Issuu on Google+

LA RISA CURA El síndrome nefrótico (un trastorno en los riñones) sumió en la tristeza de vida de Yelitza Quiroz, de 16 años. En el año 2009 ella inició su recorrido por varios centros hospitalarios de Portoviejo y Guayaquil para recibir la medicación que le ayude a luchar contra el mal.

“Estaba deprimida, no sabia qué hacer, inclusive llegué a pensar que todo había acabado para mí y que ya no tenía esperanzas de vida, Me conformaba con mirar desde la clínica cómo la gente pasaba en la calle mientras yo seguía encerrada, “indica Yelitza en su relato. Yadira Mero, madre de Yelitza, asegura que la situación de la adolescente era grave, inclusive varios de los médicos que la atendieron le daban pocas probabilidades de vida. “Nosotros pasábamos llorando, los doctores nos decían que nos preparáramos porque ella iba a morir. Como padres nos deprimíamos y la niña también”, cuenta. Al recordar esta época de su vida a Yadira se le llenan los ojos de lágrimas. Un día la señora acudió a comprar un postre para su hija y pudo conocer sobre la risoterapia. Esta es una estrategia o técnica que puede salvar vida.


La Risa Cura