Issuu on Google+

TEMA:

LA TEORÉTICA DE LAS FORMAS DE GOBIERNO

NOMBRE ESTUDIANTES: LEIDY PAOLA CASTAÑEDA TORRES JUAN PABLO CARVAJAL NARANJO LUZ MARIA JARAMILLO BEDOYA JULIAN ANDRES JARAMILLO GIL JUAN DAVID HIGUITA CASTAÑO MATEO PATIÑO SÁNCHEZ

ÁREA:

CIENCIAS POLÍTICAS Y ECONÓMICAS

NOMBRE DEL PROFESOR: EDWIN BUSTAMANTE

FECHA DE ENTREGA: MAYO 9-2013

COLEGIO SAN JOSÉ DE LA SALLE

MEDELLIN

2013


Ensayo de política Norberto Bobbio (1975) retoma la discusión planteada por Platón, Aristóteles y Polibio quienes consideran que cuando se habla de formas de gobierno, se pueden destacar tres: democracia (gobierno de muchos), aristocracia (gobierno de pocos), y monarquía (gobierno de uno); esta última forma abarca varios subtipos, entre ellos, la monarquía absoluta. En este corto ensayo se pretenderá mostrar a partir de esta y el como una forma de gobierno dependiendo de un momento histórico pasa de ser efectiva y llega a tomarse como mala. Este tipo de gobierno (la monarquía absoluta) consiste en un régimen con un centro de poder establecido en una sola persona; éste es el encargado de tomar las decisiones a nivel político y económico. A partir de la descripción se puede evidenciar una forma de carácter axiológico, y es ahí en esta última donde se interpreta que todas las formas de gobierno son buenas, son malas o son buenas y malas al mismo tiempo. Es por esto que el enfoque se dirige al porqué las monarquías absolutas “vigentes” son en un primer momento consideradas como buenas pero debido a diversos factores se desgastan y se distorsionan; y de esta manera así mismo actuarán la aristocracia y la democracia. La monarquía absoluta pretende que “el poder no se dividirá entre estados, esferas o poderes y de ese modo asegurar que la persona a cargo del poder será la única responsable de tomar las decisiones”. Es decir, el objetivo de esta, se encuentra dirigido a la dirección de un estado por parte de una sola persona, sin permitir la intervención de agentes externos al centro de poder.

Esclarecido lo anterior todas las formas de gobierno son supuestas mas no absolutamente empíricas y pragmáticas, es decir, tienen concordancia debido a que son producto del momento histórico y se basan en ideologías que pretenden ser efectivas, esto teóricamente. Pero dentro de la historia es evidente que en realidad son propensos a atenuarse, es decir, debido a el cambio del imaginario y a las circunstancias que plantea una estructura; la forma de gobierno debe someterse a cambios y es por esto que se distorsiona. Esto mismo sucede entre el gobierno monárquico y el tirano. De esta manera se establece que la consecuencia de un exceso de poder (obviando que esto es producto del imaginario, puesto que solo hasta que Bobbio expresa claramente que el concepto de abuso de poder no existe) en la monarquía causa tiranía. Por ende es válido afirmar que en primera instancia luego de una tiranía se dan consecuencias en el medio social y debido a esto se pueden originar actos violentos por parte del pueblo hacia el centro de poder o viceversa. En segunda instancia se puede dar el caso de una alianza entre el centro de poder y los principales líderes opositores al gobierno y en consecuencia se pervierte la esencia de una monarquía absoluta.

Por último se concluye que la monarquía aunque pretende ser una forma de gobierno ideal, presenta falencias debido a su carácter utópico. Y acorde a lo planteado por


Norberto Bobbio la monarquía se puede catalogar como una forma de gobierno tipo “b”, dicho de otra manera “todas las formas son malas”. Por consiguiente se deduce que para las tres formas de gobierno existe la perversión de su planteamiento y aunque sea producto del contexto histórico hay una diferencia entre lo hipotético y lo realmente funcional.


Politicas