Page 1

Tema: LA CRUZ

ENCHÚFATE CON LA CRUZ, Y PERTENECERÁS A CRISTO


Muchísimos que hoy atacan la cruz… Mañana tendrán que llorar. Ez 9, 4-6: Los que llevaban la cruz marcada en la frente eran protegidos por haberse mantenido sin mezclarse en el pecado. Lc 9, 62: “Los que ponen la mano en el arado y miran hacia atrás no son dignos del Señor”. Mc 8, 34-35: “El que quiera seguirme, que renuncie a sí mismo, tome su cruz y me siga. Pues el que quiera asegurar su vida la perderá, y el que sacrifique su vida (por mí y) por el Evangelio, la salvará” Gál 6, 14: “En cuanto a mí, no quiero sentirme orgulloso más que de la cruz de Cristo Jesús, nuestro Señor”


Muchísimos que hoy atacan la cruz… Mañana tendrán que llorar. Fil 3, 18: “Porque muchos viven como enemigos de la cruz de Cristo; se lo he dicho a menudo y ahora se lo repito llorando. La perdición los espera; su Dios es el vientre, y se glorían de lo que deberían sentir vergüenza. Ef 2,16: “Destruyó el odio en la cruz y, habiendo hecho de los dos un solo pueblo, los reconcilió con Dios por medio de la misma cruz”

1Cor 1,17-25: “No se puede desvirtuar ni borrar la cruz de Cristo. …Para los que están en el camino de la salvación la cruz es fortaleza y poder de Dios. Y para los que están en el camino de la perdición la cruz es una locura, un escándalo”….”predicamos un Jesucristo crucificado” (v.23)


¿Qué decían de la Cruz los primeros cristianos? San Cipriano de Cartago (s. III d.C.): <<en la […] señal de la cruz está toda fuerza y poder […]. En esta señal de la cruz, está la salvación para todos los que están marcados con ella en la frente>> San Atanasio de Alejandría (295 – 373 d. C.): <<por la señal de la cruz toda magia se detiene y todo hechizo se desvanece>> San Jerónimo (340-420 d. C.) y San Agustín (354-430 d. C.): Describen a los primeros cristianos haciendo la señal de la cruz en la frente, seguidamente en los labios y luego en el corazón, tal como lo hacen los católicos occidentales de hoy antes de leer el Evangelio.


ORACIÓN ANTE LA CRUZ Señor, Jesucristo, con tu cruz tú guías mis pasos y me muestras el sendero a seguir. No rechazaré la cruz, la llevaré con amor para encontrar en ella fuerza y poder en los momentos de prueba diciendo como tú has dicho al Padre: “Señor, aparta de mí este cáliz, pero no se haga mi voluntad sino la tuya” (Mt 26,39). Al contemplar un crucifijo vienen a mí la fuerza y el poder de Dios y al unirme a la cruz y llevarla conmigo permanezco en el camino de la salvación y no olvido lo que dice San Pablo: “para los que se pierden ella es una locura y un escándalo”.


ORACIÓN ANTE LA CRUZ Sé que Satanás al igual que muchos no la soportan, la destruyen, la rompen si la tuvieran en sus manos, porque en ella Jesucristo venció el signo que dominaba aquel madero: la muerte. Oh, amado Jesucristo, convertiste la cruz en tu altar y con tu amor venciste el viejo pacto de esclavitud del pecado, allí nos rescataste del dominio de Satanás. Oh Jesús, yo también abrazaré la cruz; en ella descansaré y descargaré mis fatigas, porque tú, mi buen pastor, me cargas sobre tus hombros”. Amén.

LA CRUZ  

Material para CONOCER, DEFENDER y DIFUNDIR la sana doctrina católica sobre LA CRUZ

Advertisement