Issuu on Google+

Mensaje Dominical

Septiembre 23 / 2012

No lo hagas solo,

edifica conDios Pst. Parrish Jácome Hernández

Texto: Salmos 127:1

El Gran Panorama

Las historias de superación con frecuencia están marcadas por patrones comunes, donde la perseverancia, disciplina, responsabilidad, lograron superar los obstáculos que se presentan regularmente en el camino. Este es el caso de Belleza Natural, una cadena de salones de belleza, donde su fundadora Heloisa "Zica" Asis, luchaba diariamente para lograr peinar su cabello enredado, los peines, no servían, buscando alternativas que le permitiera suavizarlo. Esta mujer que servía como empleada doméstica, encontró en el año 1993, lo que se denomino Super relaxante, una fórmula que produzca un pelo flexible. Un producto inexistente en Brasil, donde aproximadamente un 70% de mujeres lo posee, siendo una gran mayoría de ellas, de clases populares. En la actualidad cuentan con 11 salones en Brasil, con una clientela de 80.000 mujeres, gran parte de zonas urbano-marginales, que le generaron el año 2011 una facturación de 60millones de USD. Al pensar en este crecimiento señala: "Cuando tenemos buena voluntad, las cosas suceden de forma natural. Los obstáculos sólo nos fortalecen" [Fuente: Revista América Economía No 081, Septiembre 2012, página 70.] Emprender siempre es posible, dejando atrás los temores que imposibilitan acceder a mejores días, donde el consejo, instrucción y guía del creador es determinante para no equivocar el camino. Una tónica que no puede abandonarse, debe fortalecerse con el pasar del tiempo, mostrando que la presencia del Eterno afectó de forma sensible, la forma de ver, entender y actuar, en una dinámica que reconoce la imposibilidad de hacerlo sólo, disponiéndose a desarrollarlo de la mano del Señor.


El Texto No es un Pretexto Las expectativas de tiempos diferentes, es un sueño frecuente que se acaricia, cuando las circunstancias no han sido favorables. Este deseo presenta los ideales de quien busca con ansias salir de una etapa en su lectura improductiva. Dejar atrás estos recuerdos, tienden a facilitar el transitar por opciones que no siempre son las convenientes, tomando la decisión de seguirlas por estar a la mano, impidiendo que se realice un sano y equilibrado juicio que no olvide los aspectos imprescindibles. El salmista realiza una afirmación categórica en este capítulo, estableciendo que los anhelos de libertad del pueblo de Israel, no pueden dejar de lado, la necesaria e imprescindible presencia del Todopoderoso. Esta precisión destruye las posturas de quienes descartando la participación del creador, consideran que pueden llevar adelante procesos de restauración o cimentación sin considerar su presencia. La actuación del Eterno es determinante, no genera ningún tipo de duda, contrariamente se establecen las pautas para certificar que si Él no está participando de forma activa, toda esfuerzo o trabajo termina siendo vano. Verdad incuestionable para un pueblo que pretende edificar en sus propios criterios, enfrentando una y otra vez, el fracaso, la decepción, el desanimo, a consecuencia de un principio que siempre fue el mismo. La casa termina siendo el ámbito de mayor trascendencia, quien no edifica su casa, pierde el impacto de una vida influyente, donde todo logro exterior se disipa, dejando una sensación de un mensaje teórico, sin la autoridad de la vida.

“En la vida cotidiana uno de los mayores desafíos es reconocer el papel que nuestro creador tiene en nuestros procesos de edificar... honramos al Señor cuando permitimos que sus valores sean el fundamento.” @iglesiaisrael

La edificación arranca en el núcleo, en el hogar, trabajando en los valores y principios, que en las escrituras están plasmados para construir con bases sólidas y firmes, a fin de no desmayar. La dinámica es clara, el Eterno edifica y cada persona también lo hace, esto implica una conjunción donde el creador hace su parte en los aspectos que sostienen todo el trabajo, que en cada área el individuo realiza. La acción continua en un ambiente más amplio, la ciudad, espacio comunitario, donde las necesidades de forma múltiple buscan respuestas, que si el creador es relegado termina siendo un esfuerzo inútil. Postura compleja de asumir a una colectividad que ha buscado desprenderse del creador, por considerar que su radio de acción se reduce a la vida privada, no a las


complejas circunstancias que la ciudad vive. El llamado de salmista es insistente, reiterativo, no deja dudas de las inexistentes posibilidades de llevar a cabo una labor sustentable en el tiempo, sin reconocer y valorar el papel que el Eterno tiene en cada momento y circunstancia. En contraposición, una tarea que sería bien encaminada, la edificación, termina desvirtuada, al realizar un trabajo donde las fuerzas del hombre, desconocen su esencia, origen, desligándose de esa gracia que la sostiene, llegando un resultado que en otro momento sería muy productivo. Una encrucijada para aquellos hombres que limitan a Dios, dejándolo encasillado a la esfera religiosa, privándose de todo el consejo necesario para el diario vivir, donde las tareas necesitan sostenerse en una razón que traiga sentido y propósito. Mientras esto se olvida, el trabajo, esfuerzo, dedicación, termina germinando insatisfacciones, el pan no se disfruta, provocando una sensación de amargura, donde nada es capaz de llenar la existencia.

“Emprender siempre es posible, dejando atrás los temores que imposibilitan acceder a mejores días, donde el consejo, instrucción y guía del creador es determinante para no equivocar el camino.”

Toda una edificación que es fachada, cascarón, imposible de proyectar solidez para levantar la confianza que sostiene cuando los resultados no llegan. Allí las emociones no encuentran asidero, al sentirse frágiles frente a un escenario que no cambia, ni progresa. Por su parte la realidad de quienes dependen del creador, afirmándose en su verdad, caminando en sus principios, actuando con sus valores, provoca un resultado diferente, capaz de proporcionar calma y seguridad en procesos no siempre favorables. La premisa es clara, Dios sale en respaldo de quienes aprendieron a edificar con Él, otorgándoles esa confianza que hace del trabajo una experiencia de realización, donde no hay cargas, no hay sacrificios, hay alegría por observar que la obra es firme. Esta garantía se encarna en una relación diaria, donde las decisiones cotidianas consideran el consejo e instrucción del Eterno, permitiendo que su presencia se evidencie en acciones que reflejen los valores del reino. Edificar bajo la dirección de Dios revitaliza el espíritu, afectado por las incertidumbres que de la mano del Señor serán posibles enfrentar y resolver, mostrando que las buenas bases fueron levantadas.

"Con sabiduría se edificará la casa, y con prudencia se afirmará" Proverbios 24:3

Iglesia Israel


Define el Enfoque En la vida cotidiana uno de los mayores desafíos es reconocer el papel, lugar, espacio, que nuestro creador tiene en nuestros procesos de edificar. Esta acción debe realizarse como un tarea conjunta donde honramos al Señor cuando permitimos que sus valores sean el fundamento. Desconocer esta verdad produce frustración, generando insatisfacción al esforzarse, sacrificarse, sin alcanzar el resultado esperado, provocando en el interior una amargura que no permitirá que el trabajo sea ese espacio de realización constante. Encarnar esta verdad es determinante para una labor que en el pasar del tiempo, muestre la necia o sabia elección que se realizó, al seguir solo o al entregarle la dirección total de la vida, a quien de forma tierna y amorosa quiere bendecirla.

Tu Rol en el Cuadro Considere las siguientes preguntas, reflexione en ellas y responda con honestidad. En la edificación diaria de tu vida, ¿estás considerando al Señor en las decisiones? ¿De qué forma? Al enfrentar el dilema de que decisión tomar, ¿Has entrado en el conflicto de hacerlo a tu manera o seguir la instrucción de Dios en su palabra? ¿Cómo lo enfrentas? A pesar de que te has encomendado a Dios en tus decisiones, hay momentos que piensas que nada ha cambiado. ¿A qué lo atribuyes? La tarea de edificar tu vida en diferentes áreas, ¿está provocando realización o insatisfacción? Consideras que debes hacer algunos cambios en tu responsabilidad de edificar, si es así, ¿Cuáles realizarías? Siendo que la presencia de Dios en la edificación es imprescindible, ¿De qué forma consideras que debe estar presente de ahora en adelante en tu vida?

Acción a Realizar

Rompe el modelo, Edifica con Dios.

www.iglesiabautistaisrael.com contacto@iglesiabautistaisrael.com


No lo hagas solo