Page 1

La ruta a la gobernación (continuación)

El sábado 6 de septiembre Iglesias y Cobos volvieron a la calle a disputar votos. Y en este caso protagonizaron la inauguración de una nueva remodelación de la Alameda, tradicional e histórico paseo de la ciudad. En los alrededores de Cobos desestimaban el bajo perfil del candidato: “El desconocimiento se soluciona. Tenemos

muchas expectativas porque la mitad de los que lo conoce hasta ahora están dispuestos a votarlo1”, confiaron. Y en tren de confianza e imagen pública, el decano de la prensa mendocina publicó un estudio por encargo, en el cual midieron aquellos niveles. Resultó que la escuela, como institución pública, gozaba de mayor prestigio, seguido por la universidad. Entre ambos sumaban un mínimo 13 %, lo que demostró la dispersión de las opiniones. En el otro extremo de la pirámide, los partidos políticos y los sindicatos generaban las mayores de las desconfianzas entre los mendocinos. Apenas midieron por encima otros dos sectores de la sociedad: las iglesias no católicas y los empresarios. “Nadie invertirá donde no se anima a vivir2”, recordaba el analista Gabriel Bustos Herrera, tomando unaa frase del jefe de gabinete de la Federación Bávara.

1 2

Los Andes, 7 de septiembre, 2003 Idem


Julio Cobos se presentaba en avisos proponiendo un “crecimiento para todos”. Y exhibía un sitio de Internet en el cual se archivaba su propuesta de gobierno en distintas áreas: “Yo estoy preparado en serio para ésta responsabilidad”. Las palabras iban a tono con la primera publicidad del kirchnerismo: “Argentina, un país en

serio”. Y para seguir el clásico derrotero de las campañas electorales, Cobos sorprendía a la opinión pública con futuras medidas. Y en este sentido afirmaba que el primer proyecto de ley que enviaría a la Legislatura, en caso de acceder a la gobernación, sería el de la conformación de juicios por jurados, similares a los que funcionan en Estados Unidos. Se encargó de fundamentar la iniciativa: “Es una propuesta progresista e

instala la discusión de una deuda que tenemos con la Constitución Nacional desde 18533”. No está de más comprobar la inexistencia de proyecto alguno sobre el tema, por lo cual, se infiere, es una de las deudas adeudadas. Pese a que el mecanismo está previsto en los artículos 24, 75 y 118 de la Carta Magna, jamás la gestión de Cobos volvió sobre el tema, pese a la relativa complejidad de instrumentar jurados con una docena de personas, encargadas de sentenciar e impartir justicia. El plan de Cobos en seguridad era una suerte de gran promesa, atada a pequeñas promesas. Instaba a construir una nueva cárcel (Almafuerte), que sí efectivizó en su mandato. A duplicar por lo menos los efectivos policiales. A dotar de mayor logística a la policía (un helicóptero de los dos prometidos sobrevuela el cielo de Mendoza en jornadas violentas). Y al aumento de comisarías en el Gran Mendoza,

3

Los Andes, 10 de septiembre, 2003


lo que se realizó más como un gesto de descentralización administrativa que como medida real para frenar los impresionantes índices de inseguridad en la provincia. Los marketineros de Cobos bombardeaban con publicidad. Toda fecha parecía muy buena excusa para presentar al candidato. No asombró que en ocasión de festejarse el Día del Maestro realizaran una pieza gráfica: “Hoy, cuando celebran su

día y evocan la memoria de ese gran visionario que fue Sarmiento, quiero expresarles mi saludo emocionado, entrañable y cariñoso. Como educador puedo entender las aspiraciones y expectativas que tienen para sí y para la actividad que desempeñan. Comparto las mismas preocupaciones y sueño como ustedes que podamos construir un mundo mejor. En este saludo se mezclan los recuerdos de los queridos maestros de mi niñez con la admiración que me inspira el sacrificio y entrega que desde siempre caracterizó a los docentes. Especialmente a los que ejercen en zonas alejadas, en la montaña, en el desierto, o los que deben hacerlo en difíciles situaciones sociales4”. La campaña continuaba, también, en otra clase de actos sociales, como el festejo del medio siglo de la Federación Económica de Mendoza, tradicional lobby económico. Allí apareció en los sociales de “Los Andes” en compañía de una funcionaria. Decía el epígrafe de la foto: “Sandra Varela junto a Julio Cobos, posaron

para los fotógrafos por ser los más atractivos de la noche5”. Días más tarde presidiría una cena política en un lugar inusual: el Andino Tenis Club. Allí delineó un nuevo programa para el transporte público de pasajeros. 4 5

Idem Los Andes, 15 de septiembre, 2003


Casi a finales de un septiembre más que movido, Cobos designó al ministro de Economía, Gabriel Fidel, como jefe de los equipos técnicos del radicalismo, una suerte de futuro jefe de gabinete. Con este cambio “ponemos toda la carne al asador

en los próximos 30 días de campaña. Todos los mendocinos deben escuchar nuestras propuestas en un trabajo de hormiga6”, razonaba, a su turno, el candidato a vicegobernador Jaliff. Y cualquier escenario era propicio, como la reapertura del Teatro Independencia, el único vaporoso de los existentes en Mendoza, ubicado frente a la plaza mayor, de igual nombre. Para el re-estreno del Independencia, con un programa a cargo de la Filarmónica provincial y la actuación de la soprano Fabiana Bravo (quien una década atrás era cajera de un supermercado, hasta que su carrera comenzó a descollar en el plano nacional e internacional), y con la presencia de empresarios locales, como Mario Groissman, Jorge Pérez Cuesta y Orlando Terranova, todo estaba preparado para el lucimiento del candidato Cobos. En el hall de acceso Cleto habló con los periodistas destacados allí. Dijo: “Esta

obra estuvo paralizada y es una de las que se han podido finalizar, luego de la crisis económica de 2001. Se empezó en mi gestión como ministro de Obras y Servicios Públicos7”. Y aprovechó para recordar que durante la gobernación de José Octavio Bordón “en medio de la campaña electoral, se inauguró la anterior reforma del

teatro”. Parecía un poco fuera de foco traer la figura de uno de los gobernadores más destacados de Mendoza. Pero para despejar suspicacias, el propio candidato comentó ante los periodistas: “Seguimos subiendo en las encuestas”, tras lo cual, 6 7

Los Andes, 20 de septiembre, 2003 Los Andes, 22 de septiembre, 2003


luego de la sonrisa, los despidió para no perder detalle de la función de gala: “Hubo

vestidos de noche, tacos altos y sofisticados peinados”, describió Gisela Manoni. En la primera fila, orgulloso, sentó sus reales el gobernador Iglesias, junto con los demás funcionarios según las reglas de protocolo. Una fila más atrás fue ocupada por el candidato del oficialismo, mezclado con políticos opositores. El analista Carlos de la Rosa parecía entender lo que sucedía, cuando hablaba sobre los rivales del peronismo: “Sus objetivos de combate son el Julio Cobos “virtual” y el Roberto

Iglesias “real”8. Como no podía ser de otro modo, Cobos comenzó a mostrar a su esposa. La gala del Independencia así lo refleja: sonriendo junto a María Cristina Cerutti. Faltaba menos de un mes para las elecciones. Y ante un acto público, la estrategia publicitaria era inequívoca: “Por todo lo que hicimos. Por todo lo que vamos a hacer.

Por toda la confianza que nos brindaron en estos cuatro años. Vamos todos con Julio Cobos y Roberto Iglesias”. La foto que acompañaba la publicidad los muestra en igual tamaño. Sonriendo, desde luego. Y si bien se habían experimentado distintos ejes, la campaña volvió al centro natural: Iglesias contra el peronismo, o, en criollo básico, el gobernador contra todos lo que rayaban. Y sus colaboradores más estrechos verbalizaban el repentino sentimiento: era hora de comparar a Iglesias con lo hecho por la hegemonía peronista en el gobierno (Bordón, Gabrielli y Lafalla), y luego, recién, mostrar a Cobos como el sucesor y el garante de una continuidad de gestión con el sello radical. En un acto en Las Heras

8

Los Andes, 23 de septiembre, 2003


el candidato a senador nacional, Ernesto Sanz, fue más que elocuente: “Si el

peronismo tenía miedo, ahora que se compren pañales, porque con este acto no podrán aguantarse el cagazo9”, expresó. En ese mismo mitin el último orador fue Iglesias, contrariando lo que se venía realizando de darle mayor protagonismo a Cobos. A la hora de su discurso, el decano de la UTN no encontró mejor metáfora que la de la maratón, una debilidad íntima, ya se sabe: “La vamos a correr no para llegar, sino para ganar las elecciones”. Iglesias, al presentarlo, manifestó sobre Cobos: “Es un tipo con coraje, decencia e

inteligencia. Y nos ofrece una gestión mejorada10”. Las Heras era, sin duda, testigo de una de las campañas más inusuales de la política local desde 1983. Las encuestas reforzaban esta modalidad, ya que Cobos crecía en ellas con el “único atributo del

apoyo de Iglesias”. El licenciado Enrique Bollati, uno de los que se encargaban de las mediciones, declaraba: “Cobos debe haber crecido desde aquel entonces (un mes atrás) pero no

mucho, porque no ha hecho nada brillante11”. Su colega, Elbio Rodríguez, afirmaba, en cambio: “Creo que por lo único que le gana Amstutz a Cobos es por una interna

impecable, que además tuvo un resultado inesperado. Cobos no arranca porque no sabe cómo posicionarse, pero, si lo hace, puede empatar12”.

9

Los Andes, 27 de septiembre, 2003 Idem 11 Los Andes, 28 de septiembre, 2003 12 Idem 10


Ultimos días de campaña para gobernador

El tramo final de campaña comenzó con la voz de uno de los aliados del oficialismo: el peronista disidente Juan José Fugazzoto, de Juntos por Mendoza. Se refirió al candidato peronista oficial, afirmando que Amstutz “dejó la comuna en

manos de dirigentes incompetentes, de su propia confianza. Por eso el estancamiento en las Heras13”. Y dijo algo bastante increíble en boca de un justicialista: “El que es electo para una función ejecutiva no puede dejar su cargo”, movimiento que Amstutz había realizado desde la intendencia de Las Heras para llegar al Parlamento. Fugazzoto habló acerca de Cobos como cabeza de “una

verdadera transformación” que “conduce a un grupo de gente nueva, sin caudillismo y en base a la persuasión14”. Cobos decidió visitar lugares conflictivos, exponerse y oír los reclamos en forma directa. Y no podía elegir otro lugar para comenzar sino el COSE, institución emblemática sobre un punto débil de la sociedad, el Centro de Orientación SocioEducativo, o, sin eufemismos, los reformatorios juveniles. “Estamos acá porque nos

hemos equivocado, pero queremos tener una oportunidad. Y no vivir como

13 14

Los Andes, 1 de octubre, 2003 Idem


animales15”, dijeron algunos de los que hablaron cara a cara (ellos detrás de rejas). Las imágenes de esa visita, fuertes y fuera del registro mediático hasta ese momento, opacaron un incidente que, aunque se anotó, pasó desapercibido y fuera del análisis. Nadie piensa casual que ese día, el de la llegada de Cobos hasta el COSE, coincidiera con la realización de una marcha organizada por la Fundación Vida Joven. El candidato no fue bien recibido e incluso abucheado por la mayoría de los reunidos. El presidente de la organización, Pablo Gareca, fue terminante, aunque no ejemplar: advirtió que la presencia de Cobos “es puro proselitismo y una falta de

respeto16”. Alguien recordó que Gareca era candidato a concejal por el Frente Amplio (“Yo no mezclé las cosas. He dejado la política para venir a la marcha”). Todo lo que respondió Cobos fue: “Apoyo la marcha. Vine de buena fe”. Ya dentro del COSE se reunió con algunos de los chicos, a los que escuchó, y les prometió volver antes de las elecciones. Una semana después el candidato visitaría la Penitenciaria de Boulogne Sur Mer. Y allí razonaría, junto a los periodistas, sobre su rival: “Amstutz se fijó una estrategia para ganar la interna y

ahora está haciendo todo lo contrario. Abandonó la calle, se puso el saco y la corbata y está buscando la bendición en Buenos Aires. Que no le vaya a pasar lo de (Carlos) Balter en 1999, que incurrió en el error de creer que ya era el gobernador, porque eso la sociedad lo castiga17”. Los actos de gobierno, en tanto, parecían solidificar la relación Iglesias-Cobos. Una serie de anuncios que, en general, era el gobernador quien los hacía de propia 15

Los Andes, 2 de octubre, 2003 Idem 17 Diario UNO, 7 de octubre, 2003 16


voz. Una de las medidas tomadas fue la de reemplazar un subsidio de mercadería para familias en emergencia económica. No es menor el tema porque desde este cambio del sistema Vale Más, en lo administrativo, que supuso reemplazar los tickets impresos por una tarjeta magnética, se produjeron grietas profundas en tiempos de máxima virulencia entre facciones de iglesistas contra cobistas, casi tres años más tarde. Pero en los días electorales era tanta la sintonía entre ambos que el anuncio de este cambio se hizo ante una muy concurrida reunión gastronómica para seiscientas cincuenta personas, en el Mercado Cooperativo de Guaymallén. Sin embargo, el Tribunal de Cuentas, en febrero de 2009, dictó sentencia sobre las irregularidades en este programa, mediante el fallo 15155, que “multa a los

principales funcionarios del área, entre los que están Ana María Gotusso $2.000; Liliana Mirábile $2.000; Paula Eisenchlas $2.000; José Caviggia $2.000; Luis Carretero $3.000; Leonardo Luconi $5.000 y Luis Llobel también con $ 5.00018”. En este caso, ya en 2007, Cobos declaró que estaba entre sus planes iniciar juicio al senador Carlos Aguinaga por haber recibido injurias. “¡Miren, si no lo hago yo, lo va a hacer

mi familia!19”, deslizó. Lo cierto que en febrero de 2008 decidió interrumpir el proceso legal. Aún así, Aguinaga volvió a confirmar lo que había dicho desde un principio sobre las irregularidades en el llamado “Vale más”: “Una bandita delictiva

18 19

http://www.mdzol.com/mdz/nota/106405 Diario UNO, 19 de julio, 2007


liderada por Cobos. Mendoza está gobernada por una banda que tiene base en Godoy Cruz con los dirigentes Alfredo Cornejo, César Biffi y Omar Pérez Botti20”. Para mantener la iniciativa el radicalismo apelaba a pequeños golpes de efecto pergeñados desde los despachos oficiales, ya que, si Cobos hablaba de la educación, lo hacía en todos los foros para la ocasión. Sin embargo, el candidato intentaba echar mano a otros recursos. Por ejemplo: visitar su escuela primaria, “un romántico

encuentro entre el ex alumno, hoy candidato a gobernador, y su vieja escuela, donde hasta fue abanderado21”. Ese público también vota, parecía recordar la mercadotecnia electoral. En estas operaciones se encargaban de comunicar el carácter “inesperado” de la acción. Cobos representaba, de algún modo perfecto, al candidato inesperado. En la realidad de los hechos, lo cierto es que estas operaciones fracasaban desde lo operativo. Si antes, en el COSE, en medio de una marcha, había sido invitado a retirarse, lo sucedido en la Escuela Maure, del Barrio Bancario, parecía continuar el derrotero, teniendo en cuenta que faltaban apenas dieciocho días para cerrar la campaña. Estas acciones, de “inesperado”, no tenían nada, salvo que se reproducían en los medios en esa categoría. Un día antes de la “inesperada” visita, el comité de campaña de Cobos se comunicó con las autoridades de la escuela, a las que explicaron su idea. Desde el establecimiento no contestaron y dijeron que lo consultarían. Cuando ya lo habían consultado fue tarde porque el equipo de comunicación había inundado las redacciones con el programa de la visita “inesperada”. Desde el colegio finalmente contestaron que no iban a “mezclar la 20 21

Diario El Sol, 7 de septiembre, 2007 Los Andes, 9 de octubre, 2003


escuela con un acto de campaña22”. Y eso es lo que oyeron los inesperados periodistas de la inesperada visita ante el no menos inesperado desaire. Cobos se mostraba muy técnico en aquellos días. Y mostraba cuadros sinópticos, comparativos, organigramas, para explicar por qué y cómo elevaría los índices de coparticipación: “Lo más inteligente es tratar que en la nueva forma de

repartir los ingresos no se haga una torta fija, sino mediante variables23”. El auditorio de diario “Los Andes” asentía con cierta admiración estos comentarios. Justamente en ese matutino, y faltando dos semanas para las elecciones, se publicó una nota dominical, la más influyente de la prensa mendocinas, desde hace décadas, con el título: “La guerra de encuestas da un mismo resultado: gana

Amstutz24”. Y se incluyeron dos sondeos, uno del PJ, el otro radical, y ambos coincidieron, aunque variaban: la de Hugo Haime otorgaba 46% contra 32%, en tanto la de Alberto Isuani 32,1% contra 27,6%, con un caudal de indecisos en el mismo nivel de intención de voto que Cobos. En esos días el ingeniero fue consultado por la opinión que le merecía Néstor Kirchner, el presidente. Respondió: - Si Kirchner los sorprendió… Cobos los va a asombrar. El presidente había visitado tierra mendocina, aunque bien lejos de la capital: había llegado al otro extremo, en Malargue. Y dejó una frase que no le hizo bien al ego de su representante electoral partidario: “Yo le digo a mi amigo el diputado

Amtun (sic) que trabaje, que ponga toda la fuerza para cambiar Mendoza. Yo lo voy

22

Idem Los Andes, 10 de octubre, 2003 24 Los Andes, 12 de octubre, 2003 23


a acompañar solidariamente25”, deslizó en una tribuna el presidente Kirchner, que evidenció, en el blooper, el grado de compromiso con el justicialista local. A trece días del cierre el ingeniero radical anunció un programa de transparencia pública, que, en verdad, era dar mayor ciudadanía a los controles del gasto público estatal. Y llamaba a organizaciones del Tercer Sector para ocuparse de responsabilidades de contralor en los tres poderes de la administración pública. Era un paquete de cuatro leyes: la de Etica de la Función Pública, la Defensoría del Pueblo, Acceso a la Información Pública y Juicio por Residencia, la más peculiar, en tanto se proponía poner en acción una herramienta legal que permitiese iniciar acciones jurídicas contra funcionarios ya alejados de la administración, que presentasen irregularidades en sus designaciones laborales tanto como en el otorgamiento

de

subsidios

de

cualquier

área

de

gestión.

Estas

leyes,

desafortunadamente, no representan ninguna realidad en la Mendoza previa al Bicentenario.

“El optimismo se extermina casi hasta la ausencia. A 11 días de las elecciones, en la UCR mendocina reinan las caras largas. Las encuestas favorables para el PJ parecen haber sido determinantes para la mayoría de los radicales. Tanto que algunos ya creen que el resultado es irreversible26”. Si uno tuviera que dar crédito a la influencia tan “poderosa” de la prensa, Cobos hoy sería un medianamente oscuro ingeniero más dentro de la oferta laboral mendocina.

25 26

Diario UNO, 11 de octubre, 2003 Los Andes, 15 de octubre, 2003


Iglesias, mientras tanto, daba la última estocada: mediante un spot televisivo recordaba la gestión justicialista de los 12 años anteriores a su llegada, la calificaba como deficitaria (privatización de la banca estatal y la Caja de Jubilaciones), y sembraba la duda entre los indecisos: ¿volvemos al pasado o vamos al futuro? Pese a la dureza de las palabras sus rivales no se ocuparon en contestarle de inmediato. Apenas el candidato a vicegobernador peronista, el rivadaviense Félix Pesce, le recordó a Iglesias que él había sido candidato junto con Fernando De la Rúa. El justicialismo, mutis por el foro: “El candidato a gobernador peronista,

quien figura primero en todos los sondeos, se dio el gusto de demostrar la absoluta adhesión que cosecha en su territorio –una suerte de La Matanza en Mendoza- y de responder el ríspido spot publicitario del radicalismo, y al mismo gobernador, tildándolo de necio27”. Es conveniente entender que los periodistas no hacían más que reproducir lo que vociferaban los políticos, en público o en privado. A veces ellos le ponían nombre y apellido, y, otras veces, firmaban sin nombrarlos. En este caso una cita de alta gastronomía: “Jaliff reveló que hay en la cocina (¿?) un sondeo del último fin de

semana que en los datos preliminares situaría a la fórmula radical un 2,8 % debajo de la del PJ (…) Mientras tanto, Cobos, el “Gabrielli radical”, seguirá recorriendo los barrios silenciosamente28”. ¿El Gabrielli radical? Más allá del juicio, uno supone que el comentario es un eufemismo, bastante hermético, de la apelación con la que se conocen a los radicales más conservadores: los llamados “radi-gansos”. Y surge de la 27 28

Los Andes, 16 de octubre, 2003 Idem


mezcla entre las alas más conservadoras de la UCR y el Demócrata, histórico partido provincial. En lo que respecta a las encuestas todo el mundo opinaba a partir de ellas. Como el entonces intendente y actual gobernador, Celso Jaque: “Estamos en el

segundo tiempo y ganando, pero pelearemos en todos lados para que no nos empaten. Queremos llegar al final del partido victoriosos y que el justicialismo gane en la provincia y en los 18 departamentos29”. La estrategia justicialista privilegiaba la llegada de funcionarios y dirigentes nacionales K. Primero arribó Filmus, que no se despegó del candidato local, y tres días después la senadora Cristina Fernández. En este plan no es menos sintomático destacar la marcha de la campaña en el radicalismo. Y si es por hablar de marcha, mejor seguir el relato de la periodista Verónica Césari sobre una de las últimas del comando de la UCR: “La organización de la jornada tuvo sus perlitas. El coche que

encabezó la recorrida se equivocó de camino varias veces. Los autos que los acompañaron realizaron innumerables infracciones viales. Hasta llegó un momento en que nadie respetó el orden de los vehículos y la camioneta de Cobos e Iglesias quedó al final de la caravana. El propio gobernador tuvo que oficiar de agente de tránsito para poner orden30”. Cualquier coincidencia con el realismo mágico es magia. Hay que advertir, para el lector no mendocino, que aquellos días el cielo de Mendoza se mostraba sucio y enrarecido por la presencia del viento Zonda, una 29 30

Los Andes, 17 de octubre, 2003 Los Andes, 18 de octubre, 2003


suerte de tormento que suele soplar con asiduidad durante el final del invierno y la primavera, aunque últimamente se ha extendido a otras estaciones. Viento cálido y más que tórrido, siempre seco. Según los especialistas del CRYCIT, “es similar al

Fohen de los Alpes Europeos, al Chinook de la Cordillera Rocallosa en EE. UU. y Canadá, al Berg-Wind (Sudáfrica) y al Norwesterly (Nueva Zelanda)31”. Nadie que viva en Mendoza ignora este fenómeno, que, además, en su paso, por momentos resulta devastador. En el llano arrastra gran cantidad de polvo, especialmente durante su presencia en agosto. Eran días típicos de Zonda, que en ocasiones pueden prolongarse un par de días. Y era exactamente ése el parte climático por entonces. En pleno septiembre el termómetro marcó 35 grados. A una semana de las elecciones, “Cobos admitió íntimamente estar cansado

de la campaña32”. Y circuló un mensaje publicitario que no ocupaba las mejores ubicaciones en los diarios, pero que, justamente por eso, debe haber sido más visto por los lectores saturados de las páginas políticas, a esa altura. Se trató de una pieza publicitaria muy simple. Ni siquiera llevaba identificación partidaria. Era una suerte de carta firmada por Julio Cobos, que ni aclaraba que era candidato.

“De todos los mensajes de mi campaña Éste es el que más me gustó hacer. Estamos en días decisivos para Mendoza, Todo es fervor, pasión y esperanza. Sin embargo hay momentos en que 31 32

Breve Enciclopedia del Ambiente. Federico Norte y otros Los Andes, 19 de octubre, 2003


Necesitamos un poco de serenidad. Ustedes y yo, sin duda, La encontramos en la presencia O en el recuerdo de nuestras madres. Por eso hoy hago una pausa Para abrazar a la mía y aprovecho Este medio para mandarles un beso Y todo mi cariño A las madres en su día. Feliz Día!!!

El aviso salía de todo contexto, incluso de las tradicionales ubicaciones de la publicidad política. Era un mensaje, como se desprende, simple, directo y sobrio, hasta en su diseño. No parecía ser un recurso de los habituales estrategas radicales y más aún: parecía un aviso que pretendía hasta pasar desapercibido. Resulta difícil no encontrar su origen en la voluntad del propio candidato o de alguien muy cercano a él, aunque no fuera del círculo del iglesismo, que había acaparado todo el aparato mediático, impulsando el protagonismo exclusivo del gobernador hasta las últimas horas de la campaña. Así como este aviso surgió descontextualizado no menos extraño pareció el atentado sufrido en la sede del Partido Federal, que acompañaba las listas radicales. Lo que hizo sospechar de una manipulación ordinaria fue que el mismo se


perpetrara en la sede departamental de Las Heras, confín del oponente directo. El referido incidente, aunque se llamó atentado, ni siquiera se pareció a uno organizado con seriedad. Pero el hecho ocupó la plana de los principales diarios locales y varios minutos en televisión, con la evidente victimización que supuso este acto vandálico. El máximo dirigente de la agrupación, Juan José Fugazzoto, descargó sus dardos contra sus ex compañeros justicialistas, aclarando que no tenía pruebas pero sí sospechas. “Nos están intimidando y nos quieren asustar. Esto me hace acordar a

la época de (José) López Rega33”. Y confió que sospechaba del núcleo integrado por Carlos Ciurca (actual ministro de Seguridad en Mendoza), Rubén Miranda (actual intendente de Las Heras), y Roberto Lucas, allegado al candidato Amstutz. Esta era la realidad mediática precisamente el mismo día que aterrizaba la esposa del presidente Kirchner, la senadora patagónica Cristina Fernández (“Con su

fuerte personalidad despertó el fervor de los militantes peronistas34”), para sumarse a la campaña mendocina en procura de vencer al radicalismo. En esa misma jornada, el bunker de Cobos anunció que el candidato se reuniría con mujeres en el acto más importante del primer día de la última semana de campaña. “Mi mensaje será de

participación y no tendremos que discutir ninguna ley de cupo. La mujer será una pieza clave y fundamental en mi gobierno35”, expresó el ingeniero. A su turno, la esposa del presidente Kirchner acompañó a Amstutz en zonas electorales poco favorables para el peronismo: la capital provincial y la segunda ciudad en importancia, al sur: San Rafael. 33

Los Andes, 20 de octubre, 2003 Los Andes, 21 de octubre, 2003 35 Los Andes, 20 de octubre, 2003 34


Casi en simultáneo el radicalismo convocaba a las mujeres para el mencionado encuentro, “donde se mezclaron las señoras de clase media alta con las

militantes radicales del interior de la provincia. Iglesias fue el más ovacionado”. Horas antes Cobos había presentado, en un hotel en el centro de la ciudad, su propuesta para generar empleo. Prometió bajar la tasa de desempleo en dos años, al 5 %, apoyándose en su visión de gestión en seguridad, doble escolaridad y construcción de viviendas. Y otra vez los medios rescataron un hecho más que curioso, y hasta entonces inédito en la vida política mendocina: un candidato lograba dar una solución concretísima a un problema sectorial. Cobos mencionó el incidente luego de la presentación, explicando que antes de entrar al hotel, “unos manifestantes me

reconocieron y me pidieron que intercediera ante las autoridades del Banco Francés, para que no le remataran la casa a un pobre hombre. Logré hablar con los abogados del banco y se suspendió el remate36”, explicó.

36

Los Andes, 21 de octubre, 2003


Fotolog de Cobos

En marzo de 2008, ante de la reolución 125, varios funcionarios K. se tomaban fotografías con Cobos, incluyendo a la titular del Instituto Nacional contra la Discriminación, la Xenofobia y el Racismo (Inadi), María José Lubertino.

Andrés Alvez, el autor de la caricatura, realiza trabajos para distintas publicaciones, entre ellas Caras y Caretas.


Cobos en Chacabuco, en la casa de su tío Héctor “Cacho” Navarro. “Los primeros en advertir la llegada fueron los vecinos de la calle Cervantes”.

Semanas antes de las elecciones provinciales “Los Andes” publicaba a un Cobos prácticamente gobernador. Las encuestas de los especialistas vaticinaban su derrota. Blooper menduco for export.

Capítulo 8  

Nueva entrega

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you