Page 1

                  Rafael 

Caparrós

         ROBERT   MICHELS   Y   LA   TEORÍA   ELITISTA   DE   LA   DEMOCRACIA                                                    “La revolución social, como la revolución política, es equivalente a una  oposición mediante la cual, como lo expresa el proverbio italiano, si cambia il   maestro di cappella, ma la musica è sempre quella.”           Robert Michels

1.­ Robert Michels y la  ley de hierro de la oligarquía          Robert   Michels   (1876­1936)   nació   en   el   seno   de   una   familia   de  comerciantes   católicos   de   Colonia.   El   joven   Michels   estudia   en   diversas  universidades europeas y pronto une a su actividad política y sindical, como  miembro del Partido Social­Demócrata alemán (SPD), una clara vocación  por la docencia universitaria, que se verá frustrada precisamente a causa de su  afiliación   política,   a   pesar   de   su   amistad   personal   con   académicos   tan  destacados como Max Weber y Werner Sombart. La juventud de Michels, al  igual que la de Pareto, se ve, por consiguiente, marcada por el rechazo del  rígido sistema académico alemán. No obstante, ya en su madurez, conseguirá  ser profesor en la Universidad suiza de Basilea y en las italianas de Turín y  Perugia.                  Por   otro   lado,   su   crítica   exarcebada   de  la  premoderna   burguesía   de   la  Alemania prusiana, le empuja a buscar una nueva idea o grupo social con que  identificarse. El proletariado,  como clase social que en sí misma encarna  todas las contradicciones de la sociedad burguesa, como señalara Marx, será  el sujeto con que se identifique el Michels moralista y revolucionario de los  primeros años del nuevo siglo. Sin embargo, y pese a su activa participación  en   los   debates   y   polémicas   del   SPD,   la   paulatina   derechización   de   este  partido ­que, de ser originariamente marxista y revolucionario, evolucionará  hacia   el   revisionismo   socialdemócrata   y,   en   definitiva,   hacia   un  conservadurismo que, años después, le llevará a votar en el Bundestag a favor  de los créditos de la primera guerra mundial1 y que, ya en 1959, le llevará a    En la "Introducción" a la primera edición inglesa de  Los partidos políticos  de R.  Michels, escribe S.M. Lipset lo siguiente: 1    

 "El gran partido socialista democrático alemán, orgullo del socialismo  1


renunciar explícitamente al marxismo, como fuente de inspiración teórico­ política, en el famoso Congreso de Bad Godesberg­, le produce un agudo  sentimiento   de   desilusión,   de   desencanto,   que   le   lleva   a   centrarse   en   el  estudio   científico   de   los   problemas   de   la  organización   en  el   seno  de  los  partidos políticos obreros, para pasar, desde ahí, a compartir las tesis del  elitismo político clásico de Vilfredo Pareto y Gaetano Mosca, y a postular la  existencia de una única ley de evolución de las sociedades contemporáneas,  sustentada en una visión cíclica de la historia. La crítica al funcionamiento  anti­democrático de los partidos políticos y la pérdida de fe en el proletariado  le llevarán a identificarse con el nacionalismo italiano y, en definitiva, con el  fascismo de Benito Mussolini.    En la última etapa de su vida, Michels identificará el socialismo con la más  abyecta inmoralidad y pasará a defender el nacionalismo italiano, proceso  que él mismo denominará como la fusión de la búsqueda de la moralidad con  la causa de la cultura latina. Se trata de una evolución intelectual que presenta  ciertos paralelismos no sólo con la de los elitistas clásicos, sino también con  la de otros sociólogos alemanes de la época, como W. Sombart o F. Tönnies,  a los que Mitzman denomina los sociólogos del extrañamiento.   La obra principal de Robert Michels es "Los partidos políticos. Un estudio   sociológico   de   las   tendencias   oligárquicas   de   la   democracia   moderna",  publicada   en   1911,   que   es   un   estudio   sobre   la   dinámica   evolutiva   de   la  organización   interna  del   Partido Social­Demócrata alemán  (SPD), al  que,  como   acabamos   de   ver,   el   autor   estuvo   intensamente   vinculado   durante  varios años. La obra tiene por objeto el estudio sociológico de la emergencia   del liderazgo, la psicología del poder y las tendencias oligárquicas de la  internacional, defensor de la paz internacional, que se oponía a la política del  gobierno  del   Káiser  y  prometía   declarar   una  huelga  general  si  sobrevenía   la  guerra,   apoyó   la   guerra   tan   pronto   como   fue   declarada   en   1914.   (...).   Para  Michels, este repentino cambio de frente de los líderes marxistas del socialismo  alemán era una consecuencia  lógica  de su posición social, pues, tal como lo  señalara en la segunda edición del libro publicada en 1915, `la vida del partido  (...) no debe ser puesta en peligro (...). El partido cede, vende precipitadamente  su   alma   internacionalista   y,   movido   por   el   instinto   de   autoconservación,   se  transforma en un partido patriota. La guerra mundial de 1914 ha brindado la  confirmación más efectiva de lo que el autor escribiera en la primera edición de  este libro, con relación al futuro de los partidos socialistas.' La reacción de casi  todos   los   partidos   socialistas   a   la   primera   guerra   mundial   demostró   que   los  líderes partidarios socialistas daban prioridad a las necesidades de supervivencia  de la organización, por encima de la adhesión a la doctrina." (LIPSET, S.M.,  "Introducción" en MICHELS, R., Op. cit., Pp. 18­19).      2


organización, que es, precisamente, el subtítulo de la edición inglesa de esta  obra. En ella se encuentra toda su argumentación sobre la imposibilidad de  un funcionamiento auténticamente demócratico de los partidos políticos de  masas en las sociedades contemporáneas, por la vigencia en ellos de lo que  denomina la  ley de hierro de la oligarquía, que se concreta en la siguiente  afirmación:    "La ley sociólogica fundamental (...) puede formularse más o menos así: la  organización es lo que da origen a la dominación de los elegidos sobre los electores, de  los mandatarios sobre los mandantes, de los delegados sobre los delegantes. Quien dice  organización dice oligarquía."2    Por una parte, Michels mantiene que la organización es el único medio  existente para poder llevar a cabo una voluntad colectiva en la sociedad de  masas; sin ella no existe la posibilidad de que una acción común llegue a  alcanzar fines concretos, a no ser que se elijan los métodos adecuados para  ello:    "La democracia no se concibe sin una organización y toda organización 

requiere una especialización en las tareas, una distinción entre los dirigentes y los  dirigidos. (...). El principio de la organización es condición absolutamente esencial  para la lucha política de masas."3

 Michels recoge de Weber la idea de que la sociedad contemporánea es la  sociedad   de   las   organizaciones,   por   lo   que   los   grandes   conglomerados  humanos necesitan de una determinada estructura organizativa para poder  actuar   en   todas   las   esferas   de   la   vida   pública,   política   o   social.   Por  consiguiente, la organización se convierte en el objeto de estudio central para  comprender la naturaleza de estas sociedades. Si en ellas se encuentra como  elemento necesario el surgimiento del liderazgo, es decir, de la dominación  de   la   minoría,   piensa   Michels,   se   podrá   demostrar   definitivamente   la  imposibilidad   de   una   forma   de   gobierno   democrática   dentro   de   tales  organizaciones y, por extensión, en toda la sociedad.    La elección del partido socialdemócrata alemán, que es el ejemplo que elige  para probar su argumentación, obedece no sólo al profundo conocimiento que  de él tiene el autor, sino también a su compleja evolución ideológica. Al    MICHELS, R.,  Los Partidos Políticos., Op. cit., Amorrortu, Buenos Aires, 1976.  Vol. II. Pág. 273.   2    

MICHELS, R., Ibídem, Vol. I, Pág. 68.

3    

3


mismo tiempo, Michels pretende negar la viabilidad del socialismo, puesto  que   en   su   obra,   como   en   la   corriente   principal   de   la   socialdemocracia,  democracia y socialismo se encuentran indisolublemente unidos. El punto  inicial   de   toda   la   argumentación   se   encuentra   resumido   en   la   siguiente  afirmación:    "Toda representación partidaria  representa un poder  oligárquico fundado  sobre una base democrática."4          

    Las formas oligárquicas son consustanciales a toda organización, incluso a  aquellas,   como   es   el   caso   de   los   partidos   socialistas   democráticos,   cuya  sedicente razón de existencia consiste precisamente en la superación de tales  formas oligárquicas. Ello obedece, dice Michels, a dos tipos de causas: unas,  psicológicas y otras, técnicas.    Entre las causas psicológicas, apunta Michels que, en primer lugar, depende  de la psicología de las masas, que son, dice Michels, "constitucionalmente  incapaces de gobernarse" y que adolecen de una inmadurez objetiva y de una  incurable   incompetencia.   La  masa   necesita   contar   con   líderes   en   los   que  apoyarse y anhela reconocer su superioridad. Por ello, la dominación de los  líderes no es algo impuesto a las masas, sino que existe un alto grado de  aceptación   e   incluso   de   necesidad   por   parte   de   éstas,   lo   que   planteará  considerables   problemas   para   su   recambio.   La   masa   es   esencialmente  conservadora y por ello asegura más y más a la minoría dirigente en sus  puestos directivos. De ahí que Mosca se plantee problemas similares a los de  Pareto en relación con la circulación de las élites.      En cuanto a la conformación de la minoría dirigente, señala Michels que:     "Con   la   institución   del   liderazgo   comienza,   como   consecuencia   de   lo  prolongado de la función, la transformación de los líderes en una casta cerrada."5       No existe, pues, un acceso consciente y deliberado al poder por parte de un  grupo minoritario, oligárquico, dentro de la organización. En el caso de los  partidos   políticos,   los   miembros   de   la   minoría   acceden   a   posiciones   de  preeminencia   al   ser   elegidos  democráticamente  por   la   mayoría.   Es  posteriormente cuando sufren un proceso de transformación psicológica que   Ibídem, Vol. II, Pág. 189.

4    

MICHELS, R., Op. cit., Vol. I, pág. 190.

5    

4


da lugar a a que la representación se convierta en concentración permanente  del poder en manos de esa minoría:    "Cuando en cualquier organización la oligarquía ha alcanzado un estado 

avanzado de desarrollo, los líderes comienzan a identificar consigo mismo, no sólo las  instituciones   partidarias,   sino   también   la   propiedad   del   partido.   Este   fenómeno   es  común tanto en el partido como en el Estado."6 

 Las características psicológicas de los individuos que desempeñan puestos  de liderazgo hacen que éstos tiendan a afianzarse en sus puestos, al tiempo  que se produce una creciente confusión entre los fines de la organización y  los de su propia supervivencia. Como dice Michels,    "El burócrata se identifica completamente con la organización, y confunde 

sus propios intereses con los de ella. Toma toda crítica objetiva como una afrenta  personal. Esta es la causa de la incapacidad evidente de todos los líderes partidarios  para prestar una atención serena y justa a las críticas."7

 La transformación psicológica del liderazgo ­un concepto que en Michels  incluye no sólo a los líderes, sino también al aparato burocrático del partido­  supone   el   fin   evidente   de   toda   posibilidad   democrática   dentro   de   la  organización. Dicha transformación implica tanto el aumento de distancia  que   separa   a   los   líderes   de   la   masa,   como   también   impone   un   sello  conservador a las actuaciones de los primeros, lo que supone un inevitable  deslizamiento hacia el reformismo de los partidos socialistas. Se produce,  pues, una moderación paulatina de los objetivos políticos del partido que  supone el fin de la senda revolucionaria y, en consecuencia, el fin de toda  posibilidad práctica de triunfo del socialismo.     Por otra parte, el hombre individual, según Michels,    "...está abocado por naturaleza a ser guiado y a serlo tanto más cuanto que las 

funciones de la vida social se subdividen más y más." 

  Y,   además,   los   gobernados   alimentan   contínuamente   las   tendencias  autocráticas de los líderes, mediante el "culto a la veneración de los líderes"  que continuamente practican y la gratitud política que manifiestan ante ellos.  Por lo demás, la oligarquía es el resultado del "ansia de poder" que tienen los  líderes. Michels parte del supuesto de que toda minoría actua conforme a la   MICHELS, R., Ibídem, Vol. II, pág. 69.

6    

MICHELS, M., Ibídem, Vol. II, pág. 27.

7    

5


lógica del auto­interés. Así, el interés personal de los líderes en conservar una  posición   de   poder   y   privilegio   les   lleva   a   identificar   sus   propios   fines  personales con los fines de la organización, lo que produce no sólo la citada  tendencia al conservadurismo, sino también a la desmovilización social y a la  instrumentalización de la ideología de la organización en su propio beneficio.     Para Michels está claro que las masas no se rebelan sin líderes. Pero los  líderes,  una  vez  que han  tomado el poder con el apoyo del pueblo y en  nombre del pueblo, se separan de él, se convierten en una casta relativamente  cerrada y más preocupada por su propio ascenso social que por una verdadera  transformación social.   La lucha entre élites, por lo demás, nunca termina con la total derrota de una  de ellas. Como el propio Michels señala:    "el resultado del proceso no es tanto una circulación de las élites ­como  sostiene Pareto­, cuanto una reunión de las élites, una amalgama de élites."

  Es,   por   tanto,   inútil   aspirar,   con   Marx,   a   una   eliminación   de   las  desigualdades   sociales,   ya   que   en   el   mismo   proceso   revolucionario   que  supuestamente conduciría a su eliminación, se generan las causas de nuevas y  trascendentes   desigualdades   que   impedirán   realizar   tales   cambios.   El  surgimiento de líderes hace degenerar al movimiento socialista en un nuevo  sistema   de   desigualdades,   una   vez   que   se   ha   accedido   al   poder   y   se   ha  instaurado la nueva casta de burócratas.    Pocos años después de la publicación de esta obra, tenía lugar la Gran  Revolución   de   Octubre  de  1917. Su propia  evolución iba a ser  la mejor  prueba   de   la   validez   de   las   afirmaciones   de   Michels.   Como   advierte   el  llamado   "testamento   político   de   Lenin",   una  extensa   carta  dictada   por   el  máximo líder soviético a sus secretarias poco antes de su muerte, en 1922, y  que   consiguió   eludir   la   ferrea   censura   stalinista,   el   PCUS   estaba   ya  completamente   burocratizado   en   esa   fecha   y   en   vías   de   imponerse  férreamente a la sociedad con el stalinismo, en lugar de estar completamente  a su servicio.       Junto   a   las   causas   psicológicas,   hay   otras  causas  técnicas  para   el  surgimiento   del   liderazgo   oligárquico.   Toda   organización   requiere  especialización de funciones y expertos. A los miembros de las bases de los  partidos   les   resulta   imposible   supervisar   o   controlar   las   decisiones   que  incumben al partido y que son tomadas por los técnicos, por los expertos. Por  otra parte, la propia dinámica de la vida intrapartidaria (elecciones a cargos  ejecutivos, enfrentamientos entre sectores internos, etc.), por una parte, y, por  otra, de la vida extrapartidaria (necesidad de un líder conocido y estable para  6


las confrontaciones electorales y los debates parlamentarios, así como para  las elecciones generales, etc.), todo ello contribuye a reforzar el rol y el poder  del líder. Así, para Michels, el resultado de este doble proceso es la creciente  separación social entre los dirigentes y las masas:    "Mientras   que   su   dedicación   a   las   necesidades   de   la   vida   diaria   hace  imposible que las masas alcancen un conocimiento profundo del entramado social, y,  sobre todo, del funcionamiento de la máquina política, el dirigente de origen obrero  puede,   gracias   a   su   nueva   situación,   familiarizarse   inmediatamente   con   todos   los  detalles técnicos de la vida pública y aumentar así su superioridad sobre la base."       A partir, como hemos visto, de la constatación de la falta de democracia en  el funcionamiento interno de las organizaciones que dominan la vida política  de las sociedades contemporáneas, postula Michels la inevitabilidad de las  minorías   dirigentes.   La   organización   pasa   de   ser   un   instrumento   de  adecuación de medios a fines, a convertirse en la esencia vital del grupo en  cuestión. Lo que era accesorio se convierte en fundamental y se trastocan las  prioridades establecidas en el seno de la organización. En consecuencia, la  organización se convierte en el fin principal a mantener y a fomentar, al  mismo tiempo que los fines que habían dado origen a su surgimiento, pasan a  un segundo plano. El relato pormenorizado de esta mutación inevitable es el  hilo conductor del análisis del fenómeno de la oligárquización del partido que  lleva a cabo Michels.    En el seno de toda organización surgen, según Michels, dos fenómenos  íntimamente   vinculados   entre   sí:   la   jerarquía   y   la   burocracia,   que   son  incompatibles,   por   naturaleza,   con   una   toma   de   decisiones   de   carácter  democrático. Al igual que para Weber, para Michels la organización supone  la división jerárquica del trabajo, lo que implica, además, el surgimiento de  un conjunto de individuos exclusivamente dedicados a resolver los problemas  que   se   plantean   en   la   organización:   es   decir,   un   aparato   burocrático  caracterizado   por   el   nivel   de   sus   conocimientos   técnicos.   El   liderazgo,  término o concepto que en Michels engloba al de aparato burocrático, se  define esencialmente por el hecho de monopolizar la circulación interna de la  información   y   los   conocimientos   necesarios   para   el   mantenimiento   de   la  organización.    Y al mismo tiempo que monopoliza la información y los conocimientos,  este   grupo   se   hace   permanente,   sin   que   parezca   posible   una   renovación  frecuente   de   sus   miembros,   lo   que   significa   la   profesionalización   del  liderazgo. Un grupo cada vez más cerrado sobre sí mismo que va generando  sus propios intereses y que, al mismo tiempo, tiene los medios para llevarlos  7


a cabo.   En   Michels,   no   se   trata   tanto   de   que   los   líderes   utilicen   a   la  organización para realizar sus propios intereses, sino más bien de que por el  mero hecho de ser minoría, ésta  transforma sus puntos de vista acerca de los  fines de la organización y el modo de alcanzarlos, desviando a esta última de  la senda que, en principio, justificaba su existencia:    "La causa principal de la oligarquía en los partidos democráticos habrá de  encontrarse en la responsabilidad técnica del liderazgo."8     

      Y,   sin   embargo,   el   liderazgo   es   imprescindible   para   un   eficiente  funcionamiento en las sociedades de masas:   “El liderazgo es un fenómemo necesario en toda forma de vida social. […] Pero tiene  gran valor científico demostrar que todo sistema de liderazgo es incompatible con los  postulados más esenciales de la democracia.”     

 Dentro de la organización, la democracia se puede definir meramente como  un método instrumental de elección del liderazgo, completamente ajeno a las  connotaciones ideológicas o normativas de la concepción rousseauniana de la  democracia:    "Cuando los obreros eligen a sus propios líderes, están forjando con sus 

propias manos nuevos amos, cuyos medios principales de dominio están en las mentes  mejor construidas."

 Uno de los principales especialistas en el pensamiento político de Michels,  el politólogo norteamericano de origen español Juan José Linz, propone el  siguiente esquema de las características de la oligarquía y del proceso de  transformación oligárquica de las organizaciones:   "1. Aparición del liderazgo.

  2. Aparición del liderazgo profesional estabilizado.    3. Formación de la burocracia.    4. Centralización de la autoridad.      5. Desplazamiento de objetivos, en particular desviación de fines últimos hacia  objetivos instrumentales.    6. Creciente rigidez ideológica.    7. Incremento de la diferencia de puntos de vista entre los líderes y los miembros de  la organización.       8.   Disminución   de   las   posibilidades   de   participación   de   los   miembros   de   la  organización.

Op. Cit. Vol. II, p. 181.

8    

8


9. Cooptación de los líderes de la oposición naciente por los conformados.      19. Viraje del llamamiento a los miembros hacia el llamamiento al electorado,  primero de clase y después más amplio."9    

  Así,   el   dilema   de   los   partidos   socialistas   democráticos   consiste,   para  Michels,   en   que   para   alcanzar   sus   objetivos   ideológicos   precisan   de   una  organización, pero la organización conduce inevitablemente a la aparición de  una   oligarquía   y   de   nuevas   desigualdades,   para   cuya   superación   habían  surgido precisamente estos partidos: "La organización política conduce al poder. Pero el poder es siempre conservador."10   

     Michels acabará por negar la esperanza compartida por buena parte de los  políticos  del  siglo   XX:  la fe en que la democracia podría ser  finalmente  alcanzada en una sociedad que veía llegar, por primera vez, a las masas a la  esfera de lo público. Pero el discurso de Michels adolece de una ambigüedad  fundamental. Por un lado, define a la sociedad moderna como una sociedad  de masas e insiste en la imposibilidad de retorno al pasado, hacia formas  políticas aristocráticas. La tendencia natural de la evolución social parece  apuntar, pues, hacia sistemas democráticos ­de hecho, Michels reconoce que  la concepción democrática está en la base de todas las ideologías progresistas  y revolucionarias del mundo contemporáneo­. No obstante, por otra parte,  niega radicalmente la posibilidad de llevar a la práctica verdaderos sistemas  políticos democráticos dentro de las sociedades de masas. La fórmula de la  democracia  representativa,   además, no soluciona el problema, puesto que  únicamente da lugar a que se afiance el dominio de los representantes sobre  los representados, inaugurando el camino hacia regímenes políticos de tipo  bonapartistas.   En   lugar   de   presentarse   como   continuador   del   optimismo  ilustrado, que se traduce en la idea del progreso y en la visión de la historia  como un proceso reformista, opta por afirmar, en la línea más pesimista del  elitismo   político   clásico,   que   la   oligarquía   hunde   sus   raíces   en   lo   más  profundo de la sociedad, por responder a la propia naturaleza de la sociedad  de   masas.   No   obstante,   cuando   Michels   escribió  Los   partidos   políticos  todavía apoyaba, en 1910, la lucha en pro de más democracia, como medio  de reducir las tendencias oligárquicas. Su obra acaba con estas palabras:   LINZ,   J.J.,   "Michels"   en  Enciclopedia   Internacional   de   las   Ciencias   Sociales,  Madrid, 1974. 9    

MICHELS, R., Ibídem. Vol. II, pág. 153.

10    

9


"Cuanto más comprende la humanidad las ventajas que tiene la democracia, 

aunque imperfecta, sobre la la mejor de las aristocracias, tanto menos probable es que  el reconocimiento de los defectos de aquella provoque un retorno a la aristocracia (...).  La democracia es un tesoro que nadie descubrirá jamás por la búsqueda deliberada,  pero si continuamos nuestra búsqueda, al trabajar infatigablemente para descubrir lo  indescubrible,   realizaremos   una   obra   que   tendrá   fértiles   resultados   en   el   sentido  democrático."11 

 Años más tarde, sin embargo, encontrará la salida a esta ambigüedad en su  adhesión   al   irracional   y   antidemocrático   liderazgo   político   de   Benito  Mussolini. Para Michels, Il Duce traducía "en forma desnuda y brillante los  deseos   de   la   multitud".   Los   compromisos   vulgares   y   el   conservadurismo  dictado por las limitaciones de la democracia burocrática y oligárquica, no  eran para el carismático Duce del fascismo italiano:    "En cambio, su perfecta fe en sí mismo, base esencial para esta forma de 

gobierno carismático, proporciona la tendencia dinámica característica. Y ésto por dos  razones: un pasado de luchas, de luchas victoriosas, hay en el líder carismático; por  esto   tiene   conciencia   de   sus   aptitudes,   que   se   han   demostrado   capaces   de   una  aplicación valiosa (...). Por otra parte, su futuro depende de las pruebas que pueda  darnos de su buena estrella."12

 Y así, Robert Michels, que durante años había sido excluido en Alemania de  cargos académicos por su militancia socialista, acabará abrazando la causa  del fascismo italiano, y finalmente abandonará su puesto de profesor en la  Universidad   suiza   de   Basilea,   para   aceptar   el   cargo   de   Rector   de   la  Universidad de Perugia, que el propio Mussolini le ofrecerá personalmente  en 1928.       2.­ Problemas actuales de la partitocracia como fórmula representativa     Como se ha venido poniendo de manifiesto en los últimos veinte años,  cuanto   mayor   sea   la   presencia   de   los   partidos   de   masas   en   un   sistema  político, mayor será la influencia del sistema de partidos, como vehículo del  proceso   representativo,   sobre   la   propia   representación   política.   En   las  democracias   modernas,   en   efecto,   los   ciudadanos   están   representados  a   MICHELS, R., Ibidem, Vol. II, Pp. 193­195.  

11    

MICHELS, R., First Lectures in Political Sociology, The University of Minnesota  Press,  Minneapolis, 1949, Pp. 122­23, 131.  (Cit. por LIPSET, S.M., "Introducción",  Loc. cit., Pp. 35­36). 12    

10


través de y por  los partidos políticos. El problema reside en que, como ha  señalado Beer,     "la   función   de   representar   al   interés   nacional,   atribuida   en   otro   tiempo   al 

Soberano, y más tarde al Parlamento, es realizada actualmente por el partido. El  partido (parafraseando a Finer) es actualmente ‘el rey’". 

 Ahora bien los problemas teóricos y constitucionales derivados del hecho de  que el partido político sea el rey son delicados; ésta es una de las razones por  las   que,   incluso   las   constituciones   más   recientes,   procuran   evitar   el  reconocimiento   formal   de   la   representación   partidista.   Hay,   no   obstante  cuatro excepciones: la Constitución de Brasil, la Ley federal de Bonn, la  Constitución Francesa de 1958 y la española actual de 1978, en cuyo art. 6  dice que    "los partidos políticos expresan el pluralismo político, concurren a la formación 

y manifestación de la voluntad popular y  son instrumento fundamental para la  participación política.” 

  Uno   de   los   problemas   que   ésto   plantea   es   que   los   nombramientos   de  representantes los hace el partido y no el ciudadano representado, ya que el  proceso interno de cooptación equivale en la práctica a la elección real del  representante   político.   Y,   como consecuencia   de  ello, es  probable  que el  representante   sea   más   un   portavoz   de   su   propio   partido   que   de   los  ciudadanos,   y   que   las   vinculaciones   partidistas   resulten   a   la   postre   más  poderosas   que  cualesquiera   otras,   incluyendo  a   las  de  la  clase  social   del  representante.  Para limitar, al menos en parte ese efecto, el propio art. 6  establece en su párrafo 2º que “Los partidos políticos en su funcionamiento  interno deberán ser democráticos.”     Ahora bien, comoquiera que ese precepto constitucional no ha sido objeto  de desarrollo legal ni reglamentario, de una parte, y, de otra, los propios  partidos   no   han   compensado   de   ninguna   otra   forma   a   nivel   interno   los  inevitables procesos de oligarquización a que se refería Michels en su ya  clásico estudio de los partidos políticos, ni se ha establecido fórmula jurídica  alguna   de   responsabilidad   política,   como   dimensión   fundamental   de   la  representación, lo cierto es que en la actualidad no sólo cabe hablar de una  cierta quiebra de la representación política en España, sino que, además, los  11


representados carecen   de   instrumentos   jurídicos   para   resarcirse   de   los  eventuales daños y perjuicios producidos por esa quiebra.    Así lo reconoce paladinamente la sentencia del Tribunal Constitucional por  la   que   se   resuelve   la   demanda   civil   por   "incumplimiento   de   contrato",  interpuesta por el cantante catalán Lluis Llach, quién reclamaba contra Felipe  González y el PSOE por lo que calificaba de "estafa política" (el programa  electoral del 82 prometía el "No" a la OTAN y, una vez en el gobierno, el  PSOE convocó un referendum para permanecer en ella), al atenerse a la falta  de base jurídico­constitucional para atender tal reclamación.        En la práctica, pues, como ha afirmado Duverger, el representante moderno  recibe  un   "doble  mandato":   el  de los electores  y el  del  partido, y, en la  práctica,   el   segundo   mandato   prevalece   sobre   el   primero.   De   ahí   que   la  representación haya perdido toda inmediatez y ya no pueda ser considerada  como una relación directa entre los electores y el elegido.     En efecto, el proceso gira en torno a tres elementos: los representados, el  partido y los representantes. Y la instancia intermedia ­los partidos­ parece  ser tan decisiva que podría llegarse a un punto en el que la representación  parlamentaria se pareciera al personal de los partidos ­en el sentido estricto de  hombres que hacen su carrera profesional dentro de los mismos­, mucho más  que a la sociedad a la se les exigía que se asemejasen, en tanto que sus  "representantes". Si esto fuera así, el partido se convertiría verdaderamente en  rey,   y   podría   concluirse   que   el  quién  de   la   representación   política   es  realmente el partido.    Pues bien, esa es precisamente la tesis defendida por un politólogo tan  ilustre   como   García   Pelayo,   quien   llega   a   definir   a   la   democracia  contemporánea como una “democracia de partidos”, en cuanto que se trata  del inevitable resultado de la “adaptación” del principio democrático a las  circunstancias de la contemporaneidad. Ya que, según García Pelayo, el  espectacular  aumento  del  demos, derivado de la alta inclusividad de las  democracia contemporáneas, que han extendido el sufragio a la inmensa  mayoría   de   la  población,   de   una  parte,   y,  de   otra,   el   hecho  de   que   las  sociedades contemporáneas sean, cada vez en mayor medida, “sociedades  organizacionales”,   en   las   sólo   puede   incidirse   desde   las   organizaciones,  hacen inevitable ese protagonismo de los partidos como los vehículos más  adecuados para la representación política.13 

  Cfr. GARCÍA PELAYO, M., El Estado de partidos, Alianza, Madrid, 1986.  

13

12


Un planteamiento bastante discutible ­y, ciertamente, discutido desde la  propia teoría actual de la democracia­,14  en el que se enfatiza y legitima  como indudablemente democrático el monopolio  de facto  ­y, en algunos  países, también de iure­ que implica un tal protagonismo de los partidos, en  los ámbitos  de  la  representación  y la participación políticas. Pues en la  democracia de partidos, el partido no sólo media entre los representantes y  los   representados,   sino   que   mediatiza   a   estos   últimos,   a   través   de   la  disciplina   de   partido,   ­recuperando   así   de   hecho   la   figura   del   mandato  imperativo,   expresamente   prohibida   por   las   constituciones  contemporáneas­   y   mediatiza,   por   tanto,   al   propio   electorado.   En   este  contexto,   pues,   las   elecciones   no   son   la   expresión   de   las   preferencias  políticas de la ciudadanía, ni el Parlamento un espejo de sus preferencias,  sino   más   bien   una   competición   plebiscitaria   en   la   que   los   partidos   se  enfrentan para lograr la confianza política indiscriminada de los electores.     Ello es así hasta tal punto, que un determinado enfoque crítico de esta  forma   de   representación   política,   el   encarnado   por   los   muy   diversos  teóricos   de  la   partitocracia,  niega   que   exista   otro   sujeto   de   la  representación que no sean los partidos, los cuales están dominados a su  vez   por   unos   pocos   líderes   que   controlan   a   los   aparatos   o   maquinarias  internas de los partidos.      Giovanni   Sartori   ha   definido   tres   dimensiones   decisivas   de   la  partitocracia  en   relación   con   los   representantes   políticos   en   todos   los  cargos públicos: a) la partitocracia electoral, entendida como el poder del  partido   para   imponer   al   electorado   a   quien   ha   de   votar,   esto   es,   a   los  candidatos   predesignados   por   el   propio   partido;  b)  la  partitocracia  disciplinaria,   entendida   como   la   capacidad   del   partido   para   imponer   al  grupo   parlamentario   una   disciplina   del   partido,   o   mejor   dicho,   de   la  dirección del partido; y c) la partitocracia integral, es decir, la sustitución  de la representación formal de los electores por la representación real de los  partidos.15    Recientes manifestaciones de políticos en activo, como el Presidente de la  antigua RFA, Gustav von Weizsächer, o el ex­Presidente de la República  Italiana, Armando Cossiga, ratifican esta perspectiva pesimista acerca del  funcionamiento de la partitocracia, por cuanto de hecho implica no sólo la  pérdida   del   contenido   democrático   de   la   representación   política,   sino       Cfr., por ejemplo, BARBER, B.,  Strong Democracy. Participatory Politics for a   New Age, The University of California Press, Berkeley, 1984; HELD, D., Modelos de  democracia, Alianza, Madrid, 1996. 15  .Cfr. SARTORI, G., Elementos de teoría política, Alianza, Madrid, 1992. 14

13


también una preocupante falta de control público estatal respecto de las  capacidades de monopolio y/o de bloqueo institucional de que los partidos  político han venido haciendo gala en estas últimas décadas. Baste recordar  lo   sucedido   en   Italia,   donde   se   produjo   en   los   primeros   años   90   una  auténtica implosión de la totalidad del corrupto sistema político y fueron  procesados y encarcelados ­o se vieron obligados a cambiar la cárcel por el  exilio, como  el socialista  Bettino Craxi­   los líderes y dirigentes de los  partidos parlamentarios hegemónicos hasta ese mismo momento Hay que  señalar,   además,   que   el   de   la  partitocracia  es   un   fenómeno  fundamentalmente   europeo.   Algunos   politólogos   norteamericanos  reconocen en privado que, mientras que el excesivo peso político de los  grupos de presión en EEUU resulta un serio handicap para la democracia  norteamericana,   lo   mismo   puede   decirse   del   excesivo   protagonismo  político de los partidos en las democracias europeas.16       Todos estos hechos parecen indicar que lo que realmente está en tela de  juicio   es   la   dimensión   de   la   "responsabilidad",   que   se   deriva   de   la  representación política, y que el verdadero problema es el de cómo mejorar  la eficacia de los gobiernos en términos de responsabilidad independiente,  sin que se produzca esa casi total pérdida de su responsabilidad ante los  representados,   e   incluso   ante   el   propio   Estado,   que   últimamente   se   ha  venido acentuando.             Ante   ese   cúmulo   de   insatisfacciones   provocadas   por   la   actuación  representativa   de   los   partidos   políticos,   son   muchos   los   sociológos   y  politólogos que pronostican su inevitable declive histórico y el ascenso de  nuevas fórmulas de representación política, como la encarnada, por ejemplo,  por los llamados nuevos movimientos sociales.17     Sobre los sorprendentes niveles de corrupción política y moral de una considerable  parte   de   la   clase   política   italiana   contemporánea,   forjados   al   hilo   de   las   prácticas  oligárquicas   y   corruptas   de   los   partidos   integrantes   de   los   sempiternos   gobiernos  pentapartitos de las tres últimas décadas en Italia, vid. ROCHINNI, P., La neurosis del  poder, Alianza, Madrid, 1997.       Pues   conviene   aclarar   que   de   los   planteamientos   críticos   generales   del   enfoque  partitocrático  no   sólo   participan   autores   señaladamente   antidemócratas   y/o  antiliberales,   como   nuestro   ilustre   politólogo   y   ex­ministro   franquista,   Gonzalo  Fernández   de   la   Mora,   sino   otros   muchos,   como   el   “frankfurtiano”   Claus   Offe,   la  “radical” Carole Pateman, conservadores como Lipset o Bell, y/o liberales como Strong,  Barber, Beer, Duverger, Held, o Jiménez de Parga.      16

Que   incluye   a   las   ONGs   con   diversos   fines   (movimientos   pacifistas,   ecologistas,  feministas, humanitarios, etc.). Cfr. OFFE, C.,  Partidos políticos y nuevos movimientos   sociales, Sistema, Madrid, 1988. 17 

14


No obstante, es previsible que en la dialéctica partidos políticos­nuevos  movimientos   sociales   ocurra   en   el   futuro   algo   similar   a   lo   que   viene  ocurriendo con el protagonismo político de los Estados nacionales respecto a  Bruselas, sede del poder comunitario, desde el comienzo mismo del proceso  de   integración   europea,   como  he   sostenido   en  otro   lugar.18  A   saber,   que  mientras que los partidos políticos monopolicen el acceso a las mayorías  parlamentarias que otorgan la facultad de formar gobiernos, ­al igual que los  Estados se reservan el locus decisivo en el proceso comunitario de toma de  decisiones­,   la   insatisfacción   subjetiva   del   electorado   o   la   insuficiencia  objetiva   de   los   niveles   de   integración   europea   sigan   resultando   tan  políticamente nefastos como electoralmente irrelevantes.  

3.­ La teoría elitista de la democracia  

 W.G. Runciman ha llamado "profetas menores" de la Ciencia Política a los  “neo­maquiavelistas" (Gaetano Mosca, Vilfredo Pareto y Robert Michels),  reservando el título de "profetas mayores" para Karl Marx y Max Weber. El  mismo advierte, de acuerdo con otros autores, que el pensamiento  elitista  clásico   sería   inconcebible   sin   el   precedente   marxista.   Mosca,   Pareto   y  Michels sustituyeron el concepto marxista de "clase social" por los de "clase  política",   "oligarquía"   o   "élite",   y   desplazaron   la   atención   del   plano  económico   al   plano   político.   Sin   duda,   estos   cambios   les   permitieron  descubrir cosas interesantes, que Marx había descuidado. En contrapartida,  carecieron   casi   por   completo   de   nociones   adecuadas   para   explicar   los  procesos históricos evolutivos. En el peor de los casos, lo único que no puede  negarse   a   los   neo­maquiavelistas   es   que   lograron   hacer   interesantes   y  prestigiar determinados temas. Y eso es suficiente para considerarlos como  "clásicos" de la Ciencia Política contemporánea.   La teoría de las élites tuvo, además, la suerte de nacer con una fuerte carga  polémica anti­democrática y anti­socialista en un momento de gran temor  histórico   de   las   "clases   dirigentes"   a   los   conflictos   sociales   que  inevitablemente habrían de producirse pocos años más tarde, especialmente  en aquellos países donde el movimiento obrero era más fuerte. Como ya  hemos indicado, esta teoría fue, desde el punto de vista ideológico­político,  una de las expresiones a través de las cuales se manifestó a finales de siglo la  crisis del progreso indefinido, que había marcado el período histórico de la    Cfr.   CAPARRÓS  VALDERRAMA, R., “Globalización  e integración  europea”  en  OLIET PALA, A. (ed.). Globalización, Estado, Democracia, Servicio de Publicaciones  de la Universidad de Málaga, Málaga, 2003.   18

15


burguesía ascendente; y el ideal del igualitarismo democrático tuvo que hacer  frente al choque con la realidad del darwinismo social, que establecía como  objetivo   la   selección   meritocrática   a   través   de   la   más   despiadada   lucha  competitiva entre los individuos para la adecuada evolución de la especie.    De hecho, estas teorías podían aportar buenos argumentos a aquellos que  tenían interés en demostrar que la historia es una monótona repetición de  conflictos, donde no cuentan los ideales, sino sólo la fuerza y la astucia; que  los dirigentes revolucionarios no suponen más que la sustitución de una clase  dirigente  por otra  y que  las  masas,  cuya llegada al poder es considerada  inminente por los reformadores sociales, no son sino el ejército de maniobra  de la nueva clase política en ascenso. No tanto en Michels, como en Mosca y  Pareto,   la   teoría   de   la   minoría   gobernante   se   inserta   en   una   concepción  esencialmente desigualitaria de la sociedad, con una visión estática, o todo lo  más cíclica, de la historia; con una visión bastante pesimista de la naturaleza  humana; con una crítica radical del socialismo como creador de una nueva  civilización y con una desconfianza hacia las masas, como portadoras de  nuevos valores, rayana en el desprecio.     C.J.   Friedrich,   en   su   obra  The   New   Image   of   the   Common   Man,   ha  destacado el hecho de que las doctrinas europeas del siglo XIX relativas al  gobierno de una minoría formada por individuos superiores ­doctrinas que  abarcan  la  filosofía del  héroe de Carlyle y la visión del  superhombre de  Nietzsche, así como los estudios de Mosca, Pareto y Buckhardt­ eran todas  ellas  "vástagos   de   una   sociedad   que   contenía   todavía   muchos   vestigios   feudales" y que esas doctrinas representaban otros tantos intentos de revivir  viejas ideas de jerarquía social y de interponer obstáculos a la difusión de las  ideas   democráticas.   Tales   planteamientos   vendrían   a   ser   como   residuos  ideológicos   de   un   orden   adscriptivo,   el   del   Antiguo   Régimen,   que   se  consideraba a sí mismo como la plasmación terrena de un orden sobrenatural.     El medio social de estas doctrinas aparece definido aún más estrictamente  por el filósofo y sociólogo marxista G. Luckács, quien, en su obra El asalto a  la razón, sugiere que el problema de la jefatura política fue planteado por los  sociólogos   precisamente   en   aquellos   países   que   habían   fracasado   en   su  intento de establecer una auténtica democracia burguesa, es decir, en aquellos  países en que los elementos feudales eran especialmente vigorosos, y señala  los conceptos de "carisma" de Max Weber (Alemania) y de "minoría selecta"  de   Pareto   (Italia),   como   manifestaciones   típicas   de   esta   dimensión.   En  definitiva, cabe afirmar que, en su primera aparición, la teoría de las élites  actuó como pararrayos receptor de todos los ataques contra la democracia y  contra el socialismo, provocados por el nacimiento del movimiento obrero,  16


prestando el importante servicio al pensamiento conservador y/o reaccionario  de formular de la manera más conveniente la tensión elites­masas, donde la  valoración positiva se atribuye a las élites y la negativa a las masas, frente al  protagonismo histórico atribuido a las masas por la filosofía socialista de la  historia.   Ya a partir de Michels y el último Mosca ­cuya última obra, Elementos de  Ciencia Política es de 1923­ la teoría de las élites viene imponiéndose como  una   visión   científicamente   correcta,   por   una   parte,   y   no   necesariamente  antidemocrática, por otra. En efecto, si se considera a la democracia como un  sistema político­formal, nada se opone a que se pueda hablar de democracia,  pese a la existencia de élites, siempre que 1) los puestos de poder políticos se  encuentren, en principio, abiertos a todos los ciudadanos, 2) exista rivalidad  para   ocupar   esos   puestos   de   poder   y   3)   existan   mecanismos  institucionalizados de responsabilización y control políticos de los elegidos  ante   los   electores.   Pues,   como   quiera   que   en   la   práctica   es   imposible   el  "gobierno por todo el pueblo", resulta indispensable que existan mecanismos  de delegación de poder, de mandato representativo para que en la práctica sea  posible el gobierno democrático de la sociedad. Ya Mosca había abierto el  camino hacia una interpretación de la teoría de las élites no restrictiva desde  el   punto   de  vista   ideológico,   al   distinguir   entre  dos   modos   diferentes   de  formación de las clases gobernantes según que el poder se transmitiera por  herencia,   de  donde  surgirían   los  regímenes  aristocráticos,  o  procurándose  continuamente   el   apoyo   de   las   clases   inferiores,   de   donde   nacerían   los  regímenes democráticos; y dos modos diversos de organización de las clases  políticas, según que el poder descienda de arriba abajo –lo que da lugar a los  regímenes   autocráticos­   o   bien,   de   abajo   arriba,   lo   que   alumbra   a   los  regímenes   democráticos.   Y   desde   esta   perspectiva,   la   diferencia   entre  regímenes aristocráticos o autocráticos, de un lado, y regímenes democráticos  y liberales, de otro, no debe buscarse en la presencia o ausencia de una clase  gobernante, sino en el hecho de que en los primeros las élites son cerradas y,  en los segundos, son abiertas y amplias. Por tanto, el régimen parlamentario,  cuyos defectos fueron duramente criticados por Mosca, aunque en su última  etapa defendió su validez histórica, es un régimen que no desmiente de hecho  la teoría de las élites: representa el régimen en que la clase política es más  abierta y menos restringida, además de ser controlada desde abajo.    Pero será sin duda en USA donde, con posterioridad a la Segunda Guerra  Mundial,   más   habría   de   desarrollarse   la   teoría   de   las   élites,   como  consecuencia del desafío que supone para un sistema en el que la legitimidad  política democrática se ve más cuestionada que en Europa por el abrumador  17


peso de grupos de presión, allí tan poderosos. La teoría de las élites no sólo  debía entonces hacerse compatible con la democracia liberal, sino que debía  jugar el papel de anular toda posible legitimidad del sistema socialista.   Pero, además, la resurreción de la teoría de las élites dentro de la sociología  norteamericana se debe, en buena parte, a la disolución de la vieja teoría de  las clases sociales dentro de una sistema académico como el norteamericano  que consagra como ortodoxia el principio del individualismo liberal:   "Como dijo en cierta ocasión el Presidente Bush, `las clases sociales son para 

las democracias europeas o algo por el estilo... Nosotros no vamos a estar divididos en  clases."19

  Incluso   un   sociólogo   tan   ortodoxo   como   Ely   Chinoy,   lo   reconoce  explícitamente al referirse al concepto de clases sociales, cuando dice:   "En las primeras décadas del siglo XX, los investigadores norteamericanos...  habían ignorado estas ideas de los grandes fundadores de la sociología; el criterio  prevaleciente sostenía que la sociedad norteamericana era una sociedad "sin clases" o  una "sociedad de clase media". La sola mención de la clase, debido en parte a su  vinculación con la teoría marxista, era identificada con lo que algunas personas llaman  actualmente `subversivo' o `antiamericano'".20    La reducción del concepto de "estructura social" al de "orden institucional"  como totalidad compuesta de "roles" y "status" individuales, es un enfoque  que   disuelve   la   verdadera   dinámica   del   poder   en   una   estática   de   la  estratificación social. Es decir, que hace imposible una visión de conjunto  realista del funcionamiento del poder en la sociedad, como la que suministran  los enfoques dialécticos o el propio arte. Piénsese en las películas de la serie  El Padrino de Francis Ford Coppola, donde se puede ver claramente cómo  funciona de hecho el poder. Por éso, como ha señalado Carlos Moya, toda la  teoría contemporánea de las élites exige su reformulación en el contexto de  una   teoría   de   las   clases   sociales,   capaz   de   explicar   al   mismo   tiempo   el  proceso   de   burocratización   de  todas  las   sociedades   industriales  contemporáneas.21    DE MOTT, B., The Imperial Middle: Why Americans Can't Think Straigth About   Class, Morrow, New York, 1990. Pág. 217. 19    

CHINOY, E., La Sociedad. Introducción a la Sociología, FCE, México, 1976. Pág. 

20    

37. MOYA, C., Sociológos y sociología, Siglo XXI, Madrid, 1970, Pág. 131.

21    

18


Pero volvámos a la recepción de la teoría de las élites por parte de la  sociología norteamericana. Su introductor en el país fue Harold D. Laswell,  autor   del   influyente   libro  Who   gets   what,   When   and   How  (1936).   En  la  misma   época   aparecía   una   buena   traducción   inglesa   del  Trattato   di  Sociología   Generale  de   Pareto   (1935),   en   cuyo   primer   capítulo   titulado  precisamente "Elite", señalaba:    "El estudio de la política es el estudio de la influencia y de aquellos que la  ejercen (...). Aquellos que tienen influencia son los que toman la mayor parte de lo  obtenible. Los valores disponibles pueden ser clasificados como valores de diferencia,  de rédito, de seguridad. Los que obtienen la mayor parte de ellos son la élite, el resto es  la masa."   Posteriormente, en una obra escrita en colaboración con A. Kaplan (Power   and   Society,   1950),   Laswell   articula   más   detalladamente   el   concepto   y  distingue entre una élite verdadera, constituida por aquellos que poseen el  mayor   poder   social,   una   élite   media,   con   poder   inferior,   y   la   masa,  prácticamente sin poder alguno, aunque sea el grupo más numeroso. En una  obra posterior, The Comparative Study of Elites, se refiere a la contradicción  entre élites y democracia en los siguientes términos:    "El carácter democrático de una estructura social no depende del hecho de 

que haya o no una élite, sino de las relaciones que entrelazan a la élite con la masa: de  la forma en que la élite es reclutada y del modo en que ejerce el poder."

 Otro momento importante en el desarrollo de la teoría de las élites es la  publicación de la obra de James Burnham The Machiavellians (1947), en la  que   contrapone   la   teoría   idealista   de   la   política   ­encarnada   por   Dante  Aligheri­ a otra realista ­encarnada por Maquiavelo­, y pasa a elogiar a los  "neo­maquiavélicos",   es   decir   a   Sorel,   Mosca,   Pareto   y   Michels.   James  Burnham, antiguo trostkista, comparte con estos autores una interpretación  general de la historia claramente elitista, como había puesto de manifiesto en  su obra anterior The Managerial Revolution (1941), donde mantenía que toda  sociedad se caracteriza por el hecho de que en ella domina algun grupo de  poder (ruling class) con características propias. La revolución social consiste  en la sustitución de una clase dominante (la de los burgueses capitalistas) por  otra (la de los managers, es decir, los directores o gerentes). Las ideas básicas  de   esta   teoría   procedían   del   sociólogo   y   economista   noruego   Thorstein  Veblen,   quien   en   su   obra  de 1921  The Engineers  and the  Price System,  vislumbró la decadencia del papel del capital en las modernas sociedades  industriales a favor de los expertos en tecnología, de "los ingenieros" en su  19


terminología, de  quienes  depende el mantenimiento del complejo sistema  industrial. Lo que aporta Burnham es señalar quiénes son esos "managers" e  intentar   demostrar   que  de   hecho  se  estan   convirtiendo  en  la  nueva   clase  dirigente.    Sin embargo, la auténtica espoleta para la profundización del estudio sobre  las élites en los EEUU la constituye la publicación en 1956 de la obra The  Power  Elite  de  Charles  Wrigth Mills.  Allí  este sociólogo norteamericano  rompe con la distinción de Burnham entre capitalistas y "managers":    "(...) los altos ejecutivos y los muy ricos ‘no’ son dos grupos distintos y 

claramente segregados. Ambos están muy mezclados en el mundo corporativo de la  propiedad y el privilegio (...)".

 Pero, además, rompe con la imagen estereotipada de una América idílica,  paraíso   del   hombre   medio,   contraponiendo   esta   idea   del   hombre   común  ­"aquel cuyos poderes están limitados al mundo cotidiano en el que vive" y  "que   a   menudo   parece   sometido   a   fuerzas   que   no   puede   comprender   ni  controlar"­, con la de la "élite del poder" ­"compuesta por hombres que se  encuentran en posiciones tales que pueden trascender el ambiente del hombre  común" y que "ocupan aquellas posiciones estratégicas de la estructura social  en las que realmente se acumulan los instrumentos del poder, la riqueza y la  celebridad".   No   obstante,   y   pese   a   su   proximidad   a   los   planteamientos  neomarxistas, Wright Mills muestra ciertas reticencias respecto al concepto  marxista de "clase dirigente":   " `Clase dirigente' es una expresión muy sobrecargada. `Clase' es un término  económico; `dirigir' es un término político. La expresión `clase dirigente' encierra,  pues,   la   teoría   de   una   clase   económica   que   dirige   políticamente.   Esta   teoría  simplificada puede ser o no verdadera a veces, pero no queremos transmitir esta teoría,  bastante   simple,   en   los   términos   que   empleamos   para   definir   nuestros   problemas;  deseamos enunciar las teorías explícitamente, utilizando términos de significado más  preciso   y   unilateral.   Concretamente,   la   expresión   "clase   dirigente"   en   sus  connotaciones políticas comunes, no concede autonomía bastante al orden político ni a  sus agentes, y no dice nada de los militares como tales... Sostenemos que este simple  criterio de determinismo económico debe ser completado por el determinismo político  y el determinismo militar; que es frecuente que los agentes más elevados de cada uno  de estos tres sectores tengan en la actualidad un grado visible de autonomía; y que sólo  por las vías, a menudo intrincadas de una coalición elaboran y aplican aquéllos las  decisiones más importantes.”    Mills define la élite del poder en términos casi coincidentes con los que  utiliza Pareto para definir su "minoría gobernante", pues afirma que  20


"podemos definir la minoría del poder en atención a los medios de poder, como la  formada por los que ocupan los puestos de mando."

 Pero el análisis que se deriva de esta definición tiene algunos rasgos poco  convincentes,   según   Bottomore.   Porque,   destaca   el   sociólogo   marxista  británico,   Mills   distingue   tres   minorías   principales   en   los   USA:   los  presidentes de las empresas, los dirigentes políticos y los jefes militares y, a  partir   de   ahí   se   ve   obligado   a   proseguir   su   estudio   para   investigar   si   el  conjunto de estos tres grupos forma una única minoría del poder, y, en caso  afirmativo, qué es lo que mantiene su cohesión. Una posible respuesta a estas  interrogantes es la de que estos tres grupos forman, efectivamente, una sóla  minoría,   porque   son   los   representantes   de   una   clase   alta   que   ha   de  considerarse, por tanto, como la clase dirigente. De hecho, afirma Bottomore,  son un grupo coherente, y apoya su opinión en la semejanza de sus orígenes  sociales,  en  las estrechas   relaciones personales  y familiares entre los que  forman parte de las diferentes minorías, y en la frecuencia del intercambio de  personas entre las tres esferas. Los temas que principalmente aborda Mills en  su libro son dos: en primer lugar, la transformación de una sociedad en la que  numerosos   grupos   pequeños   y   autónomos   carecen   de   voz   efectiva   en   la  adopción de medidas políticas en una sociedad de masas, en la que la minoría  del   poder   decide   todos   los   aspectos   importantes   y   mantiene   a   las   masas  sosegadas por medio del engaño, la adulación y el trabajo; y, en segundo  lugar,   la   corrupción   de   esa   misma   minoría,   que   Mills   atribuye  fundamentalmente a la impunidad de sus actuaciones por la falta de controles  y a su codicia, es decir, a un estado de cosas según el cual la élite del poder  puede tomar cualquier tipo de decisión y actuar como quiera, sin tener que  responder ante ningún público organizado, así como al cada vez mayor valor  socialmente conferido a la adquisición de la riqueza. La explicación de Mills  es pesimista en el sentido de que no sugiere ninguna vía para salir de la  situación que describe y condena. En este último aspecto difiere del resto de  los neomaquiavelistas, ya que Mills condena claramente un estado de cosas  que aquéllos ensalzaron, o, con ánimo desilusionado, terminaron por aceptar.     A   partir   de   aquí,   surge   plenamente   el   debate   en   las   ciencias   sociales  norteamericanas en torno al mismo concepto de élite como teoría científica y  su contraposición al concepto de democracia. Un debate que se dividirá en  dos grupos: uno, liberal, que rechaza la "unidad o cohesión" del poder en la  sociedad   norteamericana   en   torno   a   un   grupo   monolítico   (“la   élite   del  poder”), caracterizado por la llamada "tesis de las tres ces" (complicidad,  cohesión, conspiración), al que oponen la la tesis "pluralista", "poliárquica" o  21


"política" de la democracia, que seguidamente veremos, y el otro grupo al  que cabe conceptuar como marxista, que entiende que el poder de la élite sí  es un poder  cohesionado,   pero que no se articularía en torno a esos tres  sectores   señalados   por   Mills,   sino   que   se   centra   en   uno   sólo:   el   poder  económico.   Esta  posición   podría  estar   representada   por   las   tesis   de  Tom  Bottomore al respecto, o por el trabajo de Paul M. Sweezy titulado "Power   Elite or Ruling Class?" (1956).    En su obra  A Critique of the Ruling Class Model  de 1958, el politólogo  norteamericano Robert A. Dahl considera que la tesis de Mills sólo puede  demostrase que es correcta si se dan las siguientes circunstancias: 1) Que esa  hipotética clase sea un grupo bien definido; 2) que haya un número suficiente  de casos en los que la preferencias de esa hipotética élite del poder contrastan  con   las   de   otros   grupos;   y   3)   que   en   todos   esos   casos   prevalezcan   las  preferencias  de esta hipotética élite. Considera a continuación que los puntos  1) y 3) no han sido probados empíricamente, por lo que esa tesis no tendría  un fundamento científico. Esta crítica, no obstante, no niega que exista el  elitismo, sino más bien el monolitismo de la élite. Considera Dalh que el  elitismo sí es compatible con la democracia y lo justifica por la complejidad  estructural   de   la   sociedad   norteamericana,   que   impediría   una   toma   de  decisiones completamente ajustada a las preferencias populares.      Mucho   antes   que   Dalh,   Joseph   Schumpeter   ­en   su   libro  Capitalismo,   socialismo   y   democracia,   de   1950­   había   considerado   ya   perfectamente  compatible   el   elitismo   con   la   democracia.   Lo   característico   del   sistema  democrático,   según   Schumpeter, es  precisamente  el  método;  en concreto,  aquel que permite a los individuos o los grupos rivales luchar por la conquista  del poder compitiendo entre sí. Como dice literalmente, la democracia es    "Aquel ordenamiento institucional para alcanzar decisiones políticas, en el  cual los individuos adquieren poder de decisión merced a la lucha competitiva por el  voto de la población."    Schumpeter establece lo que él denomina "condiciones para el éxito del  método democrático", y las clasifica en cuatro epígrafes:   1) Que el material humano de la política (es decir, la clase política) sea de  una calidad suficientemente elevada.     2)   Que   el   ámbito   eficaz   de   la   decisión   política   no   se   extienda  excesivamente.    3) Que el gobierno pueda contar con los servcios de una burocracia bien  capacitada, que goce de alto prestigio y de tradición. 22


4) Que   haya   un   ambiente   de   serenidad   democrática,   es   decir,   que   las  minorías   selectas   que   compiten   entre   sí   se   toleren   mutuamente   y   que   el  electorado,   una   vez   hecha   su   elección,   se   abstenga   de   interferir  constantemente en las acciones políticas de sus representantes.    El mismo Karl Mannheim, en su obra Essays in the Sociology of Culture  (1956), que había llegado a relacionar las teorías elitistas con el fascismo y  con   las   doctrinas   anti­intelectualistas   de   la   "acción   directa",   cambió,   no  obstante, con posterioridad, manteniendo lo siguiente:   "... la dirección real de la política está en manos de las minorías; pero esto no 

quiere decir que la sociedad  no sea democrática, que los ciudadanos individuales,  aunque se les impida participar directamente en el gobierno de un modo permanente,  tengan, al menos, la posibilidad de hacer sus aspiraciones a ciertos intervalos... Pareto  tiene   razón  al  subrayar   que  el  poder  político  es  siempre   ejercido  por  minorías,  y  debemos aceptar también la ley de Robert Michels de la tendencia hacia la dirección  oligárquica   en   las   organizaciones   de   los   partidos.   Sin   embargo,   sería   un   error  sobreestimar   la   estabilidad   de   tales   minorías   en   las   sociedades   democráticas   o   su  capacidad para utilizar el poder de forma arbitraria. En una democracia, el que es  gobernado puede siempre actuar para deponer a sus dirigentes o para forzarlos a tomar  decisiones en interés de la mayoría."

 Mannheim destacó asimismo la importancia de la selección por el mérito y  de la reducción de la distancia existente entre minorías y masas:   "Afirmamos que la democracia se caracteriza no por la ausencia de cualquier 

capa social minoritaria, sino más bien por una forma nueva de selección de minorías y  una nueva autointerpretación de la minoría... Lo que más cambia de todo en el curso de  la democratización es la distancia social entre la minoría y el hombre de la calle. La  minoría democrática tiene detrás de sí a la masa; por esto es por lo que puede significar  algo para la masa."

 Pero   la   reconciliación   entre   la   idea   de   las   élites   y   la   del   gobierno  democrático fue entonces reforzada por varias circunstancias. Una de ellas es  el aumento general de la importancia del caudillaje, como consecuencia de la  guerra   en   gran   escala,   de   la   rivalidad   internacional   en   el   desarrollo  económico y del nacimiento y evolución de las nuevas naciones del Tercer  Mundo, tras el proceso de descolonización; circunstancias todas ellas que han  desplazado un tanto la sensibilidad de la opinión pública desde los peligros  del gobierno de la minoría a la necesidad de contar con minorías eficaces y  empendedoras.    Otra circunstancia que ha fortalecido el modelo de rivalidad que ofrece la  democracia liberal contemporánea es el contraste entre las consecuencias del  23


gobierno de la minoría en los Estados de un sólo partido ­sea cual fuere su  ideología­ y las experiencias de las sociedades democráticas en las que hay  competencia   por   el   poder   entre   varios   partidos   políticos,   ninguno   de   los  cuales se propone producir un cambio radical en la estructura social. De la  comparación entre los regímenes políticos monopartidistas ­y, por tanto, no  democráticos­  y   los  regímenes  políticos  pluripartidistas,  que, no obstante,  adolecen   de  un   cierto  "déficit democrático", derivado de la existencia  de  "élites", pero, al fin y al cabo, democráticos, salen estos últimos claramente  favorecidos, lo que se traduce en una cierta legitimación de las élites.     Este modelo ofrece, además, un cierto atractivo científico derivado de la  analogía que presenta con el modelo de la conducta económica en un sistema  de libre empresa, y de la promesa que ofrece de un análisis de la conducta  política tan preciso y riguroso, aunque también tan limitado, como el análisis  económico. Esta analogía fue claramente expuesta por Schumpeter, quien  afirmó,   además,   que   en   general   la   democracia   moderna   ha   surgido   del  sistema   económico   capitalista   y   está   conectada   causalmente   con   él.   Más  recientemente,   esta   concepción   de   la   democracia   como   competencia  "económica" entre partidos políticos en pos de los votos del electorado, ha  sido expuesta de modo más complejo por Anthony Downs, en su obra  An  Economic   Theory   of   Democracy  (1972),   quien   resume   su   teoría   en   los  siguientes términos:     "Nuestra tesis principal es que, en la política democrática, los partidos son  análogos   a   los   empresarios   en   una   economía   lucrativa.   Con   tal   de   alcanzar   sus  objetivos formulan cualesquiera políticas que crean que han de procurarles el mayor  número   de   votos,   lo   mismo   que   esos   hombres   de   negocios   fabrican   cualesquiera  productos  que estimen  que  han de proporcionarles los mayores beneficios  por las  mismas razones."

  Otro   ejemplo   del   uso   de   este   modelo   se   encuentra   en   los   esfuerzos  experimentales   hechos   para   aplicar   la   teoría   de   los   juegos   a   la   conducta  política, es decir, de aplicar a las actividades y al comportamiento de los  partidos políticos un plan estratégico de tipo matemático que se utiliza mucho  en   el   análisis   de   los   comportamientos   de   las   empresas   mercantiles   o  industriales. Pero no es sólo la competencia entre partidos políticos lo que  sirve   para   reconciliar   la   existencia   de   minorías   con   la   democracia.   La  pluralidad   de   élites   constituye,   por   sí   misma,   un   sistema   de   frenos   y  equilibrios recíprocos que es acorde con su naturaleza política democrática y  que, además, favorece la dinámica del sistema democrático. Raymond Aron  24


ha destacado   al  respecto  lo  siguiente en su obra  "La Guerre  et la Paix"  (1962):    "... aunque en todas partes hay directores de empresas, funcionarios oficiales, 

secretarios de sindicatos y ministros, éstos no son nombrados en todos los sitios del  mismo modo y pueden formar un conjunto coherente o bien permanecer relativamente  independientes   entre   sí.   La   diferencia   fundamental   entre   una   sociedad   del   tipo  soviético y una del tipo occidental es que la primera tiene una minoría unificada y la  segunda   una   minoría   dividida.   En   la   URSS,   los   secretarios   de   los   sindicatos,   los  directores de empresas mercantiles o industriales y los funcionarios de mayor categoría  pertenecen,  por  lo  general,  al  partido  comunista... Por  el  contrario,  las  sociedades  democráticas, que yo preferiría llamar sociedades pluralistas, resuenan con el clamor  de la disputa pública entre los propietarios de los medios de producción, los jefes de  los   sindicatos   y   los   políticos.   Como   todo   el   mundo   tiene   derecho   a   formar  asociaciones, abundan las organizaciones profesionales y políticas, defendiendo cada  una el interés de sus miembros con ardor apasionado. El gobierno se convierte en una  labor de transacciones. Los que se hallan en el poder tienen plena conciencia de la  precariedad de su posición, y son considerados como de la oposición, porque han  estado, y volverán a estar algún día, en ella."

  Aron,   al   igual   que   más   adelante   haría   Schumpeter,   establece   tres  condiciones para el éxito de las democracias pluralistas contemporáneas: 1)  el   restablecimiento   de   la   autoridad   gubernamental   capaz   de   resolver   las  disputas de los grupos y de ejecutar las medidas que exige el interés general  de la comunidad; 2) una administración económica eficaz que conserve la  movilidad y reanime los incentivos, y 3) la limitación de la influencia de los  individuos y grupos que desean transformar la estructura total de la sociedad.     Ahora   bien,   ¿es   la   democracia   sólo   un   método   político   totalmente  desprovisto   de   un   propósito   dominante?,   ¿acaso   no   existen   los   “valores  democráticos”?22  ¿qué ocurre con sus diversos principios operativos, tales  como los de "igualdad política", libertad de palabra, responsabilidad ante el  electorado,   etc.?   ¿debemos   darnos   por   satisfechos   con   el   actual  funcionamiento de nuestros sistemas políticos democráticos?23   Primacía del diálogo, aceptación del carácter relativo de la verdad política, absoluto  respeto al discrepante (que no es nunca el enemigo) y que debe conservar sus derechos  democráticos aún en posiciones minoritarias, aceptación del distinto y de lo distinto,  serían   sólo   algunos   de   estos   valores   democráticos,   que,   en   general,   brillan   por   su  ausencia en la práctica política real de las actuales democracias.  22

23

Cuando hablamos de nuestros sistemas políticos como sistemas políticos democráticos,  no   nos   percatamos   de   que   realmente   vivimos   en   sistemas   liberal­democráticos  capitalistas, como oportunamente matizaba al respecto Rafael del Aguila,  25


Porque no es menos cierto que, como ha sostenido Chantal Mouffe, la  defensa de la democracia liberal no tiene por qué confundirse necesariamente  con la defensa del capitalismo:    “Una objeción a la estrategia de democratización concebida como cumplimiento de  los principios de la democracia liberal es que el capitalismo constituye un obstáculo  insuperable para la realización de la democracia. Y es cierto que el liberalismo se ha  identificado   generalmente   con   la   defensa   de   la   propiedad   privada   y   la   economía  capitalista. Sin embargo, esta identificación no es necesaria, como han alegado algunos  liberales. Mas bien, es el resultado de una práctica articulatoria, y como tal puede por  tanto   romperse.   El   liberalismo   político   y   el   liberalismo   económico   necesitan   ser  distinguidos y luego separados el uno del otro. Defender y valorar la forma política de  una específica sociedad como democracia liberal no nos compromete en absoluto con  el   sistema   económico   capitalista.   Este   es   un   punto   que   ha   sido   cada   vez   más  reconocido   por   liberales   tales   como   John   Rawls,   cuya   concepción   de   la   justicia  efectivamente   no   hace   de   la   propiedad   privada   de   los   medios   de   producción   un  prerrequisito del liberalismo político.” 24

 “el demócrata sabe que la descripción de nuestras sociedades como sociedades  democráticas   con   controles   liberales   ­descripción,   por   lo   demás,   muy   usual   en  nuestra   jerga   politológica­   es   incorrecta.   Más   bien   vivimos   en   sociedades  profundamente   liberales   a   las   que   se   interponen   controles   democráticos,”   (DEL  AGUILA,   R.,   “El   centauro   transmoderno:   Liberalismo   y   democracia   en   la  democracia liberal” en VALLESPIN, F. [ed.], Historia de la Teoría Política, vol. 6,  Alianza, Madrid, 1995, p. 634).  

    Refiriéndose al caso español, Manuel Ramirez ha trazado un cuadro nada complaciente  respecto a la “salud” de nuestra joven democracia:    “Los partidos han impuesto su total hegemonía (¿cuántos de ellos practican la  democracia interna que les requiere la misma Constitución?), las listas cerradas y  bloqueadas eliminan la ilusión del votante, cuya voluntad se tuerce luego por pactos  y tránsfugas, el sistema de cuotas para elegir cargos es puro mercadeo, la férrea  disciplina de voto y el imperio del grupo parlamentario convierten al Parlamento en  mero eco de lo previsto, los sindicatos están en todas partes mediante la figura de  sus "liberados", la imagen del país a lo que más se parece es a un gran juzgado  plagado de querellas de unos contra otros, la mediocridad reina por doquier (desde  la Universidad a los medios de comunicación) y un extensísimo etcétera más que  está vivo en cuantos quieran verlo. Y, para borrar cualquier ápice de esperanza,  nuestra juventud, en su mayoría, ha abrazado con sumo cariño la ideología de la  globalización: compre, consuma, compre, consuma.” (RAMIREZ  JIMÉNEZ, M.,  “Recuperar la ilusión”, EL PAÍS, 29­07­2003, P. 9).      24         MOUFFE, C., “Democratic Politics Today” en MOUFFE, C. (ed.), Dimensions   of  Radical Democracy, Verso, London, 1992, Pp. 2­4.  26


En efecto, hasta un politólogo liberal tan positivista como Robert A. Dahl lo  admite sin ambages:     “La   democracia   y   el   capitalismo   de   mercado   están   encerrados   en   un   conflicto  permanente en el que se modifican y limitan mutuamente. (…) Cómo hacer para que el  matrimonio   de   la   democracia   poliárquica   con   el   capitalismo   de   mercado   sea   más  beneficioso para alcanzar una mayor democratización de la poliarquía es una cuestión  verdaderamente difícil para la cual no hay respuestas fáciles, y sin duda ninguna breve.  La relación entre el sistema político democrático de un país y su sistema económico no  democrático ha supuesto un formidable y persistente desafío para los fines y prácticas  democráticos   a   lo   largo   del   XX.   Este   desafío   seguramente   proseguirá   en   el   siglo  XXI.”25   

  Pero   es   evidente   que   estas   son   cuestiones   en   las   que   los   teóricos   del  elitismo, en general, no suelen entrar. Como ha señalado Bachrach, a las  teorías elitistas de la democracia les basta con los siguientes requisitos para  que   podamos   hablar   de   una   compatibilización   legítima   de   élites   y  democracia: 1) que haya competencia entre élites políticas y 2) que estas  élites   políticas   rindan   cuenta   periódicamente   de   su   actuación   ante   los  electores y estén sometidas al control desde abajo. A estos habría que añadir  otros dos prerrequisitos, uno, socioeconómico, la existencia de igualdad de  oportunidades   que   permita  la  circulación  de  las   élites,  y  otro  político,  la  presencia   de   una   oposición   institucionalizada,   que   permita   la   sustitución  efectiva   de   una  élite   por   otra.    Esta   visión,  sin  embargo,  se   ha   quedado  anclada en elementos puramente formales o procedimentales, porque ignora  la presencia de elementos de clase social dentro de la abstracta contraposición  entre élites y masas y porque reduce los conflictos sociales a meros conflictos  entre élites, no entre clases antagónicas. Por todo ello, puede afirmarse que  estos   planteamientos   elitistas   están   de   hecho   legitimando   a   los   actuales  sistemas   políticos   liberal­democráticos,   frente   a   posibles   reivindicaciones  democrático­radicales   o   socialistas.   Porque   ciertamente,   desde   un  planteamiento   crítico­participativo   no   meramente   formalista   de   la  democracia, puede mantenerse, como lo han puesto de relieve, entre otros,  Robert A. Dahl en su obra La democracia y sus críticos (1982), desde una  perspectiva   positivista   liberal,   o   Jürgen   Habermas,   desde   planteamientos  neomarxistas, en su obra El discurso filosófico de la modernidad (1984), que  la democracia contiene, desde su formulación moderna por los filósofos de la  Ilustración,   una   promesa   de   emancipación,   de   liberación   y   realización  humanas,   que   no   puede   ignorarse,   bajo   ningun   pretexto,   y   que,   en          DAHL, R.A., La democracia. Una guía para los ciudadanos, Taurus, 1999, Pp.  95­201. 25

27


consecuencia, la tarea político­democrática ineludible de nuestro tiempo es la  de dar contenidos políticos y jurídicos específicos a lo que se ha denominado  "la herencia ética de la Ilustración". *****************                                                                                                                        

28

Robert michels y la teoría elitista de la democracia  

En la "Introducción" a la primera edición inglesa de Los partidos políticos de R. Michels, escribe S.M. Lipset lo siguiente: 1.­ Robert Mich...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you