Page 1

RAZONES PARA ESCUCHAR E IR A MISA La santa Misa alegra toda la corte celestial, alivia a las pobres  ánimas del purgatorio, atrae sobre la tierra toda suerte de  bendiciones, y da más gloria a Dios que todos los sufrimientos  de los mártires juntos, que las penitencias de todos los  solitarios, que todas las lágrimas por ellos derramadas desde  el principio del mundo y que todo lo que hagan hasta el fin de  los siglos. Santo Cura de Ars Sermón sobre la Santa Misa

Es el acto más grande, más sublime y más santo, que se celebra todos los días en la tierra.  Nada hay más sublime en el mundo que Jesucristo, y nada más sublime en Jesucristo que su  Santo Sacrificio en la Cruz, actualizado en cada Misa, puesto que la Santa Misa es la  renovación del Sacrificio de la Cruz. Misa, Cena y Cruz son un mismo sacrificio. Con razón decía San Bernardo: "Más merece el que  devotamente oye una Misa en gracia de Dios, que si diera todos sus bienes para sustento de  los pobres". "Oir una Misa en vida o dar una limosna para que se celebre, aprovecha más que dejarla para  después de la muerte." (San Anselmo) "Más aprovecha para la remisión de la culpa y de la pena, es decir, para la remisión de los  pecados, oir una Misa que todas las oraciones del mundo" (Eugenio III Papa) Con la Misa se tributa a Dios más honor, que el que pueden tributarle todos los Ángeles y  Santos del cielo. Puesto que el de éstos, es un honor de criaturas, mas en la Misa se le ofrece  su mismo Hijo Jesucristo, que le tributa un Honor Infinito. (San Alfonso Mª Ligorio). Con la asistencia a la Misa, rindes el mayor homenaje a la Humanidad Santísima de Nuestro  Señor Jesucristo. Durante la Misa te arrodillas en medio de una multitud de Ángeles que asisten  invisiblemente al Santo Sacrificio con suma reverencia. A la hora de tu muerte, tu mayor consolación serán las Misas que hayas oído durante tu vida.  Cada Misa que oíste, te acompañará al Tribunal Divino, y abogará para que alcances el Perdón. Con cada Misa, puedes disminuir el castigo temporal que debes por tus pecados, en proporción  con el Fervor con que la oigas. Con cada Misa aumentas tus grados de gloria en el Cielo. En ella recibes la bendición del  Sacerdote, que Dios ratifica en el Cielo. Santa Teresa suplicaba un día al Señor, le indicara cómo podría pagarle todas las mercedes  que le había dispensado y le contestó "oyendo una Misa".

1


"Todas las buenas obras del mundo reunidas, no equivalen al Santo Sacrificio de la Misa,  porque son obras de los hombres, mientras que la Misa es obra de Dios. En la Misa, es el  mismo Jesucristo Dios y Hombre Verdadero el que se ofrece al Padre para remisión de los  pecados de todos los hombres y al mismo tiempo le rinde un Honor Infinito". (El Santo Cura de  Ars) El calvario fue el primer Altar, el Altar verdadero, después todo el Altar se convierte en Calvario. No hay en el mundo lengua con que poder expresar la grandeza y el valor de la Santa Misa. Si  la verdad es que Cristo se ofrece al Padre Eterno todos los días en la Santa Misa por la  salvación de los hombres, por la salvación de todo el mundo ¿vamos a dejarlo sólo?. Busquemos la media hora diaria para unirnos a Jesús en la Santa Misa, para adorar al Padre y  darle el honor que se merece, para darle gracias por tantos favores recibidos, para aplacar su  ira irritada por tantos pecados y darle plena satisfacción por ellos e implorar gracia y  misericordia para todos los hombres del mundo, en fin, para agrandar el Cielo y hacer más  Gloriosa la Pasión de Cristo. A tí, que tanto te gusta hacer el bien, ¿ vas a dejar pasar diariamente la ocasión de unirte a la  obra más grande que se realiza en la Tierra por el mismo Cristo? Lee, piensa y medita muchas veces esta INVITACIÓN del Señor; y ten presente, siempre  que..."AMOR CON AMOR SE PAGA". Que Dios te bendiga y premie tu generosidad.

RAZONES PARA... 2. COMULGAR Páginas: 1. Ir y escuchar la Santa Misa | 2. Comulgar 3. Visitar a Jesús sacramentado | 4. Ser devotos de los santos Jesucristo es mi comida, Jesucristo es mi bebida. La carne de un Dios es mi comida,  la sangre de un Dios es mi bebida. En otro tiempo bajó del cielo el pan que llamó el  Profeta pan de Angeles: mas aquel no era el verdadero pan, sólo era sombra del  que había de venir. El Pan Eterno me tenía reservado este verdadero pan que viene  del cielo, y este es el pan de vida. Aquel, pues, que come la vida, no podrá morir,  porque ¿cómo había de morir el que tiene por alimento la misma vida? San Ambrosio in Psalm. 118, sent. 69, Tric. T. 4

LA SANTA COMUNIÓN ES TU TESORO Si dejas una vez de recibir la Santa comunión, considera lo que pierdes: 1) Pierdes una ocasión de ver personalmente a Jesús autor de la vida espiritual y de toda  santidad. 2) Pierdes un aumento especial de gracia santificante, que embellece tu alma y la hace mas  grata a los ojos de Dios.

2


3) Pierdes la gracia sacramental a la que tienes derecho en tiempo de las tentaciones. 4) Pierdes la preciosa oportunidad de recibir el perdón de tus pecados veniales. 5) Pierdes la influencia amortiguadora de las pasiones. 6) Pierdes la ocasión de recibir la remisión parcial de los penas temporales de tus pecados. 7) Pierdes los gozos espirituales que cada comunión suele producir. 8) Pierdes un aumento de gloria por toda la eternidad. 9) Y quizás pierdas: a) el control sobre tus pasiones. b) una gracia especial que por mucho tiempo vienes pidiendo. c) la conversión ó salvación de algún alma. d) la salvación de algún alma de un pariente en el purgatorio.. . ¡De qué gracias te privas si omites una sola Comunión!

12 MOTIVOS DE OIR DEVOTAMENTE LA SANTA MISA. 1) En la hora le tu muerte, las misas oídas serán tu mayor consuelo. 2) Cada misa oída con devoción será una prenda segura de perdón en la hora del juicio. 3) Por cada misa oída puedes disminuir el castigo temporal merecido por tus pecados. 4) Al asistir devotamente la santa Misa rindes al Sagrado Corazón de Jesús, el más grande  homenaje posible. 5) Por la santa Misa, nuestro Señor Jesucristo satisface por tus muchas negligencias y  omisiones. 6) Te perdona todos los pecados veniales que buscas de evitar. Se disminuye el poder del  demonio sobre ti. 7) Por medio de la santa misa puedes ayudar y salvar muchas almas del purgatorio. 8) Una sola misa que oyes con devoción durante toda tu vida mortal será de mayor provecho  que muchas otras ofrecidas después de fu muerte. 9) De muchos peligros y desgracias te preserva Dios a causa de la santa Misa que oyes con 

3


devoción. Además se acortan los días del purgatorio. 10) Durante la santa Misa, el altar está rodeado de multitud de ángeles que asisten con  suma atención al Santo Sacrificio. 11) Dios te bendice en tus empresas temporales. 12) Si, al oír la santa Misa con devoción, ofreciéndola a Dios Omnipotente en honor de algún  Santo o Angel, agradeciendo al Señor por los favores concedidos a él, honras al Angel o  Santo, y de este modo te haces acreedor a la especial protección de aquel Angel o Santo.

RAZONES PARA... 3. VISITAR A JESÚS SACRAMENTADO Páginas: 1. Ir y escuchar la Santa Misa | 2. Comulgar 3. Visitar a Jesús sacramentado | 4. Ser devotos de los santos

A cualquier alma que visita a Jesús en el Santísimo Sacramento le dice este  Señor: «Alma que me visitas, levántate de tus miserias, pues estoy aquí para  enriquecerte de gracias. Date prisa, llega a mi, no temas mi majestad, porque  está humillada en este Sacramento, para apartar de ti el miedo y darte toda  confianza» San Alfonso Mª. de Ligorio Visitas al Stmo. Sacramento, 8

1) He de visitar a Jesús, mi Salvador, porque está presente en el Santísimo Sacramento, como  mi Dios y Señor, y por lo tanto le debo adoración y homenaje de sumisión. 2) He de visitar a menudo a Jesús, mi Salvador, porque el Corazón de Jesús que por mi fue  traspasado en la cruz, late en el altar y desea que le ame. 3) He de visitar a Jesús, mi Salvador en el Santísimo Sacramento, porque de esta manera doy  la mayor alegría a María, mi queridísima Madre, a San José y a todos los ángeles y santos del  cielo, que sin cesar adoran a Jesús Sacramentado. 4) He de visitar frecuentemente a Jesús, mi Salvador en el Santísimo Sacramento, porque es  un acto meritorio y una profesión pública de mi fe. 5) He de visitar frecuentemente a Jesús Sacramentado, mi Salvador, porque el Señor ha  reservado gracias especiales para los que le visitan. En el altar el Señor es puro amor, y  distribuye sus gracias a manos llenas a los que le visitan.

4


6) He de visitar frecuentemente a Jesús en el Santísimo Sacramento, porque de este modo  puedo resarcir las injurias del género humano, especialmente los sacrilegios, y la frialdad de  tantos cristianos. 7) He de visitar frecuentemente a Jesús Sacramentado, mi Salvador, porque allí Jesús, me  enseña la humildad, la obediencia, el amor, en una palabra: el espíritu de sacrificio, que tanto  nos falta para el fiel cumplimiento de nuestros deberes de estado. 8) He de visitar a menudo a Jesús Sacramentado, porque de este modo puedo ayudar a las  pobres almas del purgatorio. 9) He de visitar a menudo a Jesús Sacramentado, porque Dios es el mejor pagador, que  remunera cada sacrificio que por El hacemos. 10) He de visitar a Jesús en el Santísimo Sacramento del altar, porque de este modo me  preparo mejor para mi adoración que he de dar a Dios por toda la eternidad en el cielo.

RAZONES PARA... 4. SER DEVOTOS DE LOS SANTOS Páginas: 1. Ir y escuchar la Santa Misa | 2. Comulgar 3. Visitar a Jesús sacramentado | 4. Ser devotos de los santos

RAZONES PARA SER DEVOTOS SUYOS 1) Son de nuestra misma naturaleza; fueron flacos como  nosotros, y saben por experiencia nuestra necesidad. 2) Son de la misma naturaleza que Jesucristo y su Santísima  Madre, y esta semejanza y parentesco les da mayor aliento  para rogar por los pecadores. 3) Padecieron mucho en esta vida por amor de Jesucristo, y le  obligan con la representación de sus penas, a que conceda lo  que piden para sus devotos. 4) Los quiere Dios honrar en la tierra, donde le sirvieron,  concediendo por su intercesión favores a los mortales. "Son tantas y tan grandes nuestras  necesidades de cuerpo y alma, y  las culpas en que cada día caemos,  y las dificultades que tenemos en  vencernos y en vencer a los  enemigos que continuamente nos  hacen guerra, que nos conviene  estar siempre alerta, y buscar 

5) Como pelearon y vencieron en nuestras mismas batallas, les  ha concedido Dios especial poder para ayudarnos en ellas. 6) Enseñaron a los hombres el camino del cielo, unos con sus  palabras, otros con sus ejemplos, y se debe agradecimiento y  reverencia a los maestros.

5


valedores y favorecedores para  poder resistir a sus asaltos y  combates. El bienaventurado San  Pablo dice que el cristiano lidia en  este mundo con Satanás, y que  está expuesto a los ojos de los  Ángeles y Santos del cielo que le  están mirando. Los mismos Santos,  que nos miran y ven nuestros  peligros y peleas, y se alegran  cuando vencemos. y se entristecen  a su modo cuando somos vencidos,  son los que con sus oraciones más  nos pueden ayudar, y a quienes  nosotros debemos invocar y  pedirles su ayuda y socorro, porque  son muy poderosos delante del  Señor, y nos alcanzan de su divina  Majestad la gracia que nosotros por  nuestras culpas no merecemos.  Este uso de invocar los Santos es  antiquísimo en la Iglesia católica, y  muy glorioso para el Señor que los  hizo Santos, y para ellos de mucha  honra, y para nosotros de  grandísima utilidad." P. Pedro de Rivadeneira (1527­1611)

***

7) Dios nos los ha dado por ejemplares y abogados en señal  de que quiere conceder lo que le pedimos por su intercesión,  especialmente cuando esto se ordena a la imitación de sus  virtudes. 8) Tenemos sus reliquias en la tierra, como prendas seguras  de que por ellas han de hacer muchos bienes al mundo, donde  dejaron tal tesoro. 9) Hace Dios continuos milagros y favores por la intercesión de  los Santos, para alentar nuestra confianza y despertar nuestra  devoción.

OBSEQUIOS CON QUE PODEMOS OBLIGAR A LOS SANTOS 1) Encomendarnos a ellos, con grande confianza de alcanzar lo  que pedimos, si nos conviene. 2) Leer con atención la vida del Santo o Santos de quienes se  reza aquel día, procurando imitar algo de lo que leemos. 3) Hablar en nuestras conversaciones de sus virtudes, para  que otros los imiten y veneren. 4) Visitar sus templos y altares con devoción y reverencia.

La intercesión de los santos. "Por el  hecho de que los del cielo están  más íntimamente unidos con Cristo,  consolidan más firmemente a toda  la Iglesia en la santidad...no dejan  de interceder por nosotros ante el  Padre. Presentan por medio del  único Mediador entre Dios y los  hombres, Cristo Jesús, los méritos  que adquirieron en la tierra... Su  solicitud fraterna ayuda, pues,  mucho a nuestra debilidad" (LG 49) Catecismo de la Iglesia católica,  nº 956

5) Oír la Santa Misa en honra de los Santos de aquel día. 6) Confesar y comulgar en las fiestas de los Santos de nuestra  mayor devoción. 7) Ejercitarnos tales días en limosnas y otras obras especiales  de virtud, andando con mayor cuidado de evitar culpas,  haciéndonos así más aptos para recibir sus favores. 8) Escoger por suerte cada año un Santo que nos sea especial  patrono en todo él, rezándole cada día un Padre nuestro y Ave  María, a manera de tributo; y cada mes otro Santo de los que  caen en él, haciéndole por todo el mes el mismo obsequio. 9) Hacer cada día alguna conmemoración de todos los Santos,  que puede ser su letanía, tomándolos a todos por intercesores  para conseguir lo que tanto nos importa, corno es la salvación,  empezando desde ahora con todos los cortesanos del cielo  una amistad que ha de ser eterna.

6

Razones para  

Breves reflexiones sobre por que es conveniete realizar ciertos actos de piedad

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you