Page 1

ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Acariciando el Alma con los dedos

PROCESOS DE ORDEN Y DESORDEN EN LA ACTIVIDAD PSÍQUICA SUPERIOR Vicent Melià i Bomboí

Vicent Meliá Bomboí

1


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Título: Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior. Subtitulo: Acariciando el Alma con los dedos. Autor: Vicent Melià i Bomboí. Fotos del libro: Pinturas pertenecientes al pintor castellonense José Vicente Forés Escrig, maestro indiscutible del arte contemporáneo en la Comunidad Valenciana. Primer estudio: 1986 (Colegio Universitario de Castellón C.U.C.) Título: Psicología Cuántica, una teoría anarquista del universo psíquico. Segundo estudio: 1988 (Universidad de Psicología de Valencia) Primera edición: 1989 Valencia (España) Imprimió: RAYTON impresores S.l. Depósito legal: V-105-1989 Reedición e-book: 17 febrero de 2012 Registro General Propiedad Intelectual: 1986 y 1989 Edita: Amic del XIII Contacto: Bajada del bufador 19 12598 Peñíscola (Castellón) España. Teléfono: 638 032 154

IMPORTANTE: Este libro puede ser reproducido y compartido por cualquier medio conocido, siempre y cuando sea citado el autor.

Vicent Meliá Bomboí

2


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

PROCESOS DE ORDEN Y DE DESORDEN EN LA ACTIVIDAD COGNITIVA SUPERIOR

Acariciando el alma con los dedos Vicent Melià i Bomboí

Vicent Meliá Bomboí

3


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Vicent Meliá Bomboí

4


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

“Una teoría puede ser probada por la experiencia, pero no hay camino que lleve de la experiencia a la creación de una teoría” ALBERT EINSTEIN

Vicent Meliá Bomboí

5


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Vicent Meliá Bomboí

6


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Este

estudio empezó a fraguarse en el año 1986 y sus principales teorías

quedaron reflejadas en 1989, después fue olvidado y arrinconado. Pero como descubrirá el lector que armado de valor y paciencia sea capaz de llegar hasta el final de estas páginas, el olvido total no existe. Y ahora, tras el paso de los años, las hipótesis que tejen las entrañas de esta investigación vuelven a renacer, con más fuerza si cabe, porque ellas abren un polémico camino, el que afirma que: “la reflexión científica puede llevarnos a encontrar el Alma perdida”.

Vicent Meliá Bomboí

7


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Vicent Meliá Bomboí

8


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Capítulo I

EL ORGANISMO HUMANO UNA INTERACCION DE “ORDEN-DESORDEN”

Vicent Meliá Bomboí

9


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

En la escala de magnitudes, el ser humano está situado a la mitad del camino entre

el átomo y la estrella. Según el tamaño de los objetos a que se le compara, aparece grande o pequeño. Su longitud es equivalente a la de doscientas mil células de tejidos, o a la de dos millones de microbios ordinarios, o a la de dos billones de moléculas de albúmina colocadas unas junto a las otras. El hombre es gigantesco si se le compara con un electrón, un átomo, una molécula o un microbio. Para igualar la altura del monte Everest tendrían que ponerse de pie unos sobre otros más de cuatro mil individuos. Un meridiano terrestre equivale aproximadamente a veinte millones de hombres colocados unos a continuación de los otros. Como es bien sabido, la luz recorre en un segundo alrededor de ciento cincuenta millones de veces la longitud de nuestro cuerpo.” Pero el ser humano no es una simple medida, como indica esta introducción de ALEXIS CARREL (1936), ni siquiera puede entenderse como un sofisticado entramado biológico, sino más bien debe interpretarse como una extensión capaz de transformar el entorno donde se sumerge, pero sobre todo, una fuerza psíquica capaz de ejercer una potencia para reconstruirlo y otorgarle un valor simbólico, y es en este último proceso de recreación simbólica de la realidad donde predominan los procesos de orden y los de desorden. Durante la historia la extensión psíquica del ser humano ha dejado huella en cientos de creaciones materiales e intelectuales, que resultan la prueba evidente de la existencia de una “psique” ordenadora que desborda cualquier concepción mecanicista. Si ante un espejo pudiéramos despojarnos poco a poco las capas que modelan, como si de prendas de vestir se tratara, nuestro “yo visible”, nos encontraríamos que tras la piel, ante nuestra mirada aparecerían tensándose con asombrosa elasticidad los músculos y los tendones, además, veríamos cómo las venas y las arterias riegan de vida hasta el último rincón. Después, nos sorprenderían los órganos internos con su fuerza motora, el corazón con su palpitar infinito, los pulmones con la motivación inconsciente de besar el oxígeno, el cerebro con la enigmática capacidad de elaborar pensamientos y curiosas reflexiones como las que se plasman en este libro, y..., para finalizar el viaje, acariciaríamos el sólido esqueleto que nos posibilita sostenernos firmes, una y otra vez, frente al duro embate de las tormentas de la vida. Pero estimado lector, al finalizar el desguace de la última capa observable y palpable de nuestro organismo, ante nuestra sorpresa, con toda seguridad, sentiríamos que a pesar de habernos despojado de todas las referencias materiales de lo que creemos que es nuestra identidad objetiva, seguiríamos

Vicent Meliá Bomboí

10


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

siendo conscientes de quién somos, puesto que la energía mágica que nos da la conciencia de sentirnos únicos, perdura pese al desguace de toda la parte material, ya que la conciencia de identificarnos como únicos, es de una naturaleza radicalmente distinta a la que rige el mundo de los sentidos. ¿Qué procesos “mágicos” nos hacen sentir que somos más que simple materia? ¿Qué fuerza es la que constituye la conciencia de lo que somos o de lo que creemos ser? Intentar reducir a un manojo de estímulos y de respuestas a los grandes creadores, a los responsables de la construcción de catedrales, a los promotores de la reflexión científica y filosófica, a los generadores de símbolos que perduran milenios, y por qué no decirlo también, a los grandes depredadores del medio, a los causantes del exterminio de otras especies y a los inventores de la tecnología más horrible para la destrucción de su propia especie, es como querer apresar el humo entre las manos. Por todo esto aportar una definición exacta del organismo humano resulta, sino imposible, si de una dificultad imprevisible, ya que el hombre puede entenderse como una interacción “anarquista” de procesos de Orden y de Desorden. Nuestro desarrollo psíquico es el resultado de un choque de trenes cargados de emociones antagónicas. Por una parte, un tren que viene del pasado remoto repleto de emociones ancestrales que heredamos; otro de nuestra infancia cargado de emociones transmitidas en los primeros años de nuestra vida; uno de cercanías con las emociones recientes, y por si fuera poco, de otro tren fantasma, que está repleto de emociones que nunca hemos vivido, pero que anticipamos que viviremos, pues viene del futuro construido con el material de los deseos en la máquina del tiempo de nuestra imaginación. La colisión de estos cuatro trenes emocionales, genera una explosión que se manifiesta en un torrente de esquemas psíquicos, preñados de lógica y de caos, que como un montón de chatarra enmarañada de sueños, miedos y fantasmas, queda esparcida, e igual que cristales rotos hiere en el alma. Pero a la vez como gran paradoja, esta energía en apariencia caótica liberada en esta brutal colisión se activa de forma similar a como lo haría un programa informático, que con una intención definida, activa nuestro comportamiento transformándonos bien en constructores o bien en destructores de nuestra propia identidad. Es por lo que la actividad psicológica del ser humano no puede ser limitada, sin cometer error a una simple interacción biológica, puesto que es una totalidad de sistemas que constituyen un entretejido de universos, que se extienden por medio de una fuerza compuesta por procesos de Orden y de Desorden.

Vicent Meliá Bomboí

11


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Es éste el organismo objeto de la Psicología, una extensión dinámica de fuerzas que procesa, reconstruye y reinterpreta la información del exterior y del propio interior, y que a su vez, es capaz de violar cualquier orden y cualquier ley conocida para conseguir una mejor adaptación a su campo de acción. Que como afirmó KURT LEWIN (1936) es una totalidad de sistemas, que parece haber sido limitada por algunas corrientes de pensamiento a un sencillo modelo de estímulos y de respuestas, y en todo caso a un estrecho mecanicismo. Una interesante definición fue aportada por HERMAN VON HELMHOLTZ (1821-1894) quien propuso al hombre, como: un sistema donde se redistribuye la energía, gasta energía y la repone para mantenerse, por lo que éste se asemeja a las demás máquinas. En esta visión propuesta por HELMOLTZ podemos descubrir la necesidad de comparar al hombre con la máquina. Esta búsqueda de semejanza pese a la evidente simplicidad, ha dado importantes frutos en la comprensión de los procesos psicológicos básicos del ser humano. Uno de los frutos de esta semejanza artificial de comparar al hombre con la máquina, ha sido el paradigma estudiado en algunas facultades de psicología, entre ellas la de Valencia, del Procesamiento de la Información. En este paradigma la actividad cognitiva del hombre se compara o iguala a los procesos realizados por un ordenador. Así desde este enfoque la “máquina-pensante” se convierte en un potente fundamento para la psicología actual, pero también, qué duda cabe, en su talón de Aquiles, como se intentará mostrar en parte de este estudio que busca desesperadamente llegar hasta los procesos psicológicos más complejos. Por lo que como primer paso en el camino trazado en este estudio, cuya meta es la descripción de los procesos superiores del ser humano, habrá que responder a la primera cuestión: ¿Cuál es la diferencia, si realmente existe, entre la actividad de una máquina inteligente y la del organismo humano?

Vicent Meliá Bomboí

12


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

LAS MÁQUINAS PENSANTES Y EL PROCESAMIENTO DE INFORMACIÓN HUMANO

Ya

en 1950 A.M. TURING formuló la pregunta: ¿pueden pensar las

máquinas? Su argumento era: en qué diferenciaría un hombre a una “máquina pensante” de otro hombre, sin observarles, sólo escuchando la argumentación lógica entre ambos. La conclusión que puede obtenerse de su obra es que sería imposible diferenciarlos, puesto que la máquina pensante podría y en realidad puede imitar el pensamiento humano. Las predicciones de TURING en el momento actual han sido más que superadas, no hay más que observar la capacidad de procesamiento de información de cualquier ordenador, la plasticidad de los programas informáticos, el avance de la realidad virtual... pero a pesar de esto, siguen existiendo importantes diferencias entre la actividad superior del hombre y el procesamiento de una “máquina inteligente”. Si utilizamos el argumento de TURING, formulado de manera inversa, es decir: ¿En qué diferenciaría una máquina pensante, a un hombre, de otra máquina inteligente? Quizá la “máquina pensante” observaría, que mientras la “máquina inteligente” ejecuta procesos de Orden, el hombre realiza procesos interactivos de Orden y Desorden violando el continuo espacio-tiempo del procesamiento. Sin duda el organismo humano posee, a diferencia de las máquinas pensantes, además del proceso de Orden un complejo proceso de Desorden. Este proceso de Desorden no implica una actividad caótica, sino más bien, una actividad tan flexible que es capaz de superar con creces cualquier norma que intente limitarla. Son exponentes de esta plasticidad definida por el proceso de Desorden, la memoria y sus estrategias implicadas en los procesos de recuerdo y en los que se producen durante el olvido, así como en la imaginación y en la manifestación creativa de ésta. Por ejemplo, si se lanza una moneda al aire, una “máquina inteligente” podrá predecir la probabilidad de que aparezca cara o cruz una determinada cantidad de veces, y seguro que sus predicciones presentarán un margen de error muy

Vicent Meliá Bomboí

13


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

bajo; asimismo está predicción, aunque con margen de error más alto, podrá realizarla el ser humano. Esto se podría definir como un proceso de Orden. Pero, a diferencia de la máquina, sólo el hombre podrá jugar con la probabilidad de otros órdenes posibles que alteren las leyes lógicas, por ejemplo, la probabilidad de que la moneda quede de perfil, e incluso de formular aparentes absurdos, como que ésta quede en suspensión en el aire, o que ascienda violando la ley de la gravedad, que se desvanezca durante el proceso y porqué no, que mute en un bello insecto o en un espantoso monstruo. Y lo que es más importante, cada acto de probabilidad llevará asociado una compleja actividad emocional que influirá en la toma de decisiones; es decir, en el ser humano influyen más las emociones, por más irracionales que éstas parezcan, que las consecuencias objetivas de los actos. Es esta formulación del absurdo sobre la realidad, la facultad, de momento, propiamente humana. Y es la aventura de lo absurdo, de lo irreal y de lo imposible fundida con las emociones, quien da forma a la imaginación. La imaginación es un proceso de Desorden, sujeto con pinzas sobre el complejo universo de las emociones, que constituye la base principal de la creatividad, y es también este fenómeno de “desorden” conocido como imaginación, quien ha dado pie al ser humano para fundamentar teorías que han destruido la concepción lógica del mundo. Sin la imaginación, aunque muchas veces se intente olvidar, no existiría el progreso científico, sin ella a COPERNICO (1530) le hubiera sido imposible formular su visión del Sistema Solar, un modelo de desorden que altera el orden de nuestros sentidos, ni MAX PLANCK (1900) hubiera formulado su Teoría Cuántica y mucho menos ALBERT EINSTEIN (1915) su Teoría de la Relatividad. Sin los procesos de Desorden, sin el choque de los trenes emocionales, no existiría la “psique” humana y sus creaciones. Se puede objetar, y no sin razón, que es muy difícil validar científicamente el término “psique”, pero a pesar de esta limitación objetiva, en este estudio aceptaré el reto e intentaré aportar una visión teórica que pueda, desde el razonamiento científico, aproximarnos a este proceso tan complejo. Por ello para apresar científicamente el término Psique, sigue siendo necesario dejar claro en primer lugar las posibles diferencias entre la actividad psíquica de “orden-desorden” del hombre y el procesamiento de “orden” de la máquina inteligente. El lector no debe extraer la conclusión que el autor de este estudio piensa que en un futuro no pueden existir máquinas con una actividad psíquica, similar o idéntica a la del ser humano. Sinceramente creo que esto es totalmente posible; pero, sólo existirán estas máquinas en el momento en el que se consiga en ellas el procesamiento combinado de la interacción Orden-Desorden.

Vicent Meliá Bomboí

14


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Hasta entonces, hasta ese momento muy probable, puesto que la inteligencia artificial avanza con pasos de gigante, nuestro proceso inteligente será más parecido, queramos o no, a los simios que al de las máquinas pensantes; aunque éstas sean mucho más perfectas en la resolución de problemas, porque la similitud no está en la perfección de la actuación, ya que la máquina comete infinitamente menos errores, sino la gran diferencia reside en el proceso, pues es éste quien hace posible la existencia de una “conciencia” y por qué no, de una “psique” creadora. De todas formas no es la intención de este trabajo introducirse en el universo de la “inteligencia artificial”, sino más bien, lo que pretende es encontrar las diferencias entre el procesamiento del hombre y el de la máquina pensante, con el fin de conseguir una mejor comprensión de la actividad psíquica superior y con ello mostrar, si es que existen, las posibles limitaciones u olvidos de los modelos actuales de procesamiento estudiados en las facultades de psicología. Para la consecución del objetivo descrito, a continuación se expondrá la extracción de un artículo de ULRIC NEISSER, compilado por FREDERICK J. CROSSON (1970) NEISSER ha trabajado en el campo técnico de la aplicación de las computadoras, en el Proyecto MAC (Conocimiento Ayudado por Máquina) del Instituto Tecnológico de Massachussets, siendo profesor de psicología en la Universidad de Cornell, Swarthmore y en Harvard. Para este autor, la opinión popular acerca de la “Inteligencia Artificial” ha pasado por dos fases: 1ª)- Una generación antes, muy poca gente creía que la máquina pudiera algún día pensar como el hombre. 2ª)- Hoy día, sin embargo, es creencia general que esta meta será alcanzada muy pronto, tal vez en el transcurso de nuestras vidas. Es la tesis de NEISSER que la segunda de estas actitudes es casi tan indocta como la primera; puesto que el escepticismo de ayer se basaba en la ignorancia de la capacidad de las máquinas; y en la confianza de hoy, se refleja un malentendido de la naturaleza del pensamiento. Aunque en la actualidad existen, o están en proceso de desarrollo máquinas que comprueban teoremas, juegan juegos con suficiente destreza para derrotar a sus inventores, reconocen palabras habladas, traducen textos de un idioma a otro, hablan, leen, escriben música y aprenden a mejorar su propio rendimiento si se les enseña cómo. NEISSER mantiene que los procedimientos que traen consigo estos resultados se diferencian sustancialmente de los procesos que sostienen las mismas u otras actividades en los seres humanos.

Vicent Meliá Bomboí

15


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Es interesante antes de acentuar las diferencias, la revisión de las similitudes entre el hombre y las computadoras. En primer lugar siguiendo a NEISSER, anteriormente se afirmaba que las acciones de una máquina nunca serían intencionales o auto-dirigidas, ya que es el comportamiento humano el que sólo se puede entender en términos de metas y motivos. Dos ejemplos en contra serán suficientes para demostrar que este argumento se ha vuelto insostenible: a)- En el dominio de la acción es difícil no impresionarse con el “proyectil dirigido” el cual persigue su blanco con tenacidad, superando toda acción evasiva hasta que alcanza su meta destructiva. b)- En el nivel intelectual, el “Teórico de la Lógica” de Newell, Simon y Shaw es igualmente persistente: empeñado en comprobar teoremas, intenta una estrategia lógica tras otra hasta que encuentra la prueba, o hasta agotar sus recursos. En segundo lugar, en un tiempo se creyó que las máquinas eran incapaces de aprender por experiencia. Ahora sabemos que el aprendizaje de una máquina no sólo es posible, sino esencial para la realización de muchas tareas. Finalmente, se ha asegurado a menudo que las máquinas no pueden producir nada nuevo, espontáneo o creativo, que “pueden solamente hacer lo que han sido programadas para hacer”. Esta es quizá la más generalizada de las creencias negativas, pero también, es la primera en ser abandonada por cualquiera que realmente trate de elaborar programas para una computadora digital. Mucho antes de que un programador logre que una máquina aprenda cualquier cosa, o que se comporte con un propósito, repetidamente encuentra que la capacidad de la máquina actúa de modo que sorprende. Parece entonces, que las computadoras pueden aprender y manifestar un comportamiento original e intencionado. Pero, ¿qué no pueden hacer? Se preguntará NEISSER y ¿cuál es la diferencia entre el pensamiento humano y el procesamiento de una computadora? Esta parte del artículo será citada textualmente, por el interés que representa para el objetivo de este trabajo, y por la claridad que aporta a la comprensión del pensamiento. “... A primera vista, sus defectos intelectuales (los de la computadora) parecen triviales y casi improcedentes. Sin embargo, vale la pena hacer una lista de insuficientes de la inteligencia artificial de hoy en día por su valor sugestivo. Dos o tres de las insuficiencias han sido ya mencionadas.

Vicent Meliá Bomboí

16


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

1º)- Cuando un programa es intencionado, es demasiado intencionado. La gente se aburre; deja una labor y toma otra, o simplemente deja de trabajar durante un tiempo. No así el programa de la computadora; que continúa inconteniblemente. En algunas circunstancias, el programa puede ser más eficaz que el hombre, pero no está actuando como él. Tampoco dicha determinación invariable es siempre una ventaja: es muy probable que la computadora pierda su tiempo en trivialidades y en resolver problemas que carecen de importancia. Su perspectiva es estrecha: dice, “yo soy lo que soy” y deja que el resto del mundo vaya a la horca mientras juega al ajedrez o traduce del ruso impecablemente. La raíz de la diferencia parece ser más asunto de motivación que de inteligencia. Los programas tienen metas pero no adquieren o utilizan sus metas como lo haría un hombre. 2º)- Las computadoras son más dóciles que los hombres. Borran con facilidad: una o dos instrucciones, suprimen cualquier cosa que se haya aprendido, sea pernicioso o útil. La decisión de adquirir nuevo conocimiento o destruir viejos recuerdos no es deliberada. Por lo general, la decisión deberá tomarla el programador, aunque en principio el programa podría decidir por sí mismo. La memoria humana parece mucho más flexible. Un hombre rara vez tiene control absoluto sobre lo que habrá de aprender y olvidar. A menudo no tiene ningún control determinado. De este modo vive, quiéralo o no, en un contexto de experiencia que se acumula y no puede limitar aunque así lo deseara. El resultado está tanto en la estupidez como en el hallazgo fortuito: si es eficaz, también se puede volver sabio en formas inesperadas. La juventud no está condenada a la ignorancia, aunque puede que le gustaría estarlo, y nadie puede evitar enteramente crecer y desarrollarse. En contraste, un programa o programador puede prevenir cualquier cambio que parezca superficialmente indeseable. Con mayor razón, se puede llevar a cabo cualquier cambio que aparentemente sea deseable en un programa, al menos si se conocen las técnicas necesarias. No hay necesidad de ponerlo en una secuencia ordenada de crecimiento; no hay resistencia por parte de un organismo que tiene otras cosas que hacer primero. En este sentido la inteligencia artificial es conformista, y esto de una manera precoz. Nuevamente éste es un problema de motivación, pero también es cuestión de desarrollo. Nos preocuparía y con razón, que un niño jugara al ajedrez antes de poder hablar; nos parecería inhumano. 3º)- El crecimiento es un proceso de auto-contradicción. Pero los programas de las computadoras jamás se encuentran en contradicción con ellas mismas. Estos programas no se embrollan con motivos de pugna, aunque pueden oscilar entre líneas alternativas de conducta. Así pues, son aptos en la resolución de problemas, pero jamás resuelven el problema B mientras trabajan en el problema A. 4º)- La inteligencia artificial aparentemente carece no sólo de amplitud sino de profundidad. Las computadoras no sueñan, así como tampoco juegan.

Vicent Meliá Bomboí

17


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Estamos lejos de saber con certeza para qué son buenos los sueños, pero sabemos lo que indican: una cantidad indefinida de procesamiento de la información continua muy por debajo de la superficie de la conducta intencional del hombre, de maneras y de razones que se reflejan sólo muy indirectamente en su actividad abierta. El significado del juego es mucho más claro. Al jugar los niños (y los adultos) practican formas de pensamiento y de conducta que aún no necesitan. Libres de cualquier necesidad directiva inmediata, las capacidades se pueden servir a una variedad de fines. Tomadas una a la vez, estas diferencias entre la inteligencia natural y la artificial no causan impresión. Todas en conjunto, dan lugar a la sospecha de que las actividades cognoscitivas de las máquinas y de los hombres todavía son sustancialmente diferentes. Al subrayar las diferencias, mi propósito no es menospreciar el trabajo actual en la inteligencia artificial. Las investigaciones que se han llevado a cabo tienen implicaciones prácticas importantes; también nos están proporcionando valiosos modelos para algunos tipos de pensamiento humano. Sus limitaciones se subrayan aquí por dos razones: I)- A los psicólogos, deseo subrayarles que los modelos contemporáneos de las computadoras están sobre-simplificados en el mismo sentido en que lo fueron la temprana psicología de estímulo y respuesta y la temprana teoría psicoanalítica. Quizá sea bueno considerar a la inteligencia artificial con la misma mezcla de esperanzas y de desconfianza que era apropiada para esos primeros esfuerzos. II)- Para los programadores hago una predicción. Puesto que las computadoras se utilizan cada vez más para actividades “humanas”, sea directamente (como en la simulación) sea indirectamente (como en situaciones donde la norma de funcionamiento es psicológica y social), surgirán nuevos y difíciles problemas. El foco de la dificultad no estará más en el reconocimiento de patrones, aprendizaje y memoria, sino en un campo que no tiene mejor nombre que la “motivación”. En apoyo a estas afirmaciones, describo en lo que resta de este artículo tres características fundamentales interrelacionadas del pensamiento humano que se encuentran ausentes en los programas existentes y planeados de las computadoras: 1)- El pensamiento humano siempre tiene lugar en, y contribuye a, un proceso acumulativo de crecimiento y desarrollo. 2)- El pensamiento humano comienza en una asociación íntima de emociones y sentimientos, la cual nunca se pierde por entero. 3)- Casi toda actividad humana, incluyendo el pensamiento, sirve no a uno, sino a multiplicidad de motivos al mismo tiempo.” Estas tres diferencias propuestas por NEISSER desde este estudio son ampliadas a una cuarta: 4)- El pensamiento humano se ejecuta en esferas de procesamiento de información de diferentes órdenes, compuesta por una totalidad no divisible de procesos de “Orden-Desorden” y éstos se manifiestan en procesos psíquicos

Vicent Meliá Bomboí

18


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

complejos como son la Memoria y la Imaginación, dos ladrillos básicos pegados con el cemento de las emociones, que construyen parte de la “psique”. Antes de continuar se hace necesaria una reflexión importante, el artículo de NEISSER fue publicado en 1970, y por tanto es muy lógico esperar que la inteligencia artificial haya avanzado hasta límites insospechados, sobre todo en las denominadas tecnologías punta, utilizadas en la carrera del espacio y en los siempre absurdos fines militares, pero pese a esos avances las diferencias entre el pensamiento humano y el efectuado por la máquina descritos por el autor siguen en plena vigencia.

Vicent Meliá Bomboí

19


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

ORDEN Y DESORDEN EN LA ACTIVIDAD PSÍQUICA

Debemos reconocer que las máquinas no sólo pueden aprender y resolver problemas con increíble facilidad, sino que además pueden imitar estados patológicos humanos, como demuestran IRWIN G. SARASON y BARBARA G. SARASON (1975) en su obra “Psicología Anormal”, donde describen un programa informático elaborado por KENNETH MARK COLBY y colaboradores, que responde a las preguntas de forma idéntica a como lo harían los paranoicos. Aunque desde mi punto de vista, estos autores parecen olvidar que un trastorno mental no es una simple forma de responder, ni un modo de procesar la información. Es una forma de percibir y sufrir el propio mundo, es la desintegración emocional de la interacción “Orden-Desorden”. Cuando domina el proceso de Orden, el pensamiento se hace rígido, casi obsesivo, mientras que cuando rige el proceso de Desorden, el pensamiento se aleja de la realidad y se introduce vertiginosamente en las dimensiones controladas por las alucinaciones. La máquina hoy por hoy puede imitar estados patológicos pero no sufrirlos, pues carece de la interacción fundamental para constituir una actividad psíquica idéntica a la del hombre. Es este el motivo por el cual se hace necesario introducir los procesos de “Desorden” en los modelos actuales de procesamiento, ya que éstos se encuentran limitados únicamente a los procesos de “Orden”. Incluir los procesos de Desorden es un auténtico reto, porque la concepción que solemos poseer del ser humano y de su actividad es de “orden íntegro”. Pensamos que todos nuestros actos, tanto físicos como psíquicos, poseen una intención o un objetivo, y desterramos todo aquello que nos pueda parecer caótico, imprevisible y por tanto incontrolable. Sencillamente desde su génesis el hombre siente pánico por el Desorden, y este miedo es el que parece regir la mayoría de los modelos teóricos del procesamiento humano, dónde toda descripción de la actividad psíquica está más cerca del funcionamiento de las entrañas de un despertador, que de la realidad plástica de los procesos superiores de nuestro cerebro. Hay que destacar que el “desorden” no representa en esta interpretación teórica un proceso caótico, sino más bien la probabilidad de utilización de

Vicent Meliá Bomboí

20


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

multiplicidad de órdenes diferentes. Es una concepción “anarquista” del procesamiento de información, muy lejana a la desgraciada interpretación ofrecida del término “anarquismo” de nuestra anterior historia políticocientífica. El término anarquismo debe ser entendido como la extensión activa de ordenes diferentes que alteran cualquier norma y principio establecidos a priori. Son otros ordenes que se rigen por una lógica diferente, que a pesar del aparente conflicto, poseen unas “variables ocultas” (término utilizado en física cuántica) de donde se puede fundamentar una medición. En pocas palabras, es un desorden, que presenta la existencia de un “cero absoluto” propio y distinto para cada orden. Por tanto la actividad psíquica superior se nos muestra como una interacción de esferas de procesamiento, cada una con su propio orden o desorden. Así podemos entender la “Psique” como una totalidad de “Universos Cerrados” que dan forma a la extensión de fuerzas psicológicas que hacen posible los macro-acontecimientos de información complejos, o sea, la memoria, el pensamiento, la imaginación y el resultado de la fusión entre ellos, la creatividad. Pero vayamos por partes: ¿Qué es un Universo Cerrado?

Vicent Meliá Bomboí

21


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

LA HIPÓTESIS DE LOS UNIVERSOS CERRADOS

El Universo Cerrado puede definirse como un campo de fuerzas que reúne las características de poseer un sistema de leyes de medida propio, y que además, éste sólo puede ser interpretado desde su interior, desde sus “variables ocultas”, ya que si es observado desde el exterior, desde otro universo cerrado distinto, su realidad de orden es deformada, produciéndose en esos momentos un desorden o indeterminación en la medición. Un sencillo ejemplo para ilustrar el artificio de universo cerrado lo podemos encontrar en nuestra vida cotidiana, afirmamos y nuestros sentidos así lo perciben, que el Sol nace por el Este y se oculta por el Oeste, sin duda el Sol parece moverse. Aunque todos sabemos gracias al polaco COPERNICO (14731543), al gran hereje GIORDANO BRUNO (1548-1600) a las proposiciones matemáticas de KEPLER (1571-1630) y al humillado GALILEO GALILEI (15641642), por citar a los más importantes, que el Sol no se mueve, sino que es la Tierra quien da vueltas a su alrededor. Pero de todas formas por más que esforcemos nuestros sentidos, éstos observan lo contrario y ello se debe a que analizamos un universo cerrado, el Espacial, desde otro universo cerrado distinto, el Perceptivo. Y al desarrollarse en un orden diferente existe una deformación en el proceso de observación. Este mismo fenómeno que altera la observación ocurre en los procesos psicológicos, al analizar los distintos universos cerrados por separado, cometemos importantes errores en la descripción, llegando incluso a la deformación total de los sucesos. M. PLANCK (1858-1947) padre de la Física Cuántica, en una de sus conferencias, definió de manera latente el modelo de “Universos Cerrados” que se proponen en el presente texto. Como ejemplo puede tomarse el siguiente fragmento: “El edificio de la Física se basa en las mediciones, y como toda medición está ligada a una percepción sensorial, resulta que los conceptos de la física proceden del mundo de los sentidos. Por ello, algunos científicos y filósofos opinan que la Física sólo tiene relación con el mundo sensorial humano, y así, dicen que un objeto no es otra cosa que una coincidencia de diversas impresiones sensoriales (...) Pero en Física también gobierna la razón y ésta nos dice que si prescindimos de un objeto no por ello éste deja de existir (...)

Vicent Meliá Bomboí

22


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Con estas consideraciones -no conclusiones lógicas, por supuesto- nos vemos obligados a admitir que detrás del mundo sensorial existe otro mundo, el mundo real, con existencia propia independiente del hombre observador. Y que jamás se podrá captar directamente este mundo, sino a través de ciertos signos que nos trasmiten sus objetos (...) Como si dos mundos, el real y el sensorial, no fueran ya suficientes, hay que añadir un tercero: La imagen física del mundo. Éste sería una creación deliberada del hombre, con una finalidad determinada. En cierto sentido, se usa para conocer el mundo real tan a fondo como sea posible; en otro aspecto, se emplea para describir el mundo sensorial de la forma más simple posible (...)”. Estos tres mundos descritos por M. PLANCK, el sensorial, el real y la imagen física del mundo, corresponderían en nuestra hipótesis al modelo de Universos Cerrados. Estos Universos aplicados a la psicología, o lo que es lo mismo, al organismo humano y a su actividad psíquica, quedarían definidos como la totalidad interactiva de: 1)- EL UNIVERSO CERRADO PERCEPTIVO, que equivaldría al mundo sensorial descrito por Planck. 2)- EL UNIVERSO CERRADO SUBATÓMICO, que sería el denominado mundo real. 3)- EL UNIVERSO CERRADO PSÍQUICO, similar al de la imagen física del mundo. A la vez, estos tres Universos Cerrados coincidirán con el “mundo1”, “mundo2” y “mundo3” descritos por K.L. POPPER (1945), en el siguiente texto: “Así pues, el “mundo1”, o el mundo físico, puede considerarse como el ejemplo típico de la realidad o existencia. Sin embargo, yo creo que las cuestiones de terminología o del uso o significado de las palabras son insignificantes. Así considero que el uso de palabras como “real” o “existente” no es muy importante; especialmente si se compara con cuestiones sobre la “verdad” de las afirmaciones o proposiciones teóricas. La proposición cuya verdad quiero defender, y que me parece a mí va un poco más lejos del sentido común, es que no sólo son reales el físico “mundo 1” y el psicológico “mundo 2”, sino que también lo es el abstracto “mundo 3”, “real” exactamente en el mismo sentido en que es real el “mundo 1” físico, de rocas y árboles: los objetos de los “mundos 2 y 3” pueden darse patadas mutuamente, de la misma forma que los objetos del “mundo 1”, y también pueden recibirlas.” Estos tres mundos popperianos mantendrían la siguiente relación con la hipótesis de los Universos Cerrados:

Vicent Meliá Bomboí

23


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

-

El “mundo1” o físico, corresponde al Universo Cerrado Perceptivo (U.C.P.) El “mundo2” o psicológico, corresponde al Universo Cerrado Psíquico (U.C.Ps.) El “mundo3” o abstracto, corresponde al Universo Cerrado Subatómico (U.C.S.)

Para POPPER, estos tres Mundos son abiertos pues interactúan; para nosotros igual, pues los Universos Cerrados interactúan asimismo. Pero éstos son cerrados, en cuanto a orden, ya que cada universo posee un orden propio y diferente al de los otros universos y sólo es posible su extensión hacia otro universo por la mediación de un conjunto de analizadores, tanto exteriores como interiores a cada universo, que traducen los diferentes códigos a otros órdenes. Son estos Universos quienes hacen posible la extensión psíquica del organismo humano y los que crean la interacción “orden-desorden”, proceso éste que radicaliza la diferencia entre el pensamiento humano y el pensamiento de una máquina inteligente. El Universo Cerrado Perceptivo, está determinado por nuestros sentidos y su orden. Así es toda aquella esfera de sucesos que transcurren en el organismo y que podemos observar directamente sin cometer error. Abarca la interacción sujeto-medio y todas las fuerzas y eventos consecuencia de esta interacción. El medio corresponde a lo que se ha denominado universo clásico, o sea, el mundo Newtoniano y su orden. El organismo es toda la estructura biológica y sus procesos observables. Este universo son las fuerzas dinámicas que se ejercen del organismo al medio y del medio al organismo; su límite es nuestra percepción. Puede entenderse como el escaparate de otros órdenes que le subyacen, siendo uno de éstos el Universo Cerrado Subatómico. El Universo Cerrado Subatómico es un orden de “energía-información” que está regido por leyes diferentes al universo Perceptivo. Es un código energético que hace posible la acumulación de información en nuestro cerebro, así como su transformación y extensión a otros universos cerrados del organismo, por medio de “cambios de fase”. Este universo se puede entender como un lenguaje energético que puede ser traducido por las leyes de la Mecánica Cuántica, teoría propuesta por M. Planck (1900)

Vicent Meliá Bomboí

24


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

La interacción de éstos dos órdenes, el Perceptivo y el Subatómico, da como resultado el Universo Cerrado Psíquico, que es diferente a la suma de ambos procesos, pues éste es una interacción de los procesos de “orden y desorden” que da como consecuencia a la actividad psíquica superior. Podemos resaltar que: el Universo Cerrado Subatómico nos da la clave de CÓMO se procesa y acumula la información en nuestro cerebro, mientras que, el Universo Cerrado Psíquico nos informa del RESULTADO del proceso; y es este resultado lo que denominamos con muchos problemas “PSIQUE”. Con esta última afirmación se introduce el dedo en la llaga, nunca curada, de la Psicología pese al paso del tiempo. Conocer a ciencia cierta, qué es la “Psique” o “Alma” y tratar de definirla resulta una de las tareas más difíciles a las que se ha enfrentado la ciencia psicológica. Sobre este mismo tema escribirá BUNGE (1980), citado por JOSÉ SÁNCHEZ CANOVAS (1987): “La pregunta ¿qué es la Psique? Se evade por unos y otros diciendo que no es una pregunta científica ya que no alude a algo observable. En opinión de Bunge, lo que no puede considerarse científica es la respuesta, ya que la ciencia teórica contemporánea se ocupa predominantemente de inobservables tales como las partículas elementales, los campos electromagnéticos, la evolución geológica y biológica, etc... El excluir una pregunta simplemente porque no cabe dentro del marco de una filosofía empirista superada por las ciencias naturales, es signo de dogmatismo filosófico, no de apertura mental y rigor científico”. Siempre olvidamos que el organismo que analizamos en la psicología es el creador de la metodología, el que ha definido el orden, el que ha formulado las teorías que dan la concepción del mundo. Entonces, ¿cómo es posible entenderlo como un sencillo objeto fisiológico sin cometer un enorme error? ¿Cómo podemos medir al ser humano limitándonos únicamente a lo observable, si en realidad son todos sus procesos inobservables los creadores de todas las normas y teorías que utilizamos para su propia medición?

Vicent Meliá Bomboí

25


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

LA LÓGICA ESTÉTICA EN LA INVESTIGACIÓN DE LA PSIQUE

Para enfrentarnos con cierta probabilidad de éxito al dilema que plantea la “Psique” en la investigación psicológica, es evidente que necesitamos elaborar una “lógica” de aproximación científica similar a la que utilizó en su momento histórico Copérnico; éste se planteó una lógica puramente estética: De todos los astros, hay uno que descuella por su magnitud y su importancia para la vida en la Tierra, éste es el Sol. Son sus rayos los que iluminan nuestro mundo, los que hacen crecer las plantas, los que calientan a los animales. ¿Por qué entonces lo situamos al mismo nivel de los otros astros? Su lugar más lógico está en el centro mismo del Universo, los demás planetas, y la Tierra con ellos, por la importancia que representa para nosotros deben girar a su alrededor. Aplicando esta misma lógica estética a la “psique” nos surge la pregunta: ¿Por qué razón negar la existencia de una Psique ordenadora, si ésta se manifiesta en miles de creaciones, diferencia al hombre de la máquina, y hace posible la conciencia de unidad del organismo y su extensión? Entonces, el lugar lógico del Alma está en el centro mismo de la actividad psíquica superior, los demás procesos psicológicos deben girar a su alrededor. Esta reflexión de claro signo platónico está muy lejos del razonamiento denominado científico, pero ha sido ella quien en determinados momentos de la historia de la ciencia ha hecho posible un cambio radical de paradigma o una revolución científica, según terminología de T.S. KUHN (1962) Una de las más feroces críticas al razonamiento integrista sobre la investigación científica es la ejercida por el filósofo de la ciencia PAUL FEYERABEND (1973), quien escribirá: “Ningún filósofo de la ciencia ha demostrado que la ciencia es mejor que la brujería y que procede de una manera racional. La elección a favor de la ciencia se basa en nuestras preferencias y no en argumentos; preferencias y no argumentos son los que nos conducen a dar determinados pasos dentro de la ciencia (lo que no significa que estas decisiones tomadas sobre la base de preferencias no aparezcan envueltas y completamente cubiertas de argumentos, de la misma manera que un buen trozo de carne puede aparecer rodeado y completamente cubierto de moscas)

Vicent Meliá Bomboí

26


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

No hay motivo alguno para sentirse desalentado por este resultado. Al fin y al cabo la ciencia es un producto nuestro y no nuestro soberano; ergo debería ser un súbdito y no el tirano de nuestros deseos”. Si aceptamos aunque sea con reservas la crítica de Feyerabend al denominado razonamiento científico, la “lógica estética” propuesta desde este trabajo para el estudio del Alma se nos presenta como una posible vía para superar las limitaciones, queramos o no, que implica ser científico siguiendo “las viejas reglas”. Con ello nos surge de nuevo la pregunta: ¿por qué no Platón? Y la máxima revolucionaria de 1968, “la imaginación al poder”, tras el paso de los años puede tener un sentido dentro de la investigación psicológica y convertirse en el punto de apoyo sólido, para aplicar la palanca, capaz de mover los esquemas rígidos, fruto de los “complejos de inferioridad” que siempre ha mostrado la Psicología frente a las otras ciencias. Pues como bien argumentará BERTRAND RUSSELL (1872-1970), toda creación científica “emerge como una imprevista intuición imaginativa, como le sucede a un poeta o a un compositor”. Por ello elevar el proceso imaginativo a instrumento científico no es ninguna descabellada pretensión, sino una necesidad. La utilización de esta “lógica estética” puede ofrecernos modelos que sirvan a los psicólogos para afrontar “tabúes” como son: la “Psique” y la “Conciencia” sin complejo de culpa por desterrar la visión decimonónica de la ciencia. Para Bunge ya existen por lo menos cinco maneras de investigar la “psique” (ver S. Canovas 1987) y éstas son: 1)- Por introspección o experiencia interna. 2)- Por inspección de las manifestaciones externas de la actividad del sistema nervioso: movimientos corporales y conducta verbal. 3)- Por la actividad psicológica molar que acompaña a los procesos psíquicos. 4)- Por la actividad neural. 5)- Por los productos culturales de la actividad psicofísica. Y esta realidad llamada “Psique”, desde el modelo de los Universos Cerrados surge de la interacción del universo Perceptivo y el Subatómico, o lo que es lo mismo, es el resultado de la totalidad de procesos de “orden y desorden” del organismo. Por tanto el Alma se convierte en un fenómeno que puede ser analizado y que además, por medio de este modelo se abre una posibilidad para encontrar las “variables ocultas” que nos posibiliten la medición. La clave de estas variables puede estar en el estudio de las dimensiones de las esferas de procesamiento, puesto que, mientras que el Universo Cerrado Perceptivo es un proceso de “materia-energía”, el Universo Cerrado Subatómico es un proceso de “energía-información” y la interacción de ambos

Vicent Meliá Bomboí

27


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

procesos, da como resultado el Universo Cerrado Psíquico que es un proceso de “materia-energía-información”. Hay que recordar que los Universos son cerrados en cuanto a orden, ya que cada esfera de procesamiento, como se ha indicado anteriormente, posee un orden diferente, y a la vez son una interacción de sistemas abiertos, porque cada Universo Cerrado mantiene la posibilidad de comunicación e interacción con los otros universos y sistemas por medio de los “cambios de fase” que sufre la información. Estos cambios de fase son debidos a un conjunto de analizadores exteriores e interiores. Así con esta última afirmación, entra en escena otro fenómeno, el de los analizadores cerebrales y los procesos de cambio de fase. ¿Qué son los analizadores? ¿Qué es un cambio de fase?

Vicent Meliá Bomboí

28


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

ANALIZADORES Y CAMBIOS DE FASE EN EL UNIVERSO PSÍQUICO

La descripción de los analizadores cerebrales fue realizada por el fisiólogo ruso IVAN PETROVITCH PAVLOV (1923) para quien: “(...) los hemisferios cerebrales se componen de un conjunto de analizadores: oculares, auditivos, cutáneos, nasales y bucales. El estudio de estos analizadores nos ha llevado a la conclusión de que su número debía aumentarse. En efecto, además de los analizadores mencionados, que se relacionan con el mundo exterior, tenemos que reconocer la existencia de analizadores especiales que tienen como misión descomponer el inmenso complejo de los fenómenos internos que se asientan en el organismo. Está claro que al organismo no sólo le interesa el análisis de los fenómenos externos; el análisis de los fenómenos internos es de suma importancia para él. En una palabra, además de los analizadores mencionados deben existir los analizadores internos. Uno de los más importantes es el analizador motor, el analizador del movimiento. Sabemos que, de todos los puntos del aparato motor, bolsas sinoviales, tendones, superficies articulares, etc..., salen nervios centrípetos, que señalan constantemente el menor detalle del acto motor. Todos estos nervios se reúnen en las células corticales. Las terminaciones periféricas de estos nervios, los mismos nervios y, finalmente, las células de los hemisferios a donde se dirigen, constituyen en su conjunto un analizador especial que descompone el acto motor, aún el más complejo, en multitud de elementos infinitesimales, lo que asegura la gran variedad y la depurada precisión de nuestros movimientos esqueléticos”. Los analizadores descritos por PAVLOV pueden ser comparados a un conjunto de “traductores”, que ubicados en nuestro cerebro, descomponen en elementos infinitesimales la información que el organismo recibe tanto del mundo exterior como del mundo interior. Estos analizadores transforman los lenguajes de ambos mundos a un código asimilable. Se puede decir que descomponen un lenguaje para crear otro diferente; tienen la propiedad de traducir un código y unas reglas de información determinadas por un orden, a otro código y reglas enmarcadas en

Vicent Meliá Bomboí

29


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

otro orden diferente, sin perder durante el proceso de traducción, el contenido del mensaje. Es este proceso lo que denominamos “cambio de fase” e indica el tipo de cambio en el que las propiedades de la información se transforma drásticamente en otro orden sin perder el contenido del mensaje, por una variación de sus condiciones producida por los analizadores. Un ejemplo sencillo para ilustrar este cambio es someter el agua a bajas o altas temperaturas. El líquido se convertirá en un sólido, hielo, o en un gas, vapor de agua. El agua debido a la alta o baja temperatura ha sufrido un cambio de fase. Un proceso similar le ocurre a la información, tanto a la que proviene del exterior como la que surge del interior del organismo humano; ésta puede ser traducida a dos lenguajes posibles, a un código de “materia-energía” y a otro de “energía-información”. El primero, es el lenguaje del Universo Cerrado Perceptivo, el segundo, es el idioma del Universo Cerrado Subatómico. El lenguaje “materia-energía” es un código bioeléctrico, como por ejemplo el que realiza el sistema nervioso que se funda bioquímicamente en el potencial de reposo de la membrana celular originado por la distribución desigual de iones de sodio (Na+) y potasio (K+), además de la carga negativa de las proteínas disueltas en el interior de las células nerviosas. Es de esta forma bioeléctrica, como el impulso se transmite por el sistema nervioso y son los analizadores exteriores quienes, por medio de los cambios de fase, traducen el impulso que proviene del mundo exterior y posibilitan con la traducción de su código su procesamiento y la extensión hacia el interior, hacia el Universo Cerrado Subatómico. Mientras que el lenguaje “energía-información”, proviene del mundo interior y se fundamenta en las leyes de la energía, que pueden ser descritas y analizadas por la Teoría Cuántica; hipótesis que será detallada en los siguientes capítulos. Son los analizadores exteriores los que traducen este código de “energíainformación” para posibilitar su extensión hacia el exterior, hacia el Universo Cerrado Perceptivo. Pero... ¿qué sucede cuando estos analizadores dejan de funcionar? “(...) después de haber extirpado los lóbulos temporales y occipitales de los dos hemisferios, Munk descubrió ciertas anomalías en la vista y la audición de los perros operados -escribirá Pavlov. Munk denominó a esa actitud especial del animal hacia el exterior en lo referente a la vista y el oído “ceguera psíquica” y “sordera psíquica”. ¿Qué quería significar esto? Tomemos la ceguera psíquica: voy a intentar explicarla con claridad.

Vicent Meliá Bomboí

30


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Después de la ablación de los lóbulos occipitales, el perro no perdía la facultad de ver. Apreciaba el contorno de los objetos que se cruzaban en su camino, reaccionaba a la luz y la oscuridad, pero ya no era capaz de reconocer a su amo, a quien hasta entonces había reconocido perfectamente; no experimentaba ninguna reacción en su presencia y no era más que un estímulo óptico como cualquier otro. Ocurría lo mismo con todos los objetos. Munk dijo, en aquella ocasión que: el perro “ve” pero “no comprende”. ¿Qué significaban las palabras: comprender ó no comprender? No significaban nada concreto, debían ser definidas previamente. El método de los reflejos condicionados ha planteado el estudio del problema sobre una base sólida, rehusando todas las nociones psicológicas y permitiendo elucidarlo plenamente. Desde el punto de vista objetivo, se considera que la destrucción de los hemisferios cerebrales tiene los mismos efectos que la total extirpación o destrucción parcial de un analizador (...) (...) si el analizador se destruye o queda más o menos deteriorado, el animal ya no es capaz de establecer una diferenciación sutil entre los fenómenos del mundo exterior. La capacidad de análisis va disminuyendo a medida que se va destruyendo el analizador. Cuando el analizador está totalmente destruido, no se puede llevar a cabo el análisis del fenómeno más simple del mundo exterior (...) (...) Esta interpretación nos ayuda a esclarecer el tema y nos facilita su exploración, mientras que el punto de vista psicológico -sentenciará Pavlov- se encuentra en un callejón sin salida y no puede añadir nada a las palabras “comprende” o “no comprende” (...) (...) En lugar de afirmar que el perro ha dejado de comprender, decimos que su analizador está inutilizado, y que éste es el motivo de que haya perdido la facultad de elaborar reflejos condicionados ante estímulos ópticos más sutiles y más complejos”. Desde el punto de vista psicológico, sin duda, no se puede objetar sobre los planteamientos de Pavlov, pero también es cierto que desde este enfoque pueden ser ampliados a unos límites insospechados. PRIMERO: Los analizadores no sólo pueden ser destruidos, sino también anulados parcialmente como sucede durante el proceso hipnótico, o como ocurre en ciertas alteraciones mentales donde el sujeto se aísla drásticamente del mundo exterior. SEGUNDO: La destrucción o anulación de un analizador impide la traducción y extensión de la información, por lo que, aunque el mundo exterior e interior funcionen perfectamente, se encuentran aislados, totalmente incomunicados, no existe ningún tipo de interacción, por lo que desarrollan cada uno sus procesos de espalda uno al otro, podríamos decir de modo autista.

Vicent Meliá Bomboí

31


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

TERCERO: La expresión utilizada por Munk, puede transcribirse como que ha desaparecido la interacción de los dos mundos, el exterior e interior (Universo Cerrado Perceptivo y Subatómico) y por tanto el procesamiento de información ha quedado aislado en dos esferas que son incapaces de comunicarse, ya que no existen traductores (analizadores) entre los distintos lenguajes. El mundo exterior funciona correctamente, sin error, el perro “ve”, asimismo lo hace el mundo interior, pero no existe comunicación entre ellos, porque no son posibles los cambios de fase de los diferentes códigos, el perro “no comprende”. Se ha roto la cadena de procesamiento “materia-energía-información”, no existe pues, la interacción “orden-desorden” que da forma a la actividad totalizadora. CUARTO: El deterioro total o anulación parcial de los analizadores crea dos esferas de procesamiento que no se reconocen, donde el proceso superior del organismo pierde toda interacción unificadora desmoronándose. Mientras que por otra parte, para contrarrestar esta fragmentación, el mundo interior (el Universo Cerrado Subatómico), da forma a un mundo paralelo de fenómenos que no poseen ninguna relación con el medio, aunque pueden proyectarse en él. Es en esta situación donde se fragua una alteración psicótica. En esta alteración el proceso de “Desorden” domina la actividad psíquica superior, sucede como en el proceso onírico (los sueños), donde al no producirse “cambios de fase” significativos en cuanto a estimulación proveniente del Universo Perceptivo (proceso de Orden), no existe interacción y por tanto rigen los procesos subatómicos en la actividad psíquica (proceso de Desorden) Por ello en la alteración psicótica, el organismo sufre y padece un mundo extraño y caótico, que lo envuelve y aísla del medio, en él se suceden imágenes, voces, sonidos, colores, etc., con gran plasticidad y con dimensionalidad que no son más que una auto-estimulación del propio Universo Cerrado Subatómico, que únicamente recibe y auto-procesa su propia información, llegando a confundir el foco de emisión de la misma, o lo que es lo mismo, el organismo interpreta la información como producida en el mundo exterior, cuando la realidad es que la información que está procesando es de su mundo interior. Es esta falsa interpretación del foco de emisión del procesamiento lo que da forma al fenómeno alucinatorio. La auto-estimulación del Universo Cerrado Subatómico se desarrolla en un proceso circular cerrado, en otras palabras, con la anulación del analizador ha desaparecido la facultad de permeabilidad y de comunicación (interacción) entre los sistemas que componen los distintos Universos, por lo que el organismo sufre y vivencia su desintegración como totalidad.

Vicent Meliá Bomboí

32


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

QUINTO: Los analizadores también pueden ser alterados por una sobreestimulación o una infra-estimulación. La anulación radical de la estimulación en uno de los Universos, produce un desequilibrio estimular entre las esferas de procesamiento del mundo exterior e interior que bloquea el analizador y evita los cambios de fase. Esta situación puede darse cuando el organismo es expuesto a aislamiento sensorial radical, con lo que puede vivenciar escenas de carácter alucinatorio. SEXTO: Además, los analizadores pueden ser comparados con la teoría del “filtro selectivo” descrita por BROADBENT (1958) ya que su función es ampliada a una selección estimular o filtro, entre ambos universos. SÉPTIMO: Y por último, igualmente el organismo puede controlar conscientemente por medio de aprendizaje estos analizadores, un ejemplo de este control, puede reflejarse en los siempre polémicos e interesantes casos de auto-sugestión, meditación, estados místicos, etc. Estos siete puntos nos ofrecen una ligera muestra de la plasticidad del punto de vista psicológico para la interpretación y formulación de hipótesis que pueden dar forma a una teoría totalizadora del organismo capaz de integrar a su vez los hallazgos de la fisiología, pese a la tan respetada opinión del gran maestro Pavlov (1849-1936) Los analizadores nos han introducido en la médula del modelo propuesto de Universos Cerrados y nos ofrecen una importante pieza para comprender la interacción “orden-desorden” de la actividad psíquica. Así éstos se nos muestran como un eje nuclear del procesamiento de información.

Vicent Meliá Bomboí

33


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

LOS ANALIZADORES UNA CLAVE PARA INTERPRETAR LA CONDUCTA PATOLÓGICA DE LAS CÉLULAS CANCEROSAS

Si forzamos nuestra imaginación e interpretamos a la célula humana como un procesador de información similar a un cerebro, podemos formular la hipótesis de que también las células están constituidas por analizadores exteriores e interiores. Entonces del mismo modo que en el caso de los analizadores del cerebro humano, siguiendo las premisas de PAVLOV, cuando en una célula se destruye o queda más o menos deteriorado el analizador exterior, ésta es incapaz de establecer una diferenciación en su mundo exterior, es decir no puede llevar a cabo el análisis más simple: “ve” a la célula compañera, pero “no la reconoce”. La célula con el analizador exterior dañado entra en una especie de alteración autista, donde le es imposible detectar a las células compañeras. Con la anulación del analizador exterior que constituye el procesamiento de información de la célula, desaparece la facultad de identificar a las células que constituyen su propio tejido. Así se podría afirmar, si personificamos, que la célula siente ante sí un enorme vacío, y por ello, igual que haría un animal acostumbrado a vivir en manada, de repente se siente extraviada y perdida, e intenta rellenar desesperadamente el vacío que percibe para encontrar la proximidad de las células compañeras. Y en ésta búsqueda da inicio a un proceso caótico de multiplicación que se convierte en un torrente suicida.

Vicent Meliá Bomboí

34


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

APORTACIONES DE LA TEORÍA DE SISTEMAS

Pero

el procesamiento de información sigue siendo una totalidad más

compleja, donde las esferas mayores son los Universos Cerrados y éstos a su vez, están compuestos por otras unidades que son los Sistemas y Subsistemas, que poseen un orden paralelo al Universo Cerrado al que pertenecen. Esta ampliación del modelo ha sido posible gracias a la Teoría de Sistemas de G. MILLER (1973), ROYCE y BUSS (1976), POWELL y ROYCE (1978) Por tanto para seguir avanzando se hace necesaria una descripción de la Teoría de Sistemas, que aunque a grandes trazos, puede darnos una visión general. (Para una ampliación se remite al lector a J.S. CANOVAS 1987) Según la Teoría de Sistemas, el Universo entero puede considerarse como una jerarquía de sistemas más pequeños dentro de sistemas mayores. Entendiéndose un SISTEMA como un conjunto de unidades interactuantes con relaciones entre ellas. Tales relaciones incluyen tanto la ESTRUCTURA como los PROCESOS. Siendo la ESTRUCTURA de un sistema, la ordenación de sus subsistemas y componentes en el espacio de un momento dado del tiempo. Y el PROCESO se refiere a todo cambio en el tiempo de materia-energía y de la información del sistema. La Teoría de Sistemas también ha aportado una interesante interpretación del organismo humano; donde, el denominado Sistema Psicológico Total, en nuestra hipótesis Universo Cerrado Psíquico, incluye un suprasistema con seis subsistemas principales: a)- EL SENSORIAL: Es un sistema jerárquico multidimensional que traduce la energía física en información psicológica. b)- EL MOTOR: Traduce la información psicológica en energía física. c)- EL COGNITIVO: Transforma la información con vistas a detectar las invarianzas ambientales y a su vez subsume Percepción, Pensamiento y Simbolización. d)- EL AFECTIVO: Transforma la información en estados de alerta e integra Temperamento y emocionalidad. e)- EL DE ESTILO: Integra y modula la información, coordinando la cognición y el afecto, para seleccionar modos particulares de procesamiento.

Vicent Meliá Bomboí

35


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

f)- EL DE VALORES: Coordina la cognición y el afecto para alcanzar metas específicas. Después de esta sencilla exposición de la Teoría de Sistemas nos queda reflexionar sobre las diferencias que mantiene con el modelo propuesto de los Universos Cerrados. DIFERENCIA1: La Teoría de Sistemas: Considera al Organismo como una jerarquía de sistemas pequeños dentro de sistemas mayores. La hipótesis de los Universos Cerrados: No implica una relación jerárquica de sistemas, sino una relación de mismo nivel, ya que no puede entenderse un sistema como menor o mayor que otro, puesto que no pueden separarse de la totalidad de Orden que constituyen. Si se hiciera, si se separaran para analizarse o medirse, se deformaría la realidad del proceso de la esfera. DIFERENCIA 2: La Teoría de Sistemas: Distingue entre Sistema Abierto y Sistema Cerrado, según sean sus límites, si bien éstos son permeables, o no, y si puede haber, o no, transmisión de información de un sistema a otro. La hipótesis de los Universos Cerrados: También hace esta distinción, pero la diferencia importante es que mientras los sistemas son abiertos, en cuanto a la posibilidad de extensión de la información, los universos son cerrados en cuanto a orden; es decir son esferas de procesamiento con distinto orden que se desarrollan en diferentes reglas y leyes de funcionamiento. Esto implica en la hipótesis de los Universos Cerrados que no todos los sistemas descritos anteriormente: Sensorial, motor, cognitivo, afectivo, estilo y valores; posean el mismo orden o las misma leyes de medida. Así, si diéramos unas primeras pinceladas para dar forma al boceto que resulta de estas diferencias, nos quedaría, según la hipótesis de los Universos Cerrados, la siguiente distribución de orden de cada sistema: Los sistemas multidimensionales SENSORIAL y MOTOR se incluirían dentro del orden del Universo Cerrado Perceptivo, por tanto su dimensión de procesamiento sería de “materia-energía” o de “energía-materia”, dependiendo si la dirección de la extensión de información es hacia fuera (Hex) o hacia dentro (Hin) Cuando la extensión en estos sistemas, es hacia dentro, es un proceso de cambio de fase donde las sustancias químicas (materia) se transforman en energía; éste es el caso del Sistema Sensorial. Mientras que cuando la extensión es hacia fuera el proceso es a la inversa, la energía por medio de un cambio de

Vicent Meliá Bomboí

36


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

fase se transforma en materia (sustancias químicas), esta situación se da en el Sistema Motor. Sin embargo, es necesario antes de continuar este boceto de orden de los sistemas hacer una aclaración, sin la cual el lector podría entrar quizá en confusión; cuando se utilizan los términos “materia”, “energía”, “información”, se expresa con ellos la transformación que sufre un mensaje o paquete de información, que proviene tanto del exterior como del interior del organismo. Es la traducción que sufre un mensaje para ser leído por cada esfera de procesamiento, o lo que es lo mismo, es la conversión de un mensaje a otros idiomas o códigos diferentes. Y cuando se utilizan las interacciones “materia-energía”, “energíainformación” y “materia-energía-información”, se indica el proceso circular que rige en cada esfera de procesamiento. En él se describe un proceso bidireccional que, como más tarde veremos, por medio de la hipótesis del Procesamiento Esférico, puede ampliarse a un proceso multidireccional. Después de esta aclaración, regresamos sobre el tema pendiente que nos sitúa el Sistema de ESTILO en el Universo Cerrado Subatómico; con ello su dimensión de procesamiento es de “energía-información” que está regida por las leyes cuánticas, como anteriormente se ha indicado y más tarde desarrollaremos. En esta esfera de procesamiento, en el Universo Cerrado Subatómico es donde se almacena y se recupera la información, éste es el núcleo de la memoria, del pensamiento, de la imaginación y de la creatividad. Asimismo, los Sistemas COGNITIVO, EVALUATIVO y AFECTIVO, formarían parte del Universo Cerrado Psíquico, es decir de la interacción de orden “materia-energía-información”, en otras palabras de la interacción “orden-desorden” que constituye la conciencia de totalidad del organismo, es decir, la “psique” o el Alma. Otra diferencia importante entre la Teoría de Sistemas y el modelo de Universos Cerrados es que, mientras que la Teoría de Sistemas implica una relación jerárquica, donde unos sistemas dominan sobre otros, el modelo de Universos Cerrados mantiene una visión totalizadora, donde no existe un dominio jerárquico, pues no se puede afirmar que el sistema A es mayor o menor que el B, o más o menos importante que el C. Por lo que todos los sistemas se interpretan en conjunto gracias al fenómeno de la extensión que los unifica creando al organismo como un todo. La extensión de la información entre los Universos cumple una misión de importancia central en el procesamiento psicológico, que es marcar y determinar la dirección, y ésta no es lineal sino circular.

Vicent Meliá Bomboí

37


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

La información psíquica se extiende siguiendo un trayecto circular y es esta extensión quien da la dirección de la información dentro de los Universos Cerrados del organismo. Pero, ¿qué queremos decir con que la información psíquica se extiende circularmente?

Vicent Meliá Bomboí

38


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

LA EXTENSIÓN CIRCULAR DE LA INFORMACIÓN

Si nos detenemos a observar el desarrollo de un suceso que se produce a nuestro alrededor, como por ejemplo la caída libre de un vaso, nos daremos cuenta que nuestros sentidos perciben el evento sin cometer apenas ningún tipo de error de espacio y de tiempo, ya que la información es procesada casi instantáneamente por nuestro cerebro, es decir, da la sensación que el suceso se desarrolla simultáneamente en el ambiente y en nuestro cerebro. Cuando el vaso choca contra el suelo y estalla en decenas de trozos de cristal, nuestro cerebro simultáneamente procesa y analiza el hecho sin apenas cometer error en el transcurso del tiempo. Este sencillo ejemplo, nos plantea una interesante cuestión, si la introducción de información en nuestro procesamiento cerebral se realiza hipotéticamente en un trayecto de “ida y vuelta”, o lo que es lo mismo, cuando está en un punto del camino no está en otro punto diferente del mismo trayecto, ¿cómo es posible entonces que nuestro cerebro analice un suceso que se desarrolla en el tiempo sin cometer apenas error? El lector podrá objetar que la cuestión es simple, puesto que debido a la gran velocidad de transmisión de la información por parte del sistema nervioso, es normal que no se perciba ningún error y esto es en parte cierto. Pero debido a esa misma velocidad de procesamiento cerebral, superior a la del desarrollo del suceso exterior descrito, como la caída del vaso del ejemplo, el trayecto de introducción no es de “ida y vuelta” sino que se convierte en circular. Entonces si se formula la existencia de un procesamiento circular, equivaldría a afirmar que un mensaje se halla instantáneamente en cualquier punto del circuito. Esto rompería la visión sencilla de que la información recorre punto a punto el sistema nervioso; ya que, simultáneamente podría estar en cada esfera de procesamiento. En otras palabras, una misma información, se podría sostener irónicamente, estaría a la vez, en el cerebro y en el dedo gordo del pie. Para ilustrar esta hipótesis circular describiré un sencillo artificio que puede ayudarnos a la comprensión de la extensión de la información psíquica.

Vicent Meliá Bomboí

39


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Imaginemos que construimos una máquina similar a un tocadiscos clásico, pero con la diferencia que podemos aumentar la velocidad circular del disco a nuestra voluntad, e incluso aceptaremos en este ejemplo que la velocidad que puede alcanzar el disco puede ser ilimitada, hasta tal punto que puede llegar a la velocidad de la luz. Ahora, sin desvanecer la imagen de la máquina, imaginemos que sobre el disco, en uno de los lados, pintamos un punto rojo que destaca considerablemente del fondo, y a su vez, cubrimos el disco con un forro fijo del mismo tamaño, sin impedir la movilidad del disco. A este forro o sobre-disco, le realizamos cuatro ventanillas simétricas por las que observar el paso del punto rojo; y estas ventanillas están en los bordes del forro, una arriba, otra abajo, y las otras dos, una a la derecha y otra a la izquierda, de tal forma que sólo sea por ellas por donde podamos ver el paso del punto. Si ponemos en marcha la máquina con una velocidad lenta, observaremos que el punto va apareciendo cada vez en una de las ventanillas y como suponemos que la velocidad es uniforme, es de esperar que el punto tardará el mismo tiempo en el transcurso de aparición en cada una de las ventanillas, o sea: t1 = t2 = t3 = t4. Al aumentar la velocidad del disco iremos observando que el tiempo de aparición del punto de una ventanilla a otra irá reduciéndose y si seguimos aumentando la velocidad, percibiremos que el punto parece estar casi simultáneamente en todas las ventanillas. Cuanta más velocidad lleve el disco más difícil nos será determinar en que ventanilla se halla el punto y si nos permitimos imaginar que la velocidad del disco puede alcanzar la de la luz (300.000 km/seg) nos encontraremos que el punto está en todas las ventanillas a la vez y que el tiempo literalmente ha desaparecido. Con este simple ejemplo imaginativo podemos formular una conclusión lógica, que afirmaría: Todo suceso que transcurre circularmente, si aumenta su velocidad disminuye el tiempo y si la velocidad es importante o se acerca a la velocidad de la luz, el suceso observado se encontrará a la vez en cualquier punto del transcurso circular. Esta es la hipótesis que hemos denominado de extensión circular de la información. Desde esta formulación teórica mantenemos que la información se extiende por el organismo y el ambiente de forma circular, con ello podemos afirmar que puede encontrarse a la vez en cualquier punto del organismo y del ambiente. Y a su vez, cualquier suceso exterior se interna al organismo siguiendo este trayecto circular; con lo que es procesado al momento sin error de espacio y de tiempo, puesto que el procesamiento y el suceso suceden al mismo tiempo. Por tanto, un foco de información producido en el nivel profundo del organismo

Vicent Meliá Bomboí

40


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

podrá estar simultáneamente con la misma intensidad y sin perder el contenido del mensaje en cualquier otro nivel ya sea del propio organismo o del medio. Asimismo, se reproducirá el fenómeno si el foco de información se encuentra en el exterior del organismo, como sucede en el ejemplo de la caída libre de un vaso. Hay que destacar como nota importante que la extensión circular de la información puede producir dos tipos de alteraciones o errores: PRIMER ERROR: Que un foco de información emitido desde el exterior, desde el medio, sea interpretado erróneamente por el organismo como emitido desde su interior. SEGUNDO ERROR: Ocurre cuando el foco de información es emitido desde el interior del organismo y es analizado e interpretado por éste como procedente del medio. Un claro ejemplo de este último error es la alucinación. Tenemos que admitir sin embargo, que este modelo propuesto de procesamiento circular de la información psicológica es un artificio bastante simple; pero lo hemos utilizado porque él nos ofrece la base para la explicación y construcción de lo que denominaremos el procesamiento tridimensional o Procesamiento Esférico.

Vicent Meliá Bomboí

41


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

EL PROCESAMIENTO ESFÉRICO DE LA INFORMACIÓN

Si regresamos sobre el ejemplo anterior del disco y volvemos a forzar nuestra imaginación al límite, e imaginamos que sacamos el disco de la máquina mientras éste sigue rodando a una velocidad que se aproxima a la de la luz y lo hacemos girar a la vez, sobre su borde, como una moneda sobre una mesa, también con velocidad máxima, ante nuestra mirada el disco crearía una esfera, puesto que adquiriría dimensiones. Con ello el punto rojo observado estaría simultáneamente en cualquier parte de la esfera. En el procesamiento esférico, así como en el circular, un mensaje puede ser procesado en cualquier punto del transcurso, pero la diferencia radical entre ambos, es que el procesamiento esférico permite que el mensaje informativo posea dimensiones, es decir, que sea más que un simple código uniforme, posibilita que éste tenga volumen, espacio y tiempo. Este procesamiento esférico consigue que nuestra psique genere una actividad dimensional; que soñemos, pensemos, recordemos e imaginemos sucesos con dimensiones espaciales y temporales. El procesamiento esférico nos capacita para almacenar y producir información con dimensionalidad. Según estas afirmaciones el organismo se nos muestra como una interacción de esferas de procesamiento (Universos Cerrados y Sistemas) de distintos órdenes con un procesamiento de información que ya no es serial, ni siquiera es paralelo, sino que es un procesamiento esférico que posibilita la extensión de la información, tanto hacia fuera como hacia dentro del organismo, siguiendo un orden plástico capaz de gestar un abanico de probabilidades de orden, que no se sujeta a ninguna norma fija. Por ello un macro-acontecimiento de información psíquico puede ser procesado, en el mismo momento, en multiplicidad de puntos de la esfera del organismo humano, o en varias esferas a la vez. Con la última afirmación se rompe definitivamente con la visión ordenada y ordenadora del procesamiento de información vigente, donde un mensaje debe ser procesado antes por el sistema A, para serlo después por el B y a continuación por el C, etc.

Vicent Meliá Bomboí

42


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Entonces según el modelo esférico, un mensaje es procesado al mismo tiempo en los sistemas A, B, C... Además, este enfoque nos introduce en el siempre resbaladizo dominio de las probabilidades. Por tanto, si mantenemos las hipótesis descritas se hace necesario incluir un modelo de “desorden” en el paradigma del procesamiento de la información psíquico, con el que poder salvar las lagunas que producen los modelos de “orden”. Sin duda estamos tocando el fondo...

Vicent Meliá Bomboí

43


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Vicent Meliá Bomboí

44


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Capítulo II

PSICOLOGÍA Y MECÁNICA CUÁNTICA

Vicent Meliá Bomboí

45


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

EN BUSCA DE LA ENERGÍA BÁSICA QUE CONSTITUYE LA PSIQUE

Es casi imposible no sentirse arrastrado y magnetizado por la obra del pintor Vincent Willem Van Gogh (1853-1890), sus cuadros son sin duda más que simples retratos y paisajes, son las huellas de la energía de la creatividad, grabadas sobre un lienzo con el mismo ímpetu que las de un potro salvaje desbocado sobre un campo de trigo. Las pinceladas de color de Van Gogh, son códigos que se convierten en el espejo de unas emociones que surgen como impactos psíquicos desde un Alma que abraza y hace el amor con la locura. Fue el propio artista quien describió su forma de interpretar la realidad al afirmar: “Mi gran anhelo es aprender a hacer tales inexactitudes, tales anomalías, tales modificaciones, tales cambios de la realidad, para que salgan, ¡pues claro!... mentiras si se quiere, pero más verdaderas que la verdad literal.” Van Gogh dejó esparcido sobre cada paisaje, sobre cada retrato y figura un trozo de su “psique atormentada”. Las pinceladas multicolores de su obra se transforman en una especie de código, en un lenguaje simbólico, que analizado en su totalidad constituye un mensaje que nos informa, fiel como una radiografía, de las fases de transformación que sufrió la actividad psíquica del genial artista. Este mismo fenómeno puede detectarse en cada aportación intelectual del ser humano, detrás de cada obra literaria, artística, científica... pueden descubrirse, como ya indicó la Teoría Psicoanalítica, algunas de las piezas que conforman el rompecabezas de la mente. La formulación de que existe en cada creación del hombre una posibilidad de aproximarse al alma del autor, por medio de una arqueología psíquica, nos sirve como premisa a priori para enfrentarnos a la Teoría Cuántica. Esta arqueología psíquica nos permite afirmar que la Teoría Cuántica, como creación intelectual, es un reflejo de la actividad superior de los investigadores que la han hecho posible, por ello, se nos muestra como una extensión psíquica de cada científico que ha intentado desvelar los enigmas, aportando una interpretación a cada una de sus hipótesis. Así por tanto, desde este trabajo mantengo una premisa estética que sostiene que la descripción y análisis de esta Teoría nos ofrece una posible clave para la

Vicent Meliá Bomboí

46


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

comprensión de los procesos superiores que la han hecho posible. Es por ello, pese a las objeciones, que seguro que las hay, la Teoría Cuántica puede ser introducida de lleno en el universo de la investigación psicológica. Pero también es cierto amigo lector que, este argumento de la arqueología psíquica de las creaciones, formulado a priori, aunque lógico, resulta demasiado simple para constituir por sí mismo un peso significativo que incline la balanza a favor de esta hipótesis. El hecho de reconocer la simplicidad de esta idea inicial, obliga a buscar una descripción más sólida y cimentada del por qué la Teoría Cuántica, puede ser utilizada para estudiar los procesos psíquicos superiores del ser humano como son la Memoria, el Pensamiento y la Imaginación. Y por qué no ¡quizá la introducción de la Teoría Cuántica a los procesos psicológicos, pueda ayudarnos a encontrar el Alma perdida! No olvidemos que, al fin y al cabo, queramos o no, el Alma es el objeto “real” de la ciencia psicológica, según su propia definición. Por tanto, para conseguir nuestro objetivo de comprender y describir científicamente la “Psique”, se hace necesario como primer paso aproximarnos a esta revolucionaria Teoría, para después, aplicarla sin ningún tipo de complejo a los procesos cerebrales. Fueron algunos hechos experimentales, como el efecto fotoeléctrico, quienes indujeron a MAX PLANCK en 1900, a formular su Teoría Cuántica sobre la energía. Según ella, la energía no puede ser absorbida o desprendida de forma continua, sino en cantidades pequeñas y determinadas, múltiplos de una unidad fundamental que llamó “cuanto” y que representa la menor cantidad posible de energía. La Teoría Cuántica se nos muestra entonces como una ley de la energía, y como ya hemos descrito, el organismo humano es un sistema en el que se redistribuye la energía, gasta energía, y la repone para mantenerse (HELMHOLTZ 1821-1894). Así desde la aventura que vamos a emprender, el ser humano es una totalidad que procesa energía. Es un todo energético constituido por tres Universos Cerrados, donde en cada uno de ellos rige un orden diferente de transformación de esa energía. 1)- En el Universo Cerrado Perceptivo domina una transformación bioeléctrica “materia-energía”, siendo un ejemplo representativo de la misma la efectuada por el sistema nervioso. 2)- En el Universo Cerrado Subatómico del organismo, dominan las leyes más específicas de la Teoría Cuántica; en este universo, las partículas energéticas que constituyen nuestro cerebro, y que hacen posible el almacenamiento, la recuperación y la fusión de la información psíquica, se desenvuelven de forma

Vicent Meliá Bomboí

47


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

similar a como lo hace el electrón en la estructura atómica. Es un Universo de “energía-información”. 3)- Asimismo la interacción de los dos órdenes energéticos anteriores, el Perceptivo (1) y el Subatómico (2), da forma al Universo Cerrado Psíquico; que es la génesis del proceso energético “materia-energía-información”; este Universo es el que da forma a la actividad psíquica superior del ser humano, es decir, a la interacción “Orden-Desorden” que teje la complejidad de la red que da forma a la Psique. Por tanto, es sin duda esta interacción energética de “Orden-Desorden” la que constituye; lo que los mitos, las religiones y la filosofía han denominado durante miles de años, el Alma.

Vicent Meliá Bomboí

48


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

EL ORGANISMO HUMANO, UN PROCESADOR Y PRODUCTOR DE ENERGÍA

Si volvemos nuestra mirada sobre la historia de la ciencia descubriremos, que la visión del organismo como procesador y productor de energía no es nuevo pues ya en 1791 el italiano LUIGI GALVANI (1737-1798) escribía: “Luego de disecar y preparar una rana, la puse en una mesa en la cual había, a cierta distancia, una máquina eléctrica. Casualmente uno de mis ayudantes tocó con la punta de su escalpelo el nervio crural interno de la rana: inmediatamente, los músculos de los miembros entraron en violentas convulsiones (...), sentí un gran deseo de intentar yo mismo el experimento y de descubrir su oculto principio (...) Llevé el animal a una cámara cerrada y lo puse encima de una plancha de hierro; y cuando toqué la plancha con el gancho de cobre fijado en la médula, observé las mismas contracciones espasmódicas que antes. Probé con otros metales y tuve el mismo resultado, más o menos violento (...) Con los no conductores no se producía nada. Esto era bastante sorprendente, y me movió a sospechar que la electricidad era inherente al animal mismo; sospecha que quedó confirmada por la observación de que cuando se producen las contracciones se cierra entre los nervios y los músculos una especie de sutil circuito nervioso que se parece al circuito eléctrico de la botella de Leyden (...)” Como nota para el lector, hay que destacar, que la “botella” que nombra Galvani en su comparación, es el antecedente de los modernos condensadores y se construye en 1745, en la Universidad de Leyden (Holanda). Si seguimos por el sendero de la ciencia, buscando las huellas de algunos pensadores que mantuvieron la visión energética, podemos encontrar en 1848 el estudio sobre “la electricidad animal” que realizó, EMIL DU BOIS-REYMOND (1818-1896), discípulo de JOHANNES MULLER, quien afirmaba que eran eléctricas las corrientes que circulaban por los nervios. Pero uno de los personajes que no podemos olvidar en este caminar, es el alemán FRANZ-ANTON MESMER (1734-1814) que descubrió lo que él denominó “magnetismo animal”, y, aunque fue un médico muy serio, fue relegado por la ciencia dominante, por esta teoría, a la categoría de curandero marginal.

Vicent Meliá Bomboí

49


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Sólo el paso del tiempo, después de que la histeria, la hipnosis y la sugestión se convirtieran en objetos de investigación científica, lo levantaría un siglo más tarde de su letargo de olvido, bajo el impulso de Charcot en París, y de Bernheim en Nancy. Es interesante resaltar que muchas terapias actuales de grupo, también resucitan a su manera las prácticas de Mesmer. El “magnetismo animal” tenía raíces en ritos arcaicos donde se afirmaba que los cuerpos celestes y las fuerzas cósmicas influían sobre los organismos vivientes; y se abrazaba a la interpretación de la naturaleza del magnetismo físico, que en esa misma época creaba confusión y admiración en los científicos. Esta teoría sostenía, que algunos estados similares al sueño, como son el trance y el estado hipnótico, podían ser explicados por la saturación en el organismo humano de un hipotético fluido magnético, que además podía transferirse de un individuo a otro, o ser acumulado en algunas sustancias. Se puede considerar al “mesmerismo” como una de las primeras terapias médicas y psicológicas, donde se pedía a las personas que permanecieran a oscuras y en ayunas, durante varias horas, para posteriormente ser expuestas a la influencia de campos magnéticos generados por gigantescos imanes. Y, aunque la Academia de las Ciencias y la Facultad de Medicina francesas presionada por los científicos de mente rígida, tacha en un informe de “pura charlatanería el magnetismo animal”, a partir de 1841 la ciencia médica vuelve a prestar atención a este fenómeno, pero con un objeto muy definido: concentrarse en el estudio del propio “estado magnético” a lo que se denominó hipnosis o estado hipnótico. En el estudio de la hipnosis cabe destacar a James Braid (1795-1860), a J.M. Charcot (1825-1893) y A.A. Liebault (1823-1904). Hoy en día la ciencia médica más avanzada ha recuperado de nuevo las hipótesis de Mesmer, que son aplicadas en las denominadas terapias de Estimulación Magnética Transcraneal (EMT), para tratar la depresión y la esquizofrenia, o para estimular el aprendizaje de ciegos y autistas. La Estimulación Magnética Transcraneal se está investigando en el Hospital Beth de Israel, Hospital Son Llatzer de Mallorca y Hospital Bellvitge de Barcelona... (Ver en este estudio el anexo del año 2006). También otros autores poseen una visión energética de los procesos del organismo, como RUDOLPH HERMANN LOTZE (1817-1881) éste mantiene en su teoría una posición monista, donde todo lo que existe es energía; que al ser conocida desde dentro, desde el acontecer psíquico, manifiesta su carácter dinámico y con tendencia de propósito, mientras que al ser conocida desde el

Vicent Meliá Bomboí

50


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

exterior, mediante el sistema de relaciones que ligan unos elementos con otros, parece pasiva e inerte materia. Y HERMANN VON HELMOLTZ (1821-1894) del que ya hemos aportado su visión del organismo humano como un sistema que redistribuye energía, gasta energía y la repone para mantenerse. Así llegamos, paso a paso, a principios del siglo XX, encontrándonos que el punto de vista energético de la actividad psíquica superior, toma un nuevo empuje, debido en parte a la influencia de la nueva física. Para ilustrar este momento utilizaremos unas extracciones de un artículo de WILHEM OSTWALD (1901-1902) recogido por WERNER HEISENBERG (1955), en él se debate otro de los pilares problemáticos de la psicología: “la Conciencia”. “ (...) Sólo la energía se manifiesta sin excepción en todos los fenómenos naturales conocidos; o con otras palabras, todos los fenómenos naturales pueden subsumirse bajo el concepto de energía (...) No sólo la energía está presente en todos los fenómenos naturales, sino que los determina rigurosamente. Todo proceso, sin excepción, queda representado o descrito exhaustivamente cuando se dan energías que en él sufren modificaciones temporales y espaciales (...) Podemos en definitiva sentar que cuanto sabemos acerca del mundo exterior puede enunciarse en forma de proposiciones sobre determinadas energías, de modo que, desde todos los puntos de vista, el concepto de energía acredita ser el más general que la ciencia ha forjado hasta el día (...) (...) la energía nerviosa (...) puede encaminarse hacia el órgano central, o dirigirse a los aparatos en que el cuerpo desarrolla una energía orientada afuera. En primer caso se produce conciencia, en el segundo tiene lugar una acción inconsciente o reflejo (...) Por ello les propongo concebir a la conciencia como cierta propiedad de una forma peculiar de energía nerviosa, a saber, la energía que se ejecuta en el órgano central. Que no toda la energía nerviosa es productora de conciencia, parece resultar sin lugar a dudas de la observación que, durante las ausencias de conciencia en el sueño, el mareo o la narcosis, gran número de aparatos nerviosos siguen funcionando sin entorpecimiento, a saber, todos los que ejecutan las funciones involuntarias del cuerpo, como son el latir del corazón, la respiración, la digestión, las secreciones glandulares (...) (...) todo nuestro conocimiento del mundo exterior deriva de procesos que tienen lugar en nuestra conciencia. Partiendo de los componentes comunes de todas nuestras experiencias, hemos llegado a determinar que el concepto de energía es el más general de cuantos conocemos, y analizando el carácter de dichas experiencias y sus interrelaciones hemos podido distinguir varias suertes de energía que se transforman unas en otras (...)

Vicent Meliá Bomboí

51


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

(...) la interpretación más sencilla que puede darse al hecho de que todos los acontecimientos exteriores son susceptibles de descripción como procesos entre energías, se obtiene admitiendo que también los procesos internos de la conciencia son de carácter energético, e imponen dicho carácter a toda experiencia del mundo exterior (...) Toda la aceptación que pido de ustedes para esta idea, es que la consideren como un simple intento de alcanzar una concepción unitaria del universo. No es más que un ensayo provisional, una tentativa como conviene hacerlas siempre que se trata de dominar conceptualmente una nueva región del conocimiento o de hallar una vía para el dominio de una antigua región (...) Ahora bien, todos los psicólogos están de acuerdo en que procesos energéticos acompañan a todos los espirituales, y especialmente a los conscientes, y que en todo pensamiento, toda sensación y toda volición requieren un gasto de energía. (...) Todas las dificultades, en efecto, provienen de que tanto LEIBNIZ como DU BOIS-REYMOND ó DESCARTES, parten de asumir que el mundo físico no se compone más que de materia en movimiento. Es claro que en semejante universo los pensamientos no tienen lugar alguno. Para nosotros, que consideramos a la energía como la realidad última, no existen tales imposibilidades (...) (...) ya no encuentro dificultades en pensar que la energía cinética condiciona el movimiento, mientras que la energía del sistema nervioso central condiciona la conciencia. Vemos, por otra parte, que la energía relacionada con la conciencia es la suprema y la más rara entre todas las especies de energía que conocemos. Sólo se produce en órganos especialmente desarrollados, e incluso los cerebros de distintos hombres presentan las mayores diferencias en lo tocante a la magnitud y la efectividad de dicha energía (...) Mientras que la materia se ajusta a la ley de conservación de los elementos, en el sentido de que el conjunto de oxígeno, nitrógeno, etc..., que se halla en determinado espacio en estado de libertad o de combinación, no puede modificarse mediante ningún procedimiento conocido, es en cambio y en general posible transformar cierto conjunto de energía en otro conjunto de distinta especie, sin que quede ningún residuo apreciable del primero. De modo que la experiencia no se opone ni mucho menos a la idea de que ciertas suertes de energía requieren condiciones especiales para producirse, y de que ciertos conjuntos de energía pueden desaparecer totalmente al transformarse en otras formas. Este es el caso de la energía espiritual, o sea de la energía nerviosa inconsciente y consciente (...) La teoría moderna del paralelismo psicofísico parte de la hipótesis de que todo acontecimiento espiritual se le subordina o le corresponde un acontecimiento físico; en la medida en que tal hipótesis resulta susceptible de verificación, su certeza se ha acreditado siempre.

Vicent Meliá Bomboí

52


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Los materialistas asumen también que el espíritu no es más que un efecto de la materia y para apoyar esta tan extendida noción, se aduce gran número de hechos experimentales. La energética puede utilizar en su propio servicio a las dos teorías mencionadas, ya que “acontecer físico” y “efecto de la materia” no significa para nosotros más que transformación de la energía.” Después del texto de W. OSTWALD, seguiremos deslizándonos sobre el tiempo para encontrarnos con HANS BERGER, que tomó en 1924 el primer electroencefalograma, donde se reflejaba el doble ritmo “alfa” y “beta” de la actividad eléctrica del cerebro. Los años veinte también se caracterizan por numerosas investigaciones sobre las variaciones de potencial energético que afectan a las superficies del cuerpo. Pero fue un curioso descubrimiento en 1939, quien llamó de nuevo la atención de los científicos sobre los procesos energéticos en el ser humano, sobre todo en la vieja Unión Soviética, cuando un técnico electrónico de Krasnodar, SEMION KIRLIAN fotografió su propia mano, con un aparato de su invención: un oscilador capaz de producir un campo de alta frecuencia, de 75.000 a 200.000 oscilaciones por segundo. La descripción del fenómeno fue realizada por Kirlian con las siguientes palabras: “La mano irradia como una Vía Láctea, emite una intensa luz dorada y azul con constelaciones de minúsculas titilaciones y de estrellas flamígeras (...) En los seres vivientes, las señales del estado interior del organismo se reflejan en el brillo, la opacidad y el color de las luminosidades. Las actividades vitales internas del ser humano están inscritas en esos jeroglíficos de “luz”. Hemos creado un aparato que permite escribir tales jeroglíficos, pero para poder descifrarlos necesitamos ayuda.” El llamado efecto Kirlian, desde ese momento es estudiado en los institutos de investigación de la Unión Soviética, e incluso es ampliado por equipos de investigación como el Laboratorio de Cibernética Biológica del Departamento de Fisiología de la Universidad de Leningrado, donde PAVEL GULYAIEV y sus colaboradores utilizan electrodos de alta resistencia para registrar los campos de fuerza producidos por tejidos vivos. (Información obtenida de ROGER DADOUM 1975) Los aparatos de GULYAIEV detectaban un campo eléctrico a cierta distancia del organismo humano. Nos llama la atención que sobre esa misma época, en la Universidad de Leningrado se dedica un laboratorio a investigaciones sobre el curioso y

Vicent Meliá Bomboí

53


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

enigmático fenómeno de la “telepatía”; éste fue dirigido por el profesor LEONID L. VASILIEV, jefe del Departamento de Fisiología y miembro de la Academia de Medicina de la URSS (según información del Equipo Lidisa 1980) Parece que existen estrechas relaciones entre estas curiosas investigaciones de VASILIEV y el llamado efecto Kirlian, así como también con los experimentos realizados en la Universidad de Kazakhastan (Unión Soviética) donde un equipo de biofísicos y bioquímicos dirigidos por V. INYUSHIN estudian las radiaciones del plasma biológico en la superficie de los organismos, incluidos los seres humanos (R. DADUM) De estas investigaciones de V. INYUSHIN y su equipo se desprende que, todos los estados psíquicos y físicos de un organismo viviente se reflejan en el estado energético global de su plasma. Llegados a este punto del recorrido histórico, no podemos olvidar a otro polémico y extraño personaje, WILHELM REICH (1897-1957) muerto en prisión, en la Penitenciaría Federal de Lewisburg en Pensylvania EEUU, el principal delito de este innovador de la ciencia psicológica, parece ser que fue, según algunos estudiosos de su obra, intentar comprender los procesos energéticos implicados en la sexualidad, según Reich principio de la salud mental. Las investigaciones de W. Reich llegan a límites insospechados, se inician en la “energía sexual” para llegar hasta la explicación de la génesis del cáncer como un bloqueo energético: Este bloqueo emocional, crea en el ser humano un colapso energético, que se transforma en una especie de coraza, ésta con el paso del tiempo se enquista y se transforma en un cáncer. REICH también desarrolló innovadoras y curiosas terapias para enfrentarse al cáncer, basadas en una fuente energética que denominó “orgón”. Pero más que exponer en este trabajo las interesantes investigaciones de Reich, que desbordarían totalmente este estudio, invitamos al lector a que las descubra por sí mismo en las obras: “La función del orgasmo” (1927), “Análisis del carácter” (1933) y “La biopatía del cáncer” (1948) En este hereje de los tiempos modernos, existen impresionantes hipótesis que pueden fascinar a los científicos más actuales y sin duda declaraciones y denuncias que desvelan los mecanismos de poder de las sociedades que, etiquetan de “locos” a los innovadores y si además éstos resultan “molestos”, utilizan los psiquiátricos y las prisiones para su control. Quizá tenía toda la razón MARCEL PROUST cuando afirmó que, “todo lo grande en el mundo viene de los neuróticos”; por ello debemos desconfiar de las “etiquetas de locura”, sobre todo si es el poder dominante quien las otorga.

Vicent Meliá Bomboí

54


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Y para finalizar esta rápida mirada sobre algunos de los científicos que mantuvieron que organismo humano es un procesador de energía, aportaremos una interesante cita del físico teórico inglés FRED HOYLE (1983) quien escribe: “Nuestros cerebros son conjuntos de células, cada una de ellas compuesta por millones y millones de átomos que actúan según las reglas de la mecánica cuántica, por consiguiente, toda percepción, acción o pensamiento resulta afectado por el comportamiento de las partículas atómicas”. Por lo que la interesante observación efectuada por LEIBNIZ (1646-1716): “ Si imaginamos, un cerebro humano real y actuante, y sin embargo tan grande, que podamos penetrar en su interior y andar por él “como por un molino”, de modo que pudiéramos estudiar todos los mecanismos de los átomos cerebrales; no encontraríamos en él más que átomos en movimiento, sin que percibiéramos nada de los pensamientos correspondientes a aquellos movimientos”. Podría ser ampliada, sin ningún tipo de duda, a que, encontraríamos en el cerebro átomos en movimiento, pero siguiendo las leyes energéticas propuestas por la Teoría Cuántica. Por todo ello, no parece descabellado introducir la Mecánica Cuántica y sus hipótesis al procesamiento de información del organismo humano; puesto que toda actividad cerebral superior exige que las neuronas intercambien señales eléctricas, y estas señales están compuestas por partículas de información que se desenvuelven del mismo modo a como lo hacen los electrones, integrándose dinámicamente en átomos de información, los cuales, en su interacción energética, posibilitan los procesos superiores como son la memoria, el pensamiento, la imaginación y la creatividad, es decir dan forma a la “psique” humana, o lo que es lo mismo al ALMA. Hasta el momento, el denominado Paradigma del Procesamiento de Información estudiado desde la investigación psicológica, nos ha descrito los procesos y mecanismos implicados en la actividad cognitiva; pero debemos reconocer que ha olvidado en el análisis la descripción de las fuerzas, que hacen posible que esos mecanismos y sus procesos funcionen. Podríamos decir que nos ha enseñado teóricamente las partes y procesos del “ordenador humano”, pero entre las descripciones de los componentes ha olvidado enchufar el aparato a la red eléctrica; por lo que los procesos que describe y analiza quedan incompletos y lo que parece ser más grave, deformados. Desde este paradigma se carece del análisis de la interacción del mecanismo con la fuerza que lo hace posible, es decir, no describe la energía que consigue la dinámica de la mente humana; por lo que se pierde la visión totalizadora que representa el proceso psíquico.

Vicent Meliá Bomboí

55


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Así pues, para describir con el menor error posible la visión totalizadora de los procesos mentales, es de vital importancia definir las fuerzas implicadas en los procesos psicológicos y explicar cómo éstas actúan sobre los mecanismos cerebrales. Para conseguir este objetivo de describir la energía básica que da forma a la Psique, partiré del modelo de los Universos Cerrados y de la hipótesis de que los átomos de nuestro cerebro se rigen por las leyes cuánticas. Por tanto si nos centramos en la Teoría Cuántica, sí que existe una posible descripción y análisis de las fuerzas implicadas en la actividad psíquica superior. Con ello, con la aplicación cuántica a los procesos psicológicos, se abre la puerta para una ampliación del procesamiento de la información en el organismo humano. Llegados a este punto, es interesante contestar a la pregunta: ¿Qué es la Mecánica Cuántica?

Vicent Meliá Bomboí

56


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

UN VIAJE POR LAS IDEAS DE LA MECÁNICA CUÁNTICA

Debemos admitir que realizar una exposición exhaustiva en este estudio de la Teoría Cuántica resulta casi imposible por varias razones, de las que podríamos destacar como más importantes, la limitación de este trabajo y la complejidad de esta Teoría que supera al autor. Aunque se intentará salvar estas limitaciones con textos y opiniones de autoridades en el tema, así como con la aportación de una bibliografía básica donde el lector interesado podrá ampliar los conceptos e hipótesis que se expondrán de una forma general. El polémico debate de la Teoría Cuántica se centra, según FRANCO SELLERI (1986) en tres problemas científicos generales, que son los siguientes: I)- ¿Existen de hecho las realidades básicas de la física atómica, tales como los electrones, fotones e incluso los mismos átomos, con independencia de los seres humanos y sus observaciones? II)- Si la respuesta a la pregunta anterior es afirmativa: ¿Es posible comprender la estructura y la evolución de los objetos atómicos y sus procesos, en el sentido de formarse imágenes mentales, que estén en correspondencia con la realidad? III)- ¿Deberían formularse las leyes físicas de tal modo que cualquier efecto observado tuviese al menos una causa? Estas tres preguntas se refieren al problema de la realidad, de la comprensibilidad y de la causalidad, respectivamente y en ellas hunde las raíces una larga disputa, todavía abierta en el seno de la Teoría, entre los seguidores del denominado paradigma de Copenhague-Gotinga, Born, Bohr, Heisenberg... y los defensores de las ideas opuestas como Einstein, Broglie, Schrödinger, Planck, Ehrenfest... Asimismo SELLERI clasifica en su interesante estudio, a los autores y creadores de esta teoría revolucionaria en tres generaciones: 1)- La vieja generación. 2)- La generación intermedia.

Vicent Meliá Bomboí

57


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

3)- La nueva generación. Aunque excluye de esta clasificación nombres tan importantes como: Lorentz, Nernst, Debye, Franck, Langevin, Van Vleck, Kramers, Bose, Landenburg, Lande, Von Neumann, Compton, Davinson, O. Klein, Fermi... y muchos físicos a los que el mismo autor reconoce su importancia, sin embargo, logra sintetizar el núcleo del debate de la Teoría Cuántica. Y es por esto, por lo que utilizamos su clasificación para entender este universo de estudio. 1)- LA VIEJA GENERACIÓN: En esta generación incluye a MAX PLANCK y a SOMMERFELD. MAX PLANCK creía en la existencia de un mundo físico objetivo. “(...) el mundo de las sensaciones no es el único mundo que existe, sino que hay, además otro. Este otro mundo no nos es directamente accesible, pero su existencia está indicada, de manera repetida y con una claridad convincente, por nuestra vida práctica y por los trabajos de la ciencia.” PLANCK estaba también convencido de que era posible para el hombre, comprender el mundo real, así por ejemplo, escribió: “(...) las leyes del razonamiento humano coinciden con las leyes que gobiernan las secuencias de las impresiones que recibimos del mundo que nos rodea (...) por consiguiente, el razonamiento puro puede permitir que el hombre se forme una idea del mecanismo último.” Además insistía en que: “(...) el hecho evidente de que seamos capaces, al menos hasta cierto grado, de someter a nuestro proceso de pensamiento acontecimientos naturales futuros y acomodarlos a nuestra voluntad, sería un misterio totalmente incomprensible si no se nos permitiese, al menos, conjeturar una cierta armonía entre el mundo externo y el intelecto humano.” Debemos subrayar que Planck, condenó todos los intentos de abandonar la causalidad. SOMMERFELD: Su producción científica recorre un amplio abanico de temas diferentes, que van, desde la Teoría de la Peonza a la Electrodinámica, pasando por la Relatividad y la Teoría Cuántica.

Vicent Meliá Bomboí

58


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

En Relatividad apreciaba en particular el enfoque formal de Minkowski; y en Teoría Cuántica, aceptó con entusiasmo la formulación que hizo Schrödinger con su ecuación de onda y sus valores propios. Según Séller: “(...) sería muy difícil averiguar lo que Sommerfeld pensaba de la realidad física, de comprensibilidad y de la causalidad. Esos asuntos, sencillamente, no le interesaban y dedicó toda su producción científica a las aplicaciones en las técnicas matemáticas a los problemas físicos.” 2)- LA GENERACIÓN INTERMEDIA: Los físicos de esta generación nacieron en el periodo comprendido entre 1879 y 1887 y el autor clasifica en ella a: EHRENFEST, EINSTEIN, BORN, SCHRÖDINGER Y BOHR. EINSTEIN y EHRENFEST creían en una realidad objetiva inteligible para el hombre y en las leyes casuales, y se opusieron de forma enérgica a la Mecánica Cuántica. BORN y BOHR fueron los creadores de las concepciones más importantes contrarias a la causalidad y la inteligibilidad, e incluso limitaron de un modo considerable la relevancia del concepto de realidad física. El caso de SCHRÖNDINGER es más complicado. La síntesis final del complejo desarrollo de la Teoría Cuántica fue activamente buscada, construida y defendida, siempre por BORN y BOHR; mientras que EINSTEIN, ENRENFEST y SCHRÖNDINGER la rechazaron, a pesar de hacer contribuciones muy importantes a la Teoría Cuántica. Aunque el rechazo de estos últimos autores estaba más dirigido contra la interpretación que contra la validez de la Teoría. Lo que rechazaban era, más que nada, el “aroma filosófico” del Paradigma de Copenhague-Gotinga, deseando aceptar la Teoría como correcta en sus predicciones cuantitativas. ALBERT EINSTEIN nunca aceptó la formulación sin objetivos causales de la Mecánica Cuántica, y se opuso a que ésta renunciase a proporcionar una imagen de la realidad física. Estaba claro que su posición epistemológica era realista. MAX BORN fue, junto con BOHR y HEISENBERG, uno de los pocos físicos que construyó la estructura filosófica de la Mecánica Cuántica. Su principal contribución fue la interpretación probabilística de las ondas de Schrödinger; una interpretación que sitúa el concepto de probabilidad en el papel principal y deja ampliamente indeterminado el comportamiento de un sistema individual, abriendo así el camino a una descripción acausal. BORN aceptó sin reservas el principio de complementariedad de BOHR, que era básicamente un postulado acerca de la imposibilidad de resolver contradicciones en la física atómica, contradicciones del estilo onda-partícula; por ejemplo:

Vicent Meliá Bomboí

59


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

“La evidencia que se obtiene bajo condiciones experimentales diferentes no puede ser incluida en una representación única, sino que ha de considerarse complementaria, en el sentido de que sólo la totalidad de los fenómenos agota la información posible sobre los objetos”. ERWIN SCHRÖNDINGER sostuvo siempre con firmeza la opinión de que la naturaleza es comprensible, entendida dicha comprensibilidad como “la hipótesis de que pueden entenderse las manifestaciones de la naturaleza (...), es decir, que la actitud de ésta no es espiritista, ni supersticiosa, ni mágica”. 3)- LA NUEVA GENERACIÓN: Dentro de esta generación Selleri clasifica a de BROGLIE, PAULI, HEISENBERG, JORDAN y DIRAC; todos ellos nacidos en el Siglo XX. LOUIS DE BROGLIE, desde 1928 hasta 1952, aceptó la Mecánica Cuántica, aunque se opuso a ella antes y después de esas fechas. Se podría ilustrar su rechazo a la Mecánica Cuántica con la cita siguiente: “La crítica general a la interpretación usual de la mecánica ondulatoria es que constituye una prolija negativa a proporcionar una explicación real y esto, me parece, es por completo contrario a los principios del bien fundado método científico”. Por eso, las ondas que de BROGLIE introdujo para todas las entidades microscópicas eran para él objetivamente reales, y este realismo le llevó al rechazo del principio de complementariedad de NIELS BOHR. WOLFGANG PAULI sin embargo, renunció a la comprensibilidad y a la causalidad; puso limitaciones al concepto de realidad física; y aceptó sin reservas, la Mecánica Cuántica y la complementariedad. WERNER HEISENBERG contribuyó con ideas esenciales a la creación de la nueva Teoría. Suyo es el descubrimiento de la mecánica de matrices, así como las relaciones de indeterminación. Su actitud epistemológica se caracteriza por su rechazo, tanto a la realidad física, como de la comprensibilidad y de la causalidad. Con relación a la causalidad, la opinión de Heisenberg era la siguiente: “La cadena de efecto y causa podría ser cuantitativamente verificada sólo si se considerase al universo completo como un sistema individual, pero en este caso la física se desvanece y únicamente nos queda un esquema matemático. La partición del mundo en observador y sistema observado impide una formulación clara de la ley del efecto y la causa”.

Vicent Meliá Bomboí

60


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

PASCUAL JORDAN aceptó las ideas centrales de Bohr, Born y de Heisenberg, e hizo contribuciones, esencialmente de tipo matemático, al desarrollo de la nueva Teoría. Admitía que las nuevas concepciones podían aplicarse fuera del marco físico y expresó “la convicción de que el desenvolvimiento completo de la idea de complementariedad abriría una nueva época, no sólo para la física, sino para toda nuestra concepción entera de la ciencia natural”. PAUL ADRIEN MAURICE DIRAC mostró muy poco interés por las cuestiones filosóficas, y se concentró en los aspectos matemáticos; a pesar de esto, cabe encontrar afirmaciones suyas que están en una armonía considerable con las ideas de Copenhague-Gotinga. “Las leyes fundamentales no gobiernan el mundo directamente tal como éste aparece en nuestra imagen mental, sino que actúan sobre un substrato del que no podemos formarnos ninguna imagen mental sin cometer desatinos”. Después de la clasificación de SELLERI que hemos resumido para adquirir una idea del debate interno de la Teoría Cuántica, vamos a intentar plasmar, también de forma breve, el transcurso histórico de esta Teoría. Para este fin utilizaremos un texto de MAX BORN, en concreto la conferencia pronunciada con motivo de la entrega del Premio Nóbel en 1954, que como un marco básico iremos rellenando con información obtenida de SELLERI y de JAMES S. TREFIL (1980) hasta completar un mosaico que pueda ofrecernos una visión general. BORN: – “Al comienzo de la década 1920-1929, todo físico estaba convencido de la hipótesis cuántica de Planck, según la cual en un proceso oscilatorio de frecuencia determinada (v) –como por ejemplo, en las ondas luminosas- la energía aparece en forma de “cuantos” finitos de magnitud hv (...) Además, la teoría de EINSTEIN de que a los cuantos de luz les correspondía un impulso de magnitud hv/c (siendo c la velocidad de la luz), había sido confirmada experimentalmente (por ejemplo, por el Efecto Compton). Esto significaba la rehabilitación de la teoría corpuscular de la luz para toda una serie de fenómenos. Para otros procesos, la teoría ondulatoria resultaba mucho más adecuada (...) En el año 1913, NIELS BOHR resolvió el enigma de los espectros de rayas aplicando la Teoría Cuántica; explicando con ello a grandes rasgos la maravillosa estabilidad de los átomos, la estructura de las capas electrónicas y el sistema periódico de los elementos. La hipótesis más importante... es la siguiente: Un sistema atómico no puede encontrarse en cualquiera de los estados mecánicamente posibles, formando un espectro continuo de valores, sino solamente en una serie discreta de estados “estacionarios”,

Vicent Meliá Bomboí

61


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

para pasar de uno a otro se emite o se absorbe la diferencia de energía (Em-En) en forma de cuanto de luz (hvmn), según sea (Em) mayor o menor que (En)”. AUTOR- Podríamos clasificar los postulados de BOHR de la forma siguiente: 1)- Los electrones giran alrededor del núcleo describiendo órbitas circulares, sin emitir energía. 2)- Siempre que un electrón de un átomo excitado salta de una órbita exterior a otra interior, emite energía radiante. La energía liberada en este salto es igual a la diferencia de energía existente entre los dos niveles u órbitas, AE = E2 – E1 = hv. Siendo E2 la energía de la órbita exterior y E1, la de la órbita interior. Por lo que alrededor del núcleo existen órbitas de diferente energía, por las que se mueven los electrones, y la energía de las órbitas aumenta a medida que se van alejando del núcleo. Para N. BOHR los electrones se movían en órbitas concretas y velocidades conocidas, lo cual hoy, no se puede admitir si se tiene en cuenta el principio de indeterminación de HEISENBERG y la dualidad onda-corpúsculo que se atribuye al electrón. SELLERI – “Hasta 1926 los artículos de BOHR trataban el campo electromagnético en términos puramente ondulatorios, esto es, fundamentalmente clásicos. Si en 1913 su artículo sobre la cuantización del átomo de hidrógeno no tocaba, en esencia, el problema de la naturaleza del campo electromagnético, su trabajo de 1918 sobre el Principio de Correspondencia utilizaba ya la electrodinámica clásica, y no sólo en la región de los números cuánticos grandes, sino también para los números cuánticos intermedios y pequeños”. AUTOR- Debemos destacar, que los números cuánticos son los que expresan los niveles permitidos de energía a los electrones en su movimiento alrededor del núcleo, y éstos son cuatro, de los cuales tres fueron establecidos por SOMMERFELD (1915) y el cuarto descubierto por W. PAULI en 1925: 1)

– El número cuántico Principal (n), es el que indica el volumen efectivo del nivel energético y puede tomar los valores de n = 1, 2, 3, 4, 5 ..., que corresponden a los niveles designados también por las letras: K, L, M, N, O, P, Q ...

2)

– El número cuántico Orbital o Azimutal (1), que determina la forma general de la región por la que se mueve el electrón. Según el valor que tenga este número cuántico los electrones, toman nombres diferentes: s, p, d, f,...

Vicent Meliá Bomboí

62


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

3)

– El número cuántico Magnético (m), es el que determina la orientación de las órbitas dentro de un campo magnético exterior.

Son estos tres números cuánticos de SOMMERFELD los que determinan explícitamente un orbital electrónico, es decir, la región del espacio en la que hay mucha probabilidad de encontrar un electrón moviéndose alrededor del núcleo. Pero como los electrones, además de trasladarse alrededor del núcleo, giran sobre sí mismos, como las peonzas, este giro da origen a dos estados de energía diferente, según el sentido que tenga el giro. A este movimiento se le denomina spín del electrón. 4)

– El número cuántico (s). El spín del electrón. Su valor no depende de los demás números cuánticos.

SELLERI – :“Partiendo de la estructura de los átomos complejos y de la luz que emitían, PAULI reconoció que podría obtenerse una clasificación y comprensión completas de las líneas de radiación, si se introducían las dos hipótesis siguientes: a)- Que además de los tres números cuánticos usuales, establecidos en 1915 por Sommerfeld, tenía que utilizarse un cuarto número (s) con dos valores posibles (s = +1, s = -1) únicamente. b)- Que la órbita que describe un electrón, en cualquier átomo, queda definida por esos cuatro números cuánticos. PAULI introdujo esos supuestos formalmente, para clasificar y comprender las propiedades de la luz emitida, y no dio ninguna explicación inteligible de su validez en términos físicos. Al segundo supuesto se le denomina “principio de exclusión”, porque excluye la posibilidad de que pueda encontrarse más de un electrón en un estado especificado por valores fijos de los cuatro números cuánticos. El primer supuesto estaba respaldado contundentemente por el experimento que realizaron STERN y GERLACH en 1922 (...)” BORN – “HEISENBERG... puso súbitamente fin a este periodo. Cortó el nudo gordiano con un principio filosófico y sustituyó el método de adivinación por reglas matemáticas. Este principio dice que los conceptos e ideas que no corresponden a hechos físicamente observables, no deben ser utilizados en las descripciones teóricas (...)

Vicent Meliá Bomboí

63


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

(...) desterró la idea de órbitas electrónicas con un radio y un periodo determinados, pues estas magnitudes no eran observables, y sugirió construir la Teoría con la ayuda de esquemas cuadrangulares”. SELLERI – “En 1958 HEINSENBERG escribía : (...) « El concepto de complementariedad introducido por BOHR en la interpretación de la Teoría Cuántica, ha incitado a los físicos a emplear un lenguaje ambiguo más bien que un lenguaje preciso; a emplear los conceptos clásicos de una manera algo vaga, en conformidad con el principio de indeterminación; a usar de forma alternativa conceptos clásicos que empleados simultáneamente, conducirían a contradicciones. De este modo se habla de órbitas electrónicas, de ondas de materia y densidad de carga, de energía y cantidad de movimiento, etc, teniendo siempre conciencia de que estos conceptos sólo poseen un rango de aplicabilidad muy limitado. Cuando este uso del lenguaje, vago y desordenado, produce dificultades, el físico tiene que conformarse con el esquema matemático y su evidente correlación con los hechos experimentales”. Así mismo MAX BORN en su famosa conferencia comentaba: “La regla de multiplicación de HEISENBERG no me dejaba tranquilo (...), recordé súbitamente una teoría algebraica que había aprendido en Breslau del profesor Rosanes. Los matemáticos conocen bien estos esquemas cuadrados que, acompañados de una determinada regla de multiplicación, reciben el nombre de matrices. Apliqué esta regla a las condiciones cuánticas de HEISENBERG y encontré que coincidían con las magnitudes de la diagonal. Resultaba fácil adivinar lo que habrían de valer las restantes magnitudes, a saber, cero; e inmediatamente surgió ante mí la extraña fórmula: pq – qp = h/2 (3,1416...) i. Esto significaba que las coordenadas (q) y los impulsos (p) no pueden representarse por valores numéricos, sino por símbolos cuyo producto depende del orden (se dice que no conmutan). (...) Desde el primer momento estuve convencido de que habíamos encontrado lo que buscábamos. (...) Antes de que este estudio viese la luz, surgió la primera sorpresa dramática: el trabajo de PAUL DIRAC sobre el mismo tema (...) conduciéndole a resultados análogos a los obtenidos por nosotros en Gotinga, con la diferencia de que él no se basó en la conocida Teoría Matricial de los matemáticos sino, que inventó y elaboró por su cuenta la teoría de tales símbolos no conmutativos. Poco después, W. PAULI efectuó la primera aplicación no trivial y de importancia física de la Mecánica Cuántica, calculando los valores estacionarios de la energía del átomo de hidrógeno por el modelo matricial, que concordaron plenamente con las fórmulas de BOHR. Desde ese momento no podía dudarse de la validez de la teoría.

Vicent Meliá Bomboí

64


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

(...) sobrevino la segunda sorpresa dramática: la aparición de los célebres trabajos de SCHRÖDINGER. Enlazaban con ideas completamente distintas, que procedían de LOUIS DE BROGLIE. Éste había afirmado audazmente, y refrendado con razonamientos teóricos brillantes, algunos años antes, que la dualidad onda-corpúsculo, tan conocida de los físicos en el caso de la luz, debía ser igualmente válida para los electrones: a todo electrón moviéndose libremente le corresponde una onda plana de longitud de onda perfectamente determinada, que viene fijada por la constante de PLANCK y por la masa”. SELLERI – “Para de BROGLIE tanto las ondas como las partículas existían objetivamente en el espacio y en el tiempo. En su discurso de recepción del premio Nóbel declaró: “El electrón (...) debe ser asociado a una onda y esta onda no es un mito, puede medirse su longitud de onda y predecirse sus interferencias”. En 1927 DAVISSON y GERMER dieron una prueba de la validez de la descripción de DE BROGLIE. Sin embargo, SCHRÖDINGER no aceptaba la presencia de partículas, y reducía luz y materia a fenómenos puramente ondulatorios”. BORN –: “Por un corto periodo de tiempo, los primeros meses del año 1926, pareció que existían dos sistemas explicativos cerrados, pero completamente diferentes: 1)- La Mecánica de Matrices. 2)- La Mecánica Ondulatoria. (...) fue un trabajo de HEISENBERG, que contiene sus famosas relaciones de incertidumbre, lo que aceleró la aceptación de la interpretación estadística de la función (Psi). Fue entonces cuando se puso en claro el carácter revolucionario de la nueva Teoría. Era evidente que había que abandonar no sólo el determinismo de la física clásica, sino también el ingenuo concepto de realidad que concebía las partículas de la física atómica como diminutos granos de arena. Un grano de arena tiene en todo momento una determinada posición y velocidad. Pero no sucede lo mismo en el caso de un electrón; si determinamos cada vez con mayor exactitud la posición, la velocidad se hace cada vez más imprecisa, y viceversa. “ TREFIL- “El principio de incertidumbre se enuncia así: Si llamamos (Ax) a la indeterminación de la posición de un objeto y (Ap) a la indeterminación de su momento (es decir, del producto de su masa por su velocidad), entonces en cualquier intento de medir estas dos cantidades, el producto de las incertidumbres viene dada por (Ax . Ap > h) donde el símbolo “>” significa “mayor que” y “h” es la constante de PLANCK.

Vicent Meliá Bomboí

65


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

(...) Quizá la mejor manera de comentar las implicaciones del principio de incertidumbre sea dar una relación de las cosas que no implica. I)- No implica que la posición de la partícula no pueda medirse exactamente. (...) Decir que medimos la posición de una partícula con toda exactitud quiere decir que la indeterminación de su posición (Ax) es cero. No hay nada en el principio de incertidumbre contrario a la posibilidad de que (Ax) sea cero. Lo único que establece es que si AX = 0, entonces (Ap), la incertidumbre en el momento, debe ser infinita. En este caso, aún sería posible que el producto de las dos incertidumbres fuera mayor que (h). El significado de esta posibilidad es que si queremos determinar la posición de una partícula exactamente, el proceso de medida necesario para ello alterará de tal forma la partícula que será imposible obtener ninguna información ulterior sobre el momento. Esta ausencia de información equivale a decir que el momento puede ser cualquier número, lo cual es justamente otra manera de decir que la indeterminación del momento es infinita. II)- No implica que la partícula no tenga “realmente” una posición y un momento bien definidos, pero que, simplemente, no podemos medir ambos a la vez. (...) El hecho de que la partícula tenga o no una posición y un momento bien definidos no influye en absoluto sobre nada delo que podamos saber del mundo subatómico. III)- Si fuera posible encontrar una sonda cuya energía fuera muy pequeña comparada con las partículas elementales, desaparecería el principio de incertidumbre. Esta idea, en Mecánica Cuántica, se conoce como la Teoría de la Variable Oculta. De acuerdo con nuestra discusión del fundamento físico del principio de incertidumbre, parece evidente que si se descubriera una nueva especie de partículas subatómicas capaces de interactuar con el electrón (...), entonces las mediciones efectuadas con estas partículas no perturbarían al electrón y podríamos soslayar el principio de incertidumbre”. AUTOR – Como nota interesante y al margen de todo lo que se ha escrito hasta la presente línea, cabe resumir, para aportar una cierta claridad a este tema, la historia evolutiva de las concepciones sobre el átomo: Debemos tener presente que hasta finales del siglo XIX el átomo se consideraba una partícula indivisible, a cada elemento se le asignaba un tipo diferente de átomo. Esta imagen fu desvaneciéndose cuando se llegó al descubrimiento del electrón (1897) Siguió a principios del siglo XX el descubrimiento de que también el núcleo atómico estaba compuesto por partículas diferenciadas.

Vicent Meliá Bomboí

66


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Seguidamente la Teoría Cuántica puso final a la idea de que los electrones tienen localizaciones diferenciadas en órbitas alrededor del núcleo; así mismo los experimentos de la física de partículas han puesto de manifiesto que también los protones y los neutrones están constituidos por partículas más pequeñas, llamadas quarks. La evolución de la imagen del átomo corre ligada al descubrimiento de nuevas partículas elementales, como el positrón, predicho por el físico PAUL A.M. DIRAC tres años antes de su detección experimental. El mesón pi ó pión, que son las partículas esperadas por el físico japonés YUKAWA. El neutrino, una auténtica partícula fantasma y otras partículas extrañas. De éstas, sólo serán de interés para este trabajo que busca comprender la psique humana, de momento, el positrón, partícula idéntica al electrón pero de signo contrario, es decir de energía positiva, y las denominadas partículas virtuales del físico HIDEKI YUKAWA, responsables de generar la fuerza entre partículas. Estas partículas serán utilizadas para dar respaldo teórico a las formulaciones de la Teoría Cuántica aplicadas al Universo Psíquico Humano.

Vicent Meliá Bomboí

67


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

LA “CONCIENCIA” ASALTA LA INVESTIGACIÓN

Debemos

reconocer que la Mecánica Cuántica no sólo ha ampliado la

concepción de lo que se ha entendido siempre por ciencia, sino que ha desbordado su propio límite, demostrando que las fronteras en la investigación científica son artificios, muchas veces inservibles e inútiles. Un caso interesante y que a la vez viene a reforzar la hipótesis de partida de que nuestro cerebro se rige en su actividad superior por las leyes cuánticas, es la formulación de WIGNER sobre las ondas de conciencia; así según este investigador: “(...) es el registro de una impresión en nuestra conciencia lo que altera la función de onda, porque modifica nuestra apreciación de las probabilidades de las distintas impresiones que esperamos recibir en el futuro.” Este es el momento en el cual la conciencia entra en la teoría de manera inevitable e inalterable (SELLERI). Es necesario destacar, que todo acto de medición en el universo subatómico, comporta un cambio repentino de la función de onda, llamado reducción de paquete de ondas, y es aquí donde adquiere significación la conciencia del observador. SELLERI – “WIGNER toma esta idea tan en serio que su artículo termina con la proposición de que se construya una “célula psicoeléctrica” con el objeto de comprobar la acción de nuestra psique sobre la materia. Y concluye diciendo que: “(...) sea cual sea la forma en la que se desarrollen nuestros conceptos en el futuro permanecerá, como algo notable, el hecho de que el estudio del mundo físico externo llevó a la conclusión de que el contenido de nuestra conciencia es una última realidad”. El primero que introdujo esta línea de pensamiento en el problema de la reducción del paquete de ondas fue VON NEUMANN, quien subrayó la importancia del hecho de que el observador humano esté dotado de conciencia:

Vicent Meliá Bomboí

68


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

“Llega un momento en el que hay que decir: y esto es percibido por el observador. Con otras palabras, siempre hemos de dividir el universo en dos partes: una el sistema observado, la otra el observador (...)”. LONDON y BAUER aceptaron y desarrollaron las ideas de VON NEUMANN de una manera más clara: “(...) la conciencia del observador juega un papel esencial en la transición de la mezcla al caso puro. Sin su intervención efectiva jamás se obtendría una nueva función (psi). (...) Recientemente ZWEIFEL la ampliado aún más la idea introduciendo una “interacción potencial” entre la mente del observador y el instrumento de medida. Se han publicado además, algunos otros artículos con ideas similares. COCHRAN, por ejemplo, discute el experimento de la doble rendija y concluye: “Cada electrón pasa sólo a través de una rendija, pero es consciente de la existencia y situación del otro agujero cuando está abierto y elige distinto ángulos de difracción cuando este segundo está abierto”. (...) El electrón es, en esta concepción, una partícula que tiene cierto grado de conciencia”. Hasta aquí hemos podido comprobar cómo la conciencia ha sido introducida en las teorías más actuales dentro de la investigación científica, mientras tanto los psicólogos nos mantenemos sobre el filo de la duda de plantearnos una y otra vez, si es ó no es científico reintroducir la conciencia en nuestras investigaciones. ¿No es esto un absurdo?

Vicent Meliá Bomboí

69


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Vicent Meliá Bomboí

70


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Capítulo III

LA MEMORIA HUMANA: Una interacción de procesos de Orden y de Desorden

Vicent Meliá Bomboí

71


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Durante la historia de la ciencia el hombre ha descubierto

que es más

“animal” de lo que pudo pensar; también recientemente, ha conocido que es más “mineral” de lo que pudo creer; pero no es menos cierto que en este estudio se afirma que, es más “energía” de lo que jamás pudo imaginar. Ya en 1901 WILHELM OSTWALD escribía: “El carbono, el hidrógeno, el oxígeno, el nitrógeno y el fósforo que componen el cerebro, no se distinguen en efecto de dichos elementos según aparecen por toda la superficie terrestre; gracias al intercambio de materia, van siendo reemplazados por otros componentes de la misma naturaleza, cuya procedencia no afecta en lo más mínimo a su comportamiento una vez forman parte del cerebro”. Y más recientemente el físico teórico FRED HOYLE (1983) se hacía esta pregunta: ¿Qué distingue a nuestro yo animado de los objetos inanimados? Y se respondía: “Por descontado no los átomos individuales de los que estamos formados. No existe ninguna diferencia entre los átomos de carbono de un acantilado y los átomos de carbono de nuestros cuerpos; ninguna diferencia entre el hierro de nuestra sangre y el de una sartén, ninguna diferencia entre los átomos de hidrógeno de nuestro cuerpo y los del agua, y lo mismo podría decir de todos los demás átomos existentes de la materia viva. Los bloques constituyentes básicos de los agregados de la materia, tanto viva como inerte, tanto pensante como no pensante, son los mismos tipos de átomos (...)” Esto nos conduce a una primera hipótesis: No es descabellado en ningún momento afirmar, que algunas leyes de la materia inerte pueden ser aplicadas a la materia viva y sobre todo, a la actividad psíquica superior del organismo humano. Si regresamos sobre el olvidado, tantas veces, camino de la historia de la ciencia, percibiremos que la hipótesis de HOYLE no es nueva, ya que JOHN B.S. HALDANE (1920) y el ruso ALEJANDRO IVANOVICH OPARIN (1936) estudiaron el origen de la vida como un proceso de transformación de determinadas sustancias no orgánicas de carácter simple (agua, nitrógeno, bióxido de carbono, amoniaco, metano, etc.) en sustancias orgánicas. Todo ello siendo posible gracias a saltos de energía. Recordemos también que WIGNER buscaba una interacción entre la “conciencia” y la observación de las partículas en el universo subatómico.

Vicent Meliá Bomboí

72


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Y no podemos olvidar, que cuando existe interacción existe un mismo código de base, o por lo mismo un mismo Orden o Desorden. Por todo ello, parece que no estamos tan lejos del “barro” como creíamos; aunque sin duda, nos diferenciamos de la simple materia por un proceso más profundo de carácter energético; puesto que somos procesadores, consumidores y creadores de energía. Y es la energía quien ha conseguido que la materia de la que estamos formados sea pensante, o lo que es lo mismo, son los procesos superiores de carácter energético que se producen en nuestra mente los que nos distinguen de la materia inerte y constituyen nuestra Psique, dando forma real al mito del Alma. Puesto que como ya hemos argumentado: “Nuestros cerebros son conjuntos de células, cada una de ellas compuesta por millones y millones de átomos que actúan según las reglas de la Mecánica Cuántica; por consiguiente, toda percepción, acción o pensamiento resulta afectado por el comportamiento de las partículas atómicas” (FRED HOYLE 1983) Así, sólo desde las leyes que gobiernan la estructura atómica y la energía nos será posible entender los procesos superiores como el pensamiento, la memoria, la imaginación y la creatividad. Es lógico, y por tanto comprensible, que alguno de los lectores clasifique estas afirmaciones de “pura ficción”, pero como dirá E. ANDERSON: “La ficción es lo característico de la actividad humana. Somos animales simbólicos que hemos inventado un mundo de símbolos”. Y es esta capacidad para navegar en la ficción la que confirma que nuestra Psique es mucho más que un proceso de Orden. La imaginación es una de las características humanas que desvela que existe una estructura energética en nuestro cerebro capaz de violar cualquier ley. Es la “ficción” la que nos hace avanzar dentro del universo científico, y ésta es consecuencia del proceso de Desorden superior conocido como imaginación. El auténtico científico tiene que ser capaz de imaginar otros mundos, para después, intentar descubrirlos, y más tarde encontrar las leyes de orden que los rigen. Por ello no es absurdo reivindicar, como ya hemos hecho en capítulos anteriores, un estatus de instrumento científico para la imaginación. ALBERT EINSTEIN escribió: “La imaginación es más importante que el conocimiento”. Y mantengo que, ella es uno de los Procesos de Desorden de la actividad psíquica superior, que consigue diferenciarnos de forma radical de los otros seres así como de las máquinas pensantes, mostrándonos en el estudio científico de la imaginación las claves para llegar al conocimiento definitivo del Alma.

Vicent Meliá Bomboí

73


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Por tanto estimado lector, puedes clasificar de “ficción” el presente estudio, y estarás en lo cierto, pero ya lo harás con conocimiento de causa, porque es, al fin y al cabo, el proceso de “Desorden” de la imaginación (ficción) el que estoy intentando analizar; puesto que afirmo que el psiquismo humano está preñado de “imaginación” entre otros muchos procesos de “Desorden”.

Vicent Meliá Bomboí

74


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

UNA PARTICULA PSICOELECTRICA REGIDA POR LAS LEYES CUANTICAS

Sin duda la “Psique humana” es una interacción de “Orden-Desorden” que desborda los modelos de procesamiento que estudia actualmente la Psicología, basados estrictamente en los procesos de “Orden”. Por ello la meta de este estudio es la descripción de la interacción entre el “Orden” y el “Desorden”. Para este objetivo, analizaré en primer lugar el proceso de la Memoria, ya que éste puede considerarse como uno de los procesos más característicos de la actividad psíquica superior de ser humano. Y para este fin me fundamentaré en los dos puntos siguientes: PRIMERO: La Memoria es un proceso de “Orden-Desorden”, es una totalidad constituida por una sola esfera de procesamiento que tradicionalmente se ha estudiado y se estudia en Psicología como dos esferas independientes sin ningún tipo de conexión, a saber, la Memoria y los Procesos Oníricos. Cometiendo con ello el error típico que se produce al estudiar las partes y no la totalidad del proceso. Propongo desde este ensayo que la Memoria debe entenderse como una totalidad formada por los “procesos de almacenaje y de recuperación de la información” así como por los “procesos que se dan en los sueños”, ya que ambos son las dos caras de una misma moneda, Orden y Desorden del mismo fenómeno psíquico. SEGUNDO: La Memoria como proceso superior es una interacción de los Universos Cerrados Perceptivo, Psíquico y Subatómico (materia-energíainformación). Aunque como voy a intentar demostrar, es el Universo Cerrado Subatómico quien nos ofrece la clave para interpretar su funcionamiento profundo; puesto que, la dimensión de procesamiento “energía-información” que se da en la Memoria humana, tanto en sus procesos de Orden, como en los de Desorden; es un procesamiento “energético” regido por las leyes cuánticas. El cerebro es un procesador de energía, y, de este proceso son reflejo las ondas “beta” (14-35 herzios), que se presentan en el electroencefalograma (EEG), cuando un individuo está despierto y excitado; las ondas “alfa” (8-13 herzios),

Vicent Meliá Bomboí

75


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

cuando aparece el adormecimiento y las ondas “delta” (por debajo de los 4 herzios) durante el sueño profundo. Siendo estas ondas una mínima parte del espectro energético que conforma la actividad psíquica. Por ello tiene sentido que describa la existencia de una partícula “psicoeléctrica”, que en su funcionamiento es semejante al “electrón”, es decir, que cumple sus mismas leyes. Desde esta hipótesis básica, esta partícula energética forma parte de los átomos de nuestro cerebro y tiene la capacidad de almacenar, procesar y recuperar información. Aunque parezca extraño al lector, esta propuesta “a priori” de la existencia real de una partícula “psicoelectrica” es totalmente científica, porque como K. POPPER (1945) afirmará: “Una proposición será científica sólo si puede ser falsada por la experiencia”. Y la proposición que mantengo como básica en este estudio, la existencia de una partícula psicoeléctrica que sigue las leyes cuánticas, puede ser rechazada o aceptada por la experiencia. Aunque la condición de “teórico” que esgrimo en este estudio, me obliga a la utilización de la lógica más que de la experiencia; y ya se sabe: “el sueño de la razón produce monstruos”. Así defiendo que existen evidencias fundadas científicamente, para afirmar que existe una partícula psicoeléctrica y me atrevo a bautizarla con el nombre de: Partícula Omega, elevada a, Alfa (Ωα), por su carácter final (Ω) en el estudio de los Procesos Superiores, que elevamos a principio (α) de explicación.

Vicent Meliá Bomboí

76


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

EL PROCESO DE ORDEN Y EL PROCESO DE DESORDEN DE LA MEMORIA

Así

desde la formulación de este trabajo, se hace necesaria una nueva

descripción de los procesos superiores, entre ellos el de la Memoria y su interacción “Orden-Desorden”. Comenzaré este análisis por el Proceso de Orden, aunque debo resaltar que esta interacción es una totalidad y sólo se analiza independientemente, por separado, como instrumento de comprensión. Una vez descrito el proceso de Orden me sumergiré en la descripción del proceso de Orden. DESCRIPCIÓN DEL PROCESO DE ORDEN: La información al llegar a nuestro cerebro es descompuesta por un conjunto de analizadores (PAVLOV), y éstos por un fenómeno de “cambio de fase” la transforman en un código energético capaz de ser asimilado por los átomos de información Ω. Así en este enfoque que mantiene que los procesos superiores siguen las leyes cuánticas, la denominada “Teoría de las Huellas” o Engramas, deja de ser una hipótesis fisiológica; ni siquiera se considera un estado químico, sino que la “huella cerebral” se interpreta como una entidad energética (partícula psicoeléctrica) que no posee una localización determinada, puesto que es de carácter dinámico, y, ésta se sujeta a las leyes y principios subatómicos. Así la partícula psicoeléctrica Ωα, está integrada en un átomo de información y puede considerarse como la “huella energética básica” de la memoria y la interacción de estas partículas como el código de esa huella. Pero, ¿qué procesos se dan en esta hipótesis? ¿Cómo ocurren? Y lo que es más importante, ¿en qué se fundamentan?

Vicent Meliá Bomboí

77


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

APLICACIÓN RADICAL DEL MODELO DEL ÁTOMO A LAS PARTÍCULAS PSICOELÉCTRICAS Ωα

Para la comprensión y descripción de lo que hemos denominado “átomo de información”, utilizaremos, en principio, la visión simple del átomo propuesta por RUTHERFORD (1911), que suponía que los electrones, en nuestro caso partículas de información Ωα, describían órbitas circulares alrededor del núcleo de modo análogo a como los planetas giran alrededor del Sol. Así como también, el modelo del átomo de N. BOHR (1913), por lo que en el modelo psíquico se cumpliría: A)- Las partículas de información Ωα, giran alrededor del núcleo describiendo órbitas circulares, sin emitir energía. B)- Siempre que una partícula de información Ωα, de un átomo de información excitado salta de una órbita exterior, a otra interior, emite energía radiante. La energía liberada en este salto es igual a la diferencia de energía existente entre los dos niveles u orbitas: AE = E2 – E1 = hv. Siendo E2, la energía de la órbita exterior y E1, la de la órbita interior. Por lo que alrededor del núcleo existen orbitas de diferente energía en las cuales se mueven las partículas de información Ωα. Así aplicando esta teoría de BOHR a las partículas psicoeléctricas, el átomo de información, podría interpretarse como un conjunto de niveles y subniveles, los cuales poseen mayor o menor energía según su proximidad al núcleo. Cuanto más cerca está la partícula Ωα del núcleo, posee menos energía, y cuanto más lejos, más energía. Así también podríamos representar gráficamente el átomo de información, como una serie de rayas, donde a cada raya le correspondería una energía E = hv. Esta representación será, el espectro del átomo de información y éstos serán discontinuos. También podrán representarse por líneas separadas entre sí por espacios oscuros, estas líneas indicaran los niveles de energía.

Vicent Meliá Bomboí

78


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Los saltos que producen las partículas de información Ωα, entre dos niveles de energía serán múltiplos de un mismo valor: la denominada constante de PLANCK, puesto que la energía es discontinua y se absorbe o desprende por “cuantos” o cantidades de energía múltiplos de hv. A cada “cuanto” le corresponde una radiación electromagnética (fotón) caracterizada por la representación de una raya. Hay que tener presente, que las líneas de los espectros de los átomos de información, no son sencillas, sino que son un conjunto de líneas próximas que forman subniveles de energía. La energía que poseerá una partícula Ωα dentro de la estructura del átomo de información se podrá atribuir a las mismas reglas que determinan al electrón, a saber: A)- La energía de la partícula de información Ωα, estará directamente correlacionada con los números cuánticos: a1)- El número cuántico Principal (n) que expresará el nivel energético en el que se encuentra (K, L, M, N...). a2)- El número cuántico Orbital (l), que definirá el subnivel u orbital energético que ocupa (s, p, d, f ...). a3)- El número Magnético (m), que determinará la orientación que posee el orbital dentro del campo magnético. a4)- El número cuántico spín (s), que indicará el sentido del giro o rotación de la partícula Ωα, con dos valores posibles (s = +1, s = -1), según sea el sentido del giro. Los números cuánticos, a parte de determinar el nivel de profundidad de la información en la Memoria, posibilitarán que ésta adquiera dimensiones y movimiento. B)- Así, la ocupación de los distintos niveles energéticos por las partículas Ωα, dentro del átomo de información, vendrá definido por los siguientes seis principios: b1)- Las partículas de información Ωα, se colocan en los niveles permitidos de menor energía. La energía de los niveles aumenta con el número cuántico Principal (n), en orden creciente (K<L<M<N<O<P<Q ...). Con lo que la mayor facilidad de recuperar información en el proceso de Memoria, estará en función a la mayor o menor energía del nivel ocupado por la partícula de información.

Vicent Meliá Bomboí

79


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Este punto podría aportar otra explicación a los dos tipos de memoria defendidas en psicología, a saber, la Memoria a Corto Plazo (MCP) y a la Memoria de Largo Plazo (MLP). En la primera, en la Memoria a Corto Plazo, las partículas de información ocupan los niveles de menor potencialidad energética del espectro, y la segunda, en la Memoria a Largo Plazo, las partículas Ωα, ocupan los niveles de mayor energía del átomo de información. Pero en esta interpretación de los dos tipos de memoria, surge una diferencia importante con el estudio clásico de ellas, la que afirma que tanto la Memoria a Corto Plazo, como la de Largo Plazo, no son estancos o almacenes diferentes, sino que éstas son el mismo depósito y lo único que las distingue es el nivel de profundidad o el nivel energético que ocupan. b2)- A partir del nivel L (n = 2), las partículas de información se distribuyen en diferentes subniveles de energía, con valores de l = 0, 1, 2, 3..., que reciben el nombre de partículas s, p, d, f... respectivamente. b3)- Dentro de cada nivel, la energía de la partícula de información Ωα aumenta en el siguiente orden: s< p < d < f ... b4)- El subnivel de información s, constituye un solo orbital en el que no caben más que dos partículas, el p, comprende tres orbitales en el que caben seis partículas, el d, comprenden cinco orbitales en el que caben diez y el subnivel f, está constituido por siete orbitales y puede contener como máximo catorce partículas de información Ωα, todas ellas con la misma probabilidad de ser procesadas por el cerebro. b5)- Las partículas Ωα, también estarán sujetas a la regla de HUND, que impide que puedan entrar en un orbital que contenga ya otra partícula de información mientras existan orbitales desocupados de energía equivalente. Esta regla de HUND puede ser comparada, aunque de forma superficial, al mecanismo de Represión formulado por la Teoría Psicoanalítica, puesto que su misión parece ser la misma, impedir que una información aflore al umbral de procesamiento, siempre y cuando ese umbral esté ocupado por otra información similar. Como veremos posteriormente este mecanismo es de vital importancia para mantener el proceso de “Orden”. b6)- En todo caso en el átomo de información deberá cumplirse el principio de exclusión de PAULI (1925).

Vicent Meliá Bomboí

80


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

No podrán existir dos partículas de información en un mismo átomo con los cuatro números cuánticos iguales, y cada partícula Ωα estará definida por el valor que tengan sus cuatro números cuánticos (n, l, m, s). En estos seis puntos han quedado clasificadas las reglas que dan sentido a la acumulación de información en los átomos del cerebro humano. Con ello se puede afirmar que: cuanto mayor potencial energético posea una partícula Ωα, más accesible será para una posible recuperación, lo que equivale a decir que, su mayor o menor recuerdo dependerá del nivel que ocupe en el átomo de información y dentro del nivel, del subnivel energético en el que se halle.

Vicent Meliá Bomboí

81


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

EXPLICACIÓN DEL OLVIDO

Lo mismo que un electrón de un átomo excitado salta de una órbita exterior, a otra órbita interior emitiendo energía radiante, las partículas de información Ωα realizan este mismo proceso. Así, el salto de un nivel mayor de energía a otro menor, implica para la información una pérdida de energía y por tanto una mayor probabilidad de entrar en el umbral del olvido. Entonces siguiendo esta regla, el olvido podría definirse como: El salto de una partícula de información Ωα, de un nivel exterior más cargado energéticamente a otro interior menos cargado. Y éste sería definido por la ecuación: AE = E2 – E1 = hv. Donde E2 representa la energía de la órbita exterior y E1, la de la órbita interior, siendo hv, la cantidad de energía liberada por la partícula de información Ωα. Será esa cantidad de energía liberada (hv) la que determinará el mayor o menor olvido de la información.

Vicent Meliá Bomboí

82


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

EXPLICACIÓN DEL INCONSCIENTE

Como nota importante, hay que destacar que la información aunque esté sometida al proceso de olvido, ocurra lo que ocurra nunca desaparece de la memoria. Con esta última afirmación damos paso a otro polémico apartado del Universo Psíquico: “El inconsciente”. El inconsciente está constituido por un conjunto de partículas de información Ωα, que debido a su baja frecuencia energética son incapaces de aflorar al umbral de procesamiento, y fuera de este umbral, el cerebro no puede procesar de forma consciente un determinado intervalo de energía. La energía que se encuentra por debajo de este intervalo permitido pertenece al inconsciente, y la que se halla por encima al supraconsciente. Del mismo modo en que nosotros sólo percibimos un determinado umbral del espectro de la luz o radiación, el cerebro en su nivel de procesamiento, también discrimina sólo una parte del umbral del espectro atómico, quedando una gran parte de información energética en umbrales atómicos que el cerebro no puede analizar de forma consciente.

Vicent Meliá Bomboí

83


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

LAS PARTÍCULAS Ωα MÁQUINAS DE TIEMPO

Es importante destacar que las partículas Ωα, son a su vez un subespectro almacenado en el espectro del átomo de información; estas partículas acumulan la información por impacto, como si de placas fotográficas se tratarán, pero con particularidades muy distintas La información se fija en la partícula Ωα en un lenguaje o código energético, de forma discontinua y global, es decir no sólo se almacena la figura sino también el fondo. Y a diferencia de una placa fotográfica en la que la información es estática, en las partículas la impresión posee movimiento, dimensiones y sentido por sí misma. ¿Cómo es posible este fenómeno? El espacio y el tiempo existen como dimensiones a priori en nuestra mente, como ya afirmó I. KANT (1724-1804). Este a priori, es resultado de la acción en el cerebro de uno de los números cuánticos: el spín (s), que es el giro que las partículas de información Ωα realizan sobre sí mismas. Es el movimiento de spín, quien posibilita a nuestro cerebro almacenar información con dimensiones de espacio-tiempo. Por eso, cuando memorizamos o recuperamos imágenes almacenadas éstas poseen como propiedad fundamental la dimensionalidad. No olvidemos y sirva como ejemplo, que las alucinaciones son imágenes que aunque el cerebro en esta alteración confunde el foco de emisión, poseen dimensiones, es decir, nuestro cerebro las proyecta al medio pero con la característica que éstas son imágenes que ocupan un espacio y un tiempo. Esto demuestra que nuestra mente es capaz de construir macro-acontecimientos de información dinámicos, muy apartados de la visión estática que nos ofrece la Teoría del Procesamiento de Información clásica. Y es también el movimiento de spín o de rotación de las partículas psicoeléctricas, quien además de ofrecernos la percepción del tiempo es capaz de modificarlo, pues puede otorgarle sensación de lentitud e incluso de detenerlo (ver hipótesis de procesamiento circular y esférico). Es decir, así como el movimiento de spín da realidad al tiempo psicológico, es también este movimiento de rotación de las partículas de información quien puede alterarlo o aniquilarlo.

Vicent Meliá Bomboí

84


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

No hay más que recordar como ejemplo, la premisa de la Relatividad: “Un reloj en movimiento, marca el tiempo con más lentitud que uno estacionario. A decir verdad, todos los fenómenos que evolucionan con el tiempo lo hacen más lentamente cuando se mueven que cuando están en reposo, lo cual equivale a decir que el propio tiempo se retrasa. A velocidades ordinarias, el efecto es inapreciable, pero a 262.000 Km/seg, un reloj parecería (a un observador que lo viera pasar fugazmente ante sí) que tarda dos segundos en marcar un segundo. Y, a la velocidad de la luz el tiempo se paralizaría”. Hace escasos meses, antes de escribir estas líneas, en un reportaje emitido por Televisión Española (TVE- 1988), sobre la triste “Guerra de las Malvinas”, me llamó la atención la descripción que hizo un soldado inglés sobre una emboscada que sufrió su pelotón: “Al llegar a la cima de una colina, fuimos sorprendidos por ráfagas de metralla, fue una experiencia extraña, casi indescriptible... Observé ante mis ojos como se desplomaban mis compañeros, con una increíble sensación de lentitud, mientras escuchaba sus gritos... y el crujir de huesos... Noté como fui alcanzado en una pierna y el terrible chasquido que produjo el proyectil al destrozar el hueso... Me desplomaba pensando que me habían alcanzado y era mi último momento. De repente el tiempo se había detenido..., todo ocurría con una agobiante sensación de lentitud, era como una proyección en cámara lenta, donde cualquier detalle, gritos, chasquidos de huesos, silbidos de proyectil y cientos de pensamientos, pasaban lentamente por mi cerebro con frío detalle”. Esta sensación de detención del tiempo psicológico descrita por este soldado inglés, desde esta hipótesis se explica por el hecho de que las partículas Ωα que constituyen nuestros procesos psíquicos superiores, frente a cualquier situación traumática a la que se enfrenta el organismo, se excitan al límite, aumentando su movimiento de rotación o spín. Por lo que al aumentar su velocidad en el procesamiento de información, disminuye la percepción del tiempo psicológico. Al disminuir el tiempo, el cerebro puede procesar más cantidad de información, tanto exterior como interior de forma instantánea. En pocos segundos puede pasar por nuestro cerebro como en una película, toda nuestra vida. Sin duda este fenómeno de hipermnesia sirve como reacción cerebral para adaptarnos a situaciones de peligro. Es como si el cerebro detuviera las imágenes exteriores, aumentando su velocidad de procesamientos de las partículas psicoeléctricas, para analizarlas con rapidez y detalle milimétrico, y así poder reaccionar no sólo con actos motores, sino además con cogniciones superiores.

Vicent Meliá Bomboí

85


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Entonces parece claro que los números cuánticos de las partículas Ωα que constituyen los procesos superiores del ser humano, no sólo posibilitan el almacenamiento y la recuperación de la información de nuestro cerebro, sino que además también consiguen que información almacenada no sea una simple grafía, huella o signo fijo, pues la transforman en un holograma, es decir, son imágenes con espacio, tiempo y cargadas de emociones. Así se puede afirmar que, los números cuánticos Principal (n) y Orbital (l) de las partículas Ωα, modelan la existencia de las dos memorias: La Memoria a Corto Plazo y la Memoria a Largo Plazo. Y que a su vez, el número Spín (s) crea las dimensiones a la información almacenada en nuestro cerebro, posibilitando la percepción y la modificación del tiempo psicológico. Mientras que el número Magnético (m) indica la extensión y la dirección de las cogniciones hacia cualquier sistema del organismo o del medio externo.

Vicent Meliá Bomboí

86


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

EL INCONSCIENTE DE LAS PARTÍCULAS Ωα

También

en las partículas de información Ωα, existen zonas o umbrales que

escapan al procesamiento, por estar en un bajo o alto nivel energético dentro de la propia partícula. Es decir, en la propia partícula psicoeléctrica existe una información inconsciente. Este infraumbral de la partícula Ωα, es el que nos hace reconocer la existencia de una subinformación (información que está almacenada por debajo del umbral procesable de la partícula) que se encuentra dentro de una información básica recordada. Este subespectro de la partícula, es información que en realidad acumulamos sin ser conscientes de ello. Esto implica que en el proceso de la Memoria no solo almacenamos la figura que deseamos recordar, sino que además también almacenamos todo el contexto que la envuelve y que a su vez éste, posee la importante misión de servir de activador de emergencia en el proceso de recuperación de información en el recuerdo, es decir se transforma en un mapa cognitivo, o lo que es lo mismo, en un sistema de orientación psíquico. Por ello, sin duda memorizamos más información de la que somos capaces de recordar; poseemos acumulados recuerdos globales (hologramas con espacio, tiempo y emociones) que ni siquiera sospechamos de su existencia y que por el efecto de un activador accidental puede recuperarse de forma espontánea. Así en un posible experimento psicológico para memorizar elementos, no sólo seremos capaces de almacenar en nuestro cerebro un determinado número de “ítems”, o de series, o de imágenes... sino que además, estos irán acompañados del color de ojos del experimentador, de su timbre de voz, de si éste lleva o no lleva un modelito de moda, de las colillas que en ese momento descansan en el cenicero, del “tic” de su labio inferior, del espesor o suavidad del impreso del cuestionario, del corte de pelo rococó de la ayudante del experimentador, del aire de grandeza del psicólogo, del cuadro hortera de la pared y de cientos de impresiones producidas por las emociones (ansiedad, estrés, miedo...) Todo queda almacenado en la memoria por un impacto holográfico, sin ser conscientes de ello. Y este impacto crea un mapa psicológico con dimensiones espacio-temporales y emocionales que puede ser activado accidentalmente en el momento menos

Vicent Meliá Bomboí

87


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

esperado. Por ejemplo, al abrir una revista de moda podemos identificar en uno de los personajes el peinado rococó de la ayudante del experimentador, en ese mismo momento, como en un torrente sin control, esta percepción accidental consigue que en nuestro umbral de procesamiento visualicemos con increíble detalle los hermosos ojos del investigador, a la vez que un pensamiento complejo nos sugiere que sería aconsejable que, de vez en cuando, la mujer de la limpieza vaciara los ceniceros del laboratorio, e incluso despertaría nuestra motivación, generándonos el deseo de comprarnos una camisa como la que lucía el psicólogo, ya que esto socialmente nos podría transmitir cierta seriedad... pero paradojas de la memoria, puede que únicamente recordemos de la lista de ítems, imágenes o series que debíamos memorizar, que éstos eran absurdos y que no poseían un interés relevante para nuestra vida. En la Memoria no almacenamos sencillos ítems, o series o imágenes aisladas, sino cogniciones completas, o lo que es lo mismo, macro-acontecimientos de información, donde la figura o ítem sobre el que centramos la atención no es más que un punto minúsculo dentro de un código energético mucho más complejo. Pero, ¿qué hace posible esa compleja interacción de códigos en la memoria?

Vicent Meliá Bomboí

88


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

LOS MACROACONTECIMIENTOS DE INFORMACIÓN DE LAS PARTÍCULAS Ωα

Para que se produzca un macro-acontecimiento de información en nuestro cerebro, es necesario que un conjunto de partículas Ωα se identifiquen entre ellas creando entre sí una relación de fuerzas. Y, ¿a qué se deben esas fuerzas? J.S. TREFIL (1980) indicará: “Los físicos modernos, piensan que todas las fuerzas son debidas, en última instancia, al intercambio de partículas. La fuerza eléctrica, por ejemplo, se explica gracias al intercambio de fotones virtuales, la fuerza gravitatoria a partir del intercambio de unas partículas llamadas gravitones; que hasta ahora no se han detectado”. Esta hipótesis de que las fuerzas son debidas al intercambio de partículas, nace de las teorías del físico japonés HIDEKI YUKAWA (1934) sobre las partículas virtuales. Estas “partículas virtuales” poseen su principio en la relación de incertidumbre tiempo-energía, esto quiere decir, que la imprecisión en la determinación del tiempo da lugar también a una indeterminación de la energía. Del estudio de esta incertidumbre YUKAWA propone la existencia de las partículas virtuales, que son la adición de la fluctuación entre dos partículas. Es la sucesión en la que una partícula se convierte en un instante en un par de partículas. Así la fluctuación entre dos partículas originales, la partícula virtual, puede acabar siendo absorbida por la segunda de las partículas originales, con lo que se crea una fuerza entre ambas. A este fenómeno se denomina intercambio de una partícula virtual, y este proceso puede producirse sin que seamos capaces de detectar ninguna violación del Principio de Conservación de la Energía. Estas fuerzas que enlazan a las partículas en redes energéticas dinámicas (macro-acontecimientos), son debidas pues, al intercambio de partículas virtuales.

Vicent Meliá Bomboí

89


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

PAUL DAVIES (1984) en su obra “Superfuerza”, denominará a estas partículas virtuales “fotones mensajeros”. Para comprender este fenómeno resulta interesante aportar un texto de este popular físico, ya que por su claridad puede ofrecernos una visión más comprensiva: “Es importante darse cuenta que no podemos ver a los fotones mensajeros que van de un electrón a otro. Los fotones mensajeros son una especie de arreglo entre los electrones. Sólo existen para decir a los electrones cómo moverse, y aunque posean energía y momento, no tienen porque observar las reglas clásicas de estas magnitudes. Los fotones mensajeros han sido comparados a las pelotas que intercambian dos jugadores de tenis. Del mismo modo que la pelota de tenis configura la actividad de los jugadores, el fotón afecta al comportamiento de los electrones. Con la introducción de la partícula mensajera, debemos ampliar el concepto de fotón. El fotón ya no sólo es una partícula de luz que podemos ver, sino más bien un ente efímero, “visto” solamente por las partículas cargadas que se dispersan. A veces los fotones que vemos se llaman reales y los fotones mensajeros virtuales, en honor a su cualidad temporal, casi fantasmal. La distinción es algo artificial, pero ampliamente utilizada. La descripción de la actividad electromagnética en términos de fotones virtuales mensajeros es mucho más que un modelo pintoresco de las fuerzas cuánticas. En realidad es una teoría matemática altamente sofisticada y detallada conocida como electrodinámica cuántica, o EDC para abreviar (...) (...) es fácil comprender por qué la EDC llegó a convertirse también en el modelo de la descripción cuántica de las otras tres fuerzas de la naturaleza (...). La clasificación de las partículas en quarks, leptones y mensajeros, incluye la totalidad de partículas subatómicas conocidas. Cada una de ellas juega un papel crucial, aunque distinto, en la constitución del Universo. Sin las partículas mensajeras no habría fuerzas y cada partícula desconocería la existencia de sus vecinas. No habría estructuras y no se producirían actividades ni consecuencias. Sin los quarks no existirían núcleos atómicos ni luz solar. Sin leptones no existirían los átomos y no habría química ni, por tanto, vida (...)”. Así, es la identificación entre partículas Ωα por medio de la creación de fuerzas generadas por el intercambio de partículas virtuales (fotones mensajeros psíquicos), quien nos ofrece una explicación teórica de cómo se generan los esquemas cognitivos o macro-acontecimientos de información psicológicos. Estos esquemas se constituyen en redes dinámicas con un objetivo de identificación; son una totalidad de información capaz de modificar su contenido con increíble plasticidad, siendo su fin la extensión hacia otros sistemas.

Vicent Meliá Bomboí

90


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

MACROACONTECIMIENTOS DE INFORMACIÓN SIMPLES (MAI) Y COMPLEJOS (MAIC)

Las partículas de información Ωα se intercambian fotones mensajeros y éstos indican (o le informan) a la partícula psicoeléctrica el contenido de información de las otras partículas. El intercambio de una partícula virtual implica que dos partículas Ωα de diferentes niveles energéticos o de diferentes átomos, integren en su totalidad la información que poseen. Es decir, puede interpretarse que tanto una como otra, han asumido el contenido informativo de la partícula opuesta. Con ello la creación de un esquema cognitivo, o de un pensamiento, deja de ser una suma de partículas Ωα con sus distintos contenidos, y se convierte en una totalidad de información con sentido propio. Toda la información contenida en una partícula psicoelécrica, es asumida por medio de la creación de fuerzas por todas las demás partículas que se identifican en el proceso. Durante este proceso de identificación las partículas Ωα implicadas dejan de existir como unidades independientes dentro del macroacontecimiento psicológico; y éste adquiere sentido como totalidad psíquica que se extiende tanto hacia fuera, como hacia dentro del organismo. Resaltar que existen dos tipos de macroacontecimientos psicológicos de información (VICENT MELIÁ y ROSANA PERIS 1988). 1)- EL MACROACONTECIMIENTO DE INFORMACIÓN SIMPLE (MAI)Que es el que se constituye en la identificación, por medio de fuerzas entre varias partículas Ωα, dentro de un mismo átomo de información. 2)- EL MACROACONTECIMIENTO DE INFORMACIÓN COMPLEJO (MAIC) – Se produce cuando se da el intercambio de partículas virtuales (fotones mensajeros psíquicos) entre varios átomos de información, es decir entre un conjunto de MAI. Con ello se crea una complejidad informativa que tenderá a la dominancia dentro de la actividad psicológica. El objetivo de los macroacontecimientos psicológicos es la extensión hacia fuera (Hex). En este proceso tienen vital importancia los números cuánticos (n, l, m, s ) de las partículas Ωα que interactúan, sobre todo los números cuánticos

Vicent Meliá Bomboí

91


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Magnéticos (m) que determinan la orientación dentro de un campo magnético exterior. Los números cuánticos Principal (n) y Orbital (l), determinarán la dominancia energética del esquema cognitivo y los números spín (s), constituirán la temporalidad y espacialidad de la extensión del macroacontecimiento psíquico. La extensión hacia fuera (Hex) puede realizarse a varios niveles: 1)- NIVEL MENTAL O PSICOLÓGICO: Cuando el MAI o MAIC, por medio de un “cambio de fase” se transforma en imágenes mentales que dan forma a procesos psíquicos. 2)- NIVEL FISIOLÓGICO: Cuando los macroacontecimientos simples o complejos se transforman en una extensión emocional, motora o conductual. 3)- NIVEL DE CAMPO: Cuando los MAI o Maic se extienden como fuerza de identificación (Fi) y como fuerza capaz de resistir (Rhex) a las fuerzas procedentes del campo hacia el interior (Hin). Los macroacontecimientos psicológicos tienden, cuando son dominantes energéticamente a buscar su identificación con un nivel del organismo o del mundo exterior (campo), así se identificarán con un proceso, objeto, situación, o idea del campo de acción, por medio de una fuerza de identificación (Fi). Siendo esta fuerza una característica de la motivación, definida como un proceso que se extiende hacia el exterior (Hex). Esta fuerza de identificación (Fi) es entendida, como la fuerza necesaria para que un esquema cognitivo pueda vencer las resistencias de los niveles exteriores en su extensión hacia fuera. La actividad psíquica aparece entonces como una extensión de fuerzas hacia el exterior (Hex) y hacia el interior (Hin), que a su vez, sufren una resistencia para su fin. La fuerza de resistencia (RHin) será la fuerza que ejercerán los niveles exteriores a la extensión hacia fuera del esquema cognitivo, y la fuerza de resistencia (RHex) será la que ejercerán los esquemas para vencer las fuerzas que intentan introducirse hacia el proceso central. Hin = (RHin + X) ; Hex = (RHex + Fi) Y = (Rhin + X) – ( Rhex + Fi) Siendo (X) la fuerza necesaria para vencer las resistencias del interior del organismo, e (Y) determinará la dominancia o equilibrio de la extensión hacia fuera o hacia dentro del Universo Cerrado Psíquico.

Vicent Meliá Bomboí

92


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Estas fuerzas psicológicas deben interpretarse como paquetes de información que se extienden, del mundo exterior hacia el interior, y del mundo interior hacia el exterior. Tanto los MAI como los MAIC, están sujetos como totalidad a la influencia de fuerzas represoras, en sus niveles energéticos; como la regla de HUND, que no permitirá que un paquete de información (x) acceda a un nivel energético que contenga otro paquete de información, mientras existan niveles equivalentes de energía. Así por ello, los macroacontecimientos psicológicos cumplirán el principio de exclusión de PAULI, no podrán existir dos esquemas cognitivos con un contenido de información idéntico, es decir con la misma combinación de números cuánticos. Y éstos, en su dinámica irán ocupando otros niveles superiores o inferiores, cuando las partículas Ωα que en ellos interactúan, asciendan o desciendan de nivel energético por medio de los saltos cuánticos.

Vicent Meliá Bomboí

93


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

EL CAMPO CUÁNTICO PSÍQUICO

El artificio utilizado hasta el momento, no posee validez por sí mismo, porque como he indicado, es una visión ingenua de las partículas subatómicas que generan los procesos psicológicos. Simplemente debe interpretarse como un modelo necesario, aunque artificial, para entender el proceso de la Memoria, puesto que éste no puede analizarse sin la totalidad que incluye el proceso de Desorden. En el nivel psicológico debemos comprender los procesos energéticos implicados en la actividad psíquica como una teoría Gestáltica o de “Campo”. Así se entiende la actividad psíquica como una red energética, cuyas fuerzas se disponen en figuras y fondos como en un campo electromecánico Por ello puede interpretarse esta totalidad psíquica como una red inseparable de vibrantes esquemas de energía, donde ningún componente posee realidad independiente aislado de la totalidad. Por lo que, tanto las partículas psicoeléctricas Ωα, como los átomos de información no pueden entenderse, o analizarse, fuera de la totalidad; y es esta visión global, quien nos definine el concepto de campo cuántico psíquico que se diferenciará del concepto de campo clásico utilizado por la Psicología de la Gestalt. EL CAMPO CLÁSICO: es una cantidad matemática que describe una región del espacio en la cual actúan fuerzas eléctricas o magnéticas sobre determinados objetos. EL CAMPO CUÁNTICO PSÍQUICO: Será, una cantidad matemática que se utiliza en la Teoría Cuántica para describir nuestra más profunda comprensión de los procesos psíquicos superiores. Los campos cuánticos psíquicos se pueden manifestar como, átomos de información, partículas subatómicas Ωα, o como regiones del espacio, tejidas por esquemas cognitivos MAI ó MAIC, donde los átomos de información y las partículas psicoeléctricas que los componen tienen propiedades diferentes a las que tendrían en un espacio vacío. Cabe afirmar que los campos cuánticos constituyen la realidad de los procesos psíquicos, y que todo lo demás, es una manifestación de éstos. El estado del campo cuántico psíquico puede comparase con el nivel del agua en el mar. Existe un nivel de referencia, de acuerdo con el cual el agua se distribuye de un modo más o menos uniforme, Sin embargo, cuando sopla el viento en el

Vicent Meliá Bomboí

94


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

agua se forman olas, y en los distintos lugares el nivel del agua estará por encima o por debajo del nivel de referencia. Esto corresponde a una situación similar en la que el campo cuántico psíquico está “excitado” en una región del espacio, lo cual se nos aparece como la presencia de una o más partículas Ωα en esa región. Hay que entender por tanto, los procesos de la actividad psíquica superior, como una “excitación-inhibición” del campo cuántico psíquico, siendo los macroacontecimientos de información MAI o MAIC, resultado del azote sobre él de las fuerzas capaces de activarlo. O lo que es lo mismo, los pensamientos complejos son similares a olas de energía producidas por el impacto energético sobre una parte del campo cuántico psíquico. Este enfoque de campo cuántico psíquico, difumina por completo la visión artificial que hemos mantenido del átomo de información y de las partículas Ωα. Pero como se ha comentado, esta visión ingenua se ha mantenido como instrumento necesario para comprender la totalidad del proceso. Así llegados a este punto, surge destrozando esquemas, la visión defendida en la Teoría Cuántica por HEISENBERG por lo cual, ya no podemos concebir la actividad psíquica del ser humano como una interacción de diminutas esferas energéticas que poseen una determinada posición y velocidad, si no que, debemos entender esta actividad como un vibrante campo de fuerza similar a un mar azotado por una tempestad, donde su excitación por encima del nivel medio produce macroacontecimientos de información, auténticas olas psíquicas, que son los pensamientos complejos que dan forma a la imaginación y a los caóticos procesos que se dan en el universo onírico o de los sueños. Deseo que sirva de advertencia al lector, que aunque la visión del campo cuántico psíquico es más real, en cuanto a que consigue aproximarse mucho más a la descripción de la totalidad psíquica, debo reconocer, que es difícil que sirva para dar una explicación comprensiva de los fenómenos psíquicos. Por ello, creo que se hace necesario regresar al artificio de la visión ingenua para comprender y explicar las bases de nuestra búsqueda, pero siendo conscientes en todo momento del sesgo o error que esto representa, puesto que el proceso que describimos es una totalidad, no una suma de procesos. Con esta última advertencia, nos sumergimos para bucear en el análisis de la otra cara de la moneda de los procesos psicológicos, los procesos de Desorden.

Vicent Meliá Bomboí

95


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

EL PROCESO DE DESORDEN PSÍQUICO

Ambos

procesos, el de Orden y el de Desorden, utilizan la misma

información pero con reglas diferentes, aunque complementarias. El proceso de Orden, como por ejemplo el de la Memoria, tiene como objetivo almacenar, recuperar y reconocer información para gestar macro acontecimientos psicológicos como el pensamiento. Mientras que el proceso de Desorden, como son el proceso onírico de los sueños, se fundamenta en la Memoria pero, sin observar sus leyes, incluso llega a violarlas. Es decir el objetivo del proceso de Desorden es evitar las sobrecargas energéticas que se dan en el campo cuántico psíquico, a la vez que es un ensayo constante para las nuevas conexiones entre partículas Ωα, aunque para este ensayo tenga que alterar los principios básicos de la estructura atómica. En este estudio, el Desorden debe ser entendido como el orden inesperado de un proceso. Como la probabilidad de que un “orden” establecido y continuo en el tiempo pueda ser alterado de repente y de forma inesperada, por la aparición de nuevas vías de acción cuyo funcionamiento es radicalmente distinto a la lógica estable a la que nos tenía acostumbrados. Es decir, es una visión anarquista del Orden del procesamiento de información, que implica que todo “orden psicológico conocido”, tiene la probabilidad de un “desorden”, y que éste resulta tan necesario como el propio proceso de “orden”, ya que sin la influencia del “desorden“ desaparecería el proceso psíquico como totalidad. El proceso de Orden psíquico, crea esquemas por fuerza, estructuras cognitivas que con el paso del tiempo se sobrecargan con una gran tensión energética y que sin la válvula de seguridad, que representa los procesos de Desorden se desintegrarían, sumergiendo el campo cuántico psíquico en un profundo caos. Así, mantenemos que los procesos de Desorden psicológicos son válvulas de seguridad psíquica que buscan evitar la destrucción cognitiva dando plasticidad a las rígidas estructuras de Orden. Ya en 1900 SIGMUND FREUD escribía: “ A un hombre al que se le despojase de la facultad de soñar, contraería en poco tiempo una perturbación mental, pues en su cerebro se acumularía una masa de pensamientos inacabados(...) El sueño es a la conciencia sobrecargada una válvula de seguridad.”

Vicent Meliá Bomboí

96


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Durante los procesos de Desorden psicológico, en los que podemos clasificar los sueños y la imaginación, los macroacontecimientos dominantes (MAI o MAIC) por estar sobrecargados energéticamente, tienden a la relajación alterando los principios de dominancia; esto produce un salto de un nivel energético exterior a otro interior. Como consecuencia de este salto se emite una radiación múltiplo de (hv), que excita a otros esquemas de niveles inferiores. Este salto cuántico les permite entrar en el umbral permitido de procesamiento. Y, así como los átomos de información poseen una parte del espectro que no puede ser procesado por el cerebro, por estar por debajo o por encima del umbral permitido, también los macroacontecimientos de información, como totalidad no sumativa de partículas Ωα, pueden escapar del umbral permitido para el procesamiento, por el hecho de saltar a niveles superiores o inferiores del espectro total del campo cuántico psíquico.

Vicent Meliá Bomboí

97


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

LOS SUEÑOS UN PROCESO DE DESORDEN EN EL CAMPO CUÁNTICO PSÍQUICO

El cerebro durante el proceso de vigilia permanece en actividad constante, en ningún momento deja de interpretar, procesar, recordar, reconocer, etc. La estimulación procedente del campo exterior es continua, asimismo lo es también la que proviene del interior; con lo que esta actividad crea una especie de equilibrio estimular de fuerzas, donde los analizadores, tanto exteriores como interiores, no dejan de producir cambios de fase que se extienden tanto hacia fuera (Hex) como hacia dentro (Hin). Pero es durante el proceso onírico o del sueño cuando este equilibrio se rompe, puesto que el cerebro apenas procesa cambios de fase del mundo exterior. Con ello el procesamiento se vuelve cerrado y el campo cuántico psicológico se autoestimula circularmente de forma similar a como ocurre en las alteraciones psicóticas. Es decir, el proceso de Orden pierde energía y fortaleza, con lo que el proceso de Desorden adquiere dominancia, en otras palabras, se rompe la interacción Orden-Desorden y se genera un proceso casi idéntico a las psicosis. Será también S. FREUD quien verá profundas relaciones entre los sueños y las alteraciones mentales; así afirmará en su “Interpretación de los Sueños” (1900): “...se nos presenta al sueño como etiología de la perturbación mental, aunque con igual razón podría deducirse (...) que la perturbación mental se exteriorizó por vez primera en la vida onírica, manifestándose en el sueño”. Y formulará esta sentencia: “Al esforzarnos en esclarecer el enigma de los sueños laboramos también en el esclarecimiento de las psicosis”. No estaba tan equivocado FREUD (1856-1939) puesto que el proceso que produce los sueños es similar o casi idéntico, al que produce las psicosis; ya que las psicosis podrían compararse también en su génesis a la activación de un mecanismo de seguridad como respuesta a una sobreestimulación del campo cuántico psíquico; es decir, las psicosis poseen una finalidad similar al de los sueños, impedir que una sobrecarga energética altere definitivamente la estructura atómica del cerebro.

Vicent Meliá Bomboí

98


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Por lo que no son un proceso inadecuado, sino todo lo contrario, son los mecanismos de seguridad activados al límite (es una situación de alarma total) para evitar la desintegración de los procesos cognitivos; el auténtico problema surge cuando el organismo es incapaz de neutralizarlas. Cuando se rompe la interacción “Orden-Desorden” en la actividad psíquica superior, surge una alteración mental donde, si domina el proceso de Orden, la mente se vuelve rígida y obsesiva, casi podríamos decir que paranoica. Mientras que si por el contrario, domina el proceso de Desorden la mente pierde el contacto con el mundo exterior y entra en un proceso similar al de los sueños, o sea, se sumerge en la experiencia de las alucinaciones. Los saltos cuánticos durante el sueño, desactivan macroacontecimientos que durante el proceso de vigilia han adquirido una gran carga y potencialidad límite. Durante este proceso las partículas Ωα, también se identifican, pero no lo hacen por contenidos sino por niveles de energía idénticos. Con ello surgen esquemas cognitivos que lo único que les une es la necesidad de conseguir un equilibrio energético, no están identificados estos “paquetes de información” por el contenido. Por lo tanto su manifestación psicológica puede ser absurda e ilógica, y cuando logran saltar hacia el umbral procesable permitido por el cerebro se da como resultado el sueño. Esto explicaría por qué, en los sueños surgen historias ilógicas, con personajes olvidados hace tiempo... Aunque es importante resaltar que no todos los macroacontecimientos que se activan durante el proceso onírico poseen un conjunto de información no relacionado en cuanto a contenido; ya que en ésta sí que puede existir una concordancia entre información psicológica y energía, puesto que hay probabilidad de que se produzca identificación entre un conjunto de partículas Ωα con una misma energía y un contenido de información relacionado, éste es el caso en el que en el sueño aparece una historia coherente. Parece ser que durante el proceso onírico la regla de HUND pierde potencia, así se altera el control de la regla que impide durante el proceso de vigilia que los paquetes de información ocupen niveles energérticos donde ya hay otros esquemas cognitivos, mientras existan orbitales desocupados de energía equivalente. Con lo que al violarse este principio se producen “choques” o condensaciones de información psicológica en un mismo nivel energético. Y por tanto una saturación energética que obliga al nuevo esquema, resultado de la fusión, a producir un salto cuántico. Y puesto que los macroacontecimientos psíquicos tienden a buscar los niveles de mayor estabilidad energética, que son los de menor energía, y éstos son los que están más cerca del núcleo (inconsciente); se produce en estos niveles inferiores una sobrecarga de los

Vicent Meliá Bomboí

99


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

esquemas, haciéndoles saltar a niveles superiores, con lo que aumenta la probabilidad de ser procesados. Este fenómeno de condensación o choque de esquemas explica cómo la información que pertenece al inconsciente psíquico puede surgir al umbral permitido de la conciencia, como ya predijo la teoría psicoanalítica. Ya que un esquema cognitivo de un nivel inferior de energía, por sí mismo carece de potencialidad para ascender al umbral permitido de procesamiento; necesita que un esquema superior en su lógica búsqueda de un nivel de menos tensión se fusione con él, y que este “choque” energético entre ambos esquemas, le aporte la potencialidad para saltar a un nivel superior.

Vicent Meliá Bomboí

100


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

EL OLVIDO TOTAL NO EXISTE

Otro proceso que podemos explicar por esta hipótesis de “Desorden” es el fenómeno de la aparente desaparición de la información en el proceso central de la Memoria. Desde este estudio afirmo que en el proceso de la Memoria el “olvido total” no existe, lo que sucede en el denominado “olvido” es que la información psicológica, acumulada en paquetes energéticos, desciende por medio de los saltos cuánticos, a niveles de energía que se encuentran fuera del umbral de procesamiento del cerebro. Entonces ¿cómo podemos explicar el olvido total?¿Qué es lo que ocurre para que un conjunto de partículas Ωα que constituyen un macroacontecimiento de información, desaparezcan radicalmente del proceso central de la Memoria? Será en 1930 PAUL A.M. DIRAC, quien aducirá fundándose en un análisis matemático que cada partícula debe tener su “antipartícula”. Así pues, según la hipótesis de DIRAC, debe existir un “antielectrón” idéntico al electrón, salvo por su carga que sería positiva en vez de negativa, y un “antiprotón” que poseería una carga negativa en vez de positiva. El físico americano CARL DAVID ANDERSON (1936) será el que descubrirá el antielectrón de DIRAC, dándole el nombre de “positrón”. Así según esta formulación, cuando se combinan dos partículas opuestas, una partícula y su antipartícula, proceden a una neutralización mutua y desaparece toda la materia, se aniquilan, sólo queda de este proceso energía en forma de radiación gamma. Al mantener que nuestra actividad psíquica sigue las leyes cuánticas, también sostenemos que este mismo fenómeno puede ocurrir en el campo cuántico psíquico. Así una alteración energética, traumática o no, producida desde el exterior del campo cuántico psíquico, puede llegar a activar este suceso paradójico, desencadenando una sucesión de partículas de información Ωα+, antipartículas de información, que pueden neutralizar a otras partículas Ωα-, o bien gestar macroacontecimientos de información (MAI +) ó (MAIC+) que neutralicen los esquemas cognitivos dominantes (MAI-, MAIC-)

Vicent Meliá Bomboí

101


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

La neutralización de un macroacontecimiento de información producirá una laguna de Memoria en el recuerdo del organismo afectado. La información del cerebro no ha desaparecido, simplemente ha sido neutralizada.

Vicent Meliá Bomboí

102


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

LA ANTI-INFORMACIÓN UN INSTRUMENTO DE INTERVENCIÓN MÉDICA

La

hipótesis de que cada partícula de información puede poseer una

partícula contraria que la neutralice nos daría una potencial “clave” del procesamiento de información, no sólo para interpretar nuestro cerebro, sino también para describir procesos informativos básicos en virus y células, porque éstos también procesan información. El control sobre la “anti-información” aportaría a la ciencia médica la posibilidad de “desprogramar” células, bacterias o virus. Si se pudiera encontrar la forma de activar las partículas de información de signo contrario, se podría neutralizar el proceso central de células, bacterias o virus dañinos para el ser humano. No desaparecería la célula, la bacteria o el virus, pero sí que se neutralizaría su proceso central de información, es decir se quedaría sin memoria, sin motivo, con lo cual su objetivo se paralizaría. Sirva como ejemplo a esta hipótesis los anti-programas utilizados en la piratería informática, los denominados “virus informáticos” capaces de neutralizar toda la memoria informática de un ordenador o red de ordenadores. Es este mismo proceso de “piratería” el que podría aplicarse a células, bacterias o virus. Por ejemplo, si pudiéramos activar en el procesamiento de información de una célula cancerosa, un programa de anti-información, es decir un conjunto de macroacontecimientos de signo contrario, podría neutralizarse su proceso central, y esto implicaría el olvido por parte de la célula maligna de su motivo, con lo que se impediría su extensión y multiplicación.

Vicent Meliá Bomboí

103


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

A MODO DE CONCLUSIÓN

Aunque

hemos llegado al final de este estudio, debo reconocer que estas

últimas líneas sólo son el principio de un largo camino que ha quedado abierto. La principal hipótesis que se desprende de estas páginas nos muestran al ser humano como un procesador y productor de energía que sigue las leyes cuánticas. Así, por tanto, podemos sostener que el hombre, por el denominado principio de conservación de la energía, es un ser inmortal, puesto que, aunque desaparezca la materia que compone su estructura biológica, no puede desaparecer en ningún momento la energía psíquica que genera. Sin duda este trabajo no puede afirmar que existe un Dios, pero sí que demuestra que con la reflexión científica se puede llegar con los dedos a acariciar el Alma.

Vicent Meliá Bomboí

104


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

PRÓLOGO Antonio Grandío Botella, año 1988.

Existe hoy en día la cada vez más apremiante sensación de que el sustento teórico de la mayoría de las ciencias, se ha deslizado, asombrosamente, hacia las tinieblas del misterio. Ciencias tan poco sospechosas de falta de rigor científico como la Física, han acusado recibo de una crisis sin precedentes en el marco paradigmático de su investigación teórica. Ya no se puede hablar de “objetos”, “partículas” o llanamente de “materia” sin poner cara de “por si acaso” y rezar a escondidas para que nadie nos pregunte qué narices es una partícula o una onda. Porque seguramente, el experto en tales asuntos sabe que, constructos axiomáticos tan evidentes antaño, hoy son poco más que fantasmas metafísicos, frente a los cuales no tiene más remedio que convertirse en un filósofo a la antigua usanza y bucear, con la correspondiente “capacidad de asombro” ya olvidada, por entre las desterradas filosofías siglos atrás abandonadas como símbolo de “independencia y madurez”. Asimismo la joven Psicología que, en un esfuerzo desesperado, ha pugnado por su aceptación, “como miembro de pleno derecho” dentro de la comunidad de “científicos serios”, afronta no menos serios problemas para excusar un reduccionismo metodológico que, sólo tendría como justificación el “agravio comparativo” producido en su colectivo por las “elegantes metodologías” propias de las otras “ciencias”. Más papistas que el Papa en el ayer, y con menos complejos hoy en día, los psicólogos enfrentan una “revolución paradigmática” con la “re” incorporación de conceptos en su seno anatemizados en el pasado bajo la acusación de “filosóficos” o “mentalistas”, es decir, de no orinar dentro del estrecho tiesto científico. Términos como “psique”, “conciencia”, “motivación”, “inconsciente”, etc... ya no hacen que se les dispare la adrenalina a la mayoría de los psicólogos actuales. La inestimable aportación de la cibernética lo ha permitido dotando, con su “jerga” específica, de elegancia y precisión a muchos conceptos difusos. Carl Jung, afirmó hace tiempo que la Física y la Psicología, se unirían inevitablemente en el futuro para abordar el “tabú” de la Conciencia. Y, para mí, es inevitable que, la verdadera ciencia venidera no podrá evadir un fuerte

Vicent Meliá Bomboí

105


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

matiz interdisciplinar recobrando, aunque de forma diferente, la antigua unidad perdida. He aquí un ensayo interdisciplinar donde Vicent Meliá, se ha atrevido a algo que, quiera Dios hagan muchos investigadores: Pensar como los antiguos filósofos y como los verdaderos científicos. La temática entronca de lleno con la vanguardia de las últimas tendencias teóricas dentro de la Física subatómica y con algo que estos comienzan a barruntar con sorpresa y misterio: la inextricabilidad del observador y el observado: Quien observa, modifica aquello que observa ¡hasta el átomo! Ello nos lleva al fenómeno de la conciencia, sea atómica, humana, animal, o de la corporación científica al uso. El uso del isomorfismo ordenador-mente humana es abordado igualmente. El soporte físico de la memoria en los ordenadores, habitualmente, magnético. Pero ¿de qué naturaleza es el soporte de ésta en los seres vivos?. De ello se ocupa esta obra, y su novedad es, para mí, casi absoluta. Relacionar la memoria con la Teoría Cuántica es ya de por sí, un logro inusual, pero además fascinante para aquellos que no tengan excesivo interés en la trillada e interesada “ciencia” de los profesionales. Porque si algo tiene este libro es que no está escrito para ningún reconocimiento académico. Ello permite su inhabitual audacia. En realidad, soy testigo de que ha sido parido entre carajillos y discusiones de bar. Solo después le dio por encerrarse y consultar la bibliografía pertinente. Estas cosas, desde mi punto de vista, son esenciales para la investigación genuina. Finalmente, advertir que, en los tiempos que corren, hay la generalizada opinión de que las ideologías son malas hasta en la sopa. Y hablar de anarquismo en la ciencia y, como no, de la naturaleza esencialmente creativa de la cognición humana (tal como el autor lo conceptúa) es un ejercicio muy saludable, pero desgraciadamente, poco practicado. (Valencia, 1988).

Vicent Meliá Bomboí

106


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

BIBLIOGRAFÍA:

BERKSON W.: Las teorías de los campos de fuerza. Alianza Editorial, Madrid (1985). BOIDO G. : Einstein o la armonía del mundo. Adiax (1980). BOHM D.: La totalidad y el orden implicado. Kairós, Barcelona (1964). BOHR N.: Física atómica y conocimiento humano. Aguilar, Madrid (1964). BORN M.: Ciencia y conciencia en la era atómica. Alianza Editorial, Madrid (1986). CARREL A.: La incógnita del hombre. Editores Mexicanos (1982). CROSSON F.J.: Inteligencia humana e inteligencia artificial. Fondo de Cultura Económica, México (1970). DAVIES P.: Superfuerza. Salvat Editores, Barcelona (1985). DIRAC P.A.M.: Principios de la mecánica cuántica. Ariel, Barcelona (1967). EDDINGTON A.S.: La naturaleza del mundo físico. Editorial Sudamericana. Buenos Aires (1952). EINSTEIN A. y INFELD L.: La física aventura del pensamiento. Losada, Buenos Aires (1939). FEINBERG G.: Claves ciertas. Salvat Editores, Barcelona (1986). FEYERABEND P.K.: Contra el método. Esquema de una teoría anarquista del conocimiento. Ariel, Barcelona (1974). FORMAN P.: Cultura en Weimar, causalidad y teoría cuántica. Alianza Editorial, Madrid (1984). FREUD S.: La interpretación de los sueños. Biblioteca Nueva, Madrid (1983). GAMOW G.: Treinta años que conmovieron la física. La historia de la Teoría Cuántica. Eudeba, Buenos Aires (1971). GRANDIO A.: Mística Práctica. (Valencia-Castellón 1998) – Publicación electrónica en: http://www.antoniograndio.com/ HEISENBERG W.: Física y filosofía. Ediciones la Isla, Buenos Aires (1959). HEISENBERG W.: La imagen de la naturaleza. Ediciones Orbis, Barcelona (1985). HEISENBERG W.: Encuentros y conversaciones con Einstein. Alianza Editorial, Madrid (1986). HOYLE F.: El universo inteligente. Grijalvo, Barcelona (1984). JAUCH J.M.: Sobre la realidad de los cuantos. Alianza Editorial, Madrid (1986). KUHN T.S.: La estructura de las revoluciones científicas. Fondo de Cultura Económica. México (1975). KUHN T.S.: La teoría del cuerpo negro y la discontinuidad cuántica, 1894-1912. Alianza Editorial (1980). LANDE A.: Nuevos fundamentos de mecánica cuántica. Tecnos, Madrid (1968).

Vicent Meliá Bomboí

107


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

MELIÁ, VICENT.: La psicología cuántica, una teoría anarquista del universo psíquico. Castellón de la Plana (1987). MELIÁ, VICENT. y PERIS R.: La motivación un proceso central que se extiende hacia fuera (Mhex) y hacia dentro (Mhin). Valencia (1988). MELIÁ, VICENT.: Procesos de Orden y Procesos de Desorden en la actividad Cognitiva Superior. Valencia (1989). PAVLOV I.P.: Actividad nerviosa superior. Orbis, Barcelona (1986). PLANCK M.: ¿Adónde va la ciencia?. Losada, Buenos Aires (1961). POPPER K.R.: La lógica de la investigación científica. Tecnos, Madrid (1962). POPPER K.R.: El universo abierto. Un argumento a favor del indeterminismo. Tecnos, Madrid (1984). REICH W.: La función del orgasmo. Paidós, Barcelona (1983). REICH W.: Análisis del carácter. Paidós. Barcelona (1986). RUSSEL B.: Análisis de la materia. Taurus, Madrid (1969). RUSSEL B.: La perspectiva científica. Ariel, Barcelona (1969). SÁNCHEZ-CANOVAS J.: La inteligencia humana: Investigación y diagnóstico. Promolibro, Valencia (1987). SANMARTIN J.: Filosofía de la ciencia. Episteme, Valencia (1984). SCHRÖDINGER E.: ¿Qué es la vida?. Tusquets Editores. Barcelona (1983). SELLERI F.: El debate de la teoría cuántica. Alianza Editorial, Madrid (1986). TURING A.M.: ¿Puede pensar una máquina?. Cuadernos teorema (1974). TREFIL S.J.: De los átomos a los Quarks. Salvat, Barcelona (1985). VOLTERRI R.: Psicotrónica. Martínez Roca, Barcelona (1981). WINSON J.: Cerebro y Psique. Salvat, Barcelona (1986).

Vicent Meliá Bomboí

108


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Vicent Melià i Bomboí

Nace en Castellón de la Plana el 11 de Agosto de 1959. Escultor y pintor formado en el taller del prestigioso artista castellonense José Vicente Forés Escrig. Licenciado en Psicología por la Universidad de Valencia (1989) Posee capacitación investigadora reconocida por la Universidad Jaime I de Castellón (1992) Durante los años de 1997 a 2012 ocupó el puesto de Técnico Responsable de la Agencia Comarcal “Ports-Maestrat” de la Fundación Servicio Valenciano de Empleo (FSVE) en la población de Benicarló. Otras publicaciones: (Ensayo) El Papa Luna de Peñiscola y el Enigma del Santo Grial (2007) (Novela) El Corazón del Papa Luna (2008-2009) (Obra dramática) Juicio al Papa Luna: El anillo del Rey Pescador (2010) (Ensayo) El Papa Luna: El hombre que miró a los ojos del Dragón (2012) Enlaces de interés sobre el autor y su obra: http://bomboi.bubok.es/ http://meliabomboi.blogspot.com/ http://www.google.es/search?tbm=bks&tbo=1&hl=es&q=vicent+melia+i+bomboi &btnG= http://issuu.com/meliabomboi http://es-es.facebook.com/pages/Vicente-Meli%C3%A1 Bombo%C3%AD/107664972670738 http://www.youtube.com/user/amicXIII?feature=watch

Vicent Meliá Bomboí

109


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

INDICE:

CAPÍTULO I El organismo humano, una interacción de “Orden – Desorden” ....................... 09 Las máquinas pensantes y el procesamiento de información humano .............. 13 Orden y Desorden en la actividad psíquica ............................................................ 20 La hipótesis de los Universos Cerrados .................................................................. 22 La lógica estética en la investigación de la psique ................................................. 26 Analizadores y cambios de fase en el universo psíquico ...................................... 29 Los analizadores una clave para interpretar la conducta patológica de las células cancerosas ....................................................................................................... 34 Aportaciones de la teoría de sistemas ..................................................................... 35 La extensión circular de la información .................................................................. 39 El procesamiento esférico de la información .......................................................... 42

CAPÍTULO II Psicología y Mecánica Cuántica. En busca de la energía básica que constituye la psique ........................................................................................................................... 46 El organismo humano, un procesador y productor de energía .......................... 49 Un viaje por las ideas de la Mecánica Cuántica .................................................... 57 La “conciencia” asalta la investigación .................................................................. 68

Vicent Meliá Bomboí

110


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

CAPÍTULO III Una partícula psicoeléctrica regida por las Leyes Cuánticas ............................. 75 El proceso de Orden y el proceso de Desorden de la memoria .......................... 77 Aplicación del modelo del átomo a las partículas psicoeléctricas ..................... 78 Explicación del Olvido ............................................................................................... 82 Explicación del Inconsciente ..................................................................................... 83 Las partículas psicoeléctricas máquinas de tiempo ............................................... 84 El inconsciente de las partículas psicoeléctricas .................................................... 87 Los macroacontecimientos de información ............................................................ 89 Macroacontecimientos simples y complejos .......................................................... 91 El campo cuántico psíquico ...................................................................................... 94 El proceso de Desorden psíquico ............................................................................. 96 Los sueños un proceso de Desorden en el Campo Cuántico Psíquico .............. 98 El Olvido total no existe ......................................................................................... 101 La anti-información un instrumento de intervención médica .......................... 103 A modo de conclusión ............................................................................................ 104 Prólogo a la edición de 1988, por Antonio Grandío Botella .............................. 105 Bibliografía ............................................................................................................... 107 Vicent Melià i Bomboí ............................................................................................ 109 Índice ....................................................................................................................... 110

Vicent Meliá Bomboí

111


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

Vicent Meliá Bomboí

112


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

La reedición electrónica de este libro está dedicada a mis tres hijos: Pablo, Sofía y Alejandro. Y también para ti, que eres capaz de aportar luz en estos momentos en que reina la oscuridad de los Mercados.

Vicent Meliá Bomboí

113


ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS Procesos de Orden y Desorden en la actividad Psíquica Superior

1986 - 2012 25 Años de la búsqueda científica del Alma Se cumplen 25 años (1986-2012) de la primera aventura científica de Vicent Melià i Bomboí, su objetivo principal fue describir los procesos que se manifiestan durante la actividad psíquica superior. De este trabajo nacieron hipótesis que todavía hoy en día sorprenden, como por ejemplo, la que afirma que el Olvido no existe y que los recuerdos, ocurra lo que ocurra, nunca desaparecen de nuestro cerebro, pero sobre todo la que sostiene que los fenómenos complejos de la mente humana, como el pensamiento, los sueños y la imaginación, pueden explicarse con los mismos códigos e hipótesis que fundamentan la Teoría de la Mecánica Cuántica.

Vicent Meliá Bomboí

114

ACARICIANDO EL ALMA CON LOS DEDOS. Orden y Desorden en la actividad Psíquica.  

Se cumplen 25 años (1986-2012) de la primera aventura científica de Vicent Melià i Bomboí, su objetivo principal fue describir los procesos...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you