Page 8

quien, finalmente daría las órdenes, era un Oficial de Vigilancia con grado de Capitán. Sólo sé que tendría más de veinticinco años. Él era quien había cargado las armas ese mismo día. En una de ellas había colocado un tiro de fogueo. Sólo uno. No tenía nada que ver con darme esperanzas de vida. Sino más bien con aliviar la consciencia de aquellos ocho hombres. Cada cual pensaría que había disparado ese único tiro de fogueo, pues las armas eran elegidas al azar. Ninguno sería el autor material de mi muerte. Me condujeron al banquillo vendado. Sólo el médico y el sacerdote se mantuvieron cerca (pero ni tanto). Las armas llevaban silenciadores. Las órdenes serían impartidas en silencio y sin que yo me diera cuenta. Sé que pasaría el menor tiempo posible entre que me aseguraran convenientemente al banquillo y el momento de la descarga. Si las heridas no fueran mortales, el Oficial ordenaría que disparasen otra vez. Así lo estipulaba el decreto 1439.

8

Memento Mori  

Trabajo Literario que surge a partir de entrevistas en torno al tema de la Muerte. De carácter libre, nace de un Taller de Escritura univers...

Memento Mori  

Trabajo Literario que surge a partir de entrevistas en torno al tema de la Muerte. De carácter libre, nace de un Taller de Escritura univers...