Issuu on Google+

NEGOCIOS

LATERCERA Domingo 6 de marzo de 2011

EMPRESAS

La cruzada nuclear de Bill Gates Un reactor que generará cien años de energía económica y limpia es el nuevo desafío del dueño de Microsoft. Texto: MAXIMILIANO AGUILERA Ilustración: ALEXIS GALDAMES ILL Gates, el fundador de Microsoft, está embarcado en una nueva cruzada: la utilización de la energía nuclear con fines pacíficos, una idea que hizo pública hace un año, en el mismo lugar que el ex vicepresidente de EEUU, Al Gore, proclamó la lucha contra el calentamiento global: la conferencia Ted, que reúne expertos internacionales de la ciencia, la tecnología y las artes. En una charla a la que asistieron más de 1.500 personas, Gates mostró al mundo su cara menos conocida: la lucha que lleva contra el cambio climático, en la que ha invertido varios millones de dólares sólo en investigación. Hoy su propuesta ya tiene nombre: se trata del primer reactor de onda de propagación Travelling Wave Reactor (TWR), un prototipo ideado por TerraPower, empresa que busca soluciones a la crisis energética mundial y que está vinculada a Intellectual Ventures, de la que es socio. EL TWR es un reactor de cuarta generación, muy diferente de los equipos que hoy están en funcionamiento en el planeta, que fueron construidos a partir de los años cincuenta y funcionan con la tecnología de agua a presión. El nuevo modelo, que pretende producir energía limpia, barata y segura, se centra en la utilización de uranio empobrecido, que representa cerca del 99% del mineral que se encuentra en estado natural. Con apenas un 1% de este insumo, el TWR transformaría gradualmente el material no fusionable en combustible para generar, en promedio, 100 años de energía sin necesidad de intervención humana, de acuerdo con Reuters. A través de esta vía, el CEO de Microsoft propone dar solución a uno de los problemas que causan debate entre los integrantes de la comunidad internacional a la hora de op-

B

ENCIFRAS

* A US$ 53.000 MILLONES alcanzó la fortuna de Bill Gates en 2010, según Forbes. El CEO de Microsoft ostentó el primer lugar durante 14 de los últimos 15 años. Ahora , el empresario mexicano Carlos Slim tiene su puesto con US$ 53.500 millones.

* US$ 904 MILLONES desembolsó Gates en 2010 al adquerir el 5% de la empresa de reciclaje de basura Waste Management -una de las mayores del rubro-cuyo principal accionista no financiero es el empresario español Mario Losantos. tar por energía nuclear: los desechos radiactivos. El TWR utilizaría el uranio emprobrecido que eliminan las plantas actuales, reduciendo el número de cementerios nucleares que se encuentran en el mundo. A pesar que este modelo se viene discutiendo desde 1950, actualmente no existe ninguna planta en el mundo que utilice esta tecnología. No obstante, Toshiba Group construyó un minirreactor llamado 4S, que genera cerca de 10 megawatts, lo que sería suficiente para suministrar energía para una ciudad de cerca de 30.000 habitantes. De ser factible esta tecnología a gran escala, la compañía la comercializaría a contar de 2020; es decir, casi una década después del momento en que TerraPower, con una inversión de US$ 10 millones, comenzara la fabricación de prototipos.

Bill Gates y la energía La inquietud de Gates -una de las mayores fortunas del mundo- no sólo es revertir los perjuicios que traen las casi 26.000 millones de toneladas de CO2 que emite la huma-

nidad al año, sino también reducir el impacto que el efecto invernadero tiene sobre los países en desarrollo. “En la vida de los pobres dos temas son los importantes: el clima y la energía. Con un mal clima, no crecen las cosechas y la inminente falta de alimentos genera un peligro. Si alguien pudiera elegir una cosa para mejorar la vida de las personas, eso debería ser la energía”, declaró el empresario en su presentación en la Conferencia Ted en 2010. Su apuesta por compañías que buscan generar energía limpia no sólo se refleja en el reactor de TerraPower, sino que también en la productora de biocombustibles a base de algas, Sapphire Energy y Pacific Etanol , en la que invirtió en 2006 US$ 84 millones para fabricar etanol. Otro de sus proyectos nació en conjunto con las universidades de Washington, Manchester, Leeds, Edimburgo y Purdue. Se trata de Silver Lining, donde planea invertir US$ 7.400 millones en una flota de 1.900 barcos que pretenden combatir el efecto invernadero, mediante la conversión de agua salada en nubes artificiales que reflecten los rayos solares, para así proteger la capa de ozono. La propuesta de la geoingeniería de lanzar cristales de agua a la atmósfera para reflejar la luz del sol captó la atención de Bill Gates, quien cree en la idea del premio Nobel de química, el holandés Paul Crutzen. Gates, además, es parte del consejo Americano para Innovación en Energía, donde en conjunto con líderes de negocios exige al gobierno de Barack Obama aumentar el gasto en el desarrollo de tecnologías limpias. N

15


La cruzada nuclear de Bill Gates