Page 1

salvadora. Por Jesucristo nuestro Señor. Amén.

UN MOMENTO DE REFLEXION El episodio relatado en el pasaje del evangelio de este Domingo se sitúa al inicio de la actividad pública del Señor. Se inicia así el llamado “tiempo ordinario”, en el que Domingo a Domingo se va a va nza nd o ordenadamente (de allí el término “ordinario”) en la lectura del Evangelio con el fin de proponer a la meditación de los fieles las enseñanzas y obras del Señor Jesús desde el inicio hasta el final de su vida pública. Aunque este año se leerá el Evangelio según San Lucas, el pasaje de este Domingo esta tomado del Evangelio de San Juan, único que narra el episodio de las bodas de Caná. En Caná el Señor y sus primeros discípulos asisten a una boda. Observa el evangelista que «estaba allí la madre de Jesús». Es por intercesión suya que el Señor obrará allí su primer milagro o “signo”, como llama San Juan a los milagros obrados por el Señor. La conclusión del Evangelista es muy importante: «Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria, y creció la fe de sus discípulos en Él». Para la lógica del Evangelio de Juan, el Banquete es un tema fundamental en la teología del evangelio de Juan. La teología del banquete se abre con la misión de Jesús en Caná de Galilea, y

se cierra con la última Cena, fundamento de la Eucaristía. El Banquete es por tanto un signo mesiánico, donde se anuncia la llegada del Reino y se presenta a Jesús, Soberano del Reino. Es un símbolo funda menta l que exp lica en la cot idianida d la presencia del Reino en medio de la historia. El evangelio de Juan presenta la vida de Jesús como una progresiva sucesión de «señales» que él va entregando. Su vida es donación de sí mismo como "señal". ¿Es así mi vida? ¿Soy señal para los demás? ¿Sé, como Jesús, ser señal en medio de las realidades sencillas y diarias, "profanas"... o sólo lo encuentro en el recinto de lo separado, de lo sagrado? ¿Qué debo hacer para parecerme más a Jesús? AVISOS

BIENVENIDOS A LA CASA DEL SEÑOR Ayer Cristo se humilló en el Jordán realizando un verdadero gesto de penitencia, y hoy en Caná deja ver su gloria, en un hermoso juego de luz que se vela y desvela, y sabe compartir y colaborar a la alegría humana en un banquete de bodas. Con el bautismo en el Jordán, Jesús comienza su vida pública. En Caná, Jesús comienza sus milagros y sus signos eficaces para la salvación de todos los hombres. Los mismos discípulos comenzaron a creer en Jesús desde ese día. María, enséñanos a querer lo que Jesús quiere, a desear lo que Jesús desea, y a hacer en todo, la voluntad de tu Hijo Jesucristo, según tu recomendación: “Hagan lo que él os diga”.

- Centro d’ascolto lunes, martes, jueves y viernes 10.00 a 12.00

LA SECRETARIA recibe LOS DIAS MARTES, JUEVES Y VIERNES 15.00 A 19.00 HRS. - sigue la misa en Internet en www.altarsm.blogspot.com ESTA HOJA ES PARA USTEDES!

Roma, Segundo Domingo del Tiempo Ordinario , 20 de Enero 2013

Pág. 4

PRIMERA LECTURA Lectura del libro del profeta Isaías (62, 1-5) Por amor a Sión no callaré, por amor a Jerusalén no descansaré, hasta que su justicia resplandezca como luz, y su salvación brille como antorcha. Los pueblos verán tu justicia, y los reyes tu gloria; te pondrán un nombre nuevo, pronunciado por la boca del Señor. Serás corona preciosa en la mano del

Señor y anillo real en la palma de tu Dios. Ya no t e lla marán «Abandonada», ni a tu tierra «Devastada»; a ti te llamarán «Mi favorita», y a tu tierra «Desposada», porque el Señor te prefiere a ti, y tu tierra tendrá un esposo. Como un joven se casa con su novia, así se casará contigo el que te construyó; la alegría que encuentra el marido con su esposa, la encontrará tu Dios contigo.

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

SALMO RESPONSORIAL SALMO 95 “CUENTEN LAS MARAVILLAS DEL SEÑOR A TODAS LAS NACIONES” Canten al Señor un cántico nuevo, cante al Señor, toda la tierra; canten al Señor, bendigan su nombre. “Cuenten las maravillas del Señor a todas las naciones” Proclamen día tras día su victoria, cuenten a los pueblos su gloria, sus maravillas a todas las naciones. “Cuenten las maravillas del Señor a todas las naciones” Familias de los pueblos, aclamen al Señor, aclamen la gloria y el poder del

Roma, Segundo Domingo del tiempo Ordinario ,

20 de Enero 2013

Pág. 1


Señor, aclamen la gloria del nombre del Señor. “Cuenten las maravillas del Señor a todas las naciones” Póstrense ante el Señor en el atrio sagrado, tiemble en su presencia la tierra toda. Digan a los pueblos: «El Señor es rey, él gobierna a los pueblos rectamente». “Cuenten las maravillas del Señor a todas las naciones”

SEGUNDA LECTURA Lectura de la primera carta del apóstol san Pablo a los corintios (12, 4-11) Hermanos: Hay diversidad de dones, pero un mismo Espíritu; hay diversidad de ministerios, pero un mismo Señor; y hay diversidad de funciones, pero un mismo Dios que obra todo en todos. En cada uno se manifiesta el Espíritu para el bien común.

Y así, uno recibe del Espíritu el hablar con sabiduría; otro, el hablar con inteligencia, según el mismo Espíritu. Hay quien, por el mismo Espíritu, recibe el don de la fe; y otro, por el mismo Espíritu, el don de curar. A éste le ha concedido hacer milagros, a aquél profetizar.

A otro, distinguir los buenos y los malos espíritus. A uno, la diversidad de lenguas; a otro, el don de interpretarlas. El mismo y único Espíritu obra todo esto, repartiendo a cada uno en particular como a él le parece.

Palabra de Dios. Te alabamos, Señor.

ACLAMACIÓN ANTES DEL EVANGELIO Aleluya, aleluya. Dios nos ha llamado, por medio del Evangelio, a participar de la gloria de nuestro Señor Jesucristo.

Aleluya. EVANGELIO Lectura del santo Evangelio según san Juan (2, 1-11) Gloria a ti, Señor. En aquel tiempo, había una boda en Caná de Galilea, y la madre de Jesús estaba allí. Jesús y sus discípulos estaban también invitados a la boda. Faltó el vino, y la madre de Jesús le dijo: —«No les queda vino». Jesús le contestó: —«Mujer, déjame, todavía no ha llegado mi hora». Su madre dijo a los sirvientes: —«Hagan lo que Él les

Roma, Segundo Domingo del Tiempo Ordinario , 20 de Enero 2013 Pág. 2

diga». Había allí colocadas seis tinajas de piedra, para las purificaciones de los judíos, de unos cien litros cada una. Jesús les dijo: —«Llenen las tinajas de agua». Y las llenaron hasta arriba. Entonces les mandó: —«Saquen ahora un poco y llévenselo al mayordomo». Así lo hicieron. El mayordomo probó el agua convertida en vino sin saber de dónde venía (sólo lo sabían los sirvientes que habían sacado el agua), y entonces llamó al novio y le dijo: —«Todo el mundo pone primero el vino bueno y cuando ya están bebidos, el peor; tú, en cambio, has guardado el vino bueno hasta ahora». Así, en Caná de Galilea Jesús comenzó sus signos, manifestó su gloria, y creció la fe de sus discípulos en Él.

Palabra del Señor. Gloria a ti, Señor Jesús. CREDO Creo en Dios, Padre todopoderoso, Creador del cielo y de la tierra. Creo en Jesucristo, su Único hijo, Nuestro Señor, que fue concebido por obra y gracia del Espíritu Santo, nació de Santa María Virgen, padeció bajo el poder de Poncio Pilato, fue crucificado, muerto y sepultado, descendió a los infiernos, al tercer día resucitó de entre los muertos. subió a los cielos, y está sentado a la derecha de Dios, Padre todopoderoso. Desde allí ha de venir a juzgar a vivos y muertos. Creo en el Espíritu Santo, la Santa Iglesia Católica, la comunión de los santos, el perdón de los pecados, la resurrección de la carne y la vida eterna. Amén.

ORACION DE LOS FIELES Celebrante: Invoquemos a Dios que bendice a su Iglesia con diversidad de ministerios y carismas y digámosle: ESCÚCHANOS, SEÑOR. Por la Iglesia: para que sea promotora de la justicia y de la paz. Oremos. Escúchanos, Señor. Por los pastores del Pueblo de Dios: para que manifiesten la predilección de Dios por los que lo buscan. Oremos. Escúchanos, Señor. Por los gobernantes de la tierra: para que sean sensibles al sufrimiento de los más pobres y hagan justicia a los oprimidos. Oremos. Escúchanos, Señor. Por los matrimonios: para que el Señor les dé fortaleza y unidad para educar en la fe, la esperanza y el amor. Oremos. Escúchanos, Señor. Por los cristianos: para que cada uno, desde nuestro puesto, vivamos los valores del Reino y no pactemos con la mentira, la corrupción y el pecado. Oremos. Escúchanos, Señor. Por nosotros: para que como María p er ma n ezca mos a t ent os a la s necesidades de nuestros hermanos. Oremos. Escúchanos, Señor. Celebrante: Escucha, Padre, las súplicas de tus hijos, transforma sus deseos y hazlos signos de tu presencia

Roma, Segundo Domingo del Tiempo Ordinario, 20 de Enero 2013

Pág. 3

SANTA MISA 20-01-2013  

SANTA MISA II DOMINGO ORDINARIO 20-01-2013