Page 1

Ni  tan  siquiera  la  lluvia     ‘Fue   entonces,   y   solamente   entonces,   cuando   se   dio   cuenta   de   que   no   podría   haber  acabado  de  otra  forma…porque  los  finales  felices  no  existen…los  finales   felices   son   historias   sin   terminar…y   su   historia   en   cambio,   estaba   a   punto   de   comenzar…’       Un  sonido,  cada  vez  más  intenso,  comienza  a  colarse  en  sus  sueños,  camuflándose   entre   los   colores   y   las   formas   abstractas   que   llevan   inundándolo   todo   durante   horas.   El   molesto   sonido   hace   que,   poco   a   poco,   comience   a   despertar   y   a   recobrar   la   lucidez.   Abre   los   ojos   e   intentando   conformar   y   dar   forma   a   las   siluetas   que   intentan   separarse   de   la   oscuridad   de   la   habitación,   consigue   distinguir   su   reloj   de   pared.  Las  5:20.  Otra  noche  intranquila,  en  la  que  no  consigue  descansar.   A   duras   penas,   consigue   levantarse.   Al   contacto   con   el   suelo,   el   frío   recorre   su   cuerpo,  entrando  por  sus  pies  desnudos  y  llegando  a  su  espalda,    haciendo  que  se   estremezca  durante  un  instante.   El  sonido  que  invadía  sus  sueños,  sin  permiso  alguno,  viene  del  exterior.  Se  dirige  a   la  ventana  y  la  abre.  Una  racha  de  viento  le  hace  despertar  por  completo  y  mirando   a   su   alrededor   descubre   al   culpable.   Un   gato   negro,   con   unos   ojos   especialmente   brillantes,   le   mira   fijamente,   mientras   sigue   maullando,   recordándole   que   no   es   otro,  sino  él,  el  motivo  por  el  que  estas  tres  últimas  noches  se  despierte  siempre  a   la   misma   hora.   Siempre   en   la   misma   posición,   totalmente   inmóvil,   mirándola   intensamente  a  los  ojos.     La   enorme   luna   llena   ilumina   la   ciudad   y   un   completo   silencio   le   recuerda   que   debería  estar  descansando…  pero  ni  siquiera  volverá  a  intentarlo.  Cierra  la  ventana   y  comienza  a  vestirse.     Evita   usar   el   ascensor.   Ninguno   de   sus   vecinos   entendería   nada   de   lo   que,   noche   tras  noche,  recorre  su  cabeza,  por  lo  que  es  mejor  que  nadie  se  entere  de  que  ha   decidido  salir  a  estas  horas.   Es   una   noche   fría,   especialmente   fría.   El   vaho   provocado   por   su   respiración   parece   acompañar  al  intenso  vapor,  en  forma  de  humo,  procedente  de  las  alcantarillas.   Es   una   ciudad   grande,   pero   inexplicablemente   tranquila   a   ciertas   horas.   Ella   lo   sabe,   y   se   aprovecha   de   ello.   Desde   que   se   mudó   aquí   no   consigue   descansar   ninguna  noche.  Es  parte  del  proceso  de  adaptación  o,  al  menos,  eso  quiere  seguir   pensando.   Oprime   el   pañuelo   contra   su   cuello,   refugiándose   del   intenso   frío   y   se   acaricia   la   nuca  para  darse  calor.  En  ese  preciso  momento,  un  nuevo  recuerdo  le  invade.       Hace  tiempo  que  su  alma  no  está  en  paz.     Recuerda   cuando   era   otra   mano   la   que   agarraba   su   nuca,   con   una   fuerza   muy   sutil   y   extrema   delicadeza,   mientras   dejaba   que   sus   dedos   se   deslizaran   por   su   corto   pelo.  Recuerda  como  ella,  con  la  misma  agresividad  delicada  y  etérea,  clavaba  las   uñas  en  su  espalda.       Hace  tiempo  que  no  hay  paz.  No  la  hay.  


El intenso   recuerdo   hace   que   no   se   percate   de   las   primeras   gotas   en   su   cara.   La   noche   no   entiende   de   emociones,   y   la   lluvia   comienza   a   caer   sin   piedad   alguna   sobre   ella.   Las   lágrimas   se   mezclan   con   los   primeros   charcos   formados   en   el   asfalto,  diluyéndose  sin  más.   Se   detiene,   sin   saber   muy   bien   por   qué.   Mientras   su   ropa   mojada   pesa   cada   vez   más,   alza   su   mirada   al   cielo,   observando   de   manera   hipnótica   la   luna   llena,   mirándola   fijamente   durante   unos   segundos,   para   terminar   cerrando   los   ojos   y   dejar  que  el  agua  la  purifique  por  completo.     No  hay  tormenta  sin  calma.  Quizá  un  cigarro  le  ayude  a  encontrar  la  suya  propia.   La  primera  calada  consigue  laxar  todos  sus  músculos  y  la  segunda  le  devuelve  de   nuevo  a  la  realidad.     Pero   no   está   sola.   Unos   intensos   ojos   brillan   a   sus   pies,   mirándola   fijamente   de   nuevo.   Unos   ojos   demasiado   familiares,   camuflados   durante   todo   este   tiempo.   El   pequeño  gato  se  acerca  muy  despacio  a  ella.   La  vida  le  ha  enseñado  a  interpretar  las  señales  del  destino,  a  excluir  y  repudiar  las   casualidades,   por   lo   que   sabe   que   no   es   un   hecho   fortuito   el   que   ese   animal   le   recuerde  a  él.   ‘Desde  hace  tiempo  odio  los  gatos’.-­‐  piensa.     Desde  hace  tiempo  lo  odia  también  a  él.     No   lleva   nada   encima   que   pueda   indicarle   la   hora,   pero   el   cielo   clarea   por   momentos.   Un  día  más.  Un  día  menos.     Sigue   caminando   un   buen   rato.   No   está   sola.   El   pequeño   felino   sigue   todos   sus   pasos  y,  sin  saber  muy  bien  por  qué,  su  presencia  le  tranquiliza.     Un   viejo   puente   oxidado,   por   el   que   cruza   una   enorme   vereda   floreada,   donde,   probablemente,   hace   unos   años   pasaba   un   río,   parece   el   sitio   perfecto   para   marcar   el  fin  o  el  principio  de  algo.  Se  lleva  otro  cigarro  a  la  boca.     El  cielo  comienza  a  teñirse  de  rojo.  Sus  ojos  brillan  ante  la  supremacía  de  un  nuevo   sol  y  también  lo  hacen  los  de  su  pequeño  acompañante.   Nunca  se  había  sentido  tan  vacía  y  a  la  vez  tan  libre.   El  misterioso  animal  la  mira,  como  si  él  lo  supiera,  como  si  lo  entendiera.       Gonzalo  Rielo         Enlace  Contra-­‐Escritura     http://www.contraescritura.com/2012/ni-­‐tan-­‐siquiera-­‐la-­‐lluvia/            

Ni tan siquiera la lluvia  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you