Issuu on Google+

n amor como pocos La historia de

Mariela y Leandro


Mariela y Leandro se conocieron en marzo del año 2000 y no tardaron mucho tiempo en darse cuenta que se estaban enamorando y que eran el uno para el otro. Se casaron en el 2004 y dos años después tuvieron a Danila, su hija y princesa que reina y llena de alegría sus vidas.


ariela

eandro


ariela

eandro


gatear... Aprendiendo a

Mariela nació el 2 de Abril de 1976, vivió en José C. Paz hasta los 18 años con su papá Fernando, con Nora, la abuela "Chin" y sus hermanos, Fernando y Lucia.

A upa de papá

Fue al Instituto Evangélico Americano desde Jardín de infantes hasta terminar la secundaria.


Super Fashion de los 80

Le gustaba mucho la música (y ahora también le gusta), por aquellos años su grupo favorito era INXS. También disfrutaba de sus amigos y de su familia.

Con la muñeca favorita

De chiquita miraba Odisea Burbujas, el Correcaminos y Tom y Jerry. De más grande, los documentales y alguna que otra serie como V Invasión Extraterrestre.


Al terminar el colegio se mudó al barrio de Belgrano, en Capital, y vivió con su mamá María y con Fabio hasta que se recibió. Estudió en la Facultad de Farmacia y Bioquímica de la Universidad de Buenos Aires.

ecochea N a o in m a C

Lista para ir al cole

Actualmente disfruta de estar en familia o con amigos, de una buena película, de una buena copa de vino tinto, de una extensa charla con sus amigas.


Fin de semana de sol

Leandro nació el 5 de Marzo de 1976, hijo de inmigrantes italianos, vivió en Villa Insuperable hasta los 12 años con su papá José, su mamá Elena, su hermana mayor, Melina y los nonos y nonas que lo malcriaron todo el tiempo que lo tuvieron cerca.

En la hamaca...

Fue al Instituto Madre del Buen Consejo, a la primaria, y el secundario lo hizo, en cuotas, en el ENET Eduardo Latzina. Le gustaba jugar con los chicos del barrio, la música disco, salir a bailar y estar en familia.


Luego se mudó al barrio de Mataderos en Capital, con sus padres y hermana, hasta que se fue a vivir con Mariela. Foto oficial

Haciendo un asadit

o...

Actualmente disfruta de su hija, de su casa, le gusta ir a pescar y a cazar, aunque ya no va mucho porque el suegro y el tío político lo han abandonado en estas excursiones.


Es fan de las películas repetidas, de los domingos en familia y de ser el mejor en su trabajo. L

Lea motorizado

rizado

R moto ea SUPE

Le gusta la comida bien preparada, bien consistente, con mucho de todo... ¡A la italiana! Sufre con las “salsas rápidas”, las tartas de jamón y queso ¡¡¡y las cenas en 15 minutos que prepara su mujer!!!


n amor como pocos La historia de

Mariela y Leandro


No se permite la reproducci贸n parcial o total de este libro, por cualquier medio, sin el consentimiento de Mariela y Leandro. Dise帽o: Mariana Quesada Impresi贸n y encuadernaci贸n: Your Own Story


n amor como pocos

M

ariela y Lea se conocieron la madrugada del 5 de marzo del año 2000, el día del cumpleaños de él, algo que ella al principio no le creía (tenía un New Age en la mano y se lo estaba tomando en la cabina del Disc Jockey, en Bajarí). En ese local bailable es donde comienza esta historia... Al principio ella no le daba bolilla y él fue y vino varias veces para hacerle preguntas y ella le contestaba cualquier cosa. Para demostrar su honestidad, él le mostró su cédula. Luego le pidió el teléfono y ella le dio su número de celular.

í

Complejo Coyote de San Miguel, donde se encuentra Bajar

Muy lejos de llamar al siguiente miércoles o jueves (como se acostumbra) él la llamó al otro día, el muy descarado no esperó nada. Ella estaba con su prima viendo “Juana de Arco” en el cine y, cuando salió, vio que tenía una llamada perdida (al principio pensó que era su papá que estaba preocupado porque se habían ido en su auto y estaban tardando mucho). Leo le había dejado un mensaje (de voz, porque los de texto todavía no existían) con su número de teléfono, pero ella (de canchera) lo borró y al otro día se recontra arrepintió. Ni siquiera había contestado su llamado. Una de sus amigas le dijo “Si le interesás, te va a volver a llamar”... Y así fue, el martes llamó otra vez y la invitó a salir.


En su primera cita se encontraron en el local de McDonalds de Av. del Libertador, fueron él con su auto y ella con la camioneta (re-top) que tenía su mamá en ese momento. Él abre la puerta y le dice “Subí”, y la respuesta fue “No flaco, yo estoy con mi auto, yo al auto no lo dejo acá estacionado. Si querés estacioná el tuyo, o si no me seguís hasta mi casa, guardo la chata y seguimos” Así que en la primera salida manejó Mariela. Leo no hizo ninguna crítica, excepto que había doblado un poco fuerte cuando agarró Lugones, nada más.

Dicho local de comidas rápidas

Fueron a tomar algo a Bahamas (confitería recontra setentosa). Aunque a ella le pareció fachoncito, él no era, para nada, la clase de tipo que a ella le cuadraba, era un tiernito... Mientras charlaban, Marce le cuenta que se va a ir de viaje por Europa durante dos meses, con su prima Chechu. Situación que podría ser un obstáculo para el éxito de esa nueva relación. Al final del encuentro, cuando volvieron al estacionamiento de McDonalds, él se quiso despedir con un beso (de esos) pero ella le cortó el rostro requete mal. En cambio, en su segunda salida su actitud fue la opuesta y ahí, podría decirse, nació el amor...


n amor como pocos

Como en mayo Marcela se iba de viaje y debía tres finales en la facultad, se complicó un poco la frecuencia de los encuentros. Una vez en Europa, a medida que iba viajando de país en país, se empezó a dar cuenta de que lo extrañaba muchísimo. Entonces lo llamaba por teléfono y le escribía cartas. En esos dos meses se había recontra enganchado...

arís Visitando P


a

Disfrutando del sol en Rom


n amor como pocos

ondres

L Paseando por


Y cuando Mariela volvió, ahí ya se pusieron de novios en serio. En septiembre, para el cumpleaños de la suegra, no solo la conoció a ella, sino también a su suegro. Estaba toda la familia y la novia de Lea fue presentada en sociedad. Al año siguiente se fueron a Colonia unos días para festejar su primer aniversario, estaban en el Hotel Plaza Mayor y en frente había un lugar que era famosísimo por el Lomo a la pimienta que hacían. La noche exacta del aniversario, cenaron en ese restaurant, se tomaron entre los dos una botella de vino y estaban tan alegres que él no se animó a decirle algo que tenía planeado. Al otro día fueron a comer una hamburguesa, se habían alquilado una motito para andar por la ciudad, y entonces él tomó coraje y le preguntó “¿Vos te casarías conmigo?”. “Obvio” ella respondió. Al regresar del viaje decidieron comprometerse. El ritual, bien chapado a la antigua, tuvo lugar el 27 de mayo de 2001. El próximo año se fueron juntos a Italia, toda la familia de Leo está allá. Él trabajaba para Lapa en el Aeropuerto Jorge Newbery, era encargado del taller que le daba servicio a todos los equipos de rampa. Como la empresa venía mal económicamente por el famoso accidente, en ese viaje iban a ver si existía la posibilidad de quedarse a vivir en ese país. Además Mariela en ese momento estaba trabajando en un laboratorio alemán y tenía posibilidades de conseguir un buen trabajo.


n amor como pocos

Lea con una de sus may ores pasiones, los autos

En Sorrento


En Pompei


n amor como pocos

Lago di Garda, Italia


siago, Italia

Camino a A


n amor como pocos

Callecita romana, Roma, Italia


Piazzale Michelangelo, Florencia,

ri, Italia

p Isla de Ca

Italia


n amor como pocos

Emprendiendo el regreso a

casa...

Al final no se quedaron en Italia y decidieron instalarse en Buenos Aires. Ella estaba viviendo en un departamento en Vicente López y él, de a poco, fue dejando un cepillo de dientes, un par de calzoncillos, unas medias... Y cuando se quisieron acordar ya estaban viviendo juntos. Más adelante se mudaron al departamento de Belgrano donde actualmente viven. Y al poco tiempo empezaron a pensar en la organización del casamiento y a juntar la plata. Él terminó el secundario y comenzó un nuevo trabajo. “¿Cuándo nos casamos?” fue la pregunta. “Yo más de 4 años de novio no paso” dijo Leo… Los cumplian el 10 de Marzo de 2004. “Bien… Nos casamos antes… cuando se cumplan 4 años de que nos conocemos” Esa fecha fue el 5 de Marzo, el cumpleaños número 28 de Lea…


Estuvieron todo el 2003 ahorrando para la fiesta, visitando y reservando salones, conociendo iglesias. A la iglesia la habían elegido hacía mucho tiempo… la admiraban desde Av. del Libertador, cada sábado que salian y pasaban por allí… y visitarla una tarde alcanzó para definirla. Con el salón costó un poco más la elección, pero sin dudas era el ideal para ellos, el Club Alemán de Equitación. Poco a poco se acercaban a dejar algún dinero que habian juntado… Sin embargo, toda la organización fue un disfrute, encargar las invitaciones, planificar las mesas, la cena, la música… ¡¡¡El vestido!!! La ceremonia religiosa fue relajada y divertida. Entrar a la iglesia fue ¡el momento más shockeante de la vida de Mariela! Suerte que estaba del brazo de su papá, él la ayudó a pasar los nervios, igualmente no podía esconder como le temblaba todo el cuerpo. El Padre Carlos hizo de esos 45 minutos que duró la ceremonia, un rato muy ameno para ellos y para los invitados. La fiesta fue maravillosa, duró apenas… nada… pasó rapidísimo… Después de tanto esfuerzo, de tantos meses planificando, fueron 8 o 10 horas de compartir con todos sus familiares y amigos la noche más feliz… Pasó rápido y fue inolvidable. Ese era el momento de relajarse, bailar, divertirse… de compartir… Más allá de la organización y que todo resultó como lo soñaban… ¡todo eso fue fantástico gracias a los invitados! Definitivamente la fiesta la hicieron ellos, sus amigos, su energía y su afecto, sus familias celebrando... Todos disfrutaron y les regalaron, entre sombreros divertidos y copas de ponche, la mejor noche de sus vidas. Y eso… ¡¡¡no tiene precio!!!


n amor como pocos


n amor como pocos


n amor como pocos


n amor como pocos


n amor como pocos

La Luna de miel, después de mucho debate, fue en Cuba… Eligieron pasar 15 días en la isla de Fidel, ya que les resultaba bastante más accesible que ir a México, por ejemplo, y podian quedarse unos días más que si iban a Cancún o a alguna otra playa caribeña. Las playas son bellísimas, la hospitalidad cálida como los días al sol… No podian creer que existieran esos paraísos… en los que sentarse frente al mar turquesa con una “piña colada” en mano era el mejor estado… Visitaron La Habana, Cayo Guillermo y Varadero… A Lea hubo que cuidarlo del sol, pero gracias a eso tomó un colorcito increíble; y lo que fue increíble también fue como disfrutó no solo del mar o de las piletas, sino también del “all inclusive” de todos los hoteles… Desayunos como para Homero Simpson, con más de 3 huevos revueltos o en omelette por la mañana… Y eso solo era la primera comida del día… Hoy piensan en volver a ese país para recordar lo que fue, de verdad, una luna de miel soñada…


Luna de miel en el Paraiso...


n amor como pocos


Drinks en la noche cubana...


n amor como pocos

Hoy Gloria Estefan Letra de: Gian Marco Zignago

Tengo marcado en el pecho todos los días que el tiempo no me dejó estar aquí. Tengo una fe que madura que va conmigo y me cura desde que te conocí. Tengo una huella perdida entre tu sombra y la mía que no me deja mentir. Soy una moneda en la fuente, tú mi deseo pendiente, mis ganas de revivir.

Tengo una frase colgada entre mi boca y mi almohada que me desnuda ante ti. Tengo una playa y un pueblo que me acompañ an de noche cuando no estás junto a mí. Tengo una mañ ana constante y una acuarela esperando verte pintado de azul. Tengo tu amor y tu suerte y un caminito empinado. Tengo el mar del otro lado, tú eres mi norte y mi sur.

Tengo una mañ ana constante y una acuarela esperando verte pintado de azul.

Hoy voy a verte de nuevo, voy a envolverme en tu ropa. Susúrrame en tu silencio cuando me veas llegar.

Tengo tu amor y tu suerte, y un caminito empinado. Tengo el mar del otro lado, tú eres mi norte y mi sur.

Hoy voy a verte de nuevo, voy a alegrar tu tristeza. Vamos a hacer una fiesta pa' que este amor crezca más.

Hoy voy a verte de nuevo, voy a envolverme en tu ropa. Susúrrame en tu silencio cuando me veas llegar.

Hoy voy a verte de nuevo, voy a envolverme en tu ropa. Susúrrame en tu silencio cuando me veas llegar.

Hoy voy a verte de nuevo, voy a alegrar tu tristeza. Vamos a hacer una fiesta pa' que este amor crezca más.

Hoy voy a verte de nuevo, voy a alegrar tu tristeza. Vamos a hacer una fiesta pa' que este amor crezca más.


Este libro se termin贸 de imprimir en el mes de Junio de 2009, en los talleres gr谩ficos de www.yosweb.com info@yosweb.com Tel (54) 11 4433-5673 Cel (54) 911 15 5008-8770


gemela a m l a trar un no es una Encon iempos mbargo, t s o t s e en e illa, sin c n e s esta e d s tarea a t i por onis s g a a c t o n r o los p onocier logro no c e s a i ayor histor m u S . iendo dad i t l n a i u s s r a i c u ino seg e los unió, a s , e s e u es amor q y a pesar o m s i el m años s o l que la e d s o s l u é v c á tra os obst l s o d o de t enta. s e r p s vida le n cada e e b i c r r se pe o m e este a d u s S a n i las pág storia, la de e d a n i u es su h os... e u q , o libr mo poc o c r o un am


libro l e uedó q í s ¡A

¡Señalado

do!

ina m r e t

r y CD!


Comienzo de las dos historias

... Historia de la novia


...

ovia n a l obre Mรกs s

Historia d el novio...


Cont in

ua co n ĂŠl.. .

l tĂ­tulo e e v e s donde Ventana


! a juntos d i v u s za ยกComien

Fotos previas a la B oda


Solap a

poste

rior

el lomo... d r o i r e p Par te su


el lomo... d r o i r e f Par te in

ยกContratapa!


http://yosweb.com/tuboda.html

ÂĄHacete fan de Your Own Story en Facebook y recibĂ­ todas las novedades y promociones! http://www.facebook.com/pages/Your-Own-Story/43686263846


Un amor como pocos (Libro TRIPLE para Bodas)