Issuu on Google+

1


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

2


“No porque las mujeres seamos esencialmente mejores que los hombres, vamos a cambiar la política; lo haremos más bien porque nuestras prácticas cotidianas nos acercan al bien común, a la justicia y a la equidad. Y esa debe ser nuestra mejor contribución”.

Presentación

Las mujeres hemos tenido un rol importante en la vida social y política del país, y de manera especial en la lucha por la equidad de género. Lo que empezó como un reconocimiento de nuestro derecho al sufragio, a inicios del siglo XX, nos permitió transgredir la tradicional división entre esfera pública y privada, que nos recluía al ámbito de lo doméstico, para empezar desde otros espacios a reivindicar nuestros derechos. Es que nuestra militancia feminista y participación política se ha dado desde los espacios más formales a los espacios más cotidianos. Muchos de los logros obtenidos en cuanto a los derechos de las mujeres se ven reflejados en el marco normativo del país. En el último proceso constituyente, en Montecristi, se consiguió mantener los avances conquistados anteriormente y se consagró la no discriminación como principio orientador de la acción el Estado, lo que incluye la igualdad de género. En la Revolución Ciudadana se avanza con pasos firmes para concretar la equidad y en mecanismos que pongan en vigencia todo este enunciado constitucional. Desde mi experiencia en el gobierno local, y ahora desde el gobierno nacional, he trabajado por la equidad de género. Sin embargo, no podemos quedarnos en los logros obtenidos porque aún falta mucho por hacer. Estamos en un proceso de cambio propicio para que las mujeres sigamos luchando por nuestros derechos, desde el espacio que nos encontremos y desde una visión de la ética del Buen Vivir, que nos permita superar no solo las inequidades de género, sino también las inequidades de clase, raza, etnia y opción sexual. Uno de los grandes desafíos democráticos para el mundo social consistirá en que ambos sexos, diferentes, herederos de historias y culturas diversas pero equivalentes en derechos y deberes, actúen en igualdad de condiciones. El ejercicio del poder adquiere poco a poco rostro femenino y se afirma que sin duda es una de las más grandes revoluciones del siglo XXI. La condición de la mujer, que significaba marginalidad y exclusión, ahora debe ser todo lo contrario: participación, protagonismo. El acceso de las mujeres a la gestión pública, su presencia y su acción en la vida política son signos vitales de democracia. Doris Soliz Carrión Ministra Coordinadora de la Política y Gobiernos Autónomos Descentralizados

3


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

DÍA INTERNACIONAL DE LA MUJER Quito, 08 de marzo de 2010 Queridas compañeras, queridos compañeros: Alguien dijo que a la patria debería llamársele “matria”, porque tiene más de madre, de amiga, maestra, compañera; porque de mujer tiene hasta el alma, el coraje, la inteligencia y la pasión. 4

Este es un día de celebración y de combate. La revolución ciudadana nace y se nutre con la grandeza y la ternura de la mujer. Este es el día internacional de la mujer, aunque todos los días le pertenecen por entero, un día cuyo nombre, al pronunciarlo, nos ennoblece la voz, porque ha demostrado ser no solamente la guía y compañera indispensable, sino la auténtica modeladora de los pueblos: a ella, a la mujer, se debe la identidad colectiva comunicada a cada uno de generación en generación desde la cuna; y a ella, a la mujer, se le debe también el enriquecimiento del mundo del trabajo. Compañeras aguerridas, insumisas, rebeldes hasta el sacrificio, inmensas, sabias, creadoras, desde nuestras culturas milenarias, cada día levantando el día, honrando la vida, despertando sueños; bellas, trabajadoras, con los ojos llenitos de futuro. Nuestra memoria es rebelde y rinde homenaje a las luchadoras que han sido olvidadas por la historia oficial, en la revuelta de Cayambe en noviembre de1777, quienes comandaron la asonada fueron mujeres, entre las que se destacaron Martina Fernández y Micaela Quascota. Las hermanas Baltazara y Manuela Chivisa, defendieron a su comunidad con la vida, en la revolución


de Tapi en 1778. Lorenza Avemañay Tacuri, que en 1803 inició la rebelión en contra de los diezmos, lideró la junta de indígenas, fue sometida, amarrada a las patas de los caballos y asesinada en forma atroz. Asumimos las luchas libertarias del pasado, en el que líderes y liderezas indígenas se abanderaron de la libertad, porque el socialismo es la única ideología que ha reflexionado, mentalizado y reivindicado los derechos de los pueblos ancestrales -llamados indígenas por un “lapsus brutus” de Cristóbal Colón-, y que sustentó las verdaderas revoluciones (llamadas antes liberales: siempre progresistas) de modo que resulta abominable, execrable, surrealista, que alguna dirigencia irresponsable se ponga al servicio de los objetivos de la oposición oligárquica, que utiliza todas sus armas, sus aliados y a los despistados, en contra de los movimientos revolucionarios en Bolivia, en Venezuela y ahora en Ecuador, porque se niegan a perder los privilegios que se fundamentaron en la explotación a los pueblos marginados de indios, negros y mestizos. Somos consecuentes con nuestra historia, con nuestras heroínas como Manuela de Santa Cruz y Espejo, hermana menor de Eugenio, escritora que firmaba como “Erophilia” en las “Primicias de la cultura de Quito”, chispa que encendería la “Luz de América” y que anduvo con los duendes soliviantando conciencias, inflamando corazones para la libertad. Levantamos la memoria de Manuelita Cañizares, que organizaba las reuniones ilustradas que condujeron a la insurrección libertaria, que prende la fuerza de los patriotas el 9 de agosto de 1809, impregnando coraje a los luchadores por la independencia.

5


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

Josefa Tinajero Checa, forma parte del grupo de mujeres ilustradas que trabajó constante y activamente por la independencia; por desgracia, los nombres de estas mujeres inmensas, fueron borrados durante mucho tiempo de los libros de historia.

6

En esta fecha se recuerda aquel 8 de marzo de 1908, cuando 146 mujeres trabajadoras de la fábrica Cotton de Nueva York, fueron inmoladas por haberse negado a abandonar la huelga que mantenían junto a los hombres por obtener aumentos salariales. Aquel sacrificio fue solamente la culminación de una historia llena de injusticia, abuso y discriminación. Huelgas, protestas, actos heroicos de valor y desafío que han sido protagonizados por mujeres, llenan las páginas de la historia y nos recuerdan que, a pesar de que sus páginas han sido escritas por los hombres, a pesar de que siempre se ha querido silenciar el valor de la mujer, ella está siempre allí, sobria y erguida, como un ejemplo de dignidad y de grandeza. El Ecuador tiene su galería de mujeres extraordinarias, sin las cuales nuestra historia no sería lo que es. Desde la mítica Quilago, que pone en la raíz de nuestros pueblos ancestrales la impronta femenina, pasando por Quil de la leyenda huancavilca, hasta la hermosa Pacha que conquistó el corazón conquistador de Huayna Cápac, todo nuestro pasado prehispánico gira en torno a las mujeres, cuyos dones fueron inmortalizados en los figurines de Valdivia. Y en nuestro período colonial ¿Cómo olvidar a Rosa Zárate, Mariana Matheu de Ascázubi, Rosa Montúfar y Larrea, María de la Vega, Tomasa Mideros, Manuela Quiroga o María Ontaneda? ¿Cómo olvidar


a las guarichas que acompañaron a los ejércitos de la libertad sembrando ejemplos de ternura, rebeldía, fiereza en el combate, fidelidad a sus amores y fidelidad a la patria en que nacieron? ¿Cómo olvidar a la inmortal generala Manuela Sáenz, Caballereza del sol en el Perú, inmensa en el amor de Bolívar, amante y guerrera, sacrificada por su patriotismo y por su entrega? ¿Cómo dejar de nombrar a Rosita Campusano, amiga, cómplice y encubridora, de San Martín, “Protectora del Protector de Lima”, Caballereza del sol por su rol de combatiente que, junto con Manuelita Sáenz, jugó un papel fundamental en convencer a los realistas del batallón Numancia para que se pasen a las filas de la rebelión? Interminable, en verdad es, la galería de mujeres excepcionales que han honrado a la patria sin haber recibido nunca toda la admiración que se merecen. Y la merecen tanto como aquella Dolores Veintimilla de Galindo, sacrificada por el fanatismo; como aquella Marietta de Veintimilla, víctima de sus lazos de sangre, pero no por ello menos valerosa; o como aquellas coronelas liberales, bravías y ardientes, que combatieron en las montoneras alfaristas. Mujeres que reivindicaron el valor y la dignidad de su género antes de que apareciera en el mundo el feminismo. Allí está Manuela León, la capitana de la revuelta de Calpi, que se tiñó de ponchos rojos y de bocinas libertarias. En otro momento y otro espacio, en otra trinchera del combate, está la ejemplar Matilde Hidalgo de Prócel, la primera mujer de América Latina que ejerció el derecho del sufragio: lo hizo en 1924 y tuvo el valor de hacerlo en Loja, convirtiendo al Ecuador en el primer país del continente que conquistó el voto femenino. Más aún, ella fue también la primera mujer que tuvo acceso

7


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

a los estudios superiores, y la primera en haber obtenido un título académico como doctora en medicina.

8

Y allí está la inolvidable Nela Martínez, entrañable compañera de Joaquín Gallegos Lara, pero aun más, activista revolucionaria que entregó su vida entera a la causa de la justicia. Y están las grandes figuras de los Andes, Dolores Cacuango y Tránsito Amaguaña, revolucionarias, fervientes, convencidas de la posibilidad de otro futuro que pueda romper con el pasado, insumisas, gloriosas en su entrega por la dignidad humana, por la equidad y la justicia. Por eso el día de la mujer es para nosotros el símbolo de lo que ha significado la lucha, no de una, sino de todas las mujeres que han entregado su energía y su talento a las grandes causas del pueblo, convirtiéndose en modelo ejemplar para quienes han llegado después a recoger de sus manos la gran antorcha de la revolución profunda y pacífica hacia nuestra segunda y definitivaindependencia. Rendimos homenaje a quienes constituyen más de la mitad de la población ecuatoriana; este homenaje se fundamenta en escuchar lo que las organizaciones de mujeres tienen que decirle al gobierno, porque no existe mejor homenaje a la mujer que el reconocer en la práctica su derecho a la palabra, su capacidad de razonar en conjunto para orientar acciones, así como nuestras madres orientaron nuestros pasos. Nuestra consecuencia con la Constitución de Montecristi, en cuyo texto está incorporado el 95% de las propuestas que fueron presentadas a la Asamblea Constituyente por el movimiento de mujeres, quienes participan cada vez más intensamente en la vida política del país. En el gobierno de la revolución ciudadana, el 40% de los ministerios han sido


confiados a mujeres talentosas, de corazón ardiente y manos limpias, y son ya incontables las que ocupan cargos relevantes, en una demostración práctica de que reconocemos y confiamos en la capacidad femenina para trabajar en iguales condiciones que los hombres y con responsabilidades iguales o superiores. Con la ley de cuotas, las mujeres participan en las elecciones populares de forma importante, aunque aún no se logra la paridad, solo la tercera parte son concejalas, y también solo la tercera parte son asambleístas. Pero, a nivel local y regional, apenas el 6% son alcaldesas y el 9% son prefectas. En todas las dependencias del gobierno central, y en muchos gobiernos seccionales, los puestos de responsabilidad han sido cubiertos por mujeres que frecuentemente tienen asistentes femeninos. Esto es cambiar, esta es la revolución ciudadana. Reconocemos, desde luego, que en el mercado de trabajo las mujeres aún no alcanzan la paridad en los niveles de participación. Persisten brechas de acceso al pleno empleo, a pesar de que la tasa de desempleo de las mujeres en el área urbana ha disminuido. Esto no significa que las mujeres trabajen menos; al contrario, las investigaciones demuestran que, a nivel nacional, las mujeres trabajan largas jornadas: en promedio, 15 horas semanales más que los hombres. Es decir, los hombres le dedican más tiempo al trabajo remunerado y las mujeres al no remunerado. Sin embargo, en la Constitución se reconocen las labores de auto sustento y cuidado humano, como una modalidad de trabajo. Se requiere avanzar en mecanismos concretos que pongan en vigencia este enunciado constitucional.

9


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

Pero más allá de la preocupación por incorporar a las mujeres al mundo del trabajo en la esfera pública, el Gobierno de la Revolución Ciudadana tiene algunos avances importantes en relación a las políticas públicas que favorecen a las mujeres, equiparando el salario de las trabajadoras domésticas; dando un enfoque de género a la política fiscal, que ha permitido materializar el mandato constitucional de dar al concepto de género un enfoque transversal en el presupuesto general del estado.

10

El Ministerio de Finanzas ha implementado la utilización del Coeficiente K (igualdad de género) para la elaboración del presupuesto, permitiendo que la asignación de los recursos del Estado promueva la igualdad de oportunidades, a través de indicadores que permitan evaluar que los presupuestos contribuyan a la participación de las mujeres. Por este trabajo, realizado por el Ministerio de Finanzas a través de su Unidad de Género, hemos ganado el Primer Premio en el Concurso Mundial de Género, que se entregará hoy, en Alemania. Es muy importante el acceso a la justicia de las víctimas de violencia, que promuevan sus derechos sexuales y reproductivos, la igualdad de oportunidades en el acceso al trabajo, que se facilite el acceso a los recursos financieros y no financieros, entre otros. Por otra parte, el Plan de Erradicación de la Violencia de Género, ha permitido que se fortalezcan los Centros de Atención integral para las víctimas de la violencia de género. Se está implementando la curricula en primaria sobre sexualidad. En Salud se está creando salas de primera acogida a las víctimas en hospitales. En relación a la justicia se han realizado cursos de capacitación para fiscales y jueces en el marco de derechos humanos y género. Se ha elaborado un Manual de Derechos Huma-


nos para la Policía. Se han realizado adecuaciones y equipamiento en las comisarías de la mujer y la familia en todo el país. El Consejo Nacional de Niñez y Adolescencia ha implementado juntas cantonales de protección de derechos a nivel nacional. Varios ministerios han canalizado información y capacitación de servidores públicos. Por primera vez el Estado emprende una Campaña contra la violencia de género “Reacciona Ecuador: el Machismo es Violencia”, con la finalidad de cambiar los patrones socioculturales. Las casas de acogida han beneficiando a más de 8 mil mujeres víctimas de la violencia, que han sido atendidas en los centros creados para el efecto. En el área de gerontología se ha incorporado atención prioritaria a las mujeres. Y, sobre todo 1,200.466 mujeres jefas de hogar son las receptoras del bono de desarrollo humano, como un reconocimiento parcial al trabajo doméstico. Muchas mujeres migrantes han sido beneficiarias del Fondo “Cucayo”; más de 500 adolescentes mujeres, hijas de migrantes, han sido capacitadas en temas de inclusión e identidad; mujeres líderes de organizaciones afroecuatorianas han recibido fortalecimiento sobre temas migratorios; ha habido una participación significativa de mujeres en redes productivas en la frontera. Se reconocen todas las modalidades de trabajo, en relación de dependencia o autónomas, con inclusión de labores de auto sustento y cuidado humano. Se promueven políticas y programas de empleo de calidad con seguridad social; incentivos económicos dirigidos a garantizar el trabajo decente remunerado a mujeres sin ingresos propios, en igualdad de condiciones, para asegurar su autonomía y el ejercicio pleno de sus derechos.

11


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

Es necesario adoptar medidas en todas las esferas de la vida democrática institucional y en particular, en los ámbitos económico y social, para garantizar el reconocimiento del trabajo no remunerado y su aporte al bienestar de las familias y al desarrollo económico de los países, promoviendo su inclusión en las cuentas nacionales y la corresponsabilidad.

12

Por otra parte, es necesario desarrollar mecanismos de acción positiva para eliminar las brechas de ingresos entre mujeres y hombres y la discriminación salarial en todos los ámbitos de trabajo, y proponer la derogatoria de los mecanismos legislativos e institucionales que generan discriminación y condiciones de trabajo precarias. Se podría avanzar en el diseño de una propuesta hacia la Jubilación Universal, lo que permitiría que las mujeres dedicadas al trabajo doméstico no remunerado, tengan acceso a la misma. Esta es, hasta ahora, parte del trabajo incesante de la Revolución Ciudadana en relación con los derechos de la mujer, que recuerda con respeto y cariño a la compañera Guadalupe Larriva. Esta no es una obra concluida, es una obra en marcha. Durante milenios la mujer fue privada de sus derechos de persona, relegada a las tareas consideradas subalternas, e impedida de acceder al conocimiento y al trabajo remunerado. Si bien es cierto que el mundo moderno ha superado indiscutiblemente esa antigua sumisión de la mujer a la voluntad masculina, hoy las cosas han cambiado y seguirán cambiando, para dar a la mujer, en nombre de la justicia, el lugar que le corresponde bajo el sol.


Pero, nuestro homenaje más sentido, es para la mujer común, de todos los días, las de a pie, lasqueridísimas compañeras nuestras, nuestras madres, nuestras hijas, hermanas, amigas, colaboradoras, las que tienen todos los colores en la piel, las que se visten de ternura en el cuidado de los hijos, las que se prodigan en esfuerzos y desvelos por toda la familia, las señoras de los mercados, las mujeres que están dedicadas a la educación, al servicio público, a la carrera militar y policial; personas íntegras, seres humanos admirables, queribles, amables, que abrieron sus pétalos terribles para enfrentar el hambre, el desamparo, que florecieron en las calles, en contra del viento y del destino, que supieron dignificar la palabra “compañera”, que saben hacer patria, que conocieron las cárceles y el odio, pero que sin embargo constituyen la otra mitad de la ternura y son el brazo armado de la inteligencia y del amor, el componente más certero de esta revolución profunda y soberana, que tiene rostro de mujer. Hasta la victoria siempre! Ec. Rafael Correa Delgado Presidente Constitucional de la República del Ecuador

13


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

Las políticas de género (Discurso del 8 de agosto de 2008) Mi lucha por la equidad de género

14

Las mujeres en el Ecuador al igual que en el resto del mundo, hemos luchado por reivindicar nuestros derechos, que han sido socavados por las desigualdades de género presentes tanto en el ámbito de lo público como en lo privado. Muchos de los avances conseguidos se han obtenido gracias al accionar de muchas mujeres, obreras, campesinas, estudiantes, indígenas, profesionales, académicas, que desde distintos espacios, hemos visibilizado estas inequidades y hemos incidido en distintas mecanismos, instrumentos y normativas para lograr la equidad. Entre las primeras luchas se identifica el reconocimiento de los derechos civiles y políticos como una conquista del espacio público, para luego alcanzar avances con los derechos económicos, sociales y culturales. Se logran identificar además las inequidades en el espacio de lo privado, para finalmente reconocer las diferencias entre las mujeres respecto a la intersección con las identidades de clase, etnia y opción sexual. En Ecuador, Matilde Hidalgo de Prócel, al convertirse en la primera mujer profesional del país y al conseguir ejercer su derecho al sufragio por primera vez en América Latina, abre camino para que las mujeres transgredamos la tradi-


cional división entre esfera pública y privada, que nos recluía al ámbito de lo doméstico. La militancia feminista hizo estallar la noción de la política: con la afirmación “todo lo personal es político”, se desplazó el núcleo del poder desde los espacios más formales a los espacios más cotidianos, desde el Estado y la representación hacia la familia y las relaciones cotidianas. Es que si la política se relaciona con el poder, y el poder es la capacidad de ejercer influencia sobre los demás, es importante reconocer que las mujeres desde siempre hemos tenido una participación política importante, y no siempre desde los canales formales e institucionales, sino más bien por fuera, por los márgenes: como madres, esposas, amantes, maestras, entre otras. En otro andarivel, la participación política institucional ha sido promovida sobre todo a partir de 1997, a través de la llamada cuota electoral y fue resultado de la gestión y movilización de los grupos de mujeres organizadas de todo el país. Sin embargo, el camino de afirmación institucional de la cuota electoral ha sido tortuoso, puesto que la norma legal no ha podido aplicarse en toda su amplitud, y la alternabilidad y secuencialidad, piezas claves de la política de cuotas, fueron vulneradas en múltiples ocasiones. Igual que Matilde Hidalgo de Procel tuvo que interponer innumerables recursos legales en la década de los veinte del siglo pasado para poder ejercer su derecho al sufragio, los grupos de mujeres organizadas de fines del siglo, tuvieron que desplegar varios recursos legales, esta vez ya no

15


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

para ejercer el derecho a elegir, sino para efectivizar el derecho a ser elegidas.

16

No basta eliminar los obstáculos para el acceso a la escena política. Se requiere emprender en acciones orientadas a una cualificación que les permita a las mujeres desarrollar la actividad política en condiciones óptimas y orientarse hacia la misma sin que sientan amenazada su identidad. La política entonces no se agota en la representación formal de la democracia, ni siquiera en los espacios de la democracia participativa que se pretenden ahora mismo construir: se trata de democratizar las relaciones inequitativas de los géneros en todos los espacios, incluido el doméstico y privado. Ese precisamente es el potencial democratizador que enarbola la lucha del movimiento feminista. Y esa es la razón por la cual el proceso de Revolución Ciudadana está empeñado en articularse con los movimientos sociales y particularmente con el movimiento de mujeres. No puede haber Revolución ciudadana sino participan las mujeres en este proceso, y si no se apunta a desmontar lo más profundo de la desigualdad de género: la desigualdad de las mujeres expresada en el ámbito del trabajo, de las organizaciones sociales, de los partidos políticos, de la familia. Es innegable el aporte de las organizaciones de mujeres y feministas para difundir la equidad y para concretar políticas públicas con enfoque de género. Organizaciones de mujeres de barrios urbanos, de mujeres campesinas, de mujeres lesbianas, fundaciones, grupos académicos


universitarios, grupos con un activismo más político y demás colectivos que luchan por los derechos de las mujeres, han sido expresiones de esta búsqueda constante de mujeres comprometidas por cambiar la situación de discriminación y exclusión en múltiples dimensiones. Según Nancy Fraser, las mujeres, al igual que otros movimientos sociales que han politizado lo social, requieren un enfoque de justicia integral, lo cual implica incorporar la lucha por la identidad, esto es una justicia por el reconocimiento, con una lucha por los derechos económicos vinculada a una justicia redistributiva. Es decir, se trata de construir una justicia integral que incorpore una dimensión tanto cultural cuanto económica. En el último proceso constituyente en Montecristi, los grupos de mujeres logramos mantener los avances conquistados en la Constitución de 1998 e incorporamos el 95% de nuestras demandas en la nueva Carta Marga. En efecto, en el texto constitucional se reconocen los derechos adquiridos anteriormente, posicionándolos en un marco de justicia integral de género incluyendo políticas redistributivas enfocadas en combatir las desigualdades económicas; políticas de reconocimiento orientadas a la valorización de las diferencias y la diversidad de identidades; y finalmente, políticas de representación que puedan potenciar los dos ejes anteriores y que permitan la participación efectiva en la toma de decisiones.

17


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

Entre los avances obtenidos en la nueva Constitución está la promulgación de la igualdad y no discriminación, puesto que el Art. 11 establece la garantía constitucional de aplicabilidad directa e inmediata de los derechos humanos, se consagra la no discriminación como principio orientador de la acción el Estado, y se promueve la superación de las causas estructurales para lograr la igualdad sustantiva, lo que incluye la igualdad de género. 18

En temas específicos, dentro de la Constitución de Montecristi, se ganó el reconocimiento de las labores de autosustento y cuidado humano como una modalidad de trabajo productivo. Así mismo, se obtuvo un gran avance para los derechos de las mujeres al reconocerse el derecho a la seguridad social a todas las personas, incluyendo el aseguramiento a las personas que realizan trabajo no remunerado en los hogares, actividades para el auto sustento en el campo y toda forma de trabajo autónomo, y a quienes se encuentran en situación de desempleo, situación que afecta aún a muchas mujeres del país. Otro ámbito importante que conquistamos es el derecho a una vida libre de violencia en el ámbito público y privado, estableciendo que el Estado deberá adoptar medidas para prevenir, eliminar y sancionar toda forma de violencia, especialmente la ejercida contra las mujeres, niñas/os, adolescentes, adultos/as mayores, personas con discapacidades y contra toda persona en situación de desventaja o vulnerabilidad. Estas conquistas que se lograron en la norma-


tiva, se están empezando a implementar en la institucionalidad del Estado y en las políticas públicas. Bajo el liderazgo del presidente Rafael Correa, en este gobierno, se avanza en mecanismos que pongan en vigencia todo este enunciado constitucional, por ejemplo ya se ha equiparado el salario de las trabajadoras domésticas al de los trabajadores en general; se ha dado un enfoque de género a la política fiscal incorporando la utilización del coeficiente K –igualdad de género- para la elaboración del presupuesto, permitiendo que la asignación de recursos promueva la igualdad de oportunidades. Se elabora información estadística con enfoque de género. Se encuentra en implementación el Plan de Erradicación de la violencia de género que ha permitido que se fortalezcan los centros de atención integral para las víctimas. Como parte de esto se está llevando a cabo, con éxito inusitado, la campaña “Reacciona Ecuador el machismo es violencia” que busca cambiar los imaginarios androcéntricos, se trata de penetrar en las prácticas cotidianas de discriminación que están reforzadas por una cultura sexista. Además, un millón 200 mil mujeres jefas de hogar son las receptoras del Bono de Desarrollo Humano, como un reconocimiento parcial al trabajo doméstico. Se está elaborando, de forma coordinada entre la Asamblea y el Ejecutivo, la propuesta de ley de igualdad, con un específico y fuerte articulado de género, en la cual se contempla la conformación de Consejos de Igualdad, entre los cuales se encuentra el de Género.

19


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

20

Entre los procesos de reforma del Estado para la Igualdad, además del mandato de conformación del Consejo de Igualdad, el artículo 11 prevé la construcción de una propuesta de Ley Orgánica de Igualdad que defina los alcances del principio y el desarrollo del derecho de igualdad y no discriminación de todas las personas: mujeres y hombres; y grupos, comunidades, pueblos y nacionalidades. Pretende establecer principios de actuación de los poderes públicos, regula derechos y deberes de las personas naturales y jurídicas, tanto públicas como privadas, y prevé medidas destinadas a prevenir, eliminar y corregir toda forma de discriminación. Adicionalmente, se han conseguido mejoras significativas respecto a la participación de las mujeres en puestos de designación o elección en los órganos principales de las funciones del Estado. El Presidente Rafael Correa confía plenamente en las mujeres y es el más convencido de la equidad de género, esto se expresa en la conformación de su gabinete que logra tener paridad de género. Como nunca antes en la historia de nuestro país, las mujeres ocupamos puestos de poder, pero no como antes que se nos otorgaban cargos de dirección como pequeños premios consuelo en áreas de poca influencia. Hoy las mujeres estamos presentes en los principales cargos de conducción del gobierno y del Estado. Así mismo, en el Consejo Nacional Electoral las mujeres estamos representadas en un 40%. En la nueva función del Estado, el


Consejo de Participación Ciudadana y Control Social, se logró un 57,1% y de esta forma se dio cumplimiento de la paridad. Es que en el Gobierno de la Revolución Ciudadana la equidad de género es una de las grandes metas, lo cual se ve reflejado en el Plan Nacional del Buen Vivir y en el mandato de conformación de los consejos de igualdad. Sin embargo, aún falta que se conquiste la paridad en los puestos de elección popular; ya que a pesar de contar con la ley de cuotas, que garantiza la participación de las mujeres en los comicios, en el nivel nacional solo la tercera parte son concejalas y también solo la tercera parte son asambleístas. Pero en lo local y regional, apenas el 6% son alcaldesas y el nueve por ciento son prefectas. Es que aún persisten los prejuicios, que constituyen una construcción social de la realidad que las mujeres tenemos que enfrentar, la creencia de que las mujeres estamos mejor en la esfera doméstica privada, en labores de cuidado y reproducción, que en reuniones políticas o presidiendo una asamblea de representantes elegidos por el pueblo. Todo este imaginario androcéntrico es aún reproducido por los medios de comunicación, por la escuela y dentro de la propia familia. Por otro lado, los avances cuantitativos en torno a la participación de la mujer en espacios de poder, deben ser reforzados con avances cualitativos en cuanto al compromiso con la lucha de las mujeres por lograr la equidad de género en todos los ámbitos de la representación. Es por esto que no po-

21


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

demos quedarnos en los logros obtenidos, porque aún falta mucho para conseguir la paridad, ya que si bien se ha logrado que muchas mujeres nos encontremos en espacios de poder, el país se encuentra en un proceso de cambio que de alguna manera implica oportunidades para seguir buscando el bien común, la justicia y la equidad, pero que a la vez representan desafíos desde el Estado y el movimiento de mujeres del país.

22

Este es un momento político propicio para que las mujeres sigamos luchando por nuestros derechos. Ya tuve la oportunidad, desde mi experiencia como Vicealcaldesa en la ciudad de Cuenca, de trabajar por la equidad de género en este espacio. Este gobierno local, presidido por el actual presidente de la Asamblea Fernando Cordero, fue el primero en crear una oficina de planificación y de gestión para la equidad social y de género en 2003. Además logramos construir, de manera participativa, con organizaciones de la sociedad civil e instituciones, el primer Programa de igualdad de oportunidades entre hombres y mujeres (PIO), entre el 2002 y el 2005, que se hizo merecedor de un premio internacional. Espacio y mecanismo importante para la erradicación de las desigualdades de género. Esta es la oportunidad que ahora, como Ministra de la Política y Gobiernos Autónomos Descentralizados, advierto en este proceso de la Revolución Ciudadana. Bajo el nuevo paradigma de desarrollo del Buen Vivir, y sólidamente asentado en una ética del bien común, hombres y mujeres debemos participar en la cons-


trucción de una Nueva Política, para lograr superar no solo las inequidades de género, sino también las inequidades de clase, raza, etnia y opción sexual. Uno de los grandes desafíos democráticos para el mundo social consistirá en que ambos sexos, diferentes, herederos de historias y culturas diversas pero equivalentes en derechos y deberes, actúen en igualdad de condiciones. El ejercicio del poder adquiere poco a poco rostro femenino y ello será, sin duda, una de las más grandes revoluciones del Siglo XXI. La condición de la mujer, que significaba marginalidad y exclusión, ahora debe ser todo lo contrario: participación, protagonismo. El acceso de las mujeres al poder, su presencia y su acción en la vida política son signos vitales de democracia. No porque las mujeres seamos esencialmente mejores que los hombres, vamos a cambiar la política; lo haremos más bien porque nuestras prácticas cotidianas nos acercan al bien común, a la justicia y a la equidad. Y esa debe ser nuestra mejor contribución. Debemos asumir los desafíos que tenemos por delante, los esfuerzos que deberemos construir para legar a las mujeres y niñas el país del buen vivir, de la igualdad de oportunidades, superando la violencia y la discriminación, la división sexual del trabajo y la pobreza; lo que implica una responsabilidad compartida, alianzas estratégicas y una participación constructiva, propositiva para la concreción de nuestros derechos.

23


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

La revolución ciudadana tiene pues rostro de mujer, política de género, y la propuesta profunda de que juntos, mujeres y hombres, debemos seguir avanzando hacia la construcción del país del Sumak Kawsay, que asegure que cada persona tenga la oportunidad de desarrollar su pleno potencial. Doris Soliz Carrión Ministra Coordinadora de la Política y Gobiernos Autónomos Descentralizados 24


Discurso del Dr. Gustavo Jalkh, Ministro del Interior, durante la presentación del video por el Día Internacional de la Mujer Mujeres del Ecuador, ciudadanas, ciudadanos, compañeras, compañeros Ministros, Señor Presidente miembros de la mesa directiva, unas muy breves palabras  como  preámbulo a este video que dará algo más de detalles a esta Campaña “ Reacciona Ecuador, el Machismo el Violencia” y un saludo en este Día Internacional de la Mujer, que ya suman 100 años de la lucha heroica y permanente por la reivindicación de los derechos de la mujer. Estas reivindicaciones que fueron la lucha de un puñado de mujeres valientes, que luego siguió la corriente de un grupo de mujeres valientes, y que hoy es la esperanza de todos y todas, y la necesidad de todas y todos por alcanzar la igualdad verdaderamente, total, entre hombres y mujeres en las leyes,  en las políticas públicas. Por eso el Plan de Erradicación de la Violencia de Género mira el tema desde una total integralidad de la problemática; desde la perspectiva de la prevención, por supuesto, desde la perspectiva de la lucha contra la impunidad; también desde la perspectiva de la asistencia integral a las víctimas, por supuesto; pero también es un tema de valores, un tema de valores integrales que nos convoca a todos y a todas, por eso la campaña Reacciona Ecuador, el Machismo es Violencia; y también, se dice que es una lucha por la dignidad, sin duda; una lucha por la dignidad de la mujer, por supuesto; pero también recordemos que es recuperar la dignidad de esos hombres que la pierden con acti-

25


Las políticas de Género - Día Internacional de la mujer

tudes machistas, con acciones machistas. El machismo es fuente de pérdida de la dignidad de los hombres, así tenemos que ver esta problemática. Es un anti valor que tenemos que erradicarlo, no solo de la política pública y el Ecuador lo ha convertido en una política de Estado; sino que tenemos que erradicarlo de la actitud de todos los integrantes de la sociedad, principalmente de los hombres, por eso el Ecuador debe reaccionar, los hombres debemos reaccionar, erradicar el machismo, porque el machismo es violencia. 26

Muchas gracias.


27


Discurso 9