y n o preocuparse p o r la familia. Hacerlo generaría falsas esperanzas, podría malgastar recursos financieros y acabaría provoc a n d o frustración y tristeza. Tales «virus mentales» p u e d e n «infectar» la m e n t e y el sist e m a nervioso, exactamente igual que los virus en el cuerpo o en u n sistema informático los infectan y provocan confusión y mal funcionamiento. Del m i s m o m o d o q u e la programación de un o r d e n a d o r o d e u n c o n j u n t o d e ordenadores p u e d e ser dañado p o r u n «virus informático», n u e s t r o s sistemas nerviosos son perfectamente susceptibles d e ser «infectados» y dañados por los «virus mentales». En términos biológicos, u n «virus» es en realidad u n fragm e n t o de material genético. Nuestro código genético constituye n u e s t r o programa «físico». U n virus es u n a porción i n c o m p l e d e «programa». No es realmente u n ser vivo, p o r eso n o hay f ° '

Un «virus informático» se parece a u n virus biológico en que n o es u n p r o g r a m a completo en sí m i s m o . N o tiene «conocimiento» acerca d e d ó n d e pertenece en el o r d e n a d o r o d e qué partes de la m e m o r i a están libres y accesibles para él, n o tiene ni idea de la «ecología» del o r d e n a d o r q u e invade n i n i n g u n a percepción de su identidad con respecto al resto de la p r o g r a m a c i ó n del equipo. Su ú n i c o propósito consiste tan sólo en reproducirse sin parar y hacerse cada vez mayor. Puesto que n i reconoce ni respeta los límites de los programas y datos del ordenador, escribe sobre ellos i n d i s c r i m i n a d a m e n t e , b o r r á n d o l o s y reemplazándolos por sí m i s m o . Eso causa q u e el o r d e n a d o r funcione mal y provoque graves errores. El «virus mental» es, pues, parecido a los otros tipos de virus. No es una idea completa y coherente que encaje con el sistema mayor de ideas y creencias d e la persona y los apoye orgánicamente de forma saludable. Es u n a creencia o u n pensamiento concreto susceptible de generar confusión o conflicto. Los pensamientos y las creencias individuales n o tienen «poder» p o r sí mismos. Sólo cobran «vida» cuando alguien actúa sobre ellos. C u a n d o u n a persona decide actuar según una determinada creencia, o dirigir sus acciones según u n determinado pensamiento, esa persona les infunde «vida». Es entonces c u a n d o se «autorrealizan».

13

r

231

a n o s

Por ejemplo, la mujer del caso real antes citado vivió doce más de lo q u e s u s médicos habían pronosticado, en gran


232

EL PODER DE LA PALABRA

medida gracias a que decidió no interiorizar las creencias limitadoras de los facultativos. El médico para el que trabajaba le anunció que, con suerte, podría vivir unos dos años, aunque se lo dijo en términos de meses e incluso semanas. La mujer dejó de trabajar para él y vivió muchos años más libre de síntomas de cáncer. Sin embargo, unos años después de que hubiera abandonado a su anterior jefe, éste enfermó gravemente, aunque el estado de su enfermedad no era tan avanzado como el de su antigua enfermera. La respuesta de aquel médico consistió en quitarse la vida. Por si fuera poco, convenció a su mujer para que hiciera lo propio, o tal vez lo hizo él con sus propias manos (el caso nunca llegó a aclararse del todo). ¿Por qué? Porque estaba convencido de que su muerte era inminente e inevitable y no la quería «dejar sin prepararla». Lo cierto es que un virus mental puede conducir a la muerte con tanta certeza c o m o el del SIDA. Puede matar a su «anfitrión» y contaminar a quienes éste pueda «infectar». Piensa si no e n cuántas personas han sido asesinadas en tantas «limpiezas étnicas» y «guerras santas». Es incluso posible que la forma de malar del virus del SIDA sea a través de los virus mentales que lo acompañan. Lo relatado no implica que aquel médico fuera bajo ningún concepto una mala persona. Desde la perspectiva de la Programación Neurolingüística, el problema no era él, sino su creencia, su «virus». En realidad, el hecho de que se quitara la vida puede entenderse c o m o un acto final de integridad para alguien con aquella creencia. Lo que hay que enjuiciar críticamente son las creencias, no las personas. Un virus mental no puede ser destruido, tan solo ser reconocido y neutralizado o filtrado fuera del sistema. No puedes matar una «idea» o una «creencia» porque no están vivas. Por otro lado, matar a la persona que ha actuado en función de una idea o de una creencia tampoco las destruye. Siglos de guerra y de persecución religiosa lo demuestran. (La quimioterapia funciona en cierto m o d o c o m o la guerra. Destruye células infectadas, pero ni sana el cuerpo ni lo protege contra el virus. Además, inflige un numero relativamente considerable de «bajas civiles»

Virus mentales y la metaestructura

de creencias

233

entre las células sanas del cuerpo.) Las creencias limitadoras y los virus mentales deben ser tratados de forma parecida a la que el cuerpo emplea con los virus físicos, o el ordenador con los informáticos: reconociéndolos, inmunizándose ante ellos y no dejándoles espacio en el sistema. Los virus no sólo afectan a las personas y a los ordenadores «débiles», «estúpidos» o «malos». El «anfitrión» es en principio «engañado» por el virus porque éste aparenta encajar en el sistema o bien ser inofensivo. Por ejemplo, nuestro «código» genético es una especie de programa que funciona algo más o menos así: «Cuando haya A y B, haz C» o, «Si algo tiene la estructura "AAABACADAEAF", entonces pertenece a esta localización». Una de las funciones del sistema inmunitario consiste e n verificar los códigos de diversas partes de nuestro cuerpo, así c o m o todo lo que entra en él para garantizar su salubridad y su pertenencia al conjunto. En caso contrario, el agente extraño es «expulsado» o reciclado. Si el cuerpo y su sistema inmunitario son «engañados» por un virus c o m o el del SIDA, por ejemplo, es porque la estructura de éste se asemeja e n m u c h o s aspectos al código de nuestras propias células (una modalidad de «acompañamiento y conducción» a nivel celular). De hecho, los humanos y los chimpancés son las únicas criaturas cuya estructura genética se asemeja lo suficientemente a la del virus del SIDA c o m o para poder ser infectada («acompañada») por el virus. Como ejemplo, supongamos que el código genético de una persona tiene el patrón «AAABACADAEAF» y el de un virus es «AAABAOAPEAF», que parece en ciertas partes similar al del individuo. Si se verifican únicamente las primeras letras, el código parece idéntico y al organismo se le permite la entrada en el cuerpo. Otra forma que el virus tiene de engañar al sistema inmunitario consiste en revestirse de una envoltura de proteínas uiocuas, algo así c o m o el caballo de Troya, en cuyo caso el sistema inmunitario no percibe entonces nada alarmante. En cierta medida, todo eso se asemeja a la afirmación del médico de que «Si de veras le importa su familia no debería dejar de prepararla». En apariencia no hay nada obviamente perjudicial en ella; de hecho, parece que encaja con los valores positi-


EL PODER DE LA PALABRA

Virus mentales y la metaestructura de creencias

vos de «importar» y «estar preparado». Sin embargo, el contexto en el que se p r o n u n c i a y lo q u e n o se dice, pero se presupone o se a s u m e , la convierten en letal. Es i m p o r t a n t e recordar que u n virus (biológico, informático o m e n t a l ) n o tiene ni inteligencia ni i n t e n c i ó n respecto al sistema en el que penetra. Una declaración d e creencia, p o r ejemplo, n o es más q u e u n conjunto d e palabras hasta que le damos «vida» a través de los valores, los estados internos, las expectativas y las experiencias que relacionamos con estas palabras. De forma parecida, u n virus biológico sólo resulta perjudicial cuand o el c u e r p o le permite la entrada y lo confunde consigo mismo. La infección vírica n o es ni automática ni inevitable. Iodos hem o s pasado s e g u r a m e n t e p o r experiencias en las que hemos estado «expuestos» a los virus de la gripe o del resfriado, sin infectarnos p o r q u e n u e s t r a s defensas estaban «en guardia». La vac u n a c i ó n contra u n v i r u s específico consiste, e n esencia, en enseñar al sistema i n m u n i t a r i o a reconocer el virus y a reciclarlo o a expulsarlo del cuerpo. El sistema i n m u n i t a r i o n o aprende a matar el virus p o r q u e éste n o es u n ser vivo. (Es cierto que las d e n o m i n a d a s «células T asesinas» del sistema i n m u n i t a r i o hum a n o s o n capaces de destruir células y tejidos de n u e s t r o cuerpo infectados p o r u n virus, p e r o , c o m o e n el caso d e la quimioterapia, su acción atiende más al síntoma que a su causa. En una inm u n i z a c i ó n completa, las células s i m p l e m e n t e n o llegan a infectarse n u n c a . ) Por ejemplo, u n programa informático «antivirus» n o destruye partes del ordenador, sino que reconoce el programa vírico y lo b o r r a de la m e m o r i a del disco d u r o . A m e n u d o , lo que hacen estos programas es expulsar el disco c o n t a m i n a d o al detectar algún virus, de manera q u e el o r d e n a d o r n o sufra ningún riesgo.

rus con m a y o r extensión y profundidad. Por ejemplo, h e m o s conseguido eliminar virtualmente la viruela de la faz del planeta, pero n o lo h e m o s logrado d e s t r u y e n d o al virus causante d e esa enfermedad. Éste sigue presente en el m e d i o . Tan sólo le h e m o s enseñado a n u e s t r o sistema i n m u n i t a r i o sistemas para reconocer a ese virus. Te p o n e s la vacuna y de r e p e n t e tu c u e r p o dice: «Mira, ese virus n o m e pertenece», y eso es todo. Repito que las vacunas no m a t a n virus, sino que a y u d a n al organismo a r e c o n o cer con mayor claridad lo que es tuyo y lo q u e n o lo es, qué es lo que pertenece al c u e r p o y qué es lo que n o le pertenece.

234

De forma parecida, al i n m u n i z a r s e ante d e t e r m i n a d o virus, el sistema i n m u n i t a r i o del c u e r p o mejora su «educación» p reconocer y seleccionar ese virus. Del m i s m o m o d o q u e una niña o u n niño q u e a p r e n d e n a leer s o n cada vez más capaces d e discriminar patrones de letras, el sistema i n m u n i t a r i o mejora su capacidad de reconocimiento y selección de los distintos patrones en los códigos genéticos de los virus. Verifica el programa del via r a

235

De forma parecida, seleccionar u n archivo en el disco duro del ordenador y m a n d a r l o «a la papelera» para ser eliminado constituye u n a solución final, pero n o tan violenta c o m o «luchar» con el virus y «matarlo». Es algo q u e h a c e m o s n o tan sólo para proteger n u e s t r o s equipos, sino también para actualizar y reemplazar c o n n u e v a s versiones los p r o g r a m a s que se van quedando anticuados. Obviamente, lo dicho n o constituye u n a invitación a salir por ahí a «borrar» t o d o s los p e n s a m i e n t o s limitadores. De hecho, el énfasis prioritario estriba en tomarse el tiempo necesario para explorar la c o m u n i c a c i ó n o la intención positiva del síntoma. Muchas personas tratan simplemente de librarse de sus síntomas, y experimentan en ello grandes dificultades tan sólo p o r q u e n o hacen ningún esfuerzo p o r prestar atención a su situación y comprenderla. Reconocer y distinguir u n «virus» requiere a m e n u d o una buena dosis de sabiduría. Sanar u n «virus mental» implica profundizar y enriquecer nuestros m a p a s m e n t a l e s para conseguir de este m o d o más o p ciones y perspectivas. La sabiduría, la ética y la ecología n o derivan de estar en posesión del mapa del m u n d o «exacto» o «correcto», sencillamente p o r q u e ningún h u m a n o p u e d e aspirar a eso- El objetivo consiste en crear u n mapa lo más rico posible, que respete la naturaleza sistémica y la ecología, tanto d e nosotros mismos c o m o d e l m u n d o en el q u e vivimos. A medida q u e nuestro m o d e l o del m u n d o se e x p a n d e y enriquece, lo hace tamn la percepción q u e t e n e m o s de nuestra identidad y d e n u e s ra misión. El sistema i n m u n i t a r i o del c u e r p o es su m e c a n i s m o l e


EL PODER DE LA PAI-ABRA

Virus mentales y la metaestructura de creencias

para clarificar y m a n t e n e r la integridad de su propia identidad física. El p r o c e s o d e i n m u n i z a c i ó n implica sobre todo q u e este sistema aprenda más acerca d e lo q u e forma parte de nuestro ser físico y lo que no. De forma parecida, la i n m u n i z a c i ó n ante un virus mental implica la clarificación, la congruencia y la alineación del sistema d e creencias de cada cual, en relación c o n nuestra identidad y nuestra misión, tanto en el aspecto fisiológico c o m o en el «espiritual».

procede del latín y significa literalmente «poner debajo», de sub («debajo») y poneré ( « p o n e r » ) . Las presuposiciones lingüísticas se p r o d u c e n c u a n d o , para que una afirmación concreta tenga sentido, cierta información o determinadas relaciones tienen que ser aceptadas c o m o verdaderas. Por ejemplo, para c o m p r e n d e r la afirmación: «Tan p r o n t o como dejes d e sabotear n u e s t r o s esfuerzos terapéuticos, estaremos en condiciones de lograr algo más d e progreso», h a y que asumir que la persona a la que se dirige esta afirmación ha estado, en efecto, tratando de sabotear los esfuerzos terapéuticos d e quienes la atienden. La afirmación p r e s u p o n e también que se está intentando alguna clase de esfuerzo terapéutico, así c o m o que se ha logrado al m e n o s algún grado de progreso. De forma parecida, la afirmación: «Puesto que n o nos dejan otra alternativa, tendremos q u e recurrir a la violencia», p r e s u p o n e que realmente n o existe otra alternativa, así c o m o que s o n «ellos» quienes determinan q u e la h a y a o n o .

236

C o m o conclusión, las técnicas d e El poder de la palabra nos permiten tratar con las creencias limitadoras y los virus mentales d e u n m o d o que se asemeja más a la vacunación que a la quimioterapia. Muchos d e los principios y técnicas d e Programación Neurolingüística — c o m o los que incluyen los patrones de El poder de la palabra— pueden considerarse como una modalidad de «vacuna» que ayuda a las personas a inmunizar sus «sistemas de creencias» frente a determinados «virus mentales». Diluyen las creencias limitadoras y los virus mentales restableciendo su conexión con los valores, las expectativas, los estados internos y las experiencias, situándolos d e nuevo en el contexto d e m o d o que pueden ser actualizados de forma natural.

Presuposiciones Uno de los principales factores que i m p i d e n que u n virus mental sea actualizado o corregido de forma natural por datos y contraejemplos nuevos, procedentes d e nuestra experiencia, es que partes significativas d e la creencia se p r e s u p o n e n y n o son explíc i t a m e n t e expresadas en la creencia. Para q u e el virus mental sea actualizado o corregido, será necesario identificar, hacer que afloren a la superficie y examinar las d e m á s creencias y presuposiciones en las q u e el virus se basa. Las presuposiciones están relacionadas con las u c e n c i a s inconscientes o suposiciones, embebidas en la estructura d e un p r o n u n c i a m i e n t o , d e u n a acción o de otra creencia, y son necesarias para q u e éstas tengan sentido. Según el diccionario, presup o n e r significa «suponer de a n t e m a n o » . El t e r m i n o «suponer»

237

Las verdaderas presuposiciones lingüísticas deben ser contrastadas con las suposiciones y las inferencias. Una presuposición lingüística es algo q u e está abiertamente expresado e n el propio cuerpo d e la declaración y que debe ser «supuesto» o aceptado para que la frase o el p r o n u n c i a m i e n t o tengan sentido. Por ejemplo, en la pregunta: «¿Has dejado d e practicar ejercicio con regularidad?», la utilización de la palabra dejado implica que el preguntado ya practicaba ejercicio regularmente antes. La pregunta, en cambio: «¿Practicas ejercicio c o n regularidad?», n o contiene esa presuposición. Conclusiones c o m o «El q u e habla cree que el ejercicio es unportantc» o «El que habla n o está familiarizado con los hábitos de ejercicio del p r e g u n t a d o » n o están p r e s u p u e s t a s p o r las preguntas. Son suposiciones e inferencias que p o d r í a m o s extraer e la pregunta, pero que n o están implícitas en ella misma. Considera las siguientes afirmaciones: Los autoridades impidieron que los manifestantes " porque temían la violencia. ra

marcha-


238

Virus mentales y la metaestructura de creencias

EL PODER DE LA PALABRA

Las autoridades impidieron que los manifestantes ran porque predicaban la violencia.

marcha-

A m b a s frases tienen exactamente la m i s m a estructura, a excepción de las palabras «temían» y «predicaban». Sin embargo, según cuál d e las dos utilicemos, asumiremos q u e el sujeto que «teme» o «predica» son las «autoridades» o los «manifestantes». Es más probable q u e p e n s e m o s que sean las autoridades las que teman la violencia y los manifestantes quienes la prediquen, pero eso n o está en absoluto p r e s u p u e s t o p o r la propia afirmación, sino q u e es a s u m i d o p o r q u i e n e s la oímos. Lo ú n i c o que ambas frases p r e s u p o n e n es que u n o s manifestantes querían desfilar. Eso es todo. La inferencia relacionada con a m b a s frases podría ser que «los manifestantes y las autoridades eran g r u p o s diferentes de personas». La inferencia está relacionada c o n las conclusiones lógicas realizadas sobre la base de la información proporcionada p o r la afirmación. Habida cuenta de que las presuposiciones, las s u p o s i c i o n e s y las inferencias n o aparecen e n la e s t r u c t u r a superficial d e determinada afirmación o creencia, se hace más difícil identificarlas y tratarlas directamente. Consideremos las creencias de los dos médicos mencionados en el ejemplo de la paciente de cáncer: «Todas esas historias sobre la sanación cuerpo-mente son más que palabrerías que, probablemente, acabarán volverla loca.»

no por

«Si de veras le importa su familia no debería dejar de prepararla. » En la primera d e ellas, los juicios y las generalizaciones esenciales se e n c u e n t r a n en la estructura superficial de la frase, a u n c u a n d o la intención, las experiencias, las expectativas y el estado i n t e r n o d e los q u e derivan la generalización y los juicios h a n sido s u p r i m i d o s . Las declaraciones de «equivalencia compleja» y d e «causa-efecto» p u e d e n ser negadas o rechazadas di-

239

rectamente. Es decir, la interlocutora podría responder: «No son palabrerías, y no m e v a n a volver loca». En la s e g u n d a afirmación, la generalización y el juicio fundamentales n o aparecen en la estructura superficial d e la frase, por lo q u e n o p u e d e n ser negadas o refutadas directamente. Para hacerlo habría q u e decir algo así: «No m e importa mi familia y no la voy a p r e p a r a r » , lo cual sonaría bastante raro y, d e todos modos, n o trataría c o n las suposiciones e inferencias q u e realmente hacen d e la afirmación u n a creencia limitadora (a saber, que te vas a m o r i r y que lo mejor q u e p u e d e s hacer es prepararte para ello y acabar c u a n t o antes para n o molestar a los d e m á s ) . Para tratar d e u n a m a n e r a eficaz con esta s e g u n d a afirmación, lo primero que hay que hacer es sacar a la superficie s u s presuposiciones, s u s suposiciones y s u s inferencias. Tan sólo cuando éstas hayan sido cuestionadas y se hayan e x a m i n a d o s u s intenciones positivas, s u s expectativas, s u s estados interiores y las experiencias a partir d e las cuales la creencia se formó, p o drán ser exploradas, evaluadas y «reencuadradas». En el caso d e los dos médicos, la paciente fue aconsejada p o r una practicante d e PNL, que trató de dilucidar las intenciones positivas de ambas afirmaciones, en lugar d e centrarse en ellas mismas. Llegó a la conclusión de que la intención positiva d e la primera afirmación («Todas esas historias sobre la sanación cuerpo-mente no son más que palabrerías que, probablemente, acabarán por volverla loca») consistía en «no ser t o n t a » . F o r m u l a d a en positivo, la misma intención se convertía en «actuar sabiamente, inteligentemente y s a l u d a b l e m e n t e » . La paciente r a z o n ó que no tomar todos los c a m i n o s posibles d e sanación q u e se le presentaran n o sería ni sabio, n i inteligente n i saludable, sobre todo si hacerlo n o interfería con los d e m á s tratamientos. También se percató de q u e , probablemente, el facultativo n o hablaba p o r su propia experiencia, p o r haber probado y rechazado él m i s m o los métodos « c u e r p o - m e n t e » , sino que lo más probable es que lo hiciera a través de s u s filtros mentales c o m o licenciado en medicina. Se dio cuenta d e que, en realidad, su m é d i c o se sentía completamente p e r d i d o c o n esos m é t o d o s . De m o d o que concluyó que explorar los m é t o d o s de sanación c u e r p o - m e n t e con sabidu-


El. PODER DE LA PALABRA

Virus mentales y la metaestructura de creencias

ría, podría realmente dar respuesta a la intención positiva n o explicitada del facultativo, oculta tras la creencia en apariencia negativa de éste. La paciente respondió d e forma parecida a la afirmación del otro médico. D e t e r m i n ó q u e su i n t e n c i ó n positiva de su creencia («Si de veras le importa su familia no debería dejar de prepararla») consistía en última instancia en aceptar su destino y actuar ecológicamente con respecto a su familia. También reconoció que su destino estaba en m a n o s d e Dios y de ella m i s m a y q u e (a pesar d e lo que él pudiera p e n s a r de sí m i s m o ) el m é d i c o n o era Dios y q u e , p o r consiguiente, n o podía conocer su destino. La mujer concluyó q u e u n a d e las mejores maneras en q u e podía «preparar» a s u s hijos para tratar con u n a enfermedad grave consistía en ser ella misma u n b u e n m o d e l o de c ó m o abordar la salud con congruencia y o p t i m i s m o , sin dejarse vencer p o r la desesperación o p o r la apatía.

C o m o ya h e m e n c i o n a d o , el otro facultativo acabó suicidándose al verse enfrentado a u n a enfermedad grave pocos a ñ o s después d e haber p r o n u n c i a d o su famosa frase, víctima d e s u s propio virus m e n t a l y d e s u s presuposiciones. E n r e s u m e n , c u a n t a s más presuposiciones contenga la frase, más potencial tiene para convertirse en u n «virus». Sin embargo, es i m p o r t a n t e recordar que n o todos los virus s o n perjudiciales. De hecho, la ingeniería genética m o d e r n a utiliza incluso virus especiales para «empalmar» genes. De forma parecida, las presuposiciones y las inferencias también p u e d e n transmitir mensajes positivos. Lo que sucede es q u e las presuposiciones lingüísticas reducen s i m p l e m e n t e el potencial para el análisis directo.

240

C o m o ya h e señalado con anterioridad, la paciente acabó p o r tener u n a espectacular recuperación, sobrepasando c o n mucho las expectativas d e cualquiera de los implicados. Dados los comentarios anteriores sobre virus mentales y presuposiciones, resulta interesante observar que el médico que formuló la primera d e las dos afirmaciones volvió a ver a la paciente varios meses después. Q u e d ó francamente s o r p r e n d i d o p o r su estado de salud y le dijo: «¡Válgame el Cielo, parece usted más sana q u e yo! ¿Qué ha hecho?» Sabía que n o podía ser n a d a médico, p o r q u e su estado se había considerado demasiado avanzado para eso. La mujer le respondió: «Ya sé que usted dijo que n o creía en la sanación c u e r p o - m e n t e , pero decidí probar d e todos m o d o s y h e pasado m u c h o tiempo m i r a n d o en mi interior y visualizando cómo me curaba». A lo que el facultativo respondió: «Bueno, la tendré q u e creer p o r q u e sé que nosotros n o h e m o s hecho nada». Nueve años más tarde, el m i s m o médico atendió a la misma paciente para u n a cuestión de cirugía menor. Aquella mujer (que no era otra que mi m a d r e ) contó q u e , al verla, el médico reaccionó c o m o si se encontrara ante u n a aparición. Después d e practicarle u n c h e q L t e o realmente exhaustivo, le puso la m a n o en el h o m b r o y le dijo: «Manténgase lejos d e los médicos».

241

Recordemos el comentario del m é d i c o citado en el Capítulo 1, c u a n d o le dice a su paciente que «El resto es cosa suya», afirmación que t a m b i é n implica presuposiciones e inferencias. En este caso, sin embargo, la presuposición es: «Puede hacerse algo más para promover su recuperación, y usted tiene la capacidad y la responsabilidad de hacerlo». Esta presuposición ejercerá una influencia positiva sobre las acciones del paciente. En Patterns of the Hypnotic Techniques of Milton H. Erickson M.D. (1975) los cofundadores d e la Programación Neurolingüística, Richard Bandler y J o h n Grinder, describen c ó m o empleaba este legendario h i p n o t e r a p e u t a las presuposiciones lingüísticas para inducir estados d e trance en s u s pacientes y ayudarlos a manejar más eficazmente s u s síntomas. El ejemplo incluido en el Capítulo 1, en el que el psiquiatra le dice al paciente que creía ser Jesús «Tengo e n t e n d i d o q u e tienes experiencia c o m o carpintero», constituye u n ejemplo del m o d o en que Erickson se servía de las presuposiciones lingüísticas. Solía formular a m e n u d o afirmaciones o sugerencias q u e p r e s u p o n í a n d e t e r m i n a d o s comportamientos o respuestas en s u s pacientes, c o m o : «¿Quiere hablarme ahora mismo de lo que le molesta, o prefiere esperar un poco?» (Se da por sentado que la persona dirá qué es lo que le molesta, la única cuestión es cuándo.)


242

Virus mentales y la metaestructura

EL PODER DE LA PALABRA

«Ahora no se relaje demasiado deprisa.» (Se da por sentado que ya se está relajando, la única cuestión es el ritmo al que lo hace.) «Cuando sus síntomas hayan desaparecido, observará lo fácil que le resultará mantener los cambios que ha hecho en su estilo de vida.» (Se da por sentado que los síntomas desaparecerán, del mismo modo que se da por hecho que mantener los cambios que ha hecho en su estilo de vida es fácil. La única cuestión estriba en darse cuenta de ello.) «Puesto que se lo va a pasar tan bien aprendiendo un nuevo nivel, ya puede anticipar el placer ahora mismo.» (Se da por sentado que se lo va a pasar bien y que va a aprender, así como que tiene ganas de que llegue el momento. La única cuestión es cuándo comenzar.)

de creencias

243

generados internamente. U n ejemplo de percepción «autorreferenciada» consistiría en colocarse entre dos espejos y ver nuestra imagen en u n espejo que la refleja sobre el otro, creando así la experiencia d e «verse a u n o m i s m o viéndose a sí mismo». Los procesos autorreferenciales p u e d e n contrastarse con aquellos que disponen d e referencias externas. Los procesos d e referencia externa operan en respuesta a reglas y realimentaciones procedentes sobre todo del exterior, o que son ajenas al propio proceso o sistema. Por lo general, los sistemas saludables mantienen u n equilibrio entre «autorreferencia» y «referencia externa» (u «otra» referencia). C u a n d o u n sistema o proceso es en exclusiva autorreferencial, p u e d e provocar patologías y paradojas. Por ejemplo, las personas que sólo son autorreferenciales, parecen centradas en sí mismas y arrogantes. El cáncer constituye u n ejemplo biológico de u n sistema (o d e u n a parte del sistema) que se ha vuelto autorreferencial en exceso. Crece y se extiende hasta un p u n t o e n el que resulta destructivo para el resto del sistema.

Practica tú m i s m o la elaboración d e declaraciones de presuposiciones c o n las siguientes fórmulas, llenando los espacios en blanco c o n algún c o m p o r t a m i e n t o o respuesta que desees:

Argumentos

¿Quieres ahora o u n poco más tarde? N o es necesario demasiado deprisa. C u a n d o hayas t e r m i n a d o d e te darás cuenta d e lo fácil que es Puesto que , también podrías (comenzar/terminar)

Las afirmaciones autorreferenciales p r o d u c e n a m e n u d o u n a especie de lógica circular. Por ejemplo, el comentario d e q u e «Dios existe p o r q u e la Biblia nos dice que así es, y sabemos que lo q u e la Biblia dice tiene q u e ser verdad p o r q u e es la palabra revelada de Dios» se refiere a su misma afirmación c o m o evidencia d e su validez, creando d e este m o d o u n a r g u m e n t o circular. Otro ejemplo sería la historia de aquel ladrón q u e repartía siete perlas robadas. Le dio dos al ladrón d e su derecha y otras dos al d e su izquierda.

Autorreferencia Un segundo factor clave que p u e d e hacer que u n a creencia se convierta en u n virus mental se presenta c u a n d o la creencia se vuelve circular o autorreferencial. Decimos que u n proceso es autorreferencial c u a n d o se refiere a sí m i s m o u opera sobre sí mismo. Los sistemas sociales o psicológicos autorreferenciales o autoorganizadores construyen su propia realidad aplicando principios y reglas

circulares

—Yo —dijo e n t o n c e s — m e quedaré c o n tres. El de la derecha le preguntó: —¿Y eso p o r qué? — P o r q u e soy el líder — r e s p o n d i ó el ladrón. —¿Y c ó m o es que eres el líder? —insistió el otro. — P o r q u e soy el que más perlas tiene.


244

El. PODER DE LA PALABRA

Virus mentales y la metaestructura de creencias

De n u e v o , la mitad del a r g u m e n t o utiliza la otra mitad para validarse a sí m i s m o . En ocasiones, las afirmaciones autorreferenciales p u e d e n estar disfrazadas al redefinir ligeramente en ellas alguna palabra clave, c o m o en el caso de la afirmación d e q u e «Restringir la libertad d e expresión tiene que ser b u e n o para la sociedad, porq u e conviene a los intereses de ésta que la expresión tenga ciertos límites». Lo que la declaración realmente dice es que «Restringir la libertad d e expresión es b u e n o para la sociedad, p o r q u e restringir la libertad de expresión es b u e n o para la sociedad». Sin embargo, n o resulta así de evidente p o r q u e «restringir la libertad de expresión» ha sido redefinido c o m o «ciertos límites a la libertad d e expresión» y « b u e n o para la sociedad» ha pasado a ser «conveniente para los intereses de la sociedad». Esta clase de afirmaciones autorreferenciales está desconectada de la «metaest r u c t u r a » , es decir, del resto de las experiencias, valores, consecuencias y estados internos, q u e podrían d e t e r m i n a r su ecología o s u utilidad.

la»? ¿Tiene e n realidad algo que ver con el control? ¿Y q u é hay de la curiosidad, d e la c o s t u m b r e o d e la estrategia? Una vez m á s , el hecho de q u e la frase n o esté conectada a n i n g ú n tipo d e metaestructura la convierte en autovalidante.

C u a n d o la autorreferencia se c o m b i n a c o n las creencias, la mezcla resultante p u e d e dar pie al nacimiento de u n n u e v o virus verbal. Veamos la frase siguiente: «Te tengo bajo mi control porque tienes que leer mi final.» Eso es lo q u e los psicolingüistas d e n o m i n a n «frase vírica» (emparentada, pero n o idéntica, al «virus m e n t a l » ) . Observa que contiene u n a serie d e presuposiciones y suposiciones interesantes. U n a d e las características de estas «frases víricas» consiste en q u e s o n autorreferenciales y autoconfirmadoras. El ú n i c o territorio referido p o r la frase es el d e sí misma. N o hay n i n g u n a otra información c o n la q u e verificarla. Parece tener cierta validez p o r q u e , para c o m p r e n d e r la afirmación d e causa-efecto q u e prop o n e , tenemos que leer el final d e la frase, pero ¿nos tiene en realidad bajo su control? ¿Quién es ese «yo» q u e n o s está controlando? Ciertamente, la frase n o es u n ser con i d e n t i d a d propia, sino tan sólo u n conjunto de palabras. P u e d e incluso q u e quien la haya escrito esté m u e r t o . ¿Es esa persona quien n o s «contro-

245

paradojas y dobles lazos Las declaraciones autorreferenciales t a m b i é n p u e d e n invalidarse a sí mismas, c u a n d o p r o d u c e n paradoja a d e m á s de circularidad. La paradoja lógica clásica «Esta afirmación es falsa», por ejemplo, constituye u n caso claro d e afirmación autorrefencial que produce una conclusión paradójica. Si la afirmación es cierta, es falsa, luego es cierta, y así hasta el infinito. Otro b u e n ejemplo es el del barbero del p u e b l o q u e afeita a todos los q u e n o se afeitan. ¿Se afeita él también? Si lo hace, n o pertenece a la categoría d e los que n o se afeitan y por consiguiente, n o puede, ser afeitado por el barbero. Pero si n o se afeita, pasa a pertenecer a la categoría de los que n o se afeitan y tiene q u e ser afeitado p o r el barbero, es decir, p o r sí m i s m o . U n tercer ejemplo de paradoja autorreferencial sería la pregunta «Puesto q u e Dios es t o d o p o d e r o s o , ¿ p u e d e crear u n a roca tan grande q u e n i él m i s m o p u e d a mover?» U n «doble lazo» es u n a clase especial d e paradoja q u e crea una situación d e «nadie gana», es decir, u n a situación en la q u e «maldito si lo haces, m a l d i t o si n o lo haces». N u m e r o s o s dobles lazos implican procesos a distintos niveles, de m o d o que aquello que tienes q u e hacer en u n nivel para sobrevivir (estar seguro, mantener tu integridad, etc.) a m e n a z a tu supervivencia (tu seguridad, tu integridad, etc.) en otro nivel. Según el antropólogo Gregory Bateson, que fue quien definió inicialmente el doble lazo, tales conflictos están en la raíz tanto d e la creatividad c o m o de la psicosis, s e g ú n u n o sea capaz de trascender el doble lazo o, por el contrario, quedarse atrapado e n él. En este sentido, los dobles lazos están relacionados con lo que ha acabado p o r conocerse c o m o «Catch-22». El t é r m i n o proviene de la novela d e m i s m o n o m b r e [Trampa 22] escrita p o r Joseph Heller ( 1 9 6 1 ; película, 1970). El a r g u m e n t o d e esta n o -


246

EL PODER DE LA PALABRA

vela, p e n s a d o con la intención d e ser u n a sátira negra pero h morística sobre la burocracia militar, sitúa la acción en u n a base de las fuerzas aéreas estadounidenses d u r a n t e la segunda guerra m u n d i a l . La trama a r g u m e n t a l narra las vicisitudes del aviador Yossarian en sus intentos p o r escapar a los h o r r o r e s d e la guerra. En su e m p e ñ o por lograrlo, queda atrapado en la «Catch-22», u n a misteriosa regulación que es, en esencia, u n a r g u m e n t o circular. Yossarian descubre q u e p u e d e conseguir que dictaminen q u e no es apto para volar con la c o n d i c i ó n de que demuestre que está loco. Sin embargo, para q u e le d e n de baja del servicio militar p o r locura, primero tiene q u e pedir ser d a d o de baja. La trampa estriba en que si alguien pide ser d a d o d e baja, es señal de que está c u e r d o , p o r q u e nadie en su sano juicio desearía seguir jugándose la vida. C o n su misma voluntad d e n o volar, Yossarian d e m u e s t r a estar perfectamente cuerdo.

Virus mentales y la metaestructura de creencias

blema q u e surgen de la paradoja autorreferencial y d e la circularidad. Según Gregory Bateson (Sieps to an Ecology of Mind, pág. 202) (Una u n i d a d sagrada: pasos ulteriores hacia u n a ecología d e la m e n t e ) . «La tesis central [de la teoría d e tipos] consiste en q u e existe u n a d i s c o n t i n u i d a d entre u n a clase y s u s m i e m b r o s . La clase n o p u e d e ser u n m i e m b r o d e sí m i s m a ni p u e d e ser u n o de los m i e m b r o s d e la clase, puesto que el t é r m i n o utilizado para clase pertenece a otro nivel de abstracción — a u n tipo lógico distinto— del t é r m i n o e m p l e a d o para miembros». Por ejemplo, la clase de las patatas n o es e n sí misma u n a patata. Así p u e s , las reglas y las características q u e son de aplicación a los m i e m b r o s de determinada clase n o tienen p o r q u é serlo a la propia clase: p u e des pelar o chafar u n a patata, pero n o p u e d e s hacer lo m i s m o con «la clase patatas».

Los dobles lazos n o sólo exhiben a m e n u d o la doble cualid a d de paradoja y circularidad q u e ilustra el ejemplo d e «Catch22», sino q u e c o n d u c e n a la misma sensación d e confusión e impotencia. C o n s i d e r e m o s , p o r ejemplo, los juicios d e Salem, en los que en u n a de las pruebas para d e t e r m i n a r si u n a persona era o n o bruja se la ataba y se la echaba al agua. En caso d e que flotara y sobreviviera, se consideraba q u e aquello era u n a prueba evidente d e brujería, p o r lo que se la llevaba al patíbulo. Si, por el contrario, se h u n d í a y se ahogaba, quedaba liberada d e la acusación d e brujería, a u n q u e de poco le servía p o r q u e de todos modos ya estaba muerta. Resumiendo, la autorreferencia constituye una fuente tanto d e creatividad c o m o d e confusión, según c o m o sea su equilibrio c o n los d e m á s procesos del sistema. Puede producir tanto patología como confusión, dependiendo de cómo se estructure y se utilice.

La teoría de los tipos

Todas las afirmaciones de este recuadro son falsas.

2

+ 2 =

5

Incluir una afirmación sobre la clase como un todo como si uno de sus miembros produjera una paradoja

Los osos polares son animales tropicales. La Luna está hecha de queso azul. Las ratas son una clase de pájaros.

Todas las afirmaciones de este recuadro son falsas. 2+2 =5

Los osos polares son animales tropicales. La Luna está hecha de queso azul. Las ratas son una clase de pájaros.

lógicos

El filósofo y matemático Bertrand Russell desarrolló u n a «teoría d e tipos lógicos» para tratar de ayudar a resolver la clase de pr°"

247

Se

g u n la teoría de tipos únicos de Russell, convertir la clase en un miembro de sí misma produce paradoja


248

El- PODER DE LA PALABRA

Virus mentales y la metaestructura

El principio d e los tipos lógicos d e Russell constituye u ejemplo del establecimiento de u n m e c a n i s m o de regulación autorreferencial a u n «nivel» operativo distinto. Esta clase de mecanismo se ha convertido en el objeto d e estudio de lo que se conoce c o m o «cibernética de s e g u n d o o r d e n » , q u e trata a menudo c o n bucles y procesos «recurrentes», c o m o los implicados en los sistemas autopoiésicos y autoorganizadores. La recursión o repetición es u n a modalidad concreta de bucle de realimentación, en el que la operación o el procedimiento s o n autorreferenciales, es decir, aluden a sí mismos c o m o parte del procedimiento. «Comunicar acerca d e la comunicación», «observar al observador», «proporcionar realimentación sobre la realimentación», etc. constituyen ejemplos de procesos autorreferenciales recurrentes. n

Aplicación a sí misma de una o una generalización

creencia

El p a t r ó n d e El poder de la palabra conocido c o m o «Aplicar a sí mismo» constituye u n ejemplo de aplicación verbal del proceso de autorreferencia para a y u d a r a alguien a reflexionar sobre afirmaciones d e creencias, así c o m o para evaluarlas. Aplicar una creencia a sí misma implica evaluar la afirmación d e la creencia s e g ú n la generalización o l o s criterios definidos p o r ella misma. Por ejemplo, si alguien expresa u n a creencia c o m o : «No puedes fiarte d e las palabras», la creencia p u e d e ser aplicada a sí misma diciendo: «Puesto que n o te puedes fiar d e las palabras, supongo que n o te p u e d e s fiar de lo que acabas de decir». Otro ejemplo, s u p o n g a m o s q u e alguien n o s dice: «No está b i e n generalizar», le p o d e m o s preguntar: «¿Estás seguro de que está bien que hagas esta generalización?» El propósito de aplicar u n a creencia o u n a generalización a sí m i s m a consiste en descubrir si la creencia es o n o u n ejemplo c o n g r u e n t e d e su propia generalización, e n u n a especie d e «regla d e oro» que diría: «Una generalización es válida para los demás e n la m e d i d a q u e lo pueda ser para sí m i s m a » . Por ejemplo, c u a n d o alguien dice: «El mapa n o es el territorio... incluyendo

de creencias

249

esta misma creencia, qLie n o es m á s q u e otro m a p a , d e m o d o q u e no caigáis en la t r a m p a d e creer q u e es la "realidad"». A m e n u d o , el proceso d e aplicar a sí m i s m a u n a creencia limitadora crea u n a paradoja, que sirve para sacar a la luz aquellas áreas en las q u e la creencia n o es útil. Es u n a forma d e aplicarle el viejo adagio d e que a veces hay que combatir «el fuego c o n fuego», volviéndola contra sí misma. Un b u e n ejemplo de utilización del p a t r ó n d e «Aplicar a sí mismo» para tratar con u n potencial virus m e n t a l , es el d e aquel hombre que se debatía c o m o participante en u n seminario d e PNL. Estaba interesado e n desarrollar la flexibilidad d e su tono vocal, pero seguía e n c o n t r á n d o s e con u n a e n o r m e resistencia interna. Una parte d e sí m i s m o sabía que era «apropiado» ser más flexible con su voz, pero p o r otro lado se sentía «ridículo» al tratar de hacer algo distinto. Ese conflicto i n t e r n o hacía que estuviera c o n s t a n t e m e n t e p e n d i e n t e de sí m i s m o y q u e se atascara cada vez que trataba d e realizar u n ejercicio. Sus dificultades con los ejercicios hacían que se sintiera cada vez m á s frustrado, n o sólo por sí m i s m o , sino también p o r los otros participantes q u e trataban de realizar los ejercicios c o n él. Los problemas de aquel h o m b r e llegaron a conocimiento d e los dos formadores de PNL que dirigían el seminario, que decidieron utilizar u n a clase de técnica de confusión para i n t e r r u m p i r aquel patrón de resistencia. Sacaron al h o m b r e c o m o sujeto para la demostración de u n ejercicio d e flexibilidad vocal. C o m o de costumbre, tan p r o n t o como comenzó a tratar de realizar el ejercicio, comenzaron también a manifestarse la resistencia y el conflicto. Llegados a este p u n t o , u n o d e los formadores le dijo: «Tengo entendido que considera apropiado desarrollar flexibilidad en su voz, pero que le preocupa hacer el ridículo intentándolo. Mi pregunta es si lo que quiere es ser apropiadamente ridículo o ridiculamente apropiado». Aquella pregunta cogió desprevenido al alumno y se q u e d ó sin contestar, ocasión que el otro formador aprovechó para añadir: «Es apropiado que se sienta confundido Por esta pregunta, habida cuenta d e lo ridicula que es». A lo que p a ñ e r o respondió: «Pero ¿no es ridículo q u e sea apropiado P o n d e r de este m o d o a u n a pregunta tan ridicula?» Pero el otro S u

res

C o r n


El. PODER DE LA PALABRA

Virus mentales y la metaestructura de creencias

n o cejó: «Sí, pero es apropiado hacer u n a pregunta ridicula cuando la situación es tan ridicula c o m o parece que es ésta», a lo que el otro siguió: «Es ridículo decir eso. Creo que es apropiado que estemos en u n a situación tan ridicula, y m e parece necesario q u respondamos a ella de la forma apropiada». Lejos de amilanarse, el segundo formador insistió: «Ya sé q u e lo que estoy diciendo es ridículo pero creo q u e , para actuar d e forma apropiada, tengo que ser ridículo. De h e c h o , y dada la situación, sería ridículo actuar de forma apropiada». Volviéndose hacia el a l u m n o , los dos formadores le p r e g u n t a r o n entonces: «¿Usted qué opina?»

Veamos a c o n t i n u a c i ó n otro ejemplo, t o m a d o del Evangelio según San J u a n (8:3-11), en el que el p a t r ó n d e «Aplicar a sí mismo» de El poder de la palabra fue utilizado para salvarle la vida a una mujer:

250

e

El h o m b r e , c o m p l e t a m e n t e a n o n a d a d o , se q u e d ó en blanco u n o s instantes. Luego soltó u n a carcajada, ante lo que los formadores dijeron: «Pues v a m o s a hacer el ejercicio». Aquel joven p u d o ya completar el ejercicio sin n i n g u n a clase de interferencia interna. En cierta medida, la técnica d e confusión sirvió para desensibilizarle con respecto a la interpretación problemática de determinadas palabras, lo cual le dejó libre para elegir su reacción sobre la base de criterios diferentes. En lo sucesivo, cada vez que salía a la luz cualquier cuestión relacionada c o n lo «apropiado» o lo «ridículo» d e su c o m p o r t a m i e n t o , se reía p o r q u e ya se sentía en condiciones d e tomar s u s decisiones sobre la base de u n a estrategia distinta y m á s eficaz. Otro ejemplo es el del h o m b r e que tenía dificultades con su negocio. Sin saber m u y bien c ó m o , siempre acababa desbordado p o r el n ú m e r o d e a s u n t o s q u e atender. Al averiguar su estrategia d e motivación, se descubrió que si u n cliente o u n amigo le pedía alguna tarea o algún favor, c o m e n z a b a inmediatamente a construirse u n a imagen mental de sí m i s m o h a c i e n d o lo que se le pedía. Si podía verse haciéndolo, entonces se decía que tenía que hacerlo y se ponía m a n o s a la obra, a u n q u e aquello interfiriera con los d e m á s a s u n t o s en los que estuviera implicado. Se le pidió entonces q u e se visualizara a sí m i s m o no haciend o aquello que podía visualizarse h a c i e n d o . A medida que «giraba sobre sí mismo» m e n t a l m e n t e , pareció q u e el joven entraba en trance, estado q u e el practicante d e PNL que le atendía aprovechó para ayudarle a desarrollar algunos tests y operaciones más eficaces en relación con su estrategia d e motivación.

251

y los escribas y los fariseos llevaron a su presencia a una mujer sorprendida en adulterio, y cuando la tuvieron ante sí le dijeron: «Maestro, esta mujer ha sido sorprendida en el mismo acto de adulterio. Moisés en su ley ordena que una mujer así debe ser lapidada, pero ¿tú qué dices?» Así dijeron, tratando de tentarle para tener de qué acusarle luego. Pero Jesús se inclinó hacia delante y escribió con su dedo en el polvo, como si no les oyera. Así que, cuando siguieron inquiriéndole, finalmente se levantó y les dijo: «Que aquel de entre vosotros que esté libre de pecado tire la primera piedra». Tras lo cual se sentó a escribir de nuevo sobre el polvo. Y aquellos que lo escucharon, convictos por sus propias conciencias, se fueron yendo uno tras otro, comenzando por el más viejo y hasta el último y allí quedó jesús solo, con la mujer frente a él. Tras levantarse y ver que nadie había más que la mujer, dijo: «Mujer, ¿dónde están quienes te acusaban? ¿Te ha condenado alguien?» «Nadie, Señor», respondió ella y Jesús le dijo: «Tampoco yo te condeno, ve en paz y no vuelvas a pecar». La frase de J e s ú s «Que aquel de entre vosotros que esté libre de pecado tire la primera piedra» constituye u n ejemplo clásico de aplicación d e los valores expresados p o r u n a declaración de creencia a la m i s m a creencia. Para hacerlo, J e s ú s p r i m e r o «fragmentó hacia arriba» «adulterio» en «pecado», invitando acto seguido a los presentes a aplicar el m i s m o criterio y las mismas consecuencias a su propio c o m p o r t a m i e n t o .


252

Virus mentales y la metaestructura de creencias

El. PODER DE LA PALABRA

253

creencia? ¿De qué m o d o podría ser u n ejemplo (o n o serlo) d e su propia afirmación? 'Que aquel de e n í n r vosotros que esté libre de pecado tire i piedra la pr

Ha pecado (ha cometido adulterio)

Por

Por ejemplo: ¿ C u á n t o t i e m p o te costó a p r e n d e r la idea de que eso significa que eres lento a p r e n d i e n d o ? Tal vez si te t o m a r a s el tiempo necesario para c o m p r e n d e r realmente hasta q u é p u n t o esta creencia te limita innecesariamente, estarías más abierto a interiorizar algunas nuevas ideas sobre c ó m o aprender.

Merece ser castigada (lapidada hasta morir) consiguiente

Aplicación por Jesús del patrón «Aplicar a sí mismo» para salvarle la vida a una mujer Observa que Jesús n o cuestiona la creencia, sino que la «des e n c u a d r a » , obligando al g r u p o a cambiar de posición perceptiva y a ampliar su mapa d e la situación, para incluir en él el comp o r t a m i e n t o d e los d e m á s . Prueba este patrón con alguna de tus propias creencias. Para comenzar, asegúrate de formularla en u n a afirmación de causaefecto o de equivalencia compleja: Creencia:

soy/es/son

Por ejemplo: Soy lento aprendiendo comprender las nuevas ideas.

. porque

p o r q u e me toma tiempo

¿Cómo p u e d e s evaluar la propia declaración de creencia se g ú n la generalización o los criterios definidos p o r la misma

En ocasiones es necesario pensar d e forma n o lineal y n o literal para p o d e r aplicar la creencia a sí m i s m a . Por ejemplo, si alguien dice: «No p u e d o p e r m i t i r m e ese p r o d u c t o p o r q u e es demasiado c a r o » , tal vez t e n g a m o s q u e h a c e r la «aplicación a s í mismo» de forma más bien metafórica. Eso se podría hacer diciendo: «¿Está seguro de que p u e d e permitirse m a n t e n e r c o n tanta fuerza esta creencia? Podría impedirle sacar partido de oportunidades importantes» De forma parecida, si alguien nos dice: «Un diagnóstico de cáncer es c o m o recibir u n a sentencia d e m u e r t e » , esa afirmación podría ser aplicada a sí m i s m a contestando: «Esa creencia se ha estado extendiendo c o m o u n cáncer d u r a n t e años. Tal vez le haya llegado ya la hora d e extinguirse».

Metamarcos Aplicar a sí misma u n a generalización c o n d u c e a m e n u d o a la persona a u n a metaposición en relación con s u s propios pensamientos y creencias. En Programación Neurolingüística, el concepto de «metaposición» es u n m e d i o de aplicación de u n p r o ceso autorreferencial para facilitar el cambio psicológico y el crecimiento personal. En metaposición, nos disociamos p r i m e r o de nuestros p e n s a m i e n t o s , acciones e interacciones, y luego res o n a m o s sobre todo ello para obtener n u e v a s ideas y comprensiones que nos a y u d a r á n a actuar d e forma más eficaz. Eso ° a c e ver que la creencia es, en efecto, u n a «creencia» y n o n

s

n


254

EL PODER DE LA PALABRA

Virus mentalesy la metaestructura de creencias

necesariamente la única interpretación posible d e la realidad. U n a de las formas m á s directas d e alcanzar u n a metaposición c o n respecto a la creencia consiste en utilizar lo que se conoce c o m o « m e t a m a r c o » , cuya aplicación consiste en evaluar la creencia desde el m a r c o d e u n contexto fluyente y orientado hacia lo personal, es decir, establecer una creencia sobre la creencia. P o d e m o s creer, p o r ejemplo, que alguna otra creencia es errónea o estúpida. La frase: «Lo dices sólo para hacerme sentir bien» constituye u n ejemplo c o m ú n del m o d o en que se p u e d e usar un metamarco para descartar una a f i r m a c i ó n o evaluación positiva hecha p o r otra persona.

Le hice ver que, lógicamente, no debía considerarse a sí mismo como responsable de aquellos rasgos de su carácter, porque todos aquellos impulsos reprensibles tenían su origen en la infancia y no eran más que derivaciones de su carácter infantil que sobrevivían en su subconsciente, así como que debía saber que la responsabilidad moral no es de aplicación a los niños.

La diferencia entre aplicar la creencia a sí m i s m o y metaencuadrar consiste en q u e , c u a n d o u n a creencia es aplicada a sí misma, su contenido (es decir, los valores y las generalizaciones que la creencia expresa) es utilizado para evaluar la propia creencia. En el metaencuadre, en cambio, la creencia sobre la otra creencia p u e d e tener u n contenido c o m p l e t a m e n t e diferente al d e la creencia a la que se refiere. P o r ejemplo, consideremos la generalización siguiente: «Tienes q u e ser fuerte para sobrevivir». Aplicar la creencia a sí misma implicaría decir algo así c o m o : «Me pregunto si esta creencia será lo suficientemente fuerte c o m o para sobrevivir hasta el próximo milenio». Para metaencuadrar la creencia, e n cambio, podríamos decir: «Esta creencia parece más bien u n a reflexión desde un p u n t o d e vista relativamente estrecho y masculino, q u e deja sin reconocer la importancia d e la cooperación y la flexibilidad con respecto a la supervivencia». Metaencuadrar constituye u n a estrategia c o m ú n en psicoterapia y asesoría para trabajar con las creencias, en la que el cliente es a c o m p a ñ a d o al metamarco d e su historia personal o de otras influencias sociales. La técnica d e psicoanálisis d e Sigmund Freud constituye u n ejemplo clásico de aplicación de m e t a m ' co. F r e u d explicaba y «enmarcaba» c o n s t a n t e m e n t e las quejas de SLIS pacientes colocándolas d e n t r o del marco de s u s teorías. Vea m o s la siguiente cita, extraída d e su informe sobre el trabajo con u n paciente obsesionado c o n fantasías sobre ratas (el caso llamado «Raiman»): a r

255

Freud reencuadra los p e n s a m i e n t o s y los «impulsos reprensibles» del h o m b r e c o m o derivados del «carácter infantil que sobrevive en el subconsciente». Luego implica que «la responsabilidad moral n o es d e aplicación a los niños», p o r l o q u e el paciente n o debe culpabilizarse a sí m i s m o de s u s compulsiones. Metaencuadrar difunde a m e n u d o el i m p a c t o d e u n a creencia limitadora, c a m b i a n d o la perspectiva de la persona p o r la de un observador de sus procesos mentales. Explora este patrón con t u s propias creencias. Piensa en algún juicio, creencia o generalización q u e te esté limitando. ¿Qué creencia sobre esta creencia podría cambiar o enriquecer tu percepción d e la misma? Creencia: Tengo esta creencia porque: C o m o los d e m á s patrones de El poder de la palabra, el de metaencuadrar p u e d e ser también utilizado para apoyar o reforzar alguna creencia potenciadora. C o m o ejemplo, s u p o n g a m o s que alguien desee establecer la creencia de q u e «Mi inteligencia y mi capacidad d e c o m u n i c a c i ó n hacen d e m í un superviviente». U n metamarco d e apoyo podría ser: «Tienes esta creencia p o r q u e reconoces que la era d e la información ha c a m b i a d o para siempre '°s factores necesarios para la supervivencia».


256

Virus mentales y la metaestructura de creencias

EL PODER DE LA PALABRA

Niveles lógicos Los patrones d e El poder de la palabra d e «Aplicación a sí mism o » y de «Metamarco» estimulan por lo general u n cambio de nuestra atención hacia u n nivel distinto de p e n s a m i e n t o . Hacen q u e s e a m o s m á s conscientes d e lo que Bertrand Russell denomin ó «tipos lógicos», así c o m o del h e c h o de que n o p o d e m o s tratar a la clase y a s u s m i e m b r o s c o m o si perteneciesen a u n mism o nivel. El a n t r o p ó l o g o y teórico d e la comunicación Gregory Bateson aplicó la teoría d e tipos lógicos d e Russell c o m o medio para contribuir a la explicación y a la resolución d e u n a serie de cuestiones relacionadas c o n la c o n d u c t a , el aprendizaje y la com u n i c a c i ó n . Según Bateson, el concepto d e tipos lógicos distintos es fundamental para la c o m p r e n s i ó n del j u e g o , del aprendizaje d e alto nivel y d e los p a t r o n e s de p e n s a m i e n t o patológicos. Bateson asegura que la confusión entre tipos lógicos es en gran medida responsable de lo q u e h e m o s estado denominando «creencias limitadoras» y «virus mentales». C o m o ejemplo, Bateson señalaba q u e el «juego» implica distinguir entre diferentes tipos lógicos de c o m p o r t a m i e n t o y de mensajes. Según él, c u a n d o los animales y los h u m a n o s se implican e n el «juego», e x h i b e n a m e n u d o los m i s m o s comportam i e n t o s asociados con la agresión, la sexualidad y otros aspectos más «serios» de la vida ( c o m o c u a n d o los animales j u e g a n a «pelearse» o los n i ñ o s a «médicos»). Sin embargo, tanto los unos c o m o los otros saben distinguir, en su m a y o r p a r t e , que el comp o r t a m i e n t o exhibido e n el j u e g o es de otra clase que el «de verd a d » . Según Bateson, distinguir entre clases d e comportamiento requiere t a m b i é n diferentes tipos d e mensajes, que él denomina «metamensajes» — m e n s a j e s acerca de los mensajes—, señaland o q u e también ellos pertenecen a u n «tipo lógico» distinto del contenido d e la c o m u n i c a c i ó n d e q u e se trate. En opinión de Bateson, estos mensajes «de nivel superior» (habitualmente comunicados d e forma n o verbal) s o n cruciales para q u e tanto animales c o m o h u m a n o s se c o m u n i q u e n e interactúen c o n eficacia. P o r ejemplo, los animales avisan que «voy a jugar» meneand o la cola, d a n d o saltos o h a c i e n d o alguna otra cosa para indicar

257

que n o hay que tomarse en serio lo que van a hacer. Sus mordiscos son mordiscos j u g u e t o n e s , n o reales. Los estudios realizados con h u m a n o s reflejan asimismo la utilización de mensajes específicos para avisar a los d e m á s de q u e están j u g a n d o , d e forma muy parecida a c o m o lo hacen los animales. P u e d e n «metacomunicarse» v e r b a l m e n i e , a n u n c i a n d o que «Es sólo u n j u e g o » , o reír, dar u n suave codazo, o hacer algo extraño para demostrar sus intenciones. Bateson asegura que m u c h o s p r o b l e m a s y conflictos tienen como causa la confusión o la mala interpretación de esos m e n s a jes. Cabe citar c o m o ejemplo de ello las dificultades q u e tienen las personas de c u l t u r a s diferentes para interpretar las sutilezas no verbales d e la otra parte. De h e c h o , en Epidemiology of a Schizofrenia ( 1 9 5 5 ) , Bateson mantiene que la explicación de m u c h o s c o m p o r t a m i e n t o s aparentemente psicóticos o «locos» residía en la incapacidad para reconocer e interpretar correctamente metamensajes, así c o m o para distinguir entre diferentes clases o tipos lógicos de comportamiento. Bateson cita el ejemplo de u n paciente mental joven, que se p e r s o n ó en la farmacia del hospital. La enfermera encargada le preguntó: «¿En q u é p u e d o ayudarlo?», pero el paciente no conseguía discernir si esa p r e g u n t a se trataba d e u n a a m e n a za, de u n a proposición sexual, d e u n a bronca p o r estar d o n d e n o debía, d e u n a p r e g u n t a sincera, etc. Según Bateson, c u a n d o alguien n o está en condiciones de realizar estas distinciones, acabará probablemente actuando de forma mapropiada para la situación. Bateson compara esta situación con la d e u n sistema telefónico que n o consiguiera discriminar entre el código de país, el de ciudad y el n ú m e r o local. El resultado sería que interpretaría los n ú m e r o s d e código d e país c o m o i fueran parte del n ú m e r o del teléfono, o viceversa. Las consecuencias serían q u e , con demasiada frecuencia, el que marcara se encontraría con la respuesta de «se ha equivocado d e n ú m e r o » al °tro lado del teléfono. Incluso a pesar d e que todos los n ú m e r o s (el contenido) fueran correctos, su clasificación (el contexto) seconfusa y provocaría problemas. s

n

a

En The Logical Categories

of Learning

and

Communication


258

EL PODER DE LA PALABRA

Virus mentales y la metaestructura de creencias

(1964), Bateson utiliza la noción de tipos lógicos para explicar distintas clases y f e n ó m e n o s de aprendizaje y comunicación. Define dos tipos o niveles fundamentales d e aprendizaje, a considerar en cualquier proceso d e cambio: «Aprendizaje I» (tipo de c o n d i c i o n a m i e n t o estímulo-respuesta) y «Aprendizaje II» o deuteroaprendizaje (aprender a reconocer el contexto mayor en que el estímulo ocurre, d e m o d o q u e su significado p u e d a ser entendido correctamente). El ejemplo más elemental de fenómeno de aprendizaje II es el del p r e d e t e r m i n a d o , c u a n d o u n animal aprende a resolver pruebas, es decir, c u a n d o u n animal d e laboratorio aprende cada vez m á s deprisa n u e v a s tareas q u e corresp o n d e n a la m i s m a clase d e actividad, lo cual está relacionado c o n a p r e n d e r clases d e c o m p o r t a m i e n t o s , más que comportam i e n t o s aislados.

«... se puede estimular a una rata (positiva o negativamente) cuando investiga algún objeto extraño, con lo que aprenderá a acercarse o a alejarse de él. Pero el propósito mismo de la exploración consiste en reunir información para determinar a qué objetos hay que acercarse y a cuáles no. El descubrimiento de que determinado objeto es peligroso es, por consiguiente, un éxito del esfuerzo por reunir información. Este éxito no desanimará a la rata de ulteriores exploraciones de otros objetos extraños»

Por ejemplo, u n animal condicionado para evitar aprenderá distintos tipos de c o m p o r t a m i e n t o i n h i b i d o r cada vez más aprisa. Sin embargo, será m á s lento en a p r e n d e r c o m p o r t a m i e n t o s de respuesta ( p o r ejemplo, salivar al oír u n timbre) q u e otro que haya sido c o n d i c i o n a d o a n t e r i o r m e n t e para esta clase de comp o r t a m i e n t o s . E n otras palabras, a p r e n d e r á r á p i d a m e n t e a identificar y rechazar objetos que p r o v o q u e n descargas eléctricas, pero le costará m á s a p r e n d e r a salivar al oír el timbre q u e anuncia la llegada de la comida. Por otro lado, u n animal entrenado en el c o n d i c i o n a m i e n t o de Pavlov a p r e n d e r á r á p i d a m e n t e a salivar ante otros estímulos (colores, s o n i d o s , etc.), pero será más lento e n a p r e n d e r a evitar objetos electrificados. Bateson señala que esta capacidad para a p r e n d e r patrones o reglas d e u n a m i s m a categoría de procedimientos d e condicionam i e n t o c o r r e s p o n d e a u n «tipo lógico» d e aprendizaje distinto y n o funciona según las secuencias del simple refuerzo d e estímulo-respuesta utilizado para enseñar c o m p o r t a m i e n t o s específicos aislados. Bateson observa, p o r ejemplo, que el estímulo a la «exploración» (un medio de aprender a aprender) en las ratas es de naturaleza distinta al de «probar» u n objeto (el contenido d e aprendizaje d e la exploración). En Steps to an Ecology ofMind (pág. 282) [Una unidad sagrada: pasos ulteriores hacia u n a ecología de I mente] escribe: a

259

La capacidad de explorar, a p r e n d e r u n a tarea discriminatoria o ser creativo constituye u n nivel d e aprendizaje s u p e r i o r al de las tareas específicas que c o m p o n e n estas capacidades. Asimismo, las dinámicas y las reglas del c a m b i o correspondientes a este nivel superior son distintas. Debido al p a p e l y a la influencia d e Bateson e n el alumbramiento de la Programación Neurolingüística, el concepto d e tipo lógico es i m p o r t a n t e en PNL. E n la década de 1980 adapté las ideas de Russell y Bateson para formular los conceptos de «niveles lógicos» y «niveles neuro-lógicos» en el c o m p o r t a m i e n t o y el cambio h u m a n o s . Inspirándose en Bateson, el m o d e l o de niveles propone q u e d e n t r o d e u n i n d i v i d u o o g r u p o existe u n a j e r a r q u í a natural de niveles, que funcionan c o m o diferentes tipos lógicos de procesos. Cada nivel sintetiza, organiza y dirige una clase concreta de actividad en el nivel i n m e d i a t o inferior. C a m b i a r algo en u n nivel s u p e r i o r «irradiará» necesariamente hacia abajo, precipitando el c a m b i o en los niveles inferiores. Sin embargo, habida cuenta de q u e cada nivel sucesivo pertenece a u n tipo lógico de proceso diferente, cambiar algo en u n nivel inferior n o afectará p o r fuerza a los niveles p o r encima del m i s m o . Las creencias, p o r ejemplo, se forman y se c a m b i a n según n o r m a s distintas a las q u e rigen los c o m p o r t a m i e n t o s reflejos. Recompensar o castigar d e t e r m i n a d o c o m p o r t a m i e n t o n o cambiará p o r fuerza las creencias que lo provocan p o r q u e , tanto a escala m e n tal como neurológica, los sistemas de creencias pertenecen a u n upo de proceso distinto al d e las creencias. Según el modelo de niveles neuro-lógicos, las influencias del


260

EL PODER DE LA PALABRA

medio determinan las condiciones externas en las que tiene lugar el comportamiento. Sin embargo, en ausencia de u n mapa interno de u n plan o de u n a estrategia que los guíe, los comportamientos s o n c o m o reflejos en la rodilla, hábitos o rituales. En el nivel de capacidad p o d e m o s seleccionar, alterar y adaptar u n a clase de comportamiento a u n conjunto más amplio de situaciones externas. En el nivel de creencias y valores p o d e m o s estimular, inhibir o generalizar determinada estrategia, plan o forma de pensar. La identidad, p o r supuesto, consolida sistemas completos de creencias y valores en u n sentido del propio ser. La experiencia al nivel espiritual está relacionada con el sentir que nuestra identidad es parte de algo más grande que nosotros mismos, y con nuestra visión de los sistemas mayores a los que pertenecemos. A medida que cada nivel se abstrae cada vez más d e las especificidades del comportamiento y d e la experiencia sensorial, crece la amplitud de su efecto sobre nuestro comportamiento y nuestra experiencia. * Los factores del medio determinan las oportunidades o restricciones externas a las que el sujeto debe reaccionar. Atienden a las preguntas relacionadas con d ó n d e y cuándo. * El comportamiento se construye c o n acciones y reacciones específicas tomadas del m e d i o . Atiende a las preguntas relacionadas c o n q u é . * Las capacidades c o n d u c e n y orientan las acciones del c o m p o r t a m i e n t o a través d e u n m a p a m e n t a l , p l a n o estrategia. Atienden a las preguntas relacionadas c o n cómo. * Las creencias y los valores p r o p o r c i o n a n el apoyo (motivación y permiso) q u e afirma o niega las capacidades. Atiend e n a las p r e g u n t a s relacionadas con p o r q u é . * Los factores d e identidad d e t e r m i n a n el propósito general (la m i s i ó n ) y m o l d e a n las creencias y los valores a través d e n u e s t r o s e n t i d o del ser. Atienden a las preguntas relacionadas con q u i é n . * Las cuestiones d e nivel espiritual se relacionan con el hecho d e que s o m o s parte de u n sistema mayor, que va mas allá d e u n o m i s m o c o m o individuo, para abarcar a la fa-

Virus mentales y ¡a metaestructura de creencias

261

milia, a la c o m u n i d a d y a los sistemas globales. Responde a las p r e g u n t a s relacionadas c o n p a r a q u i é n y p a r a q u é . Desde la perspectiva d e la Programación Neurolingüística, cada u n o de estos procesos implica u n nivel d e organización distinto y activa la movilización y la entrega de «circuitos» n e u r o lógicos cada vez más profundos. Resulta interesante señalar q u e a l g u n o s d e los estímulos de este modelo surgieron m i e n t r a s se enseñaban los patrones de El poder de la palabra. C o m e n c é a d a r m e cuenta d e que algunas clases de afirmaciones les resultaban a las personas más difíciles d e manejar q u e otras, a pesar de q u e la clase d e juicio que se afirmaba fuera esencialmente la misma. C o m p a r e m o s , p o r ejemplo, las siguientes afirmaciones: Ese objeto e n tu m e d i o es peligroso. Tus acciones en ese contexto concreto fueron peligrosas. Tu incapacidad para j u z g a r a d e c u a d a m e n t e es peligrosa. Lo que tu crees i m p o r t a n t e y valoras c o m o tal es peligroso. Eres u n tipo peligroso. En cada caso, el juicio expresado es d e q u e algo es «peligroso». De forma intuitiva, sin embargo, la mayoría d e personas sienten que el «espacio» o el «territorio» implicado en cada u n a de las frases se vuelve cada vez m á s amplio, e x p e r i m e n t a n d o u n efecto emocional creciente con cada u n a d e ellas. Que alguien te diga que d e t e r m i n a d o c o m p o r t a m i e n t o fue peligroso es m u y distinto a que te diga que tú eres « u n tipo peligroso». Observé q u e si m a n t e n í a constante u n juicio y simplemente substituía u n t é r m i n o para medio, c o m p o r t a m i e n t o , capacidades, creencias y valores e identidad, m i interlocutor se sentía cada vez más ofendido o halagado, s e g ú n la naturaleza del juicio mera negativa o positiva. Pruébalo tú m i s m o . Imagina q u e alguien te dice cada u n a de las frases siguientes: Tu medio es estúpido/feo/excepcional/hermoso.


262

Virus mentales y la metaestructura de creencias

EL PODER DE LA PALABRA

El m o d o en q u e te comportaste en esa situación fue estúpido/feo/ excepcional/hermoso. Realmente tienes la capacidad d e ser estúpido/feo/excepcional/hermoso. Eso q u e crees y valoras es estúpido/feo/excepcional/hermoso. Eres estúpido/feo/excepcional/hermoso.

263

gado a d o m i n a r todos los elementos necesarios para el éxito». D e nuevo, eso resitúa el juicio d e identidad limitador en el á m b i t o de u n marco m á s productivo y resoluble. Los reencuadres de estas características p u e d e n diseñarse realizando los pasos siguientes: a) Identifica el juicio de i d e n t i d a d negativo:

Observa u n a vez m á s q u e las evaluaciones expresadas en cada afirmación s o n idénticas. Lo q u e cambia en cada frase es el aspecto particular de la persona al q u e se refiere.

Cambio

de n i v e l e s

Soy «Soy una carga para los demás»).

(Por ejemplo:

b) Identifica u n a capacidad o u n c o m p o r t a m i e n t o específico q u e esté relacionado con el estado presente o bien con el estado deseado, implicado en el juicio de i d e n t i d a d negativo:

lógicos

Una d e las tácticas de El poder de la palabra m á s c o m u n e s y eficaces consiste en volver a categorizar u n a característica o experiencia desde un nivel lógico a otro, p o r ejemplo, separar la identidad d e u n a persona de sus capacidades o de su comportamiento. Los juicios de identidad negativos son a m e n u d o el resultado de interpretar comportamientos específicos, o bien la incapacidad para producir determinados resultados del comportamiento entendida c o m o una manifestación d e la identidad d e la persona. Devolver u n juicio de identidad negativo a su lugar de manifestación de comportamiento o capacidad reduce en gran medida el impacto de ese juicio sobre la persona, tanto mental c o m o emocionalmente. P o r ejemplo, tal vez u n a persona se sienta deprimida por ten e r cáncer y se refiera a sí misma c o m o u n a «víctima del cáncer». Sin embargo, eso podría ser «reencuadrado» con la respuesta: « N o eres u n a víctima del cáncer, sino u n a persona normal y corriente q u e todavía n o ha desarrollado su capacidad de sacarle todo el partido a la conexión entre cuerpo y mente». Esto ayudará a esa persona a cambiar su relación con la enfermedad, a abrirse a otras posibilidades y a verse a sí m i s m a c o m o partícipe de su propio proceso d e sanación. El m i s m o tipo de reencuadre podría hacerse con u n a creencia c o m o , p o r ejemplo: «Soy u n fracaso». Se podría observar q u e : « N o es q u e tú seas u n "fracaso", sino q u e todavía n o has H e

Capacidad para (Por ejemplo: «Capacidad para resolver los problemas por mí mismo»). c) Reemplaza el juicio de identidad negativo p o r la capacidad o el c o m p o r t a m i e n t o : Tal vez no es que tú seas (Identidad negativa, por ejemplo: «una carga para los dem á s » ) , sino simplemente que todavía no has desarrollado la capacidad de (capacidad o c o m p o r t a m i e n t o específico, p o r ejemplo: «resolver los p r o b l e m a s p o r ti m i s m o » ) . Por s u p u e s t o , ese proceso también p u e d e ser invertido para promover creencias potenciadoras. Se p u e d e elevar un c o m p o r tamiento o u n a capacidad al nivel de manifestación de identidad. Por ejemplo, p o d r í a m o s decir: «Tu capacidad para mostrarte creativo en esta situación demuestra q u e eres u n a persona creatrva». Otros ejemplos d e lo m i s m o serían: sobrevivir superviviente, sanar p e r s o n a sana, tener éxito - » * triunfador/a, c Esta clase de reformulación sirve para profundizar o reforzar k percepción d e u n a persona hacia s u s p r o p i o s recursos. e t


Definición y ejemplos de patrones de El poder de la palabra

A lo largo de este libro hemos examinado u n a serie de patrones específicos d e Eí poder de la palabra, j u n t o con los principios y los métodos que proporcionan la capacidad para generarlos y utilizarlos. El propósito del presente capítulo consiste en resumirlos a modo de sistema de conceptos que puedan ser empleados por igual en la conversación, en la consulta o en el debate para ayudar a las personas a ser más «abiertas a dudar» d e sus creencias limitadoras, así como más «abiertas a creer» en otras más potenciadoras y útiles. Existen catorce patrones distintos d e El poder de la palabra, cada uno de los cuales ayuda a cambiar el foco de la atención o a ampliar el mapa d e la persona en diferentes direcciones. Consideremos la creencia de q u e «Tengo esta creencia desde hace tanto tiempo, que me será difícil cambiar». Se trata de u n a creencia realmente c o m ú n , con la que se tienen q u e debatir m u chas personas c u a n d o tratan d e hacer algún cambio en su vida. Si bien es reflejo de u n a perspectiva válida, p u e d e resultar ser una creencia m u y limitadora si se toma en sentido literal y se interpreta de forma rígida o estrecha. También resulta particularmente peligrosa p o r tratarse d e u n a creencia n o tan sólo sobre otras creencias, sino también sobre el proceso m i s m o d e cambio de creencias. Esta calidad «autorreferencial» incrementa la posibilidad d e que se t o r n e circular, así c o m o d e q u e acabe p o r convertirse en u n «virus mental». Aplicar los distintos patrones de Eí poder de la palabra contribuirá a añadir nuevas perspectivas, como a «ampliar el mapa» asociado con esta creencia. a s i


268

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PAIAÜRA

Tengo esta creencia desde hace tiempo

Causas

Me será difícil cambiar

Estructura de la afirmación de una creencia limitadora acerca del cambio Veamos a c o n t i n u a c i ó n algunos ejemplos y definiciones sobre c ó m o aplicar los catorce patrones d e El poder de la palabra a esta creencia en concreto. Recordemos u n a vez más que el propósito de El poder de la palabra n o consiste en atacar a la persona o a su creencia, sino en reencuadrar la creencia y ampliar el mapa del m u n d o de esa persona, de m o d o que la intención positiva que subyace e n su creencia sea satisfecha p o r m e d i o de otras opciones. 1. I n t e n c i ó n : Dirigir la a t e n c i ó n al propósito o a la intenc i ó n s u b y a c e n t e e n la creencia. (Ver Capitulo 2, págs. 6270.] Por ejemplo: «Admiro m u c h o y a p o y o tu deseo de ser h o n e s t o contigo m i s m o » . Intención positiva = «honestidad» «Es muy importante ser realista en relación con el cambio de las propias creencias. Miremos deforma realista esta creencia y lo que haría falta para cambiarla.» Intención positiva = «ser realista»

Honestidad Ser realista Intención

Tengo esta creencia desde hace tiempo Intención

Me será difícil cambiar

269

2. Redefinición: Substituir u n a d e las palabras utilizadas en la declaración de creencia p o r otra nueva que signifique algo parecido, pero q u e tenga implicaciones distintas. (Ver Capítulo 2, págs. 70-74.) Por ejemplo: «Efectivamente, puede resultar difícil prenderse de algo a lo que has estado tan apegado». «tener desde hace tiempo» = > «tan apegado» «difícil d e cambiar» = > «poco fácil»

des-

«Estoy de acuerdo en que, inicíalmente, puede parecer extraño traspasar los límites conocidos» «creencia» = > «límite conocido» «difícil de cambiar» = > «inicíalmente extraño de traspasar»

Tengo esta creencia desde hace tiempo

Causas

\

Me será difícil cambiar

difícil de cambiar

creencia = límite conocido

sentirse inicialmeníe extraño Redefinir

Redefinir

y

Redefinir


270

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

271

3. C o n s e c u e n c i a : Dirigir la atención hacia u n efecto (positivo o negativo) d e la creencia o de la generalización definida p o r la creencia que la cambia o refuerza. (Ver Capítulo 5, págs. 144-148.)

4. F r a g m e n t a r h a c i a abajo: Reducir los elementos d e la creencia en porciones más p e q u e ñ a s , d e m o d o q u e cambie (o refuerce) la generalización definida p o r la creencia. (Ver Capítulo 3, págs. 83-85.)

Por ejemplo: «Anticipar que algo va a ser difícil hace que parezca a menudo mucho más fácil cuando lo haces realmente». «Admitir de verdad nuestras inquietudes nos permite apartarlas para centrar la atención en lo que queremos»

Por ejemplo: «Puesto que tener la creencia tan sólo un breve período de tiempo haría que cambiarla fuera más fácil, tal vez puedas recordar cuándo la formulaste e imaginar que la cambiaste entonces». « m u c h o tiempo» = > «poco tiempo»

Tengo esta creencia desde hace tiempo

Causas

Me será difícil cambiar

Reconocer las inquietudes facilita centrarse en los objetivos

«laf vez si en lugar de tratar de cambiar toda la creencia de una vez la modificaras por partes, te resultaría más fácil e incluso divertido.» «cambiar la creencia» = > «modificarla p o r partes»

Consecuencia

Consecuencia

Tengo esta creencia desde hace tiempo

Causas

Me será difícil cambiar


272

EL PODER DE IA PALABRA

5. F r a g m e n t a r hacia arriba: Generalizar u n elemento de la creencia hasta u n a clasificación superior que cambie (o refuerce) la generalización definida p o r la creencia. (Ver Capítulo 3 , págs. 86-87.) Por ejemplo: «El pasado no siempre predice con exactitud el futuro. El conocimiento evoluciona con rapidez cuando se reconecta con los procesos naturales que lo actualizan», i «difícil de cambiar» = > «futuro» «cambio» = > reconectado c o n los procesos naturales que lo actualizan». «Todos los procesos de cambio tienen un ciclo natural que no puede precipitarse. La pregunta es: ¿Cuánto dura el ciclo vital natural de tu particular creencia?» «difícil de cambiar» = > «no se p u e d e precipitar el ciclo natural» «tienes la creencia mucho tiempo» = > «duración del ciclo vital de la creencia»

Tengo esta creencia desde hace tiempo

fcam-y bio de creencia = forma de conocimiento y ciclo de cambio ' Fragmentar haría arriba

Causas

Me será difícil cambiar

Aplicar los patrones como un sistema

Analogía: E n c o n t r a r u n a relación análoga a la definida p o r la creencia que cuestione (o refuerce) la generalización definida p o r la creencia. (Ver Capítulo 3 , págs. 8 7 91.) Por ejemplo: «Una creencia es como una ley. incluso leyes muy antiguas pueden ser cambiadas con rapidez si un número suficiente de personas vota por otra nueva». «Una creencia es como un programa informático. La cuestión no es si es viejo o nuevo, sino si conocemos o no el lenguaje de programación.» «Los dinosaurios quedaron probablemente muy sorprendidos de lo rápido que cambiaba su mundo, a pesar de todo el tiempo que llevaban existiendo.»

Tengo esta creencia desde hace tiempo

Causas

Me será difícil cambiar

7 Una creencia es como una ley. Una creencia es como un programa informático. Analogía

di' flcü de cambiar • desconectado naturi del 'Fra, mentar hacia amt

F r a g m e n t a r hacia a r r i b a

273

\ Analogía


274

EL PODER DE LA PALABRA

7. C a m b i o del t a m a ñ o del marco: Reevaluar (o reforzar) |g implicación de la creencia en el contexto de u n marco temporal m a y o r (o m e n o r ) , d e u n m a y o r n ú m e r o de personas (o de u n a sola p e r s o n a ) o d e una perspectiva más o m e n o s amplia. (Ver Capítulo 2, págs. 56-59.) Por ejemplo: «Probablemente no eres ni el primero ni el único en tener esta creencia. Tal vez cuantas más personas consigan cambiarla, más fácil será para las demás cambiar esta clase de creencia en el futuro». «Dentro de unos años, probablemente te resultará difícil recordar siquiera que tuviste esa creencia.» «Estoy seguro de que tus hijos se sentirán felices de que hayas realizado el esfuerzo necesario para cambiar esa creencia, en lugar de traspasársela a ellos.»

Aplicar los patrones como un sistema

8. O t r o r e s u l t a d o : C a m b i a r a otro objetivo distinto al que atiende o implica la creencia, para cuestionar (o reforzar) la relevancia d e ésta. (Ver Capítulo 2, págs. 49-53.) Por ejemplo: «No es necesario cambiar de creencia, tan sólo actualizarla».

felices de que hayas realizado el esfuerzo necesario para cambiarla Cambio de tamaño del marco

Cambio de tamaño del marco

Tengo esta creencia desde hace tiempo

Causas

Me sera difícil cambiar

Cambio del tamaño del marco

sino

«La cuestión no es tanto cambiar las creencias, como construir un mapa del mundo que sea congruente con quien tú eres ahora.»

Tengo esta | creencia desde | hace tiempo Causas

Me será difícil ^cambiar.

Objetivo real: actualizar las creencias, más que cambiarlas, y ser congruente con quien tú eres ahora. Otro objetivo

Tus hijos se sentirán Otros han tenido y cambiado creencias parecidas

275

Otro objetivo


276

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

9. M o d e l o del m u n d o : Reevaluar (o reforzar) la creencia desde el marco d e u n m o d e l o diferente del m u n d o . (Ver Capítulo 2, págs. 74-78.) P o r ejemplo: «Estás de suerte, muchas personas ni siquiera se dan cuenta de que sus limitaciones son función de creencias que pueden ser cambiadas por completo. Les llevas mucha delantera». «Los artistas suelen usar sus luchas internas como fuente de inspiración para la creatividad. Me pregunto qué clase de creatividad hará surgir en ti tus esfuerzos por cambiar esa creencia.»

personas ni \ siquiera se dan cuenta de que sus limitaciones proceden de creencias

lO.Estrategia d e realidad: Reevaluar (o reforzar) la creencia, teniendo en cuenta que las personas o p e r a n desde percepciones cognitivas del m u n d o para construir s u s creencias. (Ver Capítulo 4, págs. 110-117.) Por ejemplo: «¿Cómo, en concreto, sabes que tienes creencia "desde hace tiempo"?»

esta

«¿Qué cualidades concretas de lo que ves o escuchas cuando piensas en cambiar esa creencia hacen que eso te parezca "difícil"?»

¿Qué recuerdos o representaciones internas te hacen | pensar que cambiar esa | creencia va a ser difícil?

f

\ Modelo del mundo /

277

\ \ I L \ »

Tengo esta creencia desde hace tiempo Causas

Modelo del mundo

f

^

Me será difícil cambiar

>

J

Estrategia de realidad

Tengo esta creencia desde hace tiempo Causas

Estrategia de realidad

Me será difícil cambiar \

/


278

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

279

1 1 . C o n t r a e j e m p l o : Encontrar u n ejemplo o u n a «excepción de la regla» q u e cuestione (o enriquezca) la generalización definida p o r la creencia. (Ver Capítulo 6, págs. 182187.)

1 2 . J e r a r q u í a d e criterios: Reevaluar (o reforzar) la creencia de a c u e r d o c o n u n criterio que sea m á s i m p o r t a n t e que cualquier otro atendido p o r la creencia. (Ver Capítulo 4 , págs. 118-124.)

Por ejemplo: «Parece que la mayoría de los procesos mentales (como los viejos recuerdos) se vuelven menos intensos y más sujetos a la distorsión y al cambio cuanto más tiempo hace que los tenemos, en lugar de hacerse más fuertes. ¿Qué hace a las creencias tan diferentes?»

Por ejemplo: «El grado en el que la creencia encaja con nuestra visión y nuestra misión y las apoya es más importante que el tiempo durante el que hemos estado manteniendo la creencia». «La congruencia y la integridad personales compensan cualquier esfuerzo que uno haga por alcanzarlas.»

«He visto muchas creencias establecidas cambiar de forma instantánea cuando la persona tiene acceso a las experiencias y el apoyo necesarios.»

La mayor parte de los ~\demás procesos | mentales se dijuminan con | el tiempo, en vez de volverse\ más fuertes

Tengo esta creencia desde hace tiempo Causas

Congruencia integridad personales

Me será difícil cambiar Tengo esta creencia desde hace tiempo

e

Causas

Jerarquía de criterios

Contraejemplo Esfuerzo para cambiar

Contraejemplo Jerarquía de criterios


280

Aplicar

EL PODER DE LA PALABRA

13.Aplicar a sí m i s m o : Evaluar la propia afirmación de creencia, d e acuerdo c o n la relación o los criterios definidos p o r ella. (Ver Capítulo 8, págs. 248-253.) Por ejemplo: «¿Cuánto hace que tienes la opinión de que la dificultad para cambiar de creencias es, fundamentalmente una cuestión de tiempo?» «¿Cuan difícil crees que sería cambiar tu creencia de que las generalizaciones mantenidas largo tiempo son difíciles de cambiar?»

los patrones

como un

sistema

281

14.Metamarco: Evaluar la creencia desde el marco d e u n contexto presente, d e orientación personal, es decir, establecer una creencia sobre la creencia. (Ver Capítulo 8, págs. 253-258.) P o r ejemplo: «Tal vez tienes la creencia de que las creencias son difíciles de cambiar, debido a que te han faltado ¡as herramientas y la comprensión necesarias para cambiarlas con facilidad». «¿Se te ha ocurrido que tal vez tu creencia de que esta creencia concreta será difícil de cambiar constituye una buena justificación para quedarte como estás? Tal vez haya algo que te guste, o que le guste a alguna parte de ti, del modo en que ahora eres.»

¿Cuan ai), seria cambiar esa creencia?

¿Cuánto tiempo has mantenido esta creencia?

^Aplicar a sí , mismo

Aplicar a sii

mismo

Me será difícil cambial-

Tengo esta creencia desde hace tiempo

Tal vez tengas esa creencia porque te han faltado las herramientas adecuadas para el cambio, y de algún modo no se encuentran disponibles en el camino en el que ahora mismo te encuentras. METAMARCO

Causas

es

Aplicar a sí mismo

Tengo esta creencia desde hace tiempo

y

Me será i

Causas

Metamarco

difícil cambiar

~~~


282

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE IA PALABRA

Los patrones como sistema

de El p o d e r d e la p a l a b r a de intervenciones verbales

Utilizar E ' p o d e r d e la p a l a b r a n sistema de patrones

283

como

u

C o m o ilustra el diagrama siguiente, los catorce patrones de El po_ der de la palabra c o m p o n e n u n sistema d e intervenciones q p u e d e n ser aplicadas a la afirmación d e causa-efecto o de equivalencias complejas q u e se e n c u e n t r a e n la base d e la creencia de que se trate, con el objetivo de volverse m á s «abierto a dudar» o «abierto a creer» esa generalización concreta. U e

,A estas alturas del libro h e m o s e x a m i n a d o de q u é m o d o p u e d e ser aplicado cada u n o de los patrones de El poder de la palabra para ayudar a estar m á s «abierto a d u d a r » de las creencias y generalizaciones limitadoras, así c o m o a estar m á s «abierto a creer» en las potenciadoras. A m e n u d o , u n a sola afirmación de El poder de la palabra contribuye en gran medida al cambio de la actitud y las respuestas de la persona. Consideremos el ejemplo de la mujer a la q u e le acababan d e c o m u n i c a r q u e tenía u n a variante «inusual» de cáncer y q u e , p o r consiguiente, los médicos no estaban m u y seguros de c ó m o tratarlo. Temiendo lo peor, se sentía ansiosa y desconcertada por la situación. Consultó a u n practicante d e PNL quien, «aplicando a sí mismo» la generalización, observó: «Ante circunstancias inusuales, p u e d e n suceder cosas inusuales». Este simple comentario la a y u d ó a cambiar de perspectiva, hasta el p u n t o de percibir la incertidumbre n o ya por fuerza c o m o u n p r o b l e m a , sino c o m o u n a posible ventaja. Comenzó a implicarse m á s p e r s o n a l m e n t e en la acción, lo q u e a su vez motivó q u e sus médicos le ofrecieran m á s opciones, habida cuenta de lo «inusual» d e su situación. La mujer c o m e n z ó a mejorar a ojos vista (algo asimismo «inusual») con u n a m í n i m a intervención de s u s m é d i c o s , llegando a recuperar p l e n a m e n t e la salud. Sin embargo, las i n t e r v e n c i o n e s d e El poder de la palabra requieren a m e n u d o la aplicación de m á s de u n solo p a t r ó n para atender diversos aspectos d e u n a m i s m a creencia. Ello es cierto sobre todo c u a n d o n o s e n c o n t r a m o s ante u n «virus mental». De «echo, los p r o p i o s virus mentales se m a n t i e n e n en su lugar p o r k aplicación i n c o n s c i e n t e de p a t r o n e s de El poder de la palabra que actúan a m o d o d e e s c u d o ante c u a l q u i e r i n t e n t o d e cambiarlos.

Patrones de El poder de la

palabra

El sistema de patrones de El poder de la palabra al compleí

C o m o ejemplo, m i p r i m e r r e c o n o c i m i e n t o consciente de la ^ t r u c t u r a de a l g u n o s d e los patrones d e El poder de la palabra ^Hgió en el a ñ o 1980, m i e n t r a s participaba en u n seminario en ashington a cargo d e Richard Bandler, cofundador d e la Pro-


284

EL PODER DE LA PALABRA

Aplicar los patrones como un sistema

gramación Neurolingüística. Bandler analizaba, entre otros, el fen ó m e n o conocido c o m o cruzar el umbral. Este fenómeno se prod u c e c u a n d o u n a persona, q u e ha estado implicada en u n a relación intensa y significativa c o n otra d u r a n t e u n período dilatado de tiempo, r o m p e d e r e p e n t e esa relación c o n el otro individuo d e t e r m i n a d a a no volver a saber m á s de él. Eso suele ocurrir c o m o resultado d e cruzar u n a especie de línea, que podríamos d e n o m i n a r la «última barrera» c o n respecto a la relación. Para t e r m i n a r «definitivamente» de forma c o n g r u e n t e c o n la relación, el que decide romperla necesita d e algún m o d o s u p r i m i r o reencuadrar las n u m e r o s a s experiencias positivas c o m p a r t i d a s con la otra persona. En u n p r o c e s o q u e Bandler d e n o m i n a «cambio de imágenes», realizará u n a especie d e reencuadre negativo con respecto a sus recuerdos del pasado. Todos los recuerdos, atributos y hábitos negativos d e la otra persona, antes relegados a u n seg u n d o p l a n o , pasarán ahora a p r i m e r a línea, al m i s m o tiempo que todo lo positivo se difuminará en el trasfondo.

nes, posibilidades o r a z o n a m i e n t o s que Bandler le p r o p o n í a para que cambiara d e o p i n i ó n acerca d e la chica y de la relación. Ben estaba convencido de que su m a p a mental d e la situación era c o rrecto, y aseguraba q u e lo había c o m p r o b a d o u n a y mil veces. En lugar de sentirse frustrado, Richard decidió «dar la v u e l ta a la tortilla» y colocar metafóricamente a Ben y al resto de los participantes en la posición d e la novia, p a r a ver si d e ese m o d o resolvían el problema.

Este proceso tiene u n a estructura parecida a la del «virus m e n t a l » , e n el sentido de que n o resulta fácil que la experiencia o el r a z o n a m i e n t o consigan darle la vuelta. La persona implicada dedicará g r a n cantidad d e esfuerzos para m a n t e n e r s u s recuerdos d e la relación d e n t r o de u n «marco p r o b l e m a » . Bandler comenzó a explorar la posibilidad d e «invertir» ese proceso u n a vez ya manifestado, con el objetivo de crear la posibilidad d e u n a nueva relación, m á s sana. U n a persona, a la que llamaremos «Ben», se prestó voluntario para el experimento. La relación con su novia n o iba por b u e n c a m i n o y se planteaba romperla. Ben trataba de echarle la culpa a su novia d e todos los problemas de la relación, y parecía d e t e r m i n a d o a dejarla. Bandler ( q u e p o r aquel entonces tenía problemas en su m a t r i m o n i o ) estaba interesado en a y u d a r a Ben a resolver s u s dificultades salvando así, a ser posible, la relación comprometida. La realidad d e m o s t r ó q u e n o era tan fácil convencer a Ben para q u e diera a su novia y a la relación otra o p o r t u n i d a d . A pesar d e querer colaborar activamente en la demostración, Ben hizo gala d e u n a gran creatividad a la hora d e rebatir las opcio-

285

El seminario se desarrollaba en la sala d e u n hotel. C o m o suele suceder en estos casos, Richard y Ben estaban sobre u n entarimado temporal, c o m p u e s t o p o r varias tarimas elevadas más pequeñas puestas j u n t a s para formar u n a superficie mayor. La pata de u n a d e esas tarimas estaba algo suelta, d e m o d o que cuando Bandler pisó allí p o r primera vez, la plataforma se inclinó e hizo que se tambaleara. U n o d e los participantes, al que llamaremos «Vic», saltó en ayuda de Richard y trató de arreglar la pata suelta. Por desgracia, la pata seguía d a n d o p r o b l e m a s y cuando Bandler volvió a pisar sobre ella mientras interactuaba con Ben, la plataforma volvió a balancearse, y d e n u e v o se tambaleó. C u a n d o vio q u e Vic volvía a tratar d e arreglar la dichosa pata, Richard, que tiene u n instinto n a t u r a l para lo grotesco, percibió u n a o p o r t u n i d a d para crear u n a situación ridicula, paralela a la que Ben estaba viviendo en relación c o n su novia. Richard comenzó a crear u n a especie d e escenario «paranoide», en el q u e aparentaba sentirse deliberadamente agredido por Vic. Para mantener su «virus mental» paranoide, Bandler p u s o en funcionamiento varios d e los principios y técnicas verbales de reencuadre que h e m o s analizado en este libro, orientados al «marco p r o blema». La obra de teatro improvisada fue más o m e n o s c o m o sigue:


286

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

Transcripción Richard Bandler: La persona q u e arregló esta pata q u e salga i n m e d i a t a m e n t e d e la sala. N u n c a m á s podría confiar en ella. (A Bcn.) Tuvo su o p o r t u n i d a d y n o lo hizo bien. N u n c a más nte fiaré d e él. ¿Te das cuenta? No le importa mi futuro. Es la única explicación que p u e d o darle a lo sucedido. Le i m p o r t a u n c o m i n o que m e r o m p a la p i e r n a , ¿verdad? Pues n o le voy a dar otra o p o r t u nidad de h a c e r m e d a ñ o . Quiero decir, ¿qué otra explicación le p o d e m o s d a r a q u e arregle la pata y cuand o vuelvo a pasar p o r ahí, p o r p o c o m e lastimo? 0 es u n tonto i n c o m p e t e n t e o lo ha h e c h o a d r e d e . E n cualquiera d e los dos casos n o quiero tener nada que ver c o n ese tipo. Acabaría lastimándome. Si no es eso, ¿qué es entonces? ¿Por q u é querrá h a c e r m e eso a mí? (Dirigiéndose a Vic.) ¿Por q u é quieres lastimarme? ¿Eh?

Bandler establece la creencia limitadora en forma de causaefecto y afirmaciones de equivalencia compleja, creando así un «marco-fracaso» y un «marcoproblema»: «Vic ha hecho algo que podía lastimarme varias veees, y lo haría de nuevo. Eso quiere decir que trata de lastimarme y que no me puedo fiar de él».

287

RB: ¿Ah, n o ? ¿Entonces para qué lo hiciste? Vic: M m m , la... la arreglé, y ahora p u e d e s c o m p r o b a r q u e está firme c o m o u n a roca.

Tratando de «seguir el juego», Vic intenta de manera intuitiva vincular la generalización con una consecuencia positiva.

RB: ¿Y si n o lo está? ¿Qué pasa si m e r o m p o una pierna?

Bandler se centra en un contraejemplo para la explicación de Vic, exagerando el peligro potencial.

Vic: N o , está bien, firme c o m o u n a roca. RB: De m o d o que lo q u e quieres es que pise ahí, q u e ponga mi vida en peligro.

Bandler «fragmenta hacia arriba», convirtiendo la consecuencia de «lastimarme» o «romperme la pierna» en «poner mi vida en peligro».

Vic: Arriesgaré y o mi vida prim e r o , ¿de acuerdo?

Vic ensaya una versión de «aplicar a sí mismo».

RB: ¿Tienes alguna idea d e cuántas veces más tengo que pasar p o r ese p u n t o más que tú? Ya sabes que lo p r o b é la última vez y aguantó, p e r o c u a n d o volví a pasar p o r ahí ¡Boom!, otra vez. Otra vez p o r el suelo.

Bandler amplía el «tamaño del marco» para mantener el «marco-problema» y restablecer la posibilidad de un contraejemplo.

' c : Pisaste sobre el lado dere-

Tratando de «sacar del

Vic: Eso n o es cierto. v

marco»


EL PODER DE LA PALABRA

288 cho. Esa parte poco mal.

está

un

Aplicar los patrones como un sistema

el contraejemplo, Vic «fragmenta hacia abajo», asegurando q el problema se circunscribe sólo a una parte del entarimado. Ue

RB: Sí q u e lo está. Simplemente, n o lo c o m p r e n d o . Para mí n o tiene n i n g ú n sentido. No me cabe en la cabeza que alguien quiera hacerme u n a cosa así. Al principio creí que eras alguien sincero, que d e verdad trataba de a y u d a r m e . Parecía otra cosa, amabilidad y todo eso. N o tenía ni idea d e lo que realmente tratabas d e h a c e r m e .

Bandler fragmenta hasta la totalidad de la secuencia de la interacción, centrándose en la «intención» de Vic, lo cual tiene como efecto cambiar el «resultado» sobre el que se centraba el argumento.

H o m b r e 1: A condición de que evites pasar p o r ahí en el futuro, todo irá bien.

Hombre 1 acompaña el «marcoproblema» de Bandler y su fragmentación general.

RB: ¿Veis? Él sí que trata d e a y u d a r m e . De ese otro (señalando a Vic) n o me p u e d o fiar. Lo ú n i c o q u e me aconseja es que «pruebe de n u e v o » , ¿no es así? Ése, en c a m b i o (señalando a H o m b r e 1), m e dice d ó n d e tengo q u e vigilar. Pero seg u r a m e n t e eso n o es d e lo ú n i c o q u e m e tengo que preocupar, p u e d e q u e haya otros peligros.

Bandler toma el comentario de Hombre 1 como confirmación de su marco problema y de su creencia limitadora, y amplía el «tamaño del marco» para incluir a otros que también tengan «mala intención».

289

(Dirigiéndose a Ben.) ¿Ves? Él (señalando a Hombre 1) sí que está d e mi parte ¿Mmm? Ben:(captando la metáfora): Tal vez... todavía no estoy m u y seguro. RB: Bueno, tal vez me aconseje Bandler continúa centrándose en ir demasiado lejos, pero el patrón de «buenas intenciones» sus intenciones s o n b u e - frente a «malas intenciones». ñas. El tipo ése, Vic, en cambio, trata d e q u e vaya ahí a lastimarme, ¿no le has escuchado? Pretende q u e vaya ahí a p r o b a r d e nuevo. BemBueno, me s o r p r e n d e u n poco que n o haya ido ya a probar él m i s m o .

Ben acompaña también el marco problema de Bandler, señalando que el comportamiento de Vic es un contraejemplo de sus protestas de buenas intenciones, así como de sus afirmaciones de que la tarima está «firme como una roca».

RB: Exacto, y o también m e he Bandler utiliza la confirmación dado cuenta. No se me ha- de Ben de la creencia limitadora bía o c u r r i d o a n t e s sacar la para «fragmentar hacia arriba» maldita plataforma. Ahora aún más la intención negativa de sí q u e veo bastante claro Vic de «hacerme daño» a «tratar que lo q u e quiere es q u e de asesinarme», trasladándola me haga daño. ¿Qué te pa- al nivel de «identidad». rece? Viene a mi seminario a tratar d e asesinarme. E


290

EL PODER DE LA PAIABRA

intenta c o n v e n c e r m e que no es u n a trampa.

Aplicar los patrones como un sistema

de

Ben:Ya le has dado m u c h a s oportunidades de demostrar q u e n o va a p o r ti.

Bcn continúa «acompañando» la declaración de i neiu ia de Bandler, «fragmentando hacia arriba» el «contraejemplo" para cuestionar la afirmación de Vic de que no tiene malas intenciones.

RB: Ya lo creo que sí, u n a oport u n i d a d tras otra d e tratar de hacer algo positivo.

Bandler sigue fragmentando cia arriba.

ha-

Ben: Y ahí lo tienes, sentado y sin hacer nada.

El contraejemplo es leencuadrado como «consecuencia», que confirma la creencia negativa de Bandler.

H o m b r e 2: ¿Por q u é crees que p e n s ó que tenía que volver a colocar ese trozo, en vez de sacarlo?

Hombre 2 trata de «metaencuadrar» parte de la creencia limitadora de Bandler, para tratar de indicar una posible presuposición.

RB: No sé por qué lo ha hecho. Quizá n o le gusto. Quizá quiere lastimarme. Tal vez n o sabe qué más hacer en el futuro para hacerme daño. O quizá nunca se le ocurrió pensar el daño que me podía hacer. En todo caso, n o quiero estar cerca de nadie con esas intenciones.

Bandler mantiene el marco problema, ampliando las causas posibles del comportamiento de Vic desde su «¡mención negativa», para incluir también su «modelo del mundo limitado».

291

Mujer 1: Sí, pero si n o piensa en lo que p u e d e ocurrir en el futuro, tal vez n o lo haya h e c h o deliberadamente.

Mujer 1 trata de utilizar la respuesta de Bandler como un posible contraejemplo de su creencia acerca de la intención negativa de Vic.

RB: Si n o ha pensado antes en mi futuro, tampoco lo hará la p r ó x i m a vez y me meterá en alguna situación d e la que saldré realmente escaldado.

Para mantener el marco problema, Bandler cambia el foco de la atención de la «intención» a las «consecuencias».

Hombre 2: Pero sólo tienes un ejemplo, así que n o lo p u e des saber con seguridad.

Hombre 2 trata un contraejemplo do hacia abajo».

de encontrar «fragmentan-

RB: ¡Lo ha h e c h o d o s veces! Y Bandler vuelve a fragmentar hale di u n m o n t ó n d e o p c i o - cia arriba —asegurando haberle nes sobre c ó m o hacer algo ofrecido a Vic «un montón de oppara d e m o s t r a r m e q u e n o ciones»— y «redefine» la falta estaba t r a t a n d o d e lasti- de respuesta de Vic como una m a r m e . Ofreció pisar y demostración de que «no le im«arriesgar su vida» p r i m e - porta», conectándola de nuevo ro, pero ¿lo ha h e c h o ? N o , con una consecuencia negativa. n o lo ha h e c h o . Le sugerí (Bandler obvia el hecho de que le que sacara ese trozo y ha dicho a Vic que su oferta de t a m p o c o lo ha h e c h o . Es pisar primero la tarima no era que n o le i m p o r t o . Le doy «prueba» suficiente de sus intenigual. Ahí lo va a dejar ciones.) hasta q u e consiga que m e caiga.

M u

J e r 1: ¿Por qué n o le dais la vuelta a esa plataforma entre los dos y os aseguráis

Mujer 1 trata de establecer un «marco-realimentación» cooperativo y cambiar de resultado:


292

EL PODER DE LA PALABRA

Aplicar los patrones como un sistema

que está bien? Q u e trabaje contigo para comprobarlo.

«comprobar» la plataforma para asegurarse de que «está bien».

RB: De m o d o que lo que pretendes es que m e ponga a trabajar con él, q u e le dem o s la vuelta a la tarima, y luego q u e sea yo el que se pasee sobre ella los dos o tres días siguientes. Tú estás de su lado. Lo sabía desde el principio. ¿No te das cuenta? ¡Si hasta te has s e n t a d o en el m i s m o lado de la sala que él!

Bandler amplia de nuevo el tamaño del marco (más allá del presente hasta «los dos o tres días siguientes»), para descalificar de este modo la solución potencial. Acto seguido «metaencuadra» el intento de la mujer por encontrar una solución y lo convierte en una prueba de que conspira con Vic, utilizando el hecho de que se sienten en el mismo lado de la sala como consecuencia confirmadora.

Mujer 1: Bueno, pues lo p u e d o hacer y o con é l . . . ¡Ah, n o ! No te fías de mí p o r q u e piensas que s o m o s cómplices.

Mujer 1 se da cuenta de que una de las consecuencias del «metamarco» de Bandler consiste en que descarta potcncialmente cualquier intento que ella pueda hacer para cuestionar su creencia.

RB: Vaya, ahora tratas de h a c e r m e parecer paranoico ¿Eh? (Vic) Te ha preparad o para eso ¿no?

Bandler profundiza el marco problema, señalando una consecuencia negativa de la afimación de Mujer l.

Mujer 2: Entonces ¿qué es lo que quieres ahora mismo?

Mujer 2 hace un intento directo por establecer un marco resultado, centrándose en el futuro inmediato

RB: N o quiero nada. Lo q u e n o

Bandler reafirma

el marco

quería es que se volviera a instalar esa tarima. Ahora ya es demasiado tarde.

blema, cambiando pasado.

293 el marco al

Mujer 2: ¿No le vas a d a r otra oportunidad?

Mujer 2 hace otro intento directo, en esta ocasión para establecer un marco realimentación.

RB: Ya tuvo su o p o r t u n i d a d . Y no sólo una, sino q u e le di u n m o n t ó n d e ellas y no aprovechó n i n g u n a . Simplemenie n o le importa. ¿Qué otra explicación p o dría haber si no? C ó m o podía yo imaginar q u e iba a caerme. C ó m o podía yo imaginar q u e (Vic) iba a venir antes que nosotros a torcer esa pata. N o sé qué más va a tratar d e hacerme. Sacadlo d e la sala ahora m i s m o .

Bandler vuelve a «fragmentar hacia arriba», extendiendo las consecuencias de su creencia paranoica.

Hombre 1: Creo q u e es mejor que te vayas tú, podría esconderse y esperarte afueta,

Hombre 1 acompaña el marco problema de Bandler (junto con su afirmación acerca de la intención negativa de Vic), ampliándolo para incluir también el comportamiento futuro del sospechoso.

RB: Tal vez debería ocultarme. ombre 3: (Señalando a H o m bre 1) ¿Y qué te hace pensar que p u e d e s fiarte de él?

Hombre 3 cambia a «otro objetivo», cuestionando la autenticidad de Hombre 1.


294

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

RB: Bueno, él haría lo m i s m o que yo.

dos personas se enfrenten y que las d e m á s tengan que tomar partido.

H o m b r e 3: Quizá (Vic) sea u n s e ñ u e l o . E s u n a posibilidad.

Hombre 3 propone una metamarco más «positivo» para el comportamiento de Vic.

RB: ¿Por qué le buscas excusas? ( M i r a n d o a las personas con las q u e n o está d e acuerdo.) Todos s e n t a d o s en p r i m e r a fila, ¡qué casualidad!

Bandler «redefine» el metam co de Hombre .5 c o m o una «excusa» para el comportamiento de Vic, y continua expandiendo el marco-problema paranoide.

Mujer 2: Es u n a acción en masa. La c h u s m a ataca.

Mujer 2 trata de «fragmentar hacia arriba» y ampliar el tamaño del marco, para exagerar la crcenciay llamar la atención sobre la generalización.

RB: ¡Vaya! Otra que trata d e hacerme parecer paranoico.

Mujer 2: N o , sólo me p r e o c u p a q u e pienses que toda esta gente está contra ti. RB: No me vengas con esas. (A Vic) ¿Te das cuenta del lío que has armado? (A la sala.) Ya os dije que ése quería que la gente se hiciera d a ñ o entre sí. (A Vic.) ¿Qué clase de ser h u m a n o eres? Mira lo que has conseguido, que

295

Hombre 4: Tiene q u e ser con- Hombre 4 sugiere un cambio de d e n a d a m e n t e listo para lo- foco de atención. grarlo c o n t a n t o s r o d e o s . RB: No te q u e p a d u d a d e q u e

L

lo es.

Hombre 4: ¿Crees q u e p o d e mos ser m á s listos q u e él?

Hombre 4 trata de desplazar la atención hacia el futuro y hacia un marco objetivo.

RB: No l o sé. Ya m e pilló u n a vez. Y m e volvió a pillar. Sólo Dios sabe a c u á n t o s más habrá pillado.

Bandler cambia el marco temporal al pasado, ampliando el marco problema para incluir a otras personas,

a d e m a s de sí m i s m o .

Bandler coloca un «metamarco» en torno al comemaño de Mujer 2, afirmando que tiene una intención negativa.

Hombre 4: Si vas c o n precaución, tal vez p u e d a s utilizar su genio diabólico.

Mujer 2 trata de redefinir en po-

RB: No vale la p e n a . Tan sólo Para restablecer un marco-proaspiro a estar c o n gente y a blema, Bandler pasa a «otro obsentirme u n p o c o más se- jetivo» en relación con su propia guro acerca de lo que pasa «seguridad» en lugar de con el a mi alrededor. ¿Sabes? La «genio» de Vic. vida está llena d e cosas b u e n a s aparte d e esa clase d e porquería. ¿ Q u é p u e d o hacer?

sitivo su intención.

Bandler amplia de nuevo el marco, centrando de n u e v o la atención sobre Vic. reafirmando l<¡ intención negativa de éste \ '" consecuencias negativas de SU comportamiento. s

Hombre 4: Bueno, m i e n t r a s esté aquí lo p u e d e s vigilar.

Hombre 4 trata de tención negativa» «genio diabólico», él marco resultado

redefinir la «inde Vic como colocándola en de «utilizarlo».

Para satisfacer el objetivo «seguridad», Hombre 4 trata de es-


296

EL PODP.R DI= LA PALABRA

Aplicar los patrones como un sistema

tando que la conclusión de éste se basa en una experiencia limitada.

trechar el tamaño del marco temporal hasta la situación en curso. RB: Ya lo vigilo. Me. p r e g u n t o c u á n d o acabará todo esto.

Bandler expande el marco más allá del presente, lo cual implica que volverá a sentirse amenazado más adelante.

Vic: Voy a sacar esa tarima. (Y comienza a retirar la tarim a estropeada.)

Vic trata de crear un contraejemplo a la generalización de Bandler, cumpliendo con su requisito de retirar la tarima estro peada.

RB: Ahora intenta hacerme parecer estúpido. ¿Veis? Ahora trata de hacer ver que n o ha p a s a d o nada, así podrá hacerlo otra vez c u a n d o se le antoje. Dirá a los d e m á s que la arregló y la volvió a colocar, y que todo está bien. ¿Qué p u e d o hacer? No me fío de él. ¿Debería cortar p o r lo sano y n o volver a c o m u n i c a r m e n u n c a más con él? Tal vez sea lo mejor, ¿eh? Podría tratar d e h a c e r m e lo m i s m o de n u e v o . N o hay más que. verle, sigue sentado en el m i s m o sitio.

Bandler metaencuadra la acción de Vic como un intento de desacreditarle a él y de aparentar que no corre ningún peligro. Bandler utiliza este marco como confirmación de la intención negativa de Vic, así como a modo de justificación para la falta de confianza respecto a Vic y a las potenciales consecuencias futuras.

Mujer 3: Pero n o has tenido la adecuada interacción con él para fiarte.

Mujer 3 trata de establecer otro metamarco alrededor de la generalización de Bandler, argumen-

297

RB; Pero n o quiero tener ninguna clase d e interacción con él.

Bandler «colapsa» el metamarco aplicando su conclusión a los términos de éste, y crea así una especie de «argumento circular», a saber: «No me fío porque no he tenido con él la adecuada interacción. Además, no quiero tener ninguna clase de interacción con él porque no me fío».

Hombre 1: No te critico por ello. RB: Quiero decir... a u n q u e lle- Bandler vuelve a cambiar el tavarais u n a tarima nueva, maño del marco para incluir en tan sólo estaría seguro u n él consecuencias negativas en el tiempo. Tal vez corte u n a futuro, descartando cualquier sopata del otro e x t r e m o , lución en el presente. ¿quién sabe? Mujer 3: ¿ C ó m o sabes que lo preparó d e a n t e m a n o ?

Mujer 3 trata de determinar con qué «estrategia de realidad» ha formado Bandler su generalización acerca de la intención negativa de Vic.

RB: Bueno, n o sé, pero ésa no es la cuestión. La cuestión es que n o sólo dejó que me sucediera a mí, sino que lo volvió a disponer todo para que m e sucediera lo m i s m o de nuevo. Incluso a u n q u e n o lo hiciera adrede, lo

En lugar de atender a la pregunta, Bandler cambia de inmediato a «otro objetivo», centrándose en las consecuencias negativas del comportamiento de Vic sobre su estado interno (de Bandler), más que en la intención negativa de Vic.


298

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

cierto es que sucedió. Él es quien me hace sentir mal. ¿Veis? ¡Estoy aterrado! Mujer 3: ¿De qué m o d o te hace sentir así?

Mujer 3 trata de nuevo de «fragmentar hacia abajo» la «estructura» de la generalización de causa-efecto, estableciendo las «equivalencias» o estrategias internas que Bandler aplica para construir su generalización.

RB: La cuestión no es ésa. Lo que importa es que eso es lo q u e siento. Si él n o h u biera h e c h o todas esas cosas, y o n o m e sentiría así. A h o r a n o p u e d o dejar d e sentirme de este m o d o . Traté d e darle u n a o p o r t u nidad para hacer algo al respecto, pero me decepcionó.

Bandler desplaza atención de la causa-efecto a las relacionadas con terno.

el foco de la generalización consecuencias su estado in-

Mujer 4: ¿Puedes recordar co- Mujer 4 trata de conducir a sas que hayas disfrutado Bandler a identificar contraejemh a c i e n d o c o n él? Q u i e r o plos positivos del pasado, reladecir, a u n q u e ahora te dis- cionados con su estado interno y guste. sus interacciones con Vic. RB: Sí, claro, todo eso está ahí, Bandler cambia el marco a su espero n o podría ser lo mis- tado interno negativo presente, m o en el futuro. Al n o sen- asi como a las consecuencias netir lo que siento ahora, eso gativas que es de esperar que disería imposible. N o p o d r é cho estado tenga para su futuro volver a ser la misma per- (cambia del nivel de comportasona con él nunca más. E n miento al de identidad).

299

los seis meses últimos he cambiado m u c h o . (Dirigiéndose a la sala.) ¿Qué vais a hacer?, ¿dejarme de este m o d o ? P o r q u e si n o sois capaces d e a y u d a r m e m e t e n d r é q u e marchar. N o voy a p o d e r dar seminarios hoy, m a ñ a n a n i n u n c a . Es capaz de volver d e n u e v o c o n otro n o m bre. Ni siquiera quiero volver a tener participantes en mis seminarios. ¿Santo cielo! ¡No m e dejéis así!

Bandler fragmenta hacia arriba y amplía el tamaño del marco, redefiniendo la situación como relacionada con «ayudarme», en lugar de tratar de las acciones de Vic.

Mujer 3: ¿Así es c o m o quieres que sea?

Mujer 3 realiza otro intento de establecer directamente un marco objetivo, orientado hacia un futuro más positivo.

RB: No, n o quiero q u e sea así. Quiero ser c o m o era antes.

Bandler vuelve a un marco proMema y traslada el marco al pasado.

Mujer 3: ¿Y c ó m o eras? C u é n tamelo.

Mujer 3 trata de utilizar el pasado como recurso para establecer un marco objetivo.

RB: Solía ser confiado y feliz. Me gustaba la gente y confiaba en ella. Ahora ya n o soy así. ¿Veis lo que me ha hecho? (Señalando a Vic.) ¿Veis lo que m e estáis haciendo? (A la sala.) Pero n o

P a r a mantener el marco problema, Bandler pasa del pasado al presente,


300

El. PODER DE LA PALABRA

p u e d o hacer nada más porque n o queréis ayudarme. Mujer 3: ¿Quieres decir q u e n o p u e d e s hacer nada m á s o que n o quieres hacer n a d a más ?

Mujer 3 trata de redefinir «no puedo» como «no quiero», implicando que Bandler tiene más opciones de las que admite al nivel de capacidad.

RB: ¿Qué m á s da? No sé q u e hacer.

Bandler utiliza una modalidad de «jerarquía de criterios», asegurando que no importa las opciones que uno taiga si «no sabe qué hacer».

H o m b r e 4: Lo q u e quería es p o n e r t e en el estado e n q u e te e n c u e n t r a s .

Hombre 4 trata de redefinir (o «encadenar») el «problema» de Bandler, desde el nivel de identidad («no soy como era») al de respuesta de comportamiento («él estado en que te encuentras»).

RB: Ya lo sé. Quiere sentirse superior a mí. Hay m u c h o s asesinos de líderes c o m o él. Puedo cuidar de mí mism o y defenderme, pero la gente te puede p o n e r trampas como ésa. Solía ser la clase de persona que piensa que todos tienen buenas intenciones. Solía pensar bien de todo el m u n d o , pero ahora ya he aprendido la lección. Me he lastimado más d e lo que nunca h u biera pensado. Mira c ó m o

[Bandler vuelve a colocar el problema en el nivel de identidad (Vic es un asesino de líderes) y lo utiliza como medio para restablecer y expandir firmemente, o «fragmentar hacia airiba», su marco problema.

Aplicar los patrones como un s i s t e m a

estoy. Ahora me h e dado cuenta de que hay personas que harían cualquier cosa para herirme. Realmente n o vale la pena. ¿Puede alguien ayudarme?

301


302

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

Crear y mantener un «virus mental» El p o d e r de la p a l a b r a

utilizando

Esta clase d e diálogo e n t r e Bandler y los participantes d u r ó aú u n b u e n rato, sin n i n g u n a clase d e progreso. Estaba claro que la i n t e n c i ó n p r i m o r d i a l d e la d e m o s t r a c i ó n d e Bandler consistía en m a n t e n e r a toda costa el m a r c o problema. Sus respuestas n o vers a b a n r e a l m e n t e sobre el c o n t e n i d o de la creencia que había eleg i d o . Conseguía « d e s e n c u a d r a r » cada u n a de las intervenciones q u e se le planteaban c o m o i n t e n t o de ayudarle a e n c o n t r a r alguna solución. M i e n t r a s consiguiera m a n t e n e r el «marco», podría seguir d e t e r m i n a n d o el resultado d e la interacción. Consiguió colocara los p a r t i c i p a n t e s e n u n lazo doble m á s o m e n o s c o m o éste: «Si tratáis d e a y u d a r m e , m a l o . Pero si n o tratáis de ayudarme, malo t a m b i é n » . Para a l g u n o s resultaba a t o r m e n t a d o r , para otros frust r a n t e . (De h e c h o , a n t e la reiterada súplica d e Bandler d e «¿Pued e alguien a y u d a r m e ? » , u n a d e las mujeres presentes respondió f i n a l m e n t e : «¿Quieres q u e t e traiga u n p o c o d e caldo d e gallina?») C o m o , a pesar d e t o d o , las interacciones continuaban, me percaté d e q u e lo q u e Richard hacía tenía u n a estructura que yo p o d í a repetir. Me di c u e n t a d e q u e , si bien el c o n t e n i d o de la int e r a c c i ó n era distinto, al nivel de «estructura profunda» se trataba d e u n diálogo c o n el q u e m e había e n c o n t r a d o ya numerosas v e c e s en m u c h a s p e r s o n a s . Se trataba de u n m o d o de establecei y m a n t e n e r u n «virus m e n t a l » , m e d i a n t e el reencuadre negativo o el « d e s e n c u a d r e » d e c u a l q u i e r i n t e n t o d e resituar la creencia lim i t a d o r a en u n m a r c o objetivo, e n u n m a r c o realimentación, o e n u n m a r c o « c o m o si». M e d i cuenta, p o r ejemplo, de q u e Bandler cambiaba sistem á t i c a m e n t e el marco y el t a m a ñ o del marco, para cebarse en c u a l q u i e r cosa que el participante que planteara una opción dejara al m a r g e n d e ella. También era obvio que, cada vez que alguien trataba d e « a c o m p a ñ a r » el m a r c o problema, o la formulación negativa d e la intención tras la creencia, en su intento de establecer «sintonía» c o n él, Bandler lo metía e n u n lío más gordo.

303

También m e percaté de que Bandler utilizaba sistemáticamente ( a u n q u e d e m a n e r a intuitiva) los patrones lingüísticos que yo había estado percibiendo c o m o resultado de mi estudio sobre personajes históricos importantes, c o m o Sócrates, J e s ú s , Karl Marx, A b r a h a m Lincoln, Hitler y G a n d h i , entre otros, que serán presentados e n el Volumen II d e la presente obra. Estaba claro para mí que estos patrones podían ser empleados tanto para defender c o m o para cuestionar creencias y generalizaciones. Esta nueva comprensión me llevó al umbral de lo que se conoce como fase de «disparadero inconsciente» del modelado en Programación Neurolingüística. El siguiente paso consistió en tratar de formalizar los patrones que había c o m e n z a d o a intuir. Pero antes de hacerlo, tenía q u e probar a propósito los patrones yo mismo, para ver si lograba emular en cierta m e d i d a la actuación de Bandler. Una condición clave del m o d e l a d o eficaz en P N L consiste en q u e , antes de formalizarla en conceptos relevantes, es necesario interiorizar la capacidad q u e se esté m o d e l a n d o . De otro m o d o nos limitaríamos a formular t a n sólo u n a descripción, que reflejaría la «estructura superficial» del proceso en lugar d e construir u n m o d e l o d e las nociones m á s profundas necesario para generar la capacidad de que se trate. La o p o r t u n i d a d se me presentó u n mes más tarde, en un programa avanzado d e PNL en Chicago. En el tercer día del programa, decidí informar al g r u p o de que les iba a mostrar un nuevo conjunto revolucionario de patrones. Veamos a continuación una transcripción c o m e n t a d a de mi propia versión del drama «irónico», modelada sobre la de Bandler: Robert: ¿Quién m e ha puesto ese micrófono? ¿Jim? ¿Dónde está Jim? Va a p o r mí. ¿Está en el baño? Seguro que estará allí, t r a m a n d o algo contra mí. Me ha p u e s t o esta cosa... y t o d o s habéis visto ya q u e tropiezo a cada m o m e n t o con eso. Seguro que quiere que me caiga y me lastime, q u e pierda mi credibilidad c o m o profesor y que os riáis d e mí. No hay d u d a d e q u e va a p o r mí. Es obvio, ¿no? ¿Me va a a y u d a r alguien? Dentro de poco estará aquí de n u e v o . (Establece creencia limitadora: «Jim ha


304

EL PODER DE LA PALABRA

Aphcar los patrones como un sistema

305

hecho algo que ha provocado que me haga daño y me sienta humillado. Puesto que ya ha sucedido antes, volverá a suceder de nuevo. Trata de lastimarme y estoy en peligro».) •

me. Necesito ayuda urgentemente. ¡Haz algo ahora mismo! (Consecuencia: «Puesto que estás de acuerdo conmigo, deberías hacer algo al respecto ahora mismo».)

Participante 1: ¿Por qué dejaste que te lo pusiera, si sabias que iba a por ti? (Contraejemplo: Inconsistencia entre las consecuencias lógicas de la creencia manifestada de R y su comportamiento.)

P2: ¿Qué crees que Jim trata de hacer? (Intento de descubrir la intención positiva.)

R: Porque sabe que estáis todos aquí, y si trato de impedirle que me coloque el micrófono, todos pensaréis eme soy un paranoico y él habrá conseguido desacreditarme ante vosotros. (Metamarco: «Parecería raro que tratara de detenerle». Consecuencia: «Pensaríais que soy un paranoico».) Pl: Así que si no te hubieras dejado poner el micro te habría hecho aparecer c o m o un tonto, ¿no? (Fragmenta hacia arriba y redefine «tropezar con el cable y perder credibilidad» en «aparecer como un tonto». Trata de estimular una reevaluación de la creencia manifestando una consecuencia de la declaración de creencia redefinida: «Puesto que colocarte el micrófono es lo que te hace aparecer como un tonto, si no te lo pones no parecerás un tonto».) R: ¿Por qué haces tantas preguntas? (Al resto de participantes.) ¿Sabéis qué? Lleva camisa azul y vaqueros del mismo color, igual que Jim. ¿Acaso estás de su parte? Me estoy comenzando a poner nervioso con todas esas preguntas que me hace... Vamos, tenéis que ayudarme, la conspiración está creciendo. (Metamarco: Pones todas esas preguntas y tratas de cuestionar mi creencia porque conspiras con Jim.) P2: Estoy de acuerdo contigo. Lo más probable es que esté tratando de ponerte en ridículo ante todas estas personas. (Acompaña el marco problema.) R: ¡Lo hace! Y puesto que eres lo suficientemente listo como para darte cuenta de lo peligroso de la situación, ayúda-

R: ¡Ya te he dicho lo que quiere hacer! ¡Va a por mí! (Se centra de nuevo sobre la intención negativa.) P2: ¿Cuál crees que es su propósito? (Sigue fragmentando hacia arriba en busca de la intención positiva.) R: Ya te lo he dicho, quiere lastimarme. Quiere que quede c o m o un tonto. (Fragmenta hacia arriba la intención negativa hasta una consecuencia al nivel de identidad: «Hacerme quedar como un tonto».) P2: ¿Y que gana él con eso? (Búsqueda de la intención positiva cambiando a otro objetivo.) R: No sé lo que gana con ello. Está claro que está loco. Tal vez su mapa del mundo consista en perjudicar a los demás para elevarse a sí mismo. (Utiliza el marco de un modelo del mundo diferente para encadenar una intención positiva.) P2: Bueno, entonces quizá deberíamos avisar al hospital. (Se centra e n la consecuencia del juicio «loco» para tratar de establecer un marco objetivo.) R: Bueno, no te quedes ahí dándome consejos, hazme el favor de llamar al hospital para que se lo lleven. (Versión sutil de aplicación de la creencia a sí misma, dirigiendo la consecuencia de la declaración de creencia a quien la manifiesta. También sirve para desviar el marco objetivo de vuelta a quien habla, de modo que R puede mantener el marco problema.) P2: Llamemos los dos. (Trata de ampliar el marco para incluir en él a R.)


Aplicar los patrones corno un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

307

R: N o , tendrás q u e hacerlo tú p o r mí. Si aviso yo al hospital pensarán q u e estoy loco. Tú m e c o m p r e n d e s , estoy seguro de que me ayudarás llamándoles en mi lugar. (Metamarco: U n a tercera parte tiene m á s credibilidad. Creerán q u e soy paranoico c u a n d o les cuente lo que m e pasa.)

prueba! (R m u e s t r a el cable del micro a la sala.). ¿Lo ves? No me negarás q u e es u n a p r u e b a a b r u m a d o r a , ¿verdad? Aquí está. Ayudadme. (Afirmando la presuposición d e q u e J i m va a p o r él, R fragmenta hacia abajo para centrarse en el cable del micrófono c o m o prueba.)

P2: ¿Por qué tendrían q u e pensar q u e estás loco? (Pasa al m o d e l o del m u n d o de «ellos» y fragmenta hacia abajo, t r a t a n d o d e e n c o n t r a r opciones posibles o contraejemplos.)

P6: Bueno, primero sácate ese micro y luego ve a hablar c o n J i m del a s u n t o . Necesitas alivio i n m e d i a t o , ¿no es así? (Trata de establecer un marco objetivo en relación con el cable del micrófono y c o n la i n t e n c i ó n d e J i m . )

R: N o m e fastidies, ¡sabes perfectamente p o r q u é lo pensarán! (Reafirma el metamarco en forma de presuposición: « T ú ya sabes p o r q u é » . )

R: Si m e saco el micro hará alguna otra cosa. Eso sería tratar s i m p l e m e n t e el s í n t o m a . M e h a p u e s t o u n a y otra vez esa cosa cada día. ¿ Q u é te hace pensar que sacarme el micro le detendría? (Cambia el t a m a ñ o del marco e x p a n d i e n d o el marco t e m p o r a l para centrar d e n u e v o la atención sobre el marco problema y las consecuencias de la «intención negativa» d e J i m . )

P2: Yo n o creo que estés loco. (Tratando d e proporcionar un contraejemplo en curso.) R: Esto está fuera d e lugar. ¡Yo necesito ayuda ahora! (Pasa a otro objetivo: «Necesito ayuda ahora».) P3: ¿Y qué pasaría si dejaras de j u g u e t e a r c o n el cable del micrófono? (Utiliza la generalización d e causa-efecto afirmada p o r la creencia para atraer la atención a la influencia del c o m p o r t a m i e n t o del p r o p i o R.) R: ( C o n suspicacia.) ¿Y p o r q u é m e p r e g u n t a s eso ahora? (Metamarco: «Tu implicación d e q u e debería cambiar mi c o m p o r t a m i e n t o significa que estás contra mí».) P4: (Riéndose.) Está loca, yo en tu lugar también la vigilaría a ella. R: S í . . . J i m lleva gafas y ella también. ¿Qué voy a hacer? ¿Nadie va a ayudarme? (Amplía el marco.) P5: ¿Qué tendría que hacer J i m para que n o pensaras que va a p o r ti? (Busca u n a base para contraejemplos de la creencia limitadora acerca d e J i m . ) R: No quiero cambiar mi forma de sentir hacia él. Sólo q u ' ' ro librarme d e él. Sé que va a p o r mí. ¡Mira! ¡Aquí está la e

P5: ¿Qué necesitas para saber que n o va a p o r ti? (Trata d e fragmentar hacia abajo, para definir la estrategia d e realid a d de la creencia acerca d e la intención d e J i m y buscar posibles contraejemplos.) R: ¿Por q u é sigues tratando de convencerme de que n o va a por mí? Ya h e demostrado que va a por mí. No quiero que nadie me convenza de q u e n o es así. Eso me metería en problemas. (Metamarco: «Tratar de cambiar m i creencia de que va a por mí me acarrearía consecuencias negativas».) P7: ¿Qué quieres q u e te a y u d e m o s a conseguir? (Intenta establecer d e forma directa u n marco objetivo.) R: Sólo quiero s e n t i r m e p r o t e g i d o . . . saberme a salvo d e él. Y eso n o lo p u e d o hacer por mí m i s m o . Necesito ayuda. (Utiliza u n a formulación ligeramente distinta al objetivo para m a n t e n e r intacto el marco problema.) P8: ( C o n vehemencia.) Sí, pero todo el tiempo has sabido que ese cable estaba ahí. ¡Lo p r i m e r o q u e p u e d e s hacer


308

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

p o r tu seguridad es quitártelo! (Utiliza u n a consecuencia de la creencia d e R para tratar de establecer u n marco realimentación — a p l i c a n d o indirectamente la creencia a sí m i s m a — y colocar a R en u n a posición de «víctima».) R: Me p o n e realmente nervioso que alguien m e grite. (Metamarco del c o m e n t a r i o para llamar la atención sobre la consecuencia sobre su estado i n t e r n o de la parte no verbal d e la declaración.) P7: ¿Cómo sabrías q u e ya estás a salvo de Jim? (Tratando de establecer u n marco objetivo y u n marco realimentación, fragmentando hacia abajo y estableciendo el criterio de equivalencia para «seguridad».) R: No p u e d o sentirme seguro mientras él ande por ahí. Lib r a d m e d e él ahora m i s m o . (Fragmenta d e nuevo hacia arriba, reafirmando el marco problema y s u s consecuencias.) P9: ¿Para qué te sirve q u e sigas con el cable p u e s t o , a pesar d e q u e crees que es u n peligro? (Fragmenta de nuevo hacia abajo y cambia el foco de atención, d e Jim al «cable», y trata d e averiguar la intención de R para establecer u n m a r c o objetivo. «No seguro» es asimismo redefinido c o m o «peligroso».) R: El micrófono sólo es peligroso c u a n d o m e muevo. La cuestión es que ése es tan sólo u n m o d o más de J i m para pillarme. (Metaencuadra y cambia el t a m a ñ o del marco para desviar la atención desde el cable del micrófono hasta la intención negativa d e J i m . ) P9: ¿De m o d o que es el cable lo que te indica que Jim va a p o r ti? (Fragmenta hacia abajo para verificar la estrategia d e realidad que relaciona el cable del micrófono con la mala intención de Jim.) R: Ese cable n o me indica nada. Ya sé q u e va a p o r mí. ¿Acaso tratas de confundirme? (A la sala.) Creo que está loca.

309

(A P9.) Me s o r p r e n d e que estés loca... Venga, se s u p o n e q u e sois practicantes de PNL. ¿Por q u é n o me ayudáis? (Sitúa de lleno la atención sobre la intención negativa d e J i m c o m o causa del «peligro». Establece u n a «equivalencia compleja» entre el estado i n t e r n o de R — « E s t o y conf u n d i d o » — y u n juicio sobre la otra persona — « D e b e s d e estar loca»—. Asimismo, R descarga sobre los particip a n t e s la responsabilidad de su estado problema.) P6: (Riéndose.) E s e j i m comienza a asustarme a mí también. R: Y con razón. (A la sala.) Ése es el ú n i c o entre lodos vosotros q u e tiene algo de cerebro. M e va a librar d e J i m . (Afirma u n a consecuencia p r o b l e m a d e la aceptación d e su marco problema.) PÍO: Si te ata c o n eso e s q u e va a p o r ti, p o r c o n s i g u i e n t e . . . (Redefine el p r o b l e m a con el micrófono c o m o «estar atado».) R: N o , n o te das cuenta de lo que pasa. N o me «ata». Sabe perfectamente q u e , a lo largo del programa, acabaré trop e z a n d o con el cable. (Cuestiona la redefinición.) PÍO: ¿Y el ú n i c o m o d o en que p u e d e s detener eso es librándote d e él? (Busca contraejemplos.) R: ¡Exacto! PÍO: Siendo así, tal vez n o sea mala idea q u e le ates c o n ese cable d e m o d o que n o enloquezcas y le mates. (Redefine «librarte de él» c o m o «matarle» y trata de establecer u n a consecuencia positiva con respecto al cable.) R: ¡Yo n o quiero matarle! Sólo quiero sentirme protegido d e él. ¿Qué tratas de hacer? ¿Convertirme en u n asesino? ¿Veis? Lo q u e J i m ha estado haciendo para desacreditarm e está d a n d o frutos. Ha conseguido que penséis que soy yo quien va a p o r ÉL. (Metamarco: «Tu redefinición d e "librarte de él" c o m o "matarle" refuerza mi creencia limitadora y mi m a r c o problema».)


EL PODER DE LA PALABRA

Aplicar los patrones como un sistema

C o m o la transcripción ilustra, conseguí recapitular en cierta m e d i d a lo que Bandler había h e c h o en aquel seminario d e Washington D. C. Fue a la vuelta de mi seminario d e Chicago cuando formulé explícitamente los catorce patrones de £/ poder de la palabra, b a s á n d o m e en lo q u e ya había conseguido interiorizar intuitivamente de la d e m o s t r a c i ó n de Bandler.

grado de variación y adaptabilidad. Las células cancerígenas cambian con rapidez y son capaces de adaptarse rápidamente a entornos diferentes. El cáncer se convierte en u n a amenaza mortal cuando nuestro sistema i n m u n e n o consigue producir la variedad reguladora necesaria para identificar y «absorber» las células cancerosas q u e proliferan. El c a m p o d e la oncología se h a visto atascado en sus esfuerzos p o r tratar el cáncer debido a que las células cancerígenas tienen u n a variedad requerida mayor q u e la d e los poderosos venenos químicos y la de los tratamientos de radiación que se u s a n p a r a tratar d e destruirlas. Al principio del tratamiento, estos métodos consiguen e n efecto destruir n u m e r o s a s células cancerígenas, por desgracia j u n t o a otras m u c h a s sanas. Sin embargo, las variaciones en las células d a ñ i n a s llegan a hacerlas resistentes a esos tratamientos, lo cual desemboca en la recurrencia de los síntomas. Se p o n e n en juego entonces tratamientos cada vez más fuertes, hasta el p u n t o de que éstos amenazan la propia vida del paciente, y a h í se acaba lo m é d i c a m e n t e posible.

310

El p o d e r d e la p a l a b r a y la Ley de variedad

requerida

Estas experiencias iniciales con El poder de ¡a palabra me confirmaron q u e la capacidad para m a n t e n e r o desencuadrar determin a d a creencia constituye, e n esencia, u n a aplicación d e la Ley de variedad requerida de los sistemas d e creencias. Según esta ley, si deseas firmemente alcanzar u n objetivo, debes incrementar el n ú m e r o de opciones disponibles para lograrlo, en proporción al grado d e variabilidad potencial (incluyendo posibles resistencias) del sistema. Es decir, q u e es i m p o r t a n t e d i s p o n e r d e variantes para las operaciones utilizadas para alcanzar objetivos —aunque dichas operaciones hayan tenido éxito en el pasado—, habida cuenta de la tendencia de los sistemas al cambio y a la variación. Se dice a m e n u d o que «si haces lo que siempre has hecho, conseguirás lo q u e siempre h a s conseguido». Pero ni siquiera es necesariamente cierto que consigas «lo que siempre has conseguido». Hacer lo m i s m o n o siempre produce el mismo resultado, si el sistema circundante cambia. Es evidente que, si en la carretera que tomas cada día para acudir al trabajo hay un atasco de circulación o u n a s obras, n o conseguirás llegar a tiempo «haciend o lo que siempre has h e c h o » . Para lograrlo tendrás que buscar rutas alternativas. Los taxistas de las grandes ciudades disponen de varias posibilidades para llegar al aeropuerto o a determinada calle, para el caso d e que la ruta habitual esté bloqueada. Probablemente sea e n la biología básica de nuestro cuerp d o n d e m á s evidente resulta la necesidad de la «variedad r e q u e da». Los asesinos biológicos que nos asolan hoy no son p e l i g sos p o r su fuerza, sino por su «variedad requerida» y p o r nuestra falta de ella para regularlos. Lo q u e hace peligroso al cáncer es n

r0

311

El virus del SIDA p r o d u c e problemas parecidos. C o m o en el caso del cáncer, el virus del SIDA es e x t r e m a d a m e n t e flexible y adaptable, lo cual dificulta su tratamiento p o r m e d i o s químicos. El propio virus afecta al sistema i n m u n e r e d u c i e n d o su flexibilidad. Es necesario señalar q u e el virus del SIDA n o destruye p o r completo el sistema i n m u n i t a r i o de su víctima, sino que se limita a influir sobre parte de él. Las víctimas de SIDA siguen rechazando m u c h a s infecciones y enfermedades cada día. Ese virus en realidad afecta a la adaptabilidad del sistema inmunitario d e la persona. Estudios recientes d e m u e s t r a n q u e en el cuerpo de una persona sana a p r o x i m a d a m e n t e la m i t a d d e las células del sistema inmunitario están «preprogramadas» para actuar frente a enfermedades específicas. La mitad restante n o lo está, q u e d a n d o disponible para responder a nuevos desafíos. En el c u e r p o de las Personas afectadas p o r SIDA, esta proporción cambia hasta aproximadamente u n 8 0 p o r ciento de células preprogramadas, y tan Sólo el 20 p o r ciento restante está libre para a p r e n d e r y adaptarse a situaciones nuevas. Las células afectadas p o r el virus del SIDA son las únicas q u e le confieren al sistema i n m u n i t a r i o su v a r i e d a d requerida».


312

EL PODER DE LA PALABRA

Aplicar los patrones como un sistema

U n a de las implicaciones d e la Ley d e variedad requerida consiste en que estas dos enfermedades p o d r í a n ser tratadas con mayor eficacia si se a u m e n t a r a la variedad del sistema inmunitario. Un sistema i n m u n e sano es, en esencia, u n a organización capaz d e a p r e n d e r con eficacia. De hecho, parece que las personas con i n m u n i d a d natural ante el virus del SIDA poseen u n sistema inmunitario que ya dispone de la «variedad requerida» necesaria para tratar con el virus. Por consiguiente, la cuestión n o estriba tanto en la «fuerza» del sistema, sino en su grado de flexibilidad para la respuesta.

zación d e El poder de la palabra c o m o m e d i o para tratar más eficazmente c o n el «virus mental» paranoide q u e h e m o s utilizado como ejemplo en el presente capítulo. La esencia d e la creencia limitadora, base de ese virus mental, es la siguiente:

E x t e n d i e n d o la analogía al c o n c e p t o d e «virus mental», com e n z a m o s a d a m o s c u e n t a d e q u e la persona con la mayor flexibilidad será la que dirija la interacción. Así p u e s , los patrones de El poder de la palabra p r o p o r c i o n a n un m e d i o para incrementar la «variedad requerida» de q u i e n e s deseen ayudar a transformar o sanar creencias limitadoras y virus mentales, asi c o m o a reforzar y p r o m o v e r creencias potenciadoras. Los patrones de El poder de la palabra p r o p o r c i o n a n un m e d i o para incrementar la flexibilidad d e n u e s t r o «sistema inmunitario» psicológico. Nos a y u d a n a c o m p r e n d e r mejor la e s t r u c t u r a del sistema d e creencias que m a n t i e n e en su lugar al «virus d e p e n s a m i e n t o » , así c o m o a g e n e r a r de forma más creativa las respuestas y los reencuadres q u e nos a y u d e n a «absorber» y t r a n s l o r m a r esas creencias limitadoras.

U n o de los mejores m o d o s tanto d e a p r e n d e r c o m o d e aplicar El poder de la palabra consiste en considerar las preguntas clave relacionadas con cada uno d e s u s patrones. En cierto modo, cada u n o d e los patrones de El poder de la palabra p u e d e ser considerado c o m o una respuesta a preguntas clave, c o n d u centes a distintas perspectivas y posiciones perceptivas. Los ejemplos siguientes ilustran de qué m o d o explorar esas respuestas puede ser de utilidad para identificar y construir reencuadres de El poder de la palabra. El objetivo d e esos n u e v o s encuadres consiste en e n c o n t r a r un m o d o de reafirmar al p o s e e d o r de la creencia limitadora al nivel de su identidad y de su intención p o sitiva, reformulando al m i s m o tiempo la creencia para convertirla en u n marco objetivo y en u n m a r c o resultado.

313

La persona X ha hecho algo que ha provocado que me lastime más de una vez. Puesto que ya ha sucedido antes, volverá a suceder de nuevo. La persona X trata de dañarme y estoy en peligro.

Creencia l i m i t a d o r a :

Reencuadrar y «sacar del marco» un virus utilizando El poder de la palabra

mental

Una vez familiarizados c o n el sistema d e creencias que mantiene en su lugar, por ejemplo, a un «virus mental» potencial, estamos en mejores c o n d i c i o n e s d e e n c o n t r a r reencuadres eficaces que nos a y u d e n a situar de n u e v o la creencia limitadora en u n marco objetivo y e n u n marco realimentación. Los diversos patrones de El poder de la palabra n o s p e r m i t e n enfocar el sistema de creencias limitadoras d e forma m e n o s reaccionaria y m á s estratégica. C o n s i d e r e m o s el m o d o en que p o d e m o s utilizar la formali-

La persona X ha hecho algo que ha provocado que me lastime más de una vez. Puesto que ya ha sucedido antes, volverá a suceder de nuevo. La persona X trata de dañarme y estoy en peligro. 1. Intención: ¿Cuáles son la intención o el p r o p ó s i t o positivos de esta creencia? Hay muchas formas de comenzar a desarrollar un sentido de poder y control cuando te preocupa tu seguridad. ( I n t e n c i ó n = «comenzar a desarrollar u n s e n t i d o d e p o der y control».)


314

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

315

Es muy importante dar todos los pasos posibles para asegurarte que la gente actúe éticamente y haga ¡o adecuado ( I n t e n c i ó n = «dar t o d o s los pasos q u e p u e d a s para asegurarte q u e la gente actúe éticamente y haga lo adecuado» )

Para tratar eficazmente con la situación, es importante determinar si el grado de peligro aumenta con cada tentativa de agresión o si, por el contrario, estás en el mismo nivel de peligro ahora que la primera vez que saliste lastimado.

2. Redefinición: ¿Qué palabra que signifique algo parecido a alguna de las que c o m p o n e n la declaración de creencia p u e d e substituirla, pero con implicaciones más positivas?

Cuando dices que la persona X «trata» de lastimarte, ¿significa eso que esta persona se forma una imagen mental de hacerte daño? Si es así, ¿qué parte de esa imagen es más peligrosa? ¿Cómo actúa esta persona en esa imagen? ¿Qué crees que fue lo que colocó esa imagen en la mente de X?

Creo que deberías hacer todo lo que estuviera a tu alcance para evitar ser una víctima. («La persona X trata d e d a ñ a r m e y estoy en peligro» => «Soy u n a víctima».) Es la clase de reto que hay que enfrentar con valor, apoyoy sabiduría. («Estar en peligro» => « u n reto».)

C r e e n c i a limitadora:

5. F r a g m e n t a r hacia arriba: ¿Qué elementos o fragmentos de mayor tamaño están implicados en la creencia, pero tienen u n a relación más rica o positiva que los que contiene la declaración d e creencia? Las sensaciones intensas son siempre la base de nuestra motivación para el cambio. Como dijera Cari G.Jung, «No hay conciencia sin dolor». («daño» => «sensaciones intensas», «dolor».)

La persona X ha hecho algo que ha provocado que me lastime más de una vez. Puesto que ya ha sucedido antes, volverá a suceder de nuevo. La persona X trata de dañarme y estoy en peligro. 3. C o n s e c u e n c i a : ¿Cuál es el efecto positivo d e la creencia o d e la relación p o r ella definida? Ahora que ya sabes reconocer las situaciones de peligro y pedir ayuda, en el futuro será mucho mas difícil que te lastimen. Ése es el primer paso para transfonnarte de victima en héroe. Sabiendo lo que ahora ya sabes resultara más difícil que alguien vuelva a sacar ventaja de ti. 4. F r a g m e n t a r hacia abajo: ¿Que elementos o fragmentos más pequeños están implicados en la creencia, pero " u n a relación más rica o positiva que los que contiene declaración de creencia? t i e n e

Tratar con la incomodidad que experimentamos al enfrentarnos con los riesgos de la vida es uno de los caminos para convertirnos en seres humanos más fuertes y competentes. («daño» => « i n c o m o d i d a d » ; «peligro» => «riesgos d e la vida») 6 . Analogía: ¿Qué otra relación existe que sea análoga a la definida por la creencia (una metáfora para ella), pero que tenga implicaciones distintas? Aprender a dominar las relaciones interpersonales es como saber levantarse cuando aprendemos a montar en bicicleta, dejando atrás el hecho de habernos pelado las rodillas y manteniendo la determinación de seguir probando hasta lograr mantener el equilibrio. Enfadarse con la bicicleta por habernos lastimado no nos llevará muy lejos. Tratar con las intenciones de otros se parece un poco a torear. Para mantener la seguridad, debemos saber qué es lo


EL PODER DE LA PALABRA

que atrae la atención del toro hacia nosotros, dirigir su atención y apartarse de su camino cuando comienza a cargar.

Creencia limitadora: La persona X ha hecho algo que ha provocado que me lastime más de una vez. Puesto que ya ha sucedido antes, volverá a suceder de nuevo. La persona X trata de dañarme y estoy en peligro. 7. C a m b i o d e t a m a ñ o del marco: ¿Qué marco temporal mayor (o m e n o r ) , que cantidad de personas mayor (o m e n o r ) o q u é perspectiva mayor (o m e n o r ) podría hacer m á s positivas las implicaciones de la creencia? Cómo tratar con el sufrimiento a manos de otros sigue siendo una de las cuestiones más complicadas, sin resolver aún por nuestra especie. A menos que lo logremos hacer con sabiduría y compasión, continuará habiendo violencia, guerra y genocidio, tanto a nivel global como individual. Todos tenemos que aprender a tratar con el lado oscuro de nuestros semejantes. Estoy seguro de que cuando recuerdes este incidente al final de tu vida lo verás como un pequeño bache en el camino. 8. O t r o objetivo: ¿ Q u é otro objetivo o resultado podría ser m á s relevante q u e el que expresa o implica la creencia?

Aplicar los patrones como un sistema

317

Los sociobiólogos sugerirían que la fuente de tu peligro no es lo que tú o esa persona creéis que es su intención consciente, sino el desarrollo evolutivo de sus hormonas. Imagina todas esas personas que, en todo el mundo, tienen que soportar constantemente la realidad de la opresión social en forma de racismo o de persecución religiosa. Probablemente estarían encantadas de encontrarse en una situación en la que únicamente tuvieran que enfrentarse a las intenciones negativas de una persona única e identificable. lO.Estrategia d e r e a l i d a d : ¿Qué percepciones cognitivas del m u n d o h a n sido necesarias para la construcción d e esa creencia? ¿ C ó m o habría que percibir el m u n d o para q u e esa creencia tuviera fundamento? Cuando piensas en las ocasiones en que te has lastimado, ¿las ves por separado o todas juntas? ¿Las recuerdas desde una perspectiva asociada o más bien las ves como si estuvieran editadas, como en una especie de documental de tu vida? ¿Qué es lo que más te hace sentir en peligro, tus recuerdos de acontecimientos pasados o lo que imaginas sobre los que pueden o no suceder en el futuro?

Creencia limitadora:

El objetivo no es tanto evitar ser lastimado por determinada persona, como desarrollar las capacidades necesarias para estar seguro, hagan lo que hagan los demás.

La persona X ha hecho algo que ha provocado que me lastime más de una vez. Puesto que ya ha sucedido antes, volverá a suceder de nuevo. La persona X trata de dañarme y estoy en peligro.

Para mí, la cuestión no es tanto cuál ha sido la intención de la persona, sino qué hace falta para que cambie esa intención.

1 1 . C o n t r a e j e m p l o : ¿Qué ejemplo o experiencia constituyen u n a excepción a la regla definida p o r esa creencia?

9. M o d e l o del m u n d o : ¿Qué m o d e l o del m u n d o distinto proporcionaría u n a perspectiva m u y distinta sobre es& creencia?

Si tan sólo fuese cierto que no tuviéramos que preocuparnos de que algo suceda sólo porque no ha ocurrido antes... El mayor peligro proviene seguramente de lo que aún no ha su-


318

Aplicar los patrones como un sistema

EL PODER DE LA PALABRA

cedido, por lo que deberíamos para cualquier posibilidad.

trabajar

para

319

prepararnos

en las que hemos salido lastimados puede generar tanto dolor como una persona ajena con intenciones negativas.

Para estar del todo seguros es importante reconocer que probablemente, corremos el mismo peligro en relación con las personas bien intencionadas y que no nos han dañado nunca antes. Piensa si no en la cantidad de gente que mata a otra persona sin querer en accidente de tráfico. Como dice el refrán: «El camino hacia el infierno está pavimentado con buenas intenciones».

14. M e t a m a r c o : ¿ Q u é creencia sobre esta creencia podría cambiar o enriquecer nuestra percepción de la creencia? Las investigaciones demuestran que lo natural es que las personas sientan temor de los demás y de sus intenciones, hasta que desarrollan suficientemente su autoestima y la confianza en sus propias capacidades. Mientras sigas centrado en permanecer en un «marco problema» acerca del comportamiento y de las intenciones de la persona X, seguirás condenado a sufrir las consecuencias. Cuando estés dispuesto a pasar a un «marco objetivo» comenzarás a descubrir numerosas soluciones posibles.

12. J e r a r q u í a d e criterios: ¿Qué criterio n o ha sido todavía c o n s i d e r a d o y es p o t e n c i a l m e n t e m á s i m p o r t a n t e que los q u e atiende la creencia? Siempre he creído que pensar qué recursos necesito para completar con éxito el camino que he elegido y con el que me he comprometido es más importante que preocuparme por los efectos temporalmente dañinos de las intenciones de otras personas. ¿No crees que es más importante evitar ser esclavo de nuestros propios miedos que eludir la realidad inevitable de que alguna vez saldremos lastimados? 13. Aplicar a sí m i s m o : ¿ C ó m o p u e d e s evaluar la propia declaración de creencia de acuerdo con la relación de criterios definidos p o r ella? Puesto que las intenciones negativas pueden ser tan dañinas y peligrosas, es muy importante que seamos extremadamente claros en cuanto al modo en que entendemos nuestras propias intenciones y actuamos según ellas. Cuando utilizamos nuestras creencias sobre ¡as intenciones negativas de otra persona como justificación para tratarla del mis" modo que ella nos trata a nosotros, nos volvemos como ellePuede ser igual de peligroso pensar que solo corremos pd* gro por quienes nos han perjudicado anteriormente. Man ner creencias que nos hagan revivir una y otra vez ocasión 10

e

Practicar El p o d e r d e la p a l a b r a Practica tú m i s m o estas preguntas de El poder de la palabra. La hoja de trabajo siguiente te ofrece ejemplos de preguntas susceptibles de ser uülizadas para identificar y formar los reencuadres d e El poder de la palabra. Comienza escribiendo una declaración de creencia limitadora sobre la que quieras trabajar. Asegúrate de que sea una declaración «completa», en forma de u n a equivalencia compleja o de una afirmación de causa-efecto. Veamos una estructura típica: Referente (soy/es/son) j u i c i o p o r q u e Yo malo Tú incapaz Ellos despreciables Ello imposible

razón equivalencia compleja causa-efecto

Recuerda q u e el propósito d e t u s respuestas consiste en reairrnar la identidad y la intención positiva de la persona que tiela creencia, al m i s m o t i e m p o q u e se reformula la creencia hamarco objetivo o u n marco realimentación.

n e

C l a

u

n


320

El. PODER DE LA PAI.ABRA

Hoja de trabajo de El poder de la C r e e n c i a limitadora: _

Aplicar los patrones como un sistema

palabra

321

ñ o r ) o q u é perspectiva m a y o r (o m e n o r ) podría hacer más positivas las implicaciones de la creencia? — significa/causa

1 . I n t e n c i ó n : ¿Cuáles son la intención o el propósito positi-

8. O t r o objetivo: ¿Qué otro objetivo o resultado podría ser más relevante que el que expresa o implica la creencia?

vos d e esta creencia?

2 . Redefinición: ¿Qué palabra que signifique algo parecido a alguna de las que c o m p o n e n la declaración de creencia p u e d e substituirla, pero c o n implicaciones más positivas?

9. M o d e l o del m u n d o : ¿Qué m o d e l o del m u n d o distinto proporcionaría u n a perspectiva m u y distinta sobre esta creencia?

3. C o n s e c u e n c i a : ¿Cuál es el efecto positivo de la creencia o de la relación p o r ella definida?

lO.Estrategia d e r e a l i d a d : ¿Qué percepciones cognitivas del m u n d o h a n sido necesarias para la construcción de esa creencia? ¿ C ó m o habría que percibir el m u n d o para que esa creencia tuviera fundamento?

4. F r a g m e n t a r h a c i a abajo: ¿Qué elementos o fragmentos más p e q u e ñ o s están implicados en la creencia, pero tien e n u n a relación m á s rica o positiva que los que contiene la declaración de creencia?

1 1 . C o n t r a e j e m p l o : ¿ Q u é ejemplo o experiencia constituyen u n a excepción a la regla definida p o r esa creencia?

5. F r a g m e n t a r hacia arriba: ¿Qué elementos o fragmentos d e m a y o r t a m a ñ o están implicados en la creencia, pero tienen u n a relación m á s rica o positiva que los que contiene la declaración d e creencia?

6. Analogía: ¿Qué otra relación existe que sea análoga a la definida p o r la creencia ( u n a metáfora para ella), p e q u e tenga implicaciones distintas?

1 2 . J e r a r q u í a d e criterios: ¿Qué criterio n o ha sido todavía considerado y es potencialmente más importante que los que atiende la creencia?

1 3 . Aplicar a sí m i s m o : ¿ C ó m o p u e d e s evaluar la propia d e claración d e creencia, de a c u e r d o c o n la relación d e criterios definidos p o r ella?

r 0

7. C a m b i o d e t a m a ñ o del marco: ¿Qué marco temporal y o r (o m e n o r ) , qué cantidad de p e r s o n a s mayor (o

• M e t a m a r c o : ¿Qué creencia sobre esta creencia podría cambiar o enriquecer nuestra percepción d e la creencia?


322 Un

El. PODER DE LA PALABRA

ejemplo

T o m e m o s u n a creencia limitadora c o m ú n : «El cáncer causa la m u e r t e » . Los ejemplos siguientes ilustran el m o d o en que estas preguntas p r o d u c e n distintas intervenciones d e El poder de la palabra, susceptibles d e ofrecernos otras perspectivas. Recuerda q u e el efecto final d e u n a afirmación determinada d e El poder de la palabra dependerá fuertemente del tono de voz en que se pron u n c i e , así c o m o del grado de sintonía existente entre quien habla y quien escucha. Creencia: «El cáncer causa la muerte». 1. I n t e n c i ó n - Sé que tu intención consiste en prevenir las falsas expectativas, pero de este m o d o tal vez estés excluy e n d o toda razón d e esperanza. 2. Redefinición - En última instancia, n o es el cáncer el que causa la m u e r t e , sino el colapso del sistema inmunitario. B u s q u e m o s el m o d o d e mejorar el sistema inmunitario. Nuestras percepciones en relación con el cáncer pueden ciertamente causar t e m o r y pérdida de esperanza, lo que hará que la vida sea más difícil. 3. C o n s e c u e n c i a - P o r desgracia, las creencias como ésta tienden a convertirse en profecías a u t o c u m p l i d o r a s porque la persona afectada deja d e buscar otras opciones y posibilidades. 4. F r a g m e n t a r hacia abajo - A m e n u d o me he preguntado cuánta «muerte» contiene cada célula cancerosa. 5. F r a g m e n t a r h a c i a a r r i b a - ¿Me estás diciendo que cualquier cambio o m u t a c i ó n d e u n a p e q u e ñ a parte del sistem a causará siempre la destrucción de lodo el sistema? 6. Analogía - El cáncer es c o m o u n c a m p o d e hierba que comienza a caer bajo la influencia de la maleza porque no se ha atendido a d e c u a d a m e n i e . Las células blancas de W

Aplicar los patrones como un sistema

323

sistema i n m u n i t a r i o s o n c o m o u n rebaño de ovejas. Si el estrés, la falta de ejercicio, la mala alimentación, etc., red u c e n la cantidad de ovejas, la hierba crece en exceso y da paso a la maleza. Si logras incrementar el n ú m e r o de ovejas, p o d r á n m a n t e n e r d e n u e v o el c a m p o en u n equilibrio ecológico. 7. C a m b i o del t a m a ñ o del m a r c o - Si todos tuvieran esa creencia nadie se curaría n u n c a . ¿Es ésa u n a creencia que quisieras que tus hijos tuvieran? 8. O t r o objetivo - La verdadera cuestión n o es tanto q u é es lo q u e causa la m u e r t e , sino qué es lo que hace q u e la vida merezca la pena d e ser vivida. 9. M o d e l o del m u n d o - M u c h o s profesionales d e la medicin a creen q u e todos tenemos células m u t a n t e s todo el tiempo, así c o m o q u e sólo c u a n d o n u e s t r o sistema i n m u nitario se debilita comienzan los problemas. Aseguran q u e la presencia d e u n desarrollo maligno es tan sólo u n o d e entre m u c h o s factores — i n c l u y e n d o la alimentación, la actitud personal, el estrés, el tratamiento apropiado, e t c . — que d e t e r m i n a n la duración de la vida. 10.Estrategia d e r e a l i d a d - ¿ C ó m o te representas, en concreto, esta creencia? ¿Te imaginas al cáncer c o m o u n invasor con inteligencia propia? ¿ Q u é represeniaciones internas tienes del m o d o en q u e el c u e r p o responde? ¿Ves al c u e r p o y al sistema i n m u n i t a r i o c o m o más inteligentes que el cáncer? 11. C o n t r a e j e m p l o - Cada vez a u m e n t a el n ú m e r o de casos d e p e r s o n a s que tenían cáncer y que sobrevivieron con b u e n a salud d u r a n t e m u c h o s años. ¿ C ó m o explica esa creencia estos casos? 12. J e r a r q u í a d e c r i t e r i o s - Tal vez sea más i m p o r t a n t e centrarse en el propósito y la misión d e nuestra vida que en lo larga que ésta vaya a ser.


324

EL PODER DE LA PALABRA

13. Aplicar a s í m i s m o - Esta creencia se ha extendido como u n cáncer en los años pasados, pero es u n a creencia ciertamente mortífera d e mantener. Sería interesante ver qué pasaría si esa creencia muriera. 1 4 . M e t a m a r c o - U n a creencia simplificada en exceso como ésta surge c u a n d o carecemos de u n m o d e l o que nos permita explorar y c o m p r o b a r todas las variables complejas q u e contribuyen a los procesos de la vida y d e la muerte.

Aplicar los patrones como un sistema

325


10 Conclusi贸n


Conclusión

Este primer v o l u m e n de El poder de la palabra se centra en la «magia del lenguaje», así c o m o en el p o d e r d e las palabras para moldear n u e s t r a s percepciones y nuestra actitud acerca de nuestro propio c o m p o r t a m i e n t o y del m u n d o que nos rodea. Partiendo del principio d e q u e el mapa no es el territorio, h e m o s explorado el impacto que el lenguaje tiene sobre nuestra experiencia, así c o m o sobre las generalizaciones y las creencias (tanto limitadoras c o m o potenciadoras) que derivan de nuestra experiencia. Hemos e x a m i n a d o las formas en que d e t e r m i n a d o s tipos de patrones d e palabras p u e d e n enmarcar y «reencuadrar» n u e s t r a s percepciones, e x p a n d i e n d o o limitando las opciones q u e percibimos c o m o accesibles. También h e m o s analizado con profundidad la estructura lingüística de las creencias, y h e m o s establecido que p o r creencias limitadoras e n t e n d e m o s aquellas q u e e n m a r c a n nuestra experiencia en c u a n t o a problemas, fracaso e imposibilidad. C u a n d o tales creencias se convierten en el marco principal sobre el que construimos n u e s t r o s modelos del m u n d o , p u e d e n acarrear u n sentimiento de impotencia y ausencia d e mérito con respecto a nuestra vida y a nuestras acciones. En este aspecto, el objetivo de la aplicación de los patrones d e El poder de la palabra consiste en ayudar a las personas a desplazar su atención: 1. de un marco «problema» a u n marco «objetivo». 2. de u n marco «fracaso» a u n marco «realimentación». 3. de u n marco «imposibilidad» a u n marco «como si».


E L PODER DE LA PALABRA

Conclusión

Los patrones de El poder de la palabra están incluidos en catorce patrones verbales d e «reencuadre» distintos. El propósito d e estos patrones es reconectar nuestras generalizaciones y nuestros m o d e l o s mentales del m u n d o con nuestra experiencia y con los d e m á s aspectos que conforman la «metaestructura» de nuestras creencias: estados internos, expectativas y valores. El libro proporciona definiciones y ejemplos específicos d e cada patrón, así c o m o del m o d o en que todos ellos p u e d e n ser utilizados en conjunto c o m o u n sistema. Los patrones p u e d e n ser aplicados para c u m p l i r objetivos tales c o m o reencuadrar la crítica, nivelar jerarquías d e criterios para generar motivación, reforzar las creencias potenciadoras a c t u a n d o «como si» y facilitar la «apertura a d u d a r » de las creencias limitadoras descubriendo nuevas perspectivas más enriquecedoras.

La estrategia fundamental q u e h e m o s seguido para utilizar los patrones d e El poder de la palabra implica, en p r i m e r lugar, identificar las intenciones positivas tras las creencias limitadoras, j u n t o con los valores q u e las motivan, para buscar acto seguido formas m á s a p r o p i a d a s y útiles d e satisfacer estas i n t e n ciones positivas. Los diversos patrones d e El poder de la palabra nos a y u d a n a hacerlo i n c i t á n d o n o s a:

330

Valores (Intenciones positivas) Marco objetivo Rcencuadre Jerarquía de

Creencias (Generalizaciones) ¿Supresión? ¿Distorsión?

Marco «Como si»

-*

Expectativas (Consecuencias) anticipadas)

Marco realimentación Fragmentar hacia arriba y hacia abajo Contraejemplos

Experiencia (Estímulo sensorial) Los patrones de El poder de la palabra nos ayudan a actualizar nuestras creencias conectándolas a las experiencias, los valores, las expectativas y los estados internos

331

• «Repuntuar» y «refragmentar» nuestras percepciones. • Identificar y apreciar diferentes perspectivas y modelos del m u n d o alternativos. • Descubrir las estrategias i n t e r n a s p o r medio de las cuales evaluamos la «realidad», y a través de las cuales formamos y actualizamos n u e s t r a s creencias. • Explorar las formas en que c o n s t r u i m o s nuestros m a p a s mentales a través d e los que formamos expectativas, det e r m i n a m o s causas y conferimos sentido a nuestra experiencia y al m u n d o q u e nos rodea. • Reconocer la influencia de n u e s t r o s estados i n t e r n o s sobre nuestras creencias y n u e s t r a s actitudes. • A c o m p a ñ a r el proceso n a t u r a l d e cambio d e creencias • C o m p r e n d e r mejor el impacto del lenguaje y de las creencias sobre diferentes niveles de nuestra experiencia. • A u m e n t a r nuestra conciencia de los potenciales «virus mentales», así c o m o de n u e s t r a s suposiciones y p r e s u p o siciones. En m u c h o s aspectos, lo q u e este libro presenta n o es más que el principio de las potenciales aplicaciones de los patrones de El poder de la palabra. Estos modelos constituyen u n poderoso sistema de patrones de lenguaje q u e p u e d e n ser aplicados para producir cambios profundos y d e largo alcance. Estos patrones h a n v e n i d o s i e n d o utilizados a lo largo d e la historia d e la H u manidad c o m o m e d i o primordial para estimular y dirigir el cambio social, así c o m o para evolucionar n u e s t r o s modelos colectivos del m u n d o . El p r ó x i m o v o l u m e n d e El poder de la palabra, por ejemplo, examinará el m o d o en que figuras históricas ( c o m o


332

EL PODER DE LA PALABRA

Sócrates, J e s ú s , Lincoln, G a n d h i y Einstein, entre otros) han aplicado los p a t r o n e s de El poder de la palabra para moldear los sistemas religiosos, científicos, políticos y filosóficos que dan forma a n u e s t r o m u n d o m o d e r n o . Analizará c ó m o estos personajes trataron de atender y «sacar del marco» a los virus mentales q u e subyacen en el racismo, la violencia, la opresión económica y política, etc. El Volumen 11 de El poder de la palabra definirá asimismo estrategias básicas para utilizar g r u p o s y secuencias d e patrones de El poder de la palabra, así c o m o para explorar la estructura de las estrategias d e creencias o d e «convicción» por m e d i o de las que f o r m a m o s y e v a l u a m o s sistemas d e creencias, c o m o los patrones de «injerencia plausible» de George Polya. También estudiará el m o d o en que los principios, las distinciones y los patrones que h e m o s analizado en este libro p u e d e n a y u d a r n o s a: a) identificar y tratar a d e c u a d a m e n t e las falacias lógicas, las creencias limitad o r a s y los virus mentales, b ) manejar las expectativas y la «Curva d e B a n d u r a » , c) tratar con lazos dobles, y m u c h o más.

Epílogo

Espero que hayas disfrutado con esta exploración a El poder de la palabra. Si estás interesado en profundizar en estos patrones o e n otros aspectos de la Programación Neurolingüística, existen otros recursos disponibles para desarrollar y aplicar c o n m a y o r a m p l i tud los conceptos, las estrategias y las habilidades descritas en estas páginas. La NLP University es u n a organización dedicada a proporcionar formación d e m á x i m a calidad en habilidades de PNL básicas y avanzadas, así c o m o a promover el desarrollo de n u e v o s modelos y aplicaciones d e la P N L en los á m b i t o s d e la salud, los negocios, la organización, la creatividad y el lenguaje. Cada verano, la NLP University ofrece s u s p r o g r a m a s en la Universidad de California en Santa Cruz, con cursos residenciales sobre las habilidades d e PNL q u e incluyen p a t r o n e s lingüísticos avanzados c o m o los de El poder de la palabra. Para más información, contacta p o r favor con: NLP U n i v e r s i t y P.O. Box 1112 Ben L o m o n d , California 9 5 0 0 5 Teléfono: ( 8 3 1 ) 3 3 6 - 3 4 5 7 Fax: (831) 336-5854 Correo electrónico: Teresanlp@aol.com Página web: www.nlpu.com Además de mis programas en la NLP University, viajo p o r todo el m u n d o p r e s e n t a n d o seminarios y p r o g r a m a s específicos sobre u n a variedad de temas relacionados con la PNL y El poder


334

EL PODER DE LA PALABRA

de la palabra. Asimismo, he escrito otros libros y he desarrollado programas informáticos y cintas de audio, basados e n los principios y los conceptos de la PNL. Por ejemplo, recientemente he completado varias herramientas informáticas basadas e n mi modelado de estrategias del genio: Vision to action, Imagineering Strategy y Journey to Genius Adventure. Para más información sobre estos programas, sobre mi agenda de seminarios y sobre otros productos y recursos relacionados con la PNL, contacta por favor con: Journey to Genius P.O. Box 6 7 4 4 8 Scotts Valley CA 9 5 0 6 7 - 7 4 4 8 Teléfono: ( 8 3 1 ) 4 3 8 - 8 3 1 4 Fax: ( 8 3 1 ) 4 3 8 - 8 5 7 1 Correo electrónico: info@journeytogenius.com Página web: www.journeytogenius.com

Bibliografía

Bandler, R., Using Your Brain, Real People Press, Moab, Utah, 1985. y Grinder, J., The Structure ofMagic, vols. 1 y 11, Science and Behaviour Books, Palo Alto, California, 1975-1976. y Grinder, J., Patterns of the Hypnotic Techniques ofMilton H. Erickson, M.D., vols. I y II, Meta Publications, Capitola, California, 1975-1977. , y Grinder, J., Frogs into Princes, Real People Press, Moab, Utah, 1979. , y Grinder, J., Reframing, Real People Press, Moab, Utah, 1982. y LaValle, J., Persuasión Engineeering, Meta Publications, Capitola, California, 1996. Bateson, G., Steps to an Ecology of Mind, Ballantine Books, Nueva York, 1972. , Mind and Nature, E. R Dutton, Nueva York, 1979. Cameron-Bandler, L., Solutions (They Lived Happily Exer After), FuturePace, San Rafael, California, 1978. Chomsky N., Syntactic Structures, Mouton, La Haya, 1957. , Language and Mind, Harcourt Brace Jovanovich, Inc., Nueva York, 1968. DeLozier, J., y Grinder, J., Turtles All The Way Down, Grinder, DeLozier & Associates, Santa Cruz, California, 1987. Dilts, R.; Grinder, J., y DeLozier, J., Neurologic Programming: The Study of the Structure of Subjective Experience, vol. I, Meta Publications, Capitola, California, 1980. ——; DeLozier, J., y Epstein, T , The Encyclopedia of Systemic


336

EL PODER DE LA PALABRA

NLP, NLP University Press, Ben L o m o n d , California, 1999. , Modeling With NLP, Meta Publications, Capitola, California, 1998. Visionary Leadership Skills: Creating a World to Which Peopie Want to Belong, Meta Publications, Capitola, California 1996. , The Law ofRequisite Variety, NLP University Press, Ben Lom o n d , California, 1998. , Effective Presentation Skills, Meta Publications, Capitola, California, 1994. , con Bonissone, G., Skills for the Future: Managing Creativity and Innovation, Meta Publications, Capitola, California, 1993. , Changing Belief Systems with NLP, Meta Publications, Capitola, California, 1990. , Hallbom, T., y Smith, S., Beliefs: Pathways lo Health and Well-Being, M e t a m o r p h o u s Press, Portland, Oregon, 1990. , Applications of NLP, Meta Publications, Capitola, California, 1 9 8 3 . , y Epstein, T, Dynamic Learning, Meta Publications, Capitola, California, 1 9 9 5 . , Straíegies qf Genius, vols. I, II y III, Meta Publications, Capitola, California, 1994-1995. , NLP and Self-Organization Theory, A n c h o r Point, j u n i o de 1995, A n c h o r Point A s s o c , Salt Lake City, Utah. , NLP, Self-Organization and Strategies of Change Management, A n c h o r Point, j u l i o d e 1995, A n c h o r Point A s s o c , Salt Lake City, Utah. , «Let N L P W o r k for You»; e n Real State Today, febrero de 1982, vol. 15, n ú m . 2. Dilts, R. B.; Epstein, T., y Dilts, R. W , Toolsfor Dreamers: Strategies of Creativity and the Structure of Innovation, Meta Publications, Capitola, California, 1 9 9 1 . Eicher, J., Mahing the Message Clear: Communicatingfor Business, Grinder, DeLozier & Associates, Santa Cruz, California, 1987. Erickson, M. H., Advanced Techniques of Hypnosis and Therapy,

Bibliografía

337

Selected Papers of Milton H. Erickson, M. D., J. Haley, ed.. G r u ñ e & Stratton Inc., Nueva York, 1967. Gordon, D., Therapeutic Metaphor, Meta Publications, Capitola, California, 1978. Haley, J., Uncommon Therapy; The Psychiatric Techniques of Milton H. Erickson, M. D., W. W. N o r t o n & Co., Inc., Nueva York, 1973. Korzybski, A., Science and Sanity, T h e International Non-Aristotelian Library Publishing Company, Lakeville, C N , 1980. Laborde, G., Influencing With Integrity: Management Skills for Communication and Negotiation, Syntony Inc., Palo Alto, California, 1982. Lofland, D., Thought Viruses, H a r m o n y Books, N u e v a York, 1997. McMaster, M, y Grinder, J., Precisión: A New Approach to Communication, Precisión, Los Ángeles, California, 1 9 8 1 . Moine, D., «Patterns of Persuasión», en Personal Selling Journal, 1 (4), 1981, p . 3. O'Connor, J., y Seymour, J., Introducing Neurolinguistic Programming, Aquarian Press, Cornualles, 1990.


Glosario de PNL y de habilidades de formación

A través del tiempo

Through time

Estar fuera del «ahora» d e n u e s t r a línea de t i e m p o . Representación disociada del t i e m p o , n o r m a l m e n t e m e d i a n t e una linea q u e pasa p o r delante de nosotros, con el p a s a d o a la izquierda y el futuro a la derecha.

Acceder a l o s recursos del público

Accessing audience resources

Extraer y utilizar los recursos y estados d e aprendizaje de los a l u m n o s o del auditorio.

Acompañamiento, seguimiento

Pacing

Igualar el c o m p o r t a m i e n t o , p o s t u r a , lenguaje y p r e d i c a d o s de otra p e r s o n a , para conseguir sintonía con ella. Proceso de utilizar y realimentar i n d i c a d o r e s clave de la otra p e r s o n a , t a n t o los verbales c o m o los n o verbales, para igualar su m o d e l o o visión del m u n d o , a n t e s d e c o n d u c i r l e hacia algo distinto. Se trata d e u n p r o c e s o i m p o r t a n t e para m u c h o s de los aspectos esenciales d e la c o m u n i c a c i ó n , tales c o m o el establecimiento de sintonía y confianza, q u e implica d i s p o n e r d e la flexibilidad necesaria para t o m a r el vocabulario y el c o m p o r t a m i e n t o d e otras


340

personas, e incorporarlos a los nuestros propios. Al «acompañar», internamos ponernos en la piel del otro, para experimentar su modelo del mundo. Ello nos permite comunicar con él en su propio lenguaje y a través de su propia forma de pensar. Podemos acompañar comportamiento, valores, creencias e identidad. Administración TimeJrame del marco management temporal

Agudeza sensorial

Ajuste de objetivos

Glosario de PNL y de habilidades deformación

EL PODER DE LA PALABRA

Sensory acuity

Dovetailing outeomes

Utilización del tiempo de la forma más provechosa durante una formación, de manera que las actividades no se prolonguen ni se abrevien innecesariamente. El desarrollo de una capacidad cada vez más refinada para detectar diferencias sutiles en lo que vemos oímos y sentimos. Es parte importante en la interpretación Lenguaje corporal La capacidad aprendida de observar escuchar y percibir Cincstésicamente, las mismas claves o pistas que otra persona ofrece en su analogía. Proceso de combinar distintos objetivos, con el fin de crear la mejor situación, en la que ambas partes salgan beneficiadas. Es la base de los acuerdos y las negociaciones. Parte de la tarea del formador consiste en ajustar los distintos objetivos de la formación-

Alineamiento

Alignment

341

Emular o emparejar el comportamiento o la experiencia de otra persona, colocándose en su mismo ángulo de visión y/o pensamiento.

Ambigüedad en la puntuación

ambtguity

Ambigüedad fonética

Phonological ambiguity

Palabras que al oído suenan iguales pero que son diferentes, como por ejemplo: Va a ver. Va a haber.

Ambigüedad sintáctica

Syntactic

Frase ambigua, como por ejemplo: «El burro de Pedro». ¿Es Pedro un burro o tiene un burro?

Análogo

Analogue

Algo que varía continuamente dentro de determinados límites, como un regulador de voltaje eléctrico.

Ancla

Anchor

Un estimulo específico —visión, sonido, palabra, olor o sensación táctil— que evoca automáticamente un determinado recuerdo y un estado corporal y mental. El estímulo extemo se conecta con el estado interno. Por ejemplo, «nuestra canción». Las anclas pueden formarse tanto espontánea como deliberadamente.

Anclado de recursos

Resource anchoring

Proceso sencillo para traer estados de plenitud de recursos al momento presente, cada vez que sean necesarios.

Anclado; Anclaje

Punctuation

ambiguity

Anchoring

Ambigüedad creada uniendo dos proposiciones separadas en una sola persona.

Establecer determinada asociación entre un estímulo y una respuesta.


342

EL PODER DE LA PAIABRA

Glosario de PNL y de habilidades

Proceso de crear asociaciones mediante anclas. Ver Ancla. Aprendizaje

Ascender / descender

Asociado

Auditiva

Leaming

Stepping up/down

Associated

Auditory

Búsqueda Transderivati transderivacio- onal (T-D) nal search

Proceso de adquisición de conocimientos, habilidades, experiencias o valores, por medio del estudio, la experiencia o la formación.

deformación

343

el ancla, se lleva la sensación atrás en el tiempo, hasta anteriores ocasiones en que la persona haya experimentado esa misma sensación. Calibrar

Calibrating

Reconocer con precisión el estado de otra persona o de un grupo, mediante la interpretación consciente de señales no verbales. Por ejemplo, observas que cuando no está de acuerdo contigo, tu interlocutor tensa el lado derecho de su cara. La próxima vez que lo haga, sabrás que no está conforme con lo que le estás diciendo.

Calidad de la voz

Voice quality

El segundo canal de comunicación e influencia en las presentaciones, por orden de importancia. Segün los estudios realizados al respecto, representa el 39 por ciento del impacto total de la comunicación.

Callejón sin salida

Impasse

Una cortina de humo. La persona se queda en blanco, se bloquea, o experimenta confusión.

Cambiar la historia personal

Change personal history

Proceso de Anclado de PNL, que añade recursos a situaciones pasadas en las que éstos faltaron.

Modalidad sensorial de escucha y habla, incluyendo sonidos y palabras. Ver Sistemas de Representación.

Campo unificado

Unifiedfield

Encuadre unificador de la PNL. Matriz tridimensional formada por los niveles neurológicos, las posiciones perceptivas y el tiempo.

Denominada habitualmente «búsqueda T-D». Proceso en el cual se ancla una sensación y, utilizan

Canales sensoriales

Sensory chunnels

Nuestros seis sentidos, en tanto que canales de comunicación con el mundo exterior: vista oído, olfato,

Cambiar las percepciones, ascendiendo o descendiendo respecto a determinado nivel lógico. Ascender consiste en considerar un nivel que engloba a lo que se está tratando; por ejemplo, considerar la intención que motiva determinada pregunta, descender consiste en pasar a u n nivel inferior, desde el cual considerar un elemento o fragmento especifico de lo que se está tratando; por ejemplo, utilizar una forma de expresión positiva para formular un objetivo. Vinculado a la experiencia. Experimentarla con el propio cuerpo y verla con los propios ojos. Ver también Primera Posición. Contrastar con Disociado y Tercera Posición.


344

gusto, tacto y cinestésico. Ver Sistemas de representación. Capacidad

Capabiliíy

Conjunto de estrategia y recursos adecuados para realizar determinada tarea. Es uno de los niveles tieurológicos.

Ciclo de aprendizaje

Learning

Etapas del aprendizaje en la adquisición de habilidades automáticas: incompetencia inconsciente, seguida de incompetencia consciente, seguida de competencia consciente y por último, competencia inconsciente.

Cinestésico

Claves de acceso

Glosario de PNL y de habilidades de formación

El- PODER DE LA PAI.ABRA

cyck

Kinesthetic

Accessing cues

Relativo a la sensación del propio cuerpo. Sentido por el que se percibe el equilibrio, el movimiento muscular, la posición, el peso, etc., del propio cuerpo. Formas de utilizar nuestra fisiología como, por ejemplo, adoptar determinada postura, manera de respirar o movimiento ocular, que nos facilitan el acceso a determinada manera de pensar. Normalmente, no somos conscientes de nuestras claves de acceso. Comportamientos inconscientes —incluyendo respiración, gestos y movimientos de cabeza y ojos— que indican qué modalidades sensoriales específicas están siendo utilizadas para pensar, o para el procesado interno de información.

.345

Claves de acceso ocular

Eye-accessing cues

Movimientos oculares inconscientes que denotan el procesado interno de información, y que nos permiten saber si una persona está viendo imágenes internas, escuchando sonidos internos, o experimentando emociones. Ver Claves de Acceso, Sistemas de Representación y Modalidades Sensoriales.

Comillas

Quotes

«Modelo lingüístico en el cual expresamos nuestro mensaje como su fuera el de otra persona.»

Compartir

Pacing

Ver Acompañamiento.

Competencia consciente

Conscious competence

La tercera etapa del ciclo de aprendizaje, en la que todavía se necesita la plena atención consciente para desempañar una actividad. La habilidad no está aún plenamente integrada, ni es automática.

Competencia inconsciente

l/nconscious competence

La cuarta etapa del ciclo de aprendizaje, en la que la habilidad ya ha sido plenamente integrada y es automática.

Comportamiento

Behaviour

Cualquier actividad que realizamos, incluidos los procesos mentales. Constituye uno de los niveles neurológicos. Cualquier activación muscular, incluyendo movimientos micromusculares tales como las Claves de Acceso


346

ComportaExterna! miento externo Behavior

El comportamiento aparente, visible a todos.

Condiciones Well-Formed de un Objetivo Goal Bien Formado Conditions

Las cinco condiciones que deben darse para que un sueño o un deseo sea un objetivo alcanzable son: (1) formulado en positivo; (2) iniciado y mantenido por uno mismo; (3) basado en los sentidos; (4) especifico en cuanto a cómo, dónde y cuándo; (5) ecológico para el resto del individuo y del sistema (familia, trabajo, negocios, comunidad, etc.) en el que vive.

Conducta

Behaviour

Ver Comportamiento.

Congruencia

Congruence

Estado en el que objetivos, pensamientos y comportamientos están de acuerdo entre sí. Las palabras que se dicen, en contraposición con la manera en que se dicen. personal: Alineación de creencias, valores, habilidades y acciones en uno mismo. Estar en sintonía consigo mismo. mensajero-mensaje: Cuando el comunicador encarna y es modelo de las habilidades o valores que intenta transmitir. de alineación: Cuando las diversas partes de la comunicación (palabras, tono de voz y lenguaje corporal) transmiten el mismo mensaje.

Consciencia

Glosario de PNL y de habilidades de formación

EL PODER DE LA PALABRA

Consciousnes

Conocimiento que el ser humano tiene de su propia existencia, de sus estados y de sus actos.

347

Consciente

Conscious

Todo aquello de lo que se tiene consciencia en el momento presente.

Contenido

Contení

El quién y el qué de una situación. Contrastar con Proceso.

Contexto

Context

El cuándo y el dónde de una situación.

Coreografía

Choreografy

El empleo sistemático de distintas disposiciones para la realización de determinadas actividades (formación, comunicación, interacción, etc.) Por ejemplo, ponerse de pie o sentarse en una posición distinta para dar intormación, organizar un ejercicio, aceptar y responder preguntas, narrar anécdotas, etc. De esta manera se establecen anclas. Ver también Psicogeografía.

Credibilidad

Credibility

Nuestra posición ante los demás, el grado en el que se nos considera sinceros, competentes y congruentes. Establecer credibilidad ayuda a establecer un conjunto de expectativas positivas, que favorecen la comunicación y la interacción. A veces podrá ser necesario manifestar la autoridad sobre el tema de que se trate.

Cr encias ei

Belicfs

Generalizaciones sobre uno mismo, sobre los demás y/o sobre el mundo. Las creencias actúan como profecías que se dan cumplimiento a sí mismas e influyen en todo


348

nuestro comportamiento. Es uno de los niveles neurológicos. Criterios (Valores)

Criteria (Valúes)

Rasero o estándar según el que se evalúa algo. Se averigua preguntando: «¿Qué es importante para ti?»

Criterios equivalentes

Criterial equivalen ts

Las reglas de cumplimiento para que se cumplan los criterios. Lo que tiene que suceder para que los criterios sean satisfechos.

CuantificadoUniversa/ res universales quaníi/ters

Término lingüístico para palabras como «cualquiera» y «todos» que no admiten excepciones. Una de las categorías del Metamodelo.

Cuarta Posición

Fourth Posiüon

Ver o experimentar un acontecimiento desde la perspectiva global de todo el sistema. Posición de «nosotros». Visión mental del sistema. Ver Posición perceptiva.

Dar un salto

Overlap

Utilizar un sistema representativo para acceder a otro, por ejemplo, imaginar una escena para escuchar luego sus sonidos.

Demostración

Demostration Proporcionar un modelo de la actividad a realizar. Una buena demostración proporciona un modelo claro, siendo uno de los factores que más influyen en la buena realización de la actividad.

Descender

Glosario de PNL y de habilidades deformación

EL PODER DE LA PALABRA

Stepping down

Ver Ascender.

349

Descripción basada en los sentidos

SensoryBased Description

Información directamente observable y verificable por los sentidos. Describir o interpretar un acontecimiento en términos de lo que se puede ver, oír y tocar, en lugar de por lo que uno cree que está ocurriendo. Es la diferencia existente entre decir: «Tiene los labios estirados y las comisuras de la boca hacia arriba, dejando ver parcialmente los dientes» y decir: «Está feliz», lo cual constituye una interpretación.

Descripción múltiple

Múltiple description

Adoptar distintos puntos de vista ( I , 2 , 3 y 4" posición), para reunir la máxima información posible acerca de una persona o situación.

Desigualación, desemparejamiento, falta de correspondencia

Mismatching

Adoptar pautas de comportamiento distintas a las de la otra persona, con el propósito de cambiar el rumbo de una reunión o conversación. Rompe de inmediato la sintonia, por lo que será necesario restablecerla en otros términos si se desea proseguir con la interacción.

Diálogo interno

¡ntemal dialogue

Hablar consigo mismo sin pronunciar palabras audibles.

Digital

Digital

Variación entre dos estados diferentes únicamente posibles, como por ejemplo un interruptor eléctrico en «marcha» o en «paro».

Dirección de la Moíivation Motivación Directíon (MetaProgram)

a

a

a

Programa mental que determina que una persona tienda a moverse «hacia» o «lejos de» determinada experiencia.


350 Dirigir

Leading

Ver Liderar.

Diseño

Design

La estructura, el proceso y el contenido de una formación, establecidos para alcanzar los objetivos de dicha formación.

Disociado

Dissociated

Desvinculado de la experiencia. Visión o experiencia de una situación desde fuera del propio cuerpo. Ver también Observador y Tercera Posición. Por ejemplo: Verse a si mismo en una pantalla de cine o flotando por encima de un acontecimiento. Contrastar con Asociado.

Disposición o psicogeografía

Distorsión

Ecología

Glosario de PNL y de habilidades de formación

El. PODER DE LA PALABRA

Layout

Distortion

Ecology

La manera en que se estructura el entorno de la comunicación: por ejemplo, colocar los asientos en hilera o en circulo. La colocación transmite un metamensaje acerca de la comunicación. Proceso por el cual algo es representado inadecuadamente y/o en forma limitadora. De la ciencia de la biología. Del griego oifcos (casa, hogar)+ logos (comprensión, conocimiento). Análisis de la globalidad de la persona u organización, como un sistema equilibrado e interactuante. Equilibrio dinámico de los elementos en cualquier sistema. Cuando un cambio es ecológico, se benefician de él en su totalidad la persona, la organización o la familia. Preocupación por el

351

conjunto de relaciones entre la persona, organización o familia y su entorno. También puede designar la ecología interna, o el conjunto de relaciones entre la persona y sus pensamientos, estrategias, conductas, capacidades, valores y creencias. Ejercicios

Exerrices

Actividades estructuradas con un objetivo. Constituyen el núcleo de la formación por la experiencia. Los buenos ejercicios crean un contexto en el que resulta fácil aprender. Las etapas de un ejercicio son: diseño, organización, demostración, adiestramiento y tratamiento.

Eliminación

Deletion

Pérdida de parte de la experiencia al pensar o hablar.

En el tiempo

ln lime

Estar asociado al «ahora» de nuestra linea de tiempo.

Encuadrar, enmarcar

Framing

Dar instrucciones sobre cómo entender e interpretar el material que viene a continuación, a qué se debe prestar atención y qué no debe ser tenido en cuenta, para alcanzar los objetivos deseados. Ver también Preencuadrar y Reencuadrar.

Encuadre abierto

Oven frame

Situación en la que se puede formular cualquier pregunta o comentario que interese sobre el material presentado.


352

EL PODER DE LA PALABRA

Encuadre de control

Control Jrame Límite impuesto al ámbito o a la duración de una actividad.

Encubierto

Covert

Sutil, fuera de la percepción consciente.

Glosario de PNL y de. habilidades deformación

353

los alumnos es, probablemente, la habilidad de formación más importante.

Enmarcar

Framing

Ver Encuadrar.

Estado de plenitud de recursos

Entorno

Environment

El contexto o marco psicofísico en que se desarrolla una actividad, interacción o comunicación. Ver también Disposición o psicogeografía.

Estado de recursos

Resource staíe Típicamente una experiencia positiva, enfocada a la acción y llena de potencial en la vida de una persona, si bien toda experiencia puede constituir un estado de recursos.

Estado de ruptura

Breafe State

Abrupta interrupción del estado corriente. Utilizado nonnalmente para interrumpir los estados denominados negativos o sin salida.

Estado emocional

Emotional state

Llamado también simplemente «estado» o «estado interno». Un complejo formado por todos nuestros pensamientos y sensaciones, que percibimos normalmente como emoción dominante.

Estilos de aprendizaje

Learning styles

Las distintas maneras preferidas de aprender. Existen muchos modelos diferentes, tales como distintos sentidos, metaprogramas o secuencias concepto-estructuraaplicación. Una habilidad clave en formación consiste en emplear todos los

Epistemología

Epistemology

El estudio de cómo sabemos lo que sabemos.

Equivalencia compleja

Complex equiva/ence

Afirmaciones a las que se atribuye el mismo significado, por ejemplo: «No me está mirando, luego no escucha lo que estoy diciendo».

Equivalencias de criterio

Criterio/ equivalents

Las reglas de cumplimiento para que se cumplan los criterios. Lo que tiene que suceder para que los criterios sean satisfechos.

Equivalencias de valor

Valué equivalents

Las reglas de cumplimiento para que se cumplan los valores. Lo que tiene que suceder para que los valores sean satisfechos.

Estado

State

La suma total de los procesos físicos y neurológicos de una persona en un momento dado. El estado en que nos encontramos influye en nuestras capacidades, así como en nuestra interpretación de la experiencia. Administrar el propio estado y el de

Resourceful state

Experiencia total física y neurológica de una persona, cuando se siente con recursos. Combinación de pensamientos, sensaciones y fisiología, que convierte a una tarea en más agradable y fructífera.


354

Glosario de PNL y de habilidades de formación

El. PODER DE LA PA1.ABRA

estilos, en lugar ele enseñar según el propio estilo preferido e inconsciente. Por otra parte, el grupo puede tener una preferencia común. Estrategia

Estrategia de recuperación

Estrategias de aprendizaje

Strategy

Recovering

strategy

Learning strategies

Estrategias ge- New neradoras de behaviour nuevo compor- generator tamiento strategies

Secuencia de representaciones internas (imágenes, sonidos, palabras y sensaciones) que conducen a un objetivo. Secuencia de pensamientos y conductas, empleada para la obtención de determinado objetivo o resultado. Programa mental predispuesto, diseñado para producir un resultado específico. Ejemplo: Responder Cómodamente ante la Crítica. Técnica para volver a sentirnos en plenitud de recursos y generar nuevas opciones, cuando nos encontramos atascados o presionados. Secuencias de imágenes, sonidos y sensaciones que conducen al aprendizaje. En formación, es aconsejable proporcionar una combinación de vista, oído y acción, para atender así a todas las estrategias. Proceso mediante el cual la persona revisa una situación en la que no se comporta como desearía, añadiendo a continuación nuevos recursos a dicha situación. Para ello puede (1) elegir un recurso al

355

que ya haya tenido acceso en el pasado; (2) fingir que tiene el recurso (ver Marco «Como si») y (3) elegir a otra persona que disponga del recurso, para utilizarla como modelo. Estructura profunda

Deep structure

Forma lingüística completa de una afirmación, de la que se deriva la estructura superficial.

Estructura superficial

Surface structure

Término lingüístico para la comunicación oral o escrita, que se deriva de la estructura profunda mediante la eliminación, distorsión y generalización. La parte «visible» de la comunicación.

Exteriorización L7píime

Estado en el que la atención y los sentimientos están volcados hacia afuera.

Facilitador

Facílitator

La persona que facilita determinado proceso. En la visión de vanguardia de la educación, se considera al educador como un facilitador del aprendizaje, más que como un mero transmisor de conocimientos. Ver Habilidad de adiestramiento.

Filtros

Filters

Ver Filtros perceptivos.

Filtros perceptivos

Perceptual filters

Ideas, experiencias, creencias y lenguaje exclusivos, que conforman nuestro modelo del mundo. El mundo siempre es más rico que nuestra experiencia de él.


356

Glosario de PNL y de habilidades deformación

EL PODER DE LA PALABRA

N u e s t r o s filtros perceptivos determinan qué percibimos y qué suprimimos. Por ejemplo, n o p o d e m o s percibir la l u z infrarroja ni l o s u l t r a s o n i d o s , a pesar d e q u e sean parte integrante del m u n d o q u e n o s rodea.

«El aprendizaje forzado no permanece en la mente. Dejad pues que el aprendizaje de vuestros hijos adquiera la forma de juego. Ello os permitirá además desvelar sus predisposiciones naturales.» Fragmentar

Fisiología

Physiology

Parte física d e la manifestación. Para saber c ó m o i n t e r p r e t a n los d e m á s lo q u e está o c u r r i e n d o , es i n d i s p e n s a b l e a p r e n d e r a calibrar e i n t e r p r e t a r l o s c a m b i o s sutiles e n su fisiología.

Fisiológico

Physiologkal

Relativo a la p a r t e física d e la persona.

Flexibilidad

Flexibility

Disposición d e elección d e comportamiento e n determinada s i t u a c i ó n . Requiere u n m í n i m o d e tres alternativas posibles. C o n u n a sola posibilidad eres u n robot, con dos, u n dilema.

F l e x i b i l i d a d d e Behavioral c o m p o r t a m i e n - Flexibiliíy to

La capacidad de modificar las propias a c c i o n e s para p r o v o c a r determinada reacción en otra p e r s o n a .

Formación por la e x p e r i e n c i a

C r e a c i ó n d e aprendizaje p o r m e d i o d e la experiencia directa. La mejor m a n e r a d e a p r e n d e r habilidades es p o r medio d e la acción, puesto que ésta implica t a n t o a la m e n t e c o n s c i e n t e c o m o a la inconsciente. El c o n o c i m i e n t o c o g n i t i v o implica tan sólo a la m e n t e c o n s c i e n t e y a la m e m o r i a . A este r e s p e c t o P l a t ó n dijo l o siguiente:

Experiencia! training

357

Cnunfeing

C a m b i a r de p e r c e p c i ó n

down

d e s p l a z á n d o s e arriba y abajo d e los niveles. División d e t e m a s u objetivos e n porciones que estemos e n c o n d i c i o n e s de a s u m i r y c u y a consecución podamos comprobar. F r a g m e n t a c i ó n en e t a p a s realizables y reconocibles del c a m i n o q u e n o s c o n d u c e al objetivo.

Futuro

Condiüonal

«Si s u c e d i e r a tal cosa, ¿harías

condicional

cióse

e n t o n c e s tal o t r a . . . ? » Lleva u n p o c o m á s allá el m a r c o « c o m o si». Se emplea para c o m p r o b a r el g r a d o de c o m p r o m i s o , así c o m o para estudiar soluciones, m á s q u e p r o b l e m a s .

Generador de nuevo comportamiento

New behaviour generator

Sencilla y eficaz técnica para e n s a y a r mentalmente nuevas habilidades y c o n d u c t a s , o para i n t r o d u c i r c a m b i o s e n el c o m p o r t a m i e n t o existente.

Generaliza-

Proceso m e d i a n t e el cual u n a

Generalización

tion

experiencia específica es utilizada para r e p r e s e n t a r toda u n a clase d e experiencias.

Gustativa

Gustatory

M o d a l i d a d S e n s o r i a l del g u s t o .

Habilidad

Skill

Acción o pensamiento consistente y


358

Glosario de PNL y de habilidades deformación

El. PODER DE LA PALABRA

eficaz, que logra el objetivo y es respaldada/o por creencias capacitadoras. Habilidad de Coaching adiestramiento sfeill

Saber cuándo y cómo intervenir en un proceso, para posibilitar el aprendizaje. A menudo consiste en utilizar preguntas para desviar la atención de una persona, de (al manera que el cambio de comportamiento deseado se produzca espontáneamente. En este sentido, en la visión de vanguardia de la educación se considera al educador como un facilitador del aprendizaje, más que como un mero transmisor de conocimientos.

Identidad

La propia imagen o la idea de sí mismo. Lo que uno cree ser. La totalidad de lo que uno es. Constituye uno de los niveles lógicos.

Igualación cruzada

Identiíy

Cross over matching

Igualación, em- Matching parejamiento, correspondencia

Incompetencia consciente

Conscious incompelence

consciencia alguna de determinada habilidad. Incongruencia

Incongruence

Estado en el que objetivos, pensamientos y comportamientos están en conflicto entre sí. Ejemplo: Cuando una persona dice algo y hace lo contrario. El conflicto interno se refleja en el comportamiento de la persona. La incongruencia puede ser secuencia! (una acción seguida de otra que la contradice) o simultánea (una afirmación positiva expresada en un tono de voz dudoso o negativo). Puede producirse tanto a nivel individual, como de la organización.

Inconsciente

Imconscious

Cualquier cosa de la que no somos conscientes en el momento presente.

Inducción

Induction

Evocar un estado mediante la propia conducta. La habilidad de conseguir que otra persona adopte determinado comportamiento. Ello puede hacerse verbalmente o no, de modo encubierto o descubierto.

Influencia

lnjluence

Afectar a otros mediante lo que decimos, nuestra presencia y nuestro lenguaje corporal. Es imposible no influir. La influencia es universal y puede ser espontánea o premeditada. Constituye el propósito de cualquier encuentro o reunión.

Corresponder al lenguaje corporal de otra persona con movimientos de otro tipo, por ejemplo, marcar con el pie el ritmo de su lenguaje. Adoptar parte del comportamiento otra persona, con la intención de establecer sintonía con ella o de incrementarla. Igualar no equivale a imitar, que seria copiar consciente y exactamente el comportamiento de la otra persona La primera etapa del ciclo de aprendizaje, en la que no tenemos

359


360 Información útil Instrucción negativa

Integración de polaridades

Integridad

Glosario de PNL y de habilidades

EL PODER DE LA PALABRA

Feedback

Ver R e a l i m e n t a c i ó n ,

Interiorización

Downüme

Negative Command

Visual squash

Iníegrtty

Intención

Iníeníion

Intención positiva

Positive inlenúon

Decir a alguien lo q u e n o d e b e hacer, lo q u e le c o n d u c e a p e n s a r e n ello. Ejemplos: "No te p r e o c u p e s » , «No te relajes del t o d o hasta q u e n o estés c ó m o d a m e n t e s e n t a d o » , «No p i e n s e s e n lo q u e te estoy diciendo». Proceso de negociación e n t r e d o s «partes» internas o polaridades, consistente e n identificar la I n t e n c i ó n positiva de cada u n a de ellas y Negociar u n a c u e r d o entre las dos, q u e resulte en u n a integración. C o n g r u e n c i a y sinceridad. Para alcanzar u n e l e v a d o nivel de habilidad de formación y/o liderazgo, s o n i m p r e s c i n d i b l e s la i n t e g r i d a d personal y la ética e n las acciones. Sin ellas, las habilidades d e P N L d a r á n u n o s resultados d e s a g r a d a b l e m e n t e d i s t i n t o s de los esperados. P r o p ó s i t o , resultado e s p e r a d o de determinada acción. El deseo u objetivo s u b y a c e n t e e n u n comportamiento, presumiblemente positivo. El p r o p ó s i t o q u e s u b y a c e e n cualquier c o m p o r t a m i e n t o ; a q u e l l o q u e dicho c o m p o r t a m i e n t o c o n s i g u e para la p e r s o n a q u e lo m u e s t r a y q u e es i m p o r t a n t e para ella. Descubrir la i n t e n c i ó n positiva p r o p o r c i o n a la clave p a r a responder eficazmente.

Interrupción de

Pattern

pauta

interruption

Intervención

¡ntervention

deformación

361

E n u n e s t a d o d e t r a n c e ligero, c e n t r a r la a t e n c i ó n e n el interior, e n los propios pensamientos y sentimientos. «Cortar» t e m p o r a l m e n t e c o n el m u n d o exterior. Cualquier intervención encaminada a d e t e n e r el c o m p o r t a m i e n t o p r e s e n t e , d e forma q u e p o d a m o s e n c a m i n a r n o s hacia otro p u n t o m á s útil. I n t e r r u m p i r u n a interacción para cambiar d e objetivo. Para q u e u n a i n t e r v e n c i ó n sea eficaz es n e c e s a r i o saber c u á n d o hacerla (agudeza sensorial) y c ó m o hacerla (flexibilidad d e c o m p o r t a m i e n t o ) . El p r o p ó s i t o q u e hay q u e m a n t e n e r e n m e n t e es la o b t e n c i ó n de la m á x i m a ganancia con la m í n i m a intervención.

Lenguaje

Language

Canal de c o m u n i c a c i ó n q u e , a pesar de n o r e p r e s e n t a r m á s q u e el 7 por c i e n t o d e l v o l u m e n de ésta, tiene u n a i m p o r t a n c i a critica. E n u n a p r e s e n t a c i ó n , el lenguaje se c o m p o n e d e declaraciones y/o preguntas, que pueden ser muy específicas ( m e t a m o d e l o ) o i n g e n i o s a m e n t e vagas (ver M o d e l o de Milton).

Lenguaje corporal

Body language El m o d o e n q u e e m p l e a m o s n u e s t r o cuerpo —consciente o i n c o n s c i e n t e m e n t e — para c o m u n i c a r n o s . Incluye n u e s t r a vestimenta, n u e s t r o p e i n a d o , n u e s t r a p o s t u r a y n u e s t r o s gestos.


362

Glosario de PNL y de habilidades deformación

EL PODER DE LA PALABRA

363

El sujeto puede estar situado «en el tiempo», si se encuentra en el «ahora» y su línea de tiempo pasa a través de él; o «a través del tiempo», cuando experimenta el «ahora» y su línea de tiempo como externos a él.

Constituye el principal canal de comunicación (55 por ciento). Es fundamental que, en toda interacción, utilicemos conscientemente nuestro lenguaje corporal y sepamos interpretar el de los demás. Lenguaje digital

Digital language

Lenguaje carente de predicados sensoriales, muy utilizado en documentos académicos, legales y corporativos.

Manipular

Manipulating

Liderar

Leading

Disponer de suficiente sintonía mediante el acompañamiento, como para cambiar el propio comportamiento e inspirar a otros a seguimos. Cambiar lo que uno hace con la suficiente sintonía para ser seguido por la otra persona o el grupo.

Mapa de la realidad

Map of reality Representación única del mundo, que se construye cada persona a partir de sus propias percepciones y experiencias.

Marcado análogo

Analogue marking

Utilización de tono de voz, lenguaje corporal, gestos, etc., para subrayar alguna pieza clave de la comunicación.

Marcado espacial

Spatial marking

Uso coherente de distintas zonas del espacio para distintas acciones, con la finalidad de asociar ubicación con acción. Ver Coreografía y Disposición o psicogeografía. Ver también Metaespejo.

Marcado tonal

Tonal marking

Uso de la voz para destacar ciertas palabras como significativas.

Marco «Como Si»

«As If» Frame

Pensar desde la suposición de que determinado acontecimiento ocurriera realmente, estimulando así la solución creativa a los posibles problemas y dirigiéndose mentalmente más allá de los obstáculos aparentes, hacia las metas deseadas.

Liderazgo

Línea de tiempo

Leadersliip

Timeíine

El acto de liderar. A nivel individual, la capacidad para inspirar y motivar a otros mediante sus propios valores, para crear con ellos una comunidad a la que deseen pertenecer. A nivel organizacional, la capacidad de transformar una visión en acción, a través de uno mismo y de otros. Secuencia en la que almacenamos escenas, sonidos y sentimientos de nuestro pasado, presente y futuro. La disposición inconsciente de los recuerdos pasados y las expectativas futuras de una persona. Típicamente vista como una hilera o «línea» de imágenes.

Intento de producir un resultado que la otra persona perciba como a costa suya, tanto durante como después de la interacción.


364

EL PODER DE LA PALABRA

Método para generar recursos, que consiste en «fingir» o comportarse «como si» algo fuera cierto. Mensaje

Message

Elemento básico de comunicación. Los mensajes pueden ser verbales (tanto hablados como escritos) y no verbales (desde claves visuales hasta tonos de voz y gestos). Al considerar el «mensaje» como elemento de comunicación, se impone una primera distinción entre mensaje «deseado» o intentado y mensaje realmente «recibido». Un aforismo de PNL reza, «el significado de lu comunicación está en la respuesta que obtienes, sea lo que fuere lo que intentaste comunicar», o como decía el gran psicólogo humanista Cari Rogers, «Si B no entendió, A no comunicó». En otras palabras, el «significado» de un mensaje es para el receptor lo que realmente «recibe» del mismo, con independencia de la intención del «emisor». Una de las habilidades de comunicación más importantes consiste en asegurarse de que el mensaje intentado se corresponde realmente con el recibido. Esencialmente, la comunicación eficaz es un bucle de realimentación entre «emisor(es)» y «receptor(es)», cuya intención consiste en optimizar la congruencia entre los mensajes deseados y los recibidos.

Glosario de PNL y de habilidades

deformación

365

Mensaje deseado o intentado

Inlended message

El contenido que intenta comunicar quien emite el mensaje.

Mensaje recibido

Received

El contenido que llega a percibir el receptor del mensaje.

Mente consciente

Conscious mind

La parte de la mente que está en la percepción del momento presente. Sólo puede prestar atención a unas cuantas variables al mismo tiempo y no puede ver ni a largo plazo ni las consecuencias profundas.

Mente inconsciente

Unconscious mind

Consta de todo lo que hacemos con nuestra realidad interior, sin percibirlo en el momento presente.

Meta

Meta

Lo que existe en un nivel distinto al de otra cosa. Del griego meta, más allá de, ademas de, después de.

Metacognición o metaconocimiento

Metacognition

Tener el conocimiento necesario de determinada habilidad no sólo para hacerla bien, sino para poder explicar a otros cómo la hacemos bien. Implica un punto de vista desapegado de las propias habilidades.

Metacomentario Metacomment

Un comentario sobre un proceso que está ocurriendo; por ejemplo, «Usted está leyendo esta explicación». En formación es conveniente marcar espacialmente los metacomeniarios (ver Marcado espacial).

Metaespejo

Técnica desarrollada en 1987 por Robert Dilts, consistente en desplazarse uno mismo (o

message

Metamirror


366

EL PODER DE LA PALABRA

Glosario de PNL y de habilidades deformación

acompañar a la persona a la que se trata de ayudar) por las 4 posiciones perceptivas, recabando información y recursos de cada una de ellas. Metáfora

Metaphor

Un relato o figura de expresión, que implica una comparación. Comunicación indirecta mediante un relato o una figura, que impliquen una comparación. En PNL, la metáfora incluye símiles, parábolas y alegorías.

Metamensaje

Metamessage

Los metamensajes son mensajes sobre otros mensajes. El contenido de u n mensaje viene generalmente acompañado por «metamensajes» de nivel superior (frecuentemente no verbales), que enfatizan el mensaje principal o proporcionan pistas sobre cómo debe ser interpretado. En muchos casos, el «contenido» se relaciona con el aspecto puramente verbal de la comunicación, mientras que los metamensajes lo hacen con la parte no verbal de la misma. Nuestro comportamiento está transmitiendo constantemente metamensajes, tanto sobre nosotros mismos como sobre nuestros mensajes.

Metamodelo

Metamodel

Conjunto de pautas de lenguaje y preguntas de PNL, que vincula el lenguaje con la experiencia sensorial. Desarrollado por Richard Bandler y John Grinder en 1975 y expuesto en su libro The Structure of Magic. Diecisiete distinciones de lenguaje.

367

que se utilizan para recopilar información sumamente específica basada en la percepción sensorial. Conjunto de particularidades y cuestiones lingüísticas que denotan, a partir del lenguaje, el modelo del mundo de una persona. Modelo que identifica pautas o patrones de lenguaje, que obscurecen el sentido de una comunicación a través de los procesos de distorsión, eliminación y generalización, así como cuestiones específicas para clarificar e impugnar el lenguaje impreciso, a fin de volverlo a conectar con la experiencia sensata y la estructura profunda. Metaposición

Meta-Position La tercera posición perceptiva, la del observador neutral y desapegado.

Metaprograma

Mefciprogram

Programa mental habitual que opera a través de múltiples contextos distintos de la vida de una persona. Conjunto de filtros habituales, sistemáticos y típicamente inconscientes, que condicionan nuestras experiencias. Por ejemplo, tratar con los detalles más fácilmente que con el conjunto, es decir, tener mayor facilidad para fragmentar hacia abajo que hacia arriba. La obtención y el conocimiento del Metaprograma de una persona facilita enormemente la comunicación y la inducción.

Metarresultado Meta-Outcome El máximo valor conseguido por determinado comportamiento (el valor por encima de todo valor).


368 Misión

Modalidades sensoriales

Glosario cíe PNL y de habilidades deformación

EL PODER DE LA PAIABRA

Mission

Sensory Modalitles

El sentido de propósito que te atrae hacia el futuro. Unifica tus creencias, tus valores, tus acciones y tu sentido de quien eres. Es una tela tejida con las distintas hebras de tus intereses, deseos y objetivos. En ocasiones es grande, global e incluso grandiosa, pero antes que nada, toda misión es divertida. Cuando vives tu misión, tiendes a comportarle como Steven Spielberg, quien dice. «Me levanto tan entusiasmado, que no puedo ni desayunar». Como dijera Henry David Thoreau. «Si uno avanza con seguridad en la dirección de sus sueños... se encontrará con el éxito insospechado en el momento menos esperado». Los cinco sentidos a través de los cuales absorbemos las experiencias: vista, oído, olfato, gusto y tacto. Ver Sistemas de. representación.

Modelado, emulación o imitación consciente

ModeUing

Proceso de PNL para el estudio de la secuencia de ideas y conductas que le permiten a alguien realizar excelentemente determinada tarea. Constituye la base de la PNL y del aprendizaje acelerado.

Modelo

Model

Descripción de las características esenciales de una experiencia o capacidad. Copia generalizada, eliminada o distorsionada.

Modelo de Milton

Milton Model

Lo contrario del Metamodelo. Utiliza ingeniosamente patrones lingüísticos vagos para que cada persona capte, según su propia

369

experiencia, el significado preciso más útil para ella. Modelo del mundo

Model of the world

1.a forma en que vemos, oímos y sentimos el mundo. Una combinación de creencias, valores, estados emocionales y sistemas de representación. Lo que nos permite conferir significado a nuestras experiencias. Suma total de los principios personales de operación de una persona. La descripción del mapa mental de la experiencia de una persona. Ver Mapa de la realidad.

Negociación

Negociation

La habilidad para intercambiar diferencias y llegar a un acuerdo en que ambas parles salgan ganando.

Nivel lógico

Lógica! íeve!

Algo estará en un nivel lógico más alio, cuando incluya a algo que esté en un nivel lógico más bajo.

Niveles lógicos Logical levéis Los cinco niveles de percepción útiles para el individuo o la organización. Estos niveles son: Entorno, comportamiento, capacidad, creencias e identidad Niveles neurológicos

Neurological levéis

Conocidos también como los diferentes niveles lógicos de la experiencia: entorno, conducta, capacidad, creencias, identidad y lo espiritual.

Nominalización

Nominalization

Término lingüístico que denota el proceso de convertir un verbo en un substantivo abstracto, así como


370

Nuevo código

Glosario de PNL y de habilidades de formación

EL PODER DE LA PALABRA

New code

a la p a l a b r a del s u b s t a n t i v o asi f o r m a d o , p o r ejemplo, d i r e c c i ó n , motivación y educación.

Operador modal de posibilidad

Modal operator of possibility

T é r m i n o lingüístico para p a l a b r a s q u e d e n o t a n lo q u e se c o n s i d e r a posible ( p u e d e , tal v e z , etc.)

D e s c r i p c i ó n d e la P N L p r o v e n i e n t e d e la obra de J o h n G r i n d e r y j u d i t h DeLozier en su libro Turtles All the

Órdenes incrustadas

Embedded commands

Destacar ciertas frases q u e p o d r í a n c o n s i d e r a r s e p o r sí solas c o m o

Way Down. Objetivo

Obtención

Goal

Eíiciíaíion

R e s u l t a d o final, q u e p r e s e n t a u n a evidencia definida de é x i t o , basada e n la percepción sensorial. R e s u l t a d o específico d e s e a d o , f u n d a m e n t a d o en los s e n t i d o s y q u e r e ú n e los siguientes criterios para estar bien formado: El objetivo es positivo, es lo q u e h a y q u e h a c e r y n o lo q u e h a y q u e evitar. Q u i e r e s h a c e r l o , es un «quiero» y n o u n «debería». Lo h a c e s t ú , n o otra p e r s o n a . P u e d e s h a c e r l o , n o es imposible. El objetivo es específico, n o general. El objetivo es ecológico, p u e d e s prever s u s efectos y asegurarte d e q u e sean positivos para t o d o s los afectados p o r s u c o n s e c u c i ó n . Técnica de P N L para c o n s e g u i r i n f o r m a c i ó n , ya sea m e d i a n t e la observación directa de indicadores n o verbales, o p o r m e d i o p r e g u n t a s s e g ú n el M e t a m o d e l o .

ó r d e n e s , c a m b i a n d o el t o n o d e voz o e l lenguaje c o r p o r a l , d e m a n e r a q u e los d e s t i n a t a r i o s n o lo c a p t e n c o n s c i e n t e m e n t e , s i n o tan sólo inconscientemente. Partes

Olfactory

R e l a ñ v a / o a la M o d a l i d a d S e n s o r i a l d e l olfato.

Operador modal de necesidad

Modal operator of necessity

T é r m i n o lingüístico para reglas (debe, h a y q u e , etc.)

Parts

C o m p l e j o s de c o m p o r t a m i e n t o s o estrategias. P o r e j e m p l o : « U n a p a r t e d e m í q u i e r e adelgazar.» Subpersonalidades c o n intenciones a veces conflictivas. T é r m i n o q u e d e s c r i b e el s e n t i m i e n t o de que dentro de u n o mismo conviven distintos c o m p o r t a m i e n t o s , objetivos e intenciones, organizados alrededor de valores específicos tales c o m o s e g u r i d a d , c r e a t i v i d a d , «ir a p o r ello», etc. E j e m p l o : «Una p a r t e d e mí anhela seguridad, mientras que otra s i m p l e m e n t e q u i e r e ir a p o r ello».

P a t r ó n d e cita

Quotes patlern P a t r ó n lingüístico m e d i a n t e el q u e e x p r e s a m o s n u e s t r o mensaje c o m o s i p r o c e d i e r a d e otra p e r s o n a .

Patrón de Olfativa/o

371

Substitución

Swish Pattern

Técnica generativa d e s u b m o d a l i d a d e s , e n la q u e la clave de la dificultad se transforma e n e l desencadenante de su superación. Muy útil para modificar h á b i t o s y respuestas e m o c i o n a l e s .


372

Pensamiento sistémico

Glosario de PNL y de habilidades deformación

EL PODER DE LA PALABRA

Systemic thinkmg

Las p r e s u p o s i c i o n e s básicas e n P N L s o n las siguientes: El m a p a n o es el territorio. Toda experiencia tiene u n a estructura. Si u n a p e r s o n a p u e d e hacer algo, cualquier otra p u e d e a p r e n d e r a hacerlo. M e n t e y c u e r p o s o n partes del m i s m o sistema. Las p e r s o n a s están d o t a d a s de t o d o s los recursos q u e necesitan. No puedes N O comunicarte. El significado d e t u c o m u n i c a c i ó n es la respuesta q u e o b t i e n e s . Bajo t o d o c o m p o r t a m i e n t o subyace u n a intención positiva. Las p e r s o n a s t o m a n s i e m p r e la mejor opción disponible. Si lo q u e h a c e s n o funciona, h a z otra cosa. Haz c u a l q u i e r otra cosa.

P e n s a r e n t é r m i n o s de influencia m u t u a , relaciones y causa-efecto, s e p a r a d o s e n el t i e m p o y e n el espacio. Percibir las i n t e r r e l a c i o n e s entre experiencias o acontecimientos aparentemente inconexos. C a p a c i d a d p a r a tratar c o n c o m p l e j o s d e a c o n t e c i m i e n t o s , e n lugar d e dacerlo c o n acciones individuales d e forma lineal.

Pistas de acceso

Accessing cues Ver C l a v e s d e a c c e s o .

Posición perceptiva

Perceptual position

El p u n i ó de vista d e l q u e s o m o s conscientes en todo momento. P u e d e ser el n u e s t r o ( I p o s i c i ó n ) , el del otro ( 2 p o s i c i ó n ) , el de u n o b s e r v a d o r objetivo y n e u t r a l ( 3 p o s i c i ó n ) , o el d e t o d o el s i s t e m a o globalidad ( 4 p o s i c i ó n ) .

373

a

a

a

a

Postulado de conversación

Conversadonal postúlale

F o r m a h i p n ó t i c a d e lenguaje. U n a p r e g u n t a que. se interpreta c o m o una orden.

Predicados

Predícales

Palabras basadas e n los s e n t i d o s , que i n d i c a n q u é sistema representacional está s i e n d o conscientemente empleado. Por e j e m p l o : «Tal c o m o yo lo veo», «Le pedí q u e m e e s c u c h a r a » , « N o t a r o n q u e n o estaban en c o n t a c t o » .

Preencuadrar

Outjraming

Establecer p r e v i a m e n t e u n e n c u a d r e q u e excluye posibles objeciones.

P r e s u p o s i c i o n e s Presuposítions Ideas o afirmaciones q u e h a y q u e dar p o r s u p u e s t a s para q u e u n a i n t e r a c c i ó n tenga s e n t i d o .

Primera posición

First Position

Visión o experiencia del m u n d o a través d e los p r o p i o s ojos y d e l p r o p i o c u e r p o . U n a de las tres principales posiciones perceptivas. Ver A s o c i a d o y Posición perceptiva.

Proceso

Process

El c ó m o de u n a acción o de u n a situación.

Programación futura

Future Pacing Representarse m e n t a l m e n t e u n objetivo, para asegurar q u e t e n d r á lugar la c o n d u c t a deseada. Ensayar m e n t a l m e n t e n u e v o s c o n o c i m i e n t o s , habilidades o a c t i t u d e s , para u n futuro imaginario e n el q u e s e r á n necesarios. U n a vez el cerebro h a e n s a y a d o u n proceso de esta m a n e r a , el c o m p o r t a m i e n t o s e


374

hallará a u t o m á t i c a m e n t e d i s p o n i b l e , c a d a vez q u e se p r e s e n t e este c o n t e x t o futuro. P r o c e s o q u e tiene c o m o objetivo conectar estados de recursos con claves específicas o anclas, de m o d o q u e tales r e c u r s o s e m e r j a n de forma a u t o m á t i c a e n presencia d e dichas claves. Ver también A n c l a d o y Estados de Recursos. Programación NeuroN e u r o l i n g ü í s t i - Linguistic ca ( P N L ) Programming

(NLP)

Prueba de relevancia o

Glosario de PNL y de habilidades deformación

EL PODER DE LA PALABRA

Relevcirtcy

challenge

de pertinencia

Proceso de creación d e m o d e l o s de excelencia h u m a n a , e n el q u e la u t i l i d a d y n o la a u t e n t i c i d a d es el criterio m á s i m p o r t a n t e para el éxito. E s t u d i o de la e s t r u c t u r a d e la e x p e r i e n c i a subjetiva. Cuestionar de qué manera una afirmación o u n c o m p o r t a m i e n t o específicos c o n t r i b u y e n a alcanzar d e t e r m i n a d o objetivo, a c e p t a d o p o r lodos.

Pseudo orientación en el t i e m p o

Reorientar a u n a p e r s o n a e n el pasado Pseudoo en el futuro. Ver Linea d e l orientation in tiempo. time.

Psicogeografía

Psychogeo-

Recapitulación

C o n f i r m a r los p u n t o s clave del discurso d e otra persona, e m p l e a n d o p r i n c i p a l m e n t e para ello s u s p r o p i a s p a l a b r a s y expresiones. Habilidad m u y útil para resumir, m a n t e n e r la s i n t o n í a y c o n s o l i d a r el compromiso. U n r e s u m e n m u y preciso, u t i l i z a n d o las m i s m a s p a l a b r a s clave y el m i s m o t o n o d e voz q u e s e utilizaron o r i g i n a l m e n t e . Evita q u e se d i s t o r s i o n e n las ideas originales y es útil p a r a r e p a s a r las p u n t o s clave.

Recursos

Resources

Cualquier medio q u e p o d a m o s utilizar para a l c a n z a r u n objetivo: fisiología, e s t a d o s , p e n s a m i e n t o s , estrategias, e x p e r i e n c i a s , los d e m á s , acontecimientos y posesiones.

Reencuadre

Reframing

C a m b i a r el m a r c o o el significado d e referencia d e u n a c o n t e c i m i e n t o . En PNL, u n p r o c e s o de redefinición e n el q u e se valida el beneficio s e c u n d a r i o q u e c o r r e s p o n d e a la i n t e n c i ó n de u n c o m p o r t a m i e n t o d e t e r m i n a d o . Dicho p r o c e s o c a m b i a la perspectiva d e la p e r s o n a , proporcionando nuevas opciones.

Ver D i s p o s i c i ó n .

graphy

R e e n c u a d r e d e l Contení contenido

R e a l i m e n t a c i ó n Peedback o retroalimentación

Baktracking

375

Información visual, auditiva y cinestésica q u e vuelve a nosotros c o m o respuesta a n u e s t r o c o m p o r t a m i e n t o . La Realimentación Positiva a n i m a a c o n t i n u a r c o n los m i s m o s c o m p o r t a m i e n t o s , mientras q u e la R e a l i m e n t a c i ó n Negativa indica diferencia y a n i m a al cambio de comportamientos.

reframing

R e e n c u a d r e d e l Context contexto reframing

Tomar u n a afirmación y d a r l e o t r o s e n t i d o , dirigiendo la a t e n c i ó n a otra parte d e s u contenido mediante la p r e g u n t a : «¿Qué otra cosa podría significar esto?» C a m b i a r el c o n t e x t o de u n a afirmación p a r a darle o t r o s e n t i d o , preguntando: «¿Dónde quedaría bien esta afirmación?»


376 Reflejar

EL PODER DE LA PALABRA

Mirroring

Colocarse en la posición de otra persona para sintonizar con ella. Proceso espontáneo de

Glosario de PNL y de habilidades deformación Seguir la pista

Tracking

Prestar atención a determinados aspectos de la interacción. Puede hacerse de modo consciente o, con la práctica, inconsciente.

Seguir múltiples pistas

Muititracfeing

La capacidad para atender a muchas variables a la vez. Por ejemplo, ante una pregunta, evaluar qué es lo que realmente quiere el que la formula, el tiempo disponible para responderla, los niveles de interés de la misma para el resto del grupo, y lo que éste obtendría de cada respuesta posible. Todo ello... ¡antes de abrir la boca!

Interncü repre- Todos nuestros pensamientos y sentations sensaciones. Patrones de información que creamos y almacenamos en nuestra mente, combinados con imágenes, sonidos, sabores, olores y sensaciones.

Segunda Posición

Second Position

Ver o experimentar un acontecimiento desde la perspectiva y la experiencia de la persona con la que estamos interactuando. Una de las cuatro principales posiciones perceptivas. Ver Posición perceptiva.

Resisíemce

Signos / Señales de acceso / exploración

Accessing cues Ver Claves de acceso.

Sinestesia

Synesthesia

Enlace automático entre un sentido y otro.

Sintonía

Rapport

El estado correspondiente a encontrarse en la misma «longitud de onda» que otra persona, a estar «sintonizado» con ella. La sintonía se presenta cuando se refleja o se comparte el comportamiento de otra persona en una diversidad de niveles, igualando sus palabras, su lenguaje corporal, su tono de voz y

comunicación. Reflejo cruzado Cross over mirroring

Corresponder al lenguaje corporal de otra persona con movimientos de otro tipo, por ejemplo, marcar con el pie el ritmo de su lenguaje.

Relación

Ver Sintonía.

Rapport

Representación Representation Codificación o almacenamiento en la mente de la información basada en los sentidos. Representaciones internas

Resistencia

Resultado

377

Outcome

Cualquier obstáculo para la comprensión o la acción. Toda resistencia existe únicamente en virtud de un empuje continuado en la dirección contraria. Un objetivo, deseo o sueño, que cumple las Condiciones de Buena Formación del logro de objetivos. Ver también Objetivo. La consecuencia lógica del proceso de obtención de un objetivo.

Saltar

Overlap

Ver Dar un salto.

Seguimiento

Pacing

Ver Acompañamiento.


378

Glosario de PNL y de habilidades

El. PODER DE LA PALABRA

acompañando sus valores y creencias. Constituye la base de la influencia. Sintonizar

Rapport slablishing

Proceso natural de emular y alinearse con otra persona. Capacidad para generar respuestas de otra persona.

Sistema director

Lead system

Sistema representacional que está recabando información para traspasarla a la consciencia.

Sistémico

Systemic

Relativo a los sistemas, que contempla las relaciones y las consecuencias en el tiempo y en el espacio, antes que la relación lineal de causa y efecto.

Suavizadores

Softeners

Patrones lingüísticos destinados a amortiguar el impacto de una afirmación o de una pregunta directa, utilizando un tono de voz suave o una introducción como:

379

«¿Podría Vd. decirme X?», en lugar de «Dígame X». Subconsciente

Unconscious

Ver Inconsciente..

Submodalidades

Submodalities

Distinciones y matices, dentro de cada sistema representativo. Cualidades de nuestras representaciones internas. Las unidades estructurales más pequeñas de nuestros pensamientos. Los componentes que forman una modalidad sensorial. Ejemplo: En la modalidad visual, las Submodalidades incluirán movimiento, color, brillo, enfoque, dimensión, etc.

Submodalidades críticas

Critical Aquellas que, al ser modificadas, Submodalities provocarán automáticamente cambios en las restantes submodalidades. Ver Patrón de Substitución.

Sistema repre- Preferred Re- La Modalidad Sensorial más desarrollada y utilizada por una sentacional pre- presentational persona, para pensar ferido System conscientemente y organizar su experiencia. Sistemas de Representador! Sentidos internos, la forma en que representación al systems pensamos. En PNL existen cinco sistemas de representación principales: Visual (vista), Auditiva (oído), Cinestésica (sensaciones corporales). Olfativa (olfato) y Gustativa (gusto). Se denominan de representación, por ser las formas en que el cerebro humano representa los recuerdos e ideas.

deformación

Substantivos L7nespeci/ied inespecificados nouns

Substantivos que no especifican a qué o a quién se refieren.

Tamaño de la porción

Cantidad de información o nivel de especificidad considerado en cada momento. Las personas orientadas al detalle utilizan «pequeñas porciones». Aquellas que en cambio piensan en términos generales, lo hacen mediante «grandes porciones», ven la gran panorámica. George Miller estableció que los seres humanos estaban capacitados para manejar simultáneamente 7 ± 2 fragmentos de información; de ahí la extensión de los números de teléfono.

Chunfe Size


Glosario de PNL y de habilidades de formación

EL PODER DE LA PALABRA

380 Tercera Posición

Third Position Ver o experimentar un acontecimiento como un observador externo al mismo. Ver Posición perceptiva.

Trance

Trance

Tratamiento de Exercices los ejercicios processing

Triple descripción

Proceso por el que percibimos la experiencia a través de las posiciones I , 2" y 3 . Considerar una experiencia desde las tres posiciones perceptivas básicas: Primera, Segunda y finalmente Tercera Posición. a

Ufilisaíion

La habilidad de aprovechar cualquier comportamiento o incidencia, para favorecer los objetivos de la formación.

Valores

Valúes

Lo que es importante para nosotros. Lo que impulsa nuestros actos. Ver Criterios. Los estados o experiencias que nos importan. Constituyen uno de los niveles lógicos. Se averiguan preguntando: «¿Qué es importante para ti?»

Valué equivalents

Las reglas de cumplimiento para qu se cumplan los valores. Lo que tiene que suceder para que i valores sean satisfechos.

Capacidad de flexibilidad de pensamiento y conducta. La teoría de sistemas postula que el elemento de un sistema dotado de la mayor flexibilidad de comportamiento, será el elemento que controle el sistema.

Verbos Unespecified inespecificados verbs

Verbos cuyo adverbio ha sido eliminado y que no especifican cómo se realizó la acción. El proceso no queda especificado.

Vincular

Linfeing

Explicitar las conexiones entre las distintas parles de la comunicación al pasar de una a la siguiente, con el fin de dotar de continuidad a la misma.

Visión

Vission

La proyección mental del camino futuro que te conduce al cumplimiento de la Misión, así como de los Resultados producidos por ella. La película mental de cómo alcanzarás tu Misión. Ver también Estrategia, Generador de nuevo comportamiento y Programación futura.

a

Utilización

Valores equivalentes

Requisite Varíety

Estado alterado, con un foco de atención dirigido al interior, mediante pocos estímulos. Sesión de comentarios y preguntas después de realizar un ejercicio, con el fin de poner de. relieve los distintos aspectos del aprendizaje.

Triple dcscription

Variedad requerida

381

Visión de la rea- Map of reality Ver Mapa de la realidad y Modelo del lidad mundo. o visión del mundo Visual

Visual

Relativo a la Modalidad Sensorial de la vista.

Visualización

Visuaiizaíion

Proceso de ver imágenes en nuestra mente.


El poder de la palabra robertb dilts  

Todas las palabras que oímos o hablamos tienen un efecto bioquímico en nosotros lo que induce diferentes estados de animo que nos pueden ayu...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you