Page 1

Programa de sala Número 25 año 31. 2010

El Mediumuerto o ¿pero no se supone, Roger, que los médiums no se mueren? Dramaturgia y dirección: José Domingo Garzón Esta obra ha sido realizada en coproducción con el XII Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá, 2010


El Mediumuerto

Ficha técnica El médium Reinel Robayo Diego Sánchez Sara, su hija Lina Castaño Ruth, su otra hija María Isabel García Roger Vaughum y Omar Villa, una pareja Juan David Correa - Jhon Fernando Ospina John Estelívar Gámez, un motociclista Sergio Dávila Llinás Astor, otro médium Edwin Alcides García Deyanira, ex amante de Reinel Ángela María Muñoz Y Tatiana López - Jonathan Cadavid Composición y dirección musical Ángela María Muñoz Luces Juan David Toro Sonido Margarita Betancur Escenario, vestuario y utilería Matacandelas Diseño gráfico José Domingo Garzón Dibujos animaciones Sergio Dávila Forero Animación Revolver Santos Films Producción Cristóbal Peláez G. Asistente de dirección Margarita Betancur Dramaturgia y dirección José Domingo Garzón Agradecimientos Volantín y Andrés Sánchez Coproducción Teatro Matacandelas XII Festival Iberoamericano de Teatro de Bogotá 2010 Página 2


El Mediumuerto

Aromática y tinto son de cortesía y autoservicio.

Al ingresar a la obra le rogamos, para que evite el oso, apagar su celular.

El área social, con sus mesas y sus sillas, es un espacio destinado al uso y comodidad de los asistentes a la obra teatral. Si usted desea alguna bebida o comestible haga su pedido en la barra.

El Teatro es un tejido que se construye sobre el silencio, los comentarios en voz alta interfieren con los actores y los espectadores.

Nuestro servicio de bar (sólo en temporadas) es de 7 a 12 de la noche. Existe a disposición "El libro del espectador", nos interesan sus opiniones y comentarios. Teléfono público en la barra. El Mediumuerto, duración: una hora y media.

Así como hay actores, directores y grupos sin talento, también hay público sin talento. El esfuerzo debe de ser mutuo. Nuestra única razón de existencia como Compañía Teatral es crear puestas en escena con temas y apariencias que sean de interés humano, si esta vez no se alcanzó ese objetivo, le pedimos disculpas, ya lo intentaremos hacer mejor en la próxima ocasión.

El teatro es el punto de encuentro de la sensibilidad, la inteligencia y la diversión. Un espectador con prisa es un enemigo para el teatro. Si usted dejó asuntos pendientes, si está esperando llamadas urgentes, si entra agitado y acosado por prisas de tiempo y actividades, le sugerimos cortésmente que aplace la velada para una mejor ocasión.

Antes que un evento multitudinario, de enormes proporciones publicitarias, consideramos el teatro como un ejercicio modesto, un ritual, una reunión mágica donde un grupo de personas nos encontramos para tratar de estremecernos a través del arte. Su presencia en nuestro teatro es decisiva, invite a sus amigos y familiares. El arte es el único consumo que cualifica.

Por razones de higiene y comodidad no se acepta el ingreso y consumo de bebidas y comestibles a la sala.

Para su comodidad y seguridad solicite con el personal del teatro el servicio telefónico de taxis. Página 3


El Mediumuerto

El mediumuerto:

realidades y “pararrealidades” Por: José Domingo Garzón

E

n El mediumuerto sucede casi todo: se roza con los mitos, las creencias fundamentales de occidente, se pasea por los estereotipos de la cultura popular, se aproximan referentes a los profanos ritos de invocación a la prosperidad, representados en la tríada: salud, dinero y amor; se abordan así llamados ahora asuntos de género, se participa del fin del mundo… pero termina no pasando nada. Suma de artificios y de engaños. Engatusar al otro. El principio y el final de la ficción, de lo ficcional. Probablemente, no ha cambiado mucho la actitud de las sociedades con respecto al placer, a la seducción del relato, es decir de la ficción, de la mentira. Asombro, sorpresa: eso es el engaño. Transacción oral que, más que circular sabidurías en torno a la revelación de una verdad, amplifican la fascinación por el relato mentiroso, ficticio y externo, que ha propiciado buena parte, la más significativa quizá, de la historia de las expresiones del arte. Muy seguramente siempre existió la frontera entre la “mentira” y la “verdad”. Pero, como sucede ahora ante un espectáculo teatral, una obra cinematográfica y demás representaciones de la ficción, estamos dispuestos a aceptar que aquello “no existe”, que es una convención de entretenimiento. M u y s e g u ra m e n t e , t a m b i é n , estamos dispuestos a reconocer que estos ámbitos se asocian con lo que hemos

acordado cercano, definitorio, a los territorios del Arte: Se miente cuanto mejor, cuanto más se fantasea y se aparta un asunto de la realidad. Realidad y verdad son fuentes de distorsión, y son legítimas, más allá de las moralidades. Lo paranormal El ejercicio de escritura de El mediumuerto se aproxima, en su condición estética, al juego de lo paranormal, de la pararrealidad, de la realidad alterna. Se plantea en la pieza una serie de ingredientes reconocidos, reconocibles de la así llamada cultura popular. Para empezar hay que poner en contexto, al médium. ¿Qué es, quién es el médium en nuestra cercanía? El personaje de médium, literalmente, es aquel que media entre dos reinos: el de la vida y el de la muerte. Su configuración no es, ni mucho menos, invento de la modernidad; sus contornos ya están abordados por, prácticamente, todas las cosmogonías conocidas. A través de los mitos se entrevera su presencia, a la sombra de una pregunta crucial, no resuelta aún: ¿qué hay, qué espera al hombre después del final, después de la muerte? Hay un principio de acuerdo que ha hecho carrera. La negación del hombre a reconocer que no hay nada después de la muerte. Unos cuantos lo han balbuceado, pero es preferible la metáfora de la fe, de la transmutación, de la resurrección, de la metempsicosis. Están los panteones de los dioses fundadores, está la confortante Página 4


El Mediumuerto

esperanza de los padres y los antepasados que dan la bienvenida al reino de las sombras. Debe haber un lugar, un espacio, una dimensión en la que todo ello concurra. La muerte no debe ser el fin de algo, se ha dicho en todos los credos, debe ser un estado de transición a otra condición, a otra esfera. El médium aparece, entonces, como la figura que de manera prosaica establece ese vínculo entre el mundo de los vivos y el de los muertos. Solo que a diferencia de las constituciones míticas, con sus parafernalias de oráculos, séquitos, sacerdotes, sibilas, profetas y enigmas, la del médium es una figura más bien simple y cotidiana, que tiende lazos entre este mundo y el otro. Así es, lejos de lucir el carácter sacro e intocable que podían ostentar los antiguos equivalentes, la figura moderna del médium es, de hecho, más vulgar que popular. Se diría que decadente. En las culturas indo americanas, incluso, su condición mediadora se ha sincretizado hasta tomar forma en una configuración icónica que recoge profundas tradiciones religiosas del cristianismo, así como diversas representaciones aborígenes y, cómo no, figuraciones derivadas de la ciencia o lo científico. Por ello es común ver idealizaciones de médicos, enfermeras o boticarios ya muertos, que poseen a ciertos médiums, y que a través de ellos practican cirugías a los pacientes, sin anestesia o instrumentos de cirugía. Ello hace parte de la leyenda negra, tan extendida en estos círculos. El médium, así las cosas, no solamente se ejerce en la conexión con el más allá, sino que normalmente extiende los alcances de su profesión, diversifica el campo, a otras esferas: la numerología, para recomendar los números ganadores de las loterías o los juegos de azar; Página 5


El Mediumuerto

la psicología, para el asunto de las consejerías familiares o matrimoniales; la herboristería, para la formulación de brebajes naturales, preparados y demás cordiales que a veces se agrupan, también, en la categorización de la medicina alternativa. Así las cosas, en estas rarísimas aculturaciones y sincretismos -yuxtaposiciones de conveniencia- los personajes que son a la vez médicos, sacerdotes, consultores sentimentales, sicólogos y botánicos, ponen en crisis las condiciones de homogenización que, al

menos, la cultura occidental promueve y regula. En esta frontera, en donde entrecruzan los saberes y los territorios d e m u c h a s h e r e n c i a s , c u l t u ra s , mitografías, misterios, costumbres y miedos, se instaura el personaje del médium y, con él, todo un contexto que le da sentido, que lo legitima como necesario, como opción, como personaje dramático de un enorme potencial, por su expresividad. Y como figura entrañable de nuestra cultura, siempre a la vuelta de casa, esperando que lo necesitemos.

Página 6


El Mediumuerto

TEATRO

MATACANDELAS

L

a A s o c i a c i ó n C o l e c t i vo Te a t ra l Matacandelas se fundó en la ciudad de Medellín en el año 1979. Por invitación de la Casa de la Cultura de Envigado el grupo se trasladó a este municipio desde donde desarrolló su labor escénica durante siete años. Es la primera época del grupo signada por montajes versátiles con contenidos abiertos, críticos, cómicos, que pretendían responder a necesidades concretas: ampliar el radio de acción del teatro, cubrir espacios escénicos no convencionales, acceder a un público heterogéneo. Montajes como ¿Qué cuento es vuestro cuento?, La estatua de Pablo Anchoa y La comedia de Facundina respondieron, con más de 700 representaciones a tales propósitos, a la par que el grupo marchaba en una sólida estructuración interna de equipo con una fundamentación actoral y estética. Era la época en que a falta de escuela y profesionalismo creíamos (y aún seguimos creyendo) que el teatro puede ser hecho por cualquiera, incluso hasta por actores, y que podía ser hecho en cualquier parte, incluso hasta en escenarios.

empezando así una nueva etapa donde se enfatiza la preparación actoral y la exploración sobre el lenguaje visual y sonoro del teatro. La voz humana (Cocteau), Viaje compartido (Andrés Caicedo y Aguilera Garramuño), Juegos Nocturnos I (Tardieu) y O marinheiro son obras que revelan esa preocupación. Un tercer momento ha estado orientado a depurar y acrecentar un repertorio buscando mejores condiciones en la creación, producción y proyección de los montajes, proporcionando también a los actores un nivel digno de existencia. No puede construirse una sólida compañía teatral sin, a la vez, construirse un repertorio variado y abundante de obras. Estas obras no son sólo un patrimonio grupal, son también el patrimonio de una ciudad, de un país.

El horizonte nómada pierde su perspectiva con varias limitaciones, como son, la falta de un espacio propio de experimentación y laboratorio, la poca capacidad de autogestión y autoprogramación. Es cuando el grupo se traslada al centro de la ciudad de Medellín y abre una pequeña y acogedora sala para 100 espectadores, Página 7


El Mediumuerto

MATACANDELAS a ñ o

31 2 0 1 0

Calle 47 No. 43 - 47 - Tel: 215 10 10 - Telefax: 239 12 43 - Medellín - Colombia

Página 8

El Mediumuerto  

Programa de mano de la obra El Mediumuerto en versión del Teatro Matacandelas, bajo la dirección de José Domingo Garzón

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you