Issuu on Google+

BENMAC BENEMÉRITA ESCUELA NORMAL “MANUEL ÁVILA CAMACHO” LIC. EN EDUCACIÓN PRIMARIA 2 Semestre

Materia: Observación y análisis de la práctica escolar

¿Qué ocurre en la práctica docente?

}

Titular del curso: Jorge Armando de Lira Acosta Alumna: María Medina Alvarado


Junio 2013

¿Qué ocurre en la práctica docente? Seguramente parece una pregunta por esencia subjetiva, y ciertamente puede serlo, pues ante cualquier teoría están las experiencias que cada docente vive durante su trabajo, dejando así variables que conviene analizar, con esto se hace referencia a la organización en un aula como un factor determinante en las actividades de enseñanza y aprendizaje y

a los

procesos de interacción que se generan a partir de factores muy diversos y cambiantes. La manera de dar respuesta lograr un análisis de la pregunta se hará a través de teoría que fundamenta algunos aspectos

y de reflexiones que

permitan acercarnos a lo que está ocurriendo hoy en día en las aulas de escuela que no son lejanas, en las que quizás algunos de compañeros pasaron su educación primaria y que ahora nos permite tomar ese escenario para tratar de manera general los procesos de

interacción pedagógica,

encontrando así las variables antes mencionadas y por ente acercarnos a lo que sería la práctica docente.


La escuela que se toma como medio objetivo de observación es la Escuela Primaria “Francisco García Salinas” del propio municipio de Jerez de García Salinas. Escuela caracterizada por tener un desempeño académico reconocido y al ser grande en cuestión no solo de extensión sino también de cantidad de alumnos es que permite adentrarnos al siguiente análisis.

Describir la práctica docente… Quizás como una relación dinámica que transforma no sólo al alumno, sino también al docente frente a grupo y porqué no serlo de esa manera si sabemos que la interacción entre agentes educativos es lo que le da vida y significancia a la práctica, esto sin dejar a un lado el hecho de concebir que cada niño que se tendrá en la docencia tiene características, intereses, capacidades y necesidades de aprendizaje que le son propios, que traducido para el docente es tener un terreno amplio para trabajar y generar expectativas en la impartición su cátedra. “Uno de los objetivos de cualquier buen profesional consiste en ser cada vez más competente en su oficio. Esta mejora profesional generalmente se consigue mediante el conocimiento y la experiencia: el conocimiento de las variables que intervienen en la práctica y la experiencia para dominarlas”. ZABALA VIDIELLA. A (1995) “La práctica educativa, como enseñar” El autor hace referencia a todo aquello en lo que hay que estar atento y a una experiencia que nos ayudará a concebirlas cada vez con mayor control, para poder así interpretar lo que sucede en el aula, conocer mejor lo que se puede hacer y lo que escapa a nuestras posibilidades.


De manera encontramos todas aquellas acciones que se desarrollan en el aula, el profesor suele poner atención en los alumnos incluso para su acomodo en el aula, situación que ellos manejan de manera estratégica.

Grupo de tercero “B”, en la imagen se muestra el acomodo por una especie de equipos, el trabajo era individual pero por el espacio y los tipos de conducta se distribuían de esa manera de esa manera según se comentó por la profesora frente a grupo.

Con esto se pretende mejorar el ambiente durante la clase, y es una situación que desde tiempo a tras de ha manejado no sólo en la educación, pues con frecuencia se busca organizar en miras de mejores resultados. “Una clasificación más o menos esquemática de las diferentes maneras de agrupar la podemos apreciar que las diferencias más características de las diversas formas de agrupamiento están determinadas por su ámbito de intervención: grupo/escuela y grupo/aula; y en cada una de ellas según si el trabajo se realiza con todo el grupo o si se hacen grupos o equipos fijos o móviles”

En el caso de un aula conviene estar atento a la personalidad, modo de trabajo, y conducta en general del alumno para aprovechar sus habilidades y cuidar aquellas situaciones que obstruyen su desenvolvimiento en la clase, esto teniendo en mente que no se puede tener un control extremo en los


alumnos y que requieren libertad para moverse y socializar, aunque en ocasiones salgan del tema escolar.

Alumnos de tercero “B” socializando ideas

Seguramente una distribución bien pensada del grupo propiciará que en los alumnos exista mejor comunicación y a la vez con el propio docente, pues a partir de lo cómodos que se sienten en su espacio es la actitud que muchas veces retoman y transmiten durante el día. A parte de los buenos o malos resultados que pudiera originar la organización

en

la

comunicación,

se

encuentra

como

un

factor

indispensable considerar durante la planeación de las actividades, más ahora que se requiere fomentar en los alumnos un trabajo colaborativo, mismo que no siempre resulta sencillo de lograr, durante la observación en la primaria “Francisco García Salinas” se identificó como parece ser una actividad que ofrece bondades en cuanto a la variedad de ideas,

pero

también como requiere actuar de manera estratégica y crear en los alumnos actitudes que favorezcan estos trabajos, las cuales que requieren procesos,


y más en edades pequeñas donde los alumnos atraviesan edades en las que el egocentrismo y la actitud de líderes es inherente a su etapa de desarrollo. Piaget (1967) nos lo describe así: “El egocentrismo es la incapacidad para tomar el lugar de otro para imaginar el punto de vista de otra persona”.

Esta situación corresponde a alumnos de los primeros grados o incluso de preescolar pero durante la observación se identificó de manera general en el grupo de 3° B de una manera marcada durante la realización de un trabajo en equipo: “El primer conflicto fue que no podían escuchar lo que otros opinaban porque simplemente querían poner su idea, se les explicaba que podían aportar unos una cosa y otros otra pero fue muy, muy difícil que los niños realmente lo hicieran” (Diario de campo, día jueves 14 de junio, MEDINA, M) Ahora tanto las conductas como la organización son un aspecto fundamental a considerar por el docente; sin embargo no son los únicos, uno más con trascendencia en el área pedagógica es precisamente el resultado de conductas y

otras manifestaciones que podemos encontrar en el aula y es el tema de la diversidad, aunado a ello la inclusión como respuesta de acción Cuando se menciona diversidad es hablar de la variedad de actitudes, conductas y necesidades, no sólo aquellas que requieren intervención de personas especializadas, también de aquellas que con la atención del profesor pueden atenderse y ser un área de oportunidad para relacionarse y atreverse a conocer en verdad a sus alumnos. En relación a esto hay dos puntos interesantes a tratar, el primero de ellos corresponde a las dificultades a las que se enfrenta la propia diversidad por actitudes de rechazo individuales pero traducidas como un general en la sociedad por falta de esa “cultura”


“Los obstáculos que ahora enfrenta dicho proceso son de orden subjetivo, inherentes a las personas, me refiero a las actitudes, a las resistencias al cambio y al egoísmo que como humanos nos caracterizan, factores que están directamente relacionados con un elemento más arraigado en nuestra sociedad, la falta de una va cultura de la discapacidad, que va de la mano con la ignorancia y los prejuicios” ZABALA VIDIELLA. A (1995) “La práctica educativa, como

enseñar” De ahí que sea común ver en un aula como los niños reaccionan de manera excluyente entre ellos, pues suelen entenderla como una actitud “normal” al no llamarles la atención por sobre entender que es algo común en la conducta de un niño. El segundo punto es la actitud de una institución educativa cuando se tiene una necesidad educativa especial y rápidamente se tiene la idea de “canalizar” descuidando lo que se socita en el grupo desde el momento en que aquello es evidente para los niños, si bien no se podrá evitar pero si regular actitudes de los compañeros del alumno desde sus alcances porque eso incluso entorpece el desarrollo del niño que hace un doble esfuerzo como “niño especial” “A la menor provocación o dificultad acostumbramos “canalizar” al niño a otra escuela, institución o servicio, en un lenguaje coloquial, deshacernos del problema, aun sin resolverlo”. VELAZQUEZ, J,; FROLA P (2012) “Escuelas incluyentes”

A partir de este tema de la diversidad e inclusión es que cierro la pregunta que originó el análisis. Ahora comprendo lo amplia y cambiante que pudiera ser la respuesta en cuanto a la experiencia que la fundamente, encontré variantes en términos teóricos pero que traduzco en realidades al ser algo recurrente en cualquier


contexto y tipo de organización, así mi reflexión final va encaminada a la capacitación y atención a mi propósito en el aula, educar como un proceso que no puede ser aislado y a no dejar que aquellos pequeñitos que pasen por mi enseñanza como estrellas fugaces sin dedicarles el tiempo y la atención que merecen, se educa no sólo para formar alumnos “inteligentes” conceptualmente, también para ver en ellos un alumno prometedor en vida y con la vida misma.


Producto de sexta observación