Page 1

‘A Eme,  por  haber  entregado  un  pellizco  de  paz  a  un  alma  en  ineludible  y  constante  guerra’  

Lejano  Paraíso         [I]     Observa   sus   manos.   Sus   oscuras   y   arrugadas   manos.   El   tiempo   no   absuelve   a   nadie,   eso   parece  quedarle  claro.       Un   lejano   bullicio   rompe   su   melancólico   instante.   Ese   en   el   que   detiene   la   sordina   de   su   vieja   trompeta.   Ese   en   el   que,   paradójicamente,   deja   de   improvisar,   reflexionando   meticulosamente   en   el   más   profundo   silencio,   durante   el   tiempo   que   tarda   en   llegar   el   próximo  tren.     Siempre   ha   sido   un   cretino.   Hubo   un   tiempo   en   el   que   era   un   cretino   orgulloso   y   egocéntrico.  Ya  no.  Ahora  sólo  es  un  cretino.   La  tenía  a  ella  y  aún  así  su  felicidad  se  volvía  más  inaccesible  por  momentos.  Su  vida  era   demasiado  compleja.  Su  mente  también  lo  era.  Sus  recuerdos.  Sus  emociones.  Sus  temores.   Todo   son   gérmenes   que   se   nutren   de   tu   inseguridad,   consumiéndote   poco   a   poco,   como   una   insaciable   termita,   devorando   madera   de   manera   atroz.   Apagándote.   Engendrando   un   muerto  en  vida.     ¿Cómo  podía  pretender  que  pudiera  hacerla  feliz,  si  ya  no  recordaba  como  se  sentía  uno  al   ser  feliz?  No  podía  pedirle  eso.  No  puedes  pedirle  a  un  hombre  que  improvise.  Él  sólo  sabe   improvisar  con  un  trasto  desgastado  por  el  tiempo.     Ahora  poco  importa.  Ese  frasco  de  somníferos  está  esperando  en  la  cómoda,  desde  hace  ya   algunos   días.   Siempre   ha   sido   un   cobarde.   También   hoy   lo   es.   Aún   aceptando   que   es   su   único  camino,  la  única  manera  de  encontrar  la  paz.   Ésta  será  la  noche  elegida.  Justo  a  las  doce,  medianoche,  cuando  todos  duerman…cuando  a   nadie  importe.  Comprará  una  botella  del  mejor  vodka  y  se  preparará  su  peculiar  cocktail.   Gracias   a   un   viejo   conocido   ha   conseguido   una   pequeña   dosis   de   insulina,   que   pondrá   la   guinda  a  este  último  y  definitivo  pastel.   Ya  no  recuerda  cuándo  fue  la  última  vez  que  esbozó  una  sonrisa.   Nada   de   notas   o   cartas.   Nada   de   palabras.   Solamente   silencio.   Se   acabaron   las   explicaciones,   los   argumentos   y   justificaciones.   Se   acabaron   las   preguntas.   Pronto   estará   con  ella  de  nuevo.  Pronto  estará  con  todos  de  nuevo.     Las   primeras   sombras   comienzan   a   distinguirse   al   final   de   la   angosta   galería.   Cierra   los   ojos.  La  embocadura  toca  sus  labios.  La  multitud  pasa  a  su  lado,  pero  nadie  parece  tener   intención  de  dejar  una  moneda.   Entreabre  los  ojos  y  consigue  apreciar  como  una  atractiva  señorita  de  pelo  negro  le  sonríe.   Ataviada   con   su   gabardina,   de   un   fuerte   color   rojo,   parece   destacar   entre   la   apagada   y   gris   muchedumbre.   Termina   de   abrir   totalmente   sus   ojos   e   intentando   no   descuidar   la   entonación   de   su   frenético   ritmo,   le   sigue   con   la   mirada.   Cuando   la   figura   de   la   joven   se   pierde   en   la   multitud   se   da   cuenta   que,   inconscientemente,   le   ha   estado   devolviendo   la   sonrisa  todo  el  tiempo.    


[II]   ‘La  carne  de  mi  espalda  entre  tus  uñas.     Mis  labios.  Los  tuyos.  Como  un  puzle  de  dos  piezas,  que   jamás  nos  cansamos  de  construir.   Y   soñando   despiertos   se   nos   olvida   vivir…   pero   nuestras   arterias   rebosan   vida.   Estamos   más  vivos  que  el  resto.  Al  menos,  así  lo  sentimos.  Al  menos,  así  lo  siento.     Tu  punzante  mirada  como  punto  de  partida.  Tu  cuello  como  punto  de  no  retorno.   Tú   fumas   y   yo   te   observo   y   en   ese   momento   creo   no   haber   conocido   jamás   algo   de   tal   perfección.   Me   coges   de   la   mano   y   me   elevas,   y   todo   se   vuelve   diminuto   a   nuestros   pies.   Diminuto.   Pequeño.  Mi  pequeña…’       Las   lágrimas   tropiezan   con   el   borde   del   papel   en   su   caída   libre   hasta   el   suelo.   Se   había   prometido  no  derramar  una  más.  Se  había  prometido  no  volver  a  leer  todas  esas  cartas.  Se   había  intentado  concienciar  siempre  de  que  sólo  eran  palabras.     Demasiado  tarde.  Las  palabras,  al  contacto  con  la  piel  de  sus  dedos,  penetran  en  cada  uno   de  sus  poros,  diluyéndose  con  su  sangre,  infectando  todo  su  organismo.   Arruga  la  carta  y  la  deja  caer  a  sus  pies.     Preparar   café,   por   alguna   extraña   razón,   siempre   le   ha   relajado.   Hoy   no   queda   café.   Tampoco  queda  tabaco.     Se  perfila  ligeramente  los  labios  y  elige  una  camisa  de  su  armario.  Cualquiera.  Hoy  no  hay   nada  que  celebrar.  Tampoco  hay  nada  que  decidir.  Como  ayer…  como  mañana.   Él  pronto  volverá.     Las  temperaturas  habían  bajado   últimamente,  dentro   y   fuera  de  esa  casa.  Coge  su  habitual   gabardina,  colgada  en  una  silla.   Él   volverá,   un   día   más,   de   su   asquerosa   oficina,   con   sus   problemas   y   sus   rutinarias   y   previsibles   palabras.   Todavía   no   entendía   cómo   se   había   convertido   en   lo   que   siempre   prometió  repudiar.   Vivía  con  el  hombre  equivocado.  Por  algún  motivo,  él  parecía  saberlo.  A  veces,  sentía  que   leía  su  pensamiento  sin  ningún  tipo  de  dificultad.    


Todo aquello   terminó,   aunque   jamás   fuera   capaz   de   aceptarlo.   Los   planes   improvisados,   las   botellas   de   vino   bajo   las   estrellas,   hacer   el   amor   hasta   el   amanecer,   su   gloriosa   y   deseada  inestabilidad…  todo.     Decide   ir   al   centro.   Le   vendrá   bien   disiparse   entre   la   multitud   durante   un   rato.   Ser   una   total  desconocida  para  el  resto.  Fumar  con  la  mirada  perdida,  como   si   realmente   tuviera   algo  con  lo  que  soñar.     Al  sentarse  en  el  único  asiento  libre  del  vagón,  se  queda  dormida  al  instante.  Hace  ya  un   par  de  semanas  que  el  insomnio  decide  hacerle  compañía  cada  noche.  Se  pasa  el  resto  del   día  totalmente  agotada.     En   realidad,   no   llega   a   dormirse   por   completo,   aunque   su   subconsciente   no   para   de   proyectar  trazos,  rostros  y  pequeñas  fábulas  en  el  dorsal  de  sus  párpados.       Al  bajarse  del  vagón,  un  enorme  hombre,  de  tez  pálida  y  cabeza  afeitada,  se  tropieza  con   ella.   Siente   como   si   el   hombro   se   le   hubiera   escapado   del   sitio.   En   cambio,   el   tipo   ni   se   inmuta.     Comienza  a  sentirse  tranquila,  en  proporción  a  la  acumulación  de  gente  que  aumenta  por   momentos  en  los  estrechos  pasillos  hacia  la  salida.   Un   anciano     pide   limosna   en   la   desembocadura   de   uno   de   los   túneles.   Parece   haber   perdido  ambas  piernas.     Su   padre   siempre   le   decía   que   no   debía   sentir   lástima   por   toda   la   mierda   que   se   encontrara   por   la   calle,   que   la   vida   es   para   los   valientes   y   mezquinos,   que   las   buenas   personas  jamás  comprarían  un  Rolls-­‐Royce  con  su  enorme,  pero  inservible  corazón.     Su  padre  era  un  bastardo.  Un  miserable.   Coge  un  par  de  monedas  de  su  bolso,  sin  detener  el  paso  y  se  agacha  para  depositarlas  en   el  gran  vaso  de  plástico  que  el  anciano  sostiene  entre  sus  muñones.     Al  acercarse  al  último  pasillo  que  conduce  a  la  salida,  comienza  a  escuchar  el  sonido  de  lo   que   parece   ser   una   trompeta.   Suena   a   puro  swing.   Por   un   momento,   recuerda   cuando   él   la   llevaba   a   ese   antro   de   las   afueras,   donde   todo   el   mundo   vestía   como   si   jamás   hubiesen   terminado  los  años  treinta.  La  música  sonaba  siempre  en  ese  enorme  tocadiscos,  sucio  y   arrinconado,   con   esas   voces   enlatadas   y   melodías   apresuradas,   mientras   la   gente   se   limitaba  a  fumar,  beber  licor  y  hacerse  la  interesante.  A  él  le  encantaba  ese  sitio.  Sólo  por   eso,  a  ella  también.     El   responsable   de   esa   invasión   de   viejos   recuerdos   es   un   hombre   de   color,   que   toca   su   trompeta  con  los  ojos  cerrados,  mientras  agita  con  una  mano  la  sordina.  Lástima  que  no  le   queden  más  monedas.     Ella   le   sonríe   y,   como   si   el   viejo   trompetista   se   viera   obligado   a   ello,   abre   los   ojos   y   le   devuelve  la  sonrisa,  mientras  sigue  su  camino.     El  día  ilumina  con  fuerza  el  final  de  las  escaleras.     Se   coloca   sus   gafas   de   sol   y   piensa   en   qué   marca   de   cigarrillos   comprará,   aunque…   habíamos  acordado  que  hoy  no  sería  un  día  de  decisiones.  

Ilustración y Texto Gonzalo Rielo Enlace Contra-Escritura http://www.contraescritura.com/2013/lejano-­‐paraiso/

LejanoParaiso.pdf  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you