__MAIN_TEXT__
feature-image

Page 1

VOLUMEN 14 / NÚMERO 1 ENERO - ABRIL, 2020 ISSN 1659-3359 PUBLICACIÓN CUATRIMESTRAL

ESCUELA DE ADMINISTRACIÓN DE EMPRESAS

FINANCIAL BOOTSTRAPPING AMONG COSTA RICAN SMALL BUSINESSES: AN EXPLORATORY STUDY Marco Alvarado / Ronald Mora-Esquivel

PRÁCTICAS DE RECURSOS HUMANOS Y COMPORTAMIENTO INTRAEMPRENDEDOR: LA INFLUENCIA DEL GÉNERO EN ESTA RELACIÓN Mª Teresa Canet Giner / Ana Redondo Cano Naiara Escribá Carda / Francisco Balbastre Benavent Lorenzo Revuelto Taboada / Mª del Carmen Saorín Iborra

WORK INSPECTIONS AS A CONTROL MECHANISM FOR MITIGATING WORK ACCIDENTS IN EUROPE Esteban Lafuente / Viviana Daza

MOTIVOS PARA LA INTERNACIONALIZACIÓN Y RESULTADOS DE LA EMPRESA DE BASE TECNOLÓGICA: CONSTRUYENDO UNA AGENDA DE APOYO INSTITUCIONAL Antonia Mercedes García Cabrera / María Gracia García Soto

ANÁLISIS DE LA RELEVANCIA DE LA DIVERSIFICACIÓN FINANCIERA Y OPERATIVA EN LA RENTABILIDAD DE LAS EMPRESAS CONSTRUCTORAS EN CATALUÑA (2005-2016) Sabrina Álvarez Cuccia


TO RECOMMEND OR TO REGRET THE CHOICE? FACTORS EXPLAINING STUDENT LOYALTY: EVIDENCE FROM THE CATALAN UNIVERSITY SYSTEM ¿RECOMENDAR O LAMENTAR LA ELECCIÓN? FACTORES QUE EXPLICAN LA LEALTAD DE LOS ESTUDIANTES: EVIDENCIA DEL SISTEMA UNIVERSITARIO CATALÁN

2

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


SMALL BUSINESS FINANCE

Jasmina Berbegal-Mirabent

ABSTRACT

This study identifies and analyzes the financial bootstrapping techniques commonly used by small businesses in Costa Rica. The empirical application uses a unique sample of 161 Costa Rican SMEs for 2017. The results of the parallel factor analysis reveal that the analyzed SMEs adopt different types of bootstrapping techniques primarily related to the owners, customers, and alliances that facilitate the joint utilization of facilities and other assets. Entrepreneurs bootstrap their businesses to reduce the reliance on external financing. In this sense, the results of this study show that, rather than simply using what entrepreneurs are familiar with (e.g., credit from family or friends), Costa Rican small business managers are exploring and actively using a wide array of alternative methods in order to access financial resources.

KEYWORDS: Financial bootstrapping, small business finance, Costa Rica

Associate Professor in the Department of Economy and Business Organisation at the Universitat Internacional de Catalunya (UIC), Barcelona, Spain. jberbegal@uic.es

Josep Llach Professor. Departament d’Organització, Gestió Empresarial i Disseny de Producte. Universitat de Girona. Campus de Montilivi, Girona, Spain. josep.llach@udg.edu

Frederic Marimon

PALABRAS CLAVE: Bootstrapping, financiamiento de la pequeña empresa, Costa Rica

fmarimon@uic.es

Marta Mas-Machuca

RESUMEN

Este estudio propone un análisis de las técnicas de ‘financial bootstrapping’ comúnmente utilizadas por las empresas en Costa Rica. La aplicación empírica utiliza una base de datos única que incluye información de 161 pequeñas y medianas empresas (pymes) costarricenses para 2017. Los resultados del análisis de factores paralelos revelan que las pymes analizadas adoptan diferentes tipos de técnicas de ‘financial bootstrapping’ principalmente asociadas a los propietarios, clientes y alianzas que facilitan la utilización conjunta de las instalaciones y otros activos. Los empresarios emplean técnicas de ‘financial bootstrapping’ en sus negocios para reducir la dependencia del financiamiento externo. En este sentido, los resultados de este estudio muestran que, en lugar de simplemente usar métodos que son familiares a los empresarios (por ejemplo, crédito de familiares o amigos), los gerentes de la pequeña empresa en Costa Rica están explorando y activamente utilizando una amplia gama de métodos alternativos para acceder a recursos financieros.

Professor. Professor. Department of Economy and Business Organization. Universitat Internacional de Catalunya, Barcelona, Spain.

Professor. Department of Economy and Business Organization. Universitat Internacional de Catalunya, Barcelona, Spain. mmas@uic.es

ARTICLE RECEIVED: 25/07/2019 ARTICLE ACCEPTED: 26/10/2019

TEC EMPRESARIAL VOL. 14 NO. 2, PP. 2-

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

3


Introduction

Similar to Horváth and Szerb (2018), the proposed analysis helps to profile businesses in terms of the adopted

T

his study deals with the identification and analysis of the financial bootstrapping techniques commonly used by small businesses in Costa Rica. The relevance of this work flows from the recognition that, along with the relevance of small and mediumsized enterprises (SMEs) to the economy in terms of job creation or increased economic output and progress (e.g., Aghion, 2017; Lafuente et al., 2019), SMEs face important resource constrains that limit or condition their survival and growth (e.g., Cooper et al., 1994; Storey, 1994; Davila et al., 2003). In this sense, access to financial resources is a critical objective for SMEs and the understanding of how small businesses respond to financial constraints is crucial to offer solutions rooted in entrepreneurship research as well as to advance the prescriptive literature on small business financing. Because of the difficulties in raising finance from traditional economic agents—i.e., financial institutions or equity markets—that primarily result from information asymmetries problems (Harrison et al., 2004), SMEs increasingly adopt financial bootstrapping practices to respond to these constraints (Ebben and Johnson, 2006; Grichnik et al., 2014; Horváth and Szerb, 2018). Financial bootstrapping—a term first coined by Bhide (1992)—refers to the set of potentially creative practices available to entrepreneurs that help reducing operating costs and improving cash flow management. Therefore, entrepreneurs bootstrap their businesses in order to reduce the reliance on external financing (Winborg and Landström, 2001). Academic research has primarily analyzed and catalogued financial bootstrapping practices used by SMEs in developed contexts (e.g., Harrison et al., 2004; Ebben and Johnson, 2006; Vanacker et al., 2011; Grichnik et al., 2014). On contrary, the specific analysis of how SMEs adopt bootstrapping techniques in developing economies has been largely sidelined in prior work (in this sense, the work by Horváth and Szerb (2018) is a welcome exception). This is the focus of this study. More concretely, we analyze the extent to which Costa Rican SMEs use different financial bootstrapping techniques.

4

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

bootstrapping techniques. Also, the implementation of bootstrapping techniques has been linked to strategic choices designed to optimize the use of internal resources and the business’ cost structure (Aldrich & Auster, 1986; Hudson et al., 2001), and this study contributes to unveil organizational trajectories based on the underlying properties of bootstrapping techniques that might favor their joint implementation in often dissimilar businesses. The empirical application uses a unique dataset that includes information for 161 Costa Rican SMEs surveyed in 2017. By employing a parallel factor approach (Hayton et al., 2004), the proposed analysis allows both to catalogue 19 financial bootstrapping techniques commonly identified in the literature, and to unveil the intensity with which Costa Rican SMEs implement these cash management practices. The remainder of the study is structured as follows. Section 2 presents the literature review. In Section 3, the data and the method are described. The results are shown in Section 4. Finally, in Section 5 we present the concluding remarks and future research lines.

LITERATURE REVIEW: FINANCIAL BOOTSTRAPPING TECHNIQUES Building on prior work on small business financing, financial bootstrapping is defined as the set of methods or practices used by businesses to optimize cash management by reducing operating costs and improving cash flow management (Carter and Van Auken, 2005; Ebben and Johnson, 2006; Grichnik et al., 2014; Horváth and Szerb, 2018). Winborg and Landström (2001) conclude that financial bootstrapping techniques are commonly used by SMEs, regardless of their market experience. According to these authors, bootstrapping enables ‘meeting the need for resources without relying on long-term external finance from debt holders and/or new owners’ (Winborg and Landström, 2001, pp. 235-236).


SMALL BUSINESS FINANCE

Prior literature underlines that financial bootstrapping are resourceful managerial practices that contribute to optimize resource exploitation within the business and reduce the overall cost and risk of operations, while avoiding reliance on external suppliers of finance (Winborg and Landström, 2001; Ebben and Johnson, 2006; Winborg, 2009). Furthermore, Venkataraman (2003) suggests that bootstrapping offers an ideal strategic pathway to escape the vicious cycle of resource constraints. Following this intuition, as businesses engage in bootstrapping to structure, bundle, and leverage their resource base, they overcome financial constraints and market dependencies and introduce new managerial frameworks that give the business high degrees of freedom and superior self-financing organization (Vanacker et al., 2011). Previous research on financial bootstrapping has mostly focused on cataloguing bootstrapping techniques and examining the connection between bootstrapping techniques and performance. Concerning the first research line interested in cataloguing bootstrapping techniques, past studies have sought to classify bootstrapping practices following two approaches. The first group uses the classification by Freear et al. (1995) who distinguish bootstrapping techniques related to business development (e.g., leasing equipment instead of purchasing) from product development techniques (e.g., research and development funded by the customer). The second group was proposed by Winborg and Landström (2001) who classified bootstrapping practices in six groups: (1) owner-related practices (e.g., withholding manager’s salary), (2) minimization of accounts receivable (e.g., conditions offered to customers), (3) joint utilization (e.g., borrowing equipment from other businesses), (4) delaying payments (e.g., delaying payment to suppliers), (5) minimization of stocks (e.g., using routines in order to minimize stocks), and (6) public subsidies. In the case of the second stream (analysis of the relationship between bootstrapping techniques and performance), it should be noted that existing work

has mostly adopted the latter classification to analyze the influence of bootstrapping techniques on business performance metrics (see e.g., Ekanem, 2005; Ebben and Johnson, 2006; Grichnik et al., 2014). Although prior studies highlight the positive effects of financial bootstrapping, the sign and intensity of the connection between performance variations and bootstrapping techniques is heterogeneous and sometimes controversial. For example, Jones and Jayawarna (2010) indicated that a positive relationship exists between sales growth and payment-related and joint-utilization methods. On contrary, Ebben (2009) found a negative relationship between performance ratios (ROS and ROA) and the joint utilization of resources, payment delays, and customerrelated techniques, while owner-related methods were found to positively influence liquidity ratios. The study by Patel et al. (2011) concluded that bootstrapping techniques have an inverse U-shaped relationship with venture growth; and that a strategy combining strategic alliances with bootstrapping techniques is conducive to employment growth and mitigates the downward effect of excessive bootstrapping use. Vanacker et al. (2011) reported a positive effect on value added of techniques related to the use of owners’ own funds, the hiring of interim personnel, government subsidies, and the minimization of accounts receivable. Nevertheless, these authors found that informal investments from family or friends, running the business from home, sharing premises, joint purchases, delaying payments, and minimizing investments negatively impact value added. In their study of Hungarian SMEs, Horváth and Szerb (2018) found that the use of digital and IT-based bootstrapping practices yields superior performance among businesses with a low knowledge-based

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

5


competitive advantage, that is, firms that do not operate in knowledge intensive service activities (KISA) sectors. The authors also found that the characteristics of KISA firms—e.g., high knowledge exploitation, high use of ITs in business operations, and high customization and strong interaction with consumers—are more compatible with customer-oriented business models, which may explain the positive relationship between customer-oriented bootstrapping practices and performance in KISA firms.

DATA AND METHOD

The information was collected between June and August 2017. In a first stage, a total number of 530 owners of SMEs operating in manufacturing, trade and technology-based service sectors in Costa Rica were invited to participate in the study. The final sample used in this study comprises information for 161 Costa Rican entrepreneurial businesses.

BOOTSTRAPPING TECHNIQUES AND METHOD In this study, we carried out a factor analysis to verify if the set of analyzed variables are connected to different bootstrapping strategies previously identified

DATA The data used in this study comes from a unique dataset of Costa Rican SMEs for the year 2017. As part of a research project, the questionnaire employed in this work was designed specifically for the purposes of this study by a research team at the Costa Rica Institute of Technology (ITCR). Entrepreneurs are the potential respondents, and they were approached face-to-face with a request to participate in the study. Participants received confirmation on confidentiality and the research team leading the investigation offered feedback on the survey results to the businesses in order to encourage participation. Data collection was achieved through self-administrated, structured interviews, where the entrepreneur or the manager was asked to answer essentially closed questions. The questionnaire for the survey was applied by a team of the ITCR. It should be kept in mind that, following the practice recommended in the literature (Colton and Covert, 2007), the questionnaire was subject to a pre-test in order to correct potentially ambiguous or confusing questions.

in the literature. In this sense, entrepreneurs were asked if they have used in the last three years a series of items identified from the literature as relevant financial bootstrapping techniques (0= not used and 1= used). From our questionnaire it is possible to obtain information for 24 financial bootstrapping techniques. We carried out an exploratory factor analysis to evaluate how well the observed independent variables reflect unobserved (latent) variables according to the proposed structure. Because the analyzed variables are dichotomous, we employed the parallel factor approach (Hayton et al., 2004) based on a polychoric matrix to estimate factor loadings (the type of rotation chosen was VARIMAX). The items that could not improve the reliability (Cronbach’s alpha) of its corresponding factor were dropped from the analysis (Lafuente et al., 2010). This procedure reduced the number of bootstrapping techniques included from 24 to 19. The software Factor 10.9.02 was used to compute the factor analysis (Ferrando and Lorenzo-Seva, 2017). The final list of 19 dichotomous items analyzed in this study includes practices commonly used in previous studies dealing with the analysis of financial bootstrapping techniques (e.g., Winborg and Landström, 2001; Carter and Van Auken, 2005; Ebben and Johnson, 2006; Winborg, 2009; Grichnik et al., 2014; Horváth and Szerb, 2018). Descriptive statistics for the bootstrapping techniques included in the factor analysis are presented in Table 1.

6

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


SMALL BUSINESS FINANCE

RESULTS

Concerning the goodness-of-fit statistics, the result of the Bartlett's test of sphericity (value = 544.20 and

This section deals with the findings of the empirical analysis. The outcome of the parallel factor analysis is presented in Table 2. From Table 2 we find that the 19 observed bootstrapping techniques can be grouped into three latent factors which have been classified as follows: (1) financingrelated techniques (factor 1), (2) customer-related and resource optimization (factor 2), and (3) joint utilization (factor 3).

p-value < 0.0000) confirms that the correlation between the analyzed variables does not contaminate the findings of the parallel factor analysis. Also, the result of the Kaiser-Meyer-Olkin (KMO) index of sampling adequacy is above the recommended cut-off point of 0.50 (0.7087), corroborating that the sample is factorable. The results of the reliability test (Cronbach’s alpha) for the three factors obtained ranges between 0.6295 and 0.6340 (Table 2), confirming that the constructs extracted

Table 1. Descriptive statistics for the variables considered in the analysis Financial bootstrapping technique

Mean

Std. Dev.

1

Use of entrepreneur’s credit card for business expense

0.432

0.495

2

Commercial loan from family / friends

0.327

0.469

3

Withholding managers’ salary

0.191

0.394

4

Employ relatives or friends at below-market salary

0.309

0.462

5

Cease business relations with late payers

0.407

0.491

6

Use methods that speed-up invoicing

0.228

0.420

7

Use of interest rate on overdue payments

0.130

0.336

8

Offer same conditions (price, commercial credit, etc.) to all customers

0.420

0.494

9

Borrow equipment from other businesses

0.160

0.367

10

Coordinate purchases (suppliers) with other businesses

0.235

0.424

11

Use bartering (instead of buying) for goods and services (inputs)

0.235

0.424

12

Lease equipment instead of buying

0.216

0.411

13

Delay payment to suppliers

0.210

0.407

14

Use routines in order to minimize stocks

0.377

0.485

15

Use discounts for customers that pay in cash

0.420

0.494

16

Raise capital from a factoring business

0.074

0.263

17

Choose customers who pay quickly

0.469

0.499

18

Share premises / facilities with other businesses

0.216

0.411

19

Share employees with other businesses

0.185

0.389

Note: Number of observations = 161 businesses

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

7


from the parallel factor analysis are internally consistent across items to measure the underlying categories under evaluation. Overall, these findings confirm that our approach to factor analysis is robust and appropriate (Nunnally & Bernstein, 1994). The proposed parallel factor analysis explains 47.32% of the total variance, and the latent constructs identified appear consistent with previous studies on financial bootstrapping techniques. Building on the categorization by Winborg and

Landström (2001), the first factor includes eight techniques connected to owner-related practices and delaying payment techniques. This factor identified as ‘financing-related’ bootstrapping practices falls in line with the findings of Ebben and Johnson (2006) and Vanacker et al. (2011) who place a great importance on the role of owner-related practices (e.g., entrepreneurs’ own resources, credit granted by family or friends and factoring businesses, withholding manager’s salary) and delaying payments (e.g., delay payment to suppliers) for financerelated bootstrapping.

Table 2. Factor analysis: Rotated factor loadings and main results Financial bootstrapping technique

8

Factor 1

Factor 2

Factor 3

1

Use of entrepreneur’s credit card for business expense

0.426

0.139

0.088

2

Commercial loan from family / friends

0.428

0.377

0.250

3

Withholding managers’ salary

0.889

–0.143

0.025

4

Employ relatives or friends at below-market salary

0.409

0.265

0.060

5

Cease business relations with late payers

0.465

0.302

0.158

6

Use of interest rate on overdue payments

0.315

–0.063

0.148

7

Delay payment to suppliers

0.549

0.136

0.238

8

Raise capital from a factoring business

0.528

0.198

–0.122

9

Use methods that speed-up invoicing

0.149

0.506

0.102

10

Offer same conditions (price, commercial credit, etc.) to all customers

–0.024

0.174

0.047

11

Coordinate purchases (suppliers) with other businesses

0.103

0.493

0.182

12

Use routines in order to minimize stocks

0.158

0.728

–0.002

13

Use discounts for customers that pay in cash

0.180

0.702

–0.058

14

Choose customers who pay quickly

0.128

0.673

0.188

15

Borrow equipment from other businesses

0.068

0.196

0.772

16

Use bartering (instead of buying) for goods and services (inputs)

0.290

0.296

0.404

17

Lease equipment instead of buying

0.359

0.239

0.393

18

Share premises / facilities with other businesses

0.014

0.163

0.623

19

Share employees with other businesses

0.242

–0.079

0.831

Proportion of variance explained

0.2632

0.1097

0.1003

Cronbach’s alpha

0.6295

0.6324

0.6340

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


SMALL BUSINESS FINANCE

The second latent factor, customer-related and resource optimization, includes six bootstrapping techniques that capture the relationship between the business and its customers. Following the taxonomy proposed by Winborg and Landström (2001), this factor reflects techniques related to the minimization of accounts receivable. In this case the results are consistent with the findings reported by Carter and Van Auken (2005), Ebben and Johnson (2006) and Horváth and Szerb (2018). Finally, the third factor, identified as ‘joint utilization’ based on the classification of Winborg and Landström (2001), includes five bootstrapping techniques related to borrowing or sharing resources with other businesses. The results for the third factor reflect the findings by Ebben (2009) as well as Vanacker et al. (2011) and coincide with the importance for SMEs of bootstrapping techniques related to sharing different resources to avoid outside financing. Looking at the overall use of bootstrapping techniques, our results indicate that Costa Rican SMEs use a diverse set of bootstrapping practices, which can arguably be consequence of their managerial efforts for overcoming financial constraints associated with their liabilities of smallness and newness (Horvath and Szerb, 2018) The main difference between the results presented in this study and the findings reported by Winborg and Landström (2001) is that owner-related methods and delaying payment techniques are loaded on a single factor, while customer-related techniques and joint utilization methods are loaded on different factors. The former result (owner-related and delaying payment methods included in the same factor) suggests that bootstrapping techniques linked to delayed payments mostly affect owners and

employees with strong ties to owners (this intuition can be verified in Table 1 from a descriptive perspective). In the case of the latter finding, customers and other firms operating in similar sectors are stakeholders with clearly different roles in the business’ value chain, which can explain why bootstrapping techniques related to these stakeholders are loaded in different factors.

CONCLUDING REMARKS, IMPLICATIONS AND FUTURE RESEARCH LINES CONCLUSIONS Financing business operations is one of the most important decisions that entrepreneurs make, and the credit constraints often faced by SMEs in the early stage of the business increases the relevance of this decision (e.g., Storey, 1994; Davila et al., 2003). In line with this argument, in this study we identified and analyzed the financial bootstrapping techniques used by small businesses in Costa Rica. More concretely, this study presents the results of a survey designed to study how Costa Rican entrepreneurs bootstrap their businesses. Research rooted in conventional approaches assumes that businesses will raise financial resources in a way consistent with finance theory. However, information asymmetries between suppliers of finance and the business, as well as the costs of debt and equity affect owners’ decisions regarding finance strategies (Carter and Van Auken, 2005). Many studies have questioned the applicability of these assumptions to small firms. In this sense, financial bootstrapping techniques are important to SMEs because they constitute a solution to the lack of access to finance via traditional markets (i.e., debt and equity markets) (Ebben, 2009). The core results of this study emphasize the relevance of bootstrap financing for SMEs. We found that Costa Rican entrepreneurs are actively using a variety of bootstrapping techniques that can be grouped in three categories: a set of techniques related to financial issues, a group of customer-related and resource optimization techniques, and techniques connected to borrowing

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

9


and sharing resources and other assets with other organizations. This study contributes to the general knowledge of financial bootstrapping techniques by increasing our understanding of the use of bootstrap financing among entrepreneurs located in a developing setting, namely Costa Rican firms. This contribution is valuable since financial bootstrapping is important to SMEs; however, this topic has received little attention in prior studies.

IMPLICATIONS The results of this study have important implications for academics, practitioners, and policy makers. Bootstrap techniques represent a potential substitute for traditional outside capital. In this sense, the recommendation for entrepreneurs and SME managers is to recognize and adopt a variety of financial bootstrapping techniques if a business with greater survival and growth potential is the desired objective. Some bootstrapping techniques require planning, while others result from day-to-day business operations. Therefore, reliable and more complete information about all potential sources of capital can help SME managers to develop flexible financial strategies that contribute to business performance. The development of strategies based on bootstrapping techniques is among the benefits of enhanced information availability. Managers and entrepreneurs equipped with reliable businessspecific information will be in a better position for proposing solutions for cash flow problems in the shortand in the long-term (HorvĂĄth and Szerb, 2018). In a related manner, the results of this study can be used by policy makers and support agencies that assist SMEs with financial planning. Policy makers will be well advised to consider the potential benefits of policies that endorse the use of bootstrapping techniques in the long run. This logic suggests the need for rethinking the design of training programs for entrepreneurs (e.g., developed by universities or governmental agencies supporting entrepreneurship). Financial bootstrapping techniques can easily be included in training programs for potential and experienced entrepreneurs.

10

TEC EMPRESARIAL

â&#x20AC;˘

VOL 14 - No. 2

LIMITATIONS AND FUTURE RESEARCH LINES As with any study, the results presented in this work are open to future verification. In this sense, it would be valuable to extend the proposed analysis in various directions. First, the survey data used in this study does not allow to evaluate the relationship between the use of financial bootstrapping techniques and business performance metrics. In this sense, future studies should verify the antecedents and subsequent performance consequences of using different types of bootstrapping techniques. Second, in a closely related manner, future research should evaluate the relationship between local economic conditions (e.g., economic development level) and the adoption of financial strategies based on bootstrapping techniques. Finally, our data does not permit the direct analysis of the decision-making processes that precede the adoption of bootstrapping methods. Future studies should, for example, evaluate the economic and organizational costs related to the adoption of managerial practices.

References Aghion, P. (2017). Entrepreneurship and growth: lessons from an intellectual journey. Small Business Economics, 48(1), 9-24. Baglin, J. (2014). Improving your exploratory factor analysis for ordinal data: A demonstration using FACTOR. Practical Assessment, Research & Evaluation, 19(5), 2. Bhide, A. (1992). Bootstrap finance: The art of start-ups. Harvard Business Review, (November/December), 109-117. Brush, C. G., Carter, N. M., Gatewood, E. J., Greene, P. G., & Hart, M. M. (2006). The use of bootstrapping by women entrepreneurs in positioning for growth. Venture Capital, 8(1), 15-31. Carter, N., Brush, C., Greene, P., Gatewood, E., & Hart, M. (2003). Women entrepreneurs who break through to equity financing: the influence of human, social and financial capital. Venture Capital, 5(1), 1-28. Carter, R.B., & Van Auken, H. (2005). Bootstrap financing and ownersâ&#x20AC;&#x2122; perceptions of their business constraints


SMALL BUSINESS FINANCE

and opportunities. Entrepreneurship & Regional Development, 17(2), 129-144. Colton, D., & Covert, R. (2007). Designing and Constructing Instruments for Social Research and Evaluation. John Wiley & Sons, San Francisco, CA, USA. Cooper, A., Gimeno-Gascon, F.J., Woo, C. (1994). Initial human and financial capital as predictors of new venture performance. Journal of Business Venturing, 9, 371-395. Davila, A., Foster, G., Gupta, M. (2003). Venture capital financing and the growth of start-up firms. Journal of Business Venturing, 18, 689-708. Ebben, J.J. (2009). Bootstrapping and the financial condition of small firms. International Journal of Entrepreneurial Behavior & Research, 15(4), 346-363. Ebben, J.J., & Johnson, A.C. (2006). Bootstrapping in small firms: An empirical analysis of change over time. Journal of Business Venturing, 21(6), 851-865.

businesses: An analysis of digital/IT and cash management practices. Strategic Change, 27(2), 161-172. Jones, O., & Jayawarna, D. (2010). Resourcing new businesses: social networks, bootstrapping and firm performance. Venture Capital, 12(2), 127-152. Lafuente, E., Acs, Z.J., Sanders, M., Szerb, L. (2019). The global technology frontier: productivity growth and the relevance of Kirznerian and Schumpeterian entrepreneurship. Small Business Economics, in press, doi: https://doi.org/10.1007/s11187-019-00140-1 Lafuente, E., Vaillant, Y., & Serarols, C. (2010). Location decisions of knowledge-based entrepreneurs: why some Catalan KISAs choose to be rural? Technovation, 30(11-12), 590-600. Nunnally, J.C., & Bernstein, I.H. (1994). Psychometric Theory. Tthird edition McGraw-Hill, New York.

Ebben, J.J., & Johnson, A.C. (2011). Cash conversion cycle management in small firms: Relationships with liquidity, invested capital, and firm performance. Journal of Small Business & Entrepreneurship, 24(3), 381-396.

Patel, P.C., Fiet, J.O., & Sohl, J.E. (2011). Mitigating

Ekanem, I. (2005). ‘Bootstrapping’: The investment decision-making process in small firms. British Accounting Review, 37(3), 299-318.

Storey, D.J. (1994). New firm growth and bank financing.

Ferrando, P.J., & Lorenzo-Seva, U. (2017). Program FACTOR at 10: Origins, development and future directions. Psicothema, 29(2), 236-240. Freear, J., Sohl, J.E., & Wetzel, W.E. Jr. (1995). Who bankrolls software entrepreneurs? Paper presented at the Babson College Entrepreneurship Research Conference, London, UK. Grichnik, D., Brinckmann, J., Singh, L., & Manigart, S. (2014). Beyond environmental scarcity: Human and social capital as driving forces of bootstrapping activities. Journal of Business Venturing, 29(2), 310-326. Hayton, J.C., Allen, D.G., & Scarpello, V. (2004). Factor retention decisions in exploratory factor analysis: A tutorial on parallel analysis. Organizational Research Methods, 7(2), 191-205. Harrison, R. T., Mason, C. M., & Girling, P. (2004). Financial bootstrapping and venture development in the software industry. Entrepreneurship & Regional Development, 16(4), 307-333. Horváth, K., & Szerb, L. (2018). Managerial practices and the productivity of knowledge-intensive service

the limited scalability of bootstrapping through strategic alliances to enhance new venture growth. International Small Business Journal, 29(5), 421-447. Small Business Economics, 6(2), 139-150. Van Auken, H. (2005). Differences in the usage of bootstrap financing among technology-based versus nontechnology-based firms. Journal of Small Business Management, 43(1), 93-103. Vanacker, T., Manigart, S., Meuleman, M., & Sels, L. (2011). A longitudinal study on the relationship between financial bootstrapping and new venture growth. Entrepreneurship & Regional Development, 23(9-10), 681-705. Venkataraman, S. (2003). Creating something new and of enduring value with very limited resources. The Portable MBA, 4th ed. John Wiley & Sons, New York, NY (pp. 45-163). Winborg, J. (2009). Use of financial bootstrapping in new businesses: a question of last resort? Venture Capital, 11(1), 71-83. Winborg, J., & Landström, H. (2001). Financial bootstrapping in small businesses: Examining small business managers' resource acquisition behaviors. Journal of Business Venturing, 16(3), 235-254.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

11


HUMAN RESOURCES PRACTICES AND INTRAPRENEURIAL BEHAVIOR: THE INFLUENCE OF GENDER IN THIS RELATIONSHIP

PRÁCTICAS DE RECURSOS HUMANOS Y COMPORTAMIENTO INTRAEMPRENDEDOR: LA INFLUENCIA DEL GÉNERO EN ESTA RELACIÓN 12

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 1


INTRA-EMPRENDIMIENTO Y GÉNERO

Mª Teresa Canet Giner Profesora. Universidad de Valencia, España.

ABSTRACT

The current business environment moves individuals to involved in the execution of an intrapreneurial process to seek new business opportunities, in order to respond to the enormous competitiveness of the market. To encourage this intrapreneurial behavior, it is necessary to adopt certain tools related to organizational design and HR practices in the company. The HR practices are fundamental to encourage an innovative, proactive and risk-taking behavior, which is supposed to lead to an increase in innovation results and a greater competitive advantage to the company. In this sense, the objective of the paper is to analyze the employees’ perception of the HR practices system applied in their company, to confirm if it is coherent, consistent and if it contributes to boost their intrapreneurial behavior. In addition, it is analyzed if this relationship varies according to gender, given that, traditionally, literature attributes different roles to men and women regarding intrapreneurial behavior. The hypotheses were contrasted using structural equation models (SEM) with a sample of 297 employees, working in intensive knowledge positions, of six companies located in the Valencian Community. The results show the positive relationship between perceptions of HR practices and intrapreneurial behavior.Significant differences related to gender were not found.

PALABRAS CLAVE: Intra-emprendedor, prácticas de RRHH, fuerza del sistema de prácticas de RRHH, género

Ana Redondo Cano Profesora. Universidad de Valencia, España. ana.redondo@uv.es

Naiara Escribá Carda Profesora. Universidad de Valencia, España. naiara.escriba@uv.es

KEYWORDS: Intrapreneur, HR practices, strength of the HR practices system, gender

Francisco Balbastre Benavent Profesor. Universidad de Valencia, España. francisco.balbastre@uv.es

Lorenzo Revuelto Taboada Profesor. Universidad de Valencia, España. lorenzo.revuelto@uv.es

RESUMEN

De cara a dar respuesta a la enorme competitividad del entorno actual, es imprescindible contar con individuos implicados e involucrados en la ejecución de un proceso intra-emprendedor para buscar nuevas oportunidades de negocio. Para fomentar este comportamiento intraemprendedor en las organizaciones, es necesario adoptar determinadas herramientas, relacionadas con el diseño organizativo y las prácticas de RRHH en la empresa. La función de RRHH se considera fundamental para alentar un comportamiento innovador, proactivo y orientado a la asunción de riesgos, lo que se supone que desembocará en un incremento de los resultados de innovación y una mayor ventaja competitiva de la empresa. En este sentido, nuestro trabajo tiene como principal objetivo analizar en qué medida la percepción de los empleados del sistema de prácticas de RRHH aplicado en su empresa es coherente y consistente, y si contribuye a impulsar su comportamiento intra-emprendedor. Además, se analiza si esta relación varía en función del género, dado que la literatura tradicional atribuye roles distintos a hombres y mujeres respecto al comportamiento intra-emprendedor. Las hipótesis se contrastaron utilizando modelos de ecuaciones estructurales (SEM) con una muestra de 297 empleados que desempeñan puestos intensivos en el uso de conocimiento, en seis empresas ubicadas en la Comunidad Valenciana. Los resultados muestran la relación positiva entre las percepciones sobre las prácticas de RRHH y el comportamiento intra-emprendedor, pero no muestran diferencias significativas en esta relación según el género.

teresa.canet@uv.es

Mª del Carmen Saorín Iborra Profesora. Universidad de Valencia, España. carmen.saorin@uv.es

ARTÍCULO RECIBIDO: 17/06/2019 ARTÍCULO ACEPTADO: 18/07/2019

TEC EMPRESARIAL VOL. 14 NO. 1, PP. 12-25

ENERO - ABRIL, 2020

TEC EMPRESARIAL

13


IntroducCiÓn

E

l entorno actual se caracteriza por el rápido desarrollo de las nuevas tecnologías y por mercados cada vez más exigentes y complejos, donde la demanda y las preferencias de los consumidores cambian con gran frecuencia. Este contexto exige a las empresas que orienten sus recursos hacia la identificación de nuevas oportunidades con las que mejorar los resultados organizativos (Hayton, 2005; Jahanshahi, Nawaser y Brem, 2018). En esta dinámica: …el desarrollo de conductas emprendedoras dentro de las organizaciones cobra una especial relevancia, donde el reconocimiento de oportunidades, la asunción de riesgos por encima de la seguridad y la tenacidad para implementar ideas innovadoras a pesar de los obstáculos son rasgos que caracterizan estas conductas o comportamientos. (Moriano, Topa, Valero y Levy, 2009, p. 277). El desarrollo de estas habilidades obliga a una renovación organizativa que implica movilizar y orientar todos los recursos existentes en la organización hacia el fomento de comportamientos emprendedores (Rajakumar y Banumathi, 2017). Este fenómeno es conocido como emprendeduría corporativa o interna, y autores como Antoncic y Hisrich (2004) la definen como “el espíritu emprendedor dentro de una organización, vinculado a intenciones y comportamientos emergentes en la misma, que se desvían de la forma habitual de hacer negocios” (p. 520). Por lo general, este espíritu se enmarca en la definición, por parte de la empresa, de una estrategia de emprendedurismo corporativo o interno, que busca desarrollar un conjunto de nuevas ideas y oportunidades dentro de negocios ya establecidos (Burgelman, 1983). Las organizaciones pueden decidir iniciar este tipo de estrategia para poder explotar el stock de conocimiento existente en la empresa y materializarlo en innovaciones, para mejorar el desempeño a través de la innovación en productos o procesos, o para identificar y explotar un mayor número de oportunidades emprendedoras que se deriven del entorno (Jahanshahi et al., 2018). En este proceso es imprescindible contar con

14

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

individuos implicados e involucrados en la ejecución de un proceso emprendedor para buscar nuevas oportunidades que mejoren tanto la competitividad de su organización como el crecimiento en el mercado (Antoncic y Hisrich, 2000). Para fomentar este comportamiento intraemprendedor (CI) en las organizaciones, es necesario adoptar determinadas herramientas relacionadas con el diseño organizativo y las prácticas de RRHH en la empresa. La función de RRHH se considera fundamental, como se expondrá más adelante, para alentar un comportamiento innovador, proactivo y orientado a la asunción de riesgos, lo que se supone que desembocará en un incremento de los resultados de innovación y una mayor ventaja competitiva de la empresa. Por la importancia de esta cuestión para la competitividad de las organizaciones en el entorno actual, nuestro trabajo pretende estudiar en qué medida la percepción, por parte de los individuos, de que el sistema de prácticas de RRHH aplicado en su empresa es coherente y consistente, contribuye a impulsar su CI. En segundo lugar, nuestro trabajo analiza si esta relación varía en función del género, dado que la literatura tradicional atribuye roles distintos a hombres y mujeres respecto al CI.

MARCO TEÓRICO COMPORTAMIENTO INTRA-EMPRENDEDOR Y LA FUERZA DEL SISTEMA DE PRÁCTICAS DE RRHH El comportamiento emprendedor implica creatividad y conocimiento especializado, unido a la asunción de riesgos, proactividad y logro de metas (Secundo, Ndou y Del Vecchio, 2016). Estas dimensiones proporcionan al intra-emprendedor la capacidad, competencia y actitud para transformar nuevas ideas, tecnologías e invenciones en productos y servicios comercialmente viables para crear valor económico y social (Secundo, Schiuma y Passiante, 2017, p. 369). Por lo general, el intra-emprendedor es un profesional que, a partir de una idea y con suficiente poder de decisión interno, fomenta la asignación de recursos y se dedica con entusiasmo a convertir esa idea en un producto o servicio exitoso (Lages, Marques, Ferreira y Ferreira, 2017; Bosma, Stam y Wennekers, 2010). Lo


INTRA-EMPRENDIMIENTO Y GÉNERO

anterior pone de manifiesto que el comportamiento emprendedor puede venir explicado, en buena parte, por rasgos de la personalidad como la preferencia al riesgo, la proactividad o la tolerancia a la ambigüedad; así, por ejemplo, Wang, Ang, Jiang y Wu (2019) concluyeron que la extraversión, como rasgo de la personalidad, se asocia a un comportamiento proactivo. En un sentido similar podemos considerar la asunción de riesgos. No obstante, la dinámica interna del comportamiento emprendedor requiere analizar las complejas fuerzas motivadoras y organizativas que afectan los comportamientos y acciones individuales de los intra-emprendedores en el seno de la organización (Jones y Butler, 1992). Entre esas fuerzas motivadoras destacamos como clave la orientación de la dirección hacia el comportamiento emprendedor (Firm entrepreneurial orientation [FEO]), el cual puede ser considerado como una forma específica de gestionar los recursos y capacidades a través del desarrollo de nuevas prácticas, actividades y procesos de decisión, basados, todos ellos, en la proactividad, la innovación y la asunción de riesgos (Lumpkin y Dess, 1996; Alarcón, Requena y Villaverde, 2013; Lages et al., 2017). La prioridad de la dirección será construir capacidades para lograr un aprendizaje continuo, y para renovar y alterar la combinación de recursos actuales para poder aprovechar las oportunidades que se presentan (Hayton, Hornsby y Bloodgood, 2013). Ahora bien, ello requiere que la dirección haga visible su compromiso con esta prioridad, por lo que debe establecer las condiciones internas apropiadas para lograrlo. Precisamente, los investigadores han destacado el papel que desempeñan las condiciones internas de la organización, y en particular el apoyo de la dirección, para desarrollar actividades de emprendedurismo en el seno de la organización (Jahanshahi et al., 2018). Así pues, Lages et al. (2017), a partir de los estudios de Kuratko, Ireland y Hornsby (2001), Kuratko, Covin y Hornsby (2014), y Hornsby, Kuratko, Shepherd y Bott (2009), consideran cinco: el apoyo de la dirección, delegación de autoridad (autonomía), recompensas, disponibilidad de tiempo y procedimientos organizativos. La primera de las condiciones se asocia con el apoyo de la dirección para facilitar y promover el comportamiento emprendedor apoyando las ideas innovadoras y proporcionando los recursos para su implementación. Respecto a la autonomía, hace referencia a la tolerancia de la organización frente a los errores y

fracasos, y a la delegación de autoridad. Debe definirse un sistema de recompensas que favorezca y estimule comportamientos que animen a la innovación y, sobre todo, a asumir riesgos. La disponibilidad de tiempo hace que el emprendedor pueda lograr los objetivos propios y de la organización. Por último, es necesario el desarrollo de mecanismos que permitan la evaluación, selección y utilización de la innovación, así como de los resultados esperados del trabajo realizado por los emprendedores (Lages, et al., 2017, p. 841). Al asumir la importancia de la FEO y las condiciones internas que favorecen el intra-emprendedurismo, nos planteamos dos reflexiones: en primer lugar, si bien es cierto que la orientación emprendedora de la dirección (FEO) es un constructo a nivel organizativo, el resultado final dependerá del comportamiento de los empleados de la organización (Burgelman, 1983; Hayton et al., 2013), ya que son ellos quienes mostrarán, en su ámbito de trabajo, una mayor o menor propensión a la asunción de riesgos, a la innovación y a la proactividad (Covin y Slevin,1989), que puede desembocar en nuevas ideas que transformen sistemas de trabajo, procesos, o generen nuevos productos y servicios. En segundo lugar, buena parte de las condiciones internas que han sido objeto de estudio en las investigaciones se corresponden con prácticas de recursos humanos, como es el caso de recompensas o delegación de autoridad. Estas reflexiones nos ayudan a mostrar y reconocer el papel que juega el sistema de gestión de recursos humanos para favorecer este tipo de comportamientos. Hayton (2005, p. 24) señala que, en las organizaciones emprendedoras, los individuos se enfrentan con la necesidad de elegir rápidamente entre múltiples cursos de acción, y no siempre disponen

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

15


de la suficiente información para decidir con criterios racionales. Este dinamismo, complejidad e incertidumbre con la que han de trabajar los empleados requiere coordinación a través del ajuste mutuo y no del control, y sobre todo generar en ellos compromiso (commitment). En estas condiciones, el sistema de gestión de recursos humanos y el conjunto de prácticas asociadas deberá diseñarse para alentar comportamientos emprendedores, entendiendo por ello que todas las prácticas deben estar alineadas y ser coherentes en su diseño para lograr los comportamientos esperados. En este sentido, el diseño de un sistema de prácticas de recursos humanos de alto rendimiento (Sanz-Valle y Jiménez-Jiménez, 2018) que vaya más allá de las recompensas y autonomía puede contribuir a ello. Tal como ha sido señalado anteriormente, la dirección debe hacer visible su compromiso con la prioridad de lograr una orientación emprendedora; y para ello debe lograr que la estrategia de recursos humanos esté totalmente alineada con la estrategia general y contribuya al logro de los objetivos. De esa forma, el responsable de recursos humanos debe convertirse en un actor clave en este proceso. Al tener en cuenta lo anterior, la literatura ha reconocido el papel que juegan las políticas y prácticas de recursos humanos (PRH) en el estímulo del emprendedurismo corporativo, si bien, como indica Hayton (2005), todavía no existen demasiados estudios empíricos que la aborden de una manera específica. Por el contrario, sí encontramos diversos estudios que analizan la influencia de las políticas y PRH de alto rendimiento, sobre el comportamiento innovador de los empleados (Dorenbosch, Van Engen y Verhagen, 2005; Hayton, 2005; De Leede y Looise, 2005). La organización puede diseñar las PRH de tal forma que se estimule el comportamiento emprendedor de los individuos, centrado en la proactividad, asunción de riesgos y comportamiento innovador. En su revisión, Hayton (2005, p. 30) recoge la investigación de Morris y Jones (1993) y la de Twomey y Harris (2000). En la primera de ellas, se analizó la influencia de un conjunto de prácticas asociadas con el comportamiento emprendedor: evaluación de rendimiento, sistemas de compensación, orientación y formación, selección y desarrollo de carreras, y diseño de puestos. Por su parte, Twomey y

16

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

Harris (2000) también analizaron la correlación entre una serie de prácticas de RRHH: selección, formación, gestión del rendimiento, recompensas, desarrollo de carreras y el CI. Aunque las PRH se diseñan para guiar e influir en el comportamiento de los individuos, en este caso de carácter emprendedor no siempre se generan los comportamientos deseados, ya que puede suceder que estas prácticas no sean percibidas correctamente por los empleados y, por tanto, no se consiga el efecto deseado de estas (Nishii, Lepak y Schneider, 2008). Esto sitúa a los empleados, y más específicamente a sus percepciones, en la clave del éxito (Sanders, Dorenbosch y de Reuver, 2008). En particular, muestra la relevancia de los aspectos de proceso (y no de contenido) asociados a la implementación de la dirección de Recursos Humanos (HRM Process) (Bowen y Ostroff, 2004), lo que implica analizar si los empleados tienen la capacidad para entender las señales y mensajes que intencionadamente envía la organización y adoptar los comportamientos esperados (EscribáCardá, 2015). Sanders et al. (2014) apuntan que, para que los empleados perciban el sistema de PRH tal como intencionadamente define la organización, este debe percibirse como distintivo, consistente y de consenso; es lo que se conoce como la fuerza del sistema de RRHH (Bowen y Ostroff, 2004). La fuerza del sistema de recursos humanos (Human Resource Strength / Fuerza PRH) queda referida a la eficacia del sistema de dirección de recursos humanos para enviar las señales adecuadas a los empleados con relación al tipo de comportamiento esperado y valorado por la organización (Bowen y Ostroff, 2004; Bednall, Sanders y Runhaar, 2014). Tiene que ver con el grado de asociación entre prácticas de recursos humanos y percepciones de los empleados y resultados organizativos. Un sistema de recursos humanos se considera fuerte si los empleados lo perciben plenamente integrado, y donde las normas y actitudes requeridas son conocidas, lo que conduce a que los empleados se alineen con los objetivos perseguidos por la organización (García, Martín y Sánchez, 2013). Por el contrario, un sistema débil es aquel en el que no existe entre los empleados una comprensión común sobre los mensajes de HRM y, además, se perciben de manera diferente a la intención de la dirección. Al situarnos en el contexto del comportamiento emprendedor, donde el sistema de RRHH se perciba como distintivo, queda referido a que este sea visible, es decir,


INTRA-EMPRENDIMIENTO Y GÉNERO

que las prácticas sean fácilmente observables, lo que favorece su interpretación y que sean comprensibles en cuanto a su contenido, lo que agilizará una interpretación compartida. En la medida que la dirección considere prioritario potenciar los comportamientos emprendedores, buscará los medios más efectivos para comunicar y transmitir a toda la organización las PRH que pueden ayudar a ello. Este carácter distintivo también viene determinado por la legitimidad del sistema, la cual se percibirá, por parte de los empleados, en la medida que la organización envíe señales que muestren el valor estratégico del factor humano en la organización o la importancia estratégica del responsable de recursos humanos como partícipe en las decisiones estratégicas de esta área (García et al., 2013). Un último aspecto que se incluye bajo esta dimensión es el grado en el que los individuos perciben las PRH como importantes para lograr los objetivos estratégicos. En la medida que la dirección muestre que está desarrollando prácticas y procesos de decisión orientados al fomento del emprendimiento interno, estará enviando mensajes sobre los comportamientos esperados. Según García et al. (2013, p. 116) esta dimensión refleja, fundamentalmente, la importancia percibida de la función de recursos humanos y su relevancia para lograr los objetivos, en este caso la orientación emprendedora (FEO). La segunda dimensión del sistema es la consistencia, es decir, los empleados comprenden la relación entre el contenido de las prácticas de recursos humanos y las consecuencias/comportamientos que se esperan con la aplicación de dichas prácticas. Las prácticas de gestión de recursos humanos deben mostrar consistencia entre lo que pretenden hacer y lo que realmente hacen para que puedan ayudar a crear una situación sólida y visión compartida entre los miembros de la organización (Delmotte, De Winne, y Sels, 2012). Por último, la información o los mensajes sobre las PRH deben ser consistentes en todo momento y situación, ya que, en caso contrario, generaría confusión y desconcierto entre los empleados, pues se producirían diferentes interpretaciones de las prácticas o se recibirán mensajes incongruentes o contradictorios, lo que conducirá a diversas interpretaciones (Kepes y Delery, 2007). Los empleados perciben esta consistencia en la medida que comprendan la interdependencia de las PRH y observen que, en su conjunto, tienen la misma finalidad, es decir, no hay contradicciones.

La última dimensión es el consenso que recoge fundamentalmente dos aspectos, la importancia de hacer visible la colaboración del equipo de alta dirección y el responsable de recursos humanos; y la necesidad de percibir el sistema como equitativo. Respecto al primer aspecto, implica que la alta dirección y los responsables de RRHH discuten los objetivos estratégicos y formulan las estrategias de RRHH a partir de una toma de decisiones colaborativa (Bowen y Ostroff, 2004; GarcíaCarbonell, Martín-Alcázar y Sánchez-Gardey, 2015). Esta colaboración contribuye, además, a una identificación más fácil de los objetivos relevantes y fomenta la autoridad de figuras, como el responsable de recursos humanos o los directivos de línea como responsables de la implantación de las políticas establecidas (García et al., 2013, p. 117). Como consecuencia de ello, los mensajes transmitidos son más visibles, relevantes y consistentes (Bowen y Ostroff, 2004). Con relación al segundo aspecto, la equidad, esta confiere credibilidad al sistema e incide directamente sobre el comportamiento de los empleados. “La equidad permite al trabajador asimilar en mayor medida el funcionamiento del sistema y la coherencia de la evaluación de sus resultados con los métodos, así como la comunicación de los mismos” (García et al., 2013, p. 117). Una falta de equidad en el sistema de gestión de recursos humanos generará descontento y desmotivación entre los empleados, lo cual puede repercutir negativamente en la organización. En definitiva, el consenso del sistema garantiza que los mensajes enviados por la alta dirección, por los responsables de RRHH y por los directivos intermedios sean coherentes. Esto evidenciará, a ojos de los empleados, que todos los directivos de la organización comparten la misma visión con relación a la estrategia de RRHH (García-Carbonell et al., 2015).

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

17


Al considerar lo anterior, aquellas organizaciones que deseen convertirse en empresas de orientación emprendedora (FEO), deberán diseñar un sistema de RRHH coherente que permita desarrollar este tipo de comportamientos entre los empleados. En la medida en que estas tres dimensiones –distinción, consistencia y consenso (fuerza PRH)– se manifiesten de manera intensa en el sistema de gestión de recursos humanos, los empleados percibirán que existe, entre todos los directivos de la organización, una visión compartida sobre la importancia de la innovación. Además, los empleados percibirán que el compromiso de la dirección es creíble, en la medida que esté sustentado en actuaciones coherentes relacionadas con la concepción estratégica de los RRHH. Bajo estas circunstancias se creará un clima organizacional fuerte (Bowen y Ostroff, 2004), cuyo resultado directo será la percepción, comprensión y aceptación del sistema de gestión de recursos humanos. Ello conducirá a comprender, de manera inequívoca, los comportamientos que se esperan, respaldan y recompensan por parte de la organización (Bednall et al., 2014).

sino que otro tipo de cuestiones, como la flexibilidad o las prácticas relacionadas con la conciliación, pueden ser mejor percibidas. Por otro lado, y con respecto al comportamiento intra-emprendedor, la literatura (Kundu y Rani, 2016) establece también que las mujeres suelen tener una mayor aversión al riesgo que los hombres (Masters y Meier, 1988) y menos motivación para adoptar proyectos emprendedores (Buttner y Moore, 1997). En particular, el trabajo de Kundu y Rani (2016) trata de averiguar si determinados comportamientos o niveles de autoestima y motivación difieren entre diferentes grupos de mujeres dependiendo de su nivel de estudios, educación o nivel socioeconómico, cuando deben enfrentarse a la adopción de un proyecto emprendedor. Sus resultados muestran que estos tres factores sí influyen en la forma en que las mujeres se enfrentan a la decisión de emprender un proyecto empresarial. Todos estos datos muestran, por tanto, que el género puede influir tanto en el modo de percibir la utilidad y eficacia de las PRH, como en los comportamientos de los individuos de la empresa y su tendencia a adoptar un comportamiento innovador o intraemprendedor.

De acuerdo con los argumentos anteriormente expuestos, formulamos nuestra primera hipótesis:

Abukhait, Bani-Melhem y Zeffane (2019) establecen la necesidad de analizar si las diferencias de género afectan al comportamiento innovador, teniendo en cuenta que diferentes autores en trabajos recientes señalan la necesidad de analizar si existen diferencias de género en aquellas relaciones que estudian la influencia de diversos factores sobre el comportamiento innovador (Pecis, 2016; Cropley y Cropley, 2017). La literatura sobre género establece que, tradicionalmente, se ha excluido a las mujeres del ámbito de la innovación, principalmente en contextos tecnológicamente avanzados. De la misma manera, esta literatura ha asignado determinados roles de comportamiento propios de los hombres (control, competitividad) y otros propios de mujeres (cooperación o comportamiento más amigable).

H1: La fuerza del sistema de prácticas de RRHH influye positivamente en el comportamiento intra-emprendedor del empleado.

LA INFLUENCIA DE LA PERSPECTIVA DE GÉNERO SOBRE LA RELACIÓN ENTRE EL COMPORTAMIENTO INTRA-EMPRENDEDOR Y LA FUERZA DEL SISTEMA DE PRÁCTICAS DE RRHH La perspectiva de género puede tener una incidencia importante en la relación entre cómo las PRH son percibidas y el comportamiento del empleado. Existe literatura que plantea que las percepciones de las PRH implementadas suelen ser diferentes dependiendo del género (Verheul, Risseeuw y Bartelse, 2002), y que la orientación al comportamiento innovador e intraemprendedor puede ser también distinta (Kundu y Rani, 2008; 2016; Sonfield, Lussier, Corman y McKinney, 2001) en función de si se es hombre o mujer. En este sentido, Verheul et al. (2002) establecen que las mujeres perciben y aplican las PRH de manera distinta, pues no dan tanta importancia a las recompensas monetarias,

18

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

Con respecto a la relación entre la perspectiva de género y el comportamiento emprendedor, Amorós (2006) establece, a partir de los datos obtenidos en un estudio cuantitativo y cualitativo en Chile, que no se observan diferencias de percepción entre hombres y mujeres que están inmersos en actividades empresariales sobre la propia dinámica competitiva empresarial; sin embargo, las mujeres que están fuera de ese mercado sí perciben mayores dificultades que los hombres para desarrollar un comportamiento emprendedor.


INTRA-EMPRENDIMIENTO Y GÉNERO

Por su parte, Peltomäki, Swidler y Vähämaa (2015) establecen que las mujeres que se desempeñan como altas directivas poseen una mayor orientación al riesgo que los hombres cuando esto se une a la juventud (es decir, ocurre cuando ambas variables, género femenino y juventud actúan conjuntamente). Aunque estos autores afirman que la literatura tradicional sobre género establece que las mujeres suelen desarrollar comportamientos contrarios a la asunción de riesgos, los autores establecen que, quizá aquellas que han atravesado el “techo de cristal” y han tenido que luchar más para estar en posiciones de alta dirección, han acabado adoptando comportamientos más similares a los masculinos. Por último, el trabajo de Jayawarna, Jones y Marlow (2015) sí obtiene, como resultado de su análisis empírico, que los estereotipos de género se cumplen, con mujeres adoptando una gestión más participativa, un enfoque reactivo a la toma de decisiones y una baja asunción de riesgo o crecimiento. Tal vez, el hecho de que cada vez más mujeres ocupen puestos directivos puede modificar su forma de percibir e implementar las PRH, lo cual hace más interesantes los resultados de nuestro trabajo. En ese sentido, este estudio nos permite analizar la influencia de la perspectiva de género en la relación planteada, permitiendo corroborar los argumentos previos ofrecidos por la literatura, o refutarlos. En este sentido, los resultados obtenidos podrían arrojar luz sobre la gestión de RRHH en la empresa, y si realmente es necesario aplicar una gestión de manera diferenciada por género, porque los comportamientos y percepciones son distintos, o si el género no es una variable determinante. Podemos formular, por tanto, nuestra segunda hipótesis de investigación:

H2: El género modera la relación entre la fuerza del sistema de prácticas de RRHH y el comportamiento intra-emprendedor del empleado.

METODOLOGÍA Nuestro modelo de hipótesis, que se muestra en la figura 1, se ha probado empíricamente con un modelo de ecuaciones estructurales y, específicamente, con una

técnica de grupos múltiples para explicar las diferencias entre grupos de hombres y mujeres, como se explica en la siguiente sección.

Fuerza PRH

CI Género

Figura 1.

PROCEDIMIENTO Y MUESTRA Para lograr los objetivos propuestos y probar las hipótesis formuladas previamente, se aplicó una metodología cuantitativa. Todas las variables se midieron utilizando escalas múltiples (escalas Likert de siete puntos) utilizadas y validadas en estudios anteriores. El cuestionario se probó previamente para asegurar una comprensión adecuada de los elementos y para evaluar la capacidad de las escalas para capturar la información deseada. La información obtenida se utilizó para refinar la herramienta. La versión final de la encuesta fue enviada por correo electrónico. Nuestra muestra está formada por 297 empleados que se desempeñan en puestos que utilizan un cierto nivel de conocimientos especializados, de seis empresas ubicadas en la Comunidad Valenciana. Estas empresas tienen un importante componente tecnológico y la gestión del conocimiento es una parte fundamental de los procesos de gestión. Los datos se recopilaron en 2018. La tabla 1 muestra las características demográficas de nuestra muestra.

ESCALAS DE MEDICIÓN Y ANÁLISIS DE DATOS El concepto de comportamiento intra-emprendedor se basa en los tres constructos propuestos por De Jong, Parker, Wennekers y Wu (2015): el comportamiento innovador, que se ha medido con la escala de Scott y Bruce (1994) y los constructos de proactividad y asunción de

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

19


riesgos con la escala de De Jong, et al. (2015). La fuerza de

grupales relacionados con las relaciones en el modelo

las PRH se ha medido utilizando la escala de Bednall et al.

estructural. También permite calcular si las diferencias

(2014).

entre grupos son estadísticamente significativas, lo que refleja el papel moderador de una variable. En

Se usó Smart-PLS 3.2 (Ringle, Wende y Becker, 2015)

nuestro estudio, el efecto moderador examinado es

para probar las hipótesis propuestas en nuestro modelo. Para comprobar los efectos moderadores de la segunda

el género (masculino contra femenino). Como esta es

hipótesis, se aplicó un análisis multigrupo (MGA). Existen

una variable categórica, PLS estima los coeficientes de

dos fases para interpretar el modelo con PLS: el modelo de

ruta para ambas submuestras y, en el último análisis,

medición (modelo externo) donde se prueba la fiabilidad

identificamos si hay diferencias significativas entre los

y la validez para extraer conclusiones sobre las relaciones

coeficientes. En este caso, no confirmamos la existencia

entre los constructos (Roldán y Sánchez-Franco, 2012),

de un efecto moderador (Hernández-Perlines, 2016).

y una segunda fase en la que evaluamos el modelo

Además, una de las principales preocupaciones al realizar

estructural y el análisis multigrupo, donde probamos la

MGA es garantizar que las medidas de construcción

hipótesis.

sean invariantes para los dos grupos y no supongan diferencias de medición. Las invarianzas de medición

La MGA se considera generalmente como un caso especial de modelado de efectos moderadores (Henseler

aseguran que las estimaciones de modelos específicos de

y Chin, 2010), donde se hipotetiza un parámetro como

grupos diferentes no resulten en diferentes significados

diferente en dos subpoblaciones (Sarstedt, Henseler

de la variable latente para los grupos (Henseler, Ringle y

y Ringle, 2011). Esto nos permite analizar los efectos

Sarstedt, 2015).

Tabla 1. Características demográficas Frecuencias Género

42% hombres, 58% mujeres

Educación

72% grado univ. o superior, 28% menor

Experiencia laboral

Medida en años

Edad

13,7 % (18-30) 61,2% (31-45) 25,2 (+45)

Media

SD

13,71

8,69

Tabla 2. Media, desviación típica y correlaciones entre variables Media

SD

1. C. intra-emprendedor

5,26

0,94

2. Fuerza PRH

4,97

1,19

0,50**

3. Género

0,58

0,49

-0,05

Nota: *p<0,05; **p<0,01

20

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

1.

2.

-0,14*


INTRA-EMPRENDIMIENTO Y GÉNERO

Tabla 3. CR, AVE y cuadrado de las correlaciones entre factores CR

0,88

0,96

AVE

F.1

F.2

1. Comp. Intraemprendedor (CI)

0,71

2. Fuerza PRH

0,25

0,90

Nota: CR (en la primera fila de la matriz); AVE (mostrado en la diagonal de la matriz); el resto de los datos muestran el cuadrado de las correlaciones entre factores.

RESULTADOS ANÁLISIS DESCRIPTIVO La tabla 2 muestra las medias, desviaciones estándar y correlaciones de los diferentes constructos analizados. Las correlaciones entre las variables analizadas: fuerza de las PRH, género y comportamiento intra-emprendedor, son positivas y significativas (p <0,01).

EVALUACIÓN DEL MODELO ESTRUCTURAL Para estimar el modelo estructural, utilizamos Partial Least Squares Path Modeling (PLSPM) con Smart PLS 3.2, como hemos señalado anteriormente. Nuestro estudio utilizó construcciones reflexivas. Las propiedades del modelo de medición se evaluaron de acuerdo con las recomendaciones de Hair, Sarstedt, Ringle y Mena (2012) para PLSPM. Todos los indicadores se asociaron significativamente con sus constructos respectivos (p <0,01) con cargas estandarizadas superiores a 0,7 (Barroso, Carrión y Roldán, 2010). Estos resultados muestran una alta fiabilidad del indicador. La tabla 3 muestra la consistencia interna y los indicadores de validez discriminante. Utilizamos las medidas de fiabilidad compuesta (CR) y la media de la varianza extraída (AVE) para evaluar la consistencia interna. Los valores de CR de los constructos variaron de 0,88 a 0,96, y todos fueron mayores que el umbral de

0,7 (Bagozzi y Yi, 1988). De manera similar, los valores de AVE para cada constructo (que se muestran en negrita en la diagonal de la matriz) son más altos que el umbral de 0,50 (Fornell y Larcker, 1981) y confirman la validez convergente del modelo de medición. Finalmente, el procedimiento de Fornell y Larcker (1981) se utilizó para evaluar problemas de validez discriminante. Como podemos ver en la tabla 3, los valores de AVE fueron mayores que los cuadrados de las correlaciones entre cada par de factores. También verificamos que cada elemento tenía una carga mayor en el factor que medía sus cargas cruzadas con el resto de las variables latentes (Henseler, Ringle y Sinkovics, 2009). La relevancia predictiva de la variable dependiente del modelo (C. intra-emprendedor) se evaluó mediante la prueba de Stone-Geisser Q2 (Stone, 1974; Geisser, 1975), utilizando blindfolding. Los resultados muestran un valor de Q2 mayor que 0 (CI Q2 = 0,12), lo que sugiere la validez predictiva del modelo (Chin, 1998). El valor 2 de la variable dependiente latente se utilizó para establecer la cantidad de varianza explicada por el modelo (R 2 CI = 0,26). Siguiendo a Falck y Miller (1992), este indicador debe ser mayor que 0,1; ese es el caso de nuestro modelo.

COMPROBACIÓN DE LAS HIPÓTESIS Establecimos dos hipótesis diferentes. La primera hipótesis analiza la relación directa entre la fuerza de las PRH y el CI. Los resultados muestran un efecto significativo sobre el CI (β = 0,79, p <0,000, valor de

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

21


estructural para Multigroup Analysis, que nos permite probar la H2. La prueba de valor p de MGA de Henseler basada en bootstrapping (Henseler et al., 2009) y la prueba de permutación (Chin y Dibbern, 2010) son dos pruebas no paramétricas que evalúan las diferencias entre los coeficientes de ruta de los dos grupos. La prueba MGA de Henseler devuelve valores significativos cuando el coeficiente es inferior a 0,05 o superior a 0,95. La prueba de permutación devuelve valores significativos para coeficientes por debajo de 0,05. Usamos 5000 muestras de bootstrap y 5000 permutaciones como recomiendan Rasoolimanesh, Ringle, Jaafar y Ramayah, (2017).

t = 10,85). Por lo tanto, nuestra primera hipótesis se sustenta por los resultados obtenidos. La segunda hipótesis propuso que la relación entre la fuerza de las PRH y el CI de los empleados está moderada por el género. Para probar esta hipótesis, hemos seguido un procedimiento o técnica MGA. Como hemos explicado en la sección anterior, una preocupación principal al realizar MGA es garantizar que las medidas de los constructos sean invariantes para los dos grupos y no conlleven diferencias de medición. En este caso, los resultados se refieren al modelo de medición. Para probar la invarianza de medición, seguimos a Henseler et al. (2015) a través del método MICON. Este enfoque de método es un método de tres pasos que evalúa: la invarianza de la configuración, el establecimiento de la invarianza de la composición y la media y varianza iguales. Recogemos este procedimiento en la tabla 4 y establecemos la invarianza de medición parcial de los dos grupos. Este es un requisito para la correcta interpretación de los resultados sobre las diferencias específicas de los grupos con el procedimiento MGA siguiendo a Henseler et al. (2015).

Nuestra H2 se analiza con MGA, tal y como se muestra en la tabla 5. Los coeficientes de trayectoria para la relación entre la fuerza de las PRH y CI siguen siendo positivos y significativos para ambos grupos. Sin embargo, curiosamente, las diferencias entre los grupos no son estadísticamente significativas. Confirmamos estos resultados a través de dos pruebas diferentes (prueba de Henseler y Permutación). Eso significa que, a pesar del hecho de que hay diferencias entre los grupos, estas no son significativas. Por lo tanto, nuestros resultados no nos permiten sustentar la H2.

La tabla 5 presenta los resultados del modelo

Tabla 4. Medida de la invarianza Constructos

Invarianza de medición parcial establecida

Paso 1. Paso 2. Invarianza Invarianza Configurativa Configurativa

c=1

Intervalo de confianza

Igual valor medio

Invarianza de medición total establecida

Igual varianza

Diferencias

Intervalo de confianza

Diferencias

Intervalo de confianza

Fuerza PRH

1,000

(1,000; 1,000)

Yes

-0,009

(-0,240; 0,231)

0,017

(-0,314; 0,354)

Total

CI

0,999

(0,999; 0,998)

Yes

0,003

(-0,240; 0,232)

0,002

(-0,395; 0,442)

Total

Tabla 5. Resultados H2 Relación

Path coefficient H

Path coefficient M

Cis (Bias Corrected) M

Cis (Bias Corrected) F

Path Coefficient Differences

P-value Henseler MGA

P-value Permutation test

Supported

H2: Fuerza PRH- CI

0,60***

0,47***

(0,467; 0,712)

(0,336-0,591)

0,13

0,93

0,16

NO

Note: M=mujer H= hombre

22

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


INTRA-EMPRENDIMIENTO Y GÉNERO

CONCLUSIONES

Amorós, J. (2006). Women and Entrepreneurial Dynamic: An Exploratory Study. Disponible en: https://ssrn.com/ abstract=1508708

Nuestros resultados sustentan la existencia de una relación clara entre la percepción de las prácticas de RRHH en la organización, concebidas como una de las principales y más útiles herramientas para promover el comportamiento del empleado y el omportamiento intra-emprendedor. Este comportamiento es deseable siempre que en la organización se pretenda que nuestros trabajadores inicien comportamientos orientados a la innovación, no teman a asumir riesgos ni a equivocarse, y sean proactivos a la hora de tomar decisiones en sus puestos de trabajo.

Antoncic, B. y Hisrich, R.D. (2001). Intrapreneurship: Construct refinement and cross-cultural validation. Journal of Business Venturing, 16, 495-527.

Por su parte, y aun teniendo en cuenta la existencia de diferencias entre grupos, no podemos afirmar que el género afecta o modifica el sentido de esta relación. En este sentido, trabajos anteriores (Canet-Ginet y Saorín-Iborra, 2007) señalan que no es tanto el género como el concepto de “rol de género”, que un individuo puede asumir en un proceso de toma de decisiones, lo que realmente va a tener influencia sobre el comportamiento y los resultados de determinados procesos empresariales. Es decir, el hecho no es ser mujer u hombre, sino analizar y determinar si el comportamiento es competitivo, cooperativo o andrógino (mezcla de ambos). Por tanto, es posible que una mujer, a la que le haya costado mucho romper el techo de cristal, haya aprendido a adoptar comportamiento de rol más competitivos, y, por tanto, no habría que analizar su género al estudiar la interacción sino su “rol de género”. Es necesario profundizar en estos conceptos, añadiendo también variables relevantes en el ámbito del emprendedurismo, como la edad o la experiencia, y analizando en qué medida estas variables moderan las relaciones planteadas.

Referencias Abukhait, R. M., Bani-Melhem, S. y Zeffane, R. (2019). Empowerment, Knowledge Sharing and Innovative Behaviours: Exploring Gender Differences. International Journal of Innovation Management, 23(01), 1950006. Alarcón, J., Requena, G., y Villaverde, P. (2013). Efectividad de la orientación emprendedora: El papel del capital social u las capacidades. Investigaciones Europeas de Dirección y Economía de la Empresa, 20(3), 1-9.

Antoncic, B. y Hisrich, R.D. (2004). Corporate entrepreneurship contingencies and organizational wealth creation. Journal of Management Development, 23(5/6), 518-550. Bagozzi, R.P. y Yi, Y. (1988). On the evaluation of structural equation models. Journal of the academy of marketing science, 16(1), 74-94. Barroso, C., Carrión, G.C. y Roldán, J.L. (2010) Applying maximum likelihood and PLS on different sample sizes: studies on SERVQUAL model and employee behavior model’. En V. Esposito, W.W. Chin, J. Henseler, y H. Wang. (Eds.), Handbook of partial least squares. (pp. 427-447) Berlin: Springer Berlin Heidelberg. Bednall, T. C., Sanders, K. y Runhaar, P. (2014). Stimulating informal learning activities through perceptions of performance appraisal quality and human resource management system strength: A two-wave study. Academy of Management Learning & Education, 13(1), 45-61. Bosma, N., Stam, E. y Wennekers, S. (2010). Intrapreneurship: an international study. Scientific Analysis of Entrepreneurship and SMEs, Zoetermeer, 9(1), 1-29. Bowen, D.E. y Ostroff, C. (2004). Understanding HRM–firm performance linkages: The role of the “strength” of the HRM system. Academy of management review, 29(2), 203-221. Burgelman, R.A. (1983). Corporate entrepreneurship and strategic management: Insights from a process study. Management Science, 19(12), 1349-1364. Buttner, H. y Moore, D.P. (1997). Women’s organizational exodus to entrepreneurship: self-reported motivations and correlates with success. Journal of Small Business Management, 35(1), 34-46. Canet-Giner, M.T. y Saorín-Iborra, M.C. (2007). The influence of gender role on negotiation development and outcome: A proposal for strategic alliance negotiations. Equal Opportunities International, 26(3), 209-231. Chin, W.W. y Dibbern, J. (2010). How to write up and report PLS analyses. En V. Esposito, W. Chin, J. Henseler y H. Wang. Handbook of Partial Least Squares. New York: Springer. Chin, W.W. (1998). The partial least squares approach to structural equation modeling. En G.A Marcoulides (Ed.), Modern Methods for Business Research. Mahwah: Lawrence Erlbaum Associates. Covin, J.G. y Slevin, D.P. (1989). Strategic management of small firms in hostile and benign environments. Strategic Management Journal, 10, 75-87.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

23


Cropley, D. y Cropley, A. (2017). Innovation capacity, organizational culture and gender. European Journal of Innovation Management, 20(3), 493-510. De Jong, J.P., Parker, S.K., Wennekers, S. y Wu, C.H. (2015). Entrepreneurial behavior in organizations: does job design matter?. Entrepreneurship: Theory and Practice, 39(4), 981-995. De Leede, J. y Looise, K. (2005). Innovation and HRM: towards an integrated framework. Creativity and innovation management, 14(2), 108-117. Delmotte, J., De Winne, S. y Sels, L. (2012). Toward an assessment of perceived HRM system strength: scale development and validation. International Journal of Human Resource Management, 23(7), 1481-1506. Dorenbosch, L., Van Engen, L. y Verhagen, M. (2005). Onthe-job innovation: The impact of job design and human resource management through production ownership. Creativity and innovation management, 14(2), 129-141. Escribá-Carda, N. (2015). High Performance Work Systems and Employee Innovative Behaviour. Doctoral Thesis. Universitat de València. Falk, R.F. y Miller, N.B. (1992). A primer for soft modeling, University of Akron Press. Fornell, C. y Larcker, D.F. (1981). Structural equation models with unobservable variables and measurement error: Algebra and statistics. Journal of marketing research, 18(3), 382-388. García-Carbonell, N., Martín-Alcazar, F. y Sánchez-Gardey, G. (2015). Is double fit a sufficient condition for SHRM success?. International Journal of Organizational Analysis, 23(2), 264-284. García, N., Martín, F. y Sánchez G. (2013). Una aproximación teórica a la valoración del doble ajuste en el diseño de la estrategia de recursos humanos. Investigaciones europeas de dirección y economía de la empresa, 19(2), 112-119. Geisser, S. (1975). The predictive sample reuse method with applications. Journal of the American statistical Association, 70(350), 320-328. Hair, J.F., Sarstedt, M., Ringle, C.M. y Mena, J.A. (2012). An assessment of the use of partial least squares structural equation modeling in marketing research. Journal of the academy of marketing science, 40(3), 414-433.

24

Henseler, J. y Chin, W.W. (2010). A comparison of approaches for the analysis of interaction effects between latent variables using partial least squares path modeling. Structural Equation Modeling, 17(1), 82-109. Henseler, J., Ringle, C.M. y Sarstedt, M. (2015). A new criterion for assessing discriminant validity in variance-based structural equation modeling. Journal of the academy of marketing science, 43(1), 115-135. Henseler, J., Ringle, C.M. y Sinkovics, R.R. (2009). The use of partial least squares path modeling in international marketing. Advances in International Marketing, 20, 277-319. Hernández-Perlines, F. (2016). Entrepreneurial orientation in hotel industry: Multi-group analysis of quality certification. Journal of Business Research, 69(10), 4714-4724. Hornsby, J., Kuratko, D., Shepherd, D. y Bott, J. (2009). Managers’ corporate entrepreneurial actions: examining perception and position. Journal of Business Venturing, 24(3), 236-247. Jahanshahi, A.A., Nawaser, K. y Brem, A. (2018). Corporate entrepreneurship strategy: an analysis of top management teams in SMEs. Baltic Journal of Management, 13(4), 528-543. Jayawarna, D., Jones, O. y Marlow, S. (2015). The influence of gender upon social networks and bootstrapping behaviors. Scandinavian Journal of Management, 31(3), 316-329. Jones, G. y Butler, J. (1992). Managing Internal Corporate Entrepreneurship: An Agency Theory Perspective. Journal of Management, 18(4), 733-749. Kepes, S. y Delery, J.E. (2007). HRM systems and the problem of internal fit. En P. Boxall, J. Purcell y P.M. Wright (Eds.), The Handbook of Human Resource Management. Oxford: Oxford University Press. Kundu, S.C. y Rani, S. (2008). Human resources’ entrepreneurial attitude orientation by gender and background: a study of Indian Air Force trainees. International Journal of Management and Enterprise Development, 5(1), 77-101. Kundu, S.C. y Rani, S. (2016). Female aspirant human resources’ entrepreneurial orientation. A study in Indian context. Management Research Review, 39(2), 235-263.

Hayton, J.C. (2005). Promoting corporate entrepreneurship through human resource management practices: A review of empirical research. Human Resource Management Review, 15, 21-41.

Kuratko, D., Covin, J. y Hornsby, J. (2014). Why implementing corporate innovation is so difficult. Business Horizons, 57(4), 1-9.

Hayton, J.C., Hornsby, J.S y Bloodgood, J. (2013). Promoting innovation and entrepreneurship through HR Practices. En G. Saridakis y C.L. Cooper (Eds.) How can HR drive growth?. Cheltenham: Edward Elgar Publishing.

Kuratko, D., Ireland, R. y Hornsby, J. (2001). Improving Firm Performance through Entrepreneurial Actions: Acordia’s Corporate Entrepreneurship Strategy. Academy of Management Executive, 15(4), 60-71.

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


INTRA-EMPRENDIMIENTO Y GÉNERO

Lages, M., Marques, C., Ferreira, J. y Ferreira, F. (2017). Intrapreneurship and firm entrepreneurial orientation: insights from the health care service industry. International Entrepreneurship Management 13, 837-854. Lumpkin, G. y Dess, G. (1996). Clarifying the entrepreneurial orientation construct and linking the performance. Academy of Management Review, 21(1), 135-172. Masters, R. y Meier, R. (1988). Sex differences and risk-taking propensity of entrepreneurs. Journal of Small Business Management, 26(1), 31-35. Moriano, J.A., Topa, G., Valero, E. y Levy, J.P. (2009). Identificación organizacional y conducta intraemprendedora. Anales de Psicología, 25(2), 277-287. Morris, M. y Jones, F. (1993). Human resource management practices and corporate entrepreneurship: An empirical assessment from the USA. International Journal of Human Resources Management, 4(4), 873-896. Nishii, L.H., Lepak, D.P. y Schneider, B. (2008). Employee attributions of the why of HR practices: Their effects on employee attitudes and behaviors, and customer satisfaction. Personnel psychology, 61(3), 503-545.

Sanders, K., Dorenbosch, L. y de Reuver, R. (2008). The impact of individual shared employee perceptions of HRM on affective commitment. Personnel Review, 37(4), 412-425. Sanders, K., Shipton, H. and Gomes, J.F. (2014), “Is the HRM Process Important? Past, Current, and Future Challenges”, Human Resource Management, Vol. 53 No. 4, pp. 489-503. Sanz-Valle, R. y Jiménez-Jiménez, D. (2018). HRM and product innovation: does innovative work behaviour mediate that relationship?. Management Decision, 56(6), 1417-1429. Sarstedt, M., Henseler, J. y Ringle, C.M. (2011). Multigroup analysis in partial least squares (PLS) path modeling: Alternative methods and empirical results. En M. Sarstedt, M. Schwaiger, y C.R. Taylor (Eds.), Measurement and research methods in international marketing (195-218). Emerald Group Publishing Limited. Scott, S.G. y Bruce, R.A. (1994). Determinants of innovative behavior: A path model of individual innovation in the workplace. Academy of management journal, 37(3), 580-607.

Pecis, L. (2016). Doing and undoing gender in innovation: Femininities and masculinities in innovation processes. Human Relations, 69(11), 2117-2140.

Secundo, G., Ndou, V. y Del Vecchio, P. (2016). Challenges for instilling entrepreneurial mindset in scientists and engineers: What works in European universities?, International Journal of Innovation and Technology Management, 13(5), 1-23.

Peltomäki, J., Swidler, S. y Vähämaa, S. (2015). Age, gender, and risk-taking: Evidence from the S&P 1500 executives and firm riskiness. Working paper, Stockholm University, Stockholm, Sweden.

Secundo, G., Schiuma, G. y Passiante, G. (2017). Entrepreneurial learning dynamics in knowledge intensive enterprises. International journal of Entrepreneurial Behavior & Research, 23(3), 366-380.

Rajakumar, C.S y Banumathi, M. (2017). The mediating effect of organizational learning capability on high performance work system and corporate entrepreneurship relationship. International conference on Law, Education, Business and Corporate Social Responsabilities (LEBCSR), setiembre 4-5 Budapest, Hungría.

Sonfield, M., Lussier, R., Corman, J. y McKinney, M. (2001). Gender comparisons in strategic decision making: an empirical analysis of the entrepreneurial strategy matrix. Journal of Small Business Management, 39(2), 165-173.

Rasoolimanesh, S.M., Ringle, C.M., Jaafar, M. y Ramayah, T. (2017). Urban vs. rural destinations: Residents’ perceptions, community participation and support for tourism development. Tourism Management, 60, 147-158. Ringle, C.M., Wende, S. y Becker, J.M. (2015). SmartPLS 3. Boenningstedt: SmartPLS GmbH. Disponible en http:// www.smartpls.com. Roldán, J.L. y Sánchez-Franco, M.J. (2012). Variance-based structural equation modeling: guidelines for using partial least squares in information systems research. En M. Mora, O. Gelman, A. Steenkamp y M. Raisinghani (Eds.), Research methodologies, innovations and philosophies in software systems engineering and information systems. IGI Global. DOI: 10.4018/978-1-4666-0179-6.ch010.

Stone, M. (1974). Cross-validatory choice and assessment of statistical predictions. Journal of the Royal Statistical Society: Series B (Methodological), 36(2), 111-133. Twomey, D.F y Harris, D.L. (2000). From strategy to corporate outcomes: Aligning human resources management systems with entrepreneurial intent. International Journal of Competitiveness, 10(3-4), 43-55. Verheul, I., Risseeuw, P. y Bartelse, G. (2002). Gender Differences in Strategy and Human Resource Management. The case of Dutch real state brokerage. International Small Business Journal, 20(4), 443-476. Wang, J., Ang, C., Jiang, Z. y Wu, C.H. (2019). The role of trait extraversion in shaping proactive behavior: A multilevel examination of the impact of high-activated positive affect. Personality and Individual Differences, 136, 107-112.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

25


WORK INSPECTIONS AS A CONTROL MECHANISM FOR MITIGATING WORK ACCIDENTS IN EUROPE

INSPECCIONES LABORALES COMO MECANISMO DE CONTROL DE LA ACCIDENTALIDAD LABORAL EN EUROPA

26

TEC EMPRESARIAL

â&#x20AC;¢

VOL 14 - No. 1


WORK SAFETY CONTROLS

This study analyzes the relationship between work inspections—which are a relevant control mechanism of countries’ safety function—and the rate of work accidents in regression models on a sample of 24 European countries for the period 2008-2015. The results confirm the pro-cyclical relationship between the rate of work accidents and economic activity (GDP) among the sampled countries. Additionally, the findings reveal that work inspections are an important control mechanism that significantly contributes to alleviate the rate of work accidents. In line with increased awareness of occupational health and safety (OHS) as a relevant dimension of territories’ productive structures, policy implications and

ABSTRACT

Europe. The empirical application is based on fixed-effects

future research avenues are discussed.

KEYWORDS: Work accidents rate, economic cycle, work safety controls, work inspections, Europe.

Esteban Lafuente Professor. Universitat Politècnica de Catalunya (UPC Barcelona Tech). Spain.

Este estudio analiza la relación entre las inspecciones

esteban.lafuente@upc.edu

laborales, que son un importante mecanismo de control de la función de seguridad de los países, y la tasa de accidentes

Viviana Daza

laborales en Europa. La aplicación empírica emplea modelos de datos de panel (regresión de efectos fijos) sobre una muestra de confirman la relación pro-cíclica entre la tasa de accidentes laborales y la actividad económica (PIB) de los países incluidos en el análisis. Además, los resultados revelan que las inspecciones laborales son un importante mecanismo de control que contribuye de forma significativa a reducir la tasa de accidentes laborales. En línea con el creciente interés por la eficiencia de los sistemas de salud y seguridad ocupacional dentro de las estructuras productivas de los territorios, se discuten las implicaciones de este trabajo así como las futuras

RESUMEN

24 países europeos para el período 2008-2015. Los resultados

Master in Construction Building Management. Universitat Politècnica de Catalunya. Spain arq.vivianadaza@gmail.com

ARTICLE RECEIVED: 8/7/2019

vías de investigación.

ARTICLE ACCEPTED: 24/10/2019

PALABRAS CLAVE: Tasa de accidentes laborales, ciclo económico, controles de seguridad laboral, inspecciones laborales, Europa.

TEC EMPRESARIAL VOL. 14 NO. 1, PP. 26-37

ENERO - ABRIL, 2020

TEC EMPRESARIAL

27


Introduction

O

ccupational health and safety (OHS) is a decisive pillar with a direct impact on the appropriate functioning of territories’ productive structures. By promoting the development of safer work environments, safety policies help to stimulate

social wealth and, consequently, territorial economic outcomes (Piore and Schrank 2018). Similar to economic outputs linked to positive externalities (e.g., Caselli and Coleman, 2006, Lafuente et al., 2019), it is unquestionable that work safety is a desired aspect to policy makers interested in minimizing one of the most significant negative externalities of economic activity, namely work accidents (e.g., Arrow et al., 1996, Boone et al., 2011). The academic literature dealing with the analysis of the relationship between fluctuations in economic activity— e.g., variations in the GDP—and the rate of work accidents at country level often assumes that these variables are intrinsically associated over time (see, for example, Boone and van Ours, 2006, Davies et al., 2009, Asfaw et al., 2011, Li et al., 2011, Fernández-Muñíz et al., 2018). Additionally, underlying the analytical framework of prior work in this tradition is the assumption that control mechanisms designed to improve work safety conditions operate uniformly over time and are homogeneous within and between territories. That is, these studies ignore different sources of heterogeneity at the local level that may influence the relationship between work accidents and macroeconomic figures over time.

Additionally, this study highlights the importance of work inspections as a safety control mechanism by quantifying the specific impact of work inspections, in terms of lower rates of work accidents in Europe. The empirical application employs panel data techniques (fixed-effects models) on a sample of 24 European countries during the period 2008-2015. The European context is attractive for various reasons. First, European governments have allocated considerable resources in order to improve work safety conditions, either through support policies or actions that encourage safety investments among businesses (European Agency for Safety and Health at Work, 2013). Second, the increased awareness of the relevance of work safety has led policy makers to implement specific policies within the EU 2020 strategic plan in order to stimulate safer work conditions (European Commission, 2014). The empirical findings confirm the pro-cyclical relationship between the rate of work accidents and economic activity (GDP) in Europe. Additionally, the results reveal that work inspections are an important control mechanism that significantly contributes to alleviate the rate of work accidents. The relevance of this work stretches beyond a purely economic discussion and implications for policy makers addressing work safety issues. Occupational accidents as a negative externality of countries’ economic activity, and the empirical analysis of the impact of work safety controls (work inspections) on the rate of work accidents offers arguments that further validate the importance of improving the monitoring activity of the countries’ safety system over the activity of businesses.

Nevertheless, the institutional setting governing work safety controls (e.g., regulation and policy actions) does not affect homogeneously territories’ work accident rates, and the statistical significance of the relationship between economic cycles and work accident rates represents a test of the effectiveness of work safety regulation and control mechanisms. This is the focus of this study. The study presented in this paper seeks to evaluate the impact of a strategic control mechanism of countries’ occupational safety system —i.e., work inspections—on the rate of work accidents in Europe.

28

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

BACKGROUND LITERATURE AND HYPOTHESES DEVELOPMENT THE RELATIONSHIP BETWEEN THE ECONOMIC CYCLE AND THE RATE OF WORK ACCIDENTS This section deals with the analysis of the theoretical connection between economic activity and the rate of work accidents. Echoing the seminal work by Kossoris (1938),


WORK SAFETY CONTROLS

scholars have devoted significant efforts on evaluating the relationship between macroeconomic figures, often linked to GDP levels, and work accident rates (e.g., Lanoie, 1992, Davies et al., 2009, Svensson, 2010, Asfaw et al., 2011, Boone et al., 2011, Song et al., 2011). Within this literature, a common presumption is that the state of the economic cycle (expansion or recession) affects the exploitation of production factors, especially employment, and, therefore, the state of the economy is a significant variable explaining variations in work accident rates across territories and across time. This economic argument is used to explain the observed variations in the rate of work accidents in periods of economic growth and decline. In periods of economic growth, market agents (businesses) have incentives to increase their operations in order to satisfy customer demands. This process arguably leads to improved employment figures. As a result of this process, two effects may cause an increase in the rate of work accidents. On the one hand, the intensification of the labor input (workers) will likely leads to increased workloads among experienced and new (inexperienced) workers and this work intensification process may produce higher rates of work accident (Nichols, 1989, Asfaw et al., 2011). On the other hand, prior research has documented a notification effect associated to the greater reporting of accidents by workers (Gerdtham and Ruhm, 2006, Davies et al., 2009). It has been argued that, in periods of economic growth, the relatively lower cost of finding a job in the market gives workers incentives to report all minor work accidents (e.g., Boone and van Ours, 2006, Boone et al., 2011, Li et al., 2011, Fernández-Muñíz et al., 2018). These arguments are reinforced by Nichols (1989) who found that increases in employment figures and improvements in the economic conditions (first stage of economic upturn) are not simultaneous phenomena, that is, businesses take some time before hiring new employees which results in a greater work intensification and in a higher rate of work accidents. This argument is based in a well-known relation between the labor market and the economic cycle: the labor market lags behind the economic cycle. On contrary, building on the vulnerability approach developed by Nichols (1989), scholars employ behavioral and labor-market arguments to explain the fall in work

accident rates when the economy shrinks. Existing studies highlight that the positive correlation between macroeconomic variables and work accidents (excluding fatalities) in periods of economic downturn is mostly caused by the lower incentives of workers for reporting minor accidents due to fear of losing their job (Boone and van Ours, 2006). Additionally, the properties of labor markets may explain the lower rate of work accidents reported in periods of economic recession. Among businesses, the most widely used mechanism to mitigate the effects of a negative economic cycle is downsizing the workforce. However in most countries, including those in Europe, firing permanent (long-tenure) employees is a costly process, so organizations have strong incentives to fire young workers (with less experience in the business) who arguably have a greater probability to experience work accidents (De la Fuente et al., 2014). In a related manner, empirical studies rooted in this research stream use similar arguments to explain the positive relationship between work accident rates and macroeconomic figures in growth periods. In this case, studies suggest that the higher entry of new workers in periods of economic growth increases the rate of work accidents, and that this causes an increase in the proportion of inexpert newcomers who are more likely to increase the rate of minor accidents (Wright and Lund, 1998, Fernández-Muñíz et al., 2018). From these arguments and evidence we hypothesize that:

H1: At the country level, there is a positive relationship between macroeconomic results— i.e., GDP per capita—and the rate of work accidents

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

29


THE WORK SAFETY SYSTEM It should be noted that empirical studies based on the intensification theory (Kossoris, 1938) and the vulnerability approach (Nichols, 1989) indirectly assume that the institutional framework governing work safety—i.e., the work safety system—is homogeneous over time and that work safety policies have no direct impact on the rate of work accidents. Nevertheless, territories dedicate resource in order to maximize economic outputs (e.g., GDP) and to minimize the negative externalities of economic activity, that is, work accidents. Therefore, it seems plausible to assume that specific work safety policies may help to mitigate work accident rates. From a policy point of view, an analysis that takes into account work safety controls may offer valuable information on the effectiveness of the occupational health and safety (OHS) system.

Small businesses dominate the economic landscape in Europe and around the globe, and their safety practices encompass important challenges mostly because of their relatively low probability of work accidents (regardless the business’ economic activity and related work risks) as well as the low visibility of the economic benefits of safety practices (Bianchini, et al., 2017).

In this sense, work inspections are a fundamental mechanism that plays a key role in the control of work safety conditions and, consequently, on the rate of work accidents. Work inspections are one of the most important aspects of countries’ safety system.

Occupational health and safety (OHS) is one of the areas where the European Union has made a great progress as a result of the development of a common framework based on a set of harmonized standards that covers the most relevant aspects of work safety.

However, territories design and manage their safety system in different ways and two models have been identified in the literature (Piore and Schrank, 2018): a system with high levels of operational decentralization, specialized work inspectors and deterrence-oriented penalization (this model is mostly implemented in the United States); and a more generalist system developed in France, which is characterized by a centralized structure, emphasis on compliance and advice, and high flexibility that allows inspectors to decide which businesses to oversee (Piore and Schrank, 2018, p. 12).

More concretely, the European Commission has established directives (EU-OSHA)—the Framework Directive 89/391/EEC—that include fundamental principles and minimum OHS requirements with the objective to encourage improvements in the safety system and, ultimately, in the work safety conditions. Building on this common regulatory framework, European countries have developed specific OHS regulations that seek to promote work safety conditions and to develop an efficient work inspectorate.

In Europe the institutional bodies involved in the safety system are the European Commission, the European Agency for Occupational Health and Safety, and the European Foundation for the improvement of living and working conditions (see European Commission: https:// ec.europa.eu/social/main.jsp?catId=148&langId=en). All these agencies work together to ensure clear information, offer advice and promote measures to generate healthy work environments, especially in small businesses with less than 250 employees and with a turnover below 50 million euro (European Commission, 2003). Thus, it can be said that in Europe the generalist safety system inspired in the French inspectorate is the dominant model.

30

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

In light of the specific features of the safety system developed by European countries and the characteristics of countries’ inspectorate, we argue that the safety system is heterogeneous across European countries, and that the capacity of work inspections to reduce work accident rates is the observable outcome of the effectiveness of the countries’ safety system. This theory and empirical evidence lead us to formulate our second hypothesis:

H2: At the country level, work inspections have a positive impact on work safety outcomes, in terms of lower work accident rates


WORK SAFETY CONTROLS

DATA, VARIABLE DEFINITION AND METHOD DATA The data used in this study come from multiple sources. First, data on macroeconomic figures related to GDP, capital stock, labor, and human capital (based on the work by Barro and Lee (2016)) was obtained from the International Monetary Fund (IMF) databases. Second, the information on the number of work accidents was collected from the EUROSTAT databases, while the data on the number of work inspections was obtained from the International Labor Organization (ILO). The final sample contains information for 24 European countries at all stages of development over the period 2008-2015: Austria, Bulgaria, Croatia, Cyprus, Czech Republic, Estonia, Finland, France, Germany, Hungary, Ireland, Latvia, Lithuania, Malta, Norway, Poland, Portugal, Romania, Slovak Republic, Slovenia, Spain, Sweden, Switzerland, and the United Kingdom.

VARIABLE DEFINITION Dependent variable.—The dependent variable is the rate of work accidents defined as the total number of accidents at work (including injuries and fatal accidents) divided by the total number of workers in the economy. At this point it is worth mentioning that, due to data availability, the number of work accidents is the sum of all accidents during the course of work that imply more than three calendar days of absence from work and fatalities (accidents that lead to the death of the employee) (further details can be found at the EUROSTAT website: https:// ec.europa.eu/eurostat/statistics-explained/index.php/ Accidents_at_work_statistics). That is, work accidents that do not imply absence from work are not included in the analysis. Descriptive statistics are presented in Table 1. In addition, Figure 1 shows a downward trend in the rate of work accidents and that the reported fall in this ratio was more pronounced during the first years of the economic crisis that hit most economies (between 2008 and 2010). Economic activity.—This study employs the level of GDP per worker to capture the countries’ economic output. This variable—which is a proxy variable of labor productivity at country level—has been extensively used in economic studies dealing with economic performance

Figure 1. Rate of work accidents in Europe (2008-2015).

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

31


(e.g., Caselli and Coleman, 2006; Lafuente et al., 2019). Note that, to ensure estimation accuracy, GDP values are expressed in billions of constant 2011 international dollars.

inspector in a workplace in order to carry out a work inspection which is duly documented as required by national legislation.

Capital-to-labor ratio.—Similar to prior work evaluating the effect of capital accumulation on countries’ performance (e.g., Kumar and Russell, 2002; Lafuente et al., 2019) our models include the capital-to-labor ratio, measured as the ratio of the capital stock (K: Private capital stock in the economy estimated through the perpetual-inventory method and expressed in billions of constant 2011 international dollars) divided by the number of workers (L).

Human capital.—Finally, we control for the level of human capital at country level. We use the human capital metric developed by Barro and Lee (2013) which measures the proportion of the population aged between 15 and 64

Labor inspections per worker.—In line with the arguments presented in section 2.2, we introduce in our models the rate of labor inspections per worker as a measure of the monitoring intensity of the inspectorate among the sampled countries. Labor inspections are defined as the visits (physical presence) of a labor

years old (active population) with tertiary studies.

ESTIMATION STRATEGY In line with the arguments that underpin this study— which emphasize a relationship between economic activity, work inspections and the rate of work accidents at the country level—the model used to test the study hypotheses empirically is based on a standard Cobb-Douglas production function with the following form:

(1) Y=AGαKβLγSδ expλT+ε

Table 1. Descriptive statistics for the selected variables (2008-2015) Mean

Standard deviation

Minimum

Maximum

Obs.

Number of work accidents (thousands)

94.5724

179.5099

0.9000

782.2500

192

GDP (billion of euro)

596.47

893.29

9.35

3,618.30

192

Capital stock (billion of euro)

991.78

1,498.16

16.96

5,726.52

192

Labor (thousands of workers)

8,534.56

11,437.77

169.64

42,780.92

192

Number of work inspections

91.279.51

186,074.60

757

963,443

192

0.0083

0.0064

0.0003

0.0263

192

63,598.82

22,311.60

31,160.59

129,176.10

192

0.0102

0.0063

0.0005

0.0359

192

108,016.40

46,883.97

30,796.02

201,137.40

192

0.2144

0.0677

0.0934

0.4420

192

PANEL A: VARIABLES IN LEVELS

PANEL B: VARIABLES IN RATIOS Work accident rate (accidents per worker) GDP per worker Work inspections per worker Capital / labor ratio Human capital

Note: GDP and capital stock values are expressed in billions of constant 2011 international dollars.

32

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


WORK SAFETY CONTROLS

In equation (1), Y is the rate of work accidents, A is the constant term, T is the set of variables capturing timerelated effects λ, and ε is the stochastic error term. For the variables GDP (G), capital (K), labor (L), and work inspections (S) the terms α, β, γ and δ are, respectively, the parameters to be estimated. We deflated the variables linked to GDP, capital and inspections by the number of workers in order to impose constant returns to scale on the production function. The resulting log-linearized Cobb-Douglas augmented function employed in this study to test our hypotheses follows:

(2) In Rate of

work accidentsit = A + αln GDP per workerit + βln Capital-to-labor ratioit + δln Inspections per workerit + ψln Human capital ratioit + λTt + пi + εit

In equation (2) T is a set of (T–1) dummy variables that rule out potential time effects linked to unobserved changes in economic and environmental conditions that are common to all countries (i), while the error term has two components: a time-invariant effect controlling for country-specific unobserved heterogeneity that is uncorrelated with parameters (п), and a normally distributed error (ε) that varies cross-countries and cross-time (t). We employ panel data techniques to estimate equation (2). Pooling repeated observations on the same unit violates the assumption of independence of observations, resulting in autocorrelation in the residuals. Firstorder autocorrelation occurs when the disturbances in a time-period are correlated with those in the previous time-period, resulting in incorrect variance estimates, rendering ordinary least squares (OLS) estimates inefficient (Wooldridge, 2002). Therefore, equation (2) is estimated via fixed-effects models with robust standard errors to correct for autocorrelation of errors due to constant country-specific effects (Greene, 2003).

RESULTS This section presents the results of the empirical analysis. Table 2 contains the results for the proposed

labor-deflated model emphasizing the relationship between economic activity (GDP), work inspections and the rate of work accidents (equation (2)). In the table, model 1 includes the variables GDP per worker, the capital-to-labor ratio, and the rate of work inspections per worker as independent variables, while model 2 incorporates into the analysis the human capital variable. The results for the time dummies confirm the descriptives presented in Figure 1: the rate of work accidents has fallen among the sampled European countries between 2008 and 2015, and the reported fall is statistically significant. Concerning the key variables analyzed in this study, the results for the coefficient linked to the (ln) GDP per worker indicate that economic activity is positively correlated to the rate of work accidents. The coefficients for the GDP per worker are large, stable and highly significant, ranging from 2.0377 (model 2) to 2.0413 (model 1). From the result in model 2 it can be deduced that a rise (fall) of 1% in the GDP per worker is associated with an increase (decrease) in the work accident rate of ΔY= ΔXβ ΔY=1.012.0377 = 2.05% (–2.05%). The pro-cyclical relationship between macroeconomic figures and work accident rates has been documented in previous studies (e.g., Boone and van Ours, 2006, Svensson, 2010, Asfaw et al., 2011, Boone et al., 2011, Fernández-Muñíz et al., 2018). Based on the logic that work accidents can only take place within work environments, this result confirms that work accidents are a negative externality (unintended consequence) of the countries’ economic activity. Therefore, we find support for our first hypothesis (H1) that states that, at the country level, there is a positive relationship between macroeconomic results— i.e., GDP per capita—and the rate of work accidents. The parameter estimates for the variable work inspections are negative and statistically significant in both model specifications: model 1 = δ = ―0.1903 and p-value < 5%, model 2 = δ = ―0.1774 and p-value < 5%. Based on the coefficients estimated for the full model (specification 2), the result suggests that a 10% increase (decrease) in the rate of inspections per worker is associated with a fall (rise) of 1.68% in the rate of work accidents. These results are in accordance with our second hypothesis (H2) that states that, at the country level, work inspections have a positive impact on work safety outcomes, in terms of lower work accident rates.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

33


Although our model does not control for countryspecific differences in OHS regulation and the management of the safety system across Europe (Piore and Schrank, 2018), the results in this study highlight the decisive role played by work inspections as control mechanism to monitor work safety conditions and, ultimately, contribute to reduce the rate of work accidents.

pro-cyclical relationship between these two variables (e.g., Asfaw et al., 2011, Fernández-Muñíz et al., 2018). Also, the negative result for the coefficient of the work inspections variable further corroborates the relevance of this monitoring mechanism for reducing the number of work accidents in Europe.

Additionally, we estimated an additional model based on the log-linearized Cobb-Douglas function presented in equation (1) to further validate the robustness of our estimations. Results for this model, estimated in levels, are presented in Table A1 of the Appendix. The findings of this supplementary model (Table A1) indicate that economic activity (ln GDP) and work inspections (ln inspections) are significantly correlated with the (ln) total number of work accidents. Similar to the findings reported in Table 2, the positive association between economic activity (GDP) and work accidents is in line with prior work highlighting the

CONCLUSIONS, IMPLICATIONS AND FUTURE RESEARCH LINES CONCLUDING REMARKS In this study we asked whether work inspections—as part of the countries’ safety system—are a relevant control mechanism that contributes to mitigate work accidents in 24 European countries during 2008-2015. Finding an

Table 2. Fixed-effects regression results: The connection between economic activity, work inspections and the rate of work accidents in Europe Dependent variable = ln rate of work accidents Model (1)

Model (2)

ln GDP per worker (Eq. (2): α )

2.0413 (0.5674)***

2.0377 (0.5529)***

ln Capital-to-labor ratio (Eq. (2): β )

–0.0483 (0.3347)

0.0017 (0.3166)

ln Inspections per worker (Eq. (2): δ )

–0.1903 (0.0797)**

–0.1774 (0.0856)**

ln Human capital (active population with tertiary studies) (Eq. (2): ψ )

0.3957 (0.4207)

Time = 2009

–0.0988 (0.0535)*

–0.1010 (0.0532)*

Time = 2010

–0.1101 (0.0376)***

–0.1789 (0.0777)**

Time = 2011

–0.2101 (0.0468)***

–0.2786 (0.0842)***

Time = 2012

–0.2344 (0.0465)***

–0.3025 (0.0743)***

Time = 2013

–0.2683 (0.0495)***

–0.3363 (0.0945)***

Time = 2014

–0.3406 (0.0783)***

–0.4077 (0.1234)***

Time = 2015

–0.4014 (0.0881)***

–0.5237 (0.1804)***

Constant

–2.7832 (0.5797)***

–2.7617 (0.5499)***

18.56***

16.63***

R2 (within)

0.4076

0.4181

Observations (countries)

192 (24)

192 (24)

F-test (model significance)

Robust standard errors adjusted by heteroskedasticity are presented in parentheses. *, **, *** indicates that parameters are significant at the 10%, 5% y 1%, respectively.

34

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


WORK SAFETY CONTROLS

answer to this question is relevant considering the large stock of empirical work devoted to the analysis of the connection between economic activity and work accidents under the assumption that the safety system has no direct impact on this relationship (e.g., Boone and van Ours, 2006, Asfaw et al., 2011). Work accidents are a negative externality of economic activity, and our main claim is that the relationship between work inspections and the unintended consequences of economic activity—i.e., work accidents— sheds light of the effectiveness of the safety system—i.e., the institutional setting designed to improve work conditions—at the country level.

and 2015 in Europe is unquestionably good news; however, the prevalence of a positive relationship between macroeconomic figures and the rate of work accidents reveals a less positive case. From an economic view, the low or null correlation between the rate of work accidents and macroeconomic figures can be considered evidence of the quality of the safety system. At the country level, this logic implies that policy decisions affecting the mechanisms that govern countries’ safety system should be unconnected both to the state of the economy and to changes in the economic cycle.

Overall, the results corroborate the positive association between macroeconomic figures (GDP per worker) and work accidents reported in prior work (e.g., Davies et al., 2009, Asfaw et al., 2011, Boone et al., 2011, De la Fuente et al., 2014, Fernández-Muñíz et al., 2018). Additionally, it was found that a model that includes safety mechanisms— in our case, work inspections—into the economic function offers important insights about the effectiveness of the countries’ safety system.

Therefore, the recommendation for policy makers is to prioritize the development of safety policies that promote the efficient allocation of resources and the implementation of safety controls, regardless of the characteristics of the economic cycle. In this sense, efficient OHS policy controls—i.e., inspections or the efficient selection of inspected businesses—jointly with the implementation of incentives—e.g., lower insurance premiums for firms with highly positive safety records— may constitute effective actions to promote safer work environments.

IMPLICATIONS

FUTURE RESEARCH LINES

Relevant policy lessons can be extracted from the proposed analysis of the role of economic activity and work inspections on work accident rates. In an increasingly competitive economic environment, policy makers struggle between competing demands by different stakeholders—e.g., businesses and workers—and the design of coordinated policies that contribute to achieving collective goals.

As with any study, the findings presented in our work are open to future verification. First, and similar to prior research on the relationship between macroeconomic figures and work accident rates (see, e.g., Ruhm, 2000, Davies et al. 2009, Asfaw et al. 2011, Fernández-Muñiz et al. 2018), the data used in our study do not allow the direct analysis of both the selection process of businesses subject to inspections and the responsiveness of businesses to work inspections. Further research can address this issue by analyzing the response to incentives created by the public administration.

Occupational health and safety (OHS) critics argue that OHS inspections and regulation destroys jobs and correlate with lower labor productivity (e.g., Gray, 1987). On contrary, OHS supporters claim that work inspections as a valid control mechanism that save lives at a very low cost to businesses, and that a strong safety system constitutes a vital tool for reducing work-related accidents (e.g., Haviland et al., 2010, Levine et al., 2012). Our results underlining the strong and significant positive effect of work inspections on safety outcomes (lower rate of work accidents) are in line with OHS advocates that support the social role of work inspections and OHS regulation (Levine et al., 2012). The observed fall in work accidents between 2008

Second, OHS regulation and monitoring mechanisms are heterogeneous across countries (Piore and Schrank, 2018). In this sense, the reported effect of work inspections on work accident rates may well result from the specific characteristics of countries’ safety system. Future comparative studies should evaluate the effectiveness of different safety systems, distinguishing countries with a safety system similar to the US model from countries whose safety system is closer to the generalist French model.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

35


ACKNOWLEDGEMENTS: For his ideas and insights that helped us to improve the paper we are grateful to Jesús Abad (Barcelona School of Building Construction (EPSEB), UPC Barcelona Tech).

Referencias Arrow, K.J.; Cropper, M.; Eads, G.C.; Hahn, R.W.; Lave, L.B.; Noll, R.G.; Portney, P.R.; Russell, M.; Schmalensee, R.; Smith, V.K.; Stavins, R.N. (1996). Is there a role for benefit-cost analysis in environmental, health, and safety regulation? Science, Vol. 272 No. 5259, pp. 221-222. Asfaw, A.; Pana-Cryan, R.; Rosa, R. (2011). The business cycle and the incidence of workplace injuries: Evidence from U.S.A. Journal of Safety Research, Vol. 42, pp. 1-8. Barro, R.; Lee, J.W. (2013). A New Data Set of Educational Attainment in the World, 1950-2010. Journal of Development Economics, Vol. 104, pp.184-198. Bianchini, A.; Donini, F.; Pellegrini, M.; Saccani, C. (2017). An innovative methodology for measuring the effective implementation of an Occupational Health and Safety Management System in the European Union. Safety Science, Vol. 92, pp. 26-33. Boone, J.; van Ours, J.C. (2006). Are recessions good for workplace safety? Journal of Health Economics, Vol. 25, No. 6, pp. 1069-1093. Boone, J.; van Ours, J.C.; Wuellrich, J.P.; Zweimüller, J. (2011). Recessions are bad for workplace safety. Journal of Health Economics, Vol. 30, pp. 764-773. Caselli, F.; Coleman, W.J. (2006). The World Technology Frontier. American Economic Review, Vol. 96 No. 3, pp. 499-522. Davies, R.; Jones, P.; Nuñez, I. (2009). The impact of the business cycle on occupational injuries in UK. Social Science & Medicine, Vol. 69, pp. 178-182. De la Fuente, V.S.; López, M.A.C.; González, I.F.; Alcántara, O.J.G.; Ritzel, D. (2014). The impact of the economic crisis on occupational injuries. Journal of Safety Research, Vol. 48, pp. 77-85. European Agency for Safety and Health at Work (2013). EU-OSHA Priorities for occupational safety and health research in Europe: 2013-2020. Luxembourg. European Commission (2003). European Commission Recommendation concerning the definition of micro,

36

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

small and medium-sized enterprises, 2003/361/EC, 20-52003. Available at http://eur-lex.europa.eu/legal-content/ EN/TXT/PDF/?uri=CELEX:32003H0361&from=EN European Commission (2014). Communication about the Health and Safety UE policy 2014–2020. COM (2014) 332 final, Brussels 6-6-2014. Available at http://www.europarl. europa.eu/meetdocs/2014_2019/documents/com/com_ com(2014)0332_/com_com(2014)0332_en.pdf. Fernández-Muñíz, B; Montes-Peón, J.M.; Vázquez-Ordás, C.J. (2018). Occupational accidents and the economic cycle in Spain 1994–2014. Safety Science, Vol. 106, pp. 273-284. Gerdtham, U.G., Ruhm, C.J. (2006). Deaths rise in good economic times: evidence from the OECD. Economics & Human Biology, Vol. 4 No. 3, pp. 298-316. Gray, W.B. (1987). The cost of regulation: OSHA, EPA and the productivity slowdown. American Economic Review, Vol. 77 No. 5, pp. 998-1006. Greene, W. (2003). Econometric Analysis, fifth ed. Upper Saddle River, NJ: Prentice Hall. Haviland, A.; Burns, R.; Gray, W.; Ruder, T.; Mendeloff, J. (2010). What kinds of injuries do OSHA inspections prevent? Journal of Safety Research, Vol. 41 No. 4, pp. 339-345. Kossoris, M.D. (1938). Industrial injuries and the bussines cycle. Montly Labor Review, Vol 61, pp. 579-595. Kossoris, M.D.; Reinfried, F. (1947). Hours of Work and Output. Bulletin of the United States Bureau of Labor Statistics, Vol. 917, pp.1-8. Kumar, S., Russell, R. R. (2002). Technological change, technological catch-up, and capital deepening: relative contributions to growth and convergence. American Economic Review, Vol. 92 No. 3, pp. 527-548. Lafuente, E., Abad, J. (2018). Analysis of the relationship between the adoption of the OHSAS 18001 and business performance in different organizational contexts. Safety Science, Vol. 103, pp. 12-22. Lafuente, E., Acs, Z.J., Sanders, M., Szerb, L. (2019). The global technology frontier: productivity growth and the relevance of Kirznerian and Schumpeterian entrepreneurship. Small Business Economics, in press, doi: 10.1007/s11187-019-00140-1 Lanoie, P. (1992). The impact of occupational safety and health regulation on the risk of workplace accidents. Quebec, 1983-87. Journal of Human Resources, Vol. 27, pp. 643-660.


WORK SAFETY CONTROLS

Lee, J.W.; Lee, H. (2016). Human Capital in the Long Run. Journal of Development Economics, Vol. 122, pp. 147-169.

Ruhm, C.J. (2000). Are recessions good for your health? Quarterly Journal of Economics, Vol.115, pp. 617-650.

Levine, D.I.; Toffel, M.W.; Johnson, M.S. (2012). Randomized government safety inspections reduce worker injuries with no detectable job loss. Science, Vol. 336 No. 6083, pp. 907-911.

Song, L.; He, X.; Li, C. (2011). Longitudinal relationship between economic development and occupational accidents in China. Accident Analysis and Prevention, Vol. 43 No. 1, pp. 82-86.

Li, S.; Xueqiu, H.; Chengwu, L. (2011). Longitudinal relationship between economic development and occupational accidents in China. Accident Analysis and Prevention, Vol. 43, pp. 82-86.

Svensson, M. (2010). Economic upturns are good for your heart but watch out for accidents: a study on Swedish regional data 1976-2005. Applied Economics, Vol. 42, No.5, pp. 615-625.

Nichols, T. (1989). The business-cycle and industrial injuries in British manufacturing over a quarter of a century – continuities in industrial injury research. Sociological Review, Vol. 37, No. 3, pp. 538-550.

Wooldridge, J. (2002). Econometric Analysis of Cross Section and Panel Data. Cambridge, MA: MIT Press.

Piore, M.J., Schrank, A. (2018). Root-cause regulation: Protecting work and workers in the twenty-first century. Harvard University Press, Cambridge, MA.

Wright, C.; Lund, J. (1998). Under the clock: trade union responses to computerised control in US and Australian grocery warehousing. Work Employment, Vol. 13, pp. 3-15.

APPENDIX Table A1. Fixed-effects regression results: The connection between economic activity, work inspections and the rate of work accidents in Europe (variables in levels) Dependent variable = ln total number of work accidents ln GDP (Eq. (1): G)

1.9147 (0.5086)***

ln Capital stock (Eq. (1): K)

–0.6457 (0.4871)

ln Workers (Eq. (1): L)

–2.2318 (0.9934)**

ln Work inspections (Eq. (1): S)

–0.1831 (0.0651)***

Time = 2009

–0.0820 (0.0552)

Time = 2010

–0.0870 (0.0390)***

Time = 2011

–0.1884 (0.0441)***

Time = 2012

–0.2031 (0.0517)***

Time = 2013

–0.2323 (0.0450)***

Time = 2014

–0.2937 (0.0632)***

Time = 2015

–0.3439 (0.0704)***

Constant

16.8958 (9.4956)***

F-test (model significance)

19.25***

R2 (within)

0.4105

Observations (countries)

192 (24)

Robust standard errors adjusted by heteroskedasticity are presented in parentheses. *, **, *** indicates that parameters are significant at the 10%, 5% y 1%, respectively.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

37


MOTIVOS PARA LA INTERNACIONALIZACIÓN Y RESULTADOS DE LA EMPRESA DE BASE TECNOLÓGICA: CONSTRUYENDO UNA AGENDA DE APOYO INSTITUCIONAL

REASONS FOR THE INTERNATIONALISATION AND PERFORMANCE OF TECHNOLOGY-BASED FIRMS: BUILDING AN INSTITUTIONAL SUPPORT AGENDA

38

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 1


Technology-based firms (TBFs) must constantly invest in R&D&I activities in order to be competitive. The recovery of this investment is a priority to ensure the continuity of the business project. Sometimes this is only possible if the company extends the scope of its activity by entering international markets. However, many TBFs do not undertake this type of expansion, neither reap negative results in doing so. In this context, this paper aims to analyse the reasons that lead TBFs to internationalise and their impact on the results. The hypotheses formulated where tested empirically, through parametric and non-parametric statistical techniques, applied to a group of TBFs’ founders and managers in Spain, consulted at two moments in time ―2009 (175 firms) and 2016 (53 of the 175 previous firms). The results show that: 1) internationalised TBFs achieve better results than noninternationalised TBFs in terms of operating income and ordinary results; 2) the reasons that drive TBF managers to undertake internationalisation seem to be more relevant in the adoption of this decision when they are offensive than when they are defensive; and 3) the decision to internationalise adopted for offensive reasons is associated with higher operating income and/or ordinary results for the TBF, while the decision made for defensive reasons is associated with lower economic profitability for the company. These results are useful for building an institutional support agenda for the internationalisation of TBFs.

ABSTRACT

EMPRENDIMIENTO

KEYWORDS: TBF, internationalisation, performance, reasons for internationalisation, institutional support.

Antonia Mercedes García Cabrera

empresas) y en el 2016 (53 de las 175 empresas anteriores). Los resultados muestran que: 1) las EBT internacionalizadas alcanzan mejores resultados que las no internacionalizadas en términos de ingresos de explotación y resultados ordinarios; 2) los motivos ofensivos que impulsan a los directivos de la EBT a acometer la internacionalización resultan ser más relevantes en la adopción de esta decisión que los defensivos; y 3) la decisión de internacionalización adoptada por motivos ofensivos se asocia a mayores ingresos de explotación o resultados ordinarios de la EBT, mientras que la adoptada por motivos defensivos se asocia a menor rentabilidad económica de la empresa. Estos resultados son de utilidad en la construcción de una agenda de apoyo institucional a la internacionalización de la EBT.

PALABRAS CLAVE: EBT, internacionalización, resultados, motivos para la internacionalización, apoyo institucional.

Profesora Adscrita. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, España antonia.garcia@ulpgc.es

María Gracia García Soto

RESUMEN

Dado que la empresa de base tecnológica (EBT) debe acometer una inversión constante en actividades de I+D+i para ser competitiva, la recuperación de tal inversión es prioritaria para garantizar la continuidad del proyecto empresarial. Tal recuperación en ocasiones es solo posible si la empresa amplía el alcance de su actividad al introducirse en mercados internacionales. Ahora bien, muchas EBT no acometen tal expansión, o cosechan resultados negativos al hacerlo. En este contexto, el presente trabajo se plantea como objetivo analizar los motivos que llevan a la EBT a internacionalizarse y su incidencia en los resultados. Las hipótesis formuladas se prueban empíricamente, a través de técnicas estadísticas paramétricas y no paramétricas, con una muestra de fundadores y directivos de EBT en España, consultadas en dos momentos, en el año 2009 (175

Profesora Adscrita. Universidad de Las Palmas de Gran Canaria, España gracia.garcia@ulpgc.es

ARTÍCULO RECIBIDO: 14/07/2019 ARTÍCULO ACEPTADO: 1/10/2019

TEC EMPRESARIAL VOL. 14 NO. 1, PP. 38-53

ENERO - ABRIL, 2020

TEC EMPRESARIAL

39


INTRODUCCIÓN

L

as empresas de base tecnológica (EBT) pueden ser definidas como pequeñas y medianas empresas (pymes) de reciente constitución, fundadas por un único emprendedor o un grupo de emprendedores (Aaboen, von Koch y Löfsten, 2006), que son

independientes de grupos empresariales, dirigidas por sus fundadores y que operan en sectores de alta tecnología (Storey y Tether, 1998). Dado el carácter dinámico de los sectores de base tecnológica, las EBT deben acometer una inversión relevante y constante en actividades de I+D+i para ser competitivas, de forma que su estrategia tecnológica tiene gran relevancia en su supervivencia y resultados (Oh, Cho y Kim, 2015; Van de Vrande, Vanhaverbeke y Duysters, 2011; Zahra, 1996; Zahra, Nash y Bickford, 1995). Por ejemplo, las EBT deben buscar ventajas competitivas introduciendo tecnologías emergentes o disruptivas en sus productos (Walsh, Kirchhoff y Newber, 2002) o ser capaces de crear productos innovadores que satisfagan necesidades insatisfechas en el mercado (Atuahene-Gima, Li y De Luca, 2006). Dado los limitados recursos que posee la EBT por su condición de nueva empresa y tamaño (AtuaheneGima et al., 2006), la recuperación de tal inversión en I+D+i es prioritaria para garantizar la continuidad del proyecto empresarial. Tal recuperación en ocasiones no es posible si la empresa opera sólo en su mercado local, por lo que debe ampliar el alcance de su actividad introduciéndose en mercados internacionales (e.g., Crick y Spence, 2005; Spence y Crick, 2006). Ahora bien, muchas EBT no acometen tal expansión exterior, y las que lo hacen no siempre cosechan buenos resultados. Por ejemplo, la internacionalización temprana de la empresa puede reducir las posibilidades de supervivencia de esta (Ericksson, Johanson, Majkgard y Sharma, 1997; Johanson y Vahlne, 1977, 1990) ya que, en esas fases incipientes, la empresa no dispone de suficientes recursos económicos, de rutinas para coordinar adecuadamente las actividades de expansión exterior o incluso de capacidades para desarrollar relaciones con otras empresas en los mercados foráneos (Sapienza, Autio, George y Zahra, 2006).

40

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

En este contexto de resultados ambivalentes, en términos de beneficios y supervivencia empresarial que se producen como consecuencia de la internacionalización de la EBT, los gobiernos han incorporado en sus agendas el desarrollo de programas de apoyo a la internacionalización, si bien estos no han cosechado siempre los resultados esperados. Esta falta de efectividad en los programas puede estar propiciada por diversos factores, entre ellos: 1) la no inclusión de líneas de apoyo integrales que abarquen todos los ámbitos en los que una EBT precisa apoyo para acometer la internacionalización; o 2) el hecho de que tales programas no se adecúen suficientemente a los motivos o elementos que valoran los emprendedores cuando adoptan la decisión de internacionalizarse. A este respecto cabe resaltar que, dado que la literatura sobre Negocios Internacionales se centra en estudiar qué empresas se internacionalizan o cómo llevan a cabo esta actividad, más que en por qué se internacionalizan (Pett, Francis y Wolff, 2004), la influencia de tales motivos, como motores de la decisión en el posterior éxito o fracaso de la expansión internacional, son desconocidos (Van Tulder, 2015). De esta forma, identificar los motivos que llevan al emprendedor a decidir la expansión internacional y la naturaleza de tales motivaciones (e.g., en busca de oportunidades, como medida defensiva), puede ser un prerrequisito para entender el efecto de la internacionalización de la EBT en los resultados que esta alcanza. Sobre la base de lo argumentado, adquiere interés el estudio de los motivos que llevan a la EBT a internacionalizarse, así como la relación que tales motivos tienen con los resultados derivados de tal expansión internacional. El presente trabajo se plantea como objetivo analizar esta cuestión y, a tal objeto, recaba y examina información procedente de una muestra de EBT fundadas en España y consultada en dos momentos del tiempo, 2009 y 2016. El estudio realizado identifica los elementos que influyen en la decisión de internacionalización de la EBT y sus resultados. Asimismo, se lleva a cabo un análisis post hoc exploratorio con el propósito de evaluar los motivos que desincentivan la decisión de internacionalización de la EBT. Nuestros resultados aportan evidencias que permiten construir una agenda de trabajo válida para las administraciones públicas sobre los factores a promover para facilitar que estas empresas acometan una expansión internacional que mejore sus resultados y probabilidades de supervivencia.


EMPRENDIMIENTO

FUNDAMENTOS TEÓRICOS INTERNACIONALIZACIÓN Y RESULTADOS Si bien ha existido poco consenso en la literatura sobre negocios internacionales, al respecto del efecto que la internacionalización tiene en los resultados que la empresa alcanza (Bausch y Krist, 2007), diversos trabajos han demostrado que la internacionalización afecta positivamente a tales resultados, al menos hasta un punto extremo a partir del cual los costes de coordinar y dirigir la actividad empresarial en países muy distantes, geográfica e institucionalmente, puede afectar negativamente a los resultados (Geringer, Beamish y DaCosta, 1989; Ruigrok, Amann y Wagner, 2007). Este efecto se ha identificado tanto para empresas de mayor tamaño (e.g., Geringer et al., 1989) como para pymes (e.g., Ruigrok et al., 2007). En concreto, previo al mencionado punto extremo, el efecto positivo de la internacionalización se justifica porque las empresas internacionalizadas pueden generar ventajas asociadas a la interrelación de actividades entre diferentes áreas geográficas –e.g., compartir actividades necesarias para actuar en distintos países– (Porter, 1985), disfrutar de mayores tasas de crecimiento y, por ende, de acceso a fuentes de ventaja en costes clave como la curva de experiencia o las economías de escala y alcance (Kogut, 1985; Porter, 1985). Las empresas internacionalizadas también están en disposición de aprovechar los recursos disponibles en diferentes mercados, así como de capitalizar las imperfecciones del mercado y lograr mayores rendimientos de sus recursos (Lu y Beamish, 2001); de esta forma, estas empresas afrontan con mayor solvencia los vaivenes del mercado doméstico y reducen los riesgos asociados a la dependencia de un único mercado. Ahora bien, la internacionalización también conlleva riesgos para cualquier empresa –e.g., entender las claves competitivas de mercados muy diferentes al de origen, establecimiento de relaciones con nuevos socios en los mercados locales, gestión de la mayor complejidad interna de la empresa– (Ruigrok et al., 2007; Lu y Beamish, 2001). En el caso de las nuevas empresas, entre las que se incluyen las ETB, consideraciones adicionales deben ser tenidas en cuenta dado que, al ser jóvenes, este grupo de empresas afronta mayores dificultades e incurre en mayor riesgo al acometer la internacionalización

(Johanson y Vahlne, 2009). Por ejemplo, Sapienza et al. (2006) destacan que las nuevas empresas, a diferencia de las ya establecidas, deben acometer inversiones para generar nuevos conocimientos y rutinas de trabajo que les permita la entrada con éxito en nuevos mercados (e.g., como establecer relaciones con socios foráneos), además de construir ventajas competitivas en estos, redundando todo ello en mayores costes que deben ser financiados, lo que representa un reto dado sus limitados recursos. Como consecuencia, la relación entre internacionalización y resultados en el caso de la nueva empresa sigue pendiente de resolución por la literatura (Puig, González-Loureiro y Ghauri, 2014), y las condiciones bajo las cuales tal relación puede ser positiva, una cuestión que requiere atención especial. En este contexto, los resultados del meta-análisis realizado por Bausch y Krist (2007) adquieren interés, dado que permiten concluir que la relación internacionalización-resultados puede estar condicionada por el tipo de contexto en el que se lleva a cabo la actividad empresarial, destacando a este respecto, el carácter tecnológico de los activos intangibles que la empresa posee como una variable relevante en el estudio de esta relación. En concreto, estos autores encuentran que la relación positiva entre internacionalización empresarial y resultados se incrementa a medida que las empresas son más intensivas en I+D, lo que tiene su fundamento en el hecho de que la I+D permite el desarrollo de activos únicos que pueden ser utilizados como ventajas en propiedad para entrar con éxito en nuevos mercados (Dunning, 1993). Sobre la base de estos argumentos, cabe esperar que las EBT puedan beneficiarse en mayor medida de su internacionalización temprana, dado que su actividad se basa profundamente en el desarrollo de inversiones en I+D+i. Además, dado que estas empresas reúnen las características de nueva empresa, pequeño tamaño y, consecuentemente, limitados recursos (Atuahene-Gima

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

41


et al., 2006), al tiempo que acometen una inversión constante en actividades de I+D+i, sus resultados pueden estar condicionados por la capacidad de la empresa para recuperar tal inversión en I+D+i. La recuperación de esta inversión parece ser sólo posible si la empresa opera en mercados geográficos más amplios que traspasen las fronteras nacionales (e.g., Crick y Spence, 2005; Spence y Crick, 2006), de forma que cabe esperar que aquellas internacionalizadas cosechen mejores resultados que las no internacionalizadas.

H1:

Las EBT internacionalizadas alcanzarán mejores resultados que aquellas no internacionalizadas. Ahora bien, muchas EBT no acometen tal expansión exterior, o bien, al llevarla a cabo, no alcanzan los resultados a los que aspiraban. Bajo esta perspectiva, identificar los motivos que llevan al emprendedor a decidir la expansión internacional de la EBT y la naturaleza de tales motivaciones puede ser un prerrequisito para entender el efecto de la internacionalización de la EBT en los resultados que esta alcanza.

MOTIVOS PARA LA INTERNACIONALIZACIÓN EMPRESARIAL Las teorías de la motivación relacionan la naturaleza de la agencia humana con los factores que generan acción (Deci y Ryan, 1985). Por ejemplo, la motivación representa una fuerza sustentada en factores internos o externos que guía el comportamiento del individuo hacia el logro de un objetivo. Ello ha justificado que numerosos trabajos examinen los motivos que llevan al individuo a emprender (e.g., Dunkelberg, Moore, Scott y Stull, 2013) y las consecuencias de tales motivaciones en términos del tipo de empresa que crea y las decisiones estratégicas que adopta. Este interés en la motivación y sus resultados, en lo que a emprendimiento se refiere, no se ha trasladado a la literatura sobre negocios internacionales, con el fin de analizar los motivos que puedan dar lugar a la expansión internacional de la empresa o, de forma más particular, a la referida al emprendimiento internacional, esto es, motivos intrínsecamente asociados a la propia concepción del proyecto empresarial (i.e., born-global). En este sentido, los motivos que alientan a emprendedores y directivos a adoptar la decisión de

42

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

internacionalizar sus empresas apenas han sido analizados en la literatura, dándose por sobreentendidos (Van Tulder, 2015). Como consecuencia, se desconoce en qué medida tales motivos afectan al éxito o fracaso de la expansión internacional (Van Tulder, 2015), qué motivos, o combinación de ellos, condicionan la expansión de las nuevas empresas frente a las ya establecidas, o las motivaciones que determinan la decisión de expansión internacional en distintos sectores de actividad. Sin embargo, y en opinión de Wiedersheim-Paul, Olson y Welch (1978), tales motivos representan elementos críticos del proceso de internacionalización, ya que constituyen la verdadera fuerza motriz que conduce a la expansión exterior de la empresa. Estos motivos condicionan también decisiones posteriores, tales como el mantenimiento de la actuación en mercados extranjeros y el incremento de estas (Pett et al., 2004) para abarcar nuevos países, contextos más distantes o fórmulas para operar en los mercados que conllevan mayor riesgo y grado de compromiso de recursos. Profundizar en el estudio de tales motivos y sus repercusiones en el caso de la EBT es, por consiguiente, necesario si se desea alcanzar una mayor comprensión de los elementos que condicionan la supervivencia de estos proyectos empresariales de elevada inversión en I+D+i y riesgo. Los motivos para la internacionalización tradicionalmente contemplados en la literatura han sido examinados fundamentalmente bajo dos clasificaciones (Pett et al., 2004): 1) motivos de naturaleza ofensiva y defensiva, también denominados proactivos y reactivos (Czinkota, 1982); y 2) motivos internos o externos de la empresa, también denominados intrínsecos y extrínsecos (Van Tulder, 2015). Con respecto a la primera distinción, cabe señalar que los motivos ofensivos están relacionados con el interés de la empresa por explotar sus fortalezas internas o aprovechar aquellas oportunidades de mercado que puedan existir fuera de sus fronteras (Johnston y Czinkota, 1985; Leonidou, 1989; Pavord y Bogart, 1975). Entre estos motivos ofensivos cabe resaltar el referido a la propia concepción internacional del proyecto empresarial que, a estos efectos, se define y concreta como un proyecto que desborda las fronteras nacionales. Por otra parte, los motivos defensivos se producen como respuesta a presiones del entorno (Johnston y Czinkota, 1985; Leonidou, 1989; Pavord y Bogart, 1975) como, por ejemplo, la pérdida de mercado local propiciada por una crisis


EMPRENDIMIENTO

económica o por la entrada de nuevos competidores, de manera que las empresas recurrirían a los mercados exteriores en busca de nuevos clientes. Los motivos ofensivos y defensivos, a su vez, se relacionan con los de naturaleza interna y externa, y se considera entre estos últimos tanto los referidos al país de origen como al país de destino de la inversión (Van Tulder, 2015). A este respecto, y siguiendo la reflexión apuntada por Pett et al. (2004), cabe concebir que las EBT pueden disponer de motivos ofensivos, asumiendo la internacionalización como una oportunidad, debido a que disponen de algún tipo de ventaja interna (e.g., tecnología punta, producto único y diferenciado) que puede permitirles la entrada con éxito en los mercados internacionales, esto es, debido a que disponen de ventajas en propiedad (Dunning, 1993). Por otra parte, tales motivos ofensivos pueden estar ligados a oportunidades del entorno (e.g., demanda insatisfecha en un país para un tipo de producto o servicio que puede atender la empresa). Similarmente, las EBT con motivos defensivos pueden optar por la internacionalización como una decisión necesaria ante la existencia de condiciones desfavorables en su mercado local (e.g., crisis económica, haber alcanzado el techo del ciclo de vida del sector en que opera la empresa), debido a la globalización del sector (Porter, 1986; Ghoshal, 1987) o bien como única alternativa para responder a problemas internos de la empresa (Albaum, Strandskov, Duerr y Dowd, 1989). En todo caso, y dado que los motivos ofensivos se sostienen en oportunidades identificadas por las EBT, las cuales se ven en disposición de aprovechar, mientras que los defensivos sugieren la existencia de dificultades internas o externas a las empresas que las obligan a mirar fuera de sus fronteras nacionales como alternativa para afrontarlas, cabe esperar que los motivos ofensivos den lugar a una internacionalización empresarial conducente a mejores resultados empresariales, al abordarse la expansión exterior desde una posición de fortaleza de la empresa y en un momento idóneo decidido por ella. De particular relevancia a estos efectos, puede ser la propia concepción del proyecto empresarial como motivo para internacionalizarse. Por ejemplo, si la idea de negocio se define desde el origen como un proyecto que abarca diferentes mercados nacionales, cabe esperar que la EBT esté en mayor medida articulada sobre la base de recursos y capacidades que le permitan llevar a cabo la actividad internacional con éxito.

H2a. Cuanto mayor sea la relevancia concedida por la EBT a la internacionalización empresarial como parte de la concepción inicial del proyecto empresarial, mejores serán sus resultados económico-financieros.

H2b. Cuanto mayor sea la relevancia concedida por la EBT a motivos ofensivos sobrevenidos en la decisión de internacionalización, mejores serán los resultados económico-financieros.

H2c.

Cuanto mayor sea la relevancia concedida por la EBT a motivos defensivos sobrevenidos en la decisión de internacionalización, peores serán sus resultados económico-financieros.

METODOLOGÍA La información recabada para probar las hipótesis formuladas en el presente estudio se obtuvo a partir de dos fuentes de información diferenciadas. Por una parte, se recurre a los fundadores y directivos de EBT y, con tal fin, se confeccionaron cuestionarios estructurados de elaboración propia y disponibles en dos idiomas –inglés y español. Por otra, se hace uso de la base de datos SABI, que dispone de información general, contable y financiera de las empresas procedente de fuentes oficiales tales como el Boletín Oficial del Registro Mercantil. Al contar con estas dos fuentes de información de distinta naturaleza, se minimiza el riesgo de que la presente investigación esté sujeta a problemas asociados a método común de varianza.

POBLACIÓN, TRABAJO DE CAMPO Y MUESTRA La información recabada a partir de una muestra de fundadores y directivos de EBT en España se llevó a cabo en dos fases o momentos temporales. La primera tiene lugar en los meses de enero a julio de 2009 y la segunda en los meses de noviembre de 2015 a marzo de 2016.

FASE I (muestra recabada en 2009). La población objeto de estudio estaba conformada por las EBT establecidas en las 17 regiones en que se estructura el territorio español. Para clasificar a una empresa como

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

43


EBT se consideraron criterios coherentes con la definición establecida por Storey y Tether (1998): la empresa debía poseer 250 empleados o menos (Eurostat, 2008); ser de reciente creación, esto es, menos de 6 años de antigüedad (Shrader y Siegel, 2007); no estar integrada en un grupo empresarial (Spence y Crick, 2006) y operar en sectores de tecnología alta y media-alta según la clasificación aportada por la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE) (2001). A partir de la base de datos SABI se identificaron 9.205 empresas que reunían tales requisitos en España en 2006. En promedio, cada región española cuenta con 541 empresas con una edad de 66,5 meses (5,5 años), siendo su tamaño pequeño al contar con una media de 9 empleados. Para la realización del trabajo empírico se tomó como punto de partida las cuotas porcentuales de cada región en el total nacional y se asumió incurrir en un error muestral del 5%, estableciéndose como consecuencia un tamaño muestral de 196 empresas. El trabajo de campo se realizó en los meses de enero a julio de 2009, período en el que se contactó aleatoriamente con empresas de las 17 regiones y se remitió mediante correo electrónico una invitación a participar en el estudio y un enlace para acceder a un cuestionario electrónico autoadministrado, el cual fue contestado por 180 emprendedores, de los cuales se rechazaron 5 por incoherencia interna, por lo que la muestra final quedó conformada por 175 EBT (tasa de error real de 5,29%). Entre las características de las empresas participantes en esta primera fase del estudio, destacan que cuentan con una edad media de 84,5 meses –aproximadamente 7 años, debido al desfase entre los datos disponibles en SABI (2008) y la realización del trabajo de campo–, que fueron fundadas por un equipo conformado por 2,7 emprendedores y que, en el momento del estudio, poseían

44

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

una plantilla media de 19,3 empleados. El 85,5% de las empresas opera en sectores de servicios de tecnología alta o punta, mientras que el 14,5% lo hace en sectores industriales de alta tecnología. De especial interés para esta investigación es que el 36,7% de las EBT acometen con elevado énfasis las actividades internacionales. En cuanto al perfil de los fundadores, destaca que tienen una edad media de 40,3 años y en un 88% de los casos son varones; reside fuera de España en períodos superiores a 6 meses el 23,9%. Por otra parte, el 67,9% de los fundadores tenía titulación universitaria y otro 2,5% el grado de doctor.

FASE II (muestra recabada en 2016). En esta segunda fase del estudio se parte de las 175 empresas que participaron en la FASE I y se escogen aquellas 150 que proporcionaron el nombre del negocio o algún contacto para poder localizarlas con posterioridad en el tiempo. La primera tarea de esta segunda fase del trabajo de campo consistió en localizar en la base de datos SABI si tales EBT seguían activas, esto es, si habían sobrevivido tanto al período de puesta en marcha del negocio (todas eran nuevas empresas en la FASE I del estudio), como a la crisis económica que padeció España y que se prolongó entre los años 2008 y 2013. De este examen inicial, resulta la identificación de 110 EBT activas (73,3%), por tanto, 40 son las que no habían sobrevivido. Posteriormente, y ya como parte del trabajo de campo realizado en esta segunda fase, se envió un cuestionario autoadministrado a las 110 EBT supervivientes y se obtuvieron 53 respuestas válidas, quedando por tanto la muestra para este segundo período conformada por 53 EBT. Entre las características de las empresas participantes en esta segunda fase destaca que el 52,8% de ellas (28 empresas) no están internacionalizadas, si bien un pequeño grupo lo intentó en algún momento (4 empresas); frente a ellas, el 47,2% de la muestra sí vende sus productos y está implantada en mercados exteriores (25 empresas). Estas últimas empresas operan tanto en sectores manufactureros como de servicios de alta tecnología (36% y 64%, respectivamente), son seguidoras tecnológicas (60%), se localizan en parques industriales o tecnológicos (68,2%), operan en mercados maduros (71,4%) y tienen su sede en comunidades como Andalucía (16,0%), Cataluña (16,0%) y Galicia (16,0%). Las EBT no internacionalizadas, por otra parte, operan todas en sectores relacionados con servicios de alta tecnología, son en mayor medida seguidoras tecnológicas (70,4%), no se localizan en


EMPRENDIMIENTO

parques industriales o tecnológicos (84,6%), operan en menor medida en mercados maduros (53,6%) y tienen su sede en comunidades como Aragón (10,7%), Canarias (14,3%), Cataluña (14,3%) y Valencia (10,7%).

MEDIDA DE LAS VARIABLES Motivos para la internacionalización de la EBT (FASE I-2009): nace born-global. Se midió a través de 4 ítems adaptados de Shrader y Siegel (2007) que, a través de una escala Likert de 7 posiciones, valora la importancia que, desde el momento de constitución de la EBT, su fundador concede a la actividad internacional del proyecto empresarial fundado en términos de énfasis otorgado a la expansión comercial hacia mercados exteriores, inversión en activos en mercados exteriores, búsqueda de crecimiento de las ventas en mercados exteriores y aumento en el número de mercados extranjeros en los que opera. El alpha de Cronbach, para esta escala, se eleva a 0,834 y el análisis factorial de componentes principales con rotación varimax confirmó su homogeneidad (KMO=0,685; χ2=322,552***; varianza explicada=66,71%). Motivos para la internacionalización de la EBT (FASE II-2016): motivos sobrevenidos. Se hizo uso de una escala conformada por 7 ítems en cuya elaboración se tomó como referencia la utilizada por Pett et al. (2004) para medir los diferentes motivos para la internacionalización empresarial que pueden surgir a lo largo de la trayectoria de la empresa (en este trabajo, período 2009-2014). De los 7 ítems, 5 medían motivos defensivos (i.e., aprovechar la capacidad ociosa de producción que tenía la EBT, como estrategia para la supervivencia de la empresa ante la situación de crisis que padecía España, como reacción ante competidores internacionales que amenazaban nuestra posición, por haber alcanzado techo el ciclo de vida del producto en el mercado nacional y para diversificar el riesgo de operar en un solo mercado) y 2 motivos ofensivos (i.e., seguir creciendo en el sector y acceder a financiación internacional). Adicionalmente, se incluyó una pregunta abierta para ofrecer al encuestado la posibilidad de aportar otros motivos no incluidos explícitamente en la escala elaborada. Para la valoración de la relevancia del motivo en la decisión de internacionalización de la

EBT, se utilizó una escala Likert de 7 posiciones, que variaba desde “Totalmente en desacuerdo” (1) hasta “Totalmente de acuerdo” (7). Resultados de la EBT. Los resultados empresariales pueden ser considerados como variables complejas y difíciles de medir, en especial cuando se busca analizar la influencia de estrategias con impacto en el crecimiento de la empresa, como es el caso de la internacionalización. Por ello, y con el propósito de evitar el uso de variables basadas en valoraciones subjetivas que puedan ocasionar problemas de interpretación del encuestado, se optó por acudir a la base de datos SABI y obtener la información disponible para cada una de las empresas de la muestra sobre los resultados obtenidos en el ejercicio económico en 2014 y para el conjunto del período para el que se disponía de datos (2008 a 2014). En concreto, se consideraron los ingresos de explotación, los resultados ordinarios antes de impuestos, así como la rentabilidad económica y la rentabilidad financiera.

TÉCNICAS DE ANÁLISIS Se llevó a cabo, en primer lugar, un análisis descriptivo de las variables numéricas, entre las que se encuentran las razones por las que se internacionalizan o no se internacionalizan las empresas. Para ello, se utilizan medidas de tendencia central a través del valor de la media y la mediana. Se hace uso también del recorrido intercuartílico que permite, por su parte, conocer cómo se distribuye la muestra de estudio entre estas razones. En segundo lugar, para conocer si existen diferencias estadísticamente significativas entre los resultados económico-financieros que obtienen las empresas que se internacionalizan frente a las que no lo hacen, se llevó a cabo un test de diferencia de medias. Finalmente, para estudiar si existe asociación entre las razones de internacionalización y los resultados empresariales alcanzados por las EBT, se utilizaron técnicas estadísticas de correlaciones. Para estos estadísticos, según el número de observaciones en cada variable, se ha recurrido a pruebas paramétricas (p de Pearson) o no paramétricas (r de Spearman, y estadístico U de Mann-Whitney).

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

45


RESULTADOS MOTIVOS PARA LA INTERNACIONALIZACIÓN EMPRESARIAL El análisis descriptivo incluido en la tabla 1 muestra los motivos que llevaron a los fundadores y directivos de la EBT a decidir acometer la expansión internacional de sus empresas. Los motivos ofensivos resultan ser en mayor medida más relevantes que los defensivos, destacando entre los primeros el deseo de la EBT de seguir creciendo en el sector, motivo surgido tras la puesta en marcha de la empresa. A este motivo sigue en relevancia el hecho de que la empresa naciera con la idea de ser born-global, esto es, se internacionaliza porque el proyecto empresarial se concibió como un proyecto internacional desde el origen. Entre los motivos defensivos sobrevenidos, por otra parte, destacan tres que pueden ser asociados a la situación

de crisis padecida en España en los años 2009 a 2013: como estrategia para la supervivencia de la empresa ante la situación de crisis que padecía España (71,4% de las EBT concede elevada importancia a este motivo), para diversificar el riesgo de operar en un solo mercado (46,4% de las EBT) y para aprovechar la capacidad ociosa que tenía (25% las EBT lo aducen).

TEST DE HIPÓTESIS La tabla 2 muestra el análisis de diferencia de medias realizado para probar la primera hipótesis formulada haciendo uso de la muestra de empresas que contestaron en la FASE II del estudio. Los resultados muestran la existencia de diferencias significativas entre el grupo de EBT internacionalizadas y el grupo no internacionalizado en lo que a sus resultados se refiere. En concreto, las EBT internacionalizadas muestran mayores niveles de ingresos de explotación y resultados ordinarios que aquellas

Tabla 1. Motivos para la internacionalización empresarial %

Cuartiles Motivos para la internacionalización

Frecuencia

N

Media

Mediana

Mín

Max

Q1

Q3

R1

Para seguir creciendo en el sector

28

3,75

4

1

5

3

4,8

1,8

71,4

Nace con la idea de ser una born-global

165

2,93

2,75

1

7

1,5

4

2,5

26,5

Para acceder a financiación internacional

28

1,25

1

1

3

1

1

0

0,0

Como estrategia para la supervivencia de la empresa ante la situación de crisis que padecía España

28

3,07

3

1

5

1,3

4

2,8

46,4

Para diversificar el riesgo de operar en un solo mercado

28

2,86

3

1

5

1,3

4

2,8

35,7

Para aprovechar la capacidad ociosa de producción que tenía

28

1,93

1

1

5

1

3,5

2,5

25,0

Como reacción ante competidores internacionales que amenazaban nuestra posición

28

1,75

1

1

5

1

2,8

1,8

3,6

Por haber alcanzado techo el ciclo de vida del producto en el mercado nacional

28

1,50

1

1

4

1

2

1

7,1

≥4

MOTIVOS OFENSIVOS

MOTIVOS DEFENSIVOS

46

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


EMPRENDIMIENTO

alcanzada por la empresa. Estos resultados permiten aceptar solo de forma parcial la hipótesis H2a.

otras que operan solo en sus mercados locales en 2014, así como mayores ingresos de explotación y resultados ordinarios promedio en el conjunto del período 2008-2014. Estos resultados apoyan lo establecido en la hipótesis H1, por lo que esta se acepta. Asimismo, y si bien no se halla diferencias estadísticamente significativas para la rentabilidad económica y financiera, los resultados muestran que, en las EBT internacionalizadas, en promedio alcanzan mayores valores para este indicador que las no internacionalizadas.

Asimismo, cuanto mayor es la relevancia concedida por la EBT a motivos ofensivos sobrevenidos y relacionados con el deseo de seguir creciendo en el sector, mayores son sus ingresos de explotación y resultados ordinarios en 2014 y en el periodo 2008-2014; si bien, cuando el motivo ofensivo está relacionado con el acceso a la obtención de financiación internacional, este se relaciona de forma positiva y significativa con los ingresos de explotación alcanzados en 2014, pero no con los resultados promedios obtenidos entre 2008 y 2014. Por su parte, ninguno de estos dos motivos ofensivos se relaciona con la rentabilidad económica o la rentabilidad financiera alcanzada por la empresa. La hipótesis H2b, por tanto, solo encuentra apoyo parcial.

Las tablas 3 y 4 muestran los resultados de los análisis efectuados para probar la segunda hipótesis formulada. Los resultados indican que, cuanto mayor es la relevancia concedida por la EBT a la internacionalización empresarial como parte de la concepción inicial del proyecto empresarial (la EBT nace con la idea de ser una born-global), mayores son sus ingresos de explotación en 2014 y en el conjunto del período 2008-2014, si bien este motivo no se relaciona con los resultados ordinarios, la rentabilidad económica ni la rentabilidad financiera

Finalmente, cuanto mayor es la relevancia concedida a motivos defensivos sobrevenidos en la decisión de internacionalización, tales como la necesidad de aprovechar la capacidad ociosa de producción o la reacción

Tabla 2. Diferencia entre internacionalización y resultados empresariales: muestra 2016 ETB No Internacionalizada

ETB Internacionalizada

Estadístico U de Mann-Whitney

Media

Rango Promedio

Media

Rango Promedio

Ingresos de explotación 2014 (log)

5,48

15,24

5,98

23,85

113**

Resultados ordinarios 2014 (log)

3,99

12,27

4,61

20,24

64**

Rentabilidad económica 2014 (%)

-1,22

18,76

2,96

21,18

166,5

Rentabilidad financiera 2014 (%)

-4,99

17,47

12,10

22,40

142

Resultados Empresariales

Número de empresas

19

20

Ingresos de explotación media 2008-2014 (log)

5,47

20,04

5,78

27,79

185*

Resultados ordinarios media 2008-2014 (log)

3,94

13,82

4,57

21,94

82**

Rentabilidad económica media 2008-2014 (%)

1,22

22,22

4,04

25,71

235

Rentabilidad financiera media 2008-2014 (%)

8,54

23,83

24,58

24,17

272

Número de empresas

23

24

*p<0,1, **p <0,05.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

47


Tabla 3. Relación entre los motivos para la internacionalización y resultados Coeficiente de correlación de Spearman N

Ingresos de exportación 2014 (log)

Resultados ordinarios 2014 (log)

Rentabilidad económica 2014 (%)

Rentabilidad financiera 2014 (%)

Nace con la idea de ser una born-global (1)

83

0,221*

0,183

-0,115

0,123

Para seguir creciendo en el sector

21

0,441**

0,406*

-0,311

-0,086

Para acceder a financiación internacional

21

0,429*

0,350

-0,179

0,049

Como estrategia para la supervivencia de la empresa ante la situación de crisis que padecía España

21

0,137

0,123

-0,227

-0,157

Para diversificar el riesgo de operar en un solo mercado

21

0,070

0,208

-0,130

-0,057

Para aprovechar la capacidad ociosa de producción que tenía

21

-0,009

0,065

-0,414*

-0,241

Como reacción ante competidores internacionales que amenazaban nuestra posición

21

0,270

0,153

-0,330

-0,011

Por haber alcanzado techo el ciclo de vida del producto en el mercado nacional

21

0,014

-0,207

-0,284

0,054

Motivos para la internacionalización MOTIVOS OFENSIVOS

MOTIVOS DEFENSIVOS

*p <0,1, **p <0,05. (1) Para esta variable se ha utilizado el coeficiente de correlación de Pearson (prueba paramétrica) debido a que contamos con mayor número de casos para estimar esta relación (datos procedentes de Fase I de la investigación).

Tabla 4. Relación entre los motivos para la internacionalización y resultados Coeficiente de correlación de Spearman N

Ingresos de exportación 2014 (log)

Resultados ordinarios 2014 (log)

Rentabilidad económica 2014 (%)

Rentabilidad financiera 2014 (%)

Nace con la idea de ser una born-global (1)

120

0,159*

0,177

-0,058

0,105

Para seguir creciendo en el sector

25

0,443**

0,387*

-0,051

-0,105

Para acceder a financiación internacional

25

0,200

0,249

-0,244

-0,320

Como estrategia para la supervivencia de la empresa ante la situación de crisis que padecía España

25

0,203

0,236

-0,049

-0,058

Para diversificar el riesgo de operar en un solo mercado

25

0,068

-0,012

-0,250

0,014

Para aprovechar la capacidad ociosa de producción que tenía

25

0,033

0,170

-0,154

0,101

Como reacción ante competidores internacionales que amenazaban nuestra posición

25

-0,057

0,025

-0,498**

-0,338

Por haber alcanzado techo el ciclo de vida del producto en el mercado nacional

25

-0,075

-0,192

-0,317

-0,195

Motivos para la internacionalización MOTIVOS OFENSIVOS

MOTIVOS DEFENSIVOS

*p <0,1, **p <0,05. (1) Para esta variable se ha utilizado el coeficiente de correlación de Pearson (prueba paramétrica) debido a que contamos con mayor número de casos para estimar esta relación (datos procedentes de Fase I de la investigación).

48


EMPRENDIMIENTO

no internacionalización de las EBT (tabla 5). Los dos

ante competidores internacionales que amenazan la posición de la EBT, menor es la rentabilidad económica de la empresa; produciéndose estas relaciones significativas y negativas para los resultados en 2014 (tabla 3) y para los resultados promedio entre 2008-2014 (tabla 4), respectivamente. De esta forma, la hipótesis H2c encuentra también apoyo parcial.

principales motivos aducidos son el desconocimiento de las oportunidades comerciales existentes en otros países (el 52,2% de los encuestados le da elevada relevancia) y la falta de contactos para entrar en el país (destacado por el 47,8% de las EBT), apuntan hacia debilidades de la propia empresa en el ámbito de sus recursos, tanto de conocimiento como sociales,

ANÁLISIS EXPLORATORIO POST HOC: REFLEXIONES ADICIONALES PARA LA CONSTRUCCIÓN DE UNA AGENDA DE APOYO INSTITUCIONAL A LA INTERNACIONALIZACIÓN DE LA EBT

para acometer internacionalización. El tercer y cuarto

Aunque no inicialmente contemplado, se llevó a cabo un análisis de los motivos que conducen a la

en mercados exteriores (destacado por el 47,8% de las

motivos argumentados, si bien son nuevamente de naturaleza interna, guardan relación con la dificultad de acometer la expansión, dado que esta comprometería la supervivencia de la empresa. En concreto, se argumenta como motivos el elevado riesgo que supone la entrada EBT) y el momento delicado de supervivencia en el que

Tabla 5. Motivos para la no internacionalización empresarial Motivos para la no internacionalización

%

Frecuencia

N

Media

Mediana

Mín

Max

Desconocimiento de las oportunidades comerciales en otros países

23

3,35

4

1

5

52,2

Falta de contactos para entrar en el país que deseamos

23

3,17

3

1

5

47,8

El elevado riesgo que supone

23

3,04

3

1

5

47,8

El momento delicado de supervivencia en el que se encuentra

23

2,57

2

1

5

30,4

La fuerte competencia en los países en los que nos vendría bien entrar

23

2,52

3

1

5

17,3

Dificultad de acceso a financiación

23

2,43

2

1

5

26,0

Carencia de personal cualificado para ello

23

2,43

3

1

5

21,7

Falta de capacidad para competir con rivales de otros países

23

2,43

2

1

4

17,4

Poseer tecnología poco competitiva para operar en el mercado exterior

23

2,39

2

1

5

17,3

Por no saber idiomas

23

2,00

2

1

4

13,0

MAYO - AGOSTO, 2020

≥4

TEC EMPRESARIAL

49


se encuentra la empresa (destacado por el 30,4% de las EBT). Finalmente, entre los motivos que justifican la no internacionalización y que tienen su origen en factores del entorno, destaca la fuerte competencia en los países en los que vendría bien a la EBT entrar (destacado por el 17,3% de las EBT) y la dificultad de acceso a financiación (destacado por el 23,0% de las EBT).

DISCUSIÓN Y CONCLUSIONES El presente trabajo analiza los motivos que llevan a la EBT a internacionalizarse, así como la relación que tales motivos tienen con los resultados derivados de tal expansión internacional. A tal objeto, se recaba y examina información procedente de una muestra de EBT fundadas en España y consultada en dos momentos del tiempo, 2009 y 2016. El trabajo realizado, en primer lugar, constata que las EBT internacionalizadas alcanzan mejores resultados que las no internacionalizadas en términos de ingresos de explotación y resultados ordinarios. En segundo lugar, el estudio identifica los motivos que influyen en la decisión de internacionalización de la EBT y sus resultados. En concreto, los motivos ofensivos resultan ser más relevantes que los defensivos. Entre los primeros destacan los asociados a la propia concepción internacional del proyecto internacional (la empresa nace con la idea de ser born-global) por asociarse con mayores ingresos de explotación de las EBT, que en los casos en que estas empresas no se internacionalizan. Asimismo, las EBT internacionalizadas por otras razones ofensivas (i.e., el deseo de seguir creciendo o acceder a financiación internacional) también alcanzan mayores ingresos de explotación o resultados ordinarios. Sin embargo, cuanto mayor es la relevancia de los motivos defensivos o de respuesta a contingencias adversas en la decisión de la EBT de internacionalizarse, ya sean estas sobrevenidas dentro de la propia empresa o provenientes del entorno, peor será la rentabilidad económica de estas empresas. Por consiguiente, nuestro trabajo encuentra y resalta la importancia de los motivos como elemento conductor que guía a la internacionalización de la EBT, pues los resultados de tal expansión pueden estar asociados a la naturaleza ofensiva o defensiva de tales motivaciones.

50

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

Por otra parte, en el presente trabajo se lleva a cabo un análisis post hoc exploratorio con el propósito de evaluar los motivos que aducen los directivos de las EBT para no acometer la internacionalización. Los dos motivos principales que inhiben la internacionalización, a saber, el desconocimiento de las oportunidades comerciales en otros países y la falta de contactos para entrar en el país, apuntan hacia obstáculos que, por una parte, pueden condicionar la falta de motivaciones de naturaleza ofensiva, pues se carece de posibilidad para identificar oportunidades en el exterior que inviten a la internacionalización y, por otra, pueden ser subsanables desde la actuación de las administraciones públicas y asociaciones empresariales si estos ofertasen programas de apoyo formativo y de inmersión en las redes empresariales de países de interés para apoyar el desarrollo de motivaciones ofensivas para la internacionalización de las EBT. De estos resultados derivan implicaciones de relevancia tanto para los fundadores y directivos de las EBT como para las instituciones públicas que puedan ofertar programas de apoyo para contribuir a la expansión internacional con éxito de las EBT. Por un lado, sería recomendable que los directivos se formasen en cuestiones relativas a los negocios internacionales para que estuvieran en disposición de reconocer y explotar oportunidades de negocio en mercados extranjeros, preferentemente desde el inicio de la concepción de los proyectos empresariales. Por otro lado, estos resultados pueden ser de utilidad en la construcción de una agenda de apoyo institucional a la internacionalización de la EBT para contribuir a sus resultados y supervivencia. A la luz de los resultados de este trabajo, esta agenda debería contener: formación en negocios internacionales e idiomas, de particular interés la referida al desarrollo de competencias para identificar, explorar y explotar negocios en múltiples países, apoyo en la búsqueda de red de contactos para operar en el país de destino (e.g., fuentes de información, misiones comerciales, programas de acompañamiento) y acceso a financiación (e.g., programas de ayuda directa, programas informativos sobre líneas de financiación otorgados en los países de destino o en mercados internacionales, etc.). Finalmente debemos destacar las limitaciones principales del presente trabajo. La primera guarda relación con la dificultad para lograr que las empresas


EMPRENDIMIENTO

que participaron en la FASE I del estudio, realizada en 2009, aceptasen participar en la FASE II realizada en 2016, lo que condiciona el tamaño muestral logrado para este segundo momento del tiempo. Por otro lado, la imposibilidad de contactar con las empresas participantes en la FASE I que no habían sobrevivido representa otra limitación importante, pues la información referida a estas últimas empresas, en términos de su posible expansión internacional y resultados alcanzados, hubiera permitido incorporar mayor variabilidad a la información contenida en la base de datos y alcanzar resultados mejor fundamentados al contener experiencias de éxito y fracaso.

FINANCIACIÓN Las autoras agradecen el apoyo financiero proporcionado por el Ministerio de Economía y Competitividad (Proyecto ECO2016-80518-R), así como de la Universidad de Las Palmas de Gran Canaria con fondos aportados por la Consejería de Economía, Industria, Comercio y Conocimiento del Gobierno de Canarias (proyecto puente PROID2017010036).

analysis. Management International Review, 47(3), 319-347. Crick, D. y Spence, M. (2005). The internationalisation of ‘high performing’ UK high-tech SMEs: a study of planned and unplanned strategies. International Business Review, 14, 167-185. Czinkota, M.R. (1982). Export development strategies. New York: Praeger. Deci, E.L. y Ryan, R.M. (1985). Intrinsic motivation and self-determination in human behavior. New York: Plenum Press. Dunkelberg, W., Moore, C.L., Scott, J.A. y Stull, W. (2013). Do entrepreneurial goals matter? Resource allocation in new owner-managed firms. Journal of Business Venturing, 28(2), 225-240. Dunning, J.H. (1993). The Globalization of Business. London: Routledge 1993. Ericksson, K., Johanson, J., Majkgard, A. y Sharma, D. (1997). Experiential knowledge and cost in

ReferencIAs Aaboen, L., von Koch, C. y Löfsten, H. (2006). Corporate governance and performance of small high-tech firms in Sweden. Technovation, 26, 955968. Albaum, G., Strandskov, J., Duerr, E. y Dowd, L. (1989). International marketing and exporting management. Nkingham: Addison-Wesley. Atuahene-Gima, K., Li, H. y De Luca, L.M. (2006).

the internationalization process. Journal of International Business Studies, 28(2), 337-360. Eurostat. (2008). Enterprises by Size Class-Overview of SMEs in the UE, in Eurostat Statistics in Focus 31/2008. Disponible en http://epp.eurostat. ec.europa.eu. Geringer, M.J., Beamish, P.W. y DaCosta, R.C. (1989). Diversification strategy and internationalization: Implications for MNE performance. Strategic Management Journal, 10(2), 109-119. Ghoshal, S. (1987). Global Strategy: An organizing

The contingent value of marketing strategy

framework. Strategic Management Journal, 8(5),

innovativeness for product development

425-440.

performance in Chinese new technology ventures. Industrial Marketing Management, 35, 359-372.

Johanson, J. y Vahlne, J.E. (1977). The internationalization process of the firm —a model

Bausch, A. y Krist, M. (2007). The effect of context-

of knowledge development and increasing foreign

related moderators on the internationalization-

market commitments. Journal of International

performance relationship: evidence from meta-

Business Studies, 8(1), 23-32.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

51


Johanson, J. y Vahlne, J.E. (1990). The mechanism of internationalization. International Marketing Review, 7(4), 11-24.

of competitive strategy. Journal of Business and Entrepreneurship, 16(1), 46-65. Porter, M.E. (1985). Competitive Advantage. New

Johanson, J. y Vahlne, J.E. (2009). The Uppsala internationalization process model revisited: From liability of foreignness to liability of outsidership. Journal of International Business Studies, 40(9), 1411-1431.

York: Free Press. Porter, M.E. (1986). Competition in global industries. Boston: Harvard Business School. Puig, F., González-Loureiro, M. y Ghauri, P.N. (2014).

Johnston, W. y Czinkota, M.R. (1985). Export attitudes of industrial manufacturers. Industrial Marketing Management, 14(2), 123-132.

Internationalisation for survival: The case of new ventures. Management International Review, 54(5), 653-673. Ruigrok, W., Amann, W. y Wagner, H. (2007). The

Kogut, B. (1985). Designing global strategies: profiting

internationalization-performance relationship

from operational flexibility. Sloan Management

at Swiss firms: A test of the S-shape and extreme

Review, 27(1), 27-38.

degrees of internationalization. Management International Review, 47(3), 349-368.

Leonidou, L.C. (1989). Behavioural aspects of the exporter-importer relationship: the case of Cypriot

Sapienza, H.J., Autio, E., George, G. y Zahra, S.A.

exporters and British importers. European

(2006). A capabilities perspective on the effects

Journal of Marketing, 23(7), 17-33.

of early internationalization on firm survival and growth. Academy of Management Review, 31(4),

Lu, J.W. y Beamish, P.W. (2001). The internationalization and performance of SMEs. Strategic management journal, 22(6-7), 565-586. OCDE (2001). OECD Science, Technology and Industry Scoreboard 2001. Towards a Knowledge-Based Economy. Disponible en http:// www.oecd-ilibrary.org. Oh, C., Cho, Y. y Kim, W. (2015). The effect of a firm’s strategic innovation decisions on its market performance. Technology Analysis & Strategic Management, 27(1), 39-53.

914-933. Shrader, R. y Siegel, D.S. (2007). Assessing the Relationship between Human Capital and Firm Performance: Evidence from Technology-Based New Venture. Entrepreneurship Theory and Practice, 31(6), 893-908. Spence, M. y Crick, D. (2006). A comparative investigation into the internationalisation of Canadian and UK high-tech SMEs. International Marketing Review, 23(5), 524-548. Storey, D.J. y Tether, B.S. (1998). New TechnologyBased Firms in the European Union: An

Pavord, W.C. y Bogart, R.G. (1975). The dynamics

Introduction. Research Policy, 26(9), 936-946.

of the decision to export. Akron Business and Economic Review, 6(1), 6-11.

Van de Vrande, V., Vanhaverbeke, W. y Duysters, G. (2011). Technology in-sourcing and the creation

Pett, T., Francis, J. y Wolff, J. (2004). Examining SME internationalization motives as an extension

52

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

of pioneering technologies. Journal of Product Innovation Management, 28, 974-987.


EMPRENDIMIENTO

Van Tulder, R. (2015). Getting all motives right: a

Zahra, S.A. (1996). Technology strategy and financial

holistic approach to internationalization motives

performance: examining the moderating role of

of companies. The Multinational Business Review,

the firmâ&#x20AC;&#x2122;s competitiveness environment. Journal of

23(1), 36-56.

Business Venturing, 11, 189-219.

Walsh, S.T., Kirchhoff, B.A. y Newber, S. (2002).

Zahra, S.A., Nash, S., Bickford, D.J. (1995).

Differentiating market strategies for disruptive

Transforming technological pioneering into

technology. IEEE Transactions on Engineering

competitive advantage. The Academy of

Management, 49(4), 341-351.

Management Executive (1993-2005), 9(1), 17-31.

Wiedersheim-Paul, F., Olson, H.C. y Welch, L.S. (1978). Pre-Export Activity: The First Step in Internationalization. Journal of International Business Studies, 9(1), 47-58.

MAYO - AGOSTO, 2020

â&#x20AC;˘

TEC EMPRESARIAL

53


ANÁLISIS DE LA RELEVANCIA DE LA DIVERSIFICACIÓN FINANCIERA Y OPERATIVA EN LA RENTABILIDAD DE LAS EMPRESAS CONSTRUCTORAS EN CATALUÑA (2005-2016)

ANALYSIS OF THE ROLE OF FINANCIAL AND OPERATION AL DIVERSIFICATION ON THE ECONOMIC PERFORMANCE OF CATALAN CONSTRUCTION BUSINESSES (2005-2016)


FINANZAS

This study analyzes, from a descriptive perspective, the relationship between economic performance (returns on assets and labor productivity) and variables related to strategic sources of financial resources, in this case trade credit and the use of banking networks. The descriptive analysis of the during 2005-2016, suggest a relationship of trade credit, bank diversification and business performance. The results indicate that trade credit is an important mechanism to maintain a level of cash flow that allows the business to run its projects and, consequently, generate economic value, in terms of ROA and labor productivity. The use of banking networks associates with better economic results, however, bank diversification (number of banks formally working with the business) seems to generate

ABSTRACT

performance patterns of 5825 Catalan construction firms,

greater economic benefits in periods of economic slowdown. While, in growth periods, working with one bank appears as a valid strategy associated with higher performance levels.

KEYWORDS: Trade credit, bank credit, economic performance, construction industry

PALABRAS CLAVE: Crédito comercial, crédito bancario, desempeño, sector de la construcción

Sabrina Álvarez Cuccia Máster. Universitat Politècnica de Catalunya, España. sabrinaalvarezc@gmail.com

RESUMEN

El estudio presentado en este artículo analiza, desde una perspectiva descriptiva, la relación entre desempeño económico (rendimientos sobre activo y productividad laboral) y variables relacionadas con opciones estratégicas para obtener recursos financieros, en este caso crédito comercial y uso de redes bancarias. El análisis descriptivo de los patrones de rentabilidad en 5.825 empresas constructoras de Cataluña para el periodo 2005-2016 indica que es posible delinear una relación entre el crédito comercial y la diversificación bancaria y el desempeño empresarial. Los resultados sugieren que el crédito comercial es un importante mecanismo para mantener un nivel de flujo de caja que permita a la empresa poner en marcha sus proyectos y, consecuentemente, generar valor económico, en términos de ROA y productividad laboral. El uso de una red formal de bancos se asocia a mejores resultados económicos; sin embargo, la diversificación bancaria (número de bancos con que formalmente trabaja la empresa) parece generar mayores beneficios económicos a las empresas en periodos de desaceleración económica, mientras que, en periodos de crecimiento, la concentración de relaciones con un banco aparece como una estrategia asociada a mayores niveles de desempeño.

ARTÍCULO RECIBIDO: 6/06/2019 ARTÍCULO ACEPTADO: 8/10/2019

TEC EMPRESARIAL VOL. 14 NO. 1, PP. 54-70

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

55


INTRODUCCIÓN

L

os modelos de gestión contemporáneos enfatizan el papel de la gestión de los distintos procesos que tienen lugar al interior de la empresa como un potente factor que explica las diferencias de desempeño entre organizaciones (e.g. Teece, 2010). Además, y como reacción a los cambios organizacionales derivados de la coyuntura económica que tuvo su inicio en 2008, distintos trabajos de investigadores han centrado sus esfuerzos en analizar el efecto que la gestión relacionada a los recursos financieros (esto es, proveedores comerciales, proveedores de capital) tiene sobre el desempeño empresarial (Chava y Roberts, 2008; GarciaAppendini y Montoriol-Garriga, 2013; Kahle y Slutz, 2013; Lafuente, Strassburger, Vaillant y Vilajosana, 2017). El análisis de la relación entre variables estratégicas relacionadas al financiamiento (en nuestro caso, crédito bancario y crédito comercial otorgado por proveedores comerciales) y el desempeño económico es el centro de atención de este estudio. El objetivo de este artículo es estudiar los patrones de rentabilidad de las empresas constructoras de Cataluña para el periodo 2005-2016. En concreto, este trabajo se centra en el estudio de la relación entre desempeño económico (rendimiento sobre activo, ROA), el acceso al crédito comercial y la diversificación bancaria (número de bancos con que trabaja la empresa). De esta forma, el trabajo propone comprender si estos elementos asociados al acceso a recursos financieros (crédito comercial, red de bancos) contribuyen en explicar las diferencias de rentabilidad de estas empresas constructoras en periodos de bonanza y de crisis. La relevancia de este estudio radica en reconocer que las repercusiones negativas de la crisis financiera que azotó a España después de 2008 están directamente asociadas a la explosión de una burbuja inmobiliaria (Lafuente et al., 2017). Según el Instituto Nacional de Estadísticas de España (INE, 2017), estos efectos negativos se materializaron en una drástica reducción de la producción económica del sector de la construcción, que cayó del 16,74% del PIB de España en 2006 al 7,85% en 2012. El creciente reconocimiento sobre la importancia de revitalizar, de forma controlada, el sector

56

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

de la construcción ha llevado a diversos organismos europeos a adoptar políticas específicas dentro del plan estratégico EU2020, destinado a estimular el desarrollo y la consolidación de esta industria basada en prácticas sostenibles (European Commission, 2016). En el caso específico de España, la crisis del sector de la construcción está asociada a una combinación de factores que incluyen el rápido crecimiento de la oferta de viviendas a corto plazo, las altas expectativas de oferta y demanda, y la extrema facilidad de apalancamiento tanto de la producción como la compra de vivienda otorgada por parte de entidades financieras (Kapelko, Lansink y Stefanou, 2014; Lafuente et al., 2017). Desde una óptica organizacional, las consecuencias negativas del declive del sector de la construcción son producto de los problemas de racionamiento del crédito que siguieron a la explosión de la burbuja de la vivienda en 2008, lo que limitó las operaciones de muchas empresas (Horta, Camanho, Johnes y Johnes, 2013). A pesar de la importancia del crédito bancario para cualquier empresa, incluidas las que operan en la construcción, los bancos no son el único proveedor de recursos financieros (Cuñat, 2007). Como reacción a los cambios organizativos derivados de la desaceleración económica que comenzó en 2008, estudios recientes se han centrado en el estudio de las estrategias financieras adoptadas por empresas y sus efectos sobre el desempeño. En este sentido, se ha prestado especial atención a la gestión de los niveles de liquidez (Bigelli y Sánchez-Vidal, 2012), a la gestión de los proveedores como generadores de crédito comercial (Cuñat, 2007; Garcia-Appendini y Montoriol-Garriga, 2013) y a la dependencia de las entidades bancarias (Chava y Roberts, 2008; Kahle y Stulz, 2013). Estudios recientes en el sector de la construcción en España se han centrado, mayoritariamente, en el análisis de eficiencia operativa (por ejemplo, Fernández-López y Coto-Millán, 2015; Kapelko et al., 2014) y, recientemente, en el estudio del papel de los acreedores comerciales como generadores de crédito (Lafuente et al., 2017). En este sentido, el análisis de cómo el uso de distintas estrategias para acceder a recursos financieros afecta la rentabilidad de las empresas de la construcción ha sido poco estudiado en la literatura académica. En línea con recientes estudios desarrollados en el campo de la economía (e.g. Burkart y Ellinsen, 2004;


FINANZAS

Cuñat, 2007; Huyghebaert, Van De Gucht y Van Hulle, 2007; Garcia-Appendini y Montoriol-Garriga, 2013) y en el ámbito del análisis de políticas públicas de apoyo a pymes (e.g. Auriol, Straub y Flochel, 2016), este estudio se centra en el papel del crédito otorgado por los proveedores comerciales ―en contraposición al crédito bancario― como fuente alternativa de financiamiento. En el enfoque adoptado en este trabajo, las empresas modifican su estrategia financiera a corto plazo, y los períodos de pago más dilatados otorgados por proveedores comerciales en períodos de recesión económica y racionamiento del crédito representan una forma alternativa de crédito que puede desempeñar un papel decisivo en la rentabilidad de las empresas constructoras. El análisis empírico utiliza información obtenida de la base de datos SABI (Sistema de Análisis de Balances Ibéricos). La base de datos final incluye información para un total de 5.825 empresas del sector de la construcción en Cataluña durante el periodo 2005-2016. El sector de la construcción español es atractivo por varias razones. En primer lugar, el entorno español ofrece la oportunidad de analizar cómo las empresas de la construcción respondieron a los cambios económicos resultantes del estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008, y cómo estas empresas adoptan distintas estrategias basadas en la explotación de diversas redes comerciales para obtener recursos financieros. En segundo lugar, a lo largo de las últimas décadas, el escenario económico del sector de la construcción en España, incluyendo Cataluña, ha sido errático, marcado por un acelerado crecimiento del sector de la construcción en la primera década del siglo XXI, para pasar a un estado de drástica desaceleración como resultado de la crisis económica que empezó en 2008 para, finalmente, mostrar signos de recuperación

en los últimos años (Lafuente et al., 2017). De esta forma, al analizar el efecto económico de distintas estrategias de financiamiento en un contexto (España) severamente afectado por la caída de la actividad en la construcción, este estudio contribuye a comprender la forma en que las empresas reconfiguran sus estrategias financieras a las condiciones cambiantes del mercado.

MARCO TEÓRICO Esta sección revisa brevemente la literatura relacionada con los dos agentes proveedores de recursos financieros analizados en este estudio: bancos y proveedores comerciales.

BANCOS Las entidades bancarias son, quizás, la red de financiamiento más conocida y ampliamente utilizada por cualquier empresa que opere en el mercado. En el caso concreto del sector de la construcción, el financiamiento bancario es fundamental para el desarrollo de cualquier actividad en este sector (Lafuente et al., 2017). La red de financiamiento bancaria implica el contacto y la utilización de una entidad bancaria para obtener recursos financieros que serán posteriormente destinados a actividades productivas. Estos créditos están sujetos a un costo económico del capital obtenido (tasa de interés), así como a una serie de comisiones que varían en relación con el vínculo que tenga la empresa con la entidad (Franks y Sussman, 2005; Kahle y Stulz, 2013). Además, la concesión del crédito bancario es un proceso sujeto a un trámite burocrático interno del banco. Los bancos demandan el cumplimiento de una serie de condiciones y la aceptación de una serie de garantías por parte del agente demandante de crédito, lo que provoca que esta forma de crédito tenga un límite por parte del proveedor de recursos financieros (banco) (Biais y Gollier, 1997). Un aspecto a tener en cuenta es la disposición de este tipo de red para otorgar crédito en distintos momentos del ciclo económico. Cuando la economía atraviesa por un periodo de desaceleración (crisis), es probable que las empresas tengan menos probabilidad de cumplir con el perfil económico requerido por el banco, lo que

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

57


inevitablemente dificulta la concesión del crédito (Nini, Smith y Sufi, 2009). Además, en periodos de crisis, el riesgo de impago crece, por lo que la tasa de interés aplicada por el banco a las empresas suele ser más elevada, en comparación con las tasas aplicadas en periodos de crecimiento económico.

de solvencia o de liquidez. Durante periodos de crisis económica, cuando este factor de riesgo aumenta, también aumenta la probabilidad de incumplimiento crediticio. Este hecho fue uno de los efectos asociados al colapso del sector de la construcción durante la crisis de 2008 (Castro, Galán y Casanueva, 2009; Kapelko et al., 2014).

Por el contrario, en periodos de crecimiento económico, los bancos otorgan créditos con mayor facilidad y a tasas de interés más competitivas. Esto se debe, principalmente, a que la demanda de crédito por parte de empresas que cumplen el perfil económico de los bancos crece en estos periodos, y esta demanda creciente incrementa la competencia entre bancos deseosos de generar beneficio económico con operaciones de crédito (Kahle y Stulz, 2013).

En línea con argumentos, la diversificación bancaria ―entendida como trabajar con una red amplia de bancos― puede ser beneficiosa para las empresas. La diversificación de la red bancaria puede ayudar a la estabilidad financiera de las empresas. Al diversificar los proveedores de recursos financieros, las empresas pueden tener mayor facilidad para obtener soluciones de gestión a problemas de liquidez de corto plazo, o a posibles necesidades extraordinarias de crédito. Una forma de diversificar esta red es incrementando el número de bancos con los que la empresa tiene crédito (Lafuente et al., 2017). A pesar de que los bancos tienen archivos de información compartida de sus clientes, la diversificación de la red bancaria ofrece una oportunidad a las empresas para poder acceder a un mayor número de operaciones de crédito que otorgue mayor liquidez a estas empresas y que contribuya a mantener una posición competitiva (Lafuente et al., 2017).

Como consecuencia, la relación entre bancos y empresas desencadena una especie de círculo financiero: la empresa necesita crédito para mantener sus operaciones y el banco necesita que la empresa se mantenga operativa para que pueda afrontar su deuda. De esta forma, al solicitar un nuevo crédito a la misma entidad, el banco no solo conoce el perfil económico de la empresa, sino que, además, tiene capacidad para ‘proponer’ líneas de gestión que favorezcan el otorgamiento de nuevos créditos a la empresa para, de nuevo, contribuir a las operaciones de la organización. De esta forma, y aunque no cuenten con derechos de propiedad sobre la empresa, los bancos pueden imponer condiciones a la empresa para anteponer sus intereses y buscar garantizar el pago de la deuda con la entidad bancaria mediante coacción de gestión. Esto puede perjudicar las operaciones de la empresa (Lafuente et al., 2017). Desde la perspectiva de la entidad bancaria, Franks y Sussman (2005) muestran cómo los proveedores de crédito bancario suelen crear una reputación con el fin de reducir el número de empresas con alto riesgo financiero que buscan al banco para solicitar crédito. Esto implica que las entidades bancarias tienen poca flexibilidad a la hora de negociar las condiciones del crédito para las empresas con poca rentabilidad o en periodos de inestabilidad económica. A su vez, las entidades bancarias son conocidas por seguir estrictos protocolos de cobro y liquidación en el caso que sus deudores se enfrenten a problemas

58

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2

De esta revisión de la literatura, es plausible suponer que las empresas del sector de la construcción con un mayor acceso a crédito comercial, en términos de relaciones formales con un mayor número de bancos, muestren un mejor desempeño económico. De igual manera, es comprensible que la capacidad para trabajar con múltiples entidades bancarias es una tarea complicada para una empresa, sobre todo debido a que sus activos son limitados. Es por esta razón que existen otros mecanismos o planes alternativos para obtener financiamiento: proveedores comerciales y buscar contratos con la administración pública.

PROVEEDORES COMERCIALES COMO FUENTE DE FINANCIAMIENTO Los proveedores comerciales apoyan a las empresas mediante la provisión de recursos (inputs) que ayudan a las empresas a realizar su producto final. Recientemente, estudios científicos en el ámbito económico se centran en el análisis del papel del crédito comercial de los proveedores, en oposición a los proveedores financieros,


FINANZAS

como fuerte alternativa de financiamiento para empresas con restricciones crediticias (e.g. Burkart y Ellinsen, 2004; Cuñat, 2007; Garcia-Appendini y MontoriolGarriga, 2013). El uso de proveedores como fuente de financiamiento es evidencia de la solidez de la red comercial de la empresa (Dubois y Gadde, 2002), y esta red puede facilitar el acceso a crédito para cubrir los costos de las operaciones en el corto plazo (Rauh y Sufi, 2010). De esta forma, estos estudios modelan a los proveedores comerciales como proveedores de liquidez. El desempeño económico de las empresas que actúan como proveedores comerciales está altamente condicionado a la situación económica de sus clientes, lo que ofrece incentivos a los proveedores comerciales para brindar apoyo a las empresas constructoras cuando estas se encuentren con problemas de liquidez, como ocurre en períodos de crisis económicas. Los proveedores comerciales y sus clientes mantienen un tipo de relación mutualista donde el desempeño económico de un agente (sea el proveedor comercial o su cliente empresarial) está condicionado por el desempeño de su contrapartida (cliente comercial o proveedor comercial). Este tipo de relación ayuda a mantener las operaciones de las organizaciones en periodos de crisis, ya que se permite acceder a liquidez por más que las entidades bancarias no otorguen créditos. En el caso específico del sector de la construcción, uno de los factores esenciales para la elección de un proveedor suele ser la forma de pago con la que trabajan, ya que es una forma más sencilla y menos exigente de solicitar financiamiento. En el caso concreto del sector de la construcción, Lafuente et al. (2017) muestran cómo las empresas utilizan el crédito comercial otorgado por los proveedores como fuente de recursos financieros. Al tener en cuenta la fuerte relación económica y operativa entre proveedores comerciales y empresas, se deduce que, en períodos de recesión económica y racionalización del crédito bancario, es de esperar que las empresas modifiquen su estrategia financiera de corto plazo y negocien períodos de pago más dilatados con sus proveedores. La puesta en marcha de esta estrategia puede entenderse como una consecuencia de la racionalización de crédito bancario, y el crédito comercial puede considerarse un substituto crediticio que puede desempeñar un papel decisivo en el rendimiento de las empresas (Lafuente et al., 2017).

Los acreedores comerciales tienden a ser más ‘compasivos’ que cualquier otra entidad financiera, ya que comprenden que su actividad o venta depende muchas veces de la necesidad de otorgar un crédito extendido de sus servicios (Huyghebaert et al., 2007; Lafuente et al., 2017). El proveedor comprende que debe mantener una buena relación con el cliente, sobre todo con las grandes empresas. A su vez, el proveedor es consciente de que, si detiene el suministro de inputs por falta de pago, su cliente (la empresa) no podrá operar y, por tanto, la probabilidad de recuperar el crédito comercial disminuye. Este es un ejemplo de la relación mutualista, antes mencionada, que existe entre el proveedor comercial y sus clientes empresariales. Al analizar el efecto del ‘vencimiento del crédito comercial’, Wilner (2000) expresa que los proveedores comerciales pueden estar más preocupados por perder clientes cruciales y, por lo tanto, están dispuestos a apoyar a estos clientes cuando tengan dificultades financieras temporales. La relación de confianza que puede existir entre el proveedor y la empresa contribuye a que el proceso para otorgar crédito comercial sea mucho más ágil, e implique mucha menos burocracia. Si la relación proveedor-cliente se mantiene en el tiempo, el cliente tendrá suficientes incentivos para buscar liquidez de corto plazo vía crédito comercial y buscar proveedores alternativos (bancos) para financiar sus proyectos de largo plazo (Lafuente et al., 2017). Finalmente, el riesgo financiero se paga de manera indirecta en el valor del producto, por lo que, si el cliente es constante en el pago al proveedor, este tendrá incentivos para reducir el costo de dicho crédito al asumir menos riesgo. Por otro lado, también es posible suponer que los proveedores, una vez que otorgan el financiamiento a la empresa, tienen más capacidad para hacer cumplir el pago de la deuda que las entidades bancarias. Esto es debido a que las empresas (el cliente) dependen en buena medida del suministro de materias primas (inputs) por parte del proveedor, por lo que el cliente tiende a evitar conflictos y a resolver el crédito comercial de forma satisfactoria (Burkart et al., 2011). El incumplimiento de pago de la deuda podría implicar a la empresa constructora altos costos en caso de cambios de proveedor, o incluso la paralización de los trabajos en los casos en que los materiales proporcionados por el proveedor sean altamente específicos (difíciles de

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

59


sustituir). Esto podría desencadenar retrasos de plazos en el proyecto y en problemas de ejecución, por lo que se presume que el cliente tiene incentivos para mantener una buena relación crediticia con el proveedor. Debido a la creciente imposición de restricciones crediticias por parte de los bancos, a medida que la solvencia del prestatario se deteriora, las empresas hacen un uso más intensivo del crédito comercial de los proveedores como una fuente alternativa, menos tradicional, de financiamiento (ver por ejemplo, Nini et al., 2009; Lafuente et al., 2017). Según Kahle y Stulz (2013), las empresas cuyo crédito es principalmente otorgado por entidades bancarias tienden a aumentar considerablemente su liquidez, pero no reducen sus costos financieros en periodos de desaceleración económica. Es por este motivo que se consideran importantes los vínculos con los proveedores para poder tener acceso a los créditos comerciales. Como se indicó anteriormente, estos créditos son de suma importancia para la supervivencia de la empresa en momentos de recesión económica, ya que representan una fuente de liquidez de corto plazo necesaria para toda empresa. Como conclusión, es posible suponer que las empresas del sector de la construcción que tengan una mayor relación financiera con sus proveedores comerciales, materializada en mayores niveles de crédito comercial, muestren un mejor desempeño económico.

DATOS Y MÉTODO Para realizar el análisis empírico, en este trabajo se utiliza información obtenida de la base de datos SABI (Sistema de Análisis de Balances ibéricos) proporcionada por Bureau Van Dijk. Esta base de datos incluye información detallada económica-financiera sobre las empresas de todos los sectores que participan en el mercado español. Además, esta base de datos contiene información específica sobre el número de entidades financieras con que trabajan las empresas (en la terminología de este trabajo, diversificación de la red bancaria).

TEC EMPRESARIAL

Este proceso de muestreo permitió recolectar información detallada de tipo cuantitativo y cualitativo para un total de 5.825 empresas activas en el sector de la construcción en Cataluña para el periodo 2005-2016. Esta base de datos incluye cuatro años considerados de crecimiento (2005-2008), cuatro años de crisis (20092012) y cuatro años de recuperación económica (20132016). En cuanto a la distribución geográfica dentro de la comunidad de Cataluña, se debe destacar que el 67% de las empresas analizadas se encuentran localizadas en la provincia de Barcelona, el 14% se localizan en la provincia de Girona, el 11% está ubicadas en la provincia de Tarragona y, por último, el 8% de las empresas se localiza en la provincia de Lleida.

DESCRIPCIÓN DE VARIABLES

DATOS

60

En este punto, cabe destacar que se siguió un proceso para seleccionar las empresas analizadas en este trabajo con el fin de asegurar la robustez de los resultados. En primer lugar, se seleccionaron empresas estrictamente relacionadas con la construcción, ya sea constructoras o empresas especializadas en el sector. Segundo, se eliminaron de la muestra aquellas empresas que no contaban con suficiente información financiera durante el periodo analizado ni datos sobre el estado de dicha empresa (activa, en bancarrota etc.). Tercero, se incluyeron en la muestra final empresas creadas antes del 5 de enero de 2014, ya que el análisis propuesto no sería del todo válido si se consideran en el estudio empresas de muy reciente creación (2 años). Por último, se decidió seleccionar aquellas empresas activas (en funcionamiento durante todo el periodo) con más de 3 empleados registrados. Se descartaron las empresas unipersonales y de muy pequeña estructura.

VOL 14 - No. 2

En este estudio se emplean dos variables relacionadas con el desempeño económico de las empresas del sector de la construcción: 1) rentabilidad económica (ROA) y 2) productividad laboral. La rentabilidad económica (ROA, return on assets) es el ratio entre el resultado operativo (resultado antes de intereses e impuestos) dividido por el activo total, es decir, la rentabilidad sobre el activo. Esta información nos ayudaría a comprender la posición económica en la que se encuentran las empresas en cada periodo. La productividad laboral, calculada como el ratio de ventas dividido por el número de empleados, representa


FINANZAS

el output (en este caso, ventas) que la empresa genera fruto de la explotación de su recurso más valioso (esto es, empleados).

la rentabilidad media del sector, pero aún sin alcanzar los valores reportados en el periodo que precedió la crisis económica de 2008.

Una vez se computan el ROA y la productividad laboral para cada empresa y cada año, se realiza un cálculo del promedio de ambas variables para los tres periodos de interés: pre-crisis (2005-2008), crisis (2009-2012) y postcrisis (2013-2016).

La figura 2 muestra la evolución del ratio de productividad laboral (ventas por empleado, en miles de euros). En este caso, se observa que la tendencia de la productividad laboral de las empresas de la construcción en Cataluña es mayoritariamente decreciente entre 2005 y 2016. Mientras que la productividad laboral aumenta entre 2005 y 2007; en el periodo comprendido entre 2008 y 2016 se aprecia una caída leve y continua. En este caso, se aprecia una caída de la productividad laboral en 2016 de aproximadamente 40%, respecto al valor reportado en 2007.

Las figuras 1 y 2 muestran la evolución del desempeño de las empresas incluidas en la muestra final durante el periodo analizado (2005-2016). La figura 1 muestra la evolución de la rentabilidad económica de las empresas del sector de la construcción durante el periodo analizado. En la figura se puede apreciar cómo los primeros años del periodo estudiado (2005-2008) se caracterizan por una bonanza económica donde la rentabilidad empresarial media está por encima del 4% anual. En el segundo periodo (2009-2012) se puede apreciar los efectos de la crisis económica y, en este caso, se observa que la rentabilidad promedio en estos años es negativa. Por último, en el periodo post-crisis (2013-2016) se puede apreciar nuevamente rentabilidades, un crecimiento en

La tabla 1 presenta los estadísticos descriptivos para las dos variables de desempeño, así como para todas las variables utilizadas en este estudio. En concreto, la tabla 1 presenta los descriptivos para dos grupos de variables: 1) desempeño (ROA y productividad laboral), y 2) las redes de financiamiento expresadas en términos de acreedores comerciales ―medido como el ratio de crédito comercial dividido por deuda total― y el número de entidades bancarias con que trabaja la empresa.

Figura 1. Rentabilidad económica del sector de la construcción en Cataluña (periodo 2005-2016)

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

61


En cuanto a las variables de desempeño, esto es ROA y productividad laboral, los resultados presentados en la tabla 1 indican que la rentabilidad media de las empresas del sector de la construcción en Cataluña entre 2005 y 2016 fue de 1,34%, mientras que la productividad laboral media fue de 145.900 euros en el mismo periodo.

que trabajan las empresas del sector analizadas, esto es,

Para el grupo de variables relacionadas con las redes de financiamiento, la tabla 1 presenta los descriptivos para dos variables: 1) el ratio de acreedores comerciales, definido como la relación entre el saldo de acreedores comerciales y la deuda total; y 2) el número total de bancos con los que trabaja cada empresa. En la tabla 1 se observa que el crédito comercial otorgado por los acreedores comerciales entre las empresas del sector de la construcción en Cataluña representa, en promedio, el 26,79% de la deuda total entre 2005 y 2016. Además, el resultado del tercer cuartil indica que el 25% de las empresas estudiadas reporta una alta dependencia de los acreedores comerciales (40,66% de la deuda total).

1,83 bancos en promedio, y que el 25% de estas empresas

En lo concerniente a las entidades bancarias, a partir de la información disponible en la base de datos del SABI, se determinó el número de entidades bancarias con las

desglosan en dos sub-secciones, en función de los dos

se determinó la red de bancos usada por las empresas para gestionar sus operaciones y obtener financiamiento. Los resultados de la tabla 1 muestran que, en promedio, las empresas del sector de la construcción analizadas que reportan operaciones regulares con bancos trabajan con trabajan con más de 2 instituciones bancarias (tercer cuartil). Vale la pena destacar que este análisis comprende información para 5.825 empresas del sector de la construcción en Cataluña, donde 2.599 empresas declaran trabajar únicamente con una entidad bancaria.

RESULTADOS Esta sección presenta los resultados del estudio descriptivo propuesto en este artículo. Los resultados se tipos de redes analizadas en el trabajo: 1) acreedores comerciales y 2) bancos.

Figura 2. Productividad laboral del sector de la construcción en Cataluña (periodo 2005-2016)

62

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


FINANZAS

ACREEDORES COMERCIALES COMO FUENTE DE FINANCIAMIENTO

del año 2009 se puede ver una caída abrupta de esta variable hasta pasar a menos del 30%. Durante el periodo de crisis (2009-2012) la necesidad de liquidez, tanto de las empresas constructoras de Cataluña como de sus proveedores comerciales, es evidente, y esto se materializa en una caída sostenida del crédito de los proveedores comerciales que pasa del 30% en 2008 a ser cerca del 23% en 2012. En el periodo post-crisis (2013-2016), se puede ver una recuperación del crédito por parte de proveedores comerciales, el cual se incrementa hasta un nivel cercano al 28% en el año 2016.

Los acreedores comerciales son un actor fundamental de la red de financiamiento de las empresas, ya que el crédito de corto plazo que los proveedores otorgan es un pilar clave de la deuda que permite a las empresas generar margen de maniobra, sin necesidad de recurrir al crédito formal bancario y, de forma relacionada, al proceso de evaluación crediticio que suele desembocar en restricciones impuestas por los bancos. El crédito otorgado por los acreedores comerciales permite a las empresas ampliar su base de crédito (Lafuente et al., 2017).

Para evaluar la conexión entre el crédito otorgado por los proveedores comerciales y el desempeño empresarial (rentabilidad económica y productividad laboral) se dividen, para cada periodo, las empresas en dos grupos de acuerdo con la intensidad del crédito por parte de los proveedores comerciales: 1) empresas con un ratio de acreedores comerciales / deuda total por debajo de la mediana, y 2) empresas con un ratio de acreedores comerciales / deuda total por encima de la mediana. Es importante resaltar que la mediana es un estadístico que

En este punto, la figura 3 presenta la evolución del ratio de deuda otorgada por los proveedores comerciales sobre la deuda total durante el periodo analizado. La figura 3 muestra que, en el periodo previo a la crisis económica (2005-2008), el porcentaje de crédito otorgado por los proveedores comerciales representaba aproximándose en el 50% de la deuda total, pero a partir

Tabla 1. Estadísticos descriptivos para las variables seleccionadas (periodo 2005-2016) Promedio

Desviación estándar

Primer cuartil

Tercer cuartil

1) ROA (beneficio/activo total)

0,0134

1,0424

0,0027

0,0820

2) Productividad (ventas por empleado)

145,90

525,28

58,74

134,52

1) Acreedores comerciales (acreedores comerciales/ deuda total)

0,2679

0,2230

0,0831

0,4066

2) Número de bancos (total)

0,8208

1,1655

0,0000

1,0000

1,8315

1,0818

1,0000

2,0000

DESEMPEÑO

REDES DE FINANCIAMIENTO

Número de bancos entre empresas que trabajan regularmente con bancos

Nota: número de empresas = 5.825

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

63


indica el valor de una variable por debajo (y encima) del cual se concentra el 50% de la muestra. De esta forma, el análisis propuesto permite observar el impacto económico de una mayor intensidad en el uso de crédito por parte de proveedores comerciales. Los resultados del análisis para el caso de la ROA se presentan en la tabla 2. Además, la tabla 2 presenta los resultados para tres periodos (pre-crisis, crisis y post-crisis),

distinguiendo el ROA medio de las empresas que tienen un ratio de crédito comercial (deuda de proveedores / deuda total) por encima de la mediana del grupo de empresas con un ratio de crédito comercial que está debajo de la mediana. De los resultados mostrados en la tabla 2, se observa que es posible delinear una relación entre el ROA y el crédito otorgado por proveedores comerciales en los

Figura 3. Saldo de acreedores comerciales (crédito otorgado por proveedores) dividido por deuda total en el sector de la construcción en Cataluña (periodo 2005-2016)

Tabla 2. La relación entre rentabilidad económica y el crédito otorgado por los acreedores comerciales en las empresas del sector de la construcción en Cataluña (2005-2016) Crédito de proveedores / deuda total

ROA (2005-2008)

N

ROA (2009-2012)

N

ROA (2013-2016)

N

Por encima de la mediana

7,88%

1398

-0,96%

1807

3,17%

2019

Por debajo de la mediana

4,65%

1397

-1,05%

1807

0,23%

2020

Total

6,27%

2795

-1,01%

3614

1,70%

4039

Rentabilidad económica (ROA) se define como beneficio antes de impuestos dividido por activo total. “N” se refiere al número de empresas en cada categoría de redes estudiada (ratio de acreedores comerciales por encima y por debajo de la mediana) y para cada periodo analizado.

64

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


FINANZAS

diferentes periodos. En primer lugar, se observa como el ROA medio reportado por el grupo de empresas, con un ratio de acreedores comerciales por encima de la mediana, es consistentemente superior al ROA medio del grupo de empresas con un ratio de acreedores comerciales por debajo de la mediana. Este resultado es consistente para el periodo pre-crisis (2005-2008), así como para el periodo más severo de la crisis (2009-2012) y el periodo postcrisis (2013-2016). En conclusión, estos resultados descriptivos sugieren que el acceso a crédito comercial, por parte de los proveedores, es un importante mecanismo que contribuye a la rentabilidad de las empresas constructoras catalanas, y este efecto es evidente tanto en periodo de bonanza como en periodos de desaceleración económica. La tabla 3 muestra la relación entre la productividad laboral y el crédito otorgado por los acreedores comerciales en los tres periodos seleccionados. Esta tabla muestra resultados muy similares a los explicados en la tabla 2. En concreto, los resultados de la tabla 3 muestran que la productividad laboral de las empresas con un alto nivel de crédito comercial (por encima de la mediana) es sistemáticamente superior al observado en el grupo de empresas con un bajo ratio de crédito comercial (por debajo de la mediana). Además, se observa que la productividad laboral disminuye considerablemente durante la crisis (2009-2012) y aumenta levemente en el periodo post-crisis (2031-2016) pero solo en el grupo de empresas cuyo ratio de acreedores comerciales (crédito

por proveedores comerciales / deuda total) está por encima de la mediana (tabla 3).

RED BANCARIA Esta sección se centra en el análisis de las redes de financiamiento de tipo bancario y su relación con la rentabilidad (ROA) y la productividad laboral. Cuando se hace referencia a entidades financieras, se entiende como entidades que exclusivamente operan en el sector bancario/financiero y que son capaces de ofrecer crédito a las empresas. La tabla 4 muestra la relación entre el ROA y el número de entidades bancarias con las que cada empresa mantiene relación en los diferentes periodos seleccionados (precrisis: 2005-2008, crisis: 2009-2012, y post-crisis: 20132016). La cantidad de bancos están fraccionados en cuatro grupos: 1) empresas que no reportan trabajar con ningún banco, 2) empresas que reportan trabajar con un banco, 3) empresas que trabajan con dos bancos, y 4) empresas que trabajan con tres o más bancos. Esta tabla muestra que es posible identificar una relación entre el número de bancos con los que las empresas trabajan y su rentabilidad. Cuando se analiza lo que sucede en el primer grupo de empresas que no trabaja formalmente con ningún banco, se observa que en todos los periodos la rentabilidad generada por este grupo de empresas es la más baja. Este resultado puede ser indicativo que, sin una relación formal crediticia/ operativa con ningún banco, la empresa no logra tener flujo

Tabla 3. La relación entre productividad laboral y el crédito otorgado por los acreedores comerciales en las empresas del sector de la construcción en Cataluña (2005-2016) Crédito de proveedores / deuda total

Prod. Lab (2005-2008)

N

Prod. Lab (2009-2012)

N

Prod. Lab (2013-2016)

N

Por encima de la mediana

113,54

1365

95,53

1772

98,77

1974

Por debajo de la mediana

88,94

1354

77,58

1766

77,33

1970

Total

101,52

2719

87,43

3538

88,21

3944

Productividad laboral (Prod. Lab.) se define como ventas por empleado, expresado en miles de euros. “N” se refiere al número de empresas en cada categoría de redes estudiada (ratio de acreedores comerciales por encima y por debajo de la mediana) y para cada periodo analizado.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

65


altos niveles de rentabilidad, e incluso este grupo reporta el mayor nivel de ROA durante el periodo post-crisis (2013-2016). Sin embargo, durante el periodo de crisis (2009-2012), este grupo muestra el peor resultado de rentabilidad entre las empresas que operan con al menos un banco (ROA promedio entre 2009-2012: -4,29%). La capacidad de desarrollar una red de proveedores de recursos financieros es un activo cuyos beneficios se materializan en mayores niveles de diversificación bancaria que pueden contribuir a desarrollar varios proyectos de forma simultánea. Sin embargo, el resultado negativo del ROA para el periodo de crisis (2009-2012), junto a la similitud de resultados entre los grupos de empresas que operan formalmente con al menos un banco, sugiere que las entidades bancarias siguen estrategias similares en periodos de crisis (contracción del crédito, en este caso), y que estas estrategias tienen un impacto homogéneo sobre el desempeño de las empresas, esto es, menores niveles de rentabilidad (ROA).

para generar y desarrollar sus actividades y proyectos, lo que no le permite consolidar sus operaciones. Como se observa en la tabla 4, esta falta de redes bancarias es especialmente dañina en periodos de crisis. Los resultados para el grupo de empresas que reportan trabajar con un banco indican que, respecto al grupo sin relación formal con bancos, existe un claro incremento de rentabilidad en los tres periodos. La ROA en este grupo tiende a ser una de las mayores en todos los periodos. Este resultado puede ser evidencia de que trabajar con un único banco regular y formalmente ayuda a las empresas a tener margen de maniobra y, sobretodo, generar relaciones de confianza que pueden ser vitales a la hora de obtener financiamiento para desarrollar proyectos constructivos (Lafuente et al., 2017). Este resultado es particularmente evidente en periodos de mayor estabilidad económica. Para el tercer grupo (empresas que trabajan con dos entidades bancarias), en general muestra los resultados de rentabilidad más estables. Además, es durante el periodo de crisis (2009-2012) donde se observa que este grupo de empresas es el único que reporta una cifra de rentabilidad (ROA) positiva.

La tabla 5 relaciona la productividad laboral (ventas por empleado) y la cantidad de entidades bancarias con las que trabaja cada empresa estudiada durante los tres periodos analizados. En términos generales, los resultados son similares a los reportados en la tabla 4 (ROA). En primer lugar, se observa que, para casi todos los casos, la productividad fluctúa significativamente en el tiempo y, como era de esperarse, los resultados para este indicador

Por último, los resultados para el grupo de empresas que tiene relaciones formales con tres o más bancos apuntan a las ventajas de la diversificación (Kahle y Slutz, 2013). En periodos de relativa estabilidad económica (2005-2008 y 2013-2016), este grupo de empresas reporta

Tabla 4. La relación entre rentabilidad económica y el número de bancos con que trabajan las empresas en el sector de la construcción en Cataluña (2005-2016) Número de Bancos

ROA (2005-2008)

N

ROA (2009-2012)

N

ROA (2013-2016)

N

No reporta relaciones fijas con bancos

1,51%

2075

-72,62%

2638

-6,06%

3002

Reporta trabajar con 1 banco

27,42%

1152

-1,66%

1234

2,15%

1257

Reporta trabajar con 2 bancos

7,25%

694

0,86%

728

1,99%

741

Reporta trabajar con 3 o más bancos

7,80%

520

-4,29%

543

2,84%

547

Total

9,86%

4441

-37,98%

5143

-2,24%

5547

Rentabilidad económica (ROA) se define como beneficio antes de impuestos dividido por activo total. “N” se refiere al número de empresas en cada categoría de redes estudiada (número de bancos) y para cada periodo analizado.

66

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


FINANZAS

en el último grupo; mientras que la diferencia porcentual de productividad entre empresas que trabajan con dos bancos y el grupo que trabaja con tres o más bancos es del 25%. Este ejemplo destaca el crecimiento continuo y constante que implica la cantidad de entidades bancarias involucradas en relación con la productividad laboral.

disminuyen en época de crisis y aumentan en el periodo de post-crisis, pero sin superar los valores previos a la crisis (en el momento de burbuja inmobiliaria). En segundo lugar, cuando se estudia el caso del grupo de empresas que no reportan actividad formal con bancos, se observa que este grupo reporta los niveles más bajos de productividad laboral, en comparación con cualquier otro grupo analizado.

En conclusión, los resultados del análisis descriptivo presentados en este estudio están en línea con la noción de que tener una red diversificada de proveedores de crédito es beneficioso para la empresa (Kahle y Slutz, 2013). En el caso concreto del sector de la construcción, los resultados son consistentes con Lafuente et al. (2017): la diversificación de estrategias relacionadas con el acceso a recursos financieros permite a las empresas potenciar el desarrollo de proyectos y, en consecuencia, en mayores niveles de productividad y rentabilidad.

En tercer lugar, es importante destacar que los resultados en la tabla 5 dejan en clara evidencia los beneficios de la diversificación bancaria, en términos del número de bancos con que se trabaja formalmente. En concreto, de los resultados de la tabla 5, es posible ver una clara relación positiva entre el número de bancos y la productividad laboral de las empresas indistintamente del periodo analizado. Se observa un crecimiento progresivo y constante de productividad a medida que aumenta la cantidad de entidades bancarias con que trabajan formalmente las empresas constructoras catalanas. Al tomar como ejemplo el periodo de pre-crisis, se puede notar que las empresas que trabajan con un banco muestran una productividad 38% superior a la reportada por el grupo de empresas que no trabajan de manera formal con ningún banco. De forma similar, al comparar en el mismo periodo las empresas que trabajan con un banco respecto a las que trabajan con dos, se observa un incremento de productividad del 14%

CONCLUSIONES E IMPLICACIONES CONCLUSIONES GENERALES Este artículo propone un análisis descriptivo del vínculo entre diferentes formas de financiamiento y el desempeño económico, entendido como productividad laboral y rentabilidad económica (ROA), de un total de 5.825 empresas del sector de la construcción en Cataluña

Tabla 5. La relación entre productividad laboral y el número de bancos con que trabajan las empresas del sector de la construcción en Cataluña (2005-2016) Número de Bancos

Prod. Lab. (2005-2008)

N

Prod. Lab. (2009-2012)

N

Prod. Lab. (2013-2016)

N

No reporta relaciones fijas con bancos

76,06

2075

71,36

2638

74,60

3002

Reporta trabajar con 1 banco

105,70

1152

91,06

1234

90,16

1257

Reporta trabajar con 2 bancos

120,47

694

97,83

728

100,14

741

Reporta trabajar con 3 o más bancos

150,21

520

124,50

543

120,79

547

Total

96,33

4441

84,57

5143

85,08

5547

Productividad laboral (Prod. Lab.) se define como ventas por empleado, expresado en miles de euros. “N” se refiere al número de empresas en cada categoría de redes estudiada (número de bancos) y para cada periodo analizado.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

67


entre 2005 y 2016. El análisis propuesto en este trabajo permitió ofrecer una idea más clara del papel que distintas variables estratégicas, relacionadas al financiamiento de las empresas, tienen sobre la productividad laboral y la rentabilidad de las empresas constructoras en Cataluña. Los resultados del estudio descriptivo sugieren que existe una relación entre la diversificación de fuentes de financiamiento ―entendido como el uso de crédito comercial y la diversificación bancaria―, y el desempeño de las empresas de la construcción en Cataluña. El desempeño empresarial está estrechamente asociado a la adopción de distintas estrategias financieras. Los resultados confirman la heterogénea relación entre el crédito comercial, la diversificación bancaria y el desempeño empresarial (Lafuente et al., 2017). De esta forma, es posible concluir que la correcta comprensión y ejecución de estas estrategias puede llevar a mejorar el desempeño económico de las empresas, sobre todo en periodos de desaceleración económica.

IMPLICACIONES A pesar de la naturaleza descriptiva de este estudio, varias implicaciones emergen de los resultados. En el caso del crédito otorgado por proveedores comerciales a las empresas catalanas de la construcción, los resultados muestran que es posible delinear una relación entre el ROA y el crédito comercial. Los resultados también señalaron que el crédito comercial puede ayudar a incrementar la productividad laboral. Estos resultados sugieren que el acceso al crédito comercial es un importante mecanismo que contribuye a la rentabilidad y productividad de las

empresas. Es por esto que se recomienda a las empresas, en general, mantener vínculos estrechos con sus proveedores para establecer relaciones de confianza que permitan generar crédito comercial, el cual puede ser beneficioso para ambas partes en el mediano y largo plazo. Seguir esta línea de confianza con los proveedores puede ayudar a trabajar con esta red, no solo en operaciones que involucren transacciones de recursos y materias primas (inputs), sino además en transacciones de naturaleza financiera que podrán aportar a las empresas financiamiento de manera rápida, aspecto fundamental principalmente en periodos de inestabilidad económica. En lo concerniente al uso de las entidades bancarias, este trabajo deja de manifiesto la importancia de la diversificación bancaria, en términos del número de bancos con que se trabaja formalmente, como fuente de recursos financieros en distintas etapas del ciclo económico. Los resultados muestran que el uso de una red bancaria más extensa como fuente de financiamiento tiene un efecto positivo sobre la rentabilidad y productividad de las empresas. Este resultado está en línea con estudios económicos previos (Kahle y Slutz, 2013). Las empresas que no manifestaron tener relaciones formales con entidades bancarias muestran una menor capacidad para generar flujos de caja que les permita sostener sus actividades, por lo que su rentabilidad fue sensiblemente inferior a la reportada por empresas que sí reportan relaciones formales con bancos. Los resultados también muestran que las empresas que no reportaron actividad formal con bancos presentaron niveles más bajos de productividad laboral que las empresas con diversidad bancaria. De esta forma, es posible suponer que una red diversificada de proveedores de crédito es beneficiosa para la empresa (Lafuente et al., 2017). Es por este motivo que se recomienda a las empresas que, más allá del uso imprescindible de las entidades bancarias como red de financiamiento, es necesario que la empresa desarrolle una flexibilidad operativa que se materialice en la implantación de distintas estrategias ―incluida la diversificación bancaria― que permita acomodar tanto las operaciones de la empresa como su estrategia de obtención de recursos financieros para financiar sus operaciones a las características de las distintas etapas del ciclo económico (crecimiento o crisis). A manera de conclusión general, todos los resultados

68

TEC EMPRESARIAL

VOL 14 - No. 2


FINANZAS

indican, en mayor o menor medida, la importancia de la diversificación de las estrategias de financiamiento y su vínculo con el desempeño económico de las empresas de la construcción en Cataluña, en términos de productividad laboral y rentabilidad económica. Por ello, se recomienda a las empresas desarrollar e implementar estrategias alternativas para optimizar sus redes de financiamiento (incluyendo diferentes fuentes de recursos financieros) con el objetivo de adaptarse de forma eficiente a las fluctuaciones económicas que los territorios experimentan. Esto otorgará, en casos de inestabilidad económica, un mayor sustento económico que permitirá sobreponerse y alcanzar un reposicionamiento más acelerado.

Chava, S. y Roberts, M.R. (2008). How Does Financing Impact Investment? The Role of Debt Covenants. Journal of Finance, 63(5), 2085-2121. Cuñat, V. (2007). Trade Credit: Suppliers as Debt Collectors and Insurance Providers. Review of Financial Studies, 20(2), 1657-1695. Dubois, A. y Gadde, L.E. (2002). The construction industry as a loosely coupled system: implications for productivity and innovation. Construction Management and Economics, 20(7), 621-631. European Commission. (2016). Analytical Report: Stimulating favourable investment conditions. Brussels: European Construction Sector Observatory.

AGRADECIMIENTOS: Este estudio está basado en la Tesis de Máster de Sabrina Álvarez, en el marco del programa de Máster en Gestión de la Edificación (MUGE) de la Escuela Politécnica Superior de Edificación de Barcelona (EPSEB), Universitat Politècnica de Catalunya.

Referencias AAuriol, E., Straub, S. y Flochel, T. (2016). Public procurement and rent-seeking: the case of Paraguay. World Development, 77, 395-407. Biais, B. y Gollier, C. (1997). Trade Credit and Credit Rationing. Review of Financial Studies, 10(4), 903-937. Bigelli, M. y Sánchez-Vidal, J. (2012). Cash holdings in private firms. Journal of Banking & Finance, 36(1), 26-35. Burkart, M. y Ellingsen, T. (2004). In-kind finance: A

Fernández-López, X.L. y Coto-Millán, P. (2015). From the Boom to the Collapse: A Technical Efficiency Analysis of the Spanish Construction Industry during the Financial Crisis. Construction Economics and Building, 15(1), 104-117. Franks, J. y Sussman, O. (2005). Financial Distress and Bank Restructuring of Small to Medium Size U.K. Companies. Review of Finance, 9(1), 65-96. Garcia-Appendini, E. y Montoriol-Garriga, J. (2013). Firms as liquidity providers: Evidence from the 2007-2008 financial crisis. Journal of Financial Economics, 109(1), 272-291. Horta, I.M., Camanho, A.S., Johnes, J. y Johnes, G. (2013). Performance trends in the construction industry worldwide: An overview of the turn of the century. Journal of Productivity Analysis, 39(1), 89-99. Huyghebaert, N., Van De Gucht, L. y Van Hulle, C. (2007). The Choice between Bank Debt and Trade Credit in

theory of trade credit. American Economic Review,

Business Start-Ups. Small Business Economics, 29(4),

94(3), 569-590.

435-455.

Burkart, M., Ellingsen, T. y Giannetti, M. (2011). What

Instituto Nacional de Estadística (INE) (2017).

You Sell Is What You Lend? Explaining Trade Credit

Construction and Housing, Building Construction

Contracts. Review of Financial Studies, 24(4), 1261-

Statistics. [online] Disponible en: https://www. ine.es/

1298.

dyngs/IOE/en/operacion.htm?numinv=20001 [Acceso

Castro, I., Galan, J.L. y Casanueva, C. (2009). Antecedents of construction project coalitions: a study of the

25 09 2019]. Kahle, K. M. y Stulz, R.M. (2013). Access to capital,

Spanish construction industry. Construction

investment, and the financial crisis. Journal of

Management and Economics, 27(9), 809-822.

Financial Economics, 110(2), 280-299.

MAYO - AGOSTO, 2020

TEC EMPRESARIAL

69


Kapelko, M., Horta, I.M., Camanho, A.S. y Lansink, A. (2015). Measurement of input-specific productivity growth with an application to the construction industry in Spain and Portugal. International Journal of Production Economics, 166, 64-71. Kapelko, M., Lansink, A.O. y Stefanou, E.S. (2014). Assessing dynamic inefficiency of the Spanish construction sector pre- and post- financial crisis. European Journal of Operational Research, 237, 349357. Lafuente, E., Strassburger, F., Vaillant, Y. y Vilajosana, J. (2017). Organizational Resilience and Performance: An Analysis of the Relevance of Suppliersâ&#x20AC;&#x2122; Trade Credit and Bank Diversification in the Spanish Construction Industry. Construction Economics and Building, 17(4), 1-19.

70

TEC EMPRESARIAL

â&#x20AC;˘

VOL 14 - No. 2

Nini, G., Smith, D.C. y Sufi, A. (2009). Creditor control rights and firm investment policy. Journal of Financial Economics, 92, 400-420. Rauh, J. y Sufi, A. (2010). Capital Structure and Debt Structure. Review of Financial Studies, 23(12), 42424280. Sufi, A. (2009). Bank Lines of Credit in Corporate Finance: An Empirical Analysis. Review of Financial Studies, 22(3), 1057-1088. Teece, D.J. (2010). Business models, business strategy and innovation. Long Range Planning, 43(2-3), 172-194. Wilner, B.S. (2000). The exploitation of relationships in financial distress: The case of trade credit. Journal of Finance, 55(1), 153-178.

Profile for mediosdepromocioncontacto

TEC_EMPRESARIAL_ Vol13_Num3FINAL  

TEC_EMPRESARIAL_ Vol13_Num3FINAL  

Advertisement

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded

Recommendations could not be loaded