Issuu on Google+

Las amantes mortales de Zeus Zeus es el rey de los dioses olímpicos y dios del cielo y del trueno. Es un dios de múltiples apetencias eróticas, de ahí sus varios matrimonios, sus numerosas aventuras con diosas y, sobre todo, con mortales e incluso un amor homosexual con el joven Ganímedes. De estos abundantes affaires nacerán gran cantidad de hijos, divinos los tenidos con diosas y mortales los engendrados por madres mortales.

1


1) Europa; El rapto de doncellas parece ser una afición de los dioses. Los grupos de jóvenes paseando o recogiendo flores es algo irresistible para ellos. Y es así como se encontraba Europa: junto a sus amigas estaba recogiendo flores cuando de pronto se vieron cercadas por una manada de toros. Entre ellos uno sobresalía del resto, era blanco inmaculado, deslumbrante, de aspecto manso y lucía un pequeño par de cuernos brillantes. Europa venció el miedo del principio y se fue acercando poco a poco hasta ofrecerle en el hocico su ramo de flores. El toro actuó como un cachorro, se revolcó en el césped gimiendo de alegría; entonces, cuando se puso de pie, Europa se atrevió a montarlo. Eros actuó y colocó a la doncella sobre Zeus. El toro paseó con Europa en el lomo, se acercó lentamente a la playa, se acercó al agua. En ese mismo instante se convirtió en un animal fuerte que se enfrentó a las olas con Europa en su lomo. Otra versión nos dice que el toro que se presentó ante la doncella era rubio, con una mancha blanca en la frente, y que emanaba de su cuerpo un exquisito perfume que anulaba al de las flores. Se detuvo ante Europa y mansamente comenzó a lamerle el cuello. La princesa se animó a tocarlo, lo acarició mientras le limpiaba la abundante baba que salía de la boca del animal. El toro se arrodilló ofreciéndole la grupa a la doncella. Ella no dudó y, en cuanto lo monta, el toro se lanza al mar. Por supuesto, el toro era Zeus. Zeus y Europa arribaron a una isla llamada Creta en donde se unieron debajo de un vasto plátano. Luego Zeus desapareció. De esta unión nacieron Minos, Sarpedón y Radamatis.

2


2) Sémele: Zeus tiene un affaire con Semele, la princesa de Thebe, Hija de Cadmus y Harmonia. Cuando Semele queda embarazada le ruega a Zeus que quiere verlo en su verdadera forma como el dios del cielo y la tormenta. A lo cual Zeus Se oponía porque era muy peligroso que un mortal viese a un dios debido a su radiación sobrenatural. Por un tiempo Semele queda convencida, hasta que Hera la esposa de Zeus celosa con la joven amante de su marido, trama su plan con harta perfidia, se disfraza como la nodriza de Semele y le sugiere a la joven, que insista hasta que lo convence a Zeus a que le de prueba de su divinidad. Semele estaba embarazada, con quien seria Baco/ Dionisios. Ocurre que cuando Zeus se muestra, un rayo lacerante quema a Semele y la reduce a cenizas. Zeus alcanza a sacar el niño Baco/ Dionisios, y se lo pone en el muslo de su pierna, donde queda hasta que nace. Esta particularidad hace que en la antigüedad decían que Baco / Dionisios, había nacido dos veces. Zeus entrega el niño a las nodrizas de Monte Nysa para que lo críen.

Caravaggio: Dionisio, hijo de Sémele & Zeus, Dios del vino. (Imagen sacada de google imágenes) 3


3) Alcmena: Era la bella esposa de Anfitrión. Este debió partir a una expedición. Un día antes de su regreso, Zeus adoptando la forma del rey, se unió en el lecho con la hermosa y deseada Alcmena, a quien había vigilado desde hacia tiempo. Hizo el dios que la noche durara tres días, prohibiéndole al sol que apareciera. Cuando Anfitrión regresó, se sorprendió de que su esposa no estuviera tan efusiva como debiera, teniendo en cuenta su ausencia, y de que también conociese los detalles de su viaje. Consultó entonces a Tiresias, quien lo puso al tanto de sus problemas. En tanto, Alcmena parió a dos gemelos que habían sido concebidos con una noche de intervalo: Heracles, hijo de Zeus, e Ificles, hijo de Anfitrión. El rey ya había tomado la decisión de castigar a su esposa quemándola en la hoguera, pero Zeus envió una lluvia tan torrencial que extinguió por completo el fuego. Ante tan clara indirecta divina, Anfitrión no tuvo más remedio que perdonar la vida de su esposa Alcmena, que en realidad no había sido culpable en el simulacro de Zeus. 4) Dánae: Era la hija de Acrisio, rey de Argos. El rey había consultado el oráculo para saber si concebiría hijos varones. El oráculo respondió que quien tendría un hijo varón seria su hija Dánae y que este sería el causante de su muerte. Acrisio asustado quiso impedir el cumplimiento del destino. Para ello hizo construir una cámara subterránea de bronce en la que recluyo a Dánae. Pese a estas precauciones, la princesa dio a luz un niño, Perseo. El padre fue Zeus que, transformado en lluvia de oro, su aparición más sutil, penetró en la habitación por una grieta del techo y sedujo a Dánae.

4


Tiziano. Zeus entrando en forma de polvo de oro en la cámara de Dánae. (Imagen sacada de Google Imágenes) 5) Leda. Tal vez la aventura más conocida del dios. Leda era la esposa del rey Tindareo, situación que como hemos visto no amilanaba a Zeus. Mientras esta paseaba por el borde de un lago, Zeus se presentó en forma de Cisne, con el cual Leda entró en un juego; así Zeus la posee. Leda puso un huevo, tal vez dos. De ellos salieron Helena y Cástor y del otro Clitenmestra y Pólux. Se dice que Zeus tuvo con Leda tan solo media noche de amor.

5


InĂŠs MartĂ­nez Deus & Alejandro Ares Cernadas

6


Las amantes mortales de Zeus