Page 1

2 UN MANUAL PARA LA VIDA


El centro de enseñanzas de Kabbalah es una organizacion que busca enseñar las bases de la espiritualidad universal. Amar y Amarse en la diferencia.

Rezarle a D's Una de las grandes diferencias entre el mundo científico y el mundo religioso es la forma que, se cree, son obtenidas las cosas. Estoy hablando de que para un grupo de personas, todo lo que tenemos es fruto de nuestro trabajo, mientras que para otro grupo, responde a la bondad del Creador. Por otra parte, el pensamiento científico intenta probar la presencia o inexistencia del Creador desde lo experimental, mientras que el mundo religioso cree que cuestionarse en relación a la Presencia Divina es, prácticamente, una herejía para expresarlo en una forma fácil.

2

BOLETIN Mayor información en: info@kabbalah.cl httpps://www.facebook.com/itzhak.pollack

More Itzhak Pollack Dvorquez Shderot Hertzel 11, Apt. 21 Tiberíades Israel Diseño Máximo Beltrán Ilustración / Mauricio Avayu

Año 5774

En mi último viaje a Israel, antes de venir a vivir definitivamente acá, me surgió fuertemente una pregunta, al ver a miles de personas de todos los credos rezándole en el Kotel a un Dios en diferentes lenguas, ritos y religiones. En este lugar, rodeando al Templo, se encontraban cristianos, musulmanes, judíos y –seguramente- creyentes que otras religiones que no identifiqué. Entonces surgió la pregunta: ¿será cierto que hay solo una manera de rezarle a Dios? Y esta ¿es la única correcta? Si dentro de tu cabeza estás sacando conclusiones… ¿qué piensas de la idea de que Dios sea perfecto? Bueno si así lo crees, entonces pienso que Dios no necesita que le recemos. Porque, si es Perfecto, no nos necesita.


Por otro lado, si somos nosotros quienes necesitamos de Él, creemos que es Perfecto, ¿por qué Le pedimos? Porque si fuera perfecto, ya sabría de antemano lo que necesitamos, sin pedirlo. Entonces ¿por qué fue instaurado el rezo al Creador? Espero me sigas en este cuestionamiento. Una de las razones por las cuales la Kabbalah me sedujo fuertemente fue su capacidad de responder preguntas, por sobre cualquier otra ciencia espiritual o religión. Estas preguntas, se las hicieron alguna vez los Kabbalistas y están todas en los textos de estudio. Y la razón por la cual se cuestionan todo no es rebeldía, sino intensión de conectar con la Luz del Creador con mayor intensidad, entendiendo lo que emana de Él. ¿Cómo es esto? Al entender cómo funciona lo que emana del Creador, podremos entender cómo obtener beneficios de Su Luz. Cuando se habla de beneficios, inmediatamente tendemos a pensar en aprovechamiento indebido, pero eso es prácticamente imposible cuando una de las bases del mundo es la fuerza de gravedad o, bien dicho, la ley de la atracción de los objetos. En el ámbito espiritual funciona la misma ley; pero en relación a causas y efectos de nuestras acciones. Esa es una de las primeras leyes que se deben estudiar y comprender y, por ende, una de las que toma mayor cantidad de tiempo en desarrollar. La ley de causa y efecto, en gran medida, no explica –ni implica- el castigo a una situación, sino una consecuencia a un hecho preliminar. Entonces, si nos regimos por la ley de causa y efecto ¿qué podemos lograr con el rezo?

Si sabemos y comprendemos que con una actitud generamos una causa y recibiremos su efecto ¿rezamos para que esos efectos no se cumplan? Imagina a un niño haciendo alguna tontera y su padre diciéndole “córtala”, pese a lo cual el niño sigue. El padre dice “me voy a parar”… pero el niño continúa. Entonces, el padre se levanta y el niño dice “ok, ok, ok, ya no lo haré más”. Como el padre vuelve a sentarse, el niño reinicia su travesura. Ahí, el padre se para, enojado, y el hijo -con miedo y llorando- le dice ‘perdón’. Pero es tarde: el padre lo reprende y se genera un escenario incómodo para él. Si analizamos nuestra vida, esto es –exactamente- lo mismo que nos sucede. Hacemos algo que sabemos que generará efectos colaterales, como fumar, consumir alcohol en exceso, comer en exceso, consumir drogas en general, manejar de formas incorrectas las finanzas, etcétera. En el momento que generamos acciones negativas, ya no hay forma de sacarse de encima la consecuencia. En esos momentos, cuando el efecto está lanzado, nos acordamos del Creador. Y le rezamos. Entonces decimos “Él no escucha nuestras plegarias”. Sin embargo, alguna vez que jugaste Metrópolis o Monopolio ¿escuchaste que alguien se quejó con el creador del juego por ir perdiendo? Así, vuelvo a la pregunta, ¿por qué rezamos?, ¿es efectivo rezar?, ¿sirve de algo? En tu cabeza pueden surgir respuestas automáticas: “sí”, “no”, “obvio”, etcétera. Pero acá no se trata de tener una respuesta autoimpuesta, o quizás provocada por un sentimiento de culpa con Dios o con la organización


religiosa la cual perteneces. Se trata de entender qué estamos haciendo. Se trata de poder conectar con el verdadero concepto del rezo. Antes de explicar cómo rezar, es muy importante entender nuestra esencia. Al explicar nuestra esencia, podremos entender la razón de nuestra existencia, y al entender la razón de nuestra existencia podremos entender cuál es nuestra relación con el Creador. Y, si logramos entender la relación entre el Creador y nosotros… podremos entender el rezo. Es por eso que deberíamos empezar por comprender el sistema básico, demostrado y conocido por todos. Estoy hablando del átomo. El átomo tiene un núcleo que, si lo expandiéramos en escala al tamaño de una pelota de pimpón, podríamos ver que sus electrones estarían viajando a un kilómetro de distancia del núcleo. Esto quiere decir que el átomo está prácticamente vacío. Entonces, ¿por qué podemos ver la materia siendo que es prácticamente espacio vacío? Es gracias al vertiginoso movimiento de los electrones, que genera sensación de espacio ocupado. Así, lo que vemos realmente es una muy buena ilusión de lo que realmente es. ¡Vemos algo sólido cuando realmente está 99% vacío! En otras palabras, si tomamos al universo entero y lo llevamos solo a electrones, lo único que obtendremos es vacío con sensación de espacio ocupado. Imagínate ahora que estás deteniendo el flujo de electrones. ¿Qué sucedería? Fíjate: todas las realidades físicas se desvanecerían en un momento. La pregunta entonces es ¿qué queda? Piensa: se desvanecen los electrones,

así es que todo lo que tenía masa se desvanece; no hay diferencia entre tú y yo, ni entre la mesa ni la silla. Nos transformamos en energía. Más bien dicho, nos damos cuenta de que realmente somos pura energía. Esta energía esta oculta en la ilusión de la materia. Fíjate en qué es una bomba atómica: es la capacidad de revelar la energía que está oculta en un átomo. Veamos otro ejemplo. ¿Qué sucede en un cuarto oscuro, cuando enciendes una luz? La luz llena todos los espacios. La pregunta es ¿dónde se fue la oscuridad? Porque si un cuarto está oscuro y abro la ventana, aunque la luz entre, la oscuridad no sale. A la inversa, si el cuarto está iluminado y afuera está oscuro, al abrir la ventana la luz saldrá e iluminará el patio. Es decir, el concepto de oscuridad está relacionado con la falta de luz. De hecho, la definición de oscuridad según la Real Academia de la Lengua Española (RAE) es: “Falta de luz para percibir las cosas. Lugar sin luz, o con luz muy escasa. Falta de luz y conocimiento en el alma o en las potencias intelectuales”, entre otras acepciones. Ahora, si buscamos la palabra luz, ninguna acepción entrega un significado tal como “ausencia de oscuridad”. Esto porque la razón por la cual la luz y la oscuridad son, es la existencia de la energía y de los átomos girando. En realidad todo en este mundo sigue un patrón igual: un patrón de una revelación y un ocultamiento a la vez. Sigamos con algunos ejemplos más para que te quede claro cómo funciona el patrón del mundo.


Fíjate en un punto, en la energía, en la luz física. En sí, tienen las mismas características, o muy parecidas: la luz física se expande hasta donde dé su intensidad, la oscuridad no permite que se expanda infinitamente, la luz debe luchar con la oscuridad para expandirse. Nótese que los Kabbalistas llaman a la oscuridad ‘ocultamiento de la luz’, esto quiere decir que la luz no viaja a la velocidad de la luz, sino se revela a la velocidad de la luz. En otras palabras, la luz está oculta y un fotón es la capacidad de revelar la luz que está ahí. En otro plano, ¿qué quiere decir un “ser iluminado” o un “ser oscuro”. Significa que es un ser afín a ciertas energías, a cierta manera de actuar. En hebreo la palabra para mundo es olam. Y la palabra olam viene de nehelam que significa oculto. La razón por la cual se le llama oculto a este mundo es porque esa es su esencia: todo está oculto. La oscuridad oculta la luz, el átomo oculta la energía, nuestras cualidades egoístas ocultan nuestra esencia proactiva. Respecto de lo último, seguro que has escuchado decir “esa persona tiene un gran potencial y se está perdiendo” ¿qué significa eso? Significa que hay una cualidad negativa que ocultó una cualidad positiva. Ahora bien, si estamos hablando que es más fácil tener una ‘cualidad negativa’ que una cualidad positiva, debemos ver por qué. Veamos y analicemos la parte física: la fuerza de roce hace que un objeto no pueda seguir avanzando, o que necesite más fuerza para seguir en movimiento. Si un objeto no tiene movimiento, decimos que está inerte o sin vida. En

relación con la luz, la oscuridad funciona igual. Entonces, ¿qué sería inerte en el ámbito espiritual? Y ¿qué sería movimiento en este ámbito? Si lo vemos desde un ámbito social, no es lo mismo ser espiritual para una cultura que para otra. Pero, saliendo de lo socialmente cultural y concentrándonos en lo absoluto, los patrones de conducta del universo físico nos pueden dar una pista. A mi parecer, realmente la ciencia y la religión hablan de la misma estructura que rige todos los planos. Esta estructura, es llamada Arbol de la Vida en la Kabbalah, que explica el principio de causa y efecto de una manera sublime, y muestra que podemos verlo en todo: tanto en lo espiritual como en lo físico. Fíjate bien. El átomo tiene tres elementos puntuales: protón, neutrón y electrón. Por otra parte, la electricidad tiene tres elementos puntuales: negativo, positivo y tierra. Y en el trabajo espiritual también hay tres elementos puntuales ¡¡¡DAR, RECIBIR Y CONTENER!!!! Estos escenarios están hablando de algo puntual: de que existe una estructura que rige y genera un orden. En todos los planos y ámbitos relacionados con este marco. Entonces, volviendo a la pregunta sobre el rezo ¿que significaría ‘rezarle a Dios’ desde un aspecto científico? … ¡Continuará en la próxima edición!


Astrología

para los nuevos tiempos

Los Kabbalistas explican que todo lo que se hace a nivel semilla, y de manera proactiva, trae bendiciones en nuestra vida, mientras que todo lo que hacemos a nivel de semilla en forma reactiva trae efectos no muy gratos. Tal como una semilla física contiene todas las frutas del árbol, una semilla espiritual es la que encierra en su interior los efectos que veremos en nuestra vida. Al regar una semilla ácida, crecerá un árbol de frutos ácidos, mientras que si la semilla es de frutos dulces, ese árbol entregará solo frutos dulces. De la misma manera, al esforzarnos en darle energía a nuestros proyectos tal como si fuera una planta que necesita de riego en forma periódica, los resultados obtenidos serán acordes a la calidad de nuestra intención. Ahora bien, al regar tierra carente de semillas lo único que crecerá es maleza. Y lo mismo ocurre en la vida. Muchas veces no queremos escuchar, o simplemente nos sentimos perdidos, y nos quejamos por todos los proyectos fallidos, vivimos en el pasado quejándonos de lo que nos sucedió o, simplemente, vivimos en el futuro soñando esa vida que aun no llega.

Los Kabbalistas explican que para que “el mundo no esté en contra nuestra” debemos ser capaces de poder apreciar todas las oportunidades de semillas que existen, algunas muy simples y otras de mayor complejidad. Por ejemplo, dormirse feliz permite despertarse feliz, lo que -a su vez- favorece tener un buen día. En este sentido, la semilla más poderosa de todas es el comienzo de un mes, que equivale a la luna nueva. Y esta luna no es otra cosa que la posibilidad de sembrar una semilla que dará sus frutos a lo largo de todo el mes. Es por esto que los Kabbalistas nos enseñan a que ese


día en especial optemos por sentirnos felices; salirnos de nuestros cómodos límites y realmente estar para otros… en otras palabras, ser personas proactivas a pesar de los problemas que podamos tener. Podría decir que durante el mes de Tauro –finalizado de acuerdo al calendario hebreo hace aproximadamente 12 días– muchos pudieron percibir un stress en el ambiente. Al respecto, la Kabbalah explica que en Tauro es necesario tener gran determinación para no desbordarse, ya que la energía abunda y debemos aprender a contenerla. En contraste, este mes en curso, Géminis, es percibido como un mes muy especial, ya que gracias a su gran portal de Luz –debido a que en este mes se produjo el histórico evento de la revelación de los diez mandamientos en el monte Sinaípodremos sembrar semillas de la mejor calidad. El mes de Géminis es un mes maravilloso para desarrollar nuestra capacidad de comunicarnos y de dirigir a grupos de personas en una cierta dirección. Definitivamente estos dos meses, Tauro y Géminis, nos preparan para enfrentar otra dupla de meses muy desafiantes: Cáncer y Leo que, en las próximas ediciones podremos desarrollar más extensamente.

Este jueves 26 de junio a las 21.15 HRS horario de Chile, lo realizaremos un dia antes, para que todos puedan recibir el mes con mayor inspiración. Rosh Jodesh de TAMMUZ.


Mayor informaci贸n en: info@kabbalah.cl httpps://www.facebook.com/itzhak.pollack More Itzhak Pollack Dvorquez Shderot Hertzel 11, Apt. 21 Tiber铆ades Israel

5774

UN MANUAL PARA LA VIDA

Boletin 2; KABBALAH  

UN MANUAL PARA LA VIDA Itzhak Pollack Tiberiades Israel