Page 1

Córdoba, 1 de diciembre de 2010. Lucas. Por Compañía Manifiesto.  Esta obra es manifiesto de sí. La obra es danza repitiéndose a sí misma  en la pregunta, lenguaje? Gesto? Interpretación? Técnica? Imagen? Idea?  Ideología?  Todo eso. En que sentido nos preguntamos movimiento, acción, danza?  Sin decir, cuerpo que se presta a la transformación. Esta gente vestida de traje azul, muñecos de un movimiento autómata,  al unísono sin confusiones, a un perfecto ritmo inequívoco, y lo más singular,  de un lenguaje comprendido por quien lo ve, de gestos, posturas, que aluden a  la pintura en algunos descansos, en algunos momentos en donde el ojo se  relaja y comienza a ver olas en movimiento, a escuchar una música suave de  fondo, la pintura aparece casi sin percibir el cambio, y luego vuelve a  desaparecer cuando de nuevo el cuerpo en estado de lenguaje. La gestualidad,  se expone en este lugar de ver la humanidad, ver el lenguaje.  Una humanidad transformada en plástico azul, comunicados todos del  mismo modo, entendiendo todos lo mismo por la misma cosa. Momento de  frenesí del pensamiento y vuelve a caer una ola fresca y la relajación cuando  comienzan a reírse los intérpretes. La primera vez, extraña situación, error o  cuál sería el error? Hasta que todos ellos se ríen y entonces todos nos reímos.  Y la risa es parte de la danza. Y la danza parte del cuadro, y el cuadro, parte  del manifiesto. Cuándo fue la última vez que nos reímos mientras miramos  danza? Y ellos parecen reírse de hacer siempre lo mismo…  El manifiesto está en estar diciendo. Manifiesto es, según Wikipedia  (http://es.wikipedia.org/wiki/Manifiesto): Una declaración pública de principios e   intenciones, a menudo de naturaleza política o artística. En este caso, la danza expone en sí misma la posibilidad de su  manifiesto. No como aquel caso de un Manifiesto del NO, de Ivvone Reinier: No al espectáculo, no al virtuosismo, no a   las transformaciones, a la magia y al hacer   creer. No al glamour y la trascendencia de   la imagen de la estrella, no a lo heroico, no   a lo antiheroico, no a la imaginería basura,   no a la implicación del intérprete o del   espectador. No al estilo, no al   amaneramiento, no a la seducción del   espectador por las artimañas del intérprete,   no a la excentricidad, no a conmover o ser   conmovido. Sino a exponerse en todo esto, riéndose de quien mira seriamente, en la cara.


Ya no estamos en momento de declaraciones de este tipo, NO a esta  opción, si a lo otro, dicen algunos teóricos. Desde el lado contemporáneo de  mirar danza, si bien hay una época que ya pasó, los cuerpos en Latinoamérica  en general, no hemos tenido ni una posibilidad ni la otra del todo,  concretamente. Y esto hace que sea realmente valioso ver obras que todavía  tienen la valentía de ser manifiesto de sí. La danza como esto que se muestra y  un poco más también. La danza, porqué me está preguntando de que se  disfrazan? La danza como parte de esta raza, de esta tradición, de Córdoba  que todavía no se acostumbra a ver danza y no preguntar por un tutú… El diálogo que se establece con el espacio y el espectador es constante,  en la repetición, en la cantidad, en el tiempo. Y el espacio que abre allá,  cuándo ya no miramos y estamos pensando. Porque luego de mirar un rato,  pensamos.  El espacio azul. Es una obra distinta en el espacio público y en la sala de exhibición de  un museo de arte. En ambos espacios, encierra a cada una de las obras de la  tradición contemporánea que pone de primer plano en su discurso el propio  lenguaje de la disciplina y el diálogo que esta se permite y el que no. Es  síntesis de cómo mirar los cuerpos de la actualidad y su relación con el mundo.  Todos nos estamos transformando un poco en cuadros, cuidamos la imagen,  nos miramos, aprendemos los gestos. Nos miramos el color. El movimiento es la acción que el cuerpo deja ver, en los momentos de  quietud, el movimiento está y es ineludible. El cuadro pasa por nosotros, pero  sabemos que no es cuadro, y lo sabemos constante: es cuerpo vestido de azul.  De este espacio, es difícil salir durante la obra, más allá que de que en la sala,  la idea se compone mejor. Sin tanto atropello. Es interesante la experiencia de  la permanencia, de la quietud de la escena, un diálogo entre quietud y  movimiento desde diversos puntos de vista. Temporal, espacial, y el cuerpo en  permanencia, extrañamiento de la época. Irse, volver con el cuaderno, y que  permanezca… En el espacio público, es otro el impacto.  Se resalta más, llama la  atención de forma más chocante, más abrupta, hasta que la risa, trae  de  nuevo el aire fresco, inconfundible de la danza.  Es decir, que a los que pensamos tanto en como sería, danza como aire  fresco está bien. 

Melisa Cañas. Bailarina e investigadora en danza.

Lucas  

Compañía Manifiesto. 2010, Córdoba, Argentina

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you