Issuu on Google+

Princesa Isabel La historia de un amor imposible Maria Beatriz López Montenegro Nacida el 23 de febrero de 1995 en el seno de la ciudad de Sincelejo, Sucre y actualmente radicada en la ciudad de Barranquilla adelantando sus estudios de Comunicación social y periodismo en la Universidad Autónoma del Caribe. Ex violinista de la Orquesta Sinfónica de cuerdas batuta y voz femenina de la Orquesta Son Latino de Sincelejo. Obtuvo el título de auxiliar en operaciones turísticas y hoteleras, primeros auxilios y formación musical.

Una hermosa jovencita está a punto de cumplir sus quince años, todos en el reino estan a la expectativa de tan magnate evento. Uno de los regalos recibidos en la fiesta de su cumpleaños no resulta ser lo que aparenta físicamente y termina siendo algo inimaginable y difícil de creer para una persona humana.

María B. López Montenegro Editorial Alegría


Princesa Isabel

La historia de un amor imposible


Princesa Isabel

La historia de un amor imposible

María Beatriz lópez Montenegro

Editorial Alegría


Edición, fotografía y diseño gráfico María Beatriz Lopez

Copyright 2013 by Ley S.A.E. Impreso en Colombia Printed in Colombia Todos los derechos reservados Ninguna parte de esta obra puede ser reproducida o transmitida en cualquier forma o por cualquier medio electrónico o mecánico, incluyendo fotocopiado o grabación.

“Lo ideal de un libro sería que no tuviera fin y que cada lector hiciera su propio final.” Mark Twain


María López

T

odos estaban atareados corriendo de un lado al otro ultimando los detalles del tan esperado quinceañero de la heredera del trono de los López Montenegro. La encantadora Isabel, emocionada con su fiesta, salió a despejarse al bosque del palacio a hacer una de las cosas que más le gustaba: cazar mariposas. Ella contaba con un atrapador que le habían regalado sus padres en su último cumpleaños y al encontrarse inmersa en el bosque, Isabel desbordaba una gran imaginación; su mente era capaz de crear un mundo ficticio y fantasioso que nadie jamás podría alcanzarse a vislumbrar. Corría y corría por los senderos del bosque con sus largos y crespos cabellos entonando con esa suave y hermosa voz una melodía que se asemejaba al canto de los pajarillos. Todos los animalitos del lugar se sorprendían al verla, la seguían y jugueteaban con ella. Al caer la tarde se sintió el resonar de las trompetas y platillos que anunciaban la apertura de la majestuosa celebración y la llegada de cada una de las familias invitadas. La joven todavía no regresaba al castillo, y todos estaban consternados porque ella no aparecía en el gran salón a recibir a los invitados. En un santiamén, los padres indicaron al guardabosque la situación y de inmediato él se dispuso a la tarea de ir a buscarla. Después de un largo rato de exploración, ella apareció y de inmediato se dirigió junto con el guardabosque al castillo, ella había olvidado por completo la celebración de sus quince años.

7


Princesa Isabel: La historia de un amor imposible

Al llegar, sus padres la recibieron desesperados y haciéndole muchas preguntas, pero luego se calmaron y su madre la reina la ayudó para que se arreglara, la princesa se colocó su vestido de quinceañera fabricado en piel de oveja, re bordado en canutillos e hilos de oro y marcharon hacia el gran salón. Al entrar, se encuentra con la gran sorpresa que su padre el Rey le tenía el regalo en medio del salón, ella corrió hacia él, lo abrió apresuradamente y descubre un antiguo y hermoso violín y con él un diario que contaba un antiguo secreto que nunca nadie había podido saber. Con el transcurso de los días, todos notaban que la princesita estaba cambiando. Ya no se iba a cazar mariposas, sino que se dedicaba a leer el diario que le habían regalado y aprendía a leer las partituras que se encontraba dentro de este y a tocarlas en el violín; en realidad, estaba madurando y dejando la niñez para convertirse en una mujer. Lo más interesante fue cuando logró aprender a tocar el violín; al interpretar tan cadenciosas y armoniosas notas, escucha en el fondo una atractiva voz que le decía: lo haces bien, muy bien mi amada niña. Al ella escuchar estas palabras, le ha preguntado a su violín: ¿Quién eres? Y le contesta la melodiosa voz: Me llamo Alejandro, soy el príncipe de tu corazón y he estado aquí encantado durante largos años, esperando a que tus finas y delgadas manos rompan el hechizo que me lanzó una malvada bruja. La princesa asombrada hizo hasta lo imposible para romper el hechizo, duró días y noches interpretando el violín, pero todo fue en vano. Y durante toda su vida no tuvo ojos para ningún otro príncipe que no fuese su amado violín.

8


Bookmary