Page 30

Escena Cuarta. Isa, Nelly y Cora en la academia esperando a Federico que está volviendo del viaje de negocios. Cora ya ha visto el vídeo. Cora Nunca sucede, ya ves, pero hoy justo hoy, huelga de los camioneros en Francia, eso es lo que me han dicho mis contactos en la frontera. Espero que no haya controles muy estrictos. Isa

¿Es peligroso lo de los controles?

Cora Peligroso sería decir demasiado. Según qué policía te toque. O te toca la francesa o la española. Más que nada es un contratiempo, pura burocracia. Isa

¿Pero no hay nada raro en este viaje, verdad?

Cora

Pero si seguro que está al llegar, no os preocupéis.

Nelly La última vez que hemos tenido noticias suyas fue hace ochos horas, quién sabe dónde estará. Cora

Seguro que ya está en Madrid, yo le dije que llamara al llegar.

Nelly He seguido las noticias y los partes de accidentes y no había ninguna trafic, ni ningún accidente en la carretera de Francia, solo la huelga. Isa

Me alarmas con esas noticias, no lo digas más.

Cora En Francia no dejan pasar una, hace unos años se suspendió una competición en la costa Brava por la huelga de los camioneros, habían dejado la carretera llena de tomates. Isa El pobre va a llegar muy cansado después de conducir tantos kilómetros, y con esa gente a su cargo. Cora No, te preocupes, son gente encantadora. Es un poco agotador porque no hablan nada de español, pero por lo demás, tienen una marcha. Se ponen a cantar en medio de la carretera y no hay forma de decirles que paren. Una canción detrás de otra, un repertorio maravilloso, que ya lo quisieran algunos cantantes de nuestro país que cantan lo mismo desde hace veinte años. En esos países la educación musical es bastante alta, la verdad. Bueno, espero que no traigan esos licores de su tierra. Unos aguardientes fortísimos. Bueno, no sabéis cómo se ponen. Isa

¿Beben?

Cora ¡Qué si beben¡ Beber, lo que se dice beber, beben lo suyo. Pero no sé lo que tendrá ese licor que nunca les da por la violencia, ya te digo, eso no. Cantan y se ponen

30

La pareja 27  

de Eduardo Recabarren