Page 1

BATAS CON

CORAZÓN Un recorrido a la huella que hemos dejado por Colombia


BATAS CON

CORAZÓN Un recorrido a la huella que hemos dejado por Colombia

CON EL RESPALDO DE


Llegamos a dar vida, a dar esperanza Vivimos en un país con altas tasas de desnutrición, donde aún se registran casos de mortalidad materna e infantil, donde la ayuda voluntaria se convierte, a veces, en uno de los caminos esperanzadores para recuperar la salud y el bienestar; para seguir adelante, sin desfallecer, ante la falta de oportunidades. La Fundación Manos Pintadas de Azul es una institución sin ánimo de lucro, creada en diciembre de 2014, por MedPlus Holding Empresarial, con el objetivo de darle una mano a aquellas personas que viven en condiciones de vulnerabilidad. Porque creemos en la inclusión, en la equidad y en que aún podemos unirnos como sociedad –empresas y ciudadanos– para ayudar a los demás. A pesar de que el Gobierno y diversas instituciones hacen grandes esfuerzos por proporcionarles servicios de salud a los colombianos, algunas comunidades, por sus condiciones socioeconómicas y geográficas, no gozan de una adecuada atención. En el 2010, la tasa de mortalidad fue de 19 por cada 1.000 nacidos, en Colombia. El acceso de la comunidad a agua potable y saneamiento básico, las condiciones de nutrición de las mujeres y los niños, las prácticas de higiene y alimentación, el nivel educativo de las madres y el acceso a los servicios sociales básicos son los factores que más influyen en las tasas de mortalidad infantil en el país. MedPlus, consciente de esta realidad y con el ánimo de aportar al cambio, crea la fundación y su primer programa Batas con Corazón, llevando servicios de salud a comunidades con limitaciones en accesibilidad, oportunidad y calidad en servicios de salud. Médicos,

6

BATAS CON CORAZÓN

enfermeros y voluntarios logísticos nos hemos ‘puesto la camiseta’ para atender consultas, guiar a los pacientes, dialogar o simplemente dar una abrazo, brindar una sonrisa. Desde sencillas hasta complejas acciones que han hecho niños más felices y madres más preparadas. Nuestra primera parada fue Altos de Cazucá, en Soacha, llevada a cabo en el mes de diciembre de 2014. Decidimos empezar nuestra cruzada en este municipio por sus condiciones especiales: es un lugar que excede sus capacidades para albergar a la población y, en general, es habitado por personas que cuentan con escasos recursos y entornos de desarrollo problemáticos. Esta brigada benefició a más de 60 niños de la Fundación Alas Cinco, prestándoles servicios médicos que permitirán llevar un control y estricto seguimiento sobre el desarrollo y la calidad de vida de esta población. Se atendieron 31 niñas y 29 niños, siendo la desnutrición el problema más visible. Este día fue muy especial. MedPlus adecuó una de sus instalaciones en Bogotá para abstraer a los niños de su realidad diaria, de la que no salían hace un poco más de un año, y participaron en juegos, actividades recreacionales, mientras fueron evaluados. También gozaron de la compañía de Papá Noel y recibieron regalos que los sorprendieron. Meses después, regresamos para intervenir las falencias odontológicas, descubiertas en la primera brigada. En esta ocasión, atendimos a un total de 52 niños entre los 5 y 16 años de edad.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


Nuestra segunda parada fue en abril de este año, en Shiruria, La Guajira. Un corregimiento donde no soplaba el viento, pero sí aires de esperanza cuando la fundación llegó a prestar nuestros servicios. Allí, se hizo explícita la vulnerabilidad de algunas comunidades indígenas, la poca protección y las malas condiciones de salud en las que se encuentran. En este resguardo, la tasa de mortalidad en menores de 5 años es alarmante, del 75%; y la tasa de desnutrición es del 31%, entre crónica y severa. El 24 de abril, llegamos con 31 médicos, entre pediatras, nutricionistas, neurólogos, médicos generales, odontólogos y auxiliares, tanto de enfermería como de odontología. Antes de la jornada, la comunidad wayúu nos dio la bienvenida tradicional con una muestra cultural. Comenzamos a trabajar a las 8 de la mañana hasta las 6 de la tarde; los voluntarios atendieron alrededor de 400 personas entre niños y mujeres lactantes. Al día siguiente, se completó la jornada con casi 140 personas, para terminar con un total de 543 beneficiarios durante el fin de semana. Esta visita nos dejó sin aliento. No solo por las largas jornadas, sino porque fue posible conocer una cultura rica en paisajes, en colores, en tradición, en historias. Nos encontramos con la fortaleza de la mujer wayúu, con la inocencia de sus hijos, con la la sabiduría de los antepasados. Un bello rincón del país que mereció toda nuestra atención. La última jornada fue en Puerto Carreño, capital del departamento del Vichada, donde, con el apoyo incondicional de la Armada Nacional, aportamos nuestro granito de arena para lograr una comunidad más saludable, a través la atención de más de 300 personas. Las características de la capital del Vichada no son las más alentadoras: el ingreso es posible por vía fluvial o aérea, y vía terrestre solo en épocas de verano, generando dificultades en el acceso a tratamien-

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL

tos especializados de salud. Adicionalmente, el territorio es habitado por grupos étnicos que requieren especial protección, tales como los indígenas Embera Katio. A ello, cabe sumarle que, desde el mes de septiembre, Venezuela cerró su frontera con Colombia y los habitantes de la ciudad no han podido asistir al vecino país a atender sus necesidades, dificultando las posibilidades simples de transporte para los insumos y especialistas, lo que ha confinado a la población. La Fundación Manos Pintadas de Azul, con un año de operación y con el ánimo de seguir creciendo, consolidó la atención a cerca de 1.000 pacientes, en condiciones de vulnerabilidad. Entre las personas que atendimos se encuentran 660 niños, entre los 0 y 14 años, con difícil acceso a una salud de calidad, y dos atenciones de parto de urgencia prematuro; todo esto en 4 brigadas, 3 lugares diferentes del país y con la colaboración de 112 voluntarios asistenciales y logísticos, los cuales donaron su tiempo y conocimiento a favor del bienestar de la población que más lo necesita. Estamos comprometidos y alineados con los objetivos de desarrollo sostenible, trabajando por “garantizar una vida saludable y promover el bienestar para todos y para todas las edades” y “fortalecer los medios de ejecución y reavivar la alianza mundial para el desarrollo sostenible”. Es así como hemos trabajado con más de 20 benefactores y/o aliados estratégicos que han creído en nuestro proyecto. Somos conscientes de que aún queda mucho camino por recorrer y cientos de lugares por visitar. Porque Colombia es un territorio extenso, donde las necesidades se hacen más visibles cada día, pero donde también vive gente pujante, valiente y con un corazón grande que ayudará a salvaguardar las necesidades de sus compatriotas. Somos conscientes, también, del reto que constituye llegar a cada recóndita región del territorio nacional, pero mantenemos un profundo compromiso por hacernos presentes donde otros no han podido llegar.

BATAS CON CORAZÓN

7


Waleker (Juttia tu Einakat) Irunuu, nia wane Jimay Wayuu warraitushi pasananpunaa tuu wuitaca wunuu; nushekun tu alojaka , najun wanepia. Esuu wane kai, erre nojolun kasaa, napaka wane jirra kasa. Kamalanka numun tuu jirraka, palajana noojosu nutujan jau jalejekualun. Palajana, ankusuu nain, jiasa jushikeje, anatshonpa’nain nirrakaka nuntaka junan wane Jintun meisat. Jintunkat yarruttusuu mapushisaa. Shi alojutkai numuliajun tuu Jintunkat nuu masu nipialuu. Irunuu kepiyashi juma piamasuu nuawalayukat. Niakat, julu niki , mushi jaimajet tawalayukat, nushuntaka jumun nuwalayukat,jalia’juma tuu jin’tunkat , jikirrajaa junan kasa jaanjun naa jieyukan juluu tuu wepiyakat. Jiasaa, kasa jaanjakan mojusu ju’kuapai, natuma naa tepichikana, no’josuu nekirra’jun nojosuu, ali’napula, mu’liasuu tamuma, kaliosuu natuma. Shi alo’junkay nojot’suu nutujan jau, ou’nawaichi alo’jun, nushikirruu muli’asuu tuu Jintunkat natuma, nojot’suu nekirrut e’kut.

Irunuu, nulet’japa jushiki arru’rejat nunta ana’inrrun tuu an’jushikat natuma naa nualayukat, waata kasa a’nas main natuma naya’kanat mushi wayuu Jimay. Shi jimaikai nojosuu nono’un juma tuu nuwalayukat. Wane kai, nojot’ka nujui’tun junan alo’jot, supula nutujan’jatuun jukuapaa arra’run ena’lun tuu katou, wayushen tuu kasa jupushuale. Jia’saa nirrakat jukuapaa tuu Jintunkat majayusuk. Junan ojuituu jipaa julu tuu janukukat junan anashatasuu tuu jainjunkan, juma tu kanas ichosuu junan. Einatasu juma kou’tun jia. Jushuntakaa numun nojolun nukujanjatun jushiki tuu aanakat, tuu eina’kat. Nucoyojokoy junan tuu jin’tukat, esuu eka jukujan jushiki tuu Jintunkat majasuu jain Walekerut, mashikikat jia jakat mojuy. Napula wane Wayuu, maja’yunshonjasuu juntunakat junan julu wuitoliakat, wat’ataa kai jushiki. Tuu aseyuukat juma wanulu emejusuu shi jintukat. Niakat nushekun nuwayusen walekeru. Supula nirrajunjatun tuu jukuapaa junan walekerun jia. Mashikisaat aka aipia , nojoruresi errun kasa.

Jia’saa wane’aipa, tuu jin’tunkat ala’pujawaisuu, majayutsuu anas’suchon main wanejatsuu tuu juku’apakat. Ojui’tusuu julu januku tuu jit’paika anaa’chonsu musiaka jain Walekeru. Supula einat, suui, katou,wayuchen, sirrat, nojosu erraju’nut na’tuma naa Wayukana. Jushikeje ji’tanaka junulia walekeru, jaka alijunaiki la araña tejedora.

8

BATAS CON CORAZÓN

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


La araña tejedora (El origen del tejido Wayúu) Irunúu era un muchacho Wayúu que se

FUENTES:

http://culturawayu.blogspot.com. co/2009/06/mitos-y-leyendas.html http://tejedorabajoelcielo.blogspot.com. co/p/mitos-y-leyendas_5063.html http://jupunatour.blogspot.com. co/2008/11/leyenda-wayu-waleker-laaraa-tejedora.html http://www.secretosparacontar. org/Lectores/Contenidosytemas/ LaleyendadeWareke. aspx?CurrentCatId=329 Cuentos para contar. Cuentos populares colombianos (Ed. Panamericana) http://libros.secretosparacontar.org/ wp-content/uploads/2015/04/cuentos_ para_contar.pdf

10

BATAS CON CORAZÓN

paseaba en medio de la selva; le gustaba cazar y lo hacía de manera magistral. Un día, se encontraba en medio de la nada cuando escuchó un ruido; aquel ruido le llamó la atención pues, en principio, no sabía ni de dónde provenía.

llamaba la atención, sino que de su boca salían hilos maravillosos, como especies de telarañas, para tejer hermosas creaciones Wayúu como chinchorros, wayucos, mantas, de tejidos y variadas formas que, hasta ese presente, no se habían visto en la comunidad. Desde ese momento, se le llamó Waleker, la araña tejedora.

Al principio, se asustó, pero luego, con más tranquilidad, logró asomarse y se encontró con una niña huérfana. Al parecer, sucia y abandonada. El cazador pensó en ayudarla y se la llevó a su casa. Allí, Irunúu vivía junto a sus dos hermanas.

Irunúu, sorprendido y extasiado, encontraba las creaciones, cuando regresaba de caza, y sus hermanas, con el pecho hinchado, valientes, sostenían que estas creaciones no podrían ser de nadie más, sino de ellas. Pero él, dudoso, aún no encontraba respuesta.

Al llegar, él pensó que podría dejárselas a cargo, entonces les pidió que la limpiaran, la asearan y le enseñaran cuáles eran las labores del hogar que tradicionalmente realizaban las mujeres de su comunidad.

Un día, decidió no salir a cazar y descubrir qué era lo que realmente sucedía. Cuando se percató de la transformación de la mujercita, de cómo salían hilos de su boca y de la perfección de sus tejidos, de sus colores, estaba anonadado, sin palabras. Ella solo le pidió no relevar su secreto.

Sin embargo, la tarea resultó algo engorrosa. En vez de guiarla y apoyarla, las hermanas la maltrataban, la insultaban y la trataban indiscriminadamente. El cazador, sin saber la situación, salía a realizar sus labores de caza, momento propicio para que las mujeres se aprovecharan de la niña. Es más, ni comida solía ver la pobre pequeña. En una noche de soledad, algunos cuentan que la pequeña tuvo un sueño revelador en el que la muchacha se transformaba en una hermosa doncella, pero no era una espectacular belleza lo que

Al abrazarla, algunos cuentan que la niña se convirtió en araña y se perdió en el bosque; para otros, quedó convertida en la misma mujercita que se encontró en la selva y que, tiempo después, espíritus malignos engañaron al joven –quien solo deseaba casarse con Waleker– para revelar el secreto, mientras la pequeña se convirtió finalmente en araña, una araña tejedora, que se perdió entre los árboles y que jamás volvió a ver.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


Tuu alijanakat jorrottokak Waataa kai kepiyashi wane Wayuu, Jimai tuu nuliakat Arikuai, jushon wane oulakut , Wayuu muleu atujasuu wakuaipa musia nain shi jushonkai: nirrajun tuu wunukat shakat unapuu, atujashi eiyaja wanulu, musia atta juma ain, nulakuk ji’rrat tuu jou’taika juma tuu murrut’kat. Arikua, anamia, talat’shi, kale’wanshi, wane’piashi ayon’najushi joukat nu’tuma kalewanshi ashet’kunushi wanepian natuma. Wayuu kamat’neshi, kapu’lansuu nukuapaa atuma. Esu wane pishii pejesuu junan nipia Arikuai kepiyashi wane wa’shit juma waataa jali nupushi. Juma tu nushon’nikat erra’junushi Anakuai, animia, tuu’shi, talatshi, ana’chonshi. Junan tuu you’naakat nikirra’jun naa Wayuu japulekat juma nisirrajun nunejun jupula ayonajun, matunjunsai mapusaa ,ashekunushi natuma napushuale. Nojosuu aka jian anasushon, ji’anee jau ana’mian jiat, kama’nein jiat. Wane janjunun yoounaa asat’jinnusuu palajanaa. Arikuai numaa Anakuai antirrashi wanepia junan tuu Younan, jiasaa namut’rajirakat , nou’tanaja’kat wanepia talataa. Muinkat nai’jan wanepiaa. Piamalet tuu apushikat asulajirashi wane kasat, jiasaa jushi’kejeet aku’majirrashi nakuaipaa, pia’malet nayakanat, kapu’lanshi atuma, waata jali talattaa. Shi wane laula’kai ou’lakuikat nitaan wane junan nunut’paa shi Anakuai wanee alijanakat jorot’ssu musuu tuu nunuikikat. - Tachon pia, ai pupula tuu pulijanakat, nojot’suu pakatun’jatun jiaa, patunjatun kasale alatt’un mu’in. Tuu akuai’paka alinjashi pupulaa

12

BATAS CON CORAZÓN

shi puwayusekat. Aijirrashi napula piamale: tuu mojui’kat, juma tuu ma’akat , juma tuu yosukat jia nee atu’jakat ja’u nakuai’paa , nojot’su ji’a noula’kat au namulia’jun tuu nalewan’kat. Wanepia talat’tuun naya junan ayou’najaa, juma shaitaa. Tuu jukui’pakat Anakuai anamia’chonin jia kamanesuu, nutuma wane Wayuu kapulan’shi, washirru Jimai, antushi shejeya wat’taje Woumankat Guajira. Nushun’takaa jumun junuiki numurrajen jusoutakat numun: - Nojoo, kawayusesu taya numa Arikuai aishi tapula niakat. Antirrashi wanepia junan ayou’najaa outaa shai’ta jia’saa aka juyoutun Anakuai nia jashi’shishi jumun. - Makat nojo’lun pulan shi puwayusekat ejet kasa alat’takat. Anakuai mojusuu jain , kou’tusu mousuu nemun juayusee nulalein jo jia. Jiasa jusikeje nayakana piamalee ounushi julu jupuna tuu mojuikat. Juliaa nirunjatun shi mojulashi’kat niasa shi muriashikat jirret tuu jintukat ou’nushi nashirrua. Ai’karashi naya’kanat jau wane unuu palas’tusu, nirrajakat wane Zaguagua* jiakat eirra’jasuu juma jain jushikeje napirran nanukii aka namurrajirran. Jiasa jashishi shi jintukay miria’ashikat jirre tuu majayutkat jushiki nirrun jia napu’in tuu junuikikat, jiasaa shi jin’tukat ashumajushi naa’pakat wane kashuerra jupula nutunja’shin nain Arikuai. Jirrakaa nia juwa’takat mousuu jiakat aka jirrun. Japa’kat tuu julijanakat tuu napa’jalakat shi oulakuika jujutakat nau shi moju’lashikat. Jiasa tu moujikat koutusu, waataa jau samatsuu, jiasa erra jumakat wane kashuerra mekisatsu wautaa jali junan moupasai joluu jutuma shi Jintun mojulashikat. Jiasa jushikeje, sha ipunaa julu sirrumakat tu woumankat Guajirakat jushikejee erra’suu wane kasa anasu juma lusa, juma anaa akuipaa: piamasuu shuatunn tuu irruakat anashonsuu juakaipa. Suttusuu julijanat tu Anakuai. Anaa akuiapaa jolu manuin naa Wayuu juluu tuu nepiakat. * Zaguagua- Joushon koushoi pienshi outusu unapuna, apunun, waneshiyaa moluu.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


El collar de Cristal (Mito Wayüu) Hace mucho tiempo vivía en La Guajira un joven de nombre Arikuai, hijo de un piache, sabio y prudente como él; conocía los secretos de la naturaleza, sabía curar las enfermedades, tanto del cuerpo como del alma, imitaba los sonidos del viento y de los animales. Arikuai era alegre y amistoso, no había contienda ni baile en donde él no participara; era el confidente, el amigo, y a todos infundía ánimo y serenidad.

FUENTES:

https://pendientedemigracion.ucm.es/ info/especulo/numero33/lrobles.html * ROBLES DE MORA, Lolita. Mitos y leyendas de Venezuela. Op. cit. 272-274. http://cocinandohistorias.blogspot.com. co/2007/05/el-collar-de-cristal-mitowayu-hace_18.html http://venezuelamia.mforos. com/1465604/9672825-tio-tigre-y-tioconejo/ http://geiserjbs-detodounpoco. blogspot.com.co/2010/04/leyendas-ymitos-el-collar-de-cristal.html

14

BATAS CON CORAZÓN

En una ranchería cercana a la de Arikuai vivía un adinerado patriarca con su numerosa familia. Entre las hijas se destacaba Anakuai, delicada, diligente, alegre y cariñosa. En los bailes animaba a los tímidos con su amplia sonrisa y los invitaba a bailar, era incansable y todos la requerían, no porque fuera la más bella, sino porque era agradable y cordial; cuando se realizaba un baile era la primera invitada. Arikuai y Anakuai se encontraban siempre en todas las fiestas; naturalmente, terminaron enamorándose, pero siguieron repartiendo alegría como lo habían hecho siempre. Las dos familias se hicieron los regalos de rigor, poco después se efectuó el matrimonio. La feliz pareja continuaba siendo el centro de todas las reuniones y repartían toda la gama de colores de la alegría. El anciano piache colocó en el cuello esbelto de Anakuai un sencillo collar de cristal con estas palabras: - Hija mía, conserva siempre este collar, no te separes nunca de él,

úsalo cuando estés en peligro. La única condición es que ames y seas siempre fiel a tu esposo. Se amaron los dos con pasión; la selva, los arenales y los cardones fueron testigos, pero no por eso dejaron de ayudar a sus amigos y fueron arcos de ilusión entre las parejas, continuaron siendo la alegría en los bailes y torneos. La cordialidad de Anakuai fue malinterpretada por un apuesto, valiente y rico joven venido de un lugar distante de La Guajira. La requirió en amores y ella contestó: - No puede ser, estoy casada con Arikuai y lo amo. Siguieron encontrándose en fiestas y competencias. Ante las negativas de Anakuai, el joven indignado amenazó: - Si no te divorcias de tu esposo, me vengaré. Anakuai se entristeció, pero por temor a empañar su amor o no ser comprendida por Arikuai no le dijo nada. Tiempo después los esposos caminaban en dirección a la selva. Sin ser visto, el vengativo enamorado los seguía. Ellos se sentaron en un tronco caído y él tocó la zagüagüa* mientras ella cantaba con pasión, luego se juraron amor y fidelidad. El pretendiente furioso por lo que veía y escuchaba, en un ataque de celos sacó una flecha, templó el arco y cuando se disponía a lanzarla hacia Arikuai, ella lo vio y lanzó un grito de terror a la vez que se llevaba las manos al collar, regalo del piache, y lo lanzó al intruso. De pronto la selva enmudeció y se pobló de niebla, en el cielo aparecieron dos hermosísimos arcos de siete colores que cegaron la vista del vengativo pretendiente. Desde entonces, en el cielo de La Guajira aparece después de las tempestades un símbolo de paz, de luz y esperanza: dos esplendorosos arco iris que poseen los colores encerrados en el collar de Anakuai -símbolo de la alegría- trayendo paz y optimismo a los habitantes de la Guajira cuando los contemplan. * zagüagüa = pequeña caña de bambú con cuatro huecos, tres arriba y uno abajo.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


LA VIDA Parte de sus ojos negros, su ancha nariz y su cabello lacio –que caracterizan a los indígenas Wayúu– y una mirada fija, penetrante y, al mismo tiempo, tierna, se cuelan por medio de las paredes de su vivienda, esas que se construyen con yotojoro, parte del cactus, o bahareque. Ella es una de las habitantes del resguardo o corregimiento de Shiruria, ubicado en el municipio de Manaure, en la Alta Guajira, una zona con poca vegetación, donde predomina la apariencia desértica, donde los niños mueren por negligencia, donde la desnutrición es un enemigo de la población.

16

BATAS CON CORAZÓN

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


EL AGUA Como en muchas regiones de La Guajira, allí el agua se convierte en el regalo del día, el valor más preciado. Solo quienes carecen de este recurso no renovable reconocen su valor. Y en esta región, la escasez del recurso hídrico es una constante que, desde hace algunos años, se ha convertido en crisis humanitaria. El agua es significado de siembra, de alimentación, de vida o hasta de muerte. Es el significado, también, de los sueños que reciben estos indígenas del más allá con señales que les muestran dónde buscar el líquido, bajo el suelo. Más aún en un terreno donde la arena arde y la tierra quema, donde los niños juegan a perseguirse, los animales aguardan en la poca sombra de unos palos secos que sirven de refugio.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL

BATAS CON CORAZÓN

17


LA MADRE Conducción, organización, autoridad del clan. Eso representan las mujeres en La Guajira. Ella pare, ella los cuida, ella los guía. Son activas, independientes; son sinónimo de respeto. Son como los animales que vigilan sigilosamente y cuidan a sus crías, en medio del desierto. Son ellas las que velan por su crecimiento, les enseñan valores, los ponen en contacto con la naturaleza. Hoy, junto a sus niños, ella llegó desde muy lejos porque el ruido de la muchedumbre anunció que médicos con salud y alimentos esperaban por ellos.

18

BATAS CON CORAZÓN


EL BINOMIO COMÚN Allí, en Shiruria se asientan 25 comunidades aledañas, con una población de 1.230 personas Wayúu, de las cuales 470 son mujeres, entre los 18 a los 80 años, y 360 son bebés y niños. Los niños y las mujeres son el grueso de la población de esta etnia. Siempre juntos. Ellas, el eje de cada núcleo; ellos, la esperanza de vida. Un binomio que adorna la ranchería, con el vaivén del día a día. Una dupla conformada por mujeres delgadas, curtidas, de mantas largas y coloridas que deben garantizar el alimento, el cuidado y la preservación del linaje; y de pequeños que corren al ritmo de los pasos de su madre. El hombre, por su parte, espera en casa, duerme, toma chicha como un dependiente más.

BATAS CON CORAZÓN

19


LAS MANOS Hilar, tejer y rematar, una costumbre que es tradición heredada. Las ancianas la enseñan a sus hijos, a sus nietos. Los wayúu le dan valor ancestral al usar sus manos para elaborar sus mochilas. Su origen está representado en la historia de Waleker, la araña tejedora. Quien sepa tejer es digno de inteligencia, sabiduría, juicio. El tejido es una representación de la vida, de la alegría, de la belleza, de la estética. Kanas o los diseños que la mujer representa en sus tejidos son simétricos, perfectos, de tonalidades fuertes que muestran la vida con alegría. Frente a la adversidad, sus obras son el legado de una cultura que maximiza la intensidad del amarillo del sol y su arena, el azul profundo de su cielo y sus mares, y el color arcilla de su piel y sus tierras.

20

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


EL CAMINO El paso a paso, el trayecto que se debe recorrer día a día. El asentamiento tradicional guajiro está conformado por las rancherías, agrupadas por cinco o seis casas aproximadamente. Estas, ubicadas a minutos la una de la otra, se plantan equidistantes a los puntos de encuentro y los lugares importantes para la comunidad, como la escuela, la tienda o el cementerio. Así, a diario, las filas indias de nativos decoran la arena, dejando la huella al andar por un camino curtido, gracias a los miles de pasos que han labrado en la tierra. Así, deben buscar el sustento, la educación, la salud, el alimento, la posibilidad de seguir subsistiendo.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL

BATAS CON CORAZÓN

21


LA SABIDURÍA Sus arrugas son sinónimo de experiencia, pero también de esperanza. Los abuelos, en la cultura guajira, hacen parte de la preservación de las creencias, los sueños, de salvaguardar su origen, su esencia, de respetar sus antepasados y de confiar en un mejor futuro. Son ellos quienes cuidan, esperanzados, de su familia. Esta abuela, sentada sobre la cornisa de una vieja construcción de paja y vestida con una túnica guajira –elemento sagrado de su cultura–, aguarda, junto al niño, la posibilidad de recibir atención oportuna por parte de los médicos; esos mismos que curaron a mamá, esos mismos que les enseñaron que el agua, tan escasa, se debe pasar por el fogón antes de tomarla.

22

BATAS CON CORAZÓN


BATAS CON CORAZÓN

23


LA GRAVEDAD El peso que nos ata a la tierra se expresa en una pesa que no marca más allá de los niveles mínimos de un puñado de preocupaciones, incertidumbres, algo de carne y hueso. Si no se come, no se tiene energía para arar tierra no fértil, para levantar animales enclenques o para nutrir de esperanza y vida a los niños. Si no se come, puede aparecer la muerte, el hambre que recorre pequeños cuerpos desnutridos y que amenaza, además, por la falta de proteínas y por la sequía que hace escaza la comida. La balanza, representa, entonces, un indicador solitario de base para crear una mejor historia. El niño ahora tiene la oportunidad de conocer cuál será, más allá del número, el punto de partida para comenzar a trazar un camino esperanzador de salud y vida.

24

BATAS CON CORAZÓN

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


LA EDUCACIÓN La escuela se convierte en el lugar esperanzador, en el espacio en el que se profesan conocimientos y emociones; en donde los niños, unos a otros, se conocen, comparten y tienen en común su hábitat, sus raíces, casi hasta sus sueños. El resguardo de Shiruria cuenta con una escuela de 3 salones de ladrillo y 6, construidos con palos de bambú, escenarios donde se instalaron consultorios para atender la comunidad. Aquí, un rostro humilde y esperanzador que aguarda por la oportunidad de hacer parte de iniciativas, como las de la fundación, con las que luchamos contra la falta de conciencia, y que recogen buenas acciones para que les devuelvan el bienestar y la esperanza a estas criaturas.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL

BATAS CON CORAZÓN

25


EL TIEMPO Acá, el reloj no se mueve. El tiempo transcurre lento, a la velocidad de un viento que no es capaz de mover la densa arena del desierto. Pareciera que el pasar de los días se diera sin minutos, sin segundos, sin horas. Sin rumbos, sin afanes, sin demoras. Ellos, impávidos, miran el transcurrir de sus rutinas diarias. En el juego, la familia, el hogar. Esa es la vida de niños y niñas, el futuro de la comunidad, que esperan una mejor oportunidad. Así se ven, con una inocente sonrisa, cada día que pasa.

26

BATAS CON CORAZÓN

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


LA REALIDAD Poca comida, poca agua, mucho sol. El futuro tan incierto como el presente. Una botella de chicha aguarda en las casas de bareque, esa misma que puede ‘alimentar’ hasta seis personas de conforman una familia. Ella, inocente, toma un sorbo de esperanza, de vida. Ella, como muchos, será el futuro de una comunidad que espera solidaridad, atención y compañía; una comunidad que subsanó varias de sus necesidades, con la visita de nuestra fundación.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL

BATAS CON CORAZÓN

27


LA LUZ DE ESPERANZA Eso fue lo que llevamos en abril, de este año, al corregimiento de Shiruria. Más de 500 personas accedieron a servicios de salud de calidad, un derecho fundamental que el programa Batas con Corazón, de la Fundación Manos Pintadas de Azul, y nuestros médicos voluntarios llevaron a esta comunidad.

28

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


EL SERVICIO No hay condición alguna para no servirle a los demás. El servicio es amor, es entrega, es crear conciencia de una vida digna. 31 médicos –entre pediatras, nutricionistas, neurólogos, médicos generales–, odontólogos y auxiliares, tanto de enfermería como de odontología, acudieron al llamado desinteresado de construir una comunidad mejor. No importó la temperatura, la ansiedad, el estrés, el afán. Cada uno se convirtió en un héroe y cada sonrisa, en el agradecimiento perfecto para dos días de atención a la comunidad.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL

BATAS CON CORAZÓN

29


EL CAMBIO La jornada de Batas con Corazón, de la Fundación Manos Pintadas de Azul, en el corregimiento de Shiruria, dejó un balance de vida, de positivismo: mejores instalaciones y servicios, un centro de salud dotado y adecuado para mejorar el acceso a la salud, y un proyecto productivo autosostenible. Así mismo, la oportunidad de hacer visible y exigir atención a los casos más preocupantes que aquejan a la comunidad. Porque iniciativas como estas le apuestan al cambio, a un nuevo rumbo, a la generación de una sociedad incluyente, equitativa, digna.

30

BATAS CON CORAZÓN

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


LA VIDA CONTINÚA La vida en La Guajira no para y, aunque existen altos índices de morbilidad de niños que asisten a la escuela rural, se lucha día a día contra la sequía, la falta de oportunidades y la indiferencia que los azota. Ellos están allá, donde nacieron, donde sus padres y los padres de sus padres también lo hicieron. Como un juego de niños, una ronda que empieza y termina, una y otra vez, continuará el día a día de estos miles de colombianos que, a partir de hoy, acceden a servicios de salud, mejorando su calidad de vida, colmando de esperanza un mañana que para ellos es relativo, es seco como su entorno, pero que gracias a la Fundación Manos Pintadas de Azul, tiene más vida y color.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL

BATAS CON CORAZÓN

31


La Fundación Manos Pintadas de Azul es una institución social sin ánimo de lucro. Este libro constituye un homenaje a las personas y entidades que han estado detrás de nuestra gestión, durante nuestro primer año de operación. Como tal, su contenido fue elaborado con base a historias y creencias populares que fueron recopilas de: http://culturawayu.blogspot.com.co/2009/06/mitos-y-leyendas.html http://tejedorabajoelcielo.blogspot.com.co/p/mitos-y-leyendas_5063.html http://jupunatour.blogspot.com.co/2008/11/leyenda-wayu-waleker-la-araa-tejedora.html http://www.secretosparacontar.org/Lectores/Contenidosytemas/LaleyendadeWareke. aspx?CurrentCatId=329 Cuentos para contar. Cuentos populares colombianos (Ed. Panamericana) http://libros.secretosparacontar.org/wp-content/uploads/2015/04/cuentos_para_contar.pdf https://pendientedemigracion.ucm.es/info/especulo/numero33/lrobles.html * ROBLES DE MORA, Lolita. Mitos y leyendas de Venezuela. Op. cit. 272-274. http://cocinandohistorias.blogspot.com.co/2007/05/el-collar-de-cristal-mito-wayu-hace_18.html http://venezuelamia.mforos.com/1465604/9672825-tio-tigre-y-tio-conejo/ http://geiserjbs-detodounpoco.blogspot.com.co/2010/04/leyendas-y-mitos-el-collar-de-cristal.html De la misma forma, la fotografía pertenece a la Fundación Manos Pintadas de Azul y fue donada por el fotógrafo FABIÁN SFERCO. Un reconocimiento y agradecimiento especial a La W Radio por el apoyo brindado para la realización de la brigada Shiruria, La Guajira 2015. Se prohíbe la reproducción total o parcial del contenido editorial, gráfico y fotográfico de esta publicación. La Fundación Manos Pintadas de Azul y MedPlus, Copyright 2015.

32

BATAS CON CORAZÓN

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL


Un grano de arena para construir una obra es el comienzo del cambio para una mejor sociedad. BATAS CON CORAZÓN, un recorrido a la huella que hemos dejado por Colombia, es el resultado de abordar, desde la literatura autóctona, los relatos, las fotografías de la población y las ilustraciones de su riqueza hablada. Nuestra visita a la región de Shiruria, en la Alta Guajira, y nuestra labor como fundación social es la de contribuir al cambio para el mejoramiento del bienestar de los pobladores que podemos beneficiar con nuestras “Manos Pintadas de Azul”. Batas con Corazón seguirá llevando, a lo más recóndito de nuestra geografía, salud, bienestar y ayuda a los que más lo necesitan.

FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL

Director Fundación Manos Pintadas de Azul RICARDO BARRERO MEDINA BATAS CON CORAZÓN, un recorrido a la huella que hemos dejado por Colombia, es una publicación de la FUNDACIÓN MANOS PINTADAS DE AZUL Coordinación Proyecto CAMILO E. DIUSABÁ PERDOMO Trabajo de campo e investigación LAURA MAYORQUÍN ALEJANDRO RODRÍGUEZ ANDREA PAVA Coordinación editorial CAROLINA GUZMÁN Coordinación de arte y diseño editorial GABRIEL MAYUZA Ilustraciones LUISA BRANDO Fotografía FABIÁN SFERCO

Con el respaldo de MedPlus Medicina Prepagada 2015

BATAS CON CORAZÓN

33


www.manospintadasdeazul.com

CON EL RESPALDO DE

Libro Fundación Manos Pintadas de Azul  
Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you