Page 16

de las tasas de extinción de la fauna y la flora, los cambios en los tiempos de reproducción, en los patrones de migración de las aves y en los de crecimiento de las plantas, entre otros. Durante la Cumbre de la Tierra, realizada en Río de Janeiro en 1992, se firmaron dos acuerdos jurídicamente vinculantes de gran importancia ambiental: la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (UNFCCC) y el Convenio sobre la Diversidad Biológica (CDB). Este último, ratificado actualmente por cerca de doscientos países, fue el primer acuerdo mundial enfocado a la conservación de la biodiversidad; el uso sostenible de los componentes de la diversidad biológica; y la participación justa y equitativa en los beneficios derivados del uso de los recursos genéticos. En el marco de este convenio se acuerda la designación de las áreas protegidas con la finalidad de la conservación de los ecosistemas y el uso sostenible de los recursos. Las áreas protegidas son espacios designados bajo el principio de conservación; proporcionan una serie de bienes y servicios ecológicos, al mismo tiempo que preservan el patrimonio natural y cultural. De la misma forma, pueden originar oportunidades para el desarrollo rural, generar ingresos, crear empleos para la investigación, la educación, la recreación y el turismo. Actualmente la red de áreas protegidas abarca cerca del 11% de la superficie total del planeta. Los proyectos que buscan garantizar la preservación de especies en parques naturales, como el caso del río Blanco y la galería de ahuehuetes, son susceptibles de pasar a formar parte de un área protegida. La necesidad de impulsar acciones de conservación y uso sustentable

de los recursos en espacios como el mencionado deriva de un problema grave: la pérdida de biodiversidad forestal, la cual está ligada a la deforestación y degradación de los bosques. De acuerdo con la Organización de Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO), la superficie actual de bosques en el mundo es 3,900 millones de hectáreas, equivalente al área del continente americano; se estima que desde 1990 se pierde un promedio de 9.4 millones de ha anuales, que se convierten en tierras agrícolas, asentamientos urbanos o terminan como tierras estériles. LEGISLACIÓN AMBIENTAL PARA LA PROTECCIÓN DE LA BIODIVERSIDAD

En atención a la problemática mundial que amenaza la conservación de la diversidad biológica, se hace imprescindible contar con leyes apropiadas y mecanismos para su cumplimiento efectivo. Actualmente en muchos países existen leyes que abordan el tema de la diversidad biológica, áreas protegidas, vida silvestre y actividades forestales, entre otros. En México existen leyes federales y estatales que se refieren a ello. En lo que respecta a las leyes federales, la Ley General de Equilibrio Ecológico y Protección del Ambiente (LGEEPA) en su título segundo, sección primera, hace referencia a las Áreas Naturales Protegidas; señala específicamente en su artículo 52 que en el caso de los parques nacionales se podrán establecer subzonas de protección y de uso restringido que se destinen a conservar especies forestales y animales; por otro lado la Ley Federal de Desarrollo Forestal Sustentable, en el título tercero, artículo 32, establece criterios de política forestal de carácter social y en su título séptimo especifí15

Proyecto Ahuehuete  
Proyecto Ahuehuete  

La publicación del proyecto pretende constituirse como un instrumento que motive en muchos sentidos las ideas de participación, conocimiento...

Advertisement