Issuu on Google+

Movimiento al Socialismo Documentos del Congreso de Fundación 14 de septiembre 2008

DECLARACIÓN POLÍTICA ‐ Más allá de la coordinación: las bases  para un proyecto de unidad socialista 

14 

Reglamento del Movimiento al Socialismo

22 

Resolución para la organización de una Escuela de Formación  Política

23 

Resolución sobre las elecciones 2008

24 

Resolución en Apoyo al Colectivo ‘El Cambio Va en la UIA’

25 

Resolución en apoyo a la FMPR

26 

Resolución sobre la construcción del Partido de Trabajadores y  su relación con la organización socialista que hoy fundamos

28 

La Internacional

29 

Unidad Socialista (décima)

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 1


Más allá de la coordinación:  las bases para un proyecto de unidad socialista [1]  Una  contradicción  salta   a   la   vista  cuando  se  mira  el  escenario  polí7co  puertorri‐ queño.  Por  un lado,  crece  el  despres7gio de los  dos  grandes  par7dos  que  durante  décadas  han  gobernado en Puerto Rico,  a la vez que la mayo‐ ría  de la población no visualiza  al PIP como alter‐ na7va   viable.  Por  otro  lado,  las   organizaciones  socialistas  que  también  durante  décadas  han  planteado la  necesidad de otro 7po de  polí7ca y  que  se han mantenido ac7vas en las  diversas  lu‐ chas  sociales   no  se   presentan  como  opciones  atrac7vas  ante las  grandes  mayorías. Este  escep‐ 7cismo  alcanza a  muchos  luchadores  sociales  e  incluso  a  muchos  socialistas   desafiliados   en  la   actualidad. No hay duda  de que la  unidad efec7‐ va  y  democrá7ca  de  los  socialistas  atraería  no  solo a  los  integrantes de  las  organizaciones que  par7cipen en tal  proceso  de unidad, sino a mu‐ chos  ac7vistas  que hoy  no par7cipan en organi‐ zación  alguna.  Sin  duda,  una  de  nuestras  tareas  debe  ser la discusión a  fondo sobre  los errores y  las  prác7cas que  han  contribuido  a la debilidad  actual  de las organizaciones socialistas y su pobre  inserción en la clase trabajadora.   [2] En ese sen7do, puede observarse  otra  contradicción no menos importante. Por un lado,  crece la convicción de que algo anda  profunda‐ mente  mal  en la sociedad puertorriqueña; de  que  lo que a  veces se  llama  “calidad de vida” se dete‐ riora cada vez más. Muchos en7enden que la so‐ lución  a   estos   males  exige   profundos   cambios   sociales y polí7cos. Sin embargo, para  muchos, el  socialismo  como alterna7va  7ene poca  credibili‐ dad.  En cuanto a  esto, no podemos  evadir el  he‐ cho de que el  movimiento socialista  no parte de  cero:  carga con las  consecuencias  de  experimen‐

tos  y  organizaciones  que,  en  Puerto  Rico  y  en  todo el  mundo,  obraron  y  actuaron  en  nombre  del socialismo y  que, en nombre del socialismo,  desplegaron polí7cas  autoritarias  y  an7democrá‐ 7cas. Es  tarea  demostrar  que otro mundo es po‐ sible  y  que  otra izquierda  también es posible.  El  socialismo del  siglo XXI  implica  una lucha impla‐ cable  contra el  capitalismo y sus consecuencias, e  implica  igualmente  una  ruptura   con  no  pocas  prác7cas que,  como costra  autoritaria y burocrá‐ 7ca,  se  adhirieron  al socialismo durante el  siglo  XX.  [3]  La  unidad  de  los  socialistas  no  es  un  mero ejercicio organiza7vo. Su base ha de ser un  sólido  acuerdo  polí7co  y  programá7co.  De  otro  modo,  un  ejercicio  de  unidad  mecánica   puede  conducir  a una  acentuación de  la fragmentación  —en  lugar  de  su  superación.  No  7ene  sen7do  mantener  vivas   varias   organizaciones  indepen‐ dientes   si  existe  un  acuerdo  en  los  temas  pro‐ gramá7cos, estratégicos y  tác7cos  que esas  orga‐ nizaciones   consideran  fundamentales.  De  igual  forma, no se  puede  hablar de unidad sin explorar  concretamente  cuáles   serían  esos  acuerdos.  El  documento que sigue intenta  formular una  pers‐ pec7va polí7ca  general sin evadir  los  temas  que  en el pasado han sido mo7vo  de debates en la   izquierda. La discusión demostrará  los consensos  y  los  acuerdos  posibles  en  el  momento  actual.  Por  otro  lado,  pueden  exis7r  otros  temas   que  aquí  no  se  mencionan  y  que   sería  necesario  abordar  como parte de un proceso de unidad. El  documento para  nada  pretende  excluir  esos  te‐ mas del  debate. Cada  par7cipante podrá traerlos  a estas discusiones según considere per7nente. 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 2


Contra el capitalismo [4]  Estamos   convencidos  de  que  la  desi‐ gualdad,  la  explotación,  el  sobretrabajo  para  unos  y el  desempleo y la marginación para  otros,  el   imperialismo  y  la  guerra,  la  destrucción  am‐ biental  y  el  mal  uso de  los  recursos  naturales,  el  racismo, la xenofobia, el  sexismo, la  homofobia y  la   precariedad  de  toda  conquista  democrá7ca  son inherentes  a  la  sociedad  capitalista,  anclada  en  la  propiedad  privada  de  los  medios  de  pro‐ ducción.  Tan solo  la  superación de esa  sociedad  capitalista  mediante  la  construcción  de una  so‐ ciedad socialista, basada  en la  propiedad pública  y la administración par7cipa7va  y democrá7ca de  los  grandes medios  de  producción, permi7rá abo‐ lir estos y  otros  males  que  agobian a la  humani‐ dad. Tal transformación exige la creciente organi‐ zación y  la  movilización conciente  de la  gran ma‐ yoría  desposeída y asalariada, es  decir, de  la clase  trabajadora.  [5]  Sobre  la  base  de  los   grandes   logros  tecnológicos y  cien^ficos,  es posible  reorganizar  la  sociedad entera con el  obje7vo de garan7zar la  sa7sfacción de  las  necesidades materiales de to‐ do  ser  humano.  Es   posible  reducir  progresiva‐ mente  la  jornada  laboral y  hacer  disponible  cada  vez  más  7empo  libre  para  la  incorporación  de  todos  y  todas  a  la  ges7ón administra7va y  polí7‐ ca,  para ir  aboliendo la oposición  entre  los  que  mandan y  los  que deben obedecer,  entre  el  tra‐ bajo  repe77vo  que  podrá   rotarse,  reducirse   al  mínimo,  etc.  y  el  trabajo  crea7vo.  Tal  sociedad  posible y  cada vez más  necesaria  abolirá  no solo  la  explotación y  la  subordinación de  los  trabaja‐ dores  y  las  trabajadoras, sino todas las  formas  de  discriminación y  opresión:  la  opresión de la  mu‐ jer, que agobia  a la  mayoría  de  la humanidad;  el  racismo;  el discrimen por  la orientación sexual  y  la xenofobia. 

por el  sistema, se  ven movidos  a  defenderse, si  es  que  no  quieren  ver  empeorar  cada vez más sus  niveles  de vida  y deteriorarse sus  derechos  polí7‐ cos y conquistas culturales. Par7mos, en fin, de  la  centralidad  de  la   clase  trabajadora  asalariada,  integrada por  todos  y  todas  los que  se  ven obli‐ gados  a  vender su fuerza de trabajo para sobrevi‐ vir,  para implementar  todo proyecto de transfor‐ mación an7capitalista. Por su condición de  mayo‐ ría  explotada,  de  agente  colec7vo  que  maneja   directamente todo el proceso de producción so‐ cial,  la clase trabajadora 7ene una capacidad in‐ comparable  a  la  de  cualquier  otro  grupo  social  para  detener  el  curso  normal de la acumulación  capitalista, expropiar colec7vamente al  gran capi‐ tal  y reorganizar la  sociedad entera  sobre nuevas  bases.  Por  ello,  alcanzar  una  plena  y  efec7va in‐ serción en la  clase trabajadora  es  tarea  irrenun‐ ciable de toda organización socialista. [6] Pero, en modo alguno se reduce el so‐ cialismo al  que aspiramos  a  la  lucha  por la aboli‐ ción de la  explotación del  trabajo por el  capital.  Incluye   igualmente   las  luchas  contra   todas   las  formas de  opresión generadas por o que se mez‐ clan con y, en algunos  casos, anteceden al capita‐ lismo.  En  ese  proceso,  la  organización  indepen‐ diente de los que  sufren ciertos  7pos de opresión  (de  género,  de  raza,  por  su  condición  de   inmi‐ grante, etc.) ha  demostrado ser necesaria, incluso  para  exigir  que  las  organizaciones  de la  clase tra‐ bajadora hagan suyas las  exigencias concretas  de  las  luchas contra estas formas de opresión (que,  de hecho,  afectan a buena  parte  de la  clase  tra‐ bajadora  asalariada).  Cuando  hablamos  de  cen‐ tralidad de la clase trabajadora,  nos referimos a  su rol  fundamental  en la  lucha  an7capitalista, no  a  la idea de que las luchas de la  mujer, por el am‐ biente,  contra   la  opresión  racial,  etc.,  sean  se‐ cundarias o deban esperar  por  o subordinarse a  otras agendas.

Asimismo,  par7mos de la convicción de  que esa  transformación social, de que  la  revolución an7‐ capitalista,  tan  solo  pueden  realizarla  aquellos  que  viven  en  carne propia los  efectos nega7vos  de  este  sistema  social:  aquellos  que,  agredidos 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 3


Contra el colonialismo [7] Como socialistas,  nuestro obje7vo es‐ tratégico final  es  la construcción de una  sociedad  socialista  y democrá7ca, en la cual cese la  explo‐ tación  de  los   seres   humanos.  Como  socialistas  que  vivimos  en  una  colonia  de Estados  Unidos,  tenemos  como  obje7vo  estratégico  parcial la li‐ beración  nacional de  Puerto Rico y  la  conquista  de la  independencia polí7ca  de manos  del impe‐ rialismo.  En  esta lucha,  habremos  de establecer  alianzas  con aquellas  clases  y  aquellos  sectores  de clase  que compartan nuestro obje7vo estraté‐ gico  parcial.  En  Puerto  Rico,  el  capitalismo  que  amenaza  el  futuro  de  la  humanidad  entera  ha   tenido  un  carácter  no  solo imperialista,  sino es‐ pecíficamente  colonial:  ha  implicado  la subordi‐ nación de  la  economía del  país  al movimiento del  gran  capital  estadounidense.  Se  ha  desarrollado  bajo la protección de  un estado colonial  al  que la  clase  capitalista  puertorriqueña  se  ha  adaptado  plenamente. Resultados de  ese desarrollo capita‐ lista  colonial  han sido:  la  secular  incapacidad de  la  economía  privada  de emplear  a  un sector  im‐ portante   de   los  desposeídos   y  las   desposeídas  (con  los  consecuentes  altos   niveles  de  desem‐ pleo);  la desar7culación entre la  agricultura  y  la  industria, entre el  campo y  la  ciudad;  las formas  destruc7vas  del manejo de los  recursos  naturales  y los  terrenos; la  adopción de tecnologías no sus‐ tentables   (por  ejemplo,  el  automóvil),  entre  otros.  Atender  estos  problemas requiere  la  con‐ quista  no solo de la soberanía polí7ca  ante  el  po‐ der  colonial,  sino de la  soberanía pública sobre  los  procesos económicos fundamentales, es decir,  la  abolición del capitalismo y  el inicio de  la  cons‐ trucción de una  nueva  sociedad.  La  experiencia  demuestra  que la  clase trabajadora y  los  despo‐ seídos  son los únicos  que pueden derrotar no so‐ lo el dominio capitalista, sino el  dominio imperia‐ lista  en Puerto Rico. La clase obrera  y  los despo‐ seídos  asumirán la  defensa  de  la  soberanía  na‐ cional en la  medida que  avancen hacia  la  eman‐ cipación de  su  clase y  que vean a  esa soberanía  como  un  elemento necesario de esa emancipa‐ ción de  clase. Por lo tanto,  en Puerto Rico,  la  lu‐ cha por la independencia y  contra el  capitalismo 

son  procesos  interconectados.  Nos oponemos  a  todo intento de limitar  las luchas de los trabaja‐ dores  con tal de buscar alianzas  con algún sector  patrió7co  independen7sta   o  autonomista.  Esto  no implica descartar  las alianzas. Buscaremos  to‐ das  las alianzas posibles  en la  lucha  an7colonial,  pero nunca  sacrificando los  intereses de la  clase  obrera,  sino  convir7endo esas  alianzas  en el eje  de nuestra polí7ca.  Ese  eje  es  la creciente auto‐ organización de los  trabajadores  y  los desposeí‐ dos, de cuya  autodeterminación como clase tam‐ bién surgirá nuestra autodeterminación nacional. [8] Pero tal  proyecto, esa lucha  de  los es‐ clavos   y  las  esclavas   del   salario  por  un  nuevo  mundo, rebasa las  posibilidades  y  las  fuerzas  de  cualquier  país:  es  necesariamente  parte   de   un  proyecto internacional. Forma parte  del  gran con‐ junto de luchas  an7capitalistas  y an7imperialistas  análogas  en todas partes del mundo, incluso Es‐ tados Unidos,  donde residen  más de 4  millones  de  puertorriqueños.  No  puede  construirse  un  mundo nuevo en un solo país. Nada  de  esto im‐ plica  que haya  que sentarse a  esperar pasivamen‐ te por el  surgimiento de un contexto internacio‐ nal más favorable:  nadie  puede  avanzar  si  todos  se  ponen  a esperar.  Es  mucho lo  que se  puede  avanzar  en  cada  país  y  de  ese  modo  contribuir  también  a  redefinir  la  situación  internacional  a  favor de las aspiraciones de los  desposeídos. Pero  esto sí implica  que  reconocemos la inevitable  in‐ teracción entre el  estado de las  luchas  obreras,  an7capitalistas   y  an7imperialistas   en  otras  paí‐ ses, con sus  triunfos y derrotas, y el ritmo de esas  luchas  en  Puerto  Rico.  Implica   igualmente   que  concebimos   la   lucha  por  la   independencia  de  Puerto  Rico  desde  una   perspec7va   de  clase  y  desde una perspec7va  internacionalista. Esto im‐ plica:  luchar  por  la  soberanía  de  Puerto  Rico  y  contra el  imperialismo  a par7r  de  los intereses,  las  necesidades  y  las  exigencias  de   las  grandes  mayorías; ver esa lucha  como hermana  de las lu‐ chas an7capitalistas, democrá7cas  y  an7imperia‐ listas  en otros  países; promover  la  integración de  Puerto Rico  a su  entorno  caribeño,  como parte  de esa lucha  an7capitalista, an7colonial  y an7im‐ perialista; adelantar la plena  unidad de  todos  los 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 4


trabajadores   y  las  trabajadoras  en  Puerto  Rico,  independientemente  de su origen nacional, y  de‐ fender  destacadamente   los   derechos   y  las  exi‐ gencias del creciente componente  dominicano de  la clase trabajadora en Puerto Rico.   [9]  Somos   internacionalistas.  Reconoce‐ mos   que   el  nacionalismo,  en  diversos  países  y  contextos, puede ser progresista y un vehículo de  aspiraciones   emancipadoras  cuando  se  dirige  contra  la  opresión  y  la  discriminación  nacional,  contra  el  imperialismo,  contra   el   colonialismo.  Pero es  reaccionario  cuando fomenta  la  división  de los  trabajadores  y jus7fica  el  discrimen contra  —y la opresión de— otras  naciones, etc. Por eso,  los  internacionalistas podemos marchar  junto al  primero (aunque  sin confundirnos), pero estamos  obligados  a denunciar  el segundo. Cuando el  na‐ cionalismo  puertorriqueño  denuncia  el   colonia‐ lismo,  expresa una  aspiración que compar7mos,  pero cuando se vierte contra el obrero dominica‐ no,  por ejemplo, lo rechazamos.  En el  primer ca‐ so, es  una  fuerza  progresista; en el  segundo, no lo  es.   [10] Comba7mos  las men7ras patronales  que   culpan  a  los  inmigrantes  dominicanos   del   desempleo, la  falta  de servicios, la  criminalidad y  otros  males,  las   mismas  calumnias  que  han  le‐ vantado los  sectores  racistas  contra los puertorri‐ queños en Estados  Unidos. Explicamos, al contra‐ rio, que los culpables  de  tales  males  son el capita‐ lismo, el  colonialismo y  el imperialismo,  y  que  la  lucha contra esas estructuras  exige la más estre‐ cha unidad y el apoyo mutuo de los trabajadores  puertorriqueños  y  los  dominicanos.  Es   la  única  orientación  coherente  con  la   consigna  clave  de  “El  manifiesto comunista”: “¡Proletarios  de todos  los países, uníos!”    [11]  Asimismo,  nuestra   lucha   contra   el   colonialismo no significa que nos  sea  indiferente  el  des7no o desenlace de las  luchas sociales  en  Estados  Unidos.  Todo lo contrario,  del  desenlace  de las  luchas  de clase  en Estados  Unidos, del sur‐ gimiento de un movimiento de la  clase  trabajado‐ ra  renovado,  del  fortalecimiento  de las resisten‐

cias  de  los  oprimidos  y  los  an7imperialistas  en  dicho país, dependerán en buena  medida  las op‐ ciones y  las  condiciones  bajo las  cuales  los  traba‐ jadores en Puerto Rico y en todo el Caribe podrán  plantearse la  construcción de una  sociedad nue‐ va. 

Por el frente unido y la democracia sindical [12] La  clase  trabajadora  y  todos  los  sec‐ tores explotados  y  oprimidos  se encuentran hoy  bajo un constante  y sistemá7co ataque. Priva7za‐ ción,  despidos  y amenazas  de despidos, elimina‐ ción de legislación protectora  del  trabajo, conge‐ lación de plazas, persecución de todo intento de  organización sindical,  cobro o encarecimiento de  los   servicios   públicos   esenciales,  impuestos   al  consumo,  empleo precario  sin beneficios  de sa‐ lud y  pensión:  es larga  la lista  de  las  formas  que  toma  la  agresión del capital  contra el trabajo  (y  sería  fácil   extenderla).  La  clase  trabajadora,  en  toda   su  diversidad,  necesita   responder  a   esta  agresión  de  manera efec7va  y  no  fragmentada.  Necesita  responder  ahora   y  no  cuando  ya  sea  tarde.  Para  eso es  necesaria  la acción unida:  el  frente  unido  de  todas  las  organizaciones  de  los  trabajadores  y  las  trabajadoras  y los  sectores  afi‐ nes.  [13] Los  socialistas  impulsamos  la idea del  frente   unido  como  necesidad  urgente  para  dar  una  respuesta  a  la  ofensiva  patronal:  contra  la  aplanadora del  capital, sus  par7dos  y  sus  gobier‐ nos, proponemos  la  acción unida  de las  organiza‐ ciones  obreras,  empezando,  claro  está,  por  las  organizaciones sindicales.  Tal frente  unido  7ene  como base los  obje7vos  compar7dos  entre  toda  la  clase  trabajadora y  comunes  a esta.  Tal  frente  unido es  la  única  forma  de  responder  adecuada‐ mente  al intento del  gobierno y  los patronos  de  con7nuar  redistribuyendo  la  riqueza del  país  en  su dirección. Cualquiera que, por razones  ideoló‐ gicas o de  lealtades polí7cas  a un par7do u otro,  se  rehúse a la acción unida contra  la  ofensiva pa‐ tronal debilita  el  frente  unido de los trabajadores 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 5


y  las  trabajadoras, alimenta  la fuerza  del  gobier‐ no‐patrono y  merece el repudio de todo el  pue‐ blo  trabajador.  Esta  ofensiva  afecta  a  todos  los  trabajadores   y  trabajadoras   tanto  en  el  sector  público como el sector  privado. Por ello es indis‐ pensable la organización efec7va  en ambos  sec‐ tores y  superar  la casi  reducción de  la  ac7vidad  sindical  en Puerto Rico, en años  recientes, al  sec‐ tor público. [14] Los  socialistas, a  la vez que  insis7mos  en la necesidad del  frente  unido con sectores  del  movimiento  obrero y  sindical que no necesaria‐ mente  comparten  nuestra  perspec7va,  a  la  vez  que   declaramos  nuestra   disposición  para   forjar  un frente  unido en la  acción con dichos sectores,  no dejaremos  de denunciar a  los que por apegos  burocrá7cos  (o razones sectarias)  pongan obstá‐ culos a  la acción unida  que la  clase  obrera  necesi‐ ta  urgentemente.  De  la  misma forma en que no  pretendemos  que tal frente unido asuma la tota‐ lidad de nuestras  concepciones como socialistas y  que  estamos dispuestos, porque  nuestra clase lo  necesita,  para la  acción unida  a par7r  de los ob‐ je7vos inmediatos  compar7dos y  acordados  por  la  diversidad de las  organizaciones  de los trabaja‐ dores, así también denunciaremos a los  que  pre‐ tendan que  la  resistencia se ajuste a  sus concep‐ ciones par7culares  o que planteen,  como condi‐ ción  para   su  par7cipación,  la   exclusión  de  los  grupos  o las  ideas con las que no están de acuer‐ do.  [15] Una  experiencia  de la  cual  debemos  sacar  lecciones posi7vas y nega7vas  —y  ejemplo  de esta estrategia  de  frente unido—  es  la crea‐ ción del Comité  Amplio de Organizaciones  Socia‐ les  y Sindicales (CAOSS) en el  1997, un verdadero  frente  unido contra la priva7zación cuyos esfuer‐ zos  culminaron en la  Huelga del  Pueblo de junio‐ julio de  1998. Para  pertenecer  al  CAOSS, bastaba  con  oponerse  a   la   polí7ca   de   priva7zación:  tal  frente   unido  era  indispensable   para  detener  la  polí7ca  de priva7zación del  gobierno.  Los  socia‐ listas  fuimos  los  primeros  en proponerlo y  cons‐ truirlo.  Impulsamos  la  creación  de  sus  comités  regionales, abiertos  en cada rincón de Puerto Ri‐

co a todos  y todas  los  que quisieran luchar contra  la  priva7zación. Impulsamos  igualmente la  movi‐ lización como eje  de la lucha en la  calle y  los ta‐ lleres. Insis7mos  en la  necesidad de  que, bajo un  mismo programa de  lucha, se movilizaran los  so‐ cialistas y  los sindicalistas  de todo 7po, las  unio‐ nes independientes y las afiliadas  a  los  sindicatos  estadounidenses,  los   ambientalistas,  los   cris7a‐ nos,  las  coopera7vas,  las  organizaciones  gremia‐ les  (los  taxistas,  por  ejemplo)  y  los trabajadores  populares,  penepés  e  independen7stas.  La con‐ solidación de tal organismo hubiese  implicado un  vuelco  en  la   polí7ca  del   país,  un  gran  paso  al  frente  en la conquista  de la independencia polí7‐ ca  de la  clase obrera. No fuimos nosotros  eviden‐ temente  quienes  rompimos  y  saboteamos  tal or‐ ganismo amplio:  al  contrario, fueron sectores de  la  burocracia  sindical   que   desde  el  principio  lo  vieron  con recelo, como una  amenaza  a  su con‐ trol  de  las  organizaciones  sindicales.  Pero  este  frente  unido  sigue siendo  igualmente  necesario  hoy. No pocos  dirigentes obreros que  ayudaron a  liquidarlo en el 1998  quisieran  tenerlo hoy  para  responder  a  los   más  recientes  ataques  del  go‐ bierno de  Aníbal Acevedo Vilá. Por eso seguimos  subrayando la necesidad del frente unido. [16] Este frente  unido de las  organizacio‐ nes sindicales incluye evidentemente tanto a los  sindicatos  independientes como a  los  afiliados a  los   sindicatos   estadounidenses.  Los   sindicatos   estadounidenses son organizaciones  obreras;  no  pueden verse como agencias  del imperialismo o  del  colonialismo  estadounidense,  aun  cuando  sectores  de la  burocracia sindical  de la  AFL y  pos‐ teriormente de la AFL‐CIO han colaborado estre‐ chamente  con las  agendas  imperiales del  gobier‐ no  norteamericano.  La  denuncia  de  lo  segundo  es  parte  de la lucha contra  la  burocracia sindical  que   controla   dichos   sindicatos.  Por  lo  mismo,  como organizaciones  sindicales, forman parte  del  conjunto de fuerzas de  la clase  obrera  de  Puerto  Rico y de las  organizaciones  de la clase obrera  a  nivel internacional. Tenemos, como acabamos  de  indicar,  diferencias con los  líderes y  las  prác7cas  de algunos de  estos sindicatos, como también las  tenemos  con los  sindicatos  independientes, pero 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 6


ello no impide que con unos  y otros promovamos  construir el más amplio frente unido de los  traba‐ jadores y las trabajadoras.    [17] A  la  vez  que  luchamos por  el frente  unido de todas  las  organizaciones de los  trabaja‐ dores  y  las  trabajadoras en toda  su diversidad a  par7r  de  las  exigencias  compar7das  y  comunes,  los  y  las  socialistas  nos  oponemos  a toda  subor‐ dinación de la lucha  de los  trabajadores  a  la  bús‐ queda  de  alianzas  y  acuerdos  con  los  par7dos   patronales  o a  la  desmovilización y  la  limitación  de  las luchas  con tal de no  alejar  a  un alegado  aliado de este 7po. Si bien rechazamos  el  esque‐ ma7smo  estéril  de  las  sectas  que no  están  dis‐ puestas  a  la  acción común con los sectores que  no  se ajustan  a su  visión de la revolución,  tam‐ bién rechazamos  la polí7ca  que atraparía  a la  cla‐ se  obrera en las  redes  de lo que  sea tolerable  o  no  al  liderato  o  a un sector  del Par7do Popular  Democrá7co, por dar un ejemplo. [18]  Por  otro  lado,  insis7mos  que  todas  las  organizaciones  obreras  y  sindicales,  indepen‐ dientes   o  afiliadas   a  uniones  estadounidenses,  deben caracterizarse por la más amplia democra‐ cia  interna. Luchamos  por esa democracia interna  en todos  los  sindicatos  y las uniones del  país.  No  solo  denunciamos  la  falta  de  democracia  en  nuestras  declaraciones,  sino que  luchamos ac7‐ vamente  contra  el  estrangulamiento  burocrá7co  del movimiento obrero, apoyando las corrientes,  las  tendencias,  los comités  y  demás  organismos  que   luchan  por  la   democracia   sindical.  Asumi‐ mos, en ese sen7do, la orientación general  (sobre  el   funcionamiento  interno  de  los   sindicatos,  la  negociación de los convenios, etc.) preparada  por  la  Comisión de Asuntos  Obreros y  Sindicales  del  Frente   Socialista.  La  organización  sindical   debe  ser  escuela de democracia  y  movilización:  debe  ser medio para  que los trabajadores y  las  traba‐ jadoras  vayan  aprendiendo  a  iden7ficarse como  compañeros  y  compañeras  de clase,  vayan  des‐ cubriendo dónde reside  su fuerza  como  trabaja‐ dores   unidos  y  organizados,  y  vayan  exigiendo  par7cipación en las  determinaciones  que  afectan  sus vidas.

Las demandas de transición: de la  reforma a  la revolución [19] Para nosotros y  nosotras,  como socia‐ listas,  estas experiencias  organiza7vas y de lucha  son indispensables  para  dar una respuesta inme‐ diata  a  las agresiones  que  sufre  la  clase obrera.  Pero  son  más  que  eso.  Son,  además,  el  medio  que  les permite a los trabajadores  y  las  trabaja‐ doras ir  avanzando,  de experiencia  en experien‐ cia, hacia un cues7onamiento no de  una  medida  o  un  aspecto en par7cular  del  capitalismo,  sino  del  capitalismo  en  conjunto.  Es   mediante  esta  acumulación  de   experiencias   de  organización  democrá7ca  y  movilización militante que los tra‐ bajadores y  las  trabajadoras  van desarrollando la  confianza de  que pueden organizarse para  defen‐ der  sus intereses, de  que  pueden crear estructu‐ ras  de  organización  y  movilización  obrera  y  co‐ munal  con la capacidad de actuar y que gocen de  respeto y  poder de convocatoria. Asimismo, pue‐ den descubrir que hace  falta un cambio radical y  que  no basta  con reformas  parciales, pueden cul‐ 7var la  aspiración a  gobernar (es decir,  a organi‐ zar la  sociedad, la  producción y la distribución, la  economía y  la polí7ca  de otro  modo) y  pueden  desarrollar  la  confianza de  que  pueden lograrlo.  Nada  de esto surge de  un día  para  otro: surge de  la  experiencia de lucha,  nacida de  la  resistencia  necesaria  ante   los  golpes  recibidos   a   diario  de  manos   de  quien,  como  producto  de  repe7das   luchas, cada vez más ha  de  percibirse como ene‐ migo de  clase. Es  tarea de  los  socialistas  impulsar  y  consolidar  esas  experiencias  de  lucha  y  de  cre‐ ciente autoorganización. De  ahí, como indicamos,  parten  nuestras  propuestas  del  frente   unido  y  nuestra lucha por la democracia  y la  militancia  en  todas las  organizaciones de  los  trabajadores  y las  trabajadoras. [20] En ese esfuerzo, proponemos  las exi‐ gencias,  las  formas de organización y  las campa‐ ñas  que más ayuden a los  trabajadores y las tra‐ bajadoras  a defenderse de manera inmediata, es  decir, las exigencias, las  formas de  organización y  las  campañas  que  sean  atrac7vas y  viables para  los  trabajadores y  las trabajadoras, dados  sus  ni‐

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 7


veles  de  conciencia  actuales,  y  que  a la  vez  les  ayuden a ir  alcanzando niveles más  altos  de con‐ ciencia  y de capacidad y disposición organiza7va.  Este 7po de  exigencias  que  deben servir de  puen‐ tes  entre los  niveles  de conciencia  y organización  actuales  y un cues7onamiento eventual  del capi‐ talismo es  lo que  llamamos  demandas de transi‐ ción.  Nuestro  programa   concreto  tendrá   como  centro  un  conjunto  de  demandas  de  transición  ajustadas a  cada  momento, que deben ser actua‐ lizadas  periódicamente de acuerdo con las  expe‐ riencias   prác7cas.  La   formulación  de  estas  de‐ mandas  debe conducir a  una  inserción más  efec‐ 7va  de la organización en  la  clase trabajadora y  demás  sectores  oprimidos, lo cual  a su vez debe  permi7r  una  reelaboración más  certera del  pro‐ grama  de lucha.  El  programa  de transición debe  completarse lo antes  posible con propuestas  con‐ cretas  sobre  como  reorganizar  polí7ca,  social  y  económicamente  al  país, es decir  con un proyec‐ to  socialista  contrapuesto  al   modelo  capitalista  colonial. [21]  Hay  que   liberarse,  entonces,  de   la  perspec7va que  ve la  evolución de una  concien‐ cia  revolucionaria  en Puerto  Rico  como  el  paso,  primero, del  apoyo al régimen colonial  a  posicio‐ nes independen7stas y, en segundo lugar, el paso  de posiciones independen7stas  a posiciones  so‐ cialistas,  a la  cual  corresponderían estructuras  o  frentes  an7anexionistas,  independen7stas  y  so‐ cialistas y, como círculo al  centro de esta serie, el  liderato  revolucionario.  En  Puerto  Rico,  la  con‐ ciencia   revolucionaria  surgirá   de   las   luchas   del  pueblo trabajador  y  se encarnará en organismos  de  lucha,  organismos  que  lo  mismo  levantarán  exigencias económicas  inmediatas  que exigencias  polí7cas  y  legisla7vas  o planteamientos  referen‐ tes  al status: la  gran mayoría avanzará  a  posicio‐ nes an7coloniales  no antes,  sino a la  misma vez  que  avanza  hacia  un cues7onamiento del capita‐ lismo.

La democracia socialista [22] Como socialistas, aspiramos a que este  complejo conjunto de luchas y  experiencias con‐ duzcan (en un contexto nacional  e  internacional  futuro que sería fantasioso intentar predecir) a  la  conquista del poder polí7co por los  trabajadores  y  las   trabajadoras.  Sabemos   que  la   noción  de  “toma  del poder”  levanta  hoy  suspicacias  y  sos‐ pechas  en  amplios  sectores   progresistas,  entre  luchadores  contra  el neoliberalismo y  los abusos  del gran capital.  Algunas corrientes han levanta‐ do la consigna  de “transformar  el  mundo sin to‐ mar  el  poder”. Entendemos  las  razones  que abo‐ nan a  este  7po de concepción:  la  toma  o el  ejer‐ cicio del  poder o del gobierno por fuerzas iden7‐ ficadas  con  el   socialismo  en  diversos  países   y  momentos  ha  desembocado  en  experiencias de  dominio y  control burocrá7co. Pero la  perspec7‐ va que rechaza la toma del  poder 7ene  un límite  igualmente dramá7co:  no tomar  el  poder  es de‐ jar  en  el  ejercicio  del   poder  al  gran  capital.  Es  confinarse   a  luchar  por  reformas   limitadas  y  siempre precarias  al  interior del  capitalismo.  So‐ mos  los  primeros en  destacar  la  importancia  de  tales reformas,  pero también subrayamos  su ca‐ rácter insuficiente:  mientras la  economía siga ba‐ jo el control del gran capital, de  la  competencia  y  de  los  impera7vos de la ganancia privada,  toda  conquista  democrá7ca   y  obrera  será  limitada  y  precaria, y estará siempre  amenazada  de ser ero‐ sionada  y  eventualmente   rever7da.  Lo  mismo  hay  que  decir  de los llamados a  fortalecer la  so‐ ciedad civil, cuando esto se contrapone a  la nece‐ sidad de una lucha  por cambiar el  7po de estado  existente:  se trata de formas,  en el mejor  de los  casos,  de  presionar  a  las  clases  gobernantes  a   cuyo dominio la  sociedad, por  otro lado, tendría  que  resignarse.  Se  trata  de nuevas versiones  de  reformismo, en este caso, “desde abajo”. [23]  A  esos   movimientos   estamos   dis‐ puestos a  unirnos  en la lucha inmediata por exi‐ gencias justas,  pero  insis7mos  a  la  vez  que tan  solo la  abolición del  capitalismo, como indicamos  anteriormente, puede asegurar la  superación de‐ fini7va de  los  males  enumerados al  principio de 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 8


esta declaración. Tal superación implica desman‐ telar el  poder polí7co de la  clase capitalista  y po‐ ner en su lugar un nuevo poder: el  poder polí7co  de los  trabajadores  y  las  trabajadoras. Esto impli‐ ca  la  creación no solo de  un nuevo estado,  sino  de  un  nuevo  7po  de  estado:  un  estado  radical‐ mente  democrá7co  y  par7cipa7vo.  Hay  que  re‐ cordar que el  estado capitalista  pretende enseñar  y  demostrar a diario a  los  desposeídos  y  las  des‐ poseídas  que el  proceso de gobernar y de admi‐ nistrar  debe  dejarse  en  manos   de  una  minoría  experta,  de  polí7cos profesionales,  de funciona‐ rios electos  o nombrados. Pero el  estado que ha  de completar  el desmantelamiento del  capitalis‐ mo  7ene  el   obje7vo  opuesto:  incorporar  a   los  trabajadores  y las trabajadoras, a los  desposeídos  y las  desposeídas, a la  ges7ón económica y polí7‐ ca de la sociedad en que viven. [24] Decir que la clase obrera debe tomar  el  poder polí7co es  decir que la  clase obrera  7ene  que  destruir  el aparato estatal  capitalista, con su  estructura burocrá7ca  y jerárquica, y reemplazar‐ lo por otro 7po de  estado: una democracia  socia‐ lista,  un  nuevo 7po de  estado  capaz,  por  su es‐ tructura  par7cipa7va y  democrá7ca, de incorpo‐ rar como agentes  ac7vos, y  no solo recep7vos, a  sectores cada vez más amplios de la población. [25]  Sobre   esto,  la  confusión  sembrada  por  los   enemigos   del   socialismo,  e  igualmente  abonada  por muchos movimientos  y estados que  han hablado en su nombre, obliga a  subrayar que  los  y  las  socialistas  revolucionarios hacemos  una  diferenciación  cualita7va entre el estado  capita‐ lista, el  parlamentarismo burgués, las burocracias  ejecu7vas   y  judiciales   burguesas,  los  aparatos   militares y policíacos burgueses, etc., por un lado,  y  los  derechos  democrá7cos  adquiridos  por  los  trabajadores  y  las  trabajadoras  a lo largo de más  de dos siglos  de lucha a escala  mundial  y  que  in‐ cluyen  destacadamente  la  libertad  de  palabra  y  de prensa, el  derecho a  organizar par7dos polí7‐ cos dentro del  marco cons7tucional  existente y el  derecho a  compe7r por apoyo mayoritario (en los  órganos de  la  democracia  socialista,  en este ca‐ so),  por  otro.  Los  socialistas  revolucionarios  es‐

tamos  por la abolición del  estado burgués y  de la  recortada  democracia   burguesa  (reducida   a  la  elección de funcionarios  patronales  cada cuatro  años),  y  estamos  a favor  de  la creación de una  nueva   democracia  socialista,  más   amplia,  más   directa,  más  par7cipa7va,  que  permi7rá   a  los  trabajadores   y  las  trabajadoras   gobernarse  a  sí  mismos,  algo que  no  pueden  hacer  sin  libertad  de prensa  y  reunión,  sin libertad de expresión y  debate abierto,  sin libre  circulación  de  informa‐ ción,  sin derecho a  escoger  libremente  entre di‐ versas  propuestas polí7cas y económicas, y  a or‐ ganizarse para proponerlas. Esta es la  única pers‐ pec7va  de  la  transición  al socialismo  coherente  con  la consigna  de  Marx  que  se convir7ó  en  el  lema de la Primera  Internacional  y  que  separa a  los  marxistas revolucionarios  de  las sectas  an7‐ capitalistas:  “La  emancipación  de  los  trabajado‐ res  debe ser obra de los  trabajadores mismos”. La  revolución socialista  no será  ni  puede ser obra  de  una  minoría  o de una “vanguardia”,  de  un “esta‐ do  mayor”  revolucionario  o  un  comité  central,  sino de  la  movilización y  la autoorganización de  las  grandes   mayorías.  El   socialismo  no  es  algo  que  se hace en nombre de  la clase obrera, en be‐ neficio  de  la  clase  obrera  o  en  aras  de  la clase  obrera, sino algo que  hace la clase  obrera misma  en la  medida que se  moviliza y  organiza, y cobra  conciencia de sus intereses y capacidades.  [26]  Por  otro  lado,  es   tarea   inmediata  subrayar  cómo  el  capitalismo  se  convierte  cada  vez  más  en una amenaza a  los  derechos  demo‐ crá7cos  conquistados  por  luchas  y  revoluciones  del  pasado.  Baste  mencionar  la  aprobación  en  Estados  Unidos de legislaciones como el  Patriot  Act, la  creciente limitación del  derecho de habeas  corpus, la imposición de la  pena de muerte  y  los  intentos en el  pasado de  limitar  el  derecho a la  fianza. De  igual  forma, hay  que explicar cómo in‐ cluso la abolición de la tortura,  una  de  las  con‐ quistas  democrá7cas  más  elementales,  se  pone  hoy  abiertamente   en  entredicho  con  prác7cas  como las  ins7tuidas  por el  gobierno de Bush en la  mal  llamada   “guerra   contra   el  terrorismo”:  la  burguesía  senil  se  vuelve  hoy  contra  los  princi‐ pios  democrá7cos  que  enarboló  cuando  en  su 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 9


juventud se enfrentaba, como clase  en ascenso, a  la autoridad feudal y eclesiás7ca.

El  par:do  revolucionario:  medio  necesario  para la autoemancipación [27] Los sectores amplios de  la  clase obre‐ ra  llegarán a  sen7r la  necesidad del  cambio revo‐ lucionario,  llegarán  a  cues7onar  las   estructuras  fundamentales del capitalismo, tan solo a  través  de la  experiencia  directa y la  prác7ca en las diver‐ sas luchas. La conciencia  de  clase de amplios  sec‐ tores, de miles  o cientos  de  miles  de trabajadores  y  trabajadoras,  solo  se  logra  mediante  el  sedi‐ mento de experiencia, conciencia y  organización  que  van dejando las  luchas  diarias  y  constantes,  que  tan solo pueden par7r de situaciones  inme‐ diatas y de  la conciencia  actual. Pero los socialis‐ tas  no  pueden  impulsar  la  creación  de  frentes  unidos  de  lucha, no pueden luchar  por la  demo‐ cracia  sindical,  no  pueden asumir  la  defensa de  los  derechos  democrá7cos  de  toda  la sociedad,  no pueden difundir  demandas de transición que  ayuden  a  la  clase   trabajadora   a   moverse  hacia  posturas revolucionarias, en fin, no pueden hacer  todo lo que como socialistas  les  toca  hacer  si  no  están  sólida  y  efec7vamente   organizados.  Por  tanto, a  la vez que se lucha por organizaciones  de  la   clase  obrera   amplias   y  democrá7cas   o,  más  bien, precisamente  para  luchar más  efec7vamen‐ te  por  la   creación  de  tales   organizaciones   am‐ plias, es  necesario que  los  socialistas se organicen  paralelamente  como socialistas para  impulsar sus  ideas y perspec7vas. [28] Ese trabajo de  los  socialistas toma  en  cuenta que las  luchas  pasadas  y  presentes de la  clase obrera van generando una serie de  trabaja‐ dores  y  trabajadoras,  una  capa,  un sector  de la  clase obrera compuesto  de grupos o  individuos,  de gente más militante, más persistente,  que ya  se  acerca  a  posiciones  an7capitalistas.  Es  tarea  decisiva  atraer ese sector hacia posiciones socia‐ listas  e integrarlo, en la  medida de lo posible, a  la  organización socialista, lo cual, a  la vez, aumenta‐

rá  el  potencial  de influencia  de esa  organización  sobre el  resto de la  clase obrera y  los  demás  sec‐ tores oprimidos.  En  la  medida que tal organiza‐ ción socialista incorpora a una  parte importante  de los sectores  más  ac7vos  de  la clase obrera  (los  sectores  más  avanzados  indicados  arriba),  puede  hablarse  de  que ese grupo se ha  conver7do en un  par7do  no  solo de nombre,  sino en  la realidad.  Crear  tales  par7dos revolucionarios  debe ser  un  obje7vo central de los  socialistas. Aspiramos  a la  unidad  de  las  organizaciones  socialistas existen‐ tes  como  paso  hacia  la creación de una nueva   estructura  que  con  mayores   recursos  pueda  avanzar en esta dirección.  [29] A la  vez que insis7mos en la  creación  de una estructura  de 7po  par7daria,  sabemos  y  entendemos  las re7cencias con  que  muchos  lu‐ chadores  sociales y ac7vistas de diverso 7po ven  esta clase de  estructura. Entendemos  las razones  que  llevan a este 7po de sospechas: muchas han  sido  las  experiencias  amargas   con  los  par7dos  que  se han conver7do en aparatos  electoreros  y/ o autoritarios,  en estructuras poco democrá7cas  y  caudillistas,  culpables   de   polí7cas   o  acciones  truculentas o manipuladoras,  o en sectas rígidas  y  puristas.  En ese sen7do,  insis7mos  que no ve‐ mos  al par7do o a  la organización socialista  como  agente  único  del  proceso  revolucionario:  como  indicamos,  es  tarea  del par7do  hacer  posible la  autoorganización de la  clase obrera, proceso que  surge  de un conjunto de experiencias y organiza‐ ciones que van más allá  de un par7do. El par7do  no  pretende sus7tuir  a  esas organizaciones  am‐ plias  (como fue  el  CAOSS  o  serán futuros orga‐ nismos  de semejante  7po).  Tampoco puede  au‐ toadjudicarse el  papel  dirigente en esos organis‐ mos. Exige, por un lado, que esos  organismos  se‐ an  par7cipa7vos   y  democrá7cos,  y  lucha,  por  otro lado, por  ganarse el apoyo de la  mayoría en  esos  organismos y  en todas  las luchas  del  pueblo  trabajador  mediante  la  justedad de sus  posicio‐ nes y  la  calidad  de sus  integrantes.  Tal  par7do,  lejos  de intentar  manipular  las  luchas  para  ele‐ varse  sobre estas, se concibe como un medio pa‐ ra  la creciente movilización y autoorganización de  la  clase trabajadora  y  los sectores oprimidos. Pe‐

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 10


ro,  de  igual forma,  insis7mos  que,  para  que esa  tendencia  y  ese potencial  an7capitalista  presen‐ tes  en las luchas  de la clase  trabajadora  cobren  fuerza  y  se  consoliden,  tal par7do,  tal organiza‐ ción  abierta  y  ac7vamente  socialista,  resulta  in‐ dispensable. En 1997, por  ejemplo, sin las inicia‐ 7vas  de una  organización revolucionaria  como el  Frente  Socialista,  el  CAOSS,  como  amplio  frente  unido  de  lucha,  no  hubiese   nacido,  aunque  el  CAOSS que las  inicia7vas  del  FS  hicieron posible  debía estar  y  estaba  abierto a  todos los  sectores  opuestos a la priva7zación.   [30] Hay que  enfa7zar, entonces, que  este  7po de par7do revolucionario no se proclama  de  un día  para  otro, ni siquiera  de un año para otro.  Se  va formando a través de  la  experiencia prác7‐ ca  y  la  acción en el  contexto  de las diversas  lu‐ chas.    [31]  Esa   organización,  para  ser  efec7va,  7ene que  tener una estructura centralizada, pero  para  poder  cumplir la función de vanguardia  con  creciente  apoyo,  7ene   que   ser  democrá7ca.  Mientras  más  democrá7ca sea, más  podrá  nutrir‐ se  de la  experiencia  de los diversos sectores, más  mul7lateral y  efec7va será  su comprensión de  la  situación polí7ca y social del  país, y  más  efec7va  será   en  su  trabajo  polí7co.  Democracia   quiere  decir  que  la  mayoría  manda,  que las  decisiones  se  toman por votación, que las líneas de trabajo  se  determinan en convenciones  o asambleas  re‐ gulares, que los líderes son electos  por las  bases,  que  los miembros 7enen derecho a  impulsar  sus  posiciones   individualmente   o  como  tendencias  organizadas,  que  las  minorías  7enen  derecho  a  representación  en  los  cuerpos  direc7vos  de  acuerdo con su grado de apoyo. [32] Tal  par7do está  abierto a todos  y  to‐ das  los  que  se sientan atraídos  a  su programa  y  prác7ca,  a  todos  los  que estén dispuestos  a  de‐ fender las  ideas  expresadas en sus  documentos  y  resoluciones,  y  a respetar  su reglamento.  No es  requisito haberse educado en la  teoría marxista  o  revolucionaria: tal educación se hace en la orga‐ nización  misma,  que  de  manera efec7va  y  con7‐

nua  debe mantener  los órganos necesarios para  garan7zarla,  vinculada  a  la  prác7ca  polí7ca.  Es   lógico  pensar,  sin  embargo,  que los  cuerpos  di‐ rec7vos de  la  organización exigen un grado  ma‐ yor de experiencia  y preparación, que  sin duda  la  militancia  tomará en cuenta  a la hora de elegir a  sus integrantes.   [33] Dicho par7do no abandona  la lucha  por reformas  por el hecho de  ser revolucionario.  Al  contrario:  es,  como  indicamos,  mediante una  larga   serie  de  luchas   inmediatas   que  la  clase  obrera   avanza   a  posiciones   revolucionarias.  La  creación  de  un  par7do de  los  trabajadores  am‐ plio, cuyo programa sea an7neoliberal  y  tenden‐ cialmente an7capitalista, pero no necesariamen‐ te explícitamente socialista, puede ser una de las  formas de implementar la  polí7ca  del frente uni‐ do delineada  anteriormente, algo que tendrá  que  determinarse sobre  la marcha, tomando en cuen‐ ta  los  muchos factores  que inciden en un proyec‐ to de  ese  7po.  (La  tendencia  del  CAOSS,  al  final  de su existencia, a  entrar en el  terreno legisla7vo  y  la  posibilidad  lógica,  como  paso  próximo,  de  presentar candidatos  propios  es también una ex‐ periencia interesante, así como las campañas  del  MAP  en las  elecciones de 1992  y  1996.) La  crea‐ ción de tal par7do amplio, vinculado a las  luchas  de  los  trabajadores  y  trabajadoras,  aún  cuando  inicialmente   no  se   defina  explícitamente  como  socialista  o  revolucionario  supondría  un  avance  considerable en la conquista  de la  independencia  polí7ca  de  la  clase  trabajadora y el  desarrollo de  formas de coordinación superiores a  las existen‐ tes. [34]  Como  medio de  organización,  deba‐ te, orientación y  difusión de sus  ideas, inicia7vas  y  propuestas, el  par7do debe dotarse de un pe‐ riódico y  otros mecanismos  efec7vos  de  divulga‐ ción.  En su acercamiento a los diversos  sectores  del pueblo trabajador, tal  par7do debe ser exacto  en  el  contenido  de  las  posiciones  que  adopta,  pero flexible  y  hábil  en el  discurso,  en los térmi‐ nos  con que  intenta comunicarlo:  hay  que llevar  el  mensaje revolucionario, pero hay  que apartar‐ se  del  lenguaje inaccesible  de las  sectas, que solo 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 11


atrae a sus iniciados. Como parte  de la  creación  de  las   bases   más  sólidas   para   un  proyecto  de  unidad  socialista,  resulta  indispensable  que  sus  proponentes  definan claramente  cuál es  su posi‐ ción ante una  serie de  asuntos  (y  temas  relacio‐ nados)  que  en  el  pasado  han  generado  fuertes  debates   en  la   izquierda   puertorriqueña.  Los  si‐ guientes  párrafos  abordan  algunos  de  estos  te‐ mas. 

gencias  democrá7cas,  la  estricta   separación  de  Iglesia  y  Estado. Se opone a  cualquier intento de  imponer  ideas  religiosas,  así como a la  persecu‐ ción  por  razones religiosas.  Está  abierta tanto  a  creyentes  como  a   no  creyentes   que   estén  dis‐ puestos a  defender  y  promover  su programa po‐ lí7co, económico y social.

[37]  La  clase  obrera  debe  tener  un  pro‐ grama  para atraerse a  los  sectores  del pequeño  comercio  y  la  pequeña  producción,  tanto  en  la  ciudad  como  en  la  agricultura,  que  se  ven  gol‐ peados  por el  gran capital  na7vo e imperialista, y  que, en ausencia  de una  propuesta  atrac7va, gra‐ vitarán a los par7dos burgueses y patronales.

  [39]  No  descartamos  ningún  método  de  lucha  cuya  agenda   esté  plenamente   dirigida  al  fortalecimiento y  que  tenga el  efecto de es7mu‐ lar  la  autoorganización  y  la  creciente   moviliza‐ ción, conciencia  y unidad de los  trabajadores y las  trabajadoras  y  otros sectores oprimidos.  La u7li‐ zación  de cualquier  método de lucha,  incluso la  lucha armada, depende  del  desarrollo de la  lucha  de  clases,  así  como  del  análisis  de  la   realidad  concreta.  Repe7das   y  dolorosas   experiencias  demuestran cabalmente que las  clases  poseedo‐ ras  de  un  país  y  sus  aliados  internacionales  no  entregarán o cederán sus  privilegios  y prerroga7‐ vas  sin  interponer  una  feroz  resistencia,  la  cual  incluye el ejercicio de la  violencia  contra la  volun‐ tad expresa  de las grandes  mayorías. No recono‐ cer  este  hecho sería poco  realista e  irresponsa‐ ble. Reconocemos el  derecho y la  necesidad de  la  autodefensa  de las  organizaciones  de trabajado‐ res  y  de otros  sectores  oprimidos ante la  repre‐ sión  de  las  clases   poseedoras,  su  estado  y  los  grupos  y  los  par7dos  a  su servicio. Hay  que sub‐ rayar,  sin embargo,  contra  cualquier  tentación  a  sus7tuir  la  organización de la clase por la  organi‐ zación armada, que  tan solo la  fuerza  organizada  del pueblo trabajador puede  servir de  contrapeso  en Puerto Rico a  la  fuerza polí7ca,  económica y  militar  concentrada del  imperialismo.  No contar  con esta  fuerza  y  no conver7r la  construcción de  esa  fuerza colec7va  y de  masas en prioridad es  el  error  que   cometen  paralelamente  los  que  pro‐ mueven una lucha  armada  aislada  o, al  contrario,  soluciones   ins7tucionales,  como  la   Asamblea  Cons7tucional de Status.

  [38] La  organización a  la que  aspiramos  se  empeña en la  lucha contra  el capitalismo y  todas  las  formas  de  opresión. Defiende, entre  otras  exi‐

  [40]  Dada  su  centralidad  en  la  polí7ca  mundial, es  necesario establecer que rechazamos  todos  los intentos de limitar  los derechos  demo‐

[35]  Dicho  par7do  no  puede  limitarse  a  los  temas  inmediatos que afectan  a los  trabaja‐ dores  en el  taller  o en la relación directa con el  patrono. Lo que  diferencia al par7do revoluciona‐ rio (y  a  la  clase obrera  en conjunto, en la medida  que  se  hace revolucionaria  y se plantea la posibi‐ lidad  de   transformar  la   sociedad  entera)  es   su  toma  de posición ante  todos  los problemas fun‐ damentales  de   la   sociedad,  empezando  por  su  oposición a  todas  las  formas  de  opresión (racial,  nacional, ambiental, migratoria, de  género, por la  orientación sexual, etc.). En Puerto Rico, esto im‐ plica  tomar una posición ante problemas como la  relación colonial con Estados  Unidos, el status  de  Puerto Rico,  el derecho al  aborto,  la homofobia,  los inmigrantes, etc.     [36] La unidad que aquí proponemos  se  hace sobre la base, entre  otros puntos: del apoyo  pleno del derecho de la mujer a terminar los  em‐ barazos  no  deseados,  entre   otros   derechos   re‐ produc7vos; de la  lucha por la  abolición de la pe‐ na de muerte; del internacionalismo consecuente  y  la  unidad y  la  solidaridad de los  trabajadores y  las trabajadoras del mundo.

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 12


crá7cos  bajo el  manto de la  lucha  contra el  terroris‐ mo. Por otro lado, reconocemos que el  terrorismo y  los  atentados  terroristas  dirigidos contra la  población  civil  existen. Rechazamos y condenamos  las acciones  que, incluso en nombre de un mal entendido an7im‐ perialismo, golpean a sectores  del pueblo estadouni‐ dense o de cualquier otro pueblo, que  no es  respon‐ sable  ni  determina la  polí7ca  de  sus  gobernantes.  Tales acciones tan solo dificultan desprender  a esas  mayorías trabajadoras de la influencia de sus  gober‐ nantes.  

Aprobado por el Congreso Fundacional del MAS 14 de sep7embre de 2008

 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 13


Reglamento del Movimiento al Socialismo (MAS) PREAMBULO El  MOVIMIENTO  AL  SOCIALISMO  (MAS) se or‐ ganiza  a par7r de  las  concepciones  y  obje7vos  recogidas  en su documento de fundación “Más  allá de la  coordinación: las bases  para un pro‐ yecto  de  unidad  socialista”,  aprobado  en  su  Congreso de Fundación el  14 de sep7embre de  2008. ARTICULO 1 SOBRE LOS MIEMBROS 1.  El  MAS está abierto a toda persona que se   sienta atraída a  su programa  y prác7ca, que  estén  dispuestas  a  defender  las  ideas   ex‐ presadas   en  sus  documentos  y  resolucio‐ nes,  y  a respetar  su reglamento.  No es re‐ quisito haberse educado en la teoría mar‐ xista o revolucionaria: tal educación se hará  en la  organización misma,  que de manera  efec7va y  con7nua  debe  mantener  los ór‐ ganos  necesarios  para   garan7zarla,  vincu‐ lada a la prác7ca polí7ca. 2.  El  MAS habrá  de proveer una amplia  varie‐ dad de opciones  organiza7vas para que to‐ do  miembro  pueda   vincularse  al  trabajo  par7dario  ya  sea   a  través   de  instancias  geográficas, en centros de trabajo o estudio  (comités),  por  áreas de  interés  (grupos de  análisis   y  estudio,  campañas   par7culares,  comisiones  especiales) o de funcionamien‐ to par7dario (comisiones de trabajo). 3.  El  MAS  reconoce  dos  niveles de membre‐ sía: militantes y afiliados.  4.  Los y las militantes del MAS: a.  Aceptan y  defienden sus  principios   y su programa. b.  Están ac7vos  y  ac7vas en alguna de   las estructuras de la organización. 

c.  Debaten  y  deciden  en  conjunto  la   polí7ca de la organización. d.  Pagan una cuota mensual. e.   Tienen derecho a  elegir  y ser  electos  a  posiciones internas del MAS. 5.  Los afiliados y afiliadas del MAS: a.    Aceptan y defienden sus principios y su  programa. b.   Realizan tareas  vinculadas  a  la  organi‐ zación,  canalizando  su  aportación  de  manera individual. c.    Pagan una cuota mensual. d.  Tienen derecho a  expresar sus  posicio‐ nes y  recomendaciones  polí7cas  a tra‐ vés del  comité,  militante  u organismo  designado para tal propósito. 6.    Además de  lo miembros,  según definidos  en  este Reglamento,  el MAS reconoce la necesi‐ dad  e importancia  de desarrollar  una  amplia  red de simpa7zantes  y  colaboradores los  cua‐ les: a.    Simpa7cen en todo o en parte con los  principios y programa del MAS. b.   Apoyen de alguna manera los  trabajos  de la organización. 7.  Una   persona   será   considerado  miembro  del  MAS una vez se registre y es  admi7do o admi‐ 7da  como tal por la Comisión de Organización.  La  Comisión de Organización podrá  consultar  cualquier  organismo  del  MAS  que  considere  per7nente  al  considerar  la  solicitud  de ingre‐ so. ARTICULO 2 SOBRE EL CONGRESO 1.  El órgano supremo del MAS es su Congreso: a.  El  Congreso, por medio de la  apro‐ bación  de  documentos,  tesis,  ma‐ nifiestos,  declaraciones,  etc.  esta‐

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 14


b. 

c. 

d. 

e. 

f. 

blecerá  la  orientación polí7ca  de la  dentro  del  marco  de  las   orienta‐ organización  y  las  prioridades  que  ciones polí7cas  y prioridades  adop‐ regirán  a   la  organización  hasta   el  tadas por éstos. próximo Congreso. g.  Luego de la  elección de la  Dirección  El  Congreso tendrá  lugar cada  dos  Nacional,  el Congreso elegirá  para  años.  La  convocatoria  del Congre‐ dicho  cuerpo una  can7dad  de  su‐ so se emi7rá  dos  meses antes de  plentes   equivalente  a  una  tercera  su celebración.  parte del mismo. Podrán  convocarse   Congresos   ex‐ traordinarios por voto de  2/3 de la  Dirección  Nacional   o  pe7ción  de  ARTICULO 3 más de  la  mitad de los comités. La  SOBRE LA DIRECCIÓN NACIONAL convocatoria  de los  Congresos ex‐ traordinarios  se  emi7rá  al  menos  1.  El  órgano de dirección del MAS entre Congre‐ un mes antes de su celebración. so y Congreso es la Dirección Nacional: Todos  los y las miembros de la or‐ a.  La  Dirección  Nacional  estará  com‐ ganización  como  individuos   o  en  puesta  por 25 personas  y 8 suplen‐ grupo  podrán  someter  documen‐ tes.  tos  a  consideración  del   Congreso  b.  La   Dirección  Nacional  se  reunirá  que  serán circulados a toda  la  or‐ regularmente cada  tres  (3)  meses.  ganización.  A  tales efectos  se  pu‐ Podrá  reunirse más a  menudo en la  blicará un Bole^n de Congreso con  medida que lo considere necesario. las  diversas  intervenciones  some‐ c.  La   Dirección  Nacional  dirigirá  la   7das. El Bole^n podrá  tener tantos  organización  dentro  del  marco  de  números como sean necesarios. La  las   orientaciones  polí7cas  y  las  extensión  de  las   intervenciones  prioridades   acordadas   en  el   Con‐ podrá   limitarse   para   asegurar  la  greso. par7cipación  de  todos  los  intere‐ d.   La  Dirección  emi7rá  la  convocato‐ sados e interesadas. ria  para  los  Congresos regulares  y  En  el  Congreso  podrán  par7cipar  extraordinarios  y  asegura  la  circu‐ todos  los  y las  militantes  (con voz y  lación  de   todos   los  documentos  voto) y  los  y  las  afiliados (con voz)  preparatorios para los Congresos. de  la  organización.  Cuando  el  nú‐ e.  La   Dirección  Nacional   y  su  Comi‐ mero  de  par7cipantes  exceda  lo  sión  Polí7ca   rendirán  un  informe  que   se  considere  manejable  el  de sus labores al Congreso.  Congreso  pasará   a  estar  formado  f.  La  Dirección Nacional  administrará  por delegados electos  por los comi‐ y  dispondrá  de  las  finanzas   y  las  tés  y  organismos del  MAS  en pro‐ propiedades del MAS. porción  a   su  tamaño  y  según  la  g.  La  Dirección Nacional  circulará  los  fórmula  que  determine la  Dirección  acuerdos  de sus reuniones  a  todos  Nacional. Los  y las  integrantes  de  la  los comités de la organización. Dirección  Nacional   en  funciones  h.  La  Dirección Nacional 7ene la  res‐ serán delegados al Congreso. ponsabilidad  de  recibir,  aprobar  y  El   Congreso  elegirá  una  Dirección  establecer  las    prioridades  polí7‐ Nacional   que  dirigirá   la   organiza‐ cas,  planes  de  trabajo  y  determi‐ ción  entre  Congreso  y  Congreso 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 15


nar su instrumentación de acuerdo  con los mandatos del Congreso. i.  En  su  primera   reunión  luego  del  Congreso,    y  salvo situaciones ex‐ cepcionales,  será  responsabilidad  de  todo  miembro  de la  Dirección  Nacional  integrarse  a,  por  lo  me‐ nos,  una  comisión  de  trabajo  y/o  comité.  Todos  los  miembros  de la  Dirección Nacional se integrarán a  una de las comisiones de trabajo. j.  En caso de que surja  alguna  vacan‐ te  en  la  Dirección  Nacional,  este  cuerpo  seleccionará   su  suplente  del grupo de  suplentes electos por  el Congreso.  2.  Para  con7nuidad de sus labores  la  Dirección  Nacional  elegirá  de su seno una Comisión Po‐ lí7ca:  a.  En su primera reunión posterior al  Congreso,  la   Dirección  Nacional  elegirá  a 9  personas para integrar  la Comisión Polí7ca. b.  La   Comisión  Polí7ca  se  reunirá  al  menos dos veces al mes. c.  La  Comisión  Polí7ca  dirigirá la or‐ ganización  entre  reuniones  de  la  Dirección Nacional y  de  acuerdo a  sus  decisiones  y en el  marco de  las  orientaciones polí7cas  y  las priori‐ dades acordadas en el Congreso. d.  La   Comisión  Polí7ca  será  respon‐ sable   de   desarrollar  las  estructu‐ ras,  métodos   y  es7los  de   trabajo  que   garan7cen  la  seguridad  del  MAS. e.  La  Comisión  Polí7ca  podrá  convo‐ car  a una reunión  de  la  Dirección  Nacional  con el  voto de la mayoría  absoluta  de  sus  miembros,  o  por  pe7ción  de  la   mitad  de  los  inte‐ grantes de la Dirección Nacional. f.  La   Comisión  Polí7ca   rendirá   in‐ formes de sus labores  a  la  Direc‐ ción Nacional.

g.  La  Dirección Nacional  podrá  alterar  la   composición  de  la  Comisión  Polí7ca en cualquier momento. h.  La  Dirección  Nacional  llenará cual‐ quier vacante que surja  en la  Comi‐ sión Polí7ca. 3.  La   Dirección  Nacional  elegirá  al/la  Coordina‐ dor(a) de la Comisión Polí7ca,  quien será res‐ ponsable de dirigir  las  reuniones  de la Comi‐ sión Polí7ca  y  preparar  la  agenda de  las mis‐ mas. 4.  Al  momento  de elegir  la  Comisión Polí7ca,  la  Dirección Nacional  asignará la responsabilidad  de dirigir  los  trabajos  de las siguientes  comi‐ siones permanentes:  a.  Comisión  de  Organización.  Man‐ tendrá censo de miembros y comi‐ tés. Promoverá  la  creación de nue‐ vos  comités  y  coordinará ac7vida‐ des  de  la  organización.  Designará  responsables  para el  desarrollo del  MAS en diversas zonas  con el  obje‐ 7vo  de  lograr  y  mantener  su  im‐ plantación  en  todo  el   país.  Los  miembros  de la  Comisión de Orga‐ nización serán escogidos por la Di‐ rección  Nacional.  Presentará   un  Borrador  de  Plan  de  Trabajo  a  la  Comisión  Polí7ca   acorde  con  los   lineamientos polí7cos  establecidos  por  la   Dirección  Nacional  para   su  integración  en  el  Plan  de  Trabajo  General  a  presentarse y  aprobarse  por la Dirección Nacional. b.  Comisión  de   Prensa   y  Publicacio‐ nes. Coordinará el  trabajo de publi‐ caciones  y  medios  de  divulgación  del MAS como periódicos,  revistas,  folletos,  libros,  listas   de  correo  electrónico y  páginas  web.  Presen‐ tará  un Borrador  de Plan de Traba‐ jo a la  Comisión Polí7ca acorde con  los   lineamientos  polí7cos   estable‐ cidos por la Dirección Nacional  pa‐ ra  su integración en el  Plan de Tra‐

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 16


bajo General  a presentarse y  apro‐ barse por la Dirección Nacional. c.  Comisión de  Finanzas. Recibirá  co‐ 7zaciones.  Manejara  cuentas   de  banco,  desembolsos,  etc.  en coor‐ dinación  con  la   Comisión  Polí7ca.  Establecerá   la   proyección  de  re‐ caudación  de  fondos  e  informará  de los  fondos  disponibles  para que  la   Comisión  Polí7ca  pueda  reco‐ mendar  un presupuesto en el Plan  de Trabajo a presentarse  a  la Direc‐ ción  Nacional.  Presentará  un  Bo‐ rrador  de Plan de Trabajo a  la  Co‐ misión  Polí7ca  acorde   con  los   li‐ neamientos   polí7cos   establecidos  por  la   Dirección  Nacional  para   su  integración  en  el  Plan  de  Trabajo  General  a  presentarse y  aprobarse  por la Dirección Nacional. d.  Comisión  de  Formación Polí7ca.  Velará  por  la  con7nua formación  de  los  integrantes  del MAS,  por  medio de la organización de una  escuela  permanente así como de  charlas, conferencias,  foros,  gru‐ pos  de  estudio,  seminarios,  etc.  Presentará  un  Borrador  de  Plan  de Trabajo a  la Comisión Polí7ca  acorde con  los  lineamientos po‐ lí7cos  establecidos  por  la  Direc‐ ción Nacional para  su integración  en el  Plan de Trabajo  General  a  presentarse  y  aprobarse  por  la  Dirección Nacional. e.  Comisión  Obrera  y  Sindical.  Coor‐ dinará  el  trabajo obrero  y  sindical  del MAS, organizará el  Foro Sindical  y  mantendrá informado a  la Direc‐ ción Nacional  sobre  lo que  aconte‐ ce en el movimiento  sindical.  Pre‐ sentará  un  Borrador  de   Plan  de  Trabajo a  la  Comisión Polí7ca  acor‐ de  con  los   lineamientos   polí7cos  establecidos   por  la  Dirección  Na‐ cional  para  su  integración  en  el 

Plan de Trabajo  General a  presen‐ tarse y  aprobarse por  la  Dirección  Nacional. f.  Comisión  de   Relaciones   Interna‐ cionales.  Promoverá   los   intereses  vínculos  y  relaciones del  MAS a  ni‐ vel  internacional   y  fomentará  la   solidaridad con los  trabajadores/as  y  pueblos  en lucha del mundo en‐ tero  siempre  de   acuerdo  a   las  orientaciones  fijadas   en  el   docu‐ mento de fundación del  MAS.  Pre‐ sentará  un  Borrador  de   Plan  de  Trabajo a  la  Comisión Polí7ca  acor‐ de  con  los   lineamientos   polí7cos  establecidos   por  la  Dirección  Na‐ cional  para  su  integración  en  el  Plan de Trabajo  General a  presen‐ tarse y  aprobarse por  la  Dirección  Nacional. g.  Comisión Ambiental  y  Comunitaria.  Presentará  un Borrador de Plan de  Trabajo a  la  Comisión Polí7ca  acor‐ de  con  los   lineamientos   polí7cos  establecidos   por  la  Dirección  Na‐ cional  para  su  integración  en  el  Plan de Trabajo  General a  presen‐ tarse y  aprobarse por  la  Dirección  Nacional. h.  Comisión  de  Estudios  de  la Reali‐ dad Nacional.  Desarrollará  inves7‐ gaciones  sobre  el  sistema  econó‐ mico‐polí7co de Puerto Rico, espe‐ cialmente  sobre   las  condiciones  socio‐económicas  e  ideológico‐po‐ lí7cas  actuales de la  clase trabaja‐ dora.  También  indagará  sobre  otras  relaciones  sociales opresivas  (género  y  sexualidad,  étnico‐racia‐ les,  coloniales   y  medioambienta‐ les)  Presentará   un  Borrador  de  Plan de  Trabajo a  la  Comisión Polí‐ 7ca   acorde  con  los   lineamientos  polí7cos establecidos por la Direc‐ ción  Nacional  para  su  integración  en  el  Plan  de   Trabajo  General  a 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 17


5.  6.  7. 

8. 

presentarse y  aprobarse por la Di‐ rección Nacional. Cada  comisión  permanente  reclutará  miem‐ bros  adicionales de la organización para  desa‐ rrollar su trabajo. Las  Comisiones  Permanentes  podrán  presen‐ tar cualesquiera resoluciones sobre su área de  trabajo al Congreso. Según  los  recursos y  el  crecimiento de la  or‐ ganización lo permitan,  la  Dirección Nacional  podrá   nombrar  otras  comisiones   de   trabajo  (por ejemplo: ambiental, mujer, juventud, de‐ rechos democrá7cos, inmigrantes, etc.). La  Dirección  Nacional  nombrará a  los porta‐ voces  oficiales  del MAS. En casos  excepciona‐ les,  la  Comisión  Polí7ca   podrá  nombrar  un  portavoz para alguna ac7vidad en par7cular. ARTICULO 4 SOBRE LOS COMITÉS Y LA JUVENTUD

1.  El organismo básico del MAS es el comité. a. Los comités tendrán al  menos  tres  militantes. b. Los comités  pueden corresponder  a:  i. Una  comunidad geográfi‐ ca o territorio ii. Centro de trabajo o estu‐ dio iii.  Organización  sindical   o  lucha social c.  Los comités se  reunirán al  menos una vez al mes. d.  Los comités  coordinarán y  desa‐ rrollarán  la  intervención  polí7ca  y  las   inicia7vas  del  MAS  en  su  lugar, centro de  trabajo u organi‐ zación en la  que  han sido cons7‐ tuidos. e.  Los  comités   difundirán  ac7va‐ mente la prensa del MAS. f.  Los comités  recibirán las  cuotas  de  los  miembros  y  afiliados  del MAS,  así  como  de   los   simpa7zantes.  El 

75% de esas co7zaciones pasarán a  la  Comisión  de  Finanzas  del  MAS,  el  restante permanecerá  en el  co‐ mité. g.  Los  comités   deberán  desarrollar  ac7vidades   de  formación  de   sus   integrantes propias  y  en coordina‐ ción con la Comisión de Formación  del MAS. h.  Para  facilitar sus  trabajos organiza‐ 7vos los  comités elegirán un coor‐ dinador o coordinadora  que tendrá  entre  otras  la  tarea  de   mantener  comunicación  con  la  Comisión  de  Organización del MAS. i.  Los comités podrán desarrollar ini‐ cia7vas conjuntas con otros comi‐ tés  acorde con los planes de traba‐ jos  y  las   prioridades   establecidas  por los cuerpos de dirección. j.  Todo  el  funcionamiento  e  inicia7‐ vas  de  los comités se  rige  por  las  orientaciones   decididas   por  el  Congreso  y  sus  cuerpos  de  direc‐ ción. 2.   Los  jóvenes que  deseen integrarse al  MAS ten‐ drán la  opción de  hacerlo a  través  de la  Juventud  23 de sep7embre (J23‐MAS). 3.  J23‐MAS será un espacio autónomo adscrito al  MAS. a.  Seguirá el  programa y  la  disciplina  organiza7va del MAS. b.  Contará  con  una  agenda   propia,  establecida por su Comisión Polí7‐ ca, de acuerdo a  la  polí7ca  general  dictaminada  por  su  Asamblea Na‐ cional. c.  Estará   organizado  de   acuerdo  al  reglamento  y  los  principios  apro‐ bados en su Congreso Fundacional. d.  Recibirá la  cuota  de sus  miembros  a  través  de  su  coordinador  de  Fi‐ nanzas.    El 25%  de esas  co7zacio‐ nes  pasarán  a  la  Comisión   de   Fi‐ nanzas   del   MAS  mientras   que  el  restante permanecerá en J23‐MAS.

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 18


e.  Su Comisión  Polí7ca  y/o sus  orga‐ nismos  mantendrán  comunicación  con  los  organismos   direc7vos   del  MAS  con el propósito  de  desarro‐ llar  inicia7vas   conjuntas  y  coordi‐ nadas. 3. Los  miembros  de J23‐MAS serán miembros  del  MAS, en la  misma  calidad en la  cual  lo son en la  estructura juvenil. a.  Los militantes de  J23‐MAS tendrán  derechos  iguales  a  los  de  militan‐ tes del MAS. b.  Los  afiliados  de  J23‐MAS  tendrán  derechos  iguales  a  los  de  afiliados  del MAS. c.  Los   colaboradores   de  J23‐MAS  tendrán  derechos  iguales a  los  de  colaboradores del MAS. d.  Una   persona   será   considerada   miembro  de  J23‐MAS  una  vez  se  haya registrado y haya sido admi7‐ da como tal  por la Comisión Polí7‐ ca  de J23‐MAS, la  cual  podrá con‐ sultar  cualquier organismo de J23‐ MAS  que  considere  per7nente  al  considerar la solicitud de ingreso.   e.  La   Comisión  Polí7ca  de  J23‐MAS  informará  la   admisión  de  nuevos  miembros  a la Comisión de Organi‐ zación del MAS. f.  Una   persona   miembro  podrá   ser  separada,  de manera temporera o  permanente de su posición en J23‐ MAS,  o  de  la organización misma,  por  razón  de  incumplimiento  de  sus   deberes   enunciados   en  este  reglamento,  por  voto  de   dos   ter‐ cios de los integrantes  de la  Comi‐ sión Polí7ca  de J23‐MAS.    En caso  de tal  acción la persona debe  reci‐ bir  no7ficación con un mes de an‐ telación  y  debe  poder  asis7r  a  al  menos una  reunión y  poder  expli‐ car  por  qué  no  debe  tomarse  tal  acción.  La  persona  afectada podrá 

apelar  la  decisión  a   la   Dirección  Nacional del MAS. ARTICULO 5 SOBRE EL FUNCIONAMIENTO ORGANIZATIVO 1.  Sostenemos la  necesidad de una organización  que  defienda  y prac7que la  más  amplia demo‐ cracia interna. 2.  El  funcionamiento del  MAS se  definirá  sobre  la  discusión democrá7ca  de los asuntos, la  elec‐ ción  de los  dirigentes,  el acatar  los acuerdos  de la  mayoría,  la  rendición periódica de infor‐ mes, la  evaluación con7nua  de  los  militantes  y  organismos,  así  como el  respeto a  los  acuer‐ dos  tomados   por  los  organismos   correspon‐ dientes. 3.  Las  decisiones  en los  diversos  organismos del  MAS  se toman por  mayoría  de  los  presentes  en  reuniones   debidamente  citadas   y  cons7‐ tuidas.   Sin menoscabo de la disposición ante‐ rior se es7mula  a  que  las decisiones  en los di‐ versos organismos del MAS se  tomen por con‐ senso. 4.   El MAS respetará  el  derecho de todo miembro  en su carácter individual y/o de cada caucus  o  tendencia  a   expresar  libremente  y  defender  sus  posiciones en los foros internos del MAS.  Luego de  tomado un acuerdo los  mismos  se‐ rán obligatorios  para todos  los  y las militantes,  aunque la  minoría siempre tendrá  el derecho  a   replantear  posteriormente  la  discusión  so‐ bre cualquier asunto. 5.  El  MAS reconoce la  existencia de  otras  organi‐ zaciones,  corrientes y tendencias revoluciona‐ rias  e  intenta  mantener las  mejores  relaciones  posibles con éstas,  pero su agenda  de trabajo  y orientación será la que determinan sus inte‐ grantes. Todo miembro debe ofrecer lo mejor  de  sí  para  el  desarrollo  de  la  organización  y  deberá  cumplir  y  hacer  cumplir,  de  manera  honesta y  disciplinada,  los  acuerdos tomados  colec7vamente.  Por  tal  razón  rechazamos  la  “doble  militancia”  de  aquellas  personas  que, 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 19


6. 

7. 

8.  9. 

con fidelidad primara a  una  organización polí7ca  ajena  a  las  concepciones tác7cas  y  estratégicas  y principios  polí7cos  esbozados en nuestros  do‐ cumentos y determinaciones, pretendan infiltrar  al  MAS  para influenciar  indebidamente sus  or‐ ganismos  y/o  reclutar  su miembros,  ya  sea de  manera abierta o solapada.   El  quórum de las reuniones  de los  organismos  del MAS es  más  de la  mitad de sus  integrantes.  De no haber "quorum" en una primera  citación  en una segunda  citación el quorum lo cons7tui‐ rán los  asistentes.  Las votaciones  se  realizarán  levantando la mano. Todo candidato electo a un puesto elec7vo ejer‐ cerá  su puesto dentro de  los  parámetros  fijados  por la orientación polí7ca del MAS y en consulta  con sus órganos de dirección. El  MAS  favorecerá  de forma  ac7va  el  logro  del  obje7vo de paridad entre hombres  y mujeres en  sus cuerpos direc7vos. El  MAS  orientará y  educará  a  sus  miembros  y  luchará  contra   cualquier  comportamiento,  in‐ cluyendo  expresiones   verbales,  que   fomenten  alguna  de  las  formas  de  opresión y  explotación  que   la   organización  combate,  como  prác7cas   racistas,  sexistas,  xenofóbicas,  homofóbicas,  hos7gamiento sexual. En aquellos casos  en que,  a  pesar de la  intervención oportuna  de los  orga‐ nismos  del MAS,  el  miembro insista en su com‐ portamiento,  se  le  podrán  aplicar  las  medidas  que  dispone  el  procedimiento  disciplinario  es‐ tablecido en el Ar^culo 7 de este Reglamento. ARTICULO 6 SOBRE LAS TENDENCIAS Y LOS CAUCUS

(1) se iden7ficará  y no7ficará por escrito a  la  Dirección  Nacional  su  creación  como  tendencia o caucus interno del MAS;  (2)  deberán  fundamentarse  en  algún  docu‐ mento  escrito  y  sus  reuniones  y  ac7vi‐ dades serán abiertas a cualquier  miem‐ bro que tenga interés en par7cipar; (3)  tendrá  derecho  a  publicar  y  circular  al   interior  de   la  organización  documentos  sobre debates  polí7cos  e  ideológicos, así  como someter a  discusión propuestas  de  acción ante los organismos del MAS;  (4) tendrán derecho a  organizar foros  de  dis‐ cusión polí7ca al interior  de la  organiza‐ ción;  (5)  no  podrán  circular  posiciones  o  docu‐ mentos   fuera  de   la   organización,  salvo  acuerdo  expreso de la  Dirección Nacio‐ nal;  (6) no  podrán tener  finanzas propias,  a ex‐ cepción de lo necesario para  cubrir  los  gastos  de reproducción  y  circulación de  documentos,  según  garan7zado  en  el   inciso (3) o de algún otro gasto o gastos  avalados por el MAS. (7) no podrán tener locales propios;  (8)  no  actuarán  en  contra  de  los  acuerdos  del MAS; (9)  las   relaciones  internacionales   del   MAS  serán  potestad exclusiva  del MAS a  tra‐ vés de su dirección,  pero las tendencias  o  caucus   podrán  mantener  comunica‐ ción con otras organizaciones  revolucio‐ narias  a  través  del  mundo, en tanto y en  cuanto no usen o comprometan el  nom‐ bre  de  la  organización  sin  autorización  previa.

1.   El  MAS  reconoce  el derecho  a que  grupos  de  militantes  se organicen en caucus  o tendencias,  para  defender  y  promover  determinadas  posi‐ ARTICULO 7 ciones polí7cas al interior de la organización. SOBRE LAS MEDIDAS DISCIPLINARIAS 2.  Para  mantener  su legalidad,  cualquier  caucus  o  tendencia  se habrá de  regir  por  los  siguientes  1.  Una  persona miembro  podrá ser  separada,  de  principios:  manera  temporera o permanente de su posición  en la  organización, o de la  organización misma,  por  razón  de  incumplimiento  de  sus   deberes 

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 20


enunciados   en  este  reglamento,  por  reco‐ mendación a  la Dirección Nacional  de  dos ter‐ ceras  partes  de los integrantes  de la  Comisión  de Organización. Cualquier acción disciplinaria  alterna  deberá ser recomendada  por la  mayo‐ ría  absoluta  de la Comisión. En caso de  tal ac‐ ción  la  persona  debe  recibir  no7ficación  con  un mes de antelación y debe poder asis7r a  al  menos una  reunión y  poder  explicar  por  qué  no debe tomarse tal  acción.  La persona afec‐ tada  podrá  apelar  la  decisión  a  la  Dirección  Nacional del MAS. ARTICULO 8 SOBRE LAS ENMIENDAS AL REGLAMENTO 1.   Este  reglamento  podrá  enmendarse  en  un  Congreso Extraordinario convocado para  esos  fines  o por el  Congreso Ordinario del  MAS por  voto  de  2/3  de  los  par7cipantes.  Cualquier  propuesta  de  enmienda  deberá  circular  con‐ juntamente con la convocatoria.

Aprobado por el Congreso Fundacional del MAS 14 de sep7embre de 2008

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 21


Resolución para la organización de una Escuela de Formación Política POR CUANTO:  Nuestra organización debe tener como prioridad la formación ideológica de nuestros  militantes.  La formación ideológica debe ser considerada de fundamental importancia si   queremos establecer un nuevo paradigma de lucha en nuestro país.  Al propiciar una  nueva cultura polí7ca de compromiso y acción nuestros militantes 7enen que poseer los  instrumentos ideológicos para el análisis de la coyuntura polí7ca y de la situación gene‐ ral de nuestra sociedad.  Solo así podemos acercarnos a realizar un trabajo de enverga‐ dura con el movimiento obrero y en las comunidades.  Para esta tarea, debemos tener  claro los obje7vos pedagógicos y metodológicos para obtener resultados enmarcados en  los obje7vos estratégicos y específicos de nuestra organización. POR CUANTO:  La formación polí7ca es fundamental para nuestro proyecto revolucionario. POR CUANTO:  La educación polí7ca socialista debe estar orientada por unos obje7vos pedagógicos y  metodológicos con el fin de obtener resultados.  Se debe orientar la misma por medio  de seminarios y círculos de estudios que además de la lectura y discusión de los materia‐ les se provean medidas de aprovechamiento. POR CUANTO:  La educación polí7ca debe estar enmarcada en los obje7vos estratégicos y específicos de  nuestra organización. POR TANTO:   El Congreso de esta organización reunido el 14 de sep7embre decide ordenar a la Direc‐ ción Nacional de nuestra organización la inmediata organización de una Escuela de For‐ mación Polí7ca y deberá rendir un informe en los próximos noventa (90) días. Aprobado por el Congreso de Fundación del Movimiento al Socialismo (MAS) En San Juan, Puerto Rico a 14 de sep7embre de 2008.

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 22


Resolución sobre las elecciones 2008 Por cuanto:   El  PIP ha  sido una voz consecuente en oposición a la guerra  imperialista  en Irak y a  la po‐ lí7ca de  intervención del  gobierno de Estados  Unidos  contra  diversos procesos de  lucha  y resistencia an7imperialista, como Venezuela.  Por cuanto:   El  PIP apoyó el proceso de la  huelga  magisterial, así como diversas luchas  comunales y  ambientales, y se ha opuesto a la  polí7ca  de  priva7zación, la imposición del  IVU, la  nue‐ va ley de incen7vos  industriales  echa  a  la  medida  del  gran capital y otras inicia7vas  y po‐ lí7cas neo‐liberales.  Por cuanto:   Un apoyo electoral al  PIP en la  coyuntura actual  fortalece la oposición a las  polí7cas an‐ 7obreras  de los  par7dos patronales, el  PPD y el  PNP, y fortalece la  denuncia  de  la guerra  en Irak.  Por cuanto:   Los socialistas deben usar el  proceso electoral  para  difundir del modo más  efec7vo su  programa y propuestas an7capitalistas. 

POR  TANTO  RESUELVASE  POR  EL  CONGRESO  DE  FUNDACIÓN  DEL  MOVIMIENTO  AL  SOCIALISMO  (MAS): 1. 

Expresar públicamente el rechazo de los  socialistas  al  voto por el PPD y  el PNP por  representar  los intereses del gran capital en contra del pueblo trabajador.

2. 

Expresar públicamente que el PPR no representa  los intereses  del  pueblo trabajador, razón por  la cual no merece nuestro voto.

3. 

Apoyar electoralmente al  PIP en las elecciones  de  2008. Este  apoyo implica promover de  forma  ac7va, entre  los socialistas e  independen7stas  y  todo el pueblo,  el voto por  este  par7do. Este  apoyo se realiza  desde  una  perspec7va independiente  a la del PIP,  señalando los  puntos de  coincidencia  con éste, a la  vez que se  difunden las perspec7vas  del  socialismo revolucionario. El  respaldo electoral  se puede materializar en publicaciones,  conferencias de prensa y  otras  for‐ mas de difusión. 

14 de sep7embre de 2008

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 23


Resolución en Apoyo al Colectivo ‘El Cambio Va en la UIA’ Por cuanto:   Todas las  organizaciones  obreras y  sindicales, independientes o afiliadas a uniones esta‐ dounidenses, deben caracterizarse por la más amplia democracia interna. Por cuanto:   Nuestra  organización lucha  por  la  democracia  interna  en todos  los  sindicatos y  las  unio‐ nes del  país,  como parte de nuestra lucha  contra  el  estrangulamiento burocrá7co  del  movimiento obrero, apoyando las corrientes, las  tendencias, los  comités  y demás orga‐ nismos que luchan por la democracia sindical. Por cuanto:   La  Unión Independiente  Autén7ca de  la  Autoridad de Acueductos‐UIA ha  sido agredida  por el  patrono gobierno y  se debilitó debido a  la  dirección corrupta y burocrá7ca que  dirigía este importante sindicato, hoy convictos por corrupción. Por cuanto:   Para  rescatar su Unión como instrumento de lucha luego de una intensa  huelga, un gru‐ po de compañeros y compañeras  de  la UIA se  ha  organizado internamente  con el obje7‐ vo de  rescatar su sindicato impulsando la  democracia  a  su interior:  El Cambio Va  en la  UIA. Por tanto:   

El  Congreso  de  Fundación  de  esta  organización  resuelve  apoyar  a  los  compañeros  y  compañeras  de  El  Cambio Va en su esfuerzo por democra7zar  la  UIA como parte  de su  lucha por la democracia sindical.

Aprobado por el Congreso de Fundación del Movimiento al Socialismo (MAS) En San Juan, Puerto Rico a 14 de sep7embre de 2008.

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 24


Resolución en apoyo a la FMPR Por cuanto:  

La FMPR ha sido históricamente el instrumento de lucha de los maestros y las maestras  de Puerto Rico;

Por cuanto:   La FMPR ha estado bajo fuego incesante de las fuerzas patronales durante los úl7mos  años; Por cuanto:   El más reciente ataque ha sido la decisión totalmente injus7ficada de la Comisión de Re‐ laciones del Trabajo del Servicio Público de descalificar a la FMPR de par7cipar en las  elecciones convocadas para que los maestros y maestras decidan por la representación  exclusiva del magisterio; Por cuanto:   La FMPR ha defendido consistentemente los intereses del pueblo trabajador; Por cuanto:   La FMPR libró recientemente una importante  lucha en defensa de la educación pública y  en defensa de los intereses del magisterio; Por cuanto:   La FMPR es un sindicato comba7vo, militante y democrá7co, que ha tenido la oportuni‐ dad de renovar su liderato en diversas ocasiones y cuyos dirigentes no gozan de privile‐ gios burocrá7cos al es7lo de las uniones como la SEIU; Por cuanto:   Entendemos que existen los espacios de democracia interna para atender las diferencias  que pudieran exis7r con el liderato actual de la FMPR y que no se jus7fica la construc‐ ción de una nueva organización magisterial; Por cuanto:   La Asociación de Maestros (AM) ha sido históricamente una organización patronal; Por cuanto:   La AM se afilió a la SEIU con el obje7vo de arrebatarle a la FMPR la representación exclu‐ siva del magisterio; POR TANTO, el Movimiento al Socialismo (MAS) decide en su Congreso fundacional: 1. 

 

 

Censurar a la Comisión de Relaciones del Trabajo del Servicio Público (CRTSP) por desca‐ lificar a la FMPR como alterna7va para que los maestros y maestras la escojan como su  representante  exclusivo; 

2. 

 

 

En caso de que prevalezca la determinación de la CRTSP de descalificar a la FMPR de las  elecciones sindicales en el Departamento de Educación, y como parte de nuestra polí7ca   de frente unido, apoyar la acción unida de todos los sectores del magisterio para derro‐ tar al patronal Sindicato Puertorriqueño de Maestros afiliado a la Asociación de Maes‐ tros.

3. 

 

 

Apoyar a la FMPR en la lucha por la representación exclusiva del magisterio.

Aprobado por el Congreso de Fundación del Movimiento al Socialismo (MAS) En San Juan, Puerto Rico a 14 de sep7embre de 2008.

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 25


Resolución sobre la construcción del Partido de Trabajadores y su relación con la organización socialista que hoy fundamos POR CUANTO:    A los  fines de desarrollar de manera  efec7va  nuestra  lucha  por la conquista de la inde‐ pendencia  polí7ca y  la  construcción del  socialismo,  hemos cons7tuido una  nueva or‐ ganización socialista revolucionaria cuyos obje7vos polí7cos  y  organiza7vos requieren  de la  más  estrecha vinculación con la  clase obrera  para la  construcción de  un autén7co  par7do revolucionario. POR CUANTO:    Para  lograr dicha  vinculación polí7ca y orgánica,��y dado el bajo nivel  organiza7vo de la  clase obrera, no basta con que los  socialistas  desarrollemos un consecuente  y efec7vo  trabajo sindical. POR CUANTO:    Estamos  concientes  de que sólo la  lucha  unida de la clase  obrera  ofrece posibilidades  reales de triunfo, no sólo en las luchas sindicales sino también en las luchas polí7cas. POR CUANTO:    Por tal razón los socialistas  promovemos en todo momento una  polí7ca de  frente  uni‐ do de los trabajadores en la lucha contra los patronos y su gobierno. POR CUANTO:    Entendemos que  la creación de  un par7do amplio de  trabajadores, cuyo programa  sea  an7neoliberal  y  tendencialmente an7capitalista, pero no necesariamente socialista ni  independen7sta, es una  de  las  formas  de implementar la  polí7ca del frente  unido deli‐ neada anteriormente.  POR CUANTO:    Consideramos que la creación de  tal  par7do amplio, vinculado a las  luchas de los tra‐ bajadores y  trabajadores, aún cuando inicialmente no se defina  explícitamente como  socialista  o revolucionario supondría  un avance considerable en la conquista  de  la  in‐ dependencia polí7ca de la clase trabajadora y el desarrollo de su conciencia de clase. POR CUANTO:    En la  medida  en que  los socialistas  nos  lancemos a inscribir dicho par7do de trabaja‐ dores  amplio habremos de entrar  en contacto con miles de trabajadores,  lo cual  ten‐ drá el efecto de fortalecer la  nueva  organización socialista  y su posterior desarrollo en  un autén7co par7do revolucionario. POR CUANTO:    La  inscripción de  un par7do de trabajadores  amplio no está reñido con la  construcción  de un par7do revolucionario, sino que son dos esfuerzos  necesariamente  complemen‐ tarios. POR CUANTO:    Se  han presentado preocupaciones válidas sobre la  capacidad de la  nueva organización  de desarrollar y fortalecer su trabajo a  la  vez que  se lanza a  la inscripción de un par7do  de trabajadores en el año 2009.

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 26


POR TANTO RESUELVASE POR ESTE CONGRESO: 1. 

Mandatar a la  Dirección Nacional electa  a  que, en su primera  reunión, nombre un Comité Especial  que  evalúe si existen las  condiciones  polí7cas  y  organiza7vas necesarias para lograr  la inscripción de un  par7do de  trabajadores comenzando en el año 2009. Dicho Comité deberá rendir sus recomendaciones  (y plan de  trabajo de ser necesario) ante la Dirección Nacional en un período no mayor de sesenta  (60)  días.

2. 

Cualquier determinación de inscribir  un par7do de trabajadores  a  par7r  del  año 2009  deberá  contar  con el apoyo de dos  terceras  partes de la  Dirección Nacional  presente en la  reunión. Una  votación favo‐ rable  que  no cuente con dicha  mayoría  extraordinaria requerirá  que  la  Dirección Nacional  convoque  a  la celebración de un Congreso Extraordinario para dilucidar el asunto.

Aprobado por el Congreso de Fundación del Movimiento al Socialismo (MAS) En San Juan, Puerto Rico a 14 de sep7embre de 2008.

Direc7va Nacional del MAS electa por el Congreso

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 27


LA INTERNACIONAL

 

 Arriba los pobres del mundo De pie los esclavos sin pan y gritemos todos unidos: ¡Viva la Internacional!   Removamos todas las trabas que oprimen al proletario, cambiemos al mundo de base hundiendo al imperio burgués.   Agrupémonos todos, en la lucha final, y se alcen los pueblos por la Internacional.   Agrupémonos todos en la lucha final. Y se alcen los pueblos ¡con valor! por la Internacional.

 Agrupémonos todos, en la lucha final, y se alcen los pueblos por la Internacional.   Agrupémonos todos en la lucha final. Y se alcen los pueblos ¡con valor! por la Internacional.

El día que el triunfo alcancemos Ni esclavos ni dueños habrán Los odios que al mundo envenenan Al punto se ex7nguirán El hombre del hombre es hermano Cese la desigualdad La Tierra será un paraíso Imperio de la Humanidad Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 28


Unidad Socialista El patrono explotador sea boricua o extranjero, Su único fin el dinero y vive de tu sudor Comba7rlo con ardor debe ser nuestra conquista. No es un sueño idealista el crear un instrumento. Es ahora el momento del encuentro socialista. Somos todos proletarios no importa nuestro color, La respuesta con honor es ser siempre solidarios, Aunque haya mercenarios del lobo capitalista No le perdemos la pista en su vil maquinación Esta será la misión del encuentro socialista. La lucha es felicidad dijo aquel gran alemán Los ricos lo ignorarán pero esa es la gran verdad Exhortamos con bondad a nunca perder de vista Que en tanto el déspota exista robando nuestro salario Será el esfuerzo unitario del encuentro socialista. Comba7r el sectarismo es tarea importante Sigamos siempre adelante comencemos ahora mismo Es muy grande el cinismo del monstruo imperialista Con su afán oportunista al pueblo quiere engañar Por eso hay que hablar del encuentro socialista.

Paco Ferrer 14 de sep7embre de 2008

Documentos del Congreso Fundacional del MAS • Página 29


Documentos del Congreso de Fundación