Page 1

Colombia y el medio ambiente

El Programa Regional para America Latina y el Caribe (ALC) del Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) realizó una consulta en Bogotá, Colombia el lunes 30 de noviembre y el martes 1 de diciembre como parte de la iniciativa regional titulada “Biodiversidad y Ecosistemas: ¿por qué son importantes para el crecimiento sostenible y la equidad en América Latina y el Caribe?” (la Iniciativa) con

BREVE HISTORIA

El Programa Regional para ALC 2008-2011 del PNUD ha identificado a la Iniciativa como una de sus áreas regionales estratégicas. Organizada en asociación con el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA), la Comisión Económica para América Latina y el Caribe (CEPAL) y la Secretaría del Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB), la Iniciativa tiene el propósito de convencer a los responsables de política y a los tomadores de decisiones en la región de invertir en, y mantener, la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas. El producto principal de la Iniciativa será un informe que examine varias cuestiones, incluyendo: los beneficios financieros y económicos y los costos para los países de la gestión sostenible de los ecosistemas; la contribución de la biodiversidad y los ecosistemas para la producción sectorial y sus productos; su valor económico; y el papel de la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas en la promoción del crecimiento y la equidad. Desarrollo integrada por líderes políticos, economistas, empresarios y representantes de la sociedad civil.


el fin de preparar un informe sobre el papel de la biodiversidad en la generación de riqueza y el apoyo al bienestar general de la región. La primera de esta serie de consultas se realizó en la Ciudad de México el 13 y 14 de agosto; la segunda en Lima, Perú el 24 y 25 de septiembre; la tercera en Caracas, Venezuela el 4 y 5 de noviembre; y la cuarta en Quito, Ecuador el 24 y 25 de noviembre. La consulta de Guatemala (para las naciones de Centroamérica) tuvo lugar el 3 y el 4 de diciembre; y se han programado otras consultas en Brasilia, Brasil y en Puerto España, Trinidad y Tobago (para el Caribe), en enero de 2010. Cada consulta procura captar los aportes de expertos nacionales y de las partes interesadas. La consulta de Colombia contó con participantes de: entidades de gobierno, tanto nacionales como regionales; grupos conservacionistas; las comunidades científicas y académica; y una asociación de negocios. El lunes los participantes escucharon presentaciones sobre la Iniciativa y el informe regional en un plenario matutino, y por la tarde se dividieron en tres grupos de trabajo para discutir las políticas colombianas emblemáticas, identificar los sectores clave para promover la inversión en la biodiversidad y los servicios de los ecosistemas y cualquier barrera existente para tales inversiones. Las deliberaciones se reanudaron el martes y los participantes se reunieron en grupos de trabajo primero para discutir percepciones y lecciones a partir de estudios de caso en Paraguay e Indonesia, y luego para recomendar aportes al informe regional sobre los principales argumentos a utilizar, las formas de convencer a los tomadores de decisiones y las estrategias de diseminación. En el plenario final los participantes recomendaron mensajes clave y maneras de enriquecer la Iniciativa regional.


Áreas forestales protegidas: estrategia clave para enfrentar el cambio climático

“La deforestación es responsable de aproximadamente el 15 por ciento de las emisiones de gases de efecto invernadero del mundo; más que todos los carros, camiones, trenes, barcos y aviones que circulan a diario en todo el Planeta. Si fracasamos en su reducción, fracasaremos en estabilizar el clima”, dijo Taylor Ricketts, Director del Programa de Ciencias de WWF-


Estado

Unidos

y

autor

líder

del

estudio.

"Nuestro reporte enfatiza que la creación y el fortalecimiento de territorios indígenas y de otro tipo de áreas protegidas puede ofrecer una forma eficiente para cortar las emisiones, al mismo tiempo que se obtienen beneficios adicionales para comunidades locales y la conservación de la naturaleza”, agregó Ricketts. Los autores señalan que desde el 2002 la deforestación en la Amazonía Brasileña ha sido entre 7 y 11 veces menor dentro de los territorios indígenas y otro tipo de áreas forestales protegidas, en comparación a otras áreas no protegidas. Modelos de simulación sugieren que áreas protegidas establecidas entre el 2003 y el 2007 pueden prevenir la deforestación en un área estimada de 100,000 millas cuadradas hasta el 2050. Esta área es aproximadamente del tamaño del estado de Colorado, conteniendo una cantidad suficiente de carbono que equivale a 1/3 parte de las emisiones de CO2 anuales en el mundo. Es fundamental considerar la ubicación, ya que las áreas protegidas en regiones que enfrentan presiones por la deforestación serán más eficientes en la reducción de emisiones. “Este reporte fortalece la teoría que está detrás de las inversiones globales en áreas protegidas”, indico Gustavo A.B. da Fonseca, coautor del estudio y Director de Recursos Naturales del Fondo Mundial Para el Medio Ambiente (GEF por sus siglas en ingles). “Además de proteger especies y ecosistemas importantes en el mundo, las 2,302 áreas protegidas que apoya el GEF se extienden en más de 634 millones de hectáreas y en forma conjunta almacenan la cantidad impresionante de 30 mil millones de toneladas de CO2”. Las políticas internacionales para compensar a las naciones forestales por REDD están bajo negociación. Para acceder a los fondos que de esto resulten, los países en vía de desarrollo necesitarán contar con programas e instituciones para reducir sus emisiones provenientes del bosque. “Las áreas protegidas representan un importante componente de los programas nacionales de REDD ya que estas cuentan con las instituciones necesarias y la infraestructura para el manejo de fondos, mejorar la protección y generar resultados”, dijo Claudio Maretti, Director de Conservación de WWF-Brazil.


“El establecimiento de áreas protegidas por lo general clarifica la tenencia de la tierra y los derechos de carbón correspondientes, lo cual ha sido un

punto de discusión en algunas de las negociaciones”, subrayó Maretti. Adicionalmente, el reporte estima que el costo de crear y mejorar el manejo de áreas protegidas es menor que muchas de las otras opciones para reducir emisiones provenientes de la deforestación. Completar y manejar una red de áreas protegidas en países en vía de desarrollo puede requerir cerca de $ 4 mil millones de dólares al año, lo que equivale a 1/10 del capital que podría movilizarse por las políticas internacionales de REDD.

colombia y el medio ambiente  

realidad,actualidad

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you