Issuu on Google+

El  día  que  conocí  a  las  Chic  dolls   María  Paz  Ruiz  Gil     -­‐  ¿Lista  para  conocer  a  las  Chic  dolls?   -­‐  Me  gusta  su  nombre,  ¡parece  de  bandita  de  rock!   -­‐  Ya  verás  mis  muñecas.   -­‐¿Y  son  muy  grandes?   -­‐¡Qué  va!  Si  son  más  pequeñitas  que  mi  mano.     Rocío  me  abre  la  puerta  de  su  estudio  y  veo  a  las  Chic  dolls.  Pequeñas  perversas,  -­‐ pienso   en   ese   instante-­‐   mirándome   desde   sus   paredes.   Una   está   sola   con   un   cinturón  de  castidad  de  manzanas,  con  los  ojos  idos,  perfecta  muñeca  suspendida   que  recuerda  a  una  Eva  rescatada   con  anzuelo   del  paraíso.  Otras   forman   un   desfile   de   mujeres   ciegas,   cubiertas   por   unos   pañuelos   negros.   Ellas   me   estaban   esperando   en   silencio,   aplanando   sus   barriguitas,   calentándose   los   pies,   preguntándose  si  tienen  las  uñas  limpias.     La  que  parece  que  tiene  los  ojos  ausentes  de  pronto  parpadea.  Su  amiga  del  pelo   plástico  duro  empieza  a  reírse  de  mí.  Es  divertida,  frágil,  y  tiene  muchas  ganas  de   conversación.   Con  un  hilito  de  voz  me  cuenta  que  casi  todas  fueron  compradas  en  una  tienda  de   antigüedades   inverosímiles   en   Guayaquil,   un   local   que   ya   no   debe   de   existir.   La   mayoría   de   las   Chic   dolls   salió   de   allí   sin   tener   la   menor   idea   de   quién   las   pintaría,   quién   las   haría   famosas.   Están   completas,   con   manos,   piernas   y   todas   tienen   su   cabeza  en  su  puesto,  pero  ellas  no  se  han  dado  el  lujo  de  pensar  diez  minutos  de   corrido.   Me   acerco   a   la   más   colorida,   que   parece   llevar   un   traje   de   neopreno   diseñado  por  Rocío  Plúas.   -­‐   Eres   preciosa-­‐.   La   muñeca   se   sonroja   y   me   dice   que   cuando   era   pequeña   le   enseñaron   a   recitar:   “No   llores   mi   niña,   no   llores   mi   amor.   Te   quiere   la   escoba   y   el   recogedor”.     -­‐¡Vaya   con   la   muñeca!   -­‐digo   mientras   la   dejo   repitiendo   eso   como   un   mantra   infinito.     Son   muy   amables,   como   casi   todas   las   criaturas   de   Rocío.   Educadas,   limpias   y   repeinadas.   Pero   me   imagino   que   cuando   recitan   y   cantan   Rocío   debe   de   espantarse,   porque   por   más   hermosas   que   las   deje,   por   más   que   las   acicale   y   les     premie  sus  cuerpos  dibujándolos  con  gusto  exquisito,  ellas  no  pueden  aprender  a   razonar.  No  les  apetece  quitarse  las  vendas,  ni  abrir  bien  los  ojos.  Son  guapísimas,   poseedoras  de  una  belleza  que  cautiva  y  enamora,  y  a  mí  tanta  hermosura  infértil   me  ventila  ese  aire  doloroso  que  sale  por  chorros  de  sus  cabezas  desaprovechadas.   Otra   canta   un   bolero   de   desamor   fingiendo   un   acento   mexicano   mientras   sus   amigas  sonríen.       Las  de  los  pañuelos  ni  siquiera  hablan.  Son  vírgenes,  y  cuando  un  chico  que  vino  les   quitó  el  pañuelo  negro  de  la  cara,  se  pusieron  a  llorar.  Amenazaron  con  suicidarse   en  conjunto.  Para  evitar  esa  tragedia  tan  horrible,  Rocío  las  consiente  y  las  deja  a   su  voluntad,  con  los  ojos  vendados,  en  esa  temible  oscuridad  que  ellas  aman.     Me   despido   de   todas,   y   les   leo   un   cuento.   Elijo   uno   que   me   gusta   mucho:   “Muñecos   de   Playmobil”.   Ellas,   muy   atentas,   esperan   a   que   termine.   Aplauden,   y   me   piden  


que   vuelva   pronto.   Cuando   la   puerta   se   cierra,   Rocío   echa   la   llave   y   entonces   escucho  que  se  han  puesto  a  hablar.  La  del  traje  de  neopreno  toma  la  voz  cantante.     -­‐¿Chic  dolls?   -­‐¿Sí?-­‐  responden  al  unísono   -­‐¿Alguna  entendió  lo  que  leyó  la  escritora?   -­‐  No,  responden  en  coro.  Pero  qué  amables  son  las  amigas  de  Rocío.  


Chic dolls