Issuu on Google+

FACULTAD DE EDUCACIÓN MAGISTER EN DIRECCIÓN Y LIDERAZGO PARA LA GESTIÓN ESCOLAR

TRABAJO PRÁCTICO 1A NOMBRE: EDUARDO CANEO DONOSO PRIMERA FALACIA: LA NEGACIÓN O LA MINIMIZACIÓN DE LA POBREZA. De acuerdo al porcentaje de pobreza de América Latina Chile no deja de ser menos pensando en las cifras publicadas por la UNICEF entre los años 1990 – 2006. Pensando que la línea de pobreza" está determinada por el ingreso mínimo necesario por persona para cubrir el costo de dos veces una canasta mínima individual para la satisfacción de las necesidades alimentarias (de esta forma se están considerando las necesidades no alimentarias también). Los hogares pobres son aquellos cuyos ingresos no alcanzan para satisfacer las necesidades básicas de sus miembros. Considera factores de expansión en base a CENSO 2002. La "línea de indigencia" se establece por el ingreso mínimo necesario por persona para cubrir el costo de una canasta alimentaria. Son indigentes los hogares que, aun cuando destinaran todos sus ingresos a la satisfacción de las necesidades alimentarias de sus miembros, no logran satisfacerlas adecuadamente. Considera factores de expansión en base a CENSO 2002. A pesar de que el producto interno bruto (PIB) de USD 13.500 anuales per cápita (corregido por poder de compra, 2007) ubica a Chile entre los países de mayores ingresos en América Latina, en pocos países se ve con tanta claridad las diferencias sociales como aquí. De acuerdo a cifras oficiales, 14% de los chilenos (2,2 millones) vive en la pobreza, con un 3% de la población bajo la línea de extrema pobreza - significa con un ingreso per capita anual de apenas USD 52 en el área urbana, y USD 40 en áreas rurales. Por otra parte, gerentes corporativos ganan enormes sueldos de nivel internacional, mientras que un trabajador sin calificación debe vivir con el sueldo mínimo legal de USD 300 mensuales. Profesiones que resultan importantes para la sociedad como los profesores, empleados públicos, jueces y policías son crónicamente mal remunerados. Esta diferencia social se ve reforzada en el sistema educacional donde la excelencia sólo puede lograrse a través del dinero. Mientras las escuelas públicas son baratas, o gratis, éstas no pueden compararse con las costosas escuelas privadas de la clase media y alta. La educación superior también resulta ser un aspecto sumamente costoso para familias con hijos. La vida es más difícil para aquellos que no encuentran un empleo permanente, o para quienes no cuentan con una red social. A menudo, estas personas viven en moradas precarias o en viviendas sociales de mala calidad construidas en sectores lejanos de los ojos de la población más acomodada de la ciudad. A pesar de ésta fuerte segregación social, el índice de desarrollo Humano de las naciones Unidas que evalúa, entre otros, la expectativa de vida, educación, e ingreso per capita, posiciona a Chile como un país “con nivel de desarrollo alto”. En el año 2007, Chile ocupó el número 40, segundo lugar entre los países de Sudamérica, después de Argentina. Por lo visto seguimos en la falacia “pobres hubo siempre”.


FACULTAD DE EDUCACIÓN MAGISTER EN DIRECCIÓN Y LIDERAZGO PARA LA GESTIÓN ESCOLAR

SEGUNDA FALACIA: LA FALACIA DE LA PACIENCIA. Creo necesario expresar que esta falacia afecta a mi establecimiento en un 60% puesto que los hogares o los jefe de familia son madres solteras cuyo índice de vulnerabilidad alcanza el 45% exponiendo que de estas madres pocas obtiene aprobación de la enseñanza media, quedando la gran mayoría en segundo y tercero medio, también menciono su aguerrida batalla por superar a sus hijos (as). La pobreza enriquece día a día a los burócratas e intermediarios que supuestamente luchan por erradicarla. La aparición de Ministerios de Bienestar Social, de Agencias internacionales, de mil programas para estudiarla y cientos de miles de especialistas que viven de las políticas públicas para terminar con ella, evidencian que si se quiere enmendar rumbos habrá que remover pesados intereses soterrados, que están insertos en lo público y lo privado. Los grupos llamados “vulnerables” son beneficiarios de una serie de subsidios directos que en vez de motivar la superación a través del trabajo, producen una actitud de espera que hace del ser pobre una profesión, donde vivir de lo que entrega el Estado se convierte en un estilo de sobrevivencia que muchas veces descarta la búsqueda de un trabajo efectivo. La famosa ficha de estratificación no ha resistido las trampas de los vivos que saben estrujar los beneficios para “los pobres” y generan sus rentas no declaradas en la informalidad del comercio ambulante o ligándose a acciones ilícitas, en lo que constituiría un lumpen que se vende al mejor postor. En educación me pregunto ¿Cuáles son los parámetros para denominar los alumnos (as) prioritarios y vulnerables? ¿Son eficaces?. TERCERA FALACIA : CON EL CRECIMIENTO ECONÓMICO BASTA. La brecha entre ricos y pobres aumentó en Chile en los últimos cuatro años, de tal forma que el ingreso del 10% de los hogares más ricos se incrementó 9%, mientras que el del 10% más pobre se estancó, según un informe oficial difundido el lunes por el Gobierno. De este modo, una familia que tenía una renta total de 2.700.000 pesos (5.190 dólares) en 2006 pasó a tener una de 2.954.000 (5.680 dólares) en 2009; mientras que un grupo familiar que ganaba 113.000 pesos (unos 217,3 dólares) hace cuatro años, obtuvo 114.000 (219,2 dólares), según la encuesta de Caracterización Socioeconómica Nacional (Casen). CUARTA FALACIA: La desigualdad es un hecho de la naturaleza y no obstaculiza el desarrollo. “En Chile y América Latina existe una desigualdad distributiva que resulta de un cálculo estadístico que compara la dotación de recursos. Esa inequidad amenaza las condiciones de vida de los ciudadanos y sus oportunidades de desarrollo. Pero además, existe la desigualdad de dignidades que se refiere a las asimetrías que se dan en las relaciones de poder entre individuos o grupos, en razón de una suerte de identidad que les impone la estructura social”, Pedro Güell.


FACULTAD DE EDUCACIÓN MAGISTER EN DIRECCIÓN Y LIDERAZGO PARA LA GESTIÓN ESCOLAR

Muchas son las razones y formas de cómo y por qué se dan las desigualdades sociales. En algunos países como Colombia se destaca particularmente la desigualdad en materia de justicia por todo el proceso de violencia que ha marcado por años a ese país, mientras que en otras naciones como Chile, las divergencias más fuertes están marcadas por la alta desigualdad económica, en el sistema educacional y social. Nuestra sociedad chilena a pesar de legitimar la desigualdad y por consiguiente la dominación, no la comparte en muchos casos. Indica que se da una contradicción. Mientras la mayoría se conforma y somete al sistema -por patrones culturales- hay un cambio en su visión cuando esta problemática se platea de manera colectiva y varía también según las clases sociales. LA QUINTA FALACIA: La desvalorización de la política social. Las implicancias que tiene para nuestros niños en un sistema educativo basado en la segregación social y que tiende a perpetuar la desigualdad donde se “semaforizan” las escuelas sólo empeorará la situación. En el caso de otros colegios ¿cómo podríamos indicarle a una señora que realiza labores de hogar que el colegio donde está su hijo está en semáforo con rojo, donde el verde está muy retirado y asisten alumnos (as) donde los padres perciben un salado que quintuplica el de esta persona.? Ahora creo es loable que nuestro gobierno plantee una mejora a los profesores, pero ojo no es la bala de plata que algunos creen. Primero, porque nunca en educación vamos a poder arreglar las cosas colocándole solo una pata a la mesa, por fuerte que ella sea. Sobre todo si tenemos un sistema hecho pedazos en términos de segregación social, con diferencias tan brutales. Si no nos preocupamos de la desigualdad de manera importante, estas políticas docentes pueden ser el merengue de una torta inexistente. LA SEXTA FALACIA: LA MANIQUEIZACION DEL ESTADO Los convencionales han hecho un gran esfuerzo para desprestigiar y deslegitimar la acción del Estado. Hay que reconocerles que han sido exitosos en aplicar el maniqueísmo o "tendencia a interpretar la realidad en base a una valoración interesadamente equivocada". En todo caso, el único Estado bueno para ellos es aquel que sirve a los intereses del crecimiento económico, que bien sabemos que en realidades nuestras beneficia a pocos y no a la gran mayoría. Frente a la idea errónea de un Estado omnipresente e ineficiente, se postuló un Estado mínimo. Se ha asociado la idea de Estado con corrupción, con ineficiencia, con grandes burocracias que no aportan nada, con despilfarro de recursos. Evidentemente se aprovecharon de los defectos existentes en el funcionamiento de las entidades públicas. Pero se llegó al extremo de afirmar y promover "que toda acción llevada en el terreno público sería negativa para la sociedad, mientras que el mercado nos llevaría al reino de la eficiencia y a la solución de los principales problemas económico-sociales" . Además difundieron la concepción de que existe una oposición de fondo, frontal, entre Estado y sociedad civil. La maniqueización del Estado tiene una consecuencia concreta, al deslegitimarla deja abierto el camino para su debilitamiento y la desaparición paulatina de las políticas públicas en campos cruciales como los sociales.


FACULTAD DE EDUCACIÓN MAGISTER EN DIRECCIÓN Y LIDERAZGO PARA LA GESTIÓN ESCOLAR

Séptima: La incredulidad y desconfianza sobre el aporte de la sociedad civil. Estos ortodoxos sembraron también dudas sobre las posibilidades de aporte de la sociedad civil en los procesos de desarrollo y en la solución específica de los problemas sociales. Priorizan el mercado, la fuerza de los incentivos económicos, la gerencia de negocios, la maximización de las utilidades como motor del desarrollo, saludan las señales que pueden ser buenas para el mercado. Los aportes de la sociedad civil son considerados como secundarios, casi marginales. Este enfoque es el que condiciona que el apoyo a las organizaciones de la sociedad civil sea casi simbólico, muy pobre; y, de otro lado, se acentúa también la desconfianza en sus capacidades de acción. Desconocen deliberadamente la fuerte participación de las OSC en el desarrollo social en el mundo actual, por ejemplo, produciendo capital social. Es realmente deplorable ver que tratamos y vendemos una realidad que no es la nuestra pobre Chile con tanto burócrata Chanta. Octava: La participación; si, pero no. Para las Naciones Unidas, la pobreza vulnera los derechos humanos en general, particularmente los derechos económicos, sociales y culturales de las personas, los grupos y las comunidades. El PNUD adhiere al principio de que el desarrollo es inseparable de la erradicación de la pobreza. La erradicación de la pobreza es el fin último de la asistencia para el desarrollo y, como tal, constituye la misión central del PNUD. El Objetivo de Desarrollo del Milenio fijado por las Naciones Unidas es reducir a la mitad entre 1990 y 2015 el porcentaje de personas cuyos ingresos sean inferiores a un dólar al día. Los avances de la democratización crean condiciones de libre organización y expresión y de involucramiento en procesos democráticos, lejos del verticalismo y autoritarismo, altamente ineficientes. Un campo donde se da esto es el de los programas sociales, particularmente en la lucha contra la pobreza. "divorcio entre el discurso y la realidad", pero la participación viene consagrándose definitivamente como un componente imprescindible en la gestión pública moderna.


FACULTAD DE EDUCACIÓN MAGISTER EN DIRECCIÓN Y LIDERAZGO PARA LA GESTIÓN ESCOLAR

Novena: La elusión ética.- Los ortodoxos y el grueso de empresarios escabullen normalmente la discusión sobre las implicancias éticas de los diferentes cursos de acción posibles. Lo que se privilegia siempre es el costo / beneficio económico, se desprecia prácticamente la situación de la vida de la gente. Se prioriza la discusión sobre los medios y no los fines, se opta por el "camino del pragmatismo", para evitarse problemas con los grupos de poder. Por ejemplo, ¿quién gana y quien pierde con la falta de voluntad para hacer la reformas fiscales?. La respuesta es obvia. Hay resistencia a identificar las consecuencias de las políticas, sean estas económicas, sociales, ambientales, económicas. Es indispensable reestructurar el sistema de valores en que la civilización descansa. Sin embargo los ricos y sus voceros se niegan a reflexionar en torno al criterio y exigencia formulado por muchos autores en el sentido de "que no es posible que los estratos prósperos de las sociedades ricas se libren de la carga de conciencia que significa la convivencia con realidades masivas de abyecta pobreza y sufrimiento en el mundo, y que deben encarar de frente su situación moral". Décima: No hay otra alternativa.- Pero los ortodoxos no queden en lo ya señalado. Alegan también que las medidas económicas que ellos proponen son las únicas posibles y que no existen otras alternativas. Por tanto, los graves problemas sociales que crean son inevitables, no hay nada que hacer. Esta es una expresión de fundamentalismo. No reconocen la larga experiencia del siglo XX, plena en fracasos históricos de modelos de pensamiento que se auto representaban como el "pensamiento único". El desarrollo es tan heterogéneo y demasiado complejo como para aceptar que solo puede existir una sola vía. El clamor por cambios en las regiones que están pagando las consecuencias del modelo único empobrecedor y excluyente es grande, pero se insiste: No hay otras alternativas. Se prefiere no prestar oídos a cosas muy delicadas. Kliksberg culminaba su artículo señalando que las sociedades latinoamericanas no pueden ser indiferentes frente a los infinitos dramas que surgen de la problemática social de la región y que deben ser muy autocríticas con la racionalización de la situación los autoengaños tranquilizadores. Y nos recordaba también la voz del gran escritor Carlos Fuentes quien en 1995 afirmó categóricamente: "Algo se ha agotado en América”


Analisís de las falacias