Page 1

Viernes, 12 de noviembre de 2010

El Mundet Edición especial del Master en Periodismo BCNY

il3 - universitat de barcelona - columbia university

Gaudí, Papa,

Barcelona Todo sobre la visita del Pontífice

¿Era necesaria tanta seguridad? Vecinos y comerciantes tildan de exageradas las medidas tomadas por las autoridades Páginas 8 a 11

Los fervorosos de Benedicto

Anti Papas Fritos

Más de 250.000 fieles venidos de toda España viven la visita de la mayor autoridad católica con gritos de apoyo y pancartas Páginas 12 a 15

Laicos, feministas, anarquistas y homosexuales en contra de la visita de Ratzinger Páginas 16 a 19


El Mundet

2

Viernes, 12 de noviembre de 2010

Sede de IL3-UB, en Barcelona, donde se encuentra el Master en Periodismo BCNY.

El Papa desde la calle: con los unos, con los otros y con nuestros ojos Por Roberto Herrscher Director del Master en Periodismo BCNY

C

omo hacemos desde el inicio de este Master BCNY, en 1998, si pasa algo importante en Barcelona, nuestros alumnos deben estar ahí. Y no sólo como observadores: deben usar lo que están aprendiendo para plasmar un producto informativo que nos deje a todos orgullosos y contentos. Sí, con la lengua afuera y con ojeras. Pero orgullosos y contentos. Vino el Papa apenas tres semanas después de comenzar las clases, y nuestros alumnos ya estaban preparados para hacer este suplemento. Mientras escribo estas líneas, los 31 integrantes de la XIII edición del Master están trabajando a toda pastilla en el aula de ordenadores, editando textos y fotos, discutiendo títulos y destacados y, sobre todo, diseñando este suplemento de 20 páginas con el programa Adobe In Design (el que se usa en la mayoría

de las revistas de nuestro entorno). Para la mayoría de los alumnos, que vienen de diez países europeos y americanos, esto de investigar, escribir, fotografiar y diseñar un suplemento periodístico es una experiencia nueva. La mitad no habían estudiado periodismo ni habían trabajado en medios. Pero todos se han lanzado con entusiasmo, durmiendo poco y mal esta semana, con el objetivo de terminar el producto que aquí presento con enorme orgullo. Desde el principio de las clases, el 13 de octubre, todos se lanzaron a las calles para ver, escuchar, oler, entrevistar, conseguir información, fotografiar, pensar y tomar decisiones. Están conociendo el periodismo del que “gasta las suelas de los zapatos”. Con lo que aprendieron hasta ahora se abocaron a cubrir la visita papal, la primera a Barcelona desde que Juan Pablo

II viniera en 1982. Para este suplemento dividimos al grupo en cuatro equipos. La pura suerte decidió quién debía hacer qué. Un equipo relató la visita papal

desde su inicio en Santiago hasta su partida del aeropuerto de Barcelona. El centro de esa cobertura (páginas 4-7) es el relato la consagración del Templo de la Sagrada Fa-

milia como basílica y su misa en el edificio modernista del genial Antoni Gaudí. También recabaron lo que los medios escribieron y concluyeron sobre la visita. Otros siguieron a los peregrinos, los creyentes que vinieron desde sus parroquias o desde otros lugares de España para ver a Benedicto XVI (páginas 8-11). Crónicas, entrevistas y el relato del día de un grupo parroquial les sirvieron para ver la jornada desde el punto de vista de los ‘papistas’. Mientras tanto otro contingente de alumnos vio el asunto desde el lado opuesto: los que protestaron contra la visita y sus elevados costes en época de crisis, o contra las ideas de Joseph Ratzinger y los postulados de la Iglesia en general (páginas 16 a 18). En sus textos asoman discursos potentes y personajes variopintos, que en algunos momentos se cruzan y se gritan

con los ‘personajes’ del grupo anterior. Por último, el cuarto equipo vigiló y evaluó la situación de seguridad, las quejas e inconvenientes para los vecinos, la situación de comerciantes y hoteleros y los números de la visita papal. ¿Valió la pena? ¿Barcelona ganó o perdió? La respuesta, en las páginas 8 a 11 de este suplemento. Para realizar este intenso emprendimiento, además del trabajo sin horarios y con prisas de los 31 alumnos, vino nuestro profesor invitado de Diseño y Maquetación, Sebastian Schoepp, periodista de la sección internacional del diario alemán Suddeutsche Zeitung. Colaboramos también con enseñanzas, coordinación y puesta a punto los “profesores de siempre” del master: Juan Pedro ChuetMissé en diseño y maquetación, Diego Calderón en fotoperiodismo y quien esto escribe en los textos.

El Mundet Edición Especial Este trabajo fue realizado por los alumnos de la XIII Edición del Master en Periodismo BCNY: Denny Alfonso Paola Alonzo Sergio Bote Ricardo Castro Berta del Río Francisco Espinosa Álvaro Fernández

Rafael Gil Neus Girona Lucía González Antonio González Erika Grothe Sofía Higón Israel López

Antonio Moschella Ángels Muñoz Renata Vasquez Tanit Parada Jorge Pérez Daniel Ríos Kristina Rodemann

Laura Roma Yaiza Saiz Eduardo Sotos Pablo Tallón Manon Todesco Jordi Trenzano Maria Luisa Utrera

Anna Veciana Alejandra Yañez Martyna Zienkiewicz


Viernes, 12 de noviembre de 2010

El Mundet

El equipo de El Mundet 2010-2011 Instantáneas de alumnos y profesores que hicieron posible la realización de esta edición

Tanit Parada en el acto anti papal.

Eduardo Sotos, de guardia en la visita.

Yaiza Saiz fotografiando a los “pro papa”.

El aula de IL3 funcionó como la redacción de un periódico.

3


El Mundet

4

Viernes, 12 de noviembre de 2010

Despliegue de ciudadanos y policías cerca de la Sagrada Familia por la visita. Foto: Pablo Tallón

Ratzinger entiende catalán El Papa reúne a 250.000 fieles y consagra a la Sagrada Faminia como basílica Por Jorge Pérez y Martina Zienkiewicz

L

a histórica visita de Benedicto XVI a Barcelona, 28 años después de la de su predecesor, Juan Pablo II, congregó a más de 250.000 fieles, y consagró como basílica al templo de la Sagrada Familia. Ratzinger, que utilizó el catalán en parte de su discurso, defendió la familia tradicional y el derecho a la vida. Su viaje terminó con la visita a la obra social Nen Déu de la capital catalana, que atiende a niños discapacitados, y con un discurso de despedida en el aeropuerto de El Prat. “¡Yo soy adicto al papa Benedicto!”. Eran las 16 del sábado y ya se podían oír gritos de los fieles reunidos en la plaza de la Catedral de Barcelona. Grupos de adolescentes y familias de diferentes partes de España, sentados en el sue-

lo contra las barreras, esperaban la llegada del Papa cuando el Pontífice todavía estaba en Santiago de Compostela. El Papa viajó el sábado a Santiago para conmemorar el año Xacobeo. Como peregrino, oró ante la tumba del Apóstol y ofició una misa en la plaza del Obradoiro. El sábado por la tarde, en la plaza de la Catedral, grupos de fieles manifestaban su apoyo al Vaticano con banderas blanco-amarillas, con fotos del Papa o gritando “¡Yo sí te espero, yo sí te espero!”. En respuesta a la iniciativa contra la visita del Papa nombrada “Jo no t’espero”, que defiende la laicidad del Estado y que la visita no sea pagada por fondos públicos. “¡Que no somos de aquí, que somos de Bilbao y queremos que el Papa se sienta acompañado”. Guitarras, panderetas, jóvenes de Castilla la Mancha, monjas de Sevilla,

la tuna… Sin la catedral y los Mossos d’Esquadra nadie hubiera reconocido que era Barcelona. A las 21 Benedicto XVI llegó a El Prat desde Santiago. En el aeropuerto fue recibido por el presidente de la Generalitat, José Montilla, y a continuación fue trasladado a la Plaza de la Catedral. Llegó

El Papa defiende la familia “natural” y condena “toda negación de la vida humana” en coche a tanta velocidad que dejó a la multitud insatisfecha. Se oían gritos de “¡queremos ver al Papa!” y, saltándose el protocolo, se vislumbró por unos instantes la figura de Ratzinger asomada por una de

las ventanas del Palacio Episcopal. La jornada del domingo comenzó a las 9.10, cuando el papamóvil salió del palacio episcopal en dirección a la Sagrada Familia. Ratzinger, acompañado por el Arzobispo de Barcelona, Lluís Martínez Sistach, recorrió la Via Laietana, Diputació, Marina y Provença. Media hora de trayecto entre cánticos, gritos y vítores de aproximadamente 3.000 fieles que saludaban a Ratzinger a su paso. El Papamóvil circuló más rápido de lo esperado, algo que lamentaron las familias que madrugaron para jalearlo. Antes de las 8, ya había varios centenares de personas en la plaza de la Catedral, rodeados de un amplio dispositivo de seguridad. Y durante el recorrido, un policía situado cada cuatro metros a ambos lados de la calle, en todo el trayecto del Papa hasta la Sagra-

da Familia. En total, más de 20.000 agentes desplegados. Mientras, en el interior de la basílica, 6.500 personas esperaban al Papa y 36.000 lo hacían fuera. Otras 14.000 lo hicieron en la plaza monumental de Barcelona, según datos de la Conferencia Episcopal, donde 125 voluntarios y un sacerdote por acceso dieron la comunión a los fieles. La liturgia solemne, que duró más de 3 horas, contó con la presencia de los Reyes de España y autoridades como el president de la Generalitat, José Montilla, el vicepresident, Josep Lluís Carod-Rovira, el presidente del Congreso, José Bono, el alcalde de Barcelona, Jordi Hereu y el delegado del Gobierno en Cataluña, Joan Rangel. También políticos destacados como Josep Antoni Duran i Lleida, Artur Mas, Alícia SánchezCamacho y Jordi Pujol. El Papa, que utilizó el cata-


Viernes, 12 de noviembre de 2010

lán al comienzo y al final de su homilía, dedicó una especial mención durante su sermón a Antoni Gaudí, arquitecto de la Sagrada Familia, haciendo hincapié en su “admirable suma de técnica, arte y fe” y destacándolo como “arquitecto genial y cristiano consecuente”. Ratzinger, que hizo referencias a la Virgen de Montserrat y a la Mercè, llamó a la ayuda y protección de las mujeres y la familia “natural”. También defendió el derecho a la vida y rechazó la eutanasia ya que “la Iglesia se opone a todas las formas de negación de la vida humana”, dijo. Tras la misa, que terminó casi con una hora de retraso, el Papa salió a la fachada de la Natividad a rezar el Ángelus entre gritos de “¡Viva Benedicto!” de los fieles. El camino de vuelta emprendido sobre las 14.00 por las calles de Barcelona hacia la sede del arzobispado fue aún más rápido que la ida por el retraso acumulado. Allí almorzó con 150 obispos y cardenales. A las 16.45, Ratzinger salió camino del Instituto Nen Déu de Barcelona, que acoge a niños y jóvenes con síndrome de Down. Allí se encontró con las familias de estos y defendió que las nuevas innovaciones científicas “nunca vayan en detrimento del respeto a la vida y dignidad humana”. A continuación, el Papa y su comitiva salieron rumbo al aeropuerto de El Prat, donde le esperaron los Reyes y el presidente del Gobierno, José Luís Rodríguez Zapatero, con quien se reunió durante diez minutos antes de marchar a Roma. En el encuentro, el presidente, en respuesta a las palabras de Ratzinger sobre la el anticlericalismo que domina España, recordó a Ratzinger que este es un Estado aconfesional “que garantiza la libertad de todos”. Ratzinger pronunció un discurso de despedida ante mil invitados. En él expresó su deseo de “abrazar a todos los españoles, sin excepción alguna”, y se mostró esperanzado de que la fe “alcance nuevo vigor en Europa”. Eran las 22 cuando despegó el avión que le llevó de vuelta a Roma.

El Mundet

5

Polémica desde las alturas El Papa compara a la España de la actualidad con la vivida en la década de los ‘30 Por Pablo Tallón

M

adrugada del viernes al sábado. El Papa volaba en un avión de Roma a Santiago de Compostela para iniciar la visita por España acompañado de periodistas de todo el mundo. Días antes, Federico Lombardi, portavoz de la Santa Sede, había seleccionado tres preguntas de entre todas las enviadas previamente por los corresponsales a través del correo electrónico. Fue en el momento de contestarlas

parar la situación actual con la vivida durante la Segunda República. Horas después, Lombardi trataba de matizar estas declaraciones para apagar el fuego mediático. “El Papa no quiso ser polémico, quiere encuentro y no choque”. Ya era demasiado tarde. Por un lado, los medios, tanto nacionales como internacionales, se hicieron eco de la noticia en sus portadas. A modo de ejemplo, el diario “Público” abría la edición del domingo con un contunden-

“En España hay un secularismo fuerte y agresivo”, dijo Benedicto XVI mientras respondía a los periodistas en el avión cuando se desató la polémica. Todas las respuestas seguían el guión previsto hasta que Benedicto XVI pronunció la frase de la discordia. “En España hay un secularismo fuerte y agresivo”, dijo tras com-

te “El Papa viene en son de guerra”. Por su parte, también diferentes autoridades replicaron las palabras de Ratzinger. “España es un estado aconfesional donde se garantiza la libertad de todos” respondió

Zapatero durante su breve encuentro con el pontífice. Más duro fue Gaspar Llamazares, quien acusó a la Iglesia Católica de no “pedir perdón por haber respaldado el golpe, la Guerra Civil y la represión popular”. La respuesta condescendiente llegó de la mano de Jorge Fernández Díaz, vicepresidente tercero del Congreso y político del PP. ”Ahora no se queman iglesias, pero el Papa ha hecho un diagnóstico muy certero sobre el fondo de la cuestión”, declaró. A pesar de toda la polémica suscitada, el vicepresidente primero del gobierno, Alfredo Pérez Rubalcaba, dio por buenas las disculpas de Lombardi, si bien matizó que las declaraciones del Papa “no pasarán a los anales de la mejor diplomacia vaticana”. A su vez, calificó la visita de “satisfactoria” y definió las relaciones entre el Gobierno español y el Vaticano como “cordiales”.

Más de 70 pantallas fueron colocadas dentro y fuera de la Sagrada Familia. Foto: Pablo Tallón

Voces de los medios

L

os periodistas que cubrieron la visita papal a Barcelona opinan sobre las razones que motivaron el viaje. Estas son algunas de sus impresiones. Álex Gubern ABC “La ausencia de Zapatero es un gesto coherente con su mandato laicista.” Arantxa Reyes Intereconomía “Sólo las Olimpíadas son comparables a este nivel de cobertura mediática”. Maria José Pou Cadena Cope “En el caso de Barcelona, uno de sus símbolos es un templo expiatorio, iniciado para reparar espiritualmente los daños del anticlericalismo decimonónico”.

Imagen del pórtico de la nueva basílica. Foto: A.V. Jordi Casabella El Periódico “Lo importante es que se consagrará la Sagrada Familia como una basílica. Todo lo demás es accesorio”. Núria Ramírez Televisión Española “Me sorprendió mucho la ausencia de Zapatero en un momento tan importante para España” Jordi Mumbrú Público “Ratzinger no deja de ser el Monarca de un Estado regido por una Monarquía Absoluta, que se cree con el derecho de venir a un Estado democrático a dar lecciones de política interna”.


El Mundet

6

Viernes, 12 de noviembre de 2010

La primera misa de la Basílica

Benedicto XVI aceptó la invitación de Luis Martínez Sistach, cardenal arzobispo de Barcelona, para consagrar a la Sagrada Familia como basílica y que pueda ser un lugar de culto. Con dedicación, la Iglesia Católica pretende recuperar en Barcelona el favor popular y aprovechar esta ocasión para impulsar de nuevo la fe desde el emblema catalán del turismo. Por Anna Veciana, Jorge Pérez y Antonio González

E

l entrar a la nave central de la Sagrada Família uno no puede dejar sentirse asombrado. Si además se añade la presencia de los Reyes de España, autoridades políticas y 6.500 invitados, la conmoción que uno vive hace que en la primera parte de la misa esté pendiente del ambiente que se palpa en su entorno. “Cuando empezó la misa no podía dejar de mirar lo alto que era el techo, tenía la sensación de estar en un bosque”, explica Marc Puig, asistente de la ceremonia. Aunque hacía frío, estaba nublado y el tiempo no acompañaba, hubo una implacable formalidad, conducta y puntualidad de los asistentes fruto de la excelente pero exagerada organización. La entrada de los invitados era de 7 a 9 de la mañana, horario nada flexible ya que había un estricto control.

del palio adornado con varias cruces rojas que combinaban a la perfección con sus zapatos Prada color escarlata, el Papa llevaba un pesado báculo con el que cargó durante su entrada majestuosa en el templo de la Sagrada Família. Fue Lluís Martínez Sistach quien dirigió a Benedicto XVII unas palabras de saludo y bienvenida. En el momento del saludo a la asamblea, el Papa inició su discurso en catalán y dedicó la primera parte a la figura de Gaudí. Liturgia de la Palabra Los rayos de sol penetraron los vitrales justo al comenzar la liturgia de la palabra, que incluía una lectura de la biblia y la homilía del Papa. Tal como

Detalle del interior de la Sagrada Familia Foto: Anna Veciana se preveía, Benedicto XVI comenzó su discurso en catalán, con un saludo a los reyes de España y a las autoridades religiosas que habían acudido a la misa. Cambió al castellano al recordar a Gaudí, a quien describió como “arquitecto genial y cristiano consecuente”, y luego destacó lo que consideraba una tradición de “santos, fundadores, mártires y poetas” cristianos en Cataluña. Después el Papa destacó el valor del arte como “signo visible del Dios invisible,” capaz de conducir hacia la belleza, que es la “gran necesidad del hombre.”

Ritos iniciales En la entrada triunfal de Benedicto XVI 700 voces cantaban al unísono Aleluya, alabemos al señor. La vestidura litúrgica e indumentaria del Santo Padre fue otra de las distracciones de los asistentes. Con una perfecta combinación de dorado y rojo, hay que recalcar los ornamentos de la mitra papal, formada de cenefas y piezas acantonadas. Además

Jordi Bonet, actual arquitecto de la Sagrada Familia. Foto: Anna Veciana

Continuó con un mensaje conciliador—“Dios es amigo de los hombres”—en línea con la intención evangelizadora de la visita que había declarado antes de venir a España. Sin embargo esta parte la siguió con declaraciones sobre la familia, la mujer, el aborto y el gobierno que suscitaron aplausos de parte de algunos, rechazo por parte de otros. Indicó que su visión para la familia es de “un hombre y una mujer,” y que la iglesia espera que el

Benedicto XVI: “Antoni Gaudí fue un arquitecto genial y un cristiano consecuente” estado ayude a la mujer: “La Iglesia aboga por adecuadas medidas económicas y sociales para que la mujer encuentre en el hogar y en el trabajo su plena realización.” También dijo que la iglesia “se opone a todas las formas de negación de la vida humana,” así condenando el derecho al aborto. Por último el Papa conclu-

yó la misa en catalán con un rezo a la “Mare de Déu” para bendecir a los feligreses. Plegaria de dedicación En la tercera parte de la ceremonia tuvo lugar la solemne oración de dedicación de la iglesia y del altar. Joseph Ratzinger, con indicios de fatiga, llevó a cabo la consagración de la iglesia. Este hecho para los católicos significa la conversión de Sagrada Família en símbolo de Cristo e inauguración la basílica como lugar de culto. Después de que Benedicto XVI ungiera el altar, cuatro monjas acudieron a limpiar con sus paños el óleo. Otras tres monjas, vistieron el altar con un mantel, candelabros y flores para la celebración de la eucaristía. La atmósfera se transformó cuando la iglesia se llenó de olor a incienso, un símbolo de la unión entre los creyentes, el altar y Cristo Jesús. “Que en tu iglesia se aspire el aroma de Cristo” dijo el Papa echando el incienso en el brasero. Después de la misa Joan Rigol i Roig, ex-presidente del


Viernes, 12 de noviembre de 2010

El Mundet

7

Seminaristas en la Monumental. Foto: A. Yañez

Adiós a los toros La Monumental fue el lugar más concurrido para seguir la misa

T

Parlament y actual Presidente del patronato de la Sagrada Familia contó: “La venida del Papa al Templo ha significado una entrega en la ciudad y en nuestro país, es decir, la gente ha podido vivir mucho más qué significa la Sagrada Familia a través

El Papa ofreció por primera la comunión en la recién estrenada basílica, un hito para el catolicismo poder comulgar bajo las bóvedas de la Sagrada Família. Así, el cardenal Sistach, mostró la bula de promulgación que reconocía este templo como sacro

Es un hito para el catolicismo poder comulgar bajo la bóveda de la Sagrada Familia de esta ceremonia que hemos hecho y a través de esta inmensa proyección”. Liturgia Eucarística “En esta casa de oración se manifiesta el misterio del verdadero templo y se vislumbra la imagen de la Jerusalén del cielo”. Así se manifiesta la actual Sagrada Familia, como Jerusalén, cuna de todos los lugares de culto. El templo de Gaudí se convierte así en basílica menor, novena de Barcelona. Hay 1500 basílicas menores en todo el mundo, y cuatro mayores, todas ellas en Roma. En estas últimas, tan solo el Santo Padre puede oficiar el rito.

para la familia católica. Jerusalén y Barcelona, cuna y futuro de la paz católica, un poco más cerca. El rezo del Ángelus Jordi Bonet i Armengol, arquitecto de la Sagrada Familia desde 1987, explica sus impresiones sobre el Papa: “Le he dado las gracias de todo corazón y me ha dicho que estaba muy contento de estar aquí. Después le he acompañado al Ángelus y he podido mirarle a los ojos, porque los ojos también hablan”. Con 45 minutos de retraso llegó el momento del rezo del Ángelus en el portal del nacimiento. Dentro de una

zona restringida le esperaban 33.500 feligreses que esperaban ese bendito momento. Existía un contraste muy fuerte entre las autoridades que estaban en el interior que se mostraron formales, prudentes y los feligreses que esperaban en el exterior a los que les superaban la euforia y el entusiasmo. El Papa también vivió las dos visiones, la calculada de dentro y la espontánea de fuera, y participó con gozo de los dos momentos. Acerca de esto habla Anna Perarnau, responsable de prensa de la basílica: “en nuestro trabajo nunca saldrá de manual. Pero pese los imprevistos y algunos pequeños errores, el balance que hago desde prensa es muy positivo.” Al final de la misa Benedicto XVI cerró este último párrafo hablando en catalán. La escolanía de Montserrat despidió la dedicación de la Sagrada Familia con el emotivo “Aleluya” de Haendel, momento en el cual los voluntarios se abalanzaron hacia el Papa con la intención de poder abrazarle.

ras la aparición fugaz del papamóvil en Marina con Diputació, parroquianos de toda Barcelona se dirigieron a la plaza de toros para vivir la misa del Papa en la Monumental. Aunque las andanadas se quedaron vacías, hacía tiempo que la plaza no acogía a tanto público—más de 10.000 de los 15.000 invitados acudieron a la cita, cifra que superó los 8.000 de la última corrida de toros de la plaza. A diferencia de los habituales taurinos y turistas, el público que llenaba las gradas era, en su mayoría, familias catalanas. Niños pintados de blanco y amarillo jugaban con senyeres atadas al cuello cual capa de superman y con alguna que otra bandera española como turbante para protegerle del sol. Dentro el lado Sol gritaba, “¡Viva Benedicto!” y la Sombra respondía, “¡Viva!”.

Luego los jóvenes del tendido iniciaban la ola, que daba un par de vueltas antes de que el Sol empezara de nuevo, “¡Viva el Papa!”. El ambiente festivo cesó cuando los ritos iniciales impusieron un silencio solemne entre los creyentes. En ese momento la misa Monumental replicó la de la basílica—miles de fieles santiguándose, cantando, de pie y sentados al igual que los de dentro. Los aplausos más sonoros siguieron el pronunciamiento del Papa sobre la relación entre familia y estado: “para que el hombre y la mujer que contraen matrimonio y forman una familia sean decididamente apoyados por el Estado; para que se defienda la vida de los hijos como sagrada e inviolable desde el momento de su concepción.” Finalmente, se dieron la paz con una oleada de besos.

Kristina Rodemann

Sí a la vida en Nen Déu El discurso del Papa cargó contra el aborto

A

unque somos diferentes nuestro corazón ama como todos los corazones y queremos ser amados” manifestó en un emotivo discurso la alumna de Nen Déu, María del Mar Gajo. En esta misma línea intervino Antonio Gómez, otro de los elegidos por la institución para pronunciar unas palabras ante el Pontífice, quien pidió a Benedicto XVI que los lleve siempre en su corazón. La Obra Beneficosocial, que lleva más de 100 años ayudando a los discapacitados y a sus familias, constituía el lugar ideal para que el Papa declarara su interés en que “los nuevos desarrollos tecnológicos en el campo médico

nunca vayan en detrimento del respeto a la vida y dignidad”. Por otra parte, se aprovechó la visita del Papa para bendecir la primera piedra de la futura residencia para la tercera edad que se construirá en Tiana. Tal y como se preveía, el mensaje de “sí a la vida” fue el eje común en todos los discursos que allí se pronunciaron. Sin duda, una clara crítica a la nueva ley del aborto. En consonancia con esto se expresaba la hermana Rosario Hidalgo, directora del centro, horas antes de la visita papal. “Si la Sagrada Familia simboliza una familia de piedra, nosotros somos la familia verdadera, la de carne y hueso”.

Pablo Tallón y Neus Girona


El Mundet

8

Viernes, 12 de noviembre de 2010

Seguridad excesiva Para la visita del Papa, Barcelona contó con un impresionante operativo de seguridad. Hubo restricciones de tráfico, calles cerradas y rutas de buses suspendidas. Todo acompañado por un despliegue masivo de agentes de distintos cuerpos de seguridad. Al final, pareció un esfuerzo excesivo, pagado con dinero público. Por Paola Alonzo y Berta del Río

L

a visita del Papa a Barcelona estuvo acompañada por un enorme protocolo de seguridad. “Salió todo perfecto”. El Jefe de Prensa de la Guàrdia Urbana, Jordi Vilasaló, reconoce, dos días después del día de la visita, que el operativo se desarrolló sin ningún contratiempo. “No hubo ningún altercado”, añade. Como el propio Jordi Vilasaló afirma, el único hecho que requirió de la presencia policial fue el encuentro en la

Los ciudad debía estar impecable. Foto: E. Grothe Plaza de la Catedral a mediodía de uno grupo de antipapas con los feligreses que acompañaban la visita del pontífice. “Los policías no estuvieron para disolverlos, sino para protegerlos”. La presencia de las fuerzas policiales evitó que el encuentro entre los grupos pro papa y anti papa resultase una situación conflictiva. El encuentro no pasó a mayores y ambos grupos convivieron pacíficamente. El protocolo de seguridad se basó en eventos previos de dimensiones similares: la visita de Juan Pablo II en el 82, o la visita de Benedicto XVI a Valencia en 2007, son los referentes del protocolo de actua-

ción de seguridad ciudadana. Los objetivos básicos del operativo de seguridad fueron mantener la movilidad del tráfico y garantizar la seguridad tanto de autoridades como de la población en general. Esta red logística integró pequeñas acciones independientes de actuación en el ámbito ciudadano, colaboración con la organización del evento, y la coordinación de los servicios de limpieza y reorganización de la propia ciudad. En palabras de Vilasaló, se trató de conseguir la “colaboración transversal entre todos los operadores, desde las grúas a los servicios de limpieza”. Una vez más, se puso de manifiesto la necesidad e importancia de coordinar un óptimo trabajo en equipo. La organización policial se diseñó en función de tres órganos independientes de coordinación. Dos de los operativos se ubicaron en una sala conjunta de mando en el Ayuntamiento de la ciudad, mientras que el tercer operativo policial desarrolló su actividad a pie de calle. Todo este entramado de agentes estuvo compuesto por Guardia Urbana, Mosso d’Esquadra, Policía Nacional, Cuerpos de las Fuerzas Aéreas, Guardia Civil, Servicios de Emergencias Médicas y Guardia Real. Dentro del protocolo de actuación se tuvo en cuenta la planificación de las manifestaciones, tanto programadas como espontáneas. En palabras de Vilasaló, “hemos de tener agentes policiales que reaccionen si pasa algo. Son dispositivos de reserva”. Debido a la gran demanda de acreditaciones de prensa el Ayuntamiento dispuso un nuevo sitio web para realizar estas solicitudes. Los medios de comunicación acreditados –cerca de 250-, encontraron

obstáculos para desempeñar su función periodística. Un periodista internacional admite que encontró serios problemas de movilidad y acceso a zonas aledañas al templo. Para la jornada se habilitaron cuatro hospitales de campaña y se contó con ambulancias del 061 que se distribuyeron a lo largo del recorrido. Según fuentes del propio 061, a lo largo del día no ocurrieron incidentes destacables. Además, se habilitaron hospitales de referencia con el objetivo de garantizar la cobertura sanitaria de las autoridades asistentes al acto en caso de urgencia.

corrido de la comitiva papal, repartición de banderines pro papa, colaboración con los organizadores del acto. Los voluntarios tambien acompañaron a cardenales y obispos que llegaron a la ciudad en la comitiva del Pontífice.

Josep Cuní considera que ha sido “excesivo” el despliegue policial en la Sagrada Familia Centenares de voluntarios se prepararon durante las semanas anteriores para colaborar en diversas tareas durante la visita papal. Entre ellas destacan la decoración del re-

Once manzanas de la zona fueron parcialmente cerradas, al igual que 20 estaciones de Bicing y se han modificado varias rutas de autobuses municipales. La estación del

metro de Sagrada Familia, permaneció cerrada hasta pasadas las tres de la tarde del domingo. Josep Cuni, periodista encargado de cubrir la visita papal para TV3, declaró el pasado martes que la seguridad fue excesiva. Cuní considera que el protocolo de seguridad acabó por ser una paradoja. En su opinión, se concentraron demasiados efectivos policiales, lo que restaba eficacia a la operación. Además confirmó que en el protocolo de seguridad existían vacíos que podrían haber hecho peligrar el funcionamiento del propio acontecimiento.

El dispositivo de seguridad fue impresionante. Foto: R. Castro


Viernes, 12 de noviembre de 2010

El Mundet

9

Los Mossos d’Esquadra vigilan las calles de Barcelona. Alrededor de cuatro mil agentes participaron en el operativo. Foto: E. Sotos

Ni el Papa hace milagros

Los comerciantes se muestran decepcionados por las bajas ventas de merchandising papal durante el fin de semana Por Ángels Muñoz

L

a Avenida de la Catedral, el Portal de l’Àngel y el barrio de la Sagrada Família son núcleos comerciales cuyos propietarios esperan el fin de semana con gran devoción “per fer caixa”, o sea para completar las ganancias del resto de la semana. En ese sentido, la visita del Pontífice supuso para la mayoría un jarro de agua fría. A mediados de la semana pasada, los ánimos del pequeño comercio estaban agitados, sobre todo en el ramo de la hostelería. Las medidas de seguridad obligaron a desmontar las terrazas exteriores de bares y restaurantes y esto se sintió en las ventas. María Magdalena Martínez, encargada del Bilbao Berria en la Av. de la Catedral, aseguró que “las pérdidas pueden alcanzar los siete mil euros “. El suministro de los comercios también se vio afectado a causa de los cortes de tráfico. Las opciones eran tres: adelantar los pedidos, acordar con el repartidor un punto de recogida o como me contó Marga, camarera del Portanova de la calle Marina, “adaptaremos el

menú. No haremos tapas, sólo bocadillos y para los desayunos tiraremos de productos que estén en bolsas”. Sin embargo el lunes muchos bares tuvieron que tirar las provisiones extras

de panecillos que compraron porque muchos de los asistentes trajeron consigo el desayuno y en ocasiones sólo entraban para utilizar los servicios. Las tiendas de souvenirs

eran las que a priori sacarían más provecho de este acontecimiento y así sucedió en algunos casos como en Ringuels, en Mallorca esquina Marina. En cambio Anna, dependienta

de un bazar chino se lamentó que apenas se vendieron camisetas con la imagen del Pontífice a 7€. No todos adquirieron productos relacionados con esta visita. Javier Martínez, responsable del establecimiento Artesanía española cerró el sábado y domingo porque “ya tuve bastante con la boda de la Infanta años atrás: sitiaron la tienda y rompieron varios objetos” La presidenta de la Asociación de Comerciantes, María Bacardí, confirmó que la “gente estaba descontenta. Cuanto más alejada del llamado sector amarillo, menos quejas hubo”. Los propietarios de la joyería Marinel.lo estaban muy enojados porque su clientela la compone gente del barrio, que, ante todo el jaleo organizado, prefirieron evitar las calles con restricciones. En general, los comerciantes deseaban recobrar la normalidad: verse libres del riguroso dispositivo de seguridad y también dejar de ser el centro de atención mediática.

Las ventas no cumplieron con las expectativas comerciales. Foto: A. Fernández


El Mundet

10

Viernes, 12 de noviembre de 2010

Un barrio invadido

Los vecinos se quejaron del despliegue por la visita papal

Pantallas, sillas y policía incomodaron al vecindario. Foto: Ricardo Castro Por Erika Grothe

E

n medio de un ambiente lleno de gente cantando, niños con banderas vaticanas, risas, lágrimas de emoción, gritos de protesta, pitidos y turistas con cámaras… se escondían aquellos que sintieron invadido su terreno: los vecinos del barrio L’Eixample, barrio de Barcelona que alberga el famoso templo de Gaudí. Los vecinos de la Sagrada Familia vivieron la visita del Papa como un verdadero viacrucis: calles cerradas, accesos limitados, mossos d’Esquadra, turistas, curiosos y la constante expectativa de cómo se iba a desarrollar el evento. Entre los vecinos hubo quienes agradecieron que el Papa visitara el tempo de la Sagrada Familia porque, pese a los inconvenientes, reconocen que se hicieron notables mejoras en las calles del barrio. “Había una caseta telefónica que llevaba abandonada muchos años, y por más que nos quejábamos no pasaba nada. Hasta ahora que, mágicamente, desapareció”, dice Mayte, vecina de una finca de la calle Diputación. En este mismo sentido opina Rafael, de 44 años: “todos los hoyos que habían ya no están. Las calles están como nuevas”, además, añade “todas las calles las limpiaron y nos quitaron los contenedores de basura”. Para otros, más allá de que el Ayuntamiento haya mejorado y acondicionado el barrio, les emocionó el hecho de ver

a ese personaje pasando debajo de su balcón. “Me emociona mucho que venga a mi ciudad. Es algo maravilloso poder tener al Papa tan cerca de mi casa”, dice María, de 77 años. El esposo de María, Josep, también vecino del barrio en cuestión, piensa incluso en el beneficio futuro para la ciudad. “Aquí hay siempre turistas. Ojalá que con el Papa vengan muchos más porque así dejarán más dinero en Barcelona”. Éste no fue el único que vio en la visita Papal una oportunidad de promoción global que será beneficiosa para la ciudad. “Hoy tenemos millones de ojos puestos en Barcelona; en nuestra ciudad”, dijo emocionado entre la gente Xavi, vecino de la calle Valencia. A pesar de que estaba todo planificado y todos los vecinos eran conocedores de las condiciones en las que se iba a desarrollar el protocolo de seguridad, el despliegue de la policial provocó el enfado de muchos de los vecinos. “No es posible que nos limiten el acceso a nuestras casas. Es mi casa y debo tener libre acceso. Esto es increíble”. Ésta es la opinión de Pablo, un joven de 24 años que vive alquilado una habitación en una de las calles acordonadas. “Pueden hacer las celebraciones que quieran en la Sagrada Familia, pero es exagerado lo que nos está afectando. Prácticamente toda la zona esta cercada”, lo complementa otra

vecina del sector, quien afirma que iba a salir de la ciudad para evitar las multitudes. El problema fue que el domingo de la visita del Papa, a partir de las 7 de la mañana, se limitó el acceso a los edificios únicamente a los vecinos que demostraran, con la hoja de empadronamiento o DNI en mano, que vivían ahí. Nieves, vecina de la calle Marina desde hace más de quince años: “Yo no veo ningún beneficio, se está gastando un dineral. Al final todo esto lo pagamos nosotros”. Un tercer vecino, llamado Franciso, también se mostró muy tajante. “Yo salí y le gri-

té por el balcón. Que se vaya. Solo vino a molestar al barrio”. No obstante, entre los vecinos, no todos fueron voces en contra. Existe una parte que se mostró neutral y se limitaron a ser espectadores. “A mi la verdad es que me daba igual. No me interesa lo más mínimo y tampoco me enteré de cómo fue la organización por mi calle. El domingo dormí hasta tarde así que ni me benefició ni me perjudicó”, dice Alfredo, vecino de la calle Marina. Una vez finalizó el evento, dio inicio las labores de desmontaje de las infraestructuras y ahí los vecinos mostraron su opinión desfavorable. “Los

operarios comenzaron la mañana del día siguiente y fueron un poco lentas con la intención de no hacer ruido entre las diez de la noche y las ocho de la mañana, ésto a fin de respetar el descanso de los vecinos”, declara Ramón Nicolau, concejal del distrito del Eixample. Y en cuanto al despliegue de seguridad y cierre de las calles, Assumpta Escarp, responsable de Seguridad de Barcelona declara que en el operativo siempre se intentó “minimizar todos los efectos”, especialmente la movilidad, abriendo las calles tras pasar el papamóvil, por lo que finalmente los efectos negativos fueron mínimos.

Los resultados del viaje papal. Gráfico: Rafael Gil


Viernes, 12 de noviembre de 2010

El Mundet

11

Todos Los Santos 1 Benedicto 0 Los hoteleros decepcionados por la poca afluencia de visitantes, comparado con el puente del 1 de noviembre Por Ángels Muñoz

L

as reservas hoteleras alcanzaron el 75% durante la visita del Pontífice, porcentaje algo inferior a lo que se había previsto. Fuentes del gremio de hoteleros no mostraron preocupación ante estos datos porque, en su opinión, la repercusión mediática del evento podría relanzar la imagen de la ciudad y beneficiar al sector el resto de la temporada. La valoración realizada por los responsables de los establecimientos de la Avenida de la Catedral y calles adyacentes subrayaban que la normalidad fue la nota dominante. Incluso el director del Hotel Colón, donde se alojaron noventa personas de la comitiva papal, aseguró que no se habían tomado medidas organizativas especiales, ya que este grupo sólo pernoctó una noche. También desmintió los rumores, según los cuales se habían producido cancelaciones de turistas franceses, a raíz de la llegada del Papa Benedicto XVI. La cadena Catalonia dispone de dos hoteles muy cercanos al Palacio del Arzobispado. Miguel Ángel González trabaja en la recepción del que se encuentra en la comercial Av. Portal de L’Àngel y afirmó que las reservas de este fin de sema-

na no sólo no destacaron sino que fueron inferiores respecto a las del puente de Todos los Santos de la semana anterior. De la misma manera opinaron responsables de los hoteles en el barrio de la Sagrada Familia, pero añadieron que en su zona los inconvenientes superaron con creces las ganancias que se obtuvieron de este acontecimiento. Xavier Díaz es jefe de recepción de Ayre Hotel, de la calle Rosellón, y se quejó de las dificultades de movilidad que los clientes tuvieron a causa del riguroso dispositivo de seguridad que se había establecido: ni taxi, ni metro, ni coche particular; aunque afortunadamente muchos de los huéspedes fueron periodistas con acreditación. También se mostró muy crítico con la organización porque “las facilidades han sido cero”. En los Hoteles- Apartamentos del mismo sector , se mezclaron turistas ajenos a la llegada del Papa con fieles . Ángel Ortiz, recepcionista de Apartaments Hispania, comentó que seis de los veinte apartamentos estaban ocupados por grupos que asistieron a la consagración del templo. Él se lo tomó con humor y por eso respondía a las llamadas internas con un “Bendito/a seas”.

“El negocio se ha visto perjudicado, ha sido fatal. Nos han cerrado las calles”, Carlos Gonzàlez, dueño de un restaurante. (Fotos: R. Castro)

“Me ha encantado, para el negocio en cambio ya lo ves: las sillas están vacias”. Alejandro Castillo, dueño de un bar

Quién por cuánto L

a visita papal supuso un reto para las autoridades catalanas. Generalitat y Ayuntamiento intentaron recobrar la proyección internacional de Barcelona mostrando una imagen de eficiencia durante la visita papal. Esta eficiencia se tradujo en una factura de tres millones de euros a cuenta de las arcas públicas. La mayor parte de estos fondos se destinó a infraestructura y seguridad. Debido a que las expectativas cifraban la asistencia en unos 400.000 asistentes, más personal acreditado, se llevó a cabo un espectacular despliegue de fuerzas públicas estimado en unos 5000 agentes. La logística y el desarrollo del operativo supusieron un éxito rotundo debido al escaso aforo registrado en el evento. A penas se contabilizaron unos 250.000 asistentes, dando lugar a tramos del recorrido en el que el número de efectivos policiales superaba con creces al de asistentes. Si reportará o no esta visita el beneficio esperado, sólo se comprobará a medio o largo plazo. La realidad es que la promoción televisiva del evento fue seguida por unos 150 millones de espectadores, y la factura de este publireportaje fue pagada por la población catalana y española. Pero en tiempos de crisis la fe es necesaria.

“Nos ha perjudicado un poco, nos hicieron quitar las mesas. Espero que el domingo mejore”. Iván, panadero


12

El Mundet

Viernes, 12 de noviembre de 2010

Ambiente festivo durante la espera, en la Avenida de la Catedral, de la llegada del Papa. Un sacerdote, acompañado de música, anima a los fieles el sábado por la noche. Foto: Yaiza Saiz

Adictos a Benedicto Miles de fieles acompañaron al Pontífice en todo momento en sus dos días de estancia en la ciudad Por Manon Todesco, Sergio Daniel Bote e Israel López

bién alegría festiva por ver al sucesor de Pedro. Unos monjes franciscanos repartían pizza a los animados fieles al son de guitarras y de palmas. “La fe se vive comunitariamente”, repetían por megafonía. “La juventud necesita al Papa porque nos ayuda a encontrar la verdad y el sentido de nuestra vida”, dice Marta, una ecuatoriana de 15 años. Los hay que han hecho el camino desde Francia para asistir al evento. “Está previsto que haya 70.000 franceses presentes”, cuenta un seminarista de la parroquia estudiante de Toulouse.

E

l cielo está contento con nosotros”. Seguros del apoyo de la Providencia, miles de fieles venidos desde todas partes del país y de otros lugares del mundo se congregan en Barcelona videre Petrum, para ver al Papa, o al menos intentarlo. Por megafonía, arengas como la mencionada animan, la noche del sábado, la larga espera en la Avenida de la Catedral. Varias horas intentando atrapar un buen lugar desde el que ver, durante unos segundos, la comitiva papal y el vehículo negro que trasladaba al Pontífice desde el aeropuerto al palacio arzobispal, donde pasó la noche. “¡Esta es la juventud del Papa!”, gritaban grupos de jóvenes venidos de Ávila, de Valencia, o del País Vasco. “¡Yo soy adicto a Benedicto!” era otra variante. Compartían experiencia cristiana pero tam-

El Papa de la juventud

Los fieles exhibieron diferentes muestras de fervor durante la visita. Foto: Y. S.

“Benedicto XVI es el Papa de la juventud, vincula el porvenir, la esperanza, la fe en general. Buscamos grandes cosas e ideales, y el Papa es nuestro guía”, añade. Una mujer aferrada a las vallas de seguridad se encargaba de informar al resto de expectantes cristianos de los pasos de Joseph Ratzinger, de los

que informaba pertinentemente la radio. “¡Ya ha aterrizado!”, gritaba. “Ahora está bajando la escalerilla del avión...”. Momento más que pertinente para encender las velas y alzar las banderas y pancartas. Aunque la distancia que separa las pistas de El Prat del centro de la Ciudad Condal obliga a esperar un poco más. Las luces de las patrullas policiales desconciertan. Mientras, en Las Corts, grupos de jóvenes y vecinos escribían con velas “Benvingut Papa” y celebraban una misa en su honor. Los jóvenes católicos estaban muy conmovidos. “Venimos de Madrid en autobús, somos unos 100 jóvenes de la Comunidad de la Asunción y vamos a dormir en el colegio Santa Isabel”, explica Daniel, uno de ellos. “El Papa representa a Dios sobre la Tierra y tenemos mucha alegría y mucha emoción”, asegura. En cuanto a los temas mencionados por Ratzinger en sus últimos discursos, estos jóvenes le apoyan al 100 por


Viernes, 12 de noviembre de 2010

El Mundet

13

“Gaudí sacaba provecho de las visitas a la Sagrada Familia” Entrevista a un firmante del Manifiesto de Bienvenida

J

osep Maria Romaguera trabaja a diario y al más alto nivel para los jóvenes católicos. Representa en Roma a la Joventut Obrera Cristiana (JOC), la histórica organización católica de base. Fue uno de los firmantes de “Santidad, Bienvenido a Cataluña”, carta de bienvenida a Benedicto XVI que tenía firmas notables (y de cariz ideológico diverso) como el expresident Jordi Pujol o Angel Ros, alcalde de Lleida (PSC).

Tanto obispos como gente de todas las edades recibieron al Papa. Foto: Y. S. cien. “Yo creo que tiene toda la razón del mundo en cuanto al condón”, recalca María, una chica de 17 años. “Para parar las enfermedades y los embarazos no deseados -explica-, la única solución es la abstinencia :aguantarse. Las políticas de prevención sobre los preservativos en África no son suficientes, hay que hacer políticas de reestructuración familiar y educar a las familias. La fidelidad es la clave del amor entre un hombre y una mujer”. Finalmente Benedicto XVI aparece. Con retraso. Pero no importa. “¡Ya está aquí!”, exclamaron los congregados. El Papa los premió con una inesperada salida al balcón. Fue el punto culminante de la larga espera. Pero para muchos, la noche sería larga hasta que, temprano en la mañana, el Papa abandonase su residencia barcelonesa para recorrer el Eixample camino del templo modernista de Gaudí. Unos durmieron a casa, otros que vinieron de toda España fueron acogidos en colegios o en parroquias, y otros decidieron quedarse en la calle esperando la mañana para dirigirse hacia la Sagrada Familia, con acreditaciones o no, pero con muchas ganas. Al preguntarles que dirían al Papa si pudieran hablar con él, muchos contestaron: “Le diría que lo

quiero y le diría gracias, es un gozo enorme poder acercarse al Santo Padre”. Los más fervientes se empiezan a congregar junto a la catedral alrededor de las cinco, en su mayoría jóvenes universitarios que venían de Murcia y Valencia. Poco después llegan algunas familias y entonan cánticos para desearle un buen comienzo del día a Benedicto en Barcelona. Todos ellos esperando, de nuevo, con desesperación, el momento en que Joseph Ratzinger aparezca en el Papamóvil, algo que no sucede hasta pasadas las nueve y cuarto. El vehículo abandona el palacio arzobispal a toda velocidad para cruzar el Eixample rumbo a la Sagrada Familia.

¿Cuál fue la intención del manifiesto, una alternativa al recibimiento oficial? ¿Alternativa? No me lo planteé así cuando lo leí y firmé, ni pienso que nadie se lo haya planteado. Pretende mostrar unas habitaciones de la casa y como se vive, dar una buena bienvenida. Y es posible que muchos otros las muestren. No creo que los firmantes tengamos la exclusiva de nada ni tengamos nada alternativo. Mostramos quienes somos, qué familia acoge nuestro visitante. ¿Qué imagen internacional puede tener Barcelona tras la visita de Benedicto XVI? Puede provocar más visitas para ver la obra de Gaudí acabada. A nivel religioso, seguro que dará relevo a la ciudad y una imagen positiva. Experiencia directa solo he tenido una, de este año, cuando visitó Torino: yo estaba en la ciudad y participé en los actos. Quedé maravillado de como el alcalde supo mostrar lo mejor de Torino. ¿Cree que la dedicación de la Sagrada Familia por Benedicto XVI la confirmará como basílica de referencia? Es posible, a pesar que no se si continuará pesando más el hecho artístico y el reclamo turístico. Una cosa no quita la otra: el mismo Gaudí

sacaba provecho de las visitas de los curiosos para expresar lo que el mismo templo expresa. La dedicación por parte del papa puede reforzar este objetivo. ¿Cómo valora la actitud de las instituciones? ¿Han llegado a Roma las críticas previas de algunos cargos públicos? Las críticas han llegado. Dicho esto, no creo que sean ninguna sorpresa. Las instituciones del país han tenido una actitud normal y más bien positiva. Y gracias a Dios, en el país hay libertad suficiente para que se puedan manifestar desacuerdos y para que se les pueda contestar ¿Cómo puede la visita ayudar a la divulgación del mensaje cristiano a la juventud obrera en Cataluña? El método de la JOC nos hace trabajar con los jóvenes de su propia realidad y desde su propia realidad. No tanto divulgación de un mensaje como transmisión de experiencia vivida, cargada de contenido evangélico. Desde esta experiencia se va conociendo a Jesucristo, se puede empezar un camino de seguimiento de su persona y su evangelio.Ni la visita del Papa ni otros grandes acontecimientos eclesiales son hechos que, de manera directa, tengan incidencia en este trabajo. Indirectamente, quién sabe. En la medida que la visita pueda dejar unas diócesis que vivan con ganas su acción pastoral, en las cuales se tome seriamente, como dinámica pastoral, el mensaje evangélico de la Encarnación en la vida de los más pobres, en la realidad de las familias trabajadoras, en el corazón de la vida. Especialmente la de los jóvenes. La Encarnación es el camino elegido por Dios. Y este es uno de los grandes mensajes de la obra de Gaudí.

Jordi Trenzano

Misa en la Monumental Pocas horas después, en la calle Marina con Diputació, ambas cortadas al tráfico, un niño duerme en el suelo, sobre los periódicos. Sus padres le han hecho levantarse muy temprano para ver al Papa. Las más de dos horas de misa televisada en pantalla gigante, al sol, se sobrellevan en función del fervor. Los hay que se arrodillan. Otros cantan y agitan sus banderas. Algunos curiosos se asoman a los balcones.

Una joven grita el nombre del Pontífice tras el paso del papamóvil. Foto: Y. S.

Pero el ambiente está tranquilo junto a la Monumental mientras Joseph Ratzinger consagra el cercano templo de la Sagrada Familia, cuyas agujas y grúas se ven tras la pantalla gigante. Varias personas reparten banderitas y venden pósters con su efigie. También regalan periódicos, que sirven para protegerse del sol o como improvisados asientos. La última oportunidad para ver al Pontífice, el rápido regreso al palacio, dejó a muchos perpejlos. “Ha pasado tan rápido que ni le hemos visto”, lamentaban un grupo de monjas. “Yo le vi mejor esta mañana”, replicó una señora. En cualquier caso, el gesto de Benedicto XVI hacia Barcelona sirvió de aliento para acompañar el regreso de los fieles a sus casas.


El Mundet

14

Viernes, 12 de noviembre de 2010

“Benedicto es más bien de despacho” El teólogo Pié Ninot analiza la figura del Papa

N

ombrado como experto por el papa Benedicto XVI para el Sínodo de Obispos en el 2008, y reconocido por el cardenal Sistach por su labor en la “Agencia de evaluación y calidad” de la Santa Sede. Salvador Pié Ninot analiza la validez e importancia de la institución papal hoy en día. ¿El Papa es un símbolo de fe o de importancia mediática? Creo que las dos cosas porque estamos en un mundo que da mucha importancia a los tops. ¿Cómo ve la Iglesia católica este doble rol? Hay ventajas e inconvenientes. Más gente conoce la figura del Papa pero no se sabe exactamente los fundamentos que están en la Biblia. ¿Qué fundamentos? En la Biblia, Jesús dijo a Pedro: “Sobre esta piedra edificaré mi Iglesia”. El Papa cuida que la fe en Cristo sea posible y que no nos saltemos esto. Pero a veces se desvirtúa el ministerio del Papa. ¿Hay diferencias entre Juan Pablo II y Benedicto XVI? Juan Pablo II era un gran escenificador, el mejor sentido de la palabra. Un trotamundos. Este Papa es más bien de despacho. Lo que se ha de ver de este Papa son las cosas que dice. Dice pocas pero siempre muy sustantivas. Este cambio de actitud, ¿une o desune? No se está acostumbrado a que un gran líder mundial, aparte de palabras bonitas, haga una reflexión sobre las cuestiones éticas. Hay que prestar atención al mensaje, no solamente los slogans. Con la mayor secularización, ¿por qué agasajar a la ciudad de Barcelona? Aunque sea una situación de la fe un poco baja en Barcelona, la Sagrada Familia es la Iglesia moderna más visitada del mundo incluyendo San Pedro. Y es la única Iglesia del siglo XXI visitada por creyentes y no creyentes. Hemos de estar orgullosos. Marilú Utrera

Donato: “La visita de un representante de San Pedro nos da a entender el amor al prójimo y especialmente a los más pobres y necesitados”. Foto: Jordi Trenzano

Cristina y Laura: “Primero somos católicas y luego paraguayas. Cuando nos enteramos que el Papa venía a Barcelona compramos los billetes”. Foto: Israel López

24 horas de devoción Así vivieron la visita papal los jóvenes de la parroquia de Santa Teresa Por Sofía Bouzas

S

on las 11:15 de la mañana del sábado 6 y en los pasillos de la Iglesia de Santa Teresa hoy se respira un ambiente distinto. Las risas y los nervios de unos 250 jóvenes se cuelan por los confesionarios y revolotean por toda la cúpula. El sonido de las campanadas marca el inicio de un largo día: hoy el Papa llega a Santiago de Compostela. El Santo Padre está en camino. El centro juvenil de Lisieux acostumbra a tener pleno en todas sus actividades y la visita de Joseph Ratzinger no es una excepción. Los párrocos de las iglesias vecinas envidian sanamente al padre Ferrán por su capacidad de motivación. “Nos encanta Ferrán porque organiza cosas chulas” dice Álvaro, joven de 12 años. El párroco trabaja entre cinco y siete horas diarias. Pero esta semana ha hecho horas extra para preparar el programa de actividades dedicado a la vista del Papa. A las 11:30 los jóvenes siguen la llegada del Santo Padre al aeropuerto de Santiago a través de un proyector. Ensimismados miran la pantalla pensando

que en horas lo verán con sus propios ojos. “No puedo creer que haya llegado el día, me hace una ilusión enorme” dice Sara Ferrer feligresa de 15 años, sin quitar la vista de la pantalla. Tras abrir boca con las primeras imágenes toca empezar a trabajar. Los jóvenes, ilusionados, se prestan voluntarios: “¿Empezamos con las pancartas?, ¿Colgamos las banderas del campanario?”. Tímidos pero ansiosos se ponen manos a la obra con la

energía de aquellos que desean algo con todas sus fuerzas. Las campanadas anuncian que son las dos, hora de comer. Cada uno se dirige al jardín de Jaume Oliveras para hincarle el diente al bocata. —“Pues mi hermano está en Santiago y me ha llamado diciéndome que al final no ha llovido”. —“Mis amigos fueron a la peregrinación de Polonia, y se lo pasaron bomba”. —“Dicen que vamos a hinchar globos de helio para

Los parroquianos de Santa Teresa se dirigen hacia la Catedral. Foto: Sofía Bouzas.

lanzarlos cuando pase”. —“Creo que los chicos de Madrid llegan esta tarde, seguro que coincidimos con alguno de la otra vez”. La parroquia acoge la noche del sábado a grupos de jóvenes de Pamplona y Madrid que llegan sobre las 17:30. Para hacer frente a los gastos de comida, limpieza y hospedaje en Santa Teresita se pide la voluntad. “No hemos tenido que pagarle nada a la parroquia por hospedarnos, pero es sabido que al irnos tendremos que dejar la voluntad” comenta el padre Luís López responsable de los 80 jóvenes procedentes de Madrid. Entre ellos, los que vienen de Pamplona y los de Barcelona, en Santa Teresita se juntan unos 400 feligreses. A las 18:30 el rector Juan Torrent inicia la Santa Misa que hoy es se imparte con su traducción en lenguaje de signos. El 95% de los asistentes hacen una reverencia a Santa Teresa al entrar, y un 70% permanece arrodillado durante gran parte de la ceremonia. La parroquia está abarrotada. El ambiente ya está caldeado, solo queda una hora y media para que llegue el Santo Padre al aeropuerto.


Viernes, 12 de noviembre de 2010

El Mundet

15

Mi amigo Ratzinger La presencia papal en Internet causa debates

L Agustí Lloc: “Viene a visitar su rebaño y consagrar la Sagrada Familia. Porque hay que tener fe en algo”. Foto: Israel López

Jacinto Florià: “Llevo la bandera de la Iglesia de Maria Auxiliadora de Mataró. No pude ver a Juan Pablo II hace 25 años. Nunca lo había visto en directo.” Foto: Jordi Trenzano Pequeños y mayores se preparan para desplazarse a la Vía Laietana y ver a Razinger en la Catedral. El Papa sale al balcón y los aplausos y gritos llenan la plaza. “¡Qué emoción, ha salido!”. “Callad que no le escucho”… Los chicos llevan por capas banderas amarillas y blancas. Las chicas usan lazos de los colores del vaticano como complementos; lazos, pulseras, gomas de pelo… Los padres sostienen las pancartas de bienvenida, los bebés juegan con los globos y son muchos los que presumen de ir a la moda llevando camisetas en las que se lee “Benedicto” en el pecho y “XVI” en la espalda. Tras recibir al Papa en la Catedral, Luís Rodríguez, joven de la parroquia de Pamplona dice “Lo que más me ha emocionado ha sido cuando el Papa ha salido al balcón fuera de lo previsto y nos ha hablado”. El padre Ferrán prepara la noche y establece los turnos de vigilia con el resto de sacerdotes y párrocos. Durante la vigília hay turnos de confesión y rezo. El punteo de guitarras rompe el silencio sepulcral de la noche y recuerda que hoy es un día de celebración. A las 6 de la mañana con los ojos pegados todos se dirigen al punto del recorrido

por donde pasará el Santo Padre. Se respira máxima concentración de camino al encuentro. El cansancio y el respeto se funden durante la caminata. Ya están situados en la calle Marina, y entraron a escena alabanzas y hurras. “Viva el Papa, ¡viva!” El papamóvil pasa veloz ante el grupo. La imagen se quedará guardada en sus retinas mucho más tiempo de los 3 segundos que le vieron pasar. Con el corazón aún acelerado se dirigen a la Parroquia del Roser para seguir la celebración desde una pantalla gigante. El aforo es de 800 personas, pero claramente se ve que hay algunas de más. El párroco Torrent alienta a los jóvenes: “debemos valorar el estar aquí aunque no le hayamos podido apenas ver”. Una vez terminada la misa, sobre las 14:00 el grupo vuelve a la parroquia y mientras recogen sus sacos de dormir comentan: “Han sido una pasada estos dos días juntos”, “Agrégame a Facebook para la visita en Madrid”. A las 16:00 en la parroquia ya no queda nadie, los de Madrid y Pamplona ya subieron al autobús de regreso. Y ante la pregunta del balance de la visita responden casi a coro “ha valido la pena”.

Luis López: “A las personas de España les falta este espíritu religioso y la visita del Papa puede aportar un mayor ánimo a la espiritualidad de la sociedad”. Foto: Israel López.

El escultor divino El artista que culminó la Fachada del Nacimiento habla de su labor

L

a Sagrada Familia ha sido consagrada como Basílica antes de la finalización de las obras. Para uno de los escultores que trabajan allí, Etsuro Sotoo, no se puede considerar como un fracaso. “Lo importante es continuar su construcción, porque mientras colocamos las piedras, descubrimos nuestra función dentro de la sociedad,” afirma Sotoo, quien ha trabajado más de 30 años en el templo. Sotoo, convertido a la fe católica en 1991 y responsable de culminar la Fachada del Nacimiento, sostiene que el Papa es “un arquitecto como Gaudí”. Sin embargo explica que la función del pontífice es mucho más importante que los arquitectos. “Cada uno de nosotros somos piedras

y construimos el templo de la sociedad. El Papa es la autoridad más franca de poder y coloca en su sitio la piedra que se está desviando”. Aunque reconoce la importancia de la visita, Sotoo no cree que el evento altere el carácter del templo, sino que más bien tendrá un efecto en la población de creyentes. “Esto es un símbolo más. Y después queda en cada uno de nosotros interpretarlos y cultivar nuestra alma”. “Cuando un hindú o un japonés como yo está viendo a Jesús y lee las palabras Sanctus, Sanctus, Sanctus, ya está rezando también”, asegura Sotoo, que no se considera escultor, sino que ve su oficio como una herramienta para encontrar su identidad. Marilú Utrera

a visita del Papa tuvo su eco en el ciberespacio, y las opiniones a favor o en contra de que la Iglesia utilice Twitter, Facebook o Blogger dividen al grupo de peregrinos. Para la visita, el Arzobispado de Barcelona diseñó una página web con el itinerario, las actividades y links de interés. Algunos cristianos como Silvia Urbina del Movimiento de Jóvenes Cristianos de Barcelona no aprueban la iniciativa. “La página está para pegarse un tiro. Tiene los elementos importantes, pero llega poco.” Otros como Marc Carrió, del Movimiento de Universitarios Católicos de Cataluña se muestran menos críticos. “Podría haber estado mejor pero es complicado hacer algo que complazca a todos.” El arzobispado convocó a un grupo de voluntarios para realizar el blog de la visita. “Necesitaban ayuda para llegar más al público y nos dieron carta libre,” explicó Alberto Chinchilla, coordinador del blog elpapaenbarcelona. wordpress.com La página utilizó un llamativo logo que se refiería al pontífice como “B16” e incluyó un video que superó las 18 mil visitas en Youtube. José María Carbonell, expresidentes de la CAC, explica que las herramientas digitales plantean un nuevo modelo de interacción que la Iglesia aún no ha sabido abordar. “Es una concepción diferente de comunicación, que hasta ahora, en la Iglesia, no se ha hecho”. Marilú Utrera

El grupo “Todos con B16 en Barcelona” reunió mil fans en Facebook. Foto: Y.S.


El Mundet

16

Viernes, 12 de noviembre de 2010

La ciudad que no espera Durante la visita del Pontífice, un amplio colectivo dejó en claro que su presencia no era bienvenida Por Denny Alfonso, Lucía González y Tanit Parada

E

n Barcelona, no todos esperaban al Papa; los ateos y agnósticos, el colectivo homosexual, las feministas y varios partidos de la izquierda se manifestaron en contra de su visita. Entre la multitud de gente que el fin de semana se paseaba con la bandera amarilla y blanca del Vaticano, los balcones decorados y los carteles de bienvenida, se encontraba también un movimiento menos visible, aunque más ruidoso. Los ciudadanos que querían mostrar su rechazo ante la presencia de Benedicto XVI tenían mucho donde elegir: ataques psíquicos, conferencias, proyecciones de películas, espectáculos de danza callejera, besos entre homosexuales y, como no, la clásica manifestación. La protesta en Plaza Sant Jaume el jueves 4 de noviembre reunió unas 3.000 personas. “Jo no t’espero,” organizadora del evento, contaba con 74 entidades adheridas y 551 personas que le dieron su apoyo a título personal. Albert Riba, el presidente de Ateus de Catalunya, se mostró satisfecho con la cantidad de público y afirmó que se trataba de un “éxito de convocatoria.” A medida que se aproximaba la visita las protestas adquirieron un tono más pasional y menos intelectual, contrariamente a la manifestación en Plaça Sant Jaume. Paralelamente a la presencia de Benedicto XVI en la Sagrada Familia, varios cientos de personas se reunieron también para protestar. Los presentes contaban con el entretenimiento ofrecido por invitados, encargados de animar y hacer elocuentes discursos. Sin embargo, carecían de una base ideológica sobre el laicismo o si mostraban su desacuerdo por la visita, el coste de esta, la separación actual Iglesia-Estado o simplemente, un conglomerado de diversas opiniones e ideologías. Esta fue la sensación que transmitían la mayor parte de los eventos antipapa, descoordinación sobre lo que se quería y lo que se pretendía demostrar con la protesta. Para algunos, bastó su presencia; para otros, era necesario también una mayor unidad

La plataforma “Jo no t´espero”, congregó a más de tres mil personas en la ciudad Foto: Eduardo Sotos. respecto las ideas fundamentales de aquellos que, por una razón u otra, no esperaban al Papa. Una multitud laica se da cita en Sant Jaume Sobre las seis y media de la tarde, la plaza se empezó a llenar al ritmo de Dire Straits y las primeras pancartas fueron apareciendo. Lo más leído: “Papa o Califa, pague su visita” o “Papa Gorrón, contigo ni Dios”. Uno de los colectivos presentes fue la Coordinadora Gay-Lesbiana de Cataluña. Su secretario general, Antonio Guillado, afirmó que protestaban por “la sumisión de los poderes públicos a un jefe de Estado [del Vaticano] que además intenta influir en las decisiones legítimas del país y su parlamento”. “La Iglesia ha impedido

históricamente el ejercicio de los derechos de las minorías, especialmente la homosexual”, señaló Lionel Brossi, un asistente acompañado de su novio. Algunos manifestantes decían sentirse indignados por el elevado coste de la visita, sufragada en parte por la Conferencia Episcopal pero en su mayoría por el Estado español.

La plaza Sant Jaume respiraba un ambiente festivo. Los asistentes escuchaban con emoción los alegatos anticlericales para luego aplaudir furiosamente y lanzar consignas en contra del Papa. Las feministas, por su parte, gritaban “fuera los rosarios, de nuestros ovarios”. La nota de color llegó cuan-

Un activista clamó contra “el esquema burgués y capitalista español” Joan Tardà, diputado de Esquerra Republicana de Cataluña en el Congreso, acusó al partido socialista de no tener la voluntad de separar la Iglesia del Estado. Tardà afirmó que “la libertad de conciencia debería estar por encima de la libertad religiosa”.

do el actor Leo Bassi se subió al escenario vestido de bufón, explicando el porqué del disfraz: “Estos días paseo disfrazado de payaso para que los niños me vean y que sus padres les expliquen lo que soy. Así, cuando llegue el domingo [y vean al Papa], igual alguno

dirá: ‘Mira, papá, otro payaso”. La manifestación feminista termina en discusión El domingo los antipapa volvieron a la carga. Más de un centenar de feministas se dieron cita en la plaza Universitat para manifestarse en contra de la intromisión de la Iglesia en las políticas sociales del país. “La injerencia de la jerarquía católica afecta los derechos sexuales de la mujer, se ha llegado al extremo de querer rebajar las expectativas respecto al aborto,” dijo Montse Pineda, del Moviment Feminista de Barcelona. Se dejaban oír consignas como: “Aborto libre y gratuito” y “Somos malas, podemos ser peor.” Los curiosos que pasaban por la plaza Universitat se sorprendian al ver los preservativos inflados a modo de globos decorando las ca-


Viernes, 12 de noviembre de 2010

El Mundet

17

El actor Leo Bassi dio uno de los discursos antipapales más duros. Foto: Eduardo Sotos

El cantante Plutón enfadó a las mujeres con su “Benedicta XVI.” lles. Las activistas los repartían convocada por diversos colec- hombre disfrazado de cura que mientras sujetaban carteles que tivos de la izquierda. Al empe- bailaba de manera muy provo- Foto: Francisco Espinosa. decían: “El condón salva, emPAPArse enferma.” Vicky Moreno, presidenta de la organización Dones x Dones, usaba el megáfono para alentar a sus compañeras. “Queremos dejar claro que este señor no representa nada para nosotras y que el dinero que se ha gastado para recibirlo es

zar la marcha, unos de los organizadores gritó “recuerden: todos por la izquierda,” provocando las risas de los asistentes. Durante la marcha el foco de todas las miradas fue la mezzosoprano y activista transexual Manuela Trasobares, conocida como “La Mama”.

En la semana, las protestas adquirieron un tono más pasional y menos intelectual inmoral, además nosotras tenemos derecho a decidir sobre nuestro propio cuerpo”, afirmó. La manifestación feminista se fue acercando hasta el cruce de Passeig de Gràcia con Gran Via. Allí se mezcló con la protesta “Deixem-nos d’hòsties”

Esta activista arremetió contra el Papa y la Iglesia Católica así como contra los políticos y el “esquema burgués y capitalista español”. No había tiempo de aburrirse, ya que los asistentes, unos 500, iban viendo desfilar a excéntricos personajes: un

cadora, cuatro go-go´s homosexuales brasileños y el inacabable espectáculo de la Mama. Otro polémico personaje fue Plutón, un cantante homosexual irlandés. Su canción “Benedicta, tu pluma se ve desde la luna” provocó el enfado de las feministas, quienes se acercaron hasta el pequeño escenario protestando por el uso de sufijos femeninos para ridiculizar a Benedicto XVI, “Eres un machista, debería darte vergüenza” gritaban mientras un par de personas intentaban calmarlas. A modo de disculpa, el artista afirmó que la utilización de los términos femeninos era incorrecto y que lo hacía “porque este Papa no tiene una pizca de masculinidad ni de humanidad; no quería ofender.” No funcionó, y las feministas se marcharon profiriendo gritos contra él.

La moral sexual vaticana desata la ira de colectivos feministas. Foto: Dani Ríos.


El Mundet

18

Viernes, 12 de noviembre de 2010

La Mama puso la nota de color al Cercavila del Passeig de Gràcia. Foto: Francisco Espinosa

Protesta con sabor a beso

Los homosexuales reciben al Papa con una demostración de amor junto a las vallas de seguridad Por Lucía González, Tanit Parada y Denny Alfonso

E

l Kissing Flashmob o beso gay organizado durante la visita de Benedicto XVI a Barcelona, pretendía ser un acto espontáneo que reuniera a cientos de personas besándose frente al pontífice al iniciar este la marcha desde la Plaza de la Catedral hacia la Sagrada Familia. El factor sorpresa falló. Entre otras cosas, porque la censura al evento que se había creado en Facebook por parte de la red social dio la vuelta al mundo y fue noticia en medios internacionales de Australia, Marruecos, Estados Unidos, y América Latina. Fieles al espíritu del flashmob, la quedada se concretó a última hora del sábado a través de un comunicado colgado en la web de la organización. Sobre las ocho y media de la mañana fueron llegando al entorno de la Plaza de la Catedral los primeros participantes sin banderas ni pancartas, tal y como se había acordado durante la preparación, y con la intención de llevar a cabo una “protesta pa-

cífica.” Tras el beso, que duró tan solo unos segundos, se profirieron gritos con el lema de “Yo no te espero.” El ambiente se fue crispando cuando los seguidores que esperaban al Papa salieron de la plaza por el mismo lugar en el que se encontraban los ma-

nifestantes. Los primeros enfrentamientos fueron simples cánticos entre los dos grupos. Sin embargo, el tono distendido se tornó en amargo cuando uno de los pro-papa llamó “maricones” al colectivo gay. El insulto provocó un pequeño enfrentamiento verbal

Un centenar de parejas gays se congregaron en la Plaza de la Catedral. Foto: Eduardo Sotos

entre ambos grupos que se resolvió con la actuación del enorme dispositivo de seguridad desplegado en la zona. Una vez creada la muralla de mossos, el posible peligro de un cara a cara pasó y los periodistas retiraron la nube de cámaras que ya no tenían nada que filmar. Jordi Petit, Presidente de la Coordinadora Gay y Lesbiana de Cataluña, se lamentó de lo sucedido y dijo que estas actuaciones “muestran una incomprensión del derecho de expresión lamentable”. En declaraciones durante el acto, Petit tuvo palabras de elogio para los grupos católicos que se dedican a acciones humanitarias, e insistió en que su labor “no tiene nada que ver con la riqueza y el lujo del Vaticano”. El presidente de la Coordinadora se refirió también a la polémica de recibir a Benedicto XVI con la senyera o con la bandera española, y catalogó de “error” el mezclar “nuevamente” política y religión. “El peor pecado de la jerar-

quía católica es la prohibición del preservativo”. Con estas palabras, el presidente de la Coordinadora Gay se refería a la postura de la Iglesia Católica frente a la prevención del SIDA. Manteniendo el mismo argumento, la ONG Dance4life organizó el sábado una protesta peculiar en el Arco del Triunfo. A través de una coreografía, en la que participaron numerosos escolares, la organización manifestó su lucha a favor del uso del preservativo para prevenir el contagio del SIDA. Al son de la música y decorando sus cabezas con preservativos, varias decenas de personas expresaron mediante gestos la necesidad de ser responsables en las relaciones personales. Según la organizadora del acto Marta San Martín, “el baile es la mejor manera de difundir el mensaje”. Un mensaje necesario que debe calar hondo en los jóvenes de hoy “que están bajando la guardia en sus relaciones sexuales”, añadió.


Viernes, 12 de noviembre de 2010

El Mundet

19

La CGT critica el gasto La Confederación General del Trabajo critica la “genuflexión” de las instituciones ante la visita papal Denny Alfonso, Tanit Parada y Lucía González

E

l sindicato anarquista de la Confederación General de Trabajadores tuvo problemas para realizar su protesta antipapa ya que la policía prohibió el paso de los miembros, incluido su improvisado “Papa móvil” de cartón. Un numeroso grupo de agentes de los Mossos d’Esquadra impidió a decenas

“Manos arriba, esto es un secuestro”, gritaban los manifestantes de la CGT contra los abusos policiales

de participantes el acceso a la plaza de la Catedral. “Nos secuestraron, no nos dejan mover hacia la catedral porque no quieren que destapemos las verdades del Papa en Barcelona,” comentó Raúl, un trabajador del transporte público. Por fortuna para ellos

en vista de la espera, vinieron preparados y al cabo de media hora de empezar, se inició el reparto de bocadillos. Con consignas como: “Manos arriba, esto es un secuestro”, “Estamos en peligro, queremos abogado”, “Nos han secuestrado porque hemos pecado,” los asistentes criticaron el trato de las autoridades. La manifestación, que tenía planeada llegar a la Catedral por la Via Laietana, fue sorprendida por el cordón policial que incluso dificultó la labor de los periodistas nacionales y extranjeros que se acercaron para hablar con la multitud. Los organizadores repartieron panfletos de la imagen del Benedicto XVI, con un ojo amoratado y vestido con indumentaria punk. “Estamos perdiendo empleo por la crisis económica y aquí en Barcelona se está gastando más de un millón de euros en seguridad y protocolo para recibir a un hombre que no nos representa,” se quejaba Ángel González, el Secretario General de la CGT en Barcelona. A un lado de la calle, detrás de los Mossos pero muy cerca de los manifestantes, se encontraban dos mujeres sonrientes que llamaban la

atención. Una de ellas, en silla de ruedas, era una anciana de 95 años quien llevaba en su mano uno de los panfletos de la CGT mientras en la solapa de su chaqueta tenía una pegatina con el lema de “Jo no t’espero”. Ella estaba allí para abogar por un estado laico.

“Barcelona gasta más de un millón de euros en seguridad y protocolo para recibir a un hombre que no nos representa”, dice su secretario general Llum Ventura, la mujer que se encontraba junto a ella, explicó que a pesar de aparentar ser madre e hija, ella era su “amiga” y que se conocieron cuando Ventura inició la creación de la asociación “Dones del 36”. Esta asociación tenía como finalidad reunir a mujeres republicanas que habían luchado en la Guerra Civil para explicar sus vivencias. “Hemos querido venir a mostrar nuestro apoyo a los sindicalistas.”

Cientos de personas participan en el ritual psíquico para dejar impotente al Papa. Foto: Denny Alfonso

Misión impotencia Un “ataque psíquico” contra el Papa detiene el tráfico en la Diagonal

P

La manifestación convocada por el sindicato anarquista CGT estuvo marcada por la fuerte presencia de los Mossos d´Esquadra. Foto: Eduardo Sotos

rotestas antipapales hubo de todo tipo y por toda la ciudad, pero una que sin lugar llamaba la atención fue el ataque psíquico para dejar impotente a Benedicto XVI. Más de un centenar de personas se concentraron con ese solo propósito y las mentes de muchos ateos sirvieron para, según ellos, “dejar sin virilidad al Papa”. “Nos reunimos aquí porque creemos que tenemos que dejar al Papa impotente y de esa forma detener a los pederastas en los monasterios, debemos denunciar los abusos de los sacerdotes contra los niños y jóvenes,” dijo Santiago López, organizador de la manifestación. El ataque psíquico se realizó frente a la torre Agbar paralizando el tráfico en la Avenida Diagonal. Caída la noche los miembros formaron a los asistentes en largas filas, y les repartieron panfletos con instrucciones para el culto. Los

pasos a realizar eran sencillos, para facilitar la tarea a los presentes. En pantalla gigante estaba la imagen de Joseph Ratzinger sosteniendo sus genitales sobre una espiral en la que había que fijar la mirada para lograr el efecto esperado. “Lo vamos a dejar impotente, porque no quiere que usemos condones, que vea que las enfermedades como el SIDA existen, que entienda en que siglo vivimos”, comentó Sofía, del grupo de psíquicos. Por desgracia para los asistentes nadie puede comprobar a ciencia cierta la efectividad del ataque, muchos dicen haber participado simbólicamnete. Los organizadores, quienes escogieron ese lugar por la forma fálica de la Torre Agbar, denunciaron que el edificio fue apagado para frustrar sus esfuerzos y aseguraron que la presencia policial no los intimidó en ningún momento. Renata Vasquez

y Denny Alfonso


El Mundet

20

Viernes, 12 de noviembre de 2010

“Es una buena campaña para Barcelona” Entrevista al periodista Josep Cuní, que ha viajado en el avión del Papa desde Roma Por Berta del Río

E

l periodista catalán Josep Cuní fue uno de los periodistas que el pasado fin de semana tuvo el privilegio de viajar junto al Papa Benedicto XVI en el avión que lo condujo a Santiago de Compostela. Además, realizó la cobertura de la visita a Barcelona para la televisión pública catalana, TV3, encargada de transmitir la señal institucional a nivel mundial. Tras un largo proceso burocrático, Josep Cuní fue acreditado para viajar junto al Papa desde Roma hasta Santiago, de ahí a Barcelona y de regreso a Roma, como periodista acreditado por TV3. Como Cuní ha afirmado, para él el viaje junto al Papa fue una experiencia profesional más. “En mi caso viaja un periodista, no viajaba un fan”. Declaraba que, quizás por no haber albergado muchas ilusiones en el viaje papal, no se sentía decepcionado, a pesar de haber más que motivos para sentirse así: “la Iglesia debe entender que no se puede tener ese trato con los periodistas”. Hace referencia al trato frío

Josep Cuní realizando entrevistas en la Sagrada Familia. Foto: Anna Veciana y distante que este cuerpo ha brindado a los periodistas a lo largo de los dos días que han compartido. Según dijo Cuní, la Iglesia cumplió rigurosamente con el protocolo de seguridad con los medios de comunicación, siendo muchas de esas normas “absurdas”.

A pesar de que Josep Cuní le restara importancia al hecho de viajar junto al Papa en el avión fletado por el Vaticano, el hecho es que la noticia más importante surgió de ese viaje. Fue cuando el Papa comparó la actual situación de la Iglesia en España a una “situación similar a las de los años treinta”.

Con esta declaración, y queriendo justificar la razón por la cual Benedicto XVI eligió Barcelona como punto de llegada en su viaje, abrió la caja de los truenos. Pero en el aspecto en el que el periodista se mostró más crítico, incluso molesto, fue en el tema de la seguridad.

Apuntó que resultó paradójico el protocolo de seguridad, ya que, por una parte, reunió tantos efectivos que llegó a ser ineficaz, y, por otra parte, existían vacíos que podían haber puesto en peligro la seguridad de toda la comitiva papal. “Es despliegue fue terrible. Tanto que acabó por ser absurdo” El periodista, pese a ser crítico con la visita del Papa a Barcelona, reconoce que es una inversión de futuro para la cuidad. “Todos los medios de comunicación del mundo abrieron sus telediarios con la imagen de la Sagrada Familía el domingo día 7 de noviembre”. Tres conceptos básicos se combinaban en una misma secuencia de imágenes; Barcelona, Papa y Sagrada Familia. “Es evidente que a largo plazo esto es una campaña de publicidad para Barcelona”. Cuní hacía referencia al gran spot publicitario que TV3 había realizado de la visita del pontífice. “La visita es un éxito para el Vaticano, el arzobispado de Barcelona, la ciudad y la Conferencia Episcopal Catalana”, dijo.

El sueño de Gaudí La construcción del templo de la Sagrada Familia empezó en 1882 y faltarían 40 años para terminarlo Por Antonio Moschella

O

bra maestra de un artista maestro. La Sagrada Familia es la auténtica perla de la producción del ecléctico Antoni Gaudí – originario de Reus -, hombre de grandes virtudes, de fuerte fe católica y sobre todo el principal representante del modernismo catalán. En efecto, toda su obra está basada en sus firmes conceptos religiosos e inspirados en el mundo natural. En cada trabajo de Gaudí se puede notar la influencia de la naturaleza, debido a las representaciones de figuras que imitan las formas del reino vegetal, desde la casa Batlló al Parc Güell. La Sagrada Familia no representó una excepción, sino tenía que ser la síntesis perfecta de sus construcciones anteriores. Por tal razón, el mismo arquitecto se dedicó totalmente a la cons-

trucción del templo desde el El intento original de Gauaño 1911. El domingo pasado, dí era el de edificar un templo con el solemne acto del Papa de gran impacto, con una fuerBenedicto XVI, el templo fue te tendencia a la verticalidad, convertido oficialmente en para que fuera visible desde basílica y fue consagrado a la cualquier punto de Barcelona. práctica del culto católico. Sin Las torres fueron concebidas embargo, este episodio no ha todavía acabado con el largo proceso de construcción que empezó en 1882, cuando el Eixample, lugar donde se halla la basílica, aún no se había vuelto en un punto focal de la vida barcelonesa. En principio, el primer arquitecto encargado de la construcción, Francisco Paula del Villar, tenía previsto hacer un templo de estilo neogótico. Las obras no empezaron hasta el año siguiente, cuando Villar, renunció y la responsabilidad cayó sobre el joven arquitecto de Reus, quién revolucionó el Vista de la fachada de proyecto en su totalidad. la Pasión

para destacar sobre los demás edificios y tenían que otorgar cierto aire de imponencia a todo el conjunto. Cuando en 1926 Gaudí murió atropellado por un tranvía, sólo se había alzado una torre. Entonces, cuando en 1944 se decidió reemprender la construcción se decidió mantener la idea global concebida por el artista. Se sucedieron varios arquitectos e ingenieros al mando de las obras, cuyo progreso iba muy despacio. Mientras tanto, con el pasar de los años, la Sagrada Familia fue adquiriendo más importancia en el esquema de urbanización del Eixample. En 1981 se abrió la plaza Gaudí frente a la Sagrada Familia, con un proyecto de jardines donde destacaba el estanque, en cuyas aguas se refleja el templo. En los últimos veinte años

las obras tuvieron un empujón importante y las fachadas exteriores pudieron ser, por fin, completadas para dar al templo el aspecto que su creador siempre quiso otorgarle. Como un verdadero acto de bendición urbi et orbi, la misa celebrada por Benedicto XVI en presencia de los Reyes y de otras personalidades relevantes de la sociedad catalana y española- ha sellado el paso del templo a una especie de catedral menor, como para otorgar más majestad e imponencia. Hoy la Sagrada Familia es mucho más que un símbolo consolidado de la Ciudad Condal: se ha ido convirtiendo con la ciudad misma en una realidad europea, mundial y a la vanguardia, como en los sueños inquietos de su creador, Antoni Gaudí.

El Mundet - Visita del Papa  

Trabajo de prensa realizado por la XIII Edición del Master en Periodismo BCNY, relativo a la visita del Papa Benedicto XVI a Barcelona. Novi...

Read more
Read more
Similar to
Popular now
Just for you