Page 29

Narrativa_completo

14/2/07

16:37

Página 187

La función de la narrativa en la educación 187

NOTAS 1

Esta propuesta es tributo a lo planteado por Jerome Bruner en relación a que la enseñanza debe introducir a los procesos de trabajo de los científicos —en este caso del historiador—; a lo señalado por el grupo de psicólogos como Gardner Howard y Stone Wiske, que trabajan el proyecto “educación para la comprensión” en el que precisan que lo aprendido en la escuela tiene que poder utilizarse en otros contextos; así como por lo afirmado en el trabajo de K. Egan sobre la fantasía y la imaginación en la enseñanza; las referencias bibliográficas se encuentran en el último apartado de este trabajo. 2 Desde el siglo XVII, el ideal de cómo entender cualquier cosa es explicarla causalmente a través de una teoría, es decir, para que una proposición sea considerada científica tendría que cubrir el requisito de causalidad. El planteamiento cientificista de la historia implicaba una causalidad que podría ser planteada así: X sucedió porque se daban las condiciones A, B, C; entender los antes es la más espontánea de las explicaciones históricas o todo hecho es generado por hechos anteriores y distintos. Aunque hay que señalar que el problema de la causalidad en la historia no es tan simple como parece, plantea importantes problemas, ya que la causalidad no sólo es un “chorizo o cadenetas”, como lo señala el historiador Luis González, sino que la causalidad debe buscarse en múltiples factores que le pueden dar sentido a un fenómeno individual en diferentes niveles, sin embargo, este modelo de explicación fue consagrado como el único camino hacia el entendimiento verdadero y la aprehensión de la realidad. 3 El eclipse de la narración como comprensión histórica, tema desarrollado en la primera parte de este trabajo, está derivado desde dos perspectivas totalmente heterogéneas y desde diferentes ámbitos de competencia. De acuerdo con lo que señala Ricoeur: la primera de ellas apunta a eclipsar el acontecimiento como parte fundante de la escritura de la historia, posición asumida por la historiografía francesa de Annales; y la segunda posición implica la desaparición de la narración en la escritura de la historia en aras de la búsqueda de la generalización, posición asumida por la corriente analítica de la filosofía inglesa, particularmente en la propuesta del modelo nomológico-deductivo formulada hace medio siglo por C. G. Hempel. En ninguna de las dos se acepta la presencia del narrador. 4 Bruner, Realidad mental y mundos posibles, Barcelona, Gedisa, 1996, p. 20. 5 De acuerdo a Ricoeur la “lectura” de una acción de la experiencia humana implica a los principios hermenéuticos y, como la historia versa sobre las acciones de los hombres del pasado, de ello se deduce que el fin de la historia es la comprensión hermenéutica de las acciones humanas (Ricoeur, “La realidad del pasado histórico”, en Historia y grafía, núm. 4, México, Universidad Iberoamericana, 1995). 6 Bruner, Desarrollo cognitivo y educación, España, Morata, 1988. 7 Ricoeur, “La realidad del pasado…”, op. cit.

La función de la narrativa en la educación. Capítulo 4  
La función de la narrativa en la educación. Capítulo 4  
Advertisement