Page 31

melancólicos. Siempre llevan un mapa de Europa y está todo señalado, empiezan a marcar sus pueblos, de pronto se echan a llorar, discuten por una calle, un puente, una plaza…No sé, es algo muy extraño. Isa Federico es de poco beber, y menos si conduce pero, si dices que tienen tanta marcha. Suena el móvil de Cora. Isa ¡Es él! Nelly ¡Por Dios que no suceda nada! Cora Aló oui. Si Federico ¿Cómo estas?... vale… (A ellas)… Está bien…no os preocupéis,..(Al teléfono) En la misma esquina le dices a Mariano… el recepcionista del hotel…le dices que vas de mi parte… deja el coche allí, ya se encargarán los del hotel… tú le dices a Mariano que les instale y te vienes para acá...Nada… estás en tres minutos…te metes por el callejón…vale te esperamos…. (Cuelga) ahora viene. Isa

Ahora respiro mas tranquila, ha sido un fin de semana tan largo y angustioso.

Cora Ya os dije que era fácil, ahora sí que podéis respirar tranquilas. Ya tenéis lo que queríais. Ahora a trabajar en los bailes y suerte, que también tiene que haberla. Isa Al final hemos decidido lo de la Rumba, bueno yo no sé si nos vas a preparar como todavía no has dicho nada del vídeo ¿Lo has visto? Cora Claro, pero todo a su tiempo, lo primero es lo primero. Desde ya te digo que la rumba es algo que aquí se nos da bien. Esa cadencia difícilmente la tengan las del este, ellas son mas acrobáticas, digamos, más gimnastas. Todo lo que sea elongaciones y piruetas, las hacen muy bien. Te digo que ponen alto el listón. Ahora también como te digo una cosa te digo la otra. A graciosas a las españolas no nos ganan, ni tampoco a temperamento. Eso sí que las mujeres del este se lo tienen que trabajar un poco más. Se ríe poco esa gente, bueno con la situación que tienen, la verdad. Pero oye, mira los chinos, no es qué estén mejor que nadie, pero no paran de reírse, yo tenía unos bailarines y les dije que no los iba a llevar más, que me daban pérdidas, que les rescindía el contrato. Pues tenían la misma cara, la misma sonrisa. Nelly Nuestro barrio se está llenando de chinos, compran todos los locales, hasta se celebra el año nuevo chino Cora

No hay quién les entienda, se reían hasta cuando les insultaba.

Llega Federico, bastante cansado y agotado. Cora ¡El retorno del guerrero! Ya estas aquí ¿Cómo te ha ido? Federico Isa

Bién, estoy agotado, pero bien.

Hola mi amor. ¿Estás cansadito?

31

La pareja 27  
La pareja 27  

de Eduardo Recabarren

Advertisement