Issuu on Google+

CERRO DE LA MUERTE. La expansión urbana de la Meseta Central en los años 20´ llevó a la búsqueda de una nueva frontera agrí cola y entre las zonas de esta nueva colonización se abrió la alternativa del valle de El General. Tierras baratas y suelos fértiles prometí an un futuro estable a los desposeí dos de San José y Cartago. Migrantes de Puriscal y Desamparados se establecieron en las poblaciones de avanzada ubicadas en el Valle de los Santos y de allí partieron para cruzar las estribaciones de la cordillera de Talamanca, cruzando cerros de más de 3000 mts de altura, en un viaje que tardaba tres dí as. Hoy dí a, producto de un nuevo impulso económico de la década de los 50´ , la carretera primero de lastre y luego asfaltada, la ruta a San Isidro de El general, pasó de ser una prueba de resistencia a un trayecto cómodo de cerca de 2 horas en el que se disfruta de un paisaje único en el paí s y que se convierte por sí en un atractivo turí stico. La ruta turí stica cerro de la muerte parte de la Ciudad de San José, ubicada en el Valle Central a 1200 m., pasa de la vertiente pací fica a la atlántica hacia la ciudad de Cartago, cruza el valle de El Guarco y asciende por las faldas de las estribaciones de la cordillera de Talamanca, hasta llegar la cima del cerro a 3200 m. de altitud. El viaje, representa una ascensión altitudinal de más de 2000 m. para un recorrido total de 90 Km. Al ascender hacia La Cangreja y Casamata desde San Isidro del Tejar lo primero que se advierte es el cambio de clima y vegetación, en un trayecto de pocos kilómetros se ascienden centenares de metros, pasando de una zona de vida premontano a una montano bajo, caracterizada por la nubosidad, menor temperatura y una variedad de especies propias, como los aguacatillos y el jaúl. Más adelante el paso por la divisoria de aguas permite observar ambas vertientes y el efecto de los pasos montañosos en el patrón de vientos. A partir de este punto se suceden las desviaciones de caminos que acceden al valle de los Santos a través d poblados rurales como San Cristóbal y La lucha, hacia la vertiente pací fica que comunica con las ciudades del sur de San José, como San Ignacio de Acosta y Aserrí . En la margen izquierda de la carretera los ingresos conducen a comunidades localizadas en la cuenca del valle de Orosi en la vertiente atlántica. El cambio de altitud, climático y vegetacional es gradual hasta llegar a los 2000 mts de altitud, cerca de la localidad de El Empalme, principal acceso al valle de los Santos ví a Santa Marí a de Dota. Aquí la presencia de cada vez más frecuente de encinos y robles generan un paisaje tí pico de la zona de vida montano. La variedad de cultivos cambia y la ganaderí a de leche es dominante. Las hortalizas frecuentes en el piedemonte son sustituidas por cultivos de moras o frutales como la manzana y actividades alternativas como la piscicultura de truchas. En el tramo final a la subida del cerro, se suceden los asentamientos aislados y al margen de la carretera, como Cañón, La Cima, Copey; y los restaurantes y establecimientos de hospedaje que ofrecen servicios al viajero. Finalmente, se llega a la cubre de las montañas que conforman el Cerro de la Muerte, donde la vegetación arbórea da paso a una arbustiva de arrayanes y carrizo de páramo adaptada a la rigurosidad del clima a más de 3000 mts d altitud.



cerrodelamuerte