Issuu on Google+

Mayor Información: www.rlc.fao.org/prior/comagric/codex

Inocuidad de los Alimentos, El Codex Alimentarius y Los Acuerdos de la Organización Mundial de Comercio

L

a inocuidad de los alimentos tiene gran importancia para proteger la salud de los consumidores. A pesar de los esfuerzos realizados por los países, en América Latina y el Caribe existen serios problemas ocasionados por las enfermedades transmitidas por alimentos (ETA), las que figuran entre las cinco primeras causas de muerte en niños menores de cinco años. La contaminación de los alimentos puede ocurrir desde el momento de la producción hasta el consumo y su ingestión producir graves toxi-infecciones alimentarias. La inocuidad de los alimentos tiene también gran relevancia en el comercio internacional de alimentos, ya que los productos que no reúnen los requisitos de inocuidad y calidad son objeto de rechazos con perjuicio para las economías nacionales. Esto debe tenerse en cuenta en América Latina y el Caribe cuyo ingreso en divisas depende principalmente de la exportación de los productos básicos, con una participación del 9,5 % del comercio mundial de alimentos. Estas cifras se encuentran en constante expansión debido al incremento del comercio y a la inter-dependencia de los mercados internacionales, en un marco de mayor competitividad. El reconocimiento a nivel mundial de la importancia del comercio internacional de alimentos, y de la necesidad de facilitar dicho comercio, garantizando al mismo tiempo al consumidor la calidad e inocuidad de los alimentos, llevaron a crear en 1962 el Programa Conjunto FAO/OMS sobre Normas Alimentarias y la Comisión Mixta FAO/OMS del Codex Alimentarius. La Comisión del Codex Alimentarius es un órgano auxiliar de la FAO y la OMS integrado en la actualidad por 167 países miembros; cuenta con 24 órganos auxiliares y 6 comités regionales. El Comité Regional del Codex para América Latina y el Caribe está coordinado actualmente por la República Dominicana. Todos estos órganos, al igual que la Comisión son de carácter intergubernamental. Los países hospedantes financian los comités, mientras

que la FAO y la OMS comparten los gastos generales del Codex, aportando la FAO el 82 % aproximadamente de los fondos. El Codex Alimentarius, o simplemente Codex como se lo conoce en los círculos comerciales, comprende normas relativas a la higiene y la calidad nutricional de los alimentos, disposiciones sobre aditivos alimentarios, residuos de plaguicidas, contaminantes, etiquetado y presentación, y métodos de análisis y muestreo. Estas normas alimentarias son adoptadas a nivel internacional y tienen una presentación uniforme. El objeto de la norma es proteger la salud y los intereses económicos de los consumidores y al mismo tiempo asegurar la aplicación de prácticas equitativas en el comercio internacional de alimentos, evitando que se constituyan en barreras no arancelarias. El interés de los países en participar en las actividades del Codex se ha visto incrementado a raíz de los recientes acuerdos del comercio internacional de alimentos. Estos acuerdos son específicamente los de la Ronda Uruguay de Negociaciones Comerciales Multilaterales del GATT (ahora Organización Mundial de Comercio), los acuerdos del MERCOSUR, y los Acuerdos del Tratado de Libre Comercio de América del Norte (NAFTA). El Acta Final de la Ronda Uruguay, que se firmó en Marrakesh en abril de 1994, comprende acuerdos que tienen repercusión económica en todos los países. Entre ellos revisten particular interés el Acuerdo sobre Aplicación de Medidas Sanitarias y Fitosanitarias (Acuerdo MSF) y el Acuerdo sobre Obstáculos Técnicos al Comercio (Acuerdo OTC). El Acuerdo MSF reconoce que los gobiernos tienen derecho a tomar dichas medidas, pero éstas deben estar justificadas desde el punto de vista científico, no discriminar de forma arbitraria o injusta ni aplicarse de manera que constituyan una restricción encubierta al comercio, y que además, se

fijen y mantengan de manera transparente. El Acuerdo MSF hace un reconocimiento especial al Codex Alimentarius cuando insta a los miembros a basar sus medidas sanitarias y fitosanitarias en dichas normas internacionales, así como a participar plenamente en los trabajos de la Comisión del Codex. De esta manera las normas del Codex servirán de referencia para dirimir las diferencias que se originen en el ámbito del comercio internacional de alimentos. Las normas del Codex que se refieren a etiquetado de alimentos, control de alimentos orgánicos o especificaciones de calidad son aplicables también dentro del Acuerdo OTC. Para que los países puedan hacer frente a estas nuevas exigencias será necesario: modernizar la legislación alimentaria; actualizar las reglamentaciones sobre residuos de plaguicidas y medicamentos veterinarios en alimentos, aditivos y contaminantes alimentarios, que deberían estar armonizadas o ser equivalentes a las del Codex; fortalecer el sistema de control de alimentos; y asegurar sistemas eficaces de inspección y certificación para la importación y exportación de alimentos. Un instrumento óptimo para este propósito es promover la participación de los países en las actividades del Codex Alimentarius, para lo cual tiene gran importancia reforzar la labor del Punto de Contacto del Codex y crear el Comité Nacional del Codex que sea representativo de todos los sectores interesados, incluyendo la industria y los consumidores. En América Latina y el Caribe, la FAO está apoyando a los países a poner en práctica el Codex Alimentarius, a través de proyectos de cooperación técnica y asistencia directa, a fin de proteger a los consumidores y facilitar el comercio internacional de alimentos.

Por Cecilio Morón, Oficial Principal de Política Alimentaria y Nutrición - FAO


Inocuidad de los alimentos