Page 27

TCM_17_2:TCM_14

27/7/12

09:49

Página 1

Fundada en 1237 como Cölln, Berlín fue sucesivamente capital del Reino de Prusia (17011918), del Imperio Alemán (1871-1918), de la República de Weimar (1919-1933), del Tercer Reich (1933-1945), de la República Democrática Alemana a partir de 1949 y de todo el país tras la unificación de esta con la República Federal en 1990. No cabe la menor duda: Berlín ha sido siempre hegemónica y poderosa, y de hecho, es a día de hoy la gran locomotora de Europa. Es una urbe moderna, rotunda y ecléctica, capaz de conjugar la nueva arquitectura de la Potsdamer Platz, el barrio gubernamental o el centro de Techales, con los edificios de finales del XIX del área de Charlottenburg. Berlín monumental Primavera y verano traen consigo las temperaturas más agradables del año para pasear por Berlín. Si bien es cierta la leyenda que asegura que se puede pasar de recorrer uno de los bulevares más elegantes de la ciudad a aterrizar en un barrio alternativo en cuestión de segundos, también lo es que hay atracciones monumentales que no deben perderse. La Puerta de Brandenburgo (1791), símbolo del triunfo de la paz sobre las armas, es una de las antiguas entradas a la ciudad. Se trata de una enorme edificación de 26 m de altura que, con su estilo neoclásico, recuerda a las construcciones de la Acrópolis ateniense. Tras su inauguración, gozó del esplendor que le correspondía viendo pasar bajo sus arcos a los miembros de la realeza e incluso las tropas de Napoleón. A escasos minutos caminando, se encuentra el Reichstag, la sede del Parlamento Alemán. Aunque se trata de un edificio histórico que data del 1894, destaca por su espectacular cúpula de cristal, rediseñada por el prestigioso arquitecto Norman Foster para su reconstrucción. Otra de las visiLa Puerta de tas obligadas en Brandenburgo gozó la capital germana es el del esplendor que le Muro de Berlín. correspondía viendo Desprende un pasar bajo sus arcos magnetismo a los miembros de la que solo poseen realeza e incluso las aquellos elementos que juetropas de Napoleón gan un papel crucial en la historia de una nación. Después de la II Guerra Mundial, la separación entre las dos Alemanias (la RDA y la RFA) se hizo explícita la noche del 12 de agosto de 1961, cuando empezó a levantarse una pared que 14 años más tarde tenía 43 km de longitud y 4 m de altura. El muro fue derruido finalmente en 1989. Por su parte, la Catedral es el edificio religioso más representativo de la localidad. Construida La cúpula del Reichstag, obra de Norman Foster.

entre 1894 y 1905 sobre los cimientos de un pequeño templo barroco del siglo XVIII, se alza en las proximidades del Río Spree y se distingue por su imponente cúpula de cobre de color verdoso. Debido a su cercanía con el antiguo Palacio Imperial, se convirtió en la principal iglesia de la corte de la dinastía Hohenzollern. Capital del arte En el corazón de la ciudad se encuentra la célebre isla de los Museos, uno de los conjuntos museísticos más importantes de todo el planeta. Con toda seguridad, la joya de este privilegiado grupo es el Neues Museum o Museo Nuevo. Permaneció cerrado durante 70 años, pero su reciente apertura se ha celebrado en todo el país como un acontecimiento de primera magnitud. El área más importante del edificio es la que ocupan los 3.600 m2 dedicados a la cultura egipcia: se El Muro de Berlín pueden ver desprende un momias y figumagnetismo que solo ras funerarias poseen aquellos empleadas en elementos que juegan diversos rituales, pero sin un papel crucial en la duda, la obra historia de una nación maestra es el busto de la Reina Nefertiti, conservado en perfectas condiciones desde su creación en el año 1351 33 a.C. También merecen especial atención el Museo de Pérgamo, dedicado al Imperio Romano y al antiguo Oriente Próximo; y la Antigua Galería Nacional, una preciosa pinacoteca que exhibe lienzos de Max Lieberman o Friedrich, entre otros.

*

Revista hoteles  

revista hotelera

Revista hoteles  

revista hotelera

Advertisement