Page 29

El permitir y promover el diálogo con el paciente es un logro muy enriquecedor para un tratamiento exitoso y eficaz, y por eso estamos trabajando como Colegio para convencer a nuestros profesionales de que deben dedicar tiempo a la conversación al igual que al examen físico y la revisión de exámenes, e incorporar tecnología como e-mail para posibilitar la resolución de dudas una vez que el paciente sale del box de atención. ¿Y el paciente tiene hoy otra actitud? Claro que sí, yo diría que está más informado y que es más exigente y crítico. La persona llega a la consulta y muchas veces ha indagado entre pares y en Internet acerca de sus síntomas y más aun, si ya sabe su diagnóstico, confronta al médico respecto de su tratamiento. Eso es muy bueno, ya que sabemos que el paciente es un actor comprometido con su propia salud, pero está muy expuesto a información poco confiable, lo que se convierte en un riesgo. Por lo mismo, la conversación entre médico y paciente, colabora en la aclaración de dudas, pero para ello hace falta que ambas partes estén dispuestas a ceder y avanzar en pos de un mejor tratamiento. La idea es partir desde la información y la empatía por parte del médico, y la confianza y la credibilidad por parte del paciente. La ética médica y la semiología deben por tanto tener mayor relevancia en la formación de nuestros profesionales. ¿Qué obstáculo enfrenta esta relación y este nuevo objetivo planteado? El gran problema es que a la hora de atender, el médico responde a ciertas exigencias del mismo sistema de atención, como es atender en diez minutos –y quizás menos- a cada paciente, lo que dificulta la posibilidad de examinar y conversar en profundidad. Por esta razón, como Colegio, creemos tan importante el sacar provecho a la tecnología como el email para preguntas posteriores, y el uso de fichas clínicas electrónicas, licencias y recetas digitales, todo con el fin de registrar los datos relevantes y dar espacio a la relación humana entre médico y paciente. Por su parte, el empleador debe buscar algún tipo de solución que permita extender el tiempo de cada consulta médica y proveer condiciones de infraestructura para una atención adecuada.

edicion 8.indd 29

La informática y la robótica ganan terreno y demuestran la eficacia de soluciones antes inimaginables. Así somos testigos y protagonistas de plataformas para la gobernabilidad de la gestión hospitalaria ¿Cómo calificaría la calidad de la formación de los médicos en Chile?¿Cuáles factores participan? Muy buena, una de las mejores en América Latina. Sin embargo, estamos poniendo especial énfasis en el control y cumplimiento de un programa de certificación de las universidades formadoras, con especial énfasis en la disponibilidad de un campo clínico práctico. Es una pena que un estudiante de medicina llegue a cuarto año y no tenga un lugar para poner en práctica sus conocimientos teóricos. El Colegio cuenta con un Departamento de Acreditación y Formación Médica y trabaja junto al Minsal en temas como la norma 18, que regula el uso de campos clínicos y la formación de especialistas. Un factor importante es la solución del “cuello de botella” que genera la falta de especialistas. Hoy existe un déficit de 1.700 especialistas, especialmente anestesistas, médicos internistas, urgenciólogos y radiólogos, y esta situación se hace aún más crítica en regiones y

27-06-12 17:04

Revista Informática Médica  

Edicion Nº 8