Issuu on Google+

Leo Álvarez Guitarrista, compositor y arreglador. Profesor de guitarra jazz en EMPA. www.leo-alvarez.com.ar

Leo Álvarez es, en principio, un tipo simple, amable, educado y generoso, que si uno lo conociese en un café, no se imaginaria que atrás de esta persona existe un artista complejo, generador de melodías y arreglos finos, muy propios y con un sonido que mixtura perfectamente la tradición con la modernidad. Bueno, tal vez sea un error pensar que detrás de una persona creativa debería haber alguien raro, pedante o con aires de grandeza. Leo empieza a estudiar guitarra jazz con Armando Alonso y desde ese momento no se detuvo nunca, ni de estudiar, ni de generar. Transito casi 20 años de carrera, en la que puso mostrar su versatilidad como guitarrista, compositor y arreglador. En estos años tuvo la posibilidad de tocar con muchos músicos de la escena jazzistica porteña, y acompañar a diversas cantantes, como por ejemplo a Belén Pérez Muñiz (ultima cantante de Vinicius de Moraes), incursionando así en la música popular brasilera. Junto a ella grabo dos disco, el primero en el 2006 y el segundo en el 2010. También escribió, toco, coordino y dirigió músicas para comedias musicales, y fue guitarrista de la Big Band de la Biblioteca Argentina para Ciegos con quienes grabo un disco en el 2000. Su búsqueda personal lo lleva a formar el “Leo Álvarez quinteto”, que es uno de sus principales proyectos como solista. El quinteto hace (casi) exclusivamente música original de el, compuesta y arreglada para esta formación. Con este grupo grabo en el 2007 “Contraluces”, y también “Algunas Consideraciones” en el 2011. En ambos discos participa la misma (y demoledora) base rítmica. Pablo Raposo en piano, Pablo Carmona en contrabajo y Claudio Risso en batería. Y en ambos discos, modifica los solistas y sus timbres, en el primero, trompeta y saxo tenor/soprano, y en el segundo, saxo alto y tenor/soprano. Como el pintor que


elige el color necesario para cada parte de su obra, y su obra, es clara, contundente, y solo basta con escuchar ambos discos de corrido, uno atrás del otro, para darse cuenta que el tiene muy definida su estética. Su obvia preferencia por el sonido de la guitarra de caja sin efectos y también por las melodías “lindas”. Profesor particular de música por vocación desde hace años, en el 2010 ingresa como docente de guitarra jazz en la Escuela de Música Popular de Avellaneda. Esta generosidad que antes mencionaba, y a mi entender, la necesidad imperiosa de que la gente escuche lo que tiene para “decir”, lo llevo a subir la música de sus discos a dos links, en donde cualquiera que quiera, pueda escuchar sus composiciones. Por supuesto que también los discos están a la venta, pero, para el que no los pueda comprar, igualmente, los puede disfrutar “virtualmente”.

CONTRALUCES (2007). Escuchar gratuitamente: http://www.youtube.com/playlist?list=PL0FC74CB42E35BC53&feat ure=plcp

ALGUNAS CONSIDERACIONES (2011). Escuchar gratuitamente: http://www.youtube.com/playlist?list=PL857E159673FEB7F5&featu re=plcp

¿Por qué elegiste la guitarra como instrumento y porque pensas que terminaste haciendo de eso una carrera? A los 8 intente con piano pero no tuve suerte con el profe, dure unos meses, recién a los 14 me recupere y como tenia una guitarra en casa busque un profe por el barrio (San Antonio de Padua) y me tope con un profesor de nombre Jorge Prado que era alumno de Francisco Rivero. No se si empecé siendo buen alumno, pero me paso Breezin (George Benson), We’ll Be Together Again (Pat Martino), Bright Size Life (Pat Metheny) y So Much Gguitar (Wes Montgomery), todos tremendos discos, los cuales siguen siendo mis discos de cabecera. Yo iba a una escuela industrial, tenia poco tiempo, cuando termine, lo llame a Armando Alonso, y estuve cuatro años sin faltar una sola clase. Hubo largos periodos de 10 horas por día de estudio. Evidentemente era mi camino. ¿En algún momento tuviste que sobrellevar alguna dificultad, sea cual sea, por el simple hecho de hacer lo que te gusta? La primera dificultad fue cuando me tocaban el timbre mis amigos y les decía que tenía que estudiar. Ahí perdí grandes cantidades de amigos. En casa nadie reprocho mi decisión de ser músico, no se que imagen tendrían de todo esto. En mi familia próxima no hay artistas, yo tampoco tenía una imagen muy clara de mis siguientes pasos. En el año 93 me fui a vivir al barrio de Boedo, necesitaba estar cerca de la movida, ahí fue posible seguir con mi profesión. Diría que la década de los 90s fue un problema en si mismo para los que queríamos forjarnos


un lugar en la música. No había lugares para tocar jazz o estaban al borde de la quiebra. Todo el tiempo uno se planteaba si era posible seguir. Hoy veo que uno estaba haciendo un camino donde no lo había. ¿Y entonces por qué te dedicaste al jazz y no a otro estilo? El jazz es como vos quieras que sea, podes armar una música que es como un holograma sonoro de tu persona o energía, y la improvisación tiene que ver con el no planificar y quedar abierto a la propuesta externa, algo muy necesario para mantenerte sensorialmente vivo, y a la vez estas en una estructura mucho mas grande donde hay que llegar a buen puerto. A mi me parece una música muy franca y real que te permite dar todo el tiempo, en lo personal diría que me ha resultado una música muy curativa. ¿Cómo fue empezar a salir a tocar a mediados de los 90s cuando quizás, la música de la escena porteña iba por un lado distinto al tuyo? Estaba de moda la fusión, las chapas, el funk, los solos re grosos en dos acordes, pero había un grupo de músicos a los que nos gustaba el jazz acústico. No éramos muchos; íbamos más o menos juntos para todos lados y a las escasas jams que surgían yo andaba generalmente con la cañería que siempre fue más sesentosa, los violeros estaban en la fusión de los setenta pero había algunos guitarristas mas acústicos. Era difícil conseguir contrabajistas. No teníamos relación con los músicos mayores del género, tocaban poco y no había una onda inclusiva hacia nuestra generación. Nosotros teníamos nuestra propia soberbia juvenil. Y más bien hubo que empezar de cero otra vez. Musicalmente mi generación fue una especie de oasis amante de “Blue Note” e “Impulse” y todo lo de aquellos años fueron los cimientos de la movida joven del jazz actual. Hacia fines de los 90 muchos músicos se fueron del país a DF (México) Barcelona/Madrid (España). Hoy hay pocos testigos de aquello viviendo en el país. ¿Cómo vez la actualidad del jazz argentino? Veo muchas cosas. Por un lado se ha instalado la costumbre de grabar las propias composiciones, yo ya lo venia haciendo en los 90 pero era un bicho raro en el jazz, eso es mas común en la fusión. Las bateas de jazz argentino son bastante importantes. La difusión es más viable, pensa que yo empecé en la época donde no había Internet y todo era por teléfono (o pegatinas). En cuanto a los músicos hay un nivel técnico mucho más alto en estos años. Lo que falta es, aparte de publico y apoyo de la prensa, que el músico se mire menos el ombligo y toque con generosidad para el publico sin menospreciarlo, y si hay introspección, mejor que haya vuelo. Tal vez habría que encontrar un equilibrio entre la técnica que tienen los jóvenes músicos y la entrega que tienen los mayores. ¿Vos participaste y participas de muchas grabaciones como integrante o invitado, pero que representa para vos grabar tus discos, con tu música y arreglos? Me cuesta escuchar lo que grabo, yo entro al estudio solo con las melodía y la forma aprendida, todo lo demás surge espontáneamente, los solos son en vivo así que hay cosas que quedan grabadas que no me terminan de cerrar. Es un acto de auto tolerancia. Me acuerdo lo que decía Horacio Larumbe (pianista), si escuchas tu grabación y te gusta, entonces no aprendiste nada. Pero grabar es también sacarse una mochila de encima, sentirse más liviano y es poner en el mundo algo propio que después circula quien sabe por donde y a alguien siempre le sirve. ¿Qué cosas priorizas a la hora de mostrar (tocar / grabar) una composición tuya? Lo que toco me tiene que emocionar y movilizar algo adentro, sino siento que pierdo mi tiempo. Por eso cuando grabo descarto un montón de composiciones mías y dejo las que provienen de un estado mas profundo.


¿Sentís que encontraste el punto justo entre lo “clásico” y lo “moderno”, o, no te preocupa en lo absoluto ese tipo de estereotipos? Uno es un promedio de lo clásico y lo moderno, de eso no se zafa, piensa en el pasado y se pregunta para donde va y es afectado por todo esto, pero no pienso en esos términos. La energía debe fluir libremente. Ahora, me llevo mejor con lo acústico, no me identifico con los efectos electrónicos, si están no se deben notar. Pero mejor guitarra, cable y amplificador con sonido limpio, pienso que no hay nada más moderno que lo clásico. ¿A pesar de estar en plena actividad, presentando tu disco, tocando seguido, participando de festivales, y muchas cosas mas, no dejas de ir semanalmente a distintas jam sessions…porque? ¿Para que? La jam es un intercambio de formas de pensar, es el jazz en su estado más puro, y es tomar contacto con músicos de distintas edades y niveles. El que sabe y el que esta aprendiendo, tocan, se juntan, hacen una música de ese momento e intercambian ideas. Te mantiene alerta para conectarte. En general es una fuente de energía vital y de inspiración para todos los que participan y también te obliga a conocer muchos temas. Los que están empezando agradecen mucho la presencia de los que ya hace años que tocamos y a mi me hubiera alegrado que músicos con trayectoria aparecieran por las jams que hacíamos a principios de los 90 pero no era muy frecuente. ¿Qué consejo recurrente te escuchas dando a tus alumnos? Que toquen, que armen su propio proyecto, que no toquen cualquier cosa por estar en un escenario, que escuchen preferentemente la música que los emociona, que se hagan caso cuando sienten algo, que cuestionen, que analicen profundamente, que conozcan de otras ramas del arte y que se la banquen que no es fácil. Entre otros consejos…como no tocar gratis. ¿Dónde se pueden comprar tus discos? Básicamente en las disquerías que venden jazz argentino, Zivals, Miles, Notorious, etc. Y por Internet en Sitemusic.com ¿Cuáles son tus próximos conciertos? A esta altura del año, estoy terminando una temporada bastante exitosa de unos 20 conciertos en los últimos 6 meses, con mi trío, y la idea ahora es grabar, antes de diciembre. Si aparece alguna fecha por ahí la voy a hacer, pero el plan es estudio de grabación. Gracias Leo! Matías A. Llopis Músico. Guitarrista de jazz, ex alumno de la EMPA. www.matiasllopis.com.ar 09/12


2 - Leo Alvarez