Page 1

La ruta a la gobernación (continuación)

Apenas un día antes del vencimiento del plazo para evitar las internas partidarias el radicalismo selló los acuerdos y los candidatos. “Julio tiene un mes de

ventaja para posicionarse1”, afirmaban desde el riñón oficial. Una encuesta pedida por este núcleo apenas ubicaba al candidato entre un 8 y 9 % entre la intención de voto, ubicándose en el tercer puesto, luego de los candidatos del peronismo. Era momento, también, de agudizar el ingenio para asegurarse el triunfo. Alianzas, alianzas, todo el mundo hablaba de ellas, pero nadie parecía calzárselas. “Vamos a continuar el diálogo con otros sectores que estén

predispuestos”, afirmaba Iglesias. Para Cobos el intríngulis se resolvía convocando a Aldo Giordano, el primer herido de su campaña: “Se podrían llegar a acordar

proyectos políticos”, dijo. Los referentes locales de Ricardo López Murphy se anotaron en la lista de “apoyos”. “Es el que está más cerca de nuestras preferencias”, coincidieron los dos Sergios, Trípoli y Mirada, dirigentes de Recrear. A mediados de mes Cobos ofreció un reportaje extenso a “Los Andes”. El título era bastante político para lo que se consideraba un político no tradicional: “Yo

1

Idem


no soy el clon de Roberto Iglesias2”. Algunas definiciones en ese diálogo adquieren importancia para su análisis. “Soy muy caprichoso pero no tan Mula”, una referencia al apodo de Iglesias, que arrastra el apelativo desde sus funciones como intendente de Mendoza. “Dicen que para ser gobernador hay que transpirar la camiseta. Y por

eso estoy analizando correr por los barrios. Estoy dispuesto a correr 20 kilómetros por día3”, recalcó. La nota nunca aclara si fue dicho como humorada o no, aunque en ese apartado la cronista aprovecha para destacar las dotes atléticas del candidato. En otro pasaje el radical admitió que Mendoza era “una provincia con 50 % de

pobreza”. En otro tramo del reportaje fue consultado acerca del método y plan para revertir la tendencia de las encuestas. Conviene detenerse en su testimonio: “Sí,

estoy cuarto (sic), pero los otros tienen un alto grado de conocimiento. Y tienen un tope. Yo no tengo conocimiento y por eso voy a crecer. Mañana empiezo a recorrer departamentos. Estoy analizando correr por los barrios4”. Otra buena pregunta es la formulada a propósito de los funcionarios de mayor rango que continuarían en la gestión frente a un hipotético triunfo suyo: “No

lo voy a decir. Pero mi mayor fortaleza es que no tengo condicionamientos. Habrá una gran renovación y la mitad del gabinete van (sic) a ser mujeres. Yo les digo: Kirchner los sorprendió, Cobos los va a asombrar”.

2

Los Andes, 16 de julio, 2003 Idem 4 Idem 3


Uno de los ministros de Iglesias, el de Economía, Gabriel Fidel, recibió una propuesta para integrar la comitiva diplomática en Washington, trabajar allí bajo las órdenes del flamante embajador en EE.UU., José Octavio Bordón. “En lo personal me

parece muy importante y lo he conversado con mi mujer, quien me acompañaría5”, expresó. Era una de las espadas novatas que Cobos había previsto para la continuidad de la gestión. Es que el joven ministro declaraba, sin tapujos, que Cobos

“es el único dirigente que renueva la política (…) los demás candidatos son más de lo mismo6”. Y se explicó aún más: “He crecido junto a la estructura política de Iglesias, que me ha dado muy buenas oportunidades. Mi afinidad con Cobos se debe a que somos parte del nuevo concepto de político, que tiene formación técnica y profesional, y que representamos el cambio7”. No parece muy casual que algunos estrategas hayan comenzado a profundizar la comunicación de las tareas de la Regional de la UTN. El movimiento parecía esconder una doble acción: presentar la figura de un “hacedor” y, de paso, conquistar votantes en la voluble clase media mendocina. Anunciaron, en consecuencia, la construcción de un edificio en las ampliaciones de la UTN “con un

sistema aislante de sismos que será novedad en la región8”. El dispositivo consistía en colocar un paquete de resortes y amortiguadores para alivianar movimientos ante futuros temblores.

5

Los Andes, 22 de julio, 2003 Idem 7 Idem 8 Los Andes, 24 de julio, 2003 6


“La UTN invirtió 9000 dólares en este novedoso sistema que se fabrica sólo en Alemania”. En ese tiempo, la empresa Gerb, única fabricante de este sistema, había comercializado su innovación en dos países: Estados Unidos y Argentina, aunque en por lo menos otros dos más se utilizaba ingeniería parecida: Chile y Japón. A decir verdad esta oficina de ingeniería se ocupa de todas las problemáticas relacionadas con la dinámica de la construcción. Y el máximo servicio que ofrecen es la protección de las personas, las obras civiles, los equipos o las máquinas frente a sismos o vibraciones. Hoy cualquiera puede comprobarlo en un sector de la sede de la UTN. El asunto de buscar canales de comunicación alternativa también obedeció a la vigencia de una ley que había sido votada en 2002 en la Legislatura. La misma colocaba límites y establecía una aggiornada normativa para los partidos políticos en tiempos electorales. Y por la vigencia de uno de esos artículos el candidato Cobos estaba imposibilitado de realizar campaña en medios de comunicación: sólo le era permitido el inicio de su campaña cincuenta días antes de la elección general, que fue el plazo estipulado para desarrollar proselitismo en medios de comunicación. Parecía una paradoja, ya que los postulantes peronistas, que dirimían la interna, ocupaban la TV, radio, diarios y vía pública a mansalva.

“Cobos es un hombre más moderado y la prioridad estará puesta en hablar de producción, trabajo y progreso, y dejar de lado las peleas con distintos sectores9”, resumió un integrante del comité de campaña radical. Un analista iba más allá y

9

Los Andes, 27 de julio, 2003


todo indica que es la misma fuente la que habló con el escriba: “Tenerlo al lado a

Roberto sirvió para instalar a Julio en la carrera pre-electoral. Pero ahora es bueno que él maneje sus propios tiempos10”. Entre los últimos movimientos del mes se destaca un acto en la ciudad más lejana de la capital, Malargüe, dominios del actual gobernador Celso Jaque, el único confeso kirchnerista, antes, incluso, que existiese el kirchnerismo. De la misma geografía proviene otro de los hombres fuertes del cobismo, Jorge Tieppo, figura que ha sido blanco de acusaciones y que aún así conserva el visto bueno del vicepresidente. Tieppo fue uno de los primeros nombres del éxodo mendocino al Senado apenas conocido los resultados de las presidenciales de octubre de 2007. Por entonces se lanzaba como candidato a intendente. Y hasta aquel paraje llegaron el candidato a gobernador, su vice y el senador Sanz. Jaque era el jefe comunal. No dejaron pasar la ocasión para cargar con una crítica que aún hoy se mantiene en ciertos mentideros políticos: “Vergara (histórico intendente radical de la zona) hizo

aquí las obras que no ha hecho ningún otro gobierno. Vergara salía poco pero traía plata, mientras que éste otro (por Jaque), el 70 % de los días hábiles está afuera y nunca trajo nada. Sólo vino con el dinero de las regalías que le daba Roberto Iglesias11”. Sanz, en cambio, le habló al corazón del millar de radicales allí reunidos:

“Nosotros no andamos recorriendo los departamentos para insultarnos entre

10 11

Idem Los Andes, 28 de julio, 2003


candidatos de un mismo partido. Tampoco andamos escondiendo candidato ni cosiéndonos la boca para no hablar de los otros12”. Nadie imaginaba entonces la paradoja que se avecinaría años después, cuando Cobos aceptaría ser parte fundacional de la transversalidad K. El último orador, Cleto, bajó los ánimos virulentos de la reunión. Y una vez más se exhibió como hecho de carne y hueso. Conocía muy bien Malargue y la zona de la cordillera, ya que en 1978 fue reclutado y destinado como soldado ante la tensa situación vivida con Chile por el conflicto con el Beagle:

“Ayer era para destruir –comenzó Cobos-. Y ahora vuelvo pero para construir. Ustedes ahora no sólo se pueden ir a dormir tranquilos, sino que ahora pueden soñar, pero sólo hasta el 10 de diciembre. Desde el 11 esos sueños se van a hacer realidad13”, culminó. Iglesias no dejaba pasar ninguna ocasión para promoverlo. Llegó a decir, en una conferencia de prensa, por aspectos ligados a la gestión, que “mi candidato sabe

muy bien cómo pilotear los temas difíciles que no alcancemos a solucionar14”. Quizá era una forma de evitar hablar acerca de las internas radicales, que, pese a todos los esfuerzos de unificación, se realizaron en seis de los dieciocho departamentos de Mendoza: Las Heras y San Martín eran los puntos más importantes por su caudal electoral. No aparecieron otros candidatos a los cargos al Ejecutivo, ya que la fórmula Cobos-Jaliff contaba con la aprobación de todos los sectores. Ni siquiera otros oponentes para los cargos legislativos nacionales. 12

Idem Idem 14 Diario UNO, 1 de agosto, 2003 13


Se trataba, en definitiva, de darle a los radicales más díscolos la posibilidad de dirimir el territorio en busca de ratificar o respetar liderazgos comunales. Tanto es así que el gobernador, junto con Cobos, siguieron las internas, un día antes, en el Hotel Valle Grande de San Rafael. Allí habían sido convocados los protagonistas de la campaña electoral, para una jornada de trabajo que perseguía la estrategia hasta el día de las elecciones generales. El domingo 3 de agosto llegó a votar un 60 % de electores independientes, lo que hizo trepar el índice de participación. Para sorpresas de varios, el sector de Iglesias se impuso en Las Heras, hasta donde llegó Cobos para bendecir a los nuevos caciques. Valle Grande es un dique del río Atuel, al sur de Mendoza. Se trata de uno de los puntos turísticos de mayor concurrencia en la provincia. Ayuda para ello sus aguas cristalinas, un paisaje de montaña a escala humana y una interesante oferta de servicios para los visitantes, nunca tan confortables como las de su hotel, pionero en la zona. “Es la última reunión para darle el toque final a una propuesta de gobierno

para el próximo período15”, dijo Iglesias. Según el cronista de diario UNO “mate, termos, planos, cigarrillos, tazas de café y varios documentos oficiales fueron los compañeros de una jornada de trabajo a pleno sol”. Uno de los técnicos más encumbrados del radicalismo local, Raúl Baglini, fue parte del grupo de avanzada. En la actualidad es un hombre de consulta del vicepresidente para asesorarse en temas económicos y financieros.

15

Diario UNO, 3 de agosto, 2003


Ya definidos todos los candidatos radicales el justicialismo no podía ser menos. Y una semana después cerraría sus fórmulas, con la particularidad que el final de campaña entre los postulantes a la gobernación fue dirimido en la televisión abierta, por Canal 7 Mendoza. No hay antecedentes de semejante despliegue mediático para una elección interna, por lo que el hecho era tan asombroso como inédito. El programa se llamó “El candidato”. Fue emitido en horario central, bajo la conducción de uno de los periodistas que así retornaba a multimedios UNO, Andrés Gabrielli, luego de su paso por “Los Andes”.

“Como el canal no tiene un programa político en el aire decidimos que por responsabilidad cívica e informativa había que hacer algo de cara a las internas del justicialismo. Estarán Pardal y Amstutz, pero no los haremos debatir porque Pardal no quiere y como yo sabía eso ni se los propuse16”, declaró el conductor. Y tampoco pudo escapar de la situación política general, al opinar que “Iglesias demostró tener

muy buena muñeca para unir al partido (…) Hizo una fórmula con el hombre que él quería como candidato. Enfrenta un proceso electoral con la tropa en línea, lo cual es bueno por un lado y malo por el otro, porque se quedaron sin campaña. Los peronistas, con la interna, le sacaron meses de campaña, de marketing, y la foto de este lunes con Pardal o Amstutz ganando será un toque de propaganda espectacular. Algo con lo que Cobos no podrá contar17”, remató. Desde las filas del radicalismo se intentó leer hacia otro lado. Y el día siguiente al debate televisado del peronismo, Julio Cobos reunió a todos los 16 17

Diario UNO, 7 de agosto, 2003 Idem


candidatos en un cine del Barrio Bombal, a pocas cuadras de la casa en la que aún vivía el gobernador Iglesias. Ambos fueron los únicos que hablaron durante la presentación, que convocó a ochocientos dirigentes. Alguien dijo sin demasiada jactancia intelectual: “Va a ser un acto en el que Iglesias pasará la posta. Ya dejará de

ser el referente principal para concentrarse en la candidatura a diputado nacional18”. Este movimiento político se denominó “Ahora viene lo mejor”, que significó la primera idea fuerza construida para el candidato. O la primera que logró su objetivo. Nadie hoy arriesga sobre la contundencia o efectividad del eslogan, aunque sí vaticinaba un giro de timón. Por varias razones. Primero, porque el candidato justicialista favorito había perdido las elecciones internas, lo que consagró a Guillermo Amstutz, el profesor de Cobos, como rival directo. Segundo: Cobos perdía en las encuestas entre los electores de menos recursos. Era momento de encontrar el rumbo. -Ahora viene lo mejor. Fue la última frase del discurso del gobernador aquel día, tras lo cual salió al encuentro de Cobos y, bajo una lluvia de papelitos, lo abrazó, entre aplausos y gritos del resto de los correligionarios. -Bueno, yo no les voy a hablar como Roberto. Lo voy a hacer más despacio y seguramente los periodistas me lo agradecerán – inició Cobos, provocando la risa de la multitud.

18

Diario UNO, 9 de agosto, 2003


Y continuó reconociendo sus limitaciones en oratoria, con bastante humor:

“Alguien me dijo el otro día. Julio, no te preocupés. Comparado con el Roberto cuando recién empezó, vos sos ¡Alfonsín!19”. Hizo una pausa, aprovechó la distensión del auditorio y volvió sobre aquella idea: “Quiero recibir la posta que me deja mi

querido amigo Roberto”. Algunos iglesistas presentes allí ni aún hoy niegan que vieron mujeres llorar en ese momento. Al obtener la candidatura justicialista, Amstutz, su profesor y oponente, fue llamado a opinar sobre distintos pares de la política. Expresó algunas obviedades sin brillo, como la de decir acerca de Juan Carlos Mazzón que apenas era “un operador

político20” o que el de los empresarios “es un sector importante en la sociedad y fundamental en el desarrollo de la economía”. Y cuando se refirió a Cobos, en cambio, lo hizo en otros términos: “Lo aprecio. Es una persona excelente, de bien,

somos amigos y creo que prestigiamos la política de Mendoza, más allá de cualquier resultado21”. Julio Cobos, a decir verdad, a quien trataba más de cerca era al hermano del candidato, Federico Amstutz. Se conocieron durante los días de cadetes en el Liceo Militar General Espejo. Y la amistad se prolongó. Fue reforzada cuando Guillermo era jefe de Trabajos Prácticos en la materia Estructuras Especiales, en la UTN. Y más aún: antes de recibirse, Cobos realizaba algunos trabajos utilizando el estudio de Amstutz. En el primer encuentro de ambos, luego de conocerse el resultado favorable para Amstutz en la interna, Cobos expresó: 19

Diario UNO, 9 de agosto, 2003 Diario UNO, 10 de agosto, 2003 21 Diario UNO, 12 de agosto, 2003 20


-Te reitero mi felicitación, Guillermo. Y espero que esta sea una campaña sin agravios y mirando a la gente. Independientemente del resultado vamos a seguir siendo amigos. Pero seguramente te voy a ganar. Según un recorte de prensa el pronóstico optimista de Cobos no parecía demasiado lógico. Se criticaba, en este caso, “la pésima calidad de los afiches que

hace dos días inundaron las calles de Mendoza bajo el sello de la Unión Cívica Radical”22. Y en la observación esgrimían sus razones: “Desde los colores elegidos (amarillo y gris), que son de los más inapropiados, hasta el diseño parecen hechos por enemigos de los candidatos. Esto sin contar que su colocación callejera está quebrando una ley en vigencia23”. La consigna de los afiches era simple: foto protagónica del candidato, atravesada por la frase: “Para defender la Mendoza que viene”. Desde el bunker oficialista se dijo que por error de imprenta los colores originales se habían modificado y ni siquiera la fisonomía de los candidatos era apreciable. Parecía una desprolijidad para un aspirante cuya debilidad era, precisamente, su bajo nivel de conocimiento en franjas importantes del electorado. Una fotografía de Cobos, publicada en la prensa, lo hacía aparecer agachado, de frente a una engarilla, junto a niños de barrios marginales de Las Heras, confines de su rival. El responsable de medios de la campaña fue Alejandro Hunau, que por entonces era funcionario de la administración Iglesias, ocupando el cargo de Director de la Casa de Mendoza en Buenos Aires. El futuro de Hunau terminó, rápidamente, 22 23

Diario UNO, 13 de agosto, 2003 Idem


casi un año más tarde, al ser víctima de un violento asesinato. Sucedió la noche del 22 de noviembre de 2004, en su domicilio en la zona de Tribunales. Por ese crimen fue condenado Diego Arduino con 16 años de prisión, al ser encontrado responsable de una brutal golpiza que acabó con la vida del estratega radical. Meses después del asesinato que conmovió a la opinión pública, ya que se trataba de un funcionario que continuó en la administración Cobos, la víctima fue recordada en la Fiesta de la Vendimia Gay, que se realizó en el Country del Arco Iris. La Turca, maestra de ceremonias y reconocida travesti, le dedicó el espectáculo, que el gobierno de Cobos había declarado “de interés provincial cultural y turístico”. Mientras tanto, la campaña por la gobernación continuaba, y el radical prometía, una vez llegado al poder, crear un instrumento financiero mixto para fortalecer el crédito en Mendoza y la región. Ese banco, pensado para que “el Estado

provea los recursos y el sector privado aporte el know how y administre esos recursos24”, jamás se concretó. Algunos observadores creen que aquella promesa incumplida fue uno de los aciertos más destacados del paso de Cobos por la gobernación, atendiendo al planteo estructural de la medida. Más allá de otras precisiones del mecanismo, decía, entonces, que si regionalizaba el manejo del Banco Nación, el ahorro del movimiento financiero podría “ser volcado al crédito para la

economía regional, cosa que hoy no ocurre porque nuestro dinero es utilizado para otras cosas, sobre todo en Buenos Aires”.

24

Diario UNO, 16 de agosto, 2003


Y si es por hablar de economía hay que destacar que los referentes locales de Ricardo López Murphy comenzaban a considerar su apoyo a Cobos, luego de frustradas negociaciones con el Partido Demócrata. “Queremos apostar a un

proyecto de renovación política y creemos que Cobos representa eso. La gente está buscando no sólo caras nuevas, sino también ideas nuevas25”, refería el senador provincial Sergio Miranda. No era la única alianza que barajaba el radicalismo, ya que existían contactos con el ARI y el movimiento Juntos por Mendoza. A principios de septiembre Iglesias aseguró: “Un gobierno que tiene una

imagen positiva del 50 % no puede perder26”. Un analista reproducía el resumen de lo que se cocinaba en el oficialismo:

“Cobos es un buen tipo: expresa mucho mejor al mendocino medio que Amstutz. Por eso de ahora en más todo será crecimiento, mientras que el PJ ya llegó a su techo27”. En el mismo sentido expresaba el sentir peronista: “Lafalla reemplazó la política por el eficienticisimo e Iglesias por la comunicación. Amstutz, en cambio, hace política en serio y a ella subordina comunicación y técnica, como Bordón28”. Un desprendimiento del ARI, agrupados en Fuerza Política de Cambio, anunciaba su adhesión a la candidatura de Cobos. Encabezados por el dirigente Ricardo Soria, los aristas no se cansaron de decir que nunca habían sido atendidos por Lilita Carrió. “Le dejamos documentación sobre la situación de Mendoza pero

25

Diario UNO, 17 de agosto Los Andes, 2 de septiembre 27 Idem 28 Idem 26


nunca nos atendió29”. Y para resumir la situación basta con recordar lo dicho por Domingo Lara, que al anunciar su apoyo a Cobos, manifestó que “un gran número

de personas se ha encolumnado tras el proyecto de Cobos por su amplitud y gran calidad de ser humano”. En su anuncio no dejó escapar la situación para equiparar la honestidad del candidato con la de otros antiguos correligionarios, como el ex gobernador Santiago Llaver y el ex presidente Arturo Illia. Y continuaban las conversaciones con otros sectores, como el Partido Federal y una suerte de Concertación K, prematura, pero al revés: Iglesias buscaba el apoyo de justicialistas y en ese sentido su intérprete era Juan José Fugazzoto (Unión para Todos). Como lo preveía el gobernador estos apoyos eran más importantes desde lo real que lo formal. Muchos creen que parte de la victoria de Cobos se debió a este juego de alianzas, que, desde lo profundo, recogió caudales electorales mínimos aunque invalorables en los resultados finales, como se verá más adelante.

29

Los Andes, 3 de septiembre, 2003


Fotolog de Cobos

Cerro de la Gloria: El monumento creado por el uruguayo Ferrari para el centenario por poco no fue protagonista del bicententario.

Corriendo por los alrededores de la Casa Rosada, midiendo los pasos, las zancadas, el esfuerzo y previniendo los riesgos fĂ­sicos, como los cardĂ­acos.


“No puedo acompañar. Y esto no significa que esté traicionando a nadie”. La remera se consigue en Mercado Libre y en decenas de sitios por el estilo.

Al estilo del trihller psicológica: la madrugada que despertó a todo el país: 36 votos para un lado, 36 porotos para el otro. Cobos lo hizo.


Argentina's first lady senator Cristina Fernandez de Kirchner (R) and Mendoza province governor Julio Cobos embrace at the end of a rally in Buenos Aires. Fernandez de Kirchner will run for president in the upcoming Argentine presidential elections to be held on October 28, with Cobos as candidate for vice president (REUTERS).

Primera reunión con la presidente luego de su voto en el Senado. Menos de una hora. “Hablaron, obviamente, de todo lo que pasó, pero sin adjetivaciones ni a personas ni a conductas. La presidenta fue muy profunda y sincera” (Jefe de Gabinete, Sergio Massa).

Capítulo 7  

nueva entrega

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you