Page 1

Descubre GUADIX

RUTA

Descubre GUADIX

RUTA

DEL

MUDÉJAR

MUDÉJAR

La comarca de Guadix, y sobre todo la capital, cuenta con un patrimonio histórico-artístico excepcional. Una de estas manifestaciones, absolutamente sorprendente, es el conjunto de arquitectura mudéjar, motivo fundamental de esta guía. Tras la conquista cristiana, todo el antiguo Reino de Granada pasó a ser un territorio en el que el arte y la cultura mudéjares se extendieron de forma notable. Pero en el caso concreto de Guadix y su comarca, las manifestaciones del mudéjar no sólo fueron abundantes, sino que alcanzaron carácter de casi total exclusividad en cuanto a su empleo en arquitectura monumental hasta épocas bien recientes.

Financian:

FEOGA-O

DEL

Promueven:

2


(D

José Mª Miranda

)

Cjón. 2º

Cjón. 1º Magdalena Cjón 5ª

alera ez. Jab

P

Encarn

Cjón Ataho na

s

dal en ag

sta de la

Cue

Cruz

uz Cr

2ª ón

Cjó n

Cj

gu Mi de

ar lg

.

fa

ón

s

te

an

rv

Ce

Ba ilé n

Tr a

Es q Cua tro

el

la

vil

Se

de

el Migu

San

e

ad

ñad

Ca

Salitre

Marbella

ientillos

los Pim

de

No ga l

Puert o de

n Sa

ría

lla nti Mo

Cj

M ae se

Ma

la iro

Antequera

Fu en te

ja r Te

Policía Police Correos Museo Post Office Museum Taxi Mirador San Fern andoTaxi Belvedere Gasolinera Hotel La Teja Petrol Station Hotel Centro Salud Casas Cueva Health Centre Cave Dwellings

Cjón. de

del

n

ta

as

los

Adra

Sa

ría

mb

e

eng

T

al

yam ont

Iglesia de Santo Domingo

Caro

g Za

Ciudad de Loja

Centro Moguer Ecuestre Cabacci

Roqueta s de Mar

de los Lloro Torremolinos

s

u in

Pedro

Cuevas Abuelo Ventura

Oliva

y Re

écar

Pcta. Álam

a ng do Cova

Almuñ

C

Dr.

o tic Pi

Pza. Blas Infante

de

Algecira

s

Fu

rale

a

ave Cañ

Salo breñ a are

Motril

JU jo o Vie orre

ón

La Líne la Concepa de ción

illo Cañ

go d

Pcta. del Conde Luqu

Pza. Ruedas

Utrera

a

Miguel

Palac Villa

Alarc

ena

del Ferro

Cjón. Villalegre

EL MIGU

Cruz

uz Cr 6ª ón Cj ª Cruz Cjón 7

a de la

Pza. de la Cruz

March

San

uel Mig

le t

Cr

ó Cj

. 5º

go nto Domin Real de Sa

uz

Cabra ob e Córd

zo

fíes

SAN

mb

z Cru la de Albox

n

Cr

eó n

ta es ias Cu gust An

Iglesia San Miguel

Cjón. 4º S.

Ra

a blet Ram

a

Úbed

la

ada

ita

Erm

irola

Fueng

M

n

To

ebr

n

ita

artos

Co

ó Cj

eo

Qu

Flanciam

aro

as

Mensa

Cjón

Iglesia de la Magdalena rra

Dra. Co ncepción Aleixand re

Cjón. 1º l ue San Mig Cjón. 2º

º n. 6 l Mirador de Cjó Migue la Magdalena San

uz

A

SAN MIGUEL

iguel º 1 an M l Cjón.Domingo e u º S Mig a Sto. n. 3 Re Real Cjó San 2º go n. min Cjó . Do Sto

Fandilla

An

ana Caya Ciudad

lina

La C

Écija

n

al

San

aulenca s de P Carm ona

M

b tó

sia

pe

Em

en

r rat

Sa

rs Ci

ort aH

ia

gn

a iz M

PINED

Plcta. del Bulle

da ña Ca

an

z

ad

a

n Sa

ad

a Bri

an

rro Ce

d Ciu

Marí

Gr

ig u era

na

rr

ral

la H

ita Mtn

Cjó Camp n. aña

M

Cañada de

Cr uz Roja

Mo

osa Di

La

e olin

Cuesta de los

Isis

or gid rre Co

Da ma sd el a

Rei

A

NA

ra

Caño de San Antón

Lin

MARIA

Hotel Carmen

e

Boabdil

Josefa

Oficina

Po

ya

a

de Turismo AVEN IDA

DA. CERRO COLMENAR

Pza. María de los Ángeles

lla

Centro de Salud (Urgencias)

rc

Mo

eny nts

Lo

Zo ra

Gar

Man uel de F a

o eric (C) Fed Lorca rc ía cía

Mo

Benavides

ca

Cjón. Guijarro

e ri

Segovia

Fe d

arán

Hotel Reina María Los Abades

A-92 Granada

a F. G

Zurb

AGRADA FAMILIA

Pza. Ocones

Inform. turística

Ca

de

Mejías

los

Per

Oj

a

ed

a

ev

LAS CUEVAS

da

Cuevas de María Cuevas Chez Jean et Julia

a ñad

te

ta

Fu en

mi

ña

la

s

ale

Er

Ca

Pza. de los Bacas

Nu

nil

La Teja

Aracena

os

Mi

el ar d

La

Cab

al

s roTourist Information le


A-92 N Baza-Murcia

M

ri

da

Poetisa

Aixa

Za ina b

am

Po eti sa

na

Hotel Mulhacén Cuevas P. A. de Alarcón

yL ujá n

Plaza de las Américas

Su sta

Mo rai ma

Ha fsa

ora

ya

ar ía

de

M

El R

ío

en do za

R U TA D E L M U D É J A R

Av da María .P Ángeles ed ro de Me Po eti nd sa oz a H

ia lid o Pu

de Ju an

r Do

Santa

n Iglesia Álamo Santa Ana

Ana

Arco de la Imagen

z Ve

Ar

An an

eS ad

a rg

re

ta

ed

eS

a

ta

.A

rde

na

Cru

La

Pa

Plcta. del Laurel

sto

l ga Za

ras

So

lan

ad

as

cos

Plcta. Pachecos

cif

C

Rec reo

n to

es iev

Sa ert

el

Ju

d

Plcta. de Carrasco

de Limpia s

che

S. Fran

e alv oV

sN

r

Pza. Pintor Julio Visconti

A-92 Almería

Pa

cisco

a

zcu me

Agua

eA ad Mir

Do n

nT ena

Sic

ilia

Duque de Gor

quí Joa Dr.

a Peñuel

A

Cjó

LOS GREMIOS

La

Alta

IN

SANTA ANA

arrasco eC

n.

Cjó

rta

Iglesia de San Francisco

an

edi

Arc

Hu

rd o a

arcos

Oj a

ed

n

Sa

o

eg

Di

Ramb

ura

rrad

He

la Pin

a

El Castaño

nt

Ca

mp

spo

oam

Rin

Pad re L lano s

Obi

ra

Do Iba lores rrur i

s dia me Co

M

San M

Seño r del

San

os rc

da

ña

Solana d e

de

Pza. de la Virgen ria Glo

las

Ca

Cruc es

o tiag

la

o

de

Sa n

o Cerr

a

itan Acc

de Rij

Carrera

Cuevas

na

ri Tu

n.

Cjó

a Ke

ola n

aS

.d

o

g Cie

Cla

Victo ri

de

el

Martín

uín

los

r Pe

aq

Fernando

Chorro Go

z ru aC el d . ón Cj

Jo

e

ad

.d

ón

Cj

s ale

Ca

M

el

la

vil

Calle

Plcta. Osario

Cj ón

af

al

l ora

a

ga

r

Plcta.de las Islas

Se

ñad

ED

Iglesia San Francisco

rde

O AG

SANTIAGO isto

M

rés

Hotel Comercio

I

NT

SA

Pue

Mercado de Abastos

Plcta. Oñate

V

Álv aro

cto

ua Tor c

Sa n

a

fail nto Abe

an C

a

Cjón.

Plcta. de Santiago

jón

de

a

cu

Alcazaba

Tr ib

Tarr y Ma ago teos Plcta. de Cj Cuchilleros ón Cip

eb ist nt Sa

A

im

A

a

la

rís

ID

un

A

H NC

Pu

Ve Pje láz . qu ez P Go je. ya

to

gra ane Carn icerí

La

inar

Au str

Ja rdí

Vi la as as Cjó Hos n. pita l

Ho

re Monjas

a

Palacio de Peñaflor

ez

lla

la

Pza. de la Constitución

s

Am

La

ch

Barrada

ra Mu

Var e

a ch An o v. tiag Tra San

Cjón . Tor

Iglesia y Convento de la Concepción

Ibáñez

Tercia

E Niño scolania s Ca ntore s Juan Pônc de Dios eyP ozo Pedro A .

tral Magis guez Domín

rro

ota

el C

El

ro

va Ca

rga

AV E

N

R. Esp

La

n. d

rm

Ma Pcta. del Álamo

al

lB ue

Cjó

llo oli

de

Concepción

Viejo

aría

e Air

LA JUDERÍA

edr

n

C spi jón. tal Vie jo

Santa M

Cat

Catedral

Cjón. de Palacio

Pcta. del onde Luque

la

io

lta Ramón Gámez

Palacio de Villalegre

alac

Boc

oP

Enr

Arc

Vill a

Cjón Ataho na

e

La

Puerta de San Torcuato

iq u

o nz Pº. Ismael G Pº. d

el Fe r ro

n. gre

a ern aS el

eC

zd ále

n

Ba

za

PARQUE MUNICIPAL

cón

or

an

R


DESCUBRE GUADIX. 2. Ruta del Mudéjar 1ª Edición, octubre de 2007 © Centro de Iniciativas Turísticas de la Comarca de Guadix © Textos: José Manuel Gómez-Moreno Calera © Fotografías: José Manuel Gómez-Moreno Calera (G-MC) A.D.R. Comarca de Guadix (ADR) Diseño y producción: DSIGNUM Estudi Gràfic, s.l. (Barcelona) ISBN: 978-84-935722-1-1 Depósito legal:

Centro de Iniciativas Turísticas de la Comarca de Guadix Ctra. de Murcia, s/n (Antigua Azucarera) 18500 Guadix (Granada) Tfno. y fax: 958665070 – 958665191 info@guadixymarquesado.com www.guadixymarquesado.com Foto portada: Iglesia de Graena, detalle de la armadura (G-MC) Foto contraportada: Guadix, Palacio de Peñaflor (G-MC)


Descubre GUADIX

RUTA DEL MUDÉJAR José Manuel Gómez-Moreno Calera


ÍNDICE ▇ Introducción

9

▇ El arte mudéjar y el mudéjar de Guadix

10

▇ Algunas precisiones previas

11

▇ PRIMER ITINERARIO: El Guadix mudéjar

13

1. Arco de la Imagen y su entorno

13

2. Iglesia de Santa Ana

14

3. Iglesia de San Francisco

16

4. Iglesia de Santiago

17

5. Palacio de Peñaflor

19

6. Casas señoriales y rincones de interés

20

7. Palacio de Villalegre

20

8. Iglesia de Santo Domingo

21

9. Iglesia de la Magdalena

22

▇ SEGUNDO ITINERARIO: El Marquesado del Cenete y el Valle del Zalabí

25

1. Huéneja

26

2. La Calahorra

28

3. Aldeire

30

4. Alquife

32

5. Lanteira

33

6. Jérez del Marquesado

35

7. Cogollos de Guadix

38

8. Albuñán

40

9. Valle del Zalabí

42

10. Alcudia

42

Ruta del mudéjar

7


▇ TERCER ITINERARIO: Valles de los ríos Alhama y Fardes y zona de los Montes

45

1. Purullena

45

2. Beas de Guadix

46

3. Cortes

48

4. Graena

49

5. La Peza

51

6. Fonelas

52

7. Huélago

53

8. Moreda

54

9. Gobernador

56

▇ Vocabulario específico esencial

59

▇ Bibliografía y agradecimientos

61

8

Descubre Guadix


R U TA D E L M U D É J A R Introducción La comarca de Guadix, y sobre todo su capital, pueden presumir como pocas en la provincia de Granada de conservar un patrimonio históricoartístico excepcional. Una de estas manifestaciones, absolutamente sorprendente, es el conjunto de arquitectura mudéjar. En realidad, tras la conquista cristiana, todo el antiguo reino de Granada pasó a ser un territorio en el que el arte y la cultura mudéjares se extendieron de forma notable. Pero en el caso concreto de Guadix y su comarca, las manifestaciones del mudéjar no sólo fueron abundantes, sino que alcanzaron carácter de casi total exclusividad en cuanto a su empleo en arquitectura monumental.

Salvo la catedral y la plaza de los Corregidores del viejo Guadix y el castillo-palacio de La Calahorra (hitos aislados de aristocracia arquitectónica), los palacios, las casas señoriales y viviendas modestas, las parroquias urbanas y rurales, las ermitas, los pósitos o graneros, y hasta algunos baños, reconstruidos en las primeras décadas del siglo XVI, nos hablan de una arquitectura de tradición medieval, expresada en lenguaje mudéjar en cuanto a sistemas de construcción, formas estéticas y organización gremial. Su uso se hizo extensivo desde los primeros momentos de la conquista y perduró hasta la segunda mitad del siglo XVII. Sin embargo, todavía después y prácticamente hasta la actualidad, muchas pequeñas ermitas y casas modestas seguirán utilizando elementos mudéjares.

Iglesia de Cortes. Armadura mudéjar y nombre de los elementos que la componen.

Ruta del mudéjar

9


El arte mudéjar y el mudéjar de Guadix El término mudéjar procede del árabe mudayyan y significa «sometido». Esta denominación se aplicó a los musulmanes que permanecieron en los distintos reinos de la península Ibérica bajo poder cristiano, durante la Reconquista, conservando su religión, lengua y costumbres, a cambio de pagar unos tributos especiales. Por su parte, se denomina arte mudéjar, especialmente aplicado a la arquitectura, al realizado en territorio cristiano y que en su proceso creativo, elementos estructurales o repertorios decorativos manifiesta unas más o menos explícitas influencias musulmanas. Suelen ser sus elementos más reconocidos el empleo sistemático de muros de albañilería (ladrillo, bien solo o unido a mampostería o tapial), cubiertas de madera con adornos de lacerías, y, en algunas zonas y edificios, complementados por adornos en yeso y cerámica. Su origen se remonta a mediados del siglo XII y surgió en las tierras de Toledo y León, para luego extenderse por otras comarcas y regiones, como Castilla-León, Aragón, Extremadura, Andalucía y Canarias, principalmente. También en Hispanoamérica aparece este arte, sobre todo en el empleo de armaduras. Se puede decir que el mudéjar es el arte más genuinamente hispano y fue producto de las circunstancias especiales que vivió la península Ibérica en la Edad Media, en que se produjeron largos periodos de convi10

Descubre Guadix

vencia o coexistencia de las tres culturas: cristiana, islámica y judía. En los primeros momentos, sus artífices fueron casi exclusivamente mudéjares, pero con el paso del tiempo los cristianos fueron aprendiendo las mismas técnicas y recursos estéticos, hasta hacer prácticamente imposible distinguir el origen étnico de sus autores. En la comarca de Guadix, debido al momento de su conquista tardía, (después de 1490), este arte fue creado no ya por cristianos y mudéjares sino por cristianos viejos y por moriscos; es decir, los mudéjares que a partir de 1500 en el Reino de Granada fueron obligados a bautizarse o a salir del territorio. Al adoptar mayoritariamente nombres ya cristianos es muy difícil saber el origen étnico de nuestros artífices. En cuanto al por qué de la presencia tan tardía del mudéjar en esta comarca hay que recordar que los repobladores estaban plenamente familiarizados en sus territorios de origen con el arte mudéjar. Esto hizo que su empleo aquí fuera una consecuencia casi natural y no algo forzado. Por otra parte, la necesidad de construir numerosas iglesias en un momento de clara reorganización económica y social hacía aconsejable el uso de esta tradición que ofrecía el mejor equilibrio entre costes, funcionalidad y dignidad estética. De esta manera, la carpintería mudéjar y la obra de albañilería se convertirán en los dos pilares fundamentales para levantar iglesias, palacios, casas solariegas y edificios municipales.


La carpintería alcanza una calidad admirable, tanto en su trazado, como en el complemento pictórico que muchas de ellas presentan. Las armaduras de Santiago, Santo Domingo, San Francisco de Guadix, o las de las modestas iglesias de Beas, Graena o Gobernador, constituyen un verdadero ejercicio de creatividad y una sinfonía cromática que desmiente cualquier grado de pobreza. Son, efectivamente, las armaduras la aportación más interesante del mudéjar accitano por su número y calidad, así como por el perfecto estado de muchas de ellas, a lo que ha contribuido positivamente su realización con las buenas maderas de pino procedentes de la Sierra de Baza, Huéscar o la Sierra de Segura. También se puede rastrear la presencia de la tradición mudéjar o directamente islámica en el aspecto urbano de muchos de estos pueblos, con un intrincado y caprichoso trazado de calles, ensanches y rincones irregulares, quebrados y estrechos. Casos de mayor encanto e interés, como conjuntos, serán los pueblos del Marquesado del Cenete, en los que su cercanía a Sierra Nevada les aporta un aire serrano plenamente original en un paisaje único.

Algunas precisiones previas La intención de esta guía es acercarnos a los edificios de más clara raigambre mudéjar de la comarca accitana a través de tres recorridos diferenciados. El primero está centrado en Guadix, en la que se han seleccionado sus iglesias y palacios más representati-

vos. Aún así, se recomienda un paseo detenido por todo el casco histórico ya que todo él ofrece sobradas muestras de ese pasado mudéjar. En el segundo nos acercaremos al Marquesado del Cenete y al valle del Zalabí, siempre con la muralla de Sierra Nevada como telón de fondo y abrigo de estas sencillas poblaciones. En el tercero visitamos los pueblos ubicados en los valles de los ríos Alhama y Fardes, hasta llegar a La Peza, y de aquí nos acercaremos a la zona de los Montes para terminar en la pequeña localidad de Gobernador, digno broche a nuestro recorrido. Salvo en Guadix, en el resto de las localidades, el edificio mudéjar más representativo y con mayor relevancia histórica es la iglesia parroquial. Algunas ermitas que también podrían considerarse mudéjares se han incluido por su grado de importancia y accesibilidad dentro del recorrido, como es el caso de la ermita de la Presentación de Huéneja. No obstante, son también dignas de conocer las de San Andrés de Dólar, San Gregorio en La Calahorra y la de San Torcuato en Facerretama, lugar singular, aunque algo apartado, en el entorno de Benalúa. Aunque se ha procurado utilizar un lenguaje asequible a cualquier lector, al tratarse de una guía sobre arqui tectura mudéjar es lógico el empleo de algunos términos o palabras específicas poco conocidas. Para una mejor comprensión del texto hemos estimado conveniente incluir al final un glosario esencial de términos.

Ruta del mudéjar

11


PRIMER ITINERARIO EL GUADIX MUDÉJAR

Guadix es capital administrativa y centro artístico por excelencia de esta comarca, ya que conserva un patrimonio monumental de singular valor. La Catedral, la plaza de la Constitución, la Alcazaba y el excepcional barrio de las Cuevas son algunos de sus hitos más sobresalientes. Pero es el conjunto de su arquitectura y la propia configuración urbana como ciudad mudéjar lo que constituye su rasgo más amplio de identidad cultural. El entramado callejero de su casco histórico, con rincones que parecen detenidos en el tiempo, acoge numerosas casas blasonadas y vetustos palacetes, verdaderos oasis de vida

Arco de la Imagen y su entorno

Comenzaremos nuestro recorrido en el entorno de la iglesia de Santa Ana, por una de las puertas del antiguo recinto medieval, en su arrabal más al este. Es el llamado Arco de la Imagen, el cual conserva su significación como puerta o frontera donde arrancaba el camino hacia el valle del Zalabí, el Marquesado del Cenete y más allá, a Almería. Otra de las puertas medievales conservadas sería la de San Torcuato, en la antigua entrada desde Baza, rehecha en el XVI, convertida en puerta-capilla y restaurada en distintos momentos. A pesar de sus muchas transformaciones, la calle de la Imagen conserva el encanto de su estrechez, característica del urbanismo islámico, con el ta-

G-MC

1

ancestral, a pesar de que algunos muestren un lamentable abandono. Más fácil es apreciar este rico legado visitando algunos de los principales palacios y las antiguas iglesias parroquiales y conventuales, conjunto que destaca por su unidad artística y valor pintoresco. En estos edificios se manifiestan vivamente las viejas tradiciones de albañilería y las ricas cubiertas de madera, muchas de ellas con tan variada y espléndida poli cromía que podemos hablar de obras principales en el mudéjar andaluz, como son la iglesia de Santiago o las armaduras de la de Santo Domingo.

Arco de la Imagen.

maño justo y suficiente para cruzarse dos caballerías. La puerta ha quedado reducida a un sencillo arco de herraRuta del mudéjar

13


dura en ladrillo, cobijado bajo un pequeño pasadizo. Su lateral derecho se apoya en una de las muchas casas solariegas del siglo XVI que tachonan el caserío accitano. Sus muros ofrecen el característico trabajo de ladrillo y cajones de tapias; aquí y allí ventanas con rejas y balcón con asomos de nobleza en su frontón partido, de sobria

2

Iglesia de Santa Ana

Es de las más antiguas de Guadix y una de las tres parroquiales fundadas tras ser cristianizada la ciudad. Se construyó hacia 1520-1540 sobre el solar de una primitiva mezquita por el albañil Francisco Roldán y el carpintero Bartolomé Meneses. Posteriormente ha sufrido diversas reformas y ampliaciones, como las

Iglesia y plaza de Santa Ana.

14

y recia hechura, y arriba, coronando el edificio, la airosa galería de arcos sobre pilares, todo en ladrillo. Estas galerías, ya sea como remate o formando una torre esquinera, será una de las presencias más repetidas del mudéjar civil de Guadix. Bajando hasta la plaza de los Pachecos, llegamos hasta la iglesia de Santa Ana.

Descubre Guadix

dos capillas de la derecha, el coro o la interesante bovedita delante de la capilla bautismal. Después de 1940 se realizaron obras de consolidación y se abrieron las estrechas ventanas del presbiterio para compensar la oscuridad inicial. La planta presenta tres naves, separadas por fuertes pilares redondos y

ADR


ADR

Iglesia de Santa Ana. Detalle de la portada lateral.

semicolumnas adosadas, que descargan arcos apuntados e igual forma presenta el arco triunfal de la capilla mayor, la cual adopta planta poligonal. Los muros son los habituales de cajones de tapial con encintados de ladrillo. Toda ella está blanqueada por dentro, al modo que se hacía originalmente en los templos mudéjares. El coro, a los pies, presenta un buen alfarje de madera. Las cubiertas son buenas armaduras mudéjares, la de la capilla mayor ochavada y adornada con ruedas de lazo de ocho puntas; la de la nave central es de limas moamares con tirantes dobles y apeinazados los extremos del almizate; las laterales son simples alfarjes en colgadizo. De su exterior destaca la visión que ofrece el costado izquierdo, en el que la verticalidad y robustez de la sobria torre contrasta con la bella portada lateral, hoy en desuso. Es una de las primeras portadas rena-

centistas de Granada y fue hecha para la primitiva mezquita y luego sería adaptada al templo actual. Su estructura y repertorio ornamental muestra claras influencias del castillo-palacio de La Calahorra, con el que debe coincidir en el tiempo (hacia 1510-1515); se ha identificado la posible firma del cantero a la derecha del remate de la portada: maese iacobe. Ostenta en el friso los emblemas y el escudo de los Reyes Católicos y debajo el de García de Quijada, primer obispo de Guadix. La portada de los pies es un sencillo arco apuntado de ladrillo. En su interior se encuentran diversas pinturas e imágenes, la mayoría modernas. Cabe destacar el grupo de santa Ana y la Virgen, que presiden el pequeño camarín de su altar mayor, y, sobre todo, un Cristo atado a la columna, de la escuela de Pablo de Rojas, buena escultura de principios del XVII. Ruta del mudéjar

15


3

Iglesia de San Francisco

Este templo y el edificio que hace ángulo en su costado derecho constituyeron en el pasado el prestigioso convento de franciscanos, fundado por los Reyes Católicos en 1491. Su construcción tuvo lugar en torno a 1510-1520, siendo, por tanto, uno de los más antiguos de Guadix. La nave y armadura de la iglesia, así como su sencilla portada y la del convento, muestran elementos de tradición gótico-mudéjar. Avanzado el siglo XVI y en los siguientes se fueron añadiendo diversas capillas laterales, adornadas con altares, retablos y obras de arte, patrocinadas por la nobleza accitana, como testimonian algunas lápidas y escudos existentes en el interior. Tras la Desamortización del

siglo XIX la iglesia pasó a cumplir servicios de culto diocesano y el convento se acondicionó como asilo de ancianos hasta hace pocas décadas. Su modesto exterior, con portada coronada con el escudo franciscano y una sobria torre de ladrillo, contrasta con la riqueza de las armaduras que cubren la amplia nave y la capilla mayor. Ésta última ostenta una rica lacería, cuyas filigranas geométricas se ven reforzadas por una contrastada policromía, con motivos vegetales, y en los ángulos los escudos franciscanos. La techumbre de la extensa nave es de limas moamares y con una bella cupulita de mocárabes en el centro, excepcional en nuestro mudéjar.

Iglesia de San Francisco. Armadura de la nave hacia los pies.

16

Descubre Guadix

ADR


De las pinturas, retablos y altares que adornaban el templo sólo quedan algunos restos de pinturas murales de diferentes épocas. El retablo mayor es moderno, pero sigue la traIglesia de Santiago

Esta iglesia fue en origen una más de las parroquiales fundadas tras la conquista. Sin embargo, su elevada calidad arquitectónica se debe a haber sido elegida por el cardenal Gaspar de Ávalos como panteón para sus padres. Este hecho supuso el encargo del proyecto a Diego Siloé, uno de los artistas más aventajados del Renacimiento español. Su estructura parte de modelos tradicionales del mudéjar, pero los supera al introducir algunas sutilezas, como la monumental portada, el remate de las naves laterales en curva y la armadura de la capilla mayor; también se labró un bello retablo, con relieves de escultura, destruido en 1936, y se pensaba hacer un cenotafio de mármol. La construcción del templo corrió a cargo del albañil Francisco Centeno, entre los años 1533 y 1551; se desconoce, sin embargo, el autor de la carpintería que es uno de sus elementos más notables. Su exterior ofrece un atractivo especial, por la quebrada disposición de los tejados, el chapitel cerámico de la torre (obra excepcional por su buena conservación así como el remate de la jarra donde engasta la cruz) y la espléndida portada renacentista.

ADR

4

dición barroca. Conserva algunas imágenes de interés, como santo Domingo o santa Rosa de Viterbo, que no son sino pálido reflejo del rico tesoro artístico que antaño poseyó.

Iglesia de Santiago desde la Puerta Alta.

En ella, una verdadera sinfonía de candelabros, angelotes, monstruos y frisos vegetales, hacen cortejo ornamental a los escudos y emblemas del emperador Carlos V y del obispo Antonio del Águila. Medio perdida en el arranque de la pilastra derecha se puede distinguir la figura del apóstol Santiago sobre una concha y con el característico bordón de peregrino. En el interior, lo más novedoso es la terminación en curva de las naves laterales, así como el caprichoso dibujo de los arcos alabeados de este tramo, dando paso a capillas ochavadas. Todo ello crea un efecto extraordinario de concentración visual hacia la capilla Ruta del mudéjar

17


Iglesia de Santiago. Interior.

mayor. La nave central ostenta un magnífico artesón mudéjar policromado, adornado con ruedas de lazo, y con tirantes y un curioso repertorio de figuras humanas, máscaras y monstruos en sus canes dobles. La armadura de la capilla mayor es de una originalidad asombrosa y claro reflejo del arte de Siloé, que adaptó de forma admirable su sistema de bóvedas de cantería a una obra en madera. Está dividida en dos partes. Una primera en forma de arco con adornos de cupulitas cuadrifoliadas y rosetas entre medias, a la que se adosan tres paños de casetones, de nuevo con adornos de flores, cuyos nervios arrancan de una gran charnela. En las enjutas del arco toral se ven los escudos de Gaspar de Ávalos. El resto de las capillas laterales tienen los arcos apuntados y alfarjes en col18

Descubre Guadix

ADR

gadizo. Excepción es la capilla que aloja la portada, la cual ha de elevarse por encima de la cornisa del tejado para poder cobijar la portada y se adorna con una armadura apeinazada. Las obras que acoge son todas modernas, muchas de ellas vinculadas a devociones y cofradías de Semana Santa. Destacan el Cristo de la Luz, la Virgen de las Lágrimas o el Nazareno (llamado popularmente el Llavero). Adosado a la iglesia, y con coro de comunicación a los pies, se encuentra el Monasterio de Santiago, de monjas clarisas, promovido también por el cardenal Gaspar de Ávalos. Su construcción se realizó a partir de 1540 y en su interior existen de nuevo interesantes armaduras mudéjares y artesonados renacentistas, así como un elegante patio porticado renacentista y un conjunto de esculturas y pinturas de apreciable interés artístico.


R U TA D E L M U D É J A R

5

Palacio de Peñaflor

Tanto este palacio como su emplazamiento, dominando la plaza e iglesia de Santiago, constituyen uno de los rincones más pintorescos de Guadix. Perteneció en el pasado a la familia Pérez de Barradas, marqueses de Cortes, que llegaron cuando la conquista y gozaron de importantes privilegios. Luego se unió a la familia de Peñaflor, apellido por el que es conocido. En la actualidad es de propiedad municipal y se ha instalado una escuela taller y oficinas.

Su morfología irregular es consecuencia de una primera construcción en el siglo XVI a la que siguieron varias remodelaciones que abarcan hasta el siglo XVIII. El exterior es especialmente sobrio, con un paramento liso de ladri-

llo, ventanas enrejadas y cuatro escudos de piedra por todo adorno. Su mayor carácter nobiliario y de prestigio lo otorgan las dos grandes torres esquineras, con galerías de arcos sobre pilares ochavados, sello característico de la arquitectura señorial guadijeña. El costado izquierdo, construido sobre la antigua muralla medieval, se adelanta y retranquea caprichosamente, con unos muros enlucidos y otros mostrando aparejo de ladrillos y cajones. En el quiebro de ambas fachadas, donde antaño estuvo la llamada Puerta Alta del Guadix medieval, vemos un airoso balcón volado, con finísimos pies derechos y arcos livianos, mirador privilegiado para contemplar el singular paisaje de alrededor.

G-MC

Palacio de Peñaflor. Balconada barroca y torre mudéjar.

Ruta del mudéjar

19


El interior se articula en torno a un patio alargado, flanqueado en dos de sus costados por dobles galerías de arcos deprimidos rectilíneos (rehechos recientemente de hormigón) sobre finas columnas toscanas de mármol. Sobre los capiteles campean los escudos de los antiguos propietarios. Opuesta a la puerta principal, se encuentra una diáfana escalera, perteneciente al primer Barroco, cubierta con cúpula elipsoidal y adornos de encintados.

6

Casas señoriales y rincones de interés

Continuamos nuestro recorrido por el Guadix Mudéjar adentrándonos en el casco histórico. Para ello podemos seguir diferentes recorridos, pero puede ser lo más indicado el seguir las calles Barradas, del doctor Oliva y bajar por la Calle del Álamo a la placeta del Conde Luque y de aquí por la estrecha, pero encantadora, calle Mendoza desembocar en la plaza y palacio de Villalegre. En todo este recorrido y sus aledaños iremos descubriendo numerosos palacetes y casonas que nos recuerdan la fuerte presencia de la nobleza en esta ciudad. En la calle y plaza del Álamo se encuentran rincones de

7

especial interés y edificios que nos permitirán caracterizar la arquitectura civil accitana. En ella conviven las portadas orladas con elementos góticos y renacentistas, y los blasones de sus antiguos propietarios con otros elementos de fuerte raigambre mudéjar, como son las características torres con arquerías de ladrillo. Además, las estrechas callejas, quebradas a capricho y dibujando aquí y allí pequeños ensanches (más que plazas) y retranqueamientos continuos, nos permitirán, a trechos, vislumbrar la inmensa mole de su catedral y su orgullosa torre.

Palacio de Villalegre

Este monumental caserón, de robusta estampa, perteneció a una de las ramas de la ilustre familia de los Fernández de Córdoba, emparentada posteriormente con los Minchaca.

20

Algunas de las habitaciones conservan buenas techumbres mudéjares, la mayoría alfarjes o techos planos de viguetas de madera, con adornos de blasones. La armadura más rica, aunque está muy restaurada, es la que cubre la sala principal, sobre la puerta, con dobles tirantes decorados con lacería, escudos y una guirnalda epigráfica con el lema repetido: «El mundo y esta son de la misma condición». También conserva algunas puertas antiguas con elegantes cuarterones.

Descubre Guadix

El edificio actual vino a ocupar el solar de un antiguo palacio de época nazarí. Su construcción fue lenta y se realizó a lo largo del siglo XVI, sin que llegara a terminarse hasta época bas-


tante reciente. Su principal grado de ostentación se muestra en su potente fachada, toda labrada en ladrillo sobre base de sillería. La flanquean dos amplias torres, con sus pilares ochavados y arcos de medio punto enmarcados por un recuadro y pilarillos, a modo del alfiz; son muestra de antiguas tradiciones los jarros de cerámica en que engastan las cruces. La portada adintelada y los enormes escudos, junto con el balcón, todo ello labrado en piedra, le otorgan el obligado aire de dignidad señorial; sobre el dintel la fecha de 1592 y otra más reciente de una restauración.

8

En el interior podemos contemplar un agradable patio rodeado por arque rías de ladrillo sobre finas columnas de mármol y sobre los capiteles blasones heráldicos; la arquería opuesta a la portada y la del lateral derecho se construyeron recientemente para uniformar la estructura. Una escalera cubierta con una bella armadura octogonal, toda ella apeinazada de lazo, nos conduce a las habitaciones de la planta noble, en la cual encontramos la sala principal, cubierta con otra buena armadura de limas con tirantes dobles.

Iglesia de Santo Domingo (actual parroquia de San Miguel)

tinguido en el siglo XIX. Las dependencias conventuales ya no existen pero la iglesia, en compensación, nos per-

ADR

Esta iglesia perteneció en su origen al convento del mismo nombre, fundado por los Reyes Católicos en 1500 y ex-

Iglesia de Santo Domingo. Armadura de la nave.

Ruta del mudéjar

21


mite acercarnos al virtuosismo de los maestros carpinteros y pintores del siglo XVI que dejaron aquí algunas de sus más exquisitas creaciones. Su construcción tuvo lugar hacia 1530-1550. La pequeña portada es de estilo renacentista, con finas columnas abalaustradas y arco en el cuerpo bajo, y en el segundo cuerpo una hornacina flanqueada por los símbolos dominicanos, como son los perros con la antorcha en la boca (domini canis) y los amorcillos con el escudo de la orden. El interior presentaba originalmente una nave y capilla mayor, separadas por arco apuntado. En los siglos siguientes se añadieron diversas capillas laterales y ya en el siglo XX se realizó una nave en el costado derecho. Lo más destacable es el espléndido conjunto de armaduras que cubren la nave, la capilla mayor y la antigua capilla del Rosario. Todas ellas ofrecen diferentes lacerías en el labrado de

9

A los pies se encuentra la capilla nueva del Rosario. Es obra ya de finales del siglo XVII y principios del XVIII, con retablo y camarín barrocos, completada con pinturas de tema do minicano, entre ellas el episodio legendario de la Virgen del Rosario en la batalla de Lepanto. Las pinturas e imaginería de esta igle sia son la mayoría modernas, destaca la imagen de San Miguel, realizada en 1947 por el escultor Ruiz del Olmo.

Iglesia de la Magdalena

Esta antigua iglesia parroquial se estableció en la que había sido anteriormente una ermita y cubrió las necesidades de una feligresía cada vez más numerosa, la cual abarcaba tanto parte de la zona urbana como la del famoso barrio de las Cuevas. Fue construida a mediados del siglo XVI por el albañil Ambrosio de Villegas y el carpintero Felipe Sánchez, 22

las maderas y variados motivos pintados a base de flores, grutescos, guirnaldas y curiosos retratos de personajes; también aparecen escudos señoriales de los Mendoza en la capilla mayor, como patente de patrocinio, y de los dominicos en la nave. La pequeña armadura octogonal de la primitiva capilla del Rosario, de mediados del siglo XVI, es admirable por lo delicado de su traza y belleza de los adornos florales.

Descubre Guadix

pero posteriormente fue ampliada con capillas en su costado izquierdo y completada con la portada principal. Es la más modesta de las iglesias mudéjares de Guadix, pero su visión resulta airosa, sobre todo desde el mirador cercano del mismo nombre, al que se accede por detrás del templo. La estructura es la característica de cajones y encintados de ladrillos y


G-MC

Iglesia de la Magdalena.

cubiertas de madera en la nave, capilla mayor y campanario de la torre, todas decoradas con sencillas lacerías. En las capillas laterales se conservan restos de pinturas del siglo XVIII, de carácter popular. Perdida su función parroquial hace tiempo, en este momento está fuera de uso aunque bien restaurada. La monumental portada lateral corresponde a la primera etapa del estilo Barroco y es toda de cantería. Una inscripción sobre la hornacina la fecha en 1621. Otra, en la cornisa, alude a Santa María Magdalena: «ECCE MUHIER Q ERAT IN CIVITATE PECCATORIX, LUC[cas] 7». El escudo pertenece al obispo Plácido Tosantos, en cuyo tiempo se realizó. Los porta-

lones tienen unos buenos herrajes de la misma época. Como colofón a esta visita al Guadix mudéjar no puede faltar acercarnos al mirador de la Magdalena. Desde aquí podremos no sólo contemplar una sugestiva panorámica, sino acercarnos a esa otra dimensión de la huella que el pasado medieval islámico dejó en este entorno admirable. Así, veremos despuntar palacios, iglesias, conventos, la altiva alcazaba y la orgullosa catedral, frente al impresionante y singular paraje del Barrio de las Cuevas. En ese enclave se considera que se asentaron los mudéjares expulsados del casco urbano y más tarde los moriscos que no se resignaron a salir de su patria cuando la rebelión y expulsión general de 1568-1572. Ruta del mudéjar

23


SEGUNDO ITINERARIO EL MARQUESADO DEL CENETE Y EL VALLE DEL ZALABÍ (Huéneja, La Calahorra, Aldeire, Alquife, Lanteira, Jérez, Cogollos y Albuñán; Alcudia)

El Marquesado del Cenete (del árabe sened cuyo significado es declive, cuesta o terreno en pendiente) constituye una unidad geográfica de especial atractivo paisajístico e histórico. La inmensa mole de Sierra Nevada preside este altiplano, uno de los más elevados de España, y hacia ella se encaminan ancestrales caminos y se encaraman la mayoría de los términos municipales, buscando el sustento de la nieve, la madera y, hasta no hace mucho, el metal.

son las iglesias parroquiales, a pesar de haber sufrido la mayoría de ellas numerosas reformas y ampliaciones. Quizá el elemento más notable de contraste estilístico y monumental sean algunas de las torres, añadidas en el siglo XVIII, de estilo barroco o neoclásico, como las de Aldeire, Albuñán, La Calahorra, y sobre todo, la de Cogollos, con su marcada verticalidad y tamaño, las cuales se enfrentan a la sobriedad mudéjar anterior.

Numerosos yacimientos, fortificaciones y el nombre incluso de algunas de las poblaciones nos hablan de orígenes y actividades económicas muy remotas, que se remontan a la época ibera y se relacionan con la metalurgia (Lanteira = plata, Ferreira = hierro).

Todas las iglesias de la comarca y ermitas fueron hechas inicialmente al modo tradicional, de muros de ladrillo y tapial y cubiertas de madera. La única que no responde al tipo mudéjar es la de Dólar, hecha ya en la segunda mitad del siglo XVII al estilo barroco y cubierta de bóvedas. Queda excluida también del recorrido la de Ferreira, por la intensa y desgraciada restauración sufrida en el siglo XX.

La Edad Media islámica también dejó numerosas huellas de cuya importancia da fe una de las guías de esta colección. Pero es tras la conquista y su cesión a los Mendoza cuando adquiere un desarrollo específico y diferenciado, ya que sus habitantes y, por ende, su economía dependían de esta ilustre familia. Son muchos todavía los rincones, callejas e incluso tradiciones artesanales que entroncan directamente con el pasado islámico. En cuanto a la herencia mudéjar en arquitectura, su manifestación más importante

Incluimos en esta primera ruta los pueblos de Cogollos y Albuñán, que en el pasado no pertenecieron a dicho Marquesado, pero actualmente forman parte de una misma unidad religiosa y administrativa. También se incluye la iglesia de Alcudia, muy transformada actualmente respecto a su estructura original, pero que conserva algunas esencias mudéjares que deben ser señaladas.

Ruta del mudéjar

25


1

Huéneja

Casi lindando con la provincia de Almería se encuentra este pueblo que cuenta con notables herencias de su pasado islámico, mudéjar y, al fin, morisco, como son algunas de sus calles en recodo, adarves, callejones sin salida, casas improvisadas con lajas de pizarra, patios con pies derechos de madera y ese peculiar ca-

rácter intimista de la vivienda mediterránea; los barrios de mayor carácter son el del Albaicín y el del Castillo. Un mirador recientemente habilitado nos permite contemplar la población, su orgullosa iglesia y al fondo la ermita, que son los dos edificios de la más neta herencia mudéjar.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Su construcción tuvo lugar entrado ya el siglo XVII y sustituyó a la primitiva mezquita que perduró bastante tiempo. En un informe de 1626 se dice que la nueva iglesia ya se estaba construyendo, mientras que la antigua estaba en ruinas y se decía misa en un alhorí (granero). Se acabó en 1634, fecha que aparece sobre la portada. Consta de tres naves separadas por arcos de medio punto sobre pilares cuadrados y lisos y una capilla mayor exenta y cuadrada. Las paredes están todas enlucidas y su interior resulta diáfano y sobrio. Lo más destacable de su tradición mudéjar son las armaduras. La de la nave central es de las llamadas de lima bordón, con adornos de entrelazados solamente en los extremos y centro del almizate; lo más curioso y original es que los tirantes dobles son todos diferentes en su decoración de lacerías. Las armaduras laterales son sencillos colgadizos, mientras que en la capilla mayor la 26

Descubre Guadix

armadura es de limas moamares, faldones lisos y almizate con lacerías de estrella y aspa y algunos toques de pintura en los pares, imitando labor de taracea. Por su aspecto y adornos debió repararse o rehacerse en otro momento posterior. La calidad de la madera de pino resalta especialmente en esta iglesia, por su limpieza y estado de conservación. El retablo mayor es moderno, imitando discretamente los de principios del XVII, de tipo clasicista. El coro, ubicado a los pies, es de madera sobre zapatas de acanto. El exterior de la iglesia contrasta por su volumen y aparejo de los muros, de ladrillo y mampostería, con los edificios del entorno. Las portadas, a los pies y en el lateral, son simples arcos de medio punto. La principal está adornada encima con una hornacina entre pilastras, con una Inmaculada de mármol, rematada con frontón partido y el escudo del obispo Araoz; debajo se lee la inscripción: «SIENDO OBISPO DE GUADIX FRAI IVAN DE


ADR

Huéneja. Interior de la ermita de la Presentación.

ARAOZ I FIA A 1634». Las puertas las hizo el carpintero Andrés Hernández en 1644. La torre es obra posterior, de los primeros años del siglo XVIII, muy robusta y de muros lisos; el campanario presenta dobles vanos, muy an-

gostos y rehundidos, para alojar las campanas. El patrón de Huéneja es san Francisco Serrano, natural de la localidad, que comparte devoción con la Virgen de la Presentación y con san Blas.

Ermita de la Presentación Su origen y la devoción a la Presentación de la Virgen se remontan a la llegada de los repobladores cristianos tras la rebelión de los moriscos de 1568. Debió construirse entonces un edificio modesto, sustituido por el actual en las primeras décadas del siglo XVII. Su envergadura y riqueza supera ampliamente el tamaño habitual de las ermitas de la zona.

Consta de una nave que integra el altar mayor y se cubre con una buena armadura de madera, de las de lima bordón, con tirantes dobles y paños de lacería mudéjar en los extremos. Tiene un coro a los pies, también de madera. En diferentes momentos se añadieron algunas capillas, la más interesante es la dedicada a san José, patrocinada por la familia Martínez Cañavate, Ruta del mudéjar

27


cuyo escudo se encuentra en la clave del arco de acceso. Está decorada con pinturas murales dedicadas a san José y la Virgen María, presididas por una cúpula con elegantes ángeles músicos; los arcos y paredes ostentan una profusa decoración vegetal. Todo ello está expresado con el encanto que le otorga su marcado carácter popular. Se fecha en el año 1739. En el costado derecho hay otra capilla más sobria, levantada en 1878, dedicada al Santo Sepulcro. La torre, rematada en un cuerpo ochavado, fue terminada en 1834. La portada actual es moderna. Obra de interés es el retablo mayor, de estilo barroco, realizado a mediados del siglo XVII, pero con reformas y añadidos importantes en 1944. Fue labrado por el escultor Cecilio López,

2

abuelo del gran escultor José de Mora, y policromado por Ildefonso Jiménez. Elementos destacables del mismo son la decoración entorchada de las columnas dobles y los robustos y fieros leones a los lados del altar; los remates y cresterías son añadidos modernos. Las esculturas que ocupan las hornacinas laterales fueron esculpidas entre 1939 y 1944 por el taller de Eduardo Espinosa Cuadros y representan a san Joaquín, santa Ana, san Juan Bautista y san Roque. La ventana central comunica con el camarín, el cual está adornado con símbolos lauretanos y presidido por la imagen de la Virgen de la Presentación. Dicha imagen ha sido varias veces restaurada pero es la antigua, obra posible del siglo XVIII.

La Calahorra

Esta población cuenta entre su patrimonio con el famoso castillo-palacio, edificio de primer orden y pionero en España del estilo renacentista, patrocinado por el Marqués del Cenete. Su silueta, encaramada sobre un cerro, es una de las más pintorescas de esta

comarca. En su casco urbano se encuentran viejas casonas, un palacete de 1738, calles con el encanto de su rancio sabor y una anchurosa plaza mayor que acoge, frente a frente al Ayuntamiento y a la iglesia parroquial.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Esta iglesia es una de las más monumentales del Marquesado, ya que su primera estructura mudéjar fue ampliamente enriquecida con aportaciones barrocas de cierto interés. Su construcción se inició a mediados del 28

Descubre Guadix

siglo XVI, con trazas de Francisco Centeno y trabajando los albañiles Simón de Moya y Baltasar de la Hoya. La rebelión morisca estalla cuando sus muros apenas levantaban tres metros del suelo, por lo que en las décadas


ADR

La Calahorra. Iglesia de la Anunciación.

siguientes se cubrió provisionalmente una parte y no se terminó hasta bien entrado el siglo XVII. Constan pagos al albañil Jacinto de Villalba y en 1642 a Domingo Martínez la cantidad de 14.000 reales que indica que era una obra de bastante importancia. En su visión exterior, la iglesia muestra la característica fábrica de tradición mudéjar, con muros de ladrillo y cajones de tapial. Las portadas son simples arcos de medio punto, también en ladrillo, apilastradas. En claro

contraste con lo anterior, la torre se muestra orgullosa, como típica obra del pleno Barroco. Fue terminada poco después de 1774, y presenta un cuerpo inferior robusto, con dos ventanas en su frente adornadas con enmarques de ladrillo y frontones rectos y curvos, y, encima, un amplio campanario con ventanas dobles y rematado en un chapitel metálico picudo. El interior de la iglesia es espacioso y consta de una larga y alta nave, cubierta por una sobria armadura de Ruta del mudéjar

29


limas moamares, tirantes dobles y paños de lacería en el almizate. Aunque con reparos posteriores, debe corresponder a la etapa constructiva del siglo XVII. Por su parte, la capilla mayor presenta una cúpula elipsoidal moderna que sustituyó a la primitiva armadura. En los muros laterales se abren varias capillas. En el costado izquierdo, la primera es la bautismal, con bella pila de mármol y cubierta de alfarje y le siguen dos de estilo barroco, la primera con adornos en re-

3

lieve que acogen motivos marianos. A la derecha hay otra, dedicada al Santo Cristo, y adornada con un original y riquísimo retablo de mármoles de diferentes colores, de tradición italiana. Hay en la nave otros altares y diversas imágenes, así como un retablo del siglo XVIII, con los característicos estípites. La capilla mayor tiene pinturas murales modernas y el retablo es también de pintura, todo elaborado con la técnica del trampantojo o arquitectura fingida con efectos de perspectiva.

Aldeire

Su blanco caserío, con marcados aires serranos, muestra claras reminiscencias de su pasado islámico. Sus baños, aunque de origen musulmán, fueron reconstruidos en 1530 y funcionaron hasta 1566.

En su configuración urbana alternan anchas calles con enrevesados callejones, ofreciendo un bello contraste, como telón de fondo en los meses de invierno, las cumbres blancas de Sierra Nevada.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Aunque su estructura ha sufrido numerosas reformas y ampliaciones el resultado final es el de un templo monumental y con un interior plenamente sugestivo por la calidad y estado de conservación de su carpintería. La primera iglesia se levantó a mediados del siglo XVI , pero fue quemada por los moriscos en la rebelión de 1568. El edificio actual debió hacerse en el siglo XVII, o al menos gran parte de los muros, según demuestran las dos portadas, con adornos de finos apilastrados y 30

Descubre Guadix

pirámides de ladrillo. En el siglo XVIII debió añadirse la cabecera, constituida por un estrecho presbiterio y sendas dependencias laterales; la cúpula de media naranja y el apilastrado clasicista de esta cabecera contrastan con el concepto mudéjar de la nave y sus cubiertas de madera. Por el mismo tiempo, o en el siglo XIX, debió rehacerse la armadura principal, ya que en ella aparecen elementos decorativos y estructurales muy tardíos. De la misma época debe ser el coro, mientras que el órgano


es obra de 1786. La torre es, igualmente, de finales del siglo XVIII, con un cuerpo bajo muy esbelto y campanario achaflanado, con pirámides en los ángulos y cupulita como remate. A pesar de su relativa modernidad, el conjunto que forman la magnífica armadura, el amplio coro y la tribuna del órgano, son un buen ejemplo de la inercia manifestada en esta comarca por el arte mudéjar y la maestría alcanzada por los llamados «carpinteros de lo blanco» en las tierras de Guadix. En efecto, la nave ostenta un poderoso artesón de tres paños en la cabecera y limas moamares a los pies, decorándose con apeinazados de lacería sencilla en el

Aldeire. Iglesia de la Anunciación.

almizate; los canes tienen una decoración de acantos muy carnosos. El coro se soporta sobre un buen alfarje de grandes vigas sobre canes dobles y la tribuna del órgano sobresale del mismo como estructura independiente. El interior alberga algunos enseres de interés, como son la pila bautismal de mármol rojo, realizada en 1755, y un banco-arcón con finos apilastrados jónicos, posiblemente del siglo XVII, de los característicos pertenecientes a las hermandades y cofradías para guardar las velas y otros enseres. El retablo mayor es moderno y alberga a la Virgen del Rosario, patrona de Aldeire, acompañada por el Sagrado Corazón y san José.

G-MC

Ruta del mudéjar

31


4

Alquife

Esta localidad, antaño importante enclave minero, tiene un aire más castellano que las anteriores, pero resulta pintoresco su aspecto de en-

jambre de casas blancas arrimadas al cerro en el que todavía se detectan algunos restos de la antigua fortaleza nazarí.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Su estructura es de una nave y cabecera formada por un crucero y capilla mayor de poca profundidad. Esta cabecera fue añadida en 1781 y muestra un claro carácter clasicista, con apilastrado sencillo y cúpula sobre pechinas en el crucero. Las pinturas de este espacio las realizó,

G-MC

Según se considera, la primera iglesia se construyó a medidos del siglo XVI, en otro emplazamiento más cercano al cerro. En el siglo XVII se informa que su estado era ruinoso, por lo que en fechas posteriores, sin poder precisar el momento exacto, se reconstruyó en el lugar actual.

Alquife. Iglesia de la Anunciación.

32

Descubre Guadix


en los años 40 del siglo pasado Antonio Balboa Guerrero, y están presididas por la Anunciación en el testero del altar mayor. La modernidad estructural y el ornato de la cabecera contrastan con el mudejarismo de la nave, de paredes blancas y lisas y cubierta de armadura de madera. Dicha armadura es la antigua, pero adaptada a la nueva iglesia cuando se traslada, hecho que se comprueba por la forma extraña y algo burda de su entronque con el arco toral. Es de limas moamares a los pies, tirantes dobles con sencillo apeinazado y canes de tracería gótica. Muestra ligeros toques de policromía en los pares y en las lacerías de los apeinazados. Fue labrada por el carpintero Bartolomé Meneses, uno de los más

5

experimentados de la época. La capilla bautismal se cubre, igualmente, con una pequeña armadura octogonal. La portada es de ladrillo, y moderna, hecha a imitación de la iglesia de la vecina Jérez. Sobre la robusta torre aparece una espadaña metálica moderna, característica de algunas iglesias de la comarca. El altar mayor está presidido por el Cristo de la Buena Muerte, un bello crucificado obra del escultor Sánchez Mesa. Otra escultura, también moderna, pero que goza de gran devoción en Alquife, es San Hermenegildo, patrono de la localidad, obra de Eduardo Espinosa. En su fiesta se celebra la tradicional Quema del Palo, con estruendo y luminarias de numerosos cohetes que ofrecen un espectáculo digno de ver.

Lanteira

Esta localidad, de remoto origen vinculado a la minería de la plata, de la que deriva el nombre (Argenteira), conserva una clara impronta de su pasado islámico, con restos de dos fortalezas. El casco urbano está muy cuidado y ofrece recónditos rincones y estrechas callejuelas. En claro con-

traste con lo anterior, la plaza mayor es muy amplia y en ella, en un extremo, encontramos el Ayuntamiento, con su amplia balconada de influencia castellana, y, enfrente, la iglesia, hito especialmente destacable en nuestro recorrido por el mudéjar accitano.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Fue esta iglesia una de las últimas construidas en la comarca de tipo mudéjar, ya que la siguiente, la de Dólar, hecha poco después, se hizo ya en estilo barroco, con apilastra-

dos y bóvedas. Las condiciones de la obra fueron redactadas en 1653 por el albañil Jacinto Villalba, el cual realizó el templo en los años siguientes. Ruta del mudéjar

33


Presenta una nave y capilla mayor separada por un amplio arco triunfal de medio punto. Las paredes están enlucidas de blanco y solamente unas pinturas de ángeles y guirnaldas de entrelazados geométricos en el arco toral matizan esta blancura. Lo más destacable de su arquitectura es la presencia de unas armaduras de sencilla traza pero adornadas con una original policromía en los tirantes y frisos que la hacen obra única y con claras influencias de un manierismo tardío. Las dos armaduras de la nave y capilla mayor son de lima bordón o par simple en los encuentros de los faldones y los tirantes son dobles y apeinazados. Tiene paños de lacería en los almizates, con policromía de florones y entrelazados geométricos, trata-

Lanteira. Iglesia de la Anunciación.

34

Descubre Guadix

dos con especial delicadeza los de la capilla mayor. Por su parte, los motivos que recorren los frisos en los arranques de los faldones y los laterales de los tirantes son especialmente novedosos, a base de grecas, cenefas vegetales y encintados geométricos, matizados por una austera policromía a base de rojo, negro y blanco. A la derecha del arco toral se encuentra la capilla bautismal y a la izquierda una pequeña nave que se añadió posteriormente. De las dos portadas, la lateral ofrece algo más de monumentalidad, con pilastras resaltadas que enmarcan un arco de medio punto. La torre es robusta y excepcionalmente aterrazada, antaño con almenas y ahora con un chapitel a modo de templete metálico.

G-MC


El altar mayor está presidido por el Cristo de las Penas, un crucificado de elevado interés artístico y patrono de Lanteira, alojado en un retablo hecho hace diez años por Manuel Cuerva que imita a los barrocos del siglo XVIII. Hay, además, una abundante imagi-

6

nería moderna de interés estrictamente devocional. Una placa en el acceso a la nave lateral, otra en la fachada y un busto en la plaza, recuerdan al beato Medina Olmos, natural de la localidad y especialmente venerado en la comarca.

Jérez del Marquesado

Esta localidad se considera la capital del Marquesado y bien que su iglesia parroquial y su entramado urbano hacen justicia a tal preeminencia. En sus laberínticas calles nos encontraremos con rincones de verdadero encanto, como un antiguo torreón islámico, casas construidas ya con lajas de pizarra, ladrillo, tierra u otros materiales, pero indefectiblemente blanqueadas y pulcras. Muchas ventanas y balcones con-

servan sus postigos de madera y sin cristales. Notable es en este sentido el contraste que ofrece la casucha en el arranque de la calle Herrería, con su balcón vetusto y casi milagrosamente sostenido por rollizos, junto al Ayuntamiento moderno. No menos atractivo es el entorno natural, con sus famosos castañares y la mole de Sierra Nevada, con el llamado Picón de Jérez, al fondo.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Esta iglesia es una de las más monumentales de la zona y conserva bastante bien su pleno carácter mudéjar, aunque con añadidos posteriores de estilo barroco que realzan aún más su valor artístico. Fue construida entre 1535 y 1550 por el experimentado albañil Francisco Centeno y el carpintero Miguel Ruiz, siguiendo el modelo de las iglesias de Santa Ana y Santiago de Guadix. Algunos elementos, como la torre, el coro y las capillas laterales se terminaron o modificaron años más tarde pero en sintonía con lo anterior.

Su exterior muestra buena fábrica de ladrillo con cajones de tapial, sobresaliendo como elementos singulares sus portadas y la torre. De las portadas, la de los pies, es de tradición mudéjar, con arcos doblados y medias columnitas, todo de ladrillo. La lateral, por el contrario, es obra de cantería, de estilo renacentista, con elegantes columnas corintias que enmarcan el arco de acceso; en las enjutas campean los escudos del obispo Antonio del Águila y en el friso se lee su fecha: «ANNO DNI 1541 DIE 6º DECENBRIS» (Año del Señor de 1541, día 6 de diciembre); sobre el Ruta del mudéjar

35


Jérez del Marquesado. Iglesia de la Anunciación.

entablamento se erige una hornacina central con la Inmaculada y a los lados dos ángeles sostienen unas inscripciones prácticamente borradas. Es la portada más monumental y la única de estas características del Marquesado. El alto prisma de la torre remata en un chapitel puntiagudo de pizarra, con una espadaña de hierro encima. Por una vetusta puerta pasaremos al interior para contemplar la diafanidad de su espacio, con tres naves separadas por pilares circulares y medias columnas adosadas como soporte de los arcos. La capilla mayor, rectangular, está separada por arco de medio punto sobre medias columnas muy estilizadas. Las naves y capilla mayor están cubiertas por armaduras decoradas 36

Descubre Guadix

ADR

con lacería mudéjar y pinturas apenas perceptibles en la actualidad. La de la nave central es de limas moamares con dobles tirantes y las calles están pintadas con motivos renacentistas, originalmente muy vistosos por su contrastado colorido. La armadura de la capilla mayor es de mayor suntuosidad, de tres paños, con lazos decorativos en los faldones y almizate y en el centro una gran piña de mocárabes. El coro, dispuesto a los pies, es un alfarje rehecho modernamente aunque conserva visualmente su carácter tradicional; no así su enorme escalera metálica de acceso. A su lado han aparecido restos de pintura con encuadres arquitectónicos y parte de la figura de san Lorenzo.


ADR

Jérez del Marquesado. Iglesia de la Anunciación. Interior hacia los pies.

Obra notable es la capilla barroca ubicada a la izquierda, añadida en la primera mitad del siglo XVIII. Presenta delicados adornos de yesería tallada en resalte y toques de moderada policromía, con diferentes motivos y figuras, como ángeles músicos, los escudos de la orden dominicana y franciscana, más el de san Torcuato (báculo, palma y mitra) y el de la Esclavitud Mariana; en el arranque del arco se ven las virtudes de la Fe y la Esperanza y por dentro, sobre la clave, un bonete en referencia a su promotor: el beneficiado de esta iglesia Blas Gómez. Faltan el retablo e imágenes que antaño completaron esta capilla, de

carácter mariano y sacramental. Del antiguo retablo mayor barroco solamente se conservaba la parte superior, completándose recientemente el resto, según el estilo de lo existente. El camarín y la iglesia están presididos por la patrona de Jérez, la Virgen de la Purificación, conocida popularmente con el nombre de «la Tizná», por su intervención milagrosa al salvar la vida de unos niños cuando les alcanzó un rayo en 1653; la imagen actual es moderna, en sustitución de la anterior destruida en la pasada guerra civil. Hay en esta iglesia, además, una bella escultura barroca de la Inmaculada y otras imágenes de interés devocional. Ruta del mudéjar

37


ADR

Jérez del Marquesado. Iglesia de la Anunciación. Armadura de la capilla mayor.

7

Cogollos de Guadix

Esta población y Albuñán no pertenecieron históricamente al Marquesado pero sí se encuentran dentro del mismo enclave geográfico e igualmente sus iglesias muestran similitudes con las anteriores. Cogollos cuenta con algunos edificios y lugares de interés, como el aljibe de época musulmana, ahora convertido en sala de exposiciones, la ermita de Nuestra Se-

ñora de la Cabeza, con magníficas vistas sobre el entorno, calles y casas de raigambre mudéjar y la tranquilidad y afectividad de sus habitantes. Un pequeño paseo a la modestísima ermita de San Gregorio o a la moderna de la Virgen de la Cabeza nos permitirá descubrir bellas perspectivas del pueblo, de la comarca y siempre con Sierra Nevada como telón de fondo.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Esta iglesia ofrece un claro ejemplo de las ampliaciones y el enriquecimiento que, con el paso del tiempo, experimentaron estos templos rurales, inicialmente muy modestos. Su actual configuración es de una nave muy larga y no demasiado alta, capi38

Descubre Guadix

lla mayor abierta por arco apuntado, más otra nave adosada en el costado izquierdo, separada por columnas de ladrillo muy gruesas y arcos de medio punto, todo de ladrillo visto. La parte de la nave principal cercana a la cabecera es lo más antiguo y fue cons-


truida en las primeras décadas del siglo XVI; a este momento corresponde también la portada lateral, de arco apuntado de ladrillo. Posteriormente se añadió la capilla mayor y mucho más tarde la nave lateral, la cual debe ser bastante moderna, quizá del siglo XIX o posterior. Tres elementos son especialmente notables en este templo. En primer lugar las armaduras que la cubren. La de la nave es un gran artesón de limas moamares a los pies y par y nudillo en la cabeza, con sencillos recuadros de lazos en el almizate y pares dobles con canes de tracería

gótica. Son apreciables en ella reparaciones y recomposiciones de diferentes momentos. En la capilla mayor hay una armadura cuadrada de limas moamares con apeinazados sencillos pero de buen efecto; en este caso, los canes son de acanto renacentista. El coro, a los pies, es otro buen alfarje de madera. Por su parte, las armaduras de la nave lateral, un alfarje y un colgadizo, son modernas. El segundo elemento notable es su magnífico retablo mayor, de estilo barroco de hacia 1730-1750. De autor desconocido, el estar policromado sin dorar y el exotismo de al-

ADR

Cogollos. Iglesia de la Anunciación.

Ruta del mudéjar

39


gunos de sus elementos, lo hacen único en la comarca y uno de los más originales de la provincia de Granada. Un sinfín de angelitos juguetean por sus estípites, cornisas, molduras y profusa hojarasca, y la policromía, recientemente restaurada, imita la labor de mármoles y jaspes, lo cual indicaría una realización más tardía, a finales del siglo XVIII. El tabernáculo central alberga la imagen de la Virgen de la Cabeza, cuya fiesta se celebra a finales de abril, y sobre él hay una escultura de san Miguel. El resto

8

de las imágenes son modernas y entre ellas, en una repisa lateral, se encuentra san Agustín, patrono de la localidad. El tercer elemento notable es la torre, obra de la segunda mitad del XVIII y secuela de la torre de la catedral de Guadix. Tiene tres cuerpos de planta cuadrada y chapitel octogonal, con ventanas orladas de apilastrados y medias columnas que la dotan de un cierto aire aristocrático, a pesar de ser su fábrica toda de ladrillo.

Albuñán

Esta modesta localidad ofrece un aspecto diferente a las anteriores, llegándose a su plaza mayor a través de una larga calle que conserva algunos caserones de cierto interés. Cuenta

con un Museo Etnológico de reciente creación y es una tradición de especial interés la fiesta de las Flores, el último domingo de mayo, en la que participan las mozas casaderas.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Este edificio, de sobria fábrica, fue construido en diversas fases pero hoy ofrece un aspecto unitario con dos partes bien diferenciadas: la nave central, lo más antiguo y de carácter mudéjar, y la cabecera y nave lateral, que se añadieron en los siglos siguientes, con una moderada ornamentación barroca. Tras un primer aprovechamiento de la primitiva mezquita, a mediados del siglo XVI se levantó una iglesia muy modesta de nueva planta, que sería la actual nave central. En la década de 1620-1630 se rehizo la armadura que, en lo fun40

Descubre Guadix

damental, es la que hoy se conserva. Ya en el siglo XVIII se añadieron la capilla mayor, cubierta por una cúpula sobre pechinas, y la torre, realizada esta última por el albañil Pedro Villegas, entre 1781 y 1785. Del mismo siglo es la sacristía, la capilla bautismal y el coro levantado a los pies. La fábrica de la iglesia es la habitual de ladrillo y cajones, toda enlucida para unificar las distintas estructuras. La torre destaca por su esbeltez y desmesura de sus cuerpos y en ella lo más original es la ventana principal, bajo cuyas pilastras se ven unas bolas


que parecen figurar unos rostros bigotudos. La huella más importante de tradición mudéjar en esta iglesia se limita a la armadura de la nave, con un sencillo apeinazado y tirantes dobles. Es de lima bordón a los pies y de par y nudillo en el entronque con la capilla mayor. En la anchurosa capilla mayor, con apilastrados toscanos y cúpula ciega sobre pechinas, se encuentra un retablo barroco, del siglo XVIII, con grandes estípites como soporte y el ático presidido por un gran lienzo de la In-

maculada. Encima aparece la fecha de 1802, único resto de la decoración pictórica que debió adornar esta capilla. En el lateral derecho hay otro retablo, parcialmente conservado, del mismo tiempo. En los restantes altares y retablos se conservan bastantes imágenes y pinturas, algunas de interés y de cierta antigüedad, como la imagen de san Lucas, de principios del siglo XVII, la Virgen del Rosario o el Santo Entierro. Entre las esculturas modernas se encuentran las de los patrones, la Virgen del Carmen y san Francisco.

G-MC

Albuñán. Iglesia de la Anunciación.

Ruta del mudéjar

41


9

Valle del Zalabí

De vuelta del Marquesado, y muy cerca de Guadix, se encuentra el valle del Zalabí. Es una garganta poco profunda pero muy feraz en sus huertas y arboledas, donde se emplazan las poblaciones de Alcudia y Exfiliana, hoy prácticamente unidas e integradas en un solo municipio, junto con Charches. En ambas podremos ver algunas huellas de urbanismo y viviendas con ciertas herencias morunas.

10

También aquí encontraremos una nueva alternativa turística, como es el alojamiento en cuevas, y una industria panificadora que es orgullo de sus habitantes. Sus templos han sufrido importantes transformaciones estructurales y claras mermas en las cubiertas de madera originales, pero todavía hoy podemos encontrar algunos rasgos de su primitivo mudejarismo.

Alcudia

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación El edificio actual ha sufrido numerosos cambios y ampliaciones respecto a su estructura original. La primitiva iglesia fue construida entre 1545 y 1562 por los albañiles Francisco Roldán y Baltasar de la Hoya, mientras que las armaduras las hizo Bartolomé Meneses. Tenía entonces una nave con capilla bautismal anexa y capilla mayor poligonal. En distintos momentos se le fueron añadiendo distintos elementos y dependencias, como la capilla mayor actual, la torre con su airoso campanario, las dos naves laterales y diferentes capillas. En el siglo XIX sufrió dos incendios tras los cuales se rehicieron sus armaduras, pero con una estructura prácticamente funcional; entre 1983 y 1985 fue nuevamente restaurada toda la iglesia. 42

Descubre Guadix

En la actualidad cuenta con una estructura regularizada de tres naves separadas por pilares y capilla mayor independiente de planta cuadrada, así como un pequeño camarín para la imagen del Cristo crucificado. Las cubiertas son aparentemente de madera pero es un simple tablado que viene a evocar las antiguas techumbres de madera. Lo más notable en cuanto a lo antiguo mudéjar es la preciosa armadura que cubre la capilla bautismal, ochavada y cuajada de lacerías mudéjares. La portada principal es una de las más elegantes de la comarca, y corresponde al Renacimiento pleno. Es de orden jónico, con dobles columnas que flanquean el arco inferior y segundo cuerpo rematado en frontón clásico. Fue realizada por el cantero Pedro de


ADR

Alcudia. Iglesia de la Anunciación. Armadura de la capilla bautismal.

Riaño, entre 1560 y 1562, y la diseñó Juan de Arredondo, maestro mayor de la catedral de Guadix. Inicialmente se encontraba en un lateral y al trasladarla abrieron un balcón en el segundo piso, a cuyos lados están los escudos de los obispos Martín de Ayala y Melchor Álvarez de Vozmediano.

En su interior, diversas imágenes, en su mayor parte modernas, mantienen vivas antiguas devociones, como la del patrón san Buenaventura, san Blas, san Antón, la Virgen de los Dolores o el Crucificado que preside su altar mayor.

Ruta del mudéjar

43


TERCER ITINERARIO VALLES DE LOS RÍOS ALHAMA Y FARDES Y ZONA DE LOS MONTES (Purullena, Beas, Cortes, Graena, La Peza, Fonelas, Huélago, Moreda y Gobernador)

1

Purullena

Singular es esta localidad en cuanto al tipismo de sus casas-cueva, algunas de las cuales se han renovado y se ofrecen ahora como alternativa turística de plena actualidad. Una de sus estampas más características son los numerosos puestos de venta de cerámica, objetos de artesanía y antigüedades. En sus inmediaciones se

encuentra el importante yacimiento arqueológico de la Cuesta del Negro, de la Edad del Bronce. Desde el mirador de San Antón de la vecina pedanía de Bejarín podemos contemplar la rambla del río Fardes, con un verdadero mar de chopos de efectos cromáticos cambiantes según la estación del año.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación y San Martín Esta iglesia ha tenido dos fases fundamentales en su construcción. La primera corresponde a la nave, realizada a partir de 1545 por el albañil Baltasar de la Hoya y los carpinteros Benito Hernández y Miguel Ruiz. La orientación entonces era inversa a la actual, de manera que lo que hoy son los pies y entrada a la iglesia en aquel momento era la cabecera, de ahí su forma poligonal. También corresponde al mismo tiempo la portada lateral, la cual repite el modelo más frecuente en los templos mudéjares accitanos. Está hecha de ladrillo y forma un doble arco de medio punto, con el escudo del obispo Martín de Ayala sobre su clave. En 1673, por iniciativa vecinal y para dar más espacio al templo, se construyó la capilla mayor actual, adosada al que hasta ese momento había sido

el testero de los pies. Por este motivo, la armadura de la nave ofrece su parte más rica, la de tres paños, hacia la entrada, hecho poco frecuente. La armadura es el elemento más notable y de más clara tradición mudéjar. Es un gran artesón de limas moamares en la parte que entesta con el arco toral y de tres paños a los pies, con una original decoración en la tablazón y bellas lacerías en los extremos, todo ello reforzado por una contrastada policromía. La proporción de algunos de sus elementos y la propia pintura demuestran una intensa restauración o reconstrucción posterior. También es de construcción reciente la actual portada de los pies y el paño de azulejos con la Virgen del Rosario que hay a su lado. El altar mayor está presidido por una pintura moderna (copia de la antigua Ruta del mudéjar

45


ADR

Purullena. Iglesia de la Anunciación y San Martín. Detalle de la armadura.

perdida en 1936) conocida como el Cristo de los Milagros, de gran veneración en Purullena, aunque el patrón de la localidad es san Martín. Debajo del coro y en los laterales de la entrada han aparecido restos de unas curiosas pinturas murales de carácter popular, en las que aparecen san

2

Miguel y san Antón acompañados por los donantes de la obra, sobre una leyenda en parte perdida, y, enfrente, san Juan Bautista y san Francisco; son técnicamente muy flojas, pero tienen un claro interés devocional y antropológico; debieron realizarse en el siglo XVIII.

Beas de Guadix

Esta pequeña población se encuentra en el ameno valle del río Alhama, en un agradable entorno natural y con unas

calles intrincadas y plenas de sabor antiguo. Una de sus riquezas históricas son las cuevas-refugio medievales.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Su sencilla apariencia externa difícilmente hace sospechar el interés de algunas de las obras guardadas en su interior. El primitivo edificio 46

Descubre Guadix

debió realizarse con anterioridad a 1540, como demuestra la disposición apuntada de su portada lateral y del arco toral. Consta de una nave


ADR

Beas. Iglesia de la Anunciación. Armadura de la capilla mayor.

ADR

y capilla mayor muy reducida en la cual se encuentra una bellísima y excepcional armadura octogonal, verdadera perla de las armaduras accitanas. Los complicados y elegantes entrelazados de las maderas, únicos en la zona, se ven realzados por una delicada policromía de estilo renacentista que recorre los fondos de la tablazón, mientras que líneas geométricas refuerzan visualmente los pares y apeinazados. Detalles de principal interés son las pechinas, en forma de grandes abanicos ondulados, y el paño del almizate, en cuyo centro cuelga una gran piña de mocárabes. Su moderada elevación permite, como en ninguna otra armadura, visualizarla en todo su esplendor. La capilla bautismal también se cubre con un sencillo alfarjillo de madera, mientras que de la primitiva armadura de la nave solamente se conservan los tirantes, con huellas de haber sufrido problemas de estabilidad. El coro y cancel, a los pies, son también buenas obras de carpintería, en este caso de finales del siglo XVIII, con la fecha para el segundo de 1773. Su sobrio exterior solamente se ve alte-

Beas. Iglesia de la Anunciación. Pie renacentista de la pila bautismal.

rado por la presencia de las dos portadas, con arco apuntado, la lateral y otro de medio punto, de piedra, en el testero de los pies. La torre muestra numerosas reparaciones y el campanario es un recrecido posterior. En cuanto a los elementos de ornato, en la capilla mayor se encuentra un modesto retablo barroco, mutilado en la parte superior, sobre restos de una pintura mural que antaño decoró el testero. A la derecha de esta capilla se encuentra la pila bautismal, la cual conserva el vástago antiguo de estilo renacentista, posiblemente obra del cantero Cristóbal Nuño labrada hacia 1540; lo adornan curiosas figuras a base de grutescos, máscaras y angelitos. En la capilla lateral que hay junto al arco toral, abierta por un amplísimo arco muy adornado, se encuentra un interesante retablo de ladrillo y yeso, de las primeras décadas del siglo XVII, Ruta del mudéjar

47


con fuertes columnas corintias y tres hornacinas rematadas en originales conchas gallonadas. Lo preside una buena escultura, aunque muy repintada, del Crucificado, del estilo de

3

Alonso de Mena. En la sacristía se conserva un curioso aguamanil o lavabillo de cerámica estampillada, recuerdo vivo de viejas tradiciones artesanales y usos litúrgicos.

Cortes

Llegar a esta pequeña localidad, construida en una hondonada donde el tiempo parece haberse detenido, nos permite recuperar esencias y costumbre perdidas en gran parte

de los entornos rurales. Hasta hace no muchos años el único edificio construido de forma tradicional era la iglesia, el resto eran todo cuevas.

Iglesia de Nuestra Señora de la Presentación Pese a su manifiesta sencillez y reducidas dimensiones es una verdadera reliquia arquitectónica, ya que de

Cortes. Iglesia de la Presentación.

48

Descubre Guadix

todas las que visitamos en esta ruta es la que conserva mejor su carácter original.

ADR


Su construcción se inició a finales de la década de 1540 por el albañil Ambrosio de Villegas y el carpintero Bartolomé Meneses. Terminada la estructura, en 1560-1562, el cantero Juan de Riaño labró la portada, obra de mérito y en contraste manifiesto con la sobriedad del templo. Sus elementos ornamentales muestran claras influencias del renacimiento jiennense. Está constituida por un arco de medio punto flanqueado por medias columnas y pilastras dóricas; en el friso ostenta puntas de diamante de estilo siloesco y arriba una pequeña hornacina. En el testero de los pies y sobre una puerta cegada se encuentra el escudo del obispo Martín de Ayala. Suple las funciones de la torre una modesta espadaña de ladrillo. Ya en el interior, nos encontramos con una nave única y de dimensiones reducidas, que integra el altar mayor. Se cubre con una buena pero sencilla armadura mudéjar, de tres paños en la cabecera y limas moamares a los pies, con tirantes dobles, canes renacentistas y sencilla lacería en los extremos; las pechinas llevan de nuevo

4

lacería decorativa. A los pies se encuentra la capilla bautismal, cerrada con una reja antigua de barrotes de madera, y, en el interior, podemos contemplar otra armadura de nuevo de limas y sencilla lacería para apeinazarla; los pares duplicados hacia el centro de los faldones son característicos del carpintero Meneses y peculiar de Guadix. Todo en esta iglesia nos transmite la modestia y sinceridad estructural de los antiguos templos rurales: la escalinata de acceso, su vetusto portalón, la solería de la nave, las gradas y la peana del altar, las cuales conservan la antigua disposición de ladrillos de rasilla y mamperlanes de madera. Aunque parcialmente renovada por el desgaste normal, nos remite a un verdadero atavismo de especial valor arqueológico, ya que así estuvieron primitivamente todas las iglesias para facilitar los enterramientos bajo su suelo. De cierto interés por su antigüedad es la pintura con el Santo Entierro, de la segunda mitad del siglo XVI, que preside el presbiterio.

Graena

Esta localidad, y sobre todo su pedanía Baños de Graena, tienen cierto renombre como centro turístico, gracias a la existencia de unos baños cuyo uso terapéutico ya era conocido en época islámica. En el entorno del barrio de los Baños y en la propia Graena podemos encontrar

numerosas cuevas en un hábitat que mantiene vivas tradiciones ancestrales. Por encima del balneario se encuentran algunas cuevas “aristocráticas” y capillas-cueva, con portadas a imitación de las clásicas y que se remontan, al menos, al siglo XVIII. Ruta del mudéjar

49


Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación resto de los templos salvo en Santiago de Guadix. Se accede al interior por una sencilla portada, con arco central flanqueado por columnas dóricas y en las enjutas el escudo del obispo Antonio del Águila; el segundo cuerpo está ocupado por un medallón con la Virgen y el Niño y caprichos propios del estilo renacentista. Aunque no está documentada, debió ser labrada por el cantero Cristóbal Nuño.

G-MC

Este reducido templo es otra joya del mudéjar accitano, sobre todo por la bella y bien conservada armadura que podemos contemplar en su interior. Su construcción tuvo lugar entre los años 1530 y 1550, y desde el principio contó, excepcionalmente en estas modestas iglesias rurales, con una buena torre. Como remate de la misma todavía hoy se puede ver la característica jarra cerámica para engastar la cruz, desaparecida en el

Graena. Iglesia de la Anunciación. Detalle de la armadura sobre el altar.

La sobriedad estructural de la iglesia, de una sola nave que integra el altar mayor y una capilla lateral, se ve compensada con la presencia de una armadura cuya policromía es de las más ricas de la comarca, a cuyo buen efecto contribuye su reciente restauración. 50

Descubre Guadix

Dicha armadura, de las características de limas moamares a los pies, se ochava en la cabecera para dignificar el altar mayor. Multitud de guirnaldas, candelieri, máscaras, monstruos y demás fantasías ornamentales del Renacimiento vivifican las maderas y la-


cerías que la adornan. No está documentada pero pudiera ser obra de Bartolomé Meneses, ya que es elemento particular de este artífice el duplicar los pares en los testeros de las armaduras, como aquí se ve en el faldón de los pies.

5

La capilla mayor está presidida por un Cristo crucificado, moderno. En la capilla lateral se encuentra la Virgen del Rosario y debajo, en una urna, la cabeza de un antiguo Cristo.

La Peza

Esta localidad presenta interesantes vestigios de su fortaleza, vigía fundamental en época medieval y aún en los siglos posteriores, ya que por aquí pasaba, hasta el siglo XIX, la principal vía de comunicación entre Guadix y Granada. La Peza o Lapeza, como algunos prefieren denominarla, es glosada por viajeros e his-

toriadores que han destacado su valor estratégico. Tiene una preciosa cruz de piedra, del siglo XVI, de las de tipo crucero, en la entrada desde Lopera, y otros restos arqueológicos. Cuenta también con varias ermitas, entre otras, la diminuta del beato Marcos Criado, muy venerado en la localidad.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación La construcción de este templo ha sido bastante compleja como lo demuestra, entre otras evidencias, el que cuente con dos torres hechas en distintos momentos y de diferente estilo. La primera iglesia se levantó sobre la antigua mezquita, entre los años 1512 y 1515. Era un edificio modesto, de una sola nave, que en los siglos siguientes fue ampliada y enriquecida. Uno de los elementos añadidos es la portada principal, de estilo barroco y una de las más originales de la comarca. En ella destaca la presencia de dos grandes estípites en el cuerpo inferior, los fuertes moldurajes y los remates de pirámides, todo labrado en ladrillo. Se realizó en 1717 bajo el episcopado de Juan de Montalbán,

según se lee en la inscripción. El medallón de la Anunciación lleva la fecha de 1776. En el mismo siglo XVIII se debieron añadir las capillas laterales, algunas con restos de pinturas; del mismo tiempo es el coro, con un buen alfarje formado por grandes vigas apoyadas en elegantes canes de acanto, y la caja del antiguo órgano. Curiosa es la presencia en este templo de las dos torres ya señaladas: la antigua, del XVI y de extrema sobriedad, tiene los muros característicos de cajones encintados con ladrillos en las esquinas; la otra, terminada en 1792, muestra un alto cuerpo prismático de cantería y encima el campanario, ochavado y rematado Ruta del mudéjar

51


La Peza. Iglesia de la Anunciación.

con un pequeño chapitel. En cuanto a sus elementos de tradición mudéjar, debemos destacar la presencia de sendas armaduras en la nave y la capilla mayor. Lo más notable es la presencia de paños decorados con lacerías y unas piñas carnosas en el

6

almizate. La estructura es de lima bordón y la tablazón es lisa, lo cual indica, junto con los canes de tipo geométrico, una realización en torno a los siglos XVII o XVIII, aunque son evidentes algunas reparaciones posteriores.

Fonelas

Volviendo por nuestros pasos o saliendo a la A-92 y de nuevo a través de Purullena llegamos a Fonelas. Esta localidad ofrece importantes vestigios del pasado prehistórico (Cerro del Gallo, Solana del Zamborino y numerosos dólmenes) y medievales (torres-

52

ADR

Descubre Guadix

atalaya del Pocico, de Guájar, de las Palomas y el Castillo de Muros). También destaca la presencia en su urbanismo de numerosas casas-cueva, forma de vivienda que en los últimos años se van extendiendo como oferta de un turismo alternativo.


Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Verdaderamente curiosa es la historia de este templo, cuya apariencia es antigua y de aspecto netamente mudéjar. Sin embargo, fue construido entre los años 1919 y 1922, por el albañil Juan Pérez, el cual mantuvo el carácter tradicional al aprovechar del edificio anterior la portada y la armadura. La iglesia primitiva se encontraba en el barrio Bajo, y se levantó en el segundo tercio del siglo XVI, para la cual el cantero Cristóbal Nuño labró la actual portada, en 1544, que es de estilo renacentista. Destacan en ella los bellos adornos de flameros (candelabros llameantes), aletas vegetales y los escudos del obispo Antonio del Águila como patente de patrocinio. La enorme espadaña que corona este testero es aportación de novedad ya que la antigua iglesia tenía una torre.

7

Aparte de la portada, lo más notable por su originalidad es la armadura que cubre la única nave. Dicha armadura es del siglo XVI pero sufrió una reparación importante en 1636. Presenta una estructura ochavada en la cabecera, con un trabajo más elaborado en su tablazón y un más amplio arrocabe o friso de adorno, para simplificarse hacia los pies, donde presenta limas moamares. Los tirantes apoyan sobre canes dobles, con la particularidad de que los inferiores son de tradición gótica (los primitivos), reforzados en el siglo XVI por otros en forma de S. También resulta extraña la ausencia de arrocabe o friso por debajo de los faldones salvo en la zona de la cabecera. El altar mayor se ha dignificado recientemente con un retablito moderno que acoge a la Virgen de los Dolores, patrona de Fonelas.

Huélago

Nos adentramos ya en la tierra de los Montes con un cambio notable en su aspecto paisajístico y orográfico. Esta tranquila localidad fue antaño tierra de señorío de los García de Arana y posteriormente de los Afán de Rivera. Es un buen ejemplo de la continuidad que la tradición mudéjar ha tenido en la comarca de Guadix. Antes de adquirir la categoría de parroquia se construyó primeramente una ermita modesta, la cual, en 1642, se afirma que había quedado pequeña, por lo que en ese año los ve-

cinos solicitaban sustituirla por un nuevo templo. Así pues, la iglesia actual, que es igualmente muy moderada de tamaño, debe ser de la segunda mitad del siglo XVII. Una inscripción ahora oculta indicaba su terminación en 1705. Lo realizado entonces fue un cuerpo de iglesia que consistía en una nave pequeñísima y una capilla mayor separada por un arco de medio punto. Las cubiertas se hicieron de armadura de madera con ligeros adornos de lacería mudéjar en los extremos y en los Ruta del mudéjar

53


G-MC

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación

Huélago. Iglesia de la Anunciación. Armadura de la nave.

tirantes dobles que la refuerzan. Posteriormente volvió a quedar pequeña, por lo que se añadió una nueva capilla mayor, de manera que ahora la nave presenta una extraña división en dos partes. Sobre la capilla mayor y alojándola en su base se levantó la torre, también moderna, aunque no se eliminó la antigua espadaña, la cual se encuentra en el costado que da a la plaza; debajo de ella está el escudo de los patrocinadores.

8

Moreda

Tras la conquista de los Reyes Católicos pasó a propiedad de don Juan de Moreda, apellido que dio nombre a la localidad, luego pasó a los Benavides y hasta no hace muchos años prácticamente todo el pueblo era

54

La sobriedad y sencillez exterior del templo contrasta con el especial encanto de su interior, de un marcado sabor intimista. En los años sesenta del siglo XX se decoraron los arcos y las paredes del presbiterio con pinturas murales de estilo historicista pero de buen efecto, obra de Juan Montes. El Crucificado que preside el altar mayor es una buena escultura reciente del escultor Antonio Barbero Gor.

Descubre Guadix

propiedad del Marques de la Motilla. Herencia de este señorío es el antiguo caserón, con una torre fortaleza y la portada de sillares almohadillados, integrado en el actual Ayuntamiento.


Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación La parroquia de Moreda fue creada en 1554 sobre una modesta ermita anterior. En las décadas siguientes, dadas sus reducidas dimensiones y lo modesto de su fábrica, sufrió varios reparos y ampliaciones. Una de ellas aparece mencionada en una lápida existente en la base de la torre, con fecha de 1628 y en la que alude al patrocinio de los Benavides. Con el tiempo el edificio quedó pequeño para el número de vecinos, pero no fue hasta mediados del siglo XVIII cuando se procedió a ampliarla. Así, entre 1769 y 1774 se realiza prácticamente un nuevo templo, aunque conservando parte del antiguo mediante una operación bastante cu-

riosa. Consistió en construir una nave con presbiterio ochavado, cortando por la mitad la antigua ermita, de la cual se aprovecharon la cabecera y los pies, para habilitar sendas capillas laterales, a modo de falso crucero. Especialmente interesante es la capilla de Ntra. Sra. de los Dolores, que corresponde a la primitiva capilla mayor, cubierta con una armadura octogonal y elegantes pechinas renacentistas. Enfrente se encuentra la capilla presidida por la Santa reliquia de la Cruz de Cristo, de gran veneración en Moreda. La nave principal se cubre con una armadura muy sencilla, con coro en alto a los pies, también de madera. Elementos originales del

ADR

Moreda. Iglesia de la Anunciación.

Ruta del mudéjar

55


mobiliario litúrgico son los dos pequeños retablos-hornacinas de estilo neomudéjar. La portada es un arco de medio punto con arranque de sillares almohadilla-

9

dos y encima presenta pilastras rematadas en pirámides que arrancan de cabezas de angelitos muy mutilados. La robusta torre corresponde al mismo tiempo de la ampliación.

Gobernador

Llegando ya al final de nuestro viaje, la pequeña iglesia de esta localidad es una obra digna de visitar. El aspecto urbano de Gobernador es más

castellano que andaluz, con calles anchas y casas bajas. Amplísima es su plaza principal donde se encuentra la iglesia.

Iglesia de Nuestra Señora de la Anunciación Pese a sus reducidas dimensiones es una verdadera joya del mudéjar accitano. Aunque no consta documentalmente, su construcción debió

Gobernador. Iglesia de la Anunciación.

56

Descubre Guadix

tener lugar en el siglo XVI, cuando esta localidad era una cortijada propiedad de los Molina. Su elemento más destacado es la armadura que

G-MC


ADR

Gobernador. Iglesia de la Anunciación. Detalle de la armadura sobre el altar.

cubre la única nave, obra de la primera mitad del siglo XVI, pero con reparaciones posteriores fácilmente apreciables. Es de lima bordón o simple en los ángulos, cuyas maderas, finamente labradas y pintadas, imitan el trabajo de la taracea. Los tirantes dobles, que refuerzan la estructura, apoyan en canes de tradición gótica y sus calles muestran elegantes guirnaldas renacentistas (algunas repintadas). Sobre el altar mayor se aprecia un bello paño de lacería, con motivos de penachos vegetales y escudos heráldicos de los patrocinadores. La portada es un simple arco de medio punto con grandes dovelas de piedra. Es un templo con un especial encanto, debido a la sencillez de su

espacio, modesto pero ricamente ornamentado de imágenes, lámparas, altarcitos, y esa armadura que podemos admirar tan cerca de nuestros ojos. La primitiva casa solariega de los Molina, luego de los Condes de la Puebla de Portugal, ubicada aneja a la cabecera, tuvo antaño comunicación directa con la iglesia y también tenían su tribuna reservada junto al altar mayor. La Virgen del Rosario, patrona de Gobernador, preside el altar mayor.

Ruta del mudéjar

57


Vo c a b u l a r i o e s p e c í f i c o e s e n c i a l Alfarje: techo plano de madera, generalmente decorado, consistente en un tablado (tablazón) sobre vigas (pares o jácenas) y que en la mayoría de las ocasiones soporta un suelo en la planta superior. Almizate: paño horizontal central de las armaduras de limas, octogonales o de par y nudillo, más elevado que los asientos o faldones. Apeinazado: labor de entrelazado de las maderas en las armaduras y techumbres; tiene tanto función ornamental como de refuerzo. Arco toral o arco triunfal: el que precede a la capilla mayor; los pilares que lo soportan reciben el nombre de pilares torales. Armadura: cubierta o techumbre de madera. Can: pieza de madera en que apoyan las jácenas de los alfarjes o los tirantes de las armaduras. Suelen presentar adornos de diferente estilo, gótico, renacentista o barroco. Enjutas: espacio, normalmente triangular, que queda entre el arco, las columnas y el dintel. Chapitel: remate de las torres o cúpulas en forma piramidal. Estípite: elemento de soporte vertical con forma de pirámide invertida y lados entrantes y salientes. Es elemento característico del siglo XVIII. Faldón o alfarda: cada uno de los paños inclinados de la armadura, formado por los pares y la tablazón sobrepuesta. Grutesco: adorno formado por caprichosas formas animales, vegetales, seres fantásticos, telas, metalistería y demás motivos, que se enlazan creando bandas o cenefas de gran originalidad. Es adorno propio del Renacimiento y de inspiración romana. Lacería: conjunto de figuras geométricas o lazos realizadas mediante el cruce de líneas que van formando estrellas o polígonos en la ornamentación arquitectónica. Su expresión específica es decoración de lazo, unida al número de puntas de la rueda matriz de dicha decoración; suele ser la más frecuente en nuestro mudéjar la rueda de lazo de 8. Hemos preferido este término por ser más fácilmente comprensible por el lector medio. Limas: maderos de mayor longitud que los pares y que en las armaduras forman los encuentros o quiebros de los distintos faldones. Si es simple o impar se denomina «lima bordón» y si son dobles «limas moamares». Ruta del mudéjar

59


Mampostería: obra hecha con piedras irregulares (mampuestos) de tamaño mediano. Morisco: término con el que se denomina al musulmán obligado a bautizarse una vez terminada la Reconquista; en siglos pasados también fueron llamados «cristianos nuevos». Ochavado, a: la estructura que adopta forma de ocho lados. Referido a la carpintería, se denomina así a la de ocho paños, seis iguales más pequeños y los otros dos más anchos; se corresponde con las armaduras de planta rectangular. Por extensión también se dice ochavado cuando se corta el plano de un cuadrado por líneas que forman chaflán en sus esquinas. Pechinas: en la carpintería mudéjar, se denomina así al paño triangular, decorado con variadas filigranas, en el que apoyan los faldones menores de algunas armaduras octogonales u ochavadas. Piña de mocárabes: adorno habitual en las armaduras mudéjares consistente en un elemento colgante, formado por boveditas o prismas en cascada de laterales cóncavos, a modo de estalactitas. Tapial: se denomina muro de tapias o tapial al formado por una mezcla de tierra, graba y cal, todo ligeramente húmedo y apisonado, que se construye con encofrados de madera. Tirantes: referentes a las armaduras, son las vigas transversales que van de pared a pared en la parte baja para evitar que con el peso se abran los muros; suelen ir por pares o pareadas y trabadas con maderas formando figuras geométricas. Por debajo suelen apoyar en los canes.

60

Descubre Guadix


Bibliografía básica - ASENJO SEDANO, CARLOS. Pueblos e iglesias de Granada. Siglo XVI. La tierra de Guadix. Granada: Universidad, 1992. - ASENJO SEDANO, CARLOS. Guadix: guía histórica y artística. 2ª ed. Granada, Diputación Provincial, 1989 (3ª 1996). - FERNÁNDEZ SEGURA, FRANCISCO JOSÉ. Nueva Guía de Guadix. Encrucijada de culturas. Guadix. Instituto de Estudios “Pedro Suárez”, 2000. - RUIZ PÉREZ, RICARDO; RODRÍGUEZ TITOS, JUAN. Guadix y su tierra. Granada, IdealDiputación Provincial, 2005. Colección “Granada en tus manos”, nº 6.

Para información turística visite: www.guadixymarquesado.com

El autor y editores de la presente Guía desean hacer constar la inestimable ayuda recibida por el Obispado de Guadix-Baza y los curas párrocos de las distintas iglesias, sin la cual su realización no hubiera sido posible.

Ruta del mudéjar

61


ITINERARIOS

Profile for Xavi Gómez

Ruta Mudejar  

Otro poquito más de conocimiento

Ruta Mudejar  

Otro poquito más de conocimiento

Advertisement