Issuu on Google+


PRIMER PREMIO DE 1º: CRISTINA CHACÓN PELLO C.P. “ASTURIAS”


SEGUNDO PREMIO DE 1º: INÉS GARCÍA ARRIBAS C.P. “ASTURIAS”


SPIDERMAN Y LOS LADRONES DE JOYAS 1º PREMIO DE 2º: PELAYO GALLARDO LORENZO COLEGIO SAN MIGUEL Había una vez un señor llamado Peter Parker, estudiante de 6º de Primaria, al que nadie sabía que era un héroe, un gran héroe: Spiderman. Era como….mitad hombre y mitad araña. Un día se encontró una gran dificultad: pilló a unos ladrones de joyas, pero no había manera de que le dieran las joyas. Tuvo que hacer que se rindieran de todas las maneras: echándoles telas de araña, ¡puf!. Tantas maneras, que si las explico todas necesito tres folios. Pero bueno, por lo menos consiguieron las joyas y la ciudad pudo volver a estar tranquila.


SPIDERMAN Y LOS LADRONES DE JOYAS 2º PREMIO DE 2º: ANDREA ROBLES IGLESIAS C.P. “ASTURIAS” Un día Spiderman se dio cuenta de que nadie tenía joyas, así que creía que había gente que estaba robando joyas. Entonces, por la noche fue de casa en casa para averiguar quién era el que estaba robando joyas y vio que en una casa se estaban llevando todas las joyas que había. Entonces al día siguiente se lo dijo a la policía y la policía no le creía. Así que Spiderman para demostrar que era verdad les llevó de casa en casa y en una de ellas estaban los ladrones, y al final, la policía le dio las gracias a Spiderman y llevaron a los ladrones a la cárcel que pensaban que nadie les veía. Spiderman se hizo famoso al final, salió en revistas, carteles y en periódicos. Spiderman fue muy feliz


SPIDERMAN POR UN DÍA 1º PREMIO DE 3º: DARIUS STEFAN ILIE C.P. “ASTURIAS” “Spiderman por un día” se titula la nueva peli de Steven Spielberg sobre Spiderman. Es muy divertida, empieza así: Pedro es un niño que se va a Nueva York; él, moreno, pelo corto, muy trasto, va a 6º y poca altura. No es bueno ni listo en Cono, Mates o Lengua, pero su fuerte es el inglés. Como su héroe favorito es Spiderman, pues tenía todas sus pelis. El día 27 de junio de 2010 se marcha, está muy emocionado, y como se dice “Nueva York, la ciudad que nunca duerme”…, así es como decía durante ocho horas insoportables oyendo lo mismo siempre, todo el viaje. Un día Pedro, que estaba jugando en Manhattan casi se cae a un lago, pero se salvó porque Spiderman, su gran vecino y amigo le

salvó; casi se desmaya de la emoción, y después de volver en sí le cuenta a Spiderman que él es su gran superhéroe, y para Spiderman le extrañó, porque Spiderman en esa ciudad estaba un poco pasado, por eso le deja ser él por un día. Como era pequeño, bueno, menor, es su aliado del día, ahora son “Spiderman y Spiderboy”. Corren mucho peligro, combaten la injusticia y eso es algo agotador, así que al día siguiente se duerme el día entero, y después se lo cuenta a sus amigos, uno de los padres de algún amigo de Pedro, al oír las aventuras, y como es presentador de noticias lo publica y adivina cómo fue respetado Spiderman: ¿te lo cuento yo?. Nombrándolo el mejor superhéroe de la historia.


SPIDERMAN POR UN DÍA 2º PREMIO DE 3º: SAMUEL REY PARAJA C.P. “ASTURIAS” Yaiza era una chica de unos 10 años a la que le gustaba muchísimo Spiderman. Un día, viendo la televisión, vio un anuncio que decía: ¿Te gusta Spiderman?. Pues selo por un día con la nueva pastilla: “Spiderman por un día lo serás tú. ¡Pruébala!”. Yaiza compró la pastilla inmediatamente y la probó. ¡En un momento se convirtió en Spiderman!. No paró de lanzar telarañas, caminos por las paredes…Pero de repente vino un enemigo. Spider-Yaiza pensó que las pastillas también te harían ver enemigos, pero que sólo estaban en tu imaginación.

No pasó mucho tiempo hasta que se enteró de que no eran imaginaciones. ¡Eran reales!. Rápidamente le venció y aprendió que ser una persona importante no era sólo serlo y ya, sino que, como todas las personas ( y sobre todo las que nos importan) había que hacer tareas y que no era tan fácil vencer a un enemigo cada día


SPIDERMAN POR UN DÍA 1º PREMIO 4º: LUCÍA PALACIOS RENDUELES C.P. “ASTURIAS” Érase una vez, o me dicen que fue, un niño llamado Tomás. Tomás era un niño que tenía 12 años, era bajito, tenía el pelo corto y castaño, ojos azules y le encantaban los cómics. Un día, en su barrio se celebró un concurso: “Spiderman por un día”, decía, de 10 a 13 años ¡Preséntense!. Tomás estaba emocionadísimo pues Spiderman era su personaje favorito en los cómics, en los libros y en la televisión y dijo a sus padres: -Mamá, papá, quiero presentarme para el concurso “Spiderman por un día”.

-Pero es muy peligroso –dijo su madre -Deja que lo haga para que se divierta y ayude a la gente –dijo su padre. -Bueno, vale, puedes presentarte, -dijo su madre un poco enfadada. Tomás, con mucha alegría y emoción dijo:

¡Gracias!, ¡gracias! ¡gracias!. Me presentaré ahora mismo. Tomás se presentó y pasados los días le mandaron una carta diciendo: “Tomás…¡felicidades, has ganado el concurso de Spiderman por un día. Si aceptas el puesto ven mañana a la Plaza Mayor y conocerás a alguien muy especial….” Tomás saltó de alegría y se lo contó a sus padres, a sus amigos, y hasta a sus abuelos por teléfono. Al día siguiente Tomás se presentó en la Plaza Mayor esperando que le diesen su premio: ser “Spiderman” por un día. Al cabo de un par de minutos llegó el alcalde a la Plaza Mayor y dijo: “Tomás, espero que estés preparado -Preparado para qué? –preguntó Tomás. -Para conocer a Spiderman –contestó alegremente el alcalde -¿En serio? –preguntó Tomás que no se lo estaba creyendo. -Sí, en serio. Por cierto, aquí viene –dijo el alcalde. -¡No me lo puedo creer!, tú eres “Spiderman” –dijo Tomás, que no podía con la emoción.


-Sí, así es, yo soy Spiderman - ¿estás preparada para ocupar mi puesto por un día? -Sí, si ¡Siiiií! –contestó Tomás que no podía creerse lo que estaba viendo. -Vale, -dijo Spiderman. Te voy a dar un traje especial a tu medida para que puedas ser como yo. -Claro, claro, como quieras, -contestó Tomás sin dejar de mirarle. -Seguro que me has visto en cómics, -dijo Spiderman -Sí -¿Y en libros? -Sí -¿Y en la televisión? -Sí. Contestó Tomás cansado de decir “sí” -Bueno, -dijo Spiderman, creo que estás listo para ser como yo. -Sí, lo sé, puedo ser como tú, -dijo Tomás. -Pues toma este traje, le ofreció Spiderman. - Gracias, te prometo que no te decepcionaré –dijo Tomás muy seguro de lo que decía. - Eso espero, dijo Spiderman, yo sé que harás muy bien mi trabajo. -Claro que sí –contestó orgullosísimo Tomás. -

Pues mañana me sustituirás –dijo Spiderman, pero recuerda, yo te estaré vigilando de lejos.


Al día siguiente a las 4 de la mañana Tomás se vistió con el traje que le dio Spiderman y salió a la calle sabiendo que ayudaría a todos durante un día: desde las 4 de la mañana hasta las 12 de la noche. Tomás se pasó todo el día ayudando y aconsejando a todos los que tenían algún problema, por pequeño que sea. Ayudó a sus amigos, a personas que no conocía y hasta le dio tiempo a hacer los deberes y estudiar. Al final del día, a las 11 menos cinco minutos Tomás se encontró con Spiderman, que le dijo muy orgulloso a Tomás: -Tomás, hoy has demostrado ser valiente, respetuoso, agradable, valeroso, amable y estudioso y quiero darte las gracias y decirte quee me gustaría que fueras mi ayudante hasta que yo deje de ser Spiderman y tú me sustituirás. ¿Quieres? -¡Claro que si!, -le contestó Tomás creyendo que estaba soñando. -Pues si tus padres aceptan te lo agradeceré orgulloso – dijo Spiderman. Los padres de Tomás aceptaron y Tomás se convirtió en el mejor Spiderman de la historia.


SPIDERMAN POR UN DÍA 2º PREMIO 4º: ALBA Mª ÁLVAREZ GONZÁLEZ COLEGIO VIRGEN REINA Érase una vez un niño llamado Mario al que le encantaba Spiderman. Mario tenía 9 años y vivía en una ciudad llamada Gijón. Siempre compraba todo tipo de cosas de Spiderman: cómics, libros, películas, estuches…Tanto le gustaba Spiderman que creía que existía, por eso siempre intentaba ayudar a todo el mundo. Mario quería ser Spiderman. Un día estaba viendo las noticias con su madre, cuando escuchó una que le interesó más que las demás: -Ayer a las cinco de la madrugada ha ocurrido una catástrofe: tres adolescentes llamados Jorge, Javier y Juan han ido de excursión al Bosque Oscuro. Pero en vez de tirar los desperdicios y desechos a una papelera, los han tirado al río, han

paseado en coche por allí (que está prohibido), y además han ensuciado el aire y han tirado una colilla a la hierba. Se ha provocado un gran incendio con el viento, se ha extendido y va directo a Gijón. Los bomberos han intentado apagarlo, pero no han podido. Mario pensó: “¡Esta es la mía! ¡Demostraré que soy Spiderman!. Y se fue corriendo al Bosque Oscuro. El fuego se había extendido muchísimo: el Bosque Oscuro era inmenso y el fuego había arrasado casi todo el bosque. Mario tenía mucho miedo, pero no dejó que eso le detuviera. Al entra en el Bosque Oscuro empezó a oler mucho a quemado. Mario caminó durante media hora hasta que encontró un montón de telarañas por todo el


Bosque y de repente vio una sombra que se movía como un remolino que le dijo: -¡Hola, Mario!, ¿Qué haces aquí? Mario contestó: -Quiero ayudar a Spiderman…Un momento, ¿sabes cómo me llamo? ¿Eres Spiderman? Él exclamó: -Gracias por ayudarme. Sí, soy Spiderman. Me he hecho muchas quemaduras. ¿Quieres ayudarme?. Pues sustitúyeme, te voy a transmitir mis poderes de araña. Y Mario ayudó a Spiderman a parar el fuego, a encontrar la basura, a tirarla y a deshacerse de la contaminación usando un abanico. Había demostrado ser Spiderman. Él se lo agradeció y recuperó sus poderes de araña. En cuanto a Jorge, Javier y Juan, estuvieron a punto de mandarles a la cárcel, pero ellos pidieron perdón y dijeron que no lo volverían a hacer y les perdonaron. Desde ese día cuidaron mucho el medio ambiente, y Mario y todo el mundo estuvieron muy orgullosos de él.


SPIDERMAN POR UN DÍA ACCESIT DE 4º: IRENE RIVERA ÁLVAREZ C.P. “ASTURIAS” Érase una vez un niño llamado Leo. Él era un niño al que le encantaban los cómics y ver series de superhéroes pero el que más le gustaba era Spiderman. Ya llegaba el Carnaval, pero aún no sabía de qué disfrazarse una tarde lluviosa, se puso a leer un cómic, como disfrazarse una tarde lluviosa, se puso a leer un cómic, cómo no, de Spiderman, se le ocurrió disfrazarse

de Spiderman. Menos mal que llevaba ahorrando 2 meses, y por fin podía gastarlo en algo útil, así que fue a una tienda cercana a su casa y compró el disfraz. El día de carnaval estaba tan ilusionado por el traje que casi se le olvida ponerse la máscara. En el cole, la profesora casi se tropieza con una hoja de papel que se había caído al suelo, pero Leo la avisó a tiempo. Ya en el recreo, a punto de comenzar el desfile un compañero de clase se tropezó con una cuerda de saltar, y antes de que se cayera al suelo Leo le cogió de los hombros y tiró de su compañero evitando la caída. Muchas gracias, le dijo su compañero. En la fiesta les faltaba una cuerda de saltar, para jugar al reloj,


y justo ese día había llevado una cuerda para un compañero suyo que necesitaba practicar con la comba, entonces fue corriendo a la clase, a coger su cuerda. Cuando el colegio terminó, todos sus compañeros le dieron las gracias por todo lo que había hecho por todo lo que había hecho para que esté carnaval fuera perfecto. Después de un carnaval fantástico la vuelta al cole fue igual, pues cuando llegó a clase todos llegaron a la conclusión de que: ¡Había sido Spiderman por un día! Leo se sintió más feliz que nunca. Cuando llegó les contó todo lo sucedido a sus padres. Después de un día tan agotador, se puso a dormir y soñó el gran día de carnaval.


EL DÍA QUE ME DESPERTÉ EN LA CUEVA DE BATMAN 1º PREMIO 5º: MIGUEL VALLEDOR FERNÁNDEZ “VIRGEN REINA” Yo estaba durmiendo profundamente, soñando como casi siempre que era un superhéroe porque me gustaba mucho, soñaba que estaba luchando contra el malvado doctor Muerte con compañeros como Spiderman, Superman y…..¡pi,pi,pi,pi,pi! -¡Oh, no!. Otra vez el despertador, entonces abrí los ojos y…. ¡Estaba en la cueva de Batman! No me lo podía creer, me froté los ojos un par de veces para ver si estaba alucinando, pero no, era cierto, estaba en la cueva. Con el asombro, estaba desconcertado, pero me

levanté y fui a ver todas las cosas que tenía allí, que eran bastantes. Anduve por la cueva y vi muchas cosas, lo que mas me sorprendió fue el laboratorio donde había miles de pociones. Un rato después, entró él, Batman, por la puerta secreta. Él, cuando me vio allí también se sorprendió porque no esperaba que estuviera un niño en su cueva secreta. Pero yo le notaba algo raro, parecía triste. -¿Qué te pasa, te sientes mal?- le pregunté yo. -No, sólo es que hay un nuevo héroe en la ciudad: “Hulk”, es verde, muy grande y tiene cara de pocos amigos, pero lo más importante es que la gente ahora, en vez de llamarme a mí, le llama a é, y dentro de unos días seguro que pierdo


el puesto- dijo él con mala cara. -Yo creo que lo mejor será enfrentarme a él y verá lo que es bueno- gritó Batman. Entonces dije yo: ¡No, Batman!, la violencia no es la solución, mejor díselo y prueba a tratarlo bien. Ya verás cómo funcionaen tono bajo y tranquilizándolo. Entonces Batman fue a la casa de Hule, pero Hule era tan cabezón y maleducado que no le hizo caso. Batman volvió a la cueva muy enfadado y me contó todo lo que había pasado. Yo le mandé tranquilizarse y él se tiró a su sofá casi llorando. Al día siguiente, fuimos los dos a la casa de Hule. Yo se lo expliqué un poco mejor y Hule dijo estas mismas palabras: -“yo no quiero que te despidan, sólo quiero que la gente no sufra”. Entonces, Batman se dio cuenta de que hule no era una mala persona, sólo quería ayudar, como él. Propuse que se hicieran socios, pero los dos pusieron caras raras. Entonces se dividieron la ciudad.

Batman, parte este y Hule la parte oeste. Así todos contentos. Para que mi amigo Batman llegase a tiempo a todos los salvamentos, yo, uqe era muy bueno en Ciencias le fabriqué un objeto que, como un GPS, te decía cuándo y dónde estaba la persona en apuros. Él me dio la enhorabuena y me felicitó, así estaba mucho más feliz. Pero hubo un día que lo recuerdo como si fuese ayer mismo. Llegó el doctor Muerte a la ciudad con un ejército enorme de robots y demás. Llegaron refuerzos de superhéroes de todo el mundo y al final cuando ya habían ganado gritaron todos a coro: “La amistad y la justicia ante todo”


EL DÍA QUE ME DESPERTÉ EN LA CUEVA DE BATMAN 2º PREMIO 5º: MANUEL PALACIOS SÁNCHEZ C.P. “ASTURIAS” Yo, Jonathan era un niño muy desgraciado, o eso creía: sacaba malas notas aunque estudiase, todos se reían de mi y se metían conmigo, y había un niño llamado Luis que cuando se metía en problemas (muchas veces), me hacía pagar el pato; pero un día mi suerte cambió. Un día me desperté en mi habitación, como siempre, bajé a desayunar con mi madre Olivia y mi hermano Jesús, mi padre, había muerto en una misión del Ejército. Después de desayunar, fui al colegio “Larsen” en Montana. Como siempre, la señorita Mctrable, me sorprendió pillándome con los ejercicios sin hacer, como

castigo me pasé tres horas encerando los pasillos del colegio. Al acabar no sentía los brazos ni las piernas; para colmo perdí el autobús y anduve los trece kilómetros hasta mi casa. Al abrir la puerta de mi casa me encontré con mi madre hecha una furia. Al parecer, había encontrado, pegado detrás de la estantería, mi examen cuya nota era un caso. Estuvimos horas y horas, reprendiéndome. Al fin, al acabar ya era la hora de cenar, pero mi madre seguía hecha un Basilisco. Fui a cenar, pero mi madre me dijo


que para mí no había cena. Fui a mi habitación dando pistones y cerrando la puerta con un portazo, entré. Me puse a ver la tele, a jugar a la videoconsola, hacer puzzles, jugar con el ordenador, hacer los deberes, chatear con mis amigos y ver las estrellas. Luego me fui a dormir, me costó mucho conciliar el sueño, a pesar de QUE estaba agotado. Al despertar, casi me da un vuelco al corazón: en vez de estar en mi cuarto estaba en una gran caverna; en una parte estaba como una especie de laboratorio, en otra un conjunto de tubos por los que iban varios ascensores y en otra parte un lujoso coche, que me parecía que me sonaba de algo. De repente oigo una importante voz a mis espaldas. Me giro y veo a Batman, era aún más chulo que en los cómics y el coche era por supuesto el Batmovil. Ese fue el mejor día de mi vida, estuvimos luchando contra el mal hasta tarde y luego fuimos a cenar. Mientras cenaba oí una voz que me llamaba por mi nombre. De repente: ¡Puf!, todo desaparece, y veo mi cuarto despertándome. Había sido sólo un sueño.


EL DÍA QUE ME DESPERTÉ EN LA CUEVA DE BATMAN ACCESIT 5º: ALEJANDRA GONZÁLEZ GALÁN COLEGIO “VIRGEN REINA” Voy a contaros la historia del día que, casualmente, me desperté en la cueva de Batman. Al principio, tuve un poco de miedo al no ver a nadie de mi familia y ver a un murciélago nada más despertarme. Todo estaba lleno de armas enormes y otra que de lo pequeñas que eran, era casi imposible verlas. Cuando el murciélago se despertó, pude ver que era Batman. Me entró un escalofrío, ya que Batman me daba muchísimo miedo. Aunque fuera un superhéroe, me daba miedo porque siempre estaba luchando. Entonces él me dijo, con cara de pocos amigos. -¿Quién eres y qué haces aquí? -No soy ningún villano,-le dije- y la verdad, no se qué hago aquí. Me

acabo de despertar, pero con los sentimientos distintos a los de todos los días… Entonces Batman me tranquilizó -¡No temas!. No me tengas miedo, si es eso lo que sientes… -Es que como siempre estás luchando y tienes tantas armas…¡No me hagas daño!, -le dije¿Hacerte daño? ¿Por qué?. Sólo lucho con los villanos –me dijo Batman sorprendido-¡Ah!, entonces, tú también eres un villano, porque luchas, le dijo otra vez con miedo-¡No! – se sorprendió Batman –yo lucho para conseguir la paz en nuestro planeta. -¡Qué bien! –exclamé¡Ya no te tengo nada de miedo!


Entonces se encendió una gran luz roja. Batman se sobresaltó y dijo: -¡Es la hora! -¿La hora de que? –le pregunté- ¿de desayunar? -¡No! –me dijo- ¡De luchar contra el mal! ¿Quieres venir? -¡Vale! –le dije entusiasmado- ¡Me hace mucha ilusión!

Entonces todo empezó a volar por los aires, yo empecé a girar y elevarme. -Cariño, despierta- era la voz de mi madre- ¡Llegas tarde al colegio! Me desperté y todo lo que me había pasado había sido un sueño, un maravilloso sueño.


SUPER RECICLATOR CONTRA EL DR. BASURA 1º PREMIO 6º: IRENE DOSIL GARCÍA C.P. “ASTURIAS” No hace mucho tiempo, en Torrespino, hubo una gran discusión entre los altos mandos del cuartel militar: - Si ese Dr. Basura vuelve a atacar Torrespino otra vez, no vamos a poder limpiarlo todo de nuevo, y muchos ciudadanos ya se han quejado. ¡Tenemos que hacer algo de inmediato! - Cálmese cano, estamos aquí para solucionarlo ¿no?. A ver, qué ideas tienen para combatir al Dr. Basura. - Podríamos bombardear la ciudad entera, así, fijo que no sobrevive – dijo uno, muy orgulloso de su ocurrencia. - ¿Está loco? Saben, mejor váyanse y piénselo para mañana, esta claro que estar aquí más de una hora , a algunos les vuelve majareta.

Marcos, el jefe de las fuerzas aéreas, volvía por fin a su casa, donde su mujer y su hijo pequeño le esperaban. - Hola cariño, la cena está en el microondas, no he tenido tiempo para preparar algo, Fernando no se encontraba muy bien y me he quedado cuidándole. Te echaba de menos porque no vas a verle. Está en su cama leyendo. - Claro, ahora voy. Por la ranura de la puerta salía luz, aún no se había dormido. Marcos, con una pícara sonrisa,


entró de golpe y se lanzó a hacerle cosquillas a su hijo, que reía enérgicamente. - ¿Qué tal campeón? - Bueno… me duele un poco la cabeza ¿Por qué vienes estos días tan tarde? - Estamos buscando ideas para luchar contra el Dr. Basura. - ¿Y por qué no construís un mega robot, con las piezas de los aviones que se rompen? Podrías luchar contra él, como en mi tebeo. Lo cierto era que no era la idea más descabellada que había oído. Hasta puede que funcionara. Y dicho y hecho. Al día siguiente, Marcos, recogió todas las piezas rotas y abolladas y dedicó sus ratos libres a construir el robot. Al cabo de un mes, estaba listo y perfecto para el próximo ataque del Doctor. Cuando éste, convencido de su evidente triunfo, para a protegerse las espaldas y, subiendo hasta el punto más alto de la ciudad, Marcos controlaba con un pequeño mando, a “Super Recicleitor”, como él lo había llamado. Se libró una larga batalla en la que no se veía un claro vencedor, pero entonces, la gente pudo observar, como cuando un niño, que cruzaba la calle, reciclaba un envoltorio.

Esto parecía debilitar al malvado enemigo. Por el bien de toda la ciudad y el mundo, la gente de Torrespino comenzó a reciclar todo aquello que habían tirado sin ton ni son, a reutilizar lo que en su momento creyeron basura y a reducir, por ejemplo el uso de su coche, por el de una bicicleta o transporte urbano. Poco a poco, el Dr. Basura se fue debilitando hasta desaparecer y los habitantes de Torrespino se dieron cuenta de que ellos mismos habían creado al Dr. Basura con su derroche y despilfarro, y , desde entonces aplicar la norma de las tres R, para que su ciudad siga limpia.


SUPER RECICLEITOR CONTRA EL DR. BASURA 2º PREMIO 6º: FERNANDO COSÍO MARQUEZ COLEGIO VIRGEN REINA Érase una vez un superhéroe llamado Super Reciclator, al que le encantaba reciclar, ya que siempre que veía a alguien a quien no le gustaba siempre le decía una frase: Recicla siempre y te acostumbrarás, además ayudas al medio ambiente. Llegó un día en el que se encontró a un señor al que le llamó Doctor Basura ya que por muchas veces que le había dicho que reciclara él veía que juntaba todo en una misma bolsa. Pero el día en el Super Reciclator se cansó, provocó una batalla los que querían reciclar par poder ayudar a mejorar nuestro planeta tierra y que disminuyera la contaminación contra los que no les importara que la tierra se hiciera pedazos, entre

ellos el Doctor Basura. En esta batalla los que iban a favor del Medio Ambiente que lanzaban contenedores de tres colores: verde para el vidrio, azul para el papel y cartón y amarillo para todos los plásticos, y los que iban en contra que lanzaban una sola bolsa en la que tiraban todo junto. Tras una enorme batalla que duró 3 días todos acabaron convencidos que era necesario reciclar porque el Super Reciclator y el Doctor Basura después de una larga y enorme charla Super Reciclator consiguió que el Doctor Basura convenciera a todos los que no les gustaba reciclar porque les explicó que si no todo el mundo acabaría muerto entre los humos contaminantes de los coches, fábricas y almacenes. Pero al lado de la ciudad encontraron una serie de pueblos en los que no se reciclaba nada y más allá una ciudad que le pasaba lo mismo, después de un largo trabajo, hablando con el alcalde y los ciudadanos


consiguieron que todos menos un pueblo se unieran al proyecto: Reciclar para siempre (RPS). Con esta unión consiguieron que todo el mundo se uniera. Pero… ¡había otro problema!, todos los coches, autobuses, camiones, aviones, trenes y demás vehículos necesitaban gasolina y las gasolina contamina, si consiguiéramos quitar la gasolina, quitaríamos también las fábricas de ésta. La RPS pensó una idea pero no sabían si funcionaría así que probaron solo en un coche, la idea era hacer que los coches funcionaron sin gasolina y fueran eléctricos. Tras el intento, del que todos estuvieron pendientes no funcionó, pero con la ayuda de todos descubrieron que habían hecho algo mal y era que no habían cargado el coche, cuando lo probaron fue un éxito, a todos les gustaba, es más les encantó. La RPS mandó que a partir de entonces se hicieran todos los vehículos eléctricos y así consiguieron que hubiera menos contaminación.


premios del concurso literario