Page 1

Dr. Maximino Matus Ruiz Infotec-CONACYT Hacia un transnacionalismo plano: los actores red y la traducción de bienes entre Oxcutzcab Yucatán y San Francisco, Ca. Ponencia presentada en el “II congreso de Antropología y Etnología”, Morelia, Michoacán, septiembre, 2012. En esta ponencia se explora la constitución de algunas redes actores que desde finales de la década de 1990 trasladan y traducen una diversidad de bienes entre el municipio de Oxcutzcab, Yucatán y diferentes localidades de la Bahía de San Francisco. Se propone que la integración o exclusión de actores a estas redes es selectiva en relación a su capacidad para trasladar y traducir recursos de diversa índole al interior de los espacios-nación que interconectan. Su coordinación promueve la continua recreación del espacio transnacional de asociaciones en el que interactúan. ¿Que son las ontologías planas? En términos simples es posible definir a las “ontologías planas” como aquellas perspectivas post-constructivistas donde lo “social” no es producido exclusivamente por los humanos. En su lugar, analizan la constitución de redes hibridas y ensamblajes que emergen de asociaciones entre una diversidad de actores, independientemente de su estatus ontológico. Son “planas” porque no comparten la tridimensionalidad social que caracteriza a otras teorías sociales. No se interesan por las oposiciones de tipo macro o micro, ni mucho menos por estructuras inamovibles, contextos determinantes, centros excluyentes o periferias en resistencia. En su lugar, las ontologías planas prestan atención al estudio de entidades singulares, abiertas y emergentes que tienen la capacidad de afectar y ser afectadas. Dentro de estas perspectivas están la Teoría del Actor Red (ATN por su acrónimo en ingles) y la Teoría de los ensamblajes de Manuel De Landa, entre otras. Aquí retomo la primera propuesta y la aplico al estudio de lo que denomino el “espacio transnacional de las asociaciones”. Algunos postulados básicos de la Teoría del Actor Red (ANT) Desde la Teoría del Actor Red, lo social no existe, sino que se hace y cuando se deja de practicar; se desvanece. Para que lo social exista es necesario que los actores

1


asociados renueven una y otra vez sus sociedades. Es decir que lo social requiere de una inversión continua; aquí los intereses pasivos no cuentan. Más aún, todo actor es capaz de establecer e impugnar asociaciones. Para ANT, un actor es el objetivo que mueve a una vasta red de entidades que se aglomeran a su alrededor (Latour, 2007). Desde esta perspectiva no existen actores aislados sino actores-red. Los actores no solamente son humanos, sino que el concepto incluye a todo tipo de entidad que tengan la capacidad de funcionar como objetivo que detona la acción de otros actores. Cuando ANT habla sobre la agencia de los objetos, simple y llanamente se refiere a su capacidad para modificar la acción de otros actores. En la Teoría del Actor-Red aquellos actores que desempeñan un rol pasivo en el traslado de recursos son identificados como “mediadores”, mientras los que desempeñan un rol activo son denominados “intermediarios” (Latour, 2007; Demant, 2009). Estos últimos traducen la identidad de los recursos trasladados promoviendo la integración o desintegración del colectivo. En la práctica ambos roles pueden ser intercambiables. Este es el principio de simetría; de un momento a otro un actor puede convertirse en nodo pasivo o activo capaz de cesar o crear nuevas conexiones, promover traslados y traducciones. La morfología de las redes es diversa; pueden estar localizadas o extendidas en el espacio, su estructura puede ser simple o compleja y su existencia puede ser persistente, latente o efímera dependiendo de la capacidad que tenga para mantener sus conexiones (Latour, 1997). Desde esta perspectiva, la tarea del investigador se limita a seguir la cadena de traslados y traducciones que existen entre los actores de una red. El investigador debe cuestionar en todo momento si determinado agente tiene alguna influencia en el curso de la acción de otros actores (Latour, 2007). Es decir, si está funcionando como mediador o intermediario, y en el caso específico que nos interesa, la forma particular en que impacta la emergencia del espacio transnacional de asociaciones. Del espacio social transnacional al espacio transnacional de las asociaciones Desde su surgimiento en la década de 1990, los estudios transnacionales propusieron el concepto de “espacio social transnacional” para referirse al espacio que emerge consecuencia de los flujos materiales y simbólicos entre actores que residen en más de dos estados nacionales y se identifican como miembros de una misma comunidad. Por ejemplo, para el caso Turco-alemán Tomas Faist lo definió como una combinación de “lazos sociales y simbólicos, posición en redes y organizaciones y organización de

2


redes de organizaciones que pueden ser encontradas por lo menos en dos lugares geográfica e internacionalmente distintos”. Mientras que en el caso mexicanoestadounidense Laura Velazco lo ha definido como una “configuración temporal de relaciones sociales, producto de la acción de agentes específicos y con una referencia territorial definida. Dicho espacio funciona como una estructura de opciones y restricciones para los agentes” (Velazco 2002). En ambas perspectiva el componente social se refiere exclusivamente a la acción humana. Empero, como se mencionó anteriormente, en las ontologías planas, lo social no es netamente humano, sino que es producido por la interconexión de un sin numero entidades. Por lo tanto, siguiendo esta perspectiva, resultaría más prudente hablar de un “espacio transnacional de asociaciones”. Dicho espacio emerge gracias al complejo repertorio de acción de actores-red que se aglomeran con fines específicos; cuando su interacción termina, el espacio configurado desaparece.

Con la finalidad de explorar este fenómeno en

seguida describo algunas de las asociaciones de actores-red que participan en el traslado y traducción de bienes entre diferentes localidades del municipio de Oxcutzcab, Yucatán y la Bahía de San Francisco. Breve descripción de Oxcutzcab, Yucatán y su proceso migratorio Oxkutzcab es un municipio predominantemente maya ubicado en el área sur del estado de Yucatán. Su población para el año 2010 ascendía a los 29,337 habitantes.1 A mediados del siglo XX algunos pobladores de Oxkutzcab se incorporaron al programa Bracero y comenzaron a migrar a los Estados Unidos (EUA). Hacia la década de 1990 mayores contingentes poblacionales se incorporaron a este proceso migratorio. Como Durant y Massey (2003) lo han señalado, la movilidad intensiva de los pobladores de este municipio es relativamente nueva en comparación con los flujos provenientes del occidente mexicano y forma parte de una tendencia más amplia que se ha venido consolidando a partir de la década de 1990 entre diferentes comunidades predominantemente indígenas de la península de Yucatán (Lewin Fischer, 2007; Adler, 2000). Debido a que la mayoría de estos migrantes habían trabajado anteriormente en los sectores de la construcción y servicios de la industria turística de Quintana Roo, su inserción laboral en los EUA se alejó del trabajo agrícola y se orientó a empleos de corte urbano (Adelson 2002).

1

http://www.inegi.org.mx. Fecha de consulta: 26/02/2012. 3


Traslado y traducción de alimentos de Oxcutzcab hacia la Bahía de San Francisco El flujo de bienes de diversa índole entre Oxcutzcab y la Bahía de San Francisco es significativo. Se calcula que hacia el año 2009 existían más de 50 distribuidores y comerciantes que trasladaban mensualmente toneladas de productos entre diversas localidades de esta comunidad transnacional; alimentos, ropa, medicinas, tecnologías y regalos para la familia y la pareja eran los más comunes. En este punto vale la pena aclarar que identificamos como distribuidores a los actores que trasladan productos por una cuota establecida de antemano, mientras que los comerciantes se dedican a la compra y venta de los mismos. En Oxcutzcab ambos actores ofrecen sus servicios a través de cartulinas que pegan frente a sus casas. En estas cartulinas anuncian que se aceptan “encargos”, su fecha de salida y el destino. Algunos distribuidores y comerciantes también hacen recorridos por las diferentes agencias del municipio para recoger los productos. Con la finalidad de explorar la constitución de actores-red para el traslado y traducción de bienes al interior del espacio transnacional de asociaciones en seguida presentaré el caso de Doña Lucy quien comenzó a distribuir bienes desde 1999. Doña Lucy comentó que en ese año tramitó una visa estadounidense para ir a visitar a su hijo quien radicaba en San Francisco. Recordó que gracias a “Diós” obtuvo su visa y en consecuencia comenzó a organizar su viaje a los EUA. Hacia ese entonces Doña Lucy era propietaria de una tienda en Oxcutzcab. Cuando sus paisanos se enteraron de que viajaría por primera vez a los Estados Unidos le pidieron que llevara productos para los amigos y familiares radicados en San Francisco. Doña Lucy accedió a llevar los encargos. Cuando regresó de los Estados Unidos algunos migrantes le pidieron el mismo favor. Doña Lucy argumenta que se convirtió en comerciante trasnacional de manera fortuita; desde su perspectiva fue gracias a “Dios”, la “visa” y las “personas” que le pidieron el favor de transportar productos, como logró incursionar al negocio. De tal manera que para ella “Dios”, la “visa” y la “personas” pertenecen a una misma red de actores y gracias a su coordinación logró incursionar en el negocio. Pero además, para convertirse en comerciante transnacional Doña Lucy tuvo que coordinarse con otros actores para trasladar los bienes que daban razón de ser a su proyecto empresarial: productos, maletas, autobuses, aviones, la casa de su hijo en San Francisco, celulares y números telefónicos fueron los más relevantes en su narrativa. En un principio Doña Lucy limitó el uso de su red al traslado de bienes sobre pedido. Ella solía cobrar un precio fijo por kilo transportado. En esta configuración eran

4


los consumidores quienes decidían que productos circulaban y de alguna forma determinaban la extensión de sus conexiones. En esta red los bienes trasladados no estaban sujetos a traducciones radicales; lo enviado era entregado sin mayor problema. Todos los actores funcionaban como mediadores que al ser coordinados eran capaces de trasladar diversos productos entre dos territorios nacionales sin que las cualidades de los mismos se vieran afectadas en el proceso. Doña Lucy, al igual que el resto de los distribuidores transnacionales, no tardó en experimentar el traslado de una mayor cantidad y variedad de productos al interior de su red. En consecuencia Doña Lucy comenzó a invitar a familiares y amigos a viajar con ella a los EUA. Ella les pagaba el boleto de avión a cambio de que trasladaran maletas repletas de productos entre Oxcutzcab y San Francisco. Tras conocer los vericuetos del oficio algunos actores se independizaron e iniciaron sus propias redes de distribución. Hubo quienes comenzaron a especializarse en el traslado de alimentos con la finalidad explícita de comercializarlos en tiendas o en restaurantes mayas/yucatecos establecidos formal o clandestinamente, así como a través del comercio ambulante en el barrio La Misión. A diferencia de las redes de los distribuidores de productos donde remitente y destinatario estaban coordinados de antemano, los comerciantes necesitaban encontrar a clientes para posicionar sus productos. En consecuencia se vieron en la necesidad de expandir el mercado mediante el establecimiento de nuevos acuerdos con los consumidores. En un principio los paisanos no querían pagar los precios de los productos venidos allende las fronteras al considerar que estos eran muy superiores a los originales. En ese entonces la identidad de los “comerciantes transnacionales” apenas comenzaba a emerger, al igual que la de su contraparte, es decir, los virtuales consumidores de estos alimentos, quienes en principio no habían demandado el servicio. Este hecho generó diversas querellas por el establecimiento del precio y los valores de los productos. No fue sino hasta que los comerciantes lograron consolidar este nuevo oficio y los virtuales consumidores reconocieron su importancia, cuando los miembros de ambos grupos comenzaron a establecer un consenso sobre el precio y los valores de los alimentos trasportados. Es decir que se coordinaron las subjetividades y la infraestructura necesarias que permitiría la expansión del mercado. La expansión de las redes para el traslado y comercialización de bienes suscitó la intrusión de un actor inesperado; las autoridades aduanales en el aeropuerto de San Francisco. Este nuevo actor se posicionó como intermediario desestabilizando el flujo continuo de bienes. Particularmente el de los alimentos frescos, negando su introducción a los Estados Unidos al argumentar que su comercio violaba las normas locales de inocuidad alimentaria. Los inspectores trajeron a escena a nuevos actores

5


que no habían sido considerados por los distribuidores y comerciantes transnacionales al impulsar sus proyectos empresariales: las leyes comerciales, sanitarias y un “algo” prohibido que poseían sus alimentos. Doña Lucy recuerda que después de los atentados del 2001 se dificultó la introducción de bienes a los EUA. A partir de entonces el traslado de hojas de chaya, recados tradicionales, naranja agria y otros frutos se vio limitado. En consecuencia se buscaron alternativas para su traslado; la modificación de su apariencia y su escondite comenzó a ser una práctica común entre clientes y comerciantes. De tal manera que los atentados del 2001 y el consecuente reforzamiento de la frontera, tradujeron tácitamente a las redes de actores y los productos que solían trasladar. Doña Lucy recuerda que en una ocasión transportaba un queso Gouda marca El Gallo, de origen holandés –alimento altamente apreciado en la región porque es utilizado para elaborar una comida denominada queso relleno. Popularmente se le conoce como queso de bola-. Este queso se lo confiscaron en la aduana porque al pasar por los rayos X se identificó que en su interior llevaba una ciruela. En consecuencia se hizo acreedora a una importante multa. Doña Conchi argumentó que alguien más se lo había dado y que no se había percatado de que el queso estaba “relleno”, ya que este producto venía debidamente empaquetado. Cuando regresó a Oxcutzcab reclamó a la persona que lo había enviado y esta se disculpó argumentando que lo había hecho porque su hijo le había comentado que extrañaba mucho el sabor de las ciruelas de su pueblo. La anécdota antes presentada llama la atención por dos cosas. En primer lugar, es curioso que una ciruela haya causado la alarma de las autoridades sanitarias estadounidenses, pero no el queso que la transportaba en su interior. La diferencia radicó en el hecho de este último producto se encontraba debidamente regulado ante las autoridades estadounidenses, mientras que la ciruela no. En segundo lugar puede parecer extraño que un migrantes maya haya demandado a su madre que le enviara una ciruela. Empero, este alimento guardaba un significado más profundo para el migrante y en un momento dado este significado se convirtió en un actor relevante capaz de traducir la red de Doña Lucy y los alimentos que trasladaba. Es decir que la afectividad asociada a la ciruela del árbol del llano en que alguien solía jugar cuando era niño, pueden ser un actor capaz de promover el traslado de alimentos entre diferentes países y en un momento dado quebrantar las fronteras nacionales o desestabilizar una red de actores constituida su traslado. A partir de este suceso Doña Lucy comenzó a realizar inspecciones minuciosas a los productos que las personas enviaban a sus familiares y amigos en los EUA. Es

6


decir, que ella misma se posicionó como un intermediario al interior de otras redes de actores con la finalidad de que no desestabilizaran su propia red. Doña Lucy comentó que a partir del año 2007 las inspecciones aduanales en el aeropuerto de San Francisco se tornaron aun más estrictas. A partir de entonces fue necesario que toda persona dedicada al traslado de productos se diera de alta ante las autoridades estadounidenses y llenara un formulario donde especificara con exactitud la cantidad y el tipo de productos transportados antes de tomar un avión con dirección a esa ciudad, de lo contrario serían acreedores a una pena severa. Doña Lucy considera que esta nueva ley fue consecuencia del aumento en la cantidad de distribuidores y comerciantes de productos mayas/yucatecos en la Bahía de San Francisco. Para quebrantar la ley decidió comenzar a viajar vía Houston, ya que en vuelos nacionales dicha revisión no tenía efecto. Además, recordó que abordar el avión de Mérida a San Francisco también se hizo más complicado ya que el costo del pasaje subió y además los empleados de las líneas aéreas comenzaron a realizar cobros ilegales a los distribuidores. En consecuencia decidió comenzar a viajar desde Cancún. Doña Lucy se refirió particularmente a una persona que cobraba por el envío de paquetes hacia San Francisco; una especie de “peaje” por desconocimiento. Este es un fenómeno común en la emergencia de los mercados: ciertos actores sacan provecho del desconocimiento de aquellas personas que recién incursionan en el negocio. La expansión de los mercados promueve el arribo de nuevos intermediarios y en consecuencia la fluidez primigenia de las redes es afectada. Empero, es importante recordar que de un momento a otro, un actor puede actuar como intermediario o mediador, dependiendo de la configuración específica de las relaciones. Por lo tanto, al analizar la constitución de las redes de actores que promueven la emergencia del espacio trasnacional de asociaciones es pertinente seguir la cadena de traslados y traducciones cuestionando en todo momento si determinado agente tiene alguna influencia en el curso de la acción de otros actores (Latour, 2007). Además de coordinar redes de actores para trasladar bienes específicos, Doña Lucy también coordinaba el uso de tecnologías para mantener una comunicación fluida con sus hijos independientemente del estado nación donde se encontrara mientras realizaba sus traslados. Cuando salía de su comunidad por las madrugadas con rumbo al aeropuerto de Cancún enviaba un mensaje a sus tres hijos radicados en Tekax, Yuc., Playa del Carmen, Q. Roo y San Francisco, Ca. Cuando llegaba a Tulum les enviaba otro mensaje. Al pasar por Playa del Carmen enviaba uno más y así sucesivamente hasta que llegaba a su destino. En promedio solía enviar diez mensajes durante su trayecto. Era común que sus hijos le respondieran

7


inmediatamente. De esta forma iba acompañada virtualmente y si tenía algún problema o contratiempo podía resolverlo con facilidad. Después de más diez años de dedicarse a esta actividad, en el 2010 doña Lucy fue detenida en el aeropuerto de Houston, Texas y acusada de traficar con niños. Los oficiales que la detuvieron argumentaron que debido a que había llevado a su sobrino y su nieto en algunas ocasiones de los EUA a México y viceversa, era una traficante que ayudaba a los indocumentados. En consecuencia le retiraron la visa y la castigaron por cinco años antes de que pueda tramitar un nuevo documento. Doña Lucy recordó que durante el tiempo que la mantuvieron detenida no le permitieron hacer llamada alguna. Además le quitaron su teléfono celular. Después de algunas horas finalmente le concedieron hacer una llamada. Solo podía intentarlo una vez. Si no le contestaban perdería su oportunidad de comunicarse. Empero, ella no tenia acceso a su celular y no recordaba ninguno de los teléfonos de sus familiares. Afortunadamente le vino a la cabeza el celular de su hijo que radica en Cozumel y pudo establecer contacto con él para decirle que estaba detenida en los EUA. Después de algunos días la deportaron a ciudad Juárez. A partir de entonces Doña Lucy dejo de trasladar productos entre Oxcutzcab y San Francisco. En consecuencia el espacio transnacional de asociaciones relaciones que emergía gracias a su trabajo de coordinación desapareció. Consideraciones finales A manera de conclusión considero pertinente reiterar que siguiendo los postulados básicos de ANT, la emergencia del espacio transnacional de asociaciones es promovida por la interconexión adecuada de diversos actores en su carácter de mediadores. Empero, dicha calidad pude ser afectada en todo momento por el arribo de intermediarios que traducen la configuración de dichas redes. A diferencia del espacio social trasnacional, la emergencia del espacio trasnacional de asociaciones requiere que algunos actores se esfuercen continuamente por coordinar a una diversidad de entidades con agencia suficiente para impugnar en todo momento dichas asociaciones.

8

Hacia un transnacionalismo plano  

En esta ponencia se explora la constitución de algunas redes actores que desde finales de la década de 1990 trasladan y traducen una diversi...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you