Issuu on Google+

E UNE S O L S B EL PUE S CALLE

EN LA

2012


¿Por qué salimos a las calles?

La Marcha desde el Sur

,

que desde hace varios años camina los primeros de mayo y en otras jornadas de movilización, busca hacer sentir la indignación frente a las condiciones de injusticia social que persisten en nuestros barrios, y, al mismo tiempo, reivindica la capacidad de resistencia de las personas ante ellas, que como ustedes y nosotros hacemos frente a esta vida con la solidaridad que la hace más llevadera y el valor del trabajo como medio legítimo para ganarnos “el pan de cada día”; valores que constituyen el legado cultural de nuestra herencia campesina. Las clases urbano-populares constituimos la mayoría de la población de la ciudad, y, contrario a lo que creen las élites capitalinas, no somos una carga, ni nos limitamos a reclamar subsidios y asistencialismo; todo lo contrario, somos quienes realizamos los trabajos más duros de la ciudad, quienes, en últimas, hemos creado y sostenemos con nuestro trabajo, tan desmesurada y desigual capital. He ahí nuestro inmenso poder. Este año, nuevamente, nos encontraremos para marchar con otros y otras igualmente inquietos por la causa del pueblo, con el fin de hacer más visible en el barrio, la localidad y la ciudad el trabajo, y en particular: el desempleo juvenil, la soberanía humillada con la entrada en vigencia del TLC, el negocio con el hambre que hacen Estado y transnacionales, y el monopolio del transporte público. Nos encontraremos para continuar construyendo identidad como clase popular; como pueblo.


JÓVENES:

EXIGIMOS TRABAJO DIGNO

S

i existen actividades productivas desconocidas, mal pagas, precarizadas y explotadas son las de la juventud. Existen múltiples problemas que enfrentan los jóvenes al buscar su primer trabajo remunerado. La falta de experiencia impide la vinculación a cualquier oficio o empresa y con las leyes que prohíben el trabajo infantil, las relaciones laborales de los menores de edad son ocultas y más abusivas por parte de los empleadores. Por eso exigimos para los jóvenes condiciones de contraprestación justas, vinculación laboral formal con las prestaciones legales correspondientes, rechazamos rotundamente la comercialización y estereotipización de los cuerpos de las mujeres jóvenes para la venta de productos y servicios, exigimos la revisión de la normatividad laboral de los menores de 18 años para que les permita trabajar sin abusos, exigimos ¡Dignidad para la juven-

tud trbajadora!

POR SOBERANÍA: NO AL TLC

E

l TLC, o tratado de libre comercio, es una muestra clara de los intereses que están detrás de un gobierno como el de nuestro país. Lo hemos denunciado por la desigualdad con la que Colombia entraría a negociar con Estados Unidos, suponiendo que vamos a competir a través de la explotación de recursos naturales no renovables y de la venta de los productos que hemos vendido por años: café, banano, petróleo, carbón, flores. Significa que vendemos temporalmente nuestros territorios y permitimos la explotación de nuestros recursos de forma indiscriminada. Significa que nuestros gobernantes siguen careciendo de proyecto de país y conciben nuestro territorio como su despensa, en función de la dinámica productiva del capitalismo; para lo cual despojan sistemáticamente los territorios, aumentando la presión sobre las ciudades y sumándole brazos vacíos a los barrios populares, a los que hoy convocamos a marchar, por la sobera-

nía y la autodeterminación de nuestros pueblos.


SOBERANÍA ALIMENTARIA:

U

TRANSPORTE PUBLICO CON DIGNIDAD:

S

NO AL NEGOCIO DEL HAMBRE

NO AL MONOPOLIO

na de las luchas de los trabajadores del mundo debe ser por su Soberanía Alimentaria. Más hoy, cuando transnacionales y Estado juegan con el hambre del pueblo. Las transnacionales comprando millones de hectáreas para monocultivos dirigidos a la exportación y a los agrocombustibles. Y el Estado, al no proteger la agricultura campesina ni garantizar la alimentación de sus pobladores. Un caso palpable es el del ICBF, siendo los mismos trabajadores colombianos los que hacen aportes para el financiamiento de esta institución, con el objeto de que el Estado cumpla con sus obligaciones de bienestar familiar; tal entidad, ha venido vulnerando flagrantemente el derecho a la alimentación de más de 25.500 niños y niñas escolares, por negligencias y políticas claras de favorecimiento a los grandes monopolios de la alimentación y negociantes del hambre; desde el 23 de enero, inicio del actual año lectivo, las organizaciones sociales y comedores comunitarios de Bogotá, que desde hace muchos años venían ejecutando el programa de Alimentación al Escolar (PAE) han sido desconocidos totalmente, paralizándose el programa. egún el Plan Maestro de Movilidad y Estacionamiento para Bogotá, el 90% de los pobres solo tienen acceso a transporte público; el 66% de los viajes que realizan se efectúan en transporte público, el 25% caminando y el 3% en bicicleta. Por tanto, una tarifa preferencial beneficiaria principalmente a las familias de menores recursos. Según la Encuesta de Capacidad de Pago del 2004, el transporte representa el 19.07% de los gastos de las familias del estrato 1 y el 16.94% del estrato 2. Desde el año 2001 al 31 de agosto de 2011, los operadores privados de Transmilenio han recibido 4,4 billones de pesos, es decir el 94,7 por ciento del total de los ingresos del sistema; por su parte, el Distrito apenas ha recibido el 5% restante. Por esta razón,

el programa de la unión de usuarios de trasmilenio exige: 1. La reducción de la tarifa para todos y todas a $1.400 y sobre este valor una tarifa preferencial para personas en condición de discapacidad, adultos mayores y estudiantes. 2. Aumentar la frecuencia de los buses articulados y alimentadores. 3. Mejorar la calidad del servicio. 4. Revisar el contrato de Transmilenio que beneficia a 12 familias.


Primero de Mayo desde el SUR 2012