Page 5

Narrativa_completo

14/2/07

16:37

Página 163

La función de la narrativa en la educación 163

conocer y usar la amplia gama de sentidos de cada cultura y, a su vez, darnos cuenta que en el proceso de conocimiento el pensamiento no actúa de manera unívoca sino que posee diferentes modalidades: el paradigmático y el narrativo.9 Al conocimiento histórico no se le puede encasillar fácilmente en ninguna de estas dos modalidades de pensamiento. Por un lado, tiene mucho del pensamiento lógico-científico en sus formas de proceder; crea hipótesis que apuntan a crear “realidades posibles”; y realiza operaciones hermenéuticas para dotar de significado a la experiencia del hombre. Y aunque le importa la verdad, ésta no se asemeja a la verdad de las ciencias físicas, ya que la verdad histórica —si es que existe— no es verificable ni observable, sino que descansa en las huellas dejadas por el pasado y en las experiencias de los otros. Su argumentación es lógica, pero también tiene que ser verosímil y coherente como en el género literario. La historia no tiene como fin último hacer generalizaciones a partir de contextos particulares —aunque sí hace uso de la generalización—, su naturaleza epistemológica la lleva a comprender lo particular, así que el objetivo de comprender los acontecimientos humanos es sentir las alternativas que tiene la posibilidad humana, como lo señalaría Bruner, y es precisamente ahí donde se centra la función epistemológica y cultural de la historia. Por otro lado, a simple vista parecería que la explicación histórica corresponde a la modalidad de pensamiento narrativo que han propuesto tanto historiadores como psicólogos, quienes afirman que “hay que ponerse en los zapatos del otro” —llamada empatía histórica—; o como afirma el psicólogo Bruner,10 al señalar que, en la modalidad narrativa, lo que constituye esta forma de pensamiento son los argumentos de la acción: la intención de los agentes o metas, las situaciones y los medios, todas ellas condiciones que nos llevan a saber qué es lo que saben, piensan, sienten o dejan de saber, pensar o sentir los que intervienen en la acción.11 Como es evidente, en la “re-construcción” de los hechos históricos no es posible saber exactamente qué pensaba, sentía o deseaba, por poner un caso, Agustín de Iturbide —militar realista que durante la primera fase de la guerra de Independencia combatió a los insurgentes, luego se volvió el adalid del Plan de Iguala y abrió el camino a una independencia negociada que le daría el trono de México. Desde el momento que hay

La función de la narrativa en la educación. Capítulo 4  
La función de la narrativa en la educación. Capítulo 4  
Advertisement