Issuu on Google+

NÚMERO 45

Edificando familias Revista del movimiento de Encuentros conyugales de El salvador Del 23 de enero al 05 de febrero 2014

La Fiesta de San Juan Bosco

Contenido: Fiesta de San Juan Bosco

1

La Conversión de Pablo

2

La Voz del Papa

3

Gotitas de Fe

4

Conociendo al MEC

5

Actualidad Familiar

6

Luz para la Familia

7

Dejad que los Niños Vengan a Mí

8

Servicios

9

Próximas Actividades

9

Movimiento en Movimiento

10

San Juan Bosco, presbítero, el cual, después de una niñez áspera, fue ordenado sacerdote y en la ciudad de Turín, en Italia, se dedicó con todas sus fuerzas a la formación de adolescentes. Fundó la Sociedad Salesiana y, con la ayuda de santa María Dominica Mazzarello, el Instituto de las Hijas de María Auxiliadora, para enseñar oficios a la juventud e instruirles en la vida cristiana. Lleno de virtudes y méritos, voló al cielo el 31 de enero de 1888 en la ciudad de Turín, en Italia. Don Bosco fue un sacerdote alegre, rebosante de amor por la vida, y por lo mismo respetuoso de las personas con creencias distintas. Su legado y la simpatía que despertaba perviven hasta nuestros días.

La Conversión de San Pablo Un personaje indiscutiblemente fundamental en la historia de la Iglesia primitiva es San Pablo Apóstol. El 25 de enero la Iglesia conmemora su conversión. “Sucedió que, yendo de camino, cuando estaba cerca de Damasco, de repente le rodeó una luz venida del cielo, cayó en tierra y oyó una voz que le decía: “Saúl, Saúl, ¿por qué me persigues?” Él respondió: “¿Quién eres Señor?” Y él: “Yo soy Jesús, a quien tú persigues. Pero levántate, entra en la ciudad y se te dirá lo que debes hacer” Los hombres que iban con él se habían detenido mudos de espanto; oían la voz, pero no veían a nadie. Saulo se levantó del suelo, y, aunque tenía los ojos abiertos no veía nada. Le llevaron de la mano y le hicieron entrar en Damasco.” Hch 9,3-8


Editorial Elecciones Presidenciales 2014 ¿Cuál es nuestro deber como católicos? El próximo domingo 2 de febrero, se realizará nuevamente en nuestro país la elección de nuestros nuevos gobernantes, el deseo de los salvadoreños, es que, este evento se realice con toda normalidad y bajo un ambiente de paz y respeto, dando una muestra y una lección al mundo entero de lo que es una democracia madura. Todos los ciudadanos debemos salir a emitir nuestro voto en favor del partido político de nuestra simpatía. Debemos dar una lección de civismo a todo el mundo, demostrando que en El Salvador se cree en la paz y en la democracia, a pesar de haberse perdido la credibilidad en sus políticos. Nuestra premisa como Cristianos Católicos debe estar basada en el amor y en la paz que el Señor Jesucristo nos dejó, en ese sentido; antes, durante y después del ejercicio electoral, todos los ciudadanos debemos cobijarnos bajo los colores de una misma bandera, no la partidista, sino bajo los colores del azul y blanco de nuestro pabellón nacional. Atrás deben quedar nuestras diferencias y unirnos todos por conseguir un mejor El Salvador. La Palabra de Dios, nos exhorta a someternos a las autoridades superiores porque éstas han sido establecidas por Dios mismo, es así, como en el libro de Romanos, el Señor nos invita a colaborar como ciudadanos y en lo que nos corresponde realizar, bajo el gobierno que Él haya establecido. “Todos deben someterse a las autoridades constituidas, porque no hay autoridad que no provenga de Dios y las que existen han sido establecidas por él. En consecuencia, el que resiste a la autoridad se opone al orden establecido por Dios, atrayendo sobre sí la condenación.” Romanos 13, 1-2 También en el libro de Daniel El Señor nos inspira a confiar solamente en Él, porque en el Señor están fundamentados el orden del tiempo y los acontecimientos. “y dijo: «Bendito sea Dios por los siglos de los siglos, ya que suyo es el saber, y suya la fuerza; él ordena los tiempos y los acontecimientos, da el poder a los reyes o se lo quita; da a los sabios sabiduría, y ciencia a los entendidos.»” Daniel 2, 20-21 De acuerdo con esta cita, es Dios el que pone y quita a los gobernantes, da la sabiduría a quienes los eligen, entonces ¿es obligación que todos nos sometamos a las autoridades superiores?; Pablo dice: toda persona, o sea, usted y yo, todos los que habitamos este país. Pero Pablo va más allá, y en su carta a Tito, colaborador suyo, menciona que se debe obedecer a las autoridades y a no difamar; en otras palabras no hablar mal de las autoridades, ni pelear con ellas. En oración debemos pedir a Dios el discernimiento y la sabiduría para elegir no en base a emociones ni intereses personales, sino lo que más convenga para el país en su desarrollo y en la generación de oportunidades para todos.


Editorial “Recuerda a los creyentes que se sometan a los jefes y a las autoridades, que sepan obedecer, y estén listos para todo lo que sirve. Que no insulten a nadie, que sean pacíficos y comprensivos y traten a todos con toda cortesía.” Tito 3, 1-2 Y el Apóstol Pedro, también nos refuerza esto, y en su primera carta nos dice: “Sométanse a toda autoridad humana por causa del Señor: al rey, porque tiene el mando; a los gobernadores, porque él los envía para castigar a los que obran mal y para animar a los que obran bien. La voluntad de Dios respecto de ustedes es que, obrando el bien, acallen la ignorancia de los imbéciles. Sean libres, pero no hagan de la libertad un pretexto para hacer el mal. Sean libres como servidores de Dios. Respeten a todos, amen a los hermanos, teman a Dios y respeten al que gobierna.” 1 Pedro 2, 13-17 Ya hemos analizado el hecho de que Dios nos manda a obedecer a la autoridad y a sujetarnos a ella, y esto incluye el hecho de cumplir con nuestras obligaciones como ciudadanos, como trabajadores y/o estudiantes. Estamos en la obligación de cumplir con las leyes del estado y a contribuir con los impuestos y tributos. Pero debemos tener muy claro el hecho de que la máxima autoridad en nuestras vidas es Dios, y nada ni nadie, puede usurparla. Mis derechos como individuo llegan hasta donde comienzan los de mi prójimo, yo no tengo el derecho de violentar el de mi prójimo. De igual manera, el hombre no puede imponer su autoridad por encima de la de Dios. Recordemos que es Dios quien le ha dado esa autoridad al hombre, por lo tanto, éste no puede ser superior a aquel que se la dio. Si se promulgara una ley que va en contra de nuestros principios Cristianos o de la ley de Dios, no podemos obedecerla, a pesar de que la ley humana, tendría el poder de ejercer su autoridad sobre nosotros y castigarnos por no ser obedientes. Pero el desobedecer en este caso a la autoridad, no constituye un pecado ante los ojos de Dios, ya que estaríamos siendo desobedientes a la autoridad humana que se ha revelado a la voluntad de quien se la dio, pero obedientes a la autoridad de Dios, y ésta última es la que prevalece. Que Dios nos ayude y nos de discernimiento para saber elegir, obedecer y someternos a las autoridades sin que violemos o incumplamos con las leyes divinas ni provoquemos la orientación del país hacia situaciones adversas; porque de eso también a nosotros nos va a pedir cuentas nuestro Señor.


Fiesta de San Juan Bosco a imitación de Jesús, el cual vino para obedecer y no para mandar, y avergoncémonos de todo lo que pueda tener incluso apariencia de dominio; si algún dominio ejercemos sobre ellos, ha de ser para servirlos mejor.

Trabajé siempre con amor De las cartas de San Juan Bosco, presbítero (Epistolario, Turín 1959, 4, 201-203) Si de verdad buscamos la auténtica felicidad de nuestros alumnos y queremos inducirlos al cumplimiento de sus obligaciones, conviene, ante todo, que nunca olvidéis que hacéis las veces de padres de nuestros amados jóvenes, por quienes trabajé siempre con amor, por quienes estudié y ejercí el ministerio sacerdotal, y no sólo yo, sino toda la Congregación salesiana. ¡Cuántas veces, hijos míos, durante mi vida, ya bastante prolongada, he tenido ocasión de convencerme de esta gran verdad! Es más fácil enojarse que aguantar; amenazar al niño que persuadirlo; añadiré incluso que, para nuestra impaciencia y soberbia, resulta más cómodo castigar a los rebeldes que corregirlos, soportándolos con firmeza y suavidad a la vez. Os recomiendo que imitéis la caridad que usaba Pablo con los neófitos, caridad que con frecuencia lo llevaba a derramar lágrimas y a suplicar, cuando los encontraba poco dóciles y rebeldes a su amor.

Éste era el modo de obrar de Jesús con los apóstoles, ya que era paciente con ellos, a pesar de que eran ignorantes y rudos, e incluso poco fieles; también con los pecadores se comportaba con benignidad y con una amigable familiaridad, de tal modo que era motivo de admiración para unos, de escándalo para otros, pero también ocasión de que muchos concibieran la esperanza de alcanzar el perdón de Dios. Por esto, nos mandó que fuésemos mansos y humildes de corazón.

Son hijos nuestros, y, por esto, cuando corrijamos sus errores, hemos de deponer toda ira o, por lo menos, dominarla de tal manera como si la hubiéramos extinguido totalmente. Mantengamos sereno nuestro espíritu, evitemos el desprecio en la mirada, las palabras hirientes; tengamos comprensión en el presente y esperanza en el futuro, como nos conviene a unos padres de verdad, que se preocupan sinceramente de la corrección y enmienda de sus hijos.

Guardaos de que nadie pueda pensar que os dejáis llevar por los arranques de vuestro espíritu. Es difícil, al castigar, conservar la debida moderación, la cual es necesaria para que en nadie pueda surgir la duda de que obramos sólo para hacer prevalecer nuestra autoridad o para En los casos más graves, es mejor rogar a Dios con humildad que arrojar un torrente de palabras, ya que éstas desahogar nuestro mal humor. ofenden a los que las escuchan, sin que sirvan de proveMiremos como a hijos a aquellos sobre los cuales debe- cho alguno a los culpables. mos ejercer alguna autoridad. Pongámonos a su servicio, Página 1


La Conversión de Pablo Pablo hizo una contribución muy importante a la difusión de la fe cristiana. Incluso antes de su conversión a Cristo, él se dio cuenta de que si Jesús es el Mesías y obtenemos la salvación por medio de su muerte en la cruz, entonces la religión judía no tenía ya valor como medio de salvación. Precisamente por eso él fue primero un gran perseguidor de los seguidores de Jesús, porque los veía como una amenaza a la religión judía. Por eso también, cuando comenzó su tarea de evangelizador, admitió a judíos y a no judíos al bautismo sin más exigencias que la fe en Cristo. Pablo se opuso con toda su fuerza y con todo su empeño a que se obligara a las personas que no pertenecían al pueblo, a la cultura y a la religión judía a que adoptaran la religión y las costumbres judías como condición para hacerse cristianos. Este empeño le costó a Pablo innumerables sufrimientos, la cárcel y hasta la misma muerte. Pablo luchó para defender que sólo Cristo basta para la salvación, y que por lo tanto, los hombres y mujeres, de cualquier pueblo y cultura pueden ser discípulos de Jesús, miembros de la Iglesia de Cristo, sin más exigencias que la fe en Cristo y la vida según el evangelio. Pablo por eso es conocido como el apóstol de los gentiles o de las naciones, pues gracias a él los pueblos no judíos del mundo o gentiles hemos tenido acceso libre a la fe cristiana. La influencia de Pablo llegó a ser una amenaza para los judíos. Leemos en sus epístolas que mucha veces él fue perseguido, arrestado y torturado. Como muchos de los discípulos y los demás apóstoles, Pablo sufrió por el evangelio, tanto así que murió por causa de él en Roma. Pablo escribió su última carta 2 Timoteo en la cárcel y da a entender que el esperaba su muerte. Aunque Pablo sufrió mucho por el evangelio él hubiese sido el último en sentir lástima por sí mismo. En 2 Timoteo 4:68 Pablo dice: "Yo estoy ya al punto de ser sacrificado, y el tiempo de mi partida está cercano. He peleado la buena batalla, he guardado la fe. Por lo demás, me está reservada la corona de justicia, que en aquel día me dará el Señor, el juez justo, y no solo a mí sino a todos los que aman su venida”. El 25 de enero celebramos ese momento de la conversión de San pablo. Todos nosotros, somos parte de esa conversión, pues gracias a ese hecho llegó también el evangelio a nuestra vida, llegó Jesús, llegó el amor. Un día para dar Gracias a Dios, por ser tan bueno, y permitir que la pasión de san Pablo, sea volcada al evangelio. Nosotros, estamos sostenidos con la misma fe, con el mismo Amor de Jesús. Ojalá que san Pablo nos transmita un poco de esa pasión, pues un poco será mucho para transmitir la Buena Nueva a todos los que nos rodean. ¡Ay de mi sino evangelizara!, que sea también nuestra idea fuerza. Y que como san Pablo, podamos decir: comparado con Jesús, con su amor, con su luz, con su doctrina, todo lo demás es desperdicio, todo lo demás es la nada, es basura. Página 2


La Voz del Papa El hombre ve la apariencia, pero el Señor el corazón La relación del Señor con su pueblo es una relación personal, “siempre, de persona a persona”. Él, “es el Señor y el pueblo tiene un nombre”, “no es un diálogo entre el poderoso y la masa”. Es un diálogo “personal”. “Y en un pueblo, cada uno tiene su lugar. El Señor jamás habla a la gente así, a la masa, jamás. Habla siempre personalmente, con los nombres. Y elige personalmente. El relato de la creación es una figura que hace ver esto: es el mismo Señor que con sus manos artesanalmente hace al hombre y le da un nombre: 'Tú te llamas Adán'. Y así comienza aquella relación entre Dios y la persona. Y hay otra cosa, una relación entre Dios y nosotros pequeños: Dios, es grande, y nosotros pequeños. Cuando debe elegir a las personas, también a su pueblo, Dios siempre elige a los pequeños”. Dios, elige a su pueblo porque es “el más pequeño”, tiene “menos poder” que los otros pueblos. Precisamente hay un “diálogo entre Dios y la pequeñez humana”. También la Virgen dirá: “El Señor ha mirado mi humildad”. El Señor “ha elegido a los pequeños”. En la primera Lectura de hoy, observó, “se ve claramente esta actitud del Señor”. El profeta Samuel está ante el más grande de los hijos de Jesé y piensa que sea “su consagrado, porque era un hombre alto, grande”. Pero el Señor, le dice “No te fijes en su aspecto ni en lo elevado de su estatura, porque yo lo he descartado, porque aquello que ve el hombre no cuenta”. De hecho, “el hombre ve la apariencia, pero el Señor ve el corazón. El Señor elige según sus criterios”. Y elige “a los débiles y a los dóciles, para confundir a los poderosos de la tierra”. Al final, por lo tanto, “el Señor escoge a David, el más pequeño”, que “no contaba para su padre”. “No estaba en casa”, estaba “cuidando las ovejas”. El mismo David también “fue elegido”: “Todos nosotros con el Bautismo hemos sido elegidos por el Señor. Todos somos elegidos. Nos ha elegido uno a uno. Nos ha dado un nombre y nos mira. Hay un diálogo, porque el Señor ama así. También David luego se volvió rey y se equivocó. Quizás cometió tantas equivocaciones, pero la Biblia nos cuenta dos errores fuertes, dos errores de aquellos grandes. ¿Qué hizo David? Se humilló. Volvió a su pequeñez y dijo: ‘Soy un pecador’. Y pidió perdón e hizo penitencia”. Y después del segundo pecado, prosiguió, David dijo al Señor: “Castígame, no al pueblo. El pueblo no tiene la culpa, yo soy el culpable”. David, “custodió su pequeñez, con el arrepentimiento, con la oración, con el llanto”. “Pensando en estas cosas, en este diálogo entre el Señor y nuestra pequeñez”, “me pregunto dónde está la fidelidad cristiana”:

Página 3


La Voz del Papa “La fidelidad cristiana, nuestra fidelidad, es simplemente custodiar nuestra pequeñez, para que pueda dialogar con el Señor. Custodiar nuestra pequeñez. Por esto la humildad, la docilidad, son muy importantes en la vida del cristiano, porque es una custodia de la pequeñez, a la cual el Señor gusta mirar. Y siempre existirá el diálogo entre nuestra pequeñez y la grandeza del Señor. Que el Señor nos dé, por intercesión de San David - también por la intercesión de la Virgen que cantaba alegre a Dios, porque había mirado su humildad - el Señor nos de la gracia de custodiar ante Él nuestra pequeñez”. (RC-RV) Papa Francisco Misa en la Casa de Santa Marta 21 de enero de 2014

Gotitas de Fe DIOS CREADOR. (Catecismo 279) “En el Principio, Dios creó el cielo y la tierra” (Gen. 1,1) Con estas palabras solemnes comienza la Sagrada Escritura. El símbolo de la fe (Credo) las recoge confesando a Dios Padre Todopoderoso como “el creador del cielo y de la tierra.”, “de todo lo visible y lo invisible.” El escritor sagrado utiliza una figura literaria que se llama “merismo”. Acá el Escritor sagrado emplea dos extremos para dar a entender un todo. “En el principio,” es decir, cuando nada existía ya existía Dios y “Dios creó los cielos y la tierra.” Cielo es el lugar donde habita Dios, todo lo invisible; tierra es el lugar donde habitan los hombres, todo lo visible; las dos partes se combinan para indicar que Dios creó el universo entero. Esto nos enseña que Dios es el Creador de todo. Dios ha creado el universo entero: las constelaciones, las galaxias, las estrellas y los soles, los planetas. Y como nosotros somos parte de esa creación, Dios nos ha creado a nosotros. Por eso Dios es nuestro Creador, nuestro origen, nuestro Padre. Al respecto San Agustín decía: "¡Oh Dios, Tú nos hiciste para Ti, y nuestro corazón queda insatisfecho hasta que en Ti descanse!" Es decir que como creaturas, Dios es nuestro origen y nuestro destino. El hombre lleva el sello de Dios; por lo tanto, será un ser religioso. La palabra "religión", se deriva de tres palabras latinas: religare, relegere, reeligare Religión viene de la palabra latina “reeligare” que significa doble atadura. La religión es el conjunto de verdades y deberes que vinculan al hombre con Dios. Es el lazo que une al hombre con Dios: Doble atadura, “reeligare,” Religión Carlos Roberto y Natalia Mercado Página 6


Conociendo al MEC (Secretariado Nacional 2014-2015) Secretarías

Responsables

Unidades

Responsables

Secretarios Nacionales

Carlos Roberto y Natalia Mercado

Radio San José

Alberto y Karen Linqui

Actas

Cirilo y Lely Paz

Auditoría

Salvador y Angelita Argueta

Administrativa

Víctor y Martita Montoya

Liturgia y Oración

Toñito y Blanquita Coreas

Encuentros

Atilio y Drucy Munguía

Eventos Especiales

Mario y Betty Villalobos

Infanto Juvenil

René e Irma Segura

Matrimonios Especiales

Mauricio y América Molina

Enlace Arquidiocesano

Roberto y Yanira Trejo

Enlace Nacional

Pastor y Ana María Avelar

Sistemas e Informática

Guillermo y Claudia Nolasco

Crecimiento y Formación

Manuel y Lilian Hughes

Asistencia Jurídica

Carlos y Lorena Rodríguez

Crecimiento Grupal

Guillermo y Maribel Arias

Relaciones Públicas y Comunicaciones

Carlos y Zonia López

Formación de Agentes de Pastoral Familiar

Salvador y Lupita Guerrero

Casa de Retiros

Elmer y Ellyn Escobar

Proyección Comunitaria

Roberto y Gilda Rivas

Servicios a la Parroquia

Mario y Maritza Funes

Reuniones Generales

Carlos y Mercedes Argueta

Unidad de Encuentristas Predilectos

Gustavo y Regina Molina

Metodología MFC

Manuel y María Teresa Saavedra

Unidad de Pastoral Familiar Francisco y Alicia Henríquez Parroquial

Catecismo I. La vida del hombre: conocer y amar a Dios 1 Dios, infinitamente perfecto y bienaventurado en sí mismo, en un designio de pura bondad ha creado libremente al hombre para hacerle partícipe de su vida bienaventurada. Por eso, en todo tiempo y en todo lugar, se hace cercano del hombre: le llama y le ayuda a buscarle, a conocerle y a amarle con todas sus fuerzas. Convoca a todos los hombres, que el pecado dispersó, a la unidad de su familia, la Iglesia. Para lograrlo, llegada la plenitud de los tiempos, envió a su Hijo como Redentor y Salvador. En Él y por Él, llama a los hombres a ser, en el Espíritu Santo, sus hijos de adopción, y por tanto los herederos de su vida bienaventurada.

Página 4


Actualidad Familiar La educación familiar, papel de los padres La familia es el primer ámbito de la educación. No sólo es el primero en el tiempo porque en su seno pase el ser humano los primeros años de su vida, sino porque lo que en ella vive influye de forma importantísima en la formación de su carácter, sus principios, sus valores y sus hábitos, en los que se basará su conducta a lo largo de la vida. En la familia el ser humano se va formando casi sin darse cuenta y los demás miembros de la familia, especialmente los padres, participan en este proceso casi sin saberlo ni quererlo. Cuando la familia está bien constituida en una comunidad de personas donde, a pesar de los problemas por demás normales, se conserva la armonía, el cariño y el amor, la educación en los aspectos centrales del desarrollo personal se da casi automáticamente. Sin embargo, los tiempos que vivimos exigen una mayor preparación e intencionalidad educativa en los padres, quienes son los primeros responsables de la educación de sus hijos. Todos los padres de familia quieren lo mejor para sus hijos, aunque algunos tengan una confusión acerca de “qué es lo mejor”. Sin embargo los padres necesitan apoyo para cumplir debidamente su labor de educadores. De la familia proceden los buenos y también los malos ciudadanos. La escuela puede hacer mucho por la educación pero nunca podrá sustituir lo que le corresponde hacer a la familia. De ahí que resulte indispensable ofrecer a los padres de familia los apoyos necesarios, desde la sociedad civil y desde las instancias gubernamentales, para colaborar subsidiariamente con ellos a fin de lograr mejores resultados. Hay que tomar en cuenta que algunos medios de comunicación no son precisamente aliados de la educación puesto que, aunque ofrezcan contenidos positivos, en cierta medida éstos suponen una influencia más bien negativa para el desarrollo personal. Por eso los padres necesitan prepararse para enseñar a sus hijos a elegir de los medios lo que puede favorecer su crecimiento y no su deterioro como personas. En esto juega un papel muy importante la autoridad de los padres de familia. Se oye por ahí que los papás de este tiempo son la “generación más obediente de la historia” porque de niños les tocó obedecer a sus padres y ahora, que son papás, les toca obedecer a sus hijos. Esto no puede ser así. Si los padres no ejercen adecuadamente su autoridad para educar a sus hijos les estarán fallando porque la autoridad tiene siempre una función de servicio y en la familia el mejor servicio que puede prestarse a los hijos es la educación.

Página 5


Luz para la Familia La Oración En Familia “Una familia que reza unida, permanece unida”, se ha dicho muchas veces y con gran sabiduría. Porque se unen así a Cristo. Rezar juntos es amar. Y a una familia que ama, Dios no la abandona.

CONSEJOS PRÁCTICOS PARA ORAR EN FAMILIA a) Actitudes La oración en familia ha de realizarse cada día y ha de ser atractiva por su cordialidad, por la comunicación que supone el que, antes, después o en medio de las plegarias, cada cual tenga la libertad de expresar sus pesares, problemas, necesidades, miedos y alegrías diarias. El clima ha de ser de tal modo distendido que los hijos puedan asumir los juicios constructivos y respetuosos de los padres y los padres recibir serenamente las sinceras críticas de los hijos, tratando de ser coherentes con lo que tratan de inculcar. El que los padres tengan la humildad de reconocer sus propios errores delante de los hijos, es el medio más eficaz de ganarse el aprecio de los hijos y de reforzar el sentido de autoridad. b) Contenido formal Respecto al contenido formal, puede ir variando, desde las oraciones puramente infantiles de los primeros años, para pasar posteriormente, por ejemplo, a una fórmula semejante a “completas” y también contemplando y o comentando el pasaje evangélico de la misa del día , aunque siempre con un repaso de las cosas buenas y malas que cada uno podíamos haber hecho o dejado de hacer durante el día (Examen de conciencia: común a veces o privado), sin faltar la alabanza, acción de gracias, bendición, súplica, entre otros. c) Clima y dirección En los primeros años, la oración la pueden dirigir los padres y más adelante es recomendable que los hijos tomen ellos sus propias iniciativas, que sean ellos los que manden. Cosa muy importante, principalmente cuando los niños son pequeños, es centrar su atención con una imagen de María o Jesús, con alguna vela encendida y ocasionalmente haciendo una pequeña fiesta con luces o guirnaldas o farolillos o, si se hace la oración después de la cena, (si es que este parece el momento más adecuado), terminar la pequeña celebración con la sorpresa de un sencillo dulce o postre especial. Por supuesto, en cualquier caso, con la T.V. apagada en toda la casa d) La novedad que quizá se aporte a lo que proponemos. Lo que quizá pueda aportar de más novedad en lo que proponemos, es que la oración en familia no sea sólo la mera recitación de oraciones vocales o la meditación de un texto reunidos en familia, que ya es un logro, sino con la complementación, dentro de este ámbito, con ese espacio sin límite de tiempo, de intercambio personal y cordial sobre temas varios , trascendentes o meramente humanos, entre todos sus miembros, en un clima distendido que permite la apertura personal, la participación, la colaboración donde muchas veces sean los propios hermanos los que aclaren los conceptos al que pudiera estar algo despistado o equivocado sea hermano, hermana, padre, madre o abuelos y que estas aclaraciones puedan hacerse con sencillez y amor.

Página 7


Dejad que los Niños Vengan a Mí SOPA DE LETRAS

PARA COLOREAR

Página 8


Servicios Enero 2014 Ene-28

Asamblea SERVIDORES DE MARIA

229

Ene-28

BENDECIDOS POR EL ESPIRITU SANTO

233

Ene-28

244 237

Ene-25

SEMBRADORES DE FE Y AMOR Escuela de Dios OBREROS DE JESUS Misa CRISTO HA RESUCITADO

Ene-25

EN TUS MANOS SEテ前R

237

Ene-28

221

Prテウximas Actividades

Pテ。gina 9


El Movimiento en Movimiento El pasado martes 14 de enero, nuestros Secretarios Nacionales salientes Mauricio y Lilian Roque hicieron un recuento de su gestión, durante los cuatros años que estuvieron al frente de nuestro movimiento y a la vez agradecieron el apoyo del equipo, al asesor espiritual y toda la comunidad encuentrista que los acompañó, Así como también se presentaron las nuevas Secretarías 2014-2015 por los actuales Secretarios Nacionales Carlos Roberto y Natalia Mercado, los cuales fueron enviadas y bendecidas por nuestro asesor espiritual Fray Edgardo Hernández.

Página 10


El Movimiento en Movimiento El pasado martes 21 de enero, nuestros Secretarios Nacionales Carlos Roberto y Natalia Mercado, presentaron su plataforma de trabajo 2014-2015 e hicieron reflexiones importantes para todos los encuentristas. No te pierdas todos los martes nuestras asambleas que estĂĄn organizadas y preparadas con mucho amor por nuestros hermanos de la SecretarĂ­a de Reuniones Generales para nuestro continuo crecimiento y fortalecimiento espiritual tanto conyugal como familiar.

PĂĄgina 11


¡Estamos en la Web! Visítanos en la dirección: http://www.encuentrosconyugales.org Y en redes sociales

Encuentros Conyugales

@MEC_SV


Revista Edificando Familias 45