Issuu on Google+

El monstruo hambriento (Cuento viajero de 3º A de Infantil)

Érase una vez un monstruo que mordía a las princesas porque tenía hambre. Vivía en una cueva repleta de serpientes y calaveras.


Un d铆a, el monstruo Dentro morado.

sali贸 de la cueva y paseando vio un palacio y entr贸.

del palacio hab铆a una princesa con el pelo largo y un vestido rosa y


Se moría de hambre, pero tenía miedo de atacar a la princesa porque había muchos soldados con espadas cuidándola, y podían defenderla. Así que se escondió en el bosque.


Tras comía

pasar a

despertó.

la

un

rato entre

princesa,

¡Estaba

pero

rodeado

cueva y allí se refugió.

de

los

matorrales,

cuando una

le

iba

manada

se a de

durmió. dar

Empezó

un

lobos!

a

mordisco,

Salió

soñar un

corriendo

que

se

ruido

le

hacia

su


Pero los soldados al darse cuenta

que entraba en la cueva, le capturaron, y se

lo llevaron al palacio metido en una jaula. La princesa al verlo, sinti贸 mucha pena, y le dio de comer.


El

monstruo

tenía

un

hambre

feroz

que

la

princesa

no

podía

entender.

Sin

embargo le seguía alimentando porque era lo que su corazón le pedía. Un día , el monstruo al bebé.

le confesó que iba a tener un bebé. Y así fue, a los pocos días tuvo


Cuando tuvo al bebé, se apenó tanto, monstrua

que le invitó a quedarse en el palacio. La

dijo que sí y la princesa jugó un poco con ellos. ¡Les quería mucho! Les

preparó una habitación amarilla, azul y rosa. La cama era de rayas.


Todo era genial. A lo que jugaban más era a pintar con pinturas blandas. Una mañana

,

desaparecido.

cuando

la

princesa

se

levantó,

fue

a

la

habitación

y

habían


Encima

de

la

cama

había

una

carta

donde

se

explicaban

los

motivos

de

su

partida. Emprendieron el camino en busca del papá del bebé, el cual había sido capturado por un hechicero.


El hechicero habĂ­a capturado al monstruo porque pensaba que era una hembra y sus huevos eran de oro y asĂ­ hacerse el mago mĂĄs rico de todo el mundo y con sus hechizos conquistar todos los reinos posibles.


La monstrua y su bebĂŠ iban caminando por el bosque mirando las estrellas en busca de papĂĄ, y empezĂł a llover. Se pusieron a correr para no mojarse.


Cuando

cesó

de

llover,

mamá,

el

bebé

y

papá

monstruo

,el

cual

había

sido

liberado por el hechicero por ser varón, se encontraron en el camino ,aunque estaban perdidos y asustados.


Al verse perdidos, se asustaron, lloraron y lloraron, hasta que escucharon unos gritos. ¡Mamá monstruo, bebé y papá monstruo! ¿Sois vosotros? Era la princesa que les estaba buscando y de repente se encontraron la familia monstruo con la princesa

regresando posteriormente a palacio.


Al día siguiente, después de haber dormido en una cama y haber comido un gran desayuno todos juntos, el papá monstruo les contó a todos, los momentos tan tristes que había vivido con el hechicero.


Cansados

de

contar

todo

lo

mal

que

lo

habían

pasado,

decidieron

hacer

lo

contrario. ¿El qué? ¡Jugar y jugar¡ Como el castillo era muy grande, se pusieron a jugar todos al escondite.


La princesa, al ver el amor que se tenían, se dio cuenta de que deseaba formar su propia familia. Para ello tendría que encontrar a su príncipe azul.


Un día, un príncipe divisó el castillo y se acercó a ver quién vivía allí. Su sorpresa fue total cuando el bebé monstruo abrió la puerta, junto con su madre.


Al fondo vio a la princesa y se qued贸 maravillado con su belleza. A la princesa le pas贸 igual. Los dos se enamoraron y decidieron casarse y formar su propia familia.


Decidieron hacer un gran banquete de bodas e invitar a todos sus amigos y familia .Sus padrinos serĂ­an papĂĄ monstruo y mama monstruo. Solo quedaba fijar una fecha.


Y fijaron la fecha para el uno de junio, celebrando la boda en los jardines del castillo, al que acudieron damas y caballeros de los demรกs castillos.


Una

vez

casados,

vivieron

todos

juntos

en

palacio.

Pero

el

bebé

monstruo

se

aburría mucho. Hasta que un día, la princesa le dijo que pronto tendría con quien jugar, ya que iba a tener un bebé.


Unos

meses

después

nació

Miguelín,

quien

se

convirtió

en

el

mejor

amigo

del

pequeño monstruo. Y así fue como ambas familias convivieron felices, en paz y armonía. Y colorín, colorado, este cuento se ha acabado.


FIN AUTORES DEL CUENTO ALCÁZAR ARTEAGA CAMPESINO CASTILLO CORTIJO DE LA FUENTE DE LA FUENTE GARCÍA GÓMEZ GONZÁLEZ GONZÁLEZ GONZÁLEZ MORENO NIETO

GARCÍA GARCÍA GONZÁLEZ ROJAS ZAPATERA FERNÁNDEZ RUIZ GALLEGOS DOMÍNGUEZ CESTEROS DÍAZ LÓPEZ FRONTELA RODRÍGUEZ

PAULA DANIEL MARINA LUIS NEREA CARLOTA CARLOS JENNIFER SAMUEL DARÍO MARCOS AROA ELSA MARCOS

DEL OLMO

ALONSO

MARINA

PARRA REGUERO SÁNCHEZ

MONTERO DÍEZ DOMÍNGUEZ

ÁLVARO LUCAS ALBA

DE LA TORRE GARRIDO

INÉS

VARELA

PARRA

JAVIER

DE VEGA

RÍOS

MARÍA LUCÍA


El monstruo hambriento