Page 37

El día llegó y, debo admitir, estaba increíblemente nervioso. Producto de los hechos, todos se habían concentrado en su propia pena y habían aguardado el momento de la ceremonia para poder liberar esas tensiones en un acto solemne. Nadie tenía idea de lo que yo había preparado. Comenzó la misa y todo salió conforme a lo planeado. En general la gente apreció mis elecciones: el libro de condolencias estaba lleno de firmas, el equipo de velación aguantó bien y hacía una bella combinación con el féretro elegido. Se llenó de flores, de todos los colores. Debo admitir que se veía bello. El coro cantó una canción tranquila, nada muy dramático, que resultó una agradable compañía a la voz del diácono; que ofreció una ceremonia breve, pero concisa. Hubo gente que lloró, sí. Era un momento muy emocional. Creo que se adquirió una atmósfera conciliadora. Cuando el acto hubo terminado, debo admitir que empecé a temblar. Durante toda la misa me concentré en el dolor que tenía por la pérdida de mi hermano y había olvidado lo que ocurriría a continuación. No estaba seguro de cómo resultaría todo, sólo sabía que ya era demasiado tarde para cambiar de idea.

37

Memento Mori  

Trabajo Literario que surge a partir de entrevistas en torno al tema de la Muerte. De carácter libre, nace de un Taller de Escritura univers...

Memento Mori  

Trabajo Literario que surge a partir de entrevistas en torno al tema de la Muerte. De carácter libre, nace de un Taller de Escritura univers...